Citation
Cuba heróica

Material Information

Title:
Cuba heróica
Creator:
Collazo, Enrique, 1848-1921
Place of Publication:
Habana
Publisher:
Impr. La Mercantil, de Suárez, Solana y ca.
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
414 p. : ; 25 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
History -- Cuba ( lcsh )
Cuba ( fast )
Genre:
History ( fast )
Historia ( qlsp )

Notes

General Note:
Sketches of Cuban history and biography, principally of the nineteenth century.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
030211871 ( ALEPH )
00248101 ( OCLC )
AEN8767 ( NOTIS )
15013856 ( LCCN )

Downloads

This item has the following downloads:

UF00020161_00001.pdf

UF00020161_00001.txt

00265.txt

00199.txt

00399.txt

00409.txt

00206.txt

00026.txt

00047.txt

00080.txt

00410.txt

00415.txt

00288.txt

00058.txt

00339.txt

00372.txt

00105.txt

00060.txt

00054.txt

00092.txt

00282.txt

00233.txt

00280.txt

00051.txt

00269.txt

00177.txt

00380.txt

00231.txt

00263.txt

00252.txt

00055.txt

00061.txt

00320.txt

00153.txt

00162.txt

00137.txt

00205.txt

00253.txt

00392.txt

00296.txt

00183.txt

00067.txt

00142.txt

00181.txt

00237.txt

00037.txt

00326.txt

00290.txt

00381.txt

00262.txt

00033.txt

00215.txt

00100.txt

00358.txt

00224.txt

00291.txt

00096.txt

00145.txt

00335.txt

00388.txt

00308.txt

00108.txt

00316.txt

00338.txt

00333.txt

00174.txt

00317.txt

00062.txt

00336.txt

00112.txt

00146.txt

00243.txt

00076.txt

00057.txt

00378.txt

00293.txt

00359.txt

00148.txt

00373.txt

00182.txt

00158.txt

00087.txt

00371.txt

00066.txt

00186.txt

00402.txt

00073.txt

00075.txt

00267.txt

00279.txt

00343.txt

00367.txt

00194.txt

00385.txt

00007.txt

00127.txt

00398.txt

00235.txt

00027.txt

00404.txt

00063.txt

00387.txt

00315.txt

00270.txt

00352.txt

00114.txt

00221.txt

00091.txt

00071.txt

00120.txt

00059.txt

00223.txt

00136.txt

00259.txt

00284.txt

00150.txt

00303.txt

00386.txt

00341.txt

00330.txt

00042.txt

00012.txt

00201.txt

00360.txt

00156.txt

00125.txt

00023.txt

00350.txt

00167.txt

00039.txt

00218.txt

00122.txt

UF00020161_00001_pdf.txt

00368.txt

00408.txt

00163.txt

00255.txt

00407.txt

00256.txt

00133.txt

00210.txt

00072.txt

00081.txt

00382.txt

00020.txt

00318.txt

00274.txt

00038.txt

00322.txt

00268.txt

00309.txt

00213.txt

00250.txt

00356.txt

00188.txt

00179.txt

00403.txt

00379.txt

00193.txt

00383.txt

00390.txt

00151.txt

00327.txt

00101.txt

00011.txt

00238.txt

00277.txt

00190.txt

00285.txt

00160.txt

00034.txt

00010.txt

00083.txt

00377.txt

00311.txt

00157.txt

00143.txt

00024.txt

00405.txt

00110.txt

00093.txt

00354.txt

00117.txt

00247.txt

00234.txt

00152.txt

00310.txt

00184.txt

00022.txt

00204.txt

00119.txt

00189.txt

00168.txt

00328.txt

00111.txt

00154.txt

00248.txt

00207.txt

00019.txt

00289.txt

00203.txt

00251.txt

00126.txt

00135.txt

00283.txt

00172.txt

00363.txt

00191.txt

00396.txt

00170.txt

00220.txt

00246.txt

00169.txt

00299.txt

00070.txt

00032.txt

00374.txt

00337.txt

00411.txt

00138.txt

00068.txt

00342.txt

00241.txt

00323.txt

00294.txt

00107.txt

00217.txt

00346.txt

00128.txt

00140.txt

00212.txt

00355.txt

00064.txt

00008.txt

00035.txt

00095.txt

00200.txt

00264.txt

00271.txt

00090.txt

00196.txt

00312.txt

00016.txt

00222.txt

00116.txt

00118.txt

00005.txt

00103.txt

00304.txt

00208.txt

00166.txt

00394.txt

00301.txt

00197.txt

00017.txt

00139.txt

00178.txt

00097.txt

00321.txt

00050.txt

00397.txt

00121.txt

00085.txt

00195.txt

00018.txt

00227.txt

00307.txt

00098.txt

00209.txt

00414.txt

00113.txt

00052.txt

00375.txt

00144.txt

00084.txt

00347.txt

00069.txt

00245.txt

00134.txt

00239.txt

00004.txt

00417.txt

00088.txt

00187.txt

00362.txt

00240.txt

00349.txt

00292.txt

00357.txt

00393.txt

00370.txt

00286.txt

00353.txt

00287.txt

00029.txt

00257.txt

00391.txt

00175.txt

00226.txt

00272.txt

00074.txt

00254.txt

00249.txt

00132.txt

00077.txt

00300.txt

00219.txt

00041.txt

00236.txt

00053.txt

00340.txt

00164.txt

00198.txt

00229.txt

00332.txt

00401.txt

00104.txt

00185.txt

00115.txt

00078.txt

00149.txt

00141.txt

00324.txt

00131.txt

00021.txt

00028.txt

00348.txt

00216.txt

00275.txt

00331.txt

00031.txt

00009.txt

00230.txt

00276.txt

00295.txt

00281.txt

00046.txt

00329.txt

00298.txt

00344.txt

00278.txt

00266.txt

00366.txt

00364.txt

00384.txt

00147.txt

00297.txt

00413.txt

00376.txt

00044.txt

00013.txt

00228.txt

00319.txt

00412.txt

00389.txt

00001.txt

00109.txt

00225.txt

00099.txt

00345.txt

00102.txt

00180.txt

00040.txt

00361.txt

00129.txt

00313.txt

00094.txt

00159.txt

00302.txt

00014.txt

00086.txt

00242.txt

00232.txt

00305.txt

00130.txt

00049.txt

00079.txt

00048.txt

00165.txt

00306.txt

00211.txt

00123.txt

00334.txt

00065.txt

00261.txt

00106.txt

00214.txt

00365.txt

00369.txt

00015.txt

00314.txt

00056.txt

00192.txt

00045.txt

00161.txt

00171.txt

00176.txt

00173.txt

00202.txt

00418.txt

00351.txt

00030.txt

00325.txt

00406.txt

00244.txt

00089.txt

00082.txt

00155.txt

00273.txt

00036.txt

00124.txt

00260.txt

00400.txt

00043.txt

00395.txt

00025.txt

00003.txt


Full Text












CUBA


HEROIC


POR


ENRIQUE COLLAZO












2<'
/ ~I
* cJ0

LATI si
AnERItrAl















iA 1o@ Vetegano@


Hoy que el Congreso Cubano, abandon en su miseria
6 los Invalidos del Ejercito Libertador de Cuba y a las viu.
das y huerfanos de los que combatieron por la libertad; hoy
que el Gobierno niega, 6 los veterans de la guerra de 1868
el derecho de usar la honorifica medalla que justifica sus
servicios y cuando el pueblo cubano en su mayoria, eleva por
elecci6n a los puestos mas altos de la Repiblica, 6 los indi.
ferentes y 6 los enemigos de la Revoluci6n.
Creemos necesario relatar los hechos pasados, evocar
el recuerdo de los sacrificios de nuestros m.rtires y heroes,
para que la juventud los tome como ejemplo y aprenda en
ellos 6 sacrificar vida y hacienda, para obtener y conservar
la libertad y la independencia de la patria.

& ?W24w.


















Sr. General Enrique Collazo.


Nuestro distinguido amigo:

Hemos leido con sumo interns y con verdadero placer los cua-
dernos que usted tuvo la bondad de enviarnos de sus valiosos trabajos
acerca de los hombres y los hechos mas salientes y culminates de
nuestra breve y gloriosa historic.
Se ha dicho sin justicia que la Historia de Cuba no ha sido es-
crita todavia. Si ella ha de ser como quisi6ramos que fuera, porque
cstamos habituados A que asi sea la Historia, la narraci6n ordenada,
una, varia y arm6nica de todas las manifestaciones del alma cubana A
trav6s del tiempo y en cumplimiento de leyes biol6gicas, ontol6gicas y
morales, estamos conformes con aquella opinion; pero si por otros
medios, A los que solo falta la unidad, p~uede cumplirse el objeto y rea-
lizarse el fin de la Historia, como ha acontecido en Cuba, nosotros no
podemos partieipar del error comfin, porque si no en uno, en muchos
libros han sido recogidas cuidadosamente todas las palpitaciones del
alma cbana; y no uno, sino muchos hijos esclarecidos de esta tierra
lhn traido su piedra, esmeradamente labrada, al edificio comin, para
cuyo remate y cima s61o faltan la unidad y plan. Usted concurre,
nuestro distinguido amigo, A csta obra patri6tica, con su brillante tra-
bajo que nosotros nos atrevemos A calificar de valiosisima Coniribu-
cikn al esludio de la Historia de Cuba.
Esta nueva obra confirm el juicio que en las anteriores ha mere-
cido used de sus compatriots: serenidad de juicio, absolute impar-
cialidad, field reproducci6n de los hombres y de las cosas y la misma
amarga ironia de los grandes patriots de todos los tiempos y de todos
los pueblos. Y este seria, y perd6nenos la habitual franqueza, el finico
reparo que pondriamos A una obra que ha de ser leida con avidez por
toda una juventud generosa y entusiasta en cuyo coraz6n no deben
marchitarse prematuramente las rosadas flores de las ilusiones.
Rosas perfumadas de patriotism, flores deshojadas en el altar
del deber son las paginas de este libro rico en ensefianzas, lecci6n elo-
cuentisima de un cubano esclarecido por el sacrificio y por el martirio
A los hijos de esta tierra, como todas ingrata con quienes como usted
le ofrendaron hacienda, honor y vida.
PAginas bellisimas cuyo interns no decae un solo instant, son









las de este nuevo libro de usted. Cada capitulo refleja diversos as-
pectos del alma cubana. Aguas Verdes, La Toma de Tunas, La Toma
de Guisa, pintan con su verdadero colorido las hazafias legendarias de
nuestros heroes; Cinco dias en Cayuco, su temerario arrojo y su des-
den por la vida; Las Cancino, la virtud espartana de nuestras mu-
jeres; Infamia y Expiacion, la justicia cubana; Policarpo Pineda,
nuestra Cavalleria Rusticana; las Biografias son acabadas descripcio-
nes de nuestros grandes soldados. Pero en donde parece usted haber
vertido toda su alma y todas sus lagrimas es en la magistral descripci6n
de la guerra del 68, cuya decadencia y fin narra usted de insuperable
modo, no igualado jams. Esta parte, la miis eminente del trabajo,
lleva al actor A la cabecera del enfermo, le descubre los prodromos de
la enfermedad, le muestra los estertores de una lenta y dolorosa ago-
nia y le arranca abundantes lagrimas ante el cadAver. La guerra del
95, que forma parte tambi6n de la obra, asi como el period de paz que
le precedi6, aportan nuevos datos y elements nuevos al atento obser-
vador de nuestros hombres y de nuestras cosas.
Por todas estas consideraciones creemos, distinguido amigo, que
debe dar A la publicidad cuanto antes su luminoso trabajo. Es pre-
ciso hacer la memorial y el juicio de nuestro pueblo relatando, como
usted relata, su historic descubriendo sus ocultas entrafias, labor im-
posible para quien no sea, como ha sido usted, autor y actor del tre-
mendo drama en que se resume toda la Historia de Cuba durante la
segunda mitad del siglo pasado.
Venga, pues, para bien de las letras cubanas, esa hermosa obra,
y entretanto reciba la mas calurosa felicitaci6n de sus acendrados
amigos y fervientes admiradores,



Gatedraticos del Instituto de 2a Ensenanza do la Habana.


11 de Enero de 1912.






















COMO SOMOS






Es el pueblo cubano de indole pacifica y tranquilo; amante de su
tierra y de sus costumbres, y A pesar de que su clima le incita A la
indolencia, es trabajador, sobrio, duro para la fatiga y el trabajo.
Su vicio predominante es cl juego; fastuoso y poco econnnico,
el ahorro es casi desconocido en Cuba; en la paz es respetuoso de sus
eyes.
En la guerra ha demostrado su extraordinaria resistencia; los vi-
llarefios marchando desde las Villas hasta el extreme Oriente, A pie,
descalzos, semidesnudos y mal comidos; para retornar luego A su terri-
torio en iguales condiciones, combatiendo siempre y sin flaquear su
;1rdor y patriotism; los orientales haciendo en tres meses de Oriente
A Occidente de la Isla la march asombrosa de la Invasi6n, arrollan-
do al poderoso Ej6rcito Espafol, mandado por su mejor General, Mar-
tinez Campos.
Su amor A la discipline lo dice su conduct durante sus guerras
de independencia; catorce aiios de guerra, en 1868 y en 1895; comba-
tiendo sin protests y sin quejas; sin paga, desnudos y escasos de co-
mide, combatiendo sin el parque necesario y siempre con el enemigo
A corta distancia; en una guerra sin cuartel, donde no se podia aspi-
rar A otros fines que la muerte 6 la victoria.
Como soldado, demostr6 tener una peculiaridad, su valor perso-
nal. su estoicismo para soportar el hambre y la fatiga; su aptitud para
esperar el peligro, sin dejarse sorprender por el pAnico, y como el jui-
cio del enemigo no puede aparecer apasionado, de un folleto publi-
cado A raiz de la paz en 1878, firmado T. O. y que se atribuy6 al Gene-
ral Ochando, reproducimos lo siguiente:
"Los insurrectos tenian innegables y preciosas cualidades milita-
res; los que han llevado durante diez afios una vida de fatigas enor-
mes, privaciones increibles, arrostrando peligros inminentes y diaries,








-8-


han acreditado sobradamente su resistencia y sobriedad, su constancia
y su valor.
Desterrados de las ciudades desde principios de la guerra, secues-
trados por diez aiios de la vida civilizada, privados de las comodidades
y recursos inherentes A la sociedad, el monte ha sido su patria y su
morada, encontrando en sus maderas, palmas, yaguas y bejucos ele-
mentos para construir sus habitaciones; cuerdas en la majagua; pla-
tos, vasos y otros utensilios en el coco y la giiira; ropa en los algodones
y guacacoas; sombreros en el yarey; alimentos en las frutas, boniatos,
yucas y otras raices, y azficar, miel, cera, aceites, medicines y recursos
variadisimos para satisfacer sus necesidades.
El monte no ha tenido secrets para ellos, y de dia y de noche, en
medio de bosques mon6tonos por su espesa frondosidad, se dirigian
sin vacilar hacia el punto deseado, con tanta seguridad como se arrum-
ba el marine en las extensas soledades del Oc6ano. Han llegado A leer
en el monte como en un libro, dejando muy atrAs las ficciones del gran
novelist norteamericano, al describirnos la sagaz perspicaeia de los
indios seguidores de rastros de las antiguas tribus que poblaban sus
bosques y praderas. Ellos buscardn sin titubear la caza que perseguis,
la plant 6 raiz que necesithis, la fruta que ha de saciar vuestra ham-
bre, el sitio en que seguramente se hallarA el agua que ha de apagar
vuestra sed. La necesidad, el peligro y el h6bito, han dado a sus sen-
tidos una maravillosa finura de percepei6n; la yerba apenas doble-
gada, la rama tronchada, la hoja caida, el canto y el vuelo de ciertas
aves, la huella medio borrada de los animals, la disposici6n de los ti-
zones de una hoguera apagada, el color de la ceniza, el olor del humo,
el peculiar de cada raza humana, y otros mil indicios imperceptible
para cualquier otro, observados con una perspicacia inconcebible y
con una sagacidad admirable, son para el cubano practice del monte
otros tantos datos seguros, pAginas en que lee claramente cuanto un
testigo ocular pudiera decirle. Ellos os dirin si hay gente cerca,
cuantos han acampado en un sitio, cuantos han pasado por una senda,
su sexo, su raza, si iban despacio 6 de prisa, cuantos dias fi horas ha-
ce, hacia d6nde se dirigen, sin equivocar un falso rastro con el verda-
dero, y os darAn detalles que sorprenden en un principio y que sc
oirAn siempre con incredulidad, si no razonaran el origen de sus ase-
veraciones y los hechos no hubieran justificado una y otra vez sus mas
inverosimiles asertos.
En las 6pocas de operaciones activas, no han tenido por much
tiempo mAs comida que alguna fruta, raiz 6 algin trozo de cafia dul-
ce, dando pruebas de una sobriedad que solo viendola puede creerse;
han hecho marchas constantes y asombrosas; casi siempre han estado
mal vestidos, sin abrigos, sin raciones y sin paga ninguna, sin que su
constancia y desinter6s se desmintieran con una vida tan amarga y
peligrosa y sin ceder su valor hasta que la maginnima political del









-9-


General Martinez Campos ha conseguido lo que nunca pudo la
severidad.
Cierto-es que la falta de jefes subalternos y la carencia de ins-
trucci6n y discipline los hacia muy inferiores a nuestros soldados,
para batirse en orden al descubierto, pero con todas csas desventajas
lo han hecho muchas veces con valor, y en los combates individuaies
de guerrillas, sorpresas y emboscadas, han mostrado una agilidad, un
animo, sangre fria y sagacidad tales, que ayudados por su conoci-
miento del monte, hacia de cada uno de ellos un jefe, y de todos un
enemigo terrible por su astucia, audacia y movilidad, como si con la
sangre espafiola hubiesen heredado las cualidades instintivas de los
guerrilleros, que tan pr6digamente ha producido nuestra patria desde
Viriato A Mina, y los innumerables que en nuestras filtimas guerras
eiviles se han distinguido."'
Nada queremos agregar al juicio del jefe espafiol.
Durante las guerras de independencia, todo cubano revoluciona-
rio en el campo era un soldado; pero habia dos classes de soldades: el
active, es decir, el alistado, cuya casa debia ser el campamento; el pa-
sivo, el ranchero, el maid, como despreciativamente se les llamaba
(injustamente).
Dos classes existian de majases: el soldado huido del campamento,
el que faltando A su deber buscaba el monte, para huir al peligro; el
que en el rancho ademis hallaba vida holgada, comida mejor y mns
abundant; tal vez el amor y el cariiio de codiciada hembra.
Formaba la otra clase el padre de familiar honrado, fuerte, traba-
jador y patriota; clase bcnem6rita, que no esperaba recompensa y so-
portaba dafios y malos juicios.
Ellos fueron los grades auxiliaries de aquel ej6rcito que carecia
Ae todo; ellos daban albergue y cuidado al enfermo y al herido, en
sus ranchos vivia la cubana her6ica convertida en m6dico improvisado,
en enfermera carifiosa 6 inteligente, que daba aliento y esperauza A
los d6biles de cuerpo y de espiritu y 6 veces tambidn defendia como
soldado al herido inutilizado 6 al enfermo d6bil. Mujeres cubanas,
cuyos sacrificios inmensos Cuba, ingrata, ha olvidado por complete.
Nobles compafieras, cuyos esfuerzos ignorados nadie trata de es-
elarecer; abnegadas, que fuisteis sost6n glorioso de aquella d6cada he-
r6ica, quien os pudiera dar como ejemplo, para que no se desvaneciera
en el pueblo cubano el amor a la patria.
En esos pobres ranchos donde la mujer era m6dico y enfermera,
el hombre era el proveedor del soldado; de esta clase surgieron los em-
pleados civiles; los prefectos y subprefectos; vigilantes de su territo-
rios, guerrilleros que anunciaban al vecindario con sus tiros sobre el
enemigo la presencia de 6ste en su territorio; gente acostumbrada A
hostilizar al contrario siempre solos 6 pobremente acompafiados.









-10-


Ellos fueron los que dieron al ej6rcito viandas y recursos, con su
trabajo constant y sin retribuci6n.
Ellos constituyeron los talleres que daba zapatos al soldado y
equipo y monturas para la notable caballeria cubana.
Ellos fueron los que dieron un ejemplo no imitado nunca.-No
recordamos en la historic ningfn pueblo que haya podido vivir bajo
el regimen de la comunidad.-El hombre que trabaja y siembra, no
se resigna A dar el fruto de su trabajo sin retribuci6n alguna.
Sin embargo, durante las guerras de independencia, los majases
cubanos trabajaron sin cesar, creando grandes estancias, tenerias y
talleres.
El paso de una fuerza cubana, dejaba la estancia agotada, el col-
menar deshecho y el taller exhaust; los animals que hubiere eran
muertos; aquella familiar que antes tenia de todo, al dia siguiente
nada poseia.
Y sin embargo, el hombre, sin quejas, ni lamentos, comenzaba al
dia siguiente a resembrar la estancia, A rehacer el colmenar y reorga.
nizar el taller.
Asi constantes y abnegados con su trabajo sin retribuci6n, ayu-
daron A sostener al ejercito cubano, durante los diez afios de combat.
Trabajadores incansables, soldados her6icos que sin titulos mili-
tares ofrendaban su vida por la patria, sin esperanza de paga, ni si-
quiera honors por tantos sacrificios.
Fu6 la vida en el campo durante la revoluci6n, un caso extrafio y
raro.: sociedad especial en que desapareci6 la propiedad individual;
todo fu6 de la comunidad: el sacrificio por la patria fnu tan general,
que nadie le daba A 6sto valor alguno; morir por la patria era cosa
tan aceptada por todos, que A los ojos de los supervivientes no tenia
nada de extraiio, pues era cosa sobreentendida que A todos cabria
tal suerte, mis tarde 6 mis temprano.
El dilema era claro: la deshonra, presentandose al enemigo; 6
morir honrado.
Esa era la idea general en aquella sociedad que, como decia el
doctor Bravo y Senties, estaba compuesta de locos. El General Ma-
nuel SuArez, al ser preguntado una vez sobre su juicio de ]a Revolu-
ci6n, contest:
"Esta es una tragedia en la que no escapa ni el apuntador".
Pobres locos que todo lo sacrificaron por la patria, c6mo podiais
pensar que aquellos que iban A gozar de la Repfiblica creada por vues-
tros esfuerzos, iban A abandonar, condenAndolas A la miseria, A vues-
tras madres, esposas 6 hijos.
C6mo ibais A pensar que habria cubanos que una vez arrojado de
Cuba el gobierno espafiol, pidieran y buscaran el medio de entregar el
pais al extranjero, para volver de nuevo A ser esclavos de gente ex-
trafia, de distinta raza.









-11-

Por fortune, vuestro espiritu sobrevive y vuestro ejemplo hara
que haya siempre cubanos que sepan luchar y morir por su libertad y
su independencia.
Reavivar esos hechos y esos hombres, es nuestro objeto, tratando
de conseguir que no se pierda el recuerdo de tantos sacrificios y abne-
gaci6n; que aquellos que han de gozar de la libertad, tengan el ejem-
plo del pasado que los ensefie y obligue a luchar con igual tes6n, si
por desgracid algfin dia quisiera el extranjero atentar A nuestra in-
dependencia.

II

CHARACTER CUBANO



A su amor A la paz, une el cubano acendrado amor A su patria y
altivez innata, tal vez heredada de su raza.
Espafiol de origen, sigui6 siendolo mientras la metr6poli, con sus
acciones, no lo oblig6 6i ecabar por las armas los derechos que le co-
rrespondian.
Siglos fueron precisos para desarraigar el espafiolismo del pueblo
cubano.
Los errors de los gobernantes, no mataban el sentimiento por la
madre patria; la codicia insaciable de sus empleados, la cobardia de
sus gobernadores, era disimulada, pero no sufrida con calma.
Asi se ve, en la 6poca en que los pirates franceses 6 ingleses visi-
tarou las costas de la Isla; no hay un solo caso en que las autoridades
espafiolas no abandonaran las poblaciones al presentarse el enemigo.
Santiago de Cuba, Bayamo, Puerto Principe, la Habana, sufrieron
varias veces la ocupaci6n verificada por los pirates.
Cada vez que 6stos sufrieron algfin descalabro, fu6 obra de cu-
banos; fueron estos los qie rescataron al Obispo de Bayamo, y cu-
banos fueron tambi6n los que derrotaron a los pirates en Puerto
Principe.
A pesar de estos hechos manifiestos, el principio de autoridad no
se perdia.
La codicia, mal que padecian los representantes de la metr6poli,
no tenia freno; el monopolio del tabaco se llev6 6 tal limited que lleg6
A colmar la media de la paciencia de los colonos. Los reales inten-
dentes del tabaco llegaron a apoderarse totalmente de las cosechas, las
que tasaban a capricho y las pagaban c6mo y cu6ndo querian.
Hasta el afio de 1700 puede decirse que casi no existia el pueblo
cubano; el feroz trato dado por los conquistadores 6 los indios, primi-
tivos pobladores, los habian exterminado en su inmensa mayoria; solo









-12-


quedaron algunos pequefios grupos de series extenuados, A quienes
obligaron A refugiarse en Guanabacoa, en la parte Occidental; en las
montafias de la parte oriental fu6 donde mas sobrevivieron, gracias
a lo accidentado del terreno y lo extenso de sus bosques; algunos, muy
raros, por condiciones- especiales, obtuvieron concesiones que
les permiti6 dejar ejemplares de su raza hasta nuestros dias: en Ba-
racoa, Guantfnamo, el Caney, Jiguani y en las orillas del Canto
existen families de origen indio.
El negro esclavizado viene A sustituir A la raza exterminada.
Ya en esa fecha habian surgido los ingenios de azicar y se ex-
tendia el cultivo del tabaco; ambos habian venido despertan-
do la codicia de los gobernantes; la poblaci6n de hijos de espafioles
nativos habia empezado A hacerse notar, distingui6ndose muchos de
ellos tanto por su riqueza como por su valor y condiciones naturales.
El desarrollo que habia torado la colonia fu6 tal, que en el
aijo 1602 se habia nombrado un Gobernador Capitan General en la
Habana, creAndose un 'Gobernador en Santiago de Cuba.
Excluidos los extranjeros del comercio con la Isla, se veian obli-
gados a violar las restricciones, sosteniendo trato ilicito con los natu-
rales, siendo 6sto motivo de disgusto entire los nativos.
Las guerras de Espaiia con Francia 6 Inglaterra y el desarrollo
de la pirateria se habian hecho notar en Cuba, haciendo victims de
todo t las poblaciones de la Isla, que fueron asaltadas 6 saqueadas,
demostrAndose siempre la ineptitud de los gobernantes y la ma-
yor part de las vecces la cobardia, pues huian abandonando a los
vecinos.
Asi se vi6 en la Iabana en 1588, al ser saqueada por Drake, y en
Santiago de Cuba en 1658, al atacarla los ingleses.
En 1668 ataca Morgan a Puerto Principe, y mueren defendiin-
dola 79 vecinos, entire ellos Benito Agiiero, Alonso Beloso, Francisco
Varona, Juan Zayas, Ger6nimo SocarrAs y Leoncio Munioz.
Trinidad es atacada dos veces (1675 y 1700); en 1678 y 1679 son
,atacados de nuevo Santiago de Cuba y Puerto Principe y otros mu-
chos lugares que omitimos.
Entre los pirates habian figurado tambi6n cubanos, como Die-
go Grillo, que asol6 la costa norte de la Isla.
Como hemos dicho, desde esa 6poca figuraba en buen lugar la po-
blaci6n criolla, que servia lealmente a la iietr6poli.
En 1711 se organize una expedici6n contra Panzaeola, compo-
niendose las fuerzas en su mayoria de cubanos, entire los cuales se dis-
tinguieron Esteban Berroa, Juan Hoyo Sol6rzano y los hermanos
Agustin y Francisco Ayala.
No solamente en la guerra habian empezado A sobresalir los cu-







-13-


banos, sino que tambi6n con notable inteligencia y honradez desempe-
fiaban los mis altos puestos del Gobierno.
En 1699 y en varias ocasiones mis, desempefian el mando superior
del pais cubanos tan notables como Nicolas Chirino, Luis Chac6n, Dio-
nisio Recino y Ch6vez Bar6n, y alguna vez asumni el mando military
y politico Luis Chac6n.
2Hasta esta 6poca (1713) la poblaci6n india, aunque sumamente
reducida, existia en algunos lugares, como en Guanabacoa, 6 recon-
centradas en pequefios poblados, y los que habitaban en Oriente, en
territories cuyo mando ejercian algunos hombres de su raza, a quienes
el gobierno utilizaba, dindoles el mando de las fuerzas rurales organi-
zadas con naturales del pais.
Algunos de estos Ilevaban el nombre de caciques, como le sucedi6
a Marcos Rodriguez, que muri6 por el afio de 1670, figurando como
el filtimo cacique del Caney.
El indio aparecia como libre; y podia decirse que existian
bien definidas cuatro classes sociales: el negro esclavo y el indio, el
blanco criollo y el espafiol conquistador.
Aunque lentamente, la colonia habia adquirido bastante impor-
tancia 6 ilustraci6n, gracias al esfuerzo particular y especialmente del
Obispo Compostela, que fund algunos colegios, la Casa Cuna, con-
ventos y el hospital de San Juan de Dios, y en Bayamo al capitin
Francisco Paradas, que leg6 un cuantioso capital para la fundaci6n
y sostenimiento de colegios.
En 1713 la agriculture habia adquirido bastante desarrollo y se
construian barcos, algunos de gran porte, en el Arsenal de la Habana;
fundfndose en este afio a Bejucal.
A media que se desarrollaban los pueblos y la agriculture, se
delineaban mis las classes, hacianse mas sensibles los desafueros y las
exacciones que cometian los empleados representantes del Go-
bierno, cuya codicia y rapacidad eran insaciables, lo que hacia acen-
tuarse cada vez mais el descontento entire los naturales del pais, que
crey6ndose, como hijos de espafioles, con derechos y privile-
gios, se veian postergados y explotados cruelmente.

III

LA COLONIA


Hemos tenido el cuidado de ir poniendo de manifesto la conduc-
ta de los cubanos en los moments en que el extranjero atacaba al pais,
defendiendo con denuedo al Gobierno que los esclavizaba y explotaba.
Leyendo lo escrito sobre nuestro pasado, se nos ve siempre victi-
mas de las torpezas de los gobernantes; si codicia aisla a Cuba, impi-







-14-


de el comercio y provoca el contrabando primero y la pirateria des-
pu6s; sus guerras arrojan sobre nuestras playas a holandeses, france-
ses 6 ingleses, que arrasan nuestras costas y poblados, sin que el go-
bierno ampare y defienda al pais que tiraniza y explota.
En la larga series de ataques 6 intentonas no encontramos sino go-
bernadores y autoridades que huyen cobardemente ante el enemigo,
dejando al paisanaje que se defienda como pueda.
En estos casos solo encontramos dos excepciones: Juan de Lobera,
10 de Julio de 1555, en la Habana, y el gobernador Alonso Arcos Mo-
reno, en Santiago de Cuba.
La political espafiola y su afin de tener sola la explotaci6n de
Cuba, pronto habria de traer sobre ella, la atenci6n y la fuerza de la
poderosa Inglaterra.
Descubierta la Isla el shbado 27 de Octubre de 1492,,por el Almi-
rante Crist6bal Col6n, se dedic6 por si 6 reconocer sus costas, lo que
no logr6 por complete.
Por orden de Nicolas de Ovando, continue este trabajo, en
1508, Sebastian de Ocampo.
Y en 1511, el segundo Almirante Diego Col6n, nombr6 para po-
blarla al capitin Diego Velazquez de Cu6llar. Este, en 1514, fund
la villa de Santiago, donde fij6 su residencia y gobierno, mandando
varias expediciones en 1517 y 1518, descubriendo tierras del conti-
nente, entire ellas la de M6jico.
En 1519 se nombr6 a VelAzquez, Adelantado.
En 1523, dia 28 de Abril, se concedi6 a la villa de Santiago el
titulo de ciudad, y fu6 nombrado Gobernador y CapitAn General de
la Isla el Adelantado Diego Velazquez de Cu6llar, aunque bajo la
dependencia del Almirante Diego Col6n.
Muerto Velazquez en 1524, le sucedi6 en el mando Manuel de
Rojas, en 1526; en 1527 lo sustituy6 Gonzalo de GuzmAn, A quien
reemplaz6 en 1532 Manuel de Rojas, hasta 1538, en que tom6 po-
sesi6n el Adelantado de la Florida Hernando de Soto.
Este traslad6 el gobierno A la Habana en 1539, y al partir para
la Florida dej6 el Gobierno a cargo de su mujer dofia Isabel de Boba-
dilla, asesorada por el subteniente Juan de Rojas.
Desde esa 6poca qued6 dc echo considerada la IIabana como ca-
pital de la Isla, creciendo su importancia y su desarrollo.
Por muerte de Hernando de Soto, tom6 el gobierno Juan de Ro-
jas, el que comenz6 6 fortificarla, dando la direcci6n de esas obras 6
Miateo Aceituno.
La resistencia puesta por los naturales del pais a los conquista-
dores fu6 insignificant, y no podia ser de otra manera, dado su caric-
ter pacifico y la diferencia'entre los medios de combatir indios desar-







-15-


*mados contra los feroces conquistadores, forrados en hierro y con Ias
mejores armas disponibles en aquella 6poca.
Sin embargo, mandados por el cacique dominicano Hatuey, em-
orendieron una lucha desesperada, que termin6 con su muerte y su-
plicio, efectuada en Yara.
Ante la cruel tirania de los dominadores y con ims experiencia,
emprendieron de nuevo la resistencia al mando de Guama, luchando
por algfin tiempo sin 6xito, hasta la muerte del nuevo jefe.
En distintas regions se pele6, pero s6lo como actos de dcsespe-
raci6n contra la ferocidad de los dominadores.
La raza pobladora qued6 casi extinguida en un pequefio plazo de
tiempo, pues en el period de los primeros treinta afios ya necesitaron
buscar brazos para los trabajos, y en 1524 llegaron esclavos .afri-
canos, trayendo solo varones, aunque cuatro afos m6s tarde, en 1528,
trajeron mujeres, continuado desde entonces en crescendo el crime
horrible.
Sustituy6 A Rojas, Juan Avila, y durante su mando, en 1543, Ro-
berto Baal, corsario francs, atac6 la Habana, siendo rechazado por-la
tropa y paisanos, que se defendieron.
Aunque por la ley eran 6 debian ser libres los indios, estaba esto
muy lejos de cumplirse; pero en esta 6poca se suaviz6 el trato dado A
estos infelices, aparentAndose cumplir lo mandado. Esta media so
lleg6 A tomar en vista de que los supervivientes eran easi initiles para
el trabajo.
En 1547 tom6 el mando Antonio ChAvez, al que en 1550 sucedi6
Gonzalo P6rez Angulo.
En 1555, Jacques de Sores atac6 y se posesion6 de la Habana, en
la que permaneci6 un mes; sublevada la poblaci6n, fueron derrotados
por Sores, quien pas6 6 cuchillo A los que le hicieron resistencia, con
la excepci6n de Juan de Lobera, defensor del castillo de La Fuerza.
Como A la presencia de los pirates el gobernador Angulo habia
huido cobardemente, refugihndose en Guanabacoa. fu6 residenciado
y depuesto por el Ayuntamiento.
Fu6 nombrado Diego Mazaviegos, el que volvi6 a reconcentrar A
los indios en Guanabacoa y gobern6 hasta 1565, en que tom6 el mando
el Adelantado de la Florida Pedro Men6ndez Avil6s, a quien susti-
tuyeron en sus estancias en el continent: Garcia Osorio, Francisco
Zayas, Diego Ribera, en 1560; Pedro Menindez .Milr.pi. : y Pedro VAz-
quez, en 1570, Alonso Navia, en 1571, y en 1574, Pedro Pardo Osorio.
Terminado el gobierno de Pedro Men6ndez Avil6s, le sucedi6 Pe-
dro Montalvo, como Gobernador General, hasta 1577, en que reem-
plaz6 A 6ste Francisco Carrefio; ocup6 su lugar Gaspar Torres, el que
abandon el mando al saber que iba A ser residenciado.
En 1581 tom6 el mando Gabriel Lujan. Durante su mando







-16-


aument6 la importaci6n de esclavos negros; suspendido en su cargo
lo sustituy6 Pedro Vega Torres, hasta 1589, en que fue repuesto
Lujan.
En 1588, Francisco Drake bombarded a Matanzas y se apoder6
de la Habana.
Esto motive la necesidad de mejorar las fortificaciones, reparan-
dose el Mlrro y la Punta, obras ordenadas por el sucesor de Lujan,
Juan de Tejada, en 1589, el que fu6 nombrado Capitin General; se
le concedi6 el titulo de ciudad A la Habana y fu6 declarada oficial-
mente capital de la Isla.
Tuvo Tejada grandes luchas con el clero, siendo por 6ste ex-
comulgado.
Lo sustituy6 Juan Maldonado Barnuevo.

BAYAMO


Desde que en el afio 1607 se declare capital de la Isla ~ la ciudad
la Habana, decreci6 la importancia de Santiago de Cuba de tal ma-
nera, que tanto por eso como por los continuados asaltos de los pirates,
fu6 abandonado por numerosas families que, buscando amparo para
sus bienes y vidas, se trasladaron al interior, refugiandose en Bayamo.
La situaci6n de este pueblo, que le permitia un gran comercio,
por el rio Cauto, le di6 rApido crecimiento y riqueza, pues privado el
resto de la Isla del trato y comercio con el extranjero, siendo en
Bayamo esto ficil, pues A pesar de las leyes y restricciones, se efectua-
ba por el rio el contrabando en grande escala, reportando cuantiosos
beneficios.
El trato con el extranjero fu6 creando en sus pobladores hlbitos y
eostumbres de hombres libres, manifiesta aversi6n al gobierno y en
especial A los militares, buscando no estar bajo la dependencia de las
autoridades de Santiago de Cuba; el ejercicio del contrabando, que
les ayud6 A poblarse con rapidez y a desarrollar sus riquezas,
les hizo adquirir habitos de gente brava, lo que demostraron comba-
tiendo contra el corsario francs Gir6n, que retenia prisionero al
Obispo, que rescataron.
La prosperidad de Bayamo fu6 efimera, y su comercio disminuy6
riiucho por las persecuciones emprendidas por los Capitanes Genera-
les, y ademas por la gran creciente que en el, aio 1616 tuvo el rio
Canto, el que form en su boca un gran banco con los nume--.
rosos Arboles arrastrados de sus orillas y con los restos de los bar-
cos alli anclados, que fueron destrozados al verificarse la creciente.
En 1690 tom6 posesi6n como Gobernador de Santiago de Cuba el
Capitfn Juan de Villalobos, el que a petici6n de los bayameses con-









-17-


sinti6 la division de mando, d6ndole jurisdicci6n de la parte political
a los Alcaldes y la military. al Sargento Mayor.
Esta media, tomada sin consultar a la Audiencia, ni al Capit6n
General, hizo que 6stos ordenaran en 1692 al licenciado Francisco Ma-
nuel de Roa que enjuiciara 6 Villalobos. Este desconoci6 si auto-
ridad, por lo que el licenciado Roa llam6 gente en su ayuda, reu-
niendo unos 300 hombres vecinos del Cobre, negros, mulatos y algu-
nos indios del Caney, invadi6 la ciudad de Santiago, apoderandose de
ella; atac6 el palacio, matando al centinela, al ayudante Jos6 de la
Parra y A otros; saque6 el castillo de San Francisco, apoderAndose de
los caudales pfiblicos, y prendiendo A Villalobos lo depuso.
Empieza 6ste a mover gente contra Roa, levantando al pueblo y
las milicias, y ayudado por 400 hombres que desde Bayamo traia Se-
bastian Castafieda, atac6 la ciudad, tomhndola. Preso Roa, es en-
cerrado en el Morro y se le embarca mas tarde para Sevilla.
Noticiosa la Audiencia de Santo Domingo de lo ocurrido, manda
en 1613 al oidor Diego de Bafios, el que toma el mando de la ciudad,
depone a Villalobos, lo arrest mas tarde y lo embarca para Sevilla.
Entre el pueblo era Villalobos malquerido por sus violencias, ar-
bitrariedades y mal gobierno.


ESTADO POLITICO


Creemos fitil copiar lo que en su compendio de la Historia de
Cuba dice el doctor Juan L6pez Torres, sobre el estado de la pobla-
ci6n cubana:
"Era entonces Cuba una monja enclaustrada, con rejas aunque
sin votos, esposa no del esposo spiritual, sino de uno de los reyes de
este mundo. De la poblaci6n eran nativos apenas la tercera, un tercio
soldados, funcionarios 6 mercaderes espafioles y el otro tercio negros
6 indios, reducido 6stos a much menos de un d6cimo de lo que habian
sidd. El castellano era el conquistador altivo, soberbio, dominant,
en todas parties enorgullecido por sus leyendas hazafiosas, tomadas
como realidades; el cubano blanco era en la ciudad una clase aristo-
cr6tica, y en los campos un ente malicioso, desconfiado y astuto, por
la costumbre de verse engafado y de procurarse una represalia enga-
fiando.a su vez; el negro, en6rgico, se multiplicaba (como en Egipto
los hebreos), A pesar de ser condenado A los trabajos mis rudos y pe-
ligrosos; y el indio enflaquecia llorando la p6rdida de su paraiso.
Asi el espafiol se corrompia en los bazares, en cuyas habilidades, como
cosa Arabe, no ha tenido competitor y para los cuales el cubano es
inepto; 6 en las funciones oficiales como lo publicamos, el cubano








-18-


blanco desarrollaba su inteligencia; el negro fortalecia su brazo y el
indio moria, en una palabra, todo era la dilatada gestaci6n perma-
nente de cada moment del porvenir.
Nuestra cultural intellectual era la que en los pueblos cat6licos
mis atrasados podia ser promovida por el clero; aquella que hace mas
ftil 6 menos temible al esclavo 6 al sumiso.
No hay ningfin adelanto en la ensefianza general, y el pueblo con-
funde A la patria con el rey, A Dios con el cura, A la ley con el funcio-
nario, A la honradez con la denuncia fiscal, al extranjero con el hereje,
al contrabandista con el traidor y al querellante con el rebelde.
En la organizaci6n official, hallamos que en el Ayuntamiento se
confunden las funciones administrativas con las judiciales, ejercidas
6stas en lo civil y criminalpor do's vecinos que aquel elija cada afio,
asesorados por abogados si ellos mismos no lo eran. Se habian intro-
ducido en todas las funciones administrativas en que era possible la
explotaci6n del pueblo, los oficios perpetuos vendibles, renunciables,
hereditarios y revestibles, circunstancias que bastan para juzgarlos y
hasta se recuerda un ejemplo de haber sido comprado por catorce mil
pesos el de 'Gobernador Capitan General, quien libremente nombraba
sus asesores y el Auditor de Guerra.
Bajo el mAs absolute despotismo siempre el pais."
Por el dato citado anteriormente se puede former idea de que
no era muy escogido el personal de los Capitanes Generales, pues en-
tre ellos hubo muchos residenciados, y alguno, como Lorenzo Cabrera,
que en 1628 dej6 el mando para ir A ocupar puesto en Presidio.
AdemAs, las luchas con el clero, ensoberbecido y avaro, impedia
cumplir las reforms necesarias, aunque hay que confesar que A este
element se le debe en esa primera 6poca los adelantos intelectuales del
pais, asi como tambien el fomento de las poblaciones, especialmente al
Obispo Compostela.
Ya en 1724 el francs Carlos Hadre habia traido la imprenta,
aunque entire tan estrechos limits contenida, que poco litil podia ser.
Desde 1670 se trabaja por establecer la Universidad, lo que no
se realize hasta 1724, en que se inaugura la Real y Pontificia de San
Ger6nimo, y en 1842 la Real Literaria.

IV

LOS VEGUEROS DE BEJUCAL


En 1716 gobernaba la Isla, Vicente Raja, sucesor de Laureano
Torres.
Como el cultivo del tabaco hubiere tomado gran desarrollo en








-19-


los terrenos de la parte occidental y especialmente en Bejucal, avi-
v6se la codicia de los gobernantes y se decret6 el estanco de 61, en toda
la Isla.
La forma y modo de proceder de los comisionados 6 Reales In-
tendentes que vinieron h establecer la Factoria, produjo general y
fuerte descontento, pues 6stos se apoderaban por complete de las co-
sechas, imponiendo ellos los precious como les parecia sin acuerdo y
voluntad de los duefios para vender su mercancia.
El desagrado lleg6 A tal punto que tomando la iniciativa los ve-
gueros de Bejucal, lograron que pronto se les unieran los de los alre-
dedores y en son de guerra vinieron con golpe de gente sobre la
Habana.
Era ya entonces la Habana ciudad fuerte, amurallada y bien
guarnecida, y A pesar de eso, los vegueros se impusieron y obligaron
A la ciudad a abrirle sus puertas, apoderhndose del Gobierno, pren-
diendo al Gobernador Capitin General Vicente Raja y 6 los comi-
sionados del tabaco, A los que encerraron en el Castillo de la Fuerza.
Posesionados de la ciudad, no hicieron en ella dafio alguno, limi-
tAndose, por las exhortaciones del Obispo, A embarcar rumbo a Es-
pafia al Gobernador y los comisionados, dejar en suspense el decreto
del estanco y retirarse a sus fincas haciendo cargo del mando de
la ciudad, el dia 23 de Agosto de 1717, al Teniente Rey, G6mez Ma-
raver Ponce.
Satisfechos, confiados y tranquilos, retornaron a sus habituales
trabajos.
Esta situaci6n dur6 hasta Junio de 1718, en que lleg6 a tomar po-
sesi6n del mando el Gobernador Gregorio Guazo, con 6rdenes de esta-
blecer de nuevo el estanco y castigar la rebeli6n.
De manera mafiosa y artera, utilizando los servicios de los cuba-
nos SebastiAn Calvo de la Puerta, Jos6 Bayona Chac6n y algunos
otros, atrajeron a various de los sublevados, los que, press por el capi-
tdn de artilleria. Ignacio Barrutia, que los sorprendi6 emboscado en
Jesis del Monte, hizo ahorcar en los Arboles del camino A doce pri-
sioneros, para que sirviera de escarmiento.
Satisfecho el Gobernador Guazo del 6xito de su dudosa conduct,
restableci6 con toda su crudeza el odioso decreto, aumentado con ma-
yores exenciones, para hacer sentir el peso del yugo.
Los cubanos que lo ayudaron en su obra odiosa, fueron premiados
con largueza con titulos y honorees.
La empresa llevada A cabo por aquellos cubanos valerosos, pri-
mer destello del espiritu cubano, revela valor 6 inteligencia, y mis
que todo extraordinaria resoluci6n,, pues atacar con tan pocos recur-
sos una plaza fortificada como la Habana, era obra de gran empeiio.
Como despu6s se ha visto, pecaron de exceso de confianza y falta









-20-


de conocimiento del car6cter, usos y costumbres de sus dominadores,
sin que eso extirpara sus sentimientos de amor a la metr6poli.
Hasta 1724 tuvo Guazo el mando de la Isla, y bien sea por la
rudeza de 61 6 por las gestiones del Obispo, los cubanos a sus 6rde-
nes y servicio nada intentaron contra 61.
Parece incredible que los hombres que Ilevaron A cabo tan arries-
gada empresa, sufrieran sumisos el castigo y las exacciones que les
hicieron sentir, pues la explotaci6n se hizo en mayor escala.

V

LA TOMA DE LA HABANA


Las -culpas de los reyes y politicos espafioles debia por fortune
pagarlas Cuba, y decimos por fortune, porque tras los males de la
guerra se vieron obligados sus opresores A conceder franquicias 6 ven-
tajas comerciales: el Gobierno, contra su voluntad, tuvo que entre-
abrir la puertx.
En este hecho se pone de manifiesto con claridad asi como la inep-
titud, injusticia y cobardia de los dominadores, el entusiasmo conque
los cubanos defendieron la bandera espafiola y sus magnificas condi-
clones como soldados. Ante aquellos amos crueles 6 ingratos afin fue-
ron perros fieles.
Bueno es empezar por formarnos idea de lo que era la Habana en
el afio 1762, al presentarse A su frente la escuadra inglesa al mando
de Sir George Kepps, Conde de Albermale, compuesta de treinta y
un navios con 1876 cafiones; diez y nueve fragatas con cuatrocientos
noventidos cafiones, y tres bombardas con veinticuatro morteros, con-
duciendo adem6s 14,041 hombres de desembarque.
Se dice que la poblaci6n de la Isla era de 130,000 habitantes, de
la cual atribuyen unos la mitad a la Habana y otros, 16gicamente, li-
mitan 6sta a 30,000 almas. La poblaci6n estaba cerrada por tierra
por la muralla, que partiendo del fuerte de la Punta, iba hasta la
costa opuesta, y comprendia lo que son hoy los barrios de Santa Te-
resa, Paula, Merced y San Isidro; en la calzada del Monte habia al-
gunas casas A distancia, y tambi6n en Reina y Salud. En la esquina
de Ceiba habia tambi6n algunas. El resto estaba cubierto de bosques
frondosos y accidentados, que aprovecharon los milicianos cubanos
para hostilizar A los ingleses, con 6xito la mayoria de las veces.
Ademas de la fortaleza de la Punta, existian los castillos del Mo-
rro y La Fuerza, residencia del Capit6n General, ligeras fortificacio-
nes en la Cabafia y tres fortines en la Chorrera, Cojimar y Ba-
curanao.
El Morro tenia dos baterias de quince 6 veinte cafiones eada una,








-21-

donde se colocaron mAs tarde cincuenta morteros de veinticuatro
pulgadas.
Su guarnici6n se componia de ochocientos diez dragones, tres-
cientos cincuenta soldados de infanteria, trescientos artilleros, nueve
mil marines y catorce mil milicianos, que hacian un total de 27,610
soldados.
Estaban fondeados en el puerto quince navios con 850 cafiones.
Mandaba la plaza desde el 7 de Febrero de 1761, como Capit6n
General, Juan Prado Portocarrero.
El dia 6 de Junio de 1762 se present al frente la escuadra in-
glesa.
Se hizo cargo como gobernador del Morro, el capit6n de navio
Luis Vicente Velasco; el eapitan de navio Manuel Brisefio, del castillo
de la Punta; el coronel Carlos Caro, con tres mil hombres de caba-
Ileria y milicias, de Guanabaeoa, para oponerse al desembarque por
ese lado, y el coronel Alejandro Arroyo con la infanteria y algunos
marines defenderia la costa de San Lizaro y la Chorrera.
Al amanecer del dia 7 se situaron cuatro navios ingleses frente
A la boca del puerto, y otros amagaban haeia el Oeste, mientras que
al mando del general Elliot efectuaban el desembarque en Bacuranao.
Algunas fuerzas espafiolas llegaron A la playa, pero se retiraron
prontamente 6 los fuegos de la "Mercury" y la "Bonetta".
Sin ser hostilizados. estaban desembarcando 6 las tres de la tarde
diez mil fusileros ingleses, y el Conde de Albermale establecia su
Cuartel General en Cojimar.
El coronel Caro habia hecho retirar sus fuerzas sin quemar un
eartucho, retir6ndose 6 Guanabacoa con la caballeria; su infanteria
march 6 la Cabafia.
El dia 8 avanzaron al Oeste los ingleses, situ6ndose entire el Mo-
rro y la Habana, levantando una bacteria; otra division se dirigi6 6
Guanabacoa, solamente defendida vista por los milicianos al mando de
Jos6 Antonio G6mez y el teniente Castillo, que tuvieron algunas bajas,
entire ellas al guajiro Godinez, pues el coronel Caro, con las tropas,
habia ordenado retirarse 6 las lomas de Jesus del Monte.-Albermale
situ6 su Cuartel esa noche en Guanabacoa.
Ese mismo dia, por la parte Oeste, el coronel Arroyo se retir6
de la Chorrera, con las fuerzas regulars, clavando los cafiones antes
de usarlos siquiera.
Las milicias al mando de Jos6 Luis Aguiar se negaron A retirarse,
permaneciendo en su puesto. Secundado Aguiar por TomAs L6pez
Aguirre y Antonio Trevejo, intentaron desclavar las piezas y defen-
derse, como lo hicieron hasta consumer su parque; pidieron repuesto,
que no se les mand6, orden6ndoles de nuevo se retiraran; permane-








-22-


cieron alli hasta el dia 11, en que los barcos "Mercury", "Bonetta",
"Belle Isle" y "Lorcher", habian destruido el fuerte.
Albermale dej6 A Elliot en Guanabacoa, situAndose entire Coji-
mar y la Cabafia, la que atac6 y tom6 el dia 11' el coronel Arroyo,
que la defendia, habia retirado las tropas, dejando unos milicianos,
que huyeron al ver A los ingleses.
En ese dia desembarcaron 3,000 ingleses por el Oeste, situindose
y artillando la loma de San LAzaro y la altura de las cuevas de Ta-
ganana.
Los espafioles, con intent de cerrar el puerto, echaron a pique
los navios Asia, Neptuno y Europa, y talaron los alrededores de
la poblaci6n.
El mismo dia se establece en Managua el Gobierno Provisional,
compuesto de Juan Ignacio Madariaga, Comandante General, un Ase-
sor y un escribano.
Ya el 12, los ingleses van desde su campo de San Lazaro A la
Chorrera, pero sin embargo, al proveerse de agua en la Chorrera, el
capitAn Wlalker y otros mas, son hechos prisioneros por los milicia-
nos, mientras Jos6 Antonio G6mez, con 300 guajiros, los hostiliza
entire Guanabacoa y Luyan6, habi6ndole hecho cerca de cien pri-
sioneros.
Para poder cerrar su linea los ingleses, a quienes las fuerzas de
paisanos molestan constantemente, establecen un campamento de 1,800
hombres en la loma del Indio, y atacan la del Horc6n, de donde son
rechazados.
En la loma de Ar6stegui son batidos tambi6n por las milicias
de Puentes Grandes. Saquean h Santa Maria del Rosario, y por
San Miguel y Cojimar pasan la Cabafia.
El dia 14 cafionean la Punta y el Angel, y el 15 continian ti-
rando sobre la ciudad.
El 22 bombardean el Morro, y los dias 24, 26 y 27 continuaron
el fuego, causando 10 muertos y 90 heridos.
Los dias 20 y 23 los ingleses establecen baterias entire el Morro
y la Cabafia y en la Playa.
Hacen una entrada hasta los Quemados de Marianao 6 intentan
pasar mas adelante, pero las guerrillas de Bejucal, Santiago, San An-
tonio y desde el Wajay Laureano Chac6n, les obligan A retirarse en
vista de la incesante hostilidad que por todas parties reciben de los
naturales del pais.
El dia 31 atacaron al coronel Caro en la Loma de la Luz, pero
apoyado 6ste oportunamente por Jos6 Luis Aguiar, son rechazados en
el Horc6n.
El dia 25 bombardearon el Morro, y el dia 29 lanzaron sobre 61
525 bombas.







-23-


Comprendiendo Velazco la importancia de la Cabafia, trataba
de hostilizarla con salidas; en una de ellas, hecha por milicianos, se le
habian cogido siete prisioneros A los ingleses, inutilizAndoles un mor-
tero; el 26 hizo otra salida Francisco Corral, y el 29 organize una
de 1,000 hombres, al mando del coronel Arroyo, con tropas y milicia-
nos, dando un fatal resultado.
El 30 inician un fuerte ataque por mar y tierra al Morro. Ve-
lasco concentra sus fuegos sobre los barcos, los que hace retirar con
grandes averias.
El dia primero de Julio llegan del interior 700 hombres de los
reclutados por Madariaga y mandados por Juan Benito Luj6n, Jos6
Guijarro, Jos6 Quesada, Gregorio y Diego Velazco, Pascual Guerra,
Esteban Varona y otros, con lo cual se activan las operaciones en los
alrededores.
Los ingleses, obligados a componer sus obras destruidas por el
fuego, aflojan algo sus operaeiones, hasta que ya respuestos y reforza-
dos, con nuevas baterias abiertas por el Oeste sobre la Punta, avivan
sus fuegos sobre ambos fuertes, que contestan en6rgicamente.
El dia 15, herido Velazco, se ve forzado 6 retirarse A la ciudad,
sucedi6ndole en el mando el capitin de navio Francisco Medina.
Sostuvo 6ste dignamente el mando hasta el dia 24, en que volvi6
Velazco 6 hacerse cargo de 61.
La situaci6n para sitiadores y sitiados era poco agradable; ambos
esperaban refuerzos que no llegaban; los primeros castigados por las
enfermedades y las grandes contrariedades del sitio, y los segundos
por el desconcierto y desmoralizaci6n de sus jefes, colmados con los
cargos del pueblo entero, que veia su ineptitud y cobardia.
Los ingleses habian abandonado A Guanabacoa el dia 15, por lo
que pudo ocuparla Caro.
La estancia de Velazco en la Habana la aprovecha 6ste para im-
pulsar y activar la acometividad, y se organizan dos salidas, pero como
siempre, con milicianos; una contra Howe en la Chorrera, mandada
por Jos6 Luis Aguiar y Fernando Herrera, el dia 18, con brillante
6xito, pues sorprenden una avanzada, haciendo prisioneros A un ofi-.
cial y diez siete soldados y clavan tres cafiones, aunque tuvieron bas-
tante bajas, y otra el dia 22, con gente de Tierra Adentro, al mando
de Juan Benito Luj6n, auxiliado por veterans y marines, contra la
Cabafia. Su resultado fu6 desastroso, pues tuvieron cuatrocientas
bajas. La falta de direcci6n y decision produjo confusion y desorden
en la huida, siendo victim tanto de los ingleses, como de la plaza, que
torpemente los cafione6. Carleton, el jefe ingles, fu6 herido gra-
vemente.
Al llegar Velazco al Morro el dia 24, recibi6 carta de Albermale,
que indicandole tener abiertas sus minas y preparado el asalto, le







-24-


ofrecia, por si queria rendirse, las condiciones m6s honrosas que 61
quisiera imponer.
Velazco las rehus6, dando las gracias por la cortesania del con-
trario.
Acudi6 6ste a la Junta, exponiendo la situaci6n extrema a que se
habia llegado y pidiendo resolvieran el caso; la Junta tuvo la co-
bardia de dejar esa resoluci6n a su cargo, pues ni esa responsabilidad
quiso tener.
El dia 27 les llegaron a los ingleses refuerzos del Norte, al man-
do de Burton; estos activaron las opcraciones finales, y el dia 30, A
medio dia, les dieron fuego 6 las minas, que volaron, abriendo una pe-
quefia brecha, por donde podria pasar un hombre de frente.
Velazco habia torado precauciones para la filtima defense, man-
dando cortar las escalas, para que nadie saliera, y 61 pas6 con cien
hombres 6 la bandera, en un parapeto.
IIuyeron por las escalas los que pudieron y otros se negaron A
hacer fuego.
Los ingleses penetraron y formaron sin ser hostilizados, pues no
encontraron ya sino escasa resistencia, rindi6ndose setecientos seis
hombres.
En aquella hora supreme se destacaron las figures her6icas del
comandante del castillo, Luis Vicente Velazeo; la del segundo jefe
BartolomB M6ndez, herido; la de Fernando P6rraga, muerto en la
brecha, y la del marquis GonzAlez, dos veces herido defendiendo una
trinchera.
Velazco, con asentimiento del enemigo, fu6 trasladado A la pobla-
ci6n para ser atendido, pero las heridas eran graves y muri6 despu6s
de ser trasladado.
El dia 31 se le daba sepultura a Velazco, haci6ndole la plaza los
honors de ordenanza.
Las tropas inglesas suspendieron sus fuegos durante la ceremo-
nia 6 hicieron A su vez las salvas de ordenanzas, rindiendo los honors
al valiente contrario.
Terminados los funerales, la plaza y el navio "Aguila" rompen
sus fuegos contra el Morro; tanto 6ste como las otras baterias ingle-
sas contestan, sosteni6ndose el cafioneo los dias uno y 2. En este uia
reciben los ingleses un refuerzo de dos mil hombres mas.
El navio "Aguila"' queda inutilizado, y los espafioles refuerzan
las fortificaciones de la loma de Soto y la Punta.
Los ingleses, que tenian el Cuartel General de Albermale en el
campo atrincherado de San L6zaro, construyen un camino hacia la
plaza, reconocen la loma de Taganana el dia 8 y el 9 construyen un
reducto mas inmediato para batir la Punta. El dia 8 les habia lle-
gado un nuevo refuerzo de hombres.








-25-

Las autoridades de la plaza se hallaban en San Isidro, donde es-
taban a cubierto de los fuegos enemigos.
El dia 10 intiman los ingleses la rendici6n. Prado, despu6s de
oir A la Junta, la rechaza. Los ingleses rompen el fuego desde todos
sus puestos, sosteniendolo durante los dias 10 y 11, y como A las diez
de este dia apagan los fuegos de la Punta y poco despu6s los de los
otros puestos, que abandonan apresuradamente los espafioles. Manda
Prado izar la bandera de parlamento, saliendo Antonio Remirez Este-
noz competentemente autorizado para estipular las condiciones; re-
torna 6ste por la noche con un official ingl6s, y Prado y Guti6rrez He-
via las firman, capitulando la plaza el dia 12.
El dia once abundaron los comentarios; la gente del campo acu-
dia A la ciudad dispuesta A continuar la resistencia y proveyendo de
viveres la plaza.
Las quejas en contra de la conduct de los jefes era general, mu-
cho mis cuando se supo que resuelta la capitulaci6n se pretendia des-
armar las milicias, para cuya realizaci6n se cerrarian las puertas de
la ciudad; con este rumor empez6 a abandonar la plaza la gente del
pais, acampando en puntos cercanos, dispuestos a continuar com-
batiendo.
Las condiciones de la capitulaci6n fueron: Que se permitiera la
salida de las fuerzas veterans por la Punta, sin los caballos, ni la
Caja, pero con los honors militares.
Entregar la milicia sus armas a los comisionados ingleses.
A Prado, Ievia y sus oficiales se les permitiria llevar sus efectos
y dinero a buques ingleses para ser trasladados 6 Espafia; tambidn
Superunda y Tabares con sus sirvientes y efectos.
Podrian salir los empleados que no tuvieran cuentas pendientes,
6 cuando las rindieran.
Serian propiedad de S. M. B. los buques, cafiones, pertrechos, ca-
ballos, metales y cosas pfiblicas.
No molestar a nadie por sus actos durante la guerra.
Los vccinos podrian volver a la ciudad, vender sus propiedades y
retirarse.
Botin: los caudales y mercancias de los comerciantes espafoles 6
de la Real Compaiifa de Comercio.
Quedarian on la ciudad los archives y papeles.
Espafia pagaria la asistencia de los enfermos espaiioles que que-
daran en los hospitals.
No se trataria sobre los prisioneros espafioles, mientras no se res-
tituyeran los britanicos.
Poner guardias en los temples hasta terminar la capitulaci6n.
No innovar en la religion, sus ministros y propiedades.
Los curas serian nombrados con la aprobaci6n brit6nica.








-26-


Negada toda concession 6 franquicia al comercio y navegaci6n de
Espalia.
Respeto A la propiedad particular y 6 la de los poseedores de ofi-
cios, mientras no faltaran A sus deberes.
Los esclavos serian devueltos A sus duefios..
Se comprenderia en la capitulaci6n al territorio occidental hasta
180 millas al este de la Habana. En el resto de la Isla continuaria
gobernando Madariaga.
El botin se estim6 en tres millones de libras esterlinas, incluyendo
siete barcos y 329,000 pesos de la Real Compafiia.
La conduct de los cubanos fu6 una prueba notable de valor y
lealtad a la metr6poli.
Durante todo el sitio, las tropas veterans permanecieron res-
guardadas entire las murallas, teniendo la mala fortune de que sus
jefes no la condujeran no ya 6 la victoria, sino ni aun al combat;
Arroyo y Caro, sus dos coroneles, dejaron un recuerdo de flojedad 6
indecision que no les honra, y especialmente el filtimo, a quien la en-
vidia y el despecho hicieron culpable de la muerte del h6roe cubano
Jos6 Antonio G6mez Bull6n, cuyas hazafias se han trasmitido hasta
hoy, cantadas y celebradas por el pueblo, de quien es m6s conocido
con el nombre de Pepe Antonio.
El Gobierno espaiol, m6s tarde, le hizo justicia, reconociendo A
su hermano como regidor perpetuo de la villa de Guanabacoa. I
Las milicias cubanas se cubrieron de gloria combatiendo sin cesar
A los ingleses.
Cuando Caro huia en Cojimar, Pepe Antonio con sus milicianos
combatia 6 diario, armando sus fuerzas con el armamento del contrario.
Cuando Arroyo abandonaba las trincheras de la Chorrera, Jose
Luis de Aguiar permanecia en ellas, a pesar de la falta del parque
necesario.
En Santiago, Bejucal, San Antonio y Wajay, con Laureano Cha-
c6n de jefe de las milicias, impiden al ingl6s aprovisionarse: en cada
palo encuentran un enemigo que los hostilizaba sin cesar.
De Tierra Adentro vienen con Juan Benito Lujin, cerca de mil
voluntarios.
Mientras los veterans no hicieron un solo prisionero, los milicia-
nos le cogieron A los ingleses mAs de doscientos hombres; nunca fal-
taron provisions 6 la plaza, abastecida voluntariamente, y eso lo llev6
A cabo gente A quien se trataba con menosprecio y se le obligaba a
obedecer A jefes ineptos que probaban su cobardia en todos los mo-
mentos.
La muerte de Pepe Antonio es un crime que mancha la memorial
del inepto Caro y del gobernador Madariaga, que consinti6 que se ul-
trajase A quien tan bien habia sabido combatir.








-27-


DOMINATION BRITANICA


El 14 de Agosto de 1762 entraba en la Habana Albermale, titu-
l ndose Gobernador y Capitan General y ademAs como Vice Real Pa-
trono, en el orden eclesiAstico, A pesar de no ser cat6lico.
El dia 15 recibi6 el Cabildo, reunido, la capitulaci6n de Prado,
procurando en el acto el abastecimiento de carnes para la poblaci6n.
Albermale nombr6 Gobernador a Sebastian Pefialver Angulo, y
teniente de 6ste A Gonzalo Recio Oquendo, que eran ambos regidores.
El dia 31 de Agosto empezaron A funcionar los concejales.
La escuadra inglesa entr6 en puerto facilmente, A pesar de lo,
barcos espafioles echados A pique para cerrar la entrada.
El ej6rcito desembarc6, quedando doscientos hombres en l; I a-
bana y trescientos repartidos en Santiago, Bejucal, Managua, Guana-
bacoa y Matanzas, que ocuparon el 29 de Agosto.
Mucho gente emigr6 A raiz de la capitulaci6n, pero vista la con-
ducta de la ingleses, retornaron pronto.
Albermale, desde el moment en que tom6 posesi6n, fu6 benevolo
y cortes con la gente del pais, A la que pretendi6 atraerse fomentando
su trato personalmente y sacando de entire ellos las autoridades.
Di6 varias fiestas, A las que invit6 a las families del pais, pcro
6stas, influenciadas por un falso patriotism, 6 tal vez dAndole oido
a los cl6rigos, es lo cierto que desatendi6 sus invitaciones, manifestan-
dose la poblaci6n toda abiertamente contra los ingleses.
Es indudable que el clero, A cuya cabeza estaba el obispo Morell
Santa Cruz, se esforzaba en demostrar un exceso de hostilidad A las
autoridades inglesas, pero se estrell6 contra el desd6n con que fueron
recibidos sus escritos y manifestaciones, hasta que juzgando ya pesado
oirlo, lo desterraron A la Florida el dia 3 de Noviembre, con lo que se
libraron de las intemperancias del cura.
Albermale presidia algUnas sesiones del Ayuntamiento, donde se
discuti6 y aprob6 la forma en que debia prestarse el juramento de
fidelidad y obediencia a Su Majestad Britanica, mientras dominara
en el pais y conforme A las leyes espafiolas, sin tomar armas ni contra
Inglaterra ni contra Espafia.
Pidieron para sus cultos un temple; pero al fin prefirieron tomar
el de San Francisco, y mas tarde el de San Isidro.
A Pefialver encargaron el cobro al clero de 70,000 pesos por exac-
ci6n de donativos, y A Oquendo los 200,000 contra los seglares; sobre
el derecho de campanas, por el metal, despu6s de agrias discusiones,
establecieron la cantidad de 10,000.
Para dar cumplimiento A la capitulaci6n, se nombr6 comisionado










A Montalvo, el que tuvo various choques con Albermale, por lo que es-
tuvo amenazado con el estrafiamiento.
Los ingleses establecieron una estrieta discipline entire sus tropas,
y sus autoridades hicicron respetar severamente el culto, castigando
cualquier exceso, sin atenuaciones de ninguna especie para sus solda-
dos; no alterando mAs que las leyes de comercio y fiscales y sin au-
mentar los impuestos.
Declararon el comercio libre para toda Inglaterra y para toda
elase de mercancia, aumentAndose 6ste extraordinariamente y propor-
cionando gran beneficio al pais.
El estado general de 6ste mejor6 notablemente, y algunos inge-
nios aumentaron tambi6n su producci6n.
Como jueces para los espafioles nombraron A Miguel Calvo La
Puerta y Pedro Santa Cruz; modificaron en el Ayuntamiento la Se-
cretaria, que se incorpor6 A las funciones del Secretario de Albermale,
haciendo en lo demAs pocas modificaciones.
Mientras tanto el element criollo, en su mayor parte, se extendi6
por el pais, preparAndolo para la resistencia, y uni6ndose a Madaria-
ga los Ar6stegui Boza, Arango Mcireles, Chac6n, CArdenas, Alarc6n,
CUspcdes, Arrarte y otros mas, en su mayoria firmantes del acta del
juramento del 8 de Septiembre.
Muchos, previsores, levantaron aetas de hechos mAs 6 menos ve-
ridicos, con que testimoniar en Madrid, A donde se mandaron, servi-
cios imaginarios que mAs tarde cobraron con largueza, pues A algunos
les fu6 pagado hasta el valor de los eselavos que decian haber sido
muertos por el enemigo, y de ahi surgieron tambi6n muchos titulos
nobiliarios que aiin subsisten.
La ocupaci6n inglesa, que habia empezado el 14 de Agosto de
1762, en virtud del Tratado de Paz celebrado en Paris en 10 de Febre-
ro de 1763, termin6 en la Habana en el mes de Junio del mismo afio,
en que vino A tomar posesi6n Ambrosio Funes Villalpando, Conde de
Ricla, se aloj6 fuera de la ciudad; entr6 en 6sta el 6 de Julio y recibi6
de Keepel ante el Cabildo el dia 7, celebrandose fiestas civicas y ecle-
siAsticas.


En todos los sucesos desgraciados siempre se busea una victim;
en esta ocasi6n se escogi6 A Prado, que es possible fuera el menos cul-
pable.
Tan pronto llegaron A Espafia, fueron sometidos a Consejo de
Guerra, Gutierrez Hevia, mairqu6s del Real Transporte, Tabares, Su-
perunda, Ignacio Ricart, Crell, Caro, Gayo, Arroyo, Colina, Solis y
otros, resultando casi todos condenados por flojedad 6 negligencias, A
pesar de ser juzgados con benignidad.









-29-


Entre los cubanos que pelearon por Espafia, y que por esos mis-
mos procesados eran motejados de rmds perjudiciales que Otiles, contra
ninguno de esos pudieron formular cargos, y h alguno, como A Pepe
Antonio, aunque tardia, se vi6 precisado el Gobierno Espafiol a hacerle
justicia.
Peiialver y Oquendo tuvieron que sufrir las persecuciones de los
curas y otros, excitados por Morell y Montalvo; pero muy limpios de
culpa debieron estar cuando h pesar de la fuerza de sus encarnizados
enemigos, no pudieron ser condenados.
Obligados por las circunstancias y por las fuerzas de los hechos,
el gobierno espafiol se vi6 obligado A dar algunas franquicias comer-
ciales en algunos puertos de Espafia, aunque siempre restringidas,
pues el clamor de los monopolizadores era incesante.




La conduct del pueblo cubano, su lealtad, no tuvo premio al-
guno: las leyes siguieron siendo letra muerta para el cubano; y la su-
jeci6n de todo lo que representaba industrial 6 comercio, continue afin
por muchos afios.








-30-


SINTOMAS REVOLUCIONARIOS


Es indudable que los aires de libertad son contagiosos, y es para
nosotros seguro que las hazafias de los americanos luchando por su in-
dependencia debieron repercutir en Cuba, creando entire las classes
mrs elevadas de la sociedad por su riqueza 6 ilustraci6n, ensuefios de
independencia.
Ensuefios que vinieron A robustecerse mas tarde, al contagio de
la semilla colombina, como se decia entonces, es decir, con el ejemplo
de los pueblos de Sur y Centro America, al luchar por su libertad. Es
seguro que en las classes populares germinase poco la semilla, pero
en cambio lo hizo en la parte mis ilustrada.
Y asentamos lo primero, porque desde el principio del siglo xix
existian en Cuba Logias Mas6nicas, delegadas del Gran Consejo de
Boston, del cual hemos visto nombramientos de cubanos, autorizdn-
dolos para la propagaci6n de la masoneria en las Antillas y Costa
Firme.
Tambi6n hemos visto una carta fundaci6n de una logia de muje-
res, La Estrella de Oriente, fundada en Santiago de Cuba en 1813, y
seg6n Carlos Sedano, en sus "Estudios Politicos sobre Cuba", existia
en la Habana, en el afio 1810, otra logia de "Racionales Caballeros".
Tal vez en ayuda de esas aspiraciones vinieron los sucesos de Es-
pafia, su guerra contra Francia, la prisi6n de Fernando VII y la crea-
ci6n en Espafia de las Juntas Superiores de Gobierno.
Guiado por eso, el Marqu6s de Someruelos, asesorado por Iin-
cheta, trat6 de fundarla en Cuba, idea que eneontr6 apoyo entire la
aristocracia y el comercio habanero; pero 6sta fu6 combatida por el
eura Pifieres, por el Conde de Casa Barreto y otros; pues segfn dice
Carlos Sedano, las logias no eran otra cosa "que una coalici6n pode-
rosa para promover con astucia profunda la independencia."
Es para nosotros indudable que la creaci6n de la Junta hubiera
adelantado algo el problema de nuestra libertad; aunque tambiCn es
probable que s61o el aftn de figurar moviera a muchos de los que que-
rian former parte de ella.
Que el fermento existia lo comprueba el que, al efectuarse las
elecciones para diputados a Cortes, se oyeran tanto en la Habana co-
mo en Puerto Principe, gritos de mueran los godos y viva la indepen-
dencia.
Tan acentuado lleg6 A ser el espiritu revolucionario, que llamara
la atenci6n de los Estados Unidos, A quienes molestaba, por la ten-
dencia antiesclavista que pudiera tener, y dedic6 todos sus esfuerzos
en aquella 6poca A sostener al Gobierno Espafiol y combatir los tra-








-31-


bajos que por obtener su independencia hicieran los cubanos, lle-
gando en su political A impedir los planes de Bolivar y Paez.
Los sucesos de la Peninsula coadyuvaban A aumentar el fermento
revolucionario, la idea habia cundido ya A las masas populares, que
demostraban su sentir en dichos y en sus cantos populares, y los gua-
jiros entonaban con entusiasmo, cantares como 6ste:

"La semilla colombiana
FuB dilatada en nacer,
Pero se vi6 florecer
De la noche A la maiiana."

Proclamada en Espafia la Constituci6n en 1820, fue un tanto
consentida en Cuba, y con ese motive se expansion la prensa, mani-
festando sus deseos en El Esquife Arranchador y en el Tio Bartolo,
publicado por el dominicano Jos6 Aguiar. Censuraban con dureza
los actos del Gobierno.
El marino Gabriel Claudio de Zequeira, cubano de nacimiento,
public un folleto en6rgico y valiente pidiendo para el pais libertades;
el letrado doctor Juan Jos6 HernAndez, public un opfisculo de tonos
exaltados; puede juzgarte por su introducci6n: "Arda la Isla de
Cuba cual otra Troya: antes que rendir la cerviz al atroz y barbaro
despotismo.'
La clase aristocrAtica habia sido iniciada anteriormente, desde
la 6poca de la guerra hispano-francesa, pues muchos cubanos eminen-
tes se afrancesaron; mientras fu6 Rey de Espaiia Jos6 Napole6n 6 Pe-
pe Botella, como lo llamaban los espafioles. Este tuvo A su lado dos
cubanos, A O'Farrill y Antonio de Asanza, este fltimo fusilado por
afrancesado en Logroiio en el afio 1814. Los trabajos iniciados en
Cuba por Roman de la Luz y Manuel Alcmin y Pefia, fracasaron
con la ejecuci6n de este filtimo, disolviendose los que conspiraban
en ese sentido con relaciones en M6jico.
Declarada Cuba provincial espafiola, segin la Constituci6n, se nom-
br6 para representarla una diputaci6n compuesta del General Jos6
de Zayas, el Magistrado de Marina Jose Benitez, Francisco Arango
y Parrefio, el Oficial de Guardias Reales, Antonio Modesto del
Valle, y Bernardo de O'GabAn, que ya habia ido con igual cargo
en 1811.
Estas diputaciones nunca dieron resultado favorable, ni enton-
ces, ni mientras Cuba fu6 Colonia; cada diputaci6n volvia con una
decepci6n mis, haciendo nacer un nuevo empefio revolucionario.
Mis tarde, de 1820 A 1822, van a Espafia en representaci6n de
Cuba, Tomas Gener, catalan de principios liberals; Leonardo Santos









-32-


SuArez y el Padre Varela, el primero de los cubanos de aquella 6poca,
el preclaro maestro de muchas notabilidades cubanas.
La solidez de prinicipios y de carActer de este filtimo se estrell6
ante la estfipida brutalidad de Fernando VII y la ceguedad de los
hombres que lo rodeaban. Varela, a su vuelta, desencantado dc sus
paisanos y no queriendo vivir en pais esclavizado, prefiri6 destorrarse
6 ir A morir A Florida, donde reposan sus restos y de donde no han
consentido los floridanos fuera sacado el cadaver de aquel hombre
inmaculado.




Se puede decir que durante todo el siglo XIX la aspiraci6n del
pueblo cubano fu6 la "independencia", y A obtenerla se dirigieron
todos los esfuerzos de la mayoria de la masa ilustrada del pueblo cu-
bano, tratando do obtenerla pacificamente primero, resolviendose
pronto A obtenerla de cualquier mancra y h apelar A la fuerza si
fuera precise.
No es decir esto que no faltaran entonces como ahora sus Judas,
es decir, cubanos espafiolizados; asi como tenemos en esta epoca eu-
banos americanizantes.
No se ocultaba al gobierno espafiol el fermento revoluciorario que
existia latente en la sociedad cubana, y por eso el criterio espafiol ha
sido siempre que el argument mis persuasive ha sido siempre el ga-
rrote y el palo; pronto le veremos poner en prActica el sistema.
Ya en el afio 1822, en las Cortes espafiolas, el padre Varela y sus
compafieros hicieron conocer las tendencies liberals de los cubanos,
aunque no hicieron declaraciones francas por ]a independencia, si
indicaron la conveniencia de establecer la autonomia del Canadi;
verdad es que sus esfuerzos fueron infitiles y hasta contraproducentes.
Por eso di6 carpetazo y hasta se mostr6 hostile a la Exposicio( del
Real Consulado de Agricultura, Industria y Comercio do la Habana,
escrita por su Secretario Valle IIernAndez; manifestaciones hechas
pfiblicas diferentes veces por el doctor Jos6 Agustin Castellanos,
Francisco Arango y Parrelio, Jos6 del Castillo, Nicolas Ruiz, Jos6
Agustin Govantes y Leonardo Santo Suarez.
El padre Varela y tambi6n se puede decir sus discipulos, Saco,
Escovedo, Gonzalez del Valle, Luz Caballero y Domingo Delmonte
fueron el foco del cual debia esparcirse por la tierra cubana la luz
de la libertad. Sembraron el germen de la idea, cuya propagaci6n
6 traves de ruinas y raudales de-lAgrimas -y de sangre debia llevar al
pueblo cubano A conseguir su ideal: la libertad y la independencia.
A la epoca de la propaganda debia seguir pronto la de la acci6n;
A los suefios y deseos sucederian los derechos.








-33-


El Gobierno espafiol, en vez de abrir una era de reforms espansivas,
prefiere la fuerza, la represi6n, y por eso, en contra del parecer del
Consejo Supremo de Indias, promulga la real orden de 28 de Mayo
de 1825, otorgando A los Capitanes Generales, todas las atribuciones
que por las reales ordenanzas se conceden 6 los gobernadores de
plazas sitiadas.
Con Vives se inaugura en Cuba el regimen de gobierno abso-
luto, que trajo como secuela el juego y la inmoralidad, corrompien-
do la sociedad como medio mejor de dominarla, usando de este
modo dos buenos recursos: el vicio que corrompe, y el palo que
aterra.
El sentimiento antiespafiol era tan visible, que los extranjeros
lo notaban; asi Mr. Roberto Madden, al hablar sobre Cuba, dice:
"que todo lo que en esta tierra significa instrucci6n, talent 6 influen-
cia, revelaba una violent animosidad contra la madre patria y una
perseverante aspiraci6n a la independencia." Y Mr. Ampere, en su
libro "Promenades en Am6rique", describe:
"Hay entire espafioles y criollos una enemistad inconcebible. Los
cubanos no quieren ser espafioles y no se consideran como tales. El
descontento domine en todas las classes: todas concuerdan en sus
quejas contra la dominaci6n espafiola."








-34-


CONSPIRANDO


En el afio 1823, al comenzar el mando de Vives, Jos6 Dumas Val-
des y Alejandro Campos denuncian la existencia de una asociaci6n re-
volucionaria llamada de los "Soles y Rayos de Bolivar."
El jefe era Jos6 Francisco Lemus. Las proclamas lanzadas por
este estaban fechadas: "Cuartel General de Guadalupe, sobre los mu-
ros de la Habana." Calificaba duramente la dominaci6n de Espaila,
manifestando que la distancia de la metr6poli impedia el buen go-
bierno, dando lugar a la venalidad y corrupci6n de los empleados,
fomentando el desorden y los fraudes de la administraci6n; que era
Espafia impotente para destruir la pirateria que infestaba nuestras
costas. Indicaba que con el restablecimiento del despotismo en Es-
pafia, habia venido, por consiguiente, el aumento de opresion en el
pais, y exhortaba A los cubanos A que se unieran para conseguir la
libertad y la independencia de Cuba."
Fueron comprendidos en esta causa Ignacio FMlix del Junco, An-
dres Silveira, Francisco Cirrea, Pedro Rojas, Juan Jorge Peoli, Pedro
Pascasio de Arias, doctor Juan Jos6 HernAndez, impresor Miguel Oro,
Martin Mireses, el argentino Antonio Miralla y el gran poeta Heredia.
Por fortune para 6stos no habia llegado amin la 6poca sangrienta,
y los salv6 el espiritu tolerante de Vives, que decia: "no eran esos
solos los conspiradores, pues el mal habia invadido toda la Isla, A la
manera que un caudaloso rio en su avenida, se extiende por dilatadas
campifias."
En 23 de Octubre de 1823 salian de New York para La Guaira,
con objeto de entrevistarse con Bolivar y pedirle su concurso para rea-
lizar la revoluci6n en Cuba, Gaspar Betancourt Cisneros, Agustin
Arango, Jos6 Aniceto Iznaga, Fructuoso del Castillo y Antonio
Miralla.
Iban como comisionados de Juntas organizadas en la Habana, Tri-
nidad, Puerto Principe y Jamaica, Antonio Abad Iznaga, Jos6 Ram6n
Betancourt, Jose Lamadrid y Vicente Rocafuerte, que mas tarde fue
President del Ecuador.
Estaba entonces Bolivar ocupado en Ila guerra en el Periu, y no
pudieron verlo, pero se entrevistaron con el general Santander, que
les aconsej6 dejaran a Miralla para que 6ste, A su tiempo les sirviera
de intermediario.
Qued6 Miralla en Colombia, retornando los otros A los Estados
Unidos.
A fines de 1824 se entrevist6 con Bolivar en Lima, como comisio-
nado, el licenciado Jos6 de Jesfis Arango, que fu6 bien recibido por el
Libertador, quien le dijo: "que hacia much tiempo tenia el prop6-








-35-


sito de arrojar h los espafioles de las Antillas, para extinguir para
siempre su dominaci6n en AmBrica, que asi se lo habia ofrecido al
coronel cubano Jose Rafael Heras, muerto her6icamente al servicio
de Colombia."
Esti comprobado que era este uno de los suefios de Bolivar, cuya
realizacin demor6 en parte, la sublevaci6n de Bustamante en el Peru,
segun asegura Paez, y tambien, principalmente, la oposici6n y exi-
gencias del gobierno americano.
Asi se pueden ver en la comunicaci6n official que el ministry ame-
ricano Mr. Toryk, acreditado en Madrid, le remiti6 A Mr. Adans, Se-
tario de Estado de los Estados Unidos, en 20 de Noviembre de 1823,
y en las instrucciones dadas a los comisionados americanos en el Con-
greso de Panama en 1828; y mis precisos son los terminos en que se
expresan esos sentimientos en el mensaje presidential del afio 1826,
cuando al hablar de Cuba, dice: "Es incesario detenerse en este par-
ticular, ni decir mAs, sino que todos nuestros esfuerzos con referencia A
este interns, se dirigiran a conservar este estado de cosas, la tranquili-
dad de aquellas Islas y la paz y seguridad de sus habitantes."
El gobierno americano, ademAs, solicit de Colombia, que se sus-
pendiese toda expedici6n contra Cuba y Puerto Rico.
En el afio 1825 se organize en M6jico la "Junta Promotora de la
Libertad Cubana", organizada por Antonio Abad Iznaga, Jose Teur-
be Tol6n, Roque de Lara, Pedro Lemus, Antonio Jos6 Vald6s, Anto-
nio de Unzueta y Heredia.
Contaban con el apoyo del president de Mexico, Guadalupe Vic-
toria, gran protector del poeta Heredia.
Como en Colombia, tropezaron tambi6n con la oposici6n del go-
bierno americano, pues este temia que se provocaran des6rdenes en el
Sur, si proclamaban los cubanos la abolici6n de la esclavitud, como
era de esperarse.
A principios de 1826 se preparaba en Camagiiey el desembarco
de un grupo revolucionario que debia venir en el balandro "Marga-
ret", entire los cuales venian Alonso y Fernando Betancourt, Bartolo-
m6 y Mariano Castillo, Ram6n Guerra y otros, pero desistieron de ello
al tener noticias de que habian sido press y ahorcados el 16 de Marzo
de 1826, en Puerto Principe, los j6venes Francisco Agiiero y Velazco
y Bernab6 Sinchez, que habiendo sido desterrados el afio 1823, habian
vuelto A la Isla con objeto de reclutar adictos, y que estando escondidos
en una finca pr6ximos a Puerto Principe, habian sido denunciados.
Son las primeras victims political, cuya sangre generosa se de-
rrama por la libertad y la independencia.
El period de mando de Vives, de 2 de Mayo de 1823 A 15 de Ma-
yo de 1832, en que se abri6 el period de sangre con la muerte de Fran-
cisco Agiiero y Bernabe Sanchez, no fu6 duro gracias al carActer tole-








-36-


rante de 6ste. Casi al final de este period denuncia Jos6 Julian Solis
la conspiraci6n de la Gran Legi6n del Aguila Negra. Este era el nom-
bre de una logia mas6nica creada por el padre habanero, Chavez.
Fueron press varies conspiradores por el teniente rey Jos6 Ca-
daval, el que los entreg6 la Comisi6n military para ser juzgados, la
que sentenci6 en 5 de Agosto de 1830, condenando a muerte a Solis,
V6zquez, Avila, Pacheco y Escalada, pena que se les conmut6 por la
de presidio; que se le impuso tambi6n UJgarte. Solis, el denuncian-
te, fu6 absuelto.
En Matanzas fueron condenados a muerte Rojo y Francisco Sen-
manat, de la Habana, y h Luis Ramirez y Andr6s de la Flor; y h 10
afios de presidio A Francisco de la O. Garcia. Todos fueron indulta-
dos en 1832.
Durante el mando de Vives, los cubanos de buena fe pretendieron
extender la cultural en el pais, y fundaron peri6dicos importantes, co-
mo La Aurora, de Matanzas, y la Revista Bimestre.
Se fund la Academia Cubana de Literatura, que tanto bien de-
biera haber desarrollado para la civilizaci6n y cultural del pais; pero
estos adelantos y las doctrinas anti-esclavistas que de sus propaganda
se desprendian, debian sentar mal al element oligarca y negrero,
que, contando con sus influencias, lograron su destrucci6n, apoyados
para ello por las calumnias propaladas por los cubanos Juan Bernardo
de O'Gavan y Antonio Zambrana, los mismos que m6s tarde debian
usar para lograr la expatriaci6n de Jos6 Antonio Saco.








-37-


TACON


El dia 1. de Junio de 1834 se iniciaba en Cuba la 6poca tenebrosa
de sangre y lAgrimas con la llegada 6 la Habana como Capitin
General, de Miguel Tac6n, que habia de dejar en el pais inborrable
recuerdo, estableciendo y ahondando definitivamente la distancia entire
espafioles y cubanos.
Traia Tac6n, parece, malos recuerdos de como habia sido tratado
en Sur America, donde fu6 uno de los derrotados de Ayacucho. En
mal hora para Cuba lo dejaron con vida los colombianos.
Relleno de odio y sediento de venganza lleg6 a Cuba el proc6n-
sul, viendo en cada cubano un ciervo en el que podia y debia descargar
el 16tigo. Sus primeros informes A Espaia, fueron, que los naturales
de aqui, lo mismo que los de Colombia y Buenos Aires, no pretendian
otra cosa que sacudir el yugo espahol, por lo que se proponia domi-
narlos con mano de hierro, para que reinara la paz de los cemente-
rios, callAndose otro de sus prop6sitos: favorecer la trata de negros,
con la que podia enriquecerse.
La muerte de Fernando VII, acaecida en 1833, trajo como conse-
cuencia la regencia de la reina Maria Cristina y un regimen m6s li-
beral, promulgAndose la constituci6n el afio 1834, y expidi6 la reina
una amnistia general, con la cual pudieron retornar 6 la patria mu-
chos de los emigrados, que por su desgracia tuvieron que venir a cho-
car con Tac6n.
En las Cortes espafiolas, OlivAn abog6 porque se concediesen 6
Cuba leyes justas y amplias, en vez de la paz de los cementerios, esta-
blecida por Tac6n.
Como consecuencia de la amnistia volvieron 6 Cuba algunos emi-
grados, cuya presencia, en vez de abatir, exalt6 m6s el espiritu de los
cubanos, dando pretexto para que el proc6nsul pudiera saciar sus sen-
timientos de odio a los cubanos, en los que parece se proponia cobrarse
los dafios que le infirieron los colombianos; ademas, esta conduct le
granjeaba la simpatia de las masas de espafoles rabiosos y de los ne-
greros, que a su lado encontraban la manera de enriquecerse m6s
f6cilmente.
Pronto di6 principio 6 la 6poca de las prisiones y deportacio-
nes sin justificaci6n alguna, aunque encubri6ndolas con apariencias
de justicia, para lo cual tuvo a mano jueces services y venales.
Fueron deportados el marquis Calvo, el doctor Ubarrieta, licen-
ciado CuyAs, doctor Manuel Rojo, abogado Martinez Serrano, doctor
La Torre, el dominicano Laureano Angulo y otros m6s,. Para former
idea de la feroz conduct de este hidr6fobo, baste decir que en el es-








-38-


pacio de diez y ocho meses decret6 ciento noventa deportaciones y
conden6 a doscientas veinte personas & perpetuo destierro.
Como consecuencia de la constituci6n de 1834 fueron elegidos di-
putados, Andr6s Arango, Juan Montalvo y Castillo, Prudencio Eche-
varra, Serapio Mojarrieta y Sebastian Kindelin. Los trabajos de Ta-
c6n se encaminaron f impedir que realizaran el viaje y tomaran pues-
to en el Congreso; parece que al proc6nsul no convenia que hubiera en
la Cort- cubanos que, libres del efecto de sus garras, pusieran al des-
cubierto sus mataduras y crimenes. Logr6 su objeto, y no fueron los
diputados.
Dos afios mas tarde, fueron electos para diputados, Jos6 Antonio
Saco, Francisco de Armas y Nicolas Escovedo. No podia ir Cuba me-
jor representada; pero el Congreso espafiol cerr6 sus puertas A la no-
table representaci6n cubana, a pesar de las protests y reclamaciones
de Saco.
Como es natural comprender, tan notorias injusticias y menospre-
cios iban acentuando cada vez mas el espiritu revolucionario, hacien-
dose ya impossible sufrir tantas vejaciones.
Cada vez que en Espafia se promulgaba la constituci6n, tenia re-
sonancia en Cuba, ya en Matanzas, el capitin Gaspar Rodriguez de
Vera, seguido de algunos soldados, A las doce del dia, en la plaza de Ar-
mas, lo habia hecho; pero el pueblo permaneci6 impasible, y el promo-
vedor se vi6 obligado a esconderse en el campo hasta que pudo em-
barcarse para el extranjero.
Toc61e esta vez A Santiago de Cuba. Gobernaba en el Departa-
mento Oriental el brigadier Manuel Lorenzo, de abolengo liberal, co-
rreligionario de Torrijos y Riego; era, adem6s, bien quisto de la po-
blaci6n, que le ayud6 a efectuar el acto, y con toda solemnidad, acom-
pafiado de gran pfiblico, proclam6, el afio 1836, la Constituci6n en la
Plaza de Armas de Santiago de Cuba, con alegria aceptada por el pue-
blo todo.
No era Tac6n hombre para soportar tales himnos liberals, y
aunque en verdad el pais no hizo alarde de armas, content6ndose con
aplaudir lo hecho, no tard6 en mandar fuerzas sobre Santiago de Cuba,
organizando una column que llam6 pacificadora, aunque nada tenia
que pacificar.
Cuando esta lleg6 A Santiago, el general Lorenzo se habia em-
barcado, y poco pudo hacer Tac6n 6 pesar de sus malos deseos, vol-
viendo las cosas a su ser y estado, para que el pueblo cubano com-
prendiera de una vez, si es que alguna lo habia dudado, de que en
Espafia podia haber constitucidn y leyes, pero en Cuba no existia
otra que la voluntad de un soldado ordinario con atribuciones de un
gobernador con mando en plaza sitiada.
Parece que con objeto de realizar mejores especulaciones, se tra-








-39-


baj6 para obtener la Real Orden de 19 de Abril de 1837, por la cual
se pudiera disponer de las Rentas de Ultramar, sin la intervenci6n de
los diputados antillanos; lo que no nos extrafia, pues los apuros del
Tesoro espafiol A consecuencia de la guerra, no debian ser pequefios,
y alguna vez tuvieron que recurrir al Tesoro cubano, para que con
today prontitud se cubriera un empr6stito de 5.000,000 de pesos.
El empr6stito fue cubierto en horas y remitido con igual breve-
dad. Su cobro ain esta pendiente.
Como las armas de las cubanos eran en aquella 6poca los versos,
publicamos ocho de un soneto que circul6 en aquellos dias con mo-
tivo del emprestito. Su autor fu6 Prudencio Echevarria, copiamos
estas cuartetas:

"Cinco millones, aprestad cubanos,
Y otros cinco, cien veces, de seguida;
Salvad a Espafia: suya es vuestra vida
'Aunque de burlas, os titula hermanos.
Vasallos siempre, nunca ciudadanos:
Cuba en feudo inmortal esta erigida;
Dormid en la inacci6n no interrumpida,
Y aunque os vendan, roncad como africanos."

Parece que por aquellos dias circulaban los rumors de que la
colonial iba A ser vendida, con sus habitantes A conteo, como si fueran
ganado. Estos rumors, circulados con mas 6 menos verosimilitud y
buena fe, producian entire el pueblo mayor exaltaci6n en contra del
gobierno y de los gobernantes.
Funcionaba entonces como Intendente, Pinillos, cubano de naci-
miento, quien era reconocido como de gran inteligencia, conocimientos
y honradez, tanto en Espafia como en el extranjero. Su honrada ges-
ti6n habia levantado el cr6dito en el extranjero, y tenia ademas gran
concept en la Corte, donde tenia apoyo y relaciones.
Habia venido siendo un freno a los desmanes de Tac6n y sus
amigos, A los que sabia contener con su carActer. No dispuesto A
dejarse imponer cuando estaba en su derecho, el choque con el pro-
c6nsul, era inevitable. Surgi6 6ste y la Corte di6 la raz6n A Pinillos
en el pleito establecido, fallo que el empleado supo decidir con la
remisi6n de una fuerte suma. Parece que la fuerza de este argu-
mento determine al Gobierno a mandarle el relevo al General Tac6n,
aunque para suavizar el golpe lo condecoraron con el Tois6n de Oro.
El pueblo recibi6 la noticia con extraordinario jfibilo, expresan-
dolo con versos y cantares, algunos de los cuales se hicieron tan popu-
lares que ban llegado hasta nuestros dias. El odio al tirano que tantas








-40-


desgracias produjo en Cuba, se express de todas maneras. Entre las
despedidas se recuerda 6sta, de un cubano de buen humor:

"Permita Dios, te trague una ballena
En esos mares de olas infinitas,
Y te vaya a soltar hecho... bolitas
A la playa mayor de Cartagena."

que era el lugar de su nacimiento.
El 16 de Abril de 1838, sucedi6 en el mando a Tac6n, Joaquin
Ezpeleta y Enrile, que tuvo el puesto hasta Febrero de 1840, en que le
sucedi6 Pedro Tllez Gir6n, Marqu6s de Anglona, & quien relev6 en
10 de Marzo de 1841, el GeneralGer6nimo Vald6s Sierra.
-Estos gobernantes, personas cultas, de fino trato y de buenos sen-
timientos y prop6sitos, dejaron grato recuerdo en el pais, viniendo a
ser como calmantes aplicados A la excitada opinion pfiblica, A la que
el sentimiento revolueionario de una parte, y de otra la conduct des-
p6tica, cruel y deprimente de Tac6n habia puesto en tal situaci6n, que
de continuar hubiera producido una explosion inminente y ripida.








-41-


O'DONNEL


Tom6 posesi6n de la Capitania General de Cuba, Leopoldo O'Don-
nell, el dia 26 de Octubre de 1843.
Los mandos de Ezpeleta, el Marques de Anglona y del General
Valdes, habian contribuido A calmar en parte la efervescencia popular
y afin se cernian por los aires los siniestros recuerdos del feroz Tac6n.
En muchos se alimentaba la esperanza de que ain, a pesar de todo,
podia esperarse algo de justicia de parte del gobierno de Espaiia.
Un grupo de patriots matanceros, en su mayor parte hombres
acaudalados y de representaci6n, viendo las sefiales de los tiempos y
queriendo adelantarse A ellos, puestos de acuerdo, resolvieron presen-
tar al Capitdn General, Leopoldo O'Donnel, Gobernador de la Isl,.
una exposici6n redactada por Jose Francisco Lamadrid y firmada por
todos ellos, en la cual se expresaba de modo claro y precise la nece-
sidad de abolir la esclavitud, suprimiendo la trata, media que juz-
gaban salvadora para evitar un porvenir desastroso, pues consideraban
que de no hacerse asi, el pais estaba abocado 6 tremendas complica-
cionis, que no podrian tener otras soluciones que la complete ruina
6 la emancipaci6n.
Los patriots habian conseguido que la exposici6n fuese tambi6n
firmada por el gobernador de Matanzas. De acuerdo 6ste con el Ca-
pitin General, que supo el proyecto, hizo que por el gobernador no se
le diera curso A la exposici6n, y dindole caricter politico al hecho, re-
solvi6 aplicar a los promoventes de la exposici6n, ligeras prisiones co-
mo media general, desterrando fa paises extranjeros a los mas carac-
terizados, como a los hermanos Guiteras y h Benigno Gener, que eran
las personas mas notables que figuraban al frente de los abolicionistas
que firmaban la exposici6n.
De esta manera se mataba en germen la propaganda abolicionista
y podria dArsele al hecho, como lo hicieron, caracter de conspiraci6n,
cuando no fue otra cosa que una petici6n en6rgica, franca y leal de
las pretensiones de aquel grupo del pueblo cubano.
El movimiento iniciado en Matanzas no podia ser mis noble y
generoso, pues casi todos los que firmaban la exposici6n eran hacen-
dados y poseedores de esclavos; movimiento que debia sentar mal no
solo A los negreros de Cuba, sino tambi6n 6 los esclavistas del Sur,
enemigos entonces de la libertad cubana.
iLos preconizadores de la libertad en America sosteniendo la
esclavitud del negro!
Sobrevino en esos moments un tumulto de esclavos en various
ingenios de Bemba, que tom6 mayores proporciones de los que otras
veces habian ocurrido.








-42-


Sublevadas las dotaciones de varias fincas, llegaron a reunir un
nimero de ciico A seis mil; dieron muerte A los mayorales y empiea-
dos de las fincas, dando fuego h los cafiaverales y marchando hacia
los poblados inmediatos para aumentar su nimero.
Faltos de direcci6n, de apoyo y de armas, fueron pronto someti-
dos & la obediencia por los campesinos, pues las tropas que salieron de
las guarniciones de Matanzas y Cardenas, llegaron cuando ya se habia
restablecido el orden.
A pesar de la ineficacia de los servicios de la tropa, al gober-
nador del departamento se le honr6 con el titulo de "Pacificador del
cuart6n de Bemba."
Este suceso de Bemba y el haberse evidenciado la ineficacia de la
tropa para contener el mal, hicieron temer a los hacendados que si
hechos de esa naturaleza se repetian y con mayor fuerza, tal vez se
eareciera de los recursos necesarios para contenerlos. Como finico re-
medio no encontraron otro que la abolici6n de la esclavitud, y de ahi
surgi6 la idea de presentar la exposici6n de que hemos hablado an-
teriormente.
Nos contentaremos con copiar lo que en aquella 6poca escribia
un contemporAneo de los sucesos, el patriota Juan Arnao:
"Denunciado en la citada fecha por el hacendado Esteban Ovie-
do, un plan de conspiraci6n que fraguaba la dotaci6n de esclavos de
uno de sus ingenios, cuyas proporciones indicaban contaminar las pr6-
ximas y lejanas comarcas, dedicadas A fincas de igual agriculture y
elaboraci6n, hall el gobierno un falso pretesto para el escAndalo; mas
esta clase de accidents no eran desconocidos en la Isla de Cuba, ni
nunca se les supuso de una trascendencia amenazante, por los fre-
cuentes fracasos que experimentaban en sus repetidos intentos, sin
concerto, sin recursos y sin mas resultado que breves y transitorias
perturbaciones, siempre terminadas en parciales asesinatos de los ma-
yorales 6 algunos miembros de las families que habitaban en las fincas
y en la fuga de los siervos insubordinados; buscando refugio en los
bosques, de las matanzas y las persecuciones 6 de los crueles castigos
que les esperaban; de donde eran sacados mhs tarde, aporreados y
maltratados para ser nuevamente compelidos h las duras labores del
campo. Los cubanos no participaron de la alarm, que p rodujeron los
espafibles, comprendiendo que estos escogitaban un origen y una causa
para poner en prhctica,sus estafas y.espoliaciones, siempre insaciables
de sangre y oro, que fueron los puntos objetivos de aquella encarni-
zada embriaguez. A pesar de la resistencia que le opusieron los ha-
cendados, precaviendo toda la maldad de la trama; no pudieron con-
tener el desarrollo de los mal6ficos planes que se llevaron a cabo, ejer-
citando las funciones de la Comisi6n Militar, compuesta de ocho fis-
cales y un Tribunal 6 Consejo peor que el de Pilatos, agregando todas








-43-


las Tenencias de Gobierno y Capitanias de Phrtido de todos los dis-
tritos, que con los sobrados achaques de la milicia, corrian jubilosos
a participar de la mina puesta en explotaci6n. Como el trueno de la
prefiada tempestad, caian sobre los ingenios, cafetalcs y potreros, cu-
yos duefios, por evitar el desastre y la ruina, que era la consecuencia
de aquel orden de cosas, recurrieron al soborno de los fiscales en colu-
si6n con los jueces, y el remedio fu6 peor que los males, porque este
paso vino a despertar m6s y m6s la codicia y la sed de sangre de
aquello canibales, y he aqui que extendieron la calumnia a los libres
y libertos negros y mulatos que iniciaban un plan de revoluci6n que
aun sin pruebas para aseveradas aserciones, existe en supuesta conje-
tura y en la oscuridad del misterio y que no bastaron a arrancar una
confesi6n satisfactoria la tortura de la flagelaci6n y las m6s inauditas
penas aflictivas.
Matanzas, Giiines, Cardenas y Sabanillas, sin excluir las Cinco
Villas con toda su comarca, fueron el teatro de aquellas horrorosas es-
cenas. Once pardos libres, todos hombres de inteligencia y buena re-
putaci6n, con el poeta Pldcido A la cabeza, fueron ejecutados 6 la vez
en la primer ciudad predicha, como un preludio del tr6gico drama
que habria de continuar; los ingenios Holanda, Acana, Triunvirato y
various otros de CArdenas, Cimarrones, Bembeta y 'Macurijes, fueron
los lugares destinados a presenciar y 6 recibir los raudales de sangre
y de l6grimas de aquella hecatombre. Cuarenta mil hombres, mujeres
y nifios de color, libres y esclavos, fueron azotados atados en escaleras,
donde muchos exhalaban el filtimo aliento extintos de sangre, gemido
por gemido, suspiro por suspiro, hora por hora, instant por instant.
Descarnadas ya las formas abultadas de las nalgas de que est6
dotada esa raza, visible la estructura osifica, se continuaba el castigo
de arriba a abajo en toda la parte posterior de pies a cabeza. Ninguno
recibi6 menos de cien golpes doubles, esto es, por/un verdugo A cada
lado y A punta de fuete. No se respetaba color, clase, edad, estado,
sexo, ni condiciones, todos pagaron tribute A la barbarie. Oimos decir
A un medico, Florencio Tapia, present en el acto, observando el caso
como digno de cita en su profesi6n: "cuatro mil azotes le han dado A
un negro y est6 mfs fresco que una lechuga." Sobre cuatro mil expi-
raron en aquel martirio horrendo, adem6s de los que fallecian en el
curso de la noche; que no habiendo bastante gente para enterrar los
que no quemaban, los dejaban en el campo insepultos; permanecian
cadAveres en los dep6stitos, donde quedaban hacinados por tres 6 cau-
tro dias consecutivos, mezelados con los vivos de las prisiones; siendo
pocas las c6rceles, hubieron de tomarse en las ciudades muchas casas
al efecto. Viciada la atm6sfera con gases y exhalaciones delet6reas,
amenazaba una epidemia 6 todos los habitantes;; los perros, compa-
fieros siempre del hombre en la vida pr6spera 6 adversa, estaban de








-44-


convite y concurrian al banquet y a las bacanales de sus amos, atrai-
dos por el olor de la sangre."
Para emplear los procedimientos que hemos narrado, no habia
contra las victims mas pruebas legales que indicios vehementes, lo
que juzgaban suficiente para declarar la culpabilidad y aplicar la
tortura.
Complicados en la causa, fueron en Matanzas el sastre Uribe, el
professor de mfisica Claudio Brindis y el traficante de ganado Miguel
de los Angeles Flores, hombres de color con buena posici6n' ins-
trucci6n.
Con objeto de obligarlos A hacer declaraciones fueron incomu-
nicados, y el fiscal Pedro Salazar, military y cubano, les anticip5 que
estaban complicados en la conspiraci6n de la gente de color.
Los dos primeros se libraron gracias A grandes influencias y al
dinero que pagaron; tanto Uribe como Brindis fueron desterrados A
M1xico.
El president de la Comisi6n conmin6 A Flores para que declara-
sc A sus c6mplices en el absurdo proyeeto de la conspiraci6n.
Era Flores alto, fuerte, altivo y valiente; preguntado, contest
lo siguiente:
"Si creyera causar agravio 6 deshonra A las dignas personas que
se proponen la abolici6n de la esclavitud, antes de mi confesi6n, mo-
riria en el tormento del castigo. He premeditado en los dias de inco-
municaci6n, que la noble causa de hacer libres A los esclavos les en-
grandece y que no soy.delator de crimenes degradantes. En este con-
cepto declare que mi confesi6n es la sentencia de mi muerte y que
protest contra toda acusaci6n de ser forzado A los estimulos del temor.
Declaro que me consta que se celebran frecuentes reuniones en casa
del senior Domingo Delmonte, donde concurren muchos caballeros ha-
cendados, abogados y otras personas ricas y nombran al senior Jos6 de
la Luz Caballero, al intendente Claudio Martinez, Manuel Cabrera,
pariente del Marqu6s Morales, el abogado Bombalier, los Tancos y
otros muchos que no recuerdo sus nombres."
La declaraci6n de Flores produjo honda sensaci6n: de la Sala
de la Comisi6n fu6 trasladado al Morro, donde se le hizo desapareeer.
Ya hemos visto por la exposici6n que se firm para presentarla
al General O'Donnell, que cubanos eminentes trabajaban francamente
y con lealtad para conseguir la abolici6n de la eselavitud en su pais.
Lauro honroso para Cuba y los cubanos, pues los mas ricos, mAs ilus-
trados y amos de esclavos, lo sacrificaban todo por library A su pais de
esa mancha.
El Gobierno espafiol, representante de los negreros, lo juzgaba
criminal, y aprovech6 el moment para hacerlos aparecer como com-
plicados en la causa de los negros. Domingo Delmonte, Felix M.








-45-


Tanco, Santiago Bombalier, el abogado Martinez Serrano, el sabio
Jos6 de la Luz Caballero y.hasta el intendente Claudio Martinez Pi-
nillos fueron complicados; los tres primeros fueron press y encausa-
dos, desterrado Delmonte A Espafia y Pinillos reservado hasta ulte-
riores procedimientos. Al c6nsul ingl6s, Mr. Tumbull, se le expidi6
su pasaporte.
Jose de la Luz Caballero se hallaba en Paris, y en breves dias se
present en la Habana al Capitfn General, para ser juzgado. Se le
orden6 el arrest durante las tramitaciones del juicio, y tras pocos
dias de prisi6n fue puesto en libertad.
Era Luz Caballero el idolo del pueblo cubano, y su prisi6n y
riesgo caus6 honda impresi6n en la Habana; su actitud ante el pro-
c6nsul espafiol fu6 digna, noble y altiva.
En su interrogatorio se content con decir si 6 no; que no habia
figurado en la conspiraci6n, y que A desmentir esa impostura habia
venido de Paris, rindiendo culto a la verdad, y agreg6 que habia con-
sagrado la mayor parte de su vida en restaurar las hei-idas inferidas
a Cuba por el injusto gobierno de Espafia.
Los crimenes cometidos por aquella gente di6 lugar A luchas en-
carnizadas, entire ellas al repartirse el botin, y para borrar las huellas
de sus infamias se hizo un incendio casual donde se quemaron gran
parte de los process. Imposible les sera que entire tantas victims
como hicieron no quede rastro indeleble de sus atrocidades.
El abogado Bombalier se hizo absolver, pues haciendo recoger los
papeles rotos diariamente en las oficinas, se dedic6 a pegarlos en una
tela, rehaciendolos y pudiendo de esa manera presentarles pruebas
fehacientes de sus delitos.
Esta hecatombre llen6 solo el period de mando de O'Donnell,
el que dej6 el 20 de Marzo de 1848 & su sucesor Federico Roncaly,
Conde de Alcoy.
A O'Donnel no lo ahog6 la sangre derramada ni lo mat6 su con-
ciencia.








-46-


NARCISO LOPEZ


El 20 de Marzo de 1848 tomaba posesi6n de la Capitania General
de Cuba, Federico Roncaly, Conde de Alcoy, persona culta y de bue-
nos sentimientos.
La horrible carniceria llevada A cabo por O'Donnell, cubriendo
e'on una niebla de sangre, habia aterrado de tal manera al pueblo, que
los sentimientos revolucionarios parecian apagados, muertos, aunque
si habian dejado latente un ddio mortal entire espafioles y cubanos,
aumentado cada dia mAs por la altivez y abuses de los primeros; a
la vez que la riqueza de los segundos, les hacia insoportable sufrir
A aquillos, A quienes juzgaban por sus modales, posici6n 6 ignoran-
cia, inferiores A ellos.
Tal vez el panico 6 la impotencia los obligaba A la sumisi6n; pero
en cambio su altivez los incitaba 6 la lucha.
Perdidas las esperanzas de obtener justicia de Espafia, conven-
cidos de que con su propio esfuerzo y sin apoyo extrafio no podian
dlerrocar el regimen existente, deslumbrados por el crecimiento de los
Estados Unidos y credulos de la atm6sfera legal de libertad que se
decia alli existia, pensaron en buscar amparo y protecci6n. Y surgi6
la idea anexionista en Cuba.
En Enero de ese afio, un grupo de cubanos levant6 la bandera
del nuevo partido, A cuyo frente aparecia Gaspar Betancourt Cisne-
ros, el Lugarefio; A su lado estaban Lorenzo de Allo, Crist6bal Madan,
Cirilo Villaverde, Pedro Jos6 Morillos, Ram6n de Palma y otros.
Fundaron en New York el peri6dico La Verdad, con objeto de
sostener la nueva doctrine y hacer eficaz propaganda. Le ofrecieron
la direcci6n a Jos6 Antonio Saco, que estaba en Paris, pero 6ste no
Ia acept6, diciendo que por el contrario se oponia 6 esa idea y que la
c:ombatiria, como lo hizo con tes6n; el preferia obtener de Espafia la
autonomia.
Fu6 esto gran desgracia, pues vino A dividir el pensamiento cu-
bano, d6ndole esta division fuerzas al contrario. Los anexionistns
continuaron con mayor tes6n. Lo que prueba que ni unos ni otros
conocian al pueblo, ni tenian confianza en 1l.
El afio 1847 habia sido destinado, como gobernador de Trinidad,
el general Narciso L6pez, venezolano de nacimiento, que habia pelea-
do en su tierra A favor de Espafia y distinguidose much en la guerra
carlista, siendo considerado como una de las mejores lanzas del ej6r-
cito espafiol.
Su car6cter franco y costumbres le granjearon pronto grande
simpatias en la localidad, y esta circunstancia llam6 la atenci6n del
Gobierno, que sospechando de 6l, lo relev6 del mando.








-47-


L6pez permaneci6 en Trinidad, y buscando trabajo en el campo,
empez6 la explotaci6n de la mina por unos llamada Victoria y por
otros La Rosa Cubana.
No se le habia ocultado al venezolano el estado latente de descon-
tento.y malestar que fluctuaba en la atm6sfera, y con el pretexto de
acudir A los bailes y gallos, fu6 adquiriendo gran partido entire los
campesinos; su falta de relaciones hacia poco fructifero su trabajo.
Pero pronto hizo amistad con Jos6 Sanchez Iznaga, jovein ste d-
una de las primeras families de la localidad; cubano exaltado y vehe-
mente, fue el primer auxiliar de L6pez, introduci6ndolo en todf.s los
centros, tegiendo entire ambos una red revolucionaria que abarcaba
por complete el Departamento de las Villas.
La propaganda era extensa y poco precavida, teniendo adoetos
entire las classes pudientes; se hacia 6sta con tan poca prudencia, cae
pronto hubo quien delatara lo que ocurria al Capit6n General
Roncaly.
Este soldado, noble, caballeroso y leal, procedi6 con L6pez de una
manera tal, que no tiene semejanza en la historic de los gobernantes
espafioles en Cuba.
Roncaly y L6pez habian sido compafieros de carrera, fomentando
una leal amistad de la cual no quiso olvidarse el noble soldado.
Al delatarse la conspiraci6n, mand6 A L6pez una carta, cuyo
extract es poco m6s 6 menos el siguiente:
"En el dilema de la fidelidad al Gobierno 6 la lealtad al amigo,
he resuelto tu salvaci6n. Ha llegado A mi poder la denuncia de la
conspiraci6n contra el soberano que miltuamente hemos servido. Y
al creerte en reciproca correspondencia en igual caso, te anticipo el
aviso.
L6pez atraves6 con rapidez la Isla, pas6 por Matanzas, donde
nombr6 al ingeniero Carrera agent para que prcparase el terreno
para sus ulteriores proyectos, y embarcAndose, pas6 6 los Estados
Unidos.
Roncaly orden6 la prisi6n de los complicados en la conspiraci7i,
y 6 Sanchez Iznaga y A Villegas los hizo llamar a la Habana; por ser
los principles, los retuvo press unos dias y amonest6ndoles mas tar-
de los puso en libertad, reprimiendo la rebeli6n, dejando asombradew
i los cubanos, poco acostumbrados A ese modo de proceder.
S6nchez Iznaga al verse preso, sinti&ndose amenazado de muerte,
que era lo probable dado el procedimiento espafiol, imagine hacer de-
claraciones a Roncaly, le hizo career que la conspiraci6n tenia grandes
ramificaciones en la Isla toda, donde espafioles, cubanos y extranje-
ros, comerciantes y hacendados, de acuerdo con los Estados Unidos,
estaban convenidos para conseguir la independencia de Cuba. Y que
6l suponia que el Capit6n General debia estar dispuesto a salvarla








-48-


del peligro que corria en vista de las miras sobre las colonies ameri-
canas de la Repfiblica francesa.
Que los Estados Unidos preparaban una escuadra para protege
el movimiento de emancipaci6n de Cuba, auxiliados por cinco mil
americanos, resto del ej6rcito invasor de M6jico, que se hallaban en
Veracruz, en espectaci6n de embarque para su pais.
Con anticipaci6n habia escrito Iznaga sobre esto A su tio Aniceto
Iznaga, que estaba en New York, dici6ndole la proximidad del grito
de insurrecci6n.
El viejo patriot Iznaga y otros various cubanos habian puesto
esto de manifiesto al Presidente Polk, que acogi6 la noticia y orden6
la march a la Habana de cuatro buques de guerra, para proteger A
los americanos y el movimiento de Cuba que se le anunciaba.
La entrada de los barcos de guerra americanos en la Habana, con
poco intervalo de tiempo despu6s de las revelaciones de Iznaga, ve-
nian a ser una confirmaci6n de ellas, lo que naturalmente impresion6
A Roncaly, y tal vez debido a ello juzgara infitil la prosecuci6n del
expediente incoado por la causa de conspiraci6n, por lo que orden6 la
libertad de los comprendidos en ella.
Sinchez Iznaga aprovech6 Ia primer oportunidad para pasar
a los Estados Unidos, donde se incorpor6 A L6pez y sus compaiieros,
que estaban en New York.
La primer intentona habia fracasado.
Tenia esta idea un mal de origen. Los revolucionarios cubanos
eran antiesclavistas; el apoyo que encontraban en el Sur de los Esta-
dos Unidos lo prestaban los esclavistas, con objeto de reforzarse con-
tra el Norte, afiadiendo a la causa negrera un Estado m6s.
iEsta diversidad de criterio, aunque por entonces no se manifes-
tara, habia de ser causa de entorpecimientos, que hicieron infructuoso
el trabajo, como sucedi6 mfs tarde, embarazando la march de L6pez,
que no queria hacer manifestaciones claras, en uno fi otro sentido.





La enemistad entire espafioles y cubanos era cada dia mas mani-
fiesta; las families evitaban de todos modo la entrada en sus casas, es-
pecialmente de los oficiales, que eran los que mas se exhibian. En
1849 daba la Sociedad Filarm6nica de Matanzas un baile en sus salo-
nes, en los que no tenian entrada mAs que los socios 6 aquellos que lle-
naran los requisitos indicados en sus reglamentos. Anteriormente, el
coronel del regimiento alli de guarnici6n pidi6, sin llenar requisite
alguno, papeletas de entrada para todos los oficiales de su regimiento.
La noche en que se habia anunciado el baile, desde muy tempra-








-49-


no fueron invadidos los salones por la oficialidad, como en casa con-
quistada.
Avisadas las families A tiempo, resolvieron, en vista de la ordi-
nariez cometida, que no asistiera nadie. Asi lo hicieron, aunque espe-
raban fatales consecuencias.
Permanecieron esperando los oficiales hasta altas horas de la no-
che; los j6venes, en tanto, desde las ventanas, veian y se burlaban del
papel desairado de aquellos bravucones.
Al dia siguiente, haciendo causa comfin el gobernador con los
oficiales, sin formaci6n de causa, fueron deportados los j6venes Joa-
quin Delgado, Joaquin Alvarez y los hermanos Calixto y Francisco
Sorondo. El mis comprometido era Plutarco GonzAlez, que logr6 es-
capar A los Estados Unidos.
Y pareci6ndole ain esto poco al senior gobernador, mand6 cerrar
la Sociedad, rematando en pfiblica subasta su mobiliario, destruy6
el gimnasio y dispuso como propio de lo ajeno, p rohibiendo en ab-
soluto toda clase de diversiones.
El malestar producido por atentados de esta indole dieron lu-
gar a casos semejantes, pues los sefiores militares se habian crecido
much, contando con la impunidad.
En la misma 6poca sucedi6 en Puerto Principe un caso andlogo,
pero que tuvo para los militares peor resultado. Como en Matanzas,
asaltaron la sociedad, las families se retrajeron; pero la juventud en-
tr6 en los salones y a viva fuerza lanzaron del edificio A los asaltantes,
que salieron mohinos y maltratados.
La excitaci6n popular fu6 tan grande, que el Gobierno tuvo A
bien, por esta vez, usar el procedimiento suave.
Public un bando, que llamaron de Buen Gobierno, por el cual
se declaraban como crimnales los actos mas leves. Establecieron
una dura censura de la prensa, lo que, puesto en practica, debia
darles fatales consecuencias. Por haber publicado Jos6 Ricardo
Fresneda un acr6stico, cuyo margen decia: "Libertad, vuestra
patria hijos de Cuba", fu6 condenado A muerte, lograndose, con
grandes esfuerzos, que le fuera conmutada la pena por la de des-
tierro. Como infidentes fueron condenados tambi6n tl poeta Miguel
Teurbe Tol6n,. Jos Manuel IIernandez, Jose E. lHernandez, Sebas-
tian Morales (El Lince), Cirilo Villaverde y algunos otros.
El Lince fu6 desterrado A Filipinas; Tol6n y J. HernAndez pu-
dieron irse A los Estados Unidos. Villaverde logr6 escapar de la
prisi6n donde estaba encerrado, sobornando al carcelero.
La esposa de Miguel T. Tol6n, Emilia Tol6n, A quien le sorpren-
dieron correspondencia de su marido, fu6 presa y encausada; pero
no hallando prueba alguna en su contra, tuvieron que ponerla en li-








-50-


bertad, pero desterrindola; sentencia que cumpli6 sin doblegarse
ni mostrar debilidad.
Al finalizar el afio 1849, se constituy6 en Puerto Principe la
"Sociedad Libertadora", con objeto de secundar los trabajos que se
tramaban en New York. Fu6 nombrado jefe de ella Joaquin de
Agiiero y Agiiero, fu6 6ste fundador de una escuela gratuita de ins-
trucci6n primaria en Gudimaro; al cumplir su mayor edad otorg6
ante notario escritura pfiblica dando libertad h sus esclavos, causa
,bastante para atraerse con el odio del Gobierno la persecuci6n con-
siguiente.




A su salida de Cuba emprendi6 L6pez, auxiliado por la "Junta
Cubana", los trabajos preparatorios para organizer una fuerte expe-
dici6n, que se prepare en Rhode Island y se denomin6 la de Worth.
Fracas6 6sta por haber prohibido su salida el president Zacarias
Taylor.
No se desanim6 L6pez, sino que ayudado por el Lugarefio y otros
mis, que proporcionaron lo necesario, a principios de 1850 tenia orga-
nizada otra, fuerte de 610 hombres, armados y equipados, que zarp6
del muelle de la "Levie", en la ciudad de Nueva Orleans, A bordo
del vapor americano "Creole", al mando del capitin Jones: mandada
por el general. L6pez y los coroneles americanos Ohara, Wit y Monce;
formaban, ademAs, parte del Estado Mayor, los cubanos Juan Manuel
Macias, Ambrosio GonzAlez, Jos6 Manuel HernAndez, Jos6 Sanchez
Iznaga, Francisco Javier Cruz y el argentino Doubal, del Ejercito de
Garibaldi, en Buenos Aires.
La primera noticia que tuvo el Gobierno Espafiol, fu6 la toma
de Cardenas, por el general L6pez, en la mafiana del 19 de Mayo
de 1850.
El vapor se habia presentado durante la noche, efectuando el
desembarco al amanecer. Dividi6 L6pez sus fuerzas en dos columns,
yendo una sobre el retain de la circel y la otra sobre la casa de
gobierno.
La guarnici6n de la c6rcel, recibe a los invasores con vivo y
nutrido fuego desde las ventanas, mientras 6stos debian sufrir
el fuego A pecho descubierto. Se adelanta L6pez y ordena a la tropa
"alto al fuego". "bQui6n lo manda?" preguntaron; "yo, Narciso
L6pez". La orden fun cumplida, y rendida la c6rcel, se tom6 po-
sesi6n de ella sin resistencia y puestos los press en libertad.
La casa de Gobierno continuaba defendi6ndose; L6pez le envia
un parlamentario intimindole la rendici6n, que rechaz6 con arrogancia
el gobernador; se le puso fuego al edificio y en breve termino se rin-








-51-


dieron el gobernador Florencio Ceruti, el capitan Segura y el teniente
Hernandez con el resto de la guarnici6n. Ces6 con esto el combat, y
A las seis y media de la mafiana eran duefios de la ciudad. La bandera
tricolor, magestuosa y ondulante, fue plantada en aquel baluarte
espafiol.
Sea por falta de conocimiento 6 efectos de la sorpresa, nadie de
la poblaci6n se les uni6; en vista de esto, y teniendo poca confianza
en la condici6n y discipline de la gente a sus 6rdenes, resolvi6 L6pez
reembarcar tras doce horas de estancia en la poblaci6n, es decir, 6 las
seis de la tarde, llevAndose los prisioneros y como treinta soldados y
un sargento que se le incorporaron voluntariamente.
Para proteger el embarque deja en tierra formadas dos compa-
iilas de americanos.
Cuando se efectuaba 6ste, se present el capithn Morales,
comandante de las fuerzas de caballeria destacadas en Coliseo, punto
a quince millas de CArdenas, trayecto que tard6 doce horas en re-
correr.
Cargan sobre los invasores, las compafiias de ret6n los reciben,
con un fuego vivo que los contiene, haci6ndoles nueve muertos,
entire ellos el sargento Carrasco.
A pesar de su presencia alli, se efectiia el embarque sin novedad
alguna.
En el combat de la mafiana, tuvieron los expedicionarios varias
bajas, cont6ndose entire los muertos el coronel Ohara, y dejaron cua-
tro dispersos, que hechos prisioneros, fueron fusilados al dia siguiente.
Al retirarse el "Creole", encall6 en un bajo, cercano al puerto,
siendo precise, para ponerlo A flote, lanzar al mar gran parte de las
municiones.
Amotinados los expedicionarios, se negaron A continuar la em-
presa, viendo asi L6pez confirmados sus temores. Avistados por el
vapor "Pizarro", emprendi6 este la persecuci6n. L6pez desembarc6
a los prisioneros en un cayo, y ya perseguido hizo rumbo a Key West,
A donde llegaron ambos barcos.
Al volver el "Pizarro" a la Habana sin poder hacer nada, fue-
ron mal recibidos, pues se decia que no se habian atrevido 6 atacar al
vapor filibuster, como se di6 desde entonces en llamar a los revo-
lucionarios.
Al retirarse las fuerzas expedicionarias, empezaron por prender
y encausar A various cubanos, que decian habian demostrado afecto A
los invasores. Asi fueron press los hacendados Francisco Betan-
court, Francisco Mancebo, el cabo de ronda Jos6 Fajardo y J. de Je-
sfis Mifioso, este filtimo logr6 fugarse. Un isleiio que habia prestado
un caballo al general L6pez para recorrer la poblaci6n, fue tambi6n
preso y procesado; al interrogarsele, contest que habia tratado A L6-








-52--

pez anteriormente y que le profesalia afecto y amistad, y al ser pre-
guntado si amaba a la reina de Espafia, contest que no la conocia.
Por ese solo delito fu6 condenado, y ejecutado en el garrote; el
pr6fugo Mifioso, condenado en rebeldia a presidio y los restantes fue-
ron puestos en libertad por falta de prueba.
Algunos han formulado cargo a L6pez porque los recursos para
la expedici6n del "Creole" fueron proporcionados por los esclavistas
americanos del Sur.
Sea 6 no sea cierto el cargo, hoy creemos que el general L6pez,
que perseguia el ideal de libertar A Cuba, iba a su objeto sin escoger
el medio.
La verdad es que las proclamas dejadas por el general L6pez tie-
nen en ese particular un lenguaje ambiguo y habilidoso, que pudiera
satisfacer A los dos criterios.
Como document curioso, no dudamos en reproducirlas:

"NARCISO LOPEZ, Jefe de las fuerzas cubanas;

Cubanos: Vamos A apresurar el dia en que la patria, libre 6 inde-
pendiente, tome el puesto que le corresponde entire las potencias de la
tierra por sus naturales derechos y por su actual importancia y po-
blaci6n; ese dia que ya seria ignominioso retardar, y desde
el cual podremos ostentar con orgullo, en el universe entero, un
nombre glorioso y national. Los compatriotas y los amigos vuestros
que me obedecerAn hasta llegar a 61, traen como yo la firme resolu-
ci6n de morir 6 conquistarlo. Esta es la mejor respuesta que puedo
dar a vuestro llamamiento y al homenaje que merece vuestro pa-
triotismo.
Espafioles y canaries: que asi en traje de soldados como sin 61
sois nuestros hermanos; pero que el opresivo Gobierno de Madrid y
sus agents quieren haceros nuestros enemigos A fuerza de invencio-
nes calumniosas, para mejor sujetarnos y explotarnos A todos; con-
templad la justicia de nuestra causa, y unidos como hermanos y opri-
midos, destruyamos para siempre la tirania en este bello suelo que
nos es tan querido, y alcancemos la gloria de aquel dia.
Hombres todos de todas las naciones: que vivis bajo el cielo de
Cuba, no lament6is mAs la esclavitud de sus hijos: se sabrAn hacer
libres y se harAn dignos de la libertad; apoyad sus esfuerzos y ellos
os bendeciran, y la gran causa de la humanidad os quedarA tambi6n
reconocida.
Tanta gloria, tanto bien no se adquieren sin grandes sacrificios,
voluntad fuerte y ciega decision para ejecutarlos.
La salud de la Patria, debe ser nuestro norte y nuestra ley su-
prema, y en tan solemnes moments, ciudadanos, ella os demand, que








-53-


cumplAis con las obligaciones que A su nombre impongo en los ar-
ticulos siguientes:
Articulo primero.-Desde la edad de quince ailos hasta la de
cuarenta, todo cubano tiene la obligaci6n de reunirse al Ej6rcito Li-
bertador, sin perder un instant, llevando consigo las armas que tnn-
ga y pueda adquirir.
Articulo segundo.-Los demAs cubanos deben tambien armarse
y adoptar una organizaci6n especial para cuidar el orden pilblico, de
nifios, mujeres y ancianos, cuyas vidas y seguridad se encoraiendan
al honor de todos los habitantes del pais, asi en las pob'aciones como
c-n los campos.
Articulo tercero.-Los extranjeros pueden tambien armarse, aso-
ciarse y reunirse con toda libertad, para cooperar a la conservaci6n
del orden pfiblico y proteger sus propiedades y families en comiin m
los demAs habitantes.
Articulo cuarto.-En las plazas principles de la poblaci6n se
enarbolarA la bandera de la independencia y nacionalidad cubana. y
todos los amantes de esa bandera deberAn usar la escarapela tricolor,
para reconocerse entire si y ser reconocido por el ejrcito que los sos-
tiene.
Articulo quinto.-Tan pronto como sea convenient y practice.
ble constituir6 un Gobierno Provisional y dar6 publicidad a una Cons-
tituci6n, tambien provisional, que hark de ley supreme hasta tanto
que libres los pueblos de esta Isla puedan ellos convocar una Asam-
blea constituyente que organic definitivamente el Gobierno y Cons-
tituci6n que les convenga.
Dado en el Cuartel General de
Narciso L6pez."

AL EJERCITO ESPAROL EN CUBA:

Llamado por habitantes de esta Isla, para ponerme al frente del
gran movimiento popular, que tiene por finico objeto su independen-
cia y libertad political, y apoyado en tan just causa por la fuarza
poderosa de un pueblo grande y generoso, llego hoy & estas playas A
la cabeza de tropas aguerridas, decidido A llevar A cabo la santa y glo-
riosa empresa.
Soldados: Yo s6 que vosotros sufris tambi6n por el despotis-
mo y aspereza de vuestros jefes; s6 que arrancados de vuestros hoga-
res y de los brazos de vuestros padres y hermanos por la ley bArbara
de las quintas, hab6is sido confinados h este otro mando, donde en
lugar de un trato suave que endulzara algmin tanto vuestra amargura,
os veis tratados como bestias y se os sujete en medio de la mis pro-
funda paz, A todas las fatigas y rigores de la guerra.











Antiguos compaieros de armas, vosotros me conoceis: yo tam-
bien os conozco: os he visto pelear en cien combates, s6 que sd6s va-
lientes y que mereceis recobrar la dignidad de hombres, yo os abro
las filas del ejercito de mi mando y os invito A ocupar en ellas un lu-
gar entire los campeones de la libertad. Asi podr6is contar con des-
canso y bienestar despu6s de la lucha, que sera breve, 6 con libre vuel-
ta A vuestros hogares, donde os llama la voz carifiosa de vuestras
families.
Soldados: Entre la libertad y la continuaci6n de vuestra servi-
dumbre ignominiosa... escoged. Pero pensad bien que con la es-
pada desnuda y dispuesto A no envainarla hasta dejar bien asegurada
la libertad de todo el pais, os llama como amigo
Vuestro antiguo General,
Comandante en Jefe del Ej6rcito Libertador de Cuba,
Narciso L6pez."

El efecto del golpe dado en C6rdenas, exalt6 el entusiasmo en los
primeros moments, causando la retirada profundo desencanto.
Hemos dicho antes que la frialdad de la poblaci6n habia sido el
efecto de la sorpresa, pues nadie esperaba semejante golpe, sin previo
aviso.
Cuando el afio 1848 pas6 L6pez por Matanzas con rumbo A los
Estados Unidos, habia dejado alli como agent general al ingeniero
CarrerA. Era este hombre apto, resuelto y de valor; no habia perdido
el tiempo, y los revolucionarios de 1822 estaban dispuestos A ayudar.
Francisco de la O. Garcia, Antonio Maria Rodriguez, los herma-
nos Portillo y los Hernandez Morej6n, gente respectable y poderosa,
contaban con la juventud, interesados en el 6xito; pero la falta de avi-
so paraliz6 el movimiento, que estaba trazado y previsto por PlAcido
Gener, que era el que estaba en contact con el pueblo.
El efecto de la retirada fu6 tremendo y explotado por los contra-
rios, que decian habia sido el parto de los montes aparecerse con una
expedici6n de 600 hombres despues de tanto tiempo. Como siempre,
hay quien quiere aparecer revolucionario sin serlo, y que en su fuero
interno se alegran de cualquier fracaso de intentonas que vengan 6
turbar la tranquilidad. De esa cria eran los comentaristas.
El esfuerzo de L6pez fu6 extraordinario, pues obra grande es
preparar una expedici6n de 600 hombres, con sus armas y equipos, de
tal magnitude es el empefio, que durante nuestras filtimas guerras de
independencia nunca hemos podido organizer otra de igual fuerza.
Con la noticia adversa coincidi6 otra que vino a agravar el mal:
la muerte de CarrerA.
Era este el agent m6s en6rgico, active y agitador, era el centro








-55-


de las comunicaciones conl las personas mds notables del nicleo revo-
lucionario; creyendo descubierto el hilo de la conspiraci6n, midi6 los
compromises de su situaci6n y no quiso ser preso.
Entre sus amigos que lamentaban su muerte, se dijo que se ha-
bia envenenado, aunque no hubo prueba alguna que confirmara la
sospecha.
.El desembarco en CArdenas del General L6pez, habia causado
sorpresa y entusiasmo con la noticia del 6xito; desencanto y p6nico
cuando se supo su retirada; que 6 los hombres el 6xito les da valor,
asi como la derrota los desalienta.
En Cuba en aquella 6poca habia muchos que querian aparecer
como revolucionarios, pero sin comprometerse, para no provocar las
iras del Gobierno; ellos preferian la infamia, la esclavitud, con tal
de que los dejaran vivir tranquilos; siendo bajos y cobardes, querian
cubrir las apariencias para que se.les creyera dignos y patriots.
Estos se asustaron al conocer la osadia de L6pez, pero al saber
su retirada se ensafiaron, diciendo que lo hecho era un engano y que
eso demostraba que no habia esperanza para los que sofiaban con la
libertad, y que s6lo buscaban lanzar al pueblo a un sacrificio iniltil.
En realidad existia el deseo de lanzar a los espaiioles del pais:
pero eran pocos los que estaban dispuestos A correr el peligro. Tenian
miedo y no querian confesarlo. Para estos la retirada de L6pez era
una bendici6n.
En cambio, habia una masa de pueblo resuelta a todo, para quien
L6pez era un idolo, 6 insoportable sufrir la arrogancia y descaro de
los engreidos espafioles.
Se conocian los trabajos llevados A cabo por Carrerd, y se decia
que habia cuatro mil cubanos con alguna organizaci6n y con sus jefes
nombrados, que estaban dispuestos A incorporarse 6 L6pez tan pronto
como 6ste desembarcara.
El trabajo de los espafiolizados hacia poco efecto en esa masa de
gente dispuesta, que acogia siempre los rumors que corrian de las
pr6ximas tropelias que iba a ejecutar el Gobierno y sus pros6litos.
Los que laboraban por la revoluci6n hacian el trabajo contrario,
comprendiendo que no debia .dejarse decaer el espiritu pfiblico;
circulaban la noticia del pr6ximo desembarco de L6pez, para tener
los Animos en tension.
En Matanzas, desde la supresi6n de la Sociedad Filarm6nica so
habian prohibido las diversions y bailes, pero se toleraban en .os
arrabales y suburbios los guateques al son ~el 6rgano, la flauta, el r1io-
lin y la guitarra, para los cuales nunca faltaba gente alegre y dis-
puestas. En una de esas calls se celebraba un bautizo entire misica
y alegria, habia risas y cantos, los copleros populares siempre han
tratado de halagar el sentimiento del pueblo, entire los cuales viven,








-56-


asi es que los que estaban en el bautizo decian amenudo un cantar en
aquella 6poca en boga:

"No te apures, china, que ellos volveran,
Y con esa harina comeremos pan."
A la puerta de la casa inmediata y ocupando la calle se aglome-
raba una masa de pueblo, que venia a oir A un hombre que, subido
sobre una mesa, lo arengaba, pintando con negros colors los siniestros
planes que, segin decia, pensaban desarrollar los sicarios del Gobier-
no; produciendo con esto extrafia excitaci6n entire su auditorio:
Rompiendo por entire el gentio que obstruia la calle, se encuadr6
en la puerta una mujer joven, gallarda, bien formada, de ojos gran-
des y negros, presentando su cara un conjunto bello, atrayente y se-
ductor, con voz vibrant interrumpe al orador y con desenvoltura y
facilidad se dirige al auditorio en esta forma:
"Pues si es verdad que esta noche van a prender muchos cuba-
nos y a violar las doncellas, como dice este hombre que esth hablando,
y h matar gente como en el matadero y los hombres lo consienten,
que nos den los calzones y se pongan las sayss" Una voz ronca y
fuerte sali6 del tumulto: "No deshonres tu casta, Marina, que antes
nos tienen que hacer picadillo."
!El interruptor era un hombre alto y fornido, mayoral de inge-
nios, que por su potente voz le llamaban Tormenta; su nombre era
Juan Manuel Alfonso; la mujer, Marina Manresa.
Las palabras de Marina levantaron el espiritu de sus oyentes,
produciendose un ligero tumulto, que atrajo al celador. Era 6ste un
cubano, quien para apaciguar los animos les dijo: "Sefiores, les supli-
co que no me comprometan. Ustedes no saben lo que pasa." "Ni tiW lo
que nosotros sabemos", le contest Antonio Madruga: "El patr6n
de la goleta Ram6n P.rez, que vino de Baracoa, dice que vi6 al vapor
Criollo, del general L6pez, en Punta Lucrecia, con que cria vergiienza
y bota las borlas del cochino gobierno."
L6pez en tierra!" se grit6 entire el pueblo, que repetia con entu-
siasmo la noticia.
"i Contra candela!", grit6 la voz del mayoral. "Vamos a levan-
tar la gente y A coger los soldados que estfn durmiendo en el cuar-
tel." El pilblico fu6 dejando desierto el lugar; el celador se escurri6
con rapidez a dar aviso al gobernador, que con la novedad, suspendi6
las 6rdenes de prisi6n por aquella noche.
SEn esos moments llegaban a la reunion tres hombres: Miguel de
Lara Acosta, Francisco Monzon y un frances amolador de tijeras lla-
mado Andrehs. Cada uno de ellos traia una carabina. "Miren la
muestra-dijo Lara-de las cien que he comprado y que deben po-
nerme esta noche en la margen del rio Yumuri."









-57-


Lara habia sido comisionado para comprar el armamento y
elegido como jefe. Dirigiendose al que habia estado exhortando
al pueblo, le dijo: "He venido A hacerle saber A usted que aunque
me han elegido para dar el grito esta noehe, como yo no soy military,
lo pongo A usted en mi lugar." Las species vertidas habian alejado
por complete al pfiblico. Solos ya los conspiradores, el nuevo jefe
traz6 el plan y di6 las 6rdenes.
Lara Acosta sali6 inmediatamente A citar los cien hombres que
en grupos de A cuatro debian acercarse al punto designado para estar
listos al toque de Animas de las campanas de la iglesia de la ciudad,
para partir A armarse y atacar inmediatamente la casa del go-
bernador."
El jefe pasaria A entrevistarse con los principles comprometi-
dos en el movimiento combinado para esperar la expedici6n.
El capitan retirado Pedro Acevedo, que podia disponer de mil
hombres y estaba nombrado jefe de la vanguardia, consultado sobre
la idea de adelantar la revoluci6n para evitar las prisiones que pre-
tendia realizar el gobierno, opin6 que no, y en filtimo caso esperaria
oculto en el campo la llegada de la expedici6n.. Se aferr6 A su con-
signa. Los demis hicieron lo mismo.
Al toque de Animas, patrullas del gobierno cubrian las boca-
calles.
Los cuatro comprometidos, estaban en el lugar convenido, es-
perando la llegada de sus compafieros.
Era Marina Manresa la prometida de Lara Acosta, y cuando 6ste
estaba dando los avisos A los grupos, lo habia seguido paso A paso.
Los cuatro hombres que esperaban en el punto de cita, sintieron
entire las sombras de la noche dos bultos que se les acercaban, y les
dieron el "i quien vive!" "Cuba", contestaron los reci6n llegados.
Eran Marina y Juan Manuel Alfonso, que la acompafiaba.
"He oido decir al sereno-dijo Marina A Lara-que esta noche
iba A correr sangre en el rio, y vengo A morir contigo; no me prives
de tan dulce muerte."
No le dieron credito y la obligaron A marchar acompafiada de
Alfonso; cuando 6stos se hubieron retirado, partieron ellos para el
sitio indicado; el camino estaba en bajada, teniendo de un lado el rio
Yumuri y por el otro un pared6n de arcilla inaccesible.
Los patriots entraron silenciosos y resueltos en aquel callej6n,
y cuando casi llegaban al bote, son6 una descarga de fusileria.
Los cubanos, sorprendidos, se decidieron A luchar dando vivas
y gritos que atrajeran al lugar A los comprometidos.
La tropa, para evitar los gritos, se lanz6 sobre el pequefio grupo,
luchando cuerpo A cuerpo, pufal en mano; aquella lucha en la oseu-









-58-


ridad produjo una verdadera confusion, en la que se herian sin con-
cierto.
Lara, que era muy fuerte, logr6 romper la fila de soldados y lleg6
A la ciudad; Monzon y el frances fueron hechos prisioneros.
El jefe se habia sostenido en el lugar; pronto llegaron los sere-
nos con los faroles trayendo camillas para retirar los muertos y heri-
dos; el jefe fue divisado y de nuevo empez6 el combat, hasta que
cruzado el cuerpo por las balas y rotas tres costillas, lo abandonaron
en el campo, juzgAndolo cadaver.
Marina y Alfonso habian fingido retirarse, quedando en una al-
tura inmediata al lugar. "Si no vienen los l1amados, el honor me
manda cumplir con mi deber"-dijo Alfonso al sentir los tiros; A lo
que contest ella: "Yo cumplir6 lo que he jurado a mi patria y a mi
amante."
i Los dos cayeron en aquella noche aciaga, victims sublimes del
deber!
El jefe abandonado como muerto, vuelve en si, se incorpora. es-
taba solo, no ve mas camino de salvaci6n que el rio, A pesar de su es-
tado lo vadea, pide hospitalidad en una quinta vecina, donde lo acoge
el encargado, un islefio, que lo delata al dia siguiente, y es hecho
prisionero.
El jefe era el patriota Juan Arnao.
Son eneausados y condenados a muerte. Roncali, al irse, les con-
muta la pena por presidio en Espafia. Concha, al llegar, les pone
en libertad.
A esto fu6 lo que se llam6 el "Encuentro del Yumuri", en la
noche del 8 de Octubre de 1850; fu6 la primera vez que los cubanov,
luchando en combat desigual, derramaron sangre espafiola y ver-
tieron la suya por la causa de la libertad y la independencia.


1851

El 13 de Noviembre de 1850 se habia hecho cargo de la Capitania
General de Cuba, Jos6 Gutierrez de la Concha.
Se puede decir que el sentimiento revolucionario se sentia en
toda la Isla, desde la Punta de Maisi hasta el Cabo de San Antonio;
la falta de prActica daba a estas conspiraciones poca cohesi6n, a pe-
sar de los esfuerzos de los emigrados, cuyos trabajos eran constantes.
Las medidas represivas empleadas por el Gobierno eran contra-
producentes, pues los cubanos, en vez de acobardarse, cobraban ma-
yores brios y mayor decision; los elements mas instruidos y ricos
daban el ejemplo de abnegaci6n y de valor.
Los sucesivos fracasos, iban dando experiencia, y permanecia la-








-59-


tente el calor revolucionario: se nota en el afio 1851 mks cohesion en-
tre los conspiradores.
En todos los puntos de America, done se reunian algunos cu-
banos, trabajaban por la revoluci6n y sostenian constantes relaciones
con los conspiradores de la Isla.
Casi siempre, y en este afio mis, el grupo de cubanos mas fuer-
te y efectivo residia en los Estados Unidos.
Una figure de gran representaci6n, el patriota ardiente, agitador
incansable, tipo caracteristico del cubano amante de su pais, "El Lu-
garefio", Gaspar Betancourt Cisneros, que residia en New York, uni-
do a Aniceto Iznaga, Miguel Teurbe Tol6n, Lorenzo Allo y otros m6s,
sostenian en constant excitaci6n el pais.
En Oriente se constituy6 una Junta compuesta por Jos6 Va-
liente, Hilario y Manuel Cisneros y Francisco de Paula Bravo, que
sostenian correspondencia con la gente de Camagiiey y la Habana.
Puestos de acuerdo con el comandante retirado Francisco Oberto,
y con various sargentos, preparan un golpe. Denunciados, fueron pre-
sos 6 desterrados los conspiradores, entire los cuales figuraban Valien-
te, Oberto, TomAis Asencio, Santacilia, Cayetano Echevarria y Luis
y Bienvenido HernAndez, siendo condenados a presidio en Ceuta.
El mismo espiritu existia en Camagiiey, donde el abogado Sera-
pio Recio, el doctor Arango, el doctor Provenza y Pedro Agiiero, cons-
tituyen otra Junta, nombrando jefe del movimiento 6 Joaquin de
Agiiero y Agiiero.
En ,Trinidad, Isidoro Armenteros, el abogado Francisco P6rez,
Jos6 Iznaga, Fernando Hern6ndez, Arcis y otros, de acuerdo con Ca-
magiiey, espcran la hora para levantarse.
En la Habana, el abogado Anacleto Bermfidez, Porfirio Valiente
y Rodriguez Mena, se constituyen para arbitrar recursos y preparar
el movimiento que debia apoyarlos en el moment precise.
El lazo de uni6n de todos estos preparativos, debia ser el general
Narciso L6pez, que incansable, preparaba en el extranjero otra pode-
rosa expedici6n, con la que desembarcaria en Cuba.
El plan, extenso y difuso, tenia tantos peligros, que podia pre-
veerse el fracaso; todos tan graves, que A pesar de las notables con-
diciones de los que lo preparaban, era dificil prosperase, sobre todo
si no se consegula la simultaneidad en el movimiento.
Decia el general Concha que Camagiiey era un nido de viboras, y
sobre 61 puso sus primeros empefios, nombrando gobernador del De-
partamento Central 6 Lemery, que se esmer6 en cumplir y sobre-
pasar los prop6sitos de su jefe.
La figure de Joaquin Agiiero y Agiiero era demasiado saliente
para que sobre ella no fijase su atenci6n el nuevo gobernador; sus
hechos y su ca'r6cter lo denunciaban como ardiente patriota, de ex-








-60-


tremados sentimientos filantr6picos. De buena position, fund y sos-
tenia, como hemos dicho anteriormente, una escuela gratuita en GuAi-
maro, y tan pronto como cumpli6 su mayoria de edad, hizo extender
ante notario escritura puiblica dando libertad A sus esclavos. A los
ojos del Gobierno ese era un crime imperdonable.
Para evitar las persecuciones de Lemery, se refugi6, en uni6n
de otros comprometidos, en los montes entire Tunas y Nuevitas, acam-
pando en la finca El Buen Refugio 6 La Piedra, de Juan Sanchez,
done se proponia reclutar algunos hombres.
Con 61 estaban Manuel de Jesfis Arango, Serapio Recio, Fernan-
do y Jos6 Ram6n de Betaneourt, Jos6 Joaquin Rivera, Melchor Silva,
Francisco de Quesada, Salvador Ulsneros, Agustin Castellanos, Fran-
cisco Agiiero y Estrada, Jos6 Maria Vald6s y otros.
Para solemnizar el aniversario de la independencia ame-
ricana, se sublevaron el dia 4 de Julio, pretendiendo asaltar las Tu-
nas, done entraron; pero confundidndose las dos secciones en que s>:
habian fraccionado las fuerzas, se hicieron fuego entire si, dispersall-
dose ambas y retirAndose A la hacienda San Carlos, donde fueron
asaltados dias despu6s por las tropas que salieron en su persecuci6n.
Los cubanos se batieron bravamente, teniendo varias bajas, entire ellas
el licenciado Francisco Flores, Mariano Benavides, Francisco Perdo.
mo y Augusto Arango. Este fltimo, herido gravemente, fu6 aban-
donado por muerto y pudo salvarse.
Agiiero se retire en uni6n de Ubaldo Arteaga, Adolfo Pierra,
Miguel Benavides y otros que se le incorporaron en la retirada, A
pesar de la tenaz persecuci6n que les hiciera la tropa. Entregados
por un miserable, el dia 22 de Julio, Agiiero y sus compafieros fueron
conducidos a Puerto Principe, para ser juzgados en Consejo de
Guerra.
Copiamos el parte official dado por el capitin que realize la
capture:

"Regimiento de Infanteria de Cantabria No. 12.-Compafiia de
Cazadores.-Excmo. Sefior.-Desde el dia 17 del actual, que segfin
las 6rdenes de V. E. sali de "Las Piedras de Juan SAnchez", donde
habia permanecido en observaci6n y procurando adquirir noticias de
la partida del rebelde Agiiero, para lograr la capture de 6ste y sus
compaiieros, batidos en San Carlos por las fuerzas del Departamento
Oriental, practiqu6 cuantos movimientos me parecieron oportunos
para Tlenar el objeto de mi comisi6n; el estado de los caminos era
menos que intransitable, las aguas constantes y los alimentos para la
tropa A mis 6rdenes, escasos siempre, lo mismo que las habitaciones
para el precise natural descanso; en situaci6n tan poco favorecida el








-61-


espiritu satisfecho y resuelto de los soldados me inspiraba confianza
y procuraba sacar partido de tan notables y buenas disposiciones en
hombres que no tenian reparos en emprender nuevas fatigas al ter-
minar las anteriores, sin procurarse el descanso y alimento para re-
parar sus fuerzas, que sostenian por la de su buena voluntad.-Asi
continuamos sin descanso, pero adquiriendo noticias mas precisas
cada vez y que me ofrecian la esperanza de conseguir el resultado ape-
tecido, hasta que A la una del dia 22 sali de Santa Lucia" con 25 ca-
zadores y 6 lanceros y el capitAn Pedaneo, del Partido cuarto de
aquella jurisdicci6n, don Nicolas de Zayas, y los paisanos de don
Agustin Lezcano y don Llaunercio Romero, en direcci6n h "Punta
Ganado", dejando el resto de la column en "Santa Lucia", al mando
del Alferez de Caballeria don Andr6s Martinez; i las nueve de la no-
che llegu6 6 "Laguna de 'Guano", donde di un descanso A la tropa
y tiempo para limpiar las armas mojadas a consecuencia de la recia
lluvia que estuvo cayendo toda la tarde. A las 11 emprendo de nuevo
la march, llegando a sorprender A los rebeldes A la una de la madru-
gada al rancho de la expresada "Punta Ganado", disponiendo antes
envolverlo con dos guerrillas en semicirculo, para lo que dividi mi
fuerza en dos fracciones, colocando los lanceros con anticipaci6n a la
espalda y orilla del mar; asi march en silencio hasta la distancia de
25 A 30 pasos, en cuyo tiempo, habiendo sido sentido por los rebeldes,
rompieron el fuego sobre nosotros, que mand6 fuese contestado por
los cazadores, lanzAndose sobre ellos, para evitar que A beneficio de
la noche consiguieran fugarse; llegado A la puerta, les intim6 la ren-
dici6n, amenazando de dar fuego al rancho, a cuya intimaci6n se en-
tregaron don Miguel Castellanos, don Fernando de Zayas, don Ma-
nuel Benavides y don Adolfo Pierra, emprendiendo la fuga don Joa-
quin Agiiero y Agiiero y don Jos6 TomAs Betancourt, precipitAndose
el primero al mar en busca de salvaci6n, a donde le sigui6 el lancero
Venancio Diez, lanzc6ndole y obligAndole A rendirse donde ya na-
daban, saliendo Betancourt como Agiiero por la puerta trasera y pro-
curando escaparse en otra direcci6n, fu6 prisionero del subteniente
don Antonio P6rez, que mandaba la segunda guerrilla y que logr6 al-
canzarlo personalmente. Con los prisioneros quedaron en nuestro
poder las armas, que consistian en 5 escopetas, 2 pistols, 5 machetes,
2 cuchillos, 1, moharra, 3 cananas Ilenas de cartuchos; viendome en
1l necesidad de emprender mi viaje de regreso A "Santa Lucia", por
carecer en aquel moment de todo recurso.
Las fatigas en este dia fueron afin mayors que las que hasta en-
tonces habiamos tenido, procurando no ser visto por nadie, me vi en
la necesidad de detener mi march, haci6ndolo, por espacio de site
leguas, por un monte bajo 6 manigua, ir rompiendo, y esto bajo un
fuerte aguacero. El comportamiento de la tropa A mis 6rdenes ha








-62-


sido ejemplar y su resistencia admirable. En las veinte y cuatro ho-
ras que mediara desde mi salida de "Santa Lucia" hasta mi regreso,
anduvimos 22 leguas, muchas de ellas fuera de camino, por el monte
y lloviendo muchas horas, habi6ndome servido en esta march de
algunas caballerias, para que alternando, se montaran los cazadores,
por lo que se han hecho dignos de que lo ponga en conocimiento de
V. E., habiendo tenido oportunidad mis favorable que los demAs para
manifestar su arrojo, el subteniente Antonio Perez, el sargento Her-
menegildo Medrano, el cabo segundo Vicente Labarte y los cazadores
Miguel Hurtado y Jose Pilas, lo mismo que el lancero Venancio Diez.
-Es cuanto tengo que manifestar a V. E. como field y exacto relate
de los hechos a que me refiero.-Dios guard a V. E. muchos afios.-
"Santa Lucia", 24 de Julio de 1851.-Carlos Conus."

Comandante General dice: Relaci6n de individuos que se distin-
guieron en la aprehensi6n del cabecilla Agiiero y sus compafieros.-
Capit6n don Carlos Conus, subteniente don Antonio Perez, sargento
segundo Hermenegildo Medrano, cabo segundo Vicente Labarte, caza-
dores Miguel IHurtado y Jos6 Pilas y el lancero Venancio Diez.
Esta nota lleva fecha 8 de Agosto de 1851.
El dia 12 fueron fusilados en la Sabana de M6ndez: Joaquin de
Agiiero y Agiiero, Jose Tom6s Betancourt, Fernando Zayas y Miguel
Benavides; Adolfo Pierra y Miguel Castellanos fueron condenados A
diez afios de presidio en Ceuta, y 6 muerte en rebeldia, Carlos Duque
Estrada, Pablo Gelabert, Rafael Paneque, Rafael Castellanos, Do-
mingo Barreto, Pedro Porro, Jose Agustin Brocelta, Juan Francisco
Torres, Juan Francisco Vald6s, Agustin Arango, Augusto Arango,
Pedro Labrada, pardo Jos6 M.a Castillo y pardo Ciriaco.
El primer paso de aquel gran trabajo habia sido un fracaso san-
griento; pero se habia empezado a combatir en el campo como solda-
do, aunque la falta de precision en el tiempo le iba a dar un triunfo
f6cil al general Concha.
Para dar una idea de la opinion del pais en aquella 6poca, copia-
mos part del informed dado por el General Segundo Cabo de la Isla:

"Don Joaquin de Varona ha dado doce mil pesos y ha ofrecido,
si se les facilitan armas, todos sus negros y cuarenta hombres mas.
Sera el capitAn su hijo don Pablo.
En su ingenio Zaragozano, se dice, tienen enterradas armas que
ha recibido por la consignaci6n de Callejas, Varona y Ca., de Nuevi-
tas. Una de sus hijas, compafiera de las Usatorres, ha bordado un
banderin para tremolarlo en la torre del temple de la Soledad el dia
que den el grito de rebeli6n. Se me dice que el expresado banderin
se hall hoy en Cuba, de donde se pidi6 para hacer uno igual."








-63-


"Don Benjamin Sanchez ha contribuido con dieciocho mil pesos
y ha ofrecido cien hombres armados, siendo capitan su hijo don Fran-
cisco y teniente su yerno don Pablo Betancourt. Estos son recluta-
dores tambi6n.
Don Mariano Duque de Estrada a donado nueve mil pesos, es
gran consejero de Joaquin Agiiero, su pariente. Los hijos de Duque
Estrada, nombrados don Mariano, don Francisco, don Esteban y don
Carlos, estfn designados como jefes y oficiales para la Plana Mayor
de Agiiero. El lugar donde 6stos conspiran es la finca "La Cabera",
de don Carlos de Varona Mola, otro conspirador y desafecto al Go-
bierno. Con los Duque Estrada laboran y conspiran los Cosio, Recio,
Manuel Ram6n Silva, los Arteaga, Aimerich y otros muchos."
"Don Agustin Boza es coronel; don Ram6n Boza, capitan; don An-
tonio Borrero, coronel, y en su potrero de Carmona tiene armas y
pertrechos en cantidad grande, que trajo 61 mismo del Norte, al regre-
sar a esta ciudad. Este llev6 cuarenta mil pesos de lo recogido en sus-
cripci6n, y entonces se le di6 el nombramiento de coronel."
"Don Antonio Martinez es uno de los mis desaforados cubanos;
no ha querido empleo. En su potrero San Felipe tiene las juntas y se
inscriben los' voluntarios de su confianza. Su esposa ha ofrecido dar
todas las hilas que se necesiten para los heridos, que se rennirin en
el hospital de San LAzaro el dia que Puerto Principe sea de ellos.
Don Javier Montejo ha contribuido con veinticinco mil pesos, y
su hijo esta nombrado capitan de caballeria Los hermanos C6rdova,
sargentos primeros, y en uno de sus sitios hay armas y barriles de
p6lvora enterrados."
"Don Carlos de Varona ha ofrecido armas, monturas y caballos;
las armas las ha recibido 6 las tiene don Luis AdAn y otro hermano
suyo; dieron $6,000.00."
"El cura de la Soledad, senior de Rivera, ha dado dos mil pesos
y ofrecido que para cualquier alarm en que fuere necesaria su igle-
sia, seria la primera en que se tocasen las campanas."
"Don Francisco Palomino, official retirado, esta nombrado co-
mandante y Gobernador de la ciudad; sus hijos estan alistados como
soldados.
El licenciado Pichardo ha dado seis mil pesos; es vocal de la Jun-
ta Revolucionaria y tiene un hijo que es vocal y muy active.
La enemiga del elemenfo criollo es grande; para ellos no hay per-
suaci6n possible.
Esthn vigiladas las families de los Agiieros, Benavides, Zayas,
Betancourt, Duque de Estrada, Varona, Recio, Cosio, Agramonte.
Boza, SAnchez, en una palabra, todos los ricos decentes de este pueblo
ind6mito, pues hasta en las mujeres se advierte el odio y animosidad
hacia Espafia."








-64-


Correspondiendo al movimiento de Camagiiey, el 24 de Julio, en
las margenes del rio Ay, en Trinidad, se alzaba en armas un grupo de
sesenta y nueve hombres mandados por el teniente coronel graduado.
de las milicias de caballeria, Isidoro Armenteros.: Con 6ste estaban
Rafael Arcis y Fernando HernAndez Echerri, hombre 6ste de gran ins-
trucci6n y popularidad; .el abogado Francisco P6rez y Jos6 Iznaga.
Se habian reunido 6stos en la noche, marchando al potrero Las
Avispas, dirigi6ndose despu6s A los"ingenios Yaguaramas y Palmarito,
con objeto de reclutar gente y armas, lo que no consiguieron; Rafael
Arcis, con diez hombres, fu6 al ingenio Mayaguara, recogiendo 16 ar-
mamentos. Pretendieron ir A Manicaragua primero, y despu6s A la
Siguanea, y ya en camino sorprendieron un correo y por 61 supieron
la prisi6n de Agiiero y la dispersion de su gente.
En aquella fuerza sin discipline la noticia produjo fatal efecto,
que aument6 al ser perseguidos, produci6ndose algunas deserciones.
El dia 26 fueron press Armenteros, HernAndez y Arcis y con-
ducidos A Trinidad.
El dia 18 de Agosto eran fusilados en las afueras de Trinidad, en
el campo nombrado Mano del Negro, el coronel Isidoro Armenteros,
Rafael Arcis, mayoral del ingenio Palmarito, y Fernando Hernandez
Echerri.
Fueron condenados A diez afios de presidio, Ignacio BelEn P6rez,
N6stor Cadalso, Juan O'Burke, Alejo Iznaga Miranda, Jos6 Maria
Rodriguez, Juan Hevia y Avelino Posada; A ocho afios Pedro Jos6
Pomares, Toribio Garcia y Cruz Barba; y 6 dos afios Fernando Me-
dinilla.
Se habia roto el segundo eslab6n del plan general que debia dar-
nos la victoria. El Gobierno pudo ahogar fAcilmente las dos intento-
nas, cosa que tal vez no hubiera sucedido A verificarse simultanea-
mente. El mismo dia 12 de Agosto, en que eran fusilados Agiiero y
sus compafieros, desembarcaba en las Playitas el general Narciso L6-
pez, del vapor Pampero, en el que habia salido de New Orleans.
Despu6s de su primera expedici6n, tan pronto lleg6 L6pez A los
Estados Unidos, emprende la organizaci6n de la expedici6n que debia
llevar el vapor "Cleopatra"; pero el gobierno americano lo embarga
y dicta orden de prisi6n contra L6pez, teniendo 6ste que pasar A la
Florida en busca de nuevos recursos.
Anacleto Bermfidez, que habia tenido noticias de la pr6xima lle-
gada del barco, prepare prActicos que lo esperasen, pues esa orden
la habia traido R. I. Arnao.
Se contrata A Juan Cintas por 5,000 pesos; pero 6ste es denuncia-
do por el abogado Calixto 'GonzAlez.
Arnao leva A L6pez la noticia del fracaso, y es precise volver A
la Florida para aprovechar los elements alli reunidos.








-65--

Recibe aviso de los levantamientos de Camagiiey y Trinidad,
y siri datos exactos, precipita los acontecimientos, aprovechando el
-entusiasmo que levanta la noticia. Deja a Juan Manuel Macias en
Jefersonville, consigue el vapor Pampero, embarca la expedici6n,
compuesta de 469 hombres, y hace.rumbo 6 Cuba, llevando un brillan-
te Estado Mayor, y el dia 11 de Agosto, A medio dia, se present fren-
te al Morro de la Habana, toma un pr6ctico, y al amanecer del dia 12
desembarca en Las Playitas.
Venian con el general L6pez, Ram6n Arnao, Jos6 Elias Hern6n-
dez, Ildefonso Oberto, Antonio de Zayas, Julio Chasagne, Francisco
A. Lain6, Juan Arnao y algunos cubanos mAs.
Formaban parte de la expedici6n el general hfingaro Johaun
Pragay; los jefes Kelly y William Critenden y los coroneles Wjheat,
Wardy, Foster, Clendenen, Gotay y Clark.
Es indudable que el punto de desembarco no fu6 bien elegido, por
su corta distancia de la Habana, pues era de presumir que los expe-
dicionarios tendrian, en corto plazo, persigui6ndoles, grandes fuerzas
del ej6rcito. Solamente confiado en el apoyo que les diera el pueblo,
podia haberse hecho semejante operaci6n, y por desgracia 6ste perma-
neci6 indiferente ante aquel rasgo de temerario valor.
Fracciona L6pez sus fuerzas, dejando 6 Critenden con parte de
ellas en Las Playitas, para la conducci6n del convoy, y 61 march A
Las Pozas con el resto de las tropas.
El general Concha, con febril actividad, embarca en el Blasco de
Garay al general Enna, con mil hombres, con 6rdenes de desembarcar
en Bahia Honda; por tierra, desde Guanajay, sale el brigadier Mora-
les de Rada, con un regimiento, 6 encontrar 6 Enna, y el coronel Ro-
sales, con otro cuerpo de ejercito; al coronel Elizarde, que estaba en
Pinar del Rio, orden6 que fuera a converger con las otras columns,
poniendo asi con rapidez 6 las 6rdenes de Enna unos cuatro mil
hombres.
Ordena, adem6s, que todas las guarniciones de los puestos m'as
inmediatos, concurran al punto indicado.
Enna, el primero en llegar, ataca a Critendem, que lo rechaza;
pero en vista de la superioridad del contrario,.se embarca con cincuen-
ta hombres en una lancha. El resto de su fuerza procura incorpo-
rarse 6 L6pez.
Se dirige Enna 6 Las Pozas, donde lo espera L6pez, quien des-
pu6s de un rudo combat obliga 6 retirarse al jefe espafiol, que deja
sobre el campo m6s de-150 hombres entire muertos y heridos, various
fusiles y once mil cartuchos.
Los expedicionarios tuvieron varias bajas, entire ellas muertos
el general hfingaro Pragay y el capitAn Oberto.
Presumiendo, como era natural, que Enna, reforzado, volveria A
5








-66-


atacarlo, con objeto de dar tiBmpo a que se le incorporara gente del
pais, se retir6 L6pez, dirigi6ndose hacia San Crist6bal.
Enna, al conocer el movimiento de los expedicionarios, vuelve a
las Pozas y mata A los heridos que habian quedado alli.
En su march A San Crist6bal, son castigados por un treniendo
temporal de agua; casi al t6rmino de su march titubea el General, y
buscando abrigo, hace rumbo al cafetal de Frias.
Su indecision le perjudica: los habitantes de San Crist6bal y su
guarnici6n, al saber que se dirigia alli, abandonan la poblaci6n, donde
61 hubiera podido proveerse.
Al amanecer llega al cafetal Frias, donde hace alto y manda pre-
parar el rancho.
No tarda en presentarse el general Enna, que con una gruesa co-
lumna de las tres armas lo ataca. Habian tornado posiciones los cu-
banos en lo alto de una loma de aspera pendiente; los ginetes espafioles
tenian que subir dindoles su flanco, presentando magnifico y extenso
blanco. L6pez los recibe con un nutrido fuego de infanteria A muy
corta distancia, se desconciertan los ginetes, que sufren diez 6 doce
bajas, y el resto da la espalda bajando la loma A la carrera (17 de
Agosto.) Los expedicionarios no tuvieron baja alguna en este primer
advance; los espafioles adelantan en son de ataque una fuerza de infan-
teria, pero con sorpresa se las ve retroceder a paso ligero, abando-
n6ndolo todo.
Sin poderse explicar el hecho, L6pez ordena a su vez la retirada
por entire los montes de San Crist6bal, donde se embosca; mientras
la column de Enna, abandonando su artilleria, llega 6 Candelaria.
La lluvia pertinaz entorpecia su march, y para mayor desgracia
le habia casi inutilizado el parque; se retire de Frias rumbo A San
Crist6bal, y al amanecer del dia 18 llega al cafetal Siberia.
El coronel Elizarde, que venia de Pinar del Rio, lo ataca; con el
escaso parque que tenia se rompe el fuego; herido el coronel espafiol,
manda retirar su fuerza.
L6pez, victorioso en los tres encuentros, tiene, sin embargo, que
retirarse, pues estA desarmado y sin medios de defense en un lugar en
que el paisanaje se le muestra hostile. No se le habia unido mas que
un hombre: Casagne.
La gente se desmoraliza y va rezagandose; el mal cunde; el Ge-
neral lo sabe, pero ya es tarde para emplear medidas extremes.
Tras el desaliento, la deserci6n: el General se va quedando solo
con un grupo escogido que no lo abandon.
El prActico Falc6n,. bandido anteriormente y conocedor del te-
rreno, se ofrece a sacarlo a 61 solo; el General se niega, dici6ndole:
"Yo no voy a abandonar a los que no me han abandonado"; con siete
compafieros m6s permanece en la montafia hasta el dia 29, en que en-








-67-


tregados por Jos6 Castafieda, son hechos prisioneros en la hacienda
Candelaria, en el punto conocido por Los Pinos del Rangel, siendo
conducidos a la Habana.
Hemos dicho anteriormente que Critendem, con cincuenta hom-
bres, habia embarcado; perseguidos por el Pizarro 6 el Habanero, son
aprehendidos en Cayo Levisa.
Conducidos tambien a la Habana, a donde llegan el 16 de Agosto,
son fusilados el mismo dia eri las faldas del castillo de Atares.
La poblaci6n, aterrada, presenci6 la mis asquerosa bacanal; el
repugnante espectAculo es dificil de detallar; los canibales no hubie-
ran podido hacer m6s.
Juzgado y condenado a muerte en garrote, subi6 al cadalso el dia
primero de Septiembre el General Narciso L6pez.
Su energia y su valor no le abandonaron nunca; su amor & Cuba
no disminuye, A pesar de la soledad en que fu6 dejado.

"Mi muerte no cambiard los destinos de Cuba. Por ti muero."

fueron sus filtimas palabras.
Con la muerte de Narciso L6pez habia terminado el esfuerzo rea-
lizado.
Es el afio 1851, aquel'en que mhs descuella el espiritu revolucio-
nario, sobre todo en las classes ilustradas y pudientes de la poblaci6n
cubana, porque en Cuba se present el fen6meno de ser los ricos los
que provocan la revoluci6n que les va a arruinar; son los cubanos
duefios de esclavos los que proclaman y dan la libertad a 6stos,
como lo hace Joaquin de Agiiero y Agiiero, figure y victim promi-
nente de la revoluci6n cubana.
Narciso L6pez es un abnegado y un mrrtir, que se sacrifice en
areas del pueblo que lo combat, lo persigue, lo abandon y 6 veces lo
juzga mal, por efecto de la epoca en que vivi6.
Tiene el prop6sito de libertar A Cuba, va al fin y aproveeha los
medios que se le presentan; por su desgracia el espiritu revolucionario
en su 6poca se hallaba fraccionado.
El cubano sofiaba, como los sudamericanos, con su independencia;
el abandon en que los dejaron esos mismos sudamericanos, los desa-
lienta y sus constantes fracasos les hacen perder la f6 en el propio
esfuerzo.
Cegados por el 6xito y la creciente grandeza del pueblo ameri-
cano, creen que es el protector que les design la providencia, 6 inocen-
tes piensan que es una verdad el espiritu de honradez de los nuevos
pueblos libres. De ahi nace el anexionismo, y los cubanos mas ilustres,
como El Lugareio, se declaran y trabajan como propagadores de la
nueva doctrine. La verdad es que, ahogados, pensaron agarrarse de
aquel clavo ardiendo.








-68-


Para mayor desgracia, el ilustre Saco, maestro reconocido, la
combat con su inteligencia y conocimiento del asunto; levanta otra
bandera antag6nica y err6nea; pues conociendo al gobierno espaFiol
suefia en que afin ese palo puede dar una astilla de justicia.
iError tremendo! Los perjuicios de esta dualidad se palpan
pronto.
La mayoria de los hombres rehuyen el peligro, si es que punden
excusar su cobardia; de modo que unos por no gustarles la indepen-
dencia, y otros por ser partidarios de la autonomia que predicaba
Saco, se quedaban en casa.
La cuesti6n esclavista vino a complicar el problema: los prohom-
bres cubanos, en su mayoria, eran enemigos de la esclavitud, y los re-
cursos para establecer la lucha de la cual debiera surgir la indepen-
dencia, solo se podrian conseguir de los esclavistas del Sur.
En esos moments surge Narciso L6pez, hombre de acci6n, que
buscaba como fin la libertad de Cuba y a quien tal vez fuera indife-
rente el medio: buscaba el combat que era el medio: lo cogi6 donde
le habia.
Los discutidores le proporcionaron su ruina. Soldado her6ico,
vence siempre que combat: Las Pozas, el cafetal de Frias, la Sibe-
ria, sefialan las derrotas espafiolas mas salientes, por la muerte de
Enna y la herida de Elizalde.
Y sin embargo, con la excepci6n de Chasagiie, no se le une un
solo cubano; mas tarde, cobardes, en la montafia lo persiguen, hasta
que lo entrega Castafieda.
Es el Cristo de la libertad cubana; su cruz fue el garrote que le
prepare Concha; el pueblo A quien intent libertar es el que lo desa-
credita primero, lo persigue despues y lo entrega finalmente.
Los cubanos de hoy, honrarAn su memorial haciendole justicia.


Jose GutiBrrez de la Concha aprovech6 el 6xito de la victoria, no
conseguida por las armas, porque las tropas espafiolas nunca ven-
cieron A Narciso L6pez; 6 6ste lo derrot6 el abandon y la lluvia in-
clemente.
Del proc6nsul implacable no queremos hacer el retrato, porque
podria parecer apasionado: preferimos copiar el juicio de un espafiol
de buena cepa, al que por su edad hoy, lo juzgamos testigo presencial,
y al que por su franqueza y lealtad lo creemos veridico: el senior Jos6
Maria Arrarte.
De un articulo publicado en El Comercio del dia 22 de Enero de
1911, entresacamos:
"Pero vino el general Concha, y de una colonia que parecia partir
desde el afio 27, en el que Espafia perdi6 6 Mejico, quiso hacer un









-69-


conato de naci6n. Trajo el Estado Mayor del Ejercito y la Adminis-
traci6n Militar, y en Palacio estableci6 la Secci6n de Fomento, de
Hacienda, de Guerra y de Marina, con todos sus ramales y ruedas de
engranaje, y desde entonces empez6 la invasion de empleados, con
todas sus arrogancias, sus vicios, sus modas y sus imposiciones, que
por contagio aceptaron muchos empleados cubanos, y d la vida pa-
trialcal que imperaba en Cuba, sucedi6 la yida del lujo artifeial, de
los usureros, de la perversi6n de costumbres y de las contribuciones. -
Un respetabilisimo americano decia que entire los ciento veinte
mil chinos importados y los doscientos mil empleados, habian viciado
la atm6sfera."
Era natural: por el esfuerzo ingles se habia cohibido en parte
la trata de negros; para aumentar el nfimero de esclavos, la clarivi-
dencia del proc6nsul pens6 en los chinos.
Afiadiremos a lo dicho que se trat6 de corromperlo todo: el jue-
go se propag6, para el clero se busc6 A los mAs corrompidos, los em-
pleos casi se vendian en almoneda pfiblica; fueron, segin dieho
ajeno, los verdaderos anticivilizadores de este pobre pais que desp6-
ticamente gobernaban, despues de haberlo bafiado on sangre cubana.

1852

Concha dej6 el mando en 22 de Abril de 1852, en que le sustituy6
Valentin Cafiedo y Miranda, soldado falto de inteligencia y de buenas
costumbres.
El fracaso de L6pez no abati6 el espiritu de los revolucionarios,
ni ain en Vuelta Abajo, donde excusaban su indiferencia por la sor-
presa y la falta de conocimiento en los sucesos que se iban A dosa-
rrollar.
La experiencia les debia haber ensefiado que el pueblo vueltaba-
jero no estaba ain preparado para tales empresas; pero a veces el
"entusiasmo ciega, y asi le,sucedi6 a Juan Gonzalez Alvarez, rico ha-
cendado de San Crist6bal. Puesto de acuerdo con Francisco de Frias,
Conde de Pozos Dulces, y su hermano Jos6; Luis Eduardo del Cristo,
el doctor Antonio Gassie, Antonio y Juan Bellido de Luna, Ram6n de
Palma y Francisco Estrampes, fraguaron un nuevo plan de subleva-
ci6n, en el que casi formaban un triunvirato director, Pozos Dulces,
Gassie y GonzAlez Alvarez, que era el hombre de acci6n.
A mediados de 1852, los sabuesos del gobierno, dieron parte del
hecho, y en una noche se hicieron muchas prisiones; siendo proce-
sados: las debilidades de algunos timidos fueron poniendo en claro
la trama.
En consecuencia, condenaron A muerte en garrote, en Abril de
1853, a Gonzalez Alvarez y i Cristo, que fueron indultados ya










-70-

sobre el tablado. Estrampes, Jos6 Agustin Quintero y otros logra-
ron A escapar A los Estados Unidos, donde unidos a Domingo Goicuria,
Leopoldo Turla y Angel Lofio, fundaron la "Orden de la Joven
Cuba".
El americano Juan S. Trasher, director de El Faro Industrial,
fu6 condenado A ocho afios de presidio, y otros muchos fueron tras-
ladados desde su prisi6n a Espaiia.
Anacleto Bermfidez y Porfirio Valiente, miembros de la "Junta
Cubana", mandaban recursos a Juan Bellido de Luna para el soste-
nimiento de un peri6dico elandestino titulado La Voz del Pueblo, con
objeto de desmentir en 61 las versions que sobre los sucesos de Cuba
publicaba el New York Herald.
Sorprendida la imprenta que regenteaba en Regla, Eduardo Fac-
ciolo, fu6 6ste condenado A muerte, A pesar de los trabajos realizados
para salvarlo.
El dia 28 de Septiembre de 1852 fu6 ejecutado, conservando inal-
terable valor y serenidad.







-71-


RAMON PINT6


Casi en igual fecha se celebraba una reuni6n en New York, para
organizer una Junta que lleg6 6 constituirse definitivamente el 19 de
Octubre de 1852.
La componian el iniciador Jos6 Elias HernAndez; El Lugareiio,
Gaspar Betancourt Cisneros, Francisco de Armas y CUspedes y Do-
mingo Goicuria, llamAndose Junta Cubana.
Se nombraron como delegados A ella: Octavio Duany y Manuel
Marifio, por Santiago de Cuba; Francisco de Armas, Aurelio Arango
y Manuel R. Arango, por el Camagiiey; Juan Manuel Macias, Miguel
Teurbe y Tol6n y Jose Meza, por Occidente.
Celebraron una reuni6n el dia 11, siendo nombrado president
Jos6 Elias Hernandez, para que diese principio A la organizaci6n de
la Junta y 6 los trabajos que debieran dar impulso a la obra que se
pretendia realizar.
Cirilo Villaverde, Francisco Estrampes, Porfirio Valiente, Ma-
nuel Ram6n Silva, O'Suvillan y otros hablaron en sentido de que la
actividad era lo indispensable.
Juan Bellido de Luna y Carlos Arteaga trajeron una preeiosa
bandera que regalaban las sefioras Carlota Mora de Goicuria y Julia
Echarte de Valiente.
Qued6 constituida la Junta definitivamente, componi6ndola Gas-
par Betancourt Cisneros, como Presidente; Manuel de Jesis Arango,
Vicepresidente; Secretario y Vicesecretario, respectivamente, Porfirio
Valiente y Jos6 Elias IernAndez, y como Tesorero Domingo Goicuria.
Para el desarrollo del plan debian crearse sucursales en los pun-
tos que se juzgara convenient; con ese objeto se organize en New
York la Divisi6n Tercera, compuesta por las personas siguientes: Jos6
S6nchez Iznaga, Domingo Goicuria, Serapio Recio, Juan L. O'Sulli-
van, Juan Manuel Macias, Luis Schtensiger, Pedro Manuel L6pez,
Juan O'Burke, Ignacio Bel6n P6rez, Jos6 Maria Rodriguez, Pedro
Santacilia, Waldo Arteaga, Manuel Jos6 Agiiero, Jos6 Elias Hern6n-
dez, Francisco Agiiero, El Solitario, y Miguel Teurbe Tol6n.
En Nueva Orleans organizaron varias divisions de La Estrella
Solitaria, y entire las cincuenta que se constituyeron podian contar
con mas de quince mil hombres.
Todas estas Juntas debian marchar de acuerdo con la Junta de
la Habana, que vino A ser el centro director, gracias A las iniciativas,
relaciones 6 inteligencia del que la presidia: Ram6n Pint6.
Tenia 6ste cincuenta y un afios. Educado para el sacerdocio,
colg5 los hAbitos y prefiri6 la vida del soldado: hizo la guerra en Es-
pafia contra los franceses, siendo distinguido por su valor.








-72-


Lleg6 h Cuba, donde cre6 familiar y abraz6 la causa de los cuba-
nos; con enter buena fe pretendi6 la uni6n entire espafioles y cuba-
nos, como base para conseguir la independencia de Cuba, que era su
ideal.
Su exterior era frio, pero A traves de esa aparente frialdad, con-
servaba todo el ardor del patriota resuelto y decidido.
Habia adquirido gran ascendencia entire espafioles y cubanos: po-
seia un talent s6lido y una gran dosis de espiritu persuasive; era
franco y conciliador, pero tenia gran firmeza y golpe de vista; hom-
bre de rectos principios, tenia la verdad por base, y obtener el pro-
greso por la armonia y la virtud fu6 su suefio.
El poeta cubano Jos6 Agustin Quintero hizo de 61 esta sem-
blanza:
"Habia un hombre algfin tanto robusto y de forma muscular,
abierto de hombros y ancho de pecho, de fisonomia varonil, y marcada
con las lines que dejan los pensamientos profundos, ojos.que tenian
la mirada de un aguila, y una boca que revelaba la firmeza de caric-
ter. Ese hombre se llamaba Ram6n Pint6."
Pint6 vino A sustituir, 6 mejor dicho, a ser el president, por la
muerte del notable abogado Anacleto Bermfidez.
Le auxiliaban en sus trabajos Juan Cadaizo, el doctor Nicolas Pi-
nelo, Jos6 Antonio Echevarria, el doctor Jos6 de Cardenas y Gassie,
Jos6 Antonio Cintra, Domingo Guiral, Esteban Santa Cruz de Ovie-
do, Carlos Rusca, los hermanos Jos6 y Antonio Balbin, Benigno Ge-
ner, los-Iznaga, los O'Burke, los Estenza, Groning, P6rez Zufiiiga, Vi-
vanco, Vingut y otros muchos.



El dia 3 de Diciembre de 1853 ces6 en el mando de la Isla Va-
lentin Cafiedo y Miranda.
En esa misma fecha tom6 posesi6n Juan de la Pezuela, Marqu6s
de la Pezuela.
Era el nuevo Capitdn General un arist6crata de pura cepa, ilus-
trado, politico y de ideas nobles y generosas; element tal debia caer
mal entire los intransiguentes espafioles, que en su mayor parte eran
gente enriquecida con rapidez y no habian tenido tiempo de cepillarse'
y ocultar su grosera ordinariez.
Acostumbrados a vivir en trato con los Capitanes Generales, que
los explotaban A cambio de consentirlos, se resintieron cuando se vie-
ron mal recibidos en Palacio, A la vez que impedidos de mezclarse en
los asuntos del Gobierno.
Pezuela se declar6 tenaz perseguidor de la trata de negros y en su
trato con 6stos fu6 atento, procurando hacerles justicia.








-73-


El element cubano, recibido con political suavidad, no podia pre-
sentar quejas de aquella autoridad que trataba de ser just y bene-
volente. Las persecuciones political habian cesado en gran parte, y
como esto calmaba el sentimiento de los cubanos, crecia el encono y la
rabia del partido espafiol intransigente.
El sentimiento revolucionario no habia disminuido, pero estaba
en calma, que vino fa turbar el desembarco por Baracoa de Francisco
Estrampes y Antonio FMlix, que sin recursos se habian lanzado en
aquella empresa loca, llenos de valor, pero faltos de experiencia. De-
nunciados por la persona que debia tender su desembarco, fueron
press y encausados.
Pezuela trat6 el asunto con political, tacto y con toda lenidad.
procurando ganar tiempo, dando lugar a que se calmaran los inimos
y poderlos salvar, evitando la efusi6n de sangre.
Los espafioles intransigentes trabajaban en la Metr6poli por con-
seguir el relevo de Pezuela, empleando como mejor argument el di-
nero, agent poderoso y eficaz, que siempre daba buen resultado; se
jugaban el todo por el todo, pues con Pezuela perdian la influencia
que querian ejercer y el dinero, pues temian la perdida de la trata.
Por fin consiguieron su relevo, y el dia 21 de Septiembre de 1854
dejaba el mando.
Los cubanos lo vieron ir con pena; su mando fu6 pr6spero y tran-
quilo, y el pais lo apreciaba y lo queria. Los negreros, en cambio, ce-
lebraban su march como un triunfo; pues confiaban en que en su
sucesor encontrarian un c6mplice para sus odios y sus crimenes.




Por segunda vez ocupaba la Capitania General de Cuba Jos6 Gu-
tierrez de la Concha, Marques de la Habana. Su equipaje venia car-
gado de odios viejos, de corruptoras costumbres, de vicios afiejos y
pocos escrfpulos de conciencia que le estorbaran satisfacer su codicia.
La situaci6n de Cuba, por muchas concausas, habia variado nota-
blemente. El continue viajar de sus hijos por el extranjero trajo
como consecuencia gran adelanto en las letras, en las artes y en la
agriculture.
El comercio adquiri6 gran desarrollo; la riqueza, sostenida por
el trabajo del esclavo, habia crecido much. La numerosa emigraci6n
que vino 6 Cuba de Sud America, Santo Domingo y Haiti, al estable-
cerse aqui, trajo nuevos capitals y cultivos; el trabajo habia aumen-
tado tanto, que los brazos escaseaban, y dificultindose importer ne-
gros, se empezaron a traer chinos a quienes esclavizar y explotar.
La ampliaci6n del comercio habia atraido A gran nfimero de ex-
tranjeros; muchos cubanos iban 6 educarse A Europa y A los Estados








-74-


Unidos, y al volver venian con mayor suma de conocimientos y tam-
bi6n m6s 6nsias de libertad y de justicia, haci6ndoseles impossible vi-
vir dentro de los estrechos limits del regimen desp6tico colonial.
Cual si hubiera querido el pueblo cubano demostrarle A Concha
su odio, el 14 de Octubre de 1854, antes del mes de su llegada, era
muerto en el cafe Marte y Belona, por manos de un cubano, el traidor
que entreg6 a Narciso L6pez, Jos6 Santos Castafieda; acto de vengan-
za que estimaron los cubanos de estricta justicia, pero que debi6 ser
para el proc6nsul como un reto a su autoridad.
El Gobierno, a pesar de su empefio y de las condiciones especiales
del heeho, no pudo precisar quin fuera el autor de la muerte de
Castafieda. Segdn el relate de un contemporineo, 6ste jugaba al bi-
llar en los moments en que recibi6 el tiro mortal en la cabeza: el dis-
paro fue hecho por entire las persianas de la finica ventana que tenia
el local. El autor dej6 en la ventana la pistol y fu6 de los primeros
en entrar A ver al herido.
Segfin algunos, el autor fu6 Nicolas Vignau y Asanza, natural
de Santiago de Cuba. No tenia enemistad ni trato con el muerto: lo
movi6 A hacerlo un sentimiento patri6tico.
El disgusto del clemento espafol contra el Gobierno era visible
desde que este, obligado por las circunstancias, se vi6 en la necesidad
de reprimir la trata, y la conduct de Pezuela,-en ese sentido, los
habia acabado de exasperar. El ej6rcito, mal pagado, estaba lleno
de descontentos, caso comprobado en .el tiempo de Narciso L6pez, que
pens6 tener en ellos muchos adeptos.
Tal vez esta circunstancia hiciera career A Pint6 que su plan era
realizable. Hablando sobre l1, dice Juan Arnao: "Emprendi6 con
soberano atrevimiento un plan nruy bello para lo ideal, demasiado su-
blime para hacerlo descender 6 la bajeza de la miseria terrenal y con-
cebible para los Angeles, no para los hombres, i y para qu6 hombres!
En dos palabras lo diremos: pretendia que unidos blancos y ne-
gros, ricos y pobres, amos y esclavos, espafioles y cubanos, hicieran la
Independencia de Cuba."
Para conseguirlo no emple6 el sistema de comprar a nadie: por
el contrario, viendo el descontento general, trat6 de explotarlo, ha-
ciendo que todos contribuyeran para conseguir el bien general; lo que
traia la ventaja de disponer de grandes sumas, necesarias para la rea-
lizaci6n del proyecto.
Para eso, usando su fuerza persuasive cuando hablaba con espa-
fioles, les convencia de que siguiendo el Gobierno en su desatentada
political, pronto pasaria en Cuba lo que en Santo Domingo y Haiti;
que si querian salvar familiar y caudal, debian intentar, todos unidos,
la independencia de Cuba, que era un mal inevitable, pero que era
mejor que la p6rdida total.









-75-


A los cubanos los trataba segfn su clase, caracter y condiciones,
buscando adeptos hasta entire los encastillados en sus titulos de no-
bleza, y con su 16gica persuasive los transformaba en contribuyentes.
A los emigrados cubanos, con quienes se puso en relaci6n, los
convenci6 con hechos, enviAndoles recursos necesarios para organizer
una gran expedici6n, que vendria al mando del general Quitman.
Todos, dentro y fuera de Cuba, llegaron tacitamente a reconocerlo
como Jefe.
La obra era colosal. Se necesitaban grandes sumas de dinero, que
habia que improvisar y emplear bien. Su gran golpe de vista le ha-
cia escoger a eada hombre para que sirviera en el terreno en que sus
aptitudes le harian fitil.
Era precise inspirar confianza A los contribuyentes. A la vez que
facilitar el medio de levantar fondos, habia que buscar un banquero
que fuera patriota y de grandes medios.
Convenci6 a Carlos del Castillo, director de la Caja de Ahorros.
Este super las esperanzas: dentro de sus atribuciones supo dar for-
ma legal A los prestamos que realizaba, con las garantias necesarias y
con arreglo A los estatutos del Banco bajo su direcci6n, sin que que-
dara el mas minimo rastro y sin comprometer los intereses de la ins-
tituei6n.
Fu6 magnifico manantial, de donde pudieron sacarse las grandes
sumas que se necesitaron para tamafia empresa.
Para la compra y conduci6n de armas utiliz6 a Cecilio Arredon-
do, hombre de sagacidad, valor y probada honradez.
Juan Cadalzo, popular en las Villas, lo puso en relaciones con la
gente de aquella comarca.
Agustin Lapiedra era el conductor de los pertrechos necesarios.
Por medio del c6nsul americano sostenia correspondencia con los emi-
grados en el extranjero.
Sus operaciones en los Estados Unidos llegaron A tener tal exten-
ci6n, que llamaron la atenci6n del Gobierno Americano, y Jefferson
Davis envi6 A Cuba un comisionado, N. Davis, que conferenciara con
61 y procurara conocer sus prop6sitos y tendencies.
Estaba en el poder el partido esclavista, y los asuntos de Cuba
interesaban much; A nosotros nos era precise tener apoyo en aquel
pals.
El comisionado sali6 satisfecho de que los asuntos de Cuba mar-
charian siempre de acuerdo con los interests americanos, evitandese de
esta manera que su gobierno pudiera oponerse y hacer fracasar los
proyectos en march.
Pero tan pronto como el comisionado americano sali6, convoc6
Pint6 A la Junta, y se levant6 el acta de la abolici6n de la esclavitud,
acta que debia permanecer secret hasta que se realizara la subleva-








-76-


ci6n general, que ya en ese caso, y si por ello se declaraba la oposi-
ci6n del Sur, podria conseguirse el apoyo del Norte, para lo cual ini-
ciaba algunos trabajos.
Fundados en las experiencias anteriores, en vez de encargar el
mando a jefes de los cuales dependieran grandes zonas, se organize
una ramificaci6n para que cada localidad tuviera un jefe que estuvie-
ra en condiciones de apoyar y auxiliar a sus vecinos en caso necesario,
siendo mis ficil asi obtener la simultaneidad en el movimiento y mis
dificil que fracasara el plan en un gran territorio por enfermedad 6
debilidad de un jefe encargado. De este modo se simplificaba el tra-
bajo y la responsabilidad; se hizo la provision de armas en las locali-
dades, ordenAndose el aprovechamiento de los elements de todas cla-
ses, que cada jefe operase dentro de su localidad en su zona corres-
pondiente, al primer aviso que se le diera y con las fuerzas que orga-
nizare esperase las 6rdenes de concentraci6n.
No habia mis escollo que el distinto criteria entire esclavistas y
antiesclavistas; pero a eso se le haria frente cuando llegara el caso.
Uno de los comprometidos le pregunt6 un dia si podia alistar dos-
cientos negros de todas condiciones que se habian ofrecido expon-
thneamente.
-Si usted es revolucionario-dijo prontamente;-no debia pre-
guntar semejante cosa.
En otra ocasi6n se le indic6 que se temia que empleando elemen-
tos de tan opuestos criterios, se tropezara con obstaculos.
Con rapidez contest: "El interns finico y esencial es expulsar
al gobierno espafiol; esto se sobrepone a todos los demis intereses."
La trama era tan vasta y bien llevada, que el gobierno espafiol no
pudo sorprender sino una pequefia parte de sus ramificaciones. Solo
un cerebro privilegiado y un hombre dotado de gran energia pudo
realizar lo hecho.
A veces un pequefio obstaculo hace fracasar la obra de much
tiempo y de gran desarrollo de inteligen3ia y previsi6n.
Estaba la mina preparada, solo se esperaba que se sefialara el
moment.




j Quien fu6 el que denunci6 A Pint6 ?
Como son varias 'las versions trasmitidas, bueno es indicarlas
todas.
Segfin unos, lo fue Claudio Gonz6lez, espafiol presidiario, que se
habia escapado de Ceuta con algunos cubanos de los que estaban alli
confinados por causes political. La Junta lo emple6 como correo, por
lo que pudo enterarse de gran parte de la conspiraci6n; aunque hay








-77-


quien asegura que 'GonzAlez confess delante de la familiar de Cadalzo,
de rodillas y llorando, que lo habian preso y que el General Concha lo
puso en la disyuntiva de declarar cuanto supiera, por lo cual se le da-
rian diez mil pesos, 6 en caso de que se negara seria muerto inmedia-
tamente; que la delaci6n fu6 hecha por el Gobierno y 41 obligado 6
firmarla.
Dado que sus antecedentes no era possible que inspiraran absolute
confianza, su trabajo era conducir cartas, en su mayoria cifradas, cuya
clave 41 no conocia, parece probable que otro fuera el denunciante, y
para encubrirse presentara como tal A GonzAlez.
Otros opinan que pudiera ser algfin americano empleado del Go-
bierno de Washington, que siendo del Norte sorprendiera los detalles
de la comisi6n de Davis y lo trasmitiera al Gobierno espafiol, y hay
tambien quien se figure que fuera algfin espafol rico, de los muchos
A quienes Pinto habia puesto en autos, como asi lo asegur6 el coman-
dante de la urea Pinta, delante de various confinados que llevaba 6
Espafia.
Hay quien comenta la actitud de Quitman, el jefe que debia traer
la expedici6n. Era 6ste inteligente, hablaba bien el espafiol, pues ha-
bia hecho la guerra en M6jico, y su valor y condiciones de mando eran
reconocidos.
Esclavista exagerado, esto fu6 causa de various choques con El Lu-
gareifo, Pozos Dulces, Valiente y Santacilia.
Estando ya lista la expedici6n, comprados los armamentos y los
dos vapores que debian traerla A Cuba, pidi6 permiso para ir A
Washington, para evitar, dijo 61, cualquier obstAculo que pudiera pre-
sentar el gobierno americano A la salida de la expedici6n.
A su vuelta, renunci6 el mando, y el gobierno empez6 una tenaz
oposici6n a todo, lo que coincidi6 con la denuncia de Pint6.
Se contaba en la Habana con la gran amistad que unia A Concha
y A Pint6, y no falt6 quien creyera al primero conocedor y hasta c6m-
plice de los planes del segundo.
Se sabia que cuando Concha tuvo que refugiarse en Francia, A
consecuencia de la persecuci6n de NarvAez, sostuvo con Pint6 larga
correspondencia, en la que este lo ponia al corriente de muchos par-
ticulares de la political de Cuba, las que eran contestadas por Concha
con afectuosas pruebas de cordial aprobaci6n, y que en aquella 4poca,
por influencias de Pint6, se le habia remitido al desterrado general,
un present de cincuenta mil pesos en efectivo.
Se dice que el 26 de Enero de 1855, por conduct del comerciante
Jose Ramos, denunci6 al general Concha la conspiraci6n el presidiario
Claudio Gonzalez; expresandose tambien que la Junta habia orde-
nado el asesinato de Concha, al ir al teatro.
El 6 de Febrero inici6 el procedimiento el coronel Hip6lito Llo-








-78-


rente, ordenAndose el mismo dia las prisiones, tanto en la capital como
en el resto de la Isla. Fueron 6stas en tan crecido niimero, que se
llenaron las carceles y hubo que habilitar el Pont6n que existia en
la bahia de la Habana, en el que, entire otros muchos, estuvieron pre-
sos Carlos del Castillo y el matancero Benigno Gener y Junco.
El Consejo de Guerra que instruy6 la causa conden6 A muerte A
Pint6, A Cadalzo y a Pinelo.
El Auditor de Guerra Miguel Garcia Gamba, juzgando injusta
la sentencia, por basarse en la declaraci6n de un conspirador, de un
correo, cuyas manifestaciones, segfin la Ley de Partida, no tenian va-
lor alguno, pidi6 que se suspendiera su aprobaci6n y que de nuevo se
viera la causa por un Consejo de Revisi6n.
El 14 de Marzo pas6 la causa A los magistrados de la Audiencia
Pretorial, Patricio de la Escosura, Alonso Portillo y Manuel Posa-
dillo, los que, "A pesar de no ser tantos ni tan convincentes los datos
que contra los tres procesados arrojaba el sumario", pidieron para
Pint6 la pena de muerte y la inmediata para Cadalzo y Pinelo.
El Auditor Garcia 'Gamba, lleno de firmeza y virilidad, insisti6 en
su anterior dictamen, diciendo que la instrucci6n era insuficiente, que
faltaban pruebas para la aplicaci6n de tan tremendo castigo y devol-
vi6 los autos pidiendo que se repusiera al estado de sumario y se prac-
ticaran las diligencias que solicitaba.
El General Concha, que tenia prisa por concluir, hizo caso omiso
del Auditor, aprobando la sentencia, y conden6 A muerte en garrote
vil A Pint6, y A diez afios de presidio en Ceuta A Juan Cadalzo y Ni-
eolas Pinelo.
El 21 de Marzo de 1855 fu6 puesto en capilla Pint6, que A las
siete de la mafiana'del dia 22, en el cadalso levantado en el campo de
la Punta, fue ejecutado.
El mismo Concha, en sus memories, confiesa que el procedimiento
fun anomalo y misterioso.
Zaragoza, en su obra Insurrecciones en Cuba, dice lo mismo, y
amplia detalles que hemos citado ya.
Los hechos vienen A confirmar que el General Concha necesitaba
deshacerse de Pint6, de quien se sospeeha que habia sido c6mplice y
recibido grandes cantidades de dinero en varias ocasiones, y porque
6ste conservaba correspondencia que evidenciaban la conduct del
CapitAn General.
Confiado Pint6, no podia pensar en la infamia de Concha, y se
consideraba seguro, porque creia que su correspondencia no podia
caer en manos de los agents del Gobierno. Por eso tal vez se neg6
A aceptar el pitoyecto de fuga que le proporiian sus amigos.
Pudo Concha averiguar donde se conservaban las preciosas cartas
que A 61 acriminaban, y cuando supo que la sefiora de Pint6 las con-








-79-


servaba en el seno, no tuvo inconvenient en mandar un esbirro que
la atropellase y.le arrancase las cartas que tenia guardadas.
Realizado el hecho, le era urgente acabar con el hombre que podia
acusarlo, y de ahi se puede deducir la prisa que tuvo para apresurar
la ejecuci6n. Los infames nunca han tenido conciencia. Concha ca-
recia de ella.
La muerte de Pint6 fue un golpe mortal para la Revoluci6n den-
tro y fuera de la Isla: el efecto fu6 tal, que en New Orleans, tan pron.
to como se supo, se desbandaron los emigrados y se disolvieron las
Juntas; en la Isla el pAnico y el desencanto fu6 tal, que por entonces
parecia muerto el espiritu revolucionario.
Cuba debe considerar A Pint6 como uno de sus grandes hombres
y de sus mis fervientes y resueltos patriots.

Con la muerte de Estrampes y Pint6, realizadas el afio 1855, juz-
garon tanto Concha como el Gobierno espafiol hecha la pacificaci6n do
la Isla y muerto el espiritu revolucionario; se celebraron grandes fies-
tas, se cantaron Te Deum en various puntos y tuvieron la generosidad
de dar un indulto en el afio 1856.
Retornaron A Cuba la mayoria de los emigrados, se desarroll6 cx-
traordinariamente la agriculture, cundi6 la fiebre de empresas, crea-
das algunas para morir A los pocos dias, despu6s de hacer su agosto
en la Bolsa los iniciadores, quedAndose los cAndidos con las acciones
reducidas 6 papel sin valor, y el exceso de metAlico en circulaci6n di6
vida ficticia al pais.
Empezaron las defecciones A cambio de cruces y cargos politicos
honorificos, pues los cargos fructiferos eran para la cohort de em-
pleados. que lanzaba la metr6poli, que venian con el encargo de obte-
ner dinero de cualquier modo, con tal de que partieran con el padrino
que le habia conseguido el empleo y lo sostenia en 61.
Los embarques de negros llegaban y hacian el alijo felizmente,
mediante la entrega al proc6nsul de una onza por cabeza.
Mfisica y gallos decian que era lo necesario para dominar al pue-
blo cubano; todo parecia vivo y potente en la part material, pero en
la parte moral todo estaba podrido y muerto.
Asi permaneci6 el pais hasta 1859, en que un grupo de patriots
reunen una Convenci6n en Nueva York, presidida por Jos6 Elias Her-
nAndez, formando una sociedad political que se llam6 "Los IIermanos
del Ave Maria."
Mandados por esa Asociaci6n vienen Juan Clemente Zenea, An-
dr6s Celsis, Agustin Santa Rosa, Pedro Antonio Golibart y el abogado
Jos6 Mesa.
Intentan levantar el espiritu, pero pronto comprenden lo infitil
del esfuerzo, y abandonan la empresa.








-80-


Zenea descubre lo hecho por la animosa Rita Balbin, que por
cuenta propia habia emprendido el trabajo; pero pronto,,abandonada
por sus compafieros, muere despechada y triste.
Agustin Santa Rosa, descubierto pronto, es encausado y confi-
nado de nuevo a Ceuta.
A pesar de que en esta intentona nada se hizo y tuvo poca reso-
nancia, vino f aumentar el desaliento.
Concha pudo gozar tranquilo de su puesto hasta el 24 de Novien-
bre de 1859, en que fue relevado.

El General Francisco Serrano, Duque de la Torre, ocup6 el pues-
to de Capithn General de Cuba, desde el 24 de Noviembre de 1859, en
que tom6 posesi6n, hasta el 10 de Diciembre de 1862, en que vino A
reemplazarlo el General Domingo Dulce.
El mando de Serrano fu6 tranquilo; la desmoralizaci6n iniciada
por Concha sigui6 en aumento, aunque mis pulida y final.
Mfisica y gallos, decia Concha, cuando creia haber matado sufi-
ciente nfimero de cubanos, para que el terror reinara en la atm6sfera
political de Cuba.
Serrano, mis palaciego, fino de formas, medio endiosado por sus
4xitos amorosos, solo quiso buscar el medio de ponerle un remiendo i'
la capa, ya maltrecha y pobre, para conseguir lo cual era aprop6sito
la Capitania General.
La presi6n la hacia de guante blanco, honors, cargos que hala-
garan la vanidad y que dieran la apariencia' de que el element cu-
hano, iba A tomar parte en la administraci6n piblica.
La libertad de la prensa, amparada en la cual con timidez empe-
zaba el peri6dico El Siglo A entronizar los principios del naciente par-
tido reformista, daba la esperanza de que afn se podia conseguir de
Espafia algo de justicia y de libertad, y vino a ser un pretexto para
transigir con la conciencia y que volvieran & la patria algunos emi-
grados, despubs de largos afios de destierro, de penas y amarguras.
SLa detestable situaci6n de Espafia hacia necesaria la political
blanda empleada por Serrano, representante aqui de los hombres de
Vicalvaro, cuya political de aventuras habia limpiado por complete las
exhautas cajas del tesoro espaiiol, las intentonas fracasadas de Mexico
Santo Domingo y la guerra de Africa, que fu6 una gloria improduc-
tiva, los oblig6 A dejar descansar f los cubanos.
El Siglo, fundado por Jos6 Quintin Suzarte, y mis tarde dirigi-
do por el r.evolucionario Conde de Pozos Dulces, fu6 el vocero para
sostener la campafia de las reforms antillanas, lo que venia A dar
apariencias de una transacci6n honrosa para aquellos que luchaban
sin cesar y sin esperanzas: fu6 el calmante dado al pais.
Por desgracia, pronto ibamos a ver de nuevo que el Gobierno es-









-81-


pafiol no se corregia ni enmendaba, y que pedir a Espafia justicia
para Cuba, era lo mismo que pedir, peras al olmo.
El mando de Serrano fue tranquilo y espafiolizahte; parecia
muerto 6 dormido el espiritu revolucionario.



Le sucedi6 Domingo Dulce y Garay, el 10 de Diciembre de 1862.
Empez6 este, que era de abolengo liberal, con la maleta llena de bue-
nas intenciones, que desde luego debian captarle las antipatias del
element negrero, entonccs fuerte y poderoso.
Teniamos la desgracia que estos generals venian con sobra de
buenas intenciones, pero con suma escasez de dinero.
Dulce comenz6 suprimiendo con energia la trata, desterrando a
Durafiona, que era el jefe de los negreros; media tan radical, aleja
A los cubanos, que cojen miedo A tamafia energia, y engrifa A los espa-
fioles, que empiezan A ensefiar los dientes; ya estaban estos descon-
tentos, pues por mas que el Conde de Pozos Dulces, les daba las pildo-
ras de El Siglo lo mas azucaradamente possible, a ellos les mortificaba
la doctrine y desconfiaban del hombre por sus antecedentes revolucio-
narios; y aunque con gran talent s6lo exponia 6ste tendencies mora-
lizadoras, no le podian perdonar su criterio-sobre la abolici6n de la es-
clavitud, aunque 6sta fucra lentamente por el mejoramiento de los
trabajos agricolas.
El Siglo era muy leido en Cuba; sus doctrinas sanas y 16gicas so
propagaban con rapidez; la prensa espafiola le hacia una guerra sin
cuartel y pronto se les lanzaron por los militares provocaciones que
mediante un duelo 6 dos pudieron ser contenidas.
Dulce tambi6n habia cambiado ante las dadivas generosas de los
negreros primero, y luego ante la suerte que le proporcion6 una cu-
bana rica con quien casarse, que le llev6 una fortune inmensa.
Pozos Dulces, amenazado con el destierro 6 la supresi6n del pe-
ri6dico, tuvo que aflojar en su campafia; aunque habia dado un paso
adelante, una vez que ya se discutia en pfiblico la abolici6n de la es-
clavitud.
Los negreros juzgaron peligrosa la situaci6n, y trabajaron en Ma-
drid su relevo. Dulce, ya satisfecho, no tenia empefio en la resistencia,
y en 30 de Mayo de 1866, lo sustituia el General Francisco Lersundi.
Su despedida fu6 carifiosa y hasta tierna. Se iba, dijo, "un cu-
bano mis."


El 'General Lersundi encontr6 en Cuba una atm6sfera de
paz, pues existian afn esperanzas en las reforms political, y se espe-








-82-


raba el establecimiento de 6stas, como resultado de la Junta de Infor-
maci6n que el gabinete liberal hacia constituir en Madrid.
Habia 6ste de estar formado por representantes nombrados por
el pueblo cubano, 6 igual nfimero por el Gobierno de Madrid.
Cuba mand6 sus hombres m6s notables; pero como era 16gico, eran
todos de abolengo liberal, y el Gobierno nombr6, por el contrario, un
personal enemigo de las reforms, cuyo alcance, no era possible cono-
cieran, como los que de Cuba habian ido.
Los comisionados salieron de Cuba con grandes esperanzas, que
se desvanecieron rApidamente, tan pronto como llegaron A la Corte.
Para mayor desgracia, cay6 el gabinete liberal, y no tuvieron que
entenderse con CAnovas, sino con su sustituto Castro.
Eran las reforms una panacea para la mayoria de los cubanos
pudientes, cansados de los fracasos revolucionarios, pues esperaban
desahogo, con el alza del precio del azficar, porque A causa de la abo-
lici6n de la esclavitud en los Estados del Sur, abandonaron 6stos por
entonces el cultivo de la caia.
Con el program reformist estaban los pueblos que habian man-
dado sus representantes A la Junta; la propaganda habia sido hecha
con talent y sagacidad; tal parecia que con ella habia muerto el
espiritu revolucionario: hombres de reconocida inteligencia y buena
fe lo creian un recurso hacedero y salvador.
A su paso por New York, Morales Lemus se lo hizo present A
los pocos cubanos que afin alli, luchaban por los ideals de la Revo-
luci6n, y que ellos creian que combatir las reforms era un grave
error.
Condenaban la actitud de Juan Manuel Macias, que desde el pe-
ri6dico La Voz de la Am6rica atacaba las reforms decantadas, en en6r-
gicos y justificados escritos, probandoles que parecia incredible hubiera
cubanos honrados que afin creyeran en la posibilidad de obtener de
Espafia justicia para Cuba, y asegurando que las reforms nunca
llegarian.
-Si eso llegara A suceder-contest6 Morales Lemus-entonces
no quedaria un cubano que no estuviera dispuesto A todos los sa-
crificios.
Se puede decir que del 6xito de las reforms dependia la suerte
de Cuba en el porvenir.
La burla cruel sufrida por los comisionados en Madrid, la cose-
cha de desengafos y decepciones con que retornaron a Cuba, marca-
ron el cambio definitive de la political cubana, que resueltamente tom6
el camino de la Revoluci6n.
Para mayor abundamiento, trajeron tambi6n el establecimiento
del impuesto director, que era repugnante al pals, y el que la codicia











de los empleados del Gobierno hizo intolerable, pues extendidos los
recibos en escudos en plata, empezaron A hacerlos efectivos como si
fueran escudos en oro, con lo cual cuatriplicaban la recaudaci6n.
Morales Lemus, al llegar a New York de retorno de Espafia, se
avist6 con representantes del general Quesada (Manuel) ofreciendoles
recursos con que preparar una gran expedici6n, oferta que no fu6
cumplida.



El dia 3 de Noviembre de 1866 era relevado Lersundi por el Ge-
neral Joaquin del Manzano y Manso. Muerto 6ste fu6 sustituido por
BIAs Villate, Conde de Valmaseda, el 24 de Septiembre de 1867, vol-
viendo al Gobierno nuevamente Lersundi el 13 de Diciembre de 1867.
El general Quesada, que habia mandado comisionados A distintas
licalidades de la Isla, entire ellos A Bern'ab Varona (Bembeta)-que
fu6 preso en Camagiiey y conducido A la Habana, donde lo puso en
libertad Lersundi-habia visto que eran inftiles sus esfuerzos, y des-
esperado desembarc6 por Nuevitas, siendo mal acogido por Napole6n
Arango, que era entonces el jefe elegido por los camagiieyanos.
Los. comisionados que mand6 A la Habana tampoco tuvieron bue-
na acogida.
En Oriente y Camagiiey se trabajaba con fe y ardimiento, y A
principios de 1868 mandaron comisionados a la Habana, A cuyo frente
vino Pedro Figueredo, los que volvieron a Oriente sin encontrar el
apoyo esperado; inicamente el Conde de Pozos Dulces se manifest
francamente A su favor.
A pesar del desengafio, en Oriente y Camagiiey se continue tra-
bajando con fe y resoluci6n.
Los sucesos que se desarrollaban en Espafia vinieron A facilitar
la ejecuci6n del plan revolucionario.
La conspiraci6n fraguada por Serrano, Prim y Topete para la
caida de la monarquia, vino A marcar el moment oportuno para la
Revoluci6n Cubana.
Por cierto que los azares de la suerte llegan A ser incomprensibles.
Con dinero cubano dicen que se fragu6 la revoluci6n de Septiembre,
pues tanto Serrano como Dulce, casados ambos con cubanas ricas, fue-
ron los que, de los capitals de sus esposas, facilitaron grandes sumas
para la revoluci6n espafola.
En su segundo mando se estren6 Lersundi persiguiendo A la gen-
te de color, dAndole apariencias de castigo por delitos comunes; des-
terro gran nAmero de ellos A Fernando P6o.
En la parte Occidental, A la fiebre revolucionaria habia sucedido
un gran desaliento, como si hubiesen gastado totalmente las energies,











y aparecian resignados A sufrir el yugo que con tanto brio habian
querido romper.
El General Lersundi, presintiendo 6 conociendo la pr6xima caida
de Isabel II, se concrete a ganar tiempo, y metido en Guanabacoa,
solo se ocupaba de gozar de las delicias de Capua, entire saturnales y
orgias.
Se cernia ya en el aire la proximidad de la revoluci6n redentora,
y la demoralizaci6n de las masas populares indicaba que se aproxima-
ba la hora final de la dominaci6n espafiola.
Con la muerte de las reforms sobrevino la del peri6dico El Si-
glo, en que habia Pozos Dulces hecho tan en6rgicas campafias.
Le sustituy6 El Pais, que timido al principio, se entusiasm6 con
los vientos de fronda que llegaban de Oriente, para morir A manos de
los voluntarios en los primeros albores de la revoluci6n.




El fracaso de las reforms determine el empefio por la revolu-
cion de cualquier manera, A pesar de la total carencia de recursos y
de preparaci6n.
No existia mAs que la desesperaci6n de un pueblo vilmente enga
fiado en sus aspiraciones y sometido A una situaci6n degradanto e
insoportable.
Habiamos llegado A merecer juicios, como el siguiente, que copio:
"El juicio que se formaba de los cubanos, individual y colectiva-
mente, era tan degradante, que merecia el desprecio y el desd6n de
los hombres capaces de juzgar la dignidad compatible en los grades
de civilizaci6n que correspondent al nivel de la ostentosa opulencia del
pueblo cubano."
He aqui la pintura del Gobierno que sufriamos:
"Sin regimen politico, pues aunque existia un C6digo escrito era
infitil, con todas las licencias para el rico, sin medios, ni derechos de
defense para el esclavo, sin gobierno, sin justicia, pues uno y otro se
vendian al mejor poster; con una administraci6n de su hacienda, con
el robo como base; sufriendo la rapacidad de una nube de empleados
que s6lo venian buscando un capital bien 6 mal habido, pero hecho en
corto tiempo, para retornar A la Metr6poli; el mecanismo guberna-
mental en manos de soldados poco experts .6 de hombres civiles de
pocos conocimientos,.que debian sus puestos al favor."
A tan desesperada situaci6n, el cubano contest con la conspira-
ci6n primero, con la guerra luego.
A pesar de medio siglo de fracasos, no se habia adquirido expe-
riencia, y nuestros hombres no sofiaban lo que era la guerra.








-85-


No se habia reunido dinero alguno, no se tenian armas, no habia
plan ni concerto.
En Oriente era mis fuerte el impulso, estaban resueltos: el hom-
bre mis rico, el venerable Francisco Vicente Aguilera, respetado por
todos, era el jefe; Bayamo era el centro.
Santiago de Cuba, Holguin y Tunas, estaban de acuerdo con Ba-
yamo y Manzanillo.
En Camagiey, el Marqu6s de Santa Lucia, Salvador Cisneros
Betancourt, y los Arangos, dirigian el movimiento, pero habia dos
criterios.
Las Villas estaban resueltas, y esperaban el moment. En Occi-
dente habia conspiradores, pero faltaba resoluci6n.
Orientales y camagiieyanos se reunen en Rompe (Tunas).
Se hace present que no hay ni armas ni dinero, pero se resuelve
la revoluci6n; mandan comisionado a la Habana A Pedro Figueredo;
6ste vuelve A Oriente sin recursos y sin esperanzas de que Occidente
secunde el movimiento: se creia premature.
La Revoluci6n iniciada en Espafia por los Generales Serrano, Prim
y Topete, que trajo como consecuencia la caida de la reina Isabel II,
vino a ser un excitante m6s y determine A sefialar el 14 de Octubre
de 1868, come la fecha en que debia darse el grito de independencia.
La junta se habia efectuado en el ingenio "Rosario", Manzanillo.









10 DE OCTUBRE DE 1868


Tan pronto como se fij6 el dia para iniciar el movimiento, se man-
daron comisionados A Bayamo, Las Tunas, Holguin y Camagiiey, los
que debian verse con Francisco Aguilera, Perucho Figueredo, Donato
MaIrmol, Julio Peralta, Vicente Garcia, Salvador Cisneros y Luis Fi-
gueredo.
Este filtimo, desde el mes de Septiembre, estaba acampado con
su gente en su finea el "Migial", y en la misma actitud estaba en una
hacienda de Las Tunas, Francisco Mufioz Rubalcaba.
Por miras ambiciosas segfin unos, por condiciones de caricter se-
gin otros, 6 apremiado por las circunstancias y temiendo ser deseu-
bierto y preso, se precipit6 Cespedes, y en la noche del 9 al 10 de Oc-
tubre, en el ingenio "Demajagua", di6 el grito de independencia.
Desde el dia 8 se le comunic6 a C6spedes, desde Bayamo, que se
habia dado contra 61 orden de prisi6n, asi como tambi6n contra Bar-
tolom6 Mas6 y otros.
Este aviso provino del telegrafista Ismael Cespedes. Desde el
dia 9 estaban en armas y reclutando gente, Lico Codina, Pedro y Pan-
chin C6spedes, los hermanos Marcano, Rafael Caymari y Jos6 A.
P6rez.
La situaci6n era tan apremiante, que el apresuramiento nos pa-
rece justificado.
En la noche del dia 11 entraba Carlos Manuel de C6spedes, con
la gente que se le habia reunido ya, en Yara. En direcci6n opuesta ve-
nia una compaffia de tropa espafiola, procedente de Bayamo.
En aquel encuentro casual los insurrectos llevaron la peor parte:
casi desarmados, pues se les habian mojado los cartuchos, poca resis-
tencia podian hacer; la dispersi6n fu6 complete. Hubo de parte de
los insurrectos un muerto, Fernando Guardia y Cespedes, primer
victim de la guerra.
El fuego hecho en Yara fu6 oido por Luis Marcano, que estaba
en el Zarzal, y acudi6 A 61, encontrandose con C6spedes que se retiraba
despu6s del fracaso de Yara, con su pequefia fuerza desalentada y
medio dispersa.
Era Luis Marcano, general dominicano, avezado a la guerra, in-
teligente y sagaz; puesto a las 6rdenes de C6spedes, 6ste le nombr6 Ge-
neral en Jefe.
Cespedes pensaba retirarse rumbo a la Sierra y esperar alli el
resultado del movimiento. Marcano, mis prfctico en material revolu-
cionaria, le hace desistir de su prop6stito y por el contrario resuelven
aprovechar el efecto de la sorpresa y atacar & Bayamo.
El dia 15 entran en Barrancas, y el 16 tienen una entrevista con







-8i--


Perucho Figueredo, que venia de Bayamo; el 17 siguen march y ei
18 inician el ataque de la poblaci6n; la guarnici6n espafiola, tras tres
dias de combat, se rinde y las fuerzas cubanas quedan duefios de la
ciudad, estableciendo alli el Gobierno Revolucionario.
La explosion habia sido general: Oriente habia contestado como
un solo hombre, y el dia 13 ya estaban sublevadas las fuerzas de las
Tunas, mandadas por Vicente Garcia y Rubalcaba; el dia 14 se al-
zaba Holguin en armas, mandadas estas fuerzas por Julio Peralta y
Hernandez Perdomo; en Santiago de Cuba, Donato M1\rmol; MAximo
G6mez, Felix Figueredo y Calixto Garcia organizaban a Jigunui, do
cuya poblaci6n se habian hecho duefios, haciendo prisioneras A las
autoridades.
El movimiento fu6 tan rapido y general, que el gobierno espafiol
se habia visto reducido A la defensive, reconcentrando sus fuerzas en
las poblaciones.
Numerosas masas de gente medio desarmadas, pero llenas de en-
tusiasmo, hostilizaban sin cesar A las fuerzas espaliolas, y el Gobierno
revolucionario se constituia en Bayamo, tratando de dar organizaci6n
& aquellas fuerzas.
El dia 4 de Noviembre secundaban el movimiento los camagiie-
yanos. Desde el primer moment se ponen A su cabeza un comity com-
puesto por Salvador Cisneros Betancourt 6 Ignacio y Eduardo Agra-
monte, que obrando independientemente de CUspedes, organize su
ejercito y su administraci6n bajo una forma republican y franca-
mente abolicionista; nombra jefe de sus fuerzas A Napole6n Arango
y se comunican con el extranjero por Nassau, llamando al general
Manuel Quesada para que se pusiera al frente del ejrcito.
Camagiiey entero estaba en armas. Los espafioles solo conserva-
ban las poblaciones de Puerto Principe, Nuevitas y Santa Cruz; la
line f6rrea estaba en poder de los cubanos 6 incomunicado Puerto
Principe.
El Gobierno Espafiol, escaso de fuerzas, solo podia disponer de
pequefias columnas, que la mayor parte de las veces fueron derrotadas.
El objetivo del Gobierno espafiol era Bayamo; la column que al
mando del coronel Campillo sali6 de Manzanillo, fu6 obligada A retro-
ceder por las fuerzas al mando del general Modesto Diaz; HernAndez
Perdomo, en Holguin, diezm6 el batall6n de San Quintin; Donato
MArmol y MAximo G6mez dispersan A machetazos en los Pinos de
Baire, la column de 700 hombres que al mando del coronel Quir6s
habia salido de Santiago de Cuba.
El general Lesca, con una column de las tres armas, logra atra-
vesar la Sierra de Cubitas y entra en Puerto Principe.
Donato MArmol cerca & Santiago de Cuba, acampa en los Puertos
y se posesiona del Cobre.









Holguin es atacado, y se obliga al bravo jefe espafiol coronel
Camps, que lo defendia A encerrarse en la Periquera.
El gobierno espafiol organize una fuerte column, que pone a las
6rdenes del general Conde de Valmaseda, que va A desembarcar en la
costa sur, en Vertientes, para desde alli dirigirse A Puerto Principe.
El itinerario escogido por el jefe espafiol le era favorable, por ser
terreno llano y poco poblado; ademas, las circunstancias especiales de
los revolucionarios le permiti6 hacer su camino hasta Puerto Principe
sin que fuera hostilizado, lo que facilitaba much su march a
Bayamo.
Esta falta imperdonable puso de manifiesto la excisi6n que desde
el primer moment habia surgido en las fuerzas camagiieyanas. Exis-
tian dos tendencies: con el Comit6 estaban todos los que francamente
querian la guerra, entire estos la juventud habanera que al mando del
general Manuel Quesada habia llegado en el Galvanic; con Napole6n
Arango aquellos que en vista de los pocos recursos con que se contaba
dudaban del 6xito y creian possible una reconciliaci6n con el gobierno
espafiol y por ellos no se hostiliz6 A Valmaseda, dejindole franco el
camino A Puerto Principe, lo que produjo tan honda excitaci6n que
provoc6 una Junta en las Minas.
De ella result la caida de Napole6n Arango y el triunfo del Co-
mit6, que orden6 que en el acto se activasen las hostilidades.
Valmaseda inici6 una political de atracci6n en Puerto Principe
que si no le di6 resultado, fu6 debido al asesinato de Augusto Arango,
que habia ido a la ciudad como parlamentario.
La estancia de Valmaseda en Puerto Principe fu6 corta, saliendo
al poco tiempo para San Miguel, bali6ndose en Bonilla; sigui6 march
por Cascorro y Guaimaro, encontrandose en Rompe con las fuerzas
de Vicente Garcia y Modesto Diaz.
Se le incorpor6 la column del coronel Loiio, y ambas entraron en
las Tunas el dia primero de Enero de 1869; en este lugar deseansaron
sus fuerzas varies dias, preparando la march A Bayamo.
Con noticia de la march de la column espafiola, el general Do-
nato MArmol con la fuerza a sus 6rdenes march desde Cuba a su
encuentro: tenian el recuerdo de Baire y creia, ciego, poder repetir el
hecho.
Traia el general Valmaseda 3,000 hombres de las tres armas, con
eaatro piezas de artilleria; su infanteria venia armada con fusiles
Peabody y era toda fuerza veteran.
Donate Marmol tenia A sus 6rdenes 4,000 hombres, en su mayo-
ria desarmados, sin mis defense que largos palos de yaya y machetes
de los que usaban en los ingenious, porque la mayoria eran negros sin
mafs organizaci6n que estar divididos por compaiias al mando de los
j6venes que habian salido de Santiago de Cuba.







-89-


Los pocos que estaban armados, llevaban escopetas viejas y algu-
nos fusiles de pist6n.
Marmol, en vez de esperar al enemigo en el Cauto y aprovechar
la defense que le prestara el rio, se adelant6 A esperarlo al Salado,
dejando 6ste A su espalda y preparando una emboscada, creyendo que
se podia por sorpresa lanzar aquella masa de desarmados sobre la
column.
Valmaseda marchaba con las precauciones necesarias, y vi6 la em-
boscada, quizA porque la impaciencia de los cubanos la hizo visible.
El primer advance de los cubanos fu6 tan impetuoso que algunos
llegaron hasta las piezas, A pesar de la lluvia de metralla que lanza-
ban, A la vez que la infanteria hacia con sus armas de precision un
fuego vivo y sostenido.
La carniceria fu6 extraordinaria, la metralla hacia surcos entire
aquella masa de came aglomerada, que tenia que retirarse por un te-
rreno fangoso y resbaladizo; la retirada fu6 un complete des6rden, a
pesar de que los espafioles no hicieron persecuci6n alguna, avanzando,
por el contrario, con gran recelo y precauci6n. El dia 8 de Enero, en
que se di6 la acci6n de "El Salado", fu6 uno de los dias tristes de la
Revoluci6n: la derrota de Marmol habia franqueado el paso A Bayamo
A la column espafiola.
Valmaseda el dia 9 reconoci6 y tante6 el rio por Cauto el Paso,
siendo hostilizado por los dispersos que pudo reunir Marmol; mien-
tras llamaba la atenci6n por este punto, preparaba el vado por Cauto
el Embarcadero, que encontr6 desguarnecido, por falta de previsi6n
del jefe cubano 6 por falta de gente disponible. El dia 11 empieza
la column 6 cruzar el rio.
Era el Cauto la finica defense natural donde el cubano desarma-
do y sin organizaci6n podia hacer alguna resistencia a una fuerte co-
lumna de tropa veteran y bien armada como la de Valmaseda, a
quien habia envalentonado, ademAs, el 6xito extraordinario que habia
obtenido en la acci6n del Salado.
Bayamo no podia ser defendido.










BAYAMO


La march victoriosa de Valmaseda, que habia cruzado el Cama-
giiey y Tfinas facilmente, anunciaba la catistrofe; la acci6n del Sa-
lado fu6 golpe mortal; el cruce del Cauto anunci6 al Gobierno de
Bayamo que la resistencia era infitil y la defense impossible.
Carlos Manuel de Cespedes, en ese convencimiento, orden6 la
destrucci6n de Bayamo; como para demostrar la resoluci6n del pue-
blo cubano de luchar hasta donde le fuera possible.
Bayamo fu6 quemado casi totalmente por sus pobladores, y cuan-
do el dia 15 de Enero entraron en l1 las tropas de Valmaseda, no en-
contraron mAs que las ruinas afin humeantes de la vieja poblaci6n.
Si la derrota del Salado hizo un efecto desastroso, la toma de
Bayamo fu6 un golpe de muerte; el jefe espafiol no perdi6 el tiempo,
y operando con actividad, pronto se hizo duefio de todas las poblacio-
nes 6 interrumpi6 la comunicaci6n entire las fuerzas insurrectas.
Las families de Bayamo habian marchado al monte, y pronto em-
pez6 sobre ellas una persecuci6n horrible y sin piedad, sembrando el
terror.
El que en Camagiiey se habia mostrado conciliador, en Oriente
di6 al pfiblico la proclama mas cruel y sangrienta que pudiera sofiar
el ser mas perverse: la guerra de exterminio, y para el pais la ruina
complete y desoladora. La fiera se mostraba en ella de tal manera,
que al cubano no le quedaba mas camino que la muerte 6 la des-
honra.
Situ6 su cuartel general en las ruinas de Bayamo, que fue desde
entonces el teatro de sus crimenes y ferocidades.
La revoluci6n sufri6 entonces una crisis tremenda, de la que sa-
li6 con vida milagrosamente, gracias A la resoluci6n de los cubanos de
morir 6 veneer.
La dificultad en las comunicaciones, la falta de noticias de Ces-
pedes, los rumors que de su capture circularon, di6 motivo A una
Junta en Tacaj6, donde se pretendi6 nombrar dictador A Donato
MArmol.
La presencia de Francisco Aguilera y de Carlos Manuel de CUs-
pedes, que llegaron oportunamente, desbarat6 el mal, y fu6 recono-
cido C6spedes como jefe supremo.
CBspedes debia marchar, sin p6rdida de tiempo, A Camagiiey,
para unificar la revoluci6n.










LAS VILLAS


El dia 7 de Febrero de 1869 se levantaban los villarefios, reunien-
do desde los primeros moments m6s de diez mil hombres, aunque,
como los de Camagiiey y Oriente, estaban en su mayoria desarmados;
Sancti Spiritus, Remedios, Trinidad, Villaclara y Cienfuegos respon-
dieron valientemente al grito de la patria, y cada localidad tenia su
jefe natural, elegido por ella misma.
Con mejor criterio que Camagiiey, no pensaron los villarefios for-
mar gobierno propio, sino que nombraron delegados que pasaran 6
Camagiiey para que trabajaran por la unificaci6n del Gobierno Reva-
lucionario y se constituyera la nacionalidad cubana.
Los comisionados nombrados fueron Honorato del Castillo, Mi-
guel 'Ger6nimo Gutierrez, Arcadio Garcia, Tranquilino Vald6s, Anto-
nio Lorda y Eduardo Machado.
Las fuerzas villarefias se batian sin cesar, utilizando las piedras,
como en la Loma de la Cruz, y en otras, como en el cafetal "Narciso",
lanzando las abejas contra las tropas.-Rasgos sublimes de desespera-
ci6n, patriotism y valor.
La llegada de los comisionados de Las Villas 6 Camagiiey, donde
ya se encontraba C&spedes acompafiado de los comisionados de Orien-
te, fu6 sumamente fitil, pues facility la unificaci6n del Gobierno, de-
terminando la reuni6n de la Asamblea Constituyente, que resolveria
sobre los destinos del pais.
Las fuerzas habian ido tomando una organizaci6n especial que
dependia de las condiciones y conocimientos de los jefes locales. En
Oriente, debido a la actividad de las operaciones emprendidas por los
espafioles, todo estaba en embri6n.
En Camagiey, en cambio, como el enemigo habia operado menos
y los jefes tenian mayores conocimientos militares, se habian organi-
zado mejor y desde los primeros dias funcionaban los organismos civi-
les; esta ventaja nos debia ser m6s tarde funesta, pues nuestros legis-
ladores, que no habian probado ain la guerra, crearon una Repfiblica
ideal, pero poco practice.
Occidente permaneci6 inactive, sufriendo con m6s dureza la pre-
si6n del Gobierno y los desafueros de los voluntarios, cada dia mas
exaltados y consentidos por el Capitdn General Lersundi.
Este habia sido relevado el dia 4 de Enero de 1869, por el Ge-
neral Domingo Dulce, hombre poco grato A las turbas de voluntarios.











LA ASAMBLEA DE GIAIMARO


El dia 10 de Abril de 1869, se reuni6 en Guaimaro la Asam-
blea Constituyente que habia de decidir los destinos de la Revoluci6n.
Componian esta, como Presidente de la Asamblea, Carlos Manuel
de C&spedes.
Por Camagiiey, Salvador Cisneros Betancourt, Francisco San-
chez, Miguel Betancourt Guerra 6 Ignacio Agramonte.
Por Oriente, Jesfs Rodriguez, Antonio AlcalA y Jos6 Isaguirre.
Por las Villas, Honorato del Castillo, Miguel Ger6nimo 'Guti6rrez,
Arcadio Garcia, Tranquilino Valdes, Antonio Lorda y Eduardo
Machado.
Por Occidente, Antonio Zambrana.
Actu6 como Secretario Ignacio Agramonte.
Se proclam6 como forma de Gobierno la Repfiblica, y como Pre-
sidente de ella Carlos Manuel de Cespedes.
El Poder Legislativo residiria en la Camara de Representantes,
y en su articulo 24 la abolici6n de la esclavitud.
"Articulo 24.-Todos los habitantes de la Repfiblica son entera-
mente libres.'"
Dividi6 la Repfiblica en cuatro Estados, que tendrian igual re-
presentaci6n en la Cimara: Oriente, Camagiiey, Las Villas y Oc-
cidente.
.Esta Constituci6n debia regir lo que durase la guerra de inde-
pendencia.
De los defects que tuviera hablaremos mAs tarde, segfin lo vayan
demostrando los acontecimientos.
De ese hecho resultaba unificada la Revoluci6n, y establecida la
Repfiblica de Cuba.











CARLOS MANUEL DE CESPEDES


Era 6ste hombre de buena presencia, modales aristocraticos, de
gran caricter, pasiones violentas y median talent; durante el curso
de su mando, a pesar de lo dificil de su situaci6n, supo siempre im-
poner respeto A los que le rodeaban, siendo su mayor desgracia el que
las circunstancias no le hubieran permitido asumir el character de jefe
military.
FuB nombrado General en Jefe del Ej6rcito, el General IManuel
de Quesada.
Se dividi6 el Ej6rcito en tres Cuerpos: el primero, Ejereito de
Camagiiey, a las 6rdenes del Mayor General Ignacio Agramonte: el
segundo, Ej6rcito de Oriente, Mayor General Tomas Jordan; el ter-
cero, Ej6rcito de las Villas, Mayor General Federico Cavada.
El General Quesada, empez6 a darle al EjBrcito .organizaci6n y
discipline.
Pero la empresa era dificil, porque ain se desconocia lo que era
la guerra.
Hasta mediados del aiio 1869, la situaci6n parecia favorecernos.
Por fortune nuestra, los desaciertos del gobierno espaiiol y el en-
saiamiento de la soldadesca, habian ahuyentado de las poblaciones un
gran nfimero de cubanos pacificos: New York, Key West, Nassau y
Kingston, vieron llegar un sin nfimero de fugitives: el Gobierno de
la Repfiblica atendi6 A organizarlos, nombrando agents y repre-
sentantes en el extranjero.
Morales Lemus habia sido nombrado Ministro de Cuba en Wash-
ington, y de acuerdo con 61 se procedi6 A nombrar una Junta, para
recaudar fondos con que auxiliar A los revolucionarios.
La Junta qued6 constituida, eligiendose como Presidente de ella
a Miguel Aldama, y formaban parte Jos6 Manuel Mestre, Hilario Cis-
neros, Nestor Ponce de Le6n, Francisco Fesser, Jos6 Antonio Heche-
varria, Pedro Martin Rivero y otros.
Pronto se organizaron expediciones, y A pesar de ser detenidas
algunas de ellas por el Gobierno americano, ya A mediados de 1869
habian llegado la del Galvanic, traida por el General Manuel Quesada;
la de El Salvador, que condujo el General Rafael Quesada, y la del
Perrit, conducida por Francisco Javier Cisneros, y donde venia como
Jefe military el General Tomas Jordan.
La revoluci6n, aunque muy combatida en Oriente, estaba fuerte
en el Camagiiey y las Villas, donde el enemigo se habia hecho sentir
poco, y por el contrario, las fuerzas revolucionarias estaban A la ofen-
siva.
El General Quesada tenia cercado h Puerto Principe; habia, aun-








-94-


que sin 6xito, atacado A las Tunas, y asaltado y torado el campamen-
to de la Llanada, y ya se distinguia, A las 6rdenes de Ryan, la brillan-
te caballeria camagiieyana. Se podia decir que en la residencia del
Gobierno no habia inquietud alguna, no se sentia la guerra.
Las families camagiieyanas residian en sus fincas, se paseaba en
volantas, nada escaseaba y se hacia vida de sport.
Esta tranquilidad debia'traer sus consecuencias naturales y po-
ner de manifesto los defects de la Constituci6n: necesitabamos orga-
nizar un ej6rcito y hacer soldados y s6lo se habian hecho ciudadanos,
y como las ordenanzas militares no conceden al soldado libertad al-
guna, la transformaci6n de ciudadano A soldado era impossible.
Se habia creado una Repfiblica ideal, y como se vivia en paz, pros-
peraban los idealismos, con lo que finicamente se conseguia impobili-
tar las operaciones de los jefes militares. El general Quesada se en-
contraba hostilizado por los Representantes de tal modo, que el 6 de
Octubre de 1869 pas6 & la Camara el siguiente escrito, exponiendo sus
quejas:
"Debemos reconocer en nuestras intimidades que seria una feli-
cidad para los pueblos, la extricta sujeci6n A la prActica (esencialmen-
te movible) de las mas bellas combinaciones; pero por desdicha eso
original siempre series inconvenientes y A veces evidentes y poderosos
obstaculos al bien general.-Apliquemos todo eso a nuestra situaci6n.
La soluci6n de nuestra contienda corresponde, de hecho, en el interior,
A la guerra.-En todos los pueblos, en circunstancias como en la que
nos encontramos, se confia la salvaci6n de la patria a la espada."
Y dice mas tarde que habiendo entregado ese document al dipu-
tado Antonio Zambrana, para que le diera curso, 6ste se lo habia de-
vuelto, contestandole "que no lo presentaba A la Camara, porque lo
creia inconvenient 6 inoportuno, pues se asemejaba A las proclamas
del General Bonaparte, poco antes de disolver con las bayonetas el
Consejo de los Quinientos.'"
La contestaci6n de Zambrana indicaba el lirismo reinante en la
atm6sfera de la CAmara de'Representantes, todavia tan lejos de la
Repfiblica y ya estaban combatiendo al Dictador.
Quesada no pudo sostener mas tiempo aquella situaci6n, y el 15
de Diciembre de 1869, en una reuni6n en el Horc6n de Najasa, ex-
puso sus quejas y pidi6 la aprobaci6n 6 desaprobaci6n de su conduct,
y como la opinion de la mayoria le fu6 contraria, remiti6 A la Camara
la renuncia de su puesto, en estos t6rminos:
"De acuerdo con el dictamen de mi conciencia, que me ordena
siempre proceder del modo mas convenient A la felicidad de mi pa-
tria, estimando que no debe hallarse al frente de su ej6rcito quien no
merezca la confianza de los representantes del pueblo, porque esto ori-
tina al mismo ej6rcito y al pais males sin cuento, 6 intimamente con-








-95-


vencido, tanto por los recientes acontecimiento, cuanto por los que vie-
nen sucediendo hace largo tiempo, de que no merezco la confianza de
esa Camara, tengo el honor de poner en sus manos la formal renuncia
que'hago del cargo de General en Jefe del Ejercito Libertador, que
el Gobierno me habia confiado.-El General Manuel Quesada."
La Camara le contest inmediatamente con la siguiente comu-
nicaci6n:
"Repfiblica Cubana.-Chamara de Representantes.-Recibido su
oficio fecha del dia, renunciando el cargo de General en Jefe a las ocho
menos cuarto de esta noche, minutes despu6s de terminada la sesi6n
en que se le depusiera, resolvi6se por aclamaci6n acusarle recibo; de-
clarAndole que de haber llegado con anterioridad A esta Asamblea su
antes dicha renuncia, no hubiera influido lo mas minimo en la deter-
minaci6n adoptada.-D. P. y L.-Palo Quemado, 17 de Diciembre
de 1869.-E1 Presidente, M. G. Guti6rrez.-El Seeretario, Eduardo
Machado."
No habian transcurrido nueve meses desde la fundaci6n de la Re-
pfiblica, y ya estaba la lucha entablada entire los dos poderes, pues
la deposici6n del General Quesada era un golpe dirigido al Presidente
C6spedes y comprobaba el miedo pueril de los hombres civiles de la
Revoluci6n A la Dictadura; se pretendia tender mis a salvar los prin-
cipios que 6 crear la patria arrojando al opresor.-Por desgracia, el
enemigo, al dar principio a las operaciones en Camagiiey, demostraria
lo infitil de la empresa concebida y la imposibilidad de sostener el r6-
gimen creado. El idealismo flotaba en el ambiente que rodeaba A los
nuevos legisladores, y la influencia de la lecture sobre la Revoluci6n
Francesa era manifiesta: la contestaci6n de Zambrana lo evidencia.
La Camara nombr6 General en Jefe al General Thomas Jordan.
Este habia llegado A Cuba el 11 de Mayo de 1869, mandando la expe-
dici6n del Perrit.
Military de carrera, con inteligencia, valor y buena voluntad, tonia
las condiciones necesarias para el puesto; pero por desgracia para
Cuba, habia llegado demasiado temprano. No comprendi6ndolo, fu6
combatido de tal manera, que resultaron infitiles sus esfuerzos, obli-
g6ndolo bien pronto a renunciar el puesto, pasando al extranjero des-
ilusionado y descontento.
Pretendi6 hacer soldados, crear un ej6rcito con que batir al ene-
migo, y 6sto era dificil de lograr.
El-enemigo habia operado poco; en Camagiiey no se habia sen-
tido afin la guerra y no se comprendia la vida del cuartel del campa-
mento: el rancho al lado de la familiar era lo que se queria.
Era dificil transformer aquellos hombres en soldados, cuando te-
nian la convicci6n de que eran ciudadanos, con las alforjas Ilenas de








-96-


derechos y de libertades: era impossible imponer la ordenanza, que es
el finico medio de transformer reclutas en veterans.
En el corto tiempo de su mando, y a pesar de la resistencia pa-
siva con que se le obedecia, habia logrado derrotar por complete la
column del General espafiol Pueyo en las Minas de Tana, victoria
que la resistencia de sus soldados no le permiti6 aprovechar como era
debido.
Al terminar el afio 1869, las operaciones llevadas a cabo en Orien-
te por el general Valmaseda, habian obligado a las fuerzas de Manza-
nillo, Bayamo, Jiguani y Holguin A abandonar esos territories reple-
gindose sobre Tunas; s61o Donato M~rmol, con las fuerzas dc Cuba,
habia podido burlar al Jefe espafiol, quedando en su territorio.
En Tunas y Camagiiey nada habian hecho, y tanto el Gobierno
como las fuerzas locales gozaban de tranquilidad y reposo; en las
Villas el enemigo se habia hecho sentir poco.

1870

En los primeros meses de este afio desembarca en la costa norte,
en Tunas, una expedici6n el vapor Anna, y con ella se armaron y
parquearon las fuerzas de Oriente; auxilio oportuno y eficaz, pues
ya el General Valmaseda con sus fuertes columns legaba al territo-
rio de las Tunas, creyendo dejar pacificado a Oriente.
Tres dias combaten las fuerzas de Tunas y Bayamo, en Rio Aba-
jo, mientras hacen igual faena las de Jiguani y Holguin, en La Lima.
Dejan al General Vicente Garcia con las fuerzas de Tunas, deteniendo
A Valmaseda en Rio Abajo, mientras el General Modesto Diaz, con las
fuerzas de Bayamo, vuelve A su territorio; el General MAximo G6mez
invade de nuevo a Jiguani, y las fuerzas de Holguin se colocan a re-
taguardia de las columns espafiolas, haciendo fracasar el plan del
jefe espafiol, que empezara A hacer sentir su ira y crueldad en los te-
rritorios de Tunas y Camagiiey.
En los meses de Mayo y Julio de este afio, desembarca Javier Cis-
neros en la costa Norte de Tunas.-Dos expediciones que trae el vapor
Uptown.
Las columns de Valmaseda invaden 6 Tunas, donde se baten A
diario con los tuneros que manda el General Vicente Garcia, y A los
que, a pesar de su diferencia num6rica, no logran nunca hacerles salir
de su pequefio territorio.
El enemigo avanza sobre el territorio camagiieyano, llevando con-
sigo la ruina y la desolaci6n. Empez6 entonces el Gobierno de la Re-
voluci6n la vida errante de marchas y contramarchas; las casas tro-
caronse por improvisados ranchos; las fincas fueron abandonadas, re-
fugikndose las families en los montes; empezaron A sentirse la desnu-








-97-


dez y el hambre; a la anterior confianza sustituy6 primero el recelo,
m6s tarde el p6nico, el terror infundido por la crueldad con que se
hacia la guerra, fu6 haciendo presentarse a los mas d6biles, arrastran-
do gran nfimero de families; las delaciones de estos presentados ser-
vian al enemigo para perseguir con mAs tenacidad A las fuerzas cu-
banas; empezaron luego a presentarse hombres armados, mis tarde
personas importantes por los destinos que desempefiaban, tanto civiles
como militares, arrastrando partidas enteras; la revoluci6n moria por
el abandon de sus sostenedores; muy pronto vi6se reducido nuestro
ejrcito en Camagfiey A un corto nfmero de fugitives desnudos y es-
casos de parque.
Al dejar el 'General Jordan el puesto de General en Jefe, el Go-
bierno habia dado el mando de la division de Camagiiey al General
Ignacio Agramonte; puesto que 6ste A su.vez dej6 por desavenencias
personales con el Presidente CsCpedes, sucedidndole en el mando de
la Division el General Manuel Boza.




Los efectos de la Revoluci6n repercutian en la Habana de una
manera extraordinaria, exaltando cada vez mis el espiritu de los vo-
luntarios, que entire el desorden y el desenfreno iban imponifndose A
los Capitanes Generales.
Las persecuciones contra los cubanos pudientes eran insufribles;
el patibulo y las muertes en el misterio eran numerosas, y como si fue-
ra 6sto poco, las deportaciones en masa A Espafia 6 A Fernando P6o
acabaron de aterrar al pueblo.
Los escAndalos y fusilamientos.de Villanueva; el saqueo de la
casa de Aldama y de otros cubanos pudientes, acabaron de hacer que
emigraran en gran nfmero al extranjero; asi fueron formAndose los
grades nicleos de emigrados que, organizados, empezaron a mandar
recursos al campo insurrecto, A la vez que gestionaban cerca del Go-
bierno de Washington el reconocimiento de nuestra independencia 6
la beligerancia; negociaci6n que estuvo a punto de verificar nuestro
integro patriota Morales Lemus, y euyo fracaso, se dice, fue la causa
de su muerte.
Con el sostenimiento de la guerra y el poco 6xito de los esfuerzos
de los capitanes generates, fu6 creciendo de tal modo la imposici6n de
las masas de voluntarios, que vinieron A crear una situaci6n que
hacia ineficaz la political del general Dulce, al que hicieron embarcar
el dia 2 de Junio de 1869.
Se hizo cargo del mando, interinamente, el General Felipe Gine-
-es del Espinar, el que a su vez lo entreg6, el 28 de Junio de 1869, al
7









-98-


general Antonio FernAndez y Caballero de Rodas, que habia sido
nombrado por el Gobierno de la Metr6poli.
Era este uno de los prohombres de la revoluci6n de Septiembre;
traia fama de energico, y eso calm en parte el espiritu levantisco de
las masas de voluntarios; ademAs, como no tenia antecedentes, el par-
tido negrero intraasigente no se le puso enfrente y pudo tener inicia-
tivas. Aunque el General Valmaseda no habia acabado con los revo-
lucionarios, tuvo 6xitos parciales, pues ocupaba A Camagiiey y Oriente
y con sus ferocidades se habia hecho el h6roe de los voluntarios.
En los moments en que el espiritu de los camagiieyanos decaia
y se extremaba la guerra sin cuartel en su territorio, se person Caba-
llero de Rodas en Puerto Principe, y haciendo contrast con el feroz
Valmaseda, inici6 una political transigente y suave que le di6 brillan-
tes resultados, logrando con ella numerosas presentaciones, no s61o de
personas notables, sino tambien de fuerzas enteras con sus jefes y ofi-
ciales.-N. Arango, C. Porro, Silva, Manuel Agramonte con su fuerza
y otros muchos jefes y oficiales.-La ida de 6ste fu la serial para que
la gente del campo abandonara la causa revolucionaria: ante el des-
cuaje de estos fugitives, se pudo career que la Revoluci6n moria.
En las Villas se habia efectuado igual movimiento, y sus fuerzas,
disminuidas y escasas de parque y armamentos, se sostenian A duras
penas.
Estas ventajas reales y sus condiciones de carActer le permitie-
ron contener en parte el desenfreno de los voluntaries, hasta el 3 de
Diciembre de 1870, en que entreg6 el mando al General Bls Villate,
Conde de Valmaseda.



Como las operaciones emprendidas por los espafioles obligaron
al Gobierno y A la CAmara A star continuamente en movimiento, no
dejAndole verificar sus sesiones, los gobernadores y demAs empleados
civiles desaparecieron, quedando s61o algunos de los prefectos y sub-
prefectos, que puestos a las 6rdenes de los Jefes militares del territo-
rio, se transformaban en utilisimos auxiliares del ejercito.
El General Boza, dotado de valor y patriotism, no tenia las con-
diciones necesarias para las circunstancias dificilisimas en que se ha-
bia hecho cargo del mando; y el enemigo, operando con gran activi-
dad y mayor nimero, acab6 de desmoralizar y desbandar el pequefio
ejereito.
El Gobierno y la Camara empezaron A palpar la realidad y esta
iltima, viendo la dificultad para reunirse, ampli6 las facultades del
Poder Ejecutivo, dejando A los jefes mil;+res en libertad de obrar
conforme A las circunstancias.




Full Text

PAGE 1

' -F ? ----4 .r -1 -----u ----C ---iy -----. .-

PAGE 2

----------.r. ----'. .-.--I .--.--. -.J---; --------+ r -.-s ---r ---------i .. i ----

PAGE 3

U

PAGE 4

LATI AMERICAN

PAGE 5

Slos -Veteitanos Hoy que el Gongreso ubano, abandona en su miseria a los InSlidos del Ejercito Libertador de uba y a las viu das y huerfanos de los que combatieron por la libertad; hoy que el Gobierno niega, a los veteranos de la guerra de 1868 el derecho de usar la honorifica medalla que justifica sus servicios y cuando el pueblo cubano en su mayoria, eleva por eleccion a los puestos ma's altos de la Republica, a los indiferentes y a los enemigos de la Revolucion. ereemos necesario relatar los hechos pasados, evocar el recuerdo de los sacriflcios de nuestros martires y heroes, para que la juventud los tome como ejemplo y aprenda en ellos a sacrificar vida y hacienda, para obtener y conservar la libertad y la independencia de la patria.

PAGE 6

..

PAGE 7

Sr. General Enrique Collazo. Nuestro distinguido amigo : Hemos leido con sumo interns y eon verdadero placer los cuadernos que usted tuvo la bondad de enviarnos de sus valiosos trabajos acerca de los hombres y los hechos ma's salientes y culminantes de nuestra breve y gloriosa historic. Se ha dicho sin justicia que la Historia de Cuba no ha sido escrita todavia. Si ella ha de ser Como quisiramos que fuera, porque estamos habituados a que asi sea la Historia, la narration ordenada, Tina, varia y armonica de todas las manifestaciones del alma cabana a traves del tiempo y en cumplimiento de leyes biolog'icas, ontologicas y morales, estamos conformes con aquella opinion; pero si por otros medios, a los que solo falta la unidad, pttede cumplirse el objeto y realizarse el fin de la. Historic, como ha acontecido en Cuba, nosotros no podemos partieipar del error comnin, porque si no en uno, en muchos libros han sido recogidas' cuidadosamente todas las palpitaciones del alma cabana; y no uno, sino muchos hijos eselai'ecidos de esta tierra limn traido su piedra, esmeradamente labrada, al edificio comntn, para ctuyo remate y eima solo faltan la unidad y plan. Usted coneurre, nuestro distinguido amigo, a esta obra patriotica, con su brillante trabajo que nosotros nos atrevemos a calificar de valiosisimia Contribucicn al estdio de la Historia de Ceiba. E+sta nueva obra confirma el juicio que en las anteriores ha merecido usted de sus compatriotas: serenidad de juicio, absoluta impareialidad, fiel reproduction de los hombres y de las cosas y la misma amarga ironia de los grandes patriotas de todos los tiempos y de todos los pueblos. Y este seria, y perdonenos la habitual franqueza, el unico reparo que pondriamos a una obra que ha de ser leida con avidez por toda utna juventud generosa y entusiasta en cuyo corazon no debeii marehitarse prematuramente lais rosadas flores de las ilusiones. Rosas perfumadas de patriotismo, flores deshojadas en el altar del deber son las paginas de este libro rico en ensenanzas, leccion eloecuentisima de uin cubano esclarecido por el sacrificio y por el mdrtirio a los hijos de esta tierra, como todas ingrata con quienes como usted le ofrendaron hacienda, honor y vida. Paginas bellisimas cuyo interes no decae un solo instante, son

PAGE 8

las de este nuevo libro de used. Cada capitulo refleja diversos aspectos del alma cubana. Aguas Verdes, La Toma de Tunas, La Toma de Guisa, pintan con su verdadero colorido las hazanas legendarias de nuestros heroes; Cinco dias en Cayuco, su temerario arrojo y su desden por la vida; Las Cancino, la virtue espartana de nuestras mujeres; Infamia_ y Expiacion, la justicia cubana; Policarpo Pineda, nuestra Cavalleria Rusticana; las Biografias son acabadas descripciones de nuestros grandest soldados. Pero en donde parece usted haber vertido toda su alma y todas sus lagrimas es en la magistral descripcion de la guerra del 68, cuya decadencia y fin narra usted de insuperable modo, no igualado jams. Esta parte, la ma's eminente del trabajo, lleva al actor a la cabecera del enfermo, le descubre los prodromos de la enfermedad, le muestra los estertores de una lenta y dolorosa agonia y le arranca abundantes lagrimas ante el cadaver. La guerra del 95, que forma parte tambien de la obra, asi como el periodo de paz que le precedio, aportan nuevos datos y elementos nuevos al atento observador de nuestros hombres y de nuestras cosas. Por todas estas consideraciones creemos, distinguido amigo, que debe dar a la publicidad cuanto antes su luminoso trabajo. Es preciso hater la memoria y el juicio de nuestro pueblo relatando, como usted relata, su historia descubriendo sus ocultas entranias, labor imposible para quien no sea, como ha sido usted, autor y actor del tremendo drama en que se resume toda la Historia de Cuba durante la segunda mitad del siglo pasado. Venga, pues, para bien de las letras cubanas, esa hermosa obra, y entretanto reciba, la ma's calurosa felicitacion de sus acendrados amigos y fervientes admiradores, Catedraticos del tnstituto de 2 Ensenanza de la Habana. 11 de Enero de 1912.

PAGE 9

411 OR Como SOMOS Es el pueblo cubano de indole pacific y tranquil; amante de su tierra y de sus costumbres, y a pesar de que su clima le incita a la indolenicia, es trabajador, sobrio, duro para la fatiga y el trabajo. Su vicio predominante es el juego ; fastuoso y poco econ6mico, el ahorro es casi desconocido en Cuba; en la paz es respetuoso de sus leyes. E'n la guerra ha demostrado su extraordinaria resisteneia ; los villareiios marchando desde las Villas hasta el extremo Oriente, a pie, desealzos, semidesnudos y mal comidos; para retornar luego a su territorie en iguales condiciones, combatiendo siempre y sin flaquear su ardor y patriotismo; los orientales haciendo en tres meses de Oriente a Oeeidente de la Isla la marcha asombrosa de la Invasion, arrollando al poderoso Ejereito Espanol, mandado por su mejor General, Mlartinez Campos. Su amor a la disciplina to dice su conducta durante sus guerras de independencia ; catorce anios de guerra, en 1868 y en 1895; combatiendo sin protestas y sin quejas; sin paga, desnudos y escasos de comidp, combatiendo sin el. parque necesario y siempre con el enemigo a corta distancia ; en una guerra sin cuartel, donde no se podia aspirar a otros fines que la muerte 6 la victoria. Como soldado, demostr6 toner una peculiaridad, su valor personal, su estoicismo para soportar el hambre y la fatiga; su aptitud para esperar el peligro, sin dejarse sorprender por el panico, y como el juicio del enemigo no puede aparecer apasionado, de un folleto publicado a raiz de la pay, en 1878, firmado T. 0. y que se atribuy6 al General Ochando, reproducimos to siguiente : "Los insurrectos tenian innegables y preciosas cualidades militares ; los que han llevado durante diez anos una vida de fatigas enrormes, privaciones increibles, arrostrando peligros inminentes y diarios,

PAGE 10

8 han acreditado sobradamente su resistencia y sobriedad, su constancia y su valor. Desterrados de las ciudades desde principios de la guerra, secuestrados por diez anos de la vida civilizada, privados de las comodidades y recursos inherentes a la sociedad, el monte ha sido su patria y su morada, encontrando en sus maderas, palmas, yaguas y bejucos elementos para construir sus habitaciones; cuerdas en la majagua; platos, vasos y otros utensilios en el coco y la giiira; ropa en los algodones y guacacoas; sombreros en el yarey; alimentos en las frutas, boniatos, yuca~s y otras raices, y azncar, miel, cera, aceites, medicinal y recursos variadisimos para satisfacer sus necesidades. El monte no ha tenido secretos para ellos, y de dia y de noche, en medio de bosques monotonos por su espesa frondosidad, se dirigian sin vacilar hacia el punto deseado, con tanta seguridad como se arrumba el marino en las extensas soledades del Oceano. Han llegado a leer en el monte como en un libro, dejando muy atris las ficciones del gran novelista norteamericano, al describirnos la sagaz perspicacia de los indios seguidores de rastros de las antiguas tribus que poblaban sus bosques y praderas. Ellos buscaran sin titubear la Gaza que perseguis, la planta o raiz que necesitais, la fruta que ha de saciar vuestra hambre, el sitio en que seguramente se hallara el agua que ha de apagar vuestra sed. La necesidad, el peligro y el habito, han dado a sus mentidos una maravillosa finura de percepcion ; la yerba apenas doblegada, la rama tronchada, la hoja caida, el canto y el vuelo de ciertas aves, la huella medio borrada de los animales, la disposicion de los tizones de una hoguera apagada, el color de la ceniza, el olor del humo, el peculiar de cada raza humana, y otros mil indicios imperceptibles para cualquier otro, observados con una perspicacia inconcebible y con una sagacidad admirable, son para el cubano practico del monte otros tantos datos seguros, paginas en que lee claramente cuanto un testigo ocular pudiera decirle. Ellos os diran si hay gente cerca, cuantos han acampado en un sitio, cuantos han pasado por una senda, su sexo, su raza, si iban despacio o de prisa, cuantos dias u horas hace, hacia donde se dirigen, sin equivocar un falso rastro con el verdadero, y os darin detalles que "sorprenden en un principio y que se oiran siempre con ineredulidad, si no razonaran el origen de sus aseveraciones y los hechos no hubieran justificado una y otra vez sus ma's inverosimiles asertos. En las 6pocas de operaciones activas, no han tenido por mucho tiempo ma's comida que alguna fruta, raiz o algnn trozo de caiia dulce, dando pruebas de una sobriedad que solo viendola puede creerse ; han hecho marchas constantes y asombrosas, casi siempre han estado mal vestidos, sin abrigos, sin raciones y sin paga ninguna, sin que su constancia y desinteres se desmintieran con una vida tan amarga y peligrosa y sin ceder su valor hasta que la magnanima politica del

PAGE 11

-9General Martinez Campos ha conseguido to quo nunca pudo la severidad. Cierto-es que la falta de jefes subalternos y la carencia de instruccion y disciplina los hacia muy inferiores a nuestros soldados, para batirse en orden al descubierto, pero con todas esas desventajas to haln hecho muchas veces con valor, y en los combated individuals de guerrillas, sorpresas y emboseadas, haln mostrado una agilidad, nn animo, sangre fria y sagacidad tales, que ayudados por su conoeimiento del monte, hacia de cada uno de ellos un jefe, y de todos un enemigo terrible por su astucia, audacia y movilidad, como si con la sangre espanola hubiesen heredado las cualidades instintivas cle los guerrilleros, que tan prodigamente ha producido nuestra patria desde Viriato a Mlina, y los innumerables que en nuestras nltimas guerras iviles se hain distinguido."' Nada queremos agregar al juicio del jefe espanol. Durante las guerras de independencia, todo cubano revolucionario en el Campo era un soldado; pero habia dos clases de soldados: el active, es decir, el alistado, cuya Casa debia ser el campamento ; el pasivo, el ranchero, el maja, como despreciativamente se les llamaba (in justamente) Dos clases existian de majases : el soldado huido del campamento, el que faltando a su deber buscaba el monte, para huir al peligro ; ^1 que en el rancho ademas hallaba vidla holgada, comida mejor y ma's abundante ; tal vez el amor y el carinio de codiciada hembra. Formaba la otra clase el padre de familia honrado, fuerte, trabajador y patriota; elase benemerita, que no esperaba recompensa y soportaba danfos y malos juicios. Ellos fueron los grandes auxiliares de aquel ejereito que carecia ale todo; ellos daban albergue y euidado al enfermo y al herido, en sus ranchos viva la cabana heroica convertida en medico improvisado, en enfermera carifiosa e inteligente, que daba aliento y esperanza a los debiles de cuerpo y de espiritu y a veces tambien defendia como soldado al herido inutilizado o al enfermo debil. Mujeres eubanas, euyos sacrificios inmensos Cuba, ingrata, ha olvidado por completo. Nobles eompafneras, cuyos esfuerzos ignorados nadie trata de esclarecer; abnegadas, que fuisteis sosten glorioso de aquella decada heroica, quien os pudiera dar como ejemplo, para que no se desvaneciera en el pueblo cubano el amor a la patria. En esos pobres ranchos donde la mujer era medico y enfermera, el hombre era el proveedor del soldado; de esta clase surgieron los empleados civiles; los prefectos y subprefectos; vigilantes de su territorios, guerrilleros que anunciaban al vecindario con sus tiros sobre el enemigo la presencia de este en su territorio ; gente acostumbrada a hostilizar al contrario siempre solos o pobremente acompaniados.

PAGE 12

Ellos fueron los que dieron al ejercito viandas ,y recursos, con su trabajo constants y sin retribucion. Ellos constituyeron los talleres que daba zapatos al soldado y equipo y monturas para la notable caballeria cubana. Ellos fueron los que dieron un ejemplo no imitado nunca.-No recordamos en la historic ningn pueblo que haya podido vivir bajo el regimen de la comunidad.-El hombre que trabaja y siembra, no se resign a dar el fruto de su trabajo sin retribution alguna. Sin embargo, durante las guerras de independencia, los majases cubanos trabajaron sin cesar, creando grandes estancias, tenerias y talleres. El paso de una fuerza cubana, dejaba la. estancia agotada, el colmenar deshecho y el taller exhausto ; los animales qne hubiere eran muertos; aquella familia que antes tenia de todo, al dia siguiente nada poseia. Y sin embargo, el hombre, sin quejas, ni lamentos, comenzaba al dia siguiente a resembrar la estancia, a rehacer el colmenar y reorganizar el taller. Asi constantes y abnegados con su trabajo sin retribucion, ayudaron a sostener al ejercito cubano, durante los diez afios de combate. Trabajadores ineansables, soldados heroicos que sin titulos militares ofrendaban su vida por la patria sin esperanza de paga, ni siquiera honores por tantos sacrificios. Fu6 la vida en el campo durante la revolucion, tn caso extrano y raro.: sociedad especial en que desaparecio la propiedad individual; todo fue de la comunidad : el sacrificio por la patria fie tan general, que nadie le daba a 6sto valor alguno; morir por la patria era cosa tan aceptada por todos, one a los ojos de los supervivientes no tena nada de extranio, pues era cosy sobreentendida que a todos cabria tal suerte, mas tarde o ma's temprano. El dilema era elaro : la deshonra., presentandose al enemigo ; o morir honrado. Esa era la idea general en aquella sociedad que, como decia el doctor Bravo y Senties, estaba compuesta de locos. El General Mtanuel Suarez, al ser preguntado una vez sore su juicio de ]a Revolucion, contesto "Esta es una tragedy la que no escape ni el apuntador'. Pobres locos que todo to sacrificaron por la patria, como podiais pensar que aquellos que iban a gozar de la Repnblica creada por vuestros esfuerzos, iban a abandonar, eondenandolas a la miseria, a vuestras padres, esposas e hijos. Como ibais a pensar que hiabria cubanos que una vez arrojado de Cuba el gobierno espafiol, pidieran y buscaran el medio de entregar el pals al extranjero, para volver de nuevo a ser esclavos de gene extraaa, de distinta raza.

PAGE 13

-11Por fortune, vuestro espiritu sobrevive y vuestro ejemplo har que haya siempre cubanos que sepan luchar y morir por su libertad y su independence. Reavivar esos hechos y esos hombres, es nuestro objeto, tratando de conseguir que no se pierda el recuerdo de tantos sacrificios y abegacion; que aquellos que han de gozar de la libertad, tengan el ejemplo del pasado que los ensenie y obligue a luchar con igual tenon, si por desgracid algnn dia quisiera el extranjero atentar a nuestra independencia. II CARACTER CUBANO A su amor a lapaz, une el cubano acendrado amor a su patria y altivez innata, tal vez heredada de su raza. Espafiol de origen, siguio siendolo mientras la metropoli, con sus acciones, no to oblige a recabar por las arms los derechos 'que le correspondian. Siglos fueron precisos para desarraigar el espaniolismo del pueblo cubano. Los errores de los gobernantes, no mataban el sentimiento por la madre patria ; la codicia insaciable de sus empleados, la cobardia de sus gobernadores, era disimulada, pero no sufrida con calna. Asi se ve, en la 6poca en que los piratas franceses 6 ingleses visitaros las costas de la Isla; uo hay un solo caso en que las autoridades espafolas no abandonaran las poblaciones al presentarse el enemigo. Santiago de Cuba, Bayamo, Puerto Principe, la Habana, sufrieron varies veces la ocupacion verificada por los pirates. Cada vez que 6stos sufrieron algnn descalabro, fu6 obra de cubanos; fueron 6stos los quie rescataron al Obispo de Bayamo, y cubanos fueron tambien los que derrotaron a, los piratas en Puerto Principe. A pesar de estos hechos manifiestos, el principio de autoridad no se perd.a. La eodicia, mal que padecian los representantes de la metropoli, no tenaa freno; el monopolio del tabaco se llev a tal limited que llego a collar la media de la paciencia de los colonos. Los reales intendentes del tabaco llegaron a apoderarse totalmente de las cosechas, las que tasaban a capricho y las pagaban cmo v cundo querian. Hasta el ano de 1700 puede decirse que casi no existia el pueblo cubano; el feroz trato dado por los conquistadors a los indios, primi tivos pobladores, los habian exterminado en su inmensa mayoria; solo

PAGE 14

--12quedaron algunos pequenos grupos de series extenuados, a quienes obligaron a refugiarse en Guanabacoa, en la part Occidental; en las montanas de la parte oriental fue donde ma's sobrevivieron, gracias a to accidentado del terreno y to extenso de sus bosques; algunos, muy raros, por condiciones' especiales, obtuvieron concesiones que les permitio dejar ejemplares de su raza hasta nuestros dias : en Baracoa, Guantanamo, el Caney, Jiguani y en ]as orillas del Canto existent familiar de origin indio. El negro esclavizado viene a sustituir a la raza exterminada. Ya en esa fecha habian surgido los ingenious de azncar y se extendia el cultivo del tabaco; ambos habian venido despertan*o la codicia de los gobernantes; la poblaion de hijos de espanoles natives habia empezado a hacerse notar, distinguiendose muchos de ellos tanto por su riqueza Como por su valor y condiciones naturales. El desarrollo que habia tomato la colonial fue tal, que on el afio 1602 se habia nombrado un Gobernador Capitan General en la Habana, creandose un 'Gobernador en Santiago de Cuba. Excluidos los extranjeros del comercio con la Isla, se veSan obliO'ados a violar las restricciones, sosteniendo trato ilicito con los naturales, siendo esto motivo de disgusto entre los nativos. Las guerras de Espana con Francia e Inglaterra y el desarrollo de la pirateria se habian hecho notar en Cuba, haciendo victimas de todo a las poblaciones de la Isla, que fueron asaltadas S saqueadas, demostr*ndose siempre la ineptitude de los gobernantes y la mayor parte de las veces la cobardia, pues huian abandonando a los vecinos. Asi se vio en la Habana en 1588, al ser saqueada por Drake, y en Santiago de Cuba en 1658, al atacarla los ingleses. En 1668 ataca Morgan a Puerto Principe, y mueren defendindola 79 vecinos, entre ellos Benito Agiiero, Alonso Beloso, Francisco Varona, Juan Zayas, Geronimo Socarras y Leoncio M1unioz. Trinidad es atacada dos veces (1675 y 1700) ; en 1678 y 1679 son ,atacados de nuevo Santiago de Cuba y Puerto Principe y otros muchos lugares que omitimos. Entre los piratas habian figurado tambien cubanos, como Diego Grillo, que asol6 la costa norte de la Isla. Como hemos dicho, desde esa 6poca figuraba en buen lugar la poblacion criolla, que servia lealmente a la -iietropoli. En 1711 se organize una expedicion contra Panzaeola, componiendose las fuerzas en su mayoria de cubanos, entre los cuales se distinguieron Esteban Berroa, Juan Hoyo. Solorzano y los hermanos Agustin y Francisco Ayala. No solamente en la guerra habian empezado a sobresalir los cu-

PAGE 15

-13banos, sino que tambien con notable inteligencia y honradez desempefiaban los ma's altos puestos del Gobierno. En 1699 y en varias ocasiones mais, desempefian el mando superior del pals cubanos tan notables Como Nicolas Chirino, Luis Chacon, Dionisio Recino y Chavez Baron, y alguna vez asumio el mando militar y politico Luis Chacon. J oasta esta 6poca (1713.) la poblacin india, aunque sumamente reducida, existia en algunos lugares, como en Guanabacoa, o reconcentradas en pequeios poblados, y los que habitaban en Oriente, en territories cuyo mando ejercian algunos hombres de su raza, quienes el gobierno utilizaba, dandoles el mando de las fuerzas rurales organizadas con naturals del pas. Algunos de estos llevaban el nombre de caciques, como le sucedi6 a Marcos Rodriguez, que murio por el ano de 1670, figurando como el nltimo cacique del Caney. El indio aparecia como libre ; y podia decirse que existian biens definidas cuatro clases sociales : el negro esclavo y el indio, el blanco criollo y el espafiol conquistador. Aunque lentamente, la colonia habia adquirido bastante importancia e ilustracin, gracias al esfuerzo particular y especialmente del Obispo Compostela, que fund algunos colegios, la Casa Cuna, conventos y el hospital de San Juan de Dios, y en Bayamo al capitn Francisco Paradas, que lego un cuantioso capital para la. fundacion y sostenimiento de colegios. En 1713 la agriculture habia adquirido bastante desarrollo y se construian barcos, algunos de gran porte, en el Arsenal de la Habana ; fundandose en este aao Bejucal. A media que se desarrollaban los pueblos y la agriculture, se delineaban ma's las clases, hacianse ma's sensibles los desafueros y Ias exacciones que cometian los empleados representantes del Gobierno, cuya codicia y rapacidad eran insaciables, to que hacia acentuarse cada vez ma's el descontento entre los naturales del pals, que creyendose, como hijos de espafioles, con derechos y privilegios, se veian postergados y explotados cruelmente. III LA COLONIA Hemos tenido el cuidado de ir poniendo de manifiesto la condneta de los cubanos en los momentos en que el extranjero atacaba al pals, defendiendo con denuedo al Gobierno que los esclavizaba y explotaba. Leyendo to escrito sobre nuestro pasado, se nos ve siempre victimas de las torpezas de los gobernantes; su codicia aisla a Cuba, impi-

PAGE 16

-14-de el comercio y provoca el contraband primer y la pirateria despus; sus guerras arrojan sore nuestras playas a holandeses, franceses e ingleses, que arrasan nuestras costas y poblados, sin que el gobierno ampare y defienda al pals que tiraniza y explota. En la larga series de ataques a intentions no encontramos sino gobernadores y autoridades que huyen cobardemente ante el enemigo, dejando al paisanaje que se defienda como pueda. En estos casos solo encontramos dos excepciones -Juan de Lobera, 10 de Julio de 1555, en la Habana, y el gobernador Alonso Arcos Moreno, en Santiago de Cuba. La politica espanola y su afan de terser sola la explotacion de Cuba, pronto habria de traer sobre ella, la atencion y la fuerza de la poderosa Inglaterra. Descubierta la Isla el sabado 27 de Octubre de 1492,,por el Almirante Cristobal Colon, se dedic6 por si a reconocer sus costas, to que no logr6 por completo. Por orden de Nicolas de Ovando, continuo este trabajo, en 1508, Sebastian de Ocampo. Y en 1511, el segundo Almirante Diego Colon, nombro para poblarla al capitan Diego Velazquez de Cuellar. Este, en 1514, fund la villa de Santiago, donde fij6 su residencia y gobierno, mandando varias expediciones en 1517 y 1518, descubriendo tierras del continente, entre ellas la de Mejico. En 1519 se nombro a Velazquez, Adelantado. En 1523, dia 28 de Abril, se concedio a la villa de Santiago el titulo de Ciudad, y fue nombrado Gobernador y Capitan General de Ia Isla el Adelantado Diego Velazquez de Cuellar, aunque bajo la dependencia del Almirante Diego Colon. MuertoVelazquez on 1524, le sucedio en el mando Manuel de Rojas, en 1526; en 1527 1o sustituy6 Gonzalo de Guzman, a quien reemplazo en 1532 Manuel de Rojas, hasta 1538, en que tom6 posesion el Adelantado de la Florida Hernando de Soto. Este traslad6 el gobierno a la Habana en 1539, y_ al partir para la Florida deja el Gobierno a cargo de su mujer dona Isabel de Boba dilla, asesorada por el subteniente Juan de Rojas. Desde esa poca quedo de hecho considered a Habana Como capital de la Isla, creciendo su importancia y su desarrollo. Por muerte de Hernando de Soto, toms el gobierno Juan de Rojas, el que comenzo a fortificarla, dando la direcci n de esas obras a Mateo Aceituno. La resistencia puesta por los naturals del pals a los conquistadores fue insignificant, y no podia ser de otra manera, dado su caragter pacifico y la diferencia'entre los medics de combatir indios desar-

PAGE 17

15"mados contra los feroces conquistadores, forrados en hierro y con las mejores armas disponibles en aquella epoca. Sin embargo, mnandados por el cacique dominicano Hatuey, emprendieron una lucha desesperada, que terming con su muerte y suplicio, efectuada en Yara. Ante la cruel tirania de los dominadores y con ma's experiencia, emprendieron de nuevo la resistencia al mando de Guama, luchando por algun tiempo sin 6xito, hasta' la muerte del nuevo jefe. En distintas regiones se pele6, pero solo como actos de desesperaci0n contra la ferocidad de los dominadores. La raza pobladora quedo casi extinguida en un pequenio plazo de tempo, pues en el period de los primeros treinta anos ya neesitaron buscar brazos para los trabajos, y en 1524 llegaron esclavos .africanos, trayendo solo varones, aunque cuatro afros mas tarde, en 1528, trajeron mujeres, continuado desde entonces en crescendo el crimen horrible. Sustituyo a Rojas, Juan Avila, y durante su mando, en 1543, Roberto Baal, corsario frances, atac6 la Habana, siendo rechazado porla tropa y paisanos, que se defendieron. Aunque por la ley eran o deb*an ser libres los indios, estaba esto muy lejos de cumplirse; pero en esta epoca se suaviz el trato dado estos infclices, aparentandose cumplir to mandado. Esta medida se llega a tomar en vista de que los supervivientes eran casi inntiles para el trabajo. En 1547 tomo el mando Antonio Chavez, al que en 1550 sucedio Gonzalo Perez Angulo. En 1555, Jacques de Sores ataco y se posesion6 de la lHabana, en la que permanecio un mes; sublevada la poblaci0n, fueron derrotados por Sores, quien paso a cuchillo a los quele hicieron resistencia, con la exception de Juan de Lobera, defensor del castillo de La Fuerza. Como a presencia de los pirates el gobernador Angulo habia huido cobardemente, refugiandose en Guanabacoa, fue residenciado y depuesto por el Ayuntamiento. Fu* nombrado Diego Mazaviegos, el que volvio a reconcentrar a los indios en Guanabacoa y goberno hasta 1565, en que tom6 el mando el Adelantado de la Florida Pedro Menndez Avil5s, quien sustituyeron en sus estaneias en el continente : Garcia Osorio, Francisco Zayas, Diego Ribera,0en 15605; Pedro' enndez Marquez y Pedro Vazquez, en 1570, Alonso Navia, en 1571, y en 1574, Pedr-o Pardo Osorio. Terminado el gobierno de Pedro 'Menendez Aviles, le sucedio Pedro Montalvo, como Gobernador General, hasta 1577, en que reemplazo a este Francisco Carreno; ocup6 su lugar Gaspar Torres, el que abandon el mando al saber que iba a ser residenciado. En 1581 tomo el .mando Gabriel Lujan. Durante su mando

PAGE 18

-16aument* la importation de esclavos negros; suspendido en su cargo o sustituy6 Pedro Vega Torres, hasta 1589, en que fu6 repuesto Lujan. En 1588, Francisco Drake bombarded a Matanzas y se apodero de la Habanaa Esto motive la necesidad de mejorar las fortificaciones, reparandose el Morro y la Punta, obras ordenadas por el sucesor de Lujan, Juan de Tejada, en 1589, el que fue nombrado Capitan General; se le concedio el titulo de ciudad a la Habana y fue declarada oficialmente capital de la Isla. Tuvo Tejada grandes luchas con el clero, siendo por 6ste excomulgado. Lo sustituy6 Juan Maldonado Barnuevo. BAYAMO Desde que en el ano 1607 se declare capital de la Isla a la ciudad la Habana, decrecio la importancia de Santiago de Cuba -de tal manera, que tanto por eso Como por los continuados asaltos de los piratas, fue abandonado por numerosas familias que, buscando. amparo para sus bienes y vidas, se trasladaron al interior, refuginndose en Bayamo. La situation de este pueblo, que le permitia un gran comercio, por el rio Cauto, le dio rapido crecimiento y riqueza, pues privado el resto de la Isla del trato y comercio con el extranjero, siendo en Bayamo esto facil, pues a pesar de las leyes y restrieciones, se efectuaba por el rio el contrabando en grande escala, reportando cuantiosos beneficios. El trato con el extranjero fue creando en sus pobladores habitos y c~ostumbres de hombres libres, manifiesta aversion al gobierno y en especial a los militares, buscando no estar bajo la dependencia de las autoridades de Santiago de Cuba; el ejereicio del contrabando, que les ayudo a poblarse con rapidez y a desarrollar sus riquezas, les hizo adquirir habitos de gente brava, to que demostraron combatiendo contra el corsario frances Giron, que retenia prisionero al Obispo, que reseataron. La prosperidad de Bayamo fue efimera, y su comercio disminuyo mnucho por las persecuciones emprendidas por los Capitanes Generales, y ademas por la gran ereciente que en el, anio 1616 tuvo el rio Cauto, el que form en su boca un gran banco con los nume-__ rosos arboles arrastrados de sus orillas y con los restos de los barcos alli anclados, que fueron destrozados al verificarse la creciente. En 1690 toms posesion Como Gobernador de Santiago de Cubael Capitan Juan de Villalobos, el que a petition de, los bayameses con-

PAGE 19

-17sintie la division de mando, dandole jurisdiction de la part political a los Alcaldes y la militar, al Sargento Mayor. Esta media, tomada sin consular la Audiencia, ni al Capitn General, hizo que estos ordenaran en 1692 al licenciado Francisco Manuel de Roa que enjuiciara Villalobos. Este desconoci sa autoridad, por to que el licenciado Roa llam6 gente en su ayuda, reuniendo unos 300 hombres vecinos del Cobre, negros, mulatos y algunos indios del Caney, invadio la ciudad de Santiago, apoderandose de ella ; ataco el palacio, matando al centinela, al ayudante Jose de la Parra y a otros; saqueo el Castillo de San Francisco, apoderandose de los caudales pnblicos, y prendiendo a Villalobos 1o depuso. Empieza aste a mover gene contra Roa, levantando al pueblo y las militias, y ayudado por 400 hombres que desde Bayamo traa Sebastian Castanieda, ataco la ciudad, tomandola. Preso Roa, es encerrado en el Morro y se le embarca mais tarde para Sevilla. Noticiosa la Audiencia de Santo Domingo de to ocurrido, manda en 1613 al oidor Diego de Banos, el que toma el mando de la ciudad, depone a Villalobos, to arresta ma's tarde y to embarca para Sevilla. Entre el pueblo era Villalobos malquerido por sus violencias, arbitrariedades y mal gobierno. ESTADO POLITICO Creemos until copiar to que en su compendio de la Historia de Cuba dice el doctor Juan Lopez Torres, sobre el estado de la poblacion cubana : "Era entonces Cuba una monja enclaustrada, con rejas aunque sin votos, esposa no del esposo espiritual, sino de uno de los reyes de este mundo. De la poblacion eran natives apenas la tercera, un tercio soldados, funcionarios o mereaderes espanioles y el otro tercio negros e indios, reducido 6stos a mucho menos de un dIcimo de io que haban sido. E1 Castellano era el conquistador altivo, soberbio, dominate, en todas partes enorgullecido por sus leyendas hazaniosas, tomadas como realidades; el cubano blanco era en la ciudad una case aristocritica, y en los Campos un ente malicioso, desconfiado y astuto, por la costumbre de verse engafiado y de procurarse una represalia engafiando.a su vez; el negro, energico, se multiplicaba (como en Egipto los hebreos), a pesar de ser condenado a los trabajos mas rudos y peligrosos; y el indio enfiaquecia llorando la prdida de su paraiso. Asf el espafnol se corrompfa en los bazares, en cuyas habilidades, como Cosa arabe, no ha tenido competitor y para los cuales el cubano es inepto; o en las funciones oficiales como to publicamos, el cubano 2

PAGE 20

a blanco desarrollaba su inteligencia; el negro fortalecia su brazo y el indio mora, en una palabra, todo era la dilatada gestaci6n permanente de cada moment del porvenir. Nuestra cultura intelectual era la que en los pueblos cat6licos mas atrasados podia ser promovida por el clero; aquella que hace mas ntil 6 menos temible al esclavo 6 al sumiso. No hay ningnn adelanto en la ensenanza general, y el pueblo confunde la patria con el rey, a Dios con el cura, a la ley con el funcionario, a la honradez con la denuncia fiscal, al extranjero con el hereje, al contrabandista con el traidor y al querellante con el rebelde. En la organization official, hallamos que en el Ayuntamiento se confunden las funciones administrativas con las judiciales, ejercidas 6stas en o civil y criminalpor dos vecinos que aqu6 elija cada at, asesorados por abogados si ellos mismos no lo eran. Se haban introducido en todas las functions administrativas en que era possible la explotacio'n del pueblo, los oficios perpetuos vendibles, renunciables, hereditarios y revestibles, circunstancias que bastan para juzgarlos y hasta se recuerda un ejemplo de haber sido comprado por catorce mil pesos el de 'Gobernador Capitn General, quien libremente nombraba sus asesores y el Auditor de Guerra. Bajo el ma's absoluto despotismo siempre el pals.' Por el dato citado anteriormente se puede formar idea de que no era muy escogido el personal de los Capitanes Generales, pues en tre ellos hubo muchos residenciados, y alguno, como Lorenzo Cabrera, que en 1628 dej6 el mando para ir a ocupar puesto en Presidio. Ademas, las luchas con el clero, ensoberbecido y avaro, impedia cumplir las reforms necesarias, aunque hay que confesar que .este element se le debe en esa primera poca los adelantos intellectuals del pals, asi como tambien el fomento de las poblaciones, especialmente al Obispo Compostela. Ya en 1724 el frances Carlos Hadre habia traido la imprenta, aunque entre tan estrechos limites contenida, que poco until podia ser. Desde 1670 se trabaja por establecer la Universidad, to que no se realiza hasta 1724, en que se inaugura la Real y. Pontificia de San Gero'nimo, y en 1842 la Real Literaria. IV LOS VEGUEROS DE BEJUCAL. En 1116 gobernaba la Isla, Vicente Raja, sucesor de Laureano Torres. Como el cultivo del tabaco hubiere tomado gran desarrollo en

PAGE 21

los terrenos de la parte occidental y especialmente en Bejucal, aviv*se la codicia de los gobernantes y se decreto el estanco de 6l, en today la Isla. La forma y modo de proceder de los comisionados o Reales Intendentes que vinieron establecer la Factoria, produjo general y fuerte descontento, pues stos se apoderaban por complete de las cosechas, imponiendo ellos los precios como les parecia sin acuerdo y voluntad de los duenos para vender su mercancia. El desagrado lleg* a tal punt que tomando la iniciativa los vegueros de Bejucal, lograron que pronto se les unieran los de los alrededores y en son de guerra vinieron con golpe de gente sobre la Habana. Era ya entonces la Habana ciudad fuerte, amurallada y bien guarnecida, y a pesar de eso, los vegueros se impusieron y obligaron a la ciudad abrirle sus puertas, apoderndose del Gobierno, pre*diendo al Gobernador Capitan General Vicente Raja y a los comisionados del tabaco, a los que encerraron en el Castillo de la Fuerza. Posesionados de la ciudad, no hicieron en ella dano alguno, limitindose, por las exhortaciones del Obispo, a embarcar rumbo a Espana al Gobernador y los comisionados, dejar en suspenso el decreto del estanco y retirarse a sus fincas haciendo cargo del mando de la ciudad, el dia 23 de Agosto de 1717, al Teniente Rey, Gomez Maraver Ponce. Satisfechos, confiados y tranquilos, retornaron a sus habituales trabajos. Esta situacion duro hasta Junio de 1718, en que lleg6 a tomar posesion del mando el Gobernador Gregorio Guazo, con 6i-denes de establecer de nuevo el estanco y castigar la rebelion. De manera manosa y artera, utilizando los servicios de los cubanos Sebastian Calvo de la Puerta, Jose Bay ona Chacon y algunos otros, atrajeron a varios de los sublevados, los que, presos por el capitan de artilleria.Ignacio Barrutia, que los sorprendio emboscado en Jesus del Monte, hizo ahorcar en los arboles del Camino a doce prisioneros, para que sirviera de escarmiento. Satisfecho el Gobernador Guazo del 6xito de su dudosa conducta, restablecio con toda su crudeza el odioso decreto, aumentado con mayores exenciones, para hacer sentir el peso del yugo. Los cubanos que to ayudaron en su obra odiosa, fuerou premiados con largueza con titulos y honores. La empresa llevada a cabo por aquellos cubanos valerosos, primer destello del espiritu cubano, revels valor 6 intelligence, y ms que todo extraordinaria resolucion,, pues atacar con tan pocos recursos una plaza fortificada como la Habana, era obra de gran empeno. Como despues se ha visto, pecaron de excess de confianza y falta

PAGE 22

S -20-de conocimiento del caracter, usos y costumbres de sus dominadores, sin que eso extirpara sus sentimientos de amor a la metropoli. Hasta.1724 tuvo Guazo el mando de la Isla, y biens sea por la rudeza de 6l o por las gestiones del Obispo, los cubanos a sus rdenes y servicio nada intentaron contra a. Parece inareible que los hombres que llevaron a Cabo tan arriesgada empresa, sufrieran sumisos el castigo y las exacciones que les hicieron sentir, pues la explotacion se hizo en mayor escala. LA TOMA DE LA HABANA Las *mlpas de los reyes y politicos espafoles debia por fortune pagarlas Cuba, y decimos por fortune, torque tras los males de la guerra se vieron obligados sus opresores a conceder franquicias 6 ventajas comerciales: el Gobierno, contra su voluntad, tuvo qve enatreabrir la puertic. En este hecho se pone de manifiesto con claridad asi como la ineptitud, injusticia y cobardia de los dominadores, el enthusiasm conquer los cubanos defendieron la bandera espafiola y sus magnificas condiciones como soldados. Ante aquellos amos crueles e ingratos ann fueron perros fieles. Bueno es empezar por formarnos idea de to que era la Habana en el an4 1762, al presentarse a su frente la escuadra inglesa al mando de Sir George Kepps, Conde de Albermale, compuesta de treinta y un navios con 1876 caniones; diez y nueve fragatas con cuatrocientos noventidos canones, y tres bombardas con veinticuatro morteros, conduciendo adem s 14,041 hombres de desembarque. Se dice que la poblacin de la Isla era de 130,000 habitantes, de la cual atribuyen unos la mitad la Habana y otros, 16gicamente, limitan 6sta a 30,000 almas. La poblacion estaba cerrada por tierra por la muralla, que partiendo del fuerte de la Punta, iba hasta la costa opuesta, y comprendia lo que son hoy los barrios de Santa Teresa, Paula, Merced y San Isidro ; en la calzada del Monte habia algunas casas a distancia, y tambien en Reina y Salud. En la esquina de Ceiba habia tambien algunas. El resto estaba cubierto de bosques frondosos y accidentados, que aprovecharon los milicianos cubanos para hostilizar a los ingleses, con 4xito la mayoria de las veces. Adems de la fortaleza de la Punta, existian los castillos del Morro y La 6 del Capitn General, ligeras fortificaciones en la Cabana y trees fortunes en la Chorrera, Cojimar y Bacuranao. El Morro tenia dos baterias de quince a veinte canoes eada una,

PAGE 23

-21donde se colocaron mas tarde cincuenta morteros de veinticuatro pulgadas. Su guarnicion se compona de ochocientos diez dragons, trescientos cincuenta soldados de infanteria, trescientos artilleros, nueve mil marines y catorce mil milicianos, que ha*an un total de 27,610 soldados. Estaban fondeados en el puerto quince navios con 8a0 canones. Mandaba la plaza desde el 7 de Febrero de 1761, Como Capitan General, Juan Prado Portocarrero. E dia 6 de Junio de 1762 se present al frente la escuadra inglesa. Se hizo cargo Como gobernador del Morro, el capitan de navio Luis Vicente Velasco; el capitan de navio 'Manuel Briseno, del castillo de la Punta; el colonel Carlos Caro, con trees mil hombres de caballeria y milicias, de Guanabacoa, para oponerse al desembarque par ese lado, ,y el coronel Alejandro Arroyo con la infanteria y algunos marines defender la costa de San L3zaro y la Chorrera. Al amanecer del dia 7 se situaron cuatro avios ingleses frente a la boca del puerto, y otros amagaban bacia el Oeste, mientras que al mando del general Elliot efectuaban el desembarque en Bacuranao. Algunas fuerzas espaniolas llegaron a la playa, pero se retiraron prontamente a los fuegos de la "Mercury' y la "Bonetta'. Sin ser hostilizados, estaban desembarcando a las tres de la tarde diez mil fusileros ingleses, y el Conde de Albermale estableeia su Cuartel General en Cojimar. El eoronel Caro habia hecho retirar sus fuerzas sin quemar n eartucho, retirndose a Guanabacoa con la caballera ; su infanteria march a la Cabana. El dia 8 avanzaron al Oeste los ingleses, situandose entre el Mo rro y la Habana, levantando una bacteria; otra division se dirigio Guanabacoa, solamente defendida 6sta por los milicianos al mando de Jose Antonio Gomez y el teniente Castillo, que tuvieron algunas bajas, entre ellas al guajiro Godinez, pues el coronel Caro, con las tropas, habia ordenado retirarse a las lomas de Jesus del MNonte.--Albermale situ su Cuartel esa noebe en Guanabacoa. Ese mismo dia, por la part Oeste, el colonel Arroyo se retire de la Chorrera, con las fuerzas regulars, clavando los canoes antes de usarlos siquiera. Las militias al mando de Josa Luis Aguiar se negaron a retirarse, permaneciendo en su puesto. Secundado Aguiar por Tomas Lopez Aguirre y Antonio Trevejo, intentaron desclavar las piezas y defenderse, Como to hicieron hasta consumir su parque ; pidieron repuesto, que no se les mand6, ordenandoles de nuevo se retiraran ; permane-

PAGE 24

cieron alli hasta el dia 11, en que los barcos "Mercury', "Bonetta "Belle Isle'' y "Lorcher'', habian destruido el fuerte. Albermale dejo a Elliot en Guanabacoa, situandose entre Cojimar y la Cabana, la que ata0 y tomo el dia 11 el colonel Arroyo, que la defendia, habia retirado las tropas, dejando unos milicianos, qu huyeron al ver a los ingleses. En ese dia desembarearon 3,000 ingleses por el Oeste, sitnandose y artillando la loma de San Lazaro y la altura de las Cuevas de Taganana. Los espaoles, con intent de cerrar el puerto, echaron a pique los navios Asia, Neptuno y Europa, y talaron los alrededores de la poblacian. El mismo dia se establece en Managua el Gobierno Provisional, compuesto de Juan Ignacio Madariaga, Comandante General, un Asesor y un escribano. Ya el 12, los ingleses van desde su Campo de San Lazaro a la Chorrera, pero sin embargo, al proveerse de agua en la Chorrera, el capitn Walker y otros mas, son hechos prisoners por los milicianos, mientras Jose Antonio G mez, con 300 guajiros, los hostiliza entre Guanabacoa y Luyano, habiendole hecho cerca de cien prisioneros. Para poder cerrar su linea los ingleses, a quienes las fuerzas de paisanos molestan constantemente, establecen un campamento de 1,800 hombres en la loma del Indio, y atacan la del Horcon, de done son rechazados. a En la loma de Arostegui son batidos tambien por las militias de Puentes Grandes. Saquean a Santa Maria del Rosario, y por San Miguel y Cojimar pasan a la Cabana. El dia 14 caonean la Punta y el Angel, y el 15 continnan tirando sore la Ciudad. El 22 bombardean el Morro, y los dias 24, 26 y 27 continuaron el fuego, causando 10 muertos y 90 heridos. Los dias 20 y 23 los ingleses establecen baterias entre el Morro y la Cabana y en la Playa. Hacen una a los Quemados de Marianao intentan pasar mas adelante, pero las guerrillas de Bejual, Santiago, San Antonio y desde el Wajay Laureano Chaco'n, les obligan a retirarse en vista de la incesante hostilidad que por todas parties reciben de los naturales del pals. El dia 31 atacaron al colonel Caro en la Loma de la Luz, pero apoyado 6ste oportunamente por Jose Luis Aguiar, son rechazados en el Horcon. El dia 25 bombardearon el Morro, y el dia 29 lanzaron sore l 525 bombs.

PAGE 25

Comprendiendo Velazco la importancia de la Cabana, trataba de hostilizarla con salidas; en una de ellas, hecha por milicianos, se le habian cogido siete prisioneros a los ingleses, inutilizandoles un mortero ; el 26 hizo otra salida Francisco Corral, y el 29 organize una de 1,000 hombres, al mando del coronel Arroyo, con tropas y milicianos, dando un fatal resultado. El 30 inician un fuerte ataque por mar y tierra al Morro. Velasco concentra sus fuegos sobre los barcos, los que hate retirar eon grandes averias. El dia primero de Julio Rlegan del interior 700 hombres de los reclutados por Madariaga y mandados por Juan Benito Lujan, Jose Guijarro, Jose Quesada, Gregorio y Diego Velazco, Pascual Guerra, Esteban Varona y otros, con to cual se activan las operaciones en los alrededores. Los ingleses, obligados a componer sus obras destruidas por el fuego, aflojan algo sus operations, hasta que ya respuestos y reforzados, con nuevas batertas abiertas por el Oeste sore la Punta, avivan sus fuegos sobre ambos fuertes, que contestan energicamente. El dia 15, herido Velazco, se ve forzado a retirarse a la ciudad, sucediendole en el mando el capitan de navio Francisco Medina. Sostuvo 6ste dignamente el mando hasta el dia 24, en que volvio Velazco a hacerse cargo de el. La situation para sitiadores y sitiados era poco agradable; ambos esperaban refuerzos que no llegaban; los primeros castigados por las enfermedades y las grandes contrariedades del sitio, y los segundos por el desconcierto y desmoralizacion de sus jefes, colmados con los cargos del pueblo entero, que vela su ineptitud y cobardia. Los ingleses haban abandonado a Guanabacoa el dia 15, por o que pudo ocuparla Caro. La estancia de Velazco en la Habana la aprovecha 6ste para impulsar y activar la acometividad, y se organizan dos salidas, pero como siempre, con milicianos; una contra Howe en la Chorrera, mandada por Jos6 Luis Aguiar y Fernando Herrera, el dia 18, con brillante *xito pues sorprenden una avanzada, hacienda prisoners un oficial y diez siete soldados y clavan tres canones, aunque tuvieron bastante bajas, y otra el dia 22, con gene de Tierra Adentro, al mando de Juan Benito Lujan, auxiliado por veteranos y marinos, contra la Cabana. Su resultado fue desastroso, pues tuvieron cuatrocientas bajas. L a .de direction y decision produjo confusion y desorden en la huida, siendo victim tanto de los ingleses, gomo de la plaza, que torpemente los canione6. Carleton, el jefe ingles, fue herido gravemente. Al llegar Velazco al Morro el dia 24, recibi carta de Albermale, que indicndole tener abiertas sus minas y preparado el asalto, le

PAGE 26

ofrecia, por si queria rendirse, las condiciones ma's honrosas que el quisiera imponer. Velazco las rehus6, dando las gracias por la cortesania del contrario. Acudio 6ste a la Junta, exponiendo la situacin extreme a que se habia llegado y pidiendo resolvieran el caso; la Junta tuvo la cobardia de dejar esa su cargo, pues ni esa responsabilidad quiso tenser. El dia 27 les llegaron a los ingleses refuerzos del Norte, al mando de Burton; estos activaron las operaciones finales, y el dia 30, g redio dia, les dieron fuego i las minas, que volaron, abriendo una pequena brecha, por donde podra pasar un hombre de frente. Velazco hab*a tomato precauciones para la ultima defense, mandando cortar las escalas, para que nadie saliera, y 6l paso con cien hombres a la bandera, en un parapet. Huyeron p r las escalas los que pudieron y otros se negaron a hacer fuego. Los ingleses penetraron y formaron sin ser hostilizados, pues no encontraron ya sino eseasa resistencia, rindiendose setecientos seis hombres. En aquella hora supreme se destacaron las figuras hericas del co'mandante del castillo, Luis Vicente Velazco; la del segundo jefe Bartolome Mendez, herido; la de Fernando Parraga, muerto en la brecha, y la del marques Gonzalez, dos veces herido defendiendo una trinchera. Velazco, con asentimiento del enemigo, fu6 trasladado a la poblacion para ser atendido, pero las heridas eran graves y murici despues de ser trasladado. El dia 31 se le daba sepultura a Velazco, haciendole la plaza los honores de ordenanza. Las tropas inglesas suspendieron sus fuegos durante la ceremonia e hicieron a su vez las salvas de ordenanzas, rindiendo los honor-s al valiente contrario. Ter*inados los funerals, la plaza y el navSo "Aguila' reopen sus fuegos contra el Morro; tanto ste como las otras bacteria inglesas contestan, sosteniendose el cafioneo los dias uno y 2. En este caa reciben los ingleses un refuerzo de dos mil hombres mas. El navio "Aguila''' queda inutilizado, y los espanoles refuerzon las fortifi5aciones de la loma de Soto y la Punta. Los ingleses, que tenian el Cuartel General de Albermale en el campo atrincherado de San Lazaro, construyen un camino hacia la plaza, reconocen la loma de Taganana el dia 8 y el 9 *onstruyen un reduto m s inmediato para batir la Punta. El dia 8 les habia llegado un nuevo refuerzo de hombres.

PAGE 27

Las autoridades de la plaza se hallaban n San Isidro, done estaban a cubierto de los fuegos enemigos. El dia 10 intiman los ingleses la rendition. Prado, despues de oir a la Junta, la reclaza. Los ingleses rompen el f0ego desde todos sus puestos, sostenindolo durante los dias 10 y 11, y come a las diez de este dia pagan los fuegos de la Punta y poco despues los de los otros puestos, que abandonan apresuradamente los espanoles. Manda Prado izar la bandera de parlamento, saliendo Antonio Remirez Estenoz competentemente autorizado para estipular las condiciones; retorna este per la noche con un oficial ingles, y Prado y Gutierrez Hevia las firman, capitulando la plaza el dia 12. El dia once abundaron los comentarios; la gene del Campo acudia a la ciudad dispuesta a continuar la resistencia y proveyendo de viveres la plaza. Las quejas on contra de la conducta de los jefes era general, mucho mas cuando se supo que resuelta la capitulacion se pretendia desarmnar las militias, para cuya realization se cerrarian las puertas de la ciudad; con este rumor empezo a abandonar la plaza la gente del pals, acampando en puntos cercanos, dispuestos a continuar combatiendo. Las condiciones de la capitulacion fueron : Que se permitiera la salida de las fuerzas veteranas per la Punta, sin los caballos, ni la Caja, pero con los honores militares. Entregar la militia sus armas a los comisionados ingleses. A Prado, Hevia y sus oficiales se les permitiria llevar sus efectos y dinero a buques ingleses para -ser trasladados a Espana; tambien Superunda y Tabares con sus sirvientes y efectos. Podrian salir los empleados que no tuvieran cuentas pendientes, o cuando las rindieran. Serian propiedad de S. M. B. los buques, canones, pertrechos, caballos, metales y cosas pnblicas. No molestar a nadie por sus actos durante la guerra. Los vecinos podrian volver a la ciudad, vender sus propiedades y retirarse. Botin : los caudales y mercancias de los comerciantes espanoles o de la Real Compania de Comercio. Quedarian 'en la ciudad los archivos y papeles. Espafia pagaria la asistencia de los enfermos espanoles que quedaran en los hospitales. No se trataria sobre los prisioneros espanoles, mientras no se restituyeran los britanicos. Poner guardias en los temples hasta terminar la capitulacion. No innovar en la religion, sus ministros y propiedades. Los curas serian nombrados con la aprobacion britanica.

PAGE 28

Xegada toda concesion o franquicia al comercio y navegacion de Espana. Respeto a la propiedad particular y a la de los poseedores de oficios, mientras no faltarai a sus deberes. Los esclavos serial devueltos a sus duefos.. Se comprenderia en la capitulation al territorio occidental hasta 1S0 millas al este de la Habana. En el resto de la Isla continuaria gobernando Madariaga. El botin se estim6 en tres millones de libras esterlinas, incluyendo site barcos y 329,000 pesos de la Real Compaia. La conduct de los cubanos fu6 una prueba notable de valor y lealtad a la metrapoli. Durante todo el sitio, las tropas veteranas permanecieron resguardadas entre las murallas, teniendo la mala fortuna de que sus jefes no la condujeran no ya a la victoria, sino ni aun al combat; Arroyo y Caro, sus dos coroneles, dejaron un recuerdo de flojedad 6 indecision que no les honra, y especialmente el .ltimo, a quien la envidia y el despecho hicieron culpable de la muerte del here cubano Jose Antonio Gomez Bullon, cuyas hazanias se ban trasmitido hasta hoy, cantadas y celebradas por el pueblo, de quien es ma's conocido con el nombre de Pepe Antonio. El Gobierno espanol, ma's tarde, le hizo justicia, reconociendo a su hermano Como regidor perpetuo de la villa de Guanabacoa. --S Las militias cubanas se cubrieron de gloria combatiendo sin Cesar a los ingleses. Cuando Caro hula en Cojimar, Pepe Antonio con sus milicianos combat a diario, armando sus fuerzas con el armamento del contrario. Cuando Arroyo abandonaba las trincheras de la Chorrera, Jos Luis de Aguiar permanecia en ellas, pesar de la falta del parquet necesario. En Santiago, Bejucal, San Antonio y Wajay, con Laureano Chacon de jefe de las militias, impiden al ingles aprovisionarse : en cada palo encuentran un enemigo que los hostilizaba sin Cesar. De Tierra Adentro vienen con Juan Benito Lujin, cerca de mil voluntarios. Mientras los veteranos no hicieron un solo prisionero, los milicianos le cogieron a los ingleses mas de doscientos hombres; nunca faltaron provisioned a la plaza, abastecida voluntariamente, y eso o llev a Cabo gene a quien se trataba con menospreio y se le obligaba a obedecer a jefes ineptos que probaban su cobardia en todos los momentos. La muerte de Pepe Antonio es un crimen que mancha la memoria del inepto Caro y del gobernador Madariaga, que consintio que se ultrajase a quien tan bien habia sabido combatir.

PAGE 29

DOMINATION BRITANICA El 14 de Agosto de 1762 entraba en la Habana Albermale, titul*ndose Gobernador y Capitn General y adems como Vice Real Patrono, en el orden eclesiastico, a pesar de no ser catolico. El dia 15 recibi* el Cabildo, reunido, la capitulacion de Prado, procurando en el acto el abastecimiento de carnes para la poblacion. Albermale nombr6 Gobernador a, Sebastian Pefialver Angulo, y teniente de este a Gonzalo Recio Oquendo, que eran ambos regidores. El dia 31 de Agosto empezaron a funcionar los concejales. La escuadra inglesa entr en puerto f.cilmente, pesar de lo, barcos espanoles echados a pique para cerrar la entrada. El ejercito desembarc6, quedando doscientos hombres en la1 Habana y trescientos repartidos en Santiago, Bejucal, Managa, Guanabacoa y Matanzas, que ocuparon el 29 de Agosto. Much gene emigre a ra*z de la capitulacion, pero vista la onducta de la ingleses, retornaron pronto. Albermale, desde el momento en que tomo posesion, fu6 benevolo y cortes con la gente del pals, a la que pretendio atraerse fomentando su trato personalmente y sacando de entre ellos las autoridades. Dio varias fiestas, a las que invite a las familias del pals, pero estas, influenciadas por un also patriotism, o tal vez dndole oido a los cl6rigos, es to cierto que desatendio sus invitaciones, manifestandose la poblacin today abiertamente contra los ingleses. Es indudable que el clero, a cuya cabeza estaba el obispo Morell Santa Cruz, se esforzaba en demostrar un excess de hostilidad a las autoridades inglesas, pero se estrello contra el desden con que fueron recibidos sus escritos y manifestaciones, hasta que juzgando ya pesado oirlo, *o desterraron a la Florida el dia 3de Noviembre, con o que se libraron de las intemperancias del Sura. Albermale presidio alg nas sesiones del Ayuntamiento, donde se discuti y aprobo la forma en que debia prestarse el juramento de fidelidad y obediencia a Su Majestad Britanica, mientras dominara en el pals y conforme a las leyes espanolas, sin tomar armas ni contra Inglaterra ni contra Espana. -Pidieron para sus cultos un templo; pero al fin prefirieron tomar el de San Francisco, y mas tarde el de San Isidro. A Pefalver encargaron el cobro al clero de 70,000 pesos por exaccion de donativos, y a Oquendo los 200,000 contra los seglares; sore el derecho de campanas, por el metal, despus de arias discussions, establecieron la cantidad de 10,000. Para dar cumplimiento a la capitulacion, se nombro comisionado

PAGE 30

-28f: Montalvo, el que tuvo varios choques con Albermale, por to que estuvo amenazado con el estranamiento. Los ingleses establecieron una estricta discipline entire sus troops, y sus autoridades hicieron respetar severamente el culto, castigando cualquier excess, sin atenuaciones de ninguna species para sus soldados; no alterando ma's que las leyes de comereio y fiscales y sin aumentar los impuestos. Deelararon el comercio libre para toda Inglaterra y para toda elase de mercancia, aumentandose 6ste extra ordinariamente y proporcionando gran beneficio al pals. El estado general de 6ste mejoro notablemente, y algunos ingenios aumentaron tambien su produccion. Como jueces para los espanoles nombraron a Miguel Calvo La Puerta y Pedro Santa Cruz; modificaron en el Ayuntamiento la Secretara, que se ineorporo a las functions del Secretario de Albermale, haciendo en to demas pocas modificaciones. Mlientras tanto el elemento criollo, en su mayor parte, se extendio por el pals, preparandolo para la resistencia, y uni5ndose a Madariaga los Arstegui Boza, Arango Meireles, Chacon, Cardenas, Alarcon, Cespedes, Arrarte y otros mas, en su mayoria firmantes del acta del juramento del 8 de Septiembre. Muchos, previsores, levantaron actas de hechos ma's o menos veridicos, con que testimoniar en Madrid, a done se mandarin, servicios imaginarios que ms tarde cobraron con largueza, pues a algunos les fu6 pagado pasta el valor de los esclavos que decian haber sido muertos por el enemigo, y de ahi surgieron tambien muchos titulos nobiliarios que aan subsisten. La ocupacion inglesa, que haba empezado el 14 de Agosto de 1762, en virtud del Tratado de Paz celebrado en Paris en 10 de Febrero de 1763, termin en la Habana en el mes de Junio del mismo ao, en que vino a tomar posesion Ambrosio Fiules Villalpando, Conde de Ricla, se alojo fuera de la ciudad; entro en 6sta el 6 de Julio y recibi de Keepel ante el Cabildo el dia 7, celebrandose fiestas civicas y eclesiasticas. En todos los success desgraciados siempre se busea una victim ; en esta ocasin se escogio a Prado, que es possible fuera el menos culpable. Tan pronto llegaron a Espana, fueron sometidos Consejo de Guerra, Gutierrez Hevia, mai-ques del Real Transporte, Tabares, Superunda, Ignacio Ricart, Crell, Caro, Gay o, Arroyo, Colina, Solis y otros, resultando asi todos condenados por flojedad o negligencias, a pesar de ser juzgados con benignidad.

PAGE 31

-29Entr e u pelearon por Espana, y que por esos mismos procesados eran motejados de ma's perjudiciales que ittiles, contraninguno de esos pudieron formular cargos, y a alguno, como a Pepe Antonio, aunque tardia, se vi precisado el Gobierno Espanol a hacerle justicia. Penalver y Oquendo tuvieron que sufrir las persecuciones de los curas y otros, excitados por Morell y Montalvo; pero muy limpios de culpa debieron estar cuado a pesar de la fuerza de sus encarnizados enemigos, no pudieron ser condenados. Obligados por las circunstancias y por las fuerzas de los hechos, el gobierno espafiol se vio obligado a dar algunas franquicias comerciales en algunos puertos de Espana, aunque siempre restringidas, pues el clamor de los monopolizadores era incesante. La conduct del pueblo cubano, su lealtad, no tuvo premio alguno: las eyes siguieron siendo letra muerta para el cubano; y la sujecion de todo o que representaba industrial o comercio, continue an por muchos anos.

PAGE 32

-30SINTOMAS REVOLUCIONARIOS Es indudable que los aires de libertad son contagiosos, y es para nosotros seguro que las hazanas de los americanos luchando por su independencia debieron repercutir en Cuba, creando entre las clases mas elevadas de la sociedad por su riqueza e ilustracion, ensuenos de independencia. Ensuenos que vinieron a robustecerse ma's tarde, al contagio de la semilla colombina, como se decia entonces, es decir, con el ejemplo de los pueblos de Sur y Centro America, al luchar por su libertad. Es seguro que en las clases populares germinase poco la semilla, pero en cambio to hizo en la parte ma's ilustrada. Y asentamos to primero, porque desde el principio del siglo xix existian en Cuba Logias Masonicas, delegadas del Gran Consejo de Boston, del cual hemos visto nombramientos de cubanos, autorizindolos para la propagacion de la masoneria en las Antillas y Costa Firme. Tambien hemos visto una carta fundacion de una logia de mujeres, La Estrella de Oriente, fundada en Santiago de Cuba en 1813, y segun Carlos Sedano, en sus "Estudios Politicos sobre Cuba'', existia en la Habana, en el ano 1810, otr a de "Raionales Caballeros''. Tal vez en ayuda de esas aspiraciones vinieron los sucesos de Espana, su guerra contra Francia, la prison de Fernando Va y la creacion en Espana de las Juntas Superiores de Gobierno. Guiado por eso, el Marques de Someruelos, asesorado por Hincheta, trat6 de fundarla en Cuba, idea que encontr6 apoyo entre la aristocracia y el comercio habanero; pero 6sta fue combatida por el eura Pineres, por el Conde de Casa Barreto y otros; pues segun dice Carlos Sedano, las logias no eran otra cosa "que una coalition poderosa para promover con astucia profunda la independencia.'' Es para nosotros indudable que la creation de la Junta h5biera adelantado algo el problema de nuestra libertad; auuque tambien es probable que slo el afan de figurar moviera e muchos de los que querian formar parte de ella. Que el ferment existia o comprueba el que, al efectuarse las elecciones para diputados Cortes, se oyeran tanto en la Habana Como en Puerto Principe, gritos de mueran los godos y viva la independencia. Tan acentuado lleg6 a ser el espiritu revolucionario, que llamara la atencin de los Estados Unidos, 0 quienes molestaba, por la tendencia antieslavista que pudiera toner, y dedico todos sus esfuerzos en aquella 6poca a sostener al Gobierno Espanol y combatir los tra-

PAGE 33

-31bajos que por obtener su independencia hicieran los cubanos, lle.gando en su politica a impedir los planes de Bolivar y Piez. Los sucesos de la Peninsula coadyuvaban a aumentar el fermento revolucionario, la idea habia cundido ya a las masas populares, que demostraban su sentir en dichos y en sus cantos populares, y los guajiros entonaban con entusiasmo, cantares como este : 'La semilla colombianaFu6 dilatada en nacer, Pero se vio florecer De la noebe a la maiiana.' Proclamada en Espana la Constitucion en 1820, fue un tanto consentida en Cuba, y con ese motive se expansion la prensa, manifestando sus deseos en El Esquife Arranchador y en el Tio Bartolo, publicado por el dominicano Jose Aguiar. Censuraban con dureza los actos del Gobierno. El marino Gabriel Claudio de Zequeira, cubano de nacimiento, public un folleto enargico y valiente pidiendo para el pals libertades ; el letrado doctor Juan Jose Hernandez, public un opusculo de tonsos exaltados; puede juzgar~e por su introduccion: "Arda la Isla de Cuba cual otra. Troya : antes que rendir la cerviz al atroz y barbaro despotism. La clase aristoeratica habia sido iniciada anteriormente, desde la 6poca de la guerra hispano-francesa, pues muchos cubanos eminentes se afrancesaron; mientras fue Rey de Espana Jose Napoleon o Pepe Botella, como to llamaban los espanoles. Este tuvo a su lado dos cubanos, a O'Farrill y Antonio de Asanza, este nltimo fusilado por afrancesado en Logrono en el ano 1814. Los trabajos iniciados en Cuba por Roman de la Luz y Manuel Aleman y Pena, fracasaron con la ejecucion de este nltimo, disolviendose los que eonspiraban en ese sentido con relaciones en Mejico. Declarada Cuba provincia espanola, segnn la Constitucion, se nombro para representarla una diputacion compuesta del General Jose de Zayas, el Magistrado de Marina Jos Benitez, Francisco Arango y Parreno, el Oficial de Guardias Reales, Antonio Modesto del Valle, y Bernardo de O'Gaban, que ya habia ido con igual cargo en 1811. Estas diputaciones nunca dieron resultado favorable, ni entonces, ni mientras Cuba fue Colonia; cada diputacion -volvia con una decepcion ma's, haciendo nacer un nuevo empeno revolucionario. M0s tarde, de 1820 a 1822, van a Espana en representacin de Cuba, Tomas Gener, catalan de principios liberales ; Leonardo Santos

PAGE 34

-32-Suarez y el Padre Varela, el primero de los cubanos de aquella epoca, el preclaro maestro de muchas notabilidades cubanas. La solidez de prinicipios y de caraeter de este niltimo se estrello ante la estupida brutalidad de Fernando VII y la cegliedad de los hombres que to rodeaban. Varela, a su vuelta, desencantado do sus paisanos y no queriendo vivir en pals esclavizado, prefirio desterrarse e ir a morir a Florida, donde reposan sus restos y de donde no haln consentido los floridanos fuera sacado el cadaver de aquel hombre inmaculado. Se puede decir que durante todo el siglo XIX la aspiracion del pueblo cubano fue la "independencia'', y a obtenerla se dirigieron todos los esfuerzos de la mayoria de la masa ilustrada del pueblo cubano, tratando de obtenerla pacificamente primero, resolviendose pronto a obtenerla de cualquier manera y a apelar a la fuerza si fuera preciso. No es deciresto que no faltaran entonces como ahora sus Judas, es decir, cubanos espanolizados; asi como tenemos en esta epoca obanos americanizantes. No se ocultaba al gobierno espaniol el fermento revolucion~ario que existia latente en la sociedad cubana, y por eso el criteria espafol ha sido siempre que el argumento ma's persuasivo ha sido sioumpre el. garrote y el palo; pronto le veremos poner en practica el sistema. .Ya en el anio 1822, en las Cortes espanolas, el padre Varela y sus compaeros hicieron concern las tendencies liberals de los cubanos, aunque no hicieron declaraciones fracas por ]a independence, si indiearon la conveniencia de establecer la autonomia del Canada vordad es que sus esfuerzos fueron innitiles y hasta contraproducentes. Por eso di carpetazo y hasta se mostr hostile a la Exposicion 5 el Real Consulado de Agricultura, Industria y Comercio de la Habana, escrita por su Secretario Valle Hernandez; manifestaciones hoehas pnblicas diferentes veces por el doctor Jose Agustin Castellanos, Francisco Arango y Parreno, Jose del Castillo, Nicolas Ruiz, Jose Agustin Govantes y Leonardo Santo Suarez. El padre Varela y tambien se puede decir sus discipulos, Saco, Escovedo, Gonzalez del Valle, Luz Caballero y Domingo Delmonte fueron el foco del cual debia esparcirse por la tierra cubana la luz de la libertad. Sembraron el germen de la idea, cuya propagacion a traves de ruinas y raudales de-ligrimas .y de sangre debia llevar al pueblo cubano a conseguir su ideal : la libertad y la independencia. A la epoca propaganda deba seguir pronto la de la accin; a los suenos y deseos sucederan los derechos.

PAGE 35

El Gobierno espanol, en vez de abrir una era de reforms espansivas, prefiere la fuerza, la represion, y por eso, en contra del parecer del Consejo Supremo de Indias, promulga la real orden de 28 de Mayo de 1825, otorgando a los Capitanes Generales, todas las atribuciones que por las reales ordenanzas se concedes a los gobernadores de plazas sitiadas. Con Vives se inaugural en Cuba el regimen de gobierno abso luto, que trajo como secuela el juego y la inmoralidad, corrompiendo la sociedad como medio mejor de dominarla, usando de este modo dos buenos recursos : el vicio que corrompe, y el palo que terra. El sentimiento antiespanol era tan visible, que los extranjeros to notaban; asi Mr. Roberto Madden, al hablar sore Cuba, dice : gque todo o que en estga t significa instruction, talent o influencia, revelaba una violenta animosidad contra la madre patria y una perseverance aspiration a la independencea' Y Mr. Ampere, en su libro 'Promenades en Amrique ', describe : Hay entire espanoles y criollos una enemistad inconcebible. Los cubanos no quieren ser espanoles y no se consideran como tales. El descontento domino, en todas las clases: todas concuerdan en sus quejas contra la domina*in espanola S0a3

PAGE 36

--34CONSPIRANDO En el ano 1823, al comenzar el mando de Vives, Jos Dumas Valdes y Alejandro Campos denuncian la existencia de una asociacion revolucionaria Rlamada de los "Soles y Rayos de Bolivar.'' El jefe era Jose Francisco Lemus. Las proclamas lanzadas por dste estaban fechadas: "Cuartel General de. Guadalupe, sobre los mu-ros de la Habana.'' Calificaba duramente la dominacion de Espana, manifestando que la distancia de la metropoli impedia el buen gobierno, dando lugar a la venalidad y corrupcin de los empleados, fomentando el desorden y los fraudes de la administracion; que era Espania impotente para destruir la pirateria que infestaba nuestras costas. Indicaba que con el restablecimiento del despotism en Espafa, habia venido, por consiguiente, el aumento de opresin en el pals, y exhortaba a los cubanos que se unieran para conseguir la libertad y la independence de Cuba. Fueron comprendidos en esta causa Ignacio F.lix del Junco, Andres Silveira, Francisco Cirrea, Pedro Rojas, Juan Jorge Peoli, Pedro Pascasio de Arias, doctor Juan Jose Hernindez, impresor Miguel Oro, Martin Mireses, el argentino Antonio Miralla y el gran poeta Heredia. Por fortune para stos no habga llegado adn la 6poca sangrienta, y los salvo el espiritu tolerante de Vives, que decia : "no eran esos solos los conspiradores, pues el mal habia invadido toda la Isla, a la manera que un caudaloso rio en su avenida, se extiende por dilatadas 0ampinas. g En 23 de Octubre de 1823 salan de New York para La Guaira, con objeto de entrevistarse con Bolivar y pedirle su coneurso para realizar la revolution en Cuba, Gaspar Betancourt Cisneros, Agustin Arango, Jos6 Aniceto Iznaga, Fructuoso del Castillo y Antonio Miralla. Iban Como comisionados de Juntas organizadas en la Habana, Triniaad, Puerto Principe y Jamaica, Antonio Abad Iznaga, Jose Ramon Betancourt, Jose Lamadrid y Vicente Rocafuerte, que ma's tarde fue Presidente del Ecuador. Estaba entonces Bolivar ocupado en la guerra en el Per6, y no pudieron verlo, pero se entrevistaron con el general Santander, que les aconsej dejaran a Miralla para que 6ste, a su tempo les sirviera de intermediario. Qued Miralla en Colombia, retornando los otros los Estados Unidos. A fines de 1824 se entrevisto con Bolivar en Lima, Como comisionado, el licenciado Jos de Jesus Arango, que fu6 bie* recibido por el Libertador, quien le dijo: "que haca much tempo ten5a el prop6-

PAGE 37

-35sito de arrojar a los espanoles de las Antillas, para extinguir para siempre su dominacion en America, que asi se to habia ofrecido al coronel cubano Jose Rafael Heras, muerto heroicamente al servicio de Colombia.'' Esta comprobado que era 6ste uno de los suernos de Bolivar, cuya realizacin demoro en parte, la sublevacion de Bustamante en el Peru, segun asegura Paez, y tambien, principalmente, la oposicion y exigencias del gobierno americano. Asi se pueden ver en la comunicacion oficial que el ministro americano Mr. Toryk, acreditado en Madrid, le remitio a Mr. Adans,.Setario de Estado de los Estados Unidos, en 20 de Noviembre de 1823, y en las instructions dadas I los comisionados americanos en el Congreso de PanamI en 1828; y mas precisos son los terminus en que se expresan esos sentimientos en, el mensaje presidencial del ano 1826, cuando al hablar de Cuba, dice: "Es incesario detenerse en este particular, ni decir mais, sino que todos nuestros esfuerzos con referencia a este interns, se dirigirn a conservar este estado de cosas, la tranquilidad de aquellas Islas y la paz y seguridad de sus habitantes El gobierno, ademis, solicitor de Colombia, que se suspendiese today expedicion contra Cuba y Puerto Rico. En el ano 1825 se organize en MSjico la "Junta Promotora de la Libertad Cubana', organizada por Antonio Abad Iznaga, Jose Teurbe Tol*n, Roque de Lara, Pedro Lemus, Antonio Jose Valdes, Antonio de Unzueta y Heredia. Contaban con el apoyo del presidente de Mexico, Guadalupe Victoria, gran protector del poeta Heredia. Como en Colombia, tropezaron tambien con la oposicion del gobierno americano, plues 6ste temia que se provocaran desordenes en el Sur, si proclamnaban los cubanos la abolicion de la eselavitud, Como era de esperarse. A principios de 1826 se preparaba en Camaguey el desembarco de un grupo revolucionario que deba venir en el balandro "Margaret', entire los cuales venian Alonso y Fernando Betancourt, Bartolom e y Mariano Castillo, Ramn Guerra y otros, pero desistieron de ello al tener noticias de que habian sido presos y ahoreados el 16 de Marzo de 1826, en Puerto Principe, los jovenes Francisco Agiiero y Velazco y Bernabe Sanchez, que habiendo sido desterrados el ano 1823, habian vuelto s la Isla con objeto de reclutar adictos, y que estando escondidos en una finca prximos a Puerto Principe, habian sido denunciados. Son las primeras victimas politicas, cuya sangre generosa se de.----rrama por la libertad y la independencia. El period de mando de Vives, de 2 de Mayo de 1823a 15 de Mayo de 1832, en que se abrio el periodo de sangre con la muerte de Francisco Agero y Bernabe SAnchez, no fu duro gracias al caracter tole-

PAGE 38

--36rante de ste. Casi al final de este period denuncia Josi Julian Solis la conspiracin de la Gran Legin del Aguila Negra. Este era el nombre de una logia masonica creada por el padre habanero, Chavez. Fueron presos varios conspiradores por el teniente rey Jose Cadaval, el que los entrego a la Comision militar para ser juzgados, la que sentencio en 5 de Agosto de 1830, condenando a muerte a Solis, Vazquez, Avila, Pacheco y Escalada, pena que se les conmut por la de presidio; que se le impuso tambien a Ugarte. Solis, el denunciante, fue absuelto. ..En Matanzas fueron condenados a muerte Rojo y Francisco Senmanat, de la Habana, y a Luis Ramirez y Andres de la Flor; y a 10 a.os de presidio a Francisco de la 0. Garcia. Todos fueron indultados En 1832. SDurante el mando de Vives, los cubanos de buena fe pretendieron extender la cultura en el pals, y fundaron periodicos importantes, como La Aurora, de Matanzas, y la Revista Bimestre. Se fund la Academia Cubana de Literatura, que tanto biens debiera haber desarrollado para la civilizacion y culture del pals; pero estos adelantos y las doctrinal anti-esclavistas que de sus propagandas se desprendian, debian sentar mal al elemento oligarca y negrero, que, contando con sus influencias, lograron su destruccion, apoyados para ello por las calumnias propaladas por los cubanos Juan Bernardo de O'Gavan _y Antonio Zambrana, los mismos que ma's tarde debian usar para lograr la expatriacion de Jose Antonio Saco.

PAGE 39

-a .3a ua 6n .6.a alsq 66366api alaa ..6o z a 666 6p .ap IIIao uau *93eu 5oj S 6t'u ua r .3,..to 68' 56366. urI aoap ouaa zujuNou~q ~jjtnuXalop sSp6pt *uat 66 aiau @6' oao .1 *6nlS6 SInau to 6'a 6 66 Sj "satuaeS stieas aaaC ouuie onj unaof aud uttjsf a s.iutad uo. '6 ouiauu Snun 66u~l S ..ut. s6. -*uaoa I. sao.ia .u a. Uod t u 6iiua oi6 jo 9. '6'56 0g. 6 8. sma~~~ Isaauiu ap .6unu uuauaaou s n sa -a *o 66 .*I Iootu s t ds p 6u u 6u ap 666616utuqafu at uanpoa lsa sutapu suuiuiooa ot oaatguiat nb ouu so osaugoa tuodad a aoaud nb st ua sougnasot oip apS.laiu -us sn au.6u uaipu 'nsu oa So an ua 6 *jaa o s.n -ti 636n~ n .9 .oatto 66' iut 50 op Se. naS uo .8 6 *~~~~~"ou a5d 35 66 .' 6 .66 5 36 .6 -u.s *stauu *sog 36p 9.6 66.. 66p8 63's sid u usn aal *aapao as an.o o*q Sett .Stuus .o Sul u.g 3 Iua3 *o -aua .61[ 17 *6ua anb *~atn 9iu~a us9dab ou~ o ps -nut ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~I 8iju utvauoa oapdtn tua uaa iSi u *t Sul 6 9.8un S .6 jsa 6tul *ua .ta tu2au iun Isa9 6. *ja III aaanS : s~io oS. sns. 6.0.o6opttla sf 3.to *ioda 566. an 6f an Itusa o66n .56 *tnu 66 sa uupala ouS soIV soan I. .6'ito a.. 9o 9n u mof ua ..66nju I oI an *nan Iuus 0 *auoj i *oaua suS .66' l au.2auasap ~ ~ ~ ~ ~ .. u.6o .S u-o n ou naau ouu pau pa n uoaod t ugn U 291 UZU2UD OpojuapasS Opo O out S. "1ju '8uusi S t jatntiia 6puug S6 Saa 5sa, 69 *luaou .6 u S o ua6 *u .6p ap 6tu SIb '9ouj .63.l p t *pdu *uo *...ul *;. VO Ie 6.uat 6tuasutbeiSa s uogulu oS.u un 6116 5qiau as 1881 ap 0tn ap *" * 9 9 3 * 5 65' 66 5' 6 6 .6 6 .._'G. I

PAGE 40

-38pacio de diez y ocho meses decreto ciento noventa deportaciones y condemn i doscientas veinte personas a perpetuo destierro. Como consecuencia de la constitution de 1834 fueron elegidos diputados, Andres Arango, Juan Montalvo y Castillo, Prudencio Echevarra, Serapio Mojarrieta y Sebastian Kindelin. Los trabajos de Tacon se encaminaron a impedir que realizaran el viaje y tomaran puesto en el Congreso ; parece que al proconsul no convenia que hubiera en la Cort-I cubanos que, libres del efecto de sus garras, pusieran al descubierto sus mataduras y crimenes. Logr6 su objeto, y no fueron los diputados. Dos anos mais tarde, fueron electos para diputados, Jose Antonio Saco, Francisco de Armas y Nicolas Escovedo. No podia i 0 Cuba mejor representada ; pero el Congreso espanol Cerro sus puertas a la notable representacion cubana, a pesar de las protesters y reclamaciones de Saco. Como es natural comprender, tan notorias injusticias y menosprecios iban acentuando cada vez ma's el espiritu revolucionario, haciendose ya imposible sufrir tantas vejaciones. Cada vez que en Espana se promulgaba la constitucion, tenia resonancia en Cuba, ya en Matanzas, el capitan Gaspar Rodriguez de Vera, seguido de algunos soldados, a las doce del dia, en la plaza de Armas, 1o habia hecho; pero el pueblo permanecio impasible, y el promovedor se vio obligado a esconderse en el Campo hasta que pudo embarcarse para el extranjero. Tocle esta vez Santiago de Cuba. Gobernaba en el Departamento Oriental el brigadier Manuel Lorenzo, de abolengo liberal, correligionario de Torrijos y Riego; era, ademas, bien quisto de la poblacin, que le ayudo a efectuar el actor, y con today solemnidad, aompafiado de gran pnblico, proclamo, el afio 1836, la Constitucion en la Plaza de Armas de Santiago de Cuba, con alegria aceptada por el pueblo todo. No era Tacon hombre para soportar tales himnos liberales, y aunque en verdad el pals no hizo alarde de armas, contentandose con aplaudir o echo, no tard en mandar fuerzas sore Santiago de Cuba, organizando una a que llam pacificadora, aunque nada tena que pacificar. Cuando 4sta lleg a Santiago, el general Lorenzo se habia embareado, y poco pudo hacer Tacon a pesar de sus malos deseos, volviendo las cosas a su ser y estado, para que el pueblo cubano comprendiera de una vez, si es que alguna o bab*a dudado, de que en Espana podia haber constitucion y eyes, pero en Cuba no existia otra que la voluntad de un soldado ordinario con atribuciones de un gobernador con mando en plaza sitiada. Parece que con objeto de realizar mejores especulaciones, se tra-

PAGE 41

baj para obtener la Real Orden de 19 de Abril de 1837, por la cual se pudiera disponer de las Rentas de Ultramar, sin la intervencion de los diputados antillanos; to que no nos extrana, pues los apuros del Tesoro espanol a consecuencia de la guerra, no deb*an ser pequeos, y alguna vez tuvieron que recurrir al Tesoro cubano, para que con today prontitud se cubriera un emprestito de 5.000,000 de pesos. El emprestito fue cubierto en horas y remitido con igual brevedad. Su obro ann esta pendiente. Como las aromas de las cubanos eran en aquella 6poca los verses, publicamos ocho de un soneto que circulo en aquellos dias con motivo del emprstito. Su author fue Prudencio Echevarra, copiamos estas cuartetas : "Cinco millions, aprestad cubanos, Y otros cinco, cien veces, de seguida; Salad a Espana: suya es vuestra vida Aunque de burlas, os titular hermanos. Vasallos siempre, nunca ciudadanos : Cuba en feudo inmortal esta erigida; Dormid en la inaction no interrumpida, Y aunque os vendan, ronead Como africanos. Parece que por aquellos dias circulaban los rumors de que la colonial iba a ser vendida, con sus habitantes a conteo, como si fueran ganado. Estos rumors, circulados con mas o menos verosimilitud y buena fe, produc5an entire el pueblo mayor exaltacion en contra del gobierno y de los gobernantes. Funcionaba entonces como Intendente, Pinillos, cubano de nacimiento, quien era reconocido como de gran inteligencia, conocimientos y honradez, tanto en Espana como en el extranjero. Su honrada gestion habia levantado el credito en el extranjero, y tenia ademas gran concept en la Corte, done tenia apoyo y relaciones. Haba venido siendo un freno a los desmanes de Tacon y sus amigos, a los que sabia contender con su carter. No dispuesto dejarse imponer cuando estaba en su derecho, el choque con el proconsul, era inevitable. Surgio este y la Corte die la razon a Pinillos en el pleito establecido, fallo que el empleado supo decidir con la remission de una fuerte suma. Parece que la fuerza de este argumento determine al Gobierno a mandarle el relevo al General Tacn, aunque para suavizar el golpe to condecoraron con el Toison de Oro. El pueblo recibio la noticia con extraordinary jbilo, expresndolo con versos y cantares, algunos de los cuales se hiSieron tan populares que ban llegado hasta nuestros dias. El odio al tirano que tantas

PAGE 42

-40desgracias produjo en Cuba, se express de todas maneras. Entire las despedidas se recuerda 6sta, de un cubano de buen humor : "Permit Dios, te trague una ballena En esos mares de olas infinitas, Y te vaya a soltar hecho... bolitas A la playa mayor de Cartagena. que era el lugar de su nacimiento. El 16 de Abril de 1838, sucedio en el mando a Tacon, Joaquin Ezpeleta y Enrile, que tuvo el puesto hasta Febrero de 1840, en que le sucedio Pedro T611ez Giron, Marques de Anglona, a quien relev6 en 1.0 de Marzo de 1841, el General,Gernimo Valdes Sierra. -Estos gobernantes, personas cultas, de fino trato y de buenos selntimientos y propositos, dejaron grato recuerdo en el pals, viniendo a ser Como calmantes aplicados a la excitada opinion pnbica, a la que el sentimiento revolucionario de una part, y de otra a conduct des potica, cruel y deprimente de Tacon habia puesto en tal situacion; que de continual hubiera producido una explosion inminente y rpida.

PAGE 43

641O'DONNEL Tom6 posesion de la Capitania General de Cuba, Leopoldo O'Donnell, el dia 26 de Octubre de 1843. Los mandos de Ezpeleta, el Marques de Anglona y del General Valdes, haban contribuido a calmar en part la efervescencia popular y aun se cernian por los aires los siniestros recuerdos del feroz Tacon. En muchos se alimentaba la esperanza de que aun, a pesar de todo, podia esperarse algo de justicia de parte del gobierno de Espania. Un grupo de patriotas matanceros, en su mayor parte hombres acaudalados y de representacion, viendo las senales de los tiempos y queriendo adelantarse a ellos, puestos de acuerdo, resolvieron presentar al Capit n General, Leopoldo O'Donnel, Gobernador de la Isle, una exposicion redactada por Jos6 Francisco Lamadrid y firmada por todos ellos, en la cual se expresaba de modo claro y precise la necesidad de abolir la esclavitud, suprimiendo la trata, media que juzgaban salvadora para evitar un porvenir desastroso, pues consideraban que de no hacerse asi, el pals estaba abocado a tremendas complicacione s, que no podrian tener otras soluciones que la completa ruina o la emancipacian. a Los patriots habian conseguido que la exposicion fuese tambien firmada por el gobernador de Matanzas. De acuerdo este con el Capitan General, que supo el proyeeto, hizo que por el gobernador no se le diera curso a la exposicion, y dandole caracter politico al hecho, resolvi* aplicar a los promoventes de la exposicion, ligeras prisoners Como medidageneral, desterrando a paises extranjeros a los mais caraeterizados, Como a los hermanos Guiteras y a Benigno Gener, que eran las personas ma's notables que figuraban al frente de los abolicionistas que firmaban la exposici6n. De esta manera se mataba en germen la propaganda abolicionista y podria dirsele al hecho, Como to hicieron, carter de conspiracin, cuando no fu otra Cosa que una peticion energica, franca y leal de las pretensiones de aquel grupo del pueblo cubano. El movimiento iniciado en Matanzas no podia ser ma's noble y generous, pues casi todos los que firmaban la exposicion eran hacendados y poseedores de esclavos; movimiento que debia sentar mal no solo los negreros de Cuba, sino tambien a los esclavistas del Sur, enemigos entonces de la libertad cubana. 1 Los preconizadores de la libertad en America sosteniendo la esclavitud del negro Sobrevino en esos momentos un tumulto de esclavos en varios ingenious de Bemba, que tom mayors proporciones de los que otras veces habian ocurrido.

PAGE 44

Sublevadas las dotaciones de varias fincas, llegaron a reunir un nmero de cico a seis mil; dieron muerte los mayorales y empleados de las fincas, dando fuego a los cafiaverales y marchando hacia los poblados inmediatos para aumentar su numero. Faltos de direction, de apoyo y de armas, fueron pronto sometidos a la obediencia por los campesinos, pues las tropas que salieron de las guarniciones de Matanzas y Cardenas, llegaron cuando ya se habia restablecido el orden. A pesar de la ineficacia de los servicios de la tropa, al gobernador del departamento se le honr6 con el titulo de "Pacificador del cuart*n de Bemba." Este suceso de Bemba y el haberse evidenciado la ineficacia de la tropa para contender .el mal, hicieron temer a los haendados que si hechos de esa naturaleza se repetian y con mayor fuerza, tal vez se eareciera de los recursos necesarios para contenerlos. Como nnico remedio no encontraron otro que la abolition de la esclavitud, y de ahi surgi la idea de presenter la exposiion de que hemos hablado anteriormente. Nos contentaremos con copiar to que en aquella poca eseribia un contemporaneo de los sucesos, el patriota Juan Arnao : "Denunciado en la citada fecha por el hacendado Esteban Oviedo, tin plan de conspiracion que fraguaba la dotacion de esclavos de uno de sus ingenios, cuyas proporciones indicaban contaminar las proximas y lejanas comareas, dedicad ass de igual agriculture y elaboracion, hall el gobierno un falso pretesto para el escandalo ; mas esta case de accidents no eran desconocidos en la Isla de Cuba, ni nunca se les supuso de una traseendencia amenazante, por los frecuentes fracasos que experimentaban en sus repetidos intentos, sin concerto, sin recursos y sin mas resultado que breves y transitorias perturbaciones, siempre terminadas en parciales asesinatos de los mayorales o algunos miembros de las familiar que habitaban en las fincas y en la fuga de los siervos insubordinados; buscando refugio en los bosques, de las matanzas y las persecuciones o de los crueles castigos que les esperaban; de done eran sacados m s tarde, aporreados y maltratados Para ser nuevamente compelidos a, las duras labores del campo. Los cubanos no participation de la alarma, que p rodujeron los espaigles, comprendiendo que estos escogitaban un origin y una causa para poner en practica, sus estafas y.espoliaciones,siempre insaciables de sangre y oro, que fueron los puntos objetivos de aquella encarnizada embriaguez. A pesar de la resistencia que le opusieron los hacendados, preaviendo toda la maldad de la trauma; no pudieron contener el desarrollo de los maleficos planes que se llevaron Cabo, ejercitando las. functions de la Comision ailitar, compuesta de ocho fiscales y un Tribunal o Consejo peor que el de Pilatos, agregando todas

PAGE 45

-43las Tenencias de Gobierno y Capitanias de Partido de todos los distritos, que con los sobrados achaques de la militia, corrian jubilosos a participar de la mina puesta en explotacion. Como el trueno de la prenada tempestad, caian sobre los ingenios, cafetales y potreros, cuyos duenos, por evitar el desastre y la ruina, que era la consecuencia de aquel orden de cosas, recurrieron al soborno de los fiscales en colusion con los jueces, y el remedio fu6 peor que los males, porque este paso vino a, despertar ma's y ma's la codicia y la sed de sangre de aquello canibales, y he aqui que extendieron la calumnia a los libres y libertos negros y mulatos que iniciaban un plan de revolution que aun sin pruebas para aseveradas aserciones, existe en supuesta, conjetura y en la oscuridad del misterio y que no bastaron a arrancar una confesin satisfactoria l a 0 de la flagelaci*n y las mas inauditas penas aflictivas. Matanzas, Gniines, Cardenas y Sabanillas, sin excluir las Cinco Villas con toda su comarea, fueron el teatro de aquellas horrorosas escenas. Once pardons libres, todos hombres de intelligence y buena reputacion, con el poeta Placido a la cabeza, fueron ejecutados a la vez en la primera Ciudad predicha, como un preludio 'del tragico drama que habria de continuar; los ingenios Holanda, Acana, Triunvirato y varios otros de Cardenas, Cimarrones, Bembeta y Macurijes, fueron los lugares destinados a presenciar y a recibir los raudales de sangre y de lagrimas de aquella hecatombre. Cuarenta mil hombres, mujeres y ninos de color, libres y esclavos, fueron azotados atados en escaleras, donde muchos exhalaban el ultimo aliento extintos de sangre, gemido por gemido, suspiro por suspiro, hora por hora, instance por instance. Descarnadas ya las formas; abultadas de las nalgas de que esta dotada esa raza, visible la estructura osifica, se continuaba el castigo de arriba a abajo en today la part posterior de pies a cabeza. Ninguno recibio menos de cien golpes dobles, esto es, por/un verdugo a eada lado y a punta de fuete. No se respetaba color, case, edad, estado, sexo, ni condiciones, todos pagaron tribute a la barbaric. Oimos decir a un medico, Florencio Tapia, present en el acto, observando el caso como digno de cita en su profesi5n: "cuatro mil azotes le han dado a un negro y est m 5s fresco que una lechug.' Sobre cuatro mil expiraron en aquel martirio horrendo, ademis de los que fallecian en el curso de la noche; que no habiendo bastante gene para enterrar los que no quemaban, los dejaban en el Campo insepultos; permanecian cadaveres en los depostitos, donde quedaban hacinados por tres o cautro dias consecutivos, mezelados con los vivos de las prisiones; siendo pocas las careeles, hubieron de tomarse en las ciudades muchas casas al efecto. Viciada la atmosfera con gases y exhalaciones deletereas, amenazaba una epidemic a todos los habitantes;; los perros, compaeros siempre del hombre en l a adverse, estaban de

PAGE 46

convite y concurrian al banquet y a las bacanales de sus amos, atrados por el olor de la sangre." Para emplear los procedimientos que hemos narrado, no habia contra las victimas ma's pruebas legales que indicios vehementes, 10 que juzgaban sufficient para declarar la culpabilidad y aplicar la tortura. Complicados en la causa, fueron en Matanzas el sastre Uribe, el profesor de mnsica Claudio Brindis y el traficante de ganado Miguel de los Angeles Flores, hombres de color con buena posicin e instruccion. Con objeto de obligarlos a hacer declaraciones fueron incomunicados, y el fiscal Pedro Salazar, militar y cubano, les anticip6 glue estaban complicados en la conspiracion de la gente de color. Los dos primneros se libraron gracias a grandes influencias y al dinero que pagaron ; tanto Uribe Como Brindis fueron desterrados a Mexico. El presidente de la Comision conmino a Flores para que declarase a sus complices en el absurdo proyeeto de la conspiracion. Era Flores alto, fuerte, altivo y valiente; preguntado, contest(' to siguiente : "Si creyera causar agravio o deshonra a las dignas personas que se proponen la abolicion de la esclavitud, antes de mi confesion, moriria en el torment del castigo. He premeditado en los dias de incomunicacion, que la noble causa de hacer libres a los esclavos les engrandece y que no soy.delator de crimenes degradantes. En este concepto declare que mi confesion es la sentencia de mi muerte y que protest contra today acusacion de ser forzado a los estimulos del temor. Declare qume costa qu se celebran frecuentes reunions en Casa del senor Domingo Delmonte, -donde coneurren muchos caballeros hacendados, abogados y otras personas ricas y nombran al senor Jose de la Luz Caballero, al intendente Claudio Martinez, Manuel Cabrera, pariente del Marques Morales, el abogado Bombalier, los Tancos y otros muchos que no recuerdo sus nombres." La declaraci n de Flores produjo honda sensacin: de la Sala de la Comision fu6 trasladado al Morro, done se le hizo desaparecer. Ya hemos visto por la exposicion que se firm para presentarla al General O'Donnell, que cubanos eminentes trabajaban francamente y con lealtad para conseguir la abolicion de la esclavitud en su pals. Lauro honroso para Cuba y los cubanos, pues los ma's ricos, mais ilustrados y amos de esclavos, to sacrificaban todo por librar a su pals de esa mancha. El Gobierno espa .ol, representative de los negreros, to juzgaba criminal, y aprovech el moment para hacerlos aparecer como complicados en la causa de los negros. Domingo Delmonte, Felix M.

PAGE 47

-45Tanco, Santiago Bombalier, el abogado Martinez Serrano, el sabio Jos de la Luz Caballero y hasta el intendente Claudio Martinez Pinillos fueron complicados ; los trees primeros fueron press y encausados, desterrado Delmonte a Espana y Pinillos reservado hasta ulteriores procedimientos. A.1 consul ingls, Mr. Tumbull, se le expidi su pasaporte. Jose de la Luz Caballero se hallaba en Paris, y en breves dias se present en la Habana al Capitin General, para ser juzgado. Se le orden6 el arresto durante las tramitaciones del juicio, y trash' p'ocos dias de prision fue puesto en libertad. Era Luz Caballero el idolo del pueblo cubano, y su prision y riesgo causo honda impresion en la Habana; su actitud ante el proconsul espanfol fu6 digna, noble y altiva. En su interrogatorio se content con decir si o no; que no habia figurado en la conspiracion, y que a desmentir esa impostura habia venido de Paris, rindiendo culto a la verdad, y agreg6 que habia consagrado la mayor parte de su vida en restaurar las hei-idas inferidas a Cuba por el injusto gobierno de Espana. Los crimenes cometidos por aquella gente di lugar a luchas encarnizadas, entre ellas al repartirse el botin, y para borrar las huellas de sus infamias se hizo un incendio casual donde se quemaron gran parte de los procesos. Imposible les sera que entre tantas victimas Como hicieron no quede rastro indeleble de sus atrocidades. El abogado Bombalier se hizo absolver, pues haciendo recoger los papeles rotos diariamente en las oficinas, se dedico a pegarlos en una tela, rehacindolos y pudiendo. de esa manera presentarles pruebas fehacientes de sus delitos. Esta hecatombre Rleno solo el periodo de mando de O'Donnell, el que dej6 el 20 de Marzo de 1848 a su sucesor Federico Roncaly, Conde de Alcoy. A O'Donnel no to ahog6 la sangre derramada ni to mat6 su conciencia.

PAGE 48

-46NARCISO LOPEZ El 20 de Marzo de 1848 tomaba posesion de, la Capitania General de Cuba, Federico Roncaly, Conde de Alcoy, persona cult y de buenos sentimientos. La horrible carniceria llevada a cabo por O'Donnell, cubriendo eon una niebla de sangre, habia aterrado de tal manera al pueblo, que los 'sentimientos revolucionarios pareeian apagados, muertos, aunque si habian dejado latente un ddio mortal entre espanoles y cubanos, aumentado cada dia mas por la altivez y abuses de los primeros; a la vez que la riqueza de los segundos, les haia insoportable sufrir a aquellos, a quienes juzgaban por sus modales, posicion 6 ignorancia,inferiores a ellos. Tal vez el panico 6 la impotencia los obligaba a la sumision; pero en cambio su altivez los incitaba a la lucha. Perdidas las esperanzas de obtener justicia de Espana, convencidos de que con su propio esfuerzo y sin apoyo extrano no podan dierrocar el regimen existente, deslumbrados por el crecimiento de los Estados Unidos y credulos de la atmosfera legal de libertad que se decia alli existia, pensaron en buscar amparo y proteccion. Y surgio la idea anexionista en Cuba. En Enero de ese ano, un grupo de cubanos levant la bandera del nuevo partido, .cuyo frente aparecia Gaspar Betancourt Cisneros, el Lugareno; a su lado estaban Lorenzo de Allo, Cristobal Madan, Cirilo Villaverde, Pedro Jos6 M\orillos, Ramon de Palma y otros. Fundaron en New York el periodic La Verdad, con objeto de softener l aa doctrine y hacker eficaz propaganda. Le ofrecieron la direccion a Jose Antonio Saco, que estaba en Pars, pero 6ste no .a accept, diciendo que por el contrario se oponia a esa idea y que la ombatiria, como lo hizo con teson; el preferia obtener de Espaa la autonomia. Fu6 esto gran desgracia, pues vino a dividir el pensamiento cubano, dandole esta division fuerzas al contrario. Los anexionistas continuaron con mayor tesn. Lo que prueba queni unos ni otros conocian al pueblo, ni tenian confianza en el. El ano 1847 habia 'sido destinado, como gobernador de Trinidad, el general Narciso Lopez, venezolano de nacimiento, que habia peleado en su tierra a favor de Espana y distingudose mucho en la guerra carlista, siendo considerado como una de las mejores lanzas del ejer cito espanol. Su cardeter franeo y costumbres le granjearon pronto grandest simpat5as en la localidad, y esta circunstancia llam la atencion del Gobierno, que sospechando de 1, to relevo del mando.

PAGE 49

Lopez permaneci en Trinidad, y buscando trabajo en el Campo, empez6 la explotacion de la mina por unos Rlamada Victoria y por otros La Rosa Cubana. No se le habia ocultado al venezolano el estado latente de descontento. y malestar que fluctuaba en la atmosfera, y con el pretexto de acudir a los bales y gallons, fue adquiriendo gran partido entire 10s campesinos; su falta de relaciones hacia poco fructifero su trabajo. Pero pronto hizo amistad con Jose Sanchez Iznaga, joven ste duna de las primneras familias de la localidad; cubano exaltado y vehemente, fue el primer auxiliar de Lopez, introduciendolo en todfos los centros, tegiendo entre ambos una red revolucionaria que abareaba por complete el Departamento de las Villas. La propaganda era extensa y poco precavida, teniendo ade0*os entre las clases pudientes; se hacia 6sta con tan poca prudencia, clue pronto bubo quien delatara o que ocurria al Capitn General Roncaly. Este soldado, noble, caballeroso y leal, procedi6 con Lopez de una manera tal, que no tiene semejanza en la historic de los gobernantes espa holes en Cuba. Roncaly y Lopez habian sido companieros de carrera, fomentando una leal amistad de la cual no quiso olvidarse el noble soldado. Al delatarse la conspiracion, mando a Lopez una Carta, cuyo extracto es poco ma's 6 menos el siguiente : "En el dilemma de la fidelidad al Gobierno o la lealtad al amigo, he resuelto tu salvacion. Ha llegado a mi powder la denuncia de la conspiracion contra el soberano que mntuamente hemos servido. Y al creerte en reciprocal correspondence en igual caso, t* anticipo el aviso. Lopez atraveso con rapidez la Isla, paso por Matanzas, donde nombr* al ingeniero Carrer agent para que preparase el terreno para sus ulteriores proyeetos, y embarcandose, paso a los Estados Unidos. Roncaly ordeno la prision de los complicados en la conspiraci+7 y a Sanchez Iznaga y a Villegas los hizo llamar la Habana; por ser los principales, los retuvo presos unos aias y amonestandoles ma's tarde los puso en libertad, reprimiendo la rebelion, dejando asombrador a los cubanos, poco a ostumbrados a ese modo de proceder. S* nchez Iznaga al verse preso, sintindose amenazado de muerte, qBe erao probable dado el procedimiento espanol, imaging hacker de*laraciones a Roncaly, le hizo career que la conspiracion tenia grades ramificaciones en la Isla today, done espanoles, cubanos y extranjeros, comerciantes y bacendados, de acuerdo con los Estados Unidos, estaban convenidos para conseguir la independencia de Cuba. Y que 6l suponia que el Capitan General debia estar dispuesto a salvarla

PAGE 50

--48-del peligro que corria en vista de las miras sobre las colonias americanas de la Republica francesa. Que los Estados Unidos preparaban una escuadra para proteger el movimiento de emancipacin de Cuba, auxiliados por cinco mil americanos, resto del ejereito invasor de Me'jico, que se hallaban en Veracruz, en espectacion de embarque para su pals. Con anticipacin habia escrito Iznaga sore esto a su do Aniceto Iznaga, que estaba en New York, diciendole la proximidad del grito de insurreccion. El viejo patriot Iznaga y otros varies cubanos habian pesto esto de manifiesto al Presidente Polk, que acogi6 la noticia y ordeno la march a la Habana de cuatro buques de guerra, para protege a los americanos y el movimiento de Cuba que se le anunciaba. La entrada de los barcos de guerra americanos en la Habana, con poco intervalo de tiempo despues de las revelaciones de Iznaga, veman a ser una confirmation de ellas, o que naturalmente impression a Roncaly, y tal vez debido a ello juzgara inntil la prosecution del expediente incoado por la causa de conspiracion, por to que ordeno la libertad de los comprendidos en ella. Sanchez Iznaga aprovech6 la primera oportunidad para pasar a los Estados Unidos, done se incorporo a Lopez y sus companies, que estaban en New York. La primera intentona habia fracasado. Tenia esta idea un mal de origen. Los revolucionarios cubanos eran antiesclavistas; el apoyo que encontraban en el Sur de los Estados Unidos to prestaban los esclavistas, con objeto de reforzarse contra el Norte, a0adiendo a causa negrera un Estado mas. ;Esta diversidad de criterio, aunque por entonces no se manifestara, habia de ser causa de entorpecimientos, que hicieron infructaoso el trabajo, Como sucedio ma's tarde, embarazando la marcha de Lopez, que no queria hacer manifestaciones claras, en uno n otro sentido. La enemistad entre espafioles y cubanos era cada dia ma's manifiesta ; las familias evitaban de todos modo la entrada en sus casas, especialmente de los oficiales, que eran los que ma's se exhibian. En 1849 daba la Sociedad Filarmonica de Matanzas un baile en sus salones, en los que no ten.an entrada mas que los socios o aquelos que llenaran los requisitos indicados en sus reglamentos. Anteriormente, el coronel del regimiento alli de guarnicion pidi6, sin llenar requisito alguno, papeletas de entrada para todos los oficiales de su regimiento. La noche en que se hab a anunciado el bailey, desde muy tempra-

PAGE 51

no fueron invadidos los salones por la oficialidad, como en casa conquistada. Avisadas las families a tempo, resolvieron, en vista de la ordinariez cometida, que no asistiera nadie. Asi to hicieron, aunque esperaban fatales consecuencias. Permanecieron esperando los oficiales hasta altas horas de la noche*; los jovenes, en tanto, desde las ventanas, vean y se burlaban del papel desairado de aquellos bravueones. Al dia siguiente, hacienda causa comn el gobernador con los oficiales, sin formacion de causa, fueron deportados los jovenes Joaquin Delgado, Joaquin Alvarez y los hermanos Calixto y Francisco Sorondo. El ms comprometido era Plutarco Gonzalez, que logr escapar a los Estados Unidos. Y pareciendole ann esto poco al senor gobernador, mand6 cerrar la Sociedad, rematando en pnblica subasta su mobiliario, destruyo el gimnasio y dispuso como propio de to ajeno, p rohibiendo en absoluto toda clase de diversiones. El malestar producido por atentados de esta indole dieron lugar a casos semejantes, pues los seniores militares se habian crecido much, contando con la impunidad. En la misma 6poca sucedio en Puerto Principe un caso anilogo, pero que tuvo para los militares peor resultado. Como en Matanzas, asaltaron la sociedad, las familias se retrajeron ; pero la juventud entr en los salons y a viva fuerza lanzaron del edificio 0 los asaltantes, que salieron mohinos y maltratados. La excitacion popular fue tan grande, que el Gobierno tuvo a Bien, por esta vez, usar el procedimiento suave. Public nn bando, que llamaron de Buen Gobierno, por el cual se declaraban como crimnales los actos ma's loves. Establecieron una dura censura de la prensa, .o que, pesto en prctica, deba darles fatales consecuencias. Por haber publicado Jose Ricardo Fresneda un acrostico, cuyo margen decia : "Libertad, vuestra patria hijos de Cuba', fu6 condenado a muerte, logrndose, con grandes esfuerzos, que le fuera conmutada la pena por la de deg-' tierro. Como infidentes fueron condenados tambien cl poeta Miguel Teurbe Tolon,. Jose Manuel Hernandez, Jose E. lernandez, Sebastian Morales (El Lince), Cirilo Villaverde y algunos otros. El Line fue desterrado a Filipinas ; Toln y J. Hernandez pudieron irse los Estados Unidos. Villaverde logr escapar de la nrisiSn donde estaba encerrado, sobornando al carcelero. La*esposa de Miguel T. Tol4n, Emilia Tolon, a quien le sorprendieron correspondencia de su marido, fue presa y encausada; pero no hallando prueba alguna en su contra, tuvieron que ponerla en li4

PAGE 52

-50-bertad, pero desterrandola; sentencia que cumplio sin doblegarse ni mostrar debilidad. Al finalizar el anio 1849, se constituyo en Puerto Principe la "Sociedad Libertadora'', con objeto de secundar los trabajos que se tramaban en New York. Fue nombrado jefe de ella Joaquin de Ag*ero y Agiero, fue 6ste fundador de una escuela gratuita de instruccion primaria en Guaimaro; al cumplir su mayor edad otorgo ante notario escritura pnblica dando libertad a, sus esclavos, causa ,bastante para atraerse con el odio del Gobierno la persecucion consiguiente. A su salida de Cuba emprendio Lopez, auxiliado por la "Junta Cubana'', los trabajos preparatorios para organizar una fuerte expedicion, que se prepare en Rhode Island y se denomin6 la de Worth. Fracas 6sta por haber prohibido su salida el president Zacaras Taylor. No se desanim6 Lopez, sino que ayudado por el Lugarenio y otros mas, que proporcionaron o necesario, a principios de 1850 tenia organizada otra, fuerte de 610 hombres, armados y equipados, que zarp6 del muelle de la "Levie'', en la ciudad de Nueva Orleans, 0 bordo del vapor americano Creole'', al mando del capitan Jones: mandada por el general, Lopez y los coroneles americanos Ohara, Wit y Monce; formaban, ademas, parte del Estado Mayor, los cubanos Juan Manuel Macias, Ambrosio Gonzalez, Jose Manuel Hernandez, Jose Sanchez Iznaga, Francisco Javier Cruz y el argentino Doubal, del Ejercito de Garibaldi, en Buenos Aires. La primer noticia que tuvo el Gobierno Espaol, fu6 la toma de Cardenas, por el general Lopez, en la maana del 19 de Mayo de 1850. El vapor se haba presentado durante la noche, efectuando el desembarco al amanecer. Dividio Lopez sus fuerzas en dos columnas, yendo una sore el retn de la carcel y la otra sore la casa de gobierno. La guarnici*n de la crcel, recipe a los invasores con vivo y nutrido fuego desde las ventanas, mientras estos debian sufrir el fuego pecho descubierto. Se adelant a a la tropa "alto al fuego'. ",Quin o manda?'' preguntaron; "yo, Narciso Lopez'. La orden fue cumplida, y rendida la cancel, se tom po. sesion de ella sin resistencia y puestos los presos en libertad. La casa de Gobierno continuaba defendiendose; Lopez le envia un parlamentario intimandole la rendicion, que rechaz6 con arrogancia el gobernador; se le puso fuego al edificio y en breve termino se rin-

PAGE 53

dieron el gobernador Florencio Ceruti, el capital Segura y el teniente Hernandez con-el resto de la guarnicion. Ceso con esto el combate, y a las seis y media de la manana eran duenos de la ciudad. La bandera tricolor, magestuosa y ondulante, fu6 plantada en aquel baluarte espanol. Sea por falta de conocimiento S effects de la sorpresa, nadie de la poblacion se les uni6 ; en vista de esto, y teniendo poca confianza en la condicin y discipline de la gente a sus ordenes, resolve Lpez reembarear trash doce horas de estancia en la poblacion, es decir, a las seis de la tarde, llevandose los prisioneros y Como treinta soldados y un sargento que se le incorporaron voluntariamente. Para protege el embarque deja en tierra formadas dos companfas de americanos. Cuando se efectuaba 6ste, se present el capitan Morales, comandante de las fuerzas de caballeria destacadas en Coliseo, punto a quince millas de Cardenas, trayeeto que tardo doce horas en recorrer. Cargan sobre los invasores, las companlas de reten los reciben, con un fuego vivo que los contiene, haciendoles nueve muertos, entre ellos el sargento Carrasco. A pesar de su presencia all], se efectna el embarque sin novedad alguna. En el combate de la manana, tuvieron los expedicionarios varias bajas, contindose entre los muertos el coronel Ohara, y dejaron cuatro disperses, que hechos prisoners, fueron fusilados al da siguiente. Al retirarse el "Creole', enall en un bajo, cercano al puerto, siendo precise, para ponerlo a flote, lanzar al mar gran part de las municiones. Amotinados los expedicionarios, se negaron a continual la empresa, viendo as] Lopez confirmados sus temores. Avistados por el vapor "Pizarro'', emprendio 6ste la persecucion. Lopez desembarco a los prisioneros en un cayo, y ya perseg5ido hizo rumbo a Key aest, a done llegaron ambos barcos. SAl volver el "Pizarro a la Habana sin powder hacker nada, fueron mal recibidos, pues se decia que no se hablan atrevido a atacar al vapor filibustero, como se die desde entonces en llamar a los revolucionarios. Al retirarse las fuerzas expedicion arias, empezaron por prender y encausar a varios cubanos, que decian hablan demostrado afecto a los invasores. As] fueron presos los hacendados Francisco Betancourt, Francisco Mancebo, el cabo de ronda Jose Fajardo y J. de Jess Minoso, este ultimo logr fugarse. Un isleno que hab0a prestado un caballo al general Lopez para recorder la poblacion, fue tambin preso y procesado; al interrogarsele, contesto que habla tratado a L6-

PAGE 54

pez anteriormente y que le profesaba afecto y amistad, y al ser preguntado si amaba a la reinade Espaia, contest que no la conocia. Por ese solo delito fue condenado, y ejecutado en el garrote; el prfugo Minoso, condenado en rebeldia a presidio y los restantes fueron puestos en libertad por falta de prueba. Algunos ban formulado cargos a Lopez porque los recursos para la expedition del "Creole'' fueron proporcionados por los esclavistas americanos del Sur. Sea o no sea cierto el cargo, hoy creemos que el general Lopez, que perseguia el ideal de libertar a Cuba, iba a su objeto sin escoger el medio. La verdad es que las proclamas dejadas por el general Lopez tienen en ese particular un lenguaje ambiguo y habilidoso, quo pudiera satisfacer a los dos criterion. Como document curioso, no dudamos en reproducirlas : ''NARCISO LOPEZ, Jefe de las fuerzas cubanas; Cubanos: Vamos a apresurar el dia en que la patria, Libre e independiente, tome el pesto que le correspond entire las potencis de la tierra por sus naturales derechos y por su actual importancia y poblacion; ese dia que ya seria ignominious retarder, y desde el cual podremos ostentar con orgullo, en el universo .entero, un nombre glorioso y national. Los compatriotas y los amigos vuestros que me obedecern hasta llegar a el, traen Como yo la fire resoluci6n de morir o conquistarlo. Esta es la mejor respuesta que puedo dar a vuestro llamamiento y al homenaje que merece vuestro patriotismo. Espanoles y canaries: que asi en traje de soldados como sin 6l sois nuestros hermanos; pero que el opresivo Gobierno de Madrid y sus agents quieren haceros nuestros enemigos a fuerza de invenciones calumniosas, para mejor sujetarnos y explotarnos a todos; contemplad la justicia de nuestra causa, y unidos como hermanos y oprimidos, destruyamos para siempre la tirania en este bello suelo que nos es tan querido, y alcancemos l a a de aquel dia. Hombres todos de todas las naciones : que vivis bajo el cielo de Cuba, 'no lamentfis ma's la esclavitud de sus hijos: se sabran hacer libres y se har n dignos de la libertad; apoyad sus esfuerzos y ellos os bendecir0n, y la grand causa de la humanidad os quedar tambin reconocida. Tanta gloria, tanto biens no se adquieren sin grandes sacrificios, voluntad fuerte y ciega decision para ejecutarlos. La salud de la Patria, debe ser nuestro norte y nuestra ley suprema, y en tan solemnes moments, ciudadanos, ella os demand, que

PAGE 55

-53*umpliis con las obligaciones que a su nombre impongo en los art'culos siguientes : Articulo primero.--Desde la edad de quince anios hasta la de cuarenta, todo cubano tiene la obligacibn de reunirse al Ejercito Libertador, sin perder un instance, llevando consigo las armas que tnnga y pueda adquirir. ,Articulo segundo.--Los demas cubanos deben tambien armarse y adoptar una organization especial para cuidar el orden pnblico, de ninos, mujeres y ancianos, cuyas vidas y seguridad se encomiendan al honor de todos los habitantes del pa's, as' en las pob'.aciones Como en los Campos. Articulo tercero.--Los extranjeros pueden tambien armarse, asociarse y reunirse con toda libertad, para cooperar a la conservaci6n del orden pnblico y proteger sus propiedades y familias en comiui m los demas habitantes. Articulo cuarto.-En las plazas principales de la poblacidn se enarbolara la bandera de la independencia y nacionalidad cubana, y todos los amantes de esa bandera deberan usar la escarapela tricolor, para reconocerse entre si y ser reconocido por el ejereito que los sostiene. Articulo quinto.-Tan pronto Como sea conveniente ,y practica. ble constituir6 un Gobierno Provisional y dare publicidad a una Constitucibn, tambien provisional, que hara de ley suprema hasta tanto que libres los pueblos de esta Isla puedan ellos convocar una Asamblea constituyente que organice definitivamente el Gobierno y Constitucibn que les convenga. Dado en el Cuartel General de Narciso Lopez." AL EJERCITO ESPAROL EN CUBA: Llamado por habitantes de esta Isla, para ponerme al frente del gran movimiento popular, que tiene por nnico objeto su independencia y libertad politicas, y apoyado en tan justa causa por la fuarza poderosa de un pueblo grande y generoso, Rlego hoy a estas playas a la eabeza de tropas aguerridas, decidido a, llevar a Cabo la santa y gloriosa empresa. Soldados : Yo se que vosotros sufr's tambien por el despotismo y. aspereza de vuestros jefes; se que arrancados de vuestros hogares y de los brazos de vuestros padres y hermanos por la ley barbara de las quintas, habeis sido confinados a este otro mando, doude en lugar de un trato suave que endulzara algnn tanto vuestra amargura, os veis tratados Como bestias~y se os sujete en medio de la ma's profunda paz, a todas las fatigas y rigores de la guerra.

PAGE 56

-54Antiguos compaieros de armas, vosotros me conoceis : yo tambien os conozco : os he visto pelear en cien combates, se que sois valientes y que mereceis recobrar la dignidad de hombres, yo os abro las filas del ejereito de mi mando y os invito a ocupar en ellas un Lugar entire los campeones de la libertad. As podreis contar con descanso y bienestar despues de la lucha, que sera breve, o con Libre vuelta a vuestros hogares, done os llama la voz carifosa de vuestras familias. Soldados: Entre la libertad y la continuacion de vuestra servidumbre ignominiosa... escoged. Pero pensad bien que con la espada desnuda y dispuesto a no envainarla hasta dejar bien asegurada la libertad de todo el pals, os llama Como amigo Vuestro antiguo General, Comandante en Jefe del Ejercito Libertador de Cuba, Narciso Loppez.' El efecto del golpe dado en Cardenas, exalto el entusiasmo en los primeros momentos, causando la retirada profundo desencanto. H~emos dicho antes que la frialdad de la poblacion habia sido el effect de la sorpresa, pues nadie esperaba semejante golpe, sin previo aviso. Cuando el ao 1848 pas6 Lopez por Matanzas con rumbo a los Estados Unidos, habia dejado alli Como agente general al ingeniero Carrier .Era este hombre apto, resuelto y de valor ; no habia perdido el tempo, y los revolucionarios de 1822 estaban dispuestos ayudar. Francisco de la 0. Garcia, Antonio Maria Rodriguez, los hermanos Portillo y los Hernandez Morejon, gente respetable y poderosa, contaban con la juventud, interesados en el xito; pero la falta de aviso paraliz6 el movimiento, que estaba trazado y previsto por Placido Goner, que era el que estaba en contact con el pueblo. El effect de la retirada fu6 tremendo y explotado por los contrarios, que decian habia sido el parto de los montes aparecerse con una expedicion de 600 hombres despues de tanto tiempo. Como siempre, hay quien quiere aparecer revolucionario sin serlo, y que en su fuero interno se alegran de cualquier fracaso de intentonas que vengan a turbar la tranquilidad. De esa eran los comentaristas. El esfuerzo de Lpez fue extraordinary, pues obra grande es preparar una expedicion de 600 hombres, con sus armas y equipos, de tal magnitud es el empenio, que durante nuestras nltimas guerras de independence nunca hemos podido organizer otra de igual fuerza. Con la noticia adverse coincidi6 otra que vino a agravar el mal: la muerte de Carrera. Era este el agent mas energico, active y agitator, era el Centro

PAGE 57

-55de las comunicaciones ConA las personas ma's notables del nneleo revolucionario ; creyendo descubierto el hilo de la conspiracion, midio los compromisos de su situacion y no quiso ser preso. Entre sus amigos que lamentaban su muerte, se dijo que se habia envenenado, aunque no hubo prueba alguna que confirmara la sospecha. ,El desembarco en Cardenas del General Lopez, habia causado sorpresa y enthusiasm con la noticia del 6xito; desencanto y pnico cuando se supo su retirada; que los hombres el 6xito les da valor, asi Como la derrota los desalienta. En Cuba en aquella poc a b achos que querian aparecer como revolucionarios, pero sin comprometerse, para no provocar las iras del Gobierno; ellos preferian la infamia, la esclavitud, con tal de que los dejaran vivir tranquilos; siendo bajos y cobardes, querian cubrir las apariencias para que se.les creyera dignos y patriots. Estos se asustaron al concern la osada de Lopez, pero al saber su retirada se ensafaaron, diciendo que o hecho era un engano y que eso demostraba que no habia esperanza para los que sofaban con la libertad, y que solo buscaban lanzar al pueblo a un sacrificio inntil. En realidad existia el deseo de lanzar a los espanoles del pais ; pero eran pocos los que estaban dispuestos a correr el peligro. Tenian miedo y no querian confesarlo. Para estos la retirada de Lopez era una bendicion. En cambio, haba una masa de pueblo resuelta a todo, para quien Lopez era un idolo, e insoportable sufrir la arrogancia y descaro de los engreidos espanoles. Se conocan los trabajos llevados a cabo por Carreri, y se decia que hab*a cuatro mil cubanos con alguna organization y con sus jefes nombrados, que estaban dispuestos a incorporarse a Lopez tan pronto como 6ste desembarcara. El trabajo de los espafnolizados hacia poco efecto en esa masa de gente dispuesta, que acogia siempre los rumores que corrian de las proximas tropelias que iba a ejecutar el Gobierno y sus proselitos. Los que laboraban por la revoluci.n hacian el trabajo contrario, comprendiendo que no debia .dejarse decaer el espiritu pnblico; circulaban la noticia del praximo desembarco de Lopez, para tender los inimos en tension. En Matanzas, desde la supresion de la Sociedad Filarmonica s habian prohibido las diversiones y bailes, pero se toleraban en fns arrabales y suburbios los guateques al son del organo, la flauta, el iolin y la guitarra, para los cuales nunca faltaba gente alegre y dispuestas. En una de esas calles se celebraba un bautizo entre mnsica y alegria, habia risas y cantos, los copleros populares siempre han tratado de halagar el sentimiento del pueblo, entre los cuales viven,

PAGE 58

33m a t lS .61. ut 3'l I.. SBao *IOal -od aga an S puauto at an uaa sl o-uarj ftp ualat 46 ..tl 1 .0tqau Bun 636 a sol op ou .0 u 6gau 6 -BI 6uat .p .OBot 6aum 6n S 6ouo. ,atuu~ 66'IIV ap lo.*~ :9aqilsi oua lL uq,31 outozss -a*o 9lob 9n 64tta op S 1 0 SBJ o*udn ppao ul S o n 363uag' IL 36tn OS. 63 5.3d o ota6s 's .oua *' !S 6u~i .6 .3.6so Bpua n oln a <" 6an '.6 6a *pautn 6es an 6oupo So 9.52o v6lu l *una .9 uu 66aouu .o .o .l 6.ta *, SIa uu .8o 5!~ .3.663.llo 63 .. 0 S S .6 *nu So *tao an 6 .6lan 6o oau .63'O as36t a j! S"uoto 43taalpsuaqsluo S 3za.&a BU an .6. uoaor 066.3 .o 9.6or *.zua lo I. .36 63du *t 6t Sn Sot *uauu 66 66nab'ag otayua lo 39**u la .: 3 .~au~ oCou 3lolo al 0 .*ozau solooua 66 6l *N 6.su 6n 6f uaqus ou soo Sl uluod o uabo *gu 6a 635ooS : 6ft sa 6oum So Subad 603d uou 6ou *n also 6o .6'ula 63 o*l 3n *oln m *#bt *n oso 53.60 *slu~ su ap 6lats 6o ouu~a 6otul op s u s.u663 .uaul 66tul .a~u SI 6sol 6.nv~ I .03 0 .62u op .36'tu otu S 9ll oauo un *a odaa a '.5'tpat Iau an 56oi so.u solu an utuiL vus~ I l 3auga *il : 3.6utm l 0 *tu 63 6 alouspa S oua IS 6diaau 6.uat *o 3.63 .1.an -as S ..6.Sal 6ola .ln~o un 5au us 6puusa 0s a S s -uua soo o upuzaj utq paulub uanf a~uu Bunuland l u '6unu as *alu ul4 3talg an Stua .. oau n pu C otaoltpnu ~ ~ .3.6 6au uoal*x u**laos o outno !o solausSIol Saoo 6o~a uo .6ult q.f a Sf 6ut Bun oao .3.012 6as 35u BI opuudno S ..3pau .6au puladu ,*9 65.aau BuIm 6s uo 3_I..6 56aalo ..jl .n 'utg *sad 66.l .oN 6 S~~~~ S~o ua 3.od 6 .' .S 6 .66 S uo 6 .6uu 6n opua 3uao .6tnu IS u.a .3..s *n Io 6n o

PAGE 59

-57Lara habia sido comisionado para comprar el armamento y elegido como jefe. Dirigiendose al que habia estado exhortando al pueblo, le dijo : "He venido a hacerle saber a usted que aunque me han elegido para dar el grito esta noche, como yo no soy militar, to pongo a usted en mi lugar.'' Las especies vertidas habian alejado por complete al pnblico. Solos ya los conspiradores, el nuevo jefe traz6 el plan y dio las ardenes. Lara Acosta sali6 inmediatamente a citar los cien hombres que en grupos de a cuatro debian acerearse al punto designado para estar listos al toque de animas de las campanas de la iglesia de la Ciudad, para partir a armarse y atacar inmediatamente la casa del gobernador. El jefe pasaria a entrevistarse con los principales comprometidos en el movimiento combinado para. esperar la expedicion. El capit*n retirado Pedro Acevedo, que podia disponer de mil hombres y estaba nombrado jefe de la vanguardia, consultado sobre la idea de adelantar la revolution para evitar las prisoners que pretendia realizar el gobierno, opino que no, y en ultimo caso esperaria oculto en el campo la llegada de la expedicin.. Se aferro a su consigna. Los demas hicieron to mismo. Al toque de animas, patrullas del gobierno cubrian las bocacalles. Los cuatro comprometidos, estaban en el lugar convenido, esperando la llegada de sus companeros. Era Marina Manresa la prometida de Lara Acosta, y cuando 6ste estaba dando los avisos a los grupos, to habia seguido paso a paso. Los cuatro hombres que esperaban en el punto de cita, sintieron entre las sombras de la noche dos bultos que se les acereaban, y les dieron el ";1quien vive!' "Cuba'', contestaron los recien llegados. Eran Marina y Juan Manuel Alfonso, que la acompaniaba.. "He oido decir al sereno--dijo Marina a Lara-que esta noche iba a corner sangre en el rio, y vengo morir contigo ; no me prices de tan dulce muerte." No le dieron crsdito y la obligaron a marcher acompaada de Alfonso ; cuando estos se hubieron retirado, partieron ellos para el sitio indicado; el camino estaba en bajada, teniendo de un lado el rio Yumuri y por el otro un paredon de arcilla inaccesible. Los patriotas entraron silenciosos y resueltos en aquel callejon, y cuando casi llegaban al bote, song una desearga de fusiler*a. Los cubanos, sorprendidos, se decidieron a luchar dando vivas y grits que atrajeran al lugar a los comprometidos. La tropa, para evitar los grits, se lanz* sore el pequeno grupo, luchando cuerpo a cuerpo, punal en mano; aquella lucha en la oscu-

PAGE 60

58ridad produjo una verdadera confusion, en la que se herian sin coneierto. Lara, que era muy fuerte, logro romper la fila de soldados y lleg a la Ciudad; Monzon y el frances fueron hechos prisioneros. El jefe se haba sostenido en el lugar; pronto llegaron los serenos con los faroles trayendo camillas para retirar los muertos y heridos; el jefe fu6 divisado y de nuevo empez el combat. hasta que cruzado el cuerpo por las balas y rotas trees costillas, So abandonaron en el campo, juzgandolo cadaver. Marina y Alfonso habian fingido retirarse, quedando en una altura inmediata al lugar. "Si no vienen los llamados, el honor me manda cumplir con mi deber''-dijo Alfonso al sentir los tiros; a, to que contest ella: "Yo cumplir6 to que he jurado a mi patria y mi amante." i Los dos cayeron en aquella noche aciaga, victimas sublime del deber! El jefe abandonado como muerto, vuelve en si, se incorpora. e taba solo, no ve mas Camino de salvacin que el rio, a pesar de su estado *o vadea, pride hospitalidad en una quinta vecina, done ao acogc el encargado, un isleS.., que o delta al dia siguiente, y es echo prisionero. El jefe era el patriota Juan Arnao. Son eneausados y condenados a muerte. Roneali, al irse, les ci muta la pena por presidio en Espana. Concha, al llegar, les pone en libertad. A esto fue to que se llamo el "Encuentro del Yumuri'', en la noche del 8 de Octubre de 1850; fue la primera vez que los cubano luchando en combate desigual, derramaron sangre espanola y vertieron la suya por la causa de la libertad y la independence. 1851 El 13 de Noviembre de 1850 se habia hecho cargo de la Capitania General de Cuba, Jose Gutierrez de la Concha. Se puede decir que el sentimiento revolucionario se sentia en today la Isla, desde la Punta de Maisi hasta el Cabo de San Antonio; la falta de practice daba a estas conspiraciones poca cohesion, a pesar de los esfuerzos de los emigrados, cuyos trabajos eran constantes. Las medidas represivas empleadas por el Gobierno eran contraproducentes, pues los cubanos, en vez de acobardarse, cobraban mayores brios y mayor decision ; los elementos ma's instruidos y ricos daban el ejemplo de abnegacion y de valor. Los sucesivos fracasos, iban dando experiencia, y permanecia la-

PAGE 61

--59-tente el calor revolucionario : se nota en el ano 1851 ms cohesion entre los conspiradores. En todos los puntos de America, donde se reunian algunos cubanos, trabajaban por la revolucion y sostenian constantes relaciones con los conspiradores de la Isla. Casi siempre, y en este ano mas, el grupo de cubanos mas fuerte y efectivo residia en los Estados Unidos. Una figura de gran representacion, el patriota ardiente, agitador incansable, tipo caracteristico del cubano amante de su pals, "El Lugare5o'', Gaspar Betancourt Cisneros, que residia en New York, unido a Aniceto Iznaga, Miguel Teurbe Tolon, Lorenzo Allo y otros mas, sostenian en constante excitacio'n el pals. En Oriente se constituy6 una Junta compuesta por Jose Valiente, Hilario y Manuel Cisneros y Francisco de Paula Bravo, que sostenian correspondencia con la gente de Camagney y la Habana. Puestos de acuerdo con el comandante retirado Francisco Oberto, y con varios sargentos, preparan un golpe. Denunciados, fueron presos o desterrados los conspiradores, entre los cuales figuraban Valiente, Oberto, Tomas Asencio, Santacilia, Cayetano Echevarria y Luis y Bienvenido Hernandez, siendo condenados a presidio en Ceuta. El mismo espiritu existia en Camaguey, donde el abogado Serapio Recio, el doctor Arango, el doctor Provenza y Pedro Agiiero, constituyen otra Junta, nombrando jefe del movimiento a Joaquin de Aguero y Agnero. En -Trinidad, Isidoro Armenteros, el abogado Francisco Perez, Jose Iznaga, Fernando Hernandez, Arcis y otros, de acuerdo .on Camagiiey, esperan la hora para levantarse. En la Habana, el abogado Anacleto Bermudez, Porfirio Valiente y Rodriguez Mena, se constituent para arbitrary recursos y preparer el movimiento que debia apoyarlos en el moment precise. El lazo de union de todos estos preparativos, debia ser el general Narciso Lopez, que incansable, preparaba en el extranjero otra poderosa expedicion, con la que desembarcaria en Cuba. El plan, extenso y difuso, tenia tantos peligros, que podia preveerse el fracaso; todos tan graves, que a pesar de las notables condiciones de los que to preparaban, era dificil prosperase, sobre todo si no se conseguia la simultaneidad en el movimiento. Dec a el general Concha que Camaguey era n nido de viboras, y sobre 6l puso sus primeros empenos, nombrando gobernador del Departamento Central a Lemery, que se esmero en cumplir y sobrepasar los propositos de su jefe. La figura de Joaquin Agnero y Agnero era demasiado saliente para que sore ella no fijase su atencion el nuevo gobernador; sus hechos y su caracter to denunciaban como ardiente patriota, de ex-

PAGE 62

tremados sentimientos filantropicos. De buena posicion, fund y sostenia, Como hemos dicho anteriormente, una escuela gratuita en Guaimaro, y tan pronto Como cumplio su mayoria de edad, hizo extender ante notario escritura pnblica dando libertad a sus eselavos. A los ojos del Gobierno ese era un crimen imperdonable. Para evitar las persecuciones de Lemery, se refugi6, en union de otros comprometidos, en los montes entre Tunas y Nuevitas, acampando en la finca El Buen Refugio o La Piedra, de Juan Sanchez, donde se proponia reclutar algunos hombres. Con 6l estaban Manuel de Jesns Arango, Serapio Recio, Fern'ando y Jose Ramon de Betancourt, Jose Joaquin Rivera, Melchor Silva, Francisco de Quesada, Salvador Uisneros, Agustin Castellanos, Francisco Agniero y Estrada, Jose Maria Valdes y otros. Para solemnizar el aniversario de la independencia americana, se sublevaron el dia 4 de Julio, pretendiendo asaltar las Tunas, donde entraron; pero confundiendose las dos seeciones en que st; habian fraccionado has fuerzas, se hicieron fuego entre si, dispersandose ambas y retirandose a la hacienda San Carlos, donde fueron asaltados dias despues por las tropas que salieron en su persecucion. Los cubanos se batieron bravamente, teniendo varias bajas, entre ellas el licenciado Francisco Flores, Mariano Benavides, Francisco Perdo. mo y Augusto Arango. Este ultimo, herido gravemente, fu6 abandonado por muerto y pudo salvarse. Agniero se retire en union de Ubaldo Arteaga, Adolfo Pierra, Miguel Benavides y otros que se le incorporaron en la retirada, a pesar de la tenaz persecucion que les hiciera la tropa. Entregados por un miserable, el dia 22 de Julio, Aguiero y sus companeros fueron conducidos a Puerto Principe, para ser juzgados en Consejo de .Guerra. Copiamos el parte oficial dado por el capitin que realizo la captura: "Regimiento de Infanteria de Cantabria No. 12.--Compafiia de Cazadores.-Exemo. Senor.--Desde el dia 17 del actual, que segn las ordenes de V. E. sali de "Las Piedras de Juan Sanchez'', donde habia permanecido en observacion y procurando adquirir noticias de la partida del rebelde Agiiero, para lograr la captura de 6ste y sus companeros, batidos en San Carlos por las fuerzas del Departamento Oriental, practiqu6 cuantos movimientos me parecieron oportunos para lenar el objeto de mi comision; el estado de los caminos era menos que intransitable, las aguas constantes y losalimentos para la tropa a mis ordenes, escasos siempre, to mismo que las habitaciones para el preciso natural descanso, en situacion tan poco favorecida el

PAGE 63

-61espiritu satisfecho y resuelto de los soldados me inspiraba confianza y procuraba sacar partido de tan notables y buenas disposiciones en hombres que no tenian reparos en emprender nuevas fatigas al terminar las anteriores, sin procurarse el descanso y alimento para reparar sus fuerzas, que sostenian por la de su buena voluntad.--Asi continuamos sin descanso, pero adquiriendo noticias mas precisas eada vez y que me ofrean la esperanza de conseguir el resultado apetecido, hasta que l nan del da 22 sali de "Santa Lucia' con 25 cazadores y 6 lanceros y el capitan Pedaneo, del Partido cuarto de aquella jurisdiccion, don Nicolas de Zayas, y los paisanos de don Agustin Lezeano y don Llaunercio Romero, en direccion a "Punta Ganado'', dejando el resto de la columna en "Santa Lucia'', al mando del Alferez de Caballeria don Andres Martinez; a las nueve de la noche llegu a a "Laguna de Guano', done di un descanso a la tropa y tiempo para limpiar las armas mojadas a consecuencia de la recia lluvia que estuvo cayendo toda la tarde. A las 11 emprendo de nuevo la march, llegando a sorprender los rebeldes a la una de la madrugada al rancho de la expresada "Punta Ganado'', disponiendo antes envolverlo con dos guerrillas en semicirculo, para lo que dividi mi fuerza en dos fracciones, colocando los lanceros con anticipacion a, la espalda y orilla del mar ; asi marched en silencio hasta la distancia de 25 a 30 pass, en cuyo tempo, habiendo sido sentido por los rebeldes, roinpieron el fuego sobre nosotros, que mande fuese contestado por los eazadores, lanzandose sobre ellos, para evitar que a beneficio de la noche consiguieran fugarse; llegado a la puerta, les intim la rendicion, amenazando de dar fuego al rancho, .cuya intimacion se entregaron don Miguel Castellanos, don Fernando de Zayas, don Manuel Benavides y don Adolfo Pierra, emprendiendo la fuga don Joaquin Agiiero y .Agniero y don Jose Tomas Betancourt, precipitandose el primero al mar en busca de salvacion, a donde le siguio el lancero Venancio Diez, lanzeandole y obligandole a rendirse donde ya nadaban, saliendo Betancourt como Agiiero por la puerta trasera y procurando escaparse en otra direccion, fu6 prisionero del subteniente don Antonio Perez, que mandaba la segunda guerrilla y que logro al canzarlo personalmente. Con los prisioneros quedaron en nuestro powder las arms, que consistian en 5 escopetas, 2 pistols, 5 machetes, 2 cuchillos, 1, moharra, 3 cananas llenas de cartuchos; viendome en 1* necesidad de emprender mi viaje de regreso "Santa Lucia'', por carecer en aquel momento de todo recurso. Las fatigas en este dia fuern ann mayors que las que hasta entonces habiamos tenido, procurando no ser visto por nadie, me vi n la necesidad de detener mi marcha, haciendolo, por espacio de siete leguas, por un monte bajo o manigua, ir rompiendo, ,y esto bajo un fuerte aguacero. El comportamiento de la tropa a mis ordenes ha

PAGE 64

--62sido exemplar y su resistencia admirable. En las veinte y cuatro horas que mediara desde mi salida de "Santa Lucia" hasta mi regreso, anduvimoasa de ellas fuera de Camino, por el monte y lloviendo muchas horas, habiendome servido en esta marcha de algunas caballerias, para que alternando, se montaran los eazadores, por to que se ban hecho dignos de que to ponga en conocimiento de V. E., habiendo tenido oportunidad ma's favorable que los demas para manifestar su arrojo, el subtenient'e Antonio Perez, el sargento Hermenegildo ;Medrano, el cabo segundo Vicente Labarte y los eazadores Miguel Hurtado y Jose Pilas, to mismo que el lancero Venancio Diez. -Es cuanto tengo que manifestar a V. E. Como fiel.y exacto relato de los hechos a que me refiero.-Dios guarde a V. E. muchos anos."Santa Lucia", 24 de Julio de 1851.--Carlos Comms" Comandante General dice : Relacion de individuos que se distinguieron en la aprehension del cabecilla Aguero y sus companeros.Capitin don Carlos Conus, subteniente don Antonio Perez, sargento segundo Hermenegildo Medrano, cabo segundo Vicente Labarte, eazadores Miguel Hurtado y Jose Pilas y el lancero Venancio Diez. Esta nota lleva fecha 8 de Agosto de 1851. El dia 12 fueron fusilados 0n la Sabana de Mendez: Joaquin de Agero y Aguero, Jose Tomas Betancourt, Fernando Zayas y Miguel Benavides; Adolfo Pierra y Miguel Castellanos fueron condenados a diez anos de presidio en Ceuta, y a muerte en rebeldha, Carlos Duque Estrada, Pablo Gelabert, Rafael Paneque, Rafael Castellanos, Domingo Barreto, Pedro Porro, Jose Agustin Broelta, Juan Francisco Torres, Juan Francisco Valdes, Agustin Arango, Angusto Arango, Pedro Labrada, pardo Jose Ml.a Castillo y pardo Ciriaco. El primer paso de aquel gran trabajo habia sido un fracas sangriento; pero se habia empezado a combatir en el Campo como soldado, aunque la falta de precision en el tempo le iba a dar un triunfo f*cil al general Concha. Para dar una idea de la opinion del pals en aquella 6poca, copiamos parte del informe dado por el General Segundo Cabo de la Isla : "Don Joaquin de Varona ha dado doce mil pesos y ha ofrecido, si se les facilitan armas, todos sus negros y cuarenta hombres ma's. Sera el capitfin su hijo don Pablo. En su ingenio Zaragozano, se dice, tienen enterradas armas que ha recibido por la consignacion de Callejas, Varona y Ca., de Nuevitas. Una de sus hijas, compaiera de las Usatorres, ha bordado un banderin para tremolarlo en la torre del templo de la Soledad el dia que den el grito de rebelin. Se me dice que el expresado banderin se hall hoy n Cuba, de done se pidi para hacker uno igual.

PAGE 65

-63"Don Benjamin Sanchez ha contribuido con dieciocho mil pesos y ha ofrecido cien hombres armados, siendo capitan su hijo don Francisco y teniente su yerno don Pablo Betancourt. Estos son reclutadores tamb'ien. Don Mariano Duque de Estrada a donado nueve mil pesos, es gran consejero de Joaquin Agiiero, su pariente. Los hijos de Duque Estrada, nombrados don Mariano, don Francisco, don Esteban y don Carlos, estan designados Como jefes y oficiales para la Plana Mayor de Agniero. El lugar donde 6stos conspiran es la finca "La Cabera'', de don Carlos de Varona Mola, otro conspirador y desafecto al Gobierno. Con los Duque Estrada laboran y conspiran los Cosio, Recio, Manuel Ramon Silva, los Arteaga, Aimerich y otros muchos." "Don Agustin Boza es coronel; don Ramon Boza, capitan; don Antonio Borrero, colonel, y an su potrero de Carmona tiene aromas y pertrechos en cantidad grande, que trajo 61 mismo del Norte, al regresar a Ciudad. Este llev cuarenta mil pesos de o recogido en suscripcion, y entonces se le dio el nombramiento de coronel." "Don Antonio Martinez es uno de los ma's desaforados cubanos; no ha querido empleo. En su potrero Sa Felipe tiene las juntas y se inscribed los'vountarios de si confianza. Su esposa ha ofrecido dar todas las hilas que se necesiten para los heridos, que se reuniran en el hospital de San Lazaro el dia que Puerto Principe sea de ellos. Don Javier Montejo ha contribuido con veintiinco mil pesos, y su hijo esta nombrado capitan de caballeria. Los hermanos Cordova, sargentos primeros, y en uno de sus sitios hay armasy barriers de plvora enterrados.a "Don Carlos de Varona ha ofrecido aromas, monturas y caballos; las armas las ha recibido o las tiene don Luis Adan y otro hermano suyo; dieron $6,000.00." "El cura de la Soledad, senor de Rivera, ha dado dos mil pesos y ofrecido que para cualquier alarma en que fuere necesaria su iglesia, seria la primera en que se tocasen las campanas.' "Don Francisco Palomino, oficial retirado, esta nombrado comandante y Gobernador de la Ciudad; sus hiijos estan alistados Como soldados. El licenciado Pichardo ha dado seis mil pesos; es vocal de la Junta Revolucionaria y tiene un hijo que es vocal y muy a0tivo. La enemiga del elemento criollo es grande ; para ellos no hay persuaciSn possible. Estan vigiladas las familial de los Agiieros, Benavides, Zayas, Betancourt, Duque de Estrada, Varona, Recio, Cosio, Agramonte, Boza, en una palabra, todos los ricos decentes de este pueblo indomito, pues hasta en las mujeres se advierte el odio y animosidad hacia Espana.a

PAGE 66

-64Correspondiendo al movimiento ,de Camaguey, el 24 de Julio, en las margenes del rio Ay, en Trinidad, se alzaba en armas un grupo de sesenta y nueve hombres mandados por el teniente coronel graduado. de las milicias de caballeria, Isidoro Armenteros.: Con 4ste estaban Rafael Arcis y Fernando Hernandez Echerri, hombre 4ste de 'gran instruccion y popularidad;.eA abogado Francisco Perez y Jose Iznaga. Se habian reunido 6stos en la noche, marchando al potrero Las Avispas, dirigindose despues a los-ingenios Yaguaramas y Palmarito, con objeto de reclutar gene y arms, o que no consiguieron; Rafael Arcis, con diez hombres, fu6 al ingenio Mayaguara, recogiendo 16 armamentos. Pretendieron ir a Mlanicaragua primero, y despues a la Siguanea, y ya en Camino sorprendieron un correo y por 6l supieron la prision de Agiero y la dispersion de su gente. En aquella fuerza sin discipline la noticia produjo fatal effect, que aument6 al ser perseguidos, produciendose algunas deserciones. El dia 26 fueron press Armenteros, Hernandez y Arcis y conducidos a Trinidad. S El dia 18 de Agosto eran fusilados en las afueras de Trinidad, en el Campo nombrado Mano del Negro, el coronel Isidoro Armenteros, Rafael Arcis, mayoral del ingenio Palmarito, y Fernando Hernandez Echerri. Fueron ondenados a diez anos de presidio, Ignacio Be6n Prez, Nestor Cadalso, Juan O'Burke, Alejo Iznaga Miranda, Jos6 Maria Rodriguez, Juan Hevia y Avelino Posada; a ocho anos Pedro Jos Pomares, Toribio Garca y Cruz Barba; y a dos anos Fernando Medinilla. Se habia roto el segundo eslabon del plan general que debia darnos la victoria. El Gobierno pudo ahogar facilmente las dos intentonas, Cosa que tal vez no hubiera sucedido a verificarse simultaneamente. El mismo dia 12 de Agosto, en que eran fusilados Agiiero y sus companeros, desembareaba en las Playitas el general Narciso L6pez, del vapor Pampero, en el que habia salido de New Orleans. Despues de su primera expedicion, tan pronto llego Lopez a los Estados Unidos, emprende la organizacion de la expedicion que debia llevar el vapor "Cleopatra''; pero el gobierno americano to embarga y dicta orden de prision contra Lopez, teniendo 6ste que pasar a la Florida en busca de nuevos recursos. Anacleto Bermndez, que habia tenido noticias de la proxima llegada del barco, prepara practicos que to esperasen, pues esa ordens la habia traido R. I. Arnao. Se contrata a Juan Cintas por 5,000 pesos; Pero 6ste es denuncia do por el abogado Calixto aGonzlez. Arnao lleva a Lopez la noticia del fracas, y es precise volver la Florida para aproveghar los elements alli reunidos.

PAGE 67

Recibe aviso de los levantamientos de Camaguey y ,Trinidad, y sa0i datos exacts, precipita los acontecimientos, aprovehando el 3entusiasmo que levanta la noticia. Deja Juan Manuel Macias en Jefersonville, consigue el vapor Pampero, embarca la expedicion, compuesta de 469 hombres,.y hace.rumbo a Cuba, llevando un brilanto Estado Mayor, y el dia 11 de Agosto, a medio dia, se present frente al Morro de la Habana, toma un practico, y al amanecer del dia 12 desembarca en Las Playitas. Venian con el general Lopez, Ramon Arnao, Jose Elias Hernandez, Ildefonso Oberto, Antonio de Zayas, Julio Chasagne, Francisco A. Laine, Juan Arnao y algunos cubanos mais. Formaban parte de la expedicion el general hungaro Johan Pragay; los jefes Kelly y William Critenden y los coroneles Wiheat, Wardy, Foster, Clendenen, Gotay y Clark. Es indudable que el punto de desembarco no fue bien elegido, por su corta distancia de la Habana, pues era de presumir que los expedicionarios tendrian, en corto plazo, persiguindoles, grades fuerzas del ejercito. Solamente confiado en el apoyo que les diera el pueblo; podia haberse hecho semejante operacion, y por desgracia 6ste permar neci indifferent a a quel rasgo de temerario valor. Fracciona Lopez sus fuerzas, dejando a Critenden con parte de ellas en Las Playitas, para la onduccion del convoy, y a a march Las Pozas con el resto de las tropas. El general Concha, con febril actividad, embarca en el Blasco de Garay al general Enna, con mil hombres, con ordenes de desembarcar en Bahia Honda; por tierra, desde Guanajay, sale el brigadier Morales de Rada, con un regimiento, a encontrar a Enna, y el colonel Rosales, con otro cuerpo de ejercito; al coronel Elizarde, que estaba en Pinar del Rio, orden que fuera a converge con las otras columns, poniendo asi con rapidez a las ordenes de Enna unos cuatro mil hombres. Ordena, ademas, que todas las guarniciones de los puestos m'as inmediatos, concurran al punt indicado. Enna, el primer en llegar, ataca a Critendem, que o rechaza; pero en vista de la superioridad del contrario,.se embarca con cincuentna lancha. El rest de su fuerza procura incorporarse a Lapez. Se dirige Enna a Las Pozas, donde to espera Lopez, quien despus de un rudo combat obliga a retirarse al jefe espafol, que deja sobre el Campo ma's de-150 hombres entre muertos y heridos, varios fusiles y once mil cartuchos.Los expedicionarios tuvieron varias bajas, entre ellas muertos el general hungaro Pragay y el capitan Oberto. Presumiendo, como era natural, que Enna, reforzado, volveria a 5

PAGE 68

--66atacarlo, con objeto de dar tiempo a que se le incorporara gente del pals, se retire Lopez, dirigindose haia San Cristobal. Enna, al concern el movimiento de los expedicionarios; vuelve a las Pozas y mata a los heridos que habian quedado alli. En su march San Cristobal,. son castigados por un tre Iendo temporal de agua; casi al termino de su marcha titubea el General, y buscando abrigo, hace rumbo al cafetal de Frias. Su indecision le perjudica : los habitantes de San Cristobal y su guarnicion, al saber que se dirigia alli, abandonan la poblacion, donde 61 hubiera podido proveerse. Al amanecer Mega al cafetal Frias, done hace alto y manda preparar el rancho. No tarda en prersa e el general Enna, que con una gruesa columna de las tres armas to ataca. Habian tomado posiciones los cubanos en o alto de una loma de aspera pendiente ; los ginetes espanoles tenian que subir dandoles su flanco, presentando magnifico y extenso blanco. Lopez los recibe con tin nutrido fuego de infanteria a muy corta distancia, se desconciertan los ginetes, qu sufren diez o doce bajas, y el rest da la espalda bajando la loma a la carrera (17 de A gosto.) Los expedicionarios no tuvieron baja alguna en este primer avance; los espanoles adelantan en son de ataque una fuerza de infanteria, pero con sorpresa se las ve retroceder a paso ligero, abandon*ndolo todo. Sin poderse explicar el hrecho, Lopez ordena a su vez la retirada por entre los montes de San Cristobal, donde se embosca; mientras la column de Enna, abandonando su artilleria, Mega a Candelaria. La lluvia pertinaz entorpecia su marcha, y para mayor desgracia le habia casi inutilizado el parque ; se retira de Frias rumbo a San Cristobal, y al amanecer del dia 1S Mega al cafetal Siberia. El colonel Elizarde, que vena de Pinar del Rio, to ataca; con el escaso parque que tenia se rompe el fuego; herido el coronel espanol, manda retirar su fuerza. Lopez, victorioso en los tres encuentros, tiene, sin embargo, que retirarse, pues esta desarmado y sin medios de defensa en un lugar en que el paisanaje se le muestra hostil. No se le habia unido ma's que un hombre : Casagne. La gente se desmoraliza y" va rezagaidose ; el mal cunde ; el General to sabe, pero ya es tarde para emplear medidas extremas. Tras el desaliento, la desercion : el General se va quedando solo con un grupo escogido que no to abandona. El practico Falcon,. bandido anteriormente y conocedor del terreno, se ofrece a sacarlo a el solo ; el General se niega, diciendole : "Yo no voy a abandoner a los que no me han abandonado'; con site compafieros ma's permanece en la montafia hasta el dia 29, en que en-

PAGE 69

-67tregados por Jos Castaneda, son hechos prisioneros en la hacienda Candelaria, en el punto conocido por Los Pinos del Rangel, siendo conducidos a la Habana. Hemos dicho anteriormente que Critendem, con cincuenta hombres, habia embareado ; perseguidos por el Pizarro o el Habanero, son aprehendidos en Cayo Levisa. Conducidos tambin a la Habana, a done Regan el 16 de Agosto, son fusilados el mismo dia eri las faldas del Castillo de Atares. La poblacion, aterrada, presencio la mas asquerosa bacanal; el repugnante espectaculo es dificil de detallar; los canibales no hubiera.n podido acer mIs. Juzgado y condenado a muerte en garrote, subio al cadalso el dia primero de Septiembre el General Narciso Lopez. Su energia y su valor no le abandonaron nunca ; su amor a Cuba no disminuy e, a pesar de la soledad en que fu6 dejado. "*i muerte no cambiard los destinos de Cuba. Por ti muero. fueron sus nltimas palabras. Con la muerte de Narciso Lopez habia terminado el esfuerzo realizado. Es el ano 1851, aquef en que ma's descuella el espiritu revolucionario, sobre todo en las clases ilustradas y pudientes de la poblacion cubana, porque en Cuba se presenta el fenomeno de ser los ricos los que provocan la revolucion que les va a arruinar ; son los cubanos duen~os de eselavos los que proclaman y dan la libertad a 6stos, como to hace Joaquin de Agiiero y Agiiero, figura y victima prominente de la revolucion cubana. Narciso Lopez es un abnegallo y un martir, que se sacrifica en aras del pueblo que to combate, to persigue, to abandona y a veces tojuzga mal, por efecto de la epoca en que vivio. Tiene el proposition de libertar a Cuba, va al fin y aprovecha los medios que se le presentan; por su desgracia el espiritu revolucionario en su epoca se hallaba fraccionado.El cubano sonaba, como los sudamericanos, con su independencia ; el abandono en que los dejaron esos mismos sudamericanos, los desalienta y sus constantes fracasos les hacen perder la f6 en el propio esfuerzo. Cegados por el 6xito y la creciente grandeza del pueblo americano, creen que es el protector que les designa la providencia, a inocentes piensan que es una verdad el espiritu de honradez de los nuevos pueblos libres. De ah S nace el anexionismo, y los cubanos mas ilustres, como El Lugareno, se declaran y trabajan comno propagadores. do la, nueva doctrina. La verdad es que, ahogados, pensaron agarrarse de aquel clavo ardiendo.

PAGE 70

-68Para mayor desgracia, el ilustre Saco, maestro reconocido, la combat con su inteligencia y conocimiento del asunto; levant otra bandera antag6nica y errnea; pues conociendo al gobierno espanol suefa en que an ese palo puede dar una astilla de justicia. .Error tremendo Los perjuicios de esta dualidad se palpan pronto. La mayoria de los hombres rehuyen el peligro, si es que purden excusar su cobardia; de modo que unos por no gustarles la indepeudencia, y otros por ser partidarios de la autonomia que predicaba Saco, se quedaban en casa. La cuestion esclavista vino a complicar el problema : los prohombres cubanos, en su mayoria, eran enemigos de la esclavitud, y los recursos para establecer la lucha de la cual debiera surgir la independencia, solo se podrian conseguir de los esclavistas del Sur. En esos momentos surge Narciso Lopez, hombre de action, que buscaba como fin lba y a quien tal vez fuera indiferente el medio : buscaba el combate que era el medio : to cogio donde le habia. Los discutidores le proporcionaron su ruina. Soldado heroico, vence siempre que combate : Las Pozas, el cafetal de F~rias, la Siberia, sefialan las derrotas espafiolas ma's salientes, por la muerte de Enna y la herida de Elizalde. Y sin embargo, con la exception de Chasagne, no se le une un solo cubano; mais tarde, cobardes, en la montafia to persiguen, hasta que to entrega Castaneda. Es el Cristo de la libertad cubana; su cruz fu6 el garrote que le prepara Concha; el pueblo a quien intenta libertar es el que to desacredita primero, to persigue despues y to entrega finalmente. Los cubanos de boy, honraran su memoria haciendole justicia. Jose Gutierrez de la Concha aprovech el 6xito de la victoria, no conseguida por las arms, torque las troops espaolas nunca vencieron a Narciso Lopez; a 6ste to derroto el abandono y la lluvia inclemente. Del proconsul implacable no queremos hacer el retrato, porque podria parecer apasionado : preferimos copiar el juicio de un espanol de buena cepa, al que por su edad hoy, to juzgamos testigo presencial, y al que por su franqueza y lealtad 1o creemos veridico : el senor Jose Maria Arrarte. De un articulo publicado en El Comercio del dia 22 de Enero de 1911, entresacamos : "Pero vino el general Concha, y de una colonial que parecia partir desde el ano 27, en el que Espana perdi a Mjico, quiso haer un

PAGE 71

-69-conato de nacion. Trajo el Estado Mayor del E jercito y la Administracion Militar, ,y en Palacio establecio la Seccion de Fomento, de Hacienda, de Guerra y de Marina, con todos sus ramales y ruedas de engranaje, y desde entonces empez6 la invasion de empleados, con todas sus arrogancias, sus vicios, sus modas y sus imposiciones, que por contagion aceptaron muchos empleados cubanos, y a la vida patrialcal que imperaba en Cuba, sucedio la vida del lujo artificial, de los usureros, de la perversion de costumbres y de las contribuciones.Un respetabil*simo americano decia que entire los ciento veinte mil chinos importados y los doscientos mil empleados, habian viciado la atmasfera.a Era natural: por el esfuerzo ingles se habia cohibido en parte la trata de negros; para aumentar el nnmero de esclavos, la clarividencia del proconsul penso en los chinos. Aniadiremos a to dicho que se trat6 de corromperlo todo : el juego se propago, para el cle5o se busco a los mas corrompidos, los empleos casi se vendian en almoneda pnblica ; fueron, segun dicho ajeno, los verdaderos anticivilizadores de este pobre pas que despticamente gobernaban, despues de haberlo banado on aangre cubana. 1852 Concha dej6 el mando en 22 de Abril de 1852, en que le sustituy Valentin Canedo y Miranda, soldado falto de inteligencia y de buenas costumbres. El fracaso de Lopez no abatio el espiritu de los revolucionarios, ni ann en Vuelta Abajo, done excusaban su indiferencia por la sorpresa y la falta de conocimiento en los success que se iban a desarrollar. La experience les debia haber ensenado que el pueblo vueltabajero no estaba ann preparado para tales empresas; pero a veces el enthusiasmo ciega, y asi le-sucedi a Juan Gonzalez Alvarez, rico hacendado de San Cristobal. Puesto de acuerdo con Francisco de Frias, Conde de Pozos Dulces, y su hermano Jose; Luis Eduardo del Cristo, el doctor Antonio 'Gassie, Antonio y Juan Bellido de Luna, Ramon de Palma y Francisco Estrampes, fraguaron un nuevo plan de sublevacion, en el que casi formaban un triunvirato director, Pozos Dulces, Gassie y Gonzalez Alvarez, que era el hombre de accin. A mediados de 1852, los sabuesos del gobierno, dieron parte del hecho, y en una noche se hicieron muchas prisiones; siendo procesados : las debilidades de algunos timidos fueron poniendo en claro la trauma. En consecuencia, condenaron a muerte en garrote, en Abril de 1853, a Gonzalez Alvarez y a Cristo, que fueron indultados ya

PAGE 72

-70-sobre el tablado. Estrampes, Jose Agustin Quintero y otros lograron a escapar a los Estados Unidos, donde unidos a Domingo Goicuria, Leopoldo Turla y Angel Lono, fundaron la "Orden de la Joven Cuba'" El americano Juan S. Trasher, director de El Faro Indstrial, fue condenado a ocho anos de presidio, y otros muchos fueron trasladados desde su prisiSn B Espana. Anacleto Bermudez y Porfirio Valiente, miembros de la "Junta Cubana', mandaban recursos Juan Bellido de Luna Para el sostenimiento de un periodic clandestine titulado La Voz del Pueblo, con objeto de desmentir en 6l las versiones que sobre los sucesos de Cuba publicaba el New York Herald. Sorprendida la imprenta que regenteaba en Regla, Eduardo Facciolo, fu ste condenado a muerte, a pesar de los trabajos realizados para salvarlo. El dia 28 de Septiembre de 1852 fue ejecutado, conservando inalterable valor-y serenidad. -a

PAGE 73

-71RAMON PINTO Casi en igual fecha se celebraba una reunion en New York, para organizer una Junta que llego a constituirse definitivamente el 19 de Octubre de 1852. La componian el iniciador Jose Elias Hernandez; El Lugareno, Gaspar Betancourt Cisneros, Francisco de Arenas y Cespedes y Domingo Goicuria, llamndose Junta Cubana. Se nombraron como delegados a ella : Octavio Duany y Manuel Marino, por Santiago de Cuba; Francisco de Armas, Aurelio Arango y Manuel R. Arango, por el Camagney ; Juan Manuel Macias, Miguel Teurbe y Tolon y Jose Meza, por Occidente.. ,Celebraron una reunion el dia 11, siendo nombrado presidente Jose Elias Hernandez, para que diese principio a la organization de la Junta y a los trabajos que debieran dar impulso a la obra que se pretendia realizer. Cirilo Villaverde, Francisco Estrampes, Porfirio Valiente, anuel Ramon Silva, O'Suvillan y otros hablaron en sentido de que la actividad era to indispensable. Juan Bellido de Luna y Carlos Arteaga trajeron una precious bandera que regalaban las senoras Carlota Mora de Goicuria y Julia Echarte de Valiente. Quedo constituida la Junta definitivamente, componindola Gaspar Betancourt Cisneros, como Presidente ; Manuel de Jesus Arango, Vi*epresidente; Secretario y Vicesecretario, respectivamente, Porfirio Valiente y Jose Elias Hernandez, y como Tesorero Domingo Goicuria. Para el desarrollo del plan debian crearse sucursales en los puntos que se juzgara conveniente; con ese objeto se organize en New York la Division Tercera, compuesta por las personas siguientes : Jose Sanchez Iznaga, Domingo Goicuria, Serapio Recio, Juan L. O'Sullivan, Juan Manuel Macias, Luis Schtensiger, Pedro Manuel Lopez, Juan O'Burke, Ignacio Belen Perez, Jose Maria Rodriguez, Pedro Santacilia, Waldo Arteaga, Manuel Jose Aguiero, Jose Elias Hernandez, Francisco Agiiero, El Solitario, y Miguel Teurbe Tolon. En Nueva Orleans organization varies divisions de La Estrella Solitaria, y entre las cincuenta que se constituyeron podian contar con mas de quince mil hombres. Todas estas Juntas debian marchar de acuerdo con la Junta de la Habana, que vino a ser el centro director, gracias a las iniciativas, relaciones e intelligence del que la presidia: Ramon Pinto. Tenia este cincuenta y -n anos. Educado para el sacerdocio, colg5 los habitos y prefiri la vida del soldado: hizo la guerra en Espaa contra los franceses, siendo distinguido por su valor.

PAGE 74

Llego a Cuba, done cre familiar y abraz la causa de los cubanos; con enter buena fe pretendio la union entire espanoles y cubanos, como base para conseguir la independence de Cuba, que era su ideal. Su exterior era frio, pero a traves de esa aparente frialdad, conservaba todo el ardor del patriot resuelto y decidido. Habia adquirido gran ascendencia entre espanoles y cubanos : posefa un talento solido y una gran dosis de espiritu persuasivo; era franco y conciliator, pero tenia gran firmeza y golpe de vista; hombre de rectos principios, tenia la verdad por base, y obtener el progreso por l a virtue fue su sueno. El poeta cubano Jose Agustin Quintero hizo de 6l esta semblanza : "Haba un hombre algun tanto robust y de form muscular, abierto de hombros y ancho de pecho, de fisonomia varonil, y marcada con las lineas que dejan los pensamientos profundos, ojos que tenian la mirada de un aguila, y una boca que revelaba la firmeza de caracter. Ese hombre se llamaba Ramon Pinto." Pinto vino a sustituir, o mejor dicho, a ser el president, por la muerte del notable abogado Anacleto Bermudez. Le auxiliaban en sus trabajos Juan Cadalzo, el doctor Nicolas Pinelo, Jose Antonio Echevarria, el doctor Jose de Cardenas y Gassie, Jose Antonio Cintra, Domingo Guiral, Esteban Santa Cruz de Oviedo; Carlos Rusca, los hermanos Jose y Antonio Balbin, Benigno Gener, los -Iznaga, los O'Burke, los Estenza, Groning, Perez Zniga, Vivanco, Vingut y otros muchos. El dia 3 de Diciembre de 1853 ces en el mando de la Isla Valentin Canedo y Miranda. En esa misma fecha tom posesion Juan de la Pezuela, Marques de la Pezuela. Era el nuevo Capitan General un aristocrata de pura cepa, ilustrado, politico y de ideas nobles y generosas; elemento tal debia caer mal entre los intransiguentes espanoles, que en su mayor parte eran gente enriquecida con rapidez y no habian tenido tiempo de cepillarse y ocultar su grosera ordinariez. Acostumbrados a vivir en trato con los Capitanes Generales, quelos explotaban a cambio de consentirlos, se resintieron cuando se vieron mal recibidos en Palacio, a la vez que impedidos de mezlarse n los asuntos del Gobierno. Pezuela se declare tenaz perseguidor de la trata de negros y en su trato con 6stos fue atento, procurando hacerles justicia.

PAGE 75

-73El element cubano, recibido con political suavidad, no podia presentar quejas de aquella autoridad que trataba de ser just y bene violent. Las persecuciones political habian cesado en gran part, y como esto calmaba el sentimiento de los cubanos, cre54a el encono y la rabia del partido espanol intransigente. El sentimiento revolucionario no habia disminuido, pero estaba en calm, que vino a turbar el desembarco por Baracoa de Francisco Estrampes y Antonio Felix, que sin recursos se habian lanzado en aquella empresa loca, llenos de valor, pero altos de experiencia. Denunciados por la persona que debia tender su desembarco, fueron presos y encausados. Pezuela tratg el asunto con political, tacto y con today lenidad, procurando ganar tiempo, dando lugar a, que se calmaran los anirrs y poderlos salvar, evitando la fusion de sangre. Los espanoles intransigentes trabajaban en la Metropoli por -conseguir el relevo de Pezuela, empleando como mejor argumento el dinero, agente poderoso y eficaz, que siempre daba buen resultado; se ugaban el todo por el todo, pues con Pezuela perdian la influencia que querian ejercer y el dinero, pues temian la perdida de la trata. Por fin consiguieron su relevo, y el dia 21 de Septiembre de 1854 dejaba el mando. Los cubanos *o vieron ir con pena; su mando fu prospero y tranquilo, y el pas to apreciaba y to queria. Los negreros, en cambio, celebraban su marcha como un triunfo; pues confiaban en que en siu .sucesor encontrarian un cbmplice para sus odios y sus crimenes. Por segunda vez ocupaba la Capitania Generalde Cuba Jose Guti6rrez de la Concha, Marques de la Habana. Su equipaje venia cargado de odios viejos, de corruptoras costumbres, de vicios anejos y pocos escrupulos de conciencia que le estorbaran satisfacer su codicia. La situacien de Cuba, por muchas concausas, haba variado notablemente. El continuo viajar de sus hijos por el extranjero trajo coma consecuencia grand adelanto en las letras, en las arts y en la agricultura. El comercio adquiri gran desarrollo; la riqueza, sostenida por el trabajo del esclavo, habia crecido mucho. La numerosa emigracion que vino a Cuba de Sud America, Santo Domingo y Haiti, al establecerse aqui, trajo nuevos capitales y cultivos; el trabajo habia aumentado tanto, que los brazos eseaseaban, y dificultandose importar negros, se empezaron a traer chinos a quienes eselavizar y explotar. La ampliacin del comercio habia atraido gran nmero de etranjeros; muchos cubanos iban a educarse a Europa y los Estados

PAGE 76

Unidos, y al volver venian con mayor suma de conocimientos y tam bien mss ansias de libertad y de justicia, haciendoseles imposible vivir dentro de los estrechos limites del regimen despotico colonial. Cual si hubiera querido el pueblo cubano demostrarle a Concha su odio, el 14 de Octubre de 1854, antes del mes de su llegada, era muerto on el cafe tlarte y Belona, por manos de un cubano, el traidor que entrego a Narciso Lopez, Jose Santos Castaneda; actor de venganza que estimaron los cubanos de estricta justicia, Pero que debio ser Para el proconsul como un reto a su autoridad. El Gobierno, a pesar de su empeno y de las condiciones especiales del heeho, no pudo precisar quin fuera el autor de la muerte de Castaneda. Segun el relato de un contemporaneo, 6ste jugaba al billar en los momentos en que recibio el tiro mortal en la cabeza : el disparo fue hecho por entre las persianas de la nnica ventana que tenia el local. El autor dejo en la ventana la pistola y fiu6 de los primeros en entrar a ver al aerido. Segun algunos, el author fue Nicolas Vignau y Asanza, natural de Santiago de Cuba. No tenia enemistad ni trato con el muerto : to movio a hacerlo un sentimiento patriotico. El disgusto del 'elemento espanol contra el Gobierno era visible desde que 4ste, obligado por las eircunstancias, se vi en la necesidad de reprimir l a a de Pezuela,-en ese sentido, los habia acabado de exasperar. El ej*rgito, mal pagado, estaba Reno de descontentos, caso comprobado en 41 tiempo de Narciso Lopez, que pens6 tener en eplos muchos adeptos. Tal vez esta circunstancia hiciera career a Pinto que su plan era realizable. Hablando sobre el, dice Juan Arnao: "Emprendio con soberano atrevimiento un plan muy bello Para to ideal, demasiado sublime Para hacerlo descended la bajeza de la miseria terrenal y concebible Para los Angeles, no Para los hombres, ; y Para qu6 hombres! En dos palabras to diremos : pretendia que unidos blancos y negros, ricos y pobres, amos y eselavos, espanoles y cubanos, hicieran la Independenia de Cuba.' Para conseguirlo no empleo el sistema de compra~r a nadie : por el contrario, viendo el descontento general, trato de explotarlo, haciendo que todos contribuyeran Para conseguir el bien general; to que traia la ventaja de disponer de grandes sumas, necesarias Para la realizacion del proyeeto. Para eso, usando su fuerza persuasiva cuando hablaba con espanoles, les convencia de que siguiendo el Gobierno en su desatentada poliics, pronto pasaria en Cuba lo que en Santo Domingo y Haiti; que si querian salvar familia y caudal, debian intentar, todos unidos, la independence de Cuba, que era un mal inevitable, pero que era mejor que la prdida total.

PAGE 77

-75A los cubanos los trataba segun su clase, caracter y condiciones, buscando adeptos hasta entre los eneastillados en sus titulos de nobleza, y con su 16gica persuasiva los transformaba en contribuyentes. A los emigrados cubanos, con quienes se puso en relacion, los convencio coni hechos, enviandoles recursos necesarios para organizar una gran expedition, que vendria al mando del general Quitman. Todos, dentro y fuera de Cuba, llegaron tacitamente a reconocerlo como Jefe. La obra era colosal. Se necesitaban grandes sumas de dinero, que habia que improviser y emplear bien. Su gran golpe de vista le hacia escoger a eada hombre para que sirviera en el terreno en que sus aptitudes le harian ntil. Era preiso inspirar confianza a los contribuyentes. A la vez que facilitar el medio de levantar fondos, habia que buscar an banquero que fuera patriots y de grades medics. Convencio a Carlos del Castillo, director delay Caja de Ahorros. Este super las esperanzas : dentro de sus atribuciones supo dar forma legal a los prestamos que realizaba, con las garantias necesarias y con arreglo los estatutos del Banco bajo su direction, sin que quedara el ma's minimo rastro y sin comprometer los intereses de la institucion. Fue magnifico manantial, de donde pudieron sacarse las grandes sumas que se necesitaron para tamafia empresa. Para la compra y conducion de armas utilize a Cecilio Arredondo, hombre de sagacidad, valor y probada honradez. Juan Cadalzo, popular en las Villas, lo puso en relaciones con la gene de aquella compare. Agustin Lapiedra era el conductor de los pertrechos necesarios. Por medio del consul americano sostena correspondence con los emigrados en el extranjero. Sus operaciones en los Estados Unidos llegaron a tenser tal extencion, que llamaron la atencion del Gobierno Americano, y Jefferson Davis envio a Cuba un comisionado, N. Davis, que conferenciara on 6l y procurara conocer sus propositos y tendencias. Estaba en el poder el partido eselavista, y los asuntos de Cuba interesaban much; a nosotros nos era preiso tener apoyo en aquel pals. El comisionado salio satisfecho de que los asuntos de Cuba marcharian siempre de acuerdo con los intereses americanos, evitandese de esta manera que su gobierno pudiera oponerse y haer fracasar los proyeetos en marcha. Pero tan pronto como el comisionado amnericano salio, convoco Pinto .la Junta, y se levant el acta de la abolition de la esclavitud, acta que debia permanecer secreta hasta que se realizara la subleva-

PAGE 78

-76cion general, que ya en ese caso, y si per ello se declaraba la oposicion del Sur, podria conseguirse el apoyo del Norte, para to cual iniciaba algunos trabajos. Fundados en las experiencias anteriores, en vez de encargar el mando a jefes de los cuales dependieran grandes zonas, se organize, una ramificaci*n para que cada localidad tuviera un jefe que estuviera en condiciones de apoyar y auxiliar a sus vecinos en caso necesario, siendo mas facil asi obtener la simultaneidad en el movimiento y mas dificil que fracasara el plan en un gran territorio por enfermedad o debilidad de un jefe encargado. De este modo se simplificaba el trabajo y la responsabilidad; se hizo a provision de arms en las localidades, ordenandose el aprovechamiento de los elementos de todas clases, que cada jefe operase dentro de su localidad en su zona correspondiente, al primer aviso que se le diera y con las fuerzas que organizare esperase las ordenes de concentracion. No habia ma's escollo que el distinto criterio entre esclavistas y antiesclavistas; pero eso se le haria frente cuando llegara el caso. Uno de los comprometidos le pregunt6 un dia si podia alistar doscientos negros de todas condiciones que se habian ofrecido expontaneamente. -Si usted es revolucionario-dijo prontamente;-no debia preguntar semejante costa. En otra ocasion se le indict que se temia que empleando elementos de tan opuestos criterios, se tropezara con obsticulos. Con rapidez contest : "El interns unico y esencial es expulsar al gobiern espanol; esto se sobrepone a todos los dems interests. La trama era tan vasta y bien llevada, que el gobierno espanol no pudo sorprender sin una pequena part de sus ramificaciones. Solo un cerebro privilegiado y un hombre dotado de gran energia pudo realizar to hecho. A veces un pequefio obstculo hace fracasar la obra de gaacho tempo y de grand desarrollo de inteligenga y previsign. Estaba la mina preparada, solo se esperaba que se senalara el momento. t Quidn fue el que denuncio a Pinto? Como son varies las versions trasmitidas, bueno es indicarlas todas. Segun unos, to fue Claudio Gonzalez, espanol presidiario, que se habia escapado de Ceuta con algunos cubanos de los que estaban alli confinados por causas politicas. La Junta to empleo como correo, por to que pudo enterarse de grand part de la conspiracion; aunque hay

PAGE 79

-77quien asegura que 'Gonzalez confess delante de la familia de Cadalzo, de rodillas y llorando, que eo haban preso y que el General Concha to puso en la disyuntiva de declarar cuanto supiera, por to cual se le darian diez mil pesos, o en caso de que se negara serial muerto inmediatamente ; qu la delacion fue hecha por el Gobierno y 6l obligado firmarla.. Dado que sus antecedents no era possible que inspiraran absoluta confianza, su trabajo era conducir cartas, en su mayoria cifradas, cuya clave 6I no conocia, parece probable que otro fuera el denunciante, y para encubrirse presentara como tal a Gonzalez. Otros opinan que pudiera ser algnn americano empleado del Gobierno de Washington, que siendo del Norte sorprendiera los detalles de la comision de Davis y to trasmitiera al Gobierno espaniol, y hay tambien quien se figure que fuera algn espanol rico, de los muchos quienes Pinto habia pesto en autos, como asi o asegur el comandante de la urea Pinta, delante de various confinados que llevaba 5 Espania. Hay quien comment la actitud de Quitman, el jefe que debia traer la expedicion. Era este intelligent, hablaba bien el espanol, pues habia echo la guerra en Mejico, y su valor y condiciones de mando eran reconocidos. Esclavista exagerado, esto fue causa de varios choques con E+l Lugareno, Pozos Dulces, Valiente y Santacilia. Estando ya lista la expedicin, comprados los armaments y los dos vapors que debian traerla a Cuba, pidio permiso para ir a Washington, para evitar, dijo 61, cualquier obsticulo que pudiera presentar el gobierno americano a la salida de la expedicion. A su vuelta, renunci6 el mando, y el gobierno empez6 una tenaz oposicion a todo, to que coincidio con la denuncia de Pinto. Se contaba en la Habana con la gran amistad que unia a Concha y a Pint, y no falto quien creyera al primer conocedor y hasta complice de los planes del segundo. Se sabia que cuando Concha tuvo que refugiarse en Francia, a consecuencia de la persecucion de Narvaez, sostuvo con Pinto larga correspondencia, en la que aste 1o ponia al corriente de muchos particulares de la political de Cuba, las que eran contestadas por Concha con afectuosas pruebas de cordial aprobacion, y que mn aquella epoca, por influencias de Pinto, se le habia remitido al desterrado general, un presence de cincuenta mil pesos en efectivo. Se dice que el 26 de Enero de 1855, por conduct del comerciante Jose Ramos, denunci6 al general Concha la conspiracion el presidiario Claudio Gonzlez; expresandose tambien que la Junta haba ordenado el asesinato de Concha, al ir al teatro. El 6 de Febrero inici el, proCedimiento el cornel Hiplito Llo-

PAGE 80

-78rente, ordenandose el mismo dia las prisiones, tanto en la capital Como en el rest de la Isla. Fueron *stas en tan crecido n0mero, que se llenaron las careeles y hubo que habilitar el Ponton que existia en la bahia de la Habana, en el que, entre otros muchos, estuvieron presos Carlos del Castillo y el matancero Benigno Goner y Junco. El Consejo de Guerra que instruyo la causa condeno a muerte a Pinto, a Cadalzo y Pinelo. .El Auditor de Guerra Miguel Garcia Gamba, juzgando injusta ]a sentencia, por basarse en la declaracion de un conspirador, de un correo, cuyas manifestaciones, segfin la Ley de Partida, no tenian va]or alguno, pidio que se suspendiera su aprobacion y que de nuevo se viera la causa por un Consejo de Revision. El 14 de Marzo pas6 la causa a, los magistrados de la Audiencia Pretorial, Patricio de la Escosura, Alonso Portillo y Manuel Posadillo, los que, "a pesar de no ser tantos ni tan convincentes los datos que contra los tres procesados arrojaba el sumario'', pidieron para Pinto la pena de muerte y la inmediata para Cadalzo y Pinelo. El Auditor Garcia 'Gamba, Rleno de firmeza y virilidad, insistio en .;u anterior dictamen, diciendo que la instruccion era insuficiente, que faltaban pruebas para la aplicacion de tan tremendo castigo y devolvio los autos pidiendo que se repusiera al estado de sumario y se practicaran las diligencias que solicitaba. El General Concha, que tenia prisa por concluir, hizo caso omiso del Auditor, aprobando la senteneia, y condeno a muerte en garrote vil a Pinto, y a diez anios de presidio en Ceuta a Juan Cadalzo y Nicolas Pinelo. j El 21 de Marzo de 1855 fus puesto en capilla Pinto, que a las siete de la manana -del dia 22, en el eadalso levantado en el Campo de la Punta, fue ejecutado. El mismo Concha, en sus memorias, eonfiesa que el procedimiento fn6 anomalo y misterioso. Zaragoza, en su obra Insurrecciones en Cuba, dice to mismo, y amplia detalles que hemos citado ya. Los hechos vienen a confirmer que el General Concha necesitaba deshacerse de Pinto, de quien se sospecha que habia sido cmplice y recibido grandes cantidades de dinero en varias ocasiones, y porque6ste conservaba correspondence que evidenciaban la conduct del Capitan General. Confiado Pinto, no podia pensar en la infamia de Concha, y se considerable -seguro, torque cream que su correspondence no podia caer en manos de los agentes del Gobierno. Por eso tal vez se nego a aceptar el pi-oyecto de fuga que le propohiian sus amigos. Pudo Concha averiguar donde se conservaban las preciosas cartas 0a acriminaban y cuando supo que la senora de Pinto las con-

PAGE 81

-79servaba en el seno, no tuvo inconveniente en mandar un esbirro que la atropellase y.le arrancase las cartas que tenia guardadas. Realizado el hecho, le era urgente acabar con el hombre 'que podia acusarlo, y de ahi se puede deducir la prisa que tuvo para apresurar la ejecucion. Los infames nunca haln tenido conciencia. Concha ca. recia de ella. La muerte de Pinto fue6 un golpe mortal para la Revolucion dentro y fuera de la Isla : el efecto fue tal, que en New Orleans, tan pron. to como se supo, se desbandaron los emigrados y se disolvieron has Juntas; en la Isla el panico y el-deseneanto fule tal, que por entonces parecia muerto el espiritu revolucionario. Cuba debe considerar a Pinto como uno de sus grandes hiombres y de sus ma's fervientes y resueltos patriotas. Con la muerte de Estrampes y Pinto, realizadas el ano 1855, juzgaron tanto Concha como el Gobierno espaniol hecha la pacificacion do la Isla y -muerto el espiritu revolucionario; se celebraron grandes fiestas, se cantaron Te Deum en varios puntos y tuvieron la generosidad de dar un indulto en el ano 1856. Retornlaron a Cuba la mayoria de los emigrados, se desarrollo ex, traordinariamente la agriculture, cundio la fiebre de empresas, crewdas algunas para morir a los pocos dias, despues de pacer su agosto en la Bolsa los iniciadores, quedandose los candidos con las acciones reducidas a papel sin valor, y el exceso de metalico en circulation dio vida fieticia al pals. Empezaron las defecciones a cambio de cruces y cargos politicos honorificos, pues los cargos fructiferos eran para la cohorte de empleados. que lanzaba la metropoli, que venian con el encargo de obtener dinero de cualquier modo, con tal de que partieran con el padrino que le habia conseguido el empleo y to sostenia en 6l. Los embarques de negros llegaban y hacian el alijo felizmente, mediante la entrega al proconsul de una onza por cabeza. Mnsica y gallos decian que era to necesario para dominar al pueblo cubano; todo parecia vivo y potente en la parte material, pero en la parte moral todo estaba podrido y muerto. Asi permanecio el pals hasta 1.859, en que un grupo de patriotas reunen una Convencion en Nueva York, presidida por Jose Elias Hernandez, formando una sociedad politica que se llamo "Los Hermanos del Ave Maria.'' Dlandados por esa Asociacion vienen Juan Clemiente Zenea, Alndres, Celsis, Agustin Santa Rosa, Pedro Antonio Golibart y el abogado Jose Mesa. Intentan levantar el espiritu, pero pronto comprenden to inntil del esfuerzo, y abandonan la empresa.

PAGE 82

--s0-Zenea descubre o echo por la animosa Rita Balbin, que por cuenta propia habia emprendido el trabajo; pero pront,'aandonada por sus companeros, muere despechada y triste. -Agustin Santa Rosa, descubierto pronto, es encaaao y confinado de nuevo a Ceuta. A pesar de que en esta intentona nada se hizo y tuvo poca resonancia, vino a aumentar el desaliento. Concha pudo gozar tranquilo de su puesto hasta el 24 de Noviembre de 1859, en que fue relevado. El General Francisco Serrano, Duque de la Torre, ocupo el puesto de Capitin General de Cuba, desde el 24 de Noviembre de 1859, en que tom' posesion, hasta el 10 de Diciembre de 1862, en que vino a reemplazarlo el General Domingo Dulce. El mando de Serrano fue tranquil; la desmoralizacion iniciada por Concha sigui en aumento, aunque ms pulida ,y final. Mnsica y gallos, decia Concha, cuando creia haber matado suficiente nnmero de cubanos, para que el terror reinara en la atmosfera political de Cuba. Serrano, ma's palaciego, fino de formal, medio endiosado por sus 6xitos amorosos, solo quiso buscar el medio de ponerle un remiendo ii La capa, ya maltrecha y pobre, para conseguir to cual era aproposito la Capitania General. La presion la hacia de guante blanco, honores, cargos que halagaran la vanidad y que dieran la apariencia' de que el elemento cuhano, iba a tomar parte en la administracion publica. La libertad de la prensa, amparada en la cual con timidez empecaba el periddico El Siglo a entronizar los principios del naciente partido reformista, daba la esperanza de que ann se podia conseguir de Espana algo de justicia y de libertad, y vino a ser un pretexto para transigir con la conciencia y que volvieran a la patria algunos emigrados, despu6s de largos aios de destierro, de penas y amarguras. -La detestable situacion de Espana hacia necesaria la politica blanda empleada por Serrano, representante aqui de los hombres de Vicalvaro, cuya politica de aventuras habia limpiado por completo las exhautas cajas del tesoro espaiiol, las intentonas fracasadas de Mexico Santo Domingo y la guerra de Africa, que fu6 una gloria improductiva, los oblige a dear descansar a los cubanos. El Siglo, fundado por Jose Quintin Suzarte, y mas tarde dirigido por el revolucionario Conde de Pozos Dulces, fue el vocero para sostener la campana de las reformas antillanas, to que venia a dar apariencias de una transaccion honrosa para aquellos que luchaban sin Cesar y sin esperanzas: fu6 el calmante dado al pals. Por desgracia, pronto ibamos a ver de nuevo que el Gobierno es-

PAGE 83

-60 *I* 81 S paiol no se corregia ni enmendaba, y que pedir i Espana justicia para Cuba, era o mismo que pedir, operas al ohno. El mando de Serrano fu tranquil y espaolizante ; parecia muerto o dormido el espiritu revolucionario. Le sucedi Domingo Dulce y Garay, el 10 de Diciembre e 1862. Empez 6ste, que era de abolengo liberal, con la maleta llena de buenas intenciones, que desde luego debian captarle las antipatias del elemento negrero, entonces fuerte y poderoso. Teniamos la desgracia que estos generales venian con sobra de buenas intenciones, pero con suma escasez de dinero. Dulce comenzo suprimiendo con energia la trata, desterrando a Duraniona, que era el jefe de los negreros; medida tan radical, aleja a los eubanos, que cojen miedo a tamafia energia, y engrifa a los espafioles, que empiezan a ensefiar los dientes; ya .estaban estos descontentos, pues por mas que el Conde de Pozos Dulces, les daba las pildoras de El Siglo o mas azuearadamente possible, a ellos les mortificaba la doctrina y desconfiaban del hombre por sus antecedents revolucionarios; y aunque con gran talento solo exponia 6ste tendencias mnoralizadoras, no le podian perdonar su criterio-sobre la abolicion de la esclavitud, aunque 6sta fuera lentamente por el mejoramiento de los trabajos agricolas. El Siglo era muy leido en Cuba ; sus doctrinas sanas y logicas se propagaban con rapidez; la prensa espaniola le habia una guerra sin cuartel y pronto se les lanzaron por los militates provocaciones que mediante un duelo o dos pudieron ser contenidas. Dulce tambien habia cambiado ante las dadivas gencrosas de los negreros primero, ,y luego ante la suerte que le proporeion6 una cubana rica con quien casarse, que le llev6 una fortuna inmensa. Pozos Dulces, amenazado con el destierro o la supresion del periodico, tuvo que aflojar en su campania; aunque habia dado un paso adelante, una vez que ya se discutia en pnblico la abolicion de la esclavitud. Los negreros juzgaron peligrosa la situation, y trabajaron en Madrid su relevo. Dulce, ya satisfecho, no tenia empenio en la resistencia, y en 30 de Mayo de 1866, to sustituia el General Francisco Lersundi. Su despedida fue carifiosa y hasta tierna. Se iba, dijo, "un cubang mas." El General Lersundi encontro en Cuba .una atmsfera de paz, pues existian ann esperanzas en las reformas politicas, y se espe6

PAGE 84

-82raba el establecimiento de estas, Como resultado de la Junta de Informacion que el gabinete liberal hacia constituir en Madrid. Habia este de estar formado por representantes nombrados por el pueblo cubano, *. igual nmero por el Gobierno de Madrid. Cuba mand sus hombres mais notables; pero .omo era 06gico, erau todos de abolengo liberal, y el Gobierno nombro, por el contrario, un personal enemigo de las reforms, cuyo alcance, no era possible conocieran, Como los que de Cuba habian ido. Los comisionados salieron de Cuba con grandes esperanzas, que se desvanecieron rpidamente, tan pronto como llegaron a la Corte. Para mayor desgracia, cayo el gabinete liberal, y no tuvieron que entenderse con Canovas, sino con su sustituto Castro. Eran las reformas una panacea para la mayoria de los cubanos pudientes, cansados de los fracasos revolucionarios, pues esperaban desahogo, con el alza del precio del azncar, porque a causa de la abolicion de la eselavitud en los Estados del Sur, abandonaron 6'stos por entonces el cultivo de la cafia. Con el programa reformista estaban los pueblos que habian mandado sus representantes a la Junta; la propaganda habia sido hecha con talento y sagacidad; tal parecia que con ella habia muerto el espiritu revolucionario : hombres de reconocida inteligencia y buena fe to creian un recurso hacedero y salvador. A su paso por New York, Morales Lemus se to hizo presente a los pocos cubanos que ann alli, luchaban por los ideales de la Revolucioln, y que ellos creian que combatir las reformas era un grave error. Condenaban la actitud de Juan Manuel Macias, que desde el periodico La Voz de la America atacaba las reformas decantadas, en ene'rgicos y justificados escritos, probandoles que parecia increible hubiera cubanos honrados que aun ereyeran en la posibilidad de obtener de Espania justicia para Cuba, y asegurando que las reformas nunca llegarian. -Si eso llegara a suceder-contesto Morales Lemus-entonces no quedaria un cubano que no estuviera dispuesto a todos los sacrificios. Se puede decir que del 6'xito de las reformas dependia la suerte de Cuba en el porvenir. .La burla cruel sufrida por los comisionados en Madrid, la cosecha de desengafios y decepciones con que retornaron a Cuba,marcaron el cambio definitivo de la politica cubana, que resueltamente tom6 el Camino de la Revolucion. Para mayor abundamiento, trajeron tambien el establecimiento del impuesto directo, que era repugnante al pals, y el que la codicia

PAGE 85

-83de los empleados del Gobierno hizo intolerable, pues extendidos los recibos en escudos en plata, empezaron a hacerlos efectivos comio si fueran escudos en oro, con to cual cuatriplicaban la recaudacion. Morales Lemus, al llegar g New York de retorno de Espana, se avist6 con representantes del general Quesada (Manuel) ofreciendoles recursos con que preparar una gran expedicion, oferta que no fu6 cumplida. El dia 3 de Noviembre de 1866 era relevado Lersundi por el General Joaquin del Manzano y Manse. Muerto 6ste fue sustituido per Blas Villate, Conde de Valmaseda, el 24 de Septiembre de 1867, volviendo al Gobierno nuevamente Lersundi el 13 de Diciembre de 1867. El general Quesada, que habia mandado comisionados a distintas licalidades de la Isla, entire ellos a Bersab. Varona (Bembeta)-que fue preso en Camaguey y conducido a la Habana, done o puso en libertad Lersundi-habia visto que eran inntiles sus esfuerzos, y desesperado desembarc6 por Nuevitas, siendo mal acogido por Napoleon Arango, que era entonces el jefe elegido por los camagneyanos. Los.comisionados que mand6 a la Habana tampoco tuvieron buena acogida. En Oriented y Camaguey se trabajaba con fe y ardimiento, y a principios de 1868 mandaron comisionados a la Habana, a cuyo frente vino Pedro Figueredo, los que volvieron a Oriente sin encontrar el apoyo esperado; nicamente el Conde de Pozos Dulces se manifesto francamente a su favor. A pesar del desengao, en Oriente y Camaguey se continue trabajando con fe y resolution. Los success que se desarrollaban en Espana vinieron facilitar la ejecucion del plan revolucionario. La conspiracion fraguada per Serrano, Prim y Topete para la caida de la monarquia, vino a marear el momento oportuno para la Revolution Cubana. Por cierto que los azares de la suerte Regan ser incomprensibles. Con dinero cubano dicen que se fragu la revolucion de Septiembre, pues tanto Serrano come Dulce, casados ambos con cubanas ricas, fueron los que, de los capitals de sus esposas, facilitaron grades sums para la revolucion espanola. En su segundo mando se estreno Lersundi persiguiendo a la gento de color, dandole apariencias de astigo per delitos eomunes; desterr gran nnmero de ellos a Fernando Poo. En la part Occidental, a la fiebre revolucionaria habia sucedido un gran desaliento, como si*hubiesen gastado totalmente las energies;

PAGE 86

* --4 5 a gg*0 s -i y aparecian resignados a sufrir el yugo que con tanto brio habian querido romper. El General Lersundi, presintiendo o conociendo la proxima caida de Isabel II, se concreto a ganar tiempo, y metido en Guanabacoa, solo se ocupaba de gozar de las delicias de Capua, entre saturnales yorgias. Se cernia ya en el aire la proximidad de la revolucion redentora, y la demoralizacion de las masas populares indicaba que se aproximaba la hora final de la domination espaniola. Con la muerte de las reformas sobrevino la del periodico El Siglo, en que habia Pozos Dulces hecho tan energicas campanas. Le sustituyo El Pais, que timido al principio, se entusiasm6 con los vientos de fronda que llegaban de Oriente, para morir a manos de los voluntarios en los primeros albores de la revolucion. E1 fracaso de las reformas determine el empeno por la revolucion de cualquier manera, a pesar de la total carencia de recursos y de preparation. No existia ma's que la desesperacion de un pueblo vilmente enga nado en sus aspiraciones y sometido a una situation degradante e insoportable. Habiamos llegado a merecer juicios, Como el siguiente, que copio: "El juicio que se formaba de los cubanos, individual y colectivamente, era tan degradante, que merecia el desprecio y el diesdsn de los hombres capaces de juzgar la dignidad compatible en los grados de civilization que corresponden al nivel de la ostentosn opulencia del pueblo cubano." He aqui la pintura del Gobierno que sufriamos : "Sin regimen politico, pues aunque existia un Codigo escrito era inntil, con todas las licencias para el rico, sin medios, ni derechos de defensa para el esclavo, sin gobierno, sin justicia, pues uno y otro se vendian al mejor postor ; con una administration de su hacienda, con el robo como base; sufriendo la rapacidad de una nube de empleados que solo venian buscando un capital bien o mal habido, pero hecho en corto tiempo, para retornar a la Metropoli; el mecanismo gubernamental en manos de soldados poco expertos o de hombres, civiles de pocos conocinientos,. que debian sus puestos al favor." A tan desesperada situation, el cubano contest con la conspiracion primero, con la guerra luego. A pesar de medio siglo de fracasos, no se habia adquirido experiencia, y nuestros hombres no soniaban to que era la guerra.

PAGE 87

No se habia 'reunido dinero alguno, no se tenian armas, no habia plan ni concerto. En Oriente era ma's fuerte el impulso, estaban resueltos : el hombre mis rico, el venerable Francisco Vicente Aguilera, respetado por todos, era el jefe; Bayamo era el Centro. Santiago de Cuba, Holguin y Tunas, estaban de acuerdo con Bayamo y Manzanillo. En Camaguey, el Marques de Santa Lucia, Salvador Cisneros Betancourt, y los Arangos, dirigian el movimiento, pero habia dos criterion. Las Villas estaban resueltas, y esperaban el momento. En Occidente habia conspiradores, pero faltaba resolution. Orientales y camagneyanos se reunen en Rompe (Tunas). Se hate presente que no hay ni armas ni dinero, pero se resuelve la revolution; mandan comisionado a la Habana a Pedro Figueredo; este vuelve a Oriente sin recursos y sin esperanzas de que Occidente secunde el movimiento : se creia prematuro. La Revolution iniciada en Espaa por los Generales Serrano, Prim y Topete, que trajo Como consecuencia la de la reina Isabel II, vino a ser un excitante mis y determine a sealer el 14 de Octubre de 1868, Como la fecha en que debia darse el grito de independencia. La junta se habia efectuado en el ingenio "Rosario', Manzanillo.

PAGE 88

10 DE OCTUBRE DE 1868 Tan pronto como se fij6 el dia para iniciar el movimiento, se mniidaron comisionados a Bayamo, Las Tunas, Holguin y Camaguey, los que debian verse con Francisco Aguilera, Perucho Figueredo, Donato Mfirmol, Julio Peralta, Vicente Garcia, Salvador Cisneros y Luis Figueredo. Este ultimo, desde el mes de. Septiembre, estaba acampado con su gente en su finca el "Migial", y en la misma actitud estaba en una hacienda de Las Tunas, Francisco Mufioz Rubalcaba. Por miras ambiciosas segnn unos, por condiciones de caracter segue otros, o apremiado por las circunstancias y temiendo ser descubierto y preso, se precipit6 Cespedes, y en la noche del 9 al 10 de Octubre, en el ingenio "Demajagua", did el grito de independencia. Desde el dia 8 se le comunic6 a Cespedes, desde Bayamo, que se habia dado contra 6l orden de prison, asi como tambin contra Bartolome Mas6 y otros. Este aviso provino del telegrafista Ismael Cespedes. Desde el dia 9 estaban en armas y reclutando gente, Lico Codina, Pedro y Panchin Cespedes, los hermanos Marcano, Rafael Caymari y Jose A. Perez. La situaciln era tan apremiante que el apresuramiento nos pa rece justificado. En la noche del dia 11 entraba Carlos Manuel de Cespedes, con la gente que se le habia reunido ya, en Yara. En direccion opuesta venia una compafa de tropa espaniola, procedente de Bayamo. En aquel encuentro casual los insurrectos llevaron la peor parte : casi desarmados, pues se les habfan mojado los cartuchos, poca resistencia podian hacker; la dispersion fu6 complete. Hubo de part de los insurrectos un muerto, Fernando Guardia y Cespedes, primera victim de la guerra. El fuego echo en Yara fue oido por Luis Marano, que estaba en el Zarzal, y acudio a el, encontrandose con Cespedes que se retiraba despu s del fracaso de Yara, con su pequefa fuerza desalentada y medio dispersa. Era Luis Marcano, general dominicano, avezado a la guerra, inteligente y sagaz; pesto a las 6rdenes de Cspedes, este le nombr 'General en Jefe. Cespedes pensaba retirarse rumbo a la Sierra y esperar all el resultado del movimiento. Marcano, mas practico en materia revolucionaria, le hace desistir de su propstito y por el contrario resuelven aprovechar el effect de lsa y atacar g Bayamo. El dia 15 entrant en Barrancas, y el 16 tienen una entrevista con

PAGE 89

"go .ap votsso assg s aa a Sluo udim -gn oap ,.tla 'a eaa .lo.ay ol a -u* Op OBT9e apo:0sg .6la 93 -*u 9 Ig aU 0.0tnw~ 0p o.030 ogi:'p aua a oplu 6n a0b 3uino ul !: .0i~u 00a lous .6atol la 03.6~g 3 6 030 *0'0loaa .oan ..an 00l .6.ae o u lab'aumo u u op~~~~U aouodstp *ro olos 60630 posao'ludg uagoq O '6' 06 6 6'1 .0 0 33' 306 .0010 '.0'30 6pauuou a 6316'.a So ap 06.60 uo 1 .00a am ta ul znp uuu S ulnaX 'diuia oaan a suotulod uluC -0'3uo .0l0. saouds sort 'Suia 0a Iqls oalu 0 .00 6 m -0 .0raa~ .0p 6600i6 lu .arn as0 an uad*'onZ an luaaa.5iu oueuell nusuN ad oa~uulxala ua uattmuoaas0 4.4'a 00'oi3 v 6360 an *u op' 0 ja .6 qao 00 .' *ioalq al.1u *aua S *eigna .6uo peu 0~u *oaasuup .s ..0 00 t *. tu O' 60. 'p 0puBl *3UA~ 003 3390'suo -s 0ieoan 0.0iof .0oI .0 *sluus .I.0l..0 s00al 16 .000isug lpo ous *u ap su* l ..a *spmue oia alu op .,em .se* *** 30 0 3 '0. '0300. 00.16 .3, ..0 go 60l 0a 03.0an 033 *pulaaoa 3'Insaa 3j n .0a a 0lt .0u 0s *ous .0aio la an mo':uaa Si *.'dv sOl *n 0latmo Csppton Oa .6 *uaosa 0 .tau 'sun .ga .uqu as '0a o 0u 0a 0l *t 0.0 '0 u 00uzuua u.1u.liu X Fantjxl3'o ouirxlllr~~~~~~~~~0 00mrVouo un pofilu a oupa ou~al S *lua 0gn an 3.zan 3 a0. uuuu I..0ma ua 0. ~ l 0 0l .s : 0.. la 6 uqaun 00 uixe *lat 00. 0uuut su Sul~~~~~~~~~~~~~6 0pszajslspnln uus SE t ad'auo lsu *uo '.30auo 0603. *~aa 0 laaa opt 06qu uo0 6 .00' lIUEuuohnlola *uagla '.l 0paolus 0 6. ul 0p 0oan 04an 06ugn 'SI.a ~ 0a 0pt as .0um p sSi s.a .uous uo90au 9l *oolo Bl ap 0nuul ut laXttlai o i *3I 0a 3 uuu puuAab'panR i t

PAGE 90

Holguin es atacado, y se obliga al bravo jefe espaniol coronel Camps, que to defendia a encerrarse en la Periquera. El gobierno espanol organiza una fuerte columna, que pone a las ordenes del general Conde de Valmaseda, que va a desembarear en la costa sur, en Vertientes, para desde alli dirigirse a Puerto Principe. El itinerario escogido por el jefe espanol le era favorable, por ser terreno Llano y poco poblado; ademas, las circunstancias especiales de los revolucionarios le permitid hacer su camino hasta Puerto Principe sin que fuera hostilizado, to que facilitaba mucho su marcha a Bayamo. Esta falta imperdonable puso de manifiesto la excision que desde el primer momento habia surgido en las fuerzas camagnieyanas. Existian dos tendencias : con el Comite estaban todos los que francamente querian la guerra, entre estos la juventud habanera que al mando del general Manuel Quesada habia llegado en el Galvanic; con Napoleon Arango aquellos que en vista de los pocos recursos con que se contaba dudaban del 6xito y creian posible una reconciliacion con el gobierno espanol y por ellos no se hostilizo a Valmaseda, dejandole franco el camino a Puerto Principe, to que produjo tan honda excitacidn que provoc6 una Junta en las Minas. De ella result la caida de Napoleon Arango y el triunfo del Comite, que orden6 que en el acto se activasen las hostilidades. Valmaseda iniici6 una politica de atraccion en Puerto Principe que si no le dio resultado, fue debido al asesinato de Augusto Arango, qu* habia ido a 1a ciudad como parlamentario. La estancia de Valmaseda en Puerto Principe fue corta, saliendo al poco tempo para San Miguel, baliendose en Bonilla; sigui march por Cascorro y Guaimaro, encontrandose en Rompe con las fuerzas de Vicente Garcia y Modesto Diaz. Se le incorporo la columna del coronel Lonlo, y ambas entraron en las Tunas el dia primero de Enero de 1869; en este lugar descarsaron sus fuerzas varios dias, preparando la marcha a Bayamo. Con noticia de la marcha de .la columna espanola, el general Donato M 0rmol con la fuerza a sus .rdenes march desde Cuba a su encuentro : tenian el recuerdo de Baire y creia, eiego, poder repetir el hecho. Trafa el general Valmaseda 3,000 hombres de las trees arms, con cuatro piezas de artilleria; su infanteria venia armada con fusiles. Peabody y era toda fuerza veterana. Donato Marmol tenia a sus ordenes 4,000 hombres, en su mayoria desarmados, sin ma's defensa que largos palos de yaya y machetes de los que usaban en los ingenios, porque la mayoria eran negros sin mis organizaci6n que estar divididos por companiias al mando de los j*venes que habSan salido de Santiago de Cuba.

PAGE 91

tos pocos que estaban armados, llevaban eseopetas viejas y algunos fusiles de piston. Marmol, en vez de esperar al enemigo en el Canto y aprovechar la defensa que le prestara el rio, se adelanto a esperarlo al Salado, dejando 6ste a su espalda y preparando una emboscada, creyendo que se podia por sorpresa lanzar aquella masa de desarmados sobre la columna. Valmaseda marchaba con las precauciones necesarias, y vio la emboscada, quiza porque la impaciencia de los cubanos la hizo visible. El primer avance de los cubanos fue tan impetuoso que algunos llegaron hasta -Las piezas, a pesar de la lluvia de metralla que Lanzaban, a la vez que la infanteria hacia con sus armas de precision un fuego vivo y sostenido. La carniceria fue extraordinaria, la metralla haeia surcos entre aquella masa de carne aglomerada, que tenia que retirarse por un terreno fangoso y resbaladizo ; la retirada fue un completo desorden, ) pesar de que los espaiioles no hicieron persecucion alguna, avanzando, por el contrario, con gran recelo y precaucion. El dia 8 de -Enero, en que se did la accion de "El Salado'', fue uno de los dias tristes de la Revolucion: la derrota de Marmol habia franqueado el paso a Bayamo a la columna espaniola. Valmaseda el dia 9 reconocio y tanteo el rio por Cauto el Paso, siendo hostilizado por los dispersos que pudo reunir Marmol; mientras llamaba la atencion por este punto, preparaba el vado por Cauto el Embareadero, que encontr6 desguarnecido, por falta de prevision del jefe cubano o por falta de gente disponible. El dia 11 empieza la columna a, cruzar el rio. Era el Cauto la nnica defensa natural donde el cubano desarmado y sin organizacion podia hacer alguna resistencia a una fuerte columna de tropa veterana y bien armada Como la de Valmaseda, a quien habia envalentonado, ademis, el exito extraordinario que habia obtenido en la accion del Salado. Bayamo no podia ser defendido.

PAGE 92

BAYAMO La marcha victoriosa de Valmaseda, que habia cruzado el Camaguey y Tnnas facilmente, anunciaba la eatastrofe; la accion del Salado fue p mortal; el cruce del Cauto anunci al obierno de Bayamo que la resistencia era inntil y la defense impossible. Carlos Manuel de Cespedes, en ese convencimiento, orden la destruecion de Bayamo; como para demostrar la resolution del pueblo cubano de luchar hasta donde le fuera posible. Bayamo fue quemado casi totalmente por sus pobladores, y cuan do el dia 15 de Enero entraron en 6l las tropas de Valmaseda, no encontraron mas que las ruinas an humeantes de la vieja poblacin. Si la derrota del Salado hizo un efecto desastroso, la toma de Bayamo fue un golpe de muerte; el jefe espanol no perdio el tiempo, y operando con actividad, pronto se hizo duenio de todas las poblaciones 6 interrumpio la comunicacion entre las fuerzas insurrectas. Las familiar de Bayamo habian marchado al monte, y pronto empezo sobre ellas una persecucion horrible y sin piedad, sembrando el terror. El que en Camagiey se habia mostrado conciliator, en Oriente dio al pnblico la proclama ma's cruel y sangrienta que pudiera sonar el ser ma's perverso : la guerra de exterminio, y para el pals la ruina completa y desoladora. La fiera se mostraba en ella de tal manera, que al cubano no le quedaba ma's camino que la muerte o la deshonra. Situo su cuartel general en las ruinas de Bayamo, que fu6 desde entonces el teatro de sus crimenes y ferocidades. La revolucion sufrio entonces una crisis tremenda, de la que sa16 con vida milagrosamente, gracias a lresolucan de los cubanos de morir o veneer. La dificultad en las comunicaciones, la falta de noticias de Cespedes, los rumores que de su captura circularon, dio motivo a una Junta en Tacaj6, donde se pretendio nombrar dictador a Donato Marmol. La presencia de Francisco Aguilera y de Carlos Manuel de Cespedes, que llegaron oportunamente, desbarat6 el mal, y fue reconocido Cespedes como jefe supremo. Cespedes debia marchar, sin perdida de tiempo, a Camaguey, para unificar la revolucin.

PAGE 93

LAS VILLAS El dia 7 de Febrero de 1869 se levantaban los villarenlos, reuniendo desde los primeros momentos ma's de diez mil hombres, aunque, como los de Camaguey y Oriente, estaban en su mayoria desarmados; Sancti Spiritus, Remedios, Trinidad, Villaclara y Cienfuegos respondieron valientemente al grito de la patria, y cada localidad tenia su jefe natural, elegido por ella misma. Con mejor criterio que Camaguey, no pensaron los villarerios formar gobierno propio, sino que nombraron delegados que pasaran a Camaguey para que trabajaran por la unification del Gobierno Revalucionario y se constituyera la nacionalidad cabana. Los comisionados nombrados fueron Honorato del Castillo, Miguel 'Geronimo Gutierrez, Areadio Garcia, Tranquilino Valdes, Antonio Lorda y Eduardo Machado. Las fuerzas villarenas se batman sin cesar, utilizando las piedras, como en la Loma de la Cruz, y en otras, Como en el cafetal "Narciso'', lanzando las abejas contra las tropas.-Rasgos sublimes de desesperacion, patriotismo y valor. La llegada de los comisionados de Las Villas a Camaguey, donde ya se encontraba Cespedes acompaiiado de los comisionados de Oriente, fue sumamente until, pues facility la unification del Gobierno, determinando la reuni6n de la Asamblea Constituyente, que resolveria sobre los destinos del pals. Las fuerzas habian ido tomando una organization especial que dependia de las condiciones y conocimientos de los jefes locales: En Oriente, debido a la actividad de las operaciones emprendidas por los espaiioles, todo estaba en embrion. En Camaguey, en cambio, como el enemigo habia operado me nos y los jefes tenian mayores conocimientos militares, se habian organizado mejor y desde los primeros dias funcionaban los organismos civiles; esta ventaja nos debia ser ma's tarde funesta, pues nuestros legisladores, que no habian probado ann la guerra, crearon una Republica ideal, pero poco practica. Occidente permaneSi. inactive, sufriendo con m 's dureza presien del Gobierno y los desafueros de los voluntaries, cada dia mas exaltados y consentidos por el Capitan General Lersundi. Este habia sido relevado el dia 4 de Enero de 1869, por el General Domingo Dulce, hombre poco grato las turbas de voluntaries.

PAGE 94

2LA ASAMBLEA DE GTAIMARO El dia 10 de Abril de 1869, se reuni6 en Guimaro la Asamblea Constituyente que habia de decidir los destinos de la Revolucion. Componian 6sta, como Presidente de la Asamblea, Carlos Manuel de Cespedes. Por Camaguey, Salvador Cisneros Betancourt, Francisco Sanchez, Miguel Betancourt Guerra a Ignacio Agramonte. Por Oriente, Jesus Rodriguez, Antonio Alcala y Jose Isaguirre. Por las Villas, Honorato del Castillo, Miguel Geronimo 'Gutierrez, Arcadio Garcia, Tranquilino Valdes, Antonio Lorda y Eduardo Machado. Por Occidente, Antonio Zambrana. Actuo como Secretario Ignacio Agramonte. Se proclam6 como forma de Gobierno la Republica, y como Presidente de ella Carlos Manuel de Cspedes. El Poder Legislativo residiria en la Camara de Representantes, y en su articulo 24 la abolition de la esclavitud. 'Articulo 24.-Todos los habitantes de la Repnblica son enteramente libres.". Dividio la Republica en cuatro Estados, que tendrian igual representacion en la Camara : Oriente, Camaguey, Las Villas y Occidente. -sta Constitution debia regir to que durase la guerra de independencia. De los defectos que tuviera hablaremos mas tarde, segnn to vayan demostrando los acontecimientos. De ese hecho resultaba unificada la Revolucion, y establecida la Republica de Cuba.

PAGE 95

SiCARLOS MANUEL DE CESPEDES Era 6ste hombre de buena presencia, modales aristocraticos, de gran caracter, pasiones violentas y mediano talento ; durante el curso de su mando, I pesar de to dificil de su situation, supo siempre imponer respeto a los que le rodeaban, siendo su mayor desgracia el que las circunstancias no le hubieran permitido asumir el caracter de jefe military. Fu6 nombrado General en Jefe del Ejercito, el General M)anuel de Quesada. Se divide* el Ejercito en trees Cuerpos: el primer, Ejercito de Camaguey, a las rdenes del Mayor General Ignacio Agramonte: el segundo, Ejercito de Oriente, Mayor General Tomas Jordan; el tercero, Ejercito de las Villas, Mayor General Federico Cavada. El General Quesada, empezo a darle al Ejercito organizationn y disciplina. Pero la empresa era dificil, torque aun se desconocia o que era la guerra. Hasta mediados del ano 1869, la situation parecia favorecernos. Por fortuna nuestra, los desaciertos del gobierno espaiiol y el ensanlamiento de la soldadesca, habian ahuyentado de las poblaciones un gran numero de cubanos pacifi~os : New York, Key West, Nassau y Kingston, vieron llegar un sin nnmero de fugitivos : el Gobierno de la Republica atendio a organizarlos, nombrando agentes y representantes en el extranjero. Morales Lemus habia sido nombrado Ministro de Cuba en Washington, y de acuerdo con l se procedio a nombrar una Junta, para recaudar fondos con que auxiliary a los revolucionarios. La Junta qued constituida, eligiendose Como Presidente de ella aMiguel Aldama, y formaban parte Jose Manuel Mestre, Hilario Cisneros, Nestor Ponce de Leon, Francisco Fesser, Jose Antonio Hechevarria, Pedro Martin Rivero y otros. Pronto se organizaron expediciones, y a pesar de ser detenidas algunas de ellas por el Gobierno americano, ya a mediados de 1869 habian llegado la del Galvanic, traida por el General Manuel Quesada la de El Salvador, que condujo el General Rafael Quesada, y la del Perrit, conducida por Francisco Javier Cisneros, y done venia como Jefe militar el General Tomas Jordan. La revolucion, aunque muy combatida en Oriente, estaba fuerte en el Camaguey y las Villas, donde el enemigo se habia hecho sentir poco, y por el contrario, las fuerzas revolucionarias estaban a la ofensiva. El General Quesada tenia cereado a Puerto Principe; habia, aun-

PAGE 96

S.xo ..auuttu 0 a 60. an .0 s 3a t 3. u 0. S .0 aaf I usu ItISr 01 3: soutuo .os ua gosn ci '30 *tuna .u3t1 *JMou 03 .450ta 60aalo O.is 30 toSt ul o0p '.1ou oo S0 a p ems *s op uoag a.a opsi uga *l 't 0. -urn sn osu.d -x -uuu *p 6000.H 3a .ua uOb.a su a 68 p qu Qo 00' 4a *toont 003.nb '0uat 0hu '0'o opn ou 5 0. .6pla( lu bpaluuo 'uus '00 Sp 0* .gp31 0 I. Op 'S.fa 05l .tuo '01ulasaaao 05uuy '3 op5 .030 1 50 III~ ~ ~ ~ 3. 3lsua 0ustt .0 0qotu *uauu 3p0oa~slto .1.50 0 0 0 0.0 .0' 000 0 Sol op5 .0au to~~~~~~~~~~~ suCou u o alspo ou ad luso uoa o '15'loa ISu V6 u *futs as' san .0 nlodu a 0003 *.I.5.I0I p. o* anao 000 uxu ul 3 'qlasa o15.6 o3 anb 0 lpyslo .505'* -0'p Itut o as *ls 0oan '.0.p al ftb 33'd 0333,001ot p 00dt '0 8.53too 00. 00'..lu 5.003.0'S .0b opau su Okp 00.'ds u -a uto ul O ap uoa5u ul *tuo as 55uulo o a ul 33 'o o1o 0uausuot u. 30.gan 0o sopo I -n u *arau la .5. Ooo .o .0 *audsao 0 palo ua0san op uotonlos0 SOtuts asu v osa' .00 opol 0,abtd -Isaa '.8.. 0u 1sol 60 0.. 3auso 0.0apa ul u1s sotrs 1530 'o ul *slgn Sol .5u so. 0.0a u* 3..a an sputu su n uo iooouooo05.5 0 '500 -'3 ...0'0 u 5 so 50 .0. su ouauoxo otasealat~t t uumo l oud691 p '.0lo '.e ug.,. *a s.b *oou .''u op '0'0.asoda: .S.0 3n pzllsq Su as 0psn 00111 a g .0autlu s* Sol.0 op 006' a d 0 u5 aul3 tltgdut utnasuo a aluututunanb f ua sutsiaat so u~uja -soa *zu '0' '.5.. .s *uo 5 .Iap .alua 0u .6 .80 .a -od o 0S .311311u su*aos ss 6006l *ta 0uttnua .. hods1 ap .0t s50s as~ .0 0 qeus .p00 I .00.3.0 u0 uqusd as -'uui sn. *a 36 tpsa -uusu Su IS..: 0ur03 0Uaa. .0: 3.ua a01 ou .1010-1 .6anu uqqo oa 0.10p 6tup~o ul S. ou0 a*a *.*** aS **u~nuuu -'al oa 3.tta ul 05uk op soaa Su 0V 03n~t1 as 'a B0uusju p -*uuuu 1o 0.6xo S op.,us S .01000 Su 'v *porl *'Ia uc 1 nb

PAGE 97

.0 '6.al *eaol 0 e u oa ggueepi 0 ea 0'.. 0p 690 at o 96 u -09 0pen '00elo 9. s*qit 0olab 0utojua 0~i 99 3 *ian as. an o0 99a .*90ie el 0' op* 0e0.9e l l -Cue o aan 'la e Ci el epaadf9 as ou X a.e e op90 '0's *te as -u S .'~te ua .oo 0090o d .00 e *0t00 5.0. .aa0 a .6 ajt 0'a .0s S 0. Caap a gab o 0laa~ an .ea *soepo -ae C 009.. 0oulu a S. o0e.0ts0l0 00399 0930aiuaduo oN oui'0ma ote a '3.0 0,11 '0uq e 0'Iua Splino *un S 0..e '* i919u 30a 'ea e .p "Ie~i ~ .6 la 6 0oa -*d.. e 90 *eepeu .68 60 ~j a 1l .6n 0 'o';.al *.gq 3100ao 90uog pe*ule aja I. lea.8.o o 003303' *eaapn o. uaue ap '0aislo 00l : 90artut ea .90 0 39 96onong el 9ao Vala Sl a. 9tunlu 9l S --aoesta 0 so v '0 .qeao .n .03'qui la 3. 0'03o 039ilp l6 opa'. 3.33 .1. la *aalo a .0et~~sdz 009 d 09.30uo *sadt 0 l ap .0 u o *ielsua .9.0tue ua' 3. oiead .90 .0 olua a, le .* la0 0eaa~a ao -'Cad it 1pnoa *ile 00aaa n st *ua So *ele SBUI .auar rial V as 0' tOOeai 0l *3ut .6 tSp 0eii *equo .000 *p 1060000 ,ptu la6.0.tuaS oa .9.0taa l* 0p~ii .do .0 n ea .0.au .616ai lpuisodap# *an *saao .000 00 l 0 au .pleu .gn 0l .gls uS S9 0 .69.aai p L 6'9 j0'an ~ ol*-r '0(00 "Q '"louugauu -ap .. 'gaa 6lesa 0oatea n I*iloa 09aiu p 0'. .as .0b ua m .0sa 60 .' t tiel ap sada *onuu 60.0o 6.s ap .len .0. us *pgag "aulaadI op .u0. S 3D-een 69 l. 0 03 6 0 1 'w 9. '.9. 00. .06' a .Lto .gte a0 0 -nuoa luan~i eluoaalutueeiptuu olalua a eatu S eI 0 e*una 0 eio el 0 o u sn ua. iauo p aoo la 0.ua .0eiv ap I.etuo '3 l 'aaau ou-l -n 0. .900ail 066e .0.. opa u ua '0'03 an so .n .len 00.auialua 4.9aoa 009. a.' .e 609.0. 0.

PAGE 98

-96derechos y de libertades: era impossible imponer la ordenanza, que es el nnico medio de transformar reclutas en veteranos. En el corto tiempo de su mando, y a pesar de la resistencia pa-siva con que se le obedecia, habia logrado derrotar por completo la columna del General espafiol Pueyo en las Minas de Tana, victoria que la resistencia de sus soldados no le permiti6 aprovechar como era debido. Al terminar el ano 1869, las operaciones llevadas a Cabo en Oriente por el general Valmaseda, habian obligado a las fuerzas de Manza.nillo, Bayamo, Jiguani y Holguin a abandonar esos territorios replcgandose sobre Tunas; solo Donato Marmol, con las fuerzas de Cuba, habia podido burlar al Jefe espariol, quedando en su territorio. En Tunas y Camaguey nada habian hecho, y tanto el Gobierno como las fuerzas locales gozaban de tranquilidad .y reposo; en las Villas el enemigo se habia hecho sentir poco. 1870 En los primeros meses de este ano desembarca en la costa norte, en Tunas, una expedition el vapor Anna, y con ella se armaron y parquearon las fuerzas de Oriente; auxilio oportuno y eficaz, pues ya el General Valmaseda con sus fuertes columnas llegaba al territorio de las Tunas, creyendo deja~r pacificado a Oriente. Tres dias combatens las fuerzas de Tunas y Bayamo, en Rio Abajo, mientras hacen igual faena las de Jiguani y Holguin, en La Lima. Dejan al General Vicente Garcia con las fuerzas de Tunas, deteniendo a Valmaseda en Rio Abajo, mientras el General Modesto Diaz, con las fuerzas de Bayamo, vuelve a su territorio; el General Maximo Gomez invade de nuevo a Jiguani, y las fuerzas de Holguin se colocan a retaguardia de las columnas espanolas, haciendo fracasar el plan del jefe espaniol, que empezara a pacer sentir su ira y crueldad en los territorios de Tunas y Camaguey. En los meses de Mayo y Julio de este afio, desembarca Javier Cisneros en la costa Norte de Tunas.-Dos expediciones que trade el vapor Uptown. Las columnas de Valmaseda invaden a Tunas, donde se baten a diario con los tuneros .que manda el General Vicente Garcia, y a los que, a pesar de su diferencia numerica, no logran nunca hacerles salir de su pequeno territorio. El enemigo avanza sore el territorio camag.eyano, llevando con sigo la ruina y la desolaion. Empez entonces el Gobierno de la 'Revolucin la vida errante de marebas y contramarebas; las casas trocarouse por improvisados ranchos ; las fincas fueron abandonadas, refugiandose las familias en los montes; empezaron a sentirse la desnu-

PAGE 99

97 dez y el hambre.; la anterior confianza sustituyo primer el recelo, mas tarde el panico, el terror infundido por la crueldad con que se hacia la guerra, fue haciendo presentarse a los ma's debiles, arrastrando gran numero de familias ; las delaciones de estos presentados servian al enemigo para perseguir con m's tenacidad a las fuerzas onbanas; empezaron luego a presentarse hombres armados, mas tarde personas importantes por los destinos que desempeinaban, tanto civiles Como militares, arrastrando partidas enteras; la revolucion moria por el abandono de sus sostenedores; muy pronto vise reducido nuestro ejercito en Camaguey a un corto nnmero de fugitives desnidos y escasos de parquet. SAl dear el 'General Jordan el pesto de General en Jefe, el Gobierno haba dado el mando de la division de Camaguey al General Ignacio Agramonte; pesto que ste a su.vez dej por desavenencias personales con el Presidente Cespedes, sucediendole en el mando de la Division el General Manuel Boza. Los effects de la Revolucion repercutan en la Habana de una manera extraordinaria, exaltando cada vez mas el espiritu de los voluntarios, que entre el desorden y el desenfreno iban imponiendose a los Capitanes Generales. Las persecuciones contra los cubanos pudientes eran insufribles; el patibulo y las muertes en el misterio eran numerosas, y Como si fuera 6sto poco, las deportaciones en masa Espana o a Fernando Po acabaron de aterrar al pueblo. Los esc*ndalos y fusilamientos.de Villanueva; el saqueo de la casa de Aldama y de otros cubanos pudientes, acabaron de hacer que emigraran en gran numero al extranjero; asi fueron formandose los grandes nucleos de emigrados que, organizados, empezaron a mandar recursos al campo insurrecto, a la vez que gestionaban cera del.Gobierno de Washington el reconocimiento de nuestra independencia o la beligerancia; negociacion que estuvo a punt de verificar nuestro integro patriota Morales Lemus, y cuyo fracaso, se dice, fu6 la causa de su muerte. Con el sostenimiento de la guerra y el poco 6xito de los esfuerzos de los capitanes geuerales, fue crecieudo de tal modo la imposicion de las masas de voluntaries, que vinieron a rear una situacion que hacia ineficaz la political del general Dulce, al que hicieron embarcar el dia 2 de Junio de 1869. Se hizo cargo del mando, interinamente, el General Felipe Ginees del Espinar, el que a su vez to entreg6, el 28 de Junio de 1869, al a. I ~ I Cl, a lSS -i

PAGE 100

-98general Antonio Fernandez y Caballero de 'Rodas, que habia sido nombrado por el Gobierno de la Metropoli. Era 6ste uno de los prohombres de la revolucion de Septiembre; trafa fama de enrgico, y eso calm6 en part el espiritu levantiseo de las masas de voluntaries; ademas, Como no tenia anteedentes, el partido negrero intransigente" no se le puso enfrente y pudo tener iniciativas. Aunque el General Valmaseda no habia acabado con los revo lucionarios, tuvo 6xitos parciales, pues ocupaba a Camaguey y Oriente y con sus ferocidades se habia hecho el heroe de los voluntarios. En los momentos en que el espiritu de los camagueyanos decaia y se extremaba la guerra sin cuartel en su territorio, se person Caballero de Rodas en Puerto Principe, y haciendo contraste con el feroz Valmaseda, inici* una political transigente y suave que le di brillantes resultados, logrando con ella numerosas presentaciones, no solo de personas notables, sino tambien de fuerzas enteras con sus jefes y oficiales.-N. Arango, C. Porro, Silva, Afanuel Agramonte con su fuerza y otros muchos jefes y oficiales.-La ida de 6ste fu6 la seal para que la gene del Campo abandonara la causa revolucionaria: ante el descuaje de estos fugitives, se pudo career que la Revoluci n moria. En las Villas se habia efectuado igual movimiento, y sus fuerzas, disminuidas y escasas de parquet y armaments, se sostenian a duras penas. Estas ventajas reales y sus condiciones de car-cter le permitieron contener en parte el desenfreno de los voluntarios, hasta el 3 de Diciembre de 1870, n que entrego el mando al General Blas Villate, Conde de Valmaseda. Como las operaciones emprendidas por los espanoles obligaron al Gobierno y la Camara a estar continuamente en movimiento, no dejandole verificar sus sesiones, los gobernadores y demas empleados civiles desaparecieron, quedando solo algunos de los prefectos y subprefectos, que puestos a las ordenes de los Jefes militaries del territorio, se transformaban en utilisimos auxiliares del ejercito. El General Boza,dotado de valor y patriotism, no tenia las condiciones necesarias para las circunstancias .dificilisimas en que se habia echo cargo del mando; y el enemigo, operando con granaetividad y mayorumero, acab6 de desmoralizar y desbandar el pequefio ejercito. El Gobierno y la Cimara empezaron a palpar la realidad y esta nltima, viendo la dificultad para reunirse, ampli6 las facultades del Poder Ejecutivo, dejando a los jefes mi>;ares en libertad de obrar conform a las aircunstancias.

PAGE 101

-*ag .3o .a Ceauf ou.V auo ofspd oait dla OS S S 50sptau nsa 0p *i .* so SoC uax .V tu 0 au0 0l O*Jt SIgv llmil oluC op 0ppuajaan aat *Vln op sou goa *la SO~aa 55 Saa* S. -lsC solab ua Suaua oiCoanoa nCai S C 5z~adau *spaluspon S Cssa Si *5saa 5. uqi s ulo *l .0~t SVI .Su C a~uu asunaosl .I. CS -Il *s Uo. UO6lOG 5t 05apa S 0oalsl ndauua go,.s Sa o *Uu S StaA~d uti~i Sluta .5t 1an SOU Sa S~u *z~ as 5pun 3aauaaabssaspa da a .5. .4 0 6 5 II 5 C *~u al .0io 5szan .0 n ololsln SIl S .uqao of aS l *z~go S l *Snlla CS.U-e 5o .'OJSalu uaa Sou da sa lU UV C Csppn 0OS1 OJ aSC *~u fS .a oS *ssouosd 0 0 lalt e aa 0 p 0aO CV *OUST is ~ S an Cl o~e S* ~ Y S *I *.aa alula S00033 .5 sum 55S *pudtua *auUIM 7 O,,............ .5151. Op V la o~aaua ,fa2V~up a olaaaa laasaaauA~a oputA sapdsa

PAGE 102

-100-1 jero. El resultado de este nombramiento fue fatal, pues produjo la division entre los emigrados, siendo tal la discordia que hizo inefieaz. el auxilio que proporcionaba la emigracion. Quesada recorrio varias Repnblicas de Sur America, Venezuc!a. el Peru y Chile, quienes dieron por su conduct algun auxilio, pero de ellos solo recibio la revolucion la primera expedicion del Pirginhes, mandada por su hermano Rafael Quesada. .Tomo tales proporciones el desacuerdo, que Cespedes se vio pre cisado mandar al extranjero al venerable Francisco Vicente Aguilera, acompaniado de Ramon Cespedes, para que aprovechando sus grandes prestigios, procurase unificar el sentimiento de las emigraciones y obtener recursos, pues la falta de ellos en l a se hacia sentir de una manera formidable. Los comisionados, 1 quienes acompano el general Rafael Quesada, embarcaron en un bote en la costa Sur de Cuba en direcci n a Jamaica. Era Pancho Aguilera una de las figuras ma's nobles y simpaticas de la Revolucin: de venerable aspect, finos y agradables modales, desinteresado hasta to infinito y de una probidad mayor ann que su desinteres; de los iniciadores de la Revolucion, de la que estaba designado como jefe, tanto por su cuantioso capital, como por el ascendiente y popularidad de que gozaba entre los pobladores del territorio de Oriented; sin ambici n alguna se habia limitado siempre a desempenar *os destines con que sus conciudadanos le honraban. Como lbaro de paz y concordia quiso el Gobierno que estuviera entre los emigrados, para que con su ejemplo, abnegacion y patriotismo, borrara las diferencias suscitadas, y aunando recursos pudieramos recibir en la revolucion el refuerzo y armamento de que tan necesitados estabamos. A pesar de estas excepcionales condiciones, a pesar de su buen deseo y de su buen-ejemplo, poco o ninguno fu6 el resultado de su gestion. Dado el estado de la guerra en Camaguey, el Gobierno se vi precisado a pasar a Oriente, done el General Maximo Gomez habia logrado obtener grandes ventajas sobre el enemigo. A la muerte del general Donato Marmol, se habialhecho cargo Gomez del mando de aquellas fuerzas, que aunqe escasa de organizacion eran aguerridas y valientes, y estaban mandadas por jefes como Antonio Maceo, Policarpo Pineda, Nicola's-Pacheco, Camilo Sanchez, y las faerzas de Cambute, mandadas por el coronel Jose de Jesus Perez, que a su llegada acababan-de batirse-de un modo brillante en el Hondon de Majaguabo.. G .mez, inmediatamente que se hizo cargo del mando, atac 6 Ti Arriba y llev6 a effect la invasion de Guantanamo, apro-

PAGE 103

-i01vechando los caantiosos recursos con que contaba ese rico territorio, llevando siempre consigo la fortuna. Despues de asegurar la estabilidad de sus fuerzas en Guantanamo, que puso a las 6rdenes de Antonio M~aceo, retorno a Cuba, donde encontr6 ya el Gobierno, que venia de Camagey. La vida para 6ste se hacia dificil, no tanto por la persecution del enemigo, como' por la escasez de recursos de boca; la vida era dura, se carecia de ropa y calzado, no habia carne, pues desde 1870 se habia empezado a comer caballos, y para conseguir la vianda era preciso ir a los campamentos enemigos, pudiendo asegurar que cada boniato que se comia costaba sangre; teniendose, ademas, que hacer la guerra i pie. Estas dificultades se agravaban para el Gobierno porque su personal requeria mayor nnmero de convoyeros para su aprovisionamiento ; para obtener los cuales era preciso acudir 'al General 'Gomez. Este, por su parte, acostumbrado a operar por cuenta propia, se encontraba cohibido con la presencia del Gobierno, al que nunca vio con buenos ojos: de carieter violento, le molestaba cualquiera "imposicion, por leve que 6sta fuera. Por otra parte, la position del Presidlente era poco airosa, deprimente; recesada amara, con poca o ninguna ingerencia enlos asuntos militares, solo viva para dar el. trabajo de guardarlo; de este modo perdian el prestigio, y si existia alguno, se debia al character especial de Cespedes, que se impon'a. Se hab5a indicado por algunos que el Gobierno debia embararse para Jamaica, y fueron consular a Gomez sore el particular; 6ste contest con brusquedad negandose a ello, y dijo:."Aqui muere Sanson con todos los filisteos; de aqui no sale nadie''. El proyecto murio; pero en cambio el disgusto tom cuerpo. Un ligero incident vino 00 cambiar la situation; Cespedes pidio I Gomez asistentes para sus ayudantes y Secretarios, cosa indispen sable en Oriente ; el General contest que A1 no los tenia, y que los buscaran ellos. Al recibir semejante contestacion, Cespedes ditt6 .una orden, que se leyo a la fuerza formada, deponiendo del mando del ejercito de Cuba al general Maximo Gomez, nombrando interinamente al coronet Antonio Maceo, a quien personalmente dio el Presidente la orden, y como este titubease, -levautandose airado le dijo : "Vaya usted a cumplir inmediatamente la orden, o yo sabre hacerla cumplir. El 8 de Junio de 1872 quedo depuesto del mando de la Division de Cuba el General Maximo Gomez. Cespedes, con una escasa escolta de fuerzas de las Villas, se impuso al General Gomez, que se hallaba en medio de su tropa, de quien

PAGE 104

era el idolo, pues veian en 6a al jefe rodeado del prestigio de sus recientes triunfos. 'Gmez accept el mandate, demostrando, al obedecer, el cario inmenso que sentia por la obra de la revolucian. Poco despues se hacia cargo del mando de Oriente el General Calixto Garcia Iniguez. En Mayo de 1872, la Camara habia ampliado los poderes del E jecutivo, comprendiendo que para obtener exitos en las operaciones militares era preciso unificar el mando; este proposito, de Cespedes iba ganando terreno, pues los hechos habian demostrado que la existencia de la Camara era una remora. Al finalizar el aiio 1872, estaba dominada la crisis : Camaguey habia renacido.A la voz de Agramonte; Vicente Garcia conservaba las Tunas; Modesto Diaz y Calixto Garca, que recogieron la herencia de Gomez, tenian a Oriente fuerte. Apenas tom6 posesin Calixto Garcia, imprimio a las operations nuevos brios: en vez de estar a la defensive; tom6 la ofensiva, desplegando asombrosa actividad. Aprovech6 las fuerzas de las Villas, que haban llegado Oriente a las *rdenes de Salom6 Hernandez, y tan pronto se hacia sentir del enemigo en la costa sur, atacando el Zarzal y Manzanillo, Como arrasaba en el Norte la zona de Gibara, saqueando a Auras, deteniendo a Esponda en Chaparra y derrotandolo en M1elones, obligandole A retirar, para derrotar y hacer prisionero a Gomez Dieguez (El Chato) en Santa Maria. Con asaltos continues a los poblados vision su tropa, y con caba11os cogidos al enemigo, organize el regimiento de caballeria de Santiago, al mando del colonel Pablo Amabile. Agramonte en Camaguey y Calixto Garcia en Oriente habian asegurado la revoluciSn de tal manera, que en vista de to despejado de la situacion, pensaron los Representantes en reunir de nuevo la Camara para powder acortar los poderes discrecionales de que venia disfrutando Cespedes. La muerte de Agramonte, el 11 de Mayo de 1873, en Jimaguay, vino a nublar un tanto la atmosfera revolucionaria. C6spedes nombro al General Gomez para el pesto de jefe de las fuerzas de Camaguey, en sustituci*n de Agramonte. Entre los jefes militares existia gran descontento por la conduwta de Cespedes y las preferencias injustas que tenia con sus familiares, falta que explotaban sus contrarios para combatir su gestion al frente del Gobierno. La guerra entre los dos poderes se habia entablado. Cespedes tomo la iniciativa, y el 24 de Octubre de 1873 daba un manifesto al pueblo demostrando la imposibilidad de llevar a feliz termino la revolucimn en las condiciones e que se encontraban sus elements dire-

PAGE 105

-103t*res, y acudia aste pidiendo para el Poder Ejecutivo In indepedencia que le era tan necesaria e indispensable. El golpe era esperado, y sus acversarios, estaban, por tanto preparados, asi es que el din 27 encontro acampadas en Bijagual la mayor parte de las fuerzas de -Oriente, que mandaba el general Calixto Garcia. Ese mismo din celebr6 la Camara una sesion extraordinaria bajo la presidencia del ciudadano Salvador Cisneros, asistiendo como diputados los ciudadanos Tomas Estrada, Jesns Rodriguez, Juan B. Spotorno, Luis Victoriano Betancourt, Ramon Perez Trujillo, Marcos Garcia, Fernando Fornaris y Eduardo Machado. Ramon Prez Trujillo acus6 a Cespedes y formula aa siguiente proposition, que someti al patriotism de la C mara : "La Camara de Representantes, en use de *as facultades que le concede el articulo nueve de Ia Constitution, depone al ciudadano Carlos Manuel de Cespedes del cargo de Presidente de la Repnblica." Todos los presentes, con exception de Cisneros, alegaron cargos contra el Presidente; votada a proposition, fue aceptada, abstenindose de votar Cisneros. Se nombr6 para sustituir a Cespedes, con arreglo a la Constitucion, al Presidente de la Camara, ciudadano Salvador Cisneros Betancourt, remitiendose a Cespedes las siguientes comunicaciones : "En sesion celebrada el din de hoy, fue acordado lo siguiente : La Camara de Representantes, en uso de las facultades que le concede el articulo nueve de la Constitucion, depone al ciudadano Carlos Manuel de Cespedes del cargo de Presidente de la Republica.--Lo que se participa a used para su .onocimiento.-El Presidente interior, Tomas Estrada. El Secretario, Eduardo Machado. "Repablica de Cuba.-Camara de Representantes.-Al ciudadano Carlos Manuel de Cespedes, ex-Presidente de la Repnblica.-En sesion celebrada el dia de hoy, acordo Ia Camara que se comunique al ex-Presidente Carlos Manuel de Cespedes, haber sido designado el ciudadano Salvador Cisneros Betanourt, para que se encargue interinamente del Poder Ejecutivo, y que en tal virtud debe entregar a este ios archivos y demas dependencias del Gobierno.-Lo que se participa a usted para los fines consiguientes.-Bijagual, Octubre 27 de 1873.-E1 Presidente interino, Tomas Estrada.-El Secretario, Eduardo Machado." Con fechas 27 y 28, desde Somanta, contesto Cespedes las anteriores comunicaciones, en.esta forma: "A la Cmmara de Representantes.-En la maana del di de la fecha he recibido .-comunicacion de ese Cuerpo, en la que se sirve comunicarme que en sesion celebrada el mismo dia fu6 acordado 1o siguiente:La Camara de Representantes, en us de las facultades

PAGE 106

que le concede el articulo nueve de la Constitucion, depone al ciudadano Carlos Manuel de Cespedes del cargo de Presidente de la Republica."-Doy las mas expresivas gracias a ese Cuerpo por haberme librado del gran peso que ha gravitado sore mi mientras he estado hecho cargo del Gobierno, sin que pueda decirse que he abandonado mi puesto, ni atribuirse a cansancio o debilidad mia.--P. y L. Carlos Manuel de Csspedes." A la Camara de Representantes.-C. C.-Es en mi powder la comunicacion de ese Cuerpo, fecha 27 del actual, en la que se sirve deeirme que la Camara anterior: "Que se comunique al ex-Presidente Carlos Manuel de Cspedes haber sido designado el ciudadano Salvador Cisneros, para que se encargue interinamente del Poder Ejecutivo, y que en tal virtud debera entregar a este los archivos y demas dependencias del Gobierno"; tan pronto como se hayan puesto en orden los papeles y hecho el correspondiente inventario, dare aviso para la entrega que se pide.-P. y L.-Somanta, Octubre 28 de 1873.-Carlos Manuel de Cespedes." El dia 31 del mismo mes dirigi Cespedes el siguiente manifesto : "Al pueblo y al ejrfito de Cuba.-Compatriotas: La C fmara de Representantes, en sesion de 27 de Octubre, ha resuelto deponerme del cargo de Presidente de la Republica; esa solucian, ya prevista, ha dejado sin effect mi manifesto de 24 de este, torque ha descargado de mis hombros el peso que los agoviaba y me pone a cubierto en to futuro de toda responsabilidad.-En desacuerdo, desgraciadamente, con el Poder Legislativo, y no siendome posible renunciar mi puesto sin sujetarme a desfavorables interpretaciones, crei de mi deber defender to que consideraba mis principios, las exigencias de la situacifn, la independence del Poder Ejecutivo, el respeto la Constitucion, la observance a e l f y l soberania del pueblo. En esa defense crei tambien deer mio desplegar toda la inflexibilidad de mi caracter. La Camara ha echo us de su prerrogativa, y acallada la mas exquisite suseptibilidad, no me toca otra Cosa que obedecer to preceptuado en ese mismo Codigo Fundamental, que tanto me precio en venerar. 'En consecuencia, he dado inmediato cumplimiento a ao acordado por ese alto Cuerpo dentro de sus atribuciones constitucionales. Como antes, como ahoray como siempre, estoy consagrado a fa causa de la Libertad e Independencia de Cuba, prestare con todo corazn mi dbil apoyo f cualquier Gobierno legitimo en esa misma Linea; en ella se que estare al lado de todos los buenos cubanos.--Tengo el gusto de dear la Revolucin de Cuba, en estado prspero y deseo sinceramente que el actual Gobierno de en breve, feliz trmino a ]a obra del 10 de Octubre de 1868, confirmada por cinco a os de continuos trabajos.--Pueblo y Ejercito de Cuba.-Habis cumplido con

PAGE 107

-100vuestro deber de sensatez y patriotismo.-Restamc daros las ma's expresivas gracias por las muestras de cariflo y respeto que generalmente os habeis dignado dispensarme.-Vuestro conciudadano, Carlos Manuel de Cespedes." La deposition de Cespedes es el hecho culminante y el punto de partida de nuestras desventuras; verdad es que se trat6 y se llenaron los requisitos legales, que se respetaron los principios, tratando de anular nnicamente al hombre; que qued6 en pie la constitution y se salvo la disciplina militar, se cubrieron las apariencias; pero se echo al aire la semilla que sembrada por malas manos habia de germinar mas tarde en las Lagunas de Varona.-La ambition, el descontento y los encores personales se encubrieron con el respeto a la Ley. Con el t a asesin del 27 de Octubre a vista, no se sabe qu6 admirer mas, si la puerilidad de los cargo la pasividad de Cespedes. Pudieron ma's las influencias y pasiones personales, y fue vencido en la u el que no supo buscar el apoyo de los mas fuertes. De todos modos, la deposicion de Cespedes fue fatal para la Revolucion, y pudo tener ann pores consecuencias, que solo se evitaron por las condiciones de caraeter, sensatez y patriotismo del depuesto Presidente. El mismo dia de la deposicion, el coronel Jose de Jesns Perez manifesto a Cespedes que estaba dipuesto a apoyarlo con las arms, y que ontaba con las fuerzas a sus 6rdenes, la brigada de Cambute; por Fortune 6ste rechazo el ofrecimiento evitando el conflicto; su condueta prueba cuan errados iban los que to acusaban de ambicioso. En el tempo que tuvo el mando, supo desempearlo con entereza y caracter, imponiendo con su aspecto y modo de ser, el respeto y la consideration debidos al cargo que ocupaba. Cualquiera que haya sido su acierto como gobernante, tiene dos hechos que hacen su apologia y to haran siempre el primero entre los cubanos: el levantamiento en La Demajagita y su conducta cuando fue depuesto. Y al decir en su alocucion al pueblo cubano, que dejaba la Revolucion en un estado prospero, decia to cierto, pues estaba en su mejor poca. Calixto Garcia se podia decir due5 del territorio de Oriente, contando con una fuerza aguerrida, entusiasta y llena de esperanzas en el triunfo; Vicente Garcia ten*a reducido al enemigo .los poblados de las Tunas y Puerto Padre; 0ximo Gomez, que acababa de recover la herencia del Mayor Agramonte, encontr una fuerza model de disciplina y organization, con jefes como los Sanguily, Rodriguez, Benitez, Reeve, Mola y una brilliant caballeria, empezando una series de combates gloriosos y no dej6 en su territorio poblado en que no entra-

PAGE 108

s -n sus t-opas a cargarse de parquet y de botin: Santa Cruz, San Smia guel, Cascorro, Nuevitas, vi.ronse asaltados por las fuerzas cubanas. Las fuerzas de las Villas, ya reorganizadas, esperaban el momento de volver ocupar su territorio. Dejaba, pues, casi completamente libres, Oriente y Camagiuey, y hasta abundant de parquet, pues Vicente 'Garcia acababa de sorprender el campamento de la Zanja, cogiendo sobre 200,000 tiros.

PAGE 109

-101SALVADOR CISNEROS BETANCOUR' El General Valmaseda se habia hecho cargo de la Capitania General el 3 de Diciembre de 1870, ejereiendolo hasta el 11 de Julio de 1872. Realmente ninguno de sus antecesores tuvo el 6xito en las operaciones militares que 61 logro; la Revolucion sufrio en esta 6poca una tremenda crisis que milagrosamente pudo -dominar ; su fortuna en la guerra y su crueldad le habian hecho el idolo de los voluntarios, que vieron con disgusto su relevo; tal vez debido al cambio de Gobierno de la Metr6poli. Entreg6 el mando al general Francisco Ceballos y Vargas. Dejo Valmaseda como recuerdo en la Historia de Cuba, una mancha inmensa de sangre, en su ferocidad super ia Tacon y a O'Donnell, y durante su mando, el 27 de Noviembre de 1871, una horda de voluntarios, 6brios de alcohol y sangre, imponiendose autoridades dbiles, sacrificaron a ocho estudi antes de medicina, cuya inocencia probara mas tarde Fermin Valdc-u Dominguez.-En ese grupo de militares acobardados no hubo ma's que un corazon valeroso y noble : el capitin Federico Capdevila. El 18 de Abril de 1873, fue relevado por el General Candido Pieldain y Jove Huelgo, de procedencia republican. El nuevo Presidente Cisneros, fij6 su propsito en la organization del Ejercito, y como el estado de la guerra en Oriente 0. permitia, la Camera reanudo sus trabajos, reconsiderando algunas leyes, como la Electoral y la de Organizaci6n Militar; se modificaron las Ordenanzas del Ejereito y se organize este, diviendolo en Cuerpos de Ejercito, cada uno de istos constituido por dos divisions. El mando del Cuerpo de Ejereito de Oriente se le dio al General Calixto Garcia; el de Camaguey se le dio al General Maximo -Gomez. 'Este nltimo habia comunicado al Gobierno un plan para realizar la invasion de las Villas aprovechando el deseo de los villarenios de volver a su territorio, y apoyandolos con contingentes de los Cuerpos de Oriente y Camaguey. La empresa era dificil de realizar, dado el espiritu de nuestras tropas, renuentes siempre a salir de sus territories. Sin embargo, las victorias de Calixto Garcia en Oriente y Maximno Gomez en Camaguey habian levantado de tal manera el, espiritu militar y el entusiasmo de nuestros soldados, que la idea de marchar a Occidente se acogio favorablemente, a pesar de la sorda oposicin de algunos jefes, que sentian se les quitara aquella fuerza escogida.. SEl Gobierno tome la idea con valor, dandole apoyo verdadero y leal. Recorriendo el territorio oriental, desert e ntusiasmo y realizo la organization del contingent con el cual marcharia a Camagney.

PAGE 110

El General Gomez encarg6 que el mando del ejereito invasor se le diera al General Maceo, al que pondria al frente de las fuerzas d las Villas; asi se hizo, y el contingent se form con tropa escogida y brillantes Jefes y officials. A pesar de los buenos -deseos de todos, el trabajo se hizo con lentitud, aunque el General Gomez indicaba que las demoras darian lugar a que el enemigo se enterase y tomara precauciones para obligarlos a gastar el poco parque que tenian( antes de poder llegar a las Villas. El enemigo realize to que se temia, situando grandes columnar en Camaguey, a las que fue preciso contener, y a pesar de su proposito hubo que combatirlas. Por fortuna,. ya nuestra tropa estaba acostumbrada a pelear y a veneer y habia mayor organizacion. La caballeria camagneyana erg, una tropa superior, como 6o habia probado en la Sacra, en que el General Gomez, con 300 hombres, habia echo frente al brigadier Bascones, que mandaba una columna de 3,000 hombres de las tres armas ; llegando nuestros ginetes, en su impetuosa carga, hasta -dar machete a Los artilleros que servian las pizzas, hacienda retirar la column enemiga. El 2 de Diciembre de 1873, consigue una victoria mayor en Palo Seco. Marchaba el General Gomez con el proposito de atacar a Guaimaro, cuando tuvo noticias de que column enemiga conducida por un presented marchaba a sorprender un dep6sito de parquet que tenia el General Vicente Garcia. Inmediatamente dio orden para marchar sobre su rastro, destacando a vanguardia al comandante Baldomero Rodriguez, con 30 0 40 hombres, y con orden de cargar tan pronto viera al enemigo. Al salir la sabana de San Joaquin, terreno liimpio y Llano de bastante extension, divisa la column enemigo, y sigue impavido y tranquilo, haciendo caso omiso del movimiento que para envolverlo venia efectuando la caballeria contraria rompe el fuego y avanza. A los tiros de Rodriguez, el General Gomez, que venia a corta distancia, carga, y ginetes espanoles y cubanos hacense una sola masa que va a caer sobre la infanteria enemiga, para desbaratarla en poco mas, de un curto de hora, dejando 507 muertos sobre el campo y 54 prisioneros, entre ellos el comandante Martitegui, que se habia refugiado en la trinchera de Palo Seco. Los prisoners, imos dias mas tarde, fueron puestos en libertad. Al llegar el contingent a Camagney, ya las column'as espanolas estaban esperandolo. El 10 de Febrero de 1874, estaban acanipadas las fuerzas y el Gobierno en el potrero Naranjo, y llego la notidia de que se aproximaba una coluna enemiga como de 3,000 hombres, al mando del brigadier Bascones. El teniente Carlos artell, con ocho exploradores, salio a su en-

PAGE 111

-109cuentro, con orden de tirotearlos por su frente y atraerlos al camp mento. El Lugar del combate era, como casi todos nuestros potreros, un gran poligono irregular, sembrado de yerba guinea ; un arroyo to cruzaba casi diagonalmente ; las ruinas de la Casa estaban en medio, y en una pequefia altura a su derecha, habia un palmar cuyo acceso era algo escabroso. Las fuerzas cubanas estaban acampadas en el lindero del monte y al frente del camino por donde ~se presentara el enemigo;nuestra caballeria estaba en el medio del limpio, sobre una pequenia altura que dominaba todo el terreno. A caballo, con el Estado Mayor, estabani los Generales Gomez y Sauguily, con sus escoltas. El General Gomez contaria con cerca de 700 hombres. Era la primera vez que iban a entrar en fuego juntos los infantes orientales con los ginetes camagiieyanos, y se habia despertado entre ellos una fuerte emulacion. El enemigo, sin duda recordando las cargas de Palo Seco y La Sacra, avisados de la presencia de nuestros ginetes por el fuego del teniente Martel y sus exploradores, cuyo rastro seguia, tan pronto Como salio al potrero fu6 desplegandose, formando unos por columnas y otros por cuadros alternados, llevando en sus intervalos su artilleria y la caballeria, que hacia amagos de carga contra nuestros exploradores. Su. artilleria rompi6 el fuego sobre el lindero del monte y al grupo donde se hallaba el General Gomez, mientras su infanteria hacia un nutrido fuego de hileras. Avanzaba lentamente, sin separar su caballeria del grueso de la col umna, dirigiendo su objetivo al palmar que se hallaba a su derecha, sosteniendo vivo-fuego con los orientales que de el habian tornado posesion y to defendian con heroica tenacidad. Nuestros ginetes, desplegados en tiradores, amagaban el flanco del contrario. Volvio el enemigo sobre el palmar, iniciando ligeras y cortas cargas con su caballeria y avanzando su infanteria a paso de.carga, siendo rechazados por segunda por los orientales, cuya posicion iba siendo cada vez ma's dificil: a la empefiada lucha habia que afiadir la sofocacion del calor y del humo, pues la yerba del potrero se habia incendiado. Entusiasmados los or-ientales, habian avanzado con intrepidez, y el enemigo mand6 su caballeria en apoyo de su infanteria, iniciando la anica carga que dicron en el dia. La.situacion de los orientales iba siendo apurada, y .aprovechar, para _describirla fielmente, las expresiones del Teniente Coronel Juan E. Ramirez, que mandaba un.batallon de las fuerzas de Bayamo, alli situado: "El humo y el calor nos ahogaban, a la vez que el enemigo nos agobiaba con su nnmero ; crei que el General Gomez nos habia olvidado y temi que nuestra muerte fuera segura ; pero en esos momen-

PAGE 112

tos divis6 un ginete que me parecio el Dios de la guerra : era Jose Maria Soris, sueltas las riendas del caballo, llevando con la mano izquierda el sombrero y en alto en la derecha el machete y detras de 61 los camagiieyanos que pasaban rapidos y valientes, limpiando de contrarios nuestro frente." La carga de nuestra caballeria fue rapida y violenta, llevando a la contrarian hast sus cuadros y obligando a a retroceder y replegarse detras del arroyo, aprovechando este accident del terreno Como defensa. Desde ese momento en que afloj6 el combate (serian las dos de la tarde), se limitaron a ligeros tiroteos con nuestros grupos, que permanecian sobre 61. El General Gomez vivaque6 en las mismas posiciones en que inicio la acci-n. La noche fu6 tranquila, pero suponiendo que el enemigo se retiraria al dia siguiente, dispuso el General Gomez que la caballeria, dando un rodeo, o esperase en el limpio del potrero Moja-casabe, mientras la infanteria que mandaba el 'General Maceo, y el General Sanguily con su escolta, picaban su retaguardia y flancos. Apenas iniciara aquel su marcha, se rompio el fuego por ambas partes, persiguiendo los nuestros con tal tenacidad, que se recogian so bre el carril del monte por donde se retiraban los espanioles las cajas de parquet a medio vaciar ; recibiendo el enemigo al salir al potrero el fuego de las fuerzas de caballeria, que amagaban sus cargas la columna, que segnn sal*a se formaba en orden cerrado, sosteniendo el fuego por espacio de una hora. Las bajas del enemigo debieron pasar de 400; las nuestras, aunque mucho menores, fueron de alguna importancia, porque casi todos los heridos fueron jefes y oficiales. Despus de lla de Naranjo, se vi que los temores del General Gomez se habian realizado, y que el Gobierno Espaniol, prevenido, haria esfuerzos para evitar que el ejercito cubano volviera de nuevo a ocupar las Villas. El General Gomez, en su marcha hacia Occidente, habia acampado el 15 de Marzo de 1874, en Las Guasimas de Machado. El enemigo habia situado entre Puerto Principe y la Trocha, dos fuertes columnas; una. de 6stas, fuerte de 3,000 hombres de infanteria y caballeria, con cuatro piezas de artilleria, al mando del brigadier Armiin, atacaba el dia 15 de Marzo el campamento del General Gomez. Contaba este con 1,200 hombres de infanteria y caballera, y Como en Naranjo iban a entrar de nuevo en fuego juntos orientals y camagieyanos; con objeto de distraer la atencin del enemigo, el General Gomez destaco al Teniente Coronel Martin Castillo, con 100 bombres, y en comision al comandaute Augusto Arango, con 20. Le quedaron disponibles 1,080 hombres.

PAGE 113

El lugar de la acei.n era un poligono abierto en el monte y sembrado de yerba de guinea; to cruzaba un arroyo poco fartil, que tenia dos represas, una de ellas estaba situada en un punto central del potrero. Con noticias de la proximidad del enemigo, destac6 una seccion de exploradores para que to tirotease y atrajese al campamento; nuestra infanteria permanecio apostada a la orilla del monte, tomando posicion la caballeria a la izquierda del camino que traia la columna y medio oculta por la arboleda que habia en el potrero. El fuego de los exploradores, aviso la proximidad del contrario, el que, avivando la persecucin, habia desprendido del grueso de la column casi today su caballeria, que marchaba vanguardia, la que cruzo el arroyo por la represa y se lanz* al potrero, recibiendo por su blanco la carga impetuosa de nuestros ginetes, que al primer choque les hicieron volver grupas, luchando al machete, dejando en su 5etirada el campo cubierto de muertos y heridos. El grueso de la columna avanza con rapidez en auxilio de su caballeria, sufriendo el fuego de nuestros infantes, generalizandose el combate, mientras la columna iba llegando al potrero y desplegandose en 6l por columnas, para contener Los amigos de nuestra caballeria, que se les encimaba. El deseo de resguardar sus heridos obliga al Brigadier Armiin a formar con el total de la columna un gran cuadro, en cuyo centro secolocan 6stos y su impedimenta, formando una masa compact que ofrecia un blanco magnifico a nuestros tiros. Todos estos movimientos se habian verificado bajo un fuego vivisimo por ambas parties, que duro cuatro cino horas. El General'G6mez, a medida que el enemigo hacia sus evoluciones, haia adelantar nuestras fuerzas, dandole frente a las caras que iba presentando, formando de este modo a su alrededor una Linea de tiradores que, aprovechando la yerba, avanzaba resueltamente para romper sus fuegos a corta distancia. Nuestra caballeria avanza sobre ellos en diferentes ocasiones haciendo fuego, para retirarse de nuevo. La nohe sorprendio a ambos combatientes sin que hubiera cesado el fuego por ambas partes, sosteniendose Aste, aunque no tan vivo, durante today ella. Un grupo de caballeria intent cruzar el arroyo, con objeto de llevar aviso a Puerto Principe, pero fue rechazado. El dia vino a reavivar el combate que la oscuridad no habia hecho Cesar, repitiendose la lucha del dia anterior en la misma posicion y condiciones. De igual modo transcurri6 el dia diez y site. La situacion en que se encontraba la columna era terrible : impo5ibilitada de movers por sus muchos heridos, sufriendo un fuego in-

PAGE 114

cesante y a corta distancia, presentando como blanco aquella masa enorme de gene a las filas de nuestros tiradores. El enemigo tuvo como 1,600 bajas, y nosotros de 110 a 120. Si se fija la atencion en las condiciones del combate, se comprendera la enorme diferencia en las bajas, pues necesariamente nuestro fuego debia ser mas efectivo. .Aunque el General Gomez inicio el combate con 1,080 hombres, en el segundo y tercero dias se redujo este nnmero a la mitad, pues hubo que distraer gente, tanto para cuidar los heridos como para buscar la comida. Presintiendo el General Gomez la llegada de refuerzos,.en la maiiana del dia 18 se habia dirigido, con 300 hombres de caballeria, alpotrero Jimaguay'; poco despues de su llegada entraba en el limpio una columna de las tres armas al mando del Brigadier Bascones, que tan pronto como, salia al potrero iba formando cuadros que avanzaban lentamente, mientras su artilleria rompia el fuego sobre nuestra caballeria, que llevando al frente a los Generates Gomez y Sanguily, auragaba diferentes cargas. El empeno dur6 como tres horas, deteniendo la marcha de la coiumna, que avanzaba lentamente, canoneando sin cesar, y continue su marcha hasta encontrar a la columna de Arminin, que al recibir el refuerzo habia recobrado la esperanza de escapar de un seguro desastre. Estos combates dieron a nuestras tropas confianza y entusiasmo, desarrollandose un notable espiritu de emulacion entre nuestros oficiales, que ganaban dia por dia en espiritu military. Estos 6xitos, sin -embargo ,de las ventajas obtenidas, obligaron a abandonar el proyecto de invadir las Villas, pues el parque habia sido tcnsumido y se hizo preciso dejar la empress para mas tarde. El fracas de la primers invasion no desanim6 al Presidente Cisneros, que emprendio con mayor teson la organization del segundo contingente : el empeno era fuerte, pues por parte de los jefes militares habifa una sorda oposicin.-Vicente Garcia no di .un solo hombre para el primer contingente; Calixto Garcia no vela con buenos ojos la salida de sus mejores soldados; ademas, Cisneros, tenia poco partido en Oriente, donde existian en gran numero los partidarios de C6spedes; pero si no ao logr6 se debio mas bien otras causes. La captura de Calixto Garcia acab6 de hacer impossible el propasito del Gobikrno. Si el 'General Gomez se habia aduchado del territorio camagileyano, Calixto Garcia habia librado a Oriente, done no habia dejado un pueblo en que no entrara ; sus triunfos habian tenido gran resonan-

PAGE 115

* ltao 6otuu~ 3 aoo .366ua I* .3 zoaur oo.3u j I aoo IV -I 6. eo~a *tajt a' *gI a .,. *p~u~us X *utuu .l aSt e-Tg *jauuto I.u *vua *oaalo j3a* 6o lzmz* IS 66 .3 6otoda us6 03.3's ne .3661sta .66o *tta o6. %8 op 33.36o L la opuuu 663 6puo *.ui *n .emo 6.6aDtoabusujo 6nt Ii.n v*n '. uujo a.d : .: a 6 so 66. aau *3jaa ul '3d o6r 6l an66r r aot u *anoa 6 toa us uoo .suu .lau 666'o a ogoaq aos y6 .6 3.b *im*adto It 6 *uoaI':1, -6fg iiiuta 1 a n opot .33. 6so !C 'uuana o t.3. 6.36rl 6tbo 16.tdr la!* *sujljr .8uo ala a .a : .66ruaa as '1' 3 3'I 0 .3 "ojuataudtuv~~a aolud upu r p *Iu .uovs *itan .u !6 *aup~ sns. 56.63. .3U Se 3o OI. 6o.oub ast uut usqnsd' .3.3tju opu6. 'ltI~ o*6 6aa .ugo op osoax an 3S odu*o 3zan *uno u *oluuuj op haoatp u 166 63r .6~au ID 66 aru *Sja[Taua Sol Op 6' It3: .s .6.3 3 "soptgtaaa ~ ~ ~ S.~tl So .6pasa jomj.6.3 aotlV pj ap .6a us 36. .36agoD 6V *ttua r6jTt suaa' uaa 666tgna *a 6.6jat 6v a .6.6 ua .66s an meou63.66u to 6n 3 rtgdl luus u palus tT as' an 6.an uo .ut as is .uauax ou 3*oatood < 6 .aulu stu m S. so'* uut 6 6' t.'6' *p .6'3.ona 3..3.adpu ul 3gn ua' xe.Ii oa .6nb T 666 olulo as I'ds ua 6S 163.ds .3.6dgV o uap o *un '.ous I.aaf .la6 ua 6oua *ojsn op' *163imoa -.0'os .l .p *6ojoV : saj s 66' u*a .6.ttoda 66's Sojuzuq a uaf 6jan 3a 6.0 osa ..to IV 66uau 6 p *oana 3 o .3 633. oa 6otuu 66 .9stt 'j .p 6ja 6666g uaaf a jopo j -auto~~~ ~ ~ ~ I. *u op6ut~oodouutludaoatoDI *~~sppo s3. .03 ap .6op 36 * 663 63'I '1.666l al .6..d 6. sou6olm *rau .3.nlo .6* 636zu 66 opupn slmj 6.6~l .36 1666133ta 6ga 6tu 6 am n 66 -atq~~~ ~ ~ ~ '6uoop .6tno 6I 66 *jluo a6 plaa ruqoup .33'S Iau *sull 6or 6uadg 63zuu 6.'an '.8.33zrjg 6 6 6 '6. .36 03 .I .3-8T.T-1

PAGE 116

114los villarenos estaban impacientes por volver a su territorio y el espiritu de los camagueyanos era bueno. El General Gomez queria celebrar la entrada del ano 1875, y con ese objeto emprendio marcha, rumbo a las Villas, aunque reservando sus planes; acampo ya inmediato a la Trocha, en San Antonio, donde reunion un Consejo de jefes y oficiales, les expuso sus propositos y la situacion en que se encontraba : si daba aviso al Gobierno, era probable llegara a conocimiento del enemigo : creia preferible asumir la responsabilidad y emprender la marcha. Por unanimidad los jefes y oficiales optaron por emprender enseguida el movimiento. Adoptada esa resolucion, se dieron ]as ordenes necesarias, y el dia 4 de. Enero de 1875 deberian pasar la Trotcha dos columnas cubanas. El valladar que habia puesto el General Valmaseda fue cruzado felizmente, con solo un pequeno fuego, en el que fue herido el General Gomez, por fortune levemente. Ademis de la fuerza de las Villas, llevaba el General Gomez una tropa escogida de la caballeria camagueyana. El dia 12 del mismo mes participaba al Gobierno desde el potrero Juan Criollo, haber realizado felizmente la invasion, y dirigio al pueblo de las Villas la siguiente proclama : "Villarenos a las armas.-A1 frente de las fuerzas triunfadoras del Centro, me encuentro ya entre vosotros. La voz sagrada del deber y del honor os manda entrar en las filas, que hoy forman los soldados de la libertad, los defensores del derecho, los trabajadores incansables por la redencion de tin pueblo oprimido. Venid uniros con vuestros hermanos y abandoned al tirano que amenaza arrastraros en su inevitable ruina. El destino de los pueblos marea ya la cesacion del dominio de Espana en America, la independencia de Cuba es un hecho.-A las armas, villarenos. La aurora de la victoria nos saluda. La justicia divina ha pronunciado su fallo. IQuereis un triunfo rapido? Obrad con decision y arrojo. A las armas. A las armas.--Maximo Gomez." El paso de la Trocha, que iniciaba la invasion del pacificado territorio de las Villas, es el movimiento militar de ma's importancia rea. lizado por las fuerzas cubanas en la guerra del 68, necesitandose toda la audacia del 'General Gomez para emprender operacion tan arriesgada con las cananas casi vacias, para hacer frente a los veinte y cuatro batallones que aglomeraron los espanoles en la Trocha, para combatir a los libertadores. La toma del poblado del Jibaro, que fue e7 hecho que aseguro la invasion, demostr6 el talento militar del Jefe que nos mandaba; Sancti Spirittus, Remedios, Villa Clara, Trinidad y Cienfuegos fueron rapidamente invadidos; el brigadier Jose Gonzalez llev con sus ginetes el terror hasta los limits de Occidente, y sus resultados fueron tan rpidos y de tanta trascendencia, que por un mo-

PAGE 117

-115-mento cremos facil que nuestra caballeria triunfante llegara a las puertas de la Habana. Mientras tanto podiamos decirnos duenos de Oriente y Camagney, done el Gobierno de la Repnblica ejerca sus functions con complete libertad ; la Camara celebraba sus sesiones, pero con ma's experiencia (que no en vano haban transcurrido seis anos de guerra) se hacia sentir poco, dejando en complete libertad a los jefes militaries; el Poder Ejecutivo haba cogido la buena senda y su objeto nico era la organization del ejercito: la fortune nos sonrea y el porvenir se presentaba alegre y risuego. El Gobierno organizaba en Oriente el segundo contingente, que al mando del coronel Felix Francisco Borrero debia pasar a las Villas. Desde que se inicio la Revolucion, el territorio de las Tunias habia venido siendo un canton especial, con un jefe nnico: el General Vicente Garcia. Situado entire Oriente y Camaguey, no habia pertenecido a ningnn Cuerpo de Ejercito, formando parte siempre de las fuerzas que mandara el General Vicente Garc*a. El xito y la buena fortuna de este en las operaciones y el carino y ciega obediencia que le prestaban sus coterrneos, le hicieron no salo el jefe, sino el duefio exclusivo de sus fuerzos, operando siempre independiente de todos y coneretando sus servicios a aquella pequenisima zona 6 cuando mas a sus inmediaciones. Era el General Vicente Garcia de elevada estatura, con larga melena, Como la usaban nuestros guajiros, de continent reposado, hablaba siempre bajo y to menos posible; de caracter tenaz, frio y de un valor a today prueba, immutable ann en medio de los mayors peligros; se habia echo querer de sus tropas, a quienes habia conducido al combate con acierto y fortuna. Su desacuerdo con el Gobierno, aunque no ostensible, era facil de comprender ; enemigo, ademas, del proyeeto de la invasion, es indudable que la formacion del segundo contingent vino a hacker mas fuerte su disgust, y sus rozamientos con el Gobierno eran a diario. El nombramiento del General Manuel Calvar para el mando de las fuerzas de Holguin fue hecho contra su voluntad : parece que hizo colmar su descontento; los de Bayamo, que venan a ser los amigos de Cspedes, avivaban los disgustos y se podian presagiar los males que pronto debian surgir. Uno de los subalterns del General Vicente Garcia, el Teniente Colonel Payito Len, intent -iniciar la resistencia; pero poco apo yado, se desvanecio el hecho sin consecuencias. Cautelosamente se haba ido trabajando la opinion; aprovechan

PAGE 118

*uoalt u'I 'S tltor ul I .0 0tauua pu*on o'p. 0oidiaur0ad6 *g "a :.dx ut.o soum sun uo o. o boisit so an so mu ui.o I.ar IAO 193 0 0$.p 3. 0jjaa i..9uruo 30 u66upuum 00b .3,,ogluooa "uaar nif uun laoao ajuiua laozi of ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ I *iau 0y uo an 3.I opat 0sluud usaigu sau uuiaanb~~~~~~~~~~ ouCn a ouiao qjaasabuau sla aua a *sputou so 3.u 1auuualn uou00ja aja* 0p *oug 00s.ou00* 0 *U1 .sapa 03au a* .0003.a *psnau opo 10'l ..js .0a0.nb3 .60ura olon 0u *a o 6.0'i .3.6 0036 .60.3.oa 3.0s .0 0 00 0 00 'II 6' 00 .* 'S .. -a*u op.0 *utia .660goi l0p .jatiouoa la 000 000 o *sltg S -O 9u.pua S'I 5'aasi Sjotsa l. 33.tta 3.00. 1 o.* j au 'WHap o .op3 .60a u .005'Su opu03.aru .9uauduu 6s 11.6 auplusuau orasoou omai is saumj rs uioaa laouo S *ujos uuabo uu 1561 96nso -o05od 0Ds pu2l :i .. 0:0aina tS *uua 6at~ .ul S atpsad la an od *ouuuui 0a ,iau 6jat 'ua0ua *a 10dtua .1 S '. 0 3 4 0 3' .5 V *roau ouao .a *lu .a nuluo .00n ulSonbu anb '03ouruo '35~a 03.0 *uiua oas o .iu ..30 1 .0~~~~~"utuuo ul '9' 3 105 ..0 .01b 0.0 16'a sopdsa u* uo 00 mu ul L. 30usn i S..b -00 sol5. *n .05a o* opai 30rud 53l '0ou 0:.., *ln{ oplI.. 00090ao as S93. .60uo un op uoaIa *l 6003 039.h0l'3 l .0aulqajo o6.. 33 **p n puan Ioarg{ op 500'sr 0 6 06.0 auumaojaa ~ ~ ~ ~ ~ ~ 3 o03 0utaa ul *qjaja as0upeu u ol ps *urra I nn Sul an .0.0, *o 6 su 1 lo 'a o30 9 uqu 09 aso *aua ultu gs *qup q 0uo 0uo. 30b 0a ul ap *4.6 .0330 0 p 633 303-I.3 T0 ..0

PAGE 119

hacia augurar la disolucion del ej-rcito. En Camaguey, jefes, Afales y soldados reprobaron con energia o echo: la discordia hab a levantado la cabeza y el mal ejemplo tendria emuladores. El Gobierno de la Republica tenia dos caminos : la repression salvando el principio cde autoridad y el porvenir de la .Revolucion, 6 transigir con los amotinados de Las Lagunas de Varona y evitar el choque. El Gobierno estimo mejor to segundo. La Camara acepto la renuncia presentada por el Presidente Cisneros, y con arreglo a la Ley, to sustituy6 interinamente el coronel Juan Bautista Spotorno.

PAGE 120

JUAN BAUTISTA SPOTORNO El movimiento politico, o mejor dicho, sus promovedores, habian triunfado, pues ninguna reforma politica se llevo a Cabo, ni ellos insistieron, to quo prueba que 6stas eran innecesarias y que solo se pre'tendia el cambio de personalidades. El General Modesto Diaz fue nombrado Jefe del Cuerpo de Ejercito de Oriente ; Vicente 'Garcia, del Camaguey, y Maximo Gomez permanecio al frente del ejereito de las Villas. El nombramiento del General Garcia para Camaguey hizo tan mala impresion, que los jefes y oficiales presentaron una Exposition al Gobierno, en el campamento de La Matilde, expresando que obedecian y acataban la orden del Gobierno de la Repnblica, pero que aprovechaban la oportunidad de hacer pnblico el disgusto con que se veian a las 6rdenes del hombre que en Las Lagunas de Varona habia pisoteado el orden y la discipline. La Camara Conoo para elecciones en el plazo marcado por la Ley, y el Presidente Spotorno march a Oriente, tanto para reparar los males causados por los sucesos de las Tunas, como para proseguir la obra de su antecesor y reogarnizar y traer a Occidente el segundo contingent que los ltimos success habian detenido en Tunas. El mando de Spotorno fu6 corto. Nuestrap armas, prosperas en Oriente, Camaguey y las Villas, nos proporcionaban una 6poca feliz y tranquil: el enemigo permanecia casi a la defensive. Como Presidente, se limits a borrar las huellas del mary restablecer el orden y la disciplina; pero tuvo la suerte de marear su paso por la Presidencia con el siguiente Decreto, que mientras estuvo vigente, fu el escudo que salv la Revoluin : "Secretaria de la Guerra.-Circular.-Mayor General Jefe de .........................-General.-Considerando que despues de site anoS de guerra, proximamente, no es possible que se desconozca nuestra firme resolution de no someternos de nuevo la dominacin espafiola y la inquebrantable voluntad que poseemos de obtener nuestra independence, el Presidente de la Republica se ha servido disponer que sean tenidos y juzgados como espias los individuos procedentes del Campo enemigo, que presentaren de palabra o por escrito proposiciones de paz fundadas en base que no sea la independence de Cuba. --Lo que se publica para general conocimiento.--P. y L.-San Jos6 de Guayeanamar, Junio 30 de 1875.--Por el Secretario de la Guerra, Tomas Estrada, de Relaciones Exteriores.' Este decreto retrata al hombre y da a concern el carter, -esolu*ion y patriotism del que mo firmara.

PAGE 121

Transcurrido el tiempo necesario, verificaronse las eleeciones pre sidenciales, siendo electo el ciudadano Tomas Estradla Palma. Al invadir las Villas el General Gomez, dejo hecho cargo de las fuerzas del Camaguey al brigadier Enrique Reeve. Era ste americano. Desde soldado haba sido aseendido a brigadier; era un tipo heroico; pareja apparent para el general Julio Sanguily; hecho hombre a las ordenes de Agramonte, habia. recibido de este ejemplos de honradez y discipline; mutilado en diferentes combates, su excesivo valor le hacia olvidar que estaba casi inntil para el servicio. De mala gana habia quedado en Camaguey viendo marchar las fuerzas para Occidente. Su mando fue poco afortunado : escaso de fuerzas y retraidos los espafioles en las poblaciones, solo habia que perseguir las guerrillas de jibaros que rehuyendo los combates, solo atacaban a las familiar; pandillas de foragidos, asesinos y ladrones a quienes era dificil asaltar. Pronto se cans y pidio se le diera el mando de la vanguardia de las fuerzas de Oriente. Mando de tanto peligro le fue concedido, y quedo al frente de la Division de Camaguey el brigadier 'Gregorio Benitez, guajiro camaguieyano de arrogante aspecto y valor extraordinario, que mereeio le diera el Mayor Agramonte un aseenso por election. 0 0 .' 0 I

PAGE 122

TOMAS ESTRIADA PALMA Era de baja estatura, constitution debil, ma's aproposito para los trabajos del bufete que para las duras operaciones de la guerra, de caracter afable, fino trato y escogidos modales. Al hacerse cargo de la Presidencia, ya habia variado much el criterio de los que componan el Gobierno, que no en valde habian transcurrido los anos; se vela claro to defectuoso de nuestro sistema, y aunque no se modificaba, se trataba de atenuar sus defectos; se comprendia la necesidad absoluta de militarizarnos y unificar el mando, y con este objeto se pretendio llevar a la C*mara un element military oven y rodear al Presidente de un personal semejante, to que se hacia dificil, pues la situation de los enipleados era poco airosa. Con este propsito nombr6 Estrada, Secretario de la Guerra al comandante Francisco La Rua, y de Relaciones Exteriores al teniente colonel Ram6n Roa. El estado de la Revolucion era prospero : Oriente, tranquilo, a, las ordenes de Modesto Diaz; Maceo, duenio de Cuba y Guantanamo, se hab a Baracoa y hechose dueno, casi por complete, del territorio; Vicente Garcia, como siempre, en las Tunas, gasi libre; Gregorio Benitez, en Camaguiey; Gomez, en las Villas, teniendo a las puertas de Occidente las fuerzas de vanguardia al mando del valiente brigadier H. Reeve; el ejereito bajo un buen pie de organization; el espiritu pnblico levantado y confiando en un triunfo cercano, mientras el enemigo, cada dia ma's estenuado por la sangria continua de hombres y de _dinero, agoviado por sus diarios descalabros, decia en el Diario de la Marina "que los soldados de Mximo Gmez tocaban con el pomo de sus machetes a las puertas de la Habana''. El efecto causado por la invasion de las Villas, habia sido extraordinario; el ineendio, arma terrible con que castigaban los cubanos la avaricia de los partidarios de una zafra 2nas, sobre el territorio invadido habia siempre Una nube de humo y cenizas; cuarenta o cincuenta ingenious habian ardido en los mess de Febrero y Marzo; los fuertes de Barajagua, Arimao, Rosario y Auras, habian sido rendidos, y los poblados de Tamarindo, Guayabo, Santa Rosa, Manicaragua, Loma Grande y otros, habian sido abandonados por el enemigo; ochocientos rifles y varios millares de tiros habian sido nuestro botin; exploradores cubanos merodeaban ya en las jurisdieciones de Colon y Cardenas. Habiamos recibido refuerzos : un gran nnmero de guerrileros y paisanos residents entire los espanoles, vinieron i engrosar las filas del E jercito Libertador. Mientras tanto, nuestro regimen interior de Gobierno habia adelantado much; la Camara se hacia sentir poco a los jefes militaries,

PAGE 123

uan *alo S *nlao 600no .66 ua6 e 3I op a 1.3.4XOP:PI 6.eapaa 1V 0'pnu 6 gsa '3 3.6 .8364of 6'.ua. .a 33nniaL ap~ 13636 eeabs9 uexo -I.. 6l ,os .ue .3 I4n~ux~ S oa*o 66 auao ..I6 ap o6 66 ...lu gut a *~n .n *etnJo opeaol :6:0q ou3.664 .9..ds nu3 -3.0 ap .oana nan ap .0 ads 1.0 nu n* a. b *ap33 3.36xau al *3.l so anb *f 3sulau *east .S, 0elat 99.336utao e oaa na3 Isapta 6p .6.0be a. 00.6 .61.93'.fe oB o'lnan ao "s.1oy 6 a'j S 1 uga .V 6ir '0118e *oaB t iel oapa 68eao 63: :66 63 ..>sea a b ua o 63. ..la .3 3933 60uan U'S'a op.6 u*ge S Sao u *0'ga sn u. 6ie 60106o 3131n *n 0o6 ap. 0366to 6o '6.;tuo 39 uaa 'sauois.3 -as sus *ga~nu .nb 1nem ..0.l *aa el v I .oa .V 31.6ula 6aaaa .S 6aouea 3'.6oat *3nr 6z .ni I vI S .ia6od~ 0u _UVS *atua S *dan 5aouea I .4 .W 36uae a* inV o .,6 setz~v *7 *p *lazeun la u 6 16ota 96. *slaoso soln Sol.6n #61nuo '* nu~ Il Ia~nu 6LS ap -66 op OZ la 6oe 6s aoau oSa inla aa zn pI la.. 0plo ii'gaso : 6st *n ap I uo *tol Iu .61 .66'x AI '1.uaO *e 68nua I p I o In .n as 933 1o a 6a *3 693 Od e*tuo '.s ou .96 Iaan '66 ap 6ost So .6 os66 la3g n o .63eu 6a aua a3 ..6aatu '66. aaa 36. 3.g an .9 ipo I .30.0. *s Saultqoelsau pe ngiauia ppla o n

PAGE 124

asu vez, tras cinco meses de estar en posesion del destino, le hacia eiitrega del mismo, en 7 de Abril de 1874, al General Jose Gutierrez do la Concha.e Mientras, el coronel Dominguez, con el contingente oriental, pasaba a Trinidad; el General'Gomez, llevando la caballeria de las Villas y Camag0ey al mando director del General Sanguily, salia en march para Occidente. Jovellar, con cinco mil hombres de las tres armas, sale de la Habana, para oponerse al paso del General Gmez; fuerzas de lancers de Borbon se encuentran con nuestras caballerias en las lomas del Jibaro, en el cafetal Gonzalez.. El choque fu6 rudo, pero los lanceros son obligados a coronar la loma, atrincherindose con sus caballos, despues de dear en las leaders m as do noventa muertos, caballos y arms. -(Febrero de 1874). El General Jovellar presence laa derrota de su caballeria. Gmez y Sanguily se retiran y retroceden hacia Sancti Spiritus; dejan a Enrique Reeve en Coln, con una pequena fuerza de vanguardia, 6ste incendia various ingenious y adelanta guerrillas hasta trees g cuatro leguas de Cardenas. Perdida la esperanza de llegar a Occidente, pasta Gmez a Camagiiey a conferenciar con el Gobierno, dejando hecho cargo de las fuerzas de las Villas al General Julio Sanguily. El Brigadier Benitez reorganize las fuerzas de la Division de Camaguey y bate con exito al enemigo en San Miguel, Santa Cruz, Las Eusebias y asalta el poblado de Minas. Vicente Garcia ataca y toma las Tunas, las que destruye totalmente, recogiendo rico botin y la abandona poco despues. Antonio Maceo y Modesto Diaz operan con suerte y 6xito en Oriented. Todo parecia sonreir a la Revolucion. El exito de las tropas cubanas desprestigiaban pronto a estos generales, pues los voluntarios, que en su mayoria no salian a campania, se exaltaban porque sus generales no podian exterminar a los insurrectos. Concha, al auo de mando, estaba desacreditado por complete, por to que dejo interinamente, el 8 de Mayo de 1875, al frente del Gobierno, al general Buenaventura Carbo. Un mes ma's tarde, el 8 de Junio,, llegaba a la Isla el General Valmaseda. A pesar de su fama, viendo que en sus seis meses de mando no tenia ningn exito, el Gobierno de la Metropoli audio a un remedio supremo, mandando Como Gobernador General-al general Joaquin Jovellar y Soler y Como General en Jefe al General Arsenio Martinez de Campos. Jovellar tom6 posesion del destino el 18 de Enero de 1876.

PAGE 125

El 6xito fu6 siempre presagio de malos dias : varios Jefes de has Villas son los promovedores; el Gobierno llamS su lado al coronetFrancisco Jimenez y a Rio Entero, reteniendolos en Camagiuey. A la vuelta del General a su territorio, ya encontr la semilla del mal: los villarenos acentuaban su oposicion a los jefes camagieyanos que con ellos habian venido a la invasion; la campania se dirige especialmente contra el General Julio Sanguily; se conspiraba en los campamentos y se habia formado con ese fin nna sociedad : "La Union R republican S. El General Gomez conocia los sucesos, presagiaba sus funestas consecuencias y no quiso defenders; el motin surgi., ponindose al frente del movimiento el capitan Angel Mayo. Apenas ocurrido, el General Gomez llama al General Carlos Roloff, le entrega el mando, y acoinpanado por el General Sanguily y varios jefes y oficiales y escoltado por el Regimiento Expedicionario a las ordenes del coronet Gabriel Gonzalez, pasa a Camaguey, a la residencia del Gobierno. En el momento eritico, cuando Espana habia nn esfuerzo supremuo mandando su mejor general y sus mejores tropas, surge el motin que desorganiza las fuerzas, en vez de prepararse para los dias de prueba que nos esperaban. Por segunda vez el encono y las ambiciones per. sonales venian a entorpecer la marcha victoriosa de la Revolucion. El'Gobierno y la Camara resolvieron tomar una medida que conjurase el peligro : decidieron que el Presidente de la Republica asu, miera el mando Como General en Jefe, nombrando Secretario de la Guerra al General Mfiximo Gomez, para que 6ste fuera el verdad~ero' General en Jefe. El mal era tan grave, que hizo el remedio ineficaz : se habia acu= dido tarde, El General Vicente Garcia se habia cubierto de gloria con la toma de ]asTunas, y se creia que este golpe de fortuna to habria hecho popular en las Villas. Ademas, el enemigo, sabiendo quien marchaba a tomar el mando de aquel territorio, procuraria reforzarlo o se detendria alli, puesto que tenia mayores intereses, que defender por el mayor numero de fincas existentes ann. Se le llam0 al Gobierno, explicndole to que de 61 se esperaba. El General acato la orden, y pidio ir a Tunas para hacer sus preparativos ; poco despiues pedia fuerzas y parque ; cuando esto se le concedio, pidio tiempo para organizarlas. Transcurria el tempo, y a pesar de reiteradas ordenes, no emprendia la march; por fin lleg. a la Loma de Sevilla, done estaba acampado el Gobierno; desde alli se dirigio a la part Occidental del Camagney; sus hombres se desertaban diariamente, volviendo a Tunas, Oj ob Aer eS

PAGE 126

'teen.pol .alg 6'p~iq .6 .'. 366: Il4ap6 S ip To l. qu I l no ouai o S o opd.a uqu 3 i0 a .si' .16 ',., 636'u%0a 6.. 6 60 -u *s't .6.luf lat 04 ..luf)lpoai ) SIt .. 'tOs Is I.. *LS ap: 30lq ap 61.* VtI is .36M a .*u TOP 6 *uE .eiau~ 314'ot 1o I.aua O .664 .02031 op 161 "atnanaod ~ ~ ~ ~ 4 To uo aj d6zuuauqg ad da snp uuads s sdibao, oppd o aualwdsfqa~ ~ .46sad *4allu 6o f* 6pls lula uo uu .'s s..alI lzu S1~naulg.6~s} '.3.4ao .46 .164l .6.nu l4uoaoa alu6 ua -u'C ta 6434 So 63.3 uusa .439C0Ca sns S00 .6l sus .sulatg t min. -al 0~ utu aso lauoao ..uiua 3 Ulo .n u lauoao So aita -u'4a aouu Op uoSQ lp 144r 461tua aa.4 .l.9 66luia 044 6 tO' 6'p uo saoaCd tul 9ria u.4%Iadodoi l s en uza u 5.33..st *su 0paio 4 'spulna .6-0lia '@1lg anb el ua 9C *u u .0dtu zai.366 luaa I.E and .0puadu 3 .466 .6 .I' ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ *n .0le0'op.0*I,, 63* zn.* 5lu V .otxa .ls 6l C p ounl ua 00lo un uaspI. s soluouaaqug opu~ia ol ala utsislu To '0ntua -. ,g I la 616aluo us at ul an aoaa gaaag j. 1114 .66 r X.13 S.3uu : auu~ leuao TS uuuu4ta an '*5 *Si~u *in 5 5 sa -0.0. .osuo pa o.468ul~ 1u .6..ru *iloa .6uiua u *6*a sosaaaauuigaaaas u CLI or Toopsp ab ouatg-q, o ouai a. ..'la n 5o 3lauuo uan onuC 0uoat ap uoa ulSaiaofoa

PAGE 127

-125oficiales del Estado Mayor del. General Vicente Garia. Como en las Lagunas de Varona, se pedian reformas politicas. Sin tomar resolution alguna y sin esperar a los desertores, el General Garcia y los acompanantes del manifiesto, cruzando per la costa norte del Camaguey, habian vuelto a Tunas; los desertores, no encontrando al general Garcia, se habian ido a sus ranchos; esos regimientos no volvieron a reunirse totalmente, y como el General Martinez Campos, conocedor del suceso, aviv6 las operaciones, a la vez que iniciaba la politica de no matar y acoger bien a los presentados, munchos de estos se pasaron al enemigo. La Division de Camaguey no volvio a reponerse del golpe que le habian asestado los sublevados de Santa Rita, y como las malas noticias nunca vienen solas, pronto se supo que el 4 de Agosto habia caido en Yaguaramas el brigadier H. Reeve ; muri6 como to habia sonado sn alma generosa, en el fragor de la pelea y Iasi ignorado, para dejar entre los cubanos su memoria, como un dechado de valor y abnegacion. El regimiento "Camaguey" se habia dispersado tambien a la muerte de su jefe el teniente coronel Jose Maria Soris. El General Vicente Garcia, entretanto, estaba tranquilamente en las Tunas, rodeado de los mismos hombres que se le habian desertado en su marcha. La brilliant situacin que teniamos el L de Abril'de 1877, cuando a la vista del Presidente Estrada y con bandera desplegada cargdbamos en las sabanas de Imias, la column enemiga, se habia evaporado ; aquella tropa disciplinada estaba dispersa o presentada; se podia ya augurar la muerte de la Revolucin; las families que sabiah que se les recibia bien, se presentaban: era el principio del f Los extraordinarios esfuerzos del General Benitez eran -insuficientes; los y oficiales de Camagey de los cuales no bubo quien se uniera al movimiento, trabajaban sin Cesar, peso con poco exito. El General Martinez Campos, que conocia nuestra debilidad, opero primero con fuertes columnas que recorrian el territorio, tratando bien a los prisoners y hasta soltando a algunos; a media que nosotros perdiamos fuerzas, el fraccionaba sus columns, situando en todas las fincas destacamentos, hasta powder decir que haba ocupado militarmente el territorio. Sore las dispersas fuerzas camagieyanas operaban 16,000 soldados espanioles en guarniciones y en el campo, fraccionados en 280 columnas que podian auxiliarse facilmente. Martinez Campos contuvo los desmanes de la tropa y suprimio los jibaros. Su political generous y honrada nos hizo mas dano que el fuego de sus fuerzas. Recordamos haber oido decir al general Gomez: "Este Martinez

PAGE 128

-126Campos nos embroma; desde que no matan, ya la gente se esta dejanho coger'' Y era verdad. A fines del mes de Abril circulo la noticia de que estaba en Santa Cruz un emisario de paz, que se titulaba obispo electo de Haity, M. Pope, que estaba autorizado por Martinez Campos para conferenciar con el Gobierno de la Republica. El que trajo la noticia habia sido el coronel Pepe Urioste, que volvio a Santa Cruz con 6rdenes del Gobierno para traer al campamento al susodicho Obispo. Dos dia~s ma's tarde, llegaban ambos al campamento de La Sabanita, donde los esperaban el Presidente Estrada y los diputados que componian la Camara, con los que celebr6 una sesion secreta. La reserva fu6 tanta, que-i pesar de to transparente que era la vida de la Revolucion y de la curiosidad general que despertara el suceso, nada se supo, ni to que trataron, ni cual era el objeto de su viaje, ni si era cierta la personalidad con que se encubria; por su aspecto y modales ma's tenia aspecto de soldado que de Obispo. Era un aventurero que use el General Martinez Campos en sus deseos de entrar en negociaciones. Nuestro Gobierno no podia tampoco decir que traia proposiciones, pues hubiera sido ahoreado segnn la Ley Spotorno. El comisionado permaneci dos dias entire nosotros, retornando despues a Santa Cruz, acompanado por Urioste. La situacion se habia agravado de tal modo, que se presentia el fin, no teniamos caballeria, el 'Gobierno y la Camara andaban a pie, la mayor*a de ellos habian perdido sus caballos, solo quedaban montados los brigadieres Suarez, Rodriguez, Benitez y sus ayudantes. En ]as Villas estaban o mismo, aunque habian cedido algo las operations, al salir las tropas para Camagiey y Oriente; en esta nltima region la situation era mejor; el espiritu de la tropa se habia conservado ; Modesto Diaz en la Sierra y Maceo en Cuba peleaban bravamente. En Holguin se habia hecho sentir la influencia de Vicente Garcia; la tropa habia abandonado a sus jefes; el brigadier Areadio Leyte Vidal andaba con una pequeiia escolta y los jefes y officials. El colonel Limbano Snchez y el representative Jos6 Enriquez Collado, habian arrastrado la tropa y fundado el canton de Holguin. Maceo intent reducirlos al ordens, pero fu6 en vano. El malestar general, el desconcierto y el desorden asomaban por todas partes ; circulaban rumores de que en Bayaino se estaba tratando con el enemigo. Se habia perdido la fuerza moral, la material no existia. Los motines de las Villas y Santa Rita habian acabado con la discipline Y el ejareito. No se podia contar con la obediencia de las fuerzas de las Tunas, ni con el General Vicente Garcia. En esta situacion, penso el Gobierno unificar el mando, nombrando General en Jefe al General Maximo Gomez. En atento oficio con-

PAGE 129

--127testo 6ste a la -Camara quo no le era posible aceptar el honroso car~u que se le conferia. Era muy tarde para que ese remedio diera resultado; siendo alarmantes las noticias que llegaban de Oriente, determine el Presidente Estrada marchar hacia aquel punto con una pequena escolta. La Camera y el Secretario de la Guerra, General Gomez, quedarian en Camagney. El dia 5 de Octubre de 1877, desde el campamento de la Loma de Sevilla, emprendia su viaje a Oriente el Presidente Estrada. Poco despues de salir 6ste, llego la noticia de que se dirigia al campamento del Gobierno una comision de las fuerzas de Bayamo, compuesta de los coroneles Antonio Bello y Jaime Santiesteban; el eapit*n J. A. River, acompaado de Esteban Varona y various practicos, que venian de Santa Cruz del Sur. Se pas6 aviso al Presidente Estrada para que detuviera su march. El General Gomez salio en busea de la comision, la detuvo y destruy5 los viveres que traia y siguio march hasta alcanzar al Presidente Estrada. Este, al encontrase con el General Gomez, despues de oir a los comisionados, ordeno al General que los condujera en calidad de presos al Cuartel 'General del Brigadier Benitez, para que fuesen juzgados 'con arreglo a las leyes de la Repnblica, ordenando que se formara un consejo de guerra quo dijera a que case de juicio debia someterse a eada uno de los press, como portadores de proposiciones de paz que no estaban basadas en la independencia. El dia seis llego el General Gomez con los presos al campamento de San Martin de Viaya, done se encontraba el Brigadier Benitez y la mayoria de la Camara. En cumplimiento de la ordn, Benitez orden la constitution del Consejo de Guerra, el que resolvio que Varona, Castellanos, Pe5a y Acosta, como procedentes del campo enemigo, fueran juzgados en consejo de guerra verbal; y los coroneles Bello y Santiesteban y el capital Rivero en consejo de guerra ordinario. El Consejo de Guerra verbal juzgo y condemn a muerte a Varona, como portador de proposiciones no basadas en la independencia, siendoejecutado en la manana del dia site. El segundo Consejo de Guerra verbal, juzgo ,y condeno a muierte a Castellanos, que fu6 ejecutado ese mismo dia, y Acosta y Pena trabajos forzados. Se nombr y constituy el Consejo de Guerra ordinario que debia juzgar a Bello, Santiesteban y Rivero. Fueron nombrados defensores de 6stos los diputados Marcos Garcia y Luis Victoriano Betancourt. El Consejo condemn a muerte al colonel Bello, y a degradaain al colonel Santiesteban y al capitan Rivero.

PAGE 130

,. -128El dia ocho, se reune el Consejo de Revisin, y 6ste confirm la sentencia del primer Consejo. El dia nueve, se dan las ordenes para la ejecucion de Bello; su defensor, Marcos Garcia, pide la anulacion del segundo Consejo, por no star formado con arreglo a la Ley. Benitez, indeciso, acude a Gomez, Secretario de la Guerra; bate, en vista de la actitud de los diputados, no resuelve y ordena la prison de los reos, hasta que el Presidente Estrada resuelva el caso. Los presos, confiados al alferez Aviles, to sobornan y huyen at campo enemigo pocos dias despues. Estos salieron del campamento el dia 10 y el 15 se ha habian ido con el oficial encargado de su eustodia. Se vi6 entonces que la Ley Spotorno era la 6nica razn que salvaba la revolucion, y que para tratar con los espafioles era preciso derogar la ley salvadora. El dia 11 abandonaron los diputados el campamento de Viaya para iS al de la Loma de Sevilla, el General Gomez no fu6 con ellos. Acampado eni Monte Oscuro (Maraguan), el brigadier Benitez, lleg la noticia de que el dia 30 de Octubre de 1877, en las Arenas (Tunas,) habia sido hecho prisionero el Presidente Estrada Palma.

PAGE 131

-129LA PAZ Juzgamos tan importante este punto, que nos limitaremos a copiar o que en el ano 1893 escribimos en el libro "Desde Yara hasta el Zanjn": "Las malas nuevas nunca vienen solas; trash la capture del Presidente Palma y con pocos dias de intervalo se supo la muerte de Eduardo Machado en San Pablo, y la de Francisco La Rua en la Rinconada de Anton, ocurrida en el mismo dia; numerosas presentaciones de familias y hombres armados habian hecho desaparecer la confianza y el animo; en los lugares antes poblados, costaba trabajo encontrar un ranchero; la comida se haeia dificil conseguirla, por' la actividad con que operaba el enemigo; las aguadas eran vigiladas, para seguir por el rastro a los que a ella llegasen ; el Gobierno habia estado acampado diez y nueve dias en los montes de la Loma de Sevilla, habiendo sufrido privaciones de agua y comida; el panico sehabia apoderado de la mayoria. !El numero de los diputados habia disminuido mucho, pues los d~e Oriente estaban en su territorio; Spotorno en Najasa, estando reunidos solamente Salvador Cisneros, Miguel Betancourt, Francisco Sanchez, Antonio 'Aguilar, Luis Victoriano y Federico Betancourt, Jose Aurelio Perez y Marcos Garcia, dificultaindoseles cada dia mas el Nstar reunidos, distrayendo su custodia la nnica fuerza disponible. El brigadier Benitez, con un pequeno nnmero de soldados del regimiento de infanteria "Caonao," y unos cuantos ginetes del Regimiento de caballeria "Agramonte",se movia en vano por el territorio, hostilizando ligeramente al enemigo, hasta que ese pequenio grupo fiue casi dispersado, despues de batirse por la manana en San Blas y al oscurecer de ese mismo dia en las Tunas de Guaymarillo, donde fue hecho prisionero el teniente coronel Jose Antonio Cosio. El General Gomez y Salvador Cisneros acababan de ser desmon tados en San Juan de Dios de Portillo ; del regimiento de infanteria de Bonilla solo quedaban treinta y seis hombres, y muerto su coronel Gaspar Betancourt; el regimiento de caballeria de Camaguey se habia desbandado desde la muerte de su jefe, el teniente coronel Jose Maria Sori; la resistencia era ilusoria, pues realmente no habia fuerza efectiva con que batir al enemigo. Mientras esto acontecia en Camaguey, habia empeorado la situacion en Oriente; el movimiento politico ya desvanecido, se habia desarrollado en Holguin, siendo los agitadores el diputado Jose Enriquez Collado y el coronel Limbano Sanchez; el brigadier Leyte Vidal nada habia podido hacer y estaba solo con quince o veinte hombres. Noticioso de estos sucesos, el General Maceo se habia corrido haeia Holguin 9

PAGE 132

-130-con animo de restablecer el orden y reducir a los revoltosos. Por fortuna, el coronel Limbano Sanichez rehuyo el encuentro, y distraido el General Maceo por las operaciones del enemigo, volvi6 al territorio de Cuba; evitindose asi un encuentro entre cubanos. Los amotinados pusicron nombre a to hecho, proclamando a Holguin en Canton Independiente, bautizando asi la obra que venia realizando el General Vicente Garcia. En Bayamo conservaba el General Modesto Diaz un nncleo de fuerzas, aunque maleadas ya desde los sucesos de Bello. Al tener noticias la Camara de la captura del Presidente Palma, habia hecho cargo del Poder Ejecutivo, interinamente, al 'General Francisco Javier de Cespedes, y por solicitud de 6ste se reuni6 aquel Cuerpo Legislador, nombrando Presidente de la Repnblica al General Vicente Garcia, en los primeros dias de Diciembre. E General Cespedes march en su busca para ponder en su conocimiento to resuelto por la Camara. Tal nombramiento era inesperado 6 incomprensible. Colocar en el primer pesto de la Republica al hombre de Las Lagunas de Varona y de Santa Rita, y ser nombrado por la Camara, por los mismos que habian sido jueces y condenando sus hechos, parecia una aberracion; aunque tal vez fuera, como dijo el mismo General Vicente Garcia, porque querian que la Repnblica muriese en sus manos. La Revolucien estaba en la agonia. En las Villas las fuerzas estaban desorganizadas y sin disciplina, existiendo algunos grupos gracias al character y condiciones de los jefes que los mandaban. Camaguey tenia disperses sus fuerzas, desmontada su caballeria y sin recurso alguno. El brigadier Benitez hizo su ultima campaiia con solo ciento cuarenta hombres. Las Tunas agrupadas alrededor de Vicente Garcia, con buen espiritu y abundante de municiones. Holguin desorganizado completamente, dando el especticulo ridiculo del Canton. Los de Cuba solo estaban biens relativamente ; combatiendo con exito y fortuna, apoyados en to agreste de su tierra y en el valor de sus jefes y soldados; confiados ann en el triunfo y con medios y recursos para sostenerse. Tal era el estado de la Revolucion~al terminar el ano de 1877. La situation de la Camara era en extreme triste; privados de recursos y de noticias, teniendo que sufrir escaseces de comida. Estan-. do acampados en la Loma de Sevilla, se convoc6 una reunion, a la que fueron llamados varios jefes militares, entre ellos el General Gomez,

PAGE 133

-131brigadier Gonzalez, coronel Gonzalo Moreno y teniente coronel Aurelio Duque Estrada; en ella se expuso la critica situation torque se atravesaba y la urgent necesidad de tomar una resolution para poner remedio al mal, proponiendose entablar negociaciones con el General Martinez Campos, con objeto de ganar tiempo y dejar pasar la epoca de la seca, en que el enemigo podia operar con desahogo; advirtiendose que el recurso era peligroso, dado el estado de los inimos, y que podia sernos fatal, y se acord6 redactar un manifiesto al pueblo explicando la situacion. El manifiesto fu6 redactado por el diputado Marcos Garcia y entregado para su circulation, al comandante Agustin Castellanos ; pero 6ste, por terror, to inutiliz6 sin que circulase. Despues de esta reunion, salieron para Najasa el General. Gomez y el brigadier Gonzalez, permaneciendo la Camara en la Loma de Se.villa. Tanto el General Gomez como el brigadier Gonzalez pidieron a la Camara autorizaci n para abandonar el pas. Al dia siguiente hubo otra nueva junta entire los diputados, a la que fue llamado el teniente coronel Aurelio Duque Estrada, en la que' se resolvio hacer proposiciones, prestndose algunos llevarlas y presentarlas al General Martinez Campos. Poco despuds salieron en marcha para Santa Cruz, con una escolta del Regimiento Jacinto, que mandaba el teniente coronel A. Duque Estrada, varios diputados. Durante el trayeeto se quedaron algunos de 6stos por el camino, escribiendole al teniente coronel Esteban Duque Estrada, _que estaba prisionero hacia poco tiempo y con quien se pusieron en comunicacion a su llegada a las inmediaciones de ese poblado. Antes de salir de la loma de Sevilla, habia resuelto la Camara anular el decreto Spotorno, pudiendose admitir comisionados para tratar de suspension de hostilidades, canje y regularization de la guerra. Esta determination prueba el proposito con que se emprendio el viaje Santa Cruz; para evitar sucediera 6sta lo acontecido a Esteban Varona. Ninguna responsabilidad puede caber en' estos sucesos al "teniente colonel Esteban Duque-Estrada, cuya misin no fue otra que traer al campo proposiciones que con anterioridad se le haban pedido. El 23 de Diciembre retornaba de Santa Cruz el grupo de diputados y su escolta, viniendo entre ellos con proposiciones de paz, el citado prisionero Esteban Duque Estrada, haciendo el camino con. bandera blanca. En la march recogieron a los diputados que se habian quedado rezagados, siguiendo todos a encontrar al Brigadier Benitez. El 2 de Enero de 1878, estando 6ste acampado a gorillas del rio Sevilla, en los montes del Zortal, tuvo noticias de que se aproximaba una fuerza con bandera blanca, Con ella venian los diputados y el te-

PAGE 134

,132-niente colonel Esteban Duque Estrada, con proposiciones de paz del General Martinez Campos y con la nueva de que se habian suspendido las hostilidades en Camaguey hasta el dia 10 de Enero. Al llegar al campamento, el comisionado quiso entregar al brigadier Benitez las proposiciones de que era portador. -Yo no puedo recibirlas,-contesto el brigadier;-usted las entregar al Consejo de Guerra que mandar6 former en este moment. --Esta usted equivocado,--contesto Duque Estrada.-He venido aqui eseudado con un decreto de la Camara, que used no conoce. Efectivamente era asi, y los diputados presentes to confirmaron ; y alguno de ellos, con exaltacin, dijo que era *legado el moment de pensar en to que se hacia, y que no era posible que por terquedad o capricho de algunos nos dejaramos todos degollar como.carneros. El brigadier Benitez no tenia recurso alguno con que oponerse o que suceda. Fuerza material, su exigua escolta no era sufficient ni para intentarlo; moralmente, Ien qu podia apoyarse ? La Ley nni-ca salvadora estaba anulada por los mismos que la habian echo y sostenido. Limits, pues, a detener en el campamento, en calidad de preso, al teniente colonel Esteban Duque Estrada, hasta que enterado de to que ocurria llegase el nuevo Presidente, Vicente Garcia. Mlientras tanto, habian pasado algunos dias y no llegaba el nuevo President; el brigadier Benitez no se creia autorizado para aceptar la suspension de hostilidades, y apremiado por Duque Estrada, que queria llevar una contestacion, y por los mismos diputados, convoc una junta de jefes, a la que asistieron tambien los miembros del Gobierno alli presents. Expuesta por Benitez la situacin en que se encontraba y sus dudas sobre to que debia resolver, en .vista de estar al terminarse el plazo sobre la suspension de hostilidades; tras una ligera discussion en la que sostuvo que no estaba autorizado para aceptar nada, dijo el diputado Salvador Cisneros: "Brigadier, accept la suspension de hostilidades, que yo, como Presidente de la Cmara, asumo la responsabilidad." Aceptado por Benitez, se resolvio que al dia siguiente saliera uno de sus ayudantes, el comandante Enrique Collazo, con instrucciones .a conferenciar con el General Casola, que se hallaba en el Chorrillo, y se pusiese en comunicacion telegrafica con el General Martinez Campos, que estaba enPuerto Prncipe, para tratar de ampliar el plazo ya casi terminado de la suspension de hostilidades, en vistade no haber llegado el Presidente Vicente Garcia, Aue erajel ni. o .cue .est*a .en .ndiciones para *poder hacerlo. a El mismo dia llegaban de Najasa ei General Gomez, el diputado Spotorno y el teniente colonel Ramn Roa. El commandant Collazo, acompa ado del teniente cornel Esteban Duque Estrada, se avistaron en el Chorrillo con el General Casola, y

PAGE 135

por te*egrafo con el General Martinez Campos. Collazo expuso el objeto de la conferencia.-I Qu6 garantia dan ustedes ?--pregunt6 el General.-No tengo instrucciones sobre ese particular,-dijo el comisionado. La contestacion no se hizo esperar.-Diga usted al brigadier Benitez, que a pesar de.que no me ofrecen garantias, ni se compromete a nada, no tengo inconveniente en ampliar el plazo para la suspension de hostilidades, cuyos tSrminos y condiciones fijare mafana en el Chorrillo, para done salgo enseguida. En consecuencia,el brigadier Benitez nombr para que se avistasen al dia siguiente coni el General Campos, al doctor Emilio Luaces y el teniente coronel Ramon Roa, to que efectuado en el Chorrillo, se fij6 que quedarian en suspenso las hostilidades hasta el dia 10 de Febrero proximo, y que se sefialase una zona neutral, que indicara el brigadier Benitez, pudiendo ser 6sta en la costa, si to tenia a bien, para que pudiera embarear el que quisiera. La zona de Santa Marta fu la elegida por Benitez, por ser excesivamente montuosa, y de donde podiamos salir con facilidad caso de romperse nuevamente las hostilidades, y alejada de la costa para evitar se embarcase alguien. Hasta este momento el estado de los animos en el campamento era bueno; la idea predominante era tratar de ganar tiempo, para rehacernos y emprender de nuevo la lucha; los partidarias de la paz no se atrevian ann a decir francamente sus prop*sitos. SEn vista de los success y de la falta total de comunicaciones, deseoso el brigadier Benitez de poner remedio al mal que nos amenazaba, intento ponerse en comnunicacion tanto con Oriente como con las Villas, y con este objeto sali para este nltimo punto el diputado Marcos Garcia; despach6 con pliegos cerrados en busca del'General Vicente Garcia, que estaba en las Tunas, al comandante Enrique Horta, y los comandantes Castellanos y Collazo salieron para Oriente. En este intervalo, ya el General Garcia-se habia puesto al habla eon el General Prendergast, por medio de los comisionados Perez Trujillo y coronel Modesto Fonseca, los que celebraron dos conferencias en Rompe, recibiendo y entregaudo al General Garcia proposiciones de pazdel General Martinez Campos, habiendo convenido, ademas, designar una Zona neutral -por la cual pudiera ir el nuevo Presidente a la residencia de la Camara. El comisionado diputado Marcos Garcia, se dirigio al campamento del coronel Serafin Sanchez; el que habia celebrado entrevistas con el brigadier Ochando: En Holguin, los cantonales que capitaneaba el diputado Jose Enriquez Collado, estaban tratando ya con el enemigo la presentacion de la fuerza armada con que contaban.

PAGE 136

os comisionados que fueron a Oriente, que haban salido el 15 de Enero del campamento del brigadier Benitez, volvieron el 2 de Febrero, despues de haber recorrido la part sur del territorio de las Tunas, por Santa Ana de Lleo, el Ciego, estancias de Jobabo, la Llave, Laguna Negra, estancias de Rio Chiquito, Santa Rosa, Zarandico, Las Arenas y Rio Abajo, siguiendo marcha rumbo a Bayamo, pasando a Cuba por la costa de Canto, por las Dos Bocas; costeando el Canto recorrieron varies rancherias por Pedregalon, Las Piedras y Jncaro, pasando por las estancias de Figueredo, y de ah, por Barajagua y MejIa, a la Canoa, entrando en Holguin por San Francisco, Santo Domingo, La Guinea, Cayo Alto, Mijial, Los Moscones, repasando las Tunas para volver a Camag ey. Durante este largo trayeeto no encontraron gente ni fuerza armada alguna, a pesar de haber dejado noticias escritas por todas las rancherias por donde pasaron, diciendo quienes eran y la urgente necesidad que tenian de ver al General Maceo. Esto prueba que la situacion en todo ese territorio no tenia nada de,halaglieno ni favorable para nosotros. Al atravesar por segunda vez las Tunas, en las estancias de Santa Rosa, encontraron al coronel Emiliano Garcia Pavon, que hacia seis anos estaba invalido. Este no pudo darles noticias del General Vicente 'Garcia. Se esperaba con impaciencia en el campamento de la Camara la llegada del General Vicente Garcia, pues de su actitud dependeria la resolueion del problema : los amigos de la paz, que eran muchos, no se atrevan a declararse;.pero a sotto voce hacian la propaganda, torque sabian que el brigadier Benitez los castigaria con dureza. El dia 5 de Febrero llegaba al campamento de la Calilla el General Vicente Garcia, on cien hombres de escolta: la Camara estaba a poca distancia en San Agustin. El brigadier Benitez to esperaba en la avanzada, con 'objeto de conferenciar con 6l; a esta entrevista asistio tambien el commandant Enrique Collazo. Se le expuso la situacion, haciendosele un relato fiel de lo sucedido, especificando que aunque la opinion sordamente pretendia la paz, habia tambien quienes deseaban la guerra, y que acampase con la fuerza fuera del campamento, para formar un nncleo que atrajese a los que ann deseaban continuar. El General Garcia escucho el relate .on su calm habitual, y con un "esta bien'' termin la conversacion, dando orden de seguir marcha, acampando con su tropa entire las fuerzas de Camaguey. Poco despues se reuna la Camara, y el General Garcia di a sta cuenta de o ocurrido, entregandole las proposiciones de paz que del General Prendergast habian recibido sus comisionados Trujillo y Fonseca. Se le autoriz* para que se avistase con el General Martinez Cam-

PAGE 137

p*s, tratando de conseguir de este ampliase el tScrmino de la suspensin de hostilidades con objeto de ponernos de acuerdo todos los que estcbamos en la Revolucion, para que *o resuelto tuviera caracter general. Se convino la entrevista con el General Martinez Campos, la que se efectuo en San Fernando, y en la equal, segnn su propio test' monio, ofreci el General Garcia remitirle proposiciones de paz. A su vuelta di cuenta a Cmara, que oyo Icon disgust el reresultado de su entrevista con el General Campos y el compromiso ad-. quirido. La Camara se nego a entregarle las proposiciones que pedia, y el diputado Spotorno le dijo que habia contravenido to que se le habia ordenado. Las proposiciones que traia el General Garcia, desde las Tunas, eran las siguientes : "Primera.-Otorgar a la Isla de Cuba, las mismas condiciones politicas, organicas y administrativas de que disfruta la de Puerto Rico, pudiendo el Gobierno de la Revolucion Cubana hacer presente las modificaciones que estime oportunas, para que el General en Jefe las otorgue o consulate al Gabinete de Madrid, si a su vez o consider indispensable. "Segundo.-Indulto general 'a todos los que se encuentran hoy en el Campo enemigo, lo mismo peninsulares que insulares a igualmente a los desertores del ejercito, hacienda extensive esta l usula cantos hubiesen tomado parte directa o indirectamente en el movimiento revolucionario. "Tercero.-Libertad a los esclavos y colons asiaticos que se hallen boy en las filas insurrectas.". "Cuarto:-Ningnn individuo que en virtud de esta capitulacion reconozea y quede bajo la ac*in del Gobierno espanol, podra ser compelido a prestar ningnn servicio de guerra mientras no se establezea la paz en todo el territorio. "Quinto.-Todo individuo que quiera marchar fuera de la Isla queda facultado y le proporcionari el Gobierno espanol, los medios de hacerlo sin toar en poblaciones, si asi o deseare. Sexto.-La capitulation de cada fuerzase efectuara en despoblado, done con antelacion se depositaran las armas y demas elementos de guerra. "Se'ptimo.-El General en Jefe del Eje'reito espanol, a fin de facilitar los medios de que puedan avenirse los demas departamentos, .tranqueara todas las vias de mar y tierra de que paeda disponer. "Octavo.-Considerar to pactado' Como general y sin restrieciones particulars, para todos los departamentos de la Isla que acepten estas condiciones. g La actitud de la Camara oblige al General Vicente Garcia a llamar al brigadier Rafael. Rodriguez y los coroneles Emilio Luaces y

PAGE 138

Gonzalo Moreno, exponiendoles que se encontraba en una situacion dificil, pues habia ofrecido al General Martinez Campos proposiciones de paz que la Camara se uegaba a dar; que convocasen una junta de jefes y officials (asi, bajo, bajo-palabrs textualeas-) a fin de que formulasen las que creyeran conveniences. En consecuencia, se reunion la junta de jefes y officials y se treat el asunto, resolvindose acudir una votacian general, para to cual se hara former la fuerza y el pueblo existence en el campamento; efectuado 6sto, el brigadier Rafael Rodriguez explico con claridad la situacion del momento y el objeto para que se les consultaba. "Se va a votar la paz o la continuacion de la guerra: los que quieran esta, salgan de la fila y vengan a former al frente; los que quieran la paz, permanezean en sus puestos." I Nadie salio de su sitio; a los jefes y officials se les tom el voto en relacion escrita por el mismo brigadier Rafael Rodriguez. El brigadier Bentfez, el teniente coronel -Pedro Pablo Romero y el comandante Enrique Collazo, fueron los nnicos que votaron por la guerra. La votacin se hizo frente al rancho del General Garcia, tomando part en ella las fuerzas de las Tunas, y su jefe, el commandant Miranda, vot6 por la paz. Se resolve pasar una exposici n a la Camara, firmada por los jefes de fuerzas alli acampadas, y nombrar un comity que se hicierR cargo de tratar con el General Martinez Campos la forma en que habia de hacerse la paz ya resuelta. He aqui el acta de la reunion : "En San Agustin del Brazo, a ocho de Febrero de mil ochocienu os setenta y ocho, reunidos el pueblo de Camagiey y agrupaciones de hombres de Oriente, Villas y Occidente, determination en vista de la situacion porque atraviesa el pals, emprender negociaciones de paz con el Gobierno espaol bajo base que no fuera la independence de Cuba.-Y Como bajo estas bases no podian tratar ni el'Gobierno ni la Cmara, se accord remitir a este Cuerpo la siguiente manifestacin : "A la Camara de Representantes.-Los que sucriben, tienen el honor de poner en conocimiento de la Camara de Representantes, que reunidos en junta los individuos de todas classes, que resident en este campamento, con objeto de ponder fin a la actual situaci*n, acordaron los jefes, oficiales y vecinos presentes en el acto, que deseosos de negociar una paz honrosa con el Gobierno espaftol, today vez que la Cmara se hallaba inhabilitada para prescindir de labase de independencia, se elevate esta manifestacion a la Camara de Representantes, para que resuelva 5o que mas convenga para la dignidad de esa respectable Corporacin, manifestandole que en dicha reunion se accord tambin, nombrar un comity por election, de siete individuos para negociar la

PAGE 139

paz con e Gobierno espanol. Se adjuntanlas lists en las que consta el resultado de la votacion.-Campamento en San Agustin del Brazo, Febrero ocho de mil ochocientos setenta y ocho.-Enrique L. Mola. -Salvador Rosado.-M. Miranda.-Gonzalo Moreno." Pasada la comunicacion, se reuni la Chmara, teniendo una sesion cuya acta copio : "En San Agustin del Brazo, s ocho de Febrero de mil ochocintos setenta y ocho.-Se reunieron en sesi.n extraordinary, bajo la presidencia del diputado Spotorno, los diputados Salvador Cisneros Be. tancourt, Jose Aurelio Perez, Federico Betancourt, Luis Victoriano Betanaourt, Miguel Betancourt, Antonio Aguilar, Francisco Sinchez y Secretario.-No se ley el acta anterior por no estar presente.-Diose lectura a la manifestation popular anteriormente citada.-Concluida la lecture, el diputado Spotorno dijo: "que con motive de la manifes taci~n anterior, hacia su renuncia del puesto de diputado por las Villas.--El ciudadano Cisneros habl6 seguidamente en los terminos siguientes : "En otras circunstancias no hubiera dudado un momento en renunciar mi puesto de diputado, con la mera indication de unos pocos, que siquiera me hubiesen asomado esta idea ; pero en las actuales circunstancias, en que el pals atraviesa una situation de. peligros y escollos, no me parece de mi dignidad hacerlo, ma's para dejar este habitual camino, para poder tratar con los espanioles bajo bases que no son de independencia sin contar con la voluntad de los otros departamentos, maxime cargando parte del pueblo de Camagney congregado aqui, con la responsabilidad, para que en su dia se le pudiera echar' en Cara.=No siendo legal to que se hace, me veoen la necesidad de no renunciar, sino sostenerme en mi puesto de representante del Camaguey,, protestando de la manera ma's solemne contra dicho acto y -contra todos los actos que sin mi anuencia tengan lugar y en los cuales deba tomar parte como tal'representante, pues hoy sere y me tendre como tal, hasta tanto que renunciea el o1 la mayoria del Estado de Camaguey me retire sus poderes.'' (Tambien pidio copia del acta.) "Betancourt (Miguel) y Aguilar, manifestaron que en manera alguna harian renuncia del puesto de Representante, conque fueron investidos por el pueblo; pero ciertos de que la mayoria del pueblo de Camaguey, congregados en este lugar, les ha retirado sus poderes, ellos, obedeciendo_ a dicha mayoria, se dan por separados de la representacion." "Sanchez dijo: Considerando que en este campamento se encuentra la mayoria de mis comitentes, y que estos, por medio de la mania festacion que se acaba de leer, me retiran su representacion, acato y respeto esa determination separandome de la representacion national'' "Luis Victoriano Betancourt, Federico Betancourt y Jose Aurelio Perez, manifestaron que se separaban de la representacion nacio-

PAGE 140

nal por considerarse tambien incluidos en el manifiesto'que se ha presentado, today vez que la mayoria de sus .omitentes se hayan en el departamento de Camaguey." Con esto concluy6 el acto.-El expresidente, Juan B. Spotorno. -El exsecretario, Luis Victoriano Betancourt." Salieron electos para former el Comit6 los ciudadanos brigadieres Manuel Suarez y Rafael Rodriguez; coroneles Juan Bautista Spotorno y Emilio L. Luaces; teniente colonel Ramon Roa, commandant Enrique Collazo y ciudadano Ramon Perez Trujillo.--Este Comite empez6 a funcionar desde el mismo d8a ocho de5Febrero, con el nombre de Comit del Centro, y de su seno nombro una comisi6n para que manifestara al General Vicente Garcia que no pudiendo continual Como Presidente Constitueional, deseaba el pueblo aceptase el mando militar del Estado; aceptado por este, se ocup6 el Comite de las proposiciones presentadas por el General Martinez Campos y nombro6 una eomision compuesta de los ciudadanos Roa y Luaces para que se entendiera con el jefe enemigo y presentaran las proposiciones formulas por el Comit6.-Estas eran las siguientes : "Primero.-Asimilacio'n a las provincias espanolas bajo la Constitucion vigente, con excepcion de las quintas.'' "Segundo.-Amnistia general para los delitos politicos cometidos desde el anio 1868, hasta el presente, y para los que se hallen encausados 6 cumpliendo condena dentro 6 fuera de la Isla. Indulto general a los desertores del Ejerito espanol, sin distincin de nacionalidad, haciendo extensiva esta clausula a cuantos hubiesen tornado parte directa 6 indirectamente en el movimiento revolucionario." "Tercero.-Libertad a los esclavos y colonos asiaticos que se haHlen boy en las filas insurrectas." "Cuarto.--Ningnn individuo que en virtud de esta capitulaci6n reconozea y quede bajo la accidn del Gobierno espanol, podra ser compelido a prestar ningnn servicio de guerra, mientras no se establezea la paz en todo el territorio." "Quinto.-Todo individuo que desee marchar fuera de la Isla, queda facultado, y se le facilitaran los medios de hacerlo, sin entrar en poblaciones si asi jo deseare "Sexto -Como garantia por nuestra parte, se solicit que el General Martinez Campos asuma el mando politico y civil de la Isla de Cuba, hasta un ano por o menos despu6s de normalizada la situacin, con el planteamiento de las reformas que son consecuencia de este convenio. "Sptimo.-La capitulacin de cada fuerza se efectuara endespoblado, done, con anticipacin, se depositaren las aras y elements de guerra." "Octavo.-El General en Jefe del Ejerito espanol, 6 fin de faci-

PAGE 141

litar los medios de que puedan avenirse los demag Aepartamentos, franqueara todos los medios de mar y tierra de que pueda disponer." "Noveno.-Considerar to pactado con el Comite del Centro, como general y sin restrictions particulars para todos los departamentos de la Isla que acepten estas condiciones.' S10 de Febrero los comisionado s a daban cuenta al Comite de sus gestiones cerea del General Martinez Campos; las diferencias eran _pequenias, y sobre la primera no se habia podido resolver por no conocerse realmente las diferencias que existian. Que el General Campos habia consultado al 'General Jovellar, en la Habana. El dia 9 se contest a Jovellar, y entre otras cosas le decia el General Campos: "V. E. sabe el compromiso contraido en las Villas.-Estando Vicente Garcia conforme, no es dudosa la actitud de Limbano Sanchez y Belisario Peralta. Maceo, por su parte, envia una comision que esta hoy en Rompe y viene con objeto de tratar de paz.-Guevara, Mas6 y otros jefes de la Maestra, cuando los sucesos de Manzanillo dijerou que se sometian a la decision del Gobierno y la Camara.-Creo, por to tanto, seguros los hechos." El mismo dia 9 de Febrero telegrafi S Jovellar a Campos dicindole que las diferencias existentes consisting solamente on las necesidades distintas entre los dos pauses; que eso se veia en que los comisionados pedian la exencion de quintas, asi como si se fijaran hubieran pedido distinta tributacion y diferencias para ejercer el mando. El mismo dia se nos aviso de Sancti Spiritus, firmado por Marcos Garcia, Inchaustegui y Gomez, diciendo que la primera division aceptaba la paz y el General Arias avisaba al General Campos que en la noche del dia ocho habian fraternizado en el campamento del brigadier Ochando. El Comite acepto las modificaciones propuestas por el General Campos, entre ellas la de sustituir la palabra "amnistia por "olvido de to pasado.'' El dia once estaban definitivamente aceptadas por ambas partes. Se despach6 al brigadier Gabriel Gonzalez, eon pliegos e instrueciones verbales para el agente de la Revolucion en New York. Se mandaron comisiones a otros departamentos : fueron a las Villas el coronel Enrique Mola 'y Ramon Perez Trujillo.; para Cuba, 'el brigadier Rafael Rodriguez y comandante Enrique Collazo, a los que acompafiaba: el General Maximo Gomez; para Manzanillo, Bayamo y Holguin el comandante Agustin Castellanos y ciudadano J. Barrenqui. El brigadier Benitez hizo dimision del mando, haciendose cargo del campamento el coronel Gonzalo Moreno. Varios jefes y oficiales comisionaron al teniente coronel Salvador

PAGE 142

Rosado Para que inquiriese del General Garcia su opinion sobre' to sucedido. Este contesto to siguiente : "_Mi opinion es que todo esta Perdido, nada rest por haer; yo pienso ver a mis hermanas, que estan en el Camaguey, y marchar6 despues al extranjero.' El mismo dia, con las fuerzas que habia traido, march a las Tunas, asegurando vendria el dia 25 de Febrero, para capitular el veintiocho con las fuerzas del Centro. Cuando el General Campos supo las conferencias habidas en Rompe con Fonseca y Prez Trujillo, pegunto al General Prendergast: "Saludoa V. E. y le doy un abrazo y haga present mi saludo a los senores Trujillo y Fonseca.-Deseo saber si las proposiciones han salido de V. E., si se las han presented esos senores han sido los preliminaries, resultados de esas conferencias.-Campos.' La contestacion fu6 como sigue: "Me han dicho los comisionados que su cometido era debido a la carta del senor Juan E. Ramirez, anterior al nombramiento de Presidente del Mayor Ueneral Vicente Garcia.-Que llamados a conferenciar, no traan proposiciones helias y ve.ian a oir las que se les hiciesen, no asistiendo personalmente el General Garcia, por circunstancias especiales." El Comity recibi del Gral. Campos la siguiente comunicacin : "Senores del Comit Cubano.-Zanjon, 10 de Febrero de mil ochocientos setenta y ocho.-uy senores mios y de today mi consider n : Los senores don Emilio L. Luaces y don Ramon Roa me han entregado las-bases acordadas por ese Comite y pueblo, reunidos en el campamento de San Agustin, Para llevar a trmino la guerra. "Quedan aceptadas por mi dichas bases, y cuando llegue el acuerdo definitivo dare a ustedes conocimiento de los decretos y bandos que se publicarn inmediatamente aquel fausto sueeso Deseando que, si es possible, no se dispare un tiro mas en Cuba, doy por telgrafo conoeimiento a los senores Comandantes Generales de las bases; prevengo se suspendan las hostilidades y se procure dar noticiasde todo a log jefes de las fuerzas cabanas en los dem s departamentos, Para que aquellos puedan no solo acordar, sino sefialar el punto donde deban verse con las distintas comisiones que ustedes envian con ese objeto.-Aprovecha la oasi6n de ofrecer I ustedes la seguridad de su estimacion, s. s. .s; i. b.; Arsenio Martinez de Campos.* El General Campos hab a remitido al Comite pasaportes Para los comisionados, embarcandose stos en'Santa Cruz. Los comisionados que fueron a Holguin y Bayamo tuvieron poco que anuniar, pues ya los cantonales dirigidos por Jos6 Enriquez Co Hado, estaban en trato con el enemigo con anterioridad a o echo en Camaguey; en Bayamo el General Modesto Diaz, jefe de las fuerzas; ni rechazo ni accept o echo, esperando con-frialdad dear corner los acontecimientos, para obrar con pleno conocimiento de causa.

PAGE 143

-141Los que fueron a Cuba, se pusieron en comnnicacion con el General Maceo, desde el campamento espanol de San Luis, partiendo mas tarde con el brigadier Polavieja, al de la Curia, desde donde pasaron a los montes de Piloto, en que loa esperaba el General Maceo con su Estado Mayor. Entregaron a 6ste los documentos que habian mediado entre el Comity y el General Martinez Campos, hicieron una suscinta rela*i0n de to acontecido, y el compromiso y decision de las fuerzas existentes en Camagey de capitular el dia veinte y ocho de Febrero, cualquiera que fuese la actitud de las otras fuerzas. Preguntados por el General Maceo con que caracter venian, le contest el comandante Collazo : "Con ninguno ; nnicamente Como companeros, para que sepan ustedes con seguridad lo ocurrido y despedirnos antes de abandoner la Revolucion.-Pasaron aquella noche en el rancho del General Maceo, el que habl6 largamente con el General Gomez, saliendo al dia siguiente para el campamento espanol de Miranda, desde done retornaron al Camaguey, embar.*ndose -en Santiago de Cuba para Santa Cruz. El Commit esperaba noticias de los comisionados; los de Oriente Ilegaron y dieron cuenta de su cometido; se esperaba el 28 de Febrero, pues se habian variado. algo las condiciones, y las fuerzas de Camaguey entrarian en Puerto Principe. El dia 27 se entrevist6 con el General Martinez Campos en Vista Hermosa, el.'General Gomez acompanado del brigadier Rafael Rodriguez y .del commandant Enrique Collazo. De ahi salieron para Santa Cruz a coger el canonero espanol "Vigia'', que mandaba el comandante Emilio Seris, que debia conducirlos .a Jamaica. En el viaje toc6 en Manzanillo y acudieron a bordo los brigadieres del ejereito espanol Varela y Heredia, ambos dominicanos, a saludar a su paisano y amigo. Varios jefes cubanos, reunidos en Yara, pidieron al General Gomez una entrevista, a la que se neg6 este, por tener que seguir viaje. El Gral. Modesto Diaz acept6 la capitulaci~n en Marzo de 1878, embarcando para Santo Domingo. Casi en igual fecha desembarcaba el General Gomez en Montego Bay (Jamaica), acompanado del brigadier Rafael Rodriguez, comandantes Agustin. Castellanos y Enrique Collazo y los peruanos Bonilla y Grocio Prado, hijo Este del entoinces Presidente del Peru,. Grial. Prado. EI--28 de Febrero. entraron en. Camagney. algunos.diputados, y al frente de 400 hombres el colonel Gonzalo Moreno, nica fuerza que habia podido -reunir despues de dos meses de paz. En Holguin, el diputado Jose Enriquez Collado, Jefe del Canton, habia efectuado su presentacion, siguiendole como cien hombres armados, algimos jefes, officials y muchas families.

PAGE 144

x142LA PROTESTA DE BARAGUA El General Vicente Garcia no habia vuelto a Camagey, por el eontrario, pesto en comunicaci n con el General Maceo, se habia aorrido hacia la jurisdiccin de Cuba, teniendo una entrevista con este el dia 13 de Marzo, en San Agustin, sin que se pusieran de acuerdo en nada positivo. El dia 14 de Marzo, bajo los mangos de Baragua, tienen una entrevista los generates Maceo y Martinez Campos; no se trato nada y result la ruptura de hostilidades. A pesar de 6sto, el General Campos di6 voluntariamente un plazo de ocho dias. El 17 de Marzo se reunen en Baragua los jefes, ouiciales y tropa. de los territorios que ann pensaban continuar resistiendo, discutiendose ampliamente el punto. El teniente coronel Martinez Freire expreso que dadas las condiciones especiales en que se hallaban, la resistencia seria ineficaz, y la sangre que se derramara seria inntil; pero que a pesar de ser ese su criterio, continuaria combatiendo si asi fuese la resolucion de la mayoria; con el estuvieron algunos jefes y oficiales. Sin embargo de estas manifestaciones, se resolvio la continuacion de la guerra, y se eligio un Gobierno Provisional, presidido por el General Manuel Calvar, y como vocales el brigadier Leonardo Marmol, coronel Fernando Figueredo y teniente coronel Pablo Beola ; se nombro General en Jefe al General Vicente Garcia y Jefe del Cuerpo de EjSrcito de Oriente al General Antonio Aaceo; distribuyendose los otros cargos hasta completar su organizacion para la resistencia, marchando cada cual a ocupar los puestos para que habian sido designados. La a del nuevo Gobierno fue azarosa y sin resultado, pues la escasez de fuerzas, la par que la desmoralizacion que se manifestaba y que no era possible contender, haan impossible su gestion. Habian intentado el nltimo esfuerzo y confiaban en que los emigrados, que tantos alardes hacian en aquellos moments, acudiran, movidos por poderoso entusiasmo, a contrarrestar el effect de 4o echo en Camaguey. A esto contribuian las noticias que les llegaban del eatranjero, pues haban recibido comunicaciones de New York, en que se les decia la calurosa manifestacion habida en Masonic Hall. Les engaiiaba el buen deseo; olvidaban la conduct de la emigracion en los afios anteriores, y esperaban confiados gene y ar as que por desgracia no debianllegar nunca. Las operaciones del enemigo, las numerosas presentaciones parciales que diariamente se sucedian y la escasez de parque, hacian materialmente imposible el sostenimiento de aquel estado de cosas y buscaban ansiosamente el medio de remediar tantos males,

PAGE 145

-143En la sesion que tuvo 'en Los Pasos, jurisdiccion de Cuba, el Gobierno Provisional, y a la que asistieron Calvar, Marmol y Figueredo, por estar Beola en una comision en las Tunas, presento el doctor F6lix Figueredo, una larga proposicion, en que despue's de las consideraclones conducentes a demostrar el estado actual y las causas de la deeadencia, preve a la muerte proxima de la Revolucin, si no se acuda a poner pronto y eficaz remedio, y que como la nnica esperanza fundada era acudir a la emigracion, proponia al Gobierno nombrar al General Antonio Maceo para que saliera en comision al extranjero, con plena autorizacion, para arbitrar recursos, y aprovechando el momento, avivase el entusiasmo, viniendo inmediatamente con los hombres armados y municiones que debian proporcionarles. La proposicion fu6' discutida en tres sesiones consecutivas del consejo y aprobada por fin; se resolvio saliera el General el dia 6 de Mayo, acompanandole los brigadieres A. Leyte Vidal y Rius Rivera, y los tenientes coroneles Jos Lacret y Miguel Santa Cruz Pacheco. A peticion del General Maceo, se prorrogo su salida hasta el dia 19. El Gobierno comisiono al doctor F6lix Figueredo para que obtuviera del General Martinez Campos, 1o necesario para efectuar el viaje de los comisionados. El General Campos no puso inconvenience alguno, embarcndose Maceo en el 'Fernando el Catlico", que los 11ev6 a Kingston, Jamaica. Como las sesiones del Consejo nos dan idea de los sucesos, nos limitaremos copier las actas de las ltimas : En el campamento Loma Pelada, sobre el rio Barigui, jurisdiccien de Cuba, a las die de la manana del dia 16 de mayo de 1878.Se reuni por convocatoria del Presidente Calvar, el Gobierno Provisional en Consejo Extraordinario asistiendo el Presidente, el vocal Mirmol, y el Secretario Figueredo y no el vocal Beola, por star en comisi6n.-Principi6 el acto con la lectura del acta anterior, que fue aceptada. El Presidente manifesto que el objeto de haber convocado al Gobierno en Consejo extraordinario, era para poner en su conocimiento que las seis de la manana del dia de hoy, hab a llegado al campamento el teniente coronel Jose' Lacret, que en el dia de ayer habia regresado a Santiago de Cuba, procedente de Kingston, a donde, segun consta al Gobierno, fue6 acompanando al Mayor General Maceo en calidad de ayudante. Que el teniente coronel Lacret es portador de pliegos del General Maceo y brigadier Rius, para el Gobierno, y al mismo tiempo de noticias tan desconsoladoras de la emigraci n de la vecina Isla, que vienen a desvanecer la @ltima esperanza de salvaci n que alimentaba el Gobierno.. Los documents que trae el comisionado del General Maceo ponen

PAGE 146

'BI SIA 0 U0O.0 -0{gla. ~ssj zo IMIU~aa U 01taar oalanuap aaudsun p auuja 01da .uo 9 ouja 0oo ..a 0 nun ..Silg ou .0.js 0js *ap. .0.u 0vJ S 00l! 03I 0303 u*ulaua as ,;au *iu an S0 1. .. ua u '.lau a -.uusa gogg an 0sjauuaua So .0. .0'~o ..' *aua 30 puaj. S -ulu2 .0jagr ap sod*ua Sol 0tju 0.I i e** 3 ap.9 ogt ',n5ug -uosn aj *--tgo la -jata -. uotstntQ ~ ~~ uuia-auala UWp ajnU...uuaua -Outn ajuinIsle anaa oi oasaaaS a asaalotulaa l eq aln *n 0 4UItI *a s '33 0p 03.33 .4uaoj *ualln) I at' a opj~~~tatp ~ ~ uu lMl pp~j o n utaouo l uagf a o -*tuau 6'*uo ..b .3. a *.o ai e* o S n. o* ap~ 0p an 0 .3. a 9' 000 .* uu1 o 36u 3ppplla u03 aau uau .0.tun -~u 30 09.O .0. -nos -uau '.melo saa'.d so *sn o um anba irsu la .0ju 00'tur ;,.. ur **uao ala.a la'. .000 t iu I.au2Iu '. 73l .*. Si IIja a30 u1 aiaa e iovlsoaa ul .3.aap Io~ oua'f ..la.* II*~~~~< a2 U d~ 00'@3 *p 30 .0 0 '' al 003. *oatas .3 .1.1 .3!A .o '0'ajs as 9uog} l an 1.0.a .030 0n S sosanaaa ap. 90101.00qqouab~:uatu a 1 n opsaaa; ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ..0 au~ uaa)lpaup~ulpsie o poooui -0 0l 3n fat-Ijx la 00suaa so*sn ap aua.s so3 4 onb9.. *f 0asnua 3 antt us aod an.3 su tO' 0o 0 gz olo 3. gn to *0ua .au .oagi u 0.' .0.g .at .o 0z wa o0 0au' 0o 0303 0tulu .up u *po 0o *oa.oa as .0usi 0I'Ilu *u*1.a'0 3 .30. '0 *tut sul ..u op *ada *u~~a~ aup *o~2It 3or 3' -.a ul5 ap .lrg la3 S3 lous onbn unu3gpa atlsabva a* .pua iut anb Io .3 uaa.lat V 0a~sux 3.nu u0 -933ol l0u *plduo 6uqu ISb 3otl~ .0l ua 0lu 3. 0ajx S0 .00i 00u~af .la9 I'S'S.oIs 0au o 00ts ao SS 0.00r S. auo0 -o 'auto.. la .gjsuous .0k;lqun n 5 atoU Sol .3. 0 903'.~pual 30. y .9 30 0 0 0j 31 *p 0.30a VI *aasn *oain *n sou*uaoua~o o* t ap

PAGE 147

-345-s El Gobierno quo usted tan dignamente preside, esta enterado de los innumerables casos de capitulaciones ocurridas en la Division de mi mando, pero no puedo omitir hacerle una corta relacion, por mucho que su atenci n molested, de los mas conspicuous. El Prefecto de Justinien, subteniente Wenceslao Garcia, el teniente Limbano Gutierrez, arrastrando algunos hombres de tropa y muchas familias, capitularon en el campamento Florida, el dia 7 del corriente, entregando al enemigo 7,000 tiros que mantenia en calidad de deposito, 6nico parque do que se disponia, para pacer frente a la ruda campana que sostiene el ejercito de Oriente despues del 23 de marzo proximo pasado. La conduct del prefect Garcia y las rudas operaciones en el territorio de la Brigada do Guantanamo, siendo su actividad tal que private las families de powder obtener recursos de alimentacion, han influido en las fuerzas y el pueblo de una manera fatal. A oidos de ese Centro ha llegado la noticia de qu la guardian secret del arroyo Limbamb compuesta de ocho hombres, ha abandonado su pesto, presentandose al enemigo. En la Division de mi mando, exceptuando los capitanes Fulgencio Arias y Manuel Reyes, no queda autoridad civil ninguna, pues todos los prefectos y algunos subprefectos han capitulado, arrastrando parte de los vecinos de los territorios en que ejercian su mando y las families que son consiguientes; adem s, el commandant Guillot, con los'eapitanes Naro y Carmelle, con treinta y cinco hombres, y Bea, con ocho, han capitulado ; el sargento Torres con quince, asi Como el capitan Desquiron, con treinta y trees. El Gobierno sabe, pues que ha presenciado los hechos, que de su campamento marcharon para el enemigo el capitan Mederos, teniente Repilado y Peguero y subteniente Luis Barrios, con algunos hombres de tropa, y que el dia 9 capitularon el capitan Emilio L. Vidal, los subtenientes Colome y Justo Soler, al frente de unos quince hombres, que habian sido despachados en comision para Holguin. Que de este Distrito se han recibido las dolorosas nuevas de haber capitulado el commandant Soria, 5 officials y 35 de tropa, mientras que en Holguin ha capitulado el' Mayor General Cespedes, al frente de fuerzas del segundo Batallon del Regimiento Jiguani, y el coronel Limbano Sanchez, Jefe del Regimiento Holguin, ha solicitado del enemigo una zorna neutral para concentrar fuerzas y familias y capitular. Que ha sabido que el teniente Porfirio Escalona ha capitulado al frente de la companila que en el Regimiento Santiago manda el capitan Jos6e de la C. Martinez, dejando solo este official. Ya se tenian noticias de que el Auditor de Guerra de Guantanamo, Ldo.. Joaquin Acosta, acompa*ado de various individuos de tropa y pueblo, ha capitulado, yque el teniente coronel Miguel Palacios, al frente de algunos hombres, to ha efectuado tambien recientemente. Despues de los desagradables sucesos que he narrado, me Cabe la pena de adjuntar al Gobierno dos 10

PAGE 148

-146comunicaciones que con esta fecha me pasan el Jefe y oficiales del regimiento Santiago, una, y la tropa del mismo Cuerpo, otra. El Gobierno se enterara de la presion que sobre mi hace ese Regimiento, que segn los escritos a que hago referencia, se inclina por unanimidad a que se haga la paz con el enemigo. Quizas nada de esto me obligaria a dar el paso que hoy doy ante los que rien los destinos de mi pals ; pero desgraciadamente el teniente colonel Lacret, ayudante del General Maceo, que acaba de salir en comision al extranjero, y que le acompa hasta Jamaica, llegado el dia de oy a nuestro campamento, de regreso de dichaIsla, ha conferenciado detenidamente conmigo y por sus autorizados labios me he enterado de la situacion de los emigrados, que redondamente se niegan a prestarnos auxilios de ninguna case, para seguir la obra de nuestra redenci*n, pesto que en los dos meetings que se convocaron, no pudo recoger el General. Maceo, sino cinco chelines, inscribiendose para engrosar -nuestras filas solo siete hombres. Ademas, el General Maceo, por conducto de su ayudante, me aconseja no contribuya a que se continue sacrificando nuestro pueblo, pues esta convencido de no hay esperanzas de contar con recursos del exterior, unica que ya nos queda para levanter nuestra guerra de independencia. Por todo to expuesto, e inspirindome en el espiritu del Ejercito y pueblo de esta division de mi mando, y deseoso al mismo tiempo, Como hombre de conciencia, que cese este noble Ejercito de derramar sangre, ocurro al Gobierno de la Repnbilca, para que se acerque al General en Jefe del Ejercito enemigo y rate de obtener suspension de hostilidades y se haga cargo de las mejoras que sobre el Tratado de Camaguey este aquel Jefe dispuesto a conceder.-El Brigadier Jefe de la Segunda Division, Guillermo Moneada.' Concluidla lecture del anterior document, manifesto el Presidente que en virtud de la autorizacion que le concedio el Gobierno en acuerdo tenido en el Consejo celebrado el 26 de Abril proximo pasado, habia enviado una comision compuesta del teniente colonel Vicente Pujals y comandante Nicolas Sanvanell, para que visitaran los Departamentos del Centro y Villas 6 informaran al Gobierno de su estado politico. Que la comision salio del campamento del 'Gobierno el dia dos del corriente mes, regresando en el *aa de hoy. Que los comisionados informant que tuvieron oportunidad de avistarse con algunos Jefes del Camaguey en el puerto de Santa Cruz del Sur con los principales de las Villas, Sancti Spiritus y Cienfuegos, obteniendo-de todos la convi5cion de no'existir en aquellos Departamentos partida alguna a que pudiera atribuirse carter politico. Que5ademsvisitaron algunos poblados de las jurisdicciones citadas, y ya en estos, y en los campos, en general, se entregaban todos pacificamente al trabajo. Vistas las actas que precedent, y teniendo en cuenta las razones a cfidas en la larga discussion que acaba de tenerse, el Consejo

PAGE 149

-147Considerando: que la situacin torque atraviesa la lucha que el Ejercito de Oriente mantiene, sin auxilio de ningnn genero, es tan aflictiva que ya se hace de todo punto imposible sostenerla por mais tiempo. Considerando : que el pueblo de la Revolucion se lia pronunciado por una inmensa mayoria a favor de la paz; Considerando : que el ejereito carece en absoluto de elementos de guerra y boca, con qu6 continuar la azarosa contienda que ha venido sosteniendo desde el 23 de Marzo proximo pasado, en que se rompieron nuevamente las hostilidades; Considerando : que las noticias recibidas recientemente del exterior, haln venido a bacerle perder toda esperanza de obtener recursos de la emigracion, para salvar la precaria situacion en que los acontecimientos hal colocado al pals; Considerando: que el prolonger la lucha por mas tempo seria sacrificar victimas esterilmente; Considerando: que el Gobierno, sin embargo de que no quisiera hacker us de las facultades que le concede la carta Constitucional, votada y acordada por el plebiscito de Baragua, en la noche del 17 de marzo prximo pasado, se ve en la triste y penosa necesidad de hacerlo, impelido por las fuerzas de las circunstancias. El Gobierno Provisional, Resuelve: aceptar la conference que ha sido previamente invitado por el Exemo. Sr. Capitan General en Jefe del Ejercito enemigo, don Arsenio Martinez de Campos, a fin de hacerse cargo, de acuerdo con la peticion del Jefe de la Segunda Division, Brigadier Guillermo Moncada, de las mejoras que sobre el Tratado de Camaguey est6 aquel Jefe dispuesto a conceded. Asi terming el actor, firmando el Presidente y el Secretario, para constancia.-El Presidente, Manuel Calvar.-El Secretario, Fernando Figueredo Socarrs En el campamento Loma Pelada, sobre el rio Baragua, jurisdiccion de Cuba, a las ocho de la noche del 17 de Mayo de 1878, se reunion el Gobierno Provisional en Consejo extraordinario a peticion del Presidente, asistiendo 4ste, el vocal Marmol y el Secretario Figueredo, no el vocal Beola, por hallarse: ausente. Principi6 la sesion con la lectura del acta del Consejo anterior, que fu6 aprobada. Seguidanmente propuso el Presidente que deseaba someter a laconsideracion del Gobierno Provisional, la carta que presentaba, dirigida en esta fecha por el Exemo. Sr. General en Jefe del Ejercito enemigo, y al mismo tiempo para que el Gobierno tome reso luciones acerea del resultado obtenido en la conferencia llevada a cabo

PAGE 150

-148en el dia de boy, entire el Capit.n General Martinez Campos y el Gobierno Provisional. El Secretario ley6 el siguiente documnento:-Hay un sello que dice: "Ejereito de Operaciones en Cuba.-Estado Mayor.-Sr. don Manuel Calvar.-Barigua, 17 de Mayo de 1878.-Aluy senor mio y de today consideracion:-Contestando a las preguntas y dudas que used se ha servido expresarme, 1.a, que la abolicion de la esclavitud se hace hoy con arreglo a la Ley M1oret, por la cual, segnn resultado de los Estados se ha emancipado desde el ano 1868, las dos quintas partes de los esclavos; que esta ley no puede sufrir modificaciones restrictivas, pues que ha concedido al esclavo actual un derecho del que no puede desprendersele, antes por el contrario, cualquier alteracion que haga la Corona con las Cortes, ha de serle ventajosa. 2.a que entire otros derechos el que se le concede a la Isla de Cuba, es el de Municipios o Ayuntamientos, no solo en las cabeceras, sino en todos los poblados, Diputacin o Diputaciones Provinciales, un Diputado Cortes por cada 40,000 alas libres y el n*mero de Senadores que como Provincias Espanolas les correspond. La Constituci5n no hace diferencia alguna entire los ciudadanos, cualquiera que sea su origen o color. 3.a En vista de to que usted expone, le autorizo para _que manifieste a las fuerzas que la capitulacion la pueden acer en poblado proximo a donde se halle cada fraccion, para evitar molestias, y que cada cual puede luego dirigirse al poblado que le convenga. 4 Que borrndose todo recuerdo de la guerra, son libres, los que o deseen, de ingresar en cualquiera de-los Cuerpos del Ejercito, guerrilas a voluntaries, pues abrigo la seguridad de que una vez acabada la guerra, todos defender la bandera espanola con la misma constancia con que la han combatido hast0 ahora. Es de usted con toda consideracion, su atento s. s. q. b. s. im., Arsenzio Mlartinez de Campos." ,ue como resume de la larga conference celebrada en este dia entire el'General Compos y el-Gobierno Provisional, se ha obtenido por todo resultado la manifestacion de parte del representante de la nacion espaniola, que no podia alterar en nada las bases -del convenio por el cual capitularon las fuerzas del Camagey, Villas y una parte de las de Oriente, pero que no tendria inconvenience en recibir las fuerzas que ann se mantienen en sus puestos en poblados, donde, despues. de los honors que la Ordenanza military previene, depondrn las areas. Las aromas de los jefes y officials seran respetadas, ademas de las dos pagas officials concedidas por el General5-Campos' las fuerzas:ya capituladas, ofrece una mas privada alEjereito de Oriente.-Que el Brigadier Guillermo Moncada, jefe de la Segunda Division-continuo diciendo el Presidente-al enterarse de las concessions favor de Oriente se hacian, habia expresado su conformidad, y que inmediatamente

PAGE 151

-149habia narchado para el territorio de la Brigada de Guantanamto, con la resolution de reunir !as fuerzas y capitular al frente de ellas a la mayor brevedad. Que el jefe de la Segunda Division habia circulado a los Jefes y Oficiales a su mando(antes de marchar,) su resolution de deponer las armas y separarse del campo de la lucha. Que el Gobierno habia recibido la noticia de que el Coronel Limbano Sanchez, Jefe accidental de la Brigada de Holguin, haba solicitado del enemigo neutralization de zonas, con ideas tambien de capitular, y que en vista de las resoluciones del brigadier Moncada, colonel Sanchez y regimiento Santiago, que son la mayoria de las fuerzas que componen hoy nuestro Ejercito, proponia al Gobierno de la Republica que se pase una circular a cads uno de los jefes que estan al frente de los distintos Cuerpos que constituent nuestro Ejercito, a fin de ponerles al corriente de la situation y resoluciones de los jefes expresados, y que el Gobierno pueda inspirarse en la verdadera opinion del Ejercito y pueblo de la Revoluion, y de acuerdo con ella, se tome una resolucin definitive. Esta proposition fu6 aceptada por el Gobierno. Se accord tambin facultar al Presidente para que hacienda us de las vias que el General Martinez Campos ha ofrecido al Gobierno, envie comisiones las distintas Brigadas, poniendolas al corriente de las ocurrencias de actualidad. As termin el actor, firmando el Presidente y el Secretario para constancia.-El Presidente, M. Calvary. El Secretario, Fernando Figueredo Socarras." ."En el campamento de Loma Pelada, a gorillas del rio Barigu, jurisdiccion de Cuba, a las cuatro de la tarde del dia 19 de Mayo de 1878.-Se reunion el Gobierno en Consejo ordinario, asistiendo el Presidente, el vocal Marmol y el Secretario.-Ausente el vocal Beola.Se dig lectura al acta del Consejo anterior, y fue aprobada.-El Presidente manifesto que en los dias de ayer y hoy, habia expedido las comisiones portadoras de pliegos e instrucciones para los jefes de los Cuerpos componentes de nuestro Ejercito, segnn las facultades que al Consejo del 17 en la noche, le confirio al Gobierno.-Que habia nombrado al teniente coronel Vicente Pujals y teniente Telesforo Diaz, para "que marcharan al Cuartel 'General del General en Jefe, Mayor General Vicente Garcia, que se encuentra en el territorio de las Tunas; al teniente coronel Jose Lacret y comandante Patricio Corona, cerea del brigadier Flom Crombet, jefe de la Primera Division ; a los capitanes Rafael Vega 6 Indalecio Castaneda,.eerea del coronel Jose Medina Casta*eda, Jefe de la Brigada de Bayamo, y al capitan Jose de la Cruz .Martinez ,y sargento primero Ramon Crea, para que marcharan al territorio de Holguin. Que Como la una del dia habian llegado a la

PAGE 152

esidencia del Gobierno, el capitan Jose Antonio Perez y el teniente Pedro Calis, enviados por el Jefe accidental de la Brigada de Hol guin, colonel Limbano Sanchez, en comision cerca del Gobierno Provisional, conduciendo pliegos de aquel Jefe y dando euenta de la situacian torque atraviesa el district de Holguin, encontr en su camino la que para el coronet Sfinchez despachara el Gobierno y recogio los pliegos que para aquel Jefe llevaba el capital Martinez. Los comisionados manifiestan que bajo la presion de las fuerzas que component el regimiento de Holguin, para que se haga la paz por una part, y la conduct de algunos jefes, officials y tropas, que sin conocimiento del jefe de aquel Cuerpo habian capitulado, por otra, habian obligado al colonel Limbano Snchez convocar una reunion de jefes y oficiales para tomar resoluciones en vista de la situation.Que despues de oido el parecer de los asistentes a la reunion, se habia acordado pedir suspension de hostilidades en el territorio, para entrar en relaciones con el enemigo y capitular, segnn los deseos de las fuerzas que componian el regimiento. Acordado tambien poner esta resolucion en conocimiento del Gobierno y del Regimiento Jiguani.-Que las manifestaciones de los comisionados estaban comprobadas por las documentos que al Gobierno dirigen el coronel Sanchez, Jefe accidental de -la Brigada, y teniente coronel Luis Feria, que accidentalmente habia sustituido al primero en el mando del Regimiento. Que la comision Perez-Cali habia marchado enseguida conduciendo los pliegos que del Gobierno condujera el capitan Martinez y los que so refieren a los informes de dicha comision. Que cumplia con ]a sensible mision de poner en conocimiento del Gobierno Provisional, que el Regimiento de Santiago se habia manifestado por conducto de su jefe, el teniente coronel Quintin Banderas, exigiendo del Gobierno Provisional que le fuera permitido efectuar la capitulaion aagn antes de obtenerse noticias de la resolution de los otros Cuerpos.-Oida la manifestation del President, se via obligado por causa ajena j su voluntad, a suspender el Consejo. Se reuni el Gobierno nuevamente a las diez de la manana del dia 21 de Mayo de 1878, para continuar el Consejo que quedara n suspense el dia 19.-Despus de series considerations por parte de los miembros del Gobierno y de una dilatada discussion, se acord6 1o siguiente: Considerando: Que el Gobierno de la Republica al mandar al General Antonio Maceo al exterior en Comision, to hizo persuadido de que tendria por o menos el tiempo necesario para recibir sus informes acerea del estado de la emigration y proceder de acuerdo con ello; Considrando : Que el pueblo en general ha ejereido presion en el 'Gobierno, pidiendo celebre un tratado con el enemigo, principal y

PAGE 153

diretanente el Regimiento Santiago y parre de la Brigada do Holguin; Considerando: que a cousecuencia de esa presion el Gobierno se ha visto precisado a celebrar una entrevista con el General en Jefe del Ej*rcito enemigo, en la cual se ban obtenido concessions que aunque no mejoran de una manera sensible el tratado de paz por el que capitularon Camaguey, las Villas y part de Oriente, ban sido aceptadas por una grand mayoria del pueblo de la* Revolution, vindose el Gobierno compelido a no poder aguardar cuantos informes desearia de la emigration; El Gobierno Provisional resuelve : 1. -El Gobierno de la Republica desde este instante qUeda disuelto, devolviendo sus poderes al pueblo. 2.'-Comunicar esta resolution al General en Jefe del Ejrcito de la Repnblica y al Agente Oficial en el exterior. Asi terming el acto, firmando el Presidente y Secretario para constancia.-El Presidente, Manuel Calvar.-El Secretario, Fernando Figueredo Socarras. Las fuerzas fueron parcialmente capitulando en el punto que ms les convenia y en la formal que cada jefe crey mejor. En cuanto el General Vicente Garcia, su conduct fue como siempre, nebulosa; inicio, sancion y dio su conformidad a los actors del Camagney, para luego salir de alli y permanecer en las Tunas y casi puede asegurarse que estuvo sosteniendo conferencias y relaciones con los jefes espanoles hasta el moment de su capitulation que, segn su costumbre, hizo a su modo y manera, embareandose con unos eincuenta hombres a bordo del vapor Guadalquivir, para Saint Thomas, desde done se dirigio Venezuela. Por o expuesto anteriormente, se ve que la guerra, puede decirse, terming el 28 de Febrero de 1878.--La prolongacion en Oriente y Tunas no tuvo importancia militar, no verificandose ma's que dos o tres ligeros combates en Oriente ; en Tunas ninguno. La vida del Gobierno Provisional fue corta y precaria, viendose abandonado parcialmente por sus jefes, oficiales y soldados, que se presentaban aisladamente. El esfuerzo fue heroico, pero inntil, para contener al pueblo, cansado de una lucha larga y feroz. Hab a terminado la guerra 6pica; los que la sostuvieron se vieron abandonados de la mayoria de su pueblo, que peley sostuvo al Gobiern Espanol, y de las emigraciones, que en los inco anos nltimos no habian podido ayudarlos, ni con hombres, ni con armas, ni con narque. Aquel sufrido Ejercito que habia combatido diez anos contra

PAGE 154

la poderosa naci6n espaniola, al caer, pobre, extenuado y vencido, tio habga recibido de su pueblo otra recompense que amargas censures y desenganios. Los qu vieron la lucha escondidos en sus casas o ayudando al enemigo, los que no tuvieron valor para ocupar su puesto de honor en las horas de peligro, se convirtieron en sus jueces, mientras se aprovechaban de las ventajas obtenides. Por to menos, los combatientes obtuvieron la libertad de los esclavos y demostraron al mundo que el pueblo cubano no era el indolente que creian, sino un pueblo sobrio, tenaz en sus propo'sitos y con aptitudes para la guerra. EU General Martinez Campos fue para los cubanos un amigo : humaniz6 la guerra, moraliz6 al Ejereito espaniol y con su politica honrada terming una guerra que no 'pudo acabar eI formidable ejereito empleando el incendio, la lucha sin cuartel, el crimen y la ferocidad llevada al limite. Se supo captar el General Campos el respeto de los espanoles, por sus victorias, y se hizo querer de los cubanos por su honrado proceder. Si Espana lo hubiera podido sostener mais tiempo Como Capitain General, tal vez Cuba hubiera tenido un regimen ma's liberal y justo, y la segunda guerra 6 se hubiera retrasado mucho o tal vez no se hubiera realizado. De una Carta del General Martinez Campos, feebada en Manzanillo el 25 de Julio de 1895, entresaco estos pensamientos que pintan su caracter y su politica : "Los eabecillas principales dan muerte 6 todos los correos, pero tienen una generosidad fatal con los prisioneros y huidos nuestros." "No puedo yo, representante de una naci6n cult, ser el primero que de el ejemplo de crueldad a intransigeneia. Debo esperar a que ellos empiecen."

PAGE 155

EL LIBERALISM Al terminarse ra guerra en 1878, ces6 en-el cargo Como Gobernador General el General Joaquin Jovellar y Soler, el 18 de Junio de 1878, sustituyendole el hasta entonces 'General en Jefe del Ejercito, General Arsenio Martinez de Campos. La situation era penosa; el pals arruinado tras larga lucha sostenida durante diez ailos, y el Ejercito cubano que volvia a la via civilizada en la mas complete miseria. Verdad era que en los primeros meses existia una atmosfera de concordia que alimentaba el ejemplo y el deseo del General Martinez Campos, que aprovechaba y conseguia algunos auxlilios de Espafia y tenia el deseo de organizar la vida political. Eso no era Cosa facil,.porque el element cubano esta ba retraido; el revolucionario, para justificar su conducta al hacer la paz y desvanecer las calumnias de sus enemigos hacia to mismo ; el elemento pacifico, el que vio la guerra desde su casa, retraido tambien, porque ann le duraba el susto y ademas porque no tenia confianza en las promesas de los espanoles, a pesar del lema del General Campos, "olvido de lo pasado', y su conduct como Capitan General, a n seguia escamado. Este hacia esfuerzos increibles por formar un partido de oposieion, porque, segun decia, no podia existir vida politica mientras no existieran los dos partidos; el partido espafnol se bautizo con el nombre de Partido Conservador; los eubanos debian formar el Partido Liberal; lpor quin tomaba la iniciativa para formar est(e? No habia quien quisiera cargar con la responsabilidad. El General Campos llamo a Spotorno, Marcos Garcia, Luaces y otros, para que se pusieran al frente. Ademas, haba un element espanol, liberals de buena fe, con quienes se podia contar : Perez de Molina, Conte, Cepeda, Manuel Linares y otros. Al fin surgio el partido, fraccionado en Liberal y Liberal Nacional, a cuya cabeza estaba Miguel Figueroa; se reanieron, y fu su organo en la prensa el periodic El Pais, a cuyo frente se puso Perez de Molina, apoyado por el elemento intelectual cubano, formando un-nuleo respetable muchos de ellos por sus antecedentes y Fotros por su posicion a inteligencia. (El nucleo result fuerte y respetable, venian a ser los representantes de aquellos eubanos que Como Pozos Dulces, Suzarte, Armas y otros, lucharon antes de la guerra por las reforms, reforzados por un elemento revolucionario; pero nacio timido, defecto que conservo siempre, mientras subsistid; organize su Junta Directiva y comenz6i sn organization, que llego a ser bastante completa.

PAGE 156

Si hubieran teniao ms resolucion y echo declaraciones radicals desde el principio, habrian realizado un gran bien ; cosa facil, una vez que era Martinez Campos el Capit n General y aprovechando Que en aquellos momentos el elemento espaniol intransigent estaba obligado Sesconder sus malas manias. Los liberales tuvieron su vicio de origen en que el elemento director, aunque cubano de sentimiento, creia que era impossible derroear el dominio espanol y esperaba que ayudando al Gobierno lealmente, obtendrian de Espana un regimen de justicia y de libertad por miedio de la evolucion. El pueblo, las masas, se sentian francamente revolucionarios, y de ahi surgia la doble politica que tendrian que hacer, espanoles ante el Gobierno; cubanos ante su pueblo. Por desgracia, los espanoles reaccionaron pronto. Martinez Campos, aunque no to manifestaron, no les convenia, y lograron que su mando fuera tan corto que no pudiera implantar una organizacion liberal, asi es que ya el 5 de Febrero de 1879 fuera llamado a Espana, dejando interinamente en el mando al General Cayetano Figueroa y Granado, el que el 17 de Sarzo de 1879 era sustituido por el General Ramon Blanco y Erenas. Era un hombre adicto al General Martinez Campos, y venia con. el proposito de continuar la politica de 6ste; pero le faltaba el tacto y las eorazonadas de su antecesor. Con el nuevo regimen volvieron algunos emigrados; muchos jefes revolucionarios se fueron al extranjero, done, en medio de sus miserias, soaban con emprender de nuevo la lucha. Entre 6stos estaba Calixto Garcia, que desde as prisoners de Espana se haba dirigido a New York, y empezado a trabajar; poniendose en relacion con gente de Cuba, entre las cuales era grande el descontento. En la Habana, Marti y Juan Gualberto Gomez conspiraban, pero con poco acierto, y fueron descubiertos pronto por el General Blanco, que los desterr6 de nuevo. Blanco mando a Santiago de Cuba al sanguinario General Camilo Polavieja, el que con sus suspicacias foment la rebelion en vez de aplacarla, desterrando indebidamente a la conspiracion. El 26 de Agosto de 1879 se sublevan dentro de la ciudad de Santiago de Cuba, Jose Maceo y Quintin Banderas, comprometiendo y arrastrando contra su voluntad a Guillermo Moncada ; secundan el movimiento Jiguani y Bayamo; los sigue, aunque flojamente, las Tunas; en Guantanamo fracasan y desde Jamaica Mlega poco despues Benitez a Bayamo, con animo de pasar Camagney. En las Villas se sublevan Serafin Sanchez y Carrillo (Francisco), y los secunda Emilio Nanez. Antonio Maceo, que estaba en Jamaica, nada hace, y Calixto

PAGE 157

Garcia tropieza con tantos inconvenientes, que le hacen Ilegar tardie, pues cuando to efect ya casi estaba muerta la Revolucin, debido a que a esta le faltaba un jefe reconocido por todos que se pusiera al frente. Por fin puede Ilegar Calixto Garcia, en Abrit de 1880, con un corto nnmero de hombres; no logro ponerse en relacion con los otros jefes de Oriente, que estaban ya medio cogidos en la celada que les tendio el falso e innoble Polavieja. Jose Maceo, Guillermo Moncada y Rabi, nunca llegaron a estar de acuerdo : Benitez, que llego a Camagiiey, no pudo sostenerse en aquella region, donde el pueblo to rechazo, y vino a morir en Bayamo, entregado a los espanoles. Calixto Garcia, acampado en la Maestra, ve morir poco poco a sus companies: Jose Medina y Johnson en la Sierra; Pio Rosado y el italiano Artanza, fusilados en Bayamo, y Ramon Gutierrez, en Manzanillo; eg, con dos companies mas, vaga por el Llano de Bayamo, hasta que, estenuado, por conducto de Esteban Estrada, se pone al habla con el General Varela (dominicano), y poco despues salia de nuevo desterrado Para Espana. Carrillo y Sanchez capitulan en las Villas; afortunadamente para ellos, los jefes de Oriente van capitulando parcialmente, engarados vilmente por Polavieja, que les ofrece embarcarlos para el extranjero; pero biens pronto tuvieron el desenganio: el Fernando el Cat6lico los trasbord6, en alta mar, del barco que los conducia, y fueron, despues de despojados, conducidos a los presidios de Africa. Polavieja y Pando, despues de asesinar a muchos, poblaron los presidios de Africa.-Nnez, preso mas tarde, fu6 Ilevado al castillo del Principe (Habana), y poco despues paso a los Estados Unidos. Asi terming la que se llamo Guerra Chiquita. El pueblo, que habia visto con indiferencia la intentona, qued6 postrado y casi convencido de su impotencia para conseguir la libertad. El fracaso de 1880 hizo perder la fe a muchos cubanos; los esparoles creyeron que el pals estaba completamente vencido y que podian cometerse todos los crimenes y todas las conscupicencias; dejaron caer las caretas; dejaron ver el desprecio que les inspiraban los liberates, y establecieron el robo Como base de la administracion, inundando a Cuba de empleados venales, testaferros de los Ministros, con quienes compartian los robos. El Banco Hispano Colonial y la Deuda de Cuba fueron los dos manantiales con los que se formaron gran. des fortunas en Espana. La situacion economica no podia ser peor, y el pals, estenuado, tenia que sufrir presupuestos de 40.000,000 y alguno hasta. de 42 miIlones de pesos. El Gobierno llego it creer su dominio seguro y dejo regresar a algunos de los que estaban en los presidios de Africa. El pals parecia star tranquil; las zafras iban siendo mayors; Camagey se reconstruia y en Oriente se empezo a vivir.

PAGE 158

Los. Capitanes 'Generales se sucedian sin traer nada nuevro. Ellaco fue relevado el 28 de Noviembre de 1881, por el General Luis Prendergast y Gordon, y 6ste el 5 de Agosto de 1883, por el General Tomas de Reina y Reina, interinamente, hasta el 28 de Septiembre de 1883, en que se hizo cargo del mando el General Ignacio Mlaria del Castillo. El President de Honduras, Mario A. Soto, acogi benevolamente a los jefes .cubanos Mximo Gomez, Antonio Maceo y Rafael Rodriguez; consiguieron a su lado buenos puestos y mas tarde facility a G*mez dinero para un nuevo intent; Gomez y aceo van los Estados Unidos, done se les reune Marti; pronto se divisa el fracas, el dinero gastado sin 6xito y se ve muerto el movimiento sin haber intentado nada en Cuba, perdiendose por completo las esperanzas. En el extranjero solo quedaron algunos impenitentes; Juan Fraga, al frente del "Club de los Independientes'". Tan visible era la paz, que el Gobierno epafiol creyo poder abrir la mano y dar algunas reformas, para acallar las reclamaciones de los liberates, a pesar de los esfuerzos de los conservadores por evitarlas. Los liberates fueron cobrando brios, y la pasivididad del Gobierno los fue alentando; sus brillantes oradores, en las reuniones politicas, sembraban la semilla cubana, que habria de germinar revolucionaria; inconscientemente preparaban la revolucin, pues para buscar el apoyo popular tenian que dar en sus discursos, si querian obtener aplausos, notas cubanas. Los Diputados a Cortes que iban a Espe5a, a pesar de sgs brillantes cualidades, volvian desalentados y perdidas las esperanzas. El Partido Liberal, haciendo un supremo esfuerzo, se declare ranaamente autonomista. Resueltos a apoyar al Gobierno Espanol, jams fueron credos, y sus pueriles manifestaciones de patriotismo nunea produjeron effect alguno; la conduct ambigua que seuian era la causa; enemigos de la Revolucion, vestian sus colors, y en sus discursos y trabajos dejaban ver al pueblo un mas alla que los hacia populares (las esperanzas sin ocaso.) Aqui no hubo nuna mas autonomistas que los de la Junta; las mass populares fueron siempre separatists, aunque el temor la guerra, por un lado, y la falta de recursos por otro, los obligaba ocultar sus deseos; los autonomistas, sin darse cuenta, trabajaron la Revolucion, que de buena f6 trataron de combatir y matar; ciegos, olvidaban la Historia de Espana y esperaban de ella justicia, o torpes, estaban dispuestos a sufrirlo todo antes que arrostrar los peligros de la guerra.

PAGE 159

-157Se sucedian los Capitanes Generales, sin nada notable; el mismo regimen, los mismos vicious y la misma explotacion de la colonial. A Castillo o releva, en 8 de Noviembre de 1884, el 'General Raoon Fajardo e Izquierdo, y a 6ste, en 25 de Marzo de 1886, el General Emilio Calleja C Isasi, a quien sustituye en 25 de Julio de 1887, el General Gabriel Sabas Marin y Gonzalez, hasta el 13 de Mlarzo de 1889, en que llega el General Manuel Salamanca y Negrete, precedido de rumores poco favorabes. La situacion que encontro puede reasumirse en estos renglones. Sin exagerar, podia decirse que la desmoralizacin habia germinado de tal manera, que tenia pervertido el sentido moral del pueblo. Asumfan la representing de Cuba, no los mas aptos y meritorious, sino los mas audaces o los mas cinicos. A las defraudaciones al Estado, que no se ocultaban, se les decia fltraciones: era o abnormal y.se hacia gala de ellas. El contrabando era cosa tan corriente, que lo realizabans quienes repuguaba. Los capitals se hacian en gran escala, por medio de desfalcos enormes en el Ejreito, en la larina, n las Aduanas y en la celebre Junta de la Deuda. No hay en este period otro echo simpatico que la total abolicin de la esclavitud, que se habia venido verificando paulatinamente ; aunque su muerte estaba prevista desde que en el Zanjn el Gobierno r*onoci6 Como libres g los negros revolucionarios, conservando esclavos a los que le habfan sido leaves. El General Salamanca remove el cieno de la Administracin, encausando a various jefes de voluntaries y altos funcionarios de la Junta de la Deuda, paralizando con esto los frauds escandalosos que se venfan verificando; pero esto terming pronto con su muerte, ocurrida el 6 de Febrero de 1890. La rapidez de su muerte llamo la -atencion, y entry e el pueblo circular la version de que habia sido envenenado. Ocup su lugar, interinamente, el General Jos6 Sanchez Gomez, que fue relevado el 6 de Abril de 1890 por el General Jos6: Chinchilla y Diaz de Onate, cuyo mando fue corto, pues el 20 de Agosto de 1890, tom6 posesion del puesto el de triste recordacion General Camilo Po= lavieja y del Castillo. aEl malestar politico se hacia sentir de una manera general; la intransigencia de los espaoles aumentaba a que las reclaiacio nies de los liberales, apoyadas por sus diputadosen. las Cortes,'iban siendo oidas y obteniendose ventajas; como en veces -anteriores, el..Go biierno hacia ofertas que no cumplia, y. estos desengai os, traian como consecuencia que el pueblo, perdida la fe 'en lograr -algo p5rlas luenas, pensara que habia que apelar al recurso supremo : la guerra. Las cosas se iban poniendo de tal manera, que el General Polavieja, al entregar el mando el 20 de Junio de 1892, al General Aleandro Arias, le anunciaba peligros de prxima tempestad.

PAGE 160

-158ILa verdad es que las reformas de Maura y su fracaso colmaron la media de la paciencia del pueblo cubano. No se cream, por esto, que tenian gran importancia; pero, en fin, era algo inicial en el camino que el pals ansiaba, y en aquella apoca, entre otras cosas, publicamos en el periodico La Dacha. Tarde y mal ; esto se le puede decir al joven Maura, quizes uno de los ministros en quien se habian fundado mejores esperanzas. Ha tenido el acierto de disgustar a los conservadores y desagradar a los liberates. Ha demostrado que tiene'en sus venas la sangre de don Quijote; pero no saco nada de la burda sagacidad de Sancho." Y terminabamos diciendo : "Con reformas o sin reformas, seguiremos ain to mismo; siendo la libertad individual un mito y el derecho una palabra que se very en el diccionario, pero que no se podra ejercitar nunca.'' .Seguira 6sta siendo la tierra del componte, del caciquismo, de los chocolates y de los emprestitos impalpables para el pueblo que les paga. Seguiran muertas nuestra agriculture y nuestras industries, a pesar del esfuerzo de nuestros agricultores e industriales ; seguirin nuestros interests supeditados a la avaricia de los exploradores de siempre ; seguiremos pagando crecidos impuestos para satisfacer las necesidades de la nube de empleados que nos devora y de empresas enriquecidas con el fruto de nuestro trabajo; seguiremos sosteniendo un ejereito innecesario y que ma's figura en numeros que en realidad; seguiremos sosteniendo una marina lujosa y sin barcos; un arsenal costoso, pero en el cual no se trabaja; seguiremos sosteniendo un Gobierno, casi tan caro como el de los Estados Unidos; seguiremos sufragando gastos nacionales, y esto nos sucedera con reformas y sin reformas, a pesar de los desvelos del joven Ministro.'' "De nada servira el estudiar estas, pues nuestras quejas son demasiado debiles para ser atendidas ; pero sirvan. al menos para probar que no hemos tragado el anzuelo, que el engafno ha sido conocido a tiempo, y que si nuestra debilidad nos obliga a aceptar to que quiere el amo de la tierra, nos queda ann el criterio suficiente para conocer to que nos conviene." No eran nada, pero el no establecerlas acabo por formar la opinion, y asi como la decepcion sufrida con los comisionados que fueron a Madrid trajo como consecuencia la revolucion de 1868, la falta de no establecer las reformas de Maura deberia traer comio consecuencia necesaria de la desesperaeion : ]a guerra.

PAGE 161

_159-JOSE MARTI El malestar que se sentia en el pals habia repercutido en el extranjero, donde las emigraciones se reanimaban. El "Cub de los Independientes ", que presidia Juan Fraga, se vigorizaba ; los emigrados de Tampa y Key West se agrupaban y organizaban varios Clubs. Llamado Marti a Tampa, habla y da principio a recoger dispersos; acude a la cita que le dan varios jovenes, entre ellos GualterioGarcia, es acogido con entusiasmo y surge la idea del Partido Revolucionario Cubano, que va a formar el nuevo Apostol. En New York, Marti da vida a la nueva idea en el "Club de los Independientes" adquiriendo gran ascendiente ; a su voz surgen nuevos Clubs, organizados sobre las bases del Partido Revolucionario Cubano ; bases que habian sido mandadas desde Key West, y que todos aceptan. En el afio 1892, puede decirse que naci6 y se organize el Partido, que surgio con organizacion completa, provocando extraordinario entusiasmo. Se Crean Cuerpos de Consejo en varias localidades, se da principio a las colectas y se establece una contribucion fija. Se nombra una Delegacion en New York, Para formarla Jose Marti como Delegado; Benjamin Guerra, Tesorero y Secretario Gonzalo de Quesada. Tan ripida e imprevi:,ta fue6 la organizacion, que en los primeros momentos se le dio poca importancia, juzgindola la mayoria como upa locura. Marti se multiplicaba: a todas parties acude; su palabra facil gana simpatizadores, que le obedecian ciegamente, sin preguntar el us de los fondos, ni la indole de los trabajos. El hombre personificaba la empresa, y la confianza en el era ilimitada. Salen Para Cuba, Gerardo. Castellanos y otros emisarios, a explorar los animos. Los primeros resultados fueron poco satisfactorios. Habia elementos dispuestos, Pero exigian que se pusieran al'frente Maximo Gomez 6 Antonio Maceo. Marti era poco conocido entre la gente de la Revolucion, y no les era simpatico ni tenian fe en el; a su vez, l tenia contra ellos sus prevenciones, y prefiri dejarlos a un lado. Con Roloff y Serafin Sanchez se puso de auerdo en Key West, y en Oriente con Angel'Guerra con los herianos Sartorius; Miro y otros, a quienes la impaciencia y falta de prctica precipitaban sin base alguna, y ain asi pretendian adelantar los success. Era Marti un hombre notable y de condiciones excepcionales tenia alientos para concluir como un loco 6 como un heroe, y terming

PAGE 162

-160-mejor de to que el habia soiado : como heroe y soldado, cayendo en medio del combate, en el fragor de la pelea, con el ruido que sirve de salva a los heroes y a los buenos. Era pequeiio de cuerpo, delgado; tenia en su ser encarnado el movimiento; grande y vario su talento, vela pronto y alcanzaba mucho su cerebro; fino por temperamento, luchador inteligente y tenaz, que habia viajado mucho, conocia el mundo y los hombres, siendo excesivamente irascible y absolutista, dominaba siempre su caracter, convirtiendose en un hombre amable, carinoso, atento, dispuesto siempre a sufrir por los demas, apoyo del debil, maestro del ignorante, protector y padre carinoso de los que sufrian ; aristocrata por sus gustos, habitos y costumbres, llevo su democracia hasta el limite; dominaba su caracter de tal modo, que sus sentimientos y sus hechos estaban en contraposicion; apostol de la redencion de la Patria, logr6 su objeto. Era muy nervioso, un. hombre ardilla ; queria andar tan deprisa como su pensamiento, to que no era posible. Subiay bajaba las escaleras, como quien no tiene pulmones. Vivia errante, sin casa, sin banl y sin ropas; dormia en el hotel ma's cercano de donde le cogia la noche o el suefio; comia donde fiiera mejor y mas barato, ordenaba una comida admirablemente y sin embargo comia poco; dias enteros se pasaba con vino Afariani; conocia los Estados Unidos y a los americanos como ningnn cubano; queria agradar a todos y tenia la mania de hacer conversiones, asi es que no le faltaban desengaiios. Era un hombre de un gran corazon, que necesitaba un rincon donde querer y ser querido. Tratandole se le cobraba carino a pesar de ser extraordinariamente absorvente. .El xito de Marti fu6 tal, que a fines de 1892, ya el gobierno espafol se preocup y empezo a tomar medidas para 0ombatirlo. Su politica la fue desarrollando en sus discursos; se mostr6 benevolo con todas las clases sociales de Cuba, menos con los hombres de la guerra anterior, juzgindolos con ligereza y apasionamiento;: estuvo durogy agresivo con ellos y su pensamiento lo condense en la frase "los pines nuevos y los pinos viejos.' A consecuencia de ese discurso escribio Collazo a Marti una carta rechazando o injusto del cargo y rebatiendo sus arguments con dureza._ El incidente; que tome caracter personal, terming en los preliminares. Pero poco despues,.en. el ano 1893, hizo M\arti .un. viaje a Santo Domingo,. y puesto de acuerdo con ;Gomez, 6ste public una Carta dando su conformidad al movimiento;desde ese moment el: antiguo elemento revolucionario comenzo a tener f6: El desarrollo 'de la conspiracion habia sido sorprendente en el extranjero; en cambio, en el interior de la Isla, habia sido lento, torque inspiraba poca confiauza, y sus primeros intentos habian fracasado.

PAGE 163

-161Angel Guerra, que sali6 comisionado de Holguin para ver a Marti, se enemist6 pronto con 6ste; los emisarios de Serafin Sanchez, que fueron a las Villas, solo produjeron alguna excitacion; en Camagey fue igual; en Occidente no habia nada; solo en Matanzas un pequeno grupo, por propia iniciativa, habia emprendido algunos trabajos. Reunidos en el hotel Roma Pedro Betancourt, Dominguez, Joaquin Pedroso, Juan Gualberto Gomez y Enrique Collazo, resolvieron *nandar al primer a New York para que se avistase con Marti, dndole cuenta de lo echo, obtener recursos para dar mayor impulses y entrar en el concerto general. A su vuelta, trajo instrucciones para aquel grupo, que se puso de acuerdo con el doctor Marrero, que venia trabajando en Jagiey Grande. El trabajo en la Isla tom6 pronto gran increments; la exaltacinn en algunos punts hizo que se dieran en el extranjero noticias exgeradas, y como el malestar era grande, se dio lugar a intentonas conio la de Purnio (Holguin), donde un aviso dado desde Sancti Spirittus, por un agent de Marti, hizo lanzar a los hermanos Sartorius a un fracas por fortune poco sangriento. Los exagerados informed de Zayas y la gente de Cienfuegos, hicieron que Marti mandara a, Ezquerra y a, Hernandez, y se provoc6 el fracas de Cruces. E'stos golpes en vago producian dos efectos perjudiciales Para la Revolution : envalentonaba a los espanoles, que veian en ellos la impotencia de los revolucionarios; a los liberales les probaba que ellos eran los que iban por buen Camino y los presentaban al Gobierno como 6xito de su political espanolizante cada fracas era para ellos una esperanza de triunfo. En cambio, en las emigraciones, la noticia del mal avibaba el deseo de aumentar el esfuerzo, despertando mayor entusiasmo; habia fe en el triunfo. Mientras tanto, se completaba en el extranjero la organization del Partido Revolucionario Cubano; se cobraban puntualmente las quotas; el Tesoro ubano aumentaba;,las emigraciones de Tampa y Key West daban un ejemplo notable de abnegaion y patriotism. A prinipios de 1894, el General Maximo Gomez, llamado por Marti, sale de Monte Cristi (Santo Domingo), para New York. En Abril del mismo ano, de acuerdo ambos, se pone el 'General Gomez al frente de los trabajos militares de la conspiracion y en combination con los jefes de la pasada guerra, que debian iniciar el movimiento a, su debido tiempo _en cada localidad. Los Generales Roloff y Serafin Sancez, desde Key West, se en tendian con los hombres de las Villas; Maceo y Flor Crombet, desde az y -osa .ica, esaa a 8hal co. aos deOreSe enSai d Cb te S M t Ra.ae Poruodo y e e* eera u G~ezscmuir

PAGE 164

-162sportunamente con lasy Guillermo Moncada. Holguin y Tunas se entenderian con los jefe de Bayamo y Manzanillo. En Camagey se establecieron comunicaciones con Salvador Cisneros, Emilio Luaces y Enrique Mola. Las rdenes que se publican continuaion fueron traidas a la Habana por Charles Hernandez, que trajo tambien las de Camaguey, que fueron llevadas y entregadas personalmente por Jose Maria Trevino, que volvi* despues a la Habana. "Central Valley, Abril 12 de 1894.-Sr. Enrique Collazo.-Mi querido Enrique:-Mi silencio de tan largo tempo hasta ahora y que tal vez a raiz de tanta labor revolucionaria no tuviere explication satisfactoria para ti, no to dudes, era intentional. Tn me conoces y sabes que yo se ocupar mi puesto llegada la hora, y debia dejar a Marti, que 61. sin obsticulos ni estorbos realizara la obra estupenda de unifieacion y concordia de los elementos dispersos de fuera, que deben en un momento dado unirse con el elemento sano y dispuesto de dentro, para salvar a Cuba. 'A mi entender, ese trabajo esta ya terminado, y urge que entremos en el terreno de los hechos positivos. As, pues, Enrique, la Revoluion, "y esta es mi opinion", cuenta, en primer termino, con dos hombres en Occidente, de los que se encuentran en esas comarcas, que son to y Carrillo. Esta Pepe Aguirre, pero como yo conozco su carter exaltado, sera expuesto para el mismo saberlo la vispera, y no, debes, pues, sino comunicarte en absoluto con Carrillo. Pocas palabras. Arreglen y combines todo lo que puedan. Si necesitas armas, yidelas o mandalas a buscair, pues como ustedes son los que deben' asumir la responsabilidad de la introduction, es quienes toea estudiar y preveer toda ara ese caso. O si ta erees iue puedes conseguir algunas ahi mismo, aunque costasen ma's caro, hazlo, torque de ese modo queda m s garantida la seguridad. Tn avisar s de la suma que necesites y del modo o conduct de hacerla legagr a tus manos. Oye bie, pues esto -es 5o mas important De ningn modo deben ustedes mover una paja en Occidente, mientras los fuegos del Centro y Oriente, que yo mismo personalmente pienso dirigir, no les quite mucho enemigo de encima. Pero, b como nos salvaremos del peligro personal que conocemos, por mas quietos que nos propongamos estar con esa situacion encima ? De un modo sencillisimo : como en to plan y organization debe estar previamente previsto ese casd, debes tener prep arados' tres 6 cuatro homnbres -d Iconfianza, biieir armados, para que en el moment dado se cultiin en e campo, aunque para ello tengas que unire a Manuel Garcia. Esa situation de espera, que biens entiendo te sera angustiosa, debe ser pocd dniradera, y el estado de la comarca har concern la hora o el moment de haer sentir t presencia en el campo. Tomada esa actitud ya to demas tn sabes

PAGE 165

-163Como se hace, mucho danio al enemigo, procurando'recibir el menos posible. En cuanto a los metodos y modos, ni una palabra tengo que decirte; conozco muy a fonedo tu honradez y pundonor para que puedas tolerarte ningnn acto que quite honra y prestigio a la Revolucion y manche nuestro nombre. A otra Cosa : un dia, no to olvidar6 jams, en horas tristisimas de mi vida, me tendiste tu mano amiga, hoy se que estas mss pobre que entonces, allay, pues, te mando cuatroeientos pesos. Tu familia, cuando quieras y de un modo hibil, para que su salida no to haga sospechoso, haz si quiere que se traslade a Cayo Hueso, pues alli habra ordenes y medics para atenderla. Y cerrando 6sta con un abrazo, te quiere tu viejo General. -M. Gomez. Neesito que me accuses recibo de esta cart .Cambia la letra y firma Aguas Verdes.--Serafn Sanchez, en Cayo Hueso, es buen conducto. Yo estoy muy vigilado fuera.-Gomez. "Sr. Enrique Collazo.-li estimado amigo:-Con alegria grande cumplo hoy, por medio de la Carta adjunta, los avisos que de tiempo en tempo he enviado a used, en estricto acuerdo con el desarrollo del plan; seguro a la vez que, vigilante de success que sabia yo bien que a hora precise, la de la action cercana sin demasiada preparacion posible, habian de pasar por sus manios. De mi particular gusto en ello, y an dire que de mi part en ello, nsted tiene ya pruebas bastantes, aunque no llegue tal vez a entender todo el afecto y especial carifio con que veo 6sta puesta en usted. "Yo le dira que ustedesComo nosotros, me dijo una vez el General Gomez hablando sobre usted, usted to ha sentido ya y ve en mi un hermano." Cuanto dijese sobr-e otras cosas seria reduidante; y vadxplicado en la Carta adjunta, escrita de acuerdo con la Delegacin y por sta suscrita y confirmada. Debo solo regocijarme de que vea usted hoy, ya la certez a de prudencia, Concordia y division e trabajo con que en tan breve tiempo hemos llegado de tan pocc a tanto. Tenia usted razon por los enganios y cobardias de la epoca pasada, en temner que yo, en mi humilde porte, no fuese el hombre de verdad y'seicillez que soy, lino un llena paginas,.ambieioSo ysin inon a que era yo victim del patriotism inactive y de medios literarios, la obra y sana que hay que haer. Pero vea ahora la fuerza y terminara con que se unen sin un solo embozo, ni semilla de separacion future, los elements necesarios y que a used mismo pudieran parecer opuestos de la Revolucin.

PAGE 166

-164Ni en espiritu, ni en detalle, me separo un apice del vigor y la nobleza del General 'G6mez. Asi le envie a decir al anunciante, para calmar su duda natural, la situation proxima que hoy le va, la prueba. Con la fuerza de to hecho, puedo asegurarle que me empleo ahora mismo cuidando por la Isla y el mismo respeto a las vidas en ellas que he demostrado hasta hoy. Sigo viaje a cubrir mi trabajo verdadero y hacer de camino parte de el. Pero antes voy al Cayo a esperar repuesta de usted, que me puede ir por el portador de 6sta, y aguardo con la natural impaciencia. Por otra mano los 400 pesos que le anuncia el General, y aqui incluyo order al portador por 75 pesos para que sin peligro a que estaria hoy expuesta cualquier comunicacio'n mia por portador al Camaguey, envie usted por mano en primera via, esta carta del General y mia al Marques. Aqui he aguardado hasta dar con hombre totalmente seguro; pero 6ste no tiene razon-natural para seguir al Principe. Usted escogera alli bien "su mensajero, para mayor tranquilidad de usted y para el exito de los labores; debo decir a usted que de ningun modo intervendre, ni en cosas de accion, armas, etcetera, me he permitido intervenci6n anterior en la organization que ahi desea usted darse. Las personas todas que a mi hayan venido, recibirin recado de ponerse las 6rdenes de usted, y solo dar. ese recado a gente de toda seguridad. De Matanzas, B, y D. (Betancourt y Dominguez) piden sin cesar armas, sin que hasta hoy vea yo medio cierto de su arribo, ni creo debo obrar en esto aparte de usted, to cual les diri usted, que los conoce, si le parece bien decirselo, porque yo no usare con ellos el nombre de used si used no me autoriza. Used est alli y used conoce mejor los peligros que hay que obviar. Pero desearfa respuesta sore lo de Matanzas, 6 que used los called para que no crean desden 6 debilidad to que no es ma's que orden y disciplina. Deseo tambien su autoridad para hablar de usted a J. G. G. (Juan 'Gualberto G6mez. ) Para el miereoles pr6ximo de la entrante semana habre llegado al Cayo, y all desearfa hallar respuesta de used al General y a mi para seguir viaje. 061o me queda espacio para felicitarlo con calor por su publicaci6n goltima, que tan efiazmente contribuy6 .echar por tierra, en el instance de la arremetida, al nico enemigo que. verdaderamente tiene la felicidad de nuestra patria; la soberbia incapaz de esbs hombres timidos. Aguarda.impaciente y :carinioso noticias do usted,' su. amigo, Jose Marti.'' En vista de esas 6rdenes, Collazo pas6 aviso a Francisco Carrillo, que estaba en Remedios, para que viniera a la Habana. Reunidos am

PAGE 167

bos y Jose Maria Aguirre, se pusieron de acuei-do para Aar cumplimiento a las ordenes y activar los trabajos para la Revolucion. Jose Maria Aguirre vio a Manuel Garcia, el que se puso incondicionalmente a las ordenes de los comisionados, pidiendo un plazo para terminar sus asuntos. Por conducto de Eduardo H. Gato, recibi6 Collazo dos mil pesos oro am'ericano, que, reunido con Carrillo y Aguirre, fueron divididos en tres partes iguales. De acuerdo con Juan Gualberto 'Gomez y Pedro Betancourt, se empezo a. activar la compra de armas y parque, empleandose para Matanzas a L6pez Coloma y los Acevedo, los que debian entenderse con el doctor Martin Marrero. Aguirre salio para Cienfuegos a preparar el terreno; Collazo mand6 emisarios a Vuelta Abajo, que visitaran a Pinar del Rio, Bahia Honda y Cabanas, donde habia elementos dispuestos a coneurrir a la obra general. La conspiracion se habia tan a las claras, que no parecia fuese cosa seria; la policia perseguia a los ma's senalados, pero no encontraba rastro alguno, no habia reuniones, ni juntas, ni listas, tampoco habia denunciantes. Al General Alejandro Rodriguez Arias, que fallecio el 15 de Julio de 1893, le habia sucedido interinamente el General Jose Arderius y Garcia, y a 6ste el General Emilio Callejas e Isasi, el 3 de Septiembre de 1893. El General Calleja sentia la conspiracion, pero no pudo conseguir dato alguno en que basar una orden de prision. Convoc6 a Palacio una comision de jefes insurrectos, tratando de sondear la situacion, y se le expuso con franqueza el estado de las cosas. Marcos Garia le dijo: "Ai lealtad me oblige ser franco; el pals esta en tal situacion que no hay mais que dos caminos : o el Gobierno da la autonomia o viene la Revolucion." Callejas pretendio prender a J. Sanguily, Pepe Aguirre y Collazo, en la Habana, a Miro y otros en Holguin, y consult6 a Madrid. El Ministro Becerra le contest: "Si quiere hacer esas prisiones, para que.sean legalese, declare el pals en estado de guerra.'-Callejas no se atrevio a tomar esa medida. Las personas de posicion y los politicos autonomistas no _juzgaban que fuera cosa seria; los hacendados a quienes se habl, acogian a los mensajeros con burla o menosprecio, juzgandolos como locos o6 especuladores que explotaban la idea como medio de vivir. Con objeto de poner en conocimiento del Partido Autonomista la proxima revoluci*n, Aguirre y Collazo, por conduct de Ramon Pre

PAGE 168

Tr egjillo, pidieron Antonio Govin, Secretario de la Junta, una entrevista, que se efectu6, aplazando Govin la contestaci para ocho dias mas tarde. .La proposicion de los revolucionarios se coneretaba a pretender que el Partido Autonomista se disolviera al estallar la revolucion ; que si esto se aceptaba, se les iria poniendo al corriente de los progresos de la conspiracion. Nos parecio que a Govin no le disgust la idea. El Pais, en su parte de fondo, aprovech6 la destitucion del Alcalde de Cartagena y escribio en sentido favorable, pero bien pronto se declare claramente contrario y hasta dej eomprender que la combatiria. n consecuencia, en los peridicos La Igualdad y La Protesta atacaron a los autonomistas, poniendo de manifesto su cubanismo de. double y su espanolismode ocasion, y que no eran ni cubanos de veras ni espanoles sinceros. a En el extranjero creca el enthusiasm y aumentaba la fe en el exito; el obrero se quitaba el pan de la boca aumentar el caudal revolucionario, sin dudas y sin vacilaciones. El trabajo se habia con sigilo y puede decirse que solo Marti sabia to realizado. En el mes de Septiembre trajo 'Cato cinco mil pesos, que se entregaron a Betancourt y Dominguez en presencia de Gato, Juan Gualberto Gomez y Enrique Collazo; Como el primero pidio recibo, Collatco to firm y se to entrego. Esa cantidad fue destinada a Matanzas, y ceon ella se activaba la compra de armas y municiones, que se embarcaban por el ferrocarril de Bahia como efectos de ferreteria. Se compraron algunos para Vuelta Abajo que se remitieron a Santiago de las Vegas, La Guiira y Bahia Honda. Enrique Loynaz habia llevado armamentos al Camaguey, y despues de introducidas fueron entregadas al Gobierno y perseguido Loynaz, que a duras penas pudo volver al extranjero. La opinion en el Camaguey estaba muy dividida, como en todas partes. La juventud queria la guerra, pero los hacendados la combatian; Antonio Aguilera y Fabio Freire vinieron a la Habana a pedir que se reforzaran las guarniciones y se recogieran las armas que el General Gasco habia repartido para la persecucion de los bandoleros. En Oecidente crecia la excitacion; en Oriente el fuego estaba la-tente, pero tranquilos esperaban la orden; en las Villas estaban o mismo que en Oriente; en Matanzas, como conspiradores noveles, mostraban una impaciencia e imprevision capaz de ponerlo todo en descubierto. En Octubre el Gobierno espanol estaba perplejo, sentia la Revolucion; pero no habia podido sorprender nada. A principios de Noviembre, la impaciencia era grande. Moneada,

PAGE 169

desde Cuba, decia que la situaci6n era grave, pero que esperaria; Betancourt y Dominguez, en Matanzas, decian a Juan Gualberto Gomez que era impossible esperar; en cambio, de Manzanillo, Calvar y various duenos de ingenio pedian eA retraso hasta el 30 de Noviembre. Pero to grave venia del Camaguey, se nos dijo que Alejandro Rodriguez habia salido a entrevistarse con el general Gomez; que el pals no queria la guerra y que le pedian que no emprendiese nada. Se aseguraba que el General no vendria si el pals se oponia a la guerra. Las prorrogas que se habian venido dando sembraron la desconfianza; se temia, ademas, que el General Calleja empezase a render; la actitud del Camag *ey alarmaba mas, pues se temia que el General Gomez, en vista de esas noticias, desistiera. Por indicaciones de Aguirre y Collazo, se nombr Jefe de Oc6idente al General Julio Sanguily; y con el objeto de que se entrevistara con el General Gomez y con *arti y le pintara a ambos la situation desesperada de los conspiradores y la imperiosa necesidad de apresurar el golpe, pues parecia imposible que se pudiera esperar ma's; embarco Collazo para New York el dia 15 de Noviembre. Collazo se entrevist6 con Marti en Filadelfia, a donde 6ste le fu6 a esperar; dijo que cresa sSanto Domingo, pues estaba esperando un emisario de Maximo Gomez con plenos poderes, para resolver ; que 61 apresuraba el trabajo todo to posible. Pocos dias despues llegaba el apoderado de Gomez. Era este el Brigadier Jose Maria Rodriguez (Mafia). Este nos dijo que el viaje de Alejandro Rodriguez habia sido en valde, que el General Gomez estaba resuelto a venir a Cuba y que 6l tenia autorizacion para resolve en el acto. A la salida de Collazo, era Juan Gualberto Gomez el intermediario; las cartas de este eran apremiantes, explicando to dificil de la situacion; pero en cambio,, las de Julio Sanguily, en Diciembre, bran mas que apremiantes ; las de Enero primero eran definitivas : "venga en el acto la orden para sublevarnos, o habra que desistir ; es imposible esperar ms'; ademas, nos comunicaba Juan Gualberto, con sensatez y calma, el estado tirante y el peligro de fracasar por el retardo, y terminaba diciendo: maddenn la orden a Sanguily'; comuniquenselo asi a Marti. Mayia Rodriguez y Collazo nada haban preguntado a Marti, para dejarlo en completa libertad de accion; veiamos la actividad desplegada por el y aquel trabajo constante que to traia siempre en movimiento; pero juzgabamos que las cartas de Cuba eran veridicas y que el retard era un grave peligro, y asto participation a Marti. Desde fines de Diciembre, Collazo y Rodriguez habian ido a Jacksonville, donde, por orden de Marti, permanecian 'escondidos en el hotel "Duval', sin saber absolutamente nada, pues no habian que-

PAGE 170

rido preguntar a Marti, que era el nnico que sabia sus planes, puies tanto Benjamin Guerra como Gonzalo de Quesada to ignoraban todo tambien; todo era de Marti. A los seis dias de estar en Jacksonville, vimos llegar a Marti, pero sin acercarnos a e; s Slo le pudimos engender: "malas noticias; esperen en el hotel." Como a medio dia lleg6 Charles Hernandez, manaado por Marti, para deeirnos que todo habia fracasado, y que tanto el como los que le-rodeabamos estabamos expuestos a today case de peligros, que se necesitaba ma's prudencia; que permanecieramos en el hotel escondidos hasta la noche, en que nos veriamos en el hotel Travellers'', donde el estaba, y que to acompanaban Charles Hernandez, Enrique Loynaz y Tomas Collazo. Tanto Rodriguez como Collazo nada sabian de to ocurrido ; se creyeron culpables por no haber intervenidos en los hechos; y a pesar de la ordes no esperaron y fueron a ver a Marti al S''Travellers'. Lo encontraron presa de una excitaion nerviosa tremenda ; su escaso polo, erizado; sus ojos, hundidos, parecian proximos m llorar: parecia loco; solo decia: "yo no tengo la culpa.'' Cuando los vid entrar, se hech6 en sus brazos ; su dolor era tal que logs recien llegados, al ver su estado, comprendieron que algo muy grave ocurria y no tuvieron fuerzas para preguntar nada; solo atendieron a tranquilizer a Marti y darle animo; las muestras de simpatia 1o calmaron; al fin dijo: "todo se ha perdido; pero tengamos esperanzas; no abandonaremos la empress acometida con tanta decision.' Preocupabale a Marti el efecto que la noticia del fracaso haria en el General Gomez, y que pudiera negarse g venir a Cuba en malas condiciones. Tanto Rodriguez como Collazo aseguraron que el General Gomez vendria a Cuba, cualesquiera que fueran las condiciones. Todos ls presented hicieron a Marti ardientes protests; a trabajar de nuevo, fu la voz general. Poco despues llegaba Horacio Rubens, el amigo leal de los cubanos en la desgracia, y Gonzalo de Quesada; la vista de estos amigos acabo de hacer reaccionar a Marti. Quesada, en nombre de su madre politica, ofrecio dar todas las fianzas necesarias; Rubens puso a disposition de Marti sus servicios como abogado; la llegada de stos cambio el estado de los nimos ; no habia dinero, pero Quesada to buscaria en las emigraciones del. Sur de los E. U. y Marti en Mejico; pero los que estaban en Cuba no podian.esperar, y ademas, tampoco se podia decir la verdadera situation del Partido Revoluciouario Cubano, torque temiamos la ruina total del proyeto. El caso era grave; pero no desesperado. Era precise burglar a polieia americana que nos buscaba; sacar

PAGE 171

a Manuel Mantilla y a Patricio Corona, que habian sido sorprendidios en el vapor Lagonda, y a quienes sac y escondi6 Charles Hernandez. La policia vigilaba algunas casas cubanas. -Por fortuna, Marti y sus companieros eran poco conocidos. El mismo dia salian Marti, Rubens, Quesada y Jos Maria Rodriguez para New York; Mantilla y Corona habian salido anteriormente; Loynaz, Charles Hernandez y Enrique y Tomas Collazo salieron para Tampa esperar ardenes de Marta.

PAGE 172

E9L FRACASO DE FERNANDINA Existian en el extranjero tres grupos organizados ,y esperando ordenes. En Key West, Roloff y Serafin Sanchez; en Costa Rica, Antonio Maceo y Flor Crombet, y en Santo Domingo, el General Maximo Gomez. Todos contaban con el personal necesario. El moment no podia ser mejor fijado. El Gobierno espanol, confiado, creyendo en la debilidad a inercia del pueblo cubano, los trabajos revolucionarios en el extranjero no le inspiraban temor; crean que eran farsas para explotar a los tabaqueros de Key West y Tampa; para ellos Marti era un farsante o tun loco, y Gomez un viejo ambicioso ya inutilizado por la edad. Si el proyeto se hubiera realizado, la revolucin hubiera sido un huracin que en plazo corto hubiera acabado con el dominio espanol. Se contaba en Oriente con Guillermo Moncada y Maso, unidos con las fuerzas de Holguin ; deba, adems, desembarear una expedicion mandada por Antonio Maceo ,y Flor Crombet. El General Gomez con Marti, Jose Maria Rodriguez y Collazo, llevando de Santo Domingo 300 hombres, desembarcaria en Santa Cruz del Sur (Camaguey), que estaba rehacio. Roloff y Serafin Snchez saldrian de Key West con una expedicion, a desembarear en las Villas. Simult*neamente, por tres puntos distintos, surgira la Revolucion; Occidente se levantaria al sentir el fuego en Oriente y Villas, Mandandolo Julio Sanguily y Jose Maria Aguirre. Para realizar esto, Marti se habia puesto al habia con Mr. Borden, Consul Espanol y comerciante en Fernandina, con muelles y almacenes propios ; al debia ser el fletador de los barcos y el embarcador. Fleto tres yatchs de recreo, el Lagonda, el Amadis y el Baracoa; habian sido contratados para viajar por el Golfo de Mexico, conduciendo trabajadores y tiles de agricultura a grandes fincas que se iban a fomenter; el parquet, envasado Como barriers de clavos, y las armas Como arados y 'tiles; todo estaba depositado ya en los almacenes de Borden. Maceo habia mandado a Patricio Corona, que unido a Manolo Mantilla, llevarian el Lagonda a Costa Rica; Roloff y Serafin Sanchez designaron a Lopez Queralta para llevar el Amadis a Key West ; Marti, Rodriguez y Collazo llevarian el Baracoa a Santo Domingo ; los fletes estaban pagados; los capitanes creian llevar trabajadores que iban a tomar a los punts designados; una vez tomados stos, se dirigirian a las supuestas fincas. Cada Jefe de grupo llevaria dos mil pesos, y cuando tuvieran que hacer rumbo a Cuba, se les pondria este dilema a los capitanes :

PAGE 173

"VYamos a Cuba; si usted nos lleva, tiene aqui dos mil pesos de prima; si se niega llevarnos, nos haremos cargo del barco y no daremos nada a usted." El Lagonda estaba ya cargado en Fernandina, teniendo a su bordo a Corona y a Mantilla (Mr. Martells). H~abiamos llegado al dia fijado, el barco debia salir ese dia, al llegar Marti a Jacksonville. Nada se habia traslucido aim y estabamos listos; dos dias ma's y los tres barcos estarian ya navegando; el 6xito parecia asegurado. Casi a la misma hora que lleg6 Marti, al salir el Lagonda, fue detenido por las autoridades; la tripulacion trato de botar el cargamento; Corona y Mantilla desembarearon y se escondieron. La orden de detencion fue tambien para el Amadis y el Baracoa, que llegaban el mismo dia. Detenidos los barcos, se embargaron las armas que tenia Borden. Todos los gastos estaban pagados ; el esfuerzo habia agotado el Tesoro Revolucionario; solo quedaban seiscientos pesos. El fracaso era total; la Revolucion pareefa muerta. Rubens empezo sus trabajos el mismo da. Quesada dio las fianzas; sin desfallecimientos comenz el trabajo de nuevo, con actividad y ardimiento. La causa fu6 sencilla; al explicar Marti a Lopez Queralta la forma en que debia llevar el Amadis, este se nego a ir en esas condiciones, diciendole a Marti : Tengo un capitan que me lleve sabiendo a to que va; esti hablado y dispuesto." "Esto no to sabia nadie--le dijo Marti;-ha hecho mal en confiarlo a alguien sin. advertirmelo; pero ya el mal no tiene remedio. Vamos a ver al capitan. Este era corredor y habia hecho uno de los fletamentos. Aviso al dueno del Amadis; 6ste dio part al Gobierno y a su vez al Ministro Espafiol; el Gobierno americano procedio a detener los barcos. Esa fu6 la causa del fracas. Nos quedamos sin barcos, sin armas y sin dinero en los momentos en que de Cuba exigian el alzamiento inmediato; el plan trazado no podia realizarse, nos faltaba tiempo; no se podia avisar al General Gomez, que estaba preparado en Samany (Santo Domingo). El Gobierno espanol, que estaba dormido, desperto asombrado ; pero los emigrados se entusiasmaron, no vieron el fracaso, sino la magnitud del esfuerzo, el buen empleo de los fondos, vieron que la Revolution era un hecho. La sorpresa producida en Cuba por los success de.Fernandina, produjo favorable resultado. S 4ereyo a los revolucionarios ma's ricos y mas fuertes de to que realmente eran ; en vez de abatir el espiritu de los simpatizadores, los exalt6 ms. Oriente conserve su actitud pasiva y resuelta; Camagney, reha-

PAGE 174

cio, se excusaba con la falta de armas y municiones; las Villas, bieri; en Matanzas y Jagiiey Grande se negaban a esperar. Los autonomistas aumentaron.sus trabajos en contra de la Revoluci*n, tratando de buscar adeptos desanimando y difamando a los revolucionarios. Juan Gualbert'o Gomez escribia que no podia contener a la gene de Matanzas, que se proponan reunirse para resolve el alzamiento; Julio Sanguily, desesperado, en varias cartas decia: "o dan la orden 6 me sublevo solo." El 28 de Enero, desde New York, Marti ordeno a Collazo, que se hallaba en Tampa, fuera enseguida a aquella ciudad. Este lleg6 a New York el dia 29. Por la noche se reunian en casa de Gonzalo do Quesada. Marti expuso claramente la situation y los peligros que habia en demorar la orden; era peligroso sublevarse sin recursos, pero peor anin era no efectuarlo. Como a las cuatro de la mailana, los cuatro, de acuerdo, resolvieron dar la orden para el alzamiento; srdenes que debian remitirse a Guillermo Moncada, en Santiago de Cuba ; a Salvador Cisneros, en Puerto Principe; a Mas6, en Manzanillo; a Francisco Carrillo, en Remedios, y a Juan Gualberto Gomez en la Habana. He aqui una de las copias de la referida orden : "Al ciudadano Juan Gualberto Gomez, y en el a todos los grupos de Occidente : En vista de la situation propicia y ordenada de los elements revolucionarios de Cuba, de la demand perentoria de algunos y el aviso reiterado de peligros de la mayoria de ellos y de medidas tomadas por el exterior para su concurrencia inmediata y ayuda sufficient, y luego de pesar los detalles todos de la situation, a fin de no provocar por una paate, con esperanzas engaosas y animo debil una rebelin que despues fuera abandonada o mal servida, ni contribuir por la otra con resoluciones tardias a la explosion desordenada de la rebelion inevitable, los quo suscriben, en representation, el uno del Partido Revolucionario Cubano, y el otro con autoridad y poder expreso del General Maximo Gomez, para acordar y comunicar en su nombre desde New York todas las medidas necesarias, de euyo poder y autoridad da f6 el commandant Enrique Collazo, que tambin subscribe, acuerdan comuniear a used la resolucin siguiente: Primero:-Se autoriza el alzamiento simultneo con la mayor simultaneidad posible, de las regiones comprometidas, para la fecha en que la conjuncion con la action del exterior, ser ya facil y favorable; que es durante la segunda quincena y no antes del mes de febrero. Segundo.-Se considers peligroso y de ningnn modo recomendable, todo alzamiento en Oriente, que no to efectnen a la vez que los de Occidente, y con los mayors possible en Camagiey y las Villas.

PAGE 175

--173Tercero.-Se asegura el concurs inmediato de los valiosos recursos ya adquiridos y la ay uda continue, inansable, del exterior, de que los firmantes son autores o testigos y de que con su lionor dan fe en la certidumbre de que la emigracion entusiasta y compacta tiene hoy la voluntad y capacidad de contribuir a que la guerra sea active y breve. Actuando desde este instance en acuerdo con estas resoluciones, tomadas en virtud de las demandas expresas y urgentes de la Isla, del conocimiento de las condiciones revolucionarias dentro y fuera del pals y de la determination de no conseguir engailo o ilusion en medidas a que ha de presidir la mas desinteresada vigilancia por la vida de nuestros compatriots y la oportunidad de sus sacrificios; firmamos reunidos estas resoluciones en New York, en 29 de Encro de 1895. -Firmado.-En hombre del General Gomez, Mayia Rodriguez.--El Delegado del P. R. C., Jose Martf.--Enrique Collazo.' Al dia siguiente (30) embarcaban en el vapor Atlas, para Cabo Haitiano, -Marti, Rodriguez y Collazo; Gonzalo de Quesada saldria para Tampa y Key West, desde donde por cable debia girar al doctor Dellunde, en Cabo Haitiano. Quesada cumpli6 su cometido; la emigracion de la Florida dio to que se le pedia y algo ma's; y al llegar a Cabo Haitiano encontraron en poder de Dellunde el dinero pedido. Al oscurecer del mismo dia, seis de febrero de 1895, embarcaban en un bote para Monte Cristi, Marti y Collazo llevando a Angel Guerra, que se les habia incorporado. Al amanecer del dia 7 estaban en Monte Cristi y se reunian al General Gomez. Este aprobo en todas sus partes la determination tomada el 29 de Enero, y dio principio a los trabajos para estar listos tan pronto Como se recibiera de New York la fecha fijada en Cuba par. la sublevacion; el mismo dia que salia para Santo Domingo Mayia Rodriguez con instrucciones del General Gomez, lleg6 el General Francisco Borrero. A mediados de Febrero recibimos noticias de New York, avisando que todas las ordenes se habian entregado; que la fecha fijada era'el 24 de Febrero y un cablegrama de Juan G. Gomez que decia: "Giros aceptados'', to que significaba que todo estaba dispuesto. El conductor de las ordenes a Guillermo Moncada y Bartolom6 Mas&, habia sido Manuel de la Cruz, a quien se *as remiti6 Gonzalo de Quesada desde Key West. El General 'G:mez mand con pliegos a Santiago de Cuba, a Pa. blo Borrero, que fue preso. MayaRodriguez lleg6 de Santo Domingo el 25, con la noticia de que se habian sublevado en Cuba el dia 24 de Febrero. Las noticias que trajo Maya hicieron que se reunier a Junta en que, a pesar de la resistencia de Marti, se resolvi que 6stP embarcara para New York.

PAGE 176

-174Desgraciadamente, al siguiente dia se recibieron noticias au rew York. El Herald de aquella ciudad, publicaba un telegrama de la Florida, firmado por Fernando Figueredo, en que se aseguraba que Gomez, Marti y Collazo irian inmediatamente a Cuba. Este telegram0 dio en tierra con el plan de Gomez, y desde ese moment fu imposible detener a Marti. Se resolvio, en vista de la resolucion de Marti, que 6ste y el General 'Gomez, saldrian para Cuba, que Mayia Rodriguez saliese para Santo Domingo, y Mantilla y Collazo embarearan para New York, el ultimo con instrucciones para desembarear en Vuelta Abajo. Embarcaron 6stos en el Clyde, que los dejo en New York el 27 de 'Marzo de 1895. En ausencia de Marti, quedaba el Partido Revolucionario sin direccion. Benjamin Guerra no tenia condiciones para sustituir al Maestro; a que to fuera Gonzalo de Quesada se oponia tenazmente Guerra, que *o conceptuaba demasiado oven para pesto de tanta responsabilidad. Mantilla fue despachado para Kvey West, y Collazo para Tampa, con la orden de marchar a sublevar la Vuelta Abajo, como ordenaba el General Gomez en su comunicacion fechada en Monte Christi el dia 10 de Aarzo de 1895. El alzamiento produjo en el extranjero extraordinario entusiasmo;.los tabaqueros estaban orgullosos de haber confiado en Marti; sus esperanzas en el triunfo se aumentaban ; les parecian pocos los sacrificios hechos; las listas de los expedicionarios aumentaban, todos tenian prisa por llegar. La mujer cubana sentia el mismo enthusiasm; las padres se enorgulleeian al ver a sus hijos marchar a cumplir eon su deber ; la esposa, laSnovia, indicaban al marido o al novio el camino del honor;. no-pe, saban su sacrificio, su abandono, la miseria que les aguardaba el porvenir; ellas trabajarian para concurrir la obra comn. De la Isla empezaban a salir unos por miedo, algunos por vergnienza; muehos por patriotismo; habia quien dudase mientras Gomez, Marti y Afaeeo estuvieran fuera. En Espana se sorprendieron primero, se indignaron luego. El entusiasmo les obligaba a terminar pronto; Canovas los avivaba. "El ultimo hombre y la ultima peseta, pero a rbarcosa Cuba, refuerzos inmediatos; su mejor General: Martinez Campos. Tbdo. el esfuerzo. posible, se hizo rapidamente.

PAGE 177

x175LA REVOLUTION Era imposible que pasara desapercibido para el Gobiero el esta, do del pals, el fracaso de Fernandina los habia alarmado, los imprudentes y los habladores habian hecho el resto. En la noche del 23 de Febrero, el General Calleja public un bando poniendo en vigor la Ley de Orden Pnblico de 23 de Junio de 1870, y cuatro dias ma's tarde declaraba en estado de sitio las provincias de Santiago de Cuba y Matanzas. El Gobernador Capriles sabia to que iba a ocurrir. Desde el dia 20 Eduardo Yero y various jovenes estaban en el campo, y el dia 23 median permiso, que les concede, para irse a Santo Domingo. Urban y Francisco Snchez Hechevarria se iban al e .tranjero Guillermo Moneada estaba escondido. El dia 24 de Febrero, cuando se proponian salir, son presos en la Habana Julio Sanguily y Jos6 Maria Aguirre ; Juan Gualberto Gomez y Lopez Coloma, con 14 hombres, se sublevan en Ibarra ; la noche antes, Manuel Garcia, que con 50 hombres acudia a la cita, fu6 muerto a traicin, Joaquin Pedroso, los Aguirre, Alfredo Arango y otros jovenes se unen a Matagas en la Cienaga de Zapata; el doctor farrero, con treinta o cuarenta hombres, se subleva en Jaguey Grande; Bartolom6 Mas6, acompanado de Celedonio Rodriguez y su hijo, Dimas Zamora, Lorenzo Vega, Pascual Mendoza, Jose Miro, Enrique Cespedes y Amador Guerra, apoyados por muchos hombres, se alzan en La Jaguiita; en Santiago de Cuba. Guillermo Aloneada, secundado por Rafael Portuondo, arrastrando a muchos, dan el grito de Independencia; en Guantanamo hacen to mismo Pedro Perez y Enrique Brook; en el Cobre se lanzan Alfonso Goulet y Quintin Banderas; en Camaguey solainente Francisco Recio y Mauricio Montejo Iasi solos, se van al monte; en Jiguani, Rabi, y los Lora, alzados con la bandera autonomista, se batman en Baire. Usaban una bandera espanola cruzada por dos franjas blancas, perpendiculares una de otra. En Oriente todos los pueblos habian respondido unanimes. Las Tunas, 'Manzanillo, Bayamo, Holguin, Cuba, 'Guantanamo y Baracoa, estaban llenas de partidas numerosas, aunque indisciplinadas y con poco armamento; moviendose en todas direcciones, excitando'al pueblo y recogiendo armas. El grupo de Maso en Manzanillo y Bayanmo, tanto por su sjefe como por su numero, era el ma's respetable ; los de Jiguani se pusieron a las 6rdenes de hMas6, y declarandose independientes, to reconocieron como jefe supremo. Guillermo Moncada habia salido casi moribundo, a acabar de morir en Cuba libre.

PAGE 178

-176Desde Santiago mando el Gobierno un emisario, Alfredo Betancourt, a Jiguani, con proposiciones qua fueron en el actor rechazadas. En los primeros dias de Marzo, la Junta Autonomista mando a Herminio Leyva y Aguilera, a entrevistarse con Mas 6 n Manzanillo. Mas to esper en la finca La Odiosa; estaban presented Celedonio Rodriguez, Dimas Zamora, Francisco Estrada, Esteban Tamayo, Amador Guerra y un grupo Como de doscientos hombres, entre los cuales habia algunos armados ya con Mansers cogidos al enemigo. La entrevista fue poco cordial; las ofertas de Leyva hicieron poco efecto; a pesar de eso, dijo qua eran los nnicos que estaban en armas y que nada esperasen del extranjero. Mas'6 rechazo todo y terming 'liciendo que estaban resueltos a conseguir la independenica o morir, despidiendo a Leyva. Este, desde Manzanillo, le escribi6 con fecha doce de Marzo de 1895, pintando fracasado el movimiento dentro y fuera de la Isla. La carta qued6 sin respuesta. Juan B. Spotorno fue tambian a La Odiosa." Maso rechazo sus ofertas. La conducta de Mas6 reafirmo la Revolucion, que parecia haber nacido muerta. En Manzanillo oje mayor fuerza a n. Esteban Tamayo y Tamayo entran Veguitas; Amador Guerra, al frente de su caballeria, en Campechuela derrota las guerrilas espaiiolas en la Yuraguana, y les da machete en el Ramon, cogiendo en esos encuentros armas y parque y levantando el espiritu pnblico. El Gobierno espanol mueve sus fuerzas para ahogar el movimiento en Oriente y reconcentra sus mejores tropas en Bayamo. El Brigadier _Garrich y el coronel Zubickoski van sobre Baire, mientras el Brigadier Santocildes sale de Manzanillo para Bayamo; a este combaten en el Guanabano, Rabi y Lora, a media legua de Bayamo, a la vista de la Ciudad. A'los primeros los derrota Rabi, en el Cacao y Los Negros. En el exterior la situation era desesperada. Escasos de recursos, el Gobierno americano hostile, perseguia tenazmente imposibilitaba los movimientos; la mayoria de los ricos opuestos a la guerra; solo la clase pobre, abnegada y resuelta a la lucha, conservaba la fe. Gomez y Marti, luchando por salir de Santo Domingo, pero ascasos de recursos, pues solo tenian las reserves de Gmez, los dos mil pesos del Giro y dos mil pesos que trajo Maya Rodriguez que mandaba Lily, el Presidente de Santo Domingo. -Ajaceo, ignorante de la situation, pedia ,sin cesar dinero desde CostaRica; Franck Agramonte le llev dos miil pesos-e instructions para que saliera con ellos, torque eran los nicos qu se 1e yod4an mandar; Seraf.nS0nchez y Roloff, ayudados por la emigration, saldrian de Key West. La Delegacion, acefala por la falta de Marti, ha-

PAGE 179

-177cia esfuerzos Para ievantar el enthusiasm, y aquella gene, resuelta y decidida, respond a dsus esfuerzos. Ya dispuestos a salir, el 25 de Mayo de 1895, daban Marti y Gomez un manifiesto al pueblo, que habia de ser la Carta constitucional del pueblo de Cuba redimido. Al llegar Frank Agramonte a Costa Rica, organiza Flor Crombet la expedicion que pone a las ordenes de Maceo; salon de Puerto Limon a bordo de un vapor ingles, que los desembarea en las Bahamas, Isla Fortuna, fletan la goleta Honory, y salon para Cuba, desembarcando en Duaba el 29 de karzo. Estaban a la vista de Baracoa. La expedicion la formaban unos veinte jefes escogidos y Frank Agramonte, incorporado en Costa Rica. Los expedicionarios, desembareados, hacen el primer almuerzo, y son atacados enseguida ; se entabla el combate, y los espanoles, derrotados, buscan refugio en Baracoa. Emprenden la marcha por aquel terreno abrupto; perseguidos de cerca por fuerzas de Simancas y guerrillas de Yateras, mandadas por Garrido, escasos de recursos tienen que batirse continuamente. Patricio Corona y Frank Agramonte son hechos prisioneros; los demas siguen marcha, cayendo heroicamente en los sucesivos combates, siempre rumbo a Guantanamo. Sostienen un encuentro desesperado en el Palmito ; Flor y Jose Maceo peleaban juntos ; cae Flor Crombet, y Jose Maceo se retira solo; Antonio Maceo o hace acompanado por Pena (colombiano), y Arsenio (dominicano) ; Cebreco se ve solo; los demas todos dispersos. Los cubanos habian tenido noticias del desembarco de Maceo y sus compaiieros de expedicion ; las fuerzas de Guantanamo, mandadas por Pedro Perez, se adelantan a su encuentro y poco a poco se van incorporando. Antonio Maceo y sus companeros van a Jarahueca, donde encuentran al prefecto Peaket; que trasmite la noticia de su llegada; Jose Maceo, despues de varios dias, desfallecido, es encontrado por Pedro Perez en Vuelta Corta. La llegada de Jose Maceo a las fuerzas de Guantanamo, y la de Antonio Maceo a Cuba, produjo un efecto asombroso que sintieron biens pronto los espanoles, admirados del empuje que tan rpidamente habia adquirido la Revolucin. Antonio Maceo habia llegado a la jurisdicion de Cuba el veinte de Abril, y pocos dias despus tenia un a numerosa su lado. Marti y Gomez luchaban con. grandes tropiezos para conseguir araas; fu6 precise que fuera Marti a Haiti, "Cabo Haitiano; la primera goleta que compraron results inntil; buscaron otra, pero ms chica; no pudieron efectuar el embarque en Monte Cristi, teniendo que i a esconderse a Cabo Haitiano el dia 6 de Abril, yendo el General Gomez y su asistente, Marti, Angel Guerra, el general Francis12

PAGE 180

36o u.a op*~n onj 'S.~lt Sp .6la la 00sn~ 40~eo 00.0 la : 6 0t~oanoa vipn ap 'lw Sa a la ozi 0S os is *ivta~ax 300oa 4oautiax sol op '36~al 0-sr. In .a0p. *loar olon l. .g~n '3 .06.ao 3pav .113 66'ruo '.1n 3?. -Ino osIV ap .4 se.3. Itbo apS sau6a .3... V -.ui ae gS e, 3sutunf *au p u esd 9 'etuia us orn.o *;mso 'l .3 -n Iea ) *~ jj 4uo *tvI lip san su y 0asa .11'S .6S .396o!e' sp 's'j~i sem: ueos sa ndo o131. ati *t ueal *4' usru la S Ssado S.l -.uof Svaui la35 e. 4 36 'e .11l I *nn uuaS S. vlot *loa ?0 a 5.6550o y exe -ada 35; on 'e3 l 3. ulo 'el op .3,4i ~ l.3.ulaalpo l 'oa .65 Iouo *~aa i'' guI ; olaaan v5 C.A S3 1:519' S *4UN o 55'3' 1 3 l ap .*eoio u6ua 3. .03'' *a S .v 3.. 003. ,. .0 -0i6 459 I'StSP'S tol 0 1 I a a., an 3 oepln v*aiu CCIi~i sa ou I 6 3. 3. '3 aplai S aao Ln anauavu aut -u q 1 u*g So ii. ..an 4,. 4. *zqo'lvab o el op~~~~~~~~~~~~~~~~~ .6as'lBulX'lel gpab avo'oeu pszajslo 'ollbig uun ola~e is ueg.5al an soegnasolap aiur zo 'e *a S4U 56'ub un Ppado sa IeS.u s*lau .359.nb .6 -o S 3nae 3s a s0ns uo so 03.4 9aquo ias solab S' i .a* 51 6i ..0tu la .vnag 0ey Jouee auoe eu I~~~~"ai*itY .I 4 0 3u0 *a .e : 5nio 0000 *.3i I'e *oo .0tu 14slab jCpe 9a -'u otnldal elOpm 0i l' s .qu l.6l y 0000l anb olo 0'u a*6 *ui Soai '*8 6p 0.ag op 00' la 1 3.03 03d .33Isati 45n Sl' 0oeona 4oan Spuo t .063 *l 0.au 'oe m 3 00l *et 0' 6est 30iuos 3.aaue a 'SI S sa '636.4ag 0 -4SiLR' lie 4' 5 4 0 0.. .4

PAGE 181

-179sejo de Guerra y sentenciado a muerte; fu' fusilado el mismo di a. El General Gbmez habia sido reconocido ticitamente Como Jefe Supremo del Ej6reito. Es Jarahueea uno de los puntos mais pintorescos de la parte oriental; el valle esti formado por un hoyo profundo rodeado de altas y verdes lomas cubiertas de frondosos bosques; un rio transparent y pedregoso serpea por medio del valle. Reno en aquellos moments de gente que se mueve y bulle, entre centenares de ranchos de guano agrupados, formando pintoresco y original campamento. Frente a la Casa de vivienda se adelanta un espacioso secadero de cafe, gaie domina por completo el valle; Marti to toma por tribuna, la multitud se apinia a su alrededor, el orador se destaca en el alto; su palabra sonora y vibrant se deja oir, y aquel conjunto de futures soldados, fren atio de entusiasmo, o aclama y vitorea, viendo en 1 la estrella que los guia para conseguir dar a su patria la independence, la libertad.

PAGE 182

180MEJORANA El dia 5 de Mayo, emprenden march de Jarahucca a Mejorana, donde se acampa y hace noche. Pocas veces, en'la Historia de Cuba, se habrn realizado juntas en la que se hallan trazados planes de tanta traseendencia Como en la verificada esa noche en Mejorana; de sus resolueiones dependeria el exito de la guerra y por tanto el porvenir de Cuba. La entrevista debia ser dif*mil. Maceo haba llegado el primer. Tal vez song que Gomez y Marti no llegarian ; a Gomez le reconocia superioridad, no asi a Marti, con quien tenia antiguos y recientes resentimientos por los success de Costa Rica. Ademas, para con Maceo, Gomez era complaeiente ; Marti, por el contrario, se mostraba celoso cte su autorraaa. Debian tener en cuenta que Alaso, reconocido como Jefe supremo desde e.424 de Febrero, tenia derechos adquiridos, y no se conocia cu3les serlan sus aspiraciones; se podia suponer que admitiera la superioridad de Gomez y Marti, pero no estaba en igualdad de circunstancias respecto a Maceo. Si no habia mucho tacto y patriotismo, podria originarse un choque. Maceo, con leal franqueza, manifesto a Marti que su pesto no era aquel, su presencia era necesaria en el extranjero; que debga embarearse cuanto antes; que podia verificarlo enseguida por las minas de Jurugua, done el doctor Joaquin Castillo le proporcionar a el medio de salir. Marti se neg a aceptar el consejo, con estas palabras: Saldr mas tarde, cuando por to menos haya oido el fuego del enemigo.'' Se discuti la march future de las operations. Maceo afirm6 que el 6xito de la Revolucion dependia de emprender con rapidez la marcha de Oriente a Occidente, para que cual reguero de p6lvora incendiara el pals; que si se estacionaba, prolongaria la vida, para despues de larga lucha morir como en 1868. Marti apoy a MaceoI; oncretar la Revolucion a una part de la Isla, seria buscar la muerte, mais o menos lenta, pero segura. Gomez creIa tambien precise el.avance, que debia ser lento, pero mas seguro; que efectuado sin precauciones se dificultaria llegar a Sancti Spiritus; era precise establecer y fortificar la revolucin en Oriented, para tomarlo como base de las operations. .Triunfo el proposito de Maceo, y de comnin acuerdo se trazo el plan que despues se desarrollo en la marcha triunfal del Ejercito hasta los Arroyos de Mantua. Se reconocio a Marti como Jefe Supremo de la Revolucion; a Gomez como General en Jefe; a Antonio Maceo como Jefe de Oriente y a Jos6 Maceo se-le hizo Jefe de las fuerzas de Santiago de Cuba.

PAGE 183

Gomez y Alarti seguirian al Oeste, a avistarse con Maso, que es= taba al otro lado del Contramaestre, y seguir viaje a Camaguey, tan pronto Como se embarcara Marti para el extranjero. Antonio Maceo emprenderia operations activas, acercndose a las poblaciones, para llamar la atencion sobre siy facilitar la marcha de Gomez y Marti. Estos salieron al dia siguiente, escoltados por las fuerzas al mando de Quintin Banderas, y Antonio Maceo organizaba el Ejreito y emprendia operaciones. Mientras en Cuba, con la llegada de sus jefes se consolidaba la Revolucion, en Espana, Canovas, ayudado por Azearraga, realizaba esfuerzos incredible para matar la guerra en su principio, lo jugaba todo a la primera Carta ; su proposito era inundar de soldados a Oriente, encerrar a los revolucionarios en un circulo de bayonetas 6 impedir que la Revolucion se extendiera. El 16 de Abril de 1895, tomaba posesion de la Capitania General el General Arsenio Martinez de Campos, que desembarcaba en Guantanamo, custodiado por barcos de guerra que traian Cuba 50,000 soldados espanoles que rapidamente venian a reforzar el Ejereito de Cuba, trayendo consigo armament modern, ponderosa artillery, y teniendo a su disposicion vapores, tel6grafos y toda clase de recursos de boca y guerra. Contaba Canovas con el prestigio y el carino que tenia Martinez Campos entre los cubanos, agradecidos por su noble y leal conducta en 1878 y su pol5tica y ofertas hechas al llegar; de planter una era de reforms y de justicia; con ellas deba conseguir auxiliaries entire los cubanos. i Que contraste Mientras en estas condieiones llegaba el jefe espanol, los jefes cubanos llegaban a la~s playas cubanas sin ma's fuerzas que los cuatro companeros que los acompanaban, sin ma's recursos que su fe en el triunfo y su resolucion de veneer o de morir. Con la llegada de Martinez Campos, aument6 entre los cubanos y emigrados el nmero de los timidos, que daban la espalda a la Revolucion; los autonomistas cobraron animo y el Partido Liberal se declare francamente espanol y enemigo de la Revolucin, a la que ondeno a muerte en un manifesto publiado el 4 de Abril de 1895, y que terminaba: "a nublar la perspectiva de nuestros destinos con horrible espectros: la miseria, la anarquia y la barbaric.

PAGE 184

i* DOS RIOS *lientras Gomez y Marti salian en busca del General Maso, este venia a su encuentro, entrevistIndose en las gorillas del Ca 0to, en Vuelta Grande; con Maso venian las fuerzas de Manzanillo y Bayamo y alguna de Tunas, a las oredenes del 'General Jose M. Capote, que habia sublevado aquel territorio. Marti, Gomez y Mas6 fueron vitoreados sin cesar; parecia natural que quien se sublevo el primero en la Isla y que habia con su resolucin sostenido y dominado la primera crisis, tuviera algunas pretensions; por fortune 6ste era el General Maso, que era antes que todo un patriots sin tacha, en su alma noble no habia ambiciones malsanas y las dificultades las obviaba 61 mismo. El General Gomez habia nombrado a Antonio Maceo Jefe de Oriente, anulando las justisimas aspiraciones de Maso; al ver a 6ste no front la difficult, sino que rehuyndola, lo nombr Jefe del Segundo Cuerpo, dejando a Maceo elmando del Primer Cuerpo. Esta conducta doble pudo traer ma's tarde fatales consecuencias. En la maiiana del 21 de Mayo, el entusiasmo era grande, reavivado continuamente por la llegada de distintas partidas que iban a conocer a Marti. Llega la noticia de que una column enemiga venia por la gorilla opuesta; la gene se enthusiasm; sale a su encuentro Gomez y Mas, dejando a Marti en el _campamento, preparado para seguir viaje con objeto de embarearse; las fuerzas habian salido apresuradamente y en desorden; tenian que marchar ma's de una legua para llegar a Dos Rios, donde estaba acampada la columna enemiga; una vez cruzado el Canto, era precise costearlo, dejndolo a su derecha, el camino era nna ancha vereda de monte. Arrastrado por el entusiasmo general, Marti sigue tras ellos, y como se habian adelantado, seguia este solamente acompanado por Angel Guardia, joven de extraordinario valor, que murio ma's tarde combatiendo en las Tunas; poco conocedores, no se fijan en el rastro de los que iban delante; no reparan que estos se habian desviado, dirigiendose a la izquierda ; continnan solos por el camino y van a dar de lleno sobre el enemigo, que estaba cubierto pr alto maniguazo, sore el camino. Sin reflexionar ambos, casi solos cargan sore el, que los recipe con fuego terrible. Marti. cae acribillado a baios, y a poca distancia del enemigo, Guardia pierce s caballo y queda al pie del caido; bajo el fuego intenta cargar el cuerpo de Marti, empresa inntil; sobraba a aquel nino corazon, pero le faltaba fuerza material; retrocede entonces, encuentra al General Gomez y le da la noticia, qu e sorprende, pues habia dejado a Marti enel campamento; carga

PAGE 185

con ceguedad a rescatar el cadaver querido; esfuerzo inutil: el cuerpo estaba entire el enemigo, la position que ste ocupaba era infranqueable; to impedia el rio. Las fuerzas cubanas se retiraron con la desesperacion en el alma. Habia caido, para unos el Apostol, para otros el Maestro, para muchos el alma de la Revolucion, y para todos el heroe que con fe infinita habia sabido inculear en los corazones el deseo por. la lucha, la fe en el triunfo. Su muerte fue una catastrofe, que provoco una crisis que pudo traer la muerte e la Revoluion, cuando staba adquiriendo sta su mayor desarrollo, tanto en el interior Como en el exterior, Marti era el todo, de quien se esperaba que eea su inteligencia y conocimientos, llevara la nave a buena part. En el exterior era, adems, irreemplazable. Para el Gobierno espanol .fue una esperanza que le dio alientos y la utilizaron para quitarle importancia al movimiento. Se disolvio la concentracion; Maso se dirigio a Bayamo Como Jefe del Segundo Cuerpo. Gomez a Holguin, a ver a Maceo y seguir Camino a Camagney. Con la llegada de Martinez Campos se inund Oriente de tropas, especialmente Guantanamo, Cuba y Holguin ; tambien se reforzaron las que estaban en Bayamo, que habian sostenido ya rudos combats en los alrededores de Jiguani y Manzanillo. El dia 6 de Mayo opera Maceo en varios puntos de la linea fe'rrea de Santiago a San Luis y ataca el Cristo, alarma a Santiago y se retira hacia 'Guantanamo. El 13 sostiene la accion del Jobito, haciendo retirar al enemigo despues de causarle gran n*mero de bajas, entre ellas el colonel Bosch; se adelanta hacia Guantanamo, haciendose sentir en la poblaion; contramarcha por la a de la Jagua, en direccin Sagua de Tnamo, cruza por sus inmediaciones y se dirige a Mayari, para atacar y tomar el poblado de Santa Isabel de Nipe; se apodera de una imprenta, qu e traslada a San Felipe, y fund el primer periodico en terreno revolucionario, El Cubano Libre, bajo la direccion de Puyes y mas tarde, hasta la terminacion de la guerra, dirigido por Mariano Corona. A su paso por Guantanamo, habia impuesto a los hacendados grades contributions, con que allegar recursos para comprar aromas y municiones en el extranjero. En Santa Isabel de Nipe se separa del General Jos Maceo, el que se dirige a Guantanamo para hacker efectivas las contributions, acom-

PAGE 186

panandolo el coronel Tomas Padro Grifin; el se dirige a Tunas, pasando por Holguin, extendiendo la revolucion en estos territorios. Se dirige a Bayamo, recogiendo en su marcha las fuerzas de Jiguani, al mando de Rabi, y algunas de Bayamo, a las 6rdenes de Maso Parra, y el 13 de Julio estaba en el camino de Manzanillo a Bayamo. Por noticias de que venia una columna enemiga, la espera en Peralejo, donde se da la brillante accion en que muere el Brigadier Santocildes, obligando a refugiarse en Bayamo en completa derrota al General en Jefe del Ejer-cito Espanol, General Arsenio Martinez de Campos. El no saberse que 61 venia en la columna y un olvido del practico, hizo, indudablemente, que pudiera escapar el 'General Campos. En sesenta y siete dias habia recorrido el General Antonio Maceo todo el territorio oriental, haciendose sentir en la costa Sur, en Santiago' y Guantanamo, como en la costa Norte en Mayari, para volver al Sur y alarmar a Bayamo y Manzanillo. Estaba bien cumplida la orden recibida en Mejorana. A pesar de sus refuerzos, el enemigo no habia tenido sosiego, inquietado siempre por las fuerzas-cubanas, que se haban ido armando .con las mismas armas de los espanoles,cogidas en tantos combates. A fines de Junio cruzaba el General Jos6 Maceo a la vista de Guantanamo, con su Estado Mayor y su escolta. En una altura, y volviendose al colonel Tomas Padro, le indic la idea de tomar la mamana, y sin esperar la respuesta dirigio su caballo hacia la poblacion; escasamente serian treinta hombres montados; a nadie se le ocurri6 pensar to que iban a realizar; continuaba la marcha y estaban a tiro de pistol de los fuertes, cuando volviendose el General ordeno cargar, y el grupo entero atraveso el puente por entre el fuego de los fuertes; siguen por la calle principal hasta la plaza, y haciendo entrar el caballo en el cafe ma's proximo, Jose Maceo llamo al mozo aterrorizado, pide cerveza, toma una copa, tira un centen-sobre la mesa y de nuevo sale impavido a la plaza. La poblacion, aterrada, sierra sus casas; la tropa corre a sus cuarteles, mientras Maceo empieza a desandar to andado. Tenia que pasar precisamente por el puente, por donde habia entrado, cuya cabeza estaba protegida por dos fortines; por *l se lanzaron como una tromba los ginetes, por entire el fuego enemigo, viSndose pronto fuera de la poblaci*n, sin haber perdido un solo hombre. Los espanioles vinieron a darse cuenta cuando el grupo cubano estaba ya en territorio libre. Se reconociaa necesidad de la formacin de un Gobierno que huyendo de los anteriores errors, dejara en complete libertad al elemento militar. Antes de morir Marti, se habia resuelto que se eligieran cuatro representatives por cada cuerpo de ejIrSito; a mediados de Junio fueron proclamados en la Sabana de Iguanabo los cuatro electos por el primer cuerpo, siendo estos Joaquin Castillo Duany, Ra-

PAGE 187

fael Portuondo, Tomas Padro Griin y Pedro Aguilera, y supientc Mariano Sanchez hechevarr.a. Despues del combate de Peralejo, Maceo (Antonio), permaneclo en los alrededores de Bayamo, done se encontraba el General Matinez Campos. Ordeno a Rabi que fuera sore Baire, poblado que 6ste tom y arraso. Antonio Maceo march despues sobre Santiago de Cuba, pasaudo por Jiguani.

PAGE 188

}186CAMVAGUEY La actividad desarrollada por 1\aceo hiabia concentrado sobre el ia atencion del enemigo de tal modo, que facility el avarice del General Gomez sore Camagaey. El General Martinez Campos se habia propuesto impedir se propagase la revolution al rest de la Isla, reducindola a Oriente; para conseguirlo, habia vigilado el Canto desde la boca del Rio hasta Cauto EmbarCadero, situando a Suarez Valdes con .una fuerte column en Holguin; al General Echague en las Tunas, cubriendo con numerosas tropas la linea de Jobabo, limite entre Camaguey y Oriente. El General Gomez debia, pues, filtrarse entre las tres lineas indicadas, procurando no combatir hasta estar en el Camaguey, ann tranquilo. Contaba el Jefe cubano con pocos recursos y hasta con pocas buenas voluntades entre sus propios subalternos, que no le daban el apoyo necesario, today vez que conociendo su caraeter saban que no se los iba a pedir. Con su pequeta escolta y doscientos hombres mal armados, al mando del Leal General Jos M. Capote, emprende la march. Con su acostumbrada audacia e inteligencia, va cruzando las lineas, dispuesto a hacerse sentir con un golpe rudo. Deja en Tunas al General Angel Guerra, uno de sus companieros de viaje, y sigue con el General Borrero. Desde el 24 de Febrero solo habia en Camaguey partidas insignificantes, mandadas por Montejo, Paco Recio, Oscar Primelles y Angel Castillo. Apenas cruza el Jobabo y pone el pie en territorio camagneyano, empiezan a engrosar sus filas elementos de todas clases : el pals se iba sublevando a su paso; se le incorpora el Marques de Santa Lucia, Salvador Cisneros Betancourt, el que con su prestigio y su nombre revoiucionario arrastra al pueblo entero. Estaba sublevado el Camagiey; para el General Campos fu6 una sorpresa grande sentir a Gomez hacia Occidente cuando o juzgaba acorralado en Oriente; creia seguro Camagey por el apoyo que le daban los amos de ingenious y los autonomistas, que hacian la guerra enearnizada a la Revolucion. Se detiene G6mez unos dias para dar organization a aquel Ejrcito improvisado, y el 17 de Julio cae sobr6 Altagracia, pueblo situado en la line del ferrocarril de Puerto Principe S Nuevitas; o toma, cogiendo armas, municiones y algunos prisioneros; muere el General Felix Francisco Borrero, uno de los jefes ma's valientes y queridos de la guerra de 1868; de figure simp*tica y agradable, modules finos y

PAGE 189

-18'7corazon generoso, magnifico tirador y de un valor iemerario, al que unia unagran revision, de inquebrantable lealtad, su muerte fue una perdida para Cuba y para el General Gmez una gran pena. Altagracia fue el principio de una series de golpes afortunados, que completaron la sublevacion de Camaguey; El Mulato, La Larga y San Geronimo, mfis tarde vinieron a completar el movimiento unanime de la region camagneyana; el limite de la revolution seria ahora la Trocha de Jcaro a A orsn: el primer plan del General Campos estaba fracasado. Los cubanos habian dado el primer paso a Occidente; antes de los cinco meses estaba asegurada la Revolucion en Oriente y Camaguey ; los espafioles tenian que hacer retroceder su linea para contener el paso del Ejereito cubano, que habia aprovechado este tiempo para organizarse.

PAGE 190

I;N EL EXTERIORi La muerte de Mlarti habia dejado acefala la Revolution en ei extranjero. Mientras 6ste viva, la esperanza de su vuelta habia facilitado las relaeiones entre Benjamin Guerra y Gonzalo de Quesada, que realmente tenia gran ascendiente en las emigraciones; pero la notieia de la muerte del Maestro las hizo ponder tirantes. Ambos habian trabajado hasta entonces con fe ,y con exito, logrando levantar fondos con que tender a las neeesidades de la expedicion, que en Key West preparaban Roloff y Serafin Sanchez, operation que requeria grades gastos; las emigraciones de Tampa y Key West se impusieron toda clase de sacrificios hasta completer el trabajo. Desde el mes de Marzo estaba completo el cargamento, el barco era to que se necesitaba : conseguirlo era dificil, una vez que el Presidente Cleveland nos era francamente hostil, a pesar de la buena voluntad que por la revoluion sentia el pueblo americano. Con objeto de hacer observer las eyes de la neutralidad, la marina americana nos perseguia, mientras que por todos los medios favorecan a los espa*oles. Habian transcurridos los meses de Alarzo, Abril y Mayo, y el barco ofrecido por la Delegacion no aparecia; los numerosos expedicionarios se desesperaban, acusando sus jefes Como causantes de la demora; desde el Campo de la guerra se median recursos. El General Jose Maria Rodriguez habia reunido otra expedition en Santo Domingo, y esperaba barcos. En la Florida, Enrique Collazo, estaba en igualdad de condiciones, esperando. Contra to natural, la Delegacion se habia apropiado el trabajo de busear los barcos, y sua falta de conocimientos para el caso, era la causa de la demora. En el mes de Junio, por orden de la Delegacion, fue a Key West Charles Hernandez, con objeto de ponerse de acuerdo con Roloff y Serafin SInchez, para traer el barco deseado; l volvio a New York, y se empezaron a transporter los expedicionarios a los cayos de la Florida a Pine Key. Estaba en posesion de 6l un negro cubano, Wenceslao Galvez, buen marinero y magnifico practico de los cayos y de la costa norte de la Isla. A este infeliz, la Revolucion, despues de utilizar sus servicios y arruinarlo, to lanzo a las calles de la Habana, en el limite de la miseria, morirse de hambre. El punt era inhabitable, el suplicio de vivir alli horrible, escondido siempre de los cruceros americanos y escasos de comida y ropa

PAGE 191

-1 9permaneeferon Ios expedicionarios 93 dias en Ia mayor desesperacion. Llegado Charles Hernandez a New York, o mando la Delegacion a Filadelfia, para hacerse cargo del vapor George W. Childs, que debia llevar a Roloff y a Sanchez. Inform desde alli a a Delegacin que el barco no tenia las condiciones necesarias, y ademas que tanto el barco Como su maquinaria estaban en mal estado y que to juzgaba inservible. Se le ordeno que hiciera reparaciones y que saliera en SC. Reparado, se hizo a la mar; a poco se vio que el barco hacia agua por todas parties y fua precise entrar en Baltimore ; inform de nuevo que era inservible. Lai contestacion de Benjamin Guerra fue que si tenia miedo se mandaria a otro. Hernandez contest hacindose a la mar en aquel barco podrido que hacia agua por todos lados y caminaba cuatro miH0as por hora; march al punt designado por Roloff y Sanchez, permanecio en el veinticuatro horas haciendo sefiales y reconocimientos, y no teniendo contestacioln, cumpliendo las instrucciones de la Delegaci6n, siguio a Kingston, Jamaica, hizo carbon y salio de nuevo par Baraona (Santo Domingo), avistarse con el General Jose Maria Rodriguez. Puesto en comunicaci n con ste, l e el barco era inservible y necesitaba repararse. Que la easilla del timonel hubo que amarrarla para que no se la llevara un golpe de mar; que la madera estaba tan podrida, que* cad* golpe de mar salian astillas de la obra muerta, apareciendo Como si bubiera sido cafioneado; se compuso ligeramente y en 6l embarco el General Rodriguez con cuarenta y tres hombres. El barco no tenia capacidad, la gene iba sore cubierta; burlando el bloqueo avistaron Punt iaea intentaron desembarcar. Los nicos botes viejos se inutilizaron contra la costa; Charles Hernandez propuso embarranear el barco; el 'General Rodriguez no quiso y siguieron por el Canal de Bahamas a Key West. Hernandez se puso al habla con el Delegado, Jose Dolores Poyo, quien le ordeno ir a Pine Key, donde ann estaba el General Sanchez; el Child volvio a Key West y fue vendido en 2,000 pesos; a la Delegacin le habia costado 23,000 pesos. El General Roloff, antes de la llegada del Childs, habia salido para New York, y de alli a Baltimore, done compr6 el James Woodal; alli fue reconocido por Tomas Collazo, conviniendose que despues de desembarcar Roloff, Sanchez y Rodriguez, se dirigira a Cedar Key, para recoger la expedition que tena alli Enrique Collazo; o que era sumamente fcil por la corta distancia a que estaban las dos expediciones. K Salia Roloff de Baltimore principios de Julio, dirigindose a los Cayos de la Florida, embarco la expedicion de el y Serafin Sanchez

PAGE 192

-190y la que habia traido el General Jose Maria Rodriguez ; salieron rumbo a Cuba y desembarcaron en la costa Sur de Sancti Spiritus en la noche del 24 de Julio de 1895. El capitan del Woodal, en vez de ir a Cedar Key, Como se le habia ordenado, entr6 en New Orleans, donde exigio una gran cantidad 6 entregar el barco al 'Gobierno. E1 Woodal no pudo realizar otro trabajo y la Delegacion arregl6 el asunto como pudo.

PAGE 193

ujo au Uoix 8'l .l ua 0szuu V op*u o~ .zaa .3. au Bp Iaaa su *618 g9-'Ian. uu 8qzuua a0 olo2 op su *uo 0 pt~ali *6*ui 's 68 .9 opuo '6 pua 8 Is.u I.. ii .8 uauouW v upuulsa suu~tq sal uiuuzo zoaug laouo 0 -2aoiaa *a *oan -aut as .ot-l .0 il. 8 8 0 as anb3 *ougu S I 8'~u~uj 3.pz tuor I20 *zU .3 0 -aa oaoaS cgllg uA~rj adol umar ipiglV:suilzd3osv .0'011us 0o aoSI oun a pu 'le .35~u *p SI.................. ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ uun .u68 6 '.Ol 83 *.333.513 I' go.' .stuu *luuto *o .0..u as Sa60 ..usu la y la 06w 33 0 -8' 6* 6' la .0aztua 0'.l opuuzadtuo~~~~~~~ .sli u paa uo paooa o uaanu uan Su V asp 'odou .nb *zin .83. v .6983 .ap -aa .6.op 66 -ia la auolIA op oi.s anb u* 098 I.' 'Ofn ap 9163uau outs~~~~ ~ ~ ~ ~ PUWs .0 *uie 0'.1 X0 36salo SVIASl*ou*qloo .3~~~~"~a op8 o'l**qI. .o iso od* -na unopual~aa zIQoapa otauill a ulagilopoji2 l u o*n ap .I We; 6 C.tluu o1n *.f0aid '0ue 'a336u u ut 0? .0u a 0 ONi Coail S .0 ua oi61.aa lanbu-ua------------60Sfu -adu3. 's~v CI' 6un 606.6p *ao '.0 Seu al .s 0'u a0 su6so meaaa aoilU *p nuo 5 aoo W.W C 98 op 0. g 0 p3. I e lungu 'I a IS.o .35 uaa .s uatu v C olau 1.0.ua op u isa ul .v* 0upnp *t COsa *sga CoautnonaslauIusss ausa v soniauu uoataauutad suaaulinSol oaaga~jop ZIl 30 apax '0s' .p of ~ al *i 6v SUI' i S* IS. .0la a 1660.~~~saauaz '6'I.O Su'l '0. '' 5 uoaaqa *p .50ut an .000 luu 'laS ji.U 6oat an S 63md uaud~ 3.atii 36u 0n 0sl~us sol 3patuq .S 6tuoalea -is la *puuua *.ptu ;. uiaoax uo 0 .*.. 6 '05alo 0r 'auiuia S '.sesnu 'p s.6ou56. .* -01I S **tx us .p 6oo ln a *si u ot i a x So n p i O Ps a a~-s a ~ l o S l a u a u u u s a n u i i a x l U a i 5 0ao U .0uu1 0 .5 ~ al 6auta *l 0i 0.6.u~x la So 'C vuulaoj p adloO auaiad o anj uoaipadxoids poag~spI SV'IZI 8V

PAGE 194

-192Si el movimiento en Oriente haba sido rapido, en la misma forma e igual espontaneidad se habia verificado en las Villas, coadyuvando a el todas las cases sociales; la expedicion de Roloff y Sanchez vine 0 reforzarlo, obligando a los espanoles a concentrate y ponerse la defensive. El desembareo de Maceo y Gomez convencio a los espanoles de que la vida de la Revolucion estaba asegurada; el desembarque de Roloff y Sanchez le confirm la rapidez de su advance a Occidente, y para contenerlos les fu precise aflojar en Oriente y concentrar el esfuerzo en las Villas, y con ese objeto destinaron a ese territorio los 25,000 hombres que llegaron de Espana y que venian mandados por Suarez Valdes, Oliver, Garrich y Luque, que se vieron precisados a batirse diariamente con las fuerzas cubanas. Con la llegada de laument6 la ofensiva de los cubanos, volando algunas alcantarillas interrumpiendo l a de Sancti Spiritus, mientras Serafin Sanchez, con los expedicionarios, atacaba el fuerte Tabasco. Los espanoles acabaron por reconcentrarse en sus fuertes y poblaciones. Se pusieron en comunicacion con el General Gomez, el que mand6 ordenes para la distribucion del convoy desembareado, y el General Jose Maria Rodriguez fue nombrado Jefe de Estado Mayor del General en Jefe, recibiendo instructions para unificar la organization de las fuerzas, y que marchara a Occidente y organizara las fuerzas avanzadas del territorio sublevado ya. Se organization los servicios civiles, creando los Prefectos y Subprefectos, que mais tarde serian los mejores auxiliares del Ejereito, supliendo la falta de nuestra administration military y siendo sus guerrillas fuerzas locales de sus propios territorios. El desarrollo de la Revolucion habia sido tan rapido, que eran dificiles los trabajos de organizacion; se sentia la falta de un Gobierno Central, y una vez invadido el Camaguey, se tomaron las medidas necesarias para que en el mes de Septiembre se reuniera en Camagney una asamblea del pueblo cubano, compuesta de representatives elegidos por cada territorio, correspondiendo a cada uno cuatro diputados.. El primer cuerpo habia nombrado los suyos; el segundo cuerpo procedio a nombrarlos, entire los cuales estaba Mas*, y las Villas y Occidente procedieron elegir los suyos, que deberian ir cuanto antes al Camagiey, done se efectuar.aa reunion, fijada ya para el 15 de Septiembre. Hemos dejado al General Antonio TMaceo retornando "Santiago de Cuba, a fines de Julio; dirigindose a hostilizar la via ferrea de San

PAGE 195

-193Luis 6 Santiago, dando different combated, entire -stos el del "Rosario. El General Jose Maceo estaba enfermo en los alrededores de Ramon de las Yaguas; obligado a star en el rancho, su campamento quedo a cargo de su Jefe de Estado Mayor, Tomas Padro Grinan. Conocedor el enemigo de esta circunstancia, una fuerte column de 1,500 a 2,000 hombres, al mando del colonel Jos6 Canellas, se dirigi I en esa direction el dia 30 de Agosto, acampando en la manana del dia 31 en las gorillas del rio Baconao, en el Camino del cafetal La Pimienata, donde estaba el campamento del General Jose Maceo; desde entonces los exploradores cubanos empezaron a liostilizarla, hasta 11egar al Sao del idio, done el fuego empez con mas viveza, sostenido per los cubanos desde ]as lomas que dominan el paso del rio; los espanoles continuaban su avance, dirigiendose al campamento, situado en las faldas de la loma. Con anticipacion al combate, los hermanos Aguilera, hijos del inolvidable patriota Francisco Vicente Aguilera, habian preparado en el Camino una mina con dinamita. El General Jose DMaceo, a los primeros tiros, aunque enfermo, habIa montado a caballo y dirigia el combat, que era duro, pues los espanoles avanzaban con tenacidad, tratando de pasar el rio Baconao. El dia 30 habaa tenido noticias el General Antonio Maceo del propaito del enemigo de atacar a su hermano Jose, y a pesarde la hora, is de media noche, y 1o intransible de los caminos, emprendio marcha, haciendo un trayeeto de ma's de diet leguas para llegar al terreno. *n los primeros moments de la acion y atacar con su acostumbrado empuje a la column de Canellas per su retaguardia, mientras que lap fuerzas de Jose 1a batman por su flanco derecho. Los espanoles barrian las alturas con su artilleria, con poco resultado, a fin de apoyar su avance al campamento ; de pronto estallan las minas con fragor tremendo; la 5olumna espanola se ve rota y diezmada, al mismo tempo que personalmente Antonio Maceo la macheteaba pIr su retaguardia. Los espanoles emprendieron su retirada batiendose pi6 'a pie6 y bravamente para salvar su artilleria, algunos de enyos mulos cayeron en poder de los soldados cubanos, que enardecidos los perseguian incansables y tenaces. Los cubanos tuvieron 139 .bajas entire muertos y heridos, pesar de las favorables condiciones en que se batieron ; los espanoles confesaron en sus parties officials haber tenido 12 muertos entire officials y soldados y, cuarenta y siete heridos, to que no es creible por el aspecto del terreno done se verifico el combat, que debi ser una verdadera cat-strofe para la column de Canellas. Esta action fu6, quizas, una de las mas sangrientas de esta guerra ; el Campo done stall la mina **~~~ a 5a

PAGE 196

*n~ueu ap .ini'us ul op .0 ae '0 L au .0opauoo *71el ua. otat .0cc. inaeu a *.'. .* ua Snja oS an .5auaau 90ea 3 e'n o n u o .e C ~ j 66o5 ea .a uo ue jo .e e ad Slu jus e. *gn omp 'II e pel' *a *.ae staa *~ p eves. to UPS,.al.a Suuo :j I' icest On eo *; *eaa o. .eo eabe ua oua *ou a 3' .04na .0 op 0~a 5.6ds .00tgo .a .n op a*a u 6 : ISeeao usu an seoe 0. utjo s* q *sanb oigu -a ovS opu095 C C 0*00 souu5u @0ujtotu .0 Stuou a osou -11 X S .0 AT.. S 0nsduo '5 6 ean .0u~' op S .atpsoaa 0aua op **a eirjrguaauou s .mt ian .. opc 9et~a Soope So suoso o* S 'pteua s. .0gtao so .0sa :0.331 .Sor '.3.ua ju Szq .c aj an .suun se~do eap 0paua .auu .9' ap .0'

PAGE 197

--195LA A SAMBLEA DE JIMAGUAYU Desde los primeros dias de Septiembre haban ido llegando a Camagiiey los represntantes de Oriente y Occidente, con objeto de formar la Asamblea que constituyera la Repablica. Antes de cumplir los seis meses, la Revolucin, que parecia haber nacido inuerta, se encontraba fuerte y potente; desde su inicio se extendio con rapidez, a la vez que robustecia o que debia ser su base: Oriented; y ya estaban en complete rebellion Camaguey y Villas, y algunas partidas Como las de Socorro, Francisco Perez, Matagasy Regino Alfonso, hacian excursiones y se sostenian en Matanzas, Colon, y en el sur de la Habana se preparaba un prximo movimiento. Para dar unidad a los elementos revolucionarios, faltaba un Po'der Central, en cuyas manos estuviera la direccion del Eje'rcito en todo el territorio ya levantado en arms. Existia generalizada la idea de que constituido un Gobierno, las naciones extranjeras, y en especial los Estados Unidos, no consentirian que una nacin fuerte y ponderosa abusara de sus fuerzas para aniquilar un pueblo americano, d5bil por su escasa poblacijn, y que volvia de nuevo a luchar por su libertad e independencia, contra un poder tiranico que to explotaba. Habia muchos que a pesar de la conduct hostile del Presidente Cleveland, 'creian que una vez constituido el Gobierno, 6'ste variaria. Eran tan innocents que esperaban d Washington una political honrada, y suponian que la doctrine de Monroe seria line de conducta para los Estados Unidos, olvidando que stos no haban venido hacienda otra cosa que aquello que les convenia segnn la epoca en que se desarrollaban los success. Que por eso hicieron sentir la Doctrina de Monroe en el caso de. Venezuela, pero que no existia por entonces para Cuba; y por eso, entonces, con Cleveland, eran eficaces aliados de los espanoles; los mismo que mas tarde, con Mac Kinley, explotarian a su favor la amistad de los cubanos. La mayoria de los escritores espanoles pintan a los Estados Unidos como alentadores de las revoluciones en Cuba, cuando en realidad la combatieron siempre, ayudando al Gobierno espanol. El pueblo americano ha sentido siempre simpatias por el pueblo cubano ; sus gobiernos, nunca ; ,y el caso de Mac Kinley se debi6' ma's al quijotismo de Sagasta que la mala voluntad de aqu. Antes de reunirse la Asamblea se disenaban dos tendencias : unos pretendian, olvidando el pasado, la Republica ideal de Guaimaro; otros, queriendo la Repnblica tan amplia y liberal como aqul1a, crean que para asegurar el triunfo era precise un mando military absolute,

PAGE 198

-196mientras no se obtuviera la independencia; unos iban a salvar los principios a riesgo -de perder la Republica; los otros querian el triunfo a costa de sacrificar su amor propio, sus principios y hasta su propia personalidad. Se delineaba clara y precise la diferencia entire las Revolucion de 1868 y la de 1895. A los primeros dirigia Salvador Cisneros; los segundos estaban representados por la gene oven. El dia 10 de Septiembre estaban reunidos los Representantes la Asamblea en Jimaguayn. La componian, por el Primer Cuerpo : Joaquin Castillo, Rafael Portuondo, Pedro Aguilera y Mariano Sanchez en sustitucion de Tomas Padro; por el Segundo Cuerpo: Enrique Cspedes, Rafael Manduley, Rafael Perez Morales y Marcos Padilla; por el Tercer Cuerpo : Salvador Cisneros Betancourt, Lope Recio, Enrique Loynaz del Castillo, y por el Cuarto Cuerpo y las fuerzas de Occidente : Pedro Pinan de Villegas, Raimundo Sanchez, T. Lopez Leyva, Francisco Diaz Silveira, Santiago Garcia Canizares, Jos Clemente Vivanco, Severo Pina, Orencio Nodarse y Fermin Valdes Dominguez. El dia 11 se reunia la Asamblea bajo la Presidencia de Salvador Cisneros, y aprobadas las atas, se nombr la Mesa definitive, siendo elegidos : President: Salvador Cisneros Betancourt. Vicepresidente : Rafael Manduley. Secretario: Jose Clemente Vivanco. Vicesecretario : Orencio Nodarse. Los orientales sostuvieron en la primera sesion la tendencia 3 la organization de un Gobierno military, exagerando la nota; Salvador Cisneros y la minoria que le segu*a, por el contrario, sostenan el Gobierno puramente civil. Tras trees dias de acalorados debates se vino a una transaccin, que, como todas ellas, result mala: se constituiria un Consejo de Gobierno, pero sin fuerza ni vigor; en cambio, el poder militar, que ejerceria el mando sin cortapisas Di responsabilidades, dejanido desde el primer momento -a1 Gobierno recien creado, en situation dificil, de la cual surgieron dificultades bien pronto. Se discutio y promulg6 una constitucion y se declare que la Revolucion de 1895, era la continuacion de la Revolucion iniciada en Yara el ano 1868; consignandolo asi en el preimbulo de la constitucion, que redact Enrique Loinaz. Se contituy6 un Consejo de Gobierno compuesto de un Presidente, un Vice Presidente, cuatro Secretarios y cuatro Sub-Secretarios. La Asamblea nombraria ademas, un General en Jefe, un Lugarteniente General y el Representante de Cuba en el Exterior.

PAGE 199

LA CONSTITUCION DEL GOBIERN4 PROVISIONAL Discutida y aprobada la Constitucion, qued6 constituido el Gobierno en esta form : Presidente : Salvador Cisneros Betancourt. Vice-Presidente : Bartolom *as. Secretario del Exterior : Rafael Portuondo. Secretario del Interior : Santiago Garcia Caniizares. Secretario de la Guerra: General Carlos Roloff. Secretario de Hacienda: Severo Pina. Sub-Secretario del Exterior: Dr. Fermin Valds Dominguez. Sub-Secretario del Interior: Carlos Duboy. Sub-Secretario de la Guerra : Mario G. Alenocal. Sub-Secretario de Hacienda: Dr. Joaquin Castillo Duany. La Asamblea nombr por aclamacion: General en Jefe : General Maximo Gomez. Lugar Teniente General: General Antonio Maceo. Representante de Cuba en el Exterior : Tomas Estrada Palma. En la Asamblea estaba tan arraigado el sentimiento militar, que Enrique Loinaz, apoyado por varios Representantes, fue a consultar al General Maximo 'Gomez, si queria que se le nombrase Presidente de la Republica. El General Gomez rechazo la proposicion, diciendo que no to creiani until, ni conveniente. El Consejo de Gobierno creado, era un cuerpo inntil, sin atribuciones para poderse oponer a los desmanes del elemento militar; 6ste, en cambio, se le habian concedido tantas, que venia a ser una Dictadura sin responsabilidad, y tenia hasta el derecho de dar los grades militares hasta Tenientes Coroneles: el Gobierno, en las operations militaries no tenia atribuciones de ningn genero; venia .ser "un Gobierno en el papel'', Como dijo Mr. Cleveland. En el nombramiento del Presidente, se cometi6 una verdadera injusticia, pues el pesto corespondia a Maso, al que de mala manera habia despojado Gomez del mando militar de Oriente y no contento con esto, influyo tambien en la Asamblea, para que se nombrase a Cisneros. El nombramienta de Lugarteniente, no tuvo otro objeto que contentar a Antonio Maceo, cuyas miras ambiciosas se conocian anteriormente. Solo la abnegacion y patriotismo de Maso, le hicieron sufrir tantas y tan notorias injusticias; maxime cuando se vela claramente que eran promovidas por Maceo. El dia 19 de Septiembre de 1895, formadas en cuadro las fuerzas

PAGE 200

-198 militares y con concurrencia de mucho pueblo, fue leida y jurarda la Contitucion, y proclamado el Consejo de Gobierno, con delirante entusiasmo. En el mismo lugar en que cayera en el fragor del combate Ignacio Agramonte, surgia la nueva entidad que debia llevar a feliz termino el ideal del heroe camagiieyano. La creacion del Gobierno solo trajo una ventaja, debido mas que a el, al caracter y condiciones de Salvador Cisneros, pues gracias a su tenacidad, acelero la organizacion y salida del contingente Oriental que debia efectuar la Invasion.

PAGE 201

LA INVASION Con la reunion del Gobierno, cambio el aspecto de la Revolucion y se organize el Ejercito que debia llevar a Cabo la marcha prodigivsa que llevara triunfante desde Punta Maisi a Cabo San Antonio, la bandera cubana, arrollando en su march al poderoso Ejercito Espanol, mandado por su mejor General. La invasion intentada la primer vez en la guerra de 1868, habia fracasado porque los espaiioles, aglomeraron sus fuerzas entre Puerto Principle y la Trocha obligando de este modo a los cubanos a consumer su escaso parque. Este temor ms acentuado debia tenerse ahora, pero por fortune la inteligencia del 'General Maximo Gomez, logr6 impedirle, engaiiando al enemigo. En el mes de Septiembre estaban ya revolucionadas Oriente, Camaguey y as Villas, occidentales, sostenindose algunas guerrillas en Matanzas. El Ejercito cubano se habia dividido en cuatro cuerpos de ejercito : el primero y el segundo, a las ordenes respectivamente de Jose Maceo y Bartolom* Mas, operaban en Oriente; el tercero, a las ordenes del General Jose Maria Rodriguez, operando en Camagiey; el cuarto, i las ordenes del General Serafin Sanchez, operando en las Villas. El Consejo de Gobierno, despues de constituido, marcho a Oriente, con objeto de avivar la marcha del eoutingente Oriental, que debia componerse de 1,000 hombres del primer cuerpo y otros mil del segundo. El tercero debia proporcionar igual nimero. En su marcha a Oriente, el Gobierno fue acompanado -por el General Maximo Gomez, hasta San Juan de Dios de Portillo, y_ el Lugarteniente General salio a esperarlo en los limited del territorio de Holguin, ya unidos, siguieron marcha por la costa de Cauto, haSia el Hato del Medio. El dia 10 de Octubre de 1895, reunidas todas las fuerzas de Oriente, bajo los historicos Mangos de Baragua, juraban las fuerzas Orientales la constitucion y el Consejo de Gobierno. Al General Antonio Maceo se le habian presentado graves inconvenientes que le ocasionaron serios disgustos y retardado su gestion. Con la llegada del Gobierno, desaparecieron 6stos, aclarando la situLiacion del mando del segundo cuerpo por haber pasado Maso a ocupar la Vice-Presidencia de la Repblica. -Maceo, desde ese dia, impulse con su habitual inteligencia y cuidado, la organization de la fuerza invasora, venciendo sagaz-

PAGE 202

Czan ula *andlau qa 9 ni C aiuanNa a e 0a 0.al *I U I slnoau Iup sad S *.n~IK niaoS o0 9-I .Uu d S .gia 0ielaai Us a p 0 ezl ap 0e *S 0' 0ud e ggaduaio o p TT a .e as ns I* uie0 gau SO .sldd Sluu a.. 0 aisin 6Uaa 0I 3o osu ns ap*ln idi pua ag ap o*~oT oaoul S a *as 0sn oN SOS'l! .0l Sn01 0 so .o ; .u. .0 0 u *o 0uaa *o oa0s *aued 0 5 .S S g aaeg ouI gl la opu 0O J.au.a .pe~ S u 'S uilo Ul .0 '.00 a an 9ni Su 000.an 0u 0~ealS ul ua u5e a Soqiio .p ., VI 0 au SU~n v u*auzGasa S U*d j .p sin C~aa o o -CUL **dotaa *laa labia gun .0 l0 0s u* o 0 *SPe z* ~n lu*a la, an 00ep~u .slun S 5 0no Su ap ill *iusa ul ap 9ea 0 0alqiaus u g o Soapin U ..o .uu op .S~o 0onn op v.1 a ul .0 q ie *padi as spabu lum 0sauo ''0' sop 0. lauues 0oajj;a ns y0 'ls 0.. 5 .0 '. 'BiOS I *p faaa Is y 505' ap 0ian 'n .0'da as 00 uoaIiuao .0.1da .rsa .a 00.0 '5nu a 0 0nso Snl ap uo.5tpu lau .9 .uu p n u u g In0 2 S O .6en l .9.n a *P 0 I O 0 565'aa aII .0 o l*aa la 00SBA .0'0H *p .jaS us 0.zo opua* 0 uo'i.a. S.ulia un ap '0 o as S *g 9 nIs a~os~ "aaN soruglusad l ab niudmaalssmulalBe

PAGE 203

rritorio Camagneyano. la Trocha. La columna sigue su marcha per aquel vasto territorio, sin ser molestada per el enemigo y el dia 29 de Noviembre de 1895, cruzaba la Trocha la columna invasora, solo con ligeros tiroteos. Se despide Macco del General Rodriguez, que debia permauecer on el territorio de su mando. La columna sigue su marcha a Oceidente. Se habia echo el prologo de la Invasion, desde sta fecha, empezaba el combate diario y se sefialaba el segundo fracaso de los platies del General' Martinez Campos, que estaba desorientado. Y para confirmarlo, vase los comentarios que copiamos de la prensa espaaola. "La nota salient en estos instantes de la Revoluion, es el cracc de los Orientales a las Villas, movimiento que hiasta hoy no se a qu6 obedece. "De todas suertes, ratifico lo dicho en anterior correspondencia, la invasion de iMaceo es la mayor esperanza que el Gobierno puede concebir de que termine pronto esta guerra. "La insurrection se agrupa en las Villas, done hay grades elementos para combatirla. Antonio Maceo y Maximo Gomez los dos Jefes mas important del movimiento, entrant en la provincia de Villaclara a opera con un gran contingent de revolucionarios desconocedores de la jurisdicion. "Sofocado alli el movimiento insurrectional, quedarian en el Camaguey, ay a Rodriguez y en Oriente, Jose aceo, Rabi y Pedro Perez, que distant mueho de toner la personalidad de los meneionados primeramente' Fuerza es confesar que la creencia de 5 los espaSoles era 16gica, si nos fijamos en las fuerzas de ambos contendientes. Espa*a habia echo un esfuerzo extraordinary: al finalizar el mes de Noviembre, tenia el General Martinez Campos, dividido el Ejercito Espanol en dos cuerpos: el primero al mando del General Luis .Pando, que situo su Cuartel General en Santiago de -Cuba, que operaria en Oriente; el segundo, las ordenes del General Sabas Marin, cuyo Cuartel General, estaba en Cienfuegos .y operaba en el Camaguey y las Villas. Tenia una fuerza efectiva entire el Ejercito qu habia en Cuba y los refueos llegados de la Peninsula : 119,386 hombres y, adems, 63,000 voluntarios que formaban un total de 182,386 hombres. Los cubanos tendrian 20,000 .mil hombres, que en tres meses

PAGE 204

pud ieron a 28,000 hombres, podian tambin contar col el elemento civil del territorio, que eran eficaces auxiliares. Con semejante diferencia de numero bien podian contar los espaiioles con aniquilar a sus enemigos eu los llanos de Occidente. El Gobierno cubano deb a retroceder a Camagney. El dia 30 de Noviembre se reunan los Generales Maceo y Gomez y 6ste, ya tenia listo el contingente que debian dar a los invasores las fuerzas de las Villas. La column invasora presentaba un aspecto imponente, por su numero ocupaba en las marches una gran extension, o que haia dificil sus movimientos. Desde el 1.* de Diciembre, empezo el combat diario empezando en la Reforma. El dia 3 se combat en Iguar ; el dia 9 en la Casa de Teja y el 11 en Bocas de Toro; 6sto, ademas de las escaramuzas y tiroteos que continuamente se hacian, tanto por los exploradores Como por la persecucion que nos haeian las columnar enemigas. Del 9 al 10 se destac el Ganeral Quintin Banderas con la infanteria hacia la Siguanea, sosteniendo 6ste various encuentros con la aolumna al mando del colonel Rubin. La jurisdiction de Sancti Spiritus ha *ia sido dejada atrIs; las columnas espanolas hacian esfuerzos para sujetar la marcha de las fuerzas cubanas en Villaclara. Las lomas de Manicaragua debian ser la nltima trinchera en que confiaban los espaiioles; los dias once, doce y trece fueron de combate, sostenidos por la retaguardia inandada por el general Serafin Sanchez, batiendose dia y noche constantemente a la vista del enemigo, necesitando movers en aquel terreno accidentado y dificil. Las lomas del Giro fueron el teatro de aquel combat continue que parece abandonaron los espanioles por la estenuacion natural, despues de tanta fatiga, contramarcharon al fin abandonando a aquella retaguardia heroica que siguio entonces su marcha de avance. Se estaba frente al Llano; la tierra prohibida .done se iba a lanzar aquella legion de heroes; mal armados, escasos de parquet, rodeados de enemigos, Bien armados y superiores en numero, pero no en resolucion y entusiasmo. El dia 14 se empezo a bajar la Sierra, se acampo en Guama. El dia 15, por la manana, siguio el advance; se quemarou los Campos del Ingenio "Teresa" y se recibio aviso que la columna enemg a acampada en el caserio de Mal Tiempo, y marchaba al encuentro. Los Generales Gomez y Afaceo, disponen el ataque y poco despues se entabla un fuego terrible. He aqui to que en escrito del General tiro dice sobre ese momento.

PAGE 205

.1.a T 4 n epput .ianU0 6l .b S z au S uj~a ~ 6oai 6oU to 65311 .e .4 .l~aC 6a .lalt n2Sa 710 *ulau ul 6p 0pm opsu' ia 6a 5 6 6o 6ut as uiuu ,el 3ql~a no op 66gn *u .6p 6a u l S 6sotu oftolo To oao 66 uiob 66qpu 0.'~ju so5 *sln ap 0i s-* oaq V-, .oaa .n U *i .lU~ .*~oo C *j ', uqls lsl 066'iU *t .66ju a0abouol un -ucls v 4. otaa .aplla .uols t 6t *a 0o l So y S.ua *sa .uba 6u ops5 n ppas utno bu la *dtj 6666s *o .6 aja ua 6~aut la zo Sa osud It Iu *U S 0p uoalj sa 00'auu .l .. S. atl osoau.l To 6.~i S S 0 ..l Sol *#..6o *oauzo I6pt op 6p l *n odu 65 S. -~sanl s3.0 6a '66zu.6 .. -so~~~~~~~~ ap Su1qu uo un oma' o dauu ~u~ elu~~~~~~~~eat~~~~ ~ .6t aus sszaa o pos ouaudzaSlaat -uo a46b 6ui 6p Sa l nbo 6. u* 6 Suaa0o niiu SI'ud~ao *auo ua .lot op 66Snaa6 6a a op SS* 'I la6 -adast ua I'ao opa;(1S 44 461 6a sl tuaSlse ) '5248 6l S .ia .U 6oip o 6'S.auads *ua i 6l S; S S...' .60 6 ..' 66 0 4agt uop 4i 6o6p *dl .05. .guu .ouldo 0o 66 u aldunluq~~~~~~~~~~~~~* 6en 6Uat aUai pS lamu)lpsbn o a .6io 96.. .8afS~t 64.utta 1 ulu u 6a s6n~ 40l 6. 00 *
PAGE 206

sativo el General en Jefe. Acercandose luego al General Sanchez le dijo: "Me esta pareciendo que va a ser inevitable un combate, y grande; quizes pr aqui mismo. "Voy a mandar un ayudante al General Maceo, para que lleve mas despacio la column y Vd. made otro a vigilar las filas.' Y consult el reloj : ran las nueve de la manana. El General Gomez continue conversando con el caudillo villareno. Diez minutes habrian transcurrido cuando se oyo un tiro a vanguardia y trash 6ste, otro y una descarga. Una conmocion brevisima conmovio de un extremo a otro las filas y se oyo el amartilleo seco y prolongado de preparar las armas. A la vez en el centro, nuestros flanqueadores tropezaban con el enemigo y nutrida desearga de Mausser, a manera de un millar de latigazos, silbaban sobre nuestras cabezas.-"Frente a ese enemigo.'' !Fuego! =Y y en una blanca humareda volvieron nuestras filas el plomo de muerte. El aire se llend de silbidos y explosiones y humo y fogonazos. No se vela nada, se oia un trueno y un viva inmenso. En un alto, una casita ardia y alli cerca, la banda Oriental a caballo, tocaba estruendoso y electrizante el himno invasor. De pronto en la vanguardia y el centro atacado, resono simultaneamente este grito extentoreo, Orden suprema, decisiva expresion del valor eubano : 1A1 machete, arriba! La extrema vanguardia mandada por Cayito Alvarez, cargo resuelta. E1 General Maceo, levantada el ala del sombrero, en alto el machete relampagueante, en el corazon la ira y en la voz el mandato imperioso, enardecido por el obstaculo de una cerca de alambrepronto echada abajo-bajo el plomo enemigo, avanz6 con una nube de guerreros. Pronto el corcel blanco del General saltaba entre las bayonetas espanolas. En el centro el General Sanchez con el Estado Mayor y las fuerzas Villarenas, cargo con las ma's proximas. Cuando llegamos a las bayonetas, ya el General Gomez entraba adelantando algunas varas, con varios de sus ayudantes y brava escolta, el primero en la carga, el primero en blandir sobre aquellos duros craneos, su corvo acero. Alli le vieron los dignos, ejemplo arrebatador, destacandose su marcial figura, Como un reto a la muerte, Como una impresion del valor, en una aureola de fuego; General entre los heroes. En el frenesi de aquella carga, al grito atronador de i Viva Cuba!!, se soltaron todas las iras; fue una incontrastable avalanche de machetazos. Los cascos de nuestros caballos atropellaban cadiveres, 6 pasaban arrollando los desordenados grupos 'enemigos. En ellos el espanto, la desesperacion; Espana perdida en America.--Yo recuerdo una de esas eseenas y no debo olvidarla, mientras en mi pe-

PAGE 207

,-205-cho haya gratitude. Pasando frente a un montn de zarzas, tropec, oculto entre ellas, con tres soldados espaiioles, traia el revolver en la mano, pero disparadas las capsulas. Asi intim6 la rendicion y les ech6 el caballo arriba. Dos presentaron armas, el otro me disparo a quema ropa, un machetazo mio, to paro en el Mlausser, ya iba a dis'pararme el segundo tiro, cuando un soldado desertor y peninsular, el Victoriano Alvarez, llegando a escape, descargo un machetazo sore aquel valiente. Victoriano fue ascendido a sargento primer en honor a esta.accion, sobre el mismo campo, por el General Sanchez. El pundonoroso Teniente Piedra-hoy Teniente Coronel-tuvo tambien un duelo singular, con otro grupo de un oficial y cuatro soldados enemigos. Hallandos solo los cargo al pronto, hacienda u ellos bajas; pero cayo gravemente herido de tres balazos-y estaba a punto de perecer cuando le salvo un grupo de ginetes cubanos, que dieron cuenta de aquellos enemigos. Estos groups disperses, ocul tandose en los matorrales y en un Canaveral cercano, sold-dos fugitivos en todas direcciones, que diezmaba el machete sin piedad, y un campo cubierto de des*rdenes y cadaveres, era cuanto quedaba de aquella arrogante column de Canarias que al. mando de Arizon,. tenia su primer choque--que fne tambien su nltimo con las fuerzas cubanas. Los restos espantados de aquella columna, merged a la casualidad de que les protegiera en la hulda su misma impedimenta que ya en nuestro poder se interponia en un Camino encajonado, delante de la caballeria perseguidora, pudieron salvarse y ann rehacerse a tun kilometro del sitio del desastre. En efecto no se oian ya mss que tiros aislados, y era entre .nosotros ardua tarea, reorganizar las fuerzas, embriagados de triunfo, cuando rompieron repentinamente el fuego a vanguardia, retaguardia y ambos flancos. Pareciamos envueltos. Sobre la derecha, la columna macheteada era la que atacaba, pero tan debilmente que bastaron para rechazarla en cinco minutes, treinta infants bien situados a las ordenes del Teniente Coronel Basilio Guerra, que cumplia ordenes del General Sanchez. El ataque de retaguardia fue rechazado a la media hora. Hubo un momento, en que tomando por una carga, un retroceso de nuestra impedimenta, que agrupada corrie sin saber a done, el enemigo huy6 de sus posiciones avanzadas. Los espanoles contenidos en vanguardia por Mlaceo, concentraron entonces sus esfuerzos sobre nuestro flanco izquierdo. Alli habia caido, Como el rayo de la guerra, el General Gomez, y era ya dueno del tre 3 en que llegaron los refuerzos enemigos, el que entrego a las llamas. "Acuestense en el sue-' lo''-dijo el caudillo cubano a una familia que vivia en aquel puntO. -"Y quietas que esos ... ... cobardes .huyen. Recuerdo que en esos moments al hoy General Bernab Boza, que reunia apresuradamen-

PAGE 208

-206te parte de la escolta para correr en auxilio del General en Jefe, cargando enseguida al enemigo, al mismo tiempo el General Sanchez situ6 una infanteria al mando de Lorenzo Cepero, con rifles acabados de quitar al enemigo, que enfilando la cerea de piedra en que se apostara el enemigo, le hizo a cien metros un fuego irresistible. En estos momentos, al choque de enemigo proyeetil, una hermosa faja encarnada circund6 el caballo blanco del General Sanchez. Ya al General en Jefe, le habian muerto de tres balazos el suyo y atravesado el ala del sombrero, al lado de la frente, el plomo de un Mausser. Rechazado el enemigo en el frente, acudio a la izquierda el General aceo. Al mismo tiempo atraido por el eco del combate, llegaba cargando al machete el Brigadier Zayas con 500 hombres. Un viva imnenso an.Ocio por todas direcciones la retirada del enemigo y el segundo desenlace de aquella jornada decisive. La invasion estaba asegurada. Mentras que se reogarnizaban las fuerzas, varias comisiones recorrian el campo, contando muertos y recogiendo aromas y pertrehos. 5obre el campo se encontraron 247 cadaveres y mayor nnmero dP rifles. Unos 20,000 tiros, asi todas las acemilas del enemigo y dos banderas espanolas, con esta inscripcion : "Batallon de Canarias nnhero 42' .-Ellos publicaron ademas, haber retirado 50 heridos. Nosotros solo tuvimos que lamentar la muerte del Teniente Coronel Cefi, del Comandante Garabella y de tres soldados y treinta heridos. Tal fu6 la jornada de al Tiempo. Alli se cubrieron de eternal gloria las armas eubanas y gang el Ejercito Invasor, mucho mais que una victoria, la decision felz de es a a la de guerra por la Independencia. Vendra un dia de justicia y de luz, quizs habremos desaparecido los que tenemos por supreme dicha haber nacido a tempo para asistir a esa jornada. Quede a nuestro pueblo ese monument ideal de las arms cubanas. Y guardese en urnas de corazones, una memoria de aquel dia de patio jbilo que aseguro la libertad". Por el relato se ve la actividad con que operaban los espanoles, pues apenas se inicia el combate en la vanguardia cubana; nuevas columns enemigas le atacan por su flano y retaguardia. El primer paso feliz aseguraba el advance que se verifica con pasmosa rapidez, llevando al campo enemigo, la alarma y el terror. Negras columnas de humo van marcando el paso de la tromba revolucionaria. El fuego purificador arrasando los Campos anuncia al do minador su derrota definitiva. Por los flancos de la column invasora desprendense groups que aumentan la incertidumbre de las columnas espanolas, que se mueyen sin Cesar y con poco 6xito,

PAGE 209

-207El General Martinez Campos que estaba en Cienfuegos, salio precipitadamente para Bataban y de ahi la Habana, done encontr6 el pueblo alarmado por to ripido del avanzar de los invasores. El humo de los canaverales pareeia que nublaba la Estrella del Pacificador. Palpaba su tercer fracaso, burlada la linea del Jobabo; rota la Trocha de Jilaro a Moron, y desecha la line de Manicaragua invadidos los llanos de Occidente. Intenta ahora salvar la Provincia de Matanzas, para ello se traylada a Jovellanos y llama sus columnas para interponerlas; los Generales Prats, Garcia Navarro, Luque, Aldecoa, Suirez Valdes y el Coronet Hernandez, se adelantan con rapidez y toman posiciones para evitar el avance y para que sufrieran el cuarto desengano. De Jovellanos, siguio a Colon donde situo el Cuartel General. El General Gomez, hace rumbo al N. O. y el dia 20 de Diciembre se baten en el Cascajal y la Colmena. El 21 tienen otro encuentro en el Ingenio Antilla, sin que el enemigo, pudiera contener la marcha de los cubanos, que iban sobre las vias ferreas; entorpeciendo de este modo los movimientos del Ejercito Espanol; cortando sus vias de comunicacion 6 introduciendo la confusion en sus planes. El General Gomez, siguiendo las vias ferreas, las va cortando y cruzindolas en distintas direcciones para despistar al enemigo. El 23, entra en el Roque, el pueblo to recibe carinosamente, y desde aqui sigue su marcha hasta Jovellanos. El. incendio de los canaverales iba senalando el paso de los invasores ; el pals se levantaba en masa ; la columna como la bola de nieve, engrosaba sin cesar con la gente que se unia diariamente, alentindola a seguir adelante; el enemigo se desorientaba viendo por todas partes grupos de revolucionarios, que con la tea llevaban la alarma a todos los puntos por donde pasaban. El vertigo revolucionario se habia apoderado de la poblacion entera sorprendida ante las dcrrotas continuadas del aquel poderoso ejercito a quien dias antes suponian fuerte e invencible. Los Generales espauoles, estaban aturdidos con la rapidez de los movimientos y el empuje de nuestra caballeria que tan acertadamente supieron aprovechar los Generales G6mez y Afaceo. Lo que da idea ma's clara de este movimiento es to dicho por un escritor espafiol. "Es una invasion al galope, en que la velocidad de la carrera ha cohonestado los riesgos de la empresa'" Este criterio prueba el error general; la invasion no era un conquista : era la serial que un pueblo ya trabajado esperaba para alzarse y Iasi siempre lo haeia con anticipacion.

PAGE 210

-208Cuando el contingente Oriental estaba ann en Camaguey, habia en todo el pals hasta Matanzas, partidas insurrectas y en Vuelta Abajo habian dado el grito de libertad dos grupos. Vaase este resnmen, la llegada de Roloff y Serafin Sanchez, ha bian completed la sublevacin de las Villas ya iniciada por Castillo -y Zayas puestos a las ordenes del General 1Manuel Suarez; por Orden de 6ste, estaba Cortina en la Jurisdiccion de Sagua; Francisco Perez se sostenia en Cienfuegos; atagas estaba en la Cinaga; el General Lacret, despues de pasar milagrosamente por la Habana, puesto al frente de las fuerzas unidas de Francisco Perez, de Sagua ,y de Nu nez y Bermudez, invadia a Matanzas y derrotaba al Jefe espaol Molina en Cayo Espino en el mes de Octubre; derrota que veng* esta fiera mss tarde asesinando a ventisiete infelices entre ellas mujeres y ninos, ademas se sostenia en Colon Secundino Garcia; en San Jose de los Ramos, Regino Alfonso y Jose Roque en Camarioca. Por ocultar los espanoles los progresos de la Revolucion hicieron creer que e' pals estaba en paz antes de la invasion, to que no era cierto. El General Gomez que venia pvia frrea pasa por rosca y Sumidero done se le incorpora Maceo y siguen a Coliseo. Desde el dia 20, el General Maceo despacha a Lacret para que con fuerzas de Sagua al mando de Robau, levantara gene, avanzara por San Jose de los Ramos, insurreccionando y arrasando el territorio.El dia 23 el General Gomez, desde Tosea, despacha a Rafael de Cardenas, para que reclutara gente en Matanzas y avanzar;, si podia hasta la Habana. El General Martinez Campos, desde Colon, escalona sus fuerzas para evitar la invasion de Matanzas y marcha a Coliseo, done encuentra a Gomez y a Maceo. Aturdido ante la invasion,.viendo arder los ingenious a sus flancos y a su retaguardia ; envuelto entre el humo de la polvora y de los *anaverales, se ve obligado a retroceder y, casi loco, sin poderse dr idea exacta de la position de sus contraries, vuelve a la Habana, donde la political por unaa realidad de la Revolucion por otr, habian dado al taste con su prestigio military. Despues de Coliseo, la situation de la column cubana era comprometida. Rodeada de columnas espanolas, que alli se habian concentrado, 6 imposibilitada con enorme impedimenta de cargas y d!; heridos de los combated anteriores, que no tenian done dear, con un porvenir incierto, sin segurirdad de que el pals seguiria contestando como hasta entonces, al movimiento y agoviados por la enorme responsabilidad. los Generales 'Gomez y 2.aceo tuvieron un momento de inspiracion.

PAGE 211

--209Ostensiblemente la columna invasora contramarcha rmbo al. S. E. y las columns espaolas, la siguen tenazmente, apresurandose a ocupar posiciones hacia Cienfuegos; respiran por primer vez, cr,yendo que la ola revolucionaria, retroceda acobardada ante el obstaculo. Se baten el 26 en la Entrada y siguen a Calimete donde descansan dos dias. El dia 29 en ese punt, en el central Mans, en el Paradero de la Isabela, y el dia siguiente 30 en el Embareadero de Molina, y cuando los espanoles crean eortarlos en Cienfuegos, ven con asombro que Gomez y Maceo habian contramarchado, entrando por Jagey Grande al Sur de Matanzas; se beaten el .de Enero en el Estate, y estaban las puertas de la jurisdiction de la Habana. Siguen por Nueva Paz, quemando las fincas a su paso, entrant por la jurisdiccionde Gines, cruzan el dia 3 el Mayabeque, 5asi a la vista de la columna de Bernal acampada en el Central Teresa de Arango. y ocupan la jurisdicion de 'la Habana, que ya el dia 5, ardia en todas direcciones, llegando hasta las puertas de la Capital, Marianao y Punta Brava. El General Martinez Campos da el dia 2, un Bando, declarando en estado de guerra a la Habana y Pinar del Rio; la alarm fue extraordinaria y el General Ar-derius, tom6 todas las precauciones como si la poblacion estuviera sitiada. Las partidas cubanas invadian todo el territorio y las fuerzas espauolas no acertaban a hacerles frente. Casitodas ellas estaban sobre las Villas,enganados por el movimiento del General Gomez y ia rapidez con que habia contramarchado hacia Occidente. El pequeno territorio que comprende la provincia de la Habana, fue recorrido en todas direcciones y el genio de la destruction se sentia en todas partes. Una vez en la Habana sale el General Macro para Pinar del Rio; el General Gomez permanece en la Habana y el 'General Lacret, debia asolar la Provincia de Matanzas. Maceo pasa como una tromba por el territorio Occidental, Mariel, Cabanas, Bahia Honda, San Diego de Nunez, Paso Real, Sa Cristobal, Los Palacios, Santa Cruz de los Pinos, San Juan y Martinez, Consolacion del Norte y del Sur, Guane, La Palma y Taironas ; todos esos pueblos son asaltados y quemados, totalmente los. unos y en pate los otros; y el dia 23 de Enero en Mantua, que puede decirse que es el punt fnal de la invasion. El pueblo entero de .Vuelta Abajo, que no se habia sublevado antes, esperando 6rdenes, se une como un solo hombre a los invasores y la Revolution pasea triunfante su bandera de un extremo a otro de la Isla. El enemigo atonito ann, no habia podido reponerse de su sorpre14

PAGE 212

^210= sa; el General Martinez Campos, deja el mando y ao sustituye el Go neural Marin que pretend, poniandose a su frente, dar fuerza al Ejrcito Espanol que pareeia galvanizado. Mueve sus fuerzas hacia Vuelta aaniquilar Gomez, que se sostiene en la Habana e impedir su reunion con Maceo que retorna de Pinar del Rio y Lacret que avanza de Matanzas. Maceo descans uat y emprende la vuelta Habana, por el Camino real, donde derrota a Garcia Navarro, entra en Paso Real y espera al General Luque con quien sostiene reiida accin; en que sale herido el General espafiol, el dia 5 de Febrero ataca a Candelaria que incendia en parte. El dia 7 derrota al General Segura en Rio Hondo y los dias 9 y 11 se bate en San Cristobal y Sahori, penetrando en la Jurisdiccion de la Habana. El General Gomez se movia sin Cesar en el pequenio espacio a que se habia concretado. El Gabriel y 'Gnira de Melena son quemados, se bate el dia 7 en Regalado y el 11 en ili Rosa y entra en Bejucal los dias 13 y14. Como si las fuerzas cubanas hubieran pretendido recibir dignamente a Weyler el fuego se sentia incensante desde la llegada de st* General. Maceo, con su acometividad acostumbrada, se batia 5 Melena, en Quivicpn, en San Antonio de los Banos, los dias 13, 14 y 16 y el 18 atac a a Jaruo, reuniendose el dia 19 Gomez en Moralitos, donde derrotan al enemigo en las primeras horas del dia, dirigindose a la Catalina de Giines donde se baten nuevamente. G mez y Maceo se separan de nuevo, el primer se dirige hacia el Hanabana y el segundo a Matanzas y se bate el dia 25 en la Perla, retrocediendo de nuevo a la jurisdicion de la Habana, batindose n Ibarra, Bainoa, Nazareno, Rio Bayamo, Dolores y Acana, haciendo rumbo otra vez a la jurisdicin de Matanzas el dia 5 de Marzo. El dia 7 de Marzo acude el General Maceo a dar auxilio a las fuerzas del General Lacret que se estaba batiendo en el Ingenio "Diana' de Soler, el dia 8 nuevo combat en Rio de Auras y se con tramarcha hacia Gaira de Macurijes y Corral Falso, acampando en Galegn. Se reune de nuevo el General Gomez, que traia las fuerzas del General Quintin Banderas, que habia quedado en Siguanea y se incorporan a las fuerzas del General Maceo. Aqui puede decirse que terminal la Invasion y la guerra adquiere en today la Isla un caraeter stable local. Gomez toma rumbo a Oriente y Maceo, retrocediendo, se bate el 11 de Marzo en Nueva Paz, atac ia 13 Batabano y se internal en Vuelta Abajo, dejando echo cargo del mando de la Habana al General Jos6 Maria Aguirre, que se habia incorporado el dia 23 de Fe-

PAGE 213

*so R S -laa paa .0030xt~ 00' 3~, '0 tequo 05.00 la *0 aaI.E An a to is ao aogu u. 0. t o0 e om *gi. svinut ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ S ua .9autouualBgu~wIo a Boaio I 'v.0~~~~~otan Snu S0' .S *. 65. I0ueios 0 a~ta .. *ao I.lluia IUS '3nt *po El 0..~ o -,aalta ap .eai S. .0t~al .0.053't~ -p 'S JI Iop'''tuiq i 0'H S ol *ae sa'.0. So aauaa* 0o. g d viu sauapo sus u-zal 'l o i.. -saa oapa ge a .a :i. u'a --d aum *w apo '5. d .005'u~ sul ap .uotSr la u o S -lu -u *te .oa.06 aso 'auaa ua oao uu *ad sao s So. ...5' *sa S 'Spaj v If'oad as oua0o ia an U-''s lIzono 's5au0uso sus S0 puabsi .s g o opaan 0 et va 0 yuat .S -aa 0n o' an oll la uxe 0 aoapo 0uu~v .. .u eSv.0. a0 .ls V Sauaa .0' 0~uad .00 *.dan 0o So0 apa0 oiu0u 0voa lap. ol 0n 0a 00uaoa .oa~ aso *go la .0~~~~~~'lluzu S 05 *SS ' 0 I'* I. S *pu .utbg .ivni P .1.11. iqun .us0. OSaa l* 0aSap0..su. P.S odan .3.~a l* S *tuu L ap unu I.. 0. avuf S '. egnD~~~ ~ ~ ~ ~ :' 3' 0iotalon ota~ podaoiutdlpau eo *uan wqu .0 aj 'so *naa 0' .sas~u 80I .ls .0 *l~ I "autC 55t 00 .o~ue ua .9aia as ead *':aola *slad '*' *lata pao pial *equ .aoeu So Op SoutIA~ 8 * .0.' 5 030 050.00 S. an s.zt1. p *0 OSul' op 0'0.s Su 0aar 0'aaoI, 000. I .* *0 .g -.TTY0a.

PAGE 214

--212del General en Jefe; con objeto de activar las operaciones se propose asaltar a Sagua de T 0namo. La mala f6 de Jose 'Naceo, hace fracasar la operacion, despues este se retire a Santiago de Cuba; el Gobierno march a Ensenada (Mayari), donde permanece hasta fines de Febrero; de aqui marcha a Camagey, incorporando a Rabi, que o custodial hasta ese territorio llevando fuerzas de Bayamo y Tunas. De acuerdo el General Rabi y el General Jose Maria Rodriguez (Mayia) con fuerzas de Camaguey con dos piezas do Artilleria, atacan el fuerte de la Zanja que baten durante tres dias sin resultado; rechazan en el Estero las fuerzas que venian en auxilio del fuerte, que pasa al fin al retirarse los cubanos. Ya en Marzo la guerra hab a cambiado de aspect. El Ejgrcito Espanol abatido por sus continuas derrotas, los cubanos aduenados de todo el territorio, localizan sus fuerzas y se ponen a la defensive, proceden a organizarse civilmente, limitandose cada fuerza a defender las localidades a que hab0an sido destinados. Jose Maceo, manda el Primer Cuerpo ; Jesus Rabi, el Segundo ; Jos6 Maria Rodriguez, el Tercero ; Carrillo, el Cuarto ; Jose Maria Aguirre, el Quinto; Maceo queda en Vuelta Abajo; Gomez emprende su viaje a Oriente.

PAGE 215

213LA RMIGRACION Despues de la muerte de Marti, solo se habia conseguido tin kito el desembarco de Roloff y Sanchez. Guerra y Quesada, fueron poco acertadosen su gestin, a pesar de la buena voluntad y obediencia de las emigraciones, desarrollronse muchas ambiciones; quisieron absorver el mando e impidieron el trabajo de los Jefes expedicionarios. Solo consiguieron desembarear a Crlos Manuel de Cspedes y Francisco Sanchez Echevarria con pequenas expediciones y a Francisco Carrillo y Pepe Aguirre, embareados en un vapor, que debia dejarlos en cinco botes a poca distancia de Cuba, los dejaron muchas millas de tierra y se salvaron milagrosamente, perdiendo Iasi todo to que llevaban. -Se reunen las emigraciones y el 10 de Abril de 1897, nombran Como Delegado para sustituir a Marti a Tomas Estrada Palma; hombre de buena voluntad; pero falto de condiciones para sustituir a su antecesor. Absorve este todas las atribuciones y paraliza con sus torpezas la marcha de las expediciones comprando barcos viejos o inntiles dos de ellos se van a pique el "Hawkins" y el "Comodoro". La politica de Cleveland, nos habia sido fatal y la persecucion a los cubanos enearnizada; en Abril afloja un poco. Desde la salida del -Woodal, se dedica la Delegacion a despachar la expedicion del Comandante Enrique Collazo que estaba en el Sur de los Estados Unidos y al que confine a los cayos de la Florida con 115 expedicianarios a esperar barcos; con tan poco acierto que los tienen tres meses, Octubre, Noviembre y Diciembre en Pine Key, Collec Key y Cape Sable, teniendo este que retirarse de esos lugares por falta de barcos. El General Calixto Garcia que llega de Espana, se pone he las ordenes de la Delegacion quien se propone su embarque; le buscan el vapor "Laurada", que es detenido por el Gobierno Americano y presos los expedicionarios que logran al fin su libertad; to hacen embarcar en el "Hawkins", que se v aii a a mericanas, salvindose milagrosamente los expedicionarios, gracias he su serenidad y la de su Jefe el General Garcia; 6ste al fin reclama en justicia y logra que la Delegacion despues del desastre, le deje en libertad de accion a los Jefes expedicionarios; desde entonces el aspecto de las eosas varia. El mes de Marzo de 1896, es un mes feliz; los Jefes expedicio-

PAGE 216

iiarios, obrando per su propia cuenta con los recurgos que facilitai las abnegadas emigraciones, tienen 6xito. El 17 de Marzo de 1896, desembarea Enrique Collazo del Three Friends'' en Varadero (Cardenas) ; el 19 del mismo mes to hace felizmente en la Palizada; Nuevas Grandes (Camaguey), una bonita expedicion en el vapor "Comodoro'', el Coronel Braulio Pena y el 24 de Marzo, desembarea en Maravi (Baracoa) el (General Calixto Garcia, uina mnagnifica expediicon, cuyo 6xito trajo a Oriente grander ventajas.

PAGE 217

OCCIDEN'TE Sabs Marin, encontro al hacerse cargo del mando una sitiacion poco halaguena; un ejrcito medio desmoralizado, por la continuidad de sus fracasos; mal situados para poder defender los territorios amenazados; que se hallaban medio desguarnecidos. A pesar de su buen deseo poco pudo hacer, su periodo de mando fu corto; pues la retirada de Martinez Campos se verifico el 20 de Enero de 1896 y la llegada de Weyler tuvo Lugar el 11 de Febrero del mismo anio. Con Martinez Campos se fu6, la tradicion honrosa de la Espana caballeresea; con Weyler llegaba, para Cuba; la ruina, la desolacion, el asesinato, la guerra salvaje y brutal, a quien personificaba bien el antiguo subalterno del feroz Valmaseda, a cuya sombra habia conseguido realizar los actos ma's brutales y asquerosos; venia. a desarrollar en ma's ancho teatro sus perversos instintos, incitado ademis por los estnpidos aplausos de un pueblo degradado, que ansiaba' vengar sus agravios y derrotas continuadas. De Oriente a Occidente, al frente de sus fuerzas, Gomez y Maceo habian hecho retroceder a las columnas enemigas, a la vez que con su ejemplo y bravura habian acabado de levantar por completo al pueblo cubano. La marcha triunfal de la Invasion, habia terminado al separarse Gomez y Maceo en el, campamento de Galeon el dia 10 de Marzo de 1896; el primero se dirigia a Oriente, el segundo volvia a Vuelta Abajo a iniciar los trabajos de la homerica campana de Occidente y .a poner en evidencia la cobardia y torpeza de la fiera que Espana mandaba a Cuba, para su propio descredito. Maceo llevaba consigo fuerzas de Matanzas al mando de Lacret, jita, Iasi en los limites de Matanzas y la Habana el dia 10 de Marzo y el 11 se dirigio al Ingenio "Nueva Paz''. Maceo lleva consigo fuerzas de Matanzas al mando de Lacret, dos escuadrones de la Habana, mandados por Cardenas ; otro al mando de Antonio Nunez ; tres de Pinar del Rio ; infanteria de Oriente llevando al frente Quintin Banderas; Regimiento Cspedes, al mando de Tamayo; el Regimiento Villas, con Zayas; un escuadrn de la Brigada de Cienfuegos mandado por el Coronel Camacho' escoltas y comisiones de otros cuerpos. Apenas emprendida la marcha, se sostuvo un combat Como de una hora; se hizo alto corto y se continue haci Giiines, acampndose en Jicotea cerea de Geines.

PAGE 218

u oza so 0gn S I uoi ul aa0o soai 5.uu as .S 0Saltaj *u Ia C *aquu *3 .'d oau u Ia* au sasnp 3.on Ia; 0 az .uzunbuAauadI su uIuous p olsQ'l sn aua .5.aia B oq* n opoap o*all uuodso opuu 00ug 3's, n uo oau *oouua oau sOpta gola S 0oaau *at Inn uu n eut0nloaISl op -oa Ia 1g 0ulaa 1I 33m 0uino ul U.lu lptatiC Ia anb u lqoaI llu ~ond ~ iau Iau p iu u 0oug '5, on y .u l .i 0go ul *0na Vau Sg u *,uadi 3 s 9. .a .0 a i IV .I 'zu 0 0.pa *apu a 0a su*a s5 uo 9 0 05'009' -so 0 .po ana ua 5,uua as opu ulu Spapal un -Ul uu 0'lot 'p '50'65..upIauaaNo um iaqoga as gaaui 0a .0su oulo l5 *aa rp un ui 0alo ... 0' uta 30'5b .uaug lapd S Sapbn lu 3i 9to oCuu 5,-C53 -a93lI s*i v uuilau ga 3go Outa u .l9'inla '(968 *, azug op8) gouua aop.l 10.0 *a 0S a l '0't14 I 1nn unazu~0 a p uaa 5o Cuu 3 '00ulZ\ t. .0.la suzan s Io '.b 0.0er vCupoa uo .u S 0.aaZ oiau Ia. o5alo as o*g 3lan IY 0 15 0 .uswuuS. uH 0 .a atsaC ulu u ab .5.oaa uo oloa 3lauA~ *ta~ 5 f I S *oinu .ou Sos *a~l1i lba alaaun popu n .0p 0. oau *~o~g *~ln 5I 0 05 3 5' jo uq.p S *aa roqiaoay S.zuo todsala 5 .a

PAGE 219

poles logran retirar; el combat contain a con fuego de fusileria; el enemigo se retira por la carretera con algnn desorden, dejando efectos y municiones de artilleria. Su retaguardia es hostigada sin Cesar. Al oscurecer, un escuadrn mandado por el capit.n Rosendo Collazo, sale casi de noehe a reconocer el Campo y se bate con la retaguardia. El combate se habia verificado sobre la calzada. de Candelaria, durante unas tres horas. La columna espanola iba al mando de Suarez Incl.n. Los cubanos tuvieron entre muertos y heridos, veintitres bajas, la fuerza cubana acampo en la finca "Berrendo". El dia 17 nos emboscamos en la calzada de San Cristobal, sin resultado yendo a acampar 'en el Cafetal de Frias. El 18, en marcha, al atravesar el Camino del asiento de Frias a Labori, el enemigo, emboscado en un palmar, esperaba. Maceo to ataca por ambos flancos, el enemigo se repliega en el palmar, en espera de refuerzos. Maceo toma posiciones en el Camino de Vigil a Candelaria, a la una de la tarde se presenta el enemigo en esta direccion, deja combatiendolo al regimiento de Palos; manda la infanteria a Cayajabos y la caballeria sobre la carretera de San Cristobal a que amague el ataque al pueblo. Al llegar nuestra infanteria a Cayajabos, llegaba el enemigo de Guanajay; se entabla un combate tremendo. Tras recio batallar se abandonan las ruinas de Cayajabos, por orden de Maceo, y se situan en una altura inmediata; se enearniza la pelea que termina al oscurecer. Maceo acampa en las faldas del Rubi. Las fuerzas que sostuvieron la brega eran: las de Linares, Suarez Incln, Sanchez Hechevarria, Hernandez de Velazco y Eduardo Frances. El dia 18 de Marzo es un dia de gloria para Maceo y sus fuerzas. El dia 19 los espanoles aparecian inactivos, tal vez por el tempo. En la mariana inician el ataque del campamento del Rubi, Maceo se prepara en 41 y cubre su hospital y depositos, la vanguardia es rechazada, las guerrillas cubanas combat todo el dia, los espanoles en la tarde se retiran al Ingenio "San Juan Bautista", Maceo, terminado el combate, se situa en Guasimal cerca de Rubi. El dia 24, se sale en marcha, Camino de Bahia Honda, se incorpora Carlos Socarris con fuerzas de Cacarajicara. Los dias 26, 27, 28 y 29 en marcha a, traves de la Sierra, habia rumores que se desvanecieron del alijo de una expedicion. En la noche del 29 de Marzo se ataco el pueblo de La Palma a la una de la noche se ordenb la retirada, bajo la presibn de un desastre, se acampo en el Caimito, hubo n las fuerzas cubanas, 39 muertos y 88 heridos. La expedicion anunciada era la de Enrique Collazo desembar-

PAGE 220

cada frente al fuerte de Varaddro (Cardenas), estos expedicionarlos, se reunieron el 17 con Tavio Cepero y Miquelini y el 18 de Marzo con Lacret que se habia separado de Maceo hacia cuatro dias. Maceo se dirigio por la Sierra de la Cumbre y en la noche del dia 31 de Marzo se tiroteo a San Diego de los Banos. El 1.* de Abril atravesando la Sierra se tiroteo el Heleografo de la Loma del Toro, tremendous aguaceros obligaron a permanecer en las faldas de la loma hasta el 3 de Abril en que se dirigio al t -rmino de Bahia Honda; el enemigo tenia alli su Cuartel General, y destacamentos en los ingenious Bramales, Tere is a, se acamp en San Diego de Tapia, la infanteria en el camino de Lechuza, la caballeria en el ingenio demolido "Manuelita''. El dia 9 de Abril tom el enemigo la iniciativ a avanzando por "Manuelita'', sobre el campamento cubano, Maceo la flanquea y manda cubrir el camino de 'Govin. La columna enemiga inicia la retirada y se le ataca con mayor empuje; se les persigue hasta el batey de San Claudio donde su retaguardia se pace fuerte, para proteger la columna que se retira escalonada en perfect orden hasta que su impedimenta y vanguardia llegaran al embareadero de San Claudio donde se hicieron fuertes desplegando notable energia. El combate habia durado seis horas en un trayeeto de dos leguas desde la loma de Lechuza al mar, era. el Batallo de Alfonso XII mandado por el Teniente Co'ronel Devos. Al oscure*er fu6 auxiliado por la column de Suarez Inclan. Durante la noche fueron hostilizados por un escuadron del Rubi, mandado por el capitan Federico Alonso. Los cubanos tuvieron 37 bajas entre muertos y heridos; Maceo acampo en Lechuza ; durante la noche del dia 10 fuerza cabana entr6 en Candelaria. El 11 de Abril el Cuartel General de Maceo, se dirigio a Cayajabos; volviendo a ocupar sus posiciones en Tapia, situando una Brigada en Vigia y la caballeria en San Sebastian. En la tarde del 14 de Abril, inicio Suarez Inclan el ataque simultneo a las posiciones de Lechuza y Tapia, el combat se sostuvo indeciso hasta el oscurecer. sLOS espanoles quedaron en las lomas del Gu0simal, Maceo acampo a media legua de ellos en San Sebastian. En la madrugada sali* Quintin Banderas sore San Cristobal y Maceo ocupo la loma de la Vigia. Al amanecer del 15 rompian los espanoles fuego de canon sobre la Vigiay .se sinti6 fuego de fusil sore San Sebastin; para repeler el ataque de los cubanos el enemigo fraccion6 sus fuerzas ; una hora

PAGE 221

mas tarde la retaguardia cubana batia a la columna en los canarales de San Francisco, a donde habia llegado el enemigo sobre el rastro. Un habil movimiento de flanco, situo a los cubanos a retaguardia de la column, marchando de alli a Tapia despues de seis horas de combat. La column fu6 a parar al ingenio Luisa (Bahia Honda). A pesar de ao infructuoso de los movimientos del enemigo, Weyler decia que Maceo seria deshecho pues contenido por la Trocha de Mariel a Majana no podria salir de Vuelta Abajo, primero habia dicho que Maceo roto y deshecho iba rumbo a Oriente y al General Gomez .o dio por muerto primer, y mas tarde que estaba en Sancti Spiritus. Los hechos se encargaban de ponerlo en evidencia. aceo permanecio en Tapia hasta el 1S de Abril a las nueve de la manana; una columna enemiga avanzaba lentamente por el Camino de Lechuza, desplegando su infanteria y rompiendo nutrido fuego sobre las Lomas de Tapia, pero contenido tomo Camino por la falda de la loma dirigiendose a Cabanas done pernocto. El dia 19 salio ; pero hostilizada constantemente por los escu1adrones destacados sobre ella, retorno a pasar la noche a su punto de" salida. En la manana del 20 reaparecian sore Lechuza, intentan seguir y son rechazados, trash un combat rudo y tenaz a corta distancia los contendientes. A la una, el enemigo volvia al ingenio Luisa, los.ubanos conservaron sus -posiciones. El dia 21 transcurre sin novedad, en la manana del 22 se presenta el enemigo al frente de las posiciones ocupadas por Maceo, este sale por el Camino de Recompensa; Miro queda cubriendo el camino de Lechuza. El enemigo despliega sus fuerzas al frente de Tapia para combathr las dos fracciones cubanas, con algunas treguas dura el combate hasta las cuatro de la tarde, en que 6ste se reune en los bajos de Tapia y se dirige a pernoctar en San Gabriel de Lombillo, siguiendo para Bahia Honda el 23. Retorna el 25 por el camino de Recompensa; Maceo, con cuarenta hombres to espera en el alto de Lechuza y se bate hasta que el enemigo se retire apresuradamente por el camino de Bramales. En la manana del 26 de Abril se present una column que venia de Cabanas y la bate Pedro Delgado en los montes de Rubi, el fuego empezo en San Jacinto hasta las Lomas de Rubi, Como a las once se suspende y se retira el enemigo.

PAGE 222

=220A las dos de la tarde, el fuego anuncio la llegada de tres columinas-en direction a. Tapia. Una por el Camino de San Blis y Loma Colorada; otra avanzaba por Lechuza, done empieza el combat. En Loma Colorada, se bate el Prefecto Vigoa, reforzado por Maceo. Una baja por Lechuza, hasta Tapia donde se le reune la que venia por Loma Colorada, la tercera permanece en los altos de Lechuza. A las primers las beaten durante hora y media, Sotomayor y la escolta de Bermudez, mientras Maceo hacia frente a la que bajaba por Lechuza; durante tres horas no ces6 el fuego. A las cinco de la tarde se recipe aviso de Ducasse que por la playa de la Mulata se habia visto un barco expedicionario. Maceo deja a Pedro Diaz para que defendiera Tapia y 6l, con las escoltas de Quintin Banderas y Sotomayor, emprende el Camino de Buena Vista el 26 de Abril de 1896. Desde su llegada Vuelta Abajo, se propuso Maceo hacerse sentir en todo el territorio y para ello trasmitio ordenes de que se activasen las operaciones ; el Coronel Varona, hostilizaba el batallon de ad-Ras que conducia los convoys de los Arroyos a Guane, sosteniendo con el diferentes encuentros de el 12 al 24 de Marzo y en este dia planted un serio encuentro en la Teneria, en que los escuadrones Pinarenos cargaron valientemente, muriendo el Comandaite Perez; el mismo dia fnerzas de Varona, batieron la guarnicion de los Arroyo's. Para llamar la atencion sobre la Habana, ordeno al Brigadier Tamayo que con fuerzas de caballeria operate en la -Habana y retornara a incorporarsele. Este ataco a Hoyo Colorado 6 intent repasar la Trocha; Vicente Nunez y su fuerza se neg a a seguirle impidiendole realizar su proposito. Tamayo vag6 por el territorio de la Habana incorporado a Lacret, esperando la oportunidad5de cumplir la orden que recibiera mas tarde: cuando el Brigadier Zayas volvia a incorporarse a Maceo, se le unio, viniendo a morir en el combate de La Carolina, el 21 de Mayo de 1896. n la nohe del 26 se llega San Ignacio-: por Carlos So6arras, se sabe *o cierto, la Goleta "Competitor' era el barco expedieionario, la traia Alfredo Laborde, el barco y 61 habian sido apresados por la. ancha Mensajera. aLos expedicionarios al mando del Coronel Monzon, llevando parte del convoy 10,000 tiros y algunas armas,, habian sido ayudados por fuerzas de Socarras que habian sostenido combat

PAGE 223

.6;tlau .3.zuau la 6Itg ns o *oa : 8stuat zt ul 0 ua .*8an superbe 666 603.dro vI. 00uuxa so0opl 6alolo .9t .a ua9 ata I ap 0..n .la oaa '' .8616'.8 -au uapao uuuas 0663udasoe So 38u fe to o 6. lelp '8ls lC.8' vI' .. -a e3l op .sosvd '6.414 v -qls tpet *bn zt *autadu wd.a emlan 88 03 ap0 06an uoa an l0 3ttu vis Sols lu *3an on I Io l .6b *lut 5~ n m.u .ou op011 SIPa .68ua .1tuu la 0.3u ouaoa 8u so 0ol So 3.gn as .san g. .6gto 8 o uo 8 63. 'C Sr la .66taua ul ua. sooa eIe Cm ooqt '8i 038.ug o88'6 *allauo .8p onau .S01 .366xot g9 uoa .s ( 4 pe&I ouauu .8a .. I. .8.luo as b~xu 0. .1 .pau IV :0.'~n e 6u' a .aloa .ous .i 8'ae la *u m au .0og '0b .* -6 .0 .6o 3 *dxo 6. .6.u u 8u 83.6a ap a .oou i *l !0 8t aoa I'31 a *n ooa 888 alt 3 n s3a 6ao Sln In aluIung V.P *ian 0. s Sol 6.b 0I.U al* a op U.aaa *~ n 6. uo 6 uutlo So Ioeu 6 '6 .0: 0So 0e la 'ees Seeexe paauI V .sautt uloa.ou o *axdDxu *a uo .uus .slurs .3 l .6 6pbl 6.. u03.na uo aou. o ; oln *ls t; upet as '.80.aa ;aauad usuatd~ ~ ~ ~ ..gau la *n udsa Sauo psutuiu n 8SZ~ 8u up soa60 6ot so .; Siuxe s*i u0 *jn 6,pels! lqxol eg oa souotatsod~~ *pto 0tu aeVe .utnoau utssSloua 0p 6Z l uq uuao a opdto 0r olxu su bI anbasson uuP luooo u otu uugt a soa SoatdxS o 6uo .0upe ur op 8oalaabSeaeuNuIu aul o o .' I .88 8 I 8-169960--

PAGE 224

-* nsap06 sltd S 0 l~ C' *ialu aS .lu ennn uea a' *R geaa. .530.3 aaa s ap ezairn Ll is -ra eug'u 03 u-I .S 43 .33alu Sn04 oaa -on 83.'zo 15IIao .t 1 S...da an 033 t '6353.a *uo a p o*n 0.p~ to el' -o* .el .aat sa o ap lau lagsan fib j *slapulo .3.an su .5.0a 3. a ap m ajI.. 3l 'et a .0.qto So op .00ao el 0'tqaaa S~ -oaau 0ot *suta so .e .a .oar i*3naP qsr *etla I.ao sn 0. 'a3 -a. a 5es *n to .gn ua tU .ape oaa salve su ua *laa I-FL. ouqua *adzt omo3 eluagu *zl~ n g S uuno Ps*I *.' g .0go P*l~a 3. .48.0 Sleu Ri *ya~o 3.i.zdta~u spiafl Iut Bu a *n 0't~ om a la .0lasa 00 .S *~sua tp 3 U S.adI S vI pls *o 0Ipe ns L, '3aaao S ,~ lajl oa .ii S~uz u l9 uo a n as a *l .a u dd t 0s u ~ n 0 .0'r .0 0' 00' 00 op ou.tu -Pa a uPU~l aaauun, v ab ylal zdenSap pwiaa l ad'4 ead *s. .nn Bp o*n 3o 0d o .seuu e o al "eaatlaut0 el '0 *iaeto an oVm3alpsi -auisolaiutb t sepzueP sn enis oauy "ue73gad Sl ulam *u~ uoa 5eu .qu So *Ipiaau *o eue 4OJn pM enlg *e 3aot aa.03..u ap Olp o*o Idtaua .0 u aau~ 04SO .aZ~en ululut elau zaanS.0 *o mp. n .sPulp *~da l* 0lta 5l v asp sd 0Paaua .09upeg a *oouaas 0a Iuqu Sotl la0 0tue .0* 5 *eaeli Su v. 0un *~u .a 330ja sn a. 333.0ix eiapas

PAGE 225

-223inimo debia fortificarle en el amor a la Patria. Ala vez, dirigi' 'Una alocuci6n al Comandante Indalecio Sobrado, Segundo Jefe del Regimiento de Cacarajicara,; en la que hacia patente la conducta de Socarras, la cual habia conmovido el corazon de todos los soldados y que. ella sirviera de estimulo a los que batallaban por el ideal patrio, sin aspirar a otro premio que la victoria de la misma". Siete hijos y familiares de Socarras, murieron Como el, su hija y su viuda han tenido y tienen ann por premio, la miseria horrible. (Nota del Autor). Lo sustituy6 en el mando del Regimiento, el Teniente Coronel Fernando Bello (Oriental), que murio pocos dias despues combatiendo en el mismo lugar.;El Cuartel General se situp despues de 6stos combates en Tres Palmas, permaneciendo alli los dias 2, 3, y el 4 se dirigio al Brujo, entre San Cristobal y el Aguacate, y ese mismo dia en la tarde, se dirigio a Vega Morales, peque a finca situada en el camino de Bahia Honda a San Cristobal, volviendo al Brujo al amanecer del dia 5. No podemos resistir el deseo de publicar un estracto de estas operaciones que el General Maceo hizo el honor de dirigirnos desde El Roble el 8 de Mayo de 1896. Dice asi: Repnbilca de Cuba. Ejercito Invasor. Segunda Jefatura. Las nltimas operaciones llevadas a Cabo por este Cuartel General, son, en extracto, las siguientes : 'Abril 29.--Ataque a fuerte columna espanola en "Las Pozas ". Sus bajas numerosas; las nuestras, cuatro heridos. Abril 30.-La misma column march a Cacarajicara, siendo tiroteada y atacada ya cerea de dicha punt, todo el dia y noche. Mayo 1.0-En su retirada, fue batida con insistencia por nuestra parte, durante toda la maiiana y obligada a huir por el camino de la costa, i Bahia Honda. Dej enterrados en "Cacarajicara", sin que llegar a tomar el campamento, 150 cadveres; condujo algunos ms y mas de 80 camillas a dicho pueblo, sin contar no pocos heridos clue marchaban por si. El General espaniol, esti herido ; muchos jefes entire ellos dos coroneles muertos; desecha la seccin de artilleria o mismo que la oficialidad. En cambio, nuestras bajas fueron muy contadas, aunque lamen tamos especialmente la muerte del Coronel Socarrs. La persecucion duro cinco horas y se extendio hasta cuatro "leguas m ;s alla de Cacarajicara. Mayo 5.-Columna numerosa mandada -por el 'General Serrano, sali6 de Vega Morales al amanecer, empezando a ser batida por retaguardia y flanco derecho, hasta las seis de la manana. Huye precipitadamente, abandonando heridos y muertos, de estos veintidos vistos y caballos, carteras, sombreros, zapatos, etc.

PAGE 226

La persecucin dur6 hasta la una de la tarde, en trees leguas de Camino, por Quinones, Sebastopol y los Cayos. Las bajas del enemigo, aunque no pueden precisarse todavia, han debido ser considebles. Las nuestras fueron S; dos muertos y seis heridos leaves. Mayo 6.-Acampada la Brigada de Suarez Inclan en El Llano', fu 4 atacado poco despues de amanecer, en dicho punt. Obligado a emprender march segui bati6ndolo desde buena posicion hasta las once de la manana, que siguio su camino hasta Cacarajzcara. Nosotros tuvimos dos heridos leves y el enemigo considerables bajas, debido 6'sto a las buenas posiciones que ocupabamos, por un lado y por otro a la aglomeracion de l za enemiga, que presentaba Blanco seguro. Patria y Libertad. El Roble, 8 de Mayo de 1896. (f) A. Maceo. El 11 de Mayo, deja Maceo El Roble, el 12 practicando reconocimiento, hay que softener fuego con la guarnicin del Ingenio "Luisa'', marcha al Rubi y acampa en el Rosario. iSe obtienen noticias de que Baldomero Acosta y Juan Delgado, hean atacado y quemado a Hoyo Colorado ; se avisa que Wkeyler vi a salir a campaiia y to hard por Guanajay. Maceo concentra sus fuerzas y marcha rumbo a Cayajabos; acampa en la Pastora, cerca de Guanajay, el dia 16 desvanecida la esperanza de batir a Weyler se dirige el 17 al Rubi, ordenando a sus fuerzas que to esperasen el 21 de Mayo en el Pinar del Rangel. Pensaba cruzar de nuevo la Sierra del Cuzco, la Sierra. de Rangel y la loma del Toro. Camino fatigoso siempre, pero mucho peor en la epoca de las lluvias. Sale del Rosario a San Francisco el 17 de Mayo, marcha el 18 a San Martin, permaneciendo alli hasta el 20, en que se dirige a San Diego; hace alto en Arroyo Naranjo y pernocta en Sabanilla; atraviesa el 21 las lomas del Toro y Macurijes llegando a Chavarria; el 22 pasa por el Rangel y pernocta en Caiguanabo, durante la noche, bate y derrota la guerrilla de la Palma, destruye el caserio, volviendo a dormir a Caiguanabo. El 23, march hacia Consolacin del Sur; en camino sabe qu Bermudez y Peraza habian batido con fortuna al general Molina, eu la Ceja de la Herradura y Roblar y .que 6ste se*irigia a. Consolacion del Sur; sale en su persecucion; la columna entra en Consolacion, reuniendo alli-2,000 hombres. A pesar de eso inicia el ataque a las nueve de la noche y permanece hasta la una, quemando y saqueando una gran parte de ella y se retire acampando en la manana del dia 24 en l Ba del Descaaso,

PAGE 227

-225donde permanence todo el dia pesar de saber que Suarez Valdes habia reforzado a Molins. Salon 6stos en la manana del dia 25, Maceo los espera en el Descanso ; despues del combate, ambas columnas se retiran por el Camino de San Diego de los Banos aunque llovia copiosamente se les persigue, en sus partes confesaron haber tenido 27 heridos, entre ellos el General Suarez Valdes. Maceo esper en el Descanso pasta el dia 30, pero los espanoles esearmentados, no volvieron por el desquite. Las lluvias continuas, le retardan cinco dias su marcha y Mlega a El Roble, con rumbo a Las Lomas de Tapia; el 10 de Junio Mega a San Blas y el 11 estaba en las Lomas de Tapia.. He aqui el resuuen de 6stas operaciones qu en sus "Crnicas de la Guerra', hace el General Mir y Argenter. "La expedici n la hace el General Maceo en 26 dias". "Salio de Tapia el 17 de Mayo y regress el 11 de Junio. Atraves dos veces, la Sierra mas escabrosa de Pinar del Rio, bajo aguaceros torrenciales. Ataco la Plaza de Consolacion del Sur en donde se hallaban numerosas fuerzas espanolas y bate al General Suarez Valdes en la Ionia del Descanso. Hizo desaparecer -una tras otra, las numerosas columnas que operaban por Alonso Rojas, Consolacion del Sur y Pinar del Rio y con sus marchas sorprendentes, tan pronto esti en la Trocha de Artemisa, como en la de Vinales, desconcertando todas las combinaciones de Weyler". Los espanoles dijeron que las lluvias les habian impedido. derrotar a Maceo. La nueva entrada de Maceo en Tapia va a ser de combates continuos, cuando lleg6 el 11 se ofan fuegos, sobre Cabanas y Bahia Honda, entire San Gabriel de Lombillo y Buena Vista. En su ausencia las fuerzas del Rubi y Cayajabos; se batian. con el Coronel Frances ; el 31 de Mayo to hacian con el Regimiento del Principe ; las guerrillas de las Prefecturas se batman en San Diego, de Nunez y ea Bramales y el 12 de Junio atacaban a Candelaria. El dia 13 prepara Maceo un ataquie a Lombilko que resulto n fracasopara las fuerzas cubanas. I la iios de ;grandes combates ; Weyler anunciaba la acuinulacion de ferzas en Vuelta Abajo. La brigada de Suarez Inelin, reforzada con dote batallones y 15

PAGE 228

-226ocho piezas de Artilleria, emprendia operaciones. Su objetivo eran las lomas de Tapia. Efectivamente el dia 18 de Junio la vanguardia de estas fuerzas cafioneaban el campamento de Manuelita y el valle de Tapia se inundaba de soldados. El dia 19 avanzaban dos columnar; una por el Camino de San Claudio, la otra por el de Bramales; ambas van sore Manuelita, donde se reunen despues del combate que habia cesado por la mariana; se renueva sore las Lomas de Tapia en la tarde, sin resultados positivos. Durante la noche Maceo ataca sus avanzadas. Al amanecer del 20 intenia el General 'Gonzalez Sufoz, flanquear el Rubi. Maceo hace reforzar al Coronel P. Delgado que estaba en el Rubi, el personalmente la hostiliza por el flanco en la subida, el General Banderas y Sotomayor, to combatens por su frente y Maceo se les sitna a su retaguardia; hasta las cuatro de la tarde dura el fuego; parte de las fuerzas cubanas se retiran a Tapia; Delgado continna hostilizandolo desde los altos del Rubi. Gonzalez .N6oz, pernocta en el asiento del Rubi. El General Pedro Diaz, que habia operado con buen exito por Viales, Mega eon su tropa bien provista y municionada. Durante la noche, el General Maceo eon doscientos hombres armados de Mausser y guiados por el official Elpidio Cossio, se sita en los altos que dominaban el campamento espaf0o; estos se preparaban a emprender marcha cuando se les rompe el fuego por el frente y el flanco ; dominada la columna que bajaba penosamente con sus bagajes y heridos del dia anterior veinte. El descenso fu pesado para ellos, pues iban abandonando viveres y acemilas ; dura, debio ser para Istas fuerzas la noche del 20 al 21 y poco descanso en este nltimo dia, en su marcha Mlega a Manuelita, se raciona, deja heridos y vuelve a Tapia, para embarcar el 22 por Cabanas ma's heridos. El 23 a medio dia reaparecen las eolumnas enemigas por el camino de Manuelita. Sotomayor se sitna en Lechuza, Banderas en el Camino de Manuelita, Pedro Diaz y Vidal Ducasse, en el Guisimal y Loma Verde, Maceo y su Cuartel General en el frente de Tapia. Ocho o diez batallones en dos 6olumnas iniciaban el ataque, una ladeando a Sierra, la otra por el frente de Tapiafrente a esta yen primer lnea se coloca Maceo, ambas hacian-un fuego vivo y nutrido, .El combate se generaliza en todas partes, unos otros, se baten con encarnizamiento. En el fragor del fuego cae herido Maceo, se le traslada la Sierra del Rosario San Jose, se procure y logra ocultar el suceso algnn tiempo, el combate continue durante el dia.

PAGE 229

-227El enemigo en las lomas de que se ha posesionado quema y destruye cuanto encuentra. Se retiran a Manuelita. En la inanana del dia 24, reaparecen en Tapia y en las Lomas, que tomaron el dia anterior, se reanuda el fuego hasta las nueve, en que hacen rumbo a Manuelita, los tiradores cubanos los hostilizan en su retirada, a pesar de la eseasez de parque y del cansancio. Nuestra tropa vuelve a sus posiciones de Tapia; nadie habia logrado ver a Weyler. La herida de Maceo fu6 en la pierna y sin consecuencias. "Ya estoy, acostumbrado a esto, dijo Maceo, esta es la nnmero 24".

PAGE 230

-228-EXPEDIOION LEYTE VID.AI La herida recibida por Maceo el 23 de Junio de 1896, en el cornbate de Tapia to retiene en cama hasta el 3 de Julio, en que ya impaciente A pesar de tenerla sin cicatrizar, ordena la marcha para ese mismo dia. Las cananas estaban vacias era preciso buscar al enemigo para quitarles el parque. Con esa idea se propone recorrer la zona de Bahia Honda. Para llamar la atencion sobre la Trocha, ordena a la Brigada del Sur que la hostilice, entre Guanajay y Artemisa; la Brigada del Norte, efectuara igual operacion entre Guanajay y Mariel; el se dirige por Coco, Sarracin, Loma Colorada, San Blis y Valparaiso. .En este punto recibe aviso de que el dia 23 de Junio, habia desembarcado en la Cana, una expedicion al mando del Coronel Leyte Vidal; trayendo 44 expedicionarios, doscientos Mausser, treinta y cinco tercerolas y trescientos mil tiros ; ademas, efectos de guerra y dinamita. -Ordena salga inmediatamente a marchas forzadas el Brigadier Pedro Diaz y las otras fuerzas que sigan el rastro de este hasta eneontrarlo, avisa a las prefectures para que alisten los reclutas que se pueda y emprendan marcha en igual direccion; deja las fuerzas necesarias para cubrir las zonas, hostilizar al enemigo y hacerse sentir en las localidades. Las lluvias eran extraordinarias. El permaneceria en El Roble esperando noticias. Mlientras 6l se batia en Tapia, las fuerzas-del extremo occidental a pesar de la escasez de parque, no habian estado inactivas. En ese tiempo se habia combatido sobre la Trocha de Vinales, con el Coronel Frances ; tambien en Bramales y Pena Blanca, se habia batido varias veces al Batallon de Wad-Ras, en el Camino de los Arroyos; Peraza y Castillo, habian atacado a Paso Real; se ataco a Dimas ,y se habian hecho sentir tanto en San Juan y Martinez Como en distintos puntos de la Trocha de Vinales. A pesar del mal tiempo, el Brigadier Pedro Diaz y la~s fuerzas que salieron sobre su rastro habian avanzado con prontitud. El 18 de Julio, llegan noticias, la expedicion estaba salvada. Ayudados por los vigias de la costa, las fuerzas locales avisadas por Ramon Lazo, habian acudido y ya el dia 27 de Junio la expedicion estaba en poder del Brigadier Lorente.. Los expedicionarios se dirigen por 'Guane buscando el Rosario y las Pozas para unirse al Cuartel General, con Leyte Vidal venian Zarraga, Cowley y otros. El dia 19 de Julio, sale Maceo en marcha y a poco encuentra a Leyte Vidal en el Camino de San Miguel recibiendo parte del parque ; que se apresura a repartir entre las fuerzas,

PAGE 231

Se propane opera sobre la line6 f6rrea del Oeste y march a la Puerta de Muralla; manda a N6nez a tirotear a San Cristobal el dia l. de Agosto de 1896. El dia 2 se dirige a Taco Taco y acampa en Santa Teresa, inurediato a la via ferrea, se colocan seis bombas de dinamita entre los hi16metros 113 y 114 con objeto de volar un tren. El dia 3 se emboscan sobre el camino, como a las ocho de la ma= liana llega un tren, la escolta divisa la emboscada y pasa rapida, mente retrocede a reconocer y rompe el Fuego sorprendiendo a los emboscados que tienen que batirse a pecho descubierto contra el tren blindado. Maceo hace ortar el alambre de las bombas y ordena el ataque que result infructuoso y fatal. En vista de las bajas el trend sigue a Taco Taco. Tuvimos ocho muertos veintiseis fteridos. acoo se retira y acampa en la Esperanza. El dia 4 vuelve a Puerta Muralla done permanence hasta el 7 de Agosto, hostilizando 6stos dias a San Cristobal. El 7 en march pernocta en Cansa Vaca. El 8 sigue a San Juan de Contreras, done estaba la Brigada Infanteria del Norte. El 9 marchaSrumbo a Aanantiales, se hostiliza a Candelaria y durante la noche se queman algunas casas; el Cuartel General qued6 an Manantiales; y permanence alli el 10 y el 11. 1 General Banderas y el Coronel Silverio Sanchez, son despachados para la parte oriental de la Trocha que debian cruzar; el primero destinado al 4. Cuerpo, y el segundo a opera en la zona de la Habana, sore la part Sur desde Alquizar a Guines y Bataban, con las fuerzas de Zayas. Estos Jefes con una pequena escolta cruzan la Trocha por la Ensenada de Majana. El dia 14 de Agosto se dirige de nuevo a Santa Teresa y Bacunagua para intentar volar un tren; 6stos no pasaban todos los dias; pero pasaria uno el dia 16, se colocan bombas en el kilometro 116i. Al paso del trend explota una y o descarrila, la a del trend se defiende con bravura, durando el fuego todo el dia ; el 17 se renueva, al amanecer del 18 se inicia el ataque ; las doce del dia ,e presenta un tren de auxilio, trata de avanzar, una bomba que explota inutiliza una alcantarilla y detiene el trend. La column desmonta; Maceo despliega la fuerza y los ataca, su vangardia retrocede hasta la column que se bate durante una hora, pero no avanza a auxiliary el otro trend. Estos viendo que era ineficaz el auxilio, abandonan el tre y ,e incorporan a la column, que una vez reunidos empieza su retirada hacia San Cristobal, llevando el trend a retaguardia; los cubanos los persiguen hasta Taco Taco. )El tren de Bacunagua fu6 incendiado; nuestras bajas en ese combate fueron 11 muertos y 38 heridos, y en el combate del dia 18

PAGE 232

tuvimos 2 muertos y 14 heridos; en total: I3 muiertos y 52 heridos. La escolta del trend dej6 7 muertos. Maceo sale de Santa Teresa, para Puerta de Muralla. El dia 19 de Agosto, Meg a noticia de que el dia 22 debia llegar a Cabo Corrientes Una expedicin nandada por Rius Rivera.

PAGE 233

0#114u3411(

PAGE 234

El cuadro horrible de los proyetos de Weyler, se papo all en toda su hediondez, teatro de crimenes horribles, desconsolaba a. los ma's fuertes. .Por fortuna llego la esperada noticia. La expedicion de Rius Rivera, estaba en tierra. Se dejo la impedimenta en Francisco, marchando la coluna a Bartolo. El dia 11 en marcha se hizo alto en Hato Yaguasas y se llego a as seis de la tarde a Hato Varona. El dia 12, en marcha por Naranjo China,. se acampo en Santa Isabel. El diin se acampo en Arontezuelo. El dia 14, a media noche, en marcha hasta, Ias orillas del Guadiana, dirigiendose a los remates de Guane. El dia 15, en los Cayucos. El dia 16, en marcha a la Grifa, la vanguardia en Babineyes. El dia 17, se dejo un destacamento' en la Grifa, Maceo adelant(' hasta lta de la Gi era. El dia 18, llegan los expedicionarios. Sabe Mlaceo la muerte de su hermano Jose, ocurida el 5 de Julio de 1896. Con Rius Rivera, lleg6 Ramon Villal6n, que train un canon de dinamita y Francisco Gomez, hijo del General Maximo Gomez. La expedicion train 730 Remington, calibre 43, Remington Mauser 50, fusiles Mauser 50, sistema Lee 20 rifles, 2,000 libras de dinamita, 460 cartuchos, canon y effects de guerra. La expedicion llego el 8, fueron auxiliados el dia 9 por las fuerzas de M. Lazo. El dia 18, se puede decir que habia terminado el primer acto de aquella funcion, pero Mocil es preveer que faltaba ann to mks dificil, ir desde el Rosario a Cabo Corrientes, era un empresa penosa de excesivo trabajo; realizar eso mismo en sentido inverso, pero recargados con un fuerte convoy, con una impedimenta extraordinaria que ocupaba en marcha una extension considerable, era empresa de titanes y si a esto se anade atravesar un territorio hostil con centenares de guerrilleros conocedores del pals y un ejercito poderoso, avisado ya y resuelto a impedir el paso ; es una obra que solo podian llevarla a cabo hombres especiales y mandados por un Jefe de condiciones extraordinarias. El sistema de trochas habia sido ineficaz en los terrenos Ilanos y abiertos; pero en esa zona montanosa eran verdaderos obstaculos para veneer los cuales, se hacia preciso esfuerzos y empuje sobre naturales. Para organizer aquel convoy, le fue necesario a Afaceo detenerse en los Remates de Guane, hasta el 23 de Septiembre, llegando a Montezuelo al oscurecer. Apenas cubierto el campamento se supo que a poca distancia en loma China estaba una columna enemiza, constru-

PAGE 235

;yendo un fuerte. Di6 orden al coronel Pedro Delgado que hostilizara con dureza al enemigo; a las nueve de, la noche ya se sentia un fuego vivo y sostenido; poco despues se le ordenaba a Villal6n que emplazara la pieza Simms Dudley, desembareada, hiciera fuego sore el enemigo, pronto los proyectiles de dinamita alumbraban la montana.y a ellos contest el enemigo co su artilleria lanzando algunos metrallazos; a las dos de la manana ces el fuego que se reanudo a las cuatro hasta el amanecer ; la luz del dia dejo ver a las dos fuerzas desplegadas a poca distancia una de otra; ocupando los cubanos la loma de San Felipe y algunos parades de la Loma China, con la luz se aviv6 el fuego por ambas partes. Los espaiioles avanzaron resuertos por la derech la posicin que ocupaba Maceo, con objeto de flanquearla; el fuego de los cubanos los oblige a retroceder, simultaneamente, una section de infanteria intent flanquear por la izquierda, tambien fue rechazada con grandes peardidas. Intent atacar la retaguardia, cerca de la Laguna de LIzaro, donde despues de dura brega fueron obligados a retroceder en direc*ion a Loma China como a la de la tarde. En este combate de Afontezuelo, dispondria Maceo de 400 hombres; entire muertos y heridos hubo sesenta y ocho bajas. Se dirigi Maceo a Naranjal para esperar al Brigadier Pedro Diaz que venia con el convoy de materials de Guerra, este se incorpor el dia 25. El dia 26 de Septiembre, en marcha para las Tumbas de Esto*ino; el enemigo esperaba amenazando nuestra izquierda y retaguardia. Los espanoles ya demostraban su propsito de impedir a la columna cubana su entrada en la Sierra; habian situado una columna en Francisco y otra en la Manaja. Pronto se oyo fuego del lado de la Manaja, sostenido por los destacamentos cubanos situados alli, fueron estos reforzados. La columna enemiga trataba de asaltar el campamento de Tumbas de Estorino, las avanzadas cubanos to detienen de las dos a las trees de la tarde; a esta hora coronaban las alturas las tropas espanolas; rompen fuego vivo sosteni*ndose ademas, con su artilleria. Maceo se pone al frente para cortar el impetu con que ataca el enemigo, hay momentos en que se combate brazo a brazo, los cubanos se adelantan por el centre e inutilizan una pieza enemiga, cogindole mulos, projectiles y armaments. Rompen el fuego con otra pieza, Maceo adelanta el canon de dinamita y las dos primeras bombas dan la seal para que el enemigo abandone las posiciones que habia conquistador, retirandose por la Sierra de Francisco, perseguidos hasta'las cinco de la tarde. La fuerza cubana tuvo 8 muertos y 26 heridos; entire ellos jefes y oficiales notables. Mientras duraba la brea en Tumbas de Estorino, el Coronel

PAGE 236

Prances, al frente de otra column *, intents reunirse n Estorino edri el General Melguizo; abrio la funcion en la Manaja.-Aqui dieron principio las avanzadas dejadas por Maceo y reforzadas por su orden con fuerzas mandadas por el Coronel Juan Ducasse, que desplegados en la gorilla del rio, sostenia las fracciones que mandaba el Comandante Fleites; el Coronel Arencibia avanz6 por entre las emboseadas puestas por el Coronel Frances, este trat6 de avanzar por el Camino de Estorino, pero los tiradores cubanos to detuvierou haciendole mucho dano. El aguacero y la creciente del rio, dio termino al combate; las bajas cabanas en este, fueron seis muertos y ventinn heridos. En la manana del 28, estas fuerzas hostilizaron al enemigo que se retiraba por el Camino de Bartolo, incorporgndose al grueso de la fuerza, que permanecia acampada los dias 29 y 30 en Francisco : para powder busier amparo a los muchos heridos y prepararse combatir enseguida a las fuerzas de Vinales, Centro espanol rabioso. Con objeto de forzar el paso de Vinales, se dirigen las fuerzas cubanas el 1.0 de Octubre a Pena Blanca; el dia 2 se atraviesa la primera linea de Vinales, los veguerios de Cabezas, Quemado de Pineda 6 Isabel Maria: los defensores de 6stos puntos eran los sitieros casi todos islenos y enemligos de la Revolucion. Las fuerzas cubanas se componian de ochocientos hombres. El Regimiento Moncada, talaria y reconoceria las inmediaciones de Vinales; el centre por Cabezas a Sumidero, destruyendo los cultivos; al fuego de los voluntaries contest aceo con el canon de dinamita; la Brigada Sur acampo a tiro de fusil de los fuertes de Cabezas; el Cuartel General se situ en el centro de la Comarea. La hostilidad de aquellos vegueros fu tal, que Maceo dio orden de quemar todas las casas vacias y destruirlo todo, Como represalia just de la conduct de aquellos voluntaries. El General Bernal que estaba en Vinales, reducido a la inaccion, nada podia hacer para combatir al enemigo que a su vista desvastaba la zona. El dia 3 al amanecer, en marcha por los Pinares de San Felipe y Sumidero, tiroteandose con los guerrilleros de Isabel Maria, el Mogote y Cayos de San Felipe, se descanso en Pinar de los Cayos y se pernoct en el asiento de San Felipe, se destroy el veguerio y en la manana del 4 se empezo I cruzar la line de Santa Fe, Murguia y Camino de Pinar del Rio. Por la importancia que tiene la action y la claridad con que esti explicada copiamos de "Las Cronicas de la 'Guerra", Campana de. Occidente, la batalla de Ceja del Negro. Era el Domingo 4 de Octubre (1896). Como se ha dicho, el nncleo insurrecto dej el cameo de San Felipe 6 las 7 de la manana.

PAGE 237

-o to .030o as uiSo *a V 3u ,ag -auii oan 366 I .' 3. o 03'..dla .aiutu .o 0 naa 3uo *ooo 6o opod o 60 .0 .6 0 -u opuada una fcun u* uoa 6 S~j op 0066ios oto5 ts S-6.3a 66po 'n~luu .4dat 6oilu 1 otf 61nu ozZ:n 1.ia nnig IO aja S. uao : .6 ~ ata 00..ag S aa and6 4pbii 6uoiq 'f 1lan p .laaasu ud* ul an 60 0 S 6.b 506au oao .6pan~n .06 :p IStxn *a 5upa 6aun 5 ta ami opszaj Suatabo ie gtoi sauuo.l .8 13 0u .I .dda I .6nb 0ouotx 106 uqapo .aul 0u saluul~su sosuaoa on tpaniao uuaona n oronne op u6:0.6. (i Ia so:.d 'na'u ap *.'aaad anb *ouqa op 0olsul X 0. laan uoa .oin of u~ 0siu o 0. osil 6uoain 6'6' ou *o -lop '0oi u uo .3.6.6 sllnb uo '0'qto .0 b 6 l s 3.od a t 55am -* S an :0au v 0i 1 .0' 36a ''6 9'...gda oa16a an 0 Suj i .*io aa v .0ua -aaoa '0. X ouf 5a ua .6036iu 6s anb '0.uau nzan 53t .p 66ad .3.mn 0o auuu ap la 0ou a un 636a 30i .6 06 .13. -s6p ala 'laja ..3s ''uquo *aoaau 6u n u.o.a solaaaans .6016 so V. .00u 66 ..liat 3ut .0.3 1..a au6ad adoa u o6aului un 1.n: siu .6a ou is uus .o0 .0 osaaa 30 6 6o 6n .9 :6.n6 opzd n Ifu 0u *lquo '3 anb :0 s .6...0 ~ 1 nalon op Is. lu 3oaia *o 6 oIau la *pdla 96apn .01 6. 0 6 6 65 uu* n~s .0 an 66'.aodx *o op' 0aau .153 .auo .06 05lui .oy 0o 0ui ap 6uuu 0onf .6o a*o 6.'taason osinip~~ ~ ~ ~ ~ ft....'un 6031an .6uaunumu poaoSlu 1~naan *paao s* .lnn Izil anb1 '4 ..S~6,61 *. ta soI, u 6a X os 3 006 ias: aasu .66 uoa 31buaa ulu o .1t 15aiu 6ian~u Op .1ut 6n *a 6i psua aaqu 9 a33. So 35snn( 0. .0 Iuao la 36au~ a el.uqu3ueN 'su a Su a0p 1aoapo o y.3 a.6 ia 1.3 ay ni4o .u2I u.uu uo.33 oluaja *oaul -uaioo saun .366 *pp a Op so.. 613: a s -* utuinq ul ua 3nioun n hllu padt idia *liodt .6 iso 630auo 0nui ~u so'ua *eiua ou1 SIf3 3 *o...03 Sol6: *tgn .p 0lni~a 010.1 ..o 65a *i~~ua op 01. -!uo 3v gg a a ul 3' 63 00n uo .ula odan .l. mac 0 sa .6 65 I.apaa 36 00.00a 30 0p .60'.1. Su *anu0 e a

PAGE 238

Dojo-gritaban los soldados de Maceo. Fuego y apuntar b~ajo, quo hoy no se encasquillan los rifles; y el fornido Capitan de la escolta de Maceo, el negro veterano Julio Morales con voz pausada, instruia a los suyos, de esta manera singular : silencio, no azore soldado, no azore, deja que se arrimen. El duro africano no encontro alli la muerte; pero la hall cinco dias despues en el sangriento debate de Galalon. La rifia se acentu6 junto al encinar del Guao, de una manera terrible, entre la vanguardia de Maceo y el batallon que trataba de atrincherarse.en la cachurra del camino real, c6l1ebre desde aquel San Fran-. Cisco tormentoso ; arrecio, pues, el aguacero de plomo por todo el espacio del medio de donde soplaba la tormenta y alli acudio nuestro esforzado Caudillo, con tin centenar de hombres para imprimir entonacion con. su. presencia, asegurar las posiciones de aquel lado y el paso de la eolumna despues de resolverse la trifulca, sino venian refuerzos de Vinales. Al mismo tiempo orden6 que el Regimiento Gomez, ocupara las cuchillas de Piloto para servir de sosten a nuestra vanguardia que afirmaba las posiciones del Guao con admirable teson, aunque chorreando sangre por todas sus venas y on esta situacion, bajo el horrorisimo .estruendo de la fusileria, mientras Afaceo, convulso y amenazador, pedia el canon para barrer el fuerte estorbo del Guao; se inici6 el nuevo combate sobre el amino del Norte o sea del Guao a Vinales sobre el reducto de Santa Fe (otra cachurra fortificada)_ por donde asomaban grupos de infanteria espanola y seeciones a caballo, que trataban de explorar el Campo del mediodia, aunque innttilmente porque el turbion de plomo hacia imposible el examen ocular y era preciso abrir boquetes a descargas cerradas 6 echar abajo la recia estructura de la naturaleza. Sucedio to que Maceo habia previsto, con su proverbial sagacidad, a saber que en aquellos erizos iba a ventilarse una de las acciones mas renidas de la campania, los insurrectos obligados a luchar contra dos o tres unidades del partido espanol que acudian sobre las lineas de Vinales a una hora determinada con el proposito de impedir el paso a las huestes rebeldes, al regresar de su atrevida expedicion. La columna que tomaba posiciones en Santa Fe, tenia la mision de cerrar el paso por el frente, mientras que la otra levantaba atrincheramientos por el Sur del termino de Vinales, tarea comenzada pero 'interrumpida por la fuerte agresion de nuestra vanguardia ; y por tanto si Maceo habia atravesado con fortuna las lineas de Guane y Montezuelo y obtenido otro exito en la nltima combinacion de columnas en la $ierra de Francisco, no podia escapar ahora metido ya dentro del circuito de Vinales -y la capital de la provincia, pues si lograba abrirse paso por el Sur; se estrellaria un poco ma's allay, al ser divisado por la guarnici~n de Pinar del Rio y los destacamentos de Consolacion y los demas pueblos de la line ferrea, sobre ser perseguido por la columna que to atajaba en el

PAGE 239

--237Guao, y si intentaba revolverse con el proposito de forzar el paso por el Norte ; la batalla seria ma's contundente y sonada, porque sobre el caudillo insurrecto, caerian las tropas de refresco que tenian delante, abriendo ya el combate decisivo y el bando de guerrillas en somaten de la Palma y Vin-ales, que irian picandole los talones Como jauria frenetica y acosadora sore el rastro del Jabal herido por la bala del cazador. Tal como habialo previsto el hombre de las batallas, se inauguro la terrible funcion y el que momentos antes al comunicarle el Coronel Ducasse que por el termino de Pilotos se divisaba otra columna espanola, habia dejado esceapar una frase odiosa, pero vertida impensadamente (estamos copados) ; tom6 en el actor una de las resoluciones propias de su animo varonil y afronto la crisis, con la prontitud del caso inminente, viendo el conjunto y los pormenores de la batalla, acudiendo a todas parties con la diligencia del capital expert e incansable,, adoptando las medidas de rigor y haciendo maniobrar con precision los factores combatientes del Centro y retaguardia. La columna espaniola que venia de Vinales abrio el fuego con mucho impetu, de fusileria y canon, desde el reducto de Santa Fe, con el intent de meters como una cura por el Centro de la masa rebelde, tan pronto fuese quebrantada por el fuego incesante, de la otra columna que batia el cobre con innegable vigor, contestole Maceo con la misma arrogancia, echandole encima la gente de Vidal Ducasse, que al empezar la contienda cubria la retaguardia; la gente de Pedro Delgado, la de Adolfo Pena, las secciones del Regimiento Invasor, todas las escoltas de los varios Jefes del Cuartel General y con la rapidez del rayo, se posesion6 de una altura que consider ave de la victoria y que habia de darsela completa en la formidable batalla de este dia, ese lugar era Ceja del Negro, maciso, elevado, cubierto de pinos y encinas, como la mayor parte de la superficie no cultivada de aquella comarea. El fuego era atronador en toda la linea por el Camino deViiiales y por el del Guao a Pinar del Rio, y no podia saberse con ex:actitud si llegaban nuevos refuerzos de los dos puntos mencionados, ni si -estaba confirmada la alarmante noticia deque por el lado de *Pilotos se avist6 otra coumna, torque el combat, en todo su furor, .no permitia echar visuales mas allay del espacio que abarcaba el te'rreno del desafio ;era el lance de 'vida o muerte ; la posicion que 1ocup6 Macea en 1os-momentos mas criticos del-debate, trataron repetidas veces, de tomarla los espanoles de la segunda columana; la que vino de Vinales, al mando del General Bernal; empefio que era necesario evitar a todo trance, por cuanto que del dominio de aquella altura dependia el exito de la accion que, sostenida hasta entonces con tanta gallardia por los dos bandos, iba a tomar en breve caraetermas encarnizado, Maceo ordeno a Villalon que barrier a i *caonazo el pa

PAGE 240

rapeto del Guao, a fin de que el peonage de la Brigada occidental pudiera sostenerse media hora ma's en las mismas posiciones que ocupo al comenzar el primer combate, evitando de este modo, que la columna de Bernal estableciera el contacto con las fuerzas que bregaban en dicho lugar. Pero la situacion de nuestra impedimenta era terrible, y para salvarla del desastre que la amenazaba, si flaqueaban los bravos defensores de Ceja del Negro, el General Maceo habia redoblado el empuje, echando sore el enemigo la tropa de retaguardia y las escoltas de los oficiales generates, con estos a la cabeza. La impedimenta, compuesta de mujeres, ninos, hombres inntiles, la ambulancia y algunos bagajes, hallabase metida en el canadon del rio Guao, desde que empezo el tiroteo de vanguardia, sobrecogida y aterrorizada por el fragor de la pelea y la prolongacion de la crisis. Nuevo y ma's terrible accidente le aguardaba dentro de poco, pues la tropa de Bernal, viendo o infructuoso del empeo de forzar el paso por el frente, penetro por el abra de San Felipe con el proposito de darse la mano con la column de Granados, casi desecha, sin saber desde luego, que nnicamente podia salvar los restos de aquella unidad si lograba el arriesgado plan; pero al intentarlo por el lugar indi*ado de San Felipe, llev6 la hostilidad a uno de los flancos de nuestra vanguardia, que ann bregaba con el mismo denuedo, no obstante de quo tenia ya eincuenta hombres fuera de combat, *y alli resist la nueva agresion de la tropa de Bernal. Los proyeetiles de los soldados espanoles Ilegarou entonces a las margenes del Guao, rebotando en los penascos contiguos : tat funcion inesperada llen6 de terror panico a la muchedumbre que se apinaba dentro del cauce del Rio, a la voz de alarms siguio el clamor de : i Silvese quien pueda !, y salio la multitud despavorida buscando refugio fuera. de lacnnada, bajo la terribleimpresion deque los soldados espanioles estaban ya encima de la impedimenta y empezaba la degollina al por mayor.-Busc6 espacio libre la multitude, sin powder hallarlo afuera del escondite, y con tan mala suerte que, corriendo a la casualidad por el primer claro del monte, se aproximaba sa los tiradores enemigos que, Como es logico, arreciaron el fuego sobre el bando desordenado 6 inerme, y Como era de rigor, hubo que apelar a la replica, mas osada y terrible, con el riesgo de acribillar a la gente acobardada con nuestros mismos proyeetiles, al dirigir la punteria sobre los agresores ; especticulo tremendo que se realizo cabal para mayor desventura, pues la confusion era tanta que no permitia el/ tino al mas sereno cazador ; y fueron victims diez doce mujeres, dos ninos y una veintena de hombres .......que trataron de corner intilmente y presumiendo que se alejaba de las llamas cayeron dentro del brasero.Este pasaje fu costa horripilante; no hay pluma que pueda narrarLo con field expresion, torque palido es siempre el lenguaje human al

PAGE 241

-239tratar de referir los grades infortunios de la orfandad. Si alg ia vez el artista esbozara el cuadro de la action militar, buscando en este mas horrendo episodio el motivo de la inspiration a la obra pictorica, le cabria ese sencillo lema: 1Gente infeliz fusilada por sus propios salvadores! Pero el horror tragico nunca tendria el horror de la verdad. La embestida que dio Bernal desde Santa F6, hasta los encinares de Ceja del Negro, tratando de franquear el recio maciso que ocupaba su adversario, fu6 tan briosa y alarmadora, que no solo llevo el terror a la multitud indefensa, sino que desbarat6 algunas secciones que defendian el punto Hlave del palenque, las cuales fueron compelidas y arrastradas bajo la confusion y el desorden de la turba despavorida. Acudio Maceo a reprimir el panico; con la angustia y la c6era retratadas en la faz castig* con mano dura a los que dejaban el sitio del peligro para salvar la existencia, pero dejando alli a merced del enemigo, los trofeos materials y el moral mas elevado del honor militar. Habia que inmolarse, inmolarse sin replica, antes que el enemigo se alzara con los laureles de la victoria. La column de Bernal, que experiment terribles sacudidas mientras se desarrollaba el cuadro ma's espantoso de la guerra, se replego a los pocos momentos para tomar nuevas posiciones en la loma de Murgia, y establecer el hospital de sangre al amparo de la fortification que existia en la cumbre del promontorio. Eran las once de la maana. El fuego minor durante una hora, tregua que aprovech6 Maceo en rehacerse y disponer o necesario para el nuevo ataque. La column que combatia en el Guao empezo a retroceder a la desbandada por el Camino de Pinar del Rio, bajo el fuego incesante de las guerrillas insurrectas que la persiguieron por la Loma del Corcho, capturandoles bagajes, armaments, municiones de guerra y algunos rezaados a quienes no se diS cartel. El panico de la column espaola era evidente : no sostenian las posiciones en las que intentaban repeler la agresion de los insurrectos; bastaban cuatro tiros de la gente :le la delantera para desbaratar la formaion de las companies de reta guardia, ma's deseosos de soltar el fusil que de encararlo y disparar sobre los perseguidores. No cabia la presuncion de que el nncleo desencuadernado de Cantabria pudiera reponerse a raiz de la batida que recibi* en el Guao, a menos que acudieran troops de refresco de Pilotos o de' Pinar del Rio. Quedaba, pues, nmicamente 'la columna de Bernal, si bien quebrantada en la loma de Murgia, -y contra elladrigio el ataque Maceo con -lot elementos que pudo organizar en" medio de laconfusion propia de un debate tan refnido, que parecia ya. terminado con la huida de una de las parties combatientes, con la tregua por cansancio de la otra y sin embargo iba a renovarse con mas vehemencia y furor. El hombre incansable y temible que dirigia las hues-

PAGE 242

.-240tes cubanas, no se sentia nunca saciado, como no hallaba jams razon para envainar el acero en tanto hubiera factores enemigos que dieran senales de vida. Apresuro el paso con la gentle ilesa que pudo organizar de momento, y mirando la posicion del adversario, le dijo al general Rus, que ibaA su lado: "Voy a atravesrmele al de arriba (Bernal) como un hueso en la garganta." Sigue luego: "Renovado el combate de Ceja del Negro con vigor y tenacidad indescriptibles, como si a la sazon empezara la rifia entre dos bandos intactos que desean medir sus fuerzas ; tiroteado el campamento provisional de los espanoles por la gente de Mfaceo y sorprendido el adversario de la audacia sin igual que envolvia aquella nueva hostilidad, despues de dos horas de no interrumpida lucha con la tropa de.Bernal, este Jefe que era valiente y batallador, se apercibio con presteza contra el conato de invasion que amenazaba su campamento, destacando dos companias de infanteria y una seccion de artilleria, par~a que hicieran frente a los insurrectos y los ahuyentaran de aquella posicion, cuyo mantenimiento le era indispensable a Bernal, para resguardar los bagajes y atender a la curacion de los heridos, porque corrian unos y otros grave riesgo si la hostilidad del adversario llegaba a debilitar los retenes de vanguardia o los de cualquier otra avenida del campamento. Las dos companias fueron descalabradas por el fuego mortifero de la tropa de Vidal Ducasse; on mends de diez nminutos, cayeron los oficiales y el Jefe que los mandaba; otra compania trat6 de realizar el empeno en que los primeros habian fracasado, y se repitio el mismo desenlace, tras otro acto disputadisimo; A Jefe espanol cay6 redondo bajo la certera punteria del Coronel Ducasse, cazador de venados en otra 6poca, cazador de hombres erguidos en el palenque de la revolution ; y en menos de otros diez minutess volvio a repetirse identico o parecido episodio con otros actores del partido espanol, que aeudieron solicits ladefensa de sus camaradas y pagaron con la vida su noble proceder. Acudi Bernal en. persona con dos pizzas de artilleria y tropa resuelta a tomar el mesquite con las bayonetas, sino era possible realizarlo con el plomo de los fusiles y la metralla; empeno infructuoso aunque admirable, torque al conato de Bernal, replico Maeeo con altivz soberana, embistiendo a su competidor con el arranque del leon, para el que no hay medida que no traspase ; en pos del caudillo, que con el solo talante electrizaba a los combatientes, corrie la tropa negra con el gran cazador a la cabieza del regimiento.' Los-soldados de Vidal abriendose paso por -dentro del monte, cayeron sobre l a .espaBola que apuntaba contra los tiradores emboseados en el encinar de la Ceja y tal fu6 el impetus de aquel arrebato que la detonaci6n de artilleria quedo deshecha, muertos tambin los mules, eapturada la curena, rotos los

PAGE 243

-41tirantes que sujetaban el canon y hubo forcejeo entire cuatro phones insurrectos y varios infantes espan-oles sobre el canon ya inntil. Lograron 11evarselo los espanoles, cargandolo a cuestas, pero dejaron la curena y las ruedas en poder de los mambises. El Coronel Ducasse, sin advertir el lance del canon, en el que estaba enredados cuatro hombres de su regimiento y atendiendo nnicamente al ademan de Maceo que le senalaba el flanco ma's debil del enemigo, metio carga tras carga, para quitar el estorbo de un reten, lograndolo con su certera punteria y con otra batida eficaz entra de aeno sore la impedimenta de Bernal, barriendola en todas direcciones. Bagajes, acamilas, caballos de monta, parihuelas, carretones, guardianes, fueron esparci dos en un santiamen y apresados los enseres que ofrecian provecho i batahola indescriptible ?-Con el espanto de los tiros y el aspecto de los invasores que infundia pavor, se entregaron a discrecion los defensores de la impedimenta, corrieron algunas acemilas hacia el lugar, donde se debatia el lance del canon y el ms empena.do de fusileria entire la tropa de Bernal y la escolta de Maceo, que tambian lucho a brazo partido, repartiendo tajos a cambio de pinchazos.de bayoneta; los mulos con la carga intact llegaron hasta alli como buscando salvation entre los suyos, y a vueltas de un altereado furioso, cuando los mulos estaban en salvo con la codiciada carga, el general Rius, con imperturbable serenidad, cruza el trecho ma's arriesgado y capture con sus propias manos las dos acemilas del Cuartel General espanol, objeto de fuerte disputa hasta aquellos momentos.-Este incidente de escasa' monta, si se compara con to tremendo de los actos anteriores, precipit6 el desenlace de Ceja del Negro, causa del desorden que se produjo en las lines espaolas de vanguardia al adelantarse el general Rius con impasible actitud hacia el lugar ma's peligroso d~e la rina, resolviendo el lance por-los insurrectos y obligando a los espanoles a dejar el sitio que defendian con tenacidad, para retirarse definitivamente de aquella posicion y buscar amparo en el fuerte de Murguia, atentos tan solo a los toques de *orneta, que anunciaban la decision final del Jefe espanol de reunir los rests para evitar el copo. El fuerte de Murguia, situado en la meseta de la loma de este nombre, era solido parapet, pues estaba bien construido y tenia fosos en derredor; al se retire Bernal con los combatientes que le quedaron y organizada la defense de la fortificacin, hizo unos cuarenta disparos de artilleria desde las tres a las cinco de la' tarde". Ann trat6 Maceo de hostilizar al enemigo -en su nltima posicion, para to cual ordeno se trajera la pieza de dinamita; pero esta no se sabia done estaba temiendose hubiera caido en poder del enewigo. La d -fue corta, pronto se supo que Villan la habia podido *levar la loma del Corcho; pues en el combat del Guao le haban 16

PAGE 244

-242matado los mulos que la llevaban y los siete sirvientes que tenia la pieza haban tenido que salvarla a brazos. Segnn los datos de la Sanidad, son : la Brigada Occidental, de 230 plazas, habia tenido 90 bajas. ;El total entre los dos cuerpos fueron: cuarenta y dos muertos y ciento ochenta y cinco heridos. La columna cubana acamp6 en Vista Alegre, apesar de la victoria; la noche fue triste pues el triunfo habia sido costoso. En la manana del dia 5 de Octubre, se emprende marc a Ilevando ma's de cien camillas, pues no era posible dejar los heridos en aquellos sitios poblados de enemigos; verdad es que las columnas con quien se habian batido quedaron imposibilitadas, pero posible era que las fuerzas que operaban en la zona de San Diego de los Banos, trataran de impedir el paso a Maceo. Se habia empezado a ir colocando a los heridos. En la manana del dia 6 se emprendio marcha en direccion a Galalon, el dia 7 de Octubre, se terming la colocacion de los heridos; operaci n que redujo la fuerza de un modo considerable. Se tuvo noticias de que la column del general Echage, que estaba en San Diego de los Banos, se preparaba a salir. En la manana del dia 8; ocupaba el enemigo las Lomas de la Catalina y rompia el fuego sobre el pinar de Catalina. &aceo mandS fuerzas a flanquear al enemigo, 4ste se despleg tratando de ganar las -lomas de Bermejales a vivo fuego de fusileria y canon. Puesto Mlaceo al frente cargo al enemigo con su acostumibrada impetuosidad a pesar de la enorme diferencia nume'rica de ambas fuerzas. El enemigo avivo extraordinariamente su fuego, no ya para pasar sino para sostenerse en sus posieiones; el agua que cayo por la tarde calm* algo a los combatientes, pero antes de oscurecer se reanud6 el combate sosteniendose los combatientes en sus respectivas posiciones. Los cubanos hostilizaban duramente a la columna desde el encinar de 'Galalon, los espanoles acamparon en los bajos de la sitieria y su impedimenta en el camino de la Catalina. El gran n mero de heridos obligaba al General Echague a perno.tar all, para powder salvar sus heridos. Durante lanoche los hizo 3tirotear y descarg sore ellos cuatro canonazos. Al amanacer del dia 9 de Octubre, el general Ehagie iniciaba su retirada por el camino de San Diego de los Banos, bajo el fuego de su incansable enemigo que no-e dig tregua alguna, hasta las nueve de-la manana, en que la column rota y maltrecha entraba en San Diego de los Banos. Los cubanos tuvieron ocho muertos y treinta y site heridos.

PAGE 245

--243Durante la noche Maceo mand6 gente sobre San Diego de los Banos y a media noche el Cuartel General s situaba en la Sitieria de las Yeguas a tres kilometros de San Diego de los Banos. En esta march prodigiosa evidencio el General Maceo a la par que su empuje, su sin igual acometividad. RESUMEN DE LA EXPEDICION DE RIUS.RIVERA Las operaciones llevadas a Cabo por el General Maceo en Vuelta Abajo hasta el mes de Agosto habian sido suficientes para dejar desechas y sin alientos a las columnar espanolas que intentaron detenerlo; y' hubieran sido bastante para desacreditar por completo a 'Weyler, que sin embargo fuerza de parties falsos se sostea aun, anunciando a diario las derrotas de las fuerzas cubanas y sin que se hubiera atrevido ponerse al frente de las troops en operations. Parece incredible encontrar en ningn Jefe la impetuosidad, la rapidez en sus operations, la continuidad en el ataque y el golpe de vista desarrollado por el General Antonio Maceo ; pero tambien es cierto que es dificil encontrar soldados Como los que tuvo a sus ordenes; pues era precise ser de hierro para powder sufrir el movimiento continue, peleando sin Cesar y sin recursos de boca y guerra para realizar tan tremendo trabajo; bien puede decirse que para tal jefe, tales soldados. Pero la noticia de l a de la expedicin del General Rius Rivera, 4o oblig, sin descansar de las fatigas anteriores, a veneer may ores obsticulos y a realizar mayores hazanas. Nos limitaremos hacker un resume de ellos, aprovechando los datos que entresacamos del trabajo del General Afir6 : "La Campana de Occidente'" La noticia recibida el 19 de Agosto, hizo mover al General Maceo en busca de la expedici*n anunciada, que debia desembarcar en Cabo Corrientes; el 25 de Agosto estaba en Puerta Muralla siguiendo la marcha por Esperanza, Sabana Maiz, Galal6n, Yagua Vieja, Pan de Azucar; para llegar el dia 1.*'de Septiembre a Tumbas de Estorino, representando cada dia un combate o mejor dicho combatiendo continuamente; con noticia incierta de la anhelada expedicin: el dia 2 continue en marcha entire el fuego incesante del enemigo siguiendo por Dimas, Tumba de Estorino, Santa Isabel, Arroyos de lntua y Francisco ; done el dia 10 obtiene noticias de la expedicion. El General Rius Rivera habia salido de Jaksonville el dia 3 de Septiembre y desembareado el dia 8 en Maria la Gorda, done el dia

PAGE 246

-2449 habian sido auxiliadas por los hermanos Lazo que avisaron las fuerzas del extremo occidental que se habian hecho cargo de la expedicion. En march al Cuartel General se le incorporan los expedicionarios el dia 8 en los Remates de Guane, de donde salio a realizar la empresa enorme de salvar y trasladar el convoy inmenso, entire un nmulo. de enemigos bien apoyados en sus trochas, fertes y poblados, pues contaban con l a de los habitantes de los veguerios que tenian que atravesarse. Del 23 de Septiembre al dia 30 se marcha y se combate en Mantua, los Arroyos, Dimas, Trocha de Viiiales, Remates, Montezuelo, Naraujal, Tumba de Estorino, Manaja y Francisco done se acampa el 29 y el 30. Las columnas espaholas, que conocian el trayeeto, que precisamente tenian que recorrer los expedicionarios,, esperaban convenientemente apostados para contenerlos; el dia 1.* de Octubre ae emprende march por Pena Blanca y Cabezas de Sumidero; el dia 4 se cruza la Trocha a Pinar del Rio, para llevar a Cabo la accion de Ceja del Negro, la mIs enearnizada, quizs, del period de la guerra y donde despleg6 el General Maceo, todas sus condiciones de soldado, .luchando contra cuatro columnas espafolas, que rotas y exnimes dejaron el campy. Los cubanos acamparon en Vista Alegre, para emprender marcha el dia 5 por Caiguanabo, el dia 6 entraron en Galalon done permanecieron hasta el dia 7, para volver a combatir los dias 8 y 9 de Octubre despues de amagar San Diego de los Banos. He aqui el resume de esta camp a hecha por el General Mir, "La Campaaaa de Occidente'a -Con el combate de Galalin, terming la estupenda jornada al Cabo Corrientes, pues las acciones que se ventilaron despues de ese dia, particularmente las de Soroa y el bombarded de Artemisa, deben ser englobadas en esa excursion sin igual, que dig el dia 22 de Agosto en Bacunagua y vino a finalizar casi en el mismo sitio, el dia 1.* de Octubre. Todas las columnas que trataron de cerrarle el paso a Maceo, quedaban descalabradas a retaguardia de la hueste expedicionaria ; todas habian experimentado perdidas enormes ,y ninguna de ellas estaba en disposicion de renovar la contienda; ninguna to intent. La primer column, o sea la de Wad Ras, qued6 en los Arroyos de M ntua; la segunda, o sea la de San Martin, despues del combat de Montezuelo, busc abrigo en el literal; la tercera y la cuarta, mandadas por Melguizo, abandonaron el campo de las operations, una vez ventilados los combats de Estorino y la Manaja; las de Granados y Bernal fueron rotas en el Guao y Ceja del Negro; y por ultimo, la do Elizaga salio precipitadamente de 'Galalon, mermada por el plomo de

PAGE 247

los insurrectos. Maceo batall6 con ocho columnas distintas desde los Arroyos de Mantua hasta el campo de San Diego, sin que 6l p5diera echar mano de otras fuerzas que las de las huestes expedicionarias. Es to ma's admirable de la vida militar de un caudillo.

PAGE 248

E1 desprestigio de Weyler era grande en el mes de Agosto; en el roes de Octubre ya no habia medio de ocultar la derrota completa de los cuarenta batallones, que demostraban la ineptitude del Jefe espanol; a la vez que su cobardia encerrado en el Palacio de la Capitania General, como fiera en su cubil. Ya que de el no se pueden narrar hechos militares, ni rasgos de valor; estampemos para recuerdo el horrible Bando que tantas vietimas hizo en Cuba. BANDO 1.*--Todos los habitantes en los campos o fuera de la Linea de fortificacion de los poblados, se reconcentraran en el termino de ocho dias, len los pueblos ocupados por las tropas. Sera cousiderado rebelde y juzgado como tal, todo individuo que transcurrido ese plazo, se encuentre en despoblado. 2. --Queda prohibido en absoluto la extraccion de viveres de los poblados, y la conduccion de uno a otro por mar o tierra sin permiso de la autoridad military del punt de partida. A los infractores, se les juzgara y penara como auxiliares de los rebeldes. 3.*-Los duenos de reses deberan eonducirlas a los pueblos 6 sus inmediaciones, para to cual se les dara la proteecein conveniente. 4.0-Transcurrido el plazo de ocho dias, que en cada termino municipal se contara desde la publicacion de este Bando en la cabeeera del termino, todos los insurrectos que se presenten seran puestos a mi disposicion, para fijarles el punto en que hayan de residir, sir.viendoles de recomendacion el que faciliten noticias del enemigo, que se puedan aprovechar, que la presentacion se haga con armas de fuego y ms especial si 6sta fuera collective. 5.--Las disposiciones de este Bando, solo son applicable a la provincial de Pinar del Rio Habana 21 de Octubre de 1896. Valeriano Weyler. Sirs comentarios por inntiles. En el final del mes de Octubre, se movio el General Maceo, que del dia 10 al 20 habia dado, al fin, algnn descanso a sus soldados. En la noche del dia 22, por su orden, el corouel Villaln deseargaba sore Artemisa 18 bombast, con el canon de dinamita, atacandose el pueblo.

PAGE 249

-247-En los dias 23 y 24 se sostena rudo combat en Soroa, con la column del Coronel Segura; en uno de ellos el Coronel Manuel de la 0 arrebat6 al enemigo la bandera del Regimiento de Zamora. Los combates de Soroa sostenidos con empeno por ambos combatientes fueron duros y sangrientos. El general Maceo se dirigio a la Sierra del Brujo, y el 2 de Noviembre se traslad6 al Roble donde recibi6 correspondencia del Gobierno, tal vez esta origin proyeetos que puso en ejecucion pocos dias despues.

PAGE 250

TNOANTONIO MACEO Ray hombres que no necesita~n elogios; se les conoce boy, Como to juzgaran manana; por sus hechos,. sus 6picos combates, sus marchas increibles, su resistencia sin igual, su intrepidez y su arrojo, ban dado nombre a las Lomas Vueltabajeras; en esa sierra esta el pedestal. de su estatua; donde ann despues de muerto, se cree ver en la cima, su figura titnica alumbrad a gloria. Lo conociamos joven antes de empezar la guerra de 1868, su figura era atrayente; fornido y bien proporcionado: fisonoma simptia y sonriente, facciones regulars, manos y pies chicos, formando un conjunto que o destacaba siempre por numerous que fuera el grupo que to rodeaba, acostumbraba a hablar bajo y despacio; su trato era afable. Talent natural, sin pulir, pero unido a una fuerza de voluntad extraordinaria, que le hicieron dominar sus defectos naturales y que al salir de su esfera de accio'n inicial to hicieron transformarse con rapidez en un hombre de sociedad de finos modales ; su transformaci6n social fu6 tan proutamente obtenida, Como o fug su gloria militar, que hizo de un soldado -de 1868, un general lustre, y para los cubanos un heroe. De joven tuvo sus vicios, el juego y la mujer ; el primero to perdi6 pronto el segundo to conserve toda la vida; era para con ellas afable y respetuoso. La familia Maceo, forma un grupo heroico; un ejemplar de valor y patriotism; de ellos no qued6 mas que un superviviente, los otros padre e hijos, cayeron todos en el campo de batalla. Maria Grajales, su viuda, es un model de lna abnegada y heroica. El esfuerzo realizado habia postrado al coloso y el 2 de Noviembre, se hallaba en el Roble; donde recibi6 el correo del Gobierno, cuya correspondencia le entreg6 Alderete; de su leatura parcel que result la resolucion de cruzar la Trocha y antes de abandonar la Vuelta Abajo, dej6 nombrado para sucederle en el mando, al General Rius Rivera. -El servicio de correos a traves de la Trocha, se hacia de dos maneras: por tierra se le remitia a dona Magdalena Peniarredonda, que residia eella la recibia y la remitia luego, resultando un servicio perfecto; la administradora de correos fu6 un ejemplar digIsimo de valor y patriotism; por mar se hacia por el Mariel, unas veces por fuera de la bahia y otras por dentro. Se hacia en el bote Gordillocomprado por Pedro Delgado y entregado a Loreto Sanchez.

PAGE 251

Lso tripulaban como patron, Carlos Soto; como tripulantes, Gerardo Llaneras, Eudaldo Concepcion, el Cabo Juan Funez y el capitan Tomas Gonzalez. La correspondence llegada el dia dos, era sufficient a dar profundo desaliento; mientras en Vuelta Abajo se combatia sin cesar, cubriendose de gloria; tal vez la holganza, hacia surgir la discordia en las esferas del Consejo de Gobierno. Maximo Gomez, le escribia sin quejas, pero ordenaba que atravesara la Trocha cuanto antes; insinuaba sus deferencias el doctor Eusebio Hernandez, le ponia de manifiesto las quejas contra el Marques y el General Gomez y la necesidad de un cambio politico ; el General Rafael Portuondo opuesto al anterior, indicaba la necesidad de que le pusiera coto con su presencia a la disordia existence en el Consejo de Gobierno. Estas noticias resolvieron la march y se dieron principio a las explorations para efectuarla. Habia dos medios: por tierra, cerea de Guanajay; por mar, por el Mariel. Los dias 9 y 10 de Diciembre se combat en el Rosario y el Rubi, manda 6rdenes a la Habana, para que las fuerzas de Aguirre esperasen el 26 y 28 de Noviembre, pues se penso realizar el cruce el 27 por Guanajay. El 17 sale del Roble y el Brujito y se march por la Sierra, Cerros de las Animas, Lomas de Tapia, Sarracin y San Jose. El 26 se combat en el Jobo, se hae retroceder a Cayajabos y acampa en San Felipe. El 27 y 28 se reconoce la Trocha y el paso. por tierra del Mariel, se explore el .de Diciembre viendolo irrealizable, el dia 2 se explore el paso por el Norte de Guanajay, sin resultado. El General se senate enfermo durante la march; se acampa 5n San Felipe. El dia 3, noticias del enemigo en la Gobernadora y se bate a este en Bejarano; es herido Panchito Gomez; se acampa en Begona. El bote llego 'a la Caleta de la Cana, en la noche del dia 2 con correspondencia que llevo el patron Carlos Soto; 6ste entreg6 la correspondencia a Maceo, en la noche del dia 3. Los portadores fueron, Gros, Torres y Capitan Ahumada. La lecture de la correspondenciaaresuelve a Maceo, que se decide embaraar el daa siguiente 4. En la noche se llega a la Caleta, done se dean los caballos con una escolta. El tiempo era tan malo, que el bote no podria resistir y se resuelve ha*er la travel a por dentro de l a al canal de la Boca, mIs peligroso, pero m5s realizable y para ello en hombros se transporta el bote de l a a la Aguada del Mariel.

PAGE 252

*a travesia debia -hcerse desde este punt al muelle de Gerardo Llaneras. Este estaba situado a 150 metros del Torreon; donde habia 300 hombres de guarnici n y a 60 metro del retan del fuerte. Los hombres designados por Maceo, para que o acompanaran, fueron: El General Miro, el Brigadier Pedro Diaz, el Coronel Alberto Nodarse, los Tenientes Coroneles Manuel Piedra y Alfredo Jntstiz, los Capitanes Nicolas Sauvanell y Ramon Penialver, los Tenientes Francisco 'Gomez Toro y Jose Urbina, el medico Maximo Zertucha, del Estado Mayor, el Coronel Charles Gordon (americano) y el Capitan Ramon Ahumada. Los asistentes, Benito y Ricardo Hechevarria, Juan Perez, Jose Delgado y Andres Cuervo; ademas tres tripulantes. Los primeros viajes fueron al muelle de Gerardo Llaneras en el primero, fueron Maceo y cuatro ma's; el cuarto y quinto viajes se dirigieron al muelle de Jose Gonzalez. Cuatro horas se emplearon en los viajes, que quedaron terminados a las 3 de la maiana, de ah se dirigieron al Palomar, por Miranda al ingenio Merced. Maceo iba enfermo y la falta de caballos le retuvo en ese Lugar los dias 5 y 6. Se procuraron recursos de boca en el Mariel, llegan Sartorio y Bldomue Aosta; este ultimo debe proporcionar caballos en busca A la una, Maceo impaciente, ordena la marcha con rumbo a Garro, las trees de la tarde en una de las colonies de ese ingenio, se entrevista con Perfecto Lacoste y su senora y ma's tarde se sale para Baracoa; donde acampaba el General Sanchez Figueras. A, las dos de la madrugada, se marchaba a San Pedro de Hernandez, se cruza la carretera de Hoyo Colorado a Punta Brava y las nueve de la manana del dia 7, se llega a San Pedro. Ahi estaban acampadas las fuerzas del Coronel Sanchez Figueras; las de Juan Delgado; las de Baldomero Acosta; las de Ricardo Sartorius y las de Alberto Rodriguez. Serian ma's o menos, mal armados y montados, unos cuatrocientos cincuenta hombres. El General Aguirre no habia llegado, pues en ese momento se estaba batiendo en el Centro de la provincia. El entusiasmo a la llegada del General Maceo, fue extraordinario. Como el suceso ha sido tan debatido, no queremos entrar en discusiones intiles, pues cremos que todos en la hora de la desgracia, cumplieron con su deber. *J .335 559 *i a

PAGE 253

LA MUERTE DEL GRAL. A. MACEO Y GRAJALE Relacion autentica por el Coronel Alberto Nodarse, testigo presencial. Diciembre 7, de 1896. Serian proximamente las dos de la tarde, cuando se sintieron tiros en una de nuestras avanzadas. El General, acto continuo ordena que todas las fuerzas monten, 6l estaba en su pabellon recostado en su hamaca, tenia el caballa desensillado viendose precisado a ponerle el mismo la montura a proximidad del enemigo.-Al mon tar, arengo las fuerzas, diciendo, entre otras palabras : "! Muchachos, vamos a la carga, que les voy a ensear a dar machete!".-Y todos partimos juntos Como movidos por un resort a disputarse el primer puesto, llegando los de delante a dar machete y disperser la caballeria espanola. El General entonces al ver que todos peleaban bien, contramarcha con el Estado Mayor, varios Jefes y Oficiales y algunos nnmeros hacia el flanco izquierdo, encontrandose al poco andar con las fuerzas del Teniente Coronel Isidro Acea, que venia por el camino real de San Pedro, en direction al fuego; el General le ordena. abrir dos portillos en la cerca de piedras y pasta el camino con los que le acompanaban,entre los cuales iba el Brigadier Miro, el doctor Zertucha, el Teniente Coronel Jnstiz, el Comandante Ahumada, el Coronel Gordon y el que suscribe; el General Pedro Diaz, el Comandante Manuel Piedra, el Capitan Nicolas Sauvanell y el Teniente Ramon Pefialver, tambien del E.'tado Mayor; no estaban con el General, porque se adelantaron peleando a vanguardia. U~na vez en el citado camino, el General me ordeno cargara al enemigo, por el flanco izquierdo con varios numeros que alli habian, continuando 61 a ataearlo por retaguardia.Pocos despus, regress a hizo una pequena parada por el portillo donde yo habia entrado, y ann continuaba yo avanzando hacia el enemigo, of al Coronel Miro, que me decia: :"Nodarse, venga a ver esta desgracia ". Retrocedo, y al encontrarme con el General en el, suelo, baiiado en sangre, baje a verlo, mientras me gritaba el doctor Zertucha : "[iAy Nodarse !" Se acabo la guerra. 1 Vea ese cuadro i I Muerto*! ...a Le repuse a Miro, que recogiera al General, mientras. yo continuaba tirandole al enemigo que estaba rodilla en tierra. posesionado de una cerca de alambre, hacienda fuego a discretion; apenas moute a caballo, el Brigadier Miro vuelve a gritarme: "Nodarse, venga, que si usted no viene, no se puede sacars al General"; por to que me

PAGE 254


PAGE 255

-253panero en una pierna. "Coronel, me han herido"-dijo;-por Io que le orden6 que se marchara inmediatamente a alcanzar al General Diaz y que 6ste regresara pronto con sus fuerzas. No quiso obedecer. Vuelvo a ordenarle o mismo, y me contest entonces: "Yo no voy; yo no 5o dejo a used solo ni abandon al General.' Insisti. Se o ordeno Como superior suyo... Todo fue inntil. Una nueva descarga y una bala traidora o atraviesa por el pecho y ca e el cadaver del General, exclamando : "; Ay, mi padre!" Al pronunciar esas que fueron sus 4ltimas palabras, me tire socorrerlo, una descarga me here gravemente en el hombro izquierdo y debajo de la axila, derecha, haciendome caer sobre Panchito para formar un verdadero monton. La herida del hombro me atravesaba el hnmero, fracturandolo, e iba a salir entre la cuarta y la quinta costillas, con fractura de esta nltima; la hemorragia fu6 copiosfsima, y tan general, que echaba sangre por la boca, odos, etc. A los dos minutos de estar echado en aquel monton de cadaveres, me sent an con fuerzas para moverme, y empezaba a retirarme paso a paso, cuando vi trees soldados espanoles a unos diez metro de mi. Continue marchando sereno para que el enemigo no comprendiera mi gravedad; pero el rifle me estorbaba, y al echarmelo al hombre se me escape un tiro. No se si este o el afn de despojar los cadveres influyera para que el enemigo se detuviera y me dejara ganar el portillo por donde habfa entrado, que era mi nnica retirada; la realice bajo un fuego nutridisimo, teniendo que pasar por encima del caballo muerto del commandant J. A. Sanchez, cuyo animal se hallaba atravesado en el portillo. Pas6. el camino real, dirigiendome despues por un trillo entre una cerca de pinones y un guayabal que me conducia al campamento done habia salido, y a poco andar, cuando ya dispuesto tirarme para morir, porque me faltaba hasta la vista, se present para mi salvacion el coronel Rodolfo Vergel, preguntandome que me pasaba e instandome a que montara, cuya operacion no podia realizar yo solo. Entonces 61 me cargo y subi6 al caballo, diciendome que arreara, que se iria 0 pi. Asi anduvimos hasta encontrarnos con el general Diaz, brigadier Mir6, doctor Zertucha y ocho o diez ma's. Uno de ellos (no recuerdo quin) me pregunto : l Qu6 es eso, Nodarse ?"Vea,-1e contesta,-estoy muerto.-IY el General?-me replieo.AM quedan el y el hijo de Gmez con los espanoles-le respond]. Segui l ira ms muerto que vivo, y no he vuelto a saber mas de ninguno de esos companeros que conmigo formaban el Estado Mayor del nunea bien llorado General Maceo. .asta aqui o que yo s6.

PAGE 256

-254Refute ahora quien quiera las verdades que dejo escritas. Alberto Nodarse. Coronel del Estado Mayor interino del General A. M"aceo. Cuba, Marzo 6 de 1897. El buen Cesar, el inmaculado cubano, el Leal companero, no pass junto con Francisco la Trocha. No he podido averiguar bien el por que de esa separation violenta en los momentos ma's criticos, cuando mi hijo venia herido ya ,y necesitaba el cuidado de su companero y amigo. 1 Aucho debieron sufrir los dos En esto, Como en los detalles del drama sangriento de Punta Brava, tengo distintos informes de los mismos valientes que, casi todos heridos, escaparon de aquel fusilamiento terrible, pero no hay acordancia entire ellos. Se notan en todos grades diferencias.Ultimamente acaba de publicar el heroico Coronel Nodarse unos informes que me incline a creer que scan los mas veridicos. Atribuyo esas discrepancias al aturdimiento de esos hombres en presencia de tan grande desgracia. Lo cierto es que Casar no paso entonces, pero to pudo hacer mas tarde, y ya en la provincia de Matanzas sufri un asalto, los companeros se dispersaron y Cesar fue muerto por los espanoles seguramente. Pero no he podido averiguar si alguien vio su cadaver o si to hicieron prisionero y despues to mataron : nada absolutamente. La nnica noticia que tuve de su muerte fue por'los periodicos espanoles, pero esta misma sin detalles. Todo hasta ahora esta oscuro. Ignoro la edad que tendria Cesar al morir ; la de Panchito era veinte y un afios, seis meses y veinte y seis dias. Mayor General Maximo Gomez.

PAGE 257

Ur MN

PAGE 259

A TRAVEL DE LA GUERRA La rudeza del ataque de las fuerzas espaiolas sore Vuelta Abajo, la actividad de las operaciones y la continuidad de los combates, nos han hecho seguir paso a paso los movimientos de las fuerzas a las ordenes del General Antonio Maceo. Daremos'una breve y ligera ojeada sobre las operaciones realizadas en el resto de la Isla. El mes de 1%arzo de 1896 marca una nueva etapa en la mareha de la reveolucion, pues en el principio, la odisea del General Antonio Maceo en Vuelta Abajo, coincidiendo con la llegada de recursos a todos los territories en guerra; pues en el desembarcan varias expediciones: el 17 de Marzo llega a Varadero el General Collazo; el 19 el Coronel Braulio Pena en Navas Grandes (Camaguey), ,y el dia 24 en la Bahia de Maravi (Baracoa), el general Calixto Garcia, el que con sn intelligence y prestigio deba realizer la organization de Oriente -hasta conseguir totalmente su posesion. El dia once de Marzo inicia el General Gomez su marcha a Oriented, mientras el General Antonio Maceo volvia a Vuelta Abajo, despus de hab5rsele ineorporado la infanteria oriental al mando del General Quintin Banderas. Quedaba mandando la division de la Habana el general Jose Maria Aguirre, la de Matanzas el general Jos Lacret Morlot y el General Gomez die el mando de la brigada de Colon al Coronel Francisco. Perez. El viaje del general Gomez tenia dos objetos, organizer inspeccionando sin Cesar de combatir.-As. .o verifica el dia 9 en los Algarrobos, combate rudo y sangriento, donde cay6 gloriosamente el General Angel 'Guerra. Era 6ste uno de los seis companeros que con Marti y Gomez llegaron a Cuba. De extraordinario valor y patriotismo, era una figura notable en Ja Revolucin. Gomez atraviesa Matanzas y Sagua, dejando en este gltimo punto Como jefe de la brigade al general Mariano Torres; llega la jurisdi*cion de Villaclara y el 24 de Abril ataca la poblacion en cuya plaza cae muerto el valiente Coronel Leoncio Vidal, y se bate con rudeza los dias 28, 29 y 31. En el mes de Abril se le incorpora el General Seraf n Sanchez, el que es nombrado Inspector General del Ejercito, emprendiendo este marcha a Oriente; nombra al brigadier Gonzalez Jefe de la Brigada de Remedios. En este mes, con el encuentro de Garcia Canizares, representante del Gobierno, da principio la hicha entire ese Cuerpo y el general Gomez.

PAGE 260

El dia el mando de Remedios al general Francisco Carrillo, y retrocede el General Gomez hacia Villaclara, done permaneciera el mes de Mayo, sosteniendo distintos combates. Se le incorporaron algunas fuerzas de caballeria del Camaguey : el Regimiento Expedicionario a] mando del colonel Armando Sanchez. Con una fuerza de 500 hombres armados y otros tantos desarmados, despacha para Vuelta Abajo al 'General Juan Bruno Zayas, que emprendio marcha el dia 11 de Mayo. Era el General Juan Bruno Zayas un joven de figura simpatica. Sus facciones regulares daban a su fisonomia un sello peculiar de franqueza y lealtad; sus ojos grandest, miraban con dulzura y bondad, predisponiendo en su favor ; alto y bien formado, ligeramente se encorvaba su cuerpo al andar ; sumamente desinteresado, nunca tenia nada, y muchas veces se le veia a 6l en el fogon asando el trozo de carne que era su unica comida. El dia 13 salia de Salamina; en la noche del 14 al 15 cruzaba el rio Sagua y acampaba en Malpae; el 16 derrotaba en Caguaguas una fuerza espaiiola, a la que hizo various prisoners, que mand a Sagua; el 17 le dio machete a una guerrilla en Rancho Veloz; el 19 tiene fuego fuerte y sostenido con la column de Molina, en Motembo; el dia 20 se combate en los Gonzalez. En la tarde del 21 en la Carolina, done mere el General Esteban Tamayo, retirandonos a Motembo. En la brega continua se habia acabado el parque, y Zayas retorna a Villaclara con 25 arms mas, las cannas vacfas y 50 bajas entre muertos y heridos. El General se dispone a entrar en, el territorio de Camaguey, done acampa el dia 28 de Mayo, en el Ciego de Escobar.

PAGE 261

-257CADAUGUEY La tirantez existence entire el Gobierno y el General en Jefe era notoria, y se inicio al encontrarse con el general Mayia Rodriguez. Habia sido 6ste nombrado Jefe del Tercer Cuerpo por el Consejo de Gobierno, que no di aviso de *o echo al General Gomez, y aste le negaba al Consejo atribuciones para ello. De este criterio distinto resultaban victimas los subalternos, a qluienes el General Gomez persiguio con safia. Mientras los espaiioles tomaban on Occidente una actitud ofensiva, en Camaguey se conservaban puramente a la defensiva, to que proporciono al Gobierno una casi completa seguridad. El dolce farnienate excitaba a la comodidad y se habia establecido una situation pacifica que consentia extraer de los poblados los articulos necesarios para el confort; se habia establecido con consentimiento del Gobierno, el comercio entre ambas partes y pareeia que no habia guerra. El contrast era tan grande, que el General Gormez se propuso acabar con 61, aunque tal vez en muchos casos exagerara la nota, siendo duro y cruel. Ordeno enseguida una concentracion de fuerzas, y los dias 9, 10 y 11 de Junio tuvo en jaque en Saratoga at General Jimenez Castellanos, que salio de Puerto Principe a atacarlo con una columna de dos mil hombres; para poder salir del ataseadero tuvo que pedir un refuerzo de mil hombres mas, retirandose perseguido por los cubanos hasta la poblacion. Despues de un mes de residencia en Camagiuey, siguio Gomez a Oriented, nombrando el dia 30 de Junio Jefe del territorio al general Javier Vega. I I 17

PAGE 262

-258EN ORIENTE El general Gomez, con una pequena escolta, atraves6 los territorios de Tunas y Holguin, dirigiendose a las orillas del Cauto, llegando el dia 10 de Julio al campamento de las Vueltas, donde con fuerzas del Primer y Segundo Cuerpos to esperaba el general Calixto Garcia. El campamento, beclio en una vasta extension de un potrero Llano y limpio en las orillas del rio, tenia un aspecto pintoresco. Como tres mil hombres en correcta formacion, extendidos en batalla, con sus bandas de mnsica y cornetas, al aire las banderas, en una manana fresca que atenuaba los rayos del sol, pasaba por el frento de la larga fila el General Gomez con su Estado Mayor, acompanados por el general Garcia, con sus oficiales, que los habian ido a esperar a las avanzadas. Los vitores llenaban el espacio; la alegria y el entusiasmo se reflejaban en los semblantes; las. banderas, agitadas constantemente, daban la apariencia de que habia llegado el dia del triunfo. Las aclamaciones y los musicas no cesaron hasta que no se desmontaron al frente de la tienda de campania del general Garcia. hacia veinte y dos anos que ambos generaleis no se habian visto. La entrevista fua cordialisima. Pronto vario el aspecto. de aquella multitud; a las musicas y vitores sucedio un profundo silencio. No habia transcurrido una hora de la llegada del General Gomez, cuando llego un correo de Cuba que traia la noticia de la muerte del General Jose Maceo, ocurrida el dia 6 de Julio en el combat de la loma del Gato. La noticia produjo profound sentimiento; los generals Gomez y Calixto Garcia inmediatamente ordenaron los honores que debian tributirsele. Era el General Jos6 Maceo un tipo legendario de valor extraordinario y de gran resistenaia; realize hechos que to realzaron extraordinariamente.

PAGE 263

-259LMA DE H IERRO Era de suponerse que el enemigo, con la noticia de la muerte del general Maceo, tratara de activar las operaciones en la part de Cuba, to que oblige al General Garcia a marcher rapidamente a aquel territorio; permaneciendo el General Gomez en los alrededores del lugar, lasta la vuelta del General Garcia. El enemigo dispuso la salida de dos fuertes columnas de dos a trees mil hombres: una de Santiago de Cuba y otra de Guantanamo, que fueran unirse en el Ramon de las Yaguas. Cuando 6stas llegaron, ya el general Garcia se habia colocado entre ambas, hostilizandolas durante seis dias consecutivos, impidiendo su union, obligandolas a retornar cada una a su punt de salida despues de sufrir numerosas bajas; haciendole comprender que nada habia afectado a la Revoluion, en cuanto a las operations militares se refiriera, la muerte del temido Jefe. Tomadas las medidas necesarias, el general Garcia volvio a Holguin, donde se reunion de nuevo al General Gomez. En el mes de Agosto, preparabase la fuerza para una operation por la zona de Gibara; proponase el General aprovechar la artilleria que teniamos atacando a Auras, punto medio del ferrocarril que une a Holguin y Gibara, que era el objetivo del General Garcia, sobre el cual se dirigio -4levando una pieza de artilleria, mientras que el general Gomez iria sobre Holguin con fuerzas de caballeria. Iniciado el ataque a Auras, se situo la pieza inmediata al fuerte Loma de Hierro. A los veinte y ocho canonazos el fuerte era abandonado por los supervivientes de sus defensores, y por la tarde. del mismo dia se reunian de nuevo ambas fuerzas. Fu6 Loma de Hierro el primer exito de nuestra artilleria. Dias despues se despedian en Guaramanao (Holguin), ambos Generales, retornando Gomez a Camagney, mientras Garcia permanecia en su territorio. A su vuelta a Camaguey encontro el general Gomez parque abundante y una pieza de artilleria, que habian traido la expedition de Cabrera, desembareada en Navas Grandes. Decide atacar a Cascorro, que estaba bien defendido por una guarnicion de 170 hombres ; to canonea con poco 6xito y despues de tree dias de asedio levanta el sitio para hacerle frente al general Jimenez Castellanos, que con una fuerte column de trees mil hombres acudia en auxilio de Cascorro. *El general Gomez o bate con 6xito en Desmayo y Lugones. Rechazado Castellanos, vuelve a Cascorro; 1o abandon por complete y se retire San Miguel, batido n La Marina y La Conchita por las fuer za s cubanas*

PAGE 264

-260GUAIMAR X11 retirarse de Oriente el general Gomez, dejo orden al general Garcia para saca~r de los montes del Ramon de las Yaguas el convoy de parque y armamentos que el coronel Rafael Portuondo habia desembareado en Baconao, para ser transportadas al Camaguey. La empresa era ardua, dado lo escabroso del terreno y la completa falta de bestias de carga; era preciso llevarlo a brazos de hombres, y ann asi tenian varias dificultades. que vencerse, especialmente con el canon "Cayo Hueso'', que era el ma's grande que se habia traido al Campo de la Revoluci'n. Pero los hechos vinieron a demostrar que todo es realizable cuando se cuenta con soldados Como los fuertes y sufridos montaneses de Oriented, a pesar de que agravaba.la situacin las copiosas lluvias de Septiembre, que habian hecho impracticables aquellas estrechas veredas de monte. Durante el mes de Septiembre de 1896, el general Garcia hizo la marcha desde Ramon de las Yaguas hasta las llanuras de Guaimaro con una fuerte column, transportando el canon "Cayo Hueso' y 600 cajas de parque, que contenian 600,000 tiros, llevados en hombros por aquellos infatigables soldados que en grades distancias tenian que cruzar caminos fangosos, llevando encima, ademas de su armamento, un peso mayor de 50 libras. Asi marcharon hasta dejar cerea de Guaimaro su. precioso convoy, llegando a tempo para combatir en Lugones con el general Jimenez Castellanos, que despus dea a Cascorro se retiraba bajo el fuego cubano a San Miguel de Nuevitas. Era Guaimaro un pueblo de importancia, tanto por su poblacion Como por su historia revolucionaria, pues en 6l se constituyo la Asamblea Constituyente cubana el 10 de Abril de 1869. Tenia ocho fuertes, y en el Centro, bien fortificada, su alta torre, desde donde se divisaba un ancho horizonte; su perimetro todo estaba protegido por fuertes y 6stos unidos por alambradas y un foso, ,y Como avanzada, sore una eminencia, el fuerte Gonfau. Su guarnicion la compomian ma's de doscientos hombres de linea, al mando del capitan Jose Rosario Biez. A pesar de la triste experiencia de Cascorro, el 'General en Jefe dio orden al General Gar4a de atacar a Gu aimaro. El 17 de Octubre inici'se el cerco con fuerzas, orientales y del Camagiiey; el general Jos6 Manuel Capote tom' el mando de las fuerzas de ataque, teniendo -a sus 6rdenes al general Agustin Cebreco. La pieza de artilleria trada por Cabrera se emplaz, servida por various americanos, mandados por dos de ellos: los comandantes Os-

PAGE 265

good y gonston, de los cuales el primer f0 muerto durante el siti. Estabamos eseasos de parque de cafin. Dos dias despues de roto el Fuego, por ordens del general Gar-cia, el colonel Mario Menocal, con cincuenta hombres de Holguin, asalto el fuerte de Gonfau. A la vista del ejrcito, que los vitoreaba, con decision y rapidez se apoderaron los asaltantes del fuerte, y poco despues flotaba en el asta de aquel edificio la bandera cubana, que con heroico arrojo enarbolaba el joven comandante Rodolfo Miranda, que milagrosamente salio ileso, a pesar del terrible fuego que le hacian de los fuertes del poblado y desde la torre de la iglesia. El General hizo traer la pieza Holguin, que se emplaza con prontitud, pues el parquet de la otra pieza, como ya hemos dicho anteriormente, escaseaba. Llega la noticia de que una fuerte column de trees mil hombres, al mando del general Emilio March, salia de Maniabon conduciendo tun convoy a Tunas. Se orden al general Collazo, jefe de la brigade de Tunas, que hostilizara al enemigo hasta su llegada a Tunas, y se situara despues en el camino de Rompe, entre Tunas y Guaimaro, por si intentaba venir a este nltimo punto. March, desde Tunas, volvio a Maniabon. Tras once dias de sitio, se rindio Guaimaro a Calixto Garcia, el dia 28 de Octubre de 1896. He aqui la forma en que tan grata nueva le anuncio el general Garcia a] General en Jefe. "Querido amigo: Tome a Guaimaro. Acaba de rendirse el cuartel, despues de haberlo hecho ayer y hoy todos los fuertes. A usted se debe el triunfo, porque me aseguraba que se tomaba, y yo no to creia. Gracias por la gloria que le debo. Venga para abrazarlo. Calixto." La toma de Guaimaro fu6 de un efecto sorprendente, pudiendose decir que el Camaguey quedaba Libre. El general Garcia retorno a Oriente ; el General en Jefe continue en Camaguey, acentuandose cada vez mais sus luchas exarcerbadas con el Consejo de Gobierno, tomando 6stas un caracter violento.. El General Gomez resolve volver a Occidente, dejando al General Javier Vega al mando del Tercer Cuerpo del Ejereito. Las noticias eran cada dia mas tristes. El general Tamayo y Juan Bruno Zayas, el primero en la jurisdiccion de Matanzas y el se-

PAGE 266

--262gundo en la Habana ; el heroe villarenio, el general Serafin Sanchez, habia caido en las Villas; los tres habian muerto gloriosamente en el campo de batalla. El Consejo de Gobierno determine marchar a las Villas al efectuarlo el 'General en Jefe. La situacion se hacia insostenible, y el general Gomez, a principios de Diciembre, resolvi5 emprender marcha, y asi se to comunico, al Gobierno. Este aprob6 la medida y le comunic6 que el Consejo le aeompanaria hasta las Villas.

PAGE 267

M AXIMO GOMEt No pretendemos hacer una biografia del general Maximo Gomei, trabajo ese superior a nuestras fuerzas, y que requiere adems tiempo y recursos de que carecemos. Simple relato de hechos que hemos presenciado, dichos que recordamos y que ayudarn a former idea del carter y las condiciones del hombre a quien Cuba debe en gran parte su libertad y su independencia. Nacim el general Gomez en Ban, Santo Domingo, de familia acomodada ; su educacion y sus estudios to hizo en la localidad, resultando ambos escasos, to que no le permitio desarrollar su natural inteligencia. De caracter jovial a veces, en sus ratos de buen humor le gustaba bromear ; celoso de su lionra y de sus derechos ; era altivo y justo ; mas tarde, ya viejo, su caracter fue agrio y violento en muchos casos. Tuvo pocos amigos, y fue para con ellos voluble y poco consecuente; en cambio, hizo de su amor a Cuba un cult constant, a la que fue siempre fiel, sacrificando por ella reposo, hacienda y familia. En su juventud sirvio en su pals en la paz, y n la guerra al lado del general Santa Ana, al que fu adicto, sirviendo a sus inmediatas ordenes. Al anexarse Santo Domingo Espaa, siguio las ideas de su jefe; al iniciarse la guerra por la independence, siguia Gmez a los espanioles, aunque con tibieza, negandose a hacer la guerra activa contra sus paisanos. Quizas hastiado de la anarquia de su pals, influenciado por Sant na y sus amigos; tal vez contrariado en sus ideas, el amor propio le hizo seguir la suerte de los espaloles, abandonando el pals, Como lo hicieron Modesto Diaz, los Mareano, Heredia, Valera, Tejera y otros. ,Cuando llego a Santiago de Cuba, figuraba Como comandante de las milicias dominicanas. Con el vinieron a Cuba su madre y hermanas, siendo el quien sostenia y representaba aquel hogar modesto y honrado. La emigracimn dominicana fue numerous y pobre; con excess de viudas y hugrfanos, 16gica consecuencia de la guerra feroz sostenida. La poblacion cubana los atendio bien, acudiendo a remediar en parte su desgracia, iniciandose suscripciones para socorrerles; lo recogido fue mermado y mal repartido, produciendo esto quejas y disgustos. El general Gomez, en defensa de sus paisanas desvalidas, se pre-

PAGE 268

-2 4 sento al comandante general Villar, produciendo la queja con precision y claridad contra los defraudadores de aquellos Tondos y sore la forma en que to poco que se habia repartido, se habia hecho. La forma y el tono disgustaron a utoritario General Villar, que contest de manera dura a aquel subordinado altivo y levantisco. Al salir de Palacio, ya el general Gmez habia pedido su separacion del ejercito y renunciado su cargo de comandante. Su resolucion fue pronta, y arrend6 una pequenia estancia en el Datil-jurisdiccin de Bayamo-y a ella traslado su familiar, buscando en el trabajo personal el sustento para todos los suyos. Su estrecha situacion le hizo esquivar las amistades, y solo intimo.con Pepe Vazquez, y por conduct de ste con Esteban Tamayo, Joaquin Palma y unos pocos ma's. A pesar del malestar latent que existia en el Pais y que no pudo dear de concern, no se mezl6 en la political local, ni fue a reunion alguna. Cuando estallo el grito de Yara, la revolucion to encontro tranquilo en su casa. En los_ primeros di as to fue a buscar Pepe Vazquez, y con Joaquin Palma y Esteban Tamayo sali a. campo, abandonando su hogar. Felix Figueredo y Calixto Garcia se habian sublevado y apoderado de Jiguani ; a ellos se unieron Gmez y Vazquez. Ningnn pueblo se ha sublevado nunea contra un gobierno establecido y fuerte con menos nociones militares que el pueblo cubano; el manejo de las armas de fuego era poco conocido, del guajiro, sobre el que habian pesado el rapaz mando de los capitanes de partido y la barbara autoridad de la Guardia Civil. Parecia incapaz para la guerra, y por eso decian los Capitanes Generales que Cuba se gobernaba con msica y gallons. La guerra en Oriente, en los primeros dias, parecio una inmensa parranda, y Como las fuerzas espanolas se habian hecho sentir poco y Bayamo se habia rendido facilmente, era creencia general que todos comerian en paz en sus casas el lechon de Noche Buena. Las partidas de gente a caballo cor reteaban por todas partes alegres, con poco orden y disciplina, mandados por jefes improvisados, con muchos uniformes y poca experiencia. El nuevo Gobierno, constituido en Bayamo, que se vela tranquilo, se llenaba de proceres y titulos, haciendo poco o nada efectivo para prepararse a los dias de peligro y eseaceses que indudablemente debian sobrevenir. Donato Ma'rmol, que se. habia sublevado en Santiago, joven energico y activo, fue el hombre de accion en aquella parte desde los primeros dias, reconociandosele como el jefe de la region. Entire esta gene fue a caer G mez, el que desde los primeros momentos fu6 bien acogido y pocos dias despues reconocido como

PAGE 269

jefe de las fuerzas que se organizaron en Jiguani. Calixto Garcia se union a Gomez, figurando Como Jefe de Estado Mayor o su segundo. Pronto Rlego el momento en que los sucesos vinieron a confirmar que la eleccion de Gomez habia sido bien hecha, reconociendo todos su autoridad. ~E1 coronel Quiros salio de Santiago de Cuba para Bayamo mandando una column de 700 hombres, soldados viejos y disciplinados, armados con carabinas Miniet, armament magnifico para aquella epoca. Las fuerzas cubanas estaban esasas de parque y cartuchos, y las pocas armas que tenian eran viejos fusiles de una onza, escopetas viejas de caza, trabucos y algunos revolvers Lafaucheau, de poco calibre; sin embargo, entre aquel conjunto abigarrado habia entusiasmo y decision.Al frente de ellas decidio el General Gomez esperar la columna de Quirs, que habia pasado por Palma Soriano y venia sobre Baire, seguros de llegar a Bay amo. En los Pinos de Baire prepare Gomez la fuerza, emboscandola al costado del camino, cubiertas con un mayal. Sus ordenes fueron terminates: "Nadie haga fueg o e no d la orden." La columna avanzaba por el camino en correcta formacion, rebasando la emboscada sin notarla. De pronto el General Gomez se incorpor6 machete en mano, saltando al camino sobre los sorprendidos soldados, gritando "Al machete"; la gene o secundo bravamente y con rapidez inaudita, anzandose sobre la tropa, que se desorganiza con aquella lucha cuerpo a cuerpo, que le hace retroceder primero para huir y desbandarse despues. Con su Centro y retaguardia logra Quiros emprender la retirada, acosado por aquellos noveles soldados, que entusiasmados por el exito los persiguen sin Cesar, obligandolo a buscar refugio en la Casa de la Venta de Casanova, donde se encierra y es sitiado por sus perseguidores. Durante la noche logra Quiros que un practico cubano to saque por una extraviada vereda de monte, burlando asi la vigilancia de las fuerzas cubanas, que al dia siguiente lo persiguen con poco 6xito; pero que, sin embargo, hacen lo suficiente para obligarlo a entrar en Santiago con los restos de su columna en completa dispersion. El efecto causado por el machete fue extraordinario. Al Museo de Artilleria de Madrid fue Nlevada una carabina trozada de un machetazo, canon y caja,y an el part del jefe espaiol acusaba panico cuando decia: "Yo los vi, Exemo. Sr., machete en mano por espacio de tres cuartos de hora." i Santo Dios! Si el machete hubiera durado trees cuartos de:hora,

PAGE 270

no hubiera quedado ni un soldado para que pudiera hacker el cuento, ni el Coronel Quirs hubiera echo el parte. Los cubanos, por su parte, comprendieron el valor inmenso que tenia un machete en la mano de un hombre de valor. D'e hecho quedo el General Gomez de segundo de Donato Marmol, que to llama a su lado para sitiar Santiago de Cuba, situ ndose en los puertos, done se emprendio la area de dar organizaci n e instruccion military a aquellas masas de reclutas voluntarias. La area emprendida para hacer de aquellos cubanos soldados, era duro trabajo; retenerlos en los campamentos, empeno dificil, estando los Campos Hllos de familias hospitalarias y ann sin escaseces. El enemigo no habia podido empezar sus operaciones, y por to tanto no se habia echo sentir. El Gobierno cubano, establecido en Bayamo, se considerable dueo del pals, y aunque era verdad que el rest de 6ste se habia retardado, no se sent el mal; asi es que el esfuerzo era perdido: sobraba gene, pero faltaban arms y cartuchos, que era o esencial. En el extranjero se improvisaba el modo de auxiliar con pertrechos de guerra a la Revolucion, pero con poco axito. Al exuberante movimiento de Oriente se contestaba lentamente en el rest de la Isla: Camagney primer, mas tarde las Villas; Occidente quedo inactivo. Si en los tres primeros meses hubieran llegado recursos del exterior, sabe Dios hasta donde hubiera llegado la Revolucion, aprovechando la tardanza y el desconcierto de los espailoles. Estos reaccionaron primero, tomando la ventaja. Bayamo era el objetivo principal; el ataque de Baire les quito el impetu de ir por Santiago; to intentaron desde Manzanillo, y el general Modesto Diaz se encargo de rechazarlos. El sanguinario Conde de Valmaseda desembarea en Vertientes, costa Sur del Camaguey, pasa per Puerto Principe, llega a Tunas y se dirige sobre Bayamo. Si los camagueyanos to hubieran hostilizado biens, no hubiera llegado a Bayamo. Donato Marmol deja a Maximo G6mez en los puertos de Santiago y reuniendo gente en buen umero, espera a Valmaseda en el Salado. Veniala columna espanola mejor armada, traia Peabodys y Remingtons y cuatro piezas de artilleria. Mirmol tenia cerea de tires mil hombres, casi todos desarmados, pues Como armas defensivas contaban con' machetes y puas de yaya : recordaban a Baire y esperaban repetir el golpe. Mal dirigidos y mal situados, la emboseada fue inn'til;. el impetu eon que se lanz6 aquella gente sobre el enemigo solo sirvio para au-

PAGE 271

mental sus perdidas; los botes de metralla hicieron surco sore aque Ila mass humana que se lanz ciega sore las piezas. Tras fuerte carniceria fueron dispersados por completo; el enemigo siguio sore Bayamo, cruz el Cauto con ligera resistencia y pocos dias despues tomaba a Bayamo; mejor dicho, las ruinas de Bayamo, quemado por los cubanos antes de retirarse. La toma de Bayamo por Valmaseda marc6 una crisis en la Revolucion, desorganizando Oriente; sus feroces proclamas, el inicio de la guerra a sangre y fuego, la ferocidad desplegada a la par que la actividad en las operaciones determine el prineipio de las presentaciones de los dbileys y traidores; se empezo a guerra, a dificultarse las comunicaciones y se dudaba hasta de la existencia del Gobierno; se daba como hecha la capture de Cespedes y huerfana de Jefe la Revolucion. Esto die Lugar a la Junta de Tacajo (Holguin, nombrindose dictator a Donato Mrmol. Afortunadamente lleg en el dia Carlos Manuel de Cespedes; se hizo nulo to realizado, se vie que el peligro no era tanto, que Camaguey estaba en armas y que las Villas habian respondido esplendidamente al grito revolucionario: que la guerra estaba en today su fuerza y que el pals respondia al grito de libertad e independence. Donato Marmol se hizo cargo de la Division de Cuba; Maximo Gomez se situo en la jurisdiction de Jiguani; Modesto Diaz quedo en Bayamo; los Marcano en Manzanillo; Julio Peralta en Holguin; Vicente Garcia en las Tunas, Camaguey, a done fu' el Gobierno, reforzado con los expedicionarios del Galvanic, traidos por el general Manuel Quesada. Organizado el Gobierno de la Repblica el 10 de Abril de 1869 en el pueblo de Guaimaro, en las Villas se batia vigorosamente el ejerito libertador en Remedios, Sancti Spiritus, Trinidad y Villa Clara. La crisis de la toma de Bayamo haba pasado pronto, y la Revolucion la domino con extraordinaria energia, respondiendo a la guerra a muerte declarada por el gobierno espanol, con justificadas represalias. JIGUANI Era la jurisdiction de Jiguani punt peligroso, done necesitaban los espanoles gran actividad para conservar la comunicacion con Santiago, a la vez que powder protege a Guisa, centre para las opera clones en la Sierra Maestra, asi es que la campana sostenida por el general Gomez debia ser de prueba; tenian los espanoles ademas la ventaja de tenser con ellos un gran nnmero de guerrilleros cubanos conocedores de la localidad, que perseguian a las familias con cobarde erueldad.

PAGE 272

Cruzar el Ilano de Jiguani era peligroso, y solo la montana podia server de abrigo al cubano; habia escasez de cartuchos y se haban cogido pocos Remingtons al enemigo, y sin embargo no lograron los espanoles hacer abandonar el territorio al general Gomez. CHARCO REDONDO En ese rincon de la montania hizo su reducto el General; detris del campamento buscaban albergue las familiar; a diario o visitaba el enemigo, para retirarse tras rudo combate. Los vigias nuestros tenian mucho de primitivo : como escaseabau los armamentos estaban provistos de guamos ; sus sonidos avisaban al enemigo que habia sido visto, a las familias que se resguardaran y a las fuerzas que tomaran posiciones para combatir. Casi se deseaba el combate, pues nos facilitaba el medio de recoger las capsulas que a granel botaban los soldados espaiioles y que con rapidez eran transformadas en cartuchos para nuestros fusiles. A pesar de ese continuo combatir se habia conseguido una imprenta, y cuando habia papel se tiraba el periodico en la cueva que llamabamos la Casa Blanca, por algunas estalactitas que tenia. Entre nosotros habia algunos espanoles; recuerdo dos que Bran tipicos; el viejo Mayner, catalan, y el capitan Ruiz, curro, siempre de buen humor, pero poco amigo del campamento, preferia estar merodeando por la zona enemiga : habia mayor peligro, pero en cambio tenia abundancia de efectos. -En una de esas escapatorias, qrue siempre eran castigadas, y para atenuar las cuales por to regular traia Ruiz noticias de felices encuentros-y algo quitado al contrario, al presentarse Ruiz al General, le dijo : "He estado sobre el rastro de una guerrilla que habia asaltado algunos ranchos, y heheeho varios prisioneros, de ellos he podido traer uno, que amachetearon, dejandolo por muerto, entre seis mais a quienes habian matado. Poco despues llegaban los umeros que conducian al herido, que estaba horriblemente machetado en la cabeza y el cuello. Al ver al General, el herido se incorpor6 ,y con voz fuerte le dio los buenos dias. --1 Como fue eso ?-le pregunto el General. Los guerrilleros sin vergiienza de Federicn asaltaron los ranchos al amanecer, se han llevado las familias, nos cogieron a siete hombres y nos amarraron a todos unos a otros y en cuanto llegamos al limpio nos dieron machete: yo era del medio, y como los otros me cayeron encima parece que no me vieron bien y me dejaron por muerto. Cinco dias he pasado ah amarrado, luchando con los pies y las

PAGE 273

-26.9manos contra las auras y los jibaros, y si no es por el capitan Ruiz, de esta fecha no la cuento. Yo creo, General, que soy mejor que Jesucristo, porque 6l resucit6 despues de estar tres dias entre los muertos; yo he estado cinco dias y estoy vivo. El hombre sang, a pesar de sus muchas heridas. La vigilancia en Charco-Redondo era a; los ayudantes del Cartel General haciamos guardian durante la noche y se recorrian las avanzadas. El General dorma, pero tambin hacia su vigilancia sobre los oficiales. El rancho del Cuartel General estaba en el Centro del campamnento.: Una noche, el General encontr6 dormido a uno de sus ayudantes,' a Juan Guida, y sin despertarlo cogio una escopeta y la disparo al aire, asi en el oido del dormido. Al salt que dig Guida se. uni una sonora carcajada delagGener al ver la alarma causada. "Amigo mid, dijo, en la guerra hay que dormir con un solo ojo. Vaya, capitan Guida, para que sacuda el sueno, recorra las avanzadas y avise que no hay novedad." Como el recorrido habia que hacerlo a pie, Guida terming sus servicios cuando ya habia amanecido. Las lecciones del general Gomez eran efectivas, aunque muchas veces un poco duras;.pero eso nos hace pensar hoy que fu nuestro maestro y sac6 buenos discipulos. Pero la situacion se iba haciendo precaria en extremo ; la comida habia que arranarsela a tiros a los espaioles, y no haba parquet. La resistencia haba llegado al limited, y sin embargo, el espiritu de aquella tropa no disminuia, alentados solamente por el ejemplo y la confianza que le inspiraba su jefe: en aquella poca aciaga, de aquel grupo de soldados, no se present uno solo al enemigo. El 11 de Mayo de 1869 desembarco en la peninsula del Ramon (Holguin), la expedicion de El Perrit, conducida por Francisco Javier Cisneros, trayendo Como jefe militar al general americano Thomas Jordan. Era este un verdadero militar : inteligencia, instruccion, honradez y valor; era un factor sumamente til a la revolution y que no dio resultado por haber venido demasiado temprano ; pretendi6 hacerejercito, transformando en soldados aquellos grupos, de paisanos armados. Loos no estaban an preparados para eso: la guerra habia. sido debil, habia muchas familias en el monte ; faltos de experiencia, no.llegaron a comprender el mrito del jefe recent llegado : les parecio duro y autoritario; no comprendian las necesidades de la discipline, la organizaci n y la ordenanza.

PAGE 274

-270, Asi es que tanto en jefes Como en soldados, Una resistencia pa siva se utilize contra Joran, hacienda intiles sus propsitos y sus planes. La expedicion de El Perrit fue Una de las ma's grandes que llego a Cuba durante la guerra de los 10 anos. Diez canoes, dos mil fusiles Springfield, dos millions de cartuchos, mucha plvora, equipos y medicines. Los expedicionarios eran 200 pocos mas o menos, y entire 6stos 80 americanos; muchos jefes: Manuel Suarez, Bobadila, Coca, Aurecocchea, Acosta, Gabriel Gonzalez y otros, con buena instruccion militar. Entre los americanos, comno soldado, vino Henry H. Reeve. La noticia del desembarco llevS Holguin comisiones de todo Oriented en demand de aromas y municiones. De Camaguey fu el-General en Jefe, Dfanuel Quesada.. Las fuerzas cubanas, en general, se parquearon biens, entre ellos el general Gomez, que se hizo sentir duramente en todo el territorio de Jiguani, teniendo Como inexpugnable reducto a, Charco Redondo. Haciendole torpemente fuego de caon a los barcos espanoles, se le diaviso a 6stos del desembarco, y el dia 16 de Mayo Una fuerza espanola, al mando del commandant Mozo Viejo, atac6 el Ramn, apoderandose -en los primeros momentos del convoy, pues las fuerzas cubanas que 8abian llegado estaban an desarmadas y sin parquear, a causa de que los jefes locales se negaban a reconocer la Jefatura del General Jordan, comno to ordenaba la Delegacion de New York. La llegada del enemigo produjo la dispersion total de las fuerzas, que se acabo de desmoralizar bajo el fuego de canon que hacian dos barcos de guerra espanoles desde la bahia y el que nos hacian las tropas con nuestras propias piezas, de las que se habia apoderado en el primer momento. La noticia de la perdida de la expedicion cundio de tal manera, que el general Quesada, al llegar al Jncaro en Camino para el Ramon, le aviso el expedicionario Osorio que todo haba cado en powder del enemigo. -Todo no debe estar perdido-dijo el general Quesada; estoy oyendo el fuego: aun hay quien se bata; adelante, pues. Efectivamente, un grupo de treinta y seis expedicionarios, entre los que estaban los doctores Antonio Luaces y Sebastian Amabile, a las ordenes del coronel Cristobal Acosta y un grupo de 8 0 10 americanos, con Henry Reeve a la cabeza, habian emplazado Una pieza y continuaban batiendose con buen 6xito. Tras cinco horas de rudo combatir volvimos a apoderarnos del convoy perdido, y la fuerza espanola, fuerte de trescientos hombres, derrotada y disperse, tuvo que abandonar la presa, buscando amparo en Mayari, dejando sembrado de cadveres el Campo y prisionero

PAGE 275

-271al alferez Bonavia; una bandera espanola, quo habian enarbolado en la Casa, la abandonaron para cubrir su retirada. El dia 19 el general Buceta, con una columna de mil hombres, desembarcaba en Canalito y cogia el nnico punto por donde podia salir la expedicion : el estrecho paso habia sido cerrado con una trinehera tras la cual se aposto la fuerza enemiga. El general Jord*n organize una column, llevando a vanguardia al colonel Acosta con fuerzas de Mayari y una pieza de artilleria. Al amanecer del 20 lanzaba Jordan su fuerza contra la trinchera, quo fue tomada al machete; la columna espaniola, dispersa, tomo a duras penas los barcos; la derrota desacredit6 al general Buceta, que fu6 silbado por los voluntaries espanoles en Santiago de Cuba y en la Habana. .Jordan salvo su egpedicion, que en su totalidad fue llevada al interior. El general Quesada dio a Jordan el mando de las fuerzas de Oriente, y 6ste comenzo la organizacion del ejercito en Bijarn, mientras las distintas comisiones volvian a su territorios conduciendo parque y armament. La gran aglomeracion de gente y el agua del pozo del Ramon corrompida, por haber lanzado en 61 los espanoles varios de sus mnertos, *o que se vino a notar tarde, hizo que se desarrollase entire la fuerza una terrible epidemia de colera, qu nos diezmo con pasmosa rapidez. Huyendo de. ella, se organize la marcha de una columna de dos mil hombres, marchando el resto por diferentes lugares. Las 6rdenes fueron terribles : "Al que se enferme, que se deje a un lado del camino,'' y la orden se cumplio a pesar de los lamentos de los abandonados. El general Eduardo Mfirmol, Jefe de Estado Mayor del General Jordan, fue quien dio la terrible orden. En el camino se le avis6 que su hijo mayor, Eduardo, estaba con el c6lera. "Qgue cumplan la orden'', fue su contestacion. Una familia de los montes de Santa Rita recogio al enfermo ,y pudo salvarlo. A los tres dias de marcha, la columna, llevando dos piezas de artilleria, atac el fuerte de la Cuaba, a dos leguas de Holguin. Sufrimos una vergonzosa derrota, perdiendo las dos piezas que llevabamos y teniendo numerosas bajas. Reorganizada la columna, se continue la marcha, batiendonos en las Calabazas, con 6xito dudoso; siguiendo a la jurisdicion de Cuba, done esperaban las fuerzas del territorio y las de Jiguani, las oruenes del General 'Gomez. Reunidas 6stas, se atac el cafetal del doctor Dudefais.

PAGE 276

--272Una slida Casa de mamposteria bien guarnecida y defendida, era brillante posicion para repeler un ataque. El general Gomez mandaba uno de los flancos: la embestida fue ruda, pero irnfructuosa; despues de tres horas-de combate se dio la orden de retirada; una fuerza avanzada de Jiguani ocupaba una peligrosa posicion. El general Gomez ordeno a uno de sus ayudantes que diera al jefe de la fuerza la orden de retirada, cinco niinutos ma's tarde mando un segundo ayudante con igual orden y apenas salido 6ste despacho un tercero; volviendose despues a los que estaban a su lado dijo: "Es probable que de los tres solo escape uno." Transcurria el tiempo y la fuerza mandada retirar permanecia en la -posicion, sufriendo el fuego enemigo. El General, impaciente' exclam6: "Si sera preciso mandar a otro; me temo que hayan matado a los tres." Por fortuna, vimos que la gente se retiraba con dificultad, sufriendo el fuego del contrario, que se contestaba lentamente. El general estaba inquieto; temia alguna salida de la guarnicion. Lleg6 uno de los ayudantes diciendo : "Esta cumplida la orden ". "I Hace mucho que la comunico usted ?"-"Si senor." Se hizo avanzar una compania para proteger a la gente que se retiraba. Las otras fuerzas se haban retirado ya y esperabmos impacientes la llegada de las fuerzas cuya demora nos hacia creer hubiera tenido fuertes bajas. Por fin llegaron. El General se levant a recibirlos. "IComo ha tardado tanto en retirarse ?", pregunto el General. "No he tardado; el sitio no era nada agradable; tan pronto como el teniente que tenia a retaguardia 'me dio la orden, me retire tan de' prisa como pude. Sus dos ayudantes se me incorporaron en el Camino. "Llame al teniente",dijo el General. Presente el oficial,.le in terrog6 el General Gomez : "j Usted fue quien dio la orden ".-" Si, senor; tan pronto como me la dio el ayudante que usted mandaba", le contest. El ayudante acudio al llamamiento que le hiciera el General. "(1Yo no le ordene used que diera la orden al jefe de las fuer zas?"-"Si senor."-"Prefiri6 used darla al que estaba de retaguardia. Ayudantes como usted no sirven en mi Estado Mayor; incorp6rese a las fuerzas". Y dirigiendose al jefe de las fuerzas avanzadas le dijo: "Proponga usted para capitn al teniente Hernandez'. Despues del infructuoso ataque al cafetal Aurora, Jordan salio para Camaguey, a la residenia del Gobierno, y el general Gme return a Jiguan,

PAGE 277

-273HOLGUIN El Conde de Valmaseda, despues de tomar a Bayamo, se concrete a fortificar aquella jurisdiccion, en que asent6 su base de operaciones. Con ese objeto ocupo militarmente el territorio, combatiendo con energia al general Modesto Diaz, que se sostenia alli, y a los Mareanos, que apoyandose en la Sierra -Maestra se defendian, aunque a duras penas, en la jurisdiction de Manzanillo, por la tenaz persecution que se les hacia. Valmaseda se propuso arreglar el pals por completo, aterrorizando i sus habitantes por su extremada crueldad; mujeres, hombres, ninos: todos sufrian la misma suerte; la muerte, el incendio, la viola ciOn fueron sus arms; Bien secundado por Weyler, Palacio, Boet, Ampudia Villar y otros mil. Como siniestra avalanche se proponia barrier de Cauto a A *anzanillo, para despus, pasando por Jiguani, entrar en Cuba; dirigirse mas tarde a Holguin y Tunas y acorralar las fuerzas insurrectas en el Camaguey y acabar de una vez con la revolucion. El Gobierno cubano, por su part, tom sus pereauciones, tratando de organizar las fuerzas orientales, y con ese objeto orden6 al general Maximo Gomez que pasara a hacerse cargo del mando de la jurisdiccion de Holguin, que mandaba en aquella e4poca el general Julio Grave de Peralta. La situation de Holguin era poco halagadora ; a pesar de que an la guerra no se habia echo sentir much; en cambio habia sido grande el desorden y muchos los que'se habian aprovechado de el. Julio Peralta, joven, valiente, simpatico, alegre, conocido y querido por todos, habia sido demasiado indulgente con sus amigos, que haban abusado de 1 en su propio provecho. La rza careca de organizacin, los hombres permanecian en sus casas y solo se agrupaban en los momentos en que habia que combatir. La noticia de la llegada del general Gomez no fue bien recibida; primer, torque Julio Peralt a muy querido, y segundo, torque sus primers medidas contra algunos jefes de la localidad se explotaron en su contra. iEn cambio, el general Peralta to recibio afablemente y to acompai en la primera excursion que hizo Gomez para concern el territorio. Holguin se podia decir que estaba aSn virgin de guerra; con un exceso de poblacion que de nada carecia. Pronto, pbr desgracia, ha bia de trocarse en llanto aquellas alegrias y bienandanzas. El general Gomez llevo consigo el nncleo de Jiguani, ya fogeados, acostumbrados al combatediario, practices en la guerra, y como se18

PAGE 278

-274, gundo jefe a Calixto Garcia, que hasta entonces habia sido su Jefe de Estado Mayor. Empez6 colocando convenientemente los jefes de su confianza, pues ya presentia la avalancha que se aproximaba. Valmaseda, que conceptuo dominados a Bayamo y Manzanillo, habia empezado sus operaciones en la jurisdiccion de Cuba, donde Donato Marmol se sostenia bravamente, a pesar de las numerosas fuerzas enemigas que habian caido sobre l6 La situacion de las fuerzas espafiolas en Holguin le facilita al Jefe espaniol el desarrollo de sus planes., La parte norte de la jurisdicion, es decir, el territorio entire Gibara y Holguin, era netamente espaiol, pues la gene del campo, en su mayor islenos e hijos de ellos, eran feroces guerrilleros, de manera que colocando una linea de campamento sore el camino de Santiago, circunscribia con facilidad el territorio en que pudieran operar las fuerzas cubanas en Holguin, batidas ademas en sus limites por las tropas espafiolas que operaban en Santiago, sobre el Cauto y en Bayamo. El general Gomez, despues de recorrer el territorio, prepare el ataque al fuerte Sama, cuyo caserio saqueo en parte, no pudiendo tomarse el fuerte. Empezaron a movers fuertes columns, que recorrian y reconocan el terreno, yendo sore Bijar, a done se habia retirado el general Gomez despues del ataque de Sama.. El general espaol Morales de los Rios, que con una fuerte columna lleg6 a Bijaru, ademas de ser batido en el trayeeto, sufrio un serio descalabro su llegad a gese pnto, el que tuvo que abandoner con rapidez. El advance de las troops espaiolas se fu acentuando, a la vez que iban ocupando casi todas las finals con pequenIos campamentos, que eran sostenidos y aprovisionados por columans volantes, siempre en movimiento; se podia decir que se habia establecido una linea militar sobre el camino de Cuba, ocupando a Guayrajal, Santo Domingo, San Francisco, El Sitio, Santa Gertrudis, Hueso de Caballo, La Guinea, El Pesquero, Rio Blanco, Las Calabazas, San Lorenzo, San Agustin, llegando hasta Tunas. Las diferentes fuerzas eubanas se batman a diario, pero el parque empezo6 a escasear y se ahorraba. Cruzar las lines de campamento era peligroso, y la comuni0aeion con el Gobierno comenzaba a hacerse dificil. Las noticias de la Division de Cuba eran poco halagadoras, aun que se sostenan en su terreno; la falta de. cartuchos daba pocaeficacia a la resistencia; los correos que haban salido en direccion Gobierno no volvian; to mismo le sucedia a los que habia mandado el Gene ral Gomez. Las fuerzas a las ordenes del General Gomez, fraccionadas en dos

PAGE 279

-275partes, una de ellas mandada por Calixto Garcia, operaba por la En senada, Bijarn, Tacajo, Cuatro Caminos y Realengo. La otra, a las inmediatas ordenes del general Gomez, se movia desde el Realengo, Palmarito, Tacamara, Aguas Verdes, Santo Domingo, San Francisco, comunicandose con Cuba por Guayrajal y La Canoa; en la parte occidental de Holguin, apoyandose en Tunas, operaba Belisario Peralta. Esta nltirna fuerza no sentia ann el peso de la avalancha, que se concentraba today contra Gomez y Calixto Garcia. Los espanoles habian ido estrechando el cerco ; se movian incesantemente; nos batiamos a todas horas; abrumados, ademas, por el sin nnmero de familias que buseaban el amparo de nuestra fuerza para escapar la persecuciin del enemigo. El estado de cOsas habia empeorado extraordinariamente para las fuerzas cabanas; se habian iniciado las presentaciones al enemigo. Cada presentado era un nuevo prietico para las tropas espaniolas; la cobardia y la traicion se habian desarrollado grandemente; familias enters se nos iban; los lazos y emboseadas surgian a diario; se dio el caso, varias veces, de pasarse avanzadas enteras; los oficiales de Estado Mayor recorrian constantemente estas lineas en prevision de-cualquier contingencia, pues nadie estaba seguro de nadie. Acampados en el Realengo, el general Gomez recibio una invitacion del Subprefeeto del Guiral, para que fueramos en la tarde a co' mer un lechn asado en la subprefectura. El General accept la invitacion, y sali del Realengo con sus ayudante y dos parejas de la escolta. Del Realengo al Guiral la distancia es corta. Cerra del ultimo punto, en el Camino, hay una Lomita desde la cual veiamos las casas del sitiecito. El General, al subir la loma, detuvo el caballo, y mirando las casas, dijo : "Sepan ustedes que no tengo ganas de ir al convite; si alguno de ustedes quiere ir, vaya, que yo por mi part vuelvo al Realengo. Volvimos todos sobre nuestros pasos, y regresamos al campamento. No habia rumor de enemigos, y todo estaba tranquilo. El ayudante que hacia la guardia de madrugada nos desperto diciendole al General: "He sentido Fuego hacia el Guiral, y parece que le ban dado cancel a las casas.a Nos pusimos sobre las armas, y se mand6 practicer un reconocimniento sobre el Guiral, los exploradores nos trajeron noticias del suceso. A media noche, desde Tacajo, habia venido una columna eneiniga, traida por el Subprefecto y por un tal Cabrera, recien" presentado;, que habian ofrecido entregar al General Gomez, y para eso fu6 la' invitacion. La column encontr al capitan Molina, que con diez hombres babia llegado la noche anterior.y estaban durmiendo en una barba-

PAGE 280

6u~geaealPao 6u .al 0n-lt o la 6~~ 0 * *3 3zu0 *ea .t1! V *e I 6otat so .sui u so u6 uusa *n oaun ..6 "s 6a~o so6 6 -6 *ra.656le *p 6n 'o 6voduo 6m oannu r 36aloa VI ouag as S' *z -uo 'l .0'lelo .s .6tot v .ol a .o 6 s n so 6ll u '86.6 *sp~eo o6 6ato so op 6 i'' s : op6'rs.. 6 n 9o .9600ja ul *u m6 6 '6'gt 63qu ou *urent 6'[ op .pua~ao pasd2 -ou *otgalou 363. 6 aa f. S*u It 6' *~9 SitnlO 6 o 6 63;'um la 6 .*go 3m 6'i 6-66 6oupo so 6n s*ns~ 6 e uo 6 e~e as 6olnlu so S l *a~ 6061.t 6I'I.ua 6u epluto ul 9t s 'S 'mtav~el sol .86o 6osn soan* ..a 6 .6 6oloo 663 a 6..n 9' S so. tunS sa sau9n q0* sota u so Ssel'ue 6'6aun tl -T n a~u t *o *3 .Sga~ .olsn op -sa 6" .tpluo .l *6 nb pt,' uau Itus oueola aunj pot 0lpu .5lu 6e *a 66lt as 3.sa 6a *oivul~ ap 6pu l6 uue a 3.an ul ap 6le uo .6au-9 I *an .o 66't *a163 ..56 "017 U 6. 636uao sel. *orr .6utdu oasn psp! 9iwoal u -tueav~~~~~ ~ ~ ~ ~ ~ 6ean opIIugqslndsqu afvvueu 71u .6p 1 eq anb 6ut .66 la 6~uza Den 3.6. 6.au Tod(auot) 'e a u~sua' t-1 .u 66 0-'71306 iS 663 -~-9 'M2 '0elt eq tO 633 .' .6 .3 3 I I 33 6,..,3 'ont '3 *e~ LA .elsn otln 600 3.66 sopl : o1 666autu 6 .33'61't~a S 03alal 6o Stou t '.6 6 CI..6 6 -a vr soauoiia o '86 m 6 6666 S .oajl n olau0 o -9L9'-3

PAGE 281

a2 -a tres correos que he mandado, no han vuelto ; el nltimo es seguro que to han matado en Hueso de Caballo; me temo que a usted le sucedera to mismo. Lo mejor sera que vuelva a Cuba; le dare comunicaciones para el General Marmol; espero noticias del Gobierno, y ]as que haya se las trasmitire al General. ---Yo he recibido de mi jefe ordenes concretes de llegar al Gobierno,-dijo el capitinRodriguez; mis companieros esperan ,que yo les lleve las municiones que necesitan; no quiero que me vean llegar con las manos vacias; prefiero que sepan que me han matado en el Camino; yo pienso seguir. --Los valientes tienen suerte-dijo el General; usted to es y debe tenerla; siga pues. El mismo dia segua Rodriguez su march a Camaguey. Las troops se limitaban g hostilizarnos desde el camino, hasta apagar nuestros fuegos; pero no pasaban del lindero' del monte. Nos habiamos. apostado entre Tacamara y Aguas Verdes, y medio sorprendimos a la fuerza, que venia hacker su camino ordinario sostuvimsos el fuego y fuimos perseguidos bun buen tramo entre el monte; entire la fuerza a vanguardia habiamos reconocido a los guerrilleros de Bicana; el fuego sostenido los detuvo algo y pudimos llegar antes que ellos al campamento, done ya estaban esperando al enemigo. Estos, al llegar, se desplegaron en el camino, frente a la position en que siempre los batiamos; los guerrilleros avanzaron, posesionndose de una cerea de Alemania; se nos rompio nutrido fuego; los guerrilleros nos gritaban sin Cesar : "Ya se les acabaran los dos tiritos ". Sentiamos que una segunda fuerza venia de Palmarito, que se batia con el Cuartel General; el avance que verificaban aquel dia no to habian hecho antes, y comprendirnos que era preciso quemar el ultimo cartucho; en un moment que aflojamos el fuego, vimos avanzar :i los guerrilleros; fue preciso quemar las reservas, pero los contuvimos; volvieron a la cerea, desde done continuarol con sus grits: "Ya se les acabaran los dos tiritos Hicimos retirar has fagnlias gy los enfermos y esperamos a hacker el nltimo disparo. Al aflojar nuestro fuego, avanzaron con rapidez, machete en mano, voceandonos Como ganado, se detuvieron un poco en la ranhe ria de las familiar, ya desierta, machetearon a Jose Vidal, que estaba tendido en el suelo, delirante, y siguieron por el monte sobre nuestro rastro, haciendo fuego a los grupos de dispersos que encontraban; asi nos siguieron ms de media legua entire la montaaa. Un copioso aguacero tal vez los coutuvo. Nuestra dispersion haba sido complete: en pequenos groups nos lanzbamos por aquella montana, a rumbo, buscando el Oeste, hacia donde creiamos que se dirigiera el General Gomez.

PAGE 282

Los rastros de unos y otros nos facilitaban el modo de reunirnos, asi es que per la tarde un grupo de veinte hombres estaba reunido en la boca de la vereda de El Sitio, done encontr5 establecido un campamento espaniol. Con la esperanza de que por su rastro viniera ma's gente, permanecieron alli vigilando al enemigo. Efectivamente, fu6 llegando la gente y las familias; Como a las cinco de la tarde Rlego el General Gomez ; con el venian sus hermanas, casi exanimes. Formamos y se pas6 revista : no habia parque : era rare el hombre que tenia un tiro ; algnn nnmero de la escolta y los revolvers de los ayudantes eran los que tenian algnn cartucho. El General nos die confianza con su actitud. Es imposible-nos dijo--que estas mujeres y nifios emprendan la marcha que tenemos que hacer por entre el enemigo y sin un tiro para defendernos. Es preciso que las mujeres y los nifios -se presented en ese campamento : yo doy el ejemplo baciendo que to hagan mis hermanas. La fuerza lista para emprender marcha ; las familias debian quedar alli; la extrema retaguardia recibio ordenes de no dejar pasar a ninguna mujer: al oscurecer emprendiamos marcha hacia San Francisco. EN MARCHA Empezaba a oscurecer cuando iniciaba la marcha la cabeza de la columna ; profundo silencio reinaba en aquella masa humana ; las palabras nltimas del general Gomez nos habian puesto de manifiesto 'lo desesperado de la situacin: ni un tiro con que defenders para powder cruzar entire las columnar espanolas que nos perseguian. Muchos de aquellos hombres dejaban en la boca de la vereda todo to que tenian de ma's querido: madre, mujer e hijos; los abandonaban pobres, desnudos, hambrientos, a merced de un enemigo cruel y despiadado. No hubo una sola voz de protesta : todos comprendieron que llevarlos era hacerles arrostrar mayor peligro. Tampoco hubo un gesto de desaliento ni de desesperacin. Marchibamos par una estreha vereda de monte; la oseuridad se hizo profunda entre aquel bosque alto; de uno en uno formose el largo condon, que continue avanzando lentamente por tres o cuatro horas. A la cabeza el practico, detras el General y el Estado Mayor, asi vislumbramos el claro de la finca San Francisco, por done teniamos que cruzar; una cerea de alemania limitaba el desmonte; desde ella divisibamos, a menos de un tiro de fusil, en una pequea lometa, un fuerte espafiol recien construido : veiamos la luz del interior y oiamos las vo5es y risas de los soldados. -Corran la voz que haga alto cada uno en sitio y sin hablar, que

PAGE 283

ia. orden de marcha se dara al salir la luna.--Esto dijo el General, aadiendo :-Estamos a la vist del enemigo; el mentor ruido nos denunciara : Se dejaron dos centinelas junto a la cerca. Dos horas esperamos alli. Apenas la luna empezo a clarear, un ayudante recorri 0 la line, dando la orden concebida en estos trminos : -Vamos a cruzar al pie del fuerte : al que siquiera tosa que to mate el de atrs. Se abri0 el portillo, y la larga fila empezo a cruzar por entire un terreno arado a poco mas de dos cordeles de distancia del fuerte; marchabamos todos encorvados, para evitar se nos viera. El trayeeto por aquel terreno limpio nos parecio interminable, y cuando al llegar al lado opaesto, a coger la vereda, al enderezar el cuerpo, soltabamos el aliento comprimido hasta entonces. Segnn cruzibamos, se siguio la marcha sin interrumpirla. Largo rato despues de haber cogido la nueva vereda, el ayudante que habia quedado a retaguardia aviso que habia cruzado la column sin ser sentida. Continuamos marchando today la noche sin hacker alto y sin oirse una voz; oamos dos tiros disparados en el campamento espanol de Santa Gertrudis, al que pasamos tambien muy cerca, pero protegidos por el monte. Empezaba clarear cuando llegamos al camino real de Bayamo. Se mand6 hacer alto y conservar la formaci4n. Poco despues llegaba el Jefe de la extrema y consultaba a los ayudantes. -Casi todas las mujeres vienen detras de nosotros-dijo-y no me atrevo a comuniearselo al General. Adems, una de ellas trade un nifio muerto; to vino a notar despues de cruzar el limpio; pues to traia en los brazos, y temiendo que llorase, al taparle la boca, sin darse cuenta o ha ahogado. Queremos enterrarlo. U~no de los ayudantes relate al 'General to sucedido. -Que le Vamos a hacer-fue su contestacion.--Quise ahorrarles peligros y trabajo; que sign, a la extrema, que las deje pasar, y que entierren al muchacho. Que avisen cuando estn lists. El aviso llego pronto ; el descanso fue corto, pues apenas apunto el dia sentimos con today claridad la cornea del enemigo, que tocaba diana. Estabamos al pie de otro campamento: La Guinea. El sonido nos hizo incorporar; la cabeza inici la a casi en direction perpendicular al camino: 1o cruzamos internndonos en el monte del frente. El practice que llevbamos, segun su dicho, iba a rumbo, pues conocia poco el terreno; su march era indecisa, pero fija, torque llevabamos el sol a la espalda; su objeto, segnn decia, era cruzar el ca-

PAGE 284

mino del Pesquero, cruce que 6l estimaba peligroso por haber por el mucho trafico de enemigos. La march durante el dia era n extreme fatigosa para nuestros cuerpos, debilitados por falta de alimentos; el calor nos hacia sentir un enemigo peor que el hambre : la sed. Casi todos marchaban con la baqueta del fusil en la mano; las filas se rompian a menudo por dos o trees a la vez, que orrian a clavar lba de. los curujeyes Para recover las gotas de agua que caian por las baquetas. Aquellas gotas calmaban ilusoriamente la sed desesperante. Asi marchamos hasta cerca de medio dia, sin descansar; el practico nos hizo detener ycon dos ayudantes se adelant: estabamos para cruzar el camino del Pesquero e iban a reconocerlo. .Los que ibamos a la cabeza nos adelantamos detras de ellos, si guiendo al General; vimos volver apresuradamente al monte a los exploradores que habian salido al camino. El General, y con 6 nosotros, avanzamos a su encuentro. -6Qu* hay?-pregunto a los exploradores. --Hemos ereido ver gente al otro lado del monte-contestaron. Adalentose el General, y al salir al camino vimos dos o trees hombres que a su vez se escondian de nosotros. -i Quien va?-dijo el General ya en medio del camino. -i Cuba !--contestaron, avanzando hacia nosotros dos hombres que al reconocer al General gritaron :1 Viva Cuba !, avanzando a la carrera hacia nosotros. ALBRICIAS Estabamos salvados. Los recen llegados eran euatro hombres mandados por el capitan Blas Sanchez; cada uno de ellos nos traia en unos barriles de lata una arroba de p61vora. Teniamos parque para nuestros fusiles; Blass Sanchez era eli mejor prctico de la jurisdiccin de Holguin. -Venimos muertos de hambre y de sedg: llvennos a done podamos calmer la una y la otra. -Enseguida tendremos las dos cosas,-dijo Blas Sanchez. Se puso a la cabeza, y volviendo sobre sus pasos, acabamos de cruzar el camino. Media hora ma's tarde haciamos alto on un guanal elaro, al lade de una laguna. Hab a alli algunos ranchos, y para fortune nuestra dos reses amarradas, que para sus necesidades tenian cogidas las familiar que vivian en, aquel campamento. Era el capitan Blas Sanchez un tipo completo de insurrecto : de buena estatura, anchors hombros, brazos musculosos, piernas nervudas

PAGE 285

y biens hechas; buenas facciones, ojos expresivos, de miradafranca, todo el hombre indicaba agilidad, vigor y resoluci*n. Al comenzar la guerra, se habia sublevado en Holguin, poniendose a las ordenes de Julio Peralta. Sumamente conocedor del territorio, fue ntil desde que se inici la guerra. En los primeros mess de la lucha cruzaba una de las grades sabanas que rodean a Holguin, y ya en medio de ella se enfrenta con una seccin de lancers espanoles, que al verb se fueron sore el. Sanchez comprendio desde el primer momento que no habia medio de escapar, y se resolve a morir vendiendo muy Cara su vida; no espero que ellos tomaran la iniciativa, y les descargo la escopeta de. dos tiros que llevaba; descargada esta, dio al aire su machete, entablando la lucha solo contra tantos. Metido entre los caballos de los lanceros, se le inutilizo su arma, usando ventajosamente su. media cinta ; el resultado de aquel combate desigual fue cinco soldados heridos de machete, uno de ellos tenia tronchado completamente un muslo ; Blas Sanchez qued6 tendido como muerto en medio de la sabana, veinte y dos heridas tenia en su cuerpo, algunas de ellas de lanza que le atravesaban el cuerpo de parte a parte.Los espafioles dejaron abandonado en el Campo to que creyeron un cadaver. AMs tarde, vuelto en si Sanchez, pudo incorporarse y arrastrarse hasta un rancho, donde fue atendido y curado ; en los momentos en que to habiamos encontrado nosotros estaba sano y fuerte. Las noticias que nos trajo eran consoladoras : la avalancha de Valmaseda no habia llegado al resto de Holguin. Tunas estaba tranquilo, y alli residia el Gobierno. Camaguey. estaba bien; los espanioles operaban poco; se preparaban a esperar al Jefe espaniol. La polvora que nos traia era de la expedicion del Anna, que habia llegado por la costa Norte. Habia, pues, parque abundante; podiamos marchar con descanso en el resto del Camino : habiamos dejado atras el temporal. El Cuartel General dio comienzo a hacer cartuchos, y pocas horas despues estaba la fuerza parqueada. Habiamos apagado la sed y el hambre : debiamos marchar en la mariana siguiente. La marcha del siguiente dia fue larga y penosa, por, im territorio completamente desierto en apariencias, sin agua que beber. y sofocados por un sol ardiente : teniamos que seguir hasta encontrar un pozo, to que vino a suceder al oscurecer. Hicimos alto para pasar la noche. Con la fresca de la mainana seguimos la marcha al siguiente dia,. y como A las once cruzabamos la cabana de Montealto, Por primera vez en nuestra peregrinacion pudimos ver por completo aquella larga fila de enfermos 6 inntiles; el grupo de mujeres daba lastima; el Ge-

PAGE 286

neral mando hacer tun alto para descansar, pero sin romper la formacian. En direccion contraria a nosotros venia un ginete en un caballejo con lomillo y seron, al que se mando hacker alto. Era un ranchero de las inmediaciones, que iba a buscar agua para la familiar, al pozo done habiamos pernoctado. Desmntese, amigo; recoja su ser n y sus botijuelas y djeme el caballo,-dijo el General.--Nosotros estamos peor que usted. A pesar de las protests nos quedamos con la cabalgadura. E General recorri la larga fila, y dirigindose a uno de sus ayudantes, le dijo: "Coje to el caballo; eres el que estas peor.' .Esta operacin se repiti cuatro veces mas. Al quinto encuentro se hizo amoel 'General del caballo. ,El territorio estaba mas poblado, y algunos mas pudieron montar. Cerca de la una llegabamos al Mijial, done encontramos acampados al general Luis Figueredo con unos cuatrocientos hombres en buenas condiciones : el enemigo no los habia molestado. Se nos recibi6 Como a hermanos; nos facilitaron recursos de todas clases y despues de aquel largo calvario, fu6 el campamento de Mijial nuestro primer oasis. !El general Figueredo nos obsequio con una botella de aguardiente, que nos parecio el nectar de los dioses. Desde alli la marcha era tranquila; el territorio estaba en paz. Para mayor satisfaccion supimos que el general Calixto Garcia con su fuerza, que venia, sobre nuestro rastro, se nos incorporaria pronto. Al dia siguiente marchamos a acampar a Rio Abajo, done se nos incorporaria el General Garcia, para ponerse al frente de las fuerzas mientras el general A. Gomez marchaba a presentarse al Gobierno, que estaba en el Ojo de Agua de los Melones. EL GOBIERNO El general Calixto Garcia, en su afan de incorporarse a la eolumuna, hab a echo una march peligrossima sore nuestro rastro; pero tuvo fortuna, pues pas6 sin que 1o percibiera el enemigo. El jefe enemigo, el feroz Valmaseda, encarinado en la realizacion de si plan, creia ciegamente llevar de Oriente al Centro arrolladas las fuerzas revolucionarias. Efectivamente, Mareano habia tenido que salir de Manzanillo; Modesto Diaz dejo a Bayamo tranquilo, cruzando el Canto y refugiandose en las Tunas ; Mximo Gomez se habia retirado al mismo punto, quedando duenos los espafioles de Jiguani y Holguin. Donato Marmol, obligado por la fuerza enemiga, se habia

PAGE 287

amparado en las montanas de Oriente, Para no hacerse sentir y evadir la pef'secucion. Las apariencias le hacian creer semi realizado su plan; millares de cubanos, traicionado a Cuba, habian engrosado las filas espailolas Como guerrilleros : perros de busca, que encontraban el rastro mas insignificante Para perseguir las familias que habian buscado su salvaeion en los lugares de la montana. La muerte y la violacion llevados sistematicamente al limite, habian sembrado el terror en las filas revolucionarias. Oriente parecia pacificado. Mientras tanto Camaguey y Tunas gozaban de -completa tranquilidad, sus fineas no habian sido destrozadas. Las familiar vivian en las casas en los caminos reales, la abundancia de ganado hacia facil la vida, la gente vestia limpia y planchada y ann habia quien viajara en volanta. El espiritu cubano no habia disminuido, la traieion no habia minado sus filas, vivian ajenos y sin preparation alguna, tanto Para auxiliary a Oriente, que venia combatiendo solo contra el ejrcito espaniol como Para defenderse del enemigo, que despue's de aniquilar a los orientales se iria sore ellos. El Gobierno venia disfrutando de las delicias de Capua ; ninguna iniciativa habia tomado Para auxiliar a Oriente. N\o tard6 macho en comprender su error. El General 'Gomez hizo acampar al general Garcia en La Lima, limite de Holguin y Tunas, y e'l con su Estado Mayor se dirigi6 al Gobierno. En el Ciego de Lora encontramos a las fuerzas de Bayamo, mandadas por el general Modesto Diaz. Los_ dos generates, con su respectivo Estado Mayor, hicimos un abundante almuerzo. En la larga mesa se colocaron bateas de carne de vaca y de puerco; las viandas estaban escasas; en la cabeza de la mesa estaban sentados los dos Generales. Era Modesto Diaz un tipo original: Mariscal de Campo de las Milicias Dominicanas, al iniciarse la revolucion habia tomado parte en ella poni'ndose al frente de las fuerzas cubanas que estaban entire Manzanillo y Bayamo; batiesndose con esfuerzo y muchas veces con 6xito. Tenia'el general Modesto Diaz un corazon de nino en el cuerpo de un gigante, y a pesar de su obesidad era agil y buen ginete; de sentimientos nobles y generosos, habia aceptado voluntariamente y de buena fe la causa cSbana, a la que fu4 field hasta su muerte. Cuando praximo a morir sintiO que le llegaban sus ltimos momentos, se hizo sacar en un sillon, Para que to pusieran con la Cara hacia Cuba, diciendo: "Me hare la ilusin de que la veo.S

PAGE 288

Era un notable guerrillero : astuto, tenaz e infatigable ; se habia querer y respetar de sus soldados, que to veian siempre el primero en el peligro. El almuerzo fu6 alegre y alborotoso, para justificar el dicho de "barriga llena corazn contento'. Los ayudantes del general Gmez nos vengabamos del hambre sufrida, dando ataques energicos y decisivos a las bateas de care de puerco, menospreciando la de vaca. El general Modesto Diaz not6 la operacion, y volviendose, dijo : ''Oye, 14aximo, sabes que tienes muy maleriados a tus ayudantes? Si nos descuidamos nos dejan a la luna de Valencia. Manden para aca care de puerco y entretenganse con la de vaca. Cuando se terminaba el almuerzo, a guisa de despedida, nos dijo a los ayudantes : -Muchachos, aprovechen ahora las vacas gordas de Camaguey;porque no tardaremos much en tener encima a Valmaseda, y ya ustedes saben como se las gasta el mozo. Seguimos march en busea de la residencia del Gobierno, a la que debamos llegar al dia siguiente. Efectivamente, llegamos como habiamos pensado, al Ojo de Agua de los Melones. En esa epoca, principio de 1870, el Gobierno Cubano no habia pasado ann ni sustos ni trabajos; bien vestidos y comidos, solo habian hecho hasta entonces marchas cortas y comodas, acampando en buenas casas, que le proporcionaban las mayores comodidades posibles para el g anero de vida que debia hacerseen la guerra. Nuestra llegada al Gobierno nos fue Bien desagradable, por la extraordinaria frialdad con que fuimos recibidos, asi como tambien por el raro co ntraste que ofreeiamos: ineluso el General pareciamos un grupo de mendigos, entre aquella gente bien vestida y acomodada : habia lujo de roja, de polainas, de bultos, de insignias y hasta de inntiles sables; todos estaban vestidos con ropa limpia y planchada. Nosotros apareeiamos vestidos casi con harapos y mat calzados; to umico que iban en buen estado eran nuestros revolvers y machetes. El general Gomez, que era el que ma's lujosamente vestia, tenia un pantalon de patio negro, biens gastado y recosido, una camisa blan.ca formada por una coleccin de tiras que una el cello a los puos y*un sombrero que aba destimonio de haber servido muchas veces de almohada. Encontramos al Presidente Cespedes jugando una partida de ajedrez. Al llegar nosotros, levant la cabeza :-Dispenseme un momento,-dijo al General; a nosotros nada. Poco despues el y ,el General conferenciaban aparte, por un largo rato.

PAGE 289

-285Oasi aislados permanecimos mientras estuvimos alli ; estancia que por fortuna fu6 corta. Al terminar, el'General venia con Cara de pocos amigos; el recibimiento y el modo de ser del Gobierno no le satisfizo. -Vamonos de aqui pronto, dijo; nosotros estamos mejor cerca del enemigo que entre esos lechuguinos que parecen desdenar nuestros honrosos ripios. El aspecto de Carlos Manuel de Cespedes imponia : se destacaba del grupo; no habia que ir a preguntar quin era el Presidente ; su bablar mesurado y fino, sus modales correctos y su atildado modo de vestir reflejaban autoridad. En los momentos criticos de su vida demostr6 tener inteligencia, caracter, valor y patriotismo. Su conducta cuando la deposicion, hecha por la Camara de Representantes, consagraron su nombre de Padre de Patria, que habia conquistado el 10 de Octubre de 1868, en su ingenio La Deinajagua, al dar el grito por la libertad y la independencia. OTRA CAMPAIFA Los dias de descanso que las Nuerzas del General Gomez pasaron en Tunas, se pasaron bien, logrando recoger todo el parque que se nos quiso dar de la expedicion del Anna, y se consiguieron algunos fusiles. El enemigo, al ver nuestra retirada de la parte oriental de Holguin, avanzo hacia la occidental, batiendose varios dias con Luis Figueredo, Belisario Peralta y con Calixto Garcia, que se sostuvo en La Lima, peleando a diario hasta que se incorporo al General Gomez. El enemigo venia con grandes fuerzas sobre nuestro rastro; despues de desalojar a, Luis Figueredo, fueron a dar sobre Rio Abajo. Simultaneamente batman a Calixto Garcia en La Lima y a Vicente Garcia en Rio Abajo. Este ultimo habia sido reforzado por las fuerzas de Bayamo, a las ordeiies de Modesto Diaz. En ambos puntos encontr6 Valmaseda seria resistencia, especialmente en el ultimo, donde despues de combatir de sol a sol, no pudieron apoderarse de la laguna, nnica aguada existente en aquellos alrededores. Con la noche afiojo el combate, que no ces6 por completo durante ella, pues a cada ratio, al intentar los espaioles coger agua, eran rehazados. por las fuerzas cubanas que vigilaban la aguada. Al amanecer del dia siguiente se reanud6 el fuego, duro y sostenido; el enemigo, a pesar de sus esfuerzos, no pudo hacer abandonar. su posicion al General Vicente Garcia, que la sostenia tenazmente, segun su costumbre.

PAGE 290

286Durante el dia y la noche se sostuviero p r ambas parties co igual teson. Al amanecer el tercer dia se reanud el combat de nuevo. Las fuerzas de Tunas solamente son las que sostienen la posicion este dia e impiden el advance de los espanoles, que a pesar de sus esfuerzos no pueden tampoco posesionarse de la laguna. La ferocidad de Valmaseda se estrellra la tenacidad de Vicente Garja y sus valientes tuneros. Al cuarto dia los espanoles avanzan lentamente, a pesar de que solo reciben un fuego ligero de emboseadas. La resistencia de los dias anteriores les obliga ser autos, por temor una sorpresa. Desde el segundo dia del combat de Rio Abajo, las fuerzas de Maximo Gomez y Modesto Diaz emprendian marcha sobre Jiguani y Bayamo. 'Mientras Valmaseda es detenido por Vicente Garcia, las dos fuerzas mencionadas anteriormente invaden sus respectivos territories, sorprendiendo las guarniciones de los espanoles, que se creian duenos por completo del pals que ocupaban. Asi es que cuando el jefe espanol creia a Oriente pacificado, la actividad desplegada por Donato Marmol en Cuba, Maximo Gomez en Jiguani y Modesto Diaz en Bayamo, le hacen ver el fracas complete de todos sus planes. El espiritu cubano revive de nuevo, y Donato Marmol se prepara para extender la revoluci n por los territories de Guantanamo y Baracoa. Se iniciaba el calvario de Tunas y Camagney, detenido hasta entonces por el esfuerzo hecho por las fuerzas orientales. La actividad de las operations emprendidas por Modesto Diaz y Maxim Gomez en Bayamo y Jiguani, obligaron a Valmaseda S volver a fajar su atencion en Oriente, al que habia credo dejar pacificado, y sobre todo necesitaba contener a Donato Marmol, que amaga a. Guantanamo. Las fuerzas de la Divisin de Cuba estaban en brilliant estado. El coronel Jos6 de Jesus Perez operaba casi independiente sobre Cambute y los cafetales del brazo del Caato. Bajo la indemiata direccion de 1Virmol se movian cuatro column na.s con jefes ya notables p*r su valor 3 integencia: Estaban respectivamente mandadas por el coronel Camilo Sane*hez; otra pr el colonel Policarpo Pineda, siendo su segundo Guillermo Moneada; la tercera mandada por el colonel Nicol0s Pacheco, se-

PAGE 291

--287cundindole Silverio del-Prado, y la cuart a las ordenes de Antonio y Jose Maceo. Estas cuatro fuerzas recibieron ordenes de concentrarse en el Hond*n de Majaguabo, punt initial desde done deban partir las fuerzas para invadir 5 Guantanamo. Por desgracia, esta concentra*ion no se pudo efectuar sin que los espa*oles se percibieran de ella. El movimiento debia realizarse con rapidez: primer, para asegurar el 6xito, y segundo, para evitar los inconvenientes naturales de busier recursos de boa para mucha gene. .Todos los proyeetos vinieron abajo con la muerte del General Donato Marmol, acaecida en San Felipe. Era Donato Marmol un joven de figure simpatica, fuerte y arro jado, aunque sin conocimientos militaries; su valor o habia hecho jefe 6 ldolo de las fuerzas de Santiago. Desde el inicio de la Revolucion, cogio el mando de ella en Santiago de Cuba, cargo que enseguida confirm Carlos Manuel de CUspedes. Su inuerte paralizo la Division entera, cuya direction asumieron sus ayudantes, al frente de los cuales estaba el entonces capitan Jose Marla Rodriguez (Mayor.) Estos provocaron una junta de jefes, para que entre ellos eligieran al que debia suceder a Marmol hasta que el Gobierno resolviera. En lag dos juntas que tuvieron no pudieron ponerse de acuerdo y resolvieron oficiar al coronel Jos6 de Jesus Perez. Este contest que no se encontraba con aptitudes para desempenlar el puesto y que crela debia avisarse al general Maximo 'Gomez, para que viniera a asumir el mando. Asi se hizo, viniendo el General, que estaba en Jiguanl. En este transcurso de tiempo el enemigo avanz6 sobre el Hondon ; por espacio de cinco dias se combatio all! dia y noche, siendo reebazados los espafioles siempre. El consumo de parque y la escasez de alimento oblige a los jefes de fuerzas a marchar cada uno a su territorio. Al recibir la noticia, el general Gomez paso a Cuba, y tom6 inmediatamente el mando de las fuerzas, con la aquiescencia de todos los jefes. La invasion de Guantanamo no debia realizarse por entonces, y el general se limits a revistar las, cuatro fuerzas que estaban a las inmediatas 6rdenes del general Donato Marmol: CAMILO SANCHEZ Lo encontramos acampado en el Quemiado de Miranda. Era un hombre blanco, bien parecido, de regular estatura, fornido y agil.

PAGE 292

--288Desde los primeros dias de la Revolucion se habia distinguido, fiabiendo reunido y organizado la fuerza que mandaba, con la cual habia hostilizado sin cesar al enemigo; era muy querido de su tropa, a la vez que respetado. Pocos dias antes de llegar nosotros, estando en el rancho con su familiar, fu6 sorprendido por una guerrilla espanola, que rodeando y viendole tendido en la hamaca, le fueron arriba, intimandole la rendicion. Camilo, sorprendido en el sumno, despierta a los gritos de los soldados, de un salto se pone en pie y coge el machete que tenia colgado ; Ianzase en medio de los soldados, sorprendidos a su vez, y dando machetazos derecha 6 izquierda cruza por entire ellos y coge el Monte. Descalzo Mlega al campamento, reune con rapidez un grupo de soldados, y con ellos emprende la persecution de la guerrilla, ja la que bate hasta arrancarle su familia, que llevaban prisionera. M 6s tarde mere en el combat de Rejondn de Baguano, despu s de ver completamente derrotada la columna enemiga. Le sucedio en el mando de la column su segundo, Paquito Borrero. Era ste un mulato claro, alto, delgado, airoso de cuerpo, de modales finos y agradables que denunciaban su caracter generoso y noble. SEra uno de los mejores tiradotes del ejercito; de extraordinary valor, frio y serene en el peligro, sus rasgos de intrepidez eran populares y era uno de los jefes de ms prestigio. Presto durante la guerra notables servicios, siendo jefe de uno de los contingentes orientales que debian pasar a las Villas. Vino a morir en Altagracia (Camaguey) en la guerra de 1895, produciendo su muerte profound dolor entire sus companeros, especialnente en el General Maximo G mez, al que hab a acompanado en su desembarco en Cuba. El estado de la fuerza era bueno; habia enthusiasm y discipline; se les dej 5 orden de que operasen sore el camino real de la Isla. POLICARPO PINEDA (RUSTAN) Desde Miranda le aviso el General su proxima visita, pidiendo caballos que necesitaba para su escolta y ayudarites. Dado el character y condiciones de este jefe, existia el temor de que cometiera algnn actor de desobediencia. Los caballos llegaron a su debido tiempo, y salimos con rumbo al campamento, que estaba situado en la Cueva de Bruni. Aunque haba cierta prevencin contra Policarpo, el Franco reci-

PAGE 293

-289bimiento que nos hizo y sus inanifestaciones de obediencia y r'espeto al General Gomez, nos to hizo simpatico. Nos sorprendio el orden y el arreglo que existia en el campamento. Este estaba situado entre dos cadenas de Lomas, que corren paralelamente, alejndose mas o menos una de otra. Para llegar habiamos tenido que caminar per un canadon entre dos altos farallones ; baiiando el uno corria un rio de buen ancho, de cauce lleno, sembrado de piedras casi totalmente; la altura del agua era poca, pero 6sta era cristalina y fresca ; la orilla en muchas partes estaba llena de platanos silvestres que servian de resguardo al alto monte ; por la otra orilla cruzaba el camino, de poco ancho, pues solo podia cruzar una bestia con sron. Todo estaba sombreado por la altura de los dos fa rallones. Al salir de aquel canon semi-oscuro, dilatabase la vista en el Llano espl6ndidamente iluminado, limitado por montanas altas, casi a pico ; el rio corria al largo de uno de los lados de aquella planicie rectangular. A nuestra entrada, yai la izquierda, habia un corral lleno de reses; el campamento estaba compuesto de pequenos ranchos de guano, alineados a la del rio; al frente, y hacia el medio, estaba situada la vivienda del coronel, amplia Casa de guano, que parecia vivienda de tempo de paz; para nosotros se habian echo unos ranchos al fonedo, despues de cruzar un arroyuelo; la calle del campamento nos quedaba al frente ; el almuerzo debiamos hacerlo en casa de Policarpo, que ya nos ao tenia preparado. Apenas puestos los caballos a comer, fuimos hacia el almuerzo, que ya estaba dispuesto. La mesa nos sorprendio. Sobre la verde yerba estaba extendido un grande, fino y blanco mantel, platos de loza, cubiertos de plata y vasos de cristal indicaban los puestos de los convidados. Todo aquello era insolito y desusado en la guerra. Dos garrafones, puestos cada uno en una extremidad, nos prometia vino abundante. Que bien surtido esti usted de to necesario, coronel--dijo el General 'Gmez, dirigiendose a Policarpo Pineda. --Los espanoles, General-le contest este,-son generosos cuando se to sabemos quitar; todo esto era de ellos antes, y ahora es mio. El almuerzo fue'abundante, esplendido y biens rociado con vino aaejo. Casi al terminal trajeron un aviso a Policarpo. -General,-dijo el coronel,-los espanoles parece que han sabido que used ha llegado y *o quieren venir saludar; los vianderos que fueron a la Florida han tenido fuego con una columna; esta tarde 19

PAGE 294

-2906 manana los tendremos aqui ; pero no hay cuidado, todavia no han podido llegar a este rancho, y esta vez tampoco llegaran. Vueltos nuestros ranchos, sentimos fuego con las avanzadas del Camino de la Florida; poco despues traan el parte: un reconocimiento espauol habia llegado hasta las avanzadas y habia sido rechazado. Por la tarde liege la fuerza de Nicolas Pacheco; venian del rumbo de Mayar. Antes de amanecer estabamos sore las amas, y poco despues se cubrian los caminos: las fuerzas de Policarpo el de la Florida; nosotros nos emboscamos en el de Joturito. Cuando el General vie la position, nos dijo: "Vamos a pelear en palco''; efectivamente, estabamos situados en el alto de un farallon de veinte varas de elevacion ; lamiendo su base corria el rio, bastante anCho por aquel lugar; en nuestro frente estaba el Camino por donde se esperaba al, enemigo : podiamos tirarai mansalva ; casi todos nos senstames nos echamos boca abajo en el suelo, vaciando el parque en los sombreros. Al aclarar sentimos el fuego en el Camino de La Florida; al principio salteado y flojo, pronto se hizo nutrido y fuerte; comprendimos que el enemigo intentaba forzar el paso; tras media hora de fuego aflojo 6ste un poco. En ese interval, exploradores nuestros que cruzaban con apresuramiento el rio, nos anunciaban el enemigo: llego su vanguardia; avanzaban con precaucion ; reforzados, intentaron cruzar el rio ; ,rompimos el fuego, que debi6 ser efectivo, pues retrocedieron con rapidez. Varias veces volvieron a avanzar, siendo rechazados nuevamente por nuestro fuego vivo y certero. En el Camino de la Florida el combatie se haba reanudado con extremada fuerza de un modo casi incesante: presentiamos que por aquel lado el enemigo trataba de forzar el paso; el que teniamos enfrente atacaba con flojedad. Como a las once de la maana llego a nuestra emboscada Policarpo; el fuego habia cesado en ambas partes. -General-dijo, dirigiendose a Maximo Gomez;-el enemigo se ha retirado por el Camino de la Florida; to hemos perseguido Como media legua; pero creo que volver5n de nuevo, aunque o hemos castigado duro. He mandado exploradores por los dos caminos; creo que por ahora podemos retirarnos al campamento, dejando reforzadas las avanzadas : espero que manana tratarin 'de forzar el paso por el camino de Joturito. El aspect de Policarpo era dignode llamar la atencin. Vena descalzo, la nervuda pantorrilla al aire y recogido el patalon por sobre la rodilla; la camisa, abierta, dejaba ver'un cuello de toro y arrolladas las mangas, sin sombrero y amarrado un panuelo a la cabeza; del cinturn pendia una media cinta con Cabo de plata: la

PAGE 295

-291-Boca entreabierta, ancha la nariz y la mirada viva y.feroz, parecia una fiera respirando sangre : venia ronco. Del coronel Policarpo Pineda (a) Rutzan, hay pocos recuerdos; como trtibuto a sus servicios por la causa de Cuba, debo decir algo sobre 6l. En su tipo era un hombre en estado primitivo, sin sombra de educacion, ni freno, no teniendo ma's ley que sus instintos ; valiente como si no tuviera conciencia del peligro, en el combate era feroz y sanguinario a veces y otras compasivo en exceso; religioso hasta el fanatismo, llevaba siempre un Cristo colgado del cuello, como amuleto para ser respetado por las balas : tenia una que resbalando por las costillas, se habia quedado detenida entre el Cuero y la carne; se palpaba perfectamente por encima de la piel. Era de mediana estatura, ancho de hombros, fuerte y recio, piernas y brazos nervudos. Atezado el rostro, pelo negro, fino y crespo, ojos grandest y negros, de mirada viva, agil en sus movimientos. Habia nacido en la montana, entre_ Guantanamo y Baracoa, con poco trato de gentes: durante su juventud trabajaba colmeneando; habia frecuentado poco los pueblos; muy oven empezo a perseguirlo la justicia : to acusaban de cuatrero, aunque muchas de las faltas quo le cargaban no eran suyas. Una vez to condenaron a sufrir veinte y cinco azotes en la plaza de Guantanamo, por faltas a agente de la autoridad. Cumplida la condena, una noche estaba el gobernador de Guantanamo sentado en la plaza, en los portales de una tienda; llega un ginete, desmonta, entra en la tienda, compra un chucho--fuete--y dirigiendose al gobernador le propina veinte y cinco chuchazos 'bien dados y monta a caballo gritindole: "ya estamos en paz; soy.Policarpo. Perseguido siempre, es preso, y 6onducianlo a Baracoa amarrado. Al pasar por las Cuchilla ve a un lado el precipicio y la muerte o tal vez la libertad; del otro, la prision, y resuelve lanzarse al abismo. La suerte le protege: cae ileso y suelto. Cuando estallO la revolution estaba en la montana perseguido por los espanoles, cuya persecution venia burlando hacia anos; pensaron utilizarlo en contra de la revolution y le hicieron ventajosas proposiciones que rechaz6, presentandose al general Donato Miarmol con un punado de hoMbres que -o reconoeia como jefe, y que fu aumentando hasta reunir l a cque tenia nuestra llegada. Sus hazanas y grand actividad-le habian dado notable renombre, a pesar de su caricter indomable y muy indisciplinado. Con las noticias de los exploradores, nos retiramos al campa= nriento,

PAGE 296

En los dos dias siguientes el enemigo se limito a amagar 'el ataque al campamento, tiroteando las avanzadas. Al cuarto dia inici* el ataque por el camino de Joturo, retirndose despues de dos horas de ligero tiroteo; por la tarde supimos se hab a retirado. En la noche di orden el 'General las fuerzas de star listas para marchar a la mafiana siguiente. Ibamos a atacar a Ti-Arriba; en la marcha se'nos incorporarian las fuerzas de Antonio Maceo. Era Ti-Arriba un poblado fuertemente guarnecido por los espahioles, que se creian alli bien resguardados, por to due tenian en el numerosas tiendas. Tras tres dias de marcha, fue sorprendido el poblado, saqueadas sus tiendas y la iglesia, saliendo las fuerzas cargadas de botin. En la retirada, frente a Santa Maria, fue dispersada una guerrilla y prisionero su jefe, el teniente graduado de capitan, Amor, que fu6 retenido Como prisionero. Revistadas las fuerzas, volvio cada una a su territorio, dirigiendose el general Gomez a revistar las fuerzas de Cambute. JOSE DE JESUS PER-EZ Salimos en marcha con rumbo a El Descanso, sobre el camino real de la Isla, donde debiamos pernoctar; en la madrugada cruzamos el camino, dirigiendonos al Aguacate, donde permaneceria la fuerza que nos acompafnaba; el General y su Estado Mayor siguieron a Juseppe, para esperar alli al general Jose de Jesus Perez. Habia contra este jefe prevenciones, que sembr6 en el animo del general Gomez la gene oficiosa y mal intencionada, dejndose decir qudes Cambute comic caballos por no querer pelear con los espanioles; lo que hizo exclamar a Gormez: ''dejen que yo este alli; ya vern Como comemos vacas. Lo cierto es que la vast region en que operaban estas fuerzas estaba, al iniciarse la. revolucin, muy pobre de ganado, por ser el cultivo del caf6 el nnico a que se la dedicaba, llamandose por eso la zona de los cafetales del brazo del Canto. Esto hizo que al afo de iniciarse la guerr a no hubiera en 6a ganado vacuno. En ambio, habia abundania de caf6 y viandas en sus muchos y ricos cafetales. La importancia de la'region, unido a la circunstania de ser la mayoria de-lo propietaristiiud'dnos'frahdeses, oblige al gobierno espanol a guarnecer las fincas, y sus duenos se apresuraron-a fortificar sus casas y sus siembras, jo que tra a comp cohsecuencia el que para obtener las viandas era precise batirse a diario, haciendose la vida

PAGE 297

dificil, especialmente Para las familiar, sintiendose escasez y hamb~re desde los primeros anos. De tal modo era conocido eso, que di Lugar a esta maldicion mambisa: "En Cambute to veas con hambre y sin dinero." Nosotros to vimos pronto, pues en los dos dias que pasamos en Juseppe no tuvimos que comer apenas. Al salir de alli encontramos al General Perez, que venia en nuestra busca, y coil 6l nos dirigimos a Temp6, donde estaba acampado un regimiento a las rdenes del colonel Matas Vega. Estaba este situado en to alto de una Loma, desde la cual se divisaba extenso campo y los canaverales de various ingenious demolidos. Si alli no habia care, en cambio teniamos abundancia de dulces, frutas, viandas, chocolate y caf6. El campamento tenia arias Galles de ranchos de guano, bien alineados; haba limpieza y order ; la gene ale gre y cou~buen espiritu. El general Jose de J. Perez era hombre de buena estatura, recio, ancho de hombros, y se decia que con sus nervudos brazos levantaba hasta el lomo del mulo tercios de majagua que pesaban mais de 100 libras; llevaba el pelo a rape; completamente afeitado, dejaba ver facciones corrects, aunque duras. Su boca, que tenia un deje burln y su mirada viva y fuerte hacian un conjunto agradable que denotaba firmeza de cara4ter. Vestia pantalan y chamarreta de rusia, un anchor sombrero de yarey y per calzado unas cutaras de majagua; del cinto llevaba pendiente un machete cuya hoja era double de las communes. Tenia facilidad de palabra ; feliz mernioria, que le permitia recitar largos versos y trozos de prosa; su conversacion era agradable, y m*y comunmente burlona y jovial. Aquella brigada habia sido creada .exclusivamente por el, inculcaudole una severa discipline, Para to cual habia sido preciso imponer muchos y severos castigos. Cuaudo empezo la Revolucion hacia muehos anos que era Jesus Perez Teniente de Partido, terror de la gene de mala vida; en cambio en 6l depositaban su confianza el Gobierno y los hacendados de Brazo de Canto; era per to general bien querido, a pesar de ser temido. El Gobierno espanol, al estallar la guerra, le ofrecio 1los recursos necesarios Para armar la gente que quisiera; accept el ofrecimiento y armor cincuenta hombres, eon los cuales se-present6 Donato Mi2rmol, quien le dio el mando de la localidad. Esa fuera fue base de la brigada de Cambute. Desde las primers conversaciones indic* el general Gomez la necesidad de quitarle al enemigo algunas vacas. E1 general Perez, con mal encubierta sorna, le contest que se alegraria mucho tuvieramos esa suerte, y que esperando eso mismo te-

PAGE 298

nia pt'eparada la fuerza para salir enseguida, indiendole various cafetales que podian ser atacados, y entre ellos concertron que al dia siguiente saldriamos a opera sore los cafetales y preparer el ataque de El Cristal. Al dia siguiente emprendimos las operaciones, y en la noche del tercer dia se atac6 y tom6 la trinchera del cafetal mencionado, retornando al campamento de Tempn. Habiamos tenido 6xito sobre el enemigo; se traia algun botinpero no habamos encontrado ni el rastro de una res. El general Perez nos invite a comer el dia de nuestra llegada. La mesa estaba surtida de viandas y con abundancia de care. Sorprendiose el General de ver carne, y todos la ataoamos con furia, sore todo a una gandinga que, segn el general 'Gomez, estaba exquisite. -y Donde consiguio usted carne ?-le pregunto Gomez a Perez. Dominando una sonrisa, le dijo aste. -l Le ha gustado, General? -Ya to creo,-fue la contestacion. -Que tierna es la carne, parece de res nueva,-dijo el general Gomez. -De res,. no;-le interrumpio el general Perez ; pero si de una potranca que mande matar hoy. -Pues si esto es caballo, que o tengamos muy a menudo-termin6 el general Gomez soltando una sonora careajada. Valmaseda anunci6 que haria cantar en Santiago de Cuba un Te Deum en celebracion de estar pacificado el Departamento Oriental. Cuando el brigadier Perez le dio la noticia al general Gomez, exclamo 6ste:-Es preciso hacer ver que estamos vivos; necesitamos dar un golpe de efecto. -Podemos hacerlo enseguida si usted quiere,-dijo el general Perez.-La Socapa esta a 1a entrada de la bahia de Santiago; tiene un fuerte de, cuarenta bomberos y esta bajo los fuegos del Castillo del Morro; no habra barco extranjero que no vea to hecho. .Ein el acto fue resuelto el golpe y dadas las 6rdenes para marchar al dia siguiente, con objeto de incorporarnos a las fuerzas de Cronwet, que estaban al otro lado del Camino del Cobre, en la loma del Gato, ya en direccin a la Socapa. Hecha la marcha, acampamos al atardecer junto con las fuerzas de Cronwet en la cresta de una loma esearpada, de dificil access, pues el Camino venia por la falda, to que impedia marchar por 6l ma's de dos hombres de frente. La noche fue tremenda, pues era a fines de Diciembre de 1870; dense neblina nos rodeaba, sintiendose un frio intenso, sin ma's cama la mayoria de la gene que una yagua para acostarse y otra para ta-

PAGE 299

parsea; afortunada5ente habia mucha lefa y se hlo mucha candeia El general Perez habia tomado sus precauciones.. Segal mnos dijo, esperaba furamos atacado al amauecer, pues el enemigo, al ver nuestro rastro en el Camino, vendria sore l;, dej acampado a vanguardia a Cronwet con sus fuerzas. El enemigo nos vino a tocar diana, haciendo fuego a las avanzadas, casi sorprendida, pues la densa neblina no permitia ver sino a corta distancia. El avance de los espanoles fu6 tan rapido que casi llegaron al campamento. La cresta en que estabamos situado era estrecha ; la gente habia acampado en ambas laderas, y comp 6sta era rapida, se hacia imposible la formacion. En el primer rancho, sobre el Camino, estaban los capitanes Flor Cronwet y Narciso Silva, que llevando el primero un Peabody y el segundo un Spencer, se lanzaron sobre el enemigo, que estaba a tan corta distancia, que los dos oficiales, apareados y de rodillas, les rompieron un fuego certero. Los dos Generales y sus Estados Mayores ibamos inmediatamente despues de 'los dos tiradores, que eran los nnicos que podian batirse. Apenas avanzamos, encontramos el primer lugar done habian roto el fuego : a un lado y otro se veian las pilas de casquillos ; ellos habian avanzado al retroceder el enemigo, tal vez sobrecogido por el vocerio y los vivas a Cuba de nuestra gente, que atestiguaban la existencia de una fuerza numerosa ; a poco andar encontramos un perro muerto de un balazo ; pasos ma's alla un alferez estaba tendido boca abajo y casi a su lado dos soldados mas, muertos tambin: todos tenian los balazos en la Cara; seguiamos corriendo, casi empujados por los de atras, que tambien procuraban avanzar; pero no pudimos al canzar a Cronvet y Silva, cuyo fuego sentiamos inmediato. La montana se extendia formando como un anfiteatro; al medio de la altura se divisaba el blanco del trillo; el sol, disipando la uiebla, nos dejaba ver a un grupo~de espanoles que hula, perseguidos de cerca por nuestros dos oficiales; al final estaba la cabeza de la columna, que aprovechando una planicie, emplazaba dos pizzas de montaa ; acabamos de dejar el monte, y el limpio nos permiti6 abarear la accion. Casi tapando el trillo habia un arbol caido, por encima del cual eta necesario pasar; alli hicimos alto por necesidad, dedicandose el General a examinar al enemigo con unos anteojos. La gene, procurando pasar, se habUa amontonado sobre nosotros, ensordeciendonos con sus gritos y sus vivas. -Hagan que se retire esa gente,-dijo el general Gomez; y al general Perez que la forme y tome posiciones ma's all' del campamento, por si el enemigo intent avanzar. Los ayudantes no podiamos hacer retirar la gente, y los gritos continuaban.

PAGE 300

El general'Gomez, que vela el esfuerzo de sus ayudantes, les dij.' --Djenlos; los espaoles estin preparando las piezas y seguramente tirarn a este lugar guiados por la griteria; entonces se retirarin. Efectivamente, minutes despus reventaba una granada sore nuestras cabezas, por fortuna el tiro fue alto ; el segundo caiionazo no se hizo esperar, y cuando song el tercero ya la gente se habia retirado. Nosotros quedamos subidos en el palo, viendo a Cronwvet y a Silva, que a corta distancia del grueso de la column habian empezado 0 retirarse haciendo fuego. El enemigo nos regale unos cuantos canonazos ma's y los vimos retirarse lentamente. Silva y Cronwvet llegaron a donde estabamos ; venian comiendo galletas y trafan cuatro morrales bastante llenos y ademas cuatro rifles Remington con culata de goma, que eran los primeros de esa clase que veiamos nosotros. El general Gomez, al verlos llegar, se bajo del palo y .fue a recibirlos, diciendoles. -.Cuando manana vean el parte de esta accion ,y lean que ustedes dos solos han derrotado la columna espaniola, no to van a Greer; de ustedes dos solos es el triunfo de hoy. Emprendimos marcha al campamento, donde el general Perez habia mandado ya una fuerza sobre la columna que se retiraba ; el resto estaba esperando ordenes. Con la noticia de los exploradores, se dio la orden de marcha: ibamos al alto del Gato. Pocos terrenos habran ma's accidentados que aquellos que atravesabamos; los caminos seguian a media falda, por Lun lado de la montania, por el otro el precipio; en algunos cafetales viejos, ya abandonados, encontramos los caminos franceses en zig-zag; asi fuimos ascendiendo hasta to alto del pico, donde encontramos un manantial muy fertil de agua cristalina, pura y fresca. El campamento se situo en un punto espl6ndido : abrazaba nuestra vista un inmenso horizonte : por el sur veiamos el mar y a veces se vela la rompiente de este sore la costa. Nuestras fogatas debian divisarse a gran distancia, y se dio order de que se hicieran muchas para que el enemigo no dudase de nuestra existencia alli. Emprendimos marcha_ al dia siguiente. El comandante Fonseca debia quedar con una corta fuerza y los enfermos, para softener las fogatas y que el enemigo nos creyera alli tranquilos. Al medio dia estabamos en el Bejuquero, ya sobre la costa y proximos a la Socapa. En la tarde nos movimos de nuevo; ya oscuro, se mandarin ex-

PAGE 301

..--297ploradores; seguimos marchando, y Como a las diez de la noche pasa mos por Los Canones y Mazamorras. Hicimos prisionero un hombre, el que fue desnudado, dejandole por respeto la camisa; se le entrego Silva,*que marchaba a vanguardia, para que le sirviera de practice; el hombre iba temblando de Fro y de miedo cuando supo que el tenia que ir el primero. Se procuraba llegar al poblado a media noche. 'A SOCAPA Es un pueblecito de veraneo de la poblacion de Santiago de Cuba, y est. situado en una peninsula. En el paso situ el general Gmez al capitan Enrique Collazo, con la es5olta de la artilleria que 6ste mandaba. -Capitan,-dijo el general Gomez;-por aqui tenemos que salir todos; si es atacado defienda el punto hasta nuestra llegada; si es precise aga uso de la artilleria. --Est bien, mi General; pero para hacer eso sera precise que me mande ustede antes un mazo de velas. -; Velas iPara que'?-dijo el General. -Pues sencillamente Para buscar el canon despues del primer disparo,-contesto el capitan Collazo;--pues este bicho corcobea mucho y va a parar a site n ocho varas para atrs. -Esta bien,-exclam6 el General riendose;-no haga use de la artilleria. La columna sigui6 marcha; nosotros permanecimos en el pnto indicado por el general Gomez. Era un playaso de arena; a nuestro frente teniamos la bahia, al fondo de 6sta se veian las luces de la poblacion ; todo estaba tranquilo ; nos rodeaba un profundo silencio y una mano de mosquitos mas que regular. Pronto sentimos fuegg vivo en la Socapa. A los tiros vimos encenderse la poblacion de Santiago, que despertaba alarmada; los pitos de los vapores se dejaron oir pronto; nos pasaron dos por el frente, que iban a reconocer. El fuego de fusileria fue corto, pero muy vivo al principio; despues, salteado a. ratos, pronto sentimos dos canonazos con que nos saludaba el Morro, y venia hacia nosotros el humor de las casas del pueblo, que empezaba harder. Al separarse de nosotros habian ido derecho al pueblo. El capitan Silva iba a vanguardia. Llvame al fuerte,-dijo al prctico. -IAl fuerte ?-contesto 6ste espantado;,--;alll esta la tropa Precisamente,--dijo Silva;-tienes miedo; pongase detras de mi y no se equivoque ; porque si eso le sucede to mato en el acto.

PAGE 302

Al' avistar al fuerte, Silva, a la carrera, sorprendio al centinela, entrando con 6l la fuerza; la defense fu6 corta ante el ripido ataque. Tuvimos cinco bajas, entire ellas el teniente colonel Hernandez; el pueblo fue saqueado y quemado totalmente, permaneciendose en el como dos horas, en que formada la fuerza se emprendio la retirada, cargados de botin. El trajin de los barcos en la bahia continuaba; pero venian con recelo y no desembarcaban; al llegar el general Gomez se dirigi al capital Collazo: -Hazle un saludo a tu pueblo con la pieza,--dijo. En 1o mIs limpio de la playa se situ 6sta. Era, en realidad, un tubo de hierro dulce reforzado con zunchos de acero; se cargaba por la recamara, y como no tenia muiiones, se ponia sobre dos tripodes. Se le habia grabado el nombre de "Le Venguer''. Era obra del jefe de talleres de Cambute, el francs Mr. Alexandre. Se hizo el disparo, y entre alegres carcajadas recogimos los cachibaches: que caa uno habia ido por su lado. Seguimos por los caniones de Mazamorra ; tenia esta finca una gran Casa de tabla y teja que se mand6 quemar, to que fue hecho en poco tiempo. Se hizo prisionera una mujer, que se llevo al general Perez. E! que la ,guisa de presentacion, le dijo General esta es la mujer de Almenares, la que le llev A usted la tropa al campamento de Guama. -1Ola, buena moza !; ya tu marido pag6 esa deuda, porque to ahoreamos. Uno de los soldados se le acerco al general Perez. -Vengo a pedirle,-dijo,-que esta mujer me de una pieza de ropa, puesto que tiene tres : tnnico, camison y enaguas ; mi mujer y mis hijas estin en el rancho completamente desnudas. La mujer, al oirlo, exclamo : -; Desnudarme ; primero me matan El general7Perez, que la oyo, le contest friarmente y con su habitual socarrona sonrisa.: -Matarte, no. Juan Ortiz, ahoreala, y que ese hombre coja la ropa. 0 No habia terminado ann, y la mujer se habia despojado totalmente de su ropa, que cogio el soldado. -Vaya, buena pieza,-dijo el general Perez soltando una careajada;-vete y escondete por ahi. Las llamas de la Casa de Mazmorra alumbraban la escena. -Eva,le grito Silva;-busca a Adln, que to hemos soltado al pie de la easa.

PAGE 303

La marcha interrumpida continue, y en las primeras horas de la manana acampabamos en el Bejuquero. Nada mas comico que el aspecto del campamento : mucha alegria y abundancia de comida ; cads cual se vestia con ]as prendas que habia cogidoe El capitan Silva estaba vestido de etiqueta, ropa que le sentaba muy bien : en su airosa y esbelta figura encajaba muy bien el frac, y daba el brazo a una negra de cafetal, que arrastraba la cola de un espl6ndido vestido de baile. Otro lueia un pantalon de marinero de tapa balazos; dos lucian uniformes de bomberos. Una comision R1ego tray endo un voluntario de uniforme. Habian hecho prisionero a tres, dos habian muerto ; el tercero, el que traian, decia que era sobrino del coronel Juan Cintra, y por eso no lo habian muerto. El General Perez dio 6rdenes de que to llevaran al coronel Cintra pars que hiciera lo que tuviera a bien. Llevado al coronel, 6ste escucho friamente to que le dijera el_ prisionero, sin contestarle una sola palabra ; volviose despues tranquilamente, dando la orden de que se le fusilase. Los que estaban a su lado le oyeron decir entre dientes: Tal vez este fuera uno de los que asesinaron a mi familiar Era el coronel Juan Cintra un mulato de edad ya madura; largo de piernas y escaso de carne, de buen caracter, callado y afable con todos; era el mejor tirador de la brigada. Estando un dia en el rancho de su familia, fue este asaltado por una guerrilla espanola. Cintra salio hacienda fuego y logr coger el monte. Reuni6 alguna gene y volvi sore el rastro de la guerrilla; *sta se habia retirado y Cintra se dirigiS al rancho. El espectaculo era 'horrible : todos estaban muertos y maltratados; las mujeres violadas; a su madre solo pudo reconocerla por; la ropa : madre, mujer, herm'anas e hijas, todos estaban alli. En los primeros moments Cintra no dijo una sola palabra; saco el panuelo del bolsillo y tap6 la cara a su madre ; volviose a los que le acompanaban, diciendoles: "Ya no me queda nada en la vida; no le pido a Dios mais que salud y pertrechos; entierren a esa gente." Y salio del rancho. Desde entonces Cintra no perdono un prisionero y su punteria se hizo ma's fija. Concluida la guerra por la paz del Zanjon, qued6 viviendo en Cuba. El Gobierno espanol o condeno a presidio, muriendo en el de Chafarinas. Al dia siguiente dejamos el Bejuquero, yendo acampar al alto de la Magdalena. Apenas llegados supimos que una fuerte column enemiga venia del Gato sore nuestro rastro.

PAGE 304

-300Los espafioles cayeron en el lazo preparado por el general Gomez. y creyendo a 6ste en' el Gato, reunieron una fuerte columna para atacarle. El commandant. Fonseca, cumpliendo las instruccioues recibidas, se habia hecho notar to mas posible, atrayendo sobre si la atencion ; enemigo, en vista de to fuerte de la posici0n que ocupaba, tomo extraordinarias precaucioues para atacarlo. Fonseca se defendio todo to que pudo, logrando su objeto, qlue era Iacerles perder tempo. Desenganados, cogieron nuestro rastro, eneontranidonos en la Magdalena. Tomamos posiciones, y antes de medio dia se rompia el Fuego por ambas partes. La altura se prestaba, pues formaba una. ancha planicie sembrada de yerba de guinea;en uno de los lados, cortando perpendicularmente el camino -y apoyados en el monte, nosdesplegamosnosotros; el enemigo hizo un movimiento semejante en nuestro frente, adelantando dos piezas de artilleria, con las cuales nos hicieron como sesenta disparos sin ningnn 6xito. El fuego de fusileria se sostuvo por ambas partes como tres lioras : nosotros en nuestras posiciones y ellos avanzando poco a poco. Como la gente venia muy cargada de botin, desde los primeros momentos el general Gomez habia mandado retirar parte de la. fuerza con la impedimenta y durante la action se habia efectuado la retirada parcialmente en direccion de Boca de Dos Rios. El enemigo no nos persiguio absolutamente; apenas reconocio el campamento .de la Magdalena, retirandose a su vez por donde habia venido. En Dos Rios se decidio el que cada fuerza regresara a su territorio; el general Gomez se dirigio a Pestan, con objeto de avistarse con el general Calixto Garcia, que habia quedado al frente de las fuerzas de Jiguani. Al despedirse del general Perez le manifesto su agrado por el estado y buen espiritu de las fuerzas de Cambute, anadiendo : -Me he convencido de que ustedes no comen vaca porque los espanioles no la tienen. Tenganme listo el contingente que les pedire oportunamente para cuando podamos realizar el proyeeto de Donato Marmol : la invasion de 'Guantanamo, que pienso realizar cuanto antes sea posible.

PAGE 305

-301CALIXTO GARCIA ISIGUEZ Era en aquel entonces Calixto Garcia un arrogance mozo. Su elevada estatura, sus modales finos, su conversacion abundante y jovial, asi Como su fisonomia simpatica, le habian hecho popular y querido. De buenas facciones, a las que daba aire militar el ancho bigote, corrido, nos to hicieron conocer a primera vista. Vestian pantalon de dril crudo, sobre su blanca camisa una chaqueta de sarga gris ; del hombro pendiente por un cordon grueso de seda de dos colores llevaba un cuerno de caza a guisa de corneta ; altas botas de buffalo y un buen jipijapa completaban su atavio. Al iniciarse la revolucion se habia sublevado en Jiguani, donde residia, siendo reconocido como su jefe; unido a Gomez, sirvi6 con este como Jefe de Estado Mayor hasta la campana de Holguin, en que tomo el mando de una de las -fuerzas, considerandosele desde entonces como el segundo del General Maximo Gomez. Al tomar este el mando de la division de Cuba, quedo Garcia en igual condicion, y al realizarse la invasion de Guantanamo debia quedar al frente de las fuerzas de la Division hasta el retorno del general Gomez. Los preparativos de la empresa por realizar necesitaban tiempo y estudio para completar Ias instrucciones a los jefes locales 6 imprimir a las fuerzas toda la actividad precisa para hacer fuerte y ener-gica la campana en Oriente en el ano de 1871.

PAGE 306

uaSS -.t;al '.02as *zan vun 00uao ,ao IazD vau so' ems .~ 3 0 5. elI I souotonvoaad~~~~~~~~~~ "I. .6zt vt odso laovlooopa t .metau la san iii,. opo uo ola eman C.. lav a s.o0rj 36.5.~"suja .I .s*II 0 0. I adm ~~~~~~~~~~*I. .6zaja as an 'av *0.maa nboiaaooapdl du *lv Svin va. *pllua .1vtaoax .uo Cpzla S .0 3.10a.50 00 aa 0ia o* aj 0ona 0o a Ian opsa '. uo 0 n 00 gv .* '6.00 .. ..0av Sw *nn .0tv 30qu C'oa~ la *uo 3*ut C' *. a *g '0 0 *l.0n0 3.0 Sotut .uoou vl sol oao u *a~l p'pi o 0. s. ap Iv -Sol 10b .'uaa us .vav 1'.'saa s a ot op '3.6'n la 506't .00.0 u osa 0n Sua uts .Cu~ul o m n 8.a Ivantlo .0 0 *s .0.o ISb 03v .3..soa ICupa Uv otIS tv I'.au9 6 *do. SC v*o zau o 0 '0 .'0' I* lada lap 0 'S Ivr *v n a v o e a s a n v a a O a s l l v v a *td .n S Oov ns Svtdoi s an Sa axa pvan vnu tun *voaun 0n S ll Clt op.u S'all vivlo oiolo a I'S' *ta ouI U o S Svev usoa Cn op Cuo II 3'a a .no oudm otI *uvrueS ovvla aoatsafsvl'latapp *oloa '0. Sauodem pvpiunlaodo~~ *.Ia 0lv 3io 3.'p op Soit *l opSuu a ~ asa St o -l o S an Iumj uoI $vaa l0'. 1.0nu .01 !500'tauoo :.o : 5'Slitu 00 .1 05 SC IE' *~xs~f .Q ROSAX V I0'

PAGE 307

-303Ya el tiemipo transcurrido habia ayudado a transformar los reclutas de 1868 en soldados aguerridos, sobrios Como ninguno, fuertes e incausables para marchar y habituados al fuego. Ademas, nuestro armamentohabia mejorado mucho, pues a pesar de que las pocas expediciones llegadas habian llevado un corto numero de armayoria de nuestra4.opa estaba armada con Peabody, Spencer y Remingtons sobre todo, arrancados al enemigo en los numerosos combates realizados. Los oficiales y jefes eran ya gente prietica y resuelta, conl pleno conocimiento de la indole de nuestra guerra. Se habia desarrollado la mejor condicion existente en el cubano : el valor personal; no era el soldado que conserva el tacto de codos y hace la masa consistent, no: era ya el guerrillero acostumbrado a batirse solo 6 acompanado, resolve por si solo en los moments difciles cualquier dificultad que se le presentase ; cualidad tan notable que le hizo escribir a un inteligente General espanol: "cada soldado es un jefe.e .Llevaba el general Gomez a su lado jefes como Antonio y Jose Afaceo, Francisco Borrero, Juan Cintra, Flor Cronwet, Guillermo Moneada, Pepe Cort0s, Silverio del Prado y otros muchos officials que reunian extraordinarias condiciones. El extender la guerra a Guantanamo era preciso para consolidar la existencia de to que debia ser nuestra base de operaciones, una vez que la prolongacion de la guerra nos habian creado necesidades que teniamos que llenar. .La flojedad con que se nos ayudaba del exterior hacia necesario buscar los medics de tender a nuestra manutencion, a 1a vez que hacia preciso la creacion de talleres para la composicion de armamentos y la fabricacion de 1a p6lvora. Solo por o accidentado y extenso del terreno era en Oriente donde estos podian existir con alguna garantia de seguridad. Al empezar la guerra, haba la creencia errnea de que 4sta scria de poca duracion y que podria vivirse sobre el pals. Pronto, por desgracia, empezamos a sentir los efectos de la imprevision. El desorden de los primeros dias hizo que pronto se acabara el escaso ganado que habia en la jurisdiccion de Cuba, paralizando el trabajo de las fincas y la extraccion continua de las viandas hizo 6stas escasas a su vez ; el parque cogido al enemigo nos daba capsulas, que una vez usadas nos dejaban inStil el casquillo. Los jefes previsores empezaron a crear grandest, labranzas en medio de la montana, que se organization como predios militaries, done surtirse las fuerzas y nuestros hospitales ; creandose la manera tambiens de rellenar los casquillos de las capsulas de Remington. Los que desdenosamente llamibamos majases, orgamizados vinie-

PAGE 308

-304ron a ser auxiliaries tiles, que proporcionaban los practices y correos, siendo los ranchos amparo de heridos y enfer0os, done las heraicas mujeres que nos acompanaban servian de cari osas companeras y veces de intrepidas cirujanas. En fin, deshecho el primer error, llegamos a comprender que entre la tenacidad de los espanoles y nuestra resolution de morir veneer, el problema seria de larga ade que nosotros careciamos de recursos para veneer, solo teniamos resolucion para luchar. Tan arraigado estaba en nosotros ese criterio, que cierto dia se le pregunto al brigadier Manuel Suarez que juicio tenia forrnado sobre la guerra. 'Esta es una tragedia en la que no escape ni el ap0ntador'', fue su contestacion. A establecernos de una manera fija fue la tendencia, y hubo quien empezo a sembrar algodon para montar una fabrica de tejidos. Ademas, los dos anios de guerra nos habian ensefiado a conocer la extraordinaria riqueza de nuestros montes, que con sus frutos silvestres nos proporcionaban alimentos sobrados. La palma bienhechora nos daba el modo facil de tener casa, y a veces el palmiche nos servia de alimento. El name cimarron, el volador y hasta la venenosa guayara eran por nosotros utilizadas. El jagiiey y la guacacoa dieron telas para ropa a las mujeres habiles e ingeniosas. Las abejas nos daban dulce abundante, y el boniato, naciendo casi expontaneo, vino a completer el auxilio eficaz que nos diera la jutia con su carne mal oliente pero nutritiva. Recuerdo que Roa, hablando de la jutia, nos decia que 6sta nos daba cuerdas para la bandurria, calzado con su piel para nuestras mujeres, grasa para limpiar la~s armas y fuerza para combatir; asi es que sobre el escudo de Cuba debia ponerse esta inscription : "Independiente por la gracia de Dios y la jutia.'' La vida afanosa se fue haciendo facil y el espiritu revolucionario se consolid6 ; cesaron las presentaciones al enemigo ; nos incomunicamos casi por completo del mundo exterior; dificultindole al enemigo el tenser noticias del campo revolucionario. La entrada de nuestras tropas en Guantanamo determine una epoca de actividad en las operaciones en la parte de Cuba, reanimando el espiritu revolucionario y consolidando el prestigio del general Maximo Gomez, que llego a ser la confianza y el idolo de la region oriental. Tuvimos la fortuna, ademas, que durante el ano de 1871 desembarcaran en la costa sur de Cuba, entre Punta de Turquino y Aserradero, tres expediciones, mandadas, respectivamente, por el coronel

PAGE 309

--305Lico Codina, el general Rafael Quesada en el Virginius y el coronel Ag6ero en el Edgard Stuart. Donde primero se hizo sentir el general Gomez hie6 en el cafetal La Indiana. Estaba guarnecido por 45 hombres de las Escuadras de Guantanamo : el choque fue tremendo, pues el valor demostrado por ambos contendientes fue extraordinario. Ordenado por el general Gomez el ataque a la trinchera, muere en el primer avance el teniente coronel Pepe Corte's y cae herido el teniente coronel Jose Maceo, que to sustituye ; el coronel Antonio Maceo toma el mando y Began a la casa; los defensores se refugian en el alto y por el piso aspillerado hacen un fuego mortifero, que obliga a abandonarla a los asaltantes. Se pone fuego a la casa; piden los sitiados que se deje salir a una mujer que hay en ella; fuera* sta, continue el combat entire la casa ardiendo. Desde una ventana del alto salta un hombre, que se escape atravesando por entre los sitiadores y fue el unico superviviente de los 45 defensores de La Indiana. Las fuerzas invasoras se hacen sentir en todo el territorio; el comandante Silverio del Prado arrasa la jurisdiccion de Sagua de Tanamo ; el teniente coronel Guillermo Moncada hace to mismo en el Mlonterruz; los eafetales de Yateras y Mon Liban sienten el efecto de las fuerzas insurrectas y ya en e1 mes de Junio Maximo Gomez era dueno de la zona de los aafetales. El general espanol Palanca, que habia tratado en vano de conener el torrente, hace esfuerzos sobrehumanos, y Como recurso supremo apela al mejor de sus jefes, el entonces coronel Arsenio 'Martine, de Campos, para llevar la direccin de la campana. Al valor y actividad del jefe espanol opone el general Gmez su fuerza de resistencia y sus dotes de intelligence y practice de nuestra guerra; se combat a diario con enearnizamiento; son en su mayoria combats cuerpo a cuerpo. Por trees veces ataca el enemigo infructuosamente el campamento de La Demajagua, durante el mes de Julio. En el mes de Agosto se combate en La Estacada, donde son rechazados los espanoles, dejando 89 muertos. Por seis veces se renuevan los combates en el campamento del Aviso, y se baten con tal enearnizamiento, que el regimiento espanol de San. Quintin gana para su bandera una corbata de San Fernando. esfuerzo hecho por los espanoles fue grande, pero intil, pues las fuerzas cubanas quedaron en el territorio, haciendo efectivo el resultado de la invasion. E rest de las fuerzas de la Divisin de Cuba no habia quedado 20

PAGE 310

-306inactivo. En Septiembre, el colonel Camilo Sanchez toma el ingenio Yarayabo; se bate el brigadier Prez en San Pedro, mientras el resto de su fuerza 1o hace en los cafetales Magdalena, El Cristal, Bello Desierto y Diamante. Por su parte, el general Calixto Garcia ataca y toma el pueblo de Jiguani, al que incendia y saquea, tomando un gran botin y hacindole numerosas bajas al enemigo, teniendo el 27. Al finalizar el aio 1871, la situation de las fuerzas de la Division de Cuba, era brillante, teniendo el dominio del territorio a su cargo. Mientras en Oriente la revolution se sostenia vencedora, en Camaguey agonizaba, sostenida tan solo por el genio y valor de Ignacio Agramonte. El Gobierno espanol, convencido de su impotencia, empieza a sacar las negradas de los cafetales, que ya no podia defender, y reconcentra su vigilancia en el llano, para salvar los ricos ingenios de la jurisdicc16n de Guantanamo. La comunicacion con el Gobierno de la Revolucion era en extremo dificultosa, y el general Gomez necesitaba volver al centro de su region para poder estar en contacto con las otras fuerzas a su mando. Ademas, el mucho combatir hacia preciso arbitrar parque en el extranjero, y pens6 mandar fuera de la Isla al entonces capitan Enrique Collazo'; pero para ello se necesitaba autorizacion del Gobierno, por to que quedo la comision en proyeeto. Mas tarde se llevo a Cabo, siendo comisionado el representante Jos t Maria Izaguirre; con ese object eto que se pudo etre las fuerzas. Las pobres cubanas que con nosotros vivian en las montahas dieron las pocas prendas que ann les quedaban. Al retirarse el general Gomez quedo echo cargo de las fuerzas que operaban en Guantanamo, el entonces colonel Antonio Maceo. *e5 s e -5 .*.

PAGE 311

-307DE MARCH EN MARCHA En los primeros dias del mes de Mayo de 1896, estaba acampado el General Maximo Gomez en Palo Picado, jurisdiccion de Villaclara, punto sumamente pintoresco y en cuyas lometas se veian por doquiera casas de guano y embarrado. En una de estas, situado en to alto de una de ellas, hallibase el Cuartel General del 'General en Jefe. Las fuerzas serian Como 2,000 hombres armados, con numerosa impedimenta. 'Se decia que el General se preparaba a volver a Oecidente y se notaba en el campamento bastante excitacian; no habia el entusiasmo de la primera invasion ; la mayoria iba por deber y se transparentaba el descontento, no solo entre la tropa, sino entre los oficiales. El dia 8 1eg6 el Brigadier Juan Bruno Zayas con algunos oficiales, y poco despues se sabia que la columna que iba a formar iria a sus ordenes, marchando por el note, para llamar la atencion del enemigo y facilitar el paso por el sur, del'General Gomez. Se designaron las fuerzas que debian componer esta columna y se empezaron los preparativos de marcha; al dia siguiente, 9, inuy temprano, los tiros de los exploradores avisaban la presencia del enemigo por el camino de Placetas, pronto se tomaron posiciones, Coronamos las alturas desplegados en guerrilla, en direccion de norte a sur; I nuestra espalda salia el sol en escs moments y en las Lomas veiamos el fuego de nuestra gente que acosaba los flancos de lo columna. espaiola que venia en direcci n de nuestra avanzada: con gran lentitud y exceso de precauciones, dando un bonito espectaculo, la columna parecia que serpenteaba en sus ondulaciones para seguir las revueltas del camino. El fuego era pausado y por intervalos. Desde la altura de la casa donde estaba el General Gomez, se veian los movimientos con claridad; pronto vimos trepar por las laderas y ocupar un palmar algunos grupos de ginetes cubanos; eran del Regimiento "Honorato'' al niando del Coronel Rosendo Garcia. Entablose un fuego vivo que contest el enemigo con nutridas descargas, tratando de avanzar hacia el palmar. Media hora despues retrocedia la columna por el camino de Placetas y se recibia parte del coronel Garcia noticiaudo que el enemigo iba de retirada y-que lo hostilizaba en su marcha. Volvimos, pues, a nuestros cuarteles, ufanos y galleando como era de costumbre, en vista de que el enemigo no se atrevio a atacar el campamento. El aspecto del Cuartel General era animado, el Brigadier Zayas recibia instrucciones y 6rdenes para marchar al dia siguiente. El 12 estaba concentrada la columna en Salamina, vasta llanura

PAGE 312

--308rodeada de altas lomas ue la limitan al pie de una de ellas haba grades ranchones de guano y en ellos acampamos parqueando la gente con 20 mil tiros, que mandaba el General Gomez. Era el General Juan Bruno Zayas, un oven de figure simpatica. Sus facciones regulares daban a, su fisionomia un sello de franqueza y lealtad; sus ojos grandes miraban con dulzura y bondad predisponiendo en su favor ; alto y bien formado, ligeramente se encorvaba su cuerpo al andar; vestia pobremente y con desalino: su nota de bravo la haba ganado en la invasion inspiraba confianza a la tropa que o queria y to admiraba; sumamente desinterasado nunca tenia nada y muchas, veces se le vela a el mismo en el fogon asando un trozo de care que era su unica comida. Estaba rodeado de un grupo de jovenes alegres que componia su Estado Mayor; el jefe de -ste era el Teniente Coronel Lopez Leyva, e iban de ayudantes los comandantes Machado y Portela, capital Castillo; Como Secretario el alferez Figueroa, (hijo de Miguel) que era casi un nio, simpatico, intelligent, valeroso y sufrido, a quienes todos queran; y como agregados los capitanes Miera, 1un z y Miranda, Tallo Gasso y La Rosa, que acababan de separarse del Estado Mayor de Gomez para incorporarse a Zayas. La column se componia de unos 450 hombres bien armados, con 700 desarmados; siendo stos nltimos los que Gomez llam-ba la artilleria que eran negros atl6ticos armados de picos, hachas y mandarriIs.Todos iban montados mas o menos bien. En la manana del 13 salimos de Salamina. 'Vista de lejos en la llanura la column presentaba un aspect respectable, pues formada da dos en fondo, ocupaba como media legua de estencin. Por desgracia su fuerza efectiva era demasiado pequena para el movimiento que se pretendia. jAcampamos en el Guam. El dia 14 to pasamos en el ingenio Nieves, esperando la noche para cruzar la line fSrrea de Sagua. Cerea del oscurecer emprendimos archa. Durante horas caminamos penosamente y medio perdidos hasta llegar al crucero. La oscuridad nos obligaba a marchar lentamente para evitar perdernos. Pronto la aparicion 'de una maquina exploradora corto Ia'columna, obligando a los que venian aretaguardia a retroceder, e incorporindose ma's tarde aunque incompleta; laextrema se' habi perdido, oyendose un fuego corto que creimos fueri~ con ella. Se con= tinuo la marcha y cruzamos el rio Sagua por el paso de las Clavellinas, haciendo alto al pie de una seiba en el ingenio "Salvador" para esperar alli el dia. Al aelarar se emprendio marcha por Mal-

PAGE 313

-309pae at ngenio Santa Coloma donde acampamos; la fuerza se haba reducido, pero tenamas la esperanza de que la retaguardia se icorporara. Permanecimos acampados el 15 y el 16. El campamento tema un aspect alegre; el ingenio esta situado en una hoyada rodeada de lomas de piedra de dificil acceso, teniendo horizonte por su frente solamente; el aspect del paisaje era pintoresco. En la manana del 16 se nos reunion la retaguardia. Su llegada a campamento fu6 motive de alegri aa buen auguri Nos preparbamos a almorzar cuando lleg la noticia de que una guerrilla de 150 hombres de Galicia y guardian civil cruzaba una milla del campamento ; las fuerzas recibieron ordens de formar y seguir la marcha que inici6 en el acto Zayas con su Estado Mayor; 15 hombres de vanguardia habian tomado la delantera incorporandose a los exploradores. Desde la casa de ingenio at frente por done saliamos, el Camino iba en asenso, asi es que en nuestra march veamos los distintos cuerpos qu~e salian con apresuramiento ; distinguienidose por to correcto de su formation el Regimiento Honorato a cuyo frente venia Rosendo Garcia. Llegaba Zayas at camino donde habia dos o tres casas y oimos tun fuego desordenado y corto y casi at momento vimos llegar varios hombres de la vanguardia que traian en la grupa soldados espanioles desarmados. El enemigo se habia dispersado en los primeros tiros y a nuestra llegada solo vimos dispersos .y huyendo en todas direcciones a los hombres de la guerrilla, los nuestros los perseguian rastreando entre l*s maniguas; no fue combat sino caza. Pronto la cornet tocaba formation y marcha at campamento ; las fuerzas que enontrbamos en el camino, formaban at pasar Zayas y la alegria se reflejaba en todos los semblantes. At salir de Palo Picado, varios vueltabajeros que estaban en la escolta del General Gomez, pidieron incorporarse Zayas. Se les concedio pero se les recogio el armaments. Uno de ellos se present at General Gomez a reclamar el suyo diciendole: General en la invasion siempre estuve a su lado, to dejo para volver a mi localidad; pero me desarman; la carabina que tenia se la quit a los espan*les, le tengo casino y hoy me la quitan. Lo siento dijo el General Gomez, pero esa es la orden que he dada Esta bien General, le contest el soldado; vuelvo desarmado; pero le prometo que en el primer combate cojer6 otra arma. Uno de los primeros hombres que encontr6 Zayas, fue at Vueltabajero..

PAGE 314

-3i S m* 161 A la grupa traia un prisionero; en la mano un mausser. Cumplio su empeno habia ido desarmado al combat. Al llegar de nuevo al ingenio concluimos el alnxuerzo 0omo muchachos con juguetes; .aumentado el menu con los despojos de la guerrilla. Fu6 un buen y alegre almuerzo. Se dio la orden Para marchar al siguiente dia; se nos incorporo Eddi Machado, que estaba con Lacret al que habiamos saludado el dia antes en la loma, donde estaba imposibilitado por la herida que tenia en el pi6. Los prisioneros fueron enviados .a Sagua con carta de Zayas, y la columna tenia 14 armaments mas. En la manana siguiente seguimos march; al acampar, se destaco el Comandante Machado y Capitan Castillo con 50 hombres sobre Rancho Veloz, por noticia de que el enemigo estaba fuera. Tres horas mas tarde regresaban. El Capitan Castillo habia tenido un encuentro personal con el teniente de la guardia civil del pesto a quien mat6; la guerrilla habia sido dispersada*; traan 3 armas, teniamos en cambio cuatro bajas: tres heridos y un muerto. Seguimos por Punta Felipe, sesteamos Para seguir marcha a la tarde, acampando el dia 19 en M4otembo como a las once de ta maniana.. Poco despues de acampados se incorpora el Teniente Coronel SFelino Aldama con 30 hombres, de una trees de la tarde los fuegos de la avanzada sore el rastro nos avisan la presencia del enemigo. Zayas, segn'su costumbre montaba el primero con algunos de su escolta y el combat empieza duro ycasi a boca de jarro. La column se formaa con rapidez. El primer empuje de los espaoles nos arrollo y en la Boca del carril nos organizamos, se empez la retirada alli foriados. correct'aiente y tranquilos estaban los hombres del Regimiento Honorato con su Coronel, el que recibe orden de cubrir la retaguardia. ~E,1,enemigo' despues del primer choque reconoce el camtpamento ;y toma el carril de-monte por donde nos retirabamos y empieza se puede decir el fuego de camino. En una.estancia vieja y abandonada, poco antes del Paso del rio, Rosendo Garcia hace desmontar sus ginetes y espera al enemigo ; el combate se entabla de nuevo, aquel se contiene y deja 21 caballos muertos;. nosotros seguimos nuestra retirada pausada y lenta. Ya entrada la noche acamp'amos en el batey del ingenio "El Sordo". Despues de trey horas de combate liabiamos tenido dos muertos y unos veinte heridos entre ellos dose ayudautes de Zayas; Eddi Alachado y Saez Miera. Este nltimo murio pocas horas despues.

PAGE 315

En la madrugada del dia 20 seguimos march; pasamos a vista del ingenio "Espana" y acampamos en "Los Gonzalez". El espiritu de la gente era bueno, pero habia, hambre y cansancio; las primeras reses llegaron simultaneamente con el aviso de que el enemigo venia por el rastro. A la una se rompia fuego por ambas partes y nos retirabamos por Toscano rumbo a Contreras. Zayas, que estaba siempre a retaguardia organizaba esta. El enemigo no avanzaba un paso sin sentir el fuego de nuestros pelotones que Zayas, incansable, reunia; el fuego era casi contiuo, avanzandose por intervalos; a la cabeza iban Leyva y Machado dirigiendo la marcha hacia Contreras. Al cruzar la linea, un tren desembarca una columna. Estaba oscureciendo. Cambiamos rumbo hacia Congojas donde Como a, las ocho de 'la noche nos hallSbamos todos reunidos. Nuestro aspecto era deplorable ; los caballos cansados ; la gente sin comer ; los heridos de los dos combated mal curados y a cuestas ; dos columns enemigas a retaguardia y otra al frente, sin embargo el animo no decaa. Aun se oan chistes que se confundian con los ayes de Jos heridos. Adelante no podiamos.seguir ; se vario el rumbo y marchamos al largo'de la linea de Cardenas y Jnearo. A las diez estabamos en el "Pilotage", cruzar por aquel parage mas de mil hombres con su cabalgadura era una empresa ardua. El General Zayas cruzo S vanguardia, Como a las diez de la noche cubriendo la inea ferrea, a las doce pasaba la extrema retaguardia. -Zayas desmadejado ,y roto estaba en la linea; al cruzar el nltimo hombre, nos dijo :-i Que dos horas tan amargas y tristes! Eran las doce de la noche, la gente sin orders, ni aliento ; el hambre y el cansancio; tras de un dia de combate nos habia agobiado. y paramos pocas horas en el ingenio Capitolio. Casi al llegar sentimos un alto a vanguardia; era el Coronel Clotilde Garcia, que con su compaiiero Felino Alvarez, debian morir Enm laroemadrugada del 21 seguimos marcha por Penon y a las cuatro de a tarde acampamos en "La Carolina" Parecia increible que el enemigo nos siguiera. La exploradora, a quien habiamos echo fuego al cruzar el ferrocarril de Itabo, habia seguido viaje y la march habia sido larga. Creiamos que podiamos comer. Apenas habiamos llegado, se habian muerto algunas reses y las esperanzas de satisfacer el apetito daban alegria y contento. Pero el gozo cay8 en el pozo. An no habla transcurrido una hor de nuestra llegada y ya el fuego sore el rastro nos aviso el enemigo.

PAGE 316

-312Por fortuna, Zayas habia dejado de reten sobre el rastro al escuadrn del Comandante Mendez, de Villaclara. El enemigo burla la avanzada y penetra en nuestro campamento, yendo a dar con Alendez, que casi sin goner frenos, arga, arrolla la vanguardia enemiga e incorpora su avanzada A ientras tanto Zayas a los primeros tiros monta con su Estado Mayor y carga. Ya en primera linea se encuentra el Brigadier Esteban Tamayo con un grupo de Orientales y el combate se entabla a medio tiro de pistola. Tamayo, machete en mano, cae con tres balazos ; el caballo de Zayas recibe otro; el Coronel Charles Hernandez es atravesado de uno en el pecho. El enemigo se contiene; recogemos nuestras bajas bajo el fuego nutrido y la columna se forma y emprende la retirada. El coronel Rosendo Garcia Gracia, con el regimiento "Honorato" desplegado correctamente, avanza y cubre la. retirada de la columna, que hace rumbo a Motembo. En el Camino el Comandante Cervinio se hace cargo de enterrar a Tamayo. A las doce entregabamos los heridos y seguiamos rumbo a Motembo. Llevabamos 25 armamentos quitados al enemigo, habiamos consumido nuestro parquet y Llevabamos 50 bajas entire mertos y heridos. El enemigo, que nos crea cogidos y que nos agobiaba con su numero,*no nos seguia ya, por el moment, y volviamos a Villaclara con las cananas vacias,-con 25 armas ma's y sin haber dejado ni un muerto ni un herido. El jefe de la perseguida column cubana era un medico oven echo guerrero por su valor y patriotismo Juan B. Zayas.

PAGE 317

GENERAL JOSE LACRET MORLOT Desde que principio la Revolucion de 1868, la juventud de Santiago de Cuba fue abandonando la poblacion e incorporandose las fuerzas cubanas que a las ordenes del general Donato Marmol ocupaban los alrededores de la poblacin. El enthusiasm fu6 tan grande, que hasta los nios de 13 a 14 anos abandonaban la ciudad, vindose obligados los jefes cubanos a devolverlos a sus padres. A'lgunos de ellos retornaron al campo o se escondieron para no volver a la poblacion; entre estos estaban Flor Crombet, Narc