• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Title Page
 Front Cover
 Half Title
 Discurso a manera de prologo
 Epoca prerevolucionaria
 Los revolucionarios en el...
 Guerra de secesion
 Index






Title: Oriente heróica
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081402/00001
 Material Information
Title: Oriente heróica
Physical Description: v. : ports. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Gutiérrez, Rafael
Publisher: Tip. El Nuevo mundo
Place of Publication: Santiago, Cuba
Publication Date: 1916
 Subjects
Subject: History -- Holguín (Cuba : Province)   ( lcsh )
History -- Cuba -- Revolution, 1895-1898   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Holguín
 Notes
General Note: Cover of v. 1 dated 1916.
Statement of Responsibility: por Rafael Gutiérrez ... año 1915.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081402
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 19677585
lccn - 17004352

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Discurso a manera de prologo
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    Epoca prerevolucionaria
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Los revolucionarios en el extranjero
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Guerra de secesion
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    Index
        Page 206
        Index 2
        Index 3
Full Text






Digitized from microfilm.


Missing pages


82-83.









Oriente Heroico

POR


J1
z~ *.t


RAFAEL GUTIERREZ


11'ERiOI)Is'FA. MIE~MBRO> DE LA \S >CIACI4)N
PRENSA FN OYRIENTIE V <)IAIATiIE EIiIlITO
ITU`~R'IAX)R DE C111A



Ao 1915














~TIPOGRAFIA EL NUEVO MUNDO
Nepoiniiceiio, baja, No. 4-


SANTIAGO.-ORIENTE


Repblica de Cuba





r


,7.


"mN


THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.


ES PROPIEDAD DEL AUTOR

































>( SANTIAGO. -OR ENTE
'7 Q i PUBLICA DE CUBA
i-9r^ |V AO 1916

v.1














UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARY






THIS VOLUJME H.'S I
Y .! '-'- '
F-LORi A LIS-A^ S"







3< \,-.' -.~ - -.-

.' ..* : ;












PRIMER TOMO
ORIENTED HEROIC





9



-1 1
^ .-. !
.-,




.1. PRME-TM

I ORI.TE.HROIC


















Discurso a manera de prlogo




L LEVABA en el corazn, como en urna sagrada, el ideal de un
pueblo, la generacin cubana, que desde el ao JJf68_a895 se
agitaba indecisa, admirando a los hroes cados en el campo de ba-
talla, donde lucharon con denodado esfuerzo por el triunfo glorio-
so del pabelln de la estrella splitaria.
Fue el histrico Pacto del Zanjn, donde sucumbieron extenua-
dos y rendidos los bravos de la dcada del 68, un descanso en la
ruta emprendida, oasis encontrado en el desierto, donde podran
reponer las fuerzas fsicas y abrir nuevos y amplios hrizontes al
porvenir de la sociedad cubana, ya que sta, uncida al poste moral
de la esclavitud abandon a merced del simun aterrador de la revo-
lucin a los legionarios bizarros, que encarndose al tirano Jo reta-
ron a la lucha, que era retar a la muerte, por sacudir laela omino-
sa de los gobiernos de Espaa y constituir en la ms grande y her-
mosa isla del Mar Caribe, unanjacin libre, independiente y sobe--
rana.
Los cados con honor en el campo de batalla, no contemplaron
el crepsculo vespertino del sol de la independencia, que ilumin
la patria con resplandores de aurora.
Fueron a morar, como hroes annimos, en la noche intermina-
ble de la eternidad sin luz, ni horizontes.
Los supervivientes de aquella inmortal rebelda, soportaron,
serenos y estoicos, la nostalgia que produce el paro de la brega
por un ideal de justicia, alejados de deudos y amigos. Entristeci-
dos unos, tornaron a reconstruir el hogar devastado por el incendio;
otros buscaron en playas extranjeras tranquilidad de espritu que
no lograron en el lar nativo, a esperar ansiosos la hora de reanu-
A








6 RAFAEL GUTIERREZ

dar con fe y entusiasmo la lucha interrumpida.
La paz despus de ahogada en sangre y fuego la estril tenta-
tiva de la llamada Guerra Chiquita, 1879-1880--pareca un hecho
evidence.
Los brazos arrancados a la activ:dal y al trabajo, tornaron a
fomentar la riqueza, a extender las zonas agrcolas, aumentando
la producin, procurando reconstruir la colonia asolada por la gue-
rra devastadora que durante diez aos acumul crmenes horren-
dos.
Empero, el cubano, rebelde o no, a pesar de la guerra, conti-
nuaba siendo el proscripto de la colonia.
El rebelde del 68 no poda supeditarse a los prejuicios del caci-
que espaol, influyente siempre, que lo pretera.
En el alma cubana, altiva y taciturna, levantbanse gigantescas
las sombras apocalipticas de Aguilera o C. speles, qu3 escribieron
con la punta afilada de los machetes en la tierra que sirvi como
de estercolero a la esclavitud infamante, el Cdigo libre de Gui-
maro en la pundonorosa region camagueyana.
La lucha se impona nuevamente.
Haba que revolucionar el pas, para cambiar la faz de la colo-
nia y transformar poltica, social y econmicamente al pueblo de
Cuba.
A este fin, progresivo y human, contribua la prensa peridi-
ca de matiz separatist, que al amparo de las leyes promulgadas
en 1886 enardeca los espritus, conscitaba las pasiones, invocaba el
recuerdo de los mrtires y preparaba a la generacin que levanta-
ra en 1895 la bandera tricolor, replegada vergonzosamente en los
campos del Zanjn.
En el boho del campesino, hroe annimo de la leyenda por la
libertad, recordaba ste a la mujer y a los hijos, las hazaas y
proezas de valor en las que se distinguieran como militares y es-
trategas Mximo Gmez, Calixto Garca, Antonio Maceo, Ignacio
Agramonte, Guillermo Moncada, Serafn Snchez. Silverio del Pra-
do, Julio Sanguily, Vicente Garca y otros jefes, todos inmortales,
que lucharon por la regeneracin de la colonia con el machete liber-
tador al cinto.
Desde las sierras del Escambray, donde nace el cristalino ro
Arimao, que se desliza sobre un lecho de menuda arena en la pro-
vincia de Santa Clara, hasta la punta de Maisi, palpitaba latente









ORIENTED HERICO 7

el ideal de la revolucin. Cuando se reunan los campesinos en
bailes y fiestas tpicas criollas, al son de la guitarra o la bandurria,
el tiple o el tres, formaban corrillos, contando a su manera en sen-
cillo lenguaje los hechos de guerra en que fueron actors y tes-
tigos, mostraban las heridas de bala o machete, cicatrizadas, que
recibieron cara a cara del soldado valeroso de Espaa. I as, lenta-
mente, el viejo patriota, olvidado en la montaa, preparaba el ni-
mo al cubano joven, formando la psicologa especial del espritu
ardiente dispuesto para entrar en pelea, defendiendo el ideal aca-
riciado de la patria y la bandera de la libertad.
La mujer del campesino, entretenida en los quehaceres doms-
ticos, recordando las peripecias de la campaa, cantaba versos sen-
cillos como ste:
"En recorrido de zona
va"el general Sanguily,
con su patica de goma
sobre el caballo mamb."
*%
El fracaso de los diputados] autonomistas en el Parlamento
de Espaa, donde reclamaban reforms para el pas que no logra-
ron obtener jams, exacerb las pasiones, comenzando la era
de los preparativos revolucionarios, despus de acaecida la muerte
del general don Manuel Salamanca y Negrete, que fu el nico
que removi todpl cieno de la administracin en la colonia, lo-
grando encausar criminalmente a various funcionarios de la Junta
de la Deuda, donde se haban cometido fraudes escandalosos.
Las reforms del Ministro de Ultramar don Antonio Maura,
mutiladas por las enmiendas introducidas por Abarzuza, llegaron
a la sociedad cubana, que las recibi framente, cuando el pas pen-
saba en que el nico camino viable era la guerra por la independen-
cia.
As las cosas, los hombres que dirigan los elements revolu-
cionarios en el interior de Cuba, dispersos por todas parties, no po-
dan detenerse ms, pues, aunque hubo alzamientos parciales y
prematuros como el de Ranchuelo, en Santa Clara y Purnio, en
Oriente, no impidieron estos movimientos fracasados continuar las
combinaciones que haban de culminar en una intense revolucin
armada en noviembre del ao 1893.
Logr impedir la rebelin-que surgira potente en Oriente-el








8 RAFAEL GUTIERREZ

haber sido detenido, por denuncia de los enemigos de Cuba el ge-
neral Guillermo Moncada y otros jefes y oficiales de vala, que
fueron recluidos en fortalezas militares y crceles, sujetos a la
jurisdiccin de guerra, mientras otros lograron embarcar sigilosa-
mente al extranjero y algunos se guarecieron en los bosques, ocul-
tos por elements adictos a la causa del separatismo.
Ya haba sido deportado el general Angel Guerra, de Holgun,
a los Estados Unidos, al comenzar el invierno de 1892 a 1893, por
orden terminante del general don Camilo Polavieja, durante su
ltimo mando en Cuba.
La extensa conspiracin fraguada por todo el territorio- de
Oriente, detuvo su curso hasta lograrse la libertad del general
Guillermo Moncada, jefe del alzamiento en Oriente y del coronel
Victoriano Garzn, quien se encontraba guardando prisin en una
de las galeras de la crcel de Santiago de Cuba, y sujeto. por la
misma causa a la jurisdiccin de guerra.
Una vez que se logr la libertad del general Moncada y del coro-
nel Garzn, se aprestaron los ms decididos patriots a levantar el
estandarte de la rebelin el da 24 de febrero de 1895.

Hablemos en estos modestos anales de los hroes obscuros,
que fueron los organizadores durante el period de.alzamiento, de
la inmortal revolucin, que atrajo hacia Cuba, la atnita mirada de
todos los pueblos de Amrica y Europs. Hablemos de esos series,
que cayeron como buenos, dejando una estela brillante de servicios
en la corta carrera de la vida, que ofrendaron como incienso en el
altar de la patria.
Por estas considerable razones, titulamos este libro Oriente
Herico.
Cada pgina constitute una proeza, en que el actor juega la
libertad, compromete la vida o sucumbe en la lucha por'la reden-
cin de la patria.
Cada narracin, escrita sencillamente, causar ms respeto y
admiracin a los que, sin otro estmulo que alcanzar el ideal de
independencia y sin ms estipendio que la muerte, la miseria, la
lisia o las enfermedades en pago al sacrificio realizado, lucharon
con denuedo por asentar en tierra de Cuba el Capitolio de los li-
bres, iluminado por los grandes resplandores de la civilizacin
contempornea.









ORIENTED HERICO 9

Tender por otra parte este modesto libro, que legamos como
recuerdo a las nuevas generaciones que escribirn imparcialmente
la Historia de Cuba y particularmente la de sus guerras por la in-
dependencia patria, a demostrar que fu un puado de valientes an
nimos, obscurecidos hoy ante el falso brillo de la sociedad engao-
sa por los convencionalismos de -la poca, el que mantuvo
durante ms de seis meses la guerra, difundi el espritu de la
rebelin, invadiendo con el general Mximo Gmez las llanuras de
Camagey, sin recibir auxilio; de armas y municiones del exte-
rior.
Vamos a demostrar con hechos ciertos, como arrancarron de
las manos del enemigo las armas y las municiones para defender
la vida, cayendo con honor por su patria y su bandera.
Vamos a demostrar en el curso de estos anales, que no hubo
tal "Grito de Baire", como consignan los pretensos historiadores
modernos, como no hubo tampoco el Grito de Guantnamo que
proclaman otros, los menos, ni el Grito de Manzanillo que defien-
den con tesn los hijos del Guanayabo.
No hubo. ms en Oriente-como acontecimiento histrico-que
unos centenares de hombres decididos, diseminados por el valle de
Guantnamo unos; otros por los trminos del Caney, Cuba y Cobre,
por las cordilleras de la Sierra Maestra, mientras que por Jiguan,
Bayamo y Manzanillo, secundaron el alzamiento .para dar das de
gloria y honor a la patria.
Pero el grito rebelde del que rompe los eslabones de la cade-
na del coloniaje lo lanzaron todos al unsono.
No pertenece a nadie el da 24 de febrero de 1895: pertenece
a Oriente.
Desde Baracoa hasta las orillas del ro Jobabo, el espritu de
la rebelin estaba difundido en el nimo de los que esperaban im-
pacientes la hora propicia para reanudar la lucha interrumpida
en 1878.
Escasamente tres mil hombres sostuvieron la rebelin en O-
riente, durante ms de seis meses contra la potente nacin espa-
fola, sin auxilios de armas del exterior, sin otros elements de
guerra que los que arrancaban, al enemigo valiente y disciplinado,
sin ms gua que la astucia y sin.ms fe que el ideal de la patria.
Ya expondremos al lector ilustre, en el curso de estos anales,
cmo peleaban y moran los patriots orientales, sin mdicos que








10 RAFAEL GUTIERREZ

curaran las heridas recibidas, despus de terminada la escaramu-
za o la accin de guerra empeada.
Ya probaremos como hacan frente al enemigo comn en to-
das parties: lo mismo en Manzanillo que en Guantnamo, en Jigua-
n como en las Tunas, en Bayamo que en Santiago u Holgun.
Ya probaremos como en pequeos ncleos, dirigidos y organi-
zados por jefes y oficiales experimentados en la guerra de los diez
aos, entablaron asaltos a las fortificaciones enemigas, acciones
empeadas y escaramuzas sostenidas de las que siempre salieron
victoriosos. *
Ya probaremos con citas histricas, dignas de mencin, aque-
llas acciones que abrieron la esperanza a los tmidos, inspiraron fe
a los corazones de los remisos, logrando poner freno al enemigo
envalentonado, dando tiempo a que los principles jefes directo-
res de la guerra, como Mximo Gmez y Antonio Maceo, arribaran
a las playas de la patria y se colocaran al frente de las unidades,
que se cubriran de gloria ms tarde en las quebradas de las Villas,
en las llanuras de. Matanzas y la Habana y en las sierras escabro-
sas de Pinar del R"o.
Ser nuestra principal labor destruir la especie echada a volar
en peridicos y revistas ms o menos ilustrados, que en Oriente
constitua la falange revolucionaria a raz del alzamiento, grupos
de viandantes huyendo por las montaas, evitando encuentro,
persecucin o capture, cuando desde el mismo da de la rebelin
tomaron la ofensiva, lo mism en Guantnamo que en Manzanillo,
en Bayamo que en Jiguani, en el Caney que en el Cobre, las
Tunas u Holgun.
I esos asaltos a las guarniciones enemigas, las acciones empe
adas y las escaramuzas sostenidas, resultaron el bloque de grani-
to que ech5 los cimientos de la revolucin.
Ese bloque formidable constituy la primera base de granito
indestructible donde se asentara maravillosamente el Capitolio de la
Repblica, que ayudara a levantar ms tarde magnnimo y generoso
el altruismo del pueblo norteamericano, a despecho del mercanti-
lismo sajn que con todo conrercia y a despecho tambin de los
criollos, pocos por fortune, que an suean ver esta modern nacio-
nalidad levantada sobre el mar Caribe, constituyendo un simple
estadito de la ms grande y pcderosa nacin de Amrica, que
creara con la punta de su espada el genio de Washington y los
hroes de Yorktown









ORIENTED HERICO 11


Sin esas acciones de guerra libradas no hubieran logrado los
grupos o pequeos factors que se sublevaban, armas y municio-
-nes para defenders unas veces, y otras, tomando la ofensiva, hos-
tilizar las unidades del ejrcito espaol.
Sin esas acciones de guerra, no hubieran encontrado los her-
manos Antonio y Jos Maceo, fusiles que los ampararan de la perse-
cucin tenaz que da y noche les hacan las fuerzas del teniente
coronel don Joaqun Bosch y Abril, sobre el tablero de Yateras,.
ayudado eficazmente por las guerrillas de Guantnamo, mandadas
por el comandante don Pedro Garrido, cuando buscaban los Maceo
en el recorrido desde playa Duaba, en Baracoa, al Guaso, proteccin
y ayuda por parte de los rebeldes a las rdenes del coronel Pedro
A. Prez.
Sin las acciones de guerra libradas, Mximo Gmez y Jos
Mart, hubieran sido dispersados, prisioneros o muertos, peleando
heroicamente, cuando escoltados por el comandante Luis Gonzlez
Pineda y diez y siete individuos armados y municionados, pidi el
general Gmez que le apoyaran el paso por Arroyo-Hondo, corriendo
a su encuentro el general Jos Maceo con fuerzas del- coronel Vic-
toriano Garzn y otras de Guantnamo, que se batieron durante
dos horas con un enemigo superior en nmero, incorporndose
Gmez y Mart cuando sonaban en el espacio los ltimos disparos
de la retaguardia enemiga.
Sin esos grandes y pequeos factors rebeldes, diseminados
aqu y all por todo el territorio de Oriente, el general Antonio
Maceo, despus de la ltima dispersin en Guayabal, barrio de
Yateras, no hubiera encontrado, tras penosas jornadas, refugio en
el campamento del comandante Benigno Feri, en Seboruco, ni
hubiera recibido hospitalidad mambisa en la Lombriz, cuando ja-
deante, ulcerados los pies y rendido, era perseguido por los temi-
bles voluntarios y guerrilleros de Yateras.
I aqu en esta etapa culminante de la guerra, que los tmidos y
remisos crean fracasada, se cierra para los alzados en Oriente la
primera parte de su historic de sacrificios, de peripecias y de jor-
nadas, de marchas y de contramarchas, luchando denodadamente
durante sesenta das, sin concebir esperanzas de que al ser heri-
dos, tendran mdicos y medicines en los improvisados hospitals,
donde les prodigaran asiduos cuidados, pues no haba tiempo de
alimentarse y descansar en los estratgicos campamentos.









12 RAFAEL GUTIERREZ

Haban desembarcado los dos primeros contingentes de
jefes y oficiales del exterior con brillante historic military, experi-
mentados en el campo de batalla, de valor probado y altos pres-
tigios revolucionarios. Mximo Gmez, porque era el jefe indiscu-
tible del ejrcito que se organizara; en l tena depositada su con-
fianza Oriente y lo pedan los camageyanos, como el nico capaz de
sublevar la region que haba dado a la historic patria gloria in-
marcesible en las Gusimas y Palo Seco, y que se mostraba remi-
so a ceirse el machete del legionario por la sublime causa de la
independencia.
Antonio Maceo, el dolo de todos los revolucionarios; en l haba
fe ciega para llevar a feliz trmino la guerra con el tridnfo de las
armas libertadoras.
Jos Maceo, porque resultaba el len valeroso de la selva orien-
tal, el guerrillero de pujante acometida, terrible en la carga im-
petuosa de machete que no cejaba ante la superioridad del enemi-
go formidable, valiente y tctico.
I con ellos, exponiendo la vida al cruzar en barquichuelos las
olas agitadas del Atlntico y del Caribe, expuestos a la vigilancia
d los cruceros de guerra espaoles, vena otra plyades de modes-
tos patriots, aureolados por el resplandor de los incendios y por
el valor demostrado en los campos de batalla, donde fueron heri-
dos tras un incesante pelear de diez aos consecutivos.
Militarmente, la faz de la guerra cambiaba en Oriente.
La muerte del general Guillermo Moncada, por consecuencia de
la enfermedad que minaba su existencia, no influy en el nimo
de los revolucionario. que se mostraron ms enardecidos frente al
enemigo.
Tampoco haba influido en el curso de la revolucin la muer-
te premature del general Flor Crombet, cado gloriosamente, ba-
tindose con un enemigo cien veces superior en nmero; ni tam-
poco enerv los espritus varoniles la herida mortal del coronel
Arcilio Duverger, defendiendo valeroso el paso del puente situado
sobre Arroyo-Hondo. *
Estbamos a 25 de abril--dos meses de haberse iniciado el
alzamnento-y la Revolucin haba perdido algunos jefes y oficia-
les de valor y prestigious sin que en las filas cubanas se notara de-
caimiento alguno.









ORIENTED HEROICO 13

La presencia del general Antonio Maceo en el barrio de Jara-
hueca. trmino de Songo, habla levantado los nimos ms apoca-
dos. De todas parties corran los patriots remisos a convencerse
de que el general Maceo estaba al frente de las fuerzas en el cam-
pamento.
La noticia corri con velocidad pasmosa por todas las pobla-
ciones enemigas.
La accin reida de Arroyo-Hondo, haba servido para poner a
raya al enemigo en el valle de Guantnamo, y como de presenta-
cin escnica del mayor general Mximo Gmez en el campo de
la lucha, acompaado del ilustre hombre pblico, eminente orador
y revolucionario Jos Mart, Delegado del Partido Revolucionario
cubano en los Estados Unidos de Amrica*
Ahora tenemos a caballo al general Antonio Maceo, que asu-
me el mando superior del ejercito en Oriente, comenzando a reor-
ganizar los batallongs y regimientos.
Ya lo veremos iniciar una. larga incursin military a travs de
los territories enemigos, partiendo desde San Luis, Caney, Guan-
tnamo, Sagua de Tnamo, Mayar, Gibara y Holgun, hasta llegar
a las orillas del ro Cauto, entablando acciones y asaltos que de-
mostraran el empuje de las armas libertadoras.
I este plan military serva de apoyo al mayor general Mximo
Gmez, que con fuerte escolta invadira a Camaguey, imponiendo
la guerra a sangre y fuego y evitando que el general del ejrcito
espaol don Arsenio Martnez de Campos. enviara refuerzos a O-
riente a perseguir y hostilizar las unidades de Maceo.
No obstante la media adoptada en Mejorana por Gmez y
Maceo, salieron a entorpecer la march de Gmez por las riberas
del Cauto, el coronel don Jos Jimnez de Sandoval y los genera-
les Surez Valds por Holgun y Echage por las Tunas.
Prdida lamentable sufri la causa revolucionaria con la muer-
te del Delegado Revolucionario Jos Mart, al entablar accin en
Boca de Dos Ros el general Gmez con la column del coronel Ji-
mnez de Sandoval.
Pareca que se eclipsaba la buena fortune del general Gmez,
despus de la accin de Dos Ros, pues, enfermse gravemente y
hubo necesidad de dilatar la march a Camagey, y esper>r el res-










RAFAEL GUTIERREZ


tablecimiento en Mala Noche, trmino de Holgun, continuando la
jornada el da primero de junio, no sin antes evitar encuentros
con las columns enemigas.
Comprendiendo Gmez la situacin de Camagey se prepare a
invadir e imponer la guerra a toda costa. Para dicho efecto, acam-
pado en las casas de Santa Isabel de Birama, form las fuerzas que
llevaba, otorgando la alta graduacin de general al coronel
Jos Manuel Capote y ascendiendo a comandante a various capita-
nes. Vade el rio Sevilla en la tarde del cinco, con doscientos jinetes,
pernoctando en Jobo Dulce, territorio de Camagey, continuando
march para el poblado de Altagracia que quem y destruy, su-
friendo la prdida lamentable del general Paquito Borrero.
Mientras Gmez forzaba la march a Camagey, el general
Maceo simultneamente atacaba las guarniciones del Cristo y Ca-
ney, amenazaba la comarca de Santiago de Cuba; entablaba la san-
grienta accin del Jobito. e i Guantnamo; impona tribitos de
guerra a los hacendados; invada las comarcas de Sagua de Tna-
mo, Mayar y Holgun llevando a todas parties la guerra.
Oriente no teni moment de reposo.
Terminada por el general Antonio Maceo la incursin military
que finalize en las orillas del Cauto, se dirigi a los trminos de
Jiguan y Bayamo, librando la ms important de las acciones de
guerra en las sabanas de Peralejo, donde lograron las armas liber-
tadoras un triunfo moral y material, dando muerte al general don
Fidel Alonso Santocildes, y batiendo durante un da al Capitn Ge-
neral don Arsenio Martnez de Campos, quien penetr en la ciudad
de Bayamo, desmoralizado por falta de municiones, sembrando el p-
nico entire las huestes realistas.
I esa jornada gloriosa termin con el asedio al poblado de
Baire, que se rindi al invicto caudillo, general Jess Sabln, cono-
cido por Rabi.
No haba terminado para el valeroso Viriato de Cuba la series
de victorias y laureles que adornaba su historic military, y desean-
do ceirse un triunfo ms, retorn al valle de Guantnamo con el
propsito de iniciar nuevos combates, librando la accin reida y
sangrienta de Sao del Indio, que cerr con broche de oro en Orien-
te la ltima jornada del estratgico guerrero.
Maceo contramarch a las sabanas de, Baragu a esperar el
Gobierno que se haba constituido en Camagey. En las sabanas








ORIENTED HERICO 15

de Biragu y en los histricos mangos, se reunieron los ncleos
de las distintas fuerzas que formaron el contingent, que invadi-
ra los pueblos y comarcas de Occidente.
Para dar ms fuerza moral al general Antonio Maceo, el Go-
bierno, bajo la presidencia del venerable patriota Salvador Cisne-
ros Betancourt, lleg a los mangos de Baragu, donde se estableci
el Consejo de Gobierno.
Todas las fuerzas invasoras juraron la Constitucin y la ban-
dera a presencia del Presidente de la Repblica y del lugartenien-
te, general Antonio Maceo, organizndose un cuerpo de ejrcito
ascendente a dos mil hombres entire infantera y caballera.
Oriente, coma al comienzo de la guerra, quedaba exhaust de
armas y municiones.
Sus ms probados y patriots hombres, sus mejores, caballos y
las mejores armas y municiones formaron en la column invasora.
Oriente pareca quedar desolado. Las zonas abandonadas y
sin defense, las families expuestas a los ataques del guerrillero
espaol temible y audaz, los campamentos cubiertos con hombres
armados de escopetas, algunos con fusiles de precision y escasas
municiones de guerra.
Cuantos obstculos se presentaron al general Maceo para orga-
nizar la column invasora, se vencieron felizmente con la ayuda y
eficaz cooperacin del gobierno.
El da 22 de octubre, acompaado del Consejo de Gobierno y
su fuerte escolta, abandon el ejrcito invasor los mangos de Ba-
ragu, tomando por la margen derecha del rio Cauto, llevando or-
ganizado el lugarteniente, general Maceo, un brillante Estado
Mayor, que tena por jefe al ilustrado periodista, coronel Jos
Mir5 y Argenter.
Al llegar este cuerpo de ejrcito al territorio de Holgun, se
incorpor el general Luis de Feria Garayalde con todas las fuerzas
que enviaba este rico y patritico territorio, para engrosar el con-
tingente invasor.
Marchaban alegres los orientales, pletricos de esperanzas por
el ideal de la patria, fiados a un porvenir bastante obscuro en las
provincias hermanas, rezagadas al llamamiento voluntario para
abrazar las armas en defense de la libertad.
Marchaban alegres, camino de la muerte cierta, luchando por
constituir una nueva repblica democrtica, abierta a las corrien-









lb RAFAEL GUTIERREZ

tes de la civilizacin y al mercado mundial, donde tuvieran cabida
todos los hombres amantes de la Paz. la Libertad, la Igualdad y
la Fraternidad universal, que une los corazones por los vnculos es-
trechos del amor.



Oriente no permanecera estacionado por el nuevo cambio de
jefes, con la ausencia del lugarteniente, general Antonio Maceo.
Ahora se mostraban orgullosos los orientales, al contemplar
cmo el general Maceo marchaba al frente del ejrcito invasor.
Por otra parte Oriente, no quedaba hurfano de valientes y
de hroes.
Haba sido dividido en dos cuerpos de ejrcito: uno al mando
del general Jess Rab y otro al del general Jos Maceo, quedando
ste como jefe superior de Oriente.
I a las rdenes de estos jefes de valor probado en el campo de
batalla, contaba el primer cuerpo con las siguientes brigadas y
medias brigadas.
"Mayar, general Matas Vega.
Sagua de Tnamo, Media brigada, coronel Jos Mejas.
Baracoa idem idem, coronel Flix Ruenes.
Guantnamo, coronel Pedro A. Prez.
Ramn de las Yaguas, coronel Luis Bonne.
Cambute, general Agustn Cebreco.
SEGUNDO CUERPO
Manzanillo, general Salvador Hernndez Ros.
Bayamo, coronel Florencio Salcedo.
Jiguan, coronel Saturnino Lora.
Tunas, general Jos Manuel Capote.
Holgun, Lnea Occidental, general Cornelio Rojas.
Holgun, Lnea Oriental, general Remigio Marrero.
Los generals Jos Maceo y Jess Rab, aunque descendientes
de africanos, no eran mal mirados por los elements de origen
europeo ni por los criollos blancos. El Estado Mayor del general
Rab estaba compuesto de elements blancos distinguidos, que
tenan a honor permanecer a las rdenes inmediatas de tan valeroso
jefe.








ORIENTED HERICO 17

Igualmente suceda con el Estado Mayor del general Jos Maceo,
quien tena a sus rdenes a jvenes distingidos como el coman-
dante Firancisco de Paula Valiente, y como jefe del E. M. al co-
ronel Toms Padr Grin, y otros de families honorables de San-
tiago.
Era demasiado mando el haber confiado la jefatura de Orien-
te al general Jos Maceo, pues, como manifiesta el general Enri-
que Collazo, en su obra "Cuba Herica", (pgina 211) "a aqul le
sobraba valor, pero le faltaban condiciones para el alto puesto."
Mientras apareca un jefe de superiores condiciones, la revo-
lucin segua su desenvolvimiento natural, sin entorpecimiento,
debido a que el enemigo reconcentraba sus ncleos sobre el terri-
. torio de las Villas y Matanzas, pretendiendo detener el paso al
ejrcito .invasor que cada etapa cerraba con una victoria.
En playas de Orierite haban desembarcado las expediciones del
comandante Francisco Snchez Hechavarra, general Francisco
Carrillo y coronel Carlos Manuel de Cspedes, con escasas muni-
ciones y el coronel Mariano Torres Lora, por las costas de Manza-
nillo.
Oriented, necesitaba armas y municiones, que no las proporcio-
naban a tiempo los patriots residents en el extranjero. En tan-
to, los orientales revivan el espritu; fundse el peridico "El
Cubano Libre", antes de haberse organizado el ejrcito invasor,
designndose para dirijirlo al culto comandante Rafael Pulls Pa-
lacios, a quien sucedi el joven capitn Mariano Corona Ferrer.
En el territorio de Manzanillo, el teniente Jos Guinot, fund
otro peridico, "La Independencia", con una pequea imprenta
que proporcionaron de la ciudad manzanillense algunos patriots.
Se improvisaron talleres de todas classes para cubrir las nece-
sidades ms apremiantes del ejrcito, y en el orden civil se orga-
nizaron los servicios de comunicaciones rpidas y seguras.
Se organizaron prefecturas y se nombraron los tenientes go-
bernadores, para el mejor orden en el campo, donde dominaba
moral y materialmente la autoridad de la revolucin y nombrse,
Gobernador Civil del Estado, al coronel Carlos Manuel de Cs-
pedes.
En una palabra: Oriente estaba dominado por el cubano revo-
lucionario.
La lucha de razas, tan preconizada por los enemigos de la in










I0 RAFAEL GUTIERREZ

dependencia, no asom su cabeza de serpiente entire las filas sepa-
ratistas.
Fue tal el espritu de confraternidad social desarrollado en los
campos dominados por las fuerzas libertadoras, que el negro o el
mestizo, se colocaron a las rdenes de jefes y oficiales blancos as
como elements blancos de origen europeo y criollos se colocaron
incondicionalmente a las rdenes de jefes y oficiales negros.
Triste y fraternal espectculo presentaban los campos de ba-
talla, contemplndose a los heridos y moribundos, blancos o negros,
cargados en parihuelas por negros y blancos!
La comn desgracia herman a todos los hombres, borrando
diferencia de razas y de classes!
Que obra ms grande la de la revolucin!
Mientras se progresaba en la organizacin civil, adelantbase
en organizacin y servicios militares.
El general Salvador Hernndez Ros, haba logrado establecer
y regularizar un servicio al exterior con la vecina isla de Jamaica.
El teniente coronel Gervasio Sabio, cual otro Argos mitolgico, fue
el encargado de este important servicio. La comunicacin era r-
pida y segura, hasta dos veces por mes, trayendo a bordo de un
bote, armas, municiones, medicines, ropa y correspondencia.
Era Sabio, oriundo de Espaa, (gallego) el almirante del Ca-
ribe, que burlaba por su astucia y buena suerte la vigilancia de
los cruceros de guerra enemigos.
El servicio de sanidad military qued lo mejor organizado po-
sible, contando con el valioso aunque escaso personal que tena
Oriente.
Los doctors en medicine y ciruja Jos Nicols Ferrer, Pedro
Snchez Hechavarra, Augusto Agailera, Felipe Veranes, Porfirio
Valiente, Rodolfo Socarrs, Hiplito Galano Coutin, Guillermo Fer-
nndez Mascar y otros, quedaron a las emergencies de la cam-
paa.
Se improvisaron hospitals de sangre y se atendi, en cuanto
era human y hacedero, a las families en casode enfermedades.

Con el desembarco del general Francisco Carrillo, opin el go-
bierno de Salvador Cisneros Betancourt, salvar la revolucin,
acfala, otorgando el mando a este popular jefe villareo.
Oriente pareca la nica preocupacin del Gobierno.








ORIENTED HER6ICO 19

Apenas si puso los pies en :ierra villaclarea, acompaando
al ejrcito invasor, pues, desde Ciego Potrero, Sancti Spritus con-
tramarch a Camagey, rumbo a Oriente.
No obstante, en Oriente se bata al enemigo como saliera a
practicar operaciones, recorriendo zonas dominadas por las armas
libertadoras.
Las fuerzas del general Rab y otros jefes, bajo las rdenes
del mayor general Francisco Carrillo, establecieron asedio al fuer-
te de las Ventas de Casanova, utilizando dos piezas de artillera de
tiro rpido, igual que al poblado de Palma Soriano, teniendo que
levantar ambas operaciones militares sin xito glorioso.
Empero, el ao 1895, toca a su finalizacin y las fuerzas liber-
tadoras se baten, contra Zamora en Baracoa, contra Rotger en
Guantnamo, contra las guerrillas enemigas en el ingenio Tran-
quilidad, Manzanillo y cerraron el ao en los llanos de la hacien-
da Managuaco, las legiones bizarras de Rab y Lora, macheteando
parte de la column enemiga mandada por el valiente y pundono-
so coronel don Enrique Rodn, batido solamente por cien infants
y cincuenta jinetes.. ,
Al pasar un balance de simple tanteo contra la revolu-
cin en Oriente, fuerza es consignar muertes gloriosas de jefes
prestigiosoo que cayeron, ora en el territorio de Camagey y las
Villas, como en los abruptos campos de la ms extensa y rica region
de Cuba.
Haban cado, antes de cerrar el ao en esta inmortal contienda,
el general Guillermo Moncada, jefe del alzamiento armado en Orien-
te; general Francisco Borrero, al invadir los orientales las llanuras
camaguieyanas; general Flor Crombet, en las quebradas de Yateras,
junto a uno de sus bravos capitanes, Ramn Snchez; general Jos
Mart, en Dos Ros, junto al comandante Juan Francisco Blanco [a]
Bellito; coronel Amador Guerra, macheteando al enemigo en sabana
don Pedro, barrio de Yara; coronel Victoriano Garzn, batindose
en las alturas del Ramn; coronel Alfonso Goulet y los comandantes
Carlos Surez y Narciso Moncada, en las sabanas de Peralejo,
junto al camino viejo de San Francisco, escribiendo con sangre una
pgina military en el territorio de Bayamo; coronel Arcilio Duver-
ger, defendiendo, temerario, el puente sobre el ro Arroyo-Hondo,
en Guantnamo, apoyando la march al mayor general Mximo









20 RAFAEL GUTIERREZ

Gmez; teniente coronel Andrs Hernndez Romero, en la accin
reida de Iguar, trmino de Sancti-Spiritu, cayendo irradiado por
los rayos de la inmortalidad al paso vencedor del Ejrcito Invasor;
comandante Tio en las sierras pintorescas de Trinidad y all en
Mal Tiempo, los tenientes coroneles Jos Cefi y Rafael Fonseca, ma-
chete en mano, cara al enemigo, cuando ya pisaban bajo el humo
del incendio que se produca al paso de los corceles, las llanuras de
Coln, para despertar a los pueblos de Matanzas, Habana y Pinar
del Ro del sueo del colono.





Hemos entrado en plena estacin internal del ao 1896.
Oriente, arma al brazo, cual centinela sobre el atalaya del Tur-
quino, vela por la causa de la independencia. Sus campias pare-
cen inmenso osario que no se ciega jams.
A los jefes hericos han sucedido otro: no menos hericos y
valerosos.
A la brillante oficialidad surgida al improndiu, bajo el fusilazo
del enemigo. ha sucedido otra no menos entusistica y patritica.
El soldado obscuro, de un salto, ha conquistado la graduacin de
sargento y el sargento, se ha ceido orgulloso la brillante estrella
de official, que luce sobre la correa de la carter, que le cie, cru-
zada, la espalda y el pecho.
Todo es abnegacin y sacrificios.
La riqueza de Oriente ha enviado gruesas sumas como tributo
rendido a la revolucin, para sostn de la revolucin misma. Son
giros de oro, que se cambian por buques, armas, municiones y
vituallas.
Este ao promete cambiar de aspect la guerra.
Hermanos y compatriotas traern aliento a los que flaqueen,
esperanza a los menos decididos, entusiasmo a la juventud lozana,
que frisa en los diez y ocho abriles y no ha podido armar su brazo.
porque su concurso no es necesario por falta de armas, que se es-
peran en los buques expedicionarios que arribarn a las playas
de Cuba libre.









ORIENTED HERICO 21

Es el ejrcito de' reserve, que sustituir al que se encuentra
en pie de guerra.
El Consejo de Gobierno ha llegado a Oriente.
Parece que le preocupaba los fracasos de la bisoa artillera en
las Ventas de Casanova, y Palma Soriano y el mando del ejrcito
en Oriente.
Se dirige alos patreros de Guasabacoa, donde se sostiene accin
con numerosa fuerza enemiga. Mueve sus tiendas de campaa a
Maibio, orillas del ro Cauto, y una column espaola ataca duran-
te dos horas el campamento, retirndose aqulla a Santa Ana con
numerosas bajas.
El Gobierno nombr al mayor general Francisco Carrillo, jefe
de COriente, provocando con este acuerdo un conflict con el mayor
general Jos Maceo, que se neg a acatar semejante disposicin.
Como para desvanecer el mal efecto causado, el Secretario de
la Guerra, mayor general Carlos Roloff, combine un plan con el
general Maceo, para atacar a la guarnicin y plaza de Sagua de
Tnamo, organizando una gran expedicin military, que a tal equi-
vala la jornada desde las orillas del ro Cauto a las mrgenes del
Sagua de Tnamo, conduciendo artillera a travs de empinadas
montaas, desfiladeros, malos caminos y caudalosos ros y riachue-
los, que haba necesidad de recorrer.
Para llevar a la prctica esta operacin atrevida, tuvo el Con-
sejo de Gobierno que entregar los archives y el personal de las
respectivas secretaras al coronel Joaqun Planas, que con fuerzas
de infantera condujo esa impedimenta al territorio de Holgun.
Mientras tanto, el mayor general Francisco Carrillo, escolta-
do por fuerzas de Holgun, se dirige con el general Remigio Marre-
ro hasta los Indios, continuando Carrillo a la lnea de la brigada
occidental mandada por el general Cornelio Rojas.
El. general Carrillo empe en esta comarca accin sobre el
cementerio de San Agustn de Aguar, contra fuerzas enemigas,
retirndose a Camagey, rumbo al territorio de las Villas.
La operacin y ataque a Sagua de Tnamo, constituy un de-
sastre para las armas cubanas, perdindose mas de cien caballos
en la march y tenindose que levantar el sitio, despus de con-
sumir veinte y ocho disparos de can y haber sufrido el ejrcito
numerosas bajas.
El Gobierno, contrariado por la derrota moral sufrida, march









22 RAFAEL GUTIERREZ

a la Ensenada, trmino de Mayar, donde se -incorpor el coronel
Planas con todo el .personal de las secretaras, permaneciendo en
este territorio casi todo el mes de febrero, hasta que retorn a Cama-
gey llevando consigo al mayor general Jess Rab.
Ya en territorio camageyano, el Gobierno resolvi de acuerdo
con los mayores generals Jos Maria Rodriguez, Jess Rab y
Jos Manuel Capote, realizar otra operacin, asestando fuerte gol-
pe a la guarnicin enemiga de la Zanja, punto limtrofe entire Ca-
maguey y Oriente, por el litoral del Sur.
Estos cuerpos de ejrcito presentaron sitio al fuerte, em-
plazando dos piezas de artillera de tiro rpido, con las que se dis-
pararon mas de ciento cincuenta caonazos sobre la guarnicin
asediada, no logrando apoderarse de aquel reducto militar,- que
debi quedar en verdadera ruinosa situacin.
Este otro revs de la artillera defraud toda esperanza entire
las filas de los combatientes cubanos, que miraban como instrumen-
to intil un can de tiro rpido, sirviendo ms de impedimenta en
las marchas que de arma ofensiva al enemigo.
Fracaso tras fracaso, la revolucin languideca materialmente
en territorio oriental.
A los cuerpos de ejrcito se llevaba a un asedio seguro. El ga-
nado vacuno, principal alimento del soldado en campaa, se venda
en Banes y otros poblados, a extremo tal, que en los trminos
de Manzanillo y Bayamo no exista una cabeza de ganado vacuno
en potreros y sabanas.
En las mismas orillas de las poblaciones pastaba el ganado a
merced del enemigo, sin que se tomaran medidas enrgicas para
evitarlo.
No se haban establecido con toda regularidad zonas de cultivo
que suministraran viandas al ejrcito, mientras se venda la
raspadura y la-sal al soldado libertador, que no reciba paga por
los servicios que prestaba.
En una palabra, la revolucin estaba acfala en Oriente.
Un acontecimiento inesperado vino a despertar nuevos entu-
siasmos entire la generalidad de los combatientes, rebosando jbilo
los corazones.
El mayor general Calixto Garca Iguez, logr desembarcar
en Maravl, Baracoa, con una important expedicin, que dot de









ORIENTED HEROICO 23

armamentos, municiones, machetes, medicines y ropa a una gran
parte del ejrcito en ambos cuerpos.
Una vez salvada la expedicin, el general Garca no perma-
neci remiso en los campamentos de Baracoa y Guantnamo, que
abandon con fuerte escolta voluntaria de infantera armada y
municionada, rumbo a Camagey, para ponerse a las rdenes del
Gobierno.
El regreso al pas natal de un combatiente de la talla y pres-
tigio military adquiridos por el general Garca, concibi, en mu-
chos, esperanzas de un cambio de cosas en la provincia, al nombrr-
sele jefe -de la misma.



La invasion por los cuerpos primero, segundo, tercero y cuar-
to del ejrcito a las provincias de Matanzas, Habana y Pinar del
Ro, produjo, entire los enemigos de Cuba, un cambio de cosas
El capitn general don Arsenio Martnez de Campos, es
relevado, sucedindole en el mando el capitn general don Va-
leriano Weyler, Marqus de Tenerife. Esta noticia difunde
pnico y terror entire los cubanos remisos que moraban en las po-
blaciones?[
Weyler pareca el mejor bandern de enganche para las filas
libertadoras.
fLa poltica dictatorial que desplegara el general Weyler, de
oponer a la guerra, la guerra sin cuartel, era la nica convenient a
los amantes de la independencia de Cuba 7
Todo pareca transformarse: los espaoles por histrico ata-
vismo, ansiaban la guerra cruel y despiadada contra los enemigos
del poder secular de Espaa en Amrica.
C-La guerra con el desembarco de Weyler va a tomar otro
cariz distinto al que le dieran los capitanes generals Callejas y
Martnez de Campos.
Al slo anuncio de esa media por la prensa alabardera del po-
dero colonial, se nutren las filas libertadoras.
En tanto el Consejo de Gobierno bate palmas de gozo al co-
nocer la noticia official del feliz desembarco del mayor general Ca-
lixto Garca, encontrando ocasin propicia para solucionar el con-
flicto creado por el mayor general Jos Maceo, que si habia recha-









24 RAFAEL GUTIERREZ

zado al general Carrillo, no opondra obstculo en acatar, como
jefe de Oriente, a Calixto Garca, que por acuerdo del Consejo fu
nombrado jefe del Departamento Militar de Oriente y Cama-
gey.
El general Garca contramarch a Oriente, acompaado del
Gobierno y todo su squito, estableciendo cuartel general en las
riberas del caudaloso Cauto.
Inmediatamente dict acertadas disposiciones, y una gran con-
centracin de fuerzas, donde reuni como dos mil hombres, inician-
do las operaciones militares con retirar de los contornos de las po-
blaciones enemigas de Jiguan y Santa Rita, toda cabeza de gana-
do vacuno que pastara por sus alrededores, quitando a las guarnicio-
nes espaolas la carne, principal artculo de necesidad para el
consumo.
Repas el Cauto, marchando a la lnea Occidental de Holgun
a emprender actives operaciones, iniciando su primera incursin
military por comarcas que no hablan sentido aun el peso formidable
de la revolucin. Recorri el Vedado, cuyos. fuertes hostiliz; a-
menaz a Velasco y machete parte de una guerrilla que custodia-
ba un convoy que cay en poder de las fuerzas cubanas, acam-
pando en Bocas, casi a, las puertas de la villa de Gibara. Continue
march por entire lneas enemigas, atravesando por la Jandinga,
bajo el fuego de guarniciones y guerrillas, acampando en Yabazn
y llevando la guerra por extensas llanuras donde floreca la agri-
cultura como en pocas de la paz.
El campesino levantaba su choza en esas zonas agrcolas, ex-
trayendo products a la tierra y dando vida y prestando concurso
a los dominadores de la patria.
Cada etapa del vivac mamb quedaba sealado con el humo del
incendio, defraudando las esperanzas de los contrarios a la liber-
tad de Cuba, que fiaban a que jams la silueta del soldado liberta-
dor se vislumbrara su faz por la comarca gibarea.
Se hostiliz la guerrilla de Potrerillo y se constituy el Cuartel
General en los Melones, elevadas, posiciones estratgicas donde
un da, el mismo general Garcia batiera al general Esponda, lu-
chando por la independencia de Cuba.
El general Garcia emprendi march, rumbo a Guaramanao,
de Holgun, continuando ruta a Jiguan, donde deba esperar al
generalsimo Mximo Gmez, que acuda a Oriente a solucionar el









* 25


ORIENTED HERICO


conflict creado por el mayor general Jos Maceo, y a cortar el
comercio entronizado por hombres que aprovechaban la miseria
de la guerra para beneficiary sus intereses personales, enriquecin-
dose a la par que desacreditaban la simptica causa de la revo-
lucin.
El general Garca concentr todas las fuerzas del primero y se-
gundo cuerpo que pudo para recibir al mayor, Gmez.
Ms de dos mil hombres entire infantera y caballera cubran
una larga extension en el llano campamento de las Vueltas, for-
mando fila; las banderas desplegadas y la banda military del cuar-
tel general atronando el espacio con armoniosas marchas, daban
al campamento aspect de un gran da de fiesta.
El general Garca, seguido de su jefe de E. M., comandante
Mario Garca Menocal y de sus ayudantes de campo, sali a las
avanzadas a recibir al general Gmez.
Los dos hroes al entrevistarse y saludarse, abrazronse fra-
ternalmente.
Haca veinte y dos aos que aquellos campeones de la liber-
tad de Cuba, no se vean, y volvan a encontrarse, encanecidos y
valerosos sobre el campo en que adquirieron fama de guerreros!
Los soldados aclamaban al mayor general Gmez, vitorando-
lo; los semblantes alegres y los corazones palpitantes, violentos por
el jbilo.
En Oriente, al paso de los dos guerreros, se unificaba el esp-
ritu revolucionario, se acrecentaba la fe en el triunfo y los hombres
recobraban aliento y valor.
El general Gmez detuvo su caballo frente a la tienda de cam-
paa del general Garca.
La gran parada military haba terminado.
Apenas si descansaban los generals Gmez y Garca, reclina-
dos en las hamacas colgadas bajo la tienda de campaa, cuando
aparece un correo, portando pliegos del territorio del primer cuer-
po, comunicando al general Garca, la sensible muerte del mayor
general Jos Maceo, acaecida en la loma del Gato, el da 5 de julio,
combatiendo frente al enemigo.
i El ejrcito de Oriente no haba sufrido tan rudo golpe despus
de la muerte de Crombet y Mart, como el que asest el enemigo
al derribar del caballo a un combatiente de la talla del general
Jos Maceo!











No por la cada del patriota oriental desmoralizse el ejrcito;
al contrario, la expedicin que por Baconao, trmino del Caney,
haba desembarcado felizmente el coronel Rafael Portuondo Tama-
yo, Secretario de Relaciones Exteriores del Gobierno, prest alien-
to y levant el espritu entire las filas para vengar la muerte de
uno de los ms valientes y audaces militares que haban combati-
do a sangre y fuego por la independencia de Cuba.
En la brusca muerte del general Maceo, el enemigo crey des-
moralizadas las fuerzas libertadoras y envalentonados por la vic-
toria que el destino les depar en loma del Gato, comenzaron a
activar las operaciones combinadas entire las fuerzas de Cuba y los
ncleos de Guantnamo, sobre el territorio del Ramn de las
Yaguas.
A este plan military, que poda ocasionar perjuicios a los inte-
reses revolucionarios, opuso otro el mayor general Garca. Mientras
dos columns enemigas, fuerte cada una de dos o tres mil
hombres, salan hacia el Ramn para batir a los que crean dispersa-
dos de Jos Maceo, el general Garca los bata en la Yerba de Guinea
durante cuatro das consecutivos, obligndolos a retirarse a sus cuar-
teles, sin que lograran ponerse en comunicacin los ncleos ene-
migos.
Mientras el general Garca practicaba esta operacin military,
el generalsimo Gmez continuaba march a la zona de Cambute,
iniciando la destruccin de ricos cafetales y cacahuales, que man-
tenan comunicacin commercial diaria con los pueblos enemigos.
De esta manera comenzse a dejar sentir la autoridad moral y
el concept de la revolucin, desconocida, o que procuraban desco-
nocer muchos elements.



El general Garca retorn a las mrgenes del Cauto, incorpo-
rndose el generalsimo Gmez y marchando alas lagunas de San
Francisco, Holgun, donde se fusil al teniente coronel Bejarano,
acusado de crmenes y juzgado y sentenciado por un Consejo de
Guerra.
Aprovechando el generalsimo el retorno a Oriente del general
Mariano Torres Lora, jefe de la brigada de Sagua la Grande, San-
ta Clara, incorpor a sus rdenes al coronel Mariano Lora para que


26 *


RAFAEL GUTIERREZ









ORIENTED HER6ICO 27

pusiera sitio y destruyera el poblado-de Banes, donde los herma-
nos Dumoy explotaban la riqueza del banano, que se exportaba a
los puertos de los Estados Unidos de Amrica.
Ocupaban las extensas plantaciones de guineos ms de ocho
leguas cuadradas de terreno y se exportaba el fruto por el puerto
de Banes, en magnficos vapores mercantes, que prestaban a la
revolucin importantes servicios, llevando la correspondencia y el di-
nero, product de las recaudaciones que el administrator de Ha-
cienda en Oriente coronel Toms Padr Grin, enviaba al delege-
do Toms Estrada Palma.
Adems era Banes una gran factora, donde el soldado liber-
tador, trabajando una quincena, ganaba en territorio dominado
por la revolucin para vestir y calzar sus familiares, y atenderlos
dentro del medio que las circunstancias lo permitan.
El generalsimo Gmez no pes en la balanza de la equidad los
beneficios que Banes reportaba, antes de haber ordenado su des-
truccin.
Sin embargo, Banes fue destruido por la accin del fuego.
Mientras esta operacin se practicaba, el generalsimo amaga-
ba con quinientos caballos la ciudad de Holgun, en tanto que el
general Garca, amenazaba el poblado de Auras, en la lnea del
ferrocarril de Gibara, destrua como un kilmetro de va ferrea y
tomaba y reduca a cenizas el fuerte establecido en loma de Hierro,
despus de una veintena de caonazos.
Era el primer buen xito de la artillera cubana en Oriente.
El generalsimo Gmez declar gloriosa esta operacin para
cuantos tomaron parte en ella.
Los generals Gmez y Garca marcharon a Guaramanao,
Holguin, continuando Gmez rumbo a Camagey, mientras Garca
se diriji, con el propsito de emprender activas operaciones por
los territories de Bayamo y Jiguani..
Los generals Jess Rab y Salvador Hernndez Ros, dirijen
sus ncleos contra el enemigo en la conduccin de convoyes de
Cauto el Embarcadero a Bayamo, cayendo en las Mangas, grave-
mente herido el valiente coronel Saturnino Lora Torres.
La guerra en Oriente estaba, propiamente dicho, en el amplio
territorio que geogrficamente comprenda el segundo cuerpo de
ejrcito.
Su gran extension territorial, su importancia y riqueza, sus









28 RAFAEL GUTIERREZ

populosas ciudades garnecidas y artilladas, para todo el que es-
tudiara la topografia del terreno comprendera, que bajo un plan
military estratgico, en el bajo Oriente estaba la importancia de la
camnpaa.
Tiene Oriente dos notables vas fluviales: la del ro Maya-
r! que comunica el important poblado de este nombre con la ex-
tensa y profunda baha de Nipe; y la del rio Cauto que comunica.
a Cauto el Embarcadero con la ciudad de Manzanillo.
Por otra parte, al Sur, y en el litoral de la amplia rada en el
golfo de Guacanayabo y en una extension de veinte y cinco leguas,
se obligaba al enemigo a guarnecer poblaciones, como la villa de
Campechuela, San Ramn, Media Luna y Niquero e ingenios im-
portantes como Dos Amigos, Tranquilidad, Valerino, San Ramn,
Media Luna o Isabel, Central Ceiba-Hueca, Niquero y el faro es-
tablecido en Cabo Cruz.
Mientras por el resto del bajo Oriente, ciudades y villas como
Bayamo, Manzanillo, Jiguan, Tunas, Puerto Padre, Holguin y Gi-
bara, sin contar poblados de importancia indiscutible.
Si el alto Oriente necesitaba para hostilizar el enemigo las bri-
gadas de Cuba, Guantnamo, Ramn de las Yaguas, Cambute y
dos medias brigadas. Sagua de Tnamo y Baracoa, el bajo Oriente
exiga las brigadas de Manzanillo, Bayamo, Jiguan, Tunas y
Puerto Padre, Holguin, dividido en dos brigadas, la oriental y
occidental.
No tena otra importancia la campaa en el alto Oriente, que
era Santiago de Cuba, capital de la provincia, donde el gobierno
espaol situ su base de operaciones y era residencia del Arzobis-
pado, la Audiencia, etc; y la villa de Guantnamo, con su hermo-
so valle comunicado por el ferrocarril con el puerto de Caimanera.
Pudo la campaa en su inicio atraer las miradas del alto Orien-
te, lugar estratgico por su posicin topogrfica que asegurara el
xito de las expediciones que arribaran a las playas, impulsando
el period de organizacin, despus del alzamiento comenzado el
da 24 de febrero de 1895; pero la campaa de resistencia, metdi-
ca y eficaz, estaba en el bajo Oriente.
Contaba el bajo Oriente con extensos pastos artificiales y na-
turales para la caballera, porque eran comarcas ganaderas, con
llanos esplndidos, donde poder maniobrar esta arma necesaria en
toda operacin military. Contaba adems con lugares seguros para









ORIENTED HERICO 29

el arma de infantera, buscando parapetos naturales en la lnea de
bosques impenetrables, para repeler los ataques de la caballera
enemiga.
Facilidad para mover artillera de montaa y de sitio, sobre
poblaciones a las cuales poda establecerse el asedio, hostilizndolas
con disparos de can, hasta asaltarlas u obligarlas a rendirse.
Haba que tener en cuenta que Camagey era el nico terri-
torio que conservaba ganado para el consumo de carnes, y resul-
taba ms fcil establecer depsitos en los potreros, sobre el centro
de una base de operaciones, como en los territories de Jiguan o
las Tunas, mejor que en otra parte de Oriente.
Haba seguridad para el establecimiento de hospitals, logran-
do sostenerlos, as como para fomentar zonas extensas de cultivos
para el suministro a las fuerzas, de viandas, cereales, etc, a la vez
que lugares apropiados para la organizacin de pequeas fbricas de
curtidos de pieles y fundacin de talleres de herrera y carpintera.
necesarios al ejrcito.
La guerra metdica y active comenzaba ahora en Oriente.
El mayor general Calixto Garca lo aprovechaba todo. Con la
destruccin de Banes, utilize cuanta herramienta pudiera ser til
a los talleres del ejrcito.
El teniente gobernador de Holgun, comandante Luis Mart
Valds, extrajo de las colonies de Santa Isabel de Nipe, taladros,
hierro, acero, lminas de hoja de lata y otros ensures de aplica-
cin a las artes mecnicas que pudieran ser tiles en la cam-
paa.
En el Deleyte, cerca de Bijar, Holguin, se install un buen .
taller de herrera, carpintera, etc, a cargo del capitn prefecto,
Rafael Avila y en Mano de Piln se instalaba una batera de tres
calderas usadas en la fabricacin de azcar y destinadas a elabo-
rar, cada veinte y cuatro horas ocho arrobas de sal artificial, con
aguas del mar extradas por bombeo de un estero en la baha de
Banes.
En el Gato, barrio de los Negros, se install un hospital a car-
go del Dr. Jos Nicols Ferrer, y en el Mate una farmacia, bajo
la direccin del Dr. Rafael Lori, ambas en el trmino de Ji-
guan.
El general Garca para ayudar al cuerpo de artillera en su or-
ganizacin, despus del xito obtenido' en loma de Hierro, orden









30 RAFAEL GUTIERREZ

la creacin de una seccin de Zapadores que se dedicaran a la cons-
truccin de trincheras, destruccin de vas ferreas, voladura de
trenes, puentes, alcantarillas, poblados etc, necesario en toda cam-
pana y much ms por los campos en que operaba el ejrcito.
I organize el Cuerpo Jurdico Militar, compuesto de aboga-
dos, procuradores y personal ms o menos inteligente en la for-
macin e investigacin de causes criminals incoadas por virtud de
delitos que se cometieran.
Con la llegada o arribo a las playas del ro Baconao de la ex-
pedicin conducida por el coronel Rafael Portuondo Tamayo, orga-
nizse el tercer contingent en hombres, armas y municiones para
acudir en auxilio o refuerzo del lugarteniente, general Antonio
Maceo.
Mandaba este contingent voluntario, el teniente coronel, co-
ronel en comisin Jos de la Cruz Puente, y estaba compuesto de
trescienta hombres armados y municionados, a doscientos tiros per
capita, ms cinco acmilas cargadas con cajas de municiones.
Sali esta unidad de combatientes de las orillas del rio
Cauto, dispuestos a luchar y a morir en las provincias de Vuelta
Abajo, por la independencia.
Ahora esperaba a los orientales otro esfuerzo supremo al sen-
timiento patritico.
El general Calixto Garca recibi rdenes del generalsimo
Gmez de trasladar las cajas de municiones, fusiles, medicines y
el can Cayo-Hueso, al territorio de las Villas, donde estaba des-
tinada la mayor parte de la expedicin que desembarc el coronel
Rafael Portuondo Tamayo.
El general Garca orden al general Agustn Cebreco, que extra-
jera de los depsitos que se establecieron en el Ramn de las Yaguas,
todas las armas y municiones desembarcadas para conducirlas a su
destino.
Empresa arriesgada por todos concepts era esta, por lo acci-
dentado y montaoso del terreno, durante una poca, de lluvias
incesantes, que creaba dificultades para realizar el trasporte a
lomo de mulo.
No quedaba otro recurso que realizar tan ardua tarea sobre los
hombros de los soldados y de los elements auxiliares de la revo-
lucin, que prestaban toda.clase de servicios de inestimable y po-
sitivo valor.








ORIENTED HERIGO I C1

Comenz la reconcentracin de fuerzas, y una gruesa colum-
na, como de tres mil hombres, rompi march, transportando el
can Cayo Hueso y otros de menor calibre, asi como seiscientas
cajas de municiones con seiscientos mil tiros, mil fusiles y otros
enseres militares.
Las peripecias de estas marchas, con el lodo a las rodillas, los
arroyos y ros salidos de sus lechos por las lluvias excesivas, hacan
penosas las jornadas, teniendo que vivaquear sobre fango y agua,
cnlentando los miembros entumecidos por el fro con la lumbre de
las fogatas que marcaban cada etapa del convoy.
En las Bajadas, orillas del Cauto, incorporse al convoy la "sec-
cin de zapadores", mandada a organizer por el general Calixto
Garca.
La march diaria era de cuatro o cinco leguas.
El convoy a todo lo largo del camino, haba llegado a las ori-
llas del rio Salado, con lecho de fango y profundos barrancos, por
sobre los cuales se desbordaba amenazando arrastrar en su corrien-
te impetuosa cuanto se le opusiera a su paso.
A pesar de este peligro, el convoy continue su march.
Se confi al valiente y expert teniente coronel Eligio Ricardo,
la magnitude de la empresa, que para realizarla con feliz xito es-
cogit personal acostumbrado a luchar con las aguas de los ros en
el embarque y trasporte de maderas.
Hombres peces-as pudieran calificarse-a los costados de las
acmilas, de los infants y de los jinetes, desarrollaban energas
y fuerza muscular extraordinarias, que impulsaban a todos a rom-
per las corrientas de las aguas desbordadas ganando la orilla opues-
ta sin accident alguno.
No logr perderse una caja de municiones, un fusil, ni un
can.
Era todo aquello prodigio fabuloso del partriotismo idealizado.
El convoy entr en pleno territorio de Holgun, y continue
march por San Andrs de la Rioja, las Mantecas, las Parras, pene-
trando en el trmino de las Tunas sin que fuerzas enemigas se
prestaran a obstruirle el paso.
Poda afirmarse que los espaoles haban suspendido las ope-
.raciones en Oriente.
Al finalizar la primera decena de octubre,. el.rico. cuanto til-









32 RAFAEL GUTIERREZ

convoy llegaba sin novedad a las llanufas de Guimaro, donde toc
al tercer cuerpo de ejrcito conducirlo a su destino.



El general Garca recibi orden del mayor, Gmez para atacar
el poblado de Guimaro, que con una fuerte guarnicin de ms de
doscientos hombres de lnea, estaba al mando del capitn don Jos
Rosario Bez.
Terminados los studios topogrficos del pueblo, para iniciar
el asedio a la guarnicin, comenzse a construir las trincheras,
emplazndose un can bajo la direccin del comandante Mr. Win-
chester Osgood, que inici el sitio en la maana del da 17, tomn-
dose al asalto el fuerte Gonfau con una compaa del regimiento
Mart, de Holgun, parte de la escolta y oficiales del E. M. del gene-
ral Garca, marchando a la cabeza el comandante jefe de E. M.
Mario Garca Menocal.
Una de las mejores posiciones del poblado haba sido tomado
despus de una veintena de caonazos.
Al tercer da de asedio escasearon las municiones de can,
por lo que hubo necesidad de suspender parcialmente el sitio,
hasta que regresara el capitn Alberto Bez, que a marchas for-
zadas sali rumbo a Jiguan, donde estaba el depsito general de
municiones, para conducir los proyectiles necesarios.
Al regreso del capitn Bez continue con mas actividad el
sitio, asaltndose la plaza a la luz crepuscular del da 27 y rindin-
dose el resto de la guarnicin en la maana del 28
El consejo de gobierno, celebrando la victoria entr en el
pueblo, marchando a la cabeza el Presidente, Salvador Cisneros
Betancourt, seguido de los Secretarios y del personal de las secre-
taras.
Era da de jbilo para las fuerzas victoriosas.
El da primero de noviembre el general Garca emprendi mar-
cha a Cascorro, niientras la seccin de zapadores y fuerzas ca-
mageyanas demolan los edificios de mampostera de Guimaro,
y se aplicaba dinamita a las slidas bases de la iglesia que cay
transformada en escombros sobre la plaza del pueblo, que qued
convertido en montn de ruinas.









ORIENTED HERICO 33

Los voluntarios'libertadores marcharon rumbo a Cascorro, pue-
blecillo sin gran importancia, donde el generalsimo haba sufrido
un fracaso al establecerle cerco, emplazando dos piezas de artille-
ra de tiro rpido y despus de catorce das de sitio y de consumer
219 disparos de can, sobre los fuertes de la guarnicin, tuvo que
levantar sitio por que la column de auyilio que al mando del gene-
ral Jimnez Castellanos, gruesa de dos mil hombres, y dos piezas
de artillera de montaa, acuda a marchas -forzadas en defense del
pueblo.
Los combates librados por el mayor Gmez con fuerzas de Ca-
magey contra la column de auxilio, fueron importantes, pero no
lograron impedir que el valiente general espaol penetrara en Cas-
corro, donde ondeaba el pabelln de oro y gualda. 1
Jimnez Castellanos, temerario, sin medir la potencialidad del
ejrcito libertador en el Departamento de Oriente y Camagey. re-
forz a Cascorro, construy un nuevo fortn y abasteci la guar-
nicin con municiones de boca y guerra.
Despus, el general Garca estableci nuevo cerco al poblado, en
los primeros das de noviembre. comenzando el sitio por descargas
de fusilera y disparos de can.
Al conocerse en Camagey la noticia de la toma de Guimaro, pa-
rece que el general Jimnez Castellanos recibi instrucciones del ge-
neral Weyler para abandonar a Cascorro-criterio que mantena
dicho general con todos los pueblos de escasa importancia-evitando
con ello victorias a las fuerzas rebeldes, que enervaban el espritu
de los soldados que componan el ejrcito espaol.
El general Jimnez Castellanos sali a marchas forzadas con
una column fuerte de cuatro mil hombres, llegando oportuna-
mente en auxilio de Cascorro, no sin antes recibir por el camino el
fuego de los exploradores y secciones de caballera que hostilizaban
la unidad enemiga por vanguardia, retaguardia y flancos.
La column de auxilio levant la herica guarnicin y contra-
march a Camagey por San Miguel de Nuevitas, teniendo que
batirse denodadamente en los potreros de Lugones contra las fuer-
zas disciplinadas de los generals Mximo Gmez, Calixto Garca,
Jos Manuel Capote y otros, durante todo un da.
Al empuje del ejrcito cubano, haban desaparecido los pueblos
de Altagracia, el Mulato, Sibanic, Guimaro y Cascorro.
Camagey quedaba libre de enemigos.








RAFAEL GUTIERREZ

Faltaba Oriente para dejar libre el camlio de guarniciones,
que destruyera la base de operaciones del ejrcito de Espaa.
Para lograr esta finalidad, el mayor general Garca tena com-
binado sitiar las poblaciones de Jiguan, Tunas, Mayar y Bayamo,
continuando despus con los poblados mas importantes, impidien-
do que las campias orientales fueran dominadas por el ejrcito
enemigo. Y para desarrollar este vasto plan military, obra del tiem-
po ms que de las naturales fuerzas puestas en accin, se requera
sortear la campaa de invierno, donde el enemigo movera sus
ncleos con rapidez inusitada en la conduccin de convoyes, pro-
curando combatir por distintas parties las zonas y campamentos
cubanos.
Concibiendo estos planes y acaricindolos, contramarch el
general Garca a Oriente en los ltimos das de noviembre, dirigin-
dose para establecer el Cuartel General al territorio de Jiguan, bajo
las gusimas del Acantilado de Baire, y concediendo descanso a-la
tropa, para restaurar fuerzas y energas, al objeto de emprender
nuevas y arriesgadas operaciones.
No haba permanecido Oriente remiso en combatir al enemigo.
Cada jefe de brigada ha procurado batirlo dentro de los lmi-
tes de sus fuerzas.
Ncleos de Manzanillo y Bayamo, combinados, al mando del
general Juan Gregorio Bentez, macetean una column enemiga,
superior en nmero, en las Cayamas de Cauto, donde recibe muer-
te gloriosa el teniente coronel Jos Alonso Rivero, valeroso jefe de
la caballera de Gu que haba sustituido al arrojado coronel
Amador Guerra.
En el Corojo, el coronel Francisco Estrada Mario bate al
enemigo, mientras en los Negros, el general Rab ataca al coro-
nel don Enrique Rodn.
En San Jorge y San Juan de Manacas, territorio de Cambute,
las descargas de fusilera atruenan el espacio y en Guantnamo y
Baracoa, las fuerzas del general Pedro A. Prez y del coronel
Ruenes, hostilizan al enemigo que present el cuerpo en las altas
sierras que se levantan en las frtiles comarcas baracoanas.
El general Garca no poda permar.ecer remiso ante el movi-
miento de los espaoles, que extendan sus lneas de defense, te-
niendo por base de operaciones la ciudad de Bayamo, cuyas fac-
toras militares aprovisionaban con municiones de boca y guerra,









ORIENTED HERICO 35

a la vez que ayudaban a surtir el comercio para las necesidades de
sus habitaptes.
Desde Bayamo refaccionaban a las guarniciones de Jiguan.
Santa Rita, Guisa, Bueycito y las nuevas fortificaciones que levan-
taban, para extender sus lineas de defense y reducir el campo de
accin a las tropas libertadoras.
Para realizar este plan military contaban con dos vas muy
importantes: una, la martima y fluvial del ro Cauto hasta Cauto
Embarcadero, distant siete leguas de Bayamo; y otra, desde el
puerto de Manzanillo al poblado de Veguitas, siete leguas y otra
distancia igual, aunque mis peligrosa, desde este punto a Bayamo.
Haba que cortar en lo possible con las comunicaciones, ase-
diando a Bayamo y a las guarniciones de Jiguan y otros pueblos
que de Bayamo dependan.
Impedir estas comunicaciones costaba ya algunas vidas al
ejrcito cubano, ora hostilizando los convoyes desde Veguita o
Cauto a Bayamo, pra hostilizando a los trabajadores en la va
frrea proyectada desde Manzanillo a Veguita, o bien combatien-
do cuerpo a cuerpo contra los pequeos ncleos en las riberas del
ro Cauto, como'en las Cayamas, donde perdieran la vida el tenien-
te coronel Jos Alonso Rivero, el comandante Jerez y algunos
oficiales.
No est dems consignar, que impedir la comunicacin por
medio de la va telegrfica haba costado la vida al coronel Amador
Guerra y una herida grave al comandante Terrero.
Para cortar las comunicaciones por la va martima y fluvial
desde Manzanillo a Cauto, comision el general Garca al teniente
coronel Carlos Garca Vlez a que colocara torpedos en el rio y
volara las embarcaciones al servicio del enemigo.
El teniente coronel Garca coloc torpedos explosives, carga-
dos con dinamita, valindose de un tendido de cables ocultos por
la maleza en las mrgenes del ro.
Al pasar el vapor "Relmpago" se pusieron en comunicacin
las bateras elctricas, que inflamaron el torpedo y el vapor qued
hundido en la profundidad de las aguas.
Los espaoles, para volver a utilizar tan important va tenan
que tomar grandes y atinadas precauciones.
Mientras tanto, el general Garca reconcentr fuerzas del
primero y .segundo cuerpo, acudiendo el general Demetrio Castillo









t36 RAFAEL GUTIERREZ

con su contingent del Ramn de las Yaguas; general Mariano
Torres, con el de la lnea oriental de Holgun; los generals Rab,
Ros y Salcedo y otros jefes con un total como de dos, mil hom-
bres, para hostilizar duramente los convoyes desde Veguita a Ba-
yamo.
Las fuerzas cubanas ocupan posiciones, levantan parapetos o
aprovechan los naturales que ofrecen las grandes llanuras desde
Veguita a Bayamo.
El enemigo, fuerte de cuatro mil hombres custodiaba las ca-
rretas, cargadas. de mercaderas, que semejaban caravanas por
la extensa llanura.
Las descargas de fusilera atruenan el espacio por various
das en las sabanas de Barrancas y Tuabeque, donde el mismo
general Garca carg con todo su E. M. a la retaguardia ene-
miga.
Durante ocho das consecutivos se mantuvo el duelo entire las
fuerzas combatientes; el soldado espaol, sufrido y temerario,
defendiendo a sangre y fuego las carretas y el riflero de la inde-
pendencia, que remeta impetuoso por flancos y retaguardia, in-
tentando, en vano posesionarse del convoy military.
Las fuerzas espaolas acertadamente dirigidas cambian rum-
bo y toman el camino de Bueycito, por ofrecer ste ms seguridades
al paso y defender mejor la gran impedimenta de su extensa ca-
ravana.
En esas acciones result herido gravemente el pundonoroso
coronel Mariano Snchez Vaillant, jefe de E. M. del general Jess
Rab e hijo ilustre de Santiago de Cuba, mordiendo el polvo algu-
nos oficiales y jefes de brillante historic revolucionaria.
Fue tan important la series de operaciones practicadas en
la zona military de Manzanillo, Bayamo y Jiguan, que prob al en-
migo la inutilidad de intentar marchas, sin que stas se realizaran
con potentes unidades de las tres armas del ejrcito espaol.
El gran convoy penetr en Bayamo y el general Garca mar-
ch a la lnea occidental de Holgun a practicar operaciones.
Despus de estas acciones los espaoles apenas se sienten, sus
planes se frustran.
El ao 1896 ha tocado tambin a su fin y el espritu revolu-
cionario se ha levantado ms alto en los corazones.









ORIENTED HERICO 37

Puede considerarse que Espaa est perdida en sus ltimos
restos que le quedan de su gran imperio colonial.

*

Hemos entrado en el ao 1897.
La revolucin se encuentra perfectamente organizada en los
trminos de Oriente y Camagey, que tiene bajo su mando el
mayor general Calixto Garca.
El orden reina relativamente en los campamentos y en las
zonas habitadas por las families.
Al cuartel general del jefe del departamento llega la sensa-
cional noticia de la muerte del lugarteniente, general Antonio
Maceo Grajales, cado -n San Pedro, trmino de Hoyo Colorado, en
la provincia de la Habana.
En los campamentos se guardian diez das de luto, sin ms
toques que los de ordenanza y el mayor silencio y recogimiento.
La muerte del hroe en cien combates gloriosos, que-lo ele-
varon a la inmortalidad his:rica, no ha desmoralizado las filas,
cada vez ms nutridas de los combatientes por la causa grande de
la emancipacin de Cuba.
Es que hay plena conciencia del ideal por el cual se lucha.
Es que hay concept en el cumplimiento del deber en cada
compatriota, que arma al brazo no tiende a otra cosa ms
que a dispararle al enemigo a la cara.
Nada importa la cada del general Maceo cuando la colectivi-
dad cubana, transformada en unidades de combatientes no lucha
por hombres sino por principios levantados y sublimes, como los
augustos y grandes de la democracia y emancipacin uno de los
pueblos esclavizados de la tierra.
La cada del ms prestigioso de los generals cubanos, aunque
sentida por todos, no altera ms que el orden de los factors en
la lnea de fuego.
En los campamentos reina calma y las facciones esperan para
luchar contra el enemigo comn.
*

Weyler crey pacificada las provincias de Pinar del Ro y la
Habana con la muerte del general Maceo y lanza sus batallones a










38 RAFAEL GUTIERREZ

territorio delas Villas, contra el generalisimo Gmez, quien la noche
del da 26 de diciembre ltimo cruz la trocha military de Jcaro a
Morn, acompaado del consejo de Gobierno, el personal de las Se-
cretarias y la escolta, burlando la vigilance del enemigo pero dis-
puesto a arrollarlo si se presentaba a obstruirle el paso.
El gobierno orden al mayor general Garca el envo de un
nuevo contingent de orientales a las Villas, que reforzaran las
filas del generalsimo Gmez, perseguido tenazmente por las colum-
nas espaolas que operaban en combinacin.
Y Weyler personalmente se traslad a Santa Clara para diri-
gir las operaciones contra el ejrcito libertador en las Villas.
El da 2 de febrero estaba organizado el contingent, con la
denominacin "Divisin Expedicionaria Voluntaria de Oriente",
fuerte de doscientos hombres entire ellos cincuenta jinetes, marchan-
do a la cabeza, como jefe, el glorioso general Quintn Banderas, como
segundo el bravo coronel, Jos Caridad Lpez y como jefe de E.
M. el comandante Jos Busquet.
Emprendi march el cuarto contingent desde la Serafina de
Cambute, incorporndose al cuartel general del departamento el
da 4, en la Ratonera, Jiguan.
El mayor general Garca despidi a los voluntarios, arengn-
dolos a que dejaran bien alto el nombre de Oriente, defendiendo al
general Gmez.
Las operaciones por parte de los espaoles estn materialmen-
te paralizadas en Oriente.
Al comenzar la primavera parece que no existen columns ene-
migas; Weyler por lo que se desprende, combatir primero las hues-
tes viliareas para despus arrojar sus divisions sobre los orien-
tales.
En tanto los soldados libertadores permanecen casi inactivos,
por falta de municiones para mantener la ofensiva, que desde que
estall la revolucin el da 24 de febrero de 1895 la mantienen.
Las operaciones sobre el ro Cauto y Bayamo estn paraliza-
das. En mayo, a pesar de todo, los espaoles logran conducir un
convoy a Cauto sin. ser molestados.
Haca casi un ao que desembarc la ltima expedicin y los
cubanos del exterior no enviaban municiones, fusiles ni medi-
cinas.
Estamos en pleno marzo y el general Garca concentraba fuer-








ORIENTED HERICO 39

zas de Holgun, Cuba y Guantnamo, para establecer cerco a la
villa de Jiguan, donde el enemigo tena abundantes municiones,
medicines y artculos de administracin military.
Mientras el general Rab cubri el camino de Manzanillo y
Bayamo, para castigar la column de auxilio que marchara sobre
Jiguan, el general Garca levant trincheras y cerc la villa, rom-
piendo fuego con. disparos de can.
Tres piezas se emplazaron sobre los fuertes y la fortaleza le-
vantada en loma de Piedra, que a las dos de la tarde apareca con
enorme brecha abierta, as como destruidos algunos forti-
nes, que fueron asaltados al anochecer, penetrando en la villa las
fuerzas libertadoras.
Durante la noche se recibe en el cuartel general comunicacin
del general Rab, anunciando que fuerte tropa enemiga, proceden-
te de Manzanillo, marchaba en auxilio de la plaza sitiada.
El general Garca levant el cerco, cuando haba experimen-
tado el ejrcito cubano la muerte de los comandantes Stable y Ven-
tura Ortiz, de las fuerzas de Cambute, y Andrs Hernndez, capi-
tn expedicionario que al primer encuentro con el enemigo rindi
su tributo a la patria.
Marcha el general Garca sobre el territorio de Holgun, don-
de recibe orden del generalsimo Gmez de marchar a las provin-
cias de occidente, a sustituir al mayor general Maceo, cuyo hueco
era muy difcil de cubrir.
No participaba de esta opinion el general Garca, porque tenda
a debilitar a Oriente, verdadero centro y eje de la revolucin, pa-
ra reforzar a Occidente que tan tibio se mostraba frente a los ba-
tallones de Weyler.
Sin embargo, el general Garca, soldado disciplinado, acat la
orden, combine el plan de march que rompe el general Ma-
riano Torres con fuerzas de la division oriental de Holgun, cu-
briendo la vanguardia del quinto contingent, y lo segua el ge-
neral Enrique Collazo con fuerzas de la lnea occidental y de las
Tunas.
I tras estas fuerzas march el general Calixto Garca con el
resto de la column invasora, a incorporarse al generalsimo G6-
mez, que se bata diariamente en territorio de Sancti-Spritus.
A pesar de esta orden, ya cumplida, el general Garca recibe









40 RAFAEL GUTIERREZ

contraorden, cuando la vanguardia de su column tocaba las
paralelas de la linea frrea de Camagey a Nuevitas.
Al cuartel general llegan noticias oficiales del desembarco de
una important expedicin en la baha de Banes, conducida por el
mayor general Carlos Roloff, Secretario de la Guerra, quien orden
el inmediato desembarco de la expedicin por el muelle de Mano
Piln, utilizando cinco grandes botes que practicaban el trasporte
a tierra, mientras fuerzas del ejrcito y element civil la condu-
can a lugar seguro.
En tanto realizaban esta operacin, se puso cerco a la guarni-
cin de Banes y se cortaba la navegacin por la entrada del puer-
to, colocando cables de alambre y un torpedo.
Era una expedicin desembarcada a la vista del enemigo.
El general Garca, a marchas forzadas lleg a. Banes a dirigir
la operacin de salvamento del gran alijo que necesitaba el ejrcito
en campaa.
Los espaoles corrieron en auxilio de la guarnicin sitiada con
el crucero de guerra Reina Mercedes y seis caoneros y fuerzas
del ejrcito de mar y tierra, ascendentes a ms de dos mil
hombres.
El can ,ron en las quebradas lomas de la peninsula del
Ramn, mientras fuerzas cubanas durante muchos das contuvie-
ron el advance enemigo, aprovechando las sinuosidades del terreno
o tras los parapetos y trincheras levantados.
La expedicin se haba salvado.
Las lluvias torrenciales desde el inicio de la primavera prin-
cipian a desarrollar en las families fiebres paldicas, viruelas y
otras enfermedades, que azotan el ejrcito y unido a estos
males, la miseria y el hambre comienzan a sentirse en Oriente.
Todo queda materialmente paralizado: trabajo en los talleres,
sembrados en las zonas de cultivo, operaciones..... puede decirse
que no quedaba en pi mas que el servicio de comunicaciones. No
se atiende ms que a enterrar a los muertos, a velar a los moribun-
dos y a curar a los enfermos con brevajes aromticos.
Families enteras desaparecan ......
La brigada de Bayamo estaba materialmente en cuadro; la de
Jiguan azotada por todas parties y Oriente todo senta el peso de
la desgracia.









NTE HERICO 41

De cuando en cuando, como para recorder que se estaba en
pleno estado de guerra, el parte official de alguna escaramuza in-
terrumpa la montona vida del campamento.
El patriota se haba armonizado con la muerte!
Los generals Ros y Salcedo atacaron el poblado Blanquizal y
saquearon las tiendas de Palmas Altas. *
No se tema al enemigo, circunscripto a las guarniciones, pa-
rapetado y a la defensive; se tema la plaga de enfermedades que
azotaba a todos.
El ejrcito pareca disuelto, debido a la licencia concedida al
soldado para que acudiera en auxilio de las families, que expiraban
sin mdicos que las asistieran.
El hado adverso se volva contra el patriota oriental.
El mayor Garca, terminada las operaciones sobre la circuns-
cripcin de Banes, march al territorio de Jiguan, estableciendo
su tienda de campaa en los acantilados de Baire, a esperar mejo-
res das.
Cuanta quinina exista en el cuartel general se haba consu-
mido, y hubo da que el general Garca sintise atacado por fiebres
en el potrero de las Yeguas, y no tena un solo grano para com-
batirlas.
Pero la situacin as, catica, no deba ni poda prolongarse
ms. Era necesario hacer un supremo esfuerzo y sobreponerse a
la desgracia que sobre todos se cerna.
El mayor Garca acaricia el proyecto de establecer cerco a la
ciudad de Victoria de las Tunas, plaza artillada y bien defendida,
que los militares espaoles consideraban inexpunable para el ejr-
cito cubano.
Mientras se pona en prctica el plan de ataque y se concen-
traban fuerzas para establecer el sitio, el enemigo, como querien-
do anticiparse a la campaa ruda que se esperaba, intent tomar
la ofensiva, iniciando una incursin military por todo el territorio
de Banes, hasta el campamento abandonado de Vega de Macho,
en Bijar.
El general Garca se mueve con unos quinientos hombres so-
bre el ro Cauto, seguido del mayor general Rab, que lo vadearon
en balsas preparadas con anticipacin, igual que los caones y
toda la enorme impedimenta de este microscpico ejrcito.
Era el contingent de sitiadores, hombres an.icos, verdade-










4Z RAFAEL GUTIERREZ

ros espectros salidos de ultratumba, que apenas si resistan las
marchas a travs de aquellos caminos arcillosos, cubiertos de lo-
dazales.
El da 23 de agosto entraron en el campamento de Curana, al
sur de las Tunas, lugar designado para concentrarse todas las
fuerzas que concurran a tomar parte en la operacin proyectada.
Durante la maana del da 26, el mayor general Javier Vega,
hizo su entrada en el campamento con fuerzas del arma de caba-
llera, procedentes de Camagey, habiendo salido a recibirlo a las
avanzadas el general Garcia y su E. M.
En march de camino, desplegada a los vientos la bandera y a
los acordes de la banda military, que tocaba aires alegres, penetra-
ron por el campamento los simpticos y valerosos camageyanos,
para ser copartcipes de la gloria o de la derrota de los orientales en
el asedio a la guarnicin de las Tunas.
Todo estaba dispuesto para establecer el cerco.
Los generals Calixto Garca y Mario Garca Menocal, haban
inspeccionado con minuciosidad de detalles los alrededores de la
plaza, y se haba trazado el plan de ataque, que lo aprobaron con
lijeras modificaciones.
El total de fuerza al parecer til que presentaba el mayor ge-
neral Garca, componase de 43 jefes, 180 oficiales y 1.037 solda-
dos de todas las armas.
Este era el ejrcito que se lanzaba contra una ciudad artilla-
da, guarnecida por diez y nueve fuertes y defendida por seiscien-
tos hombres!
Durante la maana del da 27, movise el campamento, avan-
zando sobre la ciudad, acampando a una milla de las Tunas, sin
hacer actos de presencia, evitando causar alarma al vecindario.
Erguase la ciudad en mitad de la planicie, agenos sus moradores a
cuanto suceda alrededor, descollando su alta torre de la iglesia al
centro, como mstica atalaya, y como cinturn de hierro la series de
fortines con altas y rsticas garitas, donde el ojo avizor de los cen-
tinelas expiaban los movimientos en el campo rebelde.
Durante la noche se levantaron trincheras, se emplazaron las
piezas de artillera, se cubrieron los caminos, se distribuyeron las
fuerzas combatientes y cuando el sol alboreaba, disipando la den-
sa neblina, la diana, tocada por el cornetn de orden del general
Menocal en la batera, anunciaba a los dormidos moradores de las








ORIENTED HERICO 43

Tunas la presencia inminente del enemigo, que comenz a dispa-
rar sus caones sobre las trincheras contrarias.
Las Tunas, despus de herica resistencia por parte de los es-
paoles, cay en poder del mayor general Calixto Garca; logrando
el ejrcito cubano un rico botn de guerra, compuesto de 1.200 fu-
siles mauser, dos caones sistema Krupp, un milln quinientos
mil tiros de mauser y remington, municiones para la artillera,
equipos, artculos sanitarios, medicines, ropa y vveres en abun-
dancia.
Rendida las Tunas comenzse a demoler *sus edificios, por la
mayora de sus propios dueos, sitiadores de la plaza, que forma-
ban en las filas del ejrcito.
La noticia de-esta gran victoria repercuti por todos los cam-
pamentos y rancheras en el territorio military de Oriente, trascen-
diendo a Camagey.
Los espritus enervados por la miseria, se repusieron; los com-
batientes por la libertad, cobraron nimo.
Oriente, como ave Fnix, renaca de sus propias cenizas.
Esta victoria en buena lid ganada, que presentaban los cuba-
nos ante el mundo military, como ejemplo de valor y heroismo, for-
maba contrast con las fuerzas espaolas, que en nmero de mi-
llares de soldados de una nacin civilizada de Europa, se lanzaron
a la aventura de una incursin por la rica comarca de Banes, re-
corriendo plantaciones de bananos y cafetos, husmeando las ran-
cheras y viviendas de families indefensas, que corran despavori-
das, harapientas y miserables, escapando de las manos de sus
perseguidores, que incendiaban y devastaban, sin otra resistencia
que alguno que otro disparo lanzado como alarma por vigas y ex-
ploradores.
I contramarchaba a Holgun, el general Agustn Luque,
donde entraba victorioso, portando como trofeo de guerra un viejo
can de hierro, oxidado e inutil, abandonado en los talleres de
el Deleite, que destruyeron, creyendo arrancar fuerzas vitales a
la guerra.
Sorpresa triste, como recompensa, la que experiment el ilustre
general Luque a su vuelta a Holgun.
Las Tunas, plaza fuerte, tomada por los cubanos en cuarenta
y ocho horas!
Con la toma herica de las Tunas se demostr al gobierno de








44 RAFAEL GUTIERREZ

Espaa, que en las poblaciones mejor artilladas y defendidas por
sus valerosos soldados, no haba seguro ni intereses ni vida.



Mientras el general Garca obtena la victoria en las Tunas, el
general Salvador Hernndez Ros y su hermano Ramn, coronel
de los mismos apellidos, jefe ste de la caballera de Manzanillo,
al cruzar en march por el Guanal, sorprendieron una column
enemiga, fuerte de' seiscientos hombres, que conduciendo 17
carretas se diriga camino del litoral para hacer acopio de
guano, que utilizaran en la construccin de hospitals.
Desplegse la caballera de Gu en dos alas, cargando sobre
la infantera espaola formada en cuadro, cuyos ngulos se des-
truyeron por la eficaz accin del machete.
Las carretas volvieron a Manzanillo conduciendo los muertos
y heridos.
Las fuerzas de la division manzanillense haban perdido sus
mejores y ms valientes oficiales.



Los acontecimientos de las Tunas provocan un cambio repen-
tino en el estado de guerra creado.
El general Weyler ha fracasado en su empresa temeraria d
terminar la guerra con la guerra en el trmino de dos aos.
Lleva al frente de la colonia rebelde y valerosa ao y medio,
sin lograr abatir la revolucin, a pesar de sus medidas extremes
que han servido, ms que para domear al soldado libertador, pa-
ra llevar el hambre, la miseria y la muerte a las families indefen-
sas reconcentradas en las poblaciones.
Ha demostrado la crueldad de un gobierno, en su afan de do-
minio y podero, contra un pueblo al parecer dbil, que se alza en
armas sacudiendo la humillante tutela que se le ejerca, no nece-
sitando para afrontar la lucha y morir herico-como esclavo re-
belde a la servidumbre-mis que el mar abierto a todos los hori-
zontes, armas y municiones con qu mantenerse en pie de guerra,
hostilizando el enemigo sobre sus cuarteles y trincheras.
El gobierno de Madrid, en vista del fracaso, se dispone a re-








ORIENTED HERICO 45

levar al general Weyler, concediendo grandes reforms polticas
para Cuba.
Weyler haba fracasado a pesar de haberlo secundado habil-
mente los ms brillantes jefes y oficiales del ejrcito de Espaa,
y la guerra, al finalizar el ao 1897, continuaba encarnizada, te-
rrible, sin paralelo en la historic de los pueblos de Amric~a
En pie de guerra tenia Espaa en Cuba 176,000 hombres de
todas armas, contra un ejrcito efectivo que no llegaba en las seis
provincias sublevadas a treinta mil combatientes, entire infantera
y caballera con una artillera deficiente.
Los autonomistas cubanos van a terciar activamente en la
lucha, porque la poltica de la guerra contra la guerra se hace in-
,sostenible para Espaa.
"El gobierno de Madrid se dispone a conceder las reforms po-
lticas, que exigan los autonomistas, cuyo rgimen seal el emi-
nente publicista y exsenador autonomista, seor Ortz de Pinedo,
que sintetizaba la exposicin ms pura de la doctrine del partido
autonomista, basada en tres principios inalterables a saber:"
"lo.-La soberana de la metrpoli indiscutible, permanent,
fundamental, sin la cual no cabe la existencia de la colonia."
"2o.--La representacin local elective, la cual forma en el do-
minio del derecho y en la esfera de los intereses, la personalidad
de las colonial en cuanto a su vida interior atae."
"So.-La responsabilidad del gobierno colonial, garanta de
recta administracin y de respeto a las leyes."



Los autonomistas, aprovechndose de la labor de los revolu-
cionarios cubanos, se conformaban con el rgimen autonmico, re-
conociendo la soberana de la metrpoli sobre la colonia, mientras
el separatist histrico, arma al brazo, sacuda la tutela secular de
Espaa, para implantar la nacin soberana de "Cuba con todos y
para el bien de, todos."
En tanto que estos importantes poblemas autonmicos se.de-
batan en los gabinetes de los politicos madrileos y habaneros, el
ministerio.Sagasta, Moret,' haca las siguientes declaraciones ofi-
ciosas:









46 RAFAEL GUTIERREZ


El ejrcito ha conseguido ya en el territorio cubano todo lo que ra-
cionalmente cabe esperar del empleo de la fuerza en contiendas de ndole
semejante.
La pacificacin ha de venir ahoi a por la accin poltica, porque to-
dos los esfuerzos del mundo no son bastantes para mantener la paz con el
solo empleo de las bayonetas.
El gobierno, a raz de esas declaraciones, acord el cese del
capitn general don Valeriano Weyler, Marqus de Tenerife, en el
mando de Cuba, ordenndole que embarcara para Espaa y nom-
brando para sustituirle al general don Ramn Blanco, Marqus de
Pea Plata.
El general Blanco embarc en la Corua el 19 de octubre,
a bordo del vapor Alfonso XIII, arribando al puerto de la Habana
a ltimos del mismo mes.
Momentos antes de embarcar hizo a los periodistas y elemen-
tos oficiales que fueron a despedirlo las siguientes declaraciones:
MAarcho lleno de nimo pues creo que la accin military combinada
con la poltica han de dar rpidos y satisfactorios resultados.
La autonoma que se conceder a Cuba es la misma que ofreci el
seor Sagasta y que explic detalladamente el seor Moret en el discurso
de Zaragoza; esto es; autonoma y poder responsible.
Para poder ocuparme en elproblema poltico, aadi, me llevo al gene-
ral don Julin Gonzlez Parrado, quien desempear el gobierno mili-
lar.
No por esto quedar desatendida la direccin de las operaciones, pues
de ello se encargar el general Pando.
No quiero fijar plazo alguno para la terminacin de la guerra, pues
los plazos se sealan de buena fe y a lo mejor el menor contratiempo difi-
culta su cumplimiento.
De lodos modos lo que si puedo decir es que segn opinion de los gene-
rales que me acompaan, dentro de siete meses volveremos triun-
fantes.



Los elements autonomistas, alborozados, podan batir palmas;
haban triunfado aprovechando lag victorias decisivas de la revo-
lucin, donde haban cado, cara a la bandera tricolor, los bravos









ORIENTED HERICO 47

generals Guillermo Moncada, Flor Crombet, Jos Mart (1) An-
tonio Maceo. Francisco Borrero, Juan Bruno Zayas, Serafin Sn-
chez, Juan Fernndez Ruz, Mariano Snchez Vaillant, Jos Ma-
ceo, Esteban Tamayo y otros jefes, oficiales y soldados que lucha-
ron denodadamente por el ideal de la independencia.
Creyeron los autonomistas-lo creyeron de buena fe-que los
revolucionarios se encontraban desmoralizados, sin cohesion ni
discipline; y que cada jefe, ad libitum, campaba por sus respetos
entronizando en las comarcas un caos insoportable que era necesa-
rio evitar con la imposicin de la paz a toda costa.
Para secundar las medidas polticas que aconsejaban las cir-
cunstancias, lanzaron un manifiesto a la opinion; reorganizaron
-sus huestes, las ms adictas al program reformador del rgimen
en la colonia; buscaron adeptos en Oriente, que se prestaron algu-
nos a los fines del autonomismo, no tanto por servir esta idea co-
mo para auxiliar a los amigos'y parientes que luchaban arma al
brazo, y a los que crean vencidos, humillados o muertos en ho-
locausto de un ideal soado, que si era simptico a la mayora de
los cubanos, no vislumbraban, aterrorizados por el tirano comn,
los arreboles del triunfo de la causa separatist.
Al cuartel general de Garca llegan noticias de haber cado
prisionero el mayor general Rius Rivera, que sucedi en el mando
de la provincia en Pinar del Ro al general Antonio Maceo, ba-:
tindose contra fuerzas enemigas a las rdenes del general Her-
nndez de Velazco.
En Oriente la poltica revolucionaria ha cambiado de aspect.
Se ha nombrado otro personal para constituir el Consejo de go-
bierno, siendo nombrado el mayor general Bartolom Mas Mr-
quez, Presidente; Ernesto Fonts y Sterling, Secretario de la
Guerra; mayor general Mximo Gmez, jefe del Ejrcito y Calixto
Garca Iiguez, lugarteniente.
El general Garcia march al territorio de Jiguan a empren-
der activas operaciones sobre las guarniciones de Bayamo.
Llega a Jiguan y contina hasta Corralillo, barrio de Guisa,
donde reconcentr sus ncleos, esperando cesaran las lluvias que
impedan toda operacin sobre pueblos enemigos.
(1) Fue aclamado general en el trmino de Guantnamo, por el mayor
G6mez y fuerzas de Baracoa, a raz de su desembarco en Cuba.









48 RAFAEL GUTIERREZ

Prepara el cerco de Guisa, cuya guarnicin se rinde despus
de veinte y cuatro horas de heroica defense, y se enriquece el
ejrcito de Oriente con doscientas armas, 55,000 tiros y algunas
provisions.
El general Garca espera, ocupando las alturas que rodean a
Guisa, a la column enemiga de auxilio a la guarnicin, que desde
Bayamo sali a marchas forzadas sobre las ruinas y escombros del
que haba sido poblado.
Ya sobre Guisa, el enemigo es recibido por descargas de la in-
fantera cubana, apostada en las mismas trincheras que sirvieron
para sostener el cerco, mientras el general Capote, cubriendo la
retaguardia de las fuerzas sitiadoras en march, dispara las l-
timas descargas con sus quinientos hombres, dejando desmorali-
zados entire las humeantes ruinas al enemigo, presa de asombro
ante la victoria obtenida por las armas de Garca.
Marcha el cuartel general del departamento sobre el ro Cauto,
donde fuerzas de las Tunas, al sitiar la guarnicin del Guamo,
sufren un revs, y pagaron con su vida algunos jefes y oficiales
por el valor temerario de asaltar un reducto military, con profun-
do foso, defendido por tendidos de alambre de pas, que impedan
asaltarlo a los sitiadores.
En Cauto el Paso, .obsequi el mayor Garca a los miembros
que compqnan el cuartel general del departamento con suculen-
ta cena, celebrando Noche Buena, marchando al territorio de Ji-
guan, para iniciar nuevas operaciones en territorio de Holgun.

*
*

Se ha entrado en plena estacin de invierno.
Si Oriente resisted, no resisted menos Mximo Gmez en" las Vi-
llas y el mayor General Jos Mara Rodriguez en Pinar del Ro,
que ha sucedido en el mando al general Rius Rivera. En esta re-
gin, que haba declarado pacificada el general Weyler, se bati
cerca de Artemisa, durante nueve horas el general Jos Mara
Rodrguez, contra columns combinadas del enemigo que atacaban
su campamento.
Los autonomistas sedicientes y el general Blanco, encontra-









ORIENTED HERICO 49

ban el pais alzado en armas, dispuesto a luchar o a morir, como ve-
na luchando por el ideal sublime de la independencia.
Oriente y Camagey no cejan en el camino, recorrido; sus
hijos, en pie, terrible, serenos, reflexivos, arma al brazo, luchan
contra el dominador pertinaz.
A Oriente lanza seis divisions de su ejrcito el general Blanco,
procurando aplacar el incendio y extinguir el disparo de los rifle-
ros, .dueos y seores de las comarcas.
Las mrgenes del Cauto son invadidas por fuerzas enemigas,
donde se combat con bravura; en Manzanillo la persecucin es
continue y persistent; en Bayamo y Jiguan muvese el realista
con actividad y en Cuba y Guantnamo, bravos generals espa-
oles buscan al infante en sus propios campamentos.
Al cuartel general llegan noticias oficiales de que por Ro Seco,
Sam, territorio de Holgun, haba desembarcado felizmente el
ms joven de los oficiales del ejrcito libertador, capitn Luis Ro-
dolfo Miranda, una expedicin que arribaba con municiones y ar-
mas, trayendo refuerzos a Oriente por orden del general Garca.
Volva el ya comandante Miranda, flor de la juventud culta,
sonriente, expresivo, orgulloso de abrazarse con sus compaeros
de fatigas que lo contemplaron, valeroso y sereno, levantar muy"
alta la bandera de la estrella solitaria sobre las trincheras del fuer-
te Gonfau, durante el sitio y toma de Guimaro.
Ha finalizado el ao 1897.

*

El ao 1897 ha legado a 1898 una herencia triste en Oriente.
Haban sido condenados a sufrir la pena de muerte, los miem-
bros components de la Junta Provincial del partido autonomista
en la cidad de Santiago de Cuba.
I haban sido condenados por un decreto, expedido por el
cuartel general del departamento military de Oriente y Camagey.
Ese decreto era el cordn sanitario que se estableci entire los
partidarios del autonomismo y los separatists cubanos. Por vir-
tud del misme, cualquiera compatriota que apresara a alguno de
los miembros de la junta autonmica, poda ejecutarlo, inconsul-
tamente.










b5 RAFAEL GUTIERREZ

Que el sediciente gobierno autonmico, del pas por el pas,
se hubiera constituido a raz del desembarco del capitn general
don Arsenio Martnez de Campos, en abril de 1895, tena excusa y
hasta justificacin, para que los partidarios de la autonoma colo-
nial-como formula de transaccin con Espaa-se reorganizaran
en juntas y asambleas, impidiendo que la falange separatist su-
blevada, mal armada y psimamente municionada entonces, de-
vastara la riqueza, talara los campos y destruyera pueblos, segan-
do vidas, e imponiendo, por el incendio y el terror, la guerra, co-
mo nico medio de conquistar la independencia, afianzar la liber-
tad y asegurar el bienestar de los ciudadanos bajo una nueva era
de paz republican. Pero, intentar siquiera imponer esa formula
extempornea, cuando haban pasado tres aos de guerra cruel y
despiadada; cuando lo ms florido de la juventud cubana haba
muerto gloriosa en los campos de batalla; cuando las families so-
portaban las concentraciones en pueblos y ciudades- sin ninguna
finalidad positiva-llevndolas a la miseria, a la prostitucin y a
la sevicia; cuando a los vientos cardinals todo era luto, desola-
cin y ruina, impuesto no tanto por el huracn revolucionario,
-benvolo y generoso en s, sino por el gobierno espaol que con sus
huestes armadas, semejaban las hordas de Atila fiero para talar,
asesinar, mutilar los muertos y fusilar prisioneros, acusndolos
como incendiarios y estigmatizndolos antes que darle muerte
honrosa, que debe imponerse en caso extremo al que lucha fervo-
roso por un ideal; no era possible aceptar transacciones con la
nacin conquistador, porque hubiera sido claudicar y borrar de
un plumazo, mancillndo todas las pginas de la historic heri-
ca de Cuba entire los pueblos ms hericos de las naciones de
Amrica.
I si este fenmeno poltico y social as se presentaba ante la
vista del crtico imparcial, bajo el punto de la economa pblica, el
problema era por dems bastante sombro.
Por que al entrar la colonia humillada y vencida por los lin-
des de la paz, bajo la odiosa soberana de la metrpoli, quedaba
obligada a cargar con la abrumadora deuda de la guerra, ascenden-
te casi a cuatrocientos millones de pesos, que amortizara el pas,
cuando la nacin conquistador era la nica culpable de sus propios
desastres econmicos y polticos, y la nica que deba lamentar








ORIENTED HERICO, 51

sus grandes desventuras en las ltimas posesiones del vasto im-
perio territorial por sus dominios del Nuevo Mundo.
Desde el punto de vista social, entire conquistadores, autono-
mistas y separatistas-conglomerado de odio poltico-la tirantez
de relaciones se mantendra bajo un estado morboso, de preocupa-
ciones y recelos, que no permitira en el curso de dos generacio-
nes, suavizar asperezas y estrechar los ncleos entire cubanos sa-
crificados en aras de una idea, la independencia, y cubanos no
sacrificados personalmente, que aprovechaban como ganga las
energas, los triunfos, los trabajos y vitalidad revolucionaria para
imponer al gobierno de Espaa la autonoma colonial.
El cubano revolucionario, se vera en los primeros das de ca-
pitular ante el dspota, colmado de agasajos y miramientos, que
durara el tiempo que mediara a que le tributaran honors milita-
res, con grandes paradas y besa la mano, hasta deponer las armas
sin haber vencedores ni vencidos.
No quedaba otro recurso que terminar la guerra a sangre y
fuego, mientras quedara en pie un separatist de alma valerosa,
que defendiera el ideal que converta a la colonia en nueva nacin
americana.
No haba otra solucin al problema, que sacudir la soberana
de Espaa en Cuba.
Las armas cubanas, victoriosas durante los tres aos de guerra
triunifaran al final de la contienda.
El gobierno de Espaa no poda soportar ms los gastos que
ocasionaba la guerra.
La Gaceta Oficial del gobierno de Madrid, publicaba los gas-
tos fabulosos de la campaa, desde el da primero de enero a trein-
ta de junio de 1897 y arrojaban las partidas siguientes: "30.932,952
pesos, y los por otros concepts, como son pagars sujetos a rein-
greso, etc, 12.380,239, o sea un total de cuarenta y tres millones
de pesos en solo medio ao."
Era dificil al gobierno de Madrid dominar la revolucin por
medio de las armas y much ms difcil por la accin poltica, im-
plantando la autonomia; cuando el espritu de unidad cubana, base
principal de la nacionalidad, habla. despertado vivsimas simpatas
entr los elements heterogneos que poblaban el pas y haban
fascinado a todos los moradores, los triunfos de la invasion a Occi-









52 RAFAEL GUTIERREZ

dente y con ellos ver, desplegada a los vientos, la hermosa bande-
ra que conocan por leyendas y referencias.
El cubano rebelde, por virtud de este fenmeno psicolgico
que se oper en las masas aletargadas por el terror que infundan
los conquistadores, despert del letrgico sueo y dominaba en
plno los territories de Oriente, Camagtiey y las Villas, mientras
que por Pinar del Ro, el general Jos Mara Rodrguez, jefe del
sexto cuerpo de ejrcito, mantena la provincia en pie de guerra
contra los batallones que para acorralarlo les lanz el general Blan-
co y el gabinete autonmico.
Nada. import que el general Weyler declarara-antes de en-
tregar el mando de la colonia sublevada-una pacificacin de ga-
binete, cuando las fuerzas efectivas del primero, segundo, tercero.
cuarto y sexto cuerpos del ejrcito revolucionario, mantenan ga-
llardos la autoridad moral y material de la revolucin.
La revolucin no haba recorrido an todo el ciclo de su vida,
para decaer por extenuacin, vindose obligados sus ms salientes
figures a aceptar sin condiciones los pactos bilaterales de los lla-
mados partidos polticos espaoles en ausencia de los separatists
cubanos.
Slo mereca atencin detenida, y detenido examen microsc-
pico, las fases variadas que presentaban los elements combatien-
tes entire s.
Porque el cubano, dcil al yugo del conquistador, va a enca-
rarse, arma al brazo, al cubano rebelde que sacude, consciente, la
dominacin secular hispana, intolerable y oprobiosa. I esa nueva
faz de la lucha, de esclavos rebeldes contra esclavos sumisos, apo-
yados por un ejrcito ascendente casi a doscientos mil soldados
de todas armas, resultar un duelo a muerte terrible, entire crme-
nes, celadas y traiciones.
El autonomista, inteligente y sagaz, comprende que con el
triunfo de la causa del separatismo-que ve dudoso y pone en tela
de juicio-perdera las posiciones polticas conquistadas, pasando
a la categora de los vencidos por la eficacia de las armas rebel-
des. I para oponerse a este triunfo-que no vislumbra ni en
sueos-se pone en pi y arma el brazo del correligionario o del
adepto, ofrece libertades y garantas al rebelde que se acoja al
nuevo rgimen implantado por el ltimo pretor espaol, al que
aportan toda clase de concurso moral o material; menoscabando









ORIENTED HERICO 53

fuerza vital a la guerra y procurando enervar los espritus que la
mantenan para desmoralizar a los combatientes.
Porque as, con este sistema, era ms facil el exterminio en
en unos y la prisin y humillacin de otros; mientras que los ms,
desconcertados, se presentaran sin condiciones a las guarniciones
enemigas.
Bajo este plan, a los que formaban en las filas del ejrcito li-
bertador y. rindieran sus armas, se les colmaba de honors y se les
confiaban cargos.
Un general del ejrcito libertador, Juan Mas Parra, entreg
el mando de la brigada de Trinidad en el territorio dominado por
el cuarto cuerpo de ejrcito y se acogi al nuevo rgimen entro-
nizado aceptando el general Blanco, jefe del ejrcito enemigo, el
concurso del brazo traidor, que espada en mano comienza a orga-
nizar un brigada de cinco batallones, dispuesto al sacrificio por
la causa histrica de Espaa en su ltima y ms rica posesin
americana.
Mas Parra sigui en Nueva Paz el coronel Jos Maria
Cuervo, con cuatrocientos hombres y algunos oficiales, que deser-
taron de sus regimientos. I a estas traiciones a la bandera y abju-
raciones a la fe jurada, seguan otros y otros en las provincias del
Centro y Vuelta Abajo.
Empero, Oriente y Camagey, donde se mantena la fe pa-
tritica y haba alto concept del ideal por el cual luchaban los
que militarmente componan los tres cuerpos de ejrcito, haba
confianza para sostener la guerra y abatir al esquilmado podero
espaol.
Espaa no poda sostener ms la lucha armada a que la pro-
vocara la colonia.
Oriente tena organizado en su extenso territorio, veinte y
siete regimientos de infantera y cuatro de caballera, distribuidos
en trece brigadas, al mando cada una de un general y adems, la
division volante a cargo de un mayor general, que haran un total
como de doce mil plazas armadas y municionadas,
Por otra parte contaban los dos cuerpos de ejrcito en Orien-
te, con dos piezas de artillera de doce libras cada proyectil; tres
de a dos libras y el can de sitio denominado Cayo Hueso. Ade-
ms la pieza "Simmis Dudley", (can de dinamita) y los dos ca-
ones Krupp, botn de guerra arrancado al enemigo en el sitio y








54 RAFAEL GUTIERREZ

toma de la plaza de las Tunas. Total: nueve piezas de artillera a
cargo de jefes y oficiales experimentados en el tiro de can.
El general Blanco para hacer sentir el peso de las arms es-
paolas y apagar en parte los fuegos revolucionarios, se veia preci-
sado a lanzar sobre el territorio de Oriente un ejrcito de cien mil
hombres, destinado a columns de operaciones sobre el territorio.
que ocupaban las trece brigadas que constituan los dos cuerpos
de ejrcito organizados.
Poda realizar este enorme sacrificio Espaa a la vez que
tender a las necesidades de la campaa en las otras cinco pro-
vincias sublevadas?
Era intil pretensin tambin intentar lanzar guerri-
llas compuestas por cien o doscientos hombres a perseguir rebeldes
y sorprender campamentos, porque corran peligro inminente de
morir macheteados en las sorpresas o perecer cazados en las em-
boscadas.
Se haban dado casos como el macheteo a la guerrilla del ca-
pitn don Pedro Boeras, en sabana don Pedro, barrio de Yara; el
contramacheteo a la del comandante don Marcelo Oryan, que salv
la vida milagrosamente en el Ranchn, trmino de Manzanillo; el
macheteo de la Glorieta, en Bayamo, por el teniente coronel Fran-
cisco Diguez y otros, y otros que result innecesario enumerar.
Los espaoles para llevar a cabo un plan serio de operaciones,
se velan obligados a marchar en columns cerradas de 1500 a dos
mil hombres de las tres armas, que quedaban expuestas al castigo
de los rifleros, por flancos y vanguardia, aparte de sufrir en casos
extremos la accin terrible de la dinamita, colocada en minas sub-
terrneas en los pasos de ros y arroyos, como en Sao del Indio,
Guantnamo; o bajo los cimientos de tierra y piedra de una trin-
chera levantada, como en el camino del Horno, durante el sitio al
poblado de Guisa, y otros casos, todos provechosos a los planes mi-
litares de los rebeldes.
Era temeridad aventurarse a penetrar por el corazn de la
provincia erizado de peligros.
En esta situacin estaban colocados los dos ejrcitos combatien-
tes al entrar el ao 1898.
Estaba el gobierno del general Blanco en condiciones de afron-
tar la campaa en territorio oriental?









ORIENTED HERICO 55

No, como se comprobar en el curso descriptive de estos
anales.



Despus de la gran jornada de Guisa, el general Garca em-
prendi march al territorio de Holgun, estableciendo el cartel
general en los mangos de Meja.
Pronto acudieron a la concentracin de fuerzas los generals
Mariano Torres Lora, Luis Feria Garayalde, Remigio Marrero, co-
ronel Rafael Manduley del Ro, y con fuerzas a su mando los co-
roneles Francisco de P. Valiente, Armando J. Riva, Marrero Sera,
Vicente Miniet y otros jefes de menor graduacin.
Incorporse al cuartel general el cuerpo de artilleria con cinco
piezas, entire ellas el can de dinamita. El campamento de Mejia,
con las rancheras de los soldados y las lonas de las tiendas de
campaa de los jefes, se presentaba alegre y con aspect de un
ejrcito montado a gran altura por el orden y la discipline obser-
vada.
Se celebraron algunos consejos de guerra, contra jefes y ofi-
ciales, y se iniciaron causes criminals que trajeron durante algu-
nos das trabajo e inusitado movimiento en el campamento.
El general Garca no descansaba un moment en la. reorgani-
zacin military de Oriente, para contrarrestar la campaa vigorosa
de invierno que en el territorio de su mando le opondra el capi-
tan general Blanco.
Para dicho efecto, la juventud ilustrada y valerosa que ha es-
pigado en la lucha, comienza a sustituir a los jefes de regimientos
y batallones, hroes encanecidos despus de bregar durante casi
treinta aos contra la dominacin espaola.
Los coroneles Armando J. Riva, Manuel Rodrguez Fuentes,
Rafael Montalvo, Enrique Cspedes Romagosa, Jos Nicols Jan,
Adriano Galano Coutin, Alfredo Lora Torres, Luis Mart Valds y
otros, manda cada uno su respective regimiento, y como jefes de
batallones cuenta el ejrcito con jvenes decididos, dispuestos al
sacrificio, sufriendo las emergencies de la campaa.
Han ascendido a generals de brigada los coroneles Francisco
Snchez Hechavarra y Mariano Snchez Vaillant, que son desti-









56 RAFAEL GUTIERREZ

nados al frente de una brigada cada uno, sustituyendo a elements
viejos de la guerra de los diez aos.
Por doquiera la juventud sublevada el ao 1895 ocupa puestos
importantes en el ejrcito, ya en las brigadas y regimientos, en
los batallones y compaas como en los estados mayores de los
generals al frente de las unidades de combat.
I ese trasiego de jefes y oficiales se ha realizado lentamente,
sin herir a ningn individuo, sin disgustar a los compatriotas en-
canecidos que prestaban a la revolucin el concurso generoso y
desinteresado de la actividad y de la sangre.
Excluyendo a unos por avanzada edad; a otros, por delitos o
negligencia en el desempeo de los deberes que impona el servicio
military, la juventud capacitada, intellectual, moral y patriticamen-
te ocupaba los vacos, reformando el ejrcito y preparndolo para
las exigencias de la campaa contra los polticos que proclamaban
las reforms, amparados por la boca de los fusiles de la monarqua
espaola en accin combinada con el. ejrcito enemigo, que pre-
paraba sus huestes para ocupar nuevas posiciones en toda la region
de Oriente.
El general Luque movi sus peones, desde la'ciudad de Hol-
gun,. con el propsito de atacar el campamento de Meja, donde
qued establecido el cuartel general del general Garca. Rompi
march, rumbo a Bguano. pero no lleg por las numero-
sas bajas que le ocasion el coronel Manuel Rodrguez Fuentes
con fuerzas del regimiento a su mando.
Luque se replega a sus cuarteles, penetrando en la ciudad
holguinera con un hijo gravemente herido.
Transcurren various das-los necesarios para que el general
Luque reorganizara sus unidades, -para reforzar sus huestes y mar-
char nuevamente a castigar los rebeldes acuertelados en Meja.
Avanza airosa, marcialmente, el guerrero espaol, que encuentra a
su paso el saludo, por medio de salvas de fusilera del infante cu-
bano, por flancos y retaguardia.
Fuerza el paso sobr Bguano, donde pernocta, y encuentra a
su frente al coronel Vicente Miniet-que sale herido en la accin-
mientras Luque simula retirada a sus cuarteles, al objeto de
engaar al contrario y acometerlo de sbito en sus posicio-
nes.
El general Calixto Garca llama a su tienda de campaa al ge-








-ORIENTE 1f ICO 5.7

meral Mariano Torres, jefe de la divisin.&te la lnea orie~aL de-
IHolgun, para que le informara la posicin que ocupaba el enemir -
:go, pues se ignoraba sta en el cuartel general del jefe dell depar-
tamento. El general Mariano Torres, venerable 'ompatri~tnad4 las
:guerras por laindepeiidencia, no acierta-por falta de infomes--
a precisar al general Garca la posicin que ocupaba el enemigo,
-suponiendo que haba. contramarchado por el camino d& lasIMar-
garitas.
El general Garca, ante la dada del jefe de la divisih--quien.
present la dimisin de su cargo-marcha con la escoltado ainfante--
ra y caballera, seguido por todo su E. M, rumbo a PFImariti,-,ca-
imine de Bguano, encontrndose el enemigo que avanzaba,- en
lnea de batalla a sorprender los cuarteles cubanos estableeidibs en,,,
Palmarite y en Meja.
Roto el fuego por ambas parties, durante mnies d -una -hora,.
el estruendo de las descargas de fusilera resuena conronco, .eco, .
por el valle quebrado y montafioso, hasta que el enemigose reple-
g al vivac de Bguanna conduciendo sus numerosas bajas y con-
vencido de la temeridad que envolva la pretensinde atacar el..
cuartel Meambf en los potreros de Meja, sin que este hecho de ar-
mas se realizara simultneamente por ncleos combinados.
Laque contramarch otra vez a Holgun, temeroso acasode que
los caones del general Calixto Garca, le establecieran sitio a la .,
fuerte guarnicin del important poblado de MSayar, distant unas..
doce leguas, al cual lugar es trasportada una column enemiga,.,
que serva para reforzar la plaza a la vez. que marchar a Meja,..
por Santa Isabel de Nipe, camino de Guairajal.
El general Luque, que parece ha pedido refuerzos recibe el'[
auxilio del general Linares, quien penetra en Holgun sin recibir-~
un tiro del contrario, por todo el extenso camino recorrido desdgy
Cauto.
Los generals Luque y Linares no se hacen esperar mtachos
das, marchando sobre Meja, esperanzados en library una gran ba-,
talla sobre el potrero llano que ocupa en toda su e~xn~gtin la
tente unidad libertadora.
La column de auxilio a Mayar, romffl matrcha sobre Mej,
en tanto que la de Linares y Luque, divididas, emprende una, el
camino franco de Bguano y la otra, por las Margaritas









58 RAFAEL GUTIERREZ

a Alcal, atravesando por Santa Clara, camino de espeso y virgen
monte, para salir a Tacmara, camino de Meja.
No se oye maana y tarde ms que el ruido atronador de la
fusilera, disparada por los combatientes, repercutiendo por las
montaas.
El enemigo, animoso, avanza con el poderoso refuerzo de sus
grandes unidades de combat, que penetran al fin, flanqueando,
hostilizados por la infantera cubana, que se retira escasa de muni-
ciones.
Cuando el enemigo ha credo en la posibilidad de una gran ba-
talla, que rememorara la de las Gusimas, el general Calixto Gar-
ca le frustra sus planes, ordenando retirar la artillera e impedi-
menta y preparndose solamente a hostilizar la column invasora
a todo lo largo del camino que recorra.
En la Canoa el enemigo se divide, marchando una column
pof los Indios, rumbo a Santiago de Cuba, mientras Luque con-
tramarch por San Francisco, a Holgun, no sin antes recibir los
fuegos que le abri el general Jos Manuel Capote, apoyado por el
general Calixto Garca con su E. M. y escoltas, que le sali al en-
cuentro por la vereda de Aguas Verdes.
El general Linares es perseguido por las fuerzas al mando del
coronel Vicente Miniet, que lo hostiliza da y noche en el recorrido
hasta Santa Ana.
Se han librado ms de veinte acciones de guerra parciales y
* los espaoles convencidos de la potencialidad military de Oriente,
no tratarn de campar impunemente, desolando los cuarteles
.cubanos.

**

Todas estas operaciones militares se han llevado a cabo, care-
ciendo el ejrcito de municiones; escaso de sal para sa-
zonar los alimentos, el cual artculo es sustituido por cidos ctricos,
como el zumo de limn o de la naranja agria, lo que comienza a pro-
vocar algunos casos de disenteria en los campamentos.
Adems tiene el ejrcito casi un miller de armamentos des-
compuestos en el taller de reparacin establecido en la Seca, tr-
mino de Jiguan. A la vez el ganado para el consumo escasea y








ORIENTED HERICO 59

el cartel general del departamento se ve obligado a solucionar y
tender estas necesidades de la guerra.
El coronel Toms Collazo, jefe de E. M. del cartel general
del departamento, es el encargado de solucionar estas necesidades,
nimias al parecer, pero que demandaban atencin preferente.
Para ese efecto se estableci en la Seca un gran depsito
de sal, que contena cincuenta quintales extrados de la salina ar-
tificial que haba establecido en Mano de Piln, el teniente gober-
nador Luis Mart Valds, situado sobre un estero en la baha de
Banes, de donde se extraan las aguas por bombeo a mano, hasta
el tren de calderas montadas ad hoc donde se elaboraban dos quinta-
les cada veinte y cuatro horas.
Se han extrado por la baha de Banes dos toneladas de carbon
mineral, burlando la vigilancia enemiga, que son conducidos a
lomo de mulo al taller de la Seca. I desde San Luis de Potos, en
el trmino de las Tunas, se condujeron ciento veinte toros gran-
des de bonitas lminas, al depsito de Baire, para las necesidades
del ejrcito.
No est dems consignar, que mientras se celebraban los con-
sejos de guerra y se incoaban causes contra algunos jefes y ofi-
ciales, los elements autonomistas, secundados por los militares
espaoles, intentaban establecer correspondencia con algunos
jefes del ejrcito libertador, a pesar de la prohibicin,absoluta que
lo impeda y castigaba con la pena de muerte, al que violara esta
disposicin terminante.
El general Remigio Marrero, hombre prestigioso y exjefe de
la brigada de la lnea oriental de Holgun, retirado a su casa, de-
bido a la edad avanzada que tena, recibi por conduct particular,
del campo enemigo, una carta del general espaol seor Valera,
dominicano y resident en la villa de Gibara, dndole esperanzas
de la prxima terminacin de la guerra con la autonoma implan-
tada y pidindole su parecer, a la par que suplicndole contest a
su carta, que implicaba una violacin de las leyes de la revo-
lucin.
El general Marrero, hombre probo, sincero y patriota, con-
sult6 el caso al lugarteniente, general Calixto Garca, quien orden
inmediatamente el arrest del viejo general y con el arrest la
formacin de la correspondiente causa criminal, para que del pro-
ceso juzgara un consejo de guerra.









6 ITAF EL. GUTIERREZ"

En tanto que estos acontecimientos se desarrollaban, lleg las
rioticia al cuartel general del departamento de htaber sido volado enr
el puerto de la Habana,el crucero de guerra de la marina norteame-
ricana, "Maine",. que a la sazn se hallaba de visit en aquel fon-
deadero de la colonia,
La noticia eerri de boca en boca por los campamentos y todos
esperaban, con fundadas rzones, que el pueblo de los Estados
Unidos, o reonoceria la beligerancia de los cubanos o intervendra
en la lucha armada contra Espaa,
Era ms probable esta ltima media, que fue la propuesta-
por medio del Secretario de Relaciones Exteriores del gobierno de
Salvador Cisneros Betancourt, cornel Rafael Portuondo Tama-
yo-al Secretario de Estado de los Estados Unidos, en 1896,
durante el period presidential de Mr. Cleveland, con el fin de ter-
minar la guerra y obtener la independencia de la Isla, ofreciendo
al gobierno de los Estados Unidos ventajas comerciales como re-
compensa al sacrificio que la gran nacin de Norte Amrica rea-
lizara,
Convena, adems, al comercio de los Estados Unidos, la pron-
ta finalizacin de la guerra, per medio de intervencin armada,
pues la continuacin de la campaa perjudicaba grandemente las
industries y el comercio norteamericanos. Pues, haba que tomar
en.consderacin que el gobierno espaol, durante el mando del ge-
neral Weyler no pudo dominar la revolucindurante tres aos,
y que sta tom ms incremento, a pesar de tener colocados en si-
tuacin de guerra un ejrcito de doscientas mil bayonetas para sub-
yugar a los rebeldes.

**


El general Calixto Garca, comprendiendo que el general
Luque no ha intentado moverse ms de sus cuarteles en Holgun,
movi sus tiendas de campaa sobre Baire y Jiguan, hostilizando
a Bayamo y a Cauto.
Los espaoles han suspendido las hostilidades, como invitando
a los cubanos a aceptar la paz con el gabinete autonomista consti-
tuido, por virtud de un decreto del gobierno de la Metrpoli.










ORIENTED HERICO 61

Pero el cubano rebelde, no atiende nada ms que a dispararle
al enemigo comn su fusil a la cara.
No concibe la paz con el dspota, ni transacciones vergonzosas
con los enemigos de la independencia de Cuba.

***

La suspension de hostilidades por parte del general Blanco, no
ha dado resultado alguno a los planes que de consuno con el gabi-
nete autonomista pusieron en prctica para reducir a los rebeldes
en armas.
En tanto que perdan lastimosamente el tiempo y no acudan
al campo rebelde, como parlamentarios, para tratar con los colonos
alzados sobre la base de la independencia de Cuba, buscando ven-
tajas comerciales a sus manufactures e industries, la comisin
tcnica investigadora de las causes que originaron la catstrofe del
buque de guerra "Maine", inform al congress y al gobierno de los
Estados Unidos de Amrica, que la explosion haba sido originada
por una mina exterior.
El da 11 de abril recibi el Congreso Americano un mensaje del
president William Mac Kinley, por medio del cual peda que se le
autorizase para poner trmino a la guerra que asolaba los campos de Cuba y
asegurar en el pas un gobierno fuerte y stable, capaz de mantener el orden
y de cumplir las obligaciones internacionales.
El da 19 de abril fue aprobada una resolucin conjunta en la
cual el Congreso Norteamericano declar:
lo. Que el pueblo de la isla de Cuba es, y de derecho debe ser, libre e
independiente. 2o. El gobierno de Espaa renunciar a su autoridad y
retirar sui. fuerzas terrestres y navales de Cuba. 3o. El president de
los Estados Unidos utilizar las fuerzas terrestres y navales de la nacin
para llevar a efecto estas resoluciones. 4o. Los Estados Unidos niegan
toda.intencin de ejercer soberana sobre dicha Isla, y afirman su deter-
minacin de dejar el gobierno de la misma a su pueblo.
Firmada el da 20 de abril la resolucin conjunta, que comunic
el gobierno de Mac Kinley a Mr. Woodford, ministry de los Esta-
dos Unidos en Madrid, quien recibi los pasaportes del gobierno
de Espaa, quedando interrumpidas las relaciones diplomticas
entire ambas naciones. Se haba declarado un estado de guerra
entire, Espaa y los Estados Unidos.









62 RAFAEL GUTIERREZ

Debido a la presin que ejerca desde el exterior el gobierno
norteamericano, los espaoles se resuelven, impuesto por las cir-
cunstancias del caso, a abandonar todas las ciudades, villas y
pueblos del interior de Oriente, para reconcentrar sus fuerzas de
mar y tierra sobre las guarniciones del litoral, unificando sus uni-
dades de combat disgregadas, debido a las necesidades de la
campaa.
Con ese motivo los espaoles abandonan la villa de Jiguan,
el da 23 de abril, ocupando la plaza fuerzas cubanas, nombrndo-
se comandante military de la villa al valiente coronel seor Jos
Reyes Arencibia.
El general Garca acampa en el potrero de Santa Mara y re-
concentra sus unidades cerca de Bayamo, y se preparaba a ocupar
la ciudad, que haba probado ante el mundo el valor estoico y te-
merario de sus preclaros hijos, que luchaban haca ms de treinta
aos por la independencia de su tierra hermosa.
El da 27 de abril, los espaoles abandonan la ciudad de Ba-
yamo, ocupando la plaza bajo el fuego de la retaguardia enemiga
fuerzas de caballera del regimiento "Patria", a las rdenes del
valeroso teniente coronel, seor Alfredo Lora Torres.
El general Garca penetr en la ciudad, seguido de todo su E.
M., que tena por jefe al ilustrado coronel, Toms Collazo, nom-
brando comandante military de la plaza evacuada al joven y presti-
gioso coronel, seor Elpidio Estrada, culto abogado bayams.
Nombr tambin alcalde military de la ciudad, al capitn seor
Manuel Planas y Rodrguez del Rey.
Los espaoles a la par que abandonaban a Jiguan y a Baya-
mo, evacuaban a Cauto, Santa Rita, Yara y Veguita, que ocupa-
ban ncleos cubanos, para garantir la paz, el orden y la vida de
los moradores que haban quedado sin temor en esos pueblos.
El general Garca estableci su cuartel general en Bayamo
esperando los grandes acontecimientos que se avecinaban y que
habran de poner fin a la guerra en breve plazo.
El gobierno de los Estados Unidos, demostrando actividad
plausible, envi al teniente Mr. Rowan, perteneciente al ejrcito
norteamericano, quien tena instrucciones reservadas para el ge-
neral Calixto Garca, sobre la mejor y rpida manera de hacer la
guerra al ejrcito espaol en Cuba.
Una vez ultimado los planes y estudiada la manera de cubrir las








ORIENTED HERICO 63

necesidades del ejrcito cubano, abandonaron en comisin para los
Estados Unidos la plaza de Bayamo, el general Enrique Collazo,.
acompaado de los cultos coroneles Dr. Gonzalo Garca Vieta, y
Charles Hernndez y el teniente Rowan, quienes emprendieron mar-
cha al territorio de las Tunas, para embarcar en un pequeo bote
rumbo a la isla de Nassau, donde tomaran un buque para dirigir-
se a un puerto de los Estados Unidos.
Una vez que llegaron los comisionados a la baha de Manat,
embarcaron, con rumbo a Nassau, no pudiendo hacerlo el Dr. Garca
Vieta, por falta de capacidad de la embarcacin, contramarchando
al cuartel general del departamento.
El general Garca emprende march a Jiguan, con rumbo al te-
rritorio de la lnea oriental de Holgun, encontrando a su paso
arroyos y ros desbordados a.consecuencia de las excesivas lluvias.
Nada puede ni debe detenerlo, pues ha recibido comunicacin ofi-
cial- dande le informan que a la baha de Banes ha arribado una
important expedicin, en la cual vienen algunos compatriotas
que llegaron tardamente al teatro de la guerra, del cual huyeron
temerosos, o lo combatieron de manera decidida en el orden
moral de las influencias que desarrollaban social y polticamente,
durante la propaganda autonmica.
Mientras tanto, el da primero de junio la escuadra del almi-
rante Sampson arrib5 frente a las costas del litoral de Cuba y
Guantnamo, estableciendo un riguroso bloqueo a los puertos ene-
migos, procurando dejar embotellada la escuadra enemiga que a
las rdenes del almirante don Pascual Cervera haba penetrado en
la baha de Santiago, el da 19 de mayo.
La escuadra norteamericana ha ocupado a Playa del Este en
la baha de Caimanera y han desembarcado fuerzas, que se baten
con las espaolas, mientras que otra parte de la escuadra reali-
za atrevida operacin de hundir el "Merrimac", con objeto de
cerrar u obstruir la boca del puerto de Santiago, para evitar que se
hiciera a la mar la escuadra de Cervera.
El da 6 de junio, arrib el vapor "Clowder" a la baha de Ba-
nes. trayendo a su bordo al valiente coronel Charles Hernndez,
comisionado por el cuartel general del departamento, unido al ge-
neral Collazo ante el Secretario de la Guerra de los Estados Unidos,
y desembarcaba para rendir su important y dificil comisin. Es-
coltado por el general Luis Feria Garayalde, jefe de la brigada









64 RAFAEL GUTIERREZ

oriental de Holgun, penetr en el campamento de Bijar el coro-
-nel Hernndez, imponiendo al mayor Garca de todos los planes
de la campaa contra los espaoles en territorio de Oriente.
Por orden de prioridad corresponda a Oriente, el primero en la
guerra, ser el ltimo en la paz, para ocupar el puesto que mereci-
damente tena conquistado en la historic. Quien haba encendido
la hoguera de la revolucin era just tambin que la apagara. Quien
haLla entrado francamente en el templo de Jano; era just tam-
bin que cerrara sus puertas y abriese las de la paz, la civilizacin
y el progress.
Quien haba abandonado hogar y familiar, era just recompen-
sarlo con un girn de gloria.
El mundo military civilizado va a fijar su atencin en el soldado
de Oriente, fuerte, sobrio, astuto, sagaz y valiente, que arma al
brazo ha batido el record de la guerra contra el soldado de Espaa,
sufriendo hambre, desnudez, miseria, enfermedades y se ha batido
en lnea de fuego, escaso de municiones pero siempre con la espe-
ranza de la fe en el triunfo.
I de Oriente- va a salir, restndole su concurso til y decisive
a los ltimos das de la guerra,-un general joven, forjado en la
fragua del patriotism y templado en las aguas cristalinas que
surcan las montaas orientales, para llevar su valor y tctica, su
discipline al ejercito y su amor a Cuba, a la provincia de Matan-
zas, destinado al mando del quinto cuerpo del ejrcito libertador.
Es el general Mario Garca Menocal, que abandon a Oriente,
para cumplir la orden del generalsimo Gmez .y march a romper
la formidable trocha military extendida desde Jcaro a Morn, que
rompe y atraviesa el da 9 de'junio, escoltado por doscientos hom-
bres, que vencen la resistencia de la estacada military. Es un ge-
neral que va a prestar su concurso de joven inteligente, caballero-
so y atrevido a una provincia hermana; es un general joven que
ha espigado bajo el fogonazo de las guarniciones enemigas y en
quien se concibe una esperanza para el porvenir de la patria.
El general Garca abandon el campamento de Bijar y mar-
ch a establecer su cuartel general al Aserradero, puerto del lito-
ral del sur de la provincia, donde reconcentra sus unidades y espe-
ra a los jefes de mar y tierra del ejrcito de los Estados Unidos,
para combinar las operaciones contra el enemigo.








ORIENTED HERICO 65

Han acudido al cuartel general, los generals Agustn Cebreco,
Jess Rab y Saturnino Lora, con fuerzas de Bayamo, Jiguan y
Cambute.
El da 19, el general Shafter visit el campamento que ocupaba
el ejrcito libertador en el Aserradero; lo acompaaba el gene-
ral Calixto Garca; ambos embarcaron en el yate "Vixen", has-
ta el buque insignia .'"New York", con el propsito'de combinar el
plan de ataque y sitio a la ciudad de Santiago. Al visitar el campa-
mento cubano, el general Shafter lo realize acompaado de sus
ayudantes y various attachs europeos, que acudan a presenciar la
campaa del ejrcito norteamericano contra los de la valerosa na-
cin conquistador de Amrica.
El da 20 arrib al Aserradero, el general Demetrio Castillo
Duany, a bordo de un aviso de guerra, para recibir rdenes del
general Garca, a quien present este ilustre cubano y valiente jefe
military, un plan de ataque al enemigo, plan que fu aprobado por el
general Calixto Garca.
En cumplimiento de rdenes dictadas el da 21, y a bordo de
los avisos de guerra "Vixen" y "Glouster," embarc al frente de
sus fuerzas el coronel Carlos Gonzlez Clavel, joven valeroso que
haba realizado la march de la invasion a Occidente, bajo el man-
do del general Antonio Maceo, y que ahora, de retorno a Oriente,
es colocado a las inmediatas rdenes del general Castillo, para mar-
char a vanguardia del ejrcito norteamericano, en lnea de batalla
con las unidades valerosas y disciplinadas de Bayamo y Jiguani,
Tambin ha emprendido march el valiente y temerario gene-
ral Agustn Cebreco, al mando de su valerosa division, para cubrir
las posiciones que se le ordenaban al Oeste de Santiago de Cuba.
Mientras estas fuerzas operaban secundando los planes del
ejrcito norteamericano, llegaron al campamento los generals Jos
Manuel Capote, y Snchez Hechavarra, con fuerzas bajo el man-
do de los coroneles Francisco de Paula Valiente, Luis Mart Valds,
Armando J. Riva, Rodrguez, y Ferrera.



Las fuerzas de la marina norteamericana, que desembarcaron
por Playa del Este, baha de Caimanera, son apoyadas por las que
^( mandaba el general Pedro A. Prez, con el valiente coronel Enri-








66 RAFAEL GUTIERREZ

que Thomas, quien auxili a los aliados y juntos batieron el ene-
migo.
El coronel Carlos Gonzlez Clavel, desembarcado por Sigua,
march sobre Daiquir durante la maana del 22, apoyado por los
caones de Sampson; ambos pueblos fueron abandonados por los es-
paoles, quienes, comprendiendo que la ciudad sitiada era Santiago
de Cuba, piden auxilio a la guarnicin de Manzanillo, de la cual ciu-
dad emprendi march el ya general don Federico Escario, que parte
a reforzar al general Linares con cuatro mil hombres.
A hostilizar la march de Escario parten los generals Salvador
Hernndez Ros, desde Manzanillo, y Francisco Estrada, situado
en el Aguacate, Palma Soriano.
Por otra parte, al norte de Oriente, los espaoles abandonaron
desde el da 23 de mayo, a Puerto Padre, reconcentrndose ese ncleo
armado en la Villa de Gibara, mientras que cruceros de la escuadra
amiga echaban a pique el buque de madera que los espaoles tenan
situado como pontn, en la desembocadura del ro Mayar, en la
baha de Nipe.
El can y el estruendo de la fusilera se escuchaba por todo
Oriente.
Evacuado el puerto de Daiquir, los americanos comienzan el
desembarco de sus regimientos, utilizando los muelles, mientras
el coronel Gonzlez Clavel avanza sobre las posiciones enemigas
de Siboney y Firmeza, que son abandonadas, persiguiendo al ene-
migo, que se repliega sobre las Gusimas, Sevilla y el Pozo, donde
ocupa posiciones estratgicas, dispuesto a resistir el empuje de las
bayonetas norteamericanas.
Los norteamericanos, aprovechando que los espaoles aban-
donan las fortificaciones de Siboney, comienzan a desembarcar
tropas por esa otra parte del litoral, mientras que los hermosos
vapores "Orizaba", "Alamo", "Leona" y "Sneca", se disponen
a transportar las tropas cubanas desde el Aserradero, a la parte
Este de la costa, teatro sangriento de la guerra.
A bordo del "Orizaba" embarcan el lugarteniente mayor ge-
neral Calixto Garca, seguido de otros generals, jefes y oficiales
del E. M. que son trasportados, bajo la luz clara de una estrella-
da noche, iluminada por una luna esplndida y radiante, al sitio
donde se reconcentraba el ejrcito aliado.
El enemigo, detenido en las Gusimas, espera el ataque ocu-
pando las posiciones brillantes que le presentaba el terreno acci-









ORIENTED HEROICO 67

dentado y ondulante; pero el coronel Gonzlez Clavel los bate dura-
mente, experimentando sensibles bajas, no sin dejar de causarle
mayor dao al enemigo.
Hasta las mismas Gusimas los libertadores han ocupado la
vanguardia, batindose hericamente; mientras el fuego se man-
tiene persistent, el general Wheeler con unos mil hombres avan-
za sereno y marcial, sosteniendo reida accin, obligando a los es-
paoles a abandonar sus. posiciones para replegarse escalonada-
mente en Sevilla y el Pozo, donde se preparan a resistir nueva-
mente el empuje de las armas norteamericanas.
Los espaoles no han ganado una sola accin de las hasta aqu
empeadas.
El da 26 se ha incorporado a las fuerzas norteamericanas de
Wheeler, el grueso del ejrcito que atac las posiciones de Sevilla
y el Pozo, que abandonan los espaoles, replegndose en el valle de
San Juan, para defender los extramuros de Santiago.
Mientras los espaoles perdan todas sus posiciones en las
ricas cuencas de hierro de Daiquir y Juragu, avanzaba penosa-
mente el general don EUederico Escario con sus cuatro mil hom-
bres hacia Bayamo, batido por brillantes fuerzas de Manzanillo y
Bayamo, al mando del estratgico y valiente general Salvador
Hernndez Ros, que lo hostiliza por vanguardia y flancos, conti-
nuadamente.
El general Escario ha acampado a una milla de Bayamo, y con
una parte de sus fuerzas penetra en la ciudad herica.
No parecen soldados, sino hordas que ante nada se detienen.
Han entrado por las calls de la ciudad y la soldadesca penetra en
hogares cubanos y de espaoles, que simpatizan con la causa revo-
lucionaria, derribando puertas, descerrajando armarios y gavetas
cerradas, robando y saqueando. No les faltaba ms que violar e'
incendiar.
Las familias-antes que llegaran los soldados de la monarqua
espaola-huyen despavoridas a guarecerse en los enmaraados
bosques, temerosas de recibir dao en sus personas.
El general Escario permanece como tres horas en Bayamo,
marchando al atardecer a su campamento.
La ciudad qued abandonada.
El coronel Elpidio Estrada, comandante military de la plaza, no
contaba con fuerzas para rechazar al enemigo y tuvo que abando-
nar la ciudad e incorporarse al general de division Hernndez Ros,









3 RAFAEL GUTIERREZ

para castigar a los soldados que diriga el ilustre y valiente Escario.
Rompi march al siguiente da, hostilizado continuamente por
la caballera cubana, que lo persigue hasta el trmino de
J'guan, donde contramarcharon las fatigadas fuerzas del gene-
ral Ros, a Bayamo.
En el trmino de Jiguan, fuerzas de caballera del regimien-
to "Patria", a las rdenes del coronel Alfredo Lora Torres, baten
la column de auxilio en una extension de doce leguas, hasta el
Aguacate, donde comienza una accin reida y sangrienta, soste-
nida por el valiente general Francisco Estrada, durante tres horas,
con fuerzas veterans, disciplinadas y serenas.
El general Escario penetr en Palma Soriano, dejando all sus
heridos, enterr algunos de sus muertos, y sigui march para
Santiago, donde se reclamaba su concurso y auxilio.
El ejrcito norteamericano ha llegado al valle de San Juan,
dividindose'en dos cuerpos, para empear accin simultaneamen-
te; unos, atacando al poblado del Caney y otros, a loma de San Juan,
donde estaban fuertemente posesionados los espaoles.
El da primero de julio, segn los planes del cuartel general
de Shafter, la 2a. division del ejrcito norteamericano, a las rde-
nes del general Lawton, atacara al Caney, que con una guarnicin
de quinientos hombres, a las rdenes del general Vara de Rey, co-
mandante military, guarnecia el histrico poblado.
El general Lawton, sin artillera que lo apoyara, comenz a
atacar la plaza, experimentando ms de cuatrocientas bajas y ne-
cesitando de nueve horas de lucha encarnizada para tomarlo, des-
pus de haber sido exterminados los espaoles.
En la accin haba cado heroicamente el general Vara de Rey,
defendiendo militarmente la posicin que ocupaba.
Mientras el general Lawton asaltaba el Caney, el resto del
ejrcito atacaba las lomas de San Juan y la de la Caldera, distin-
guindose por su arrojado valor el teniente coronel Teodoro
Roosevelt, que, adelantndose al ejrcito regular, tom el mando
de los rough riders, donde marchaban en lnea de fuego, una pl-
yades de jvenes ricos de los Estados Unidos que acudan, altruis-
tas y generosos, a cubrirse de gloria por la libertad de un pueblo o
a morir entire el fragor de la batalla, destrozados los miembros
por los cascos de la metralla y el plomo enemigo.
Exterminados los espaoles en el Caney y ocupadas las posi-









ORIENTED HEROICO 69

ciones de San Juan, el ejrcito norteamericano march de victo-
ria en victoria.
Por otra parte la escuadra espaola que se guareca en la ba-
ha de Santiago de Cuba, bajo el mando del almirante don Pascual
Cervera, es conminada a abandonar el puerto, por orden del gober-
nador military de la colonia, general Blanco, temiendo a la vergen-
za de verla rendida ante el ejrcito enemigo.
Durante la maana del da 3 de julio parti: el "Mara Teresa",
primero en la lnea, con la bandera de combat desplegada a los
vientos; siguindole el "Vizcaya", el "Coln", el "Oquendo" y
otros, que parten a embestir valientemente a la poderosa flota ar-
mada de los Estados Unidos, disparando sin cesar sus gruesos ca-
ones.
La escuadra norteamericana naveg a obstruirles el paso en
lnea de combat, lanzando gruesos proyectiles sobre la pequea
flota enemiga, que avanza dispuesta a sucumbir con el honor his-
trico de los hroes de Trafalgar y de Lepanto.
El combat naval ha durado hasta las dos de la tarde y se
han distinguido los buques be guerra norteamericanos, "El Brook-
lyn", el "Iowa", el "Oregon", el "Indiana", el "New York" y
.el "Texas".
La escuadra espaola ha sido destrozada completamente.
Espaa haba perdido una gran parte de su marina de guerra
y sus ms ilustres marines; encontrando muerte sobre las aguas
del mar Caribe, 350 hombres, 160 heridos graves y 1.700 prisioneros
de guerra.
Mientras estos trascendentales sucesos histricos se desarro-
llaban, el general don Federico Escario, penetra en la ciudad de
Santiago con 3.600 hombres, cuando el ejrcito espaol haba en-
trado en complete estado de desmoralizacin por todas las derro-
tas sufridas, con un enemigo poderoso que se mova a estrechar
el cerco, para bombardear y asaltar la plaza, si resistan los espa-
oles temerariamente, al sitio establecido, disponindose a morir y
dejar la ciudad convertida en ruinas, antes que entregarla al ejr-
cito de la gran nacin de Norte Amrica.
Empero, el esfuerzo realizado por parte de los militares espa-
oles, era estril; nada tenan que defender-a no ser el honor mi-
litar:-familias, intereses, afectos, suelo nativo, cielo de la patria,
recuerdos gratos de la niez que estrechan a los hombres y for-
man las grandes colectividades humans, todo quedaba en Espa-










70 RAFAEL GUTIERREZ

a. Cuba, les era un suelo hostile; su atmsfera estala saturada de
mortferos microbios que engendraban toda clase de males, que
diezmaban a los hroes de Sagunto y Numancia; los mismos compa-
triotas espaoles que haban creado en la tierra siboneya una fami-
lia, un hogar honrado, amigos ntimos e intereses muy caros a
costa de trabajos y privaciones, se les hace repulsivo el soldado
conquistador, que es el enemigo natural de sus propios hijos y el
nico que perturbaba su reposo y felicidad relatives.
El dominador no encuentra aliados que le ayuden.
Espaa haba terminado su misin en tierras de Amrica. La
imprevisin de sus propios hijos la han llevado a un gran desastre.
Durante las sucesivas evoluciones de la paz, pudo haber estrecha-
do por vnculos indisolubles del amor y confraternidad social, su es-
pritu generoso y altruista, al altruista y ms generoso del cubano;
pero perdido el tiempo, sin oir la voz amiga del nativo, que solici-
taba reforms y otros horizontes en la gestin de la cosa
pblica, como dueos y seores de la tierra donde haban nacido,
Espaa era una nacin enemiga declarada del bienestar moral,
material e intellectual de la colonia, que se vi obligada a sacudir su
oprobioso tutelaje.
La ley natural haba cumplido su ms alta y celosa misin con"
la colonia, que no caba en los estrechos moldes que le forjara el
conquistador audaz.
Era la joven mujer, bella y pudorosa, que arribaba a la puber-
tad y reclamaba la plenitud de sus derechos para emanciparse del
tutelaje paternal.
Era la colonia, explotada descaradamente, a la que impulsaba
el gran desarrollo del progress contemporneo, a constituirse con
sus propios medios artificiales y naturales en una modern nacio-
nalidad.
Espaa, para las grandes finalidades de la civilizacin haba
terminado su obra en el resto de Amrica, como nacin conquis-
tadora.

***


Perdida la escuadra y bloqueados los puertos de la colonia por
la roderosa armada norteamericana, no poda sostenerse muchos








ORIENTED HERICO 71

das, sin rendirse, el ejrcito enemigo, diseminado por todo el pas.
Quin refaccionar el ejrcito del general Blanco, con municiones
de boca y guerra? Espaa, ante el desastre material, ha de notar lo
descuidada y psima de su" administracin en la colonia.
En el orden military no existe una pirotecnia, ni una fbrica
de cartuchos y de armas de fuego, que a la vez que impulsaran el
progress, facilitaran trabajo donde emplear hombres en la con-
feccin de estas industries o manufactures. No tena la ciudad de
Santiago, segunda capital del pas, medios poderosos de defense,
con arreglo a las exigencias de la modern artillera.
La fortaleza histrica del Morro, que defenda la entrada del
puerto, se encontraba artillada con caones antiguos y los pocos
modernos, no alcanzaban sus proyectiles a la escuadra enemiga, que
surcaba las aguas del mar Caribe, triunfante y victoriosa. El puerto
de la segunda capital de Cuba, no tena un modesto arsenal donde
reparar o carenar los buques de guerra de la nacin conquistador.
Espaa estaba de trnsito en Amrica; nada haba realizado
por sostener su podero histrico en el rest de sus colonies.
A pesar de que Oriente la provocara a una guerra durante diez
aos, no pudieron sus gobernantes, en previsin a evitar otra
guerra, comunicar las principles ciudades y villas de Oriente con
.una arteria de carreteras y lneas ferro-carrileras, que a la par que
desarrollaran las iniciativas particulares, fomentaran el trabajo y
la riqueza, emplearan al nativo, facilitando medios de vida a la ac-
tividad individual.
Lograron los cubanos rebeldes dar organizacin y fuerzas
efectivas a un ejrcito irregular, dirigido por astutos y valientes
guerrilleros, y no pudo contar el gobierno de la colonia con loco-
motoras que rpidamente trasportaran sus unidades para sofocar
el incendio de la revolucin que se produca en Guantnamo y Man-
zanillo, en Bayamo y Jiguan, en Palma y Songo, en el Ramn y el
Caney. I al final de la contienda, sufriendo las armas de la monar-
qua borb6nica reveses en los campos de Oriente, el revolucionario
pertinaz le original un intervencin extranjera armada en la con-
tienda separatist, y encuentra a sus grandes unidades de guerra
.diseminadas por Holgun y Manzanillo, por Guantnamo y Cuba, y
fraccionadas en villas y pueblos del resto de Oriente, sin poderlas
trasportar con rapidez, para evitar que el ejrcito enemigo desem-
barcara sus cuerpos de ejrcito, retndola a una lucha de-
sigual.










72 RAFAEL GUTIERREZ

La march del general don Federico Escario, desde Manzani-
llo a Santiago, a travs de psimos caminos, hostilizado por fuerzas
cubanas para tomar parte en la defense de la plaza sitiada, cons-
tituye una proeza de valor y un rasgo de heroicidad innata en los
espaoles.
Pero este concurso, este esfuerzo, no sirvi para otra cosa ms
que para debilitar la defense que el comandante military de Manza-
nillo, coronel Snchez Parrn, haca en aquella plaza, ciudad del li-
toral, sin medios de defense alguna para rechazar con artillera
modern de grueso calibre el bombardeo de una parte de la escua-
dra norteamericana, y los fuegos de tierra del ejrcito liber-
tador.
El general Escario haba acudido al llamamiento del jefe mili-
tar de Santiago, para rendir sus armas sin disparar un tiro al ene-
migo, Era un penoso encadenamiento moral que se le impona a
un jefe de prestigio military!
El ejrcito aliado march sobre los suburbios de la ciudad para
estrechar el cerco y precipitar la accin, hasta rendir o asaltar la
plaza. o
Los espaoles piden armisticio, que se concede.
Terminado ste, las fuerzas cubanas avanzan por uno de los
flancos y el enemigo abandon las trincheras y posiciones que ocu-
paba en el pequeo casero de Dos Caminos del Cobre, ocupando
toda la parte Oeste del litoral de Santiago, soldados de la valerosa
division de Cuba.
Los espaoles se encuentran desmoralizados.
El general Shafter intima la rendicin de la plaza, amenazan-
do con bombardear la ciudad, lo que produjo un estado de terror y
perturbacin entire los habitantes de Santiago; pero, debido a la
mediacin de los cnsules extranjeros, aplaz el jefe military nor-
teamericano el bombardeo, permitiendo con esta tregua a que aban-
do,naran la poblacin sitiada, los ancianos, mujeres y nios, que en
xodo espantoso se refugiaron en el Caney y Cuabitas, el da 5 de
julio.
Estrechado el cerco el da 9, por el movimiento de los cubanos
en la parte Oeste, dominando el cementerio y la baha, a la vista
del enemigo, todo estaba dispuesto para el bombardeo de la
plaza.
Los espaoles, pretendiendo reforzar sus grandes unidades en









ORIENTED HERICO 73

un poderoso ncleo, proponen al gobierno de Mac Kinley, evacuar
la ciudad y retirarse a Holgun, donde el general don Agustn
Luque, tena concentrados las grandes guarniciones de Puerto Pa-
dre, Mayari, Gibara y otros pueblos, y que podan contar con un
ejrcito de refuerzo como de doce mil hombres, bien armados y mu-
nicionados. Si los Estados Unidos cede a la proposicin del enemigo,
poda ste presentar batalla y variar por el moment la faz de la
guerra.
El general Shafter, sin entrar en condiciones con el enemigo,
intimida la rendicin a las tres de la tarde, hora en que, si no rendan
la plaza, comenzara el bombardeo,
las tres en punto comenz la lnea americana un vivo fuego
de fusil y can contra las posiciones enemigas, apoyada por el
ejrcito cubano en una gran parte de la lnea, mientras que los
caones de la escuadra bombardeaban la costa del litoral de la baha
de Santiago.
El caoneo ha durado hasta que la luz crepuscular ocult, por
medio de las tinieblas de la noche, a los combatientes.
Al fin se entablan las negociaciones para la capitulacin de
la plaza, que materialmente no puede resistir ms el cerco.
El da 17 de julio, el general Shafter, jefe de la division, con
una parte de su E. M. y escoltados por un escuadrn de caballera,
y el general don Jos Toral, con su E. M. y una escolta de cien
hombres, llegan al lugar designado de antemano, saludndose al
toque de las cornetas.
El general Toral desenvain su espada, que entreg al gene-
ral Shafter, quien la devolvi al jefe espaol.
Ambos generals entraron en la ciudad, tomando el general
Shafter posesin de la plaza de Santiago de Cuba,' a las doce en
punto del da; los caones norteamericanos saludaban la bandera
espaola, que era arriada para siempre de las fortalezas cubanas
y en su lugar izaba el ejrcito victorioso la ensea norteamericana
a los acordes del Himno Nacional (the star spangled banner.)
Las fuerzas espaolas, rendidas, van a acampar fuera de las
lneas y posiciones que ocupaban las tropas cubanas, que ayudaron
de manera entusiasta y decisive al triunfo obtenido por el ejrcito
de los Estados Unidos.
Empero, los cubanos, no han visto representar su ejrcito en
la rendicin de la plaza. De la forma estipulada para la capitula-
cin, no se le da cuenta, ni al parecer se han tomado en considera-









74 RAFAEL GUTIERREZ

cin los servicios que han prestado y el auxilio generoso faci-
litado a los jefes de mar y tierra del ejrcito norteamericano. El
dis.gusto que ha provocado la conduct antipoltica de Shafter,
entire las filas del ejrcito libertador, se nota por todas parties.
El general Calixto Garca estudia, de acuerdo con cubanos
ilustrados que han acudido a presenciar los cuadros de la guerra,
la manera de contrarrestar la actitud vejaminosa para las armas
libertadoras, asumida por el cuartel general de Shafter.
Mientras se debata este problema incidental en la lucha, siete
buques de la escuadra amiga, aparecieron en la amplia rada de
Manzanillo.
En tanto, la escuadrilla de buques de guerra espaoles,' va-
lientemente, se dispone a contrarrestar la accin de la po-
derosa flota. Apoyados por la batera de tierra, rompen
fuego contra los buques menores de la escuadra yanqui que se
aproximaba por el Oeste, retirndose, mientras comienza un bom-
bardeo contra la ciudad que ha durado dos horas y media, lanzan-
do los caones de la escuadra 3.500 disparos de diversos calibres,
que han puesto fuera de combat, incendindolos, a los buques de
guerra "Delgado Parejo", "Pontn", "Centinela", Mara",
"Guardin" y "Cuba Espaola", as como tres vapores mercantes,
destinados al trfico de cabotaje y pertenecientes a la compaa
de Menndez y Ca. de la ciudad de Cienfuegos, Santa Clara.
Los restos de la escuadra espaola en Oriente. estaban fuera
de combat. No quedaba a los espaoles otra comunicacin que
por la va terrestre.
La flota norteamerica, terminado el bombardeo, se retir a
siete millas a dominar el canal, manteniendo el bloqueo por esa
parte del litoral.



Mientras tanto el general Calixto Garca, comunicaba al gene-
ral Shafter su resolucin de retirarse al interior de Oriente, con
una gran parte de su ejrcito, dejando fuerzas suficientes en
Cuba; aparte de que consignaba su ms enrgica y comedida pro-
testa por no haber tenido el ejrcito libertador que comandaba, la
representacin que le corresponda junto al ejrcito aliado en la
rendicin de la plaza de Santiago.
La humillacin a que condenaba el general Shafter a los valien-









ORIENTED HERICO 75

tes soldados cubanos que marcharon a la vanguardia del ejrcito
norteamericano, no mereca en las actuales circunstancias hist5-
ricas ms protest que la protest escrita, y sta quedaba consig-
nada con la dignidad del patriotism levantado.
El general Garca march al territorio de Holgun a empren-
der nuevas operaciones contra el resto de los espaoles reconcen-
trados en Gibara y Holgun, en tanto que el mayor general Jess
Rab, jefe del segundo cuerpo de ejrcito movi su cuartel gene-
ral a Manzanillo, para establecer serio cerco a la plaza, llevando
a sus rdenes al valiente general Salvador Hernndez Ros.
Las trincheras cubanas se levantan frente a la gran valla ene-
miga, que procura rechazar el ataque, manteniendo las posiciones
de defense. Los sectors estn bien defendidos y el cerco es serio
y ms seria y terrible se present la lucha.
La flota norteamericana intimida la rendicin de la plaza o
arrasara de lo contrario con la bonita ciudad que se destaca sobre
la hernosa rada. El jefe enemigo, coronel Snchez Parrn, frio,
impasible ante la amenaza y afrontando la responsabilidad hist-
rica, aguarda el ataque antes que rendirse.
En tanto que en Manzanillo se mantiene un estrecho cerco,
la guarnicin espaola de Mayar abandonaba el poblado, castigada
por la fuerzas cubanas a las rdenes del coronel Luis Mart Val -
ds, que la hostiliza, marchando a reconcentrarse a Holgun,
mientras el general Francisco Snchez Hechavarra ocup el po-
blado, y nombr las autoridades locales que garantizaran el orden,
Ja vida y la propiedad en el trmino.
El general don Agustn Luque, jefe de la division espaola,
Acomo obedeciendo a un plan military, abandon a la rica y pintores-
ca villa de Gibara., comunicada por ferrocarril de va estrecha con
la ciudad de Holgun, en cuyo punto reconcentra todas las unida-
des de combat diseminadas bajo su mando, disponindose a con-
sumir el ltimo cartucho contra las fuerzas cubanas.
El mayor Garca con tres mil hombres bajo sus rdenes ocup
la villa el da 29 de julio, nombrando comandante military de la
* plaza al ilustre abogado, coronel Francisco Fernndez Roldn, y
alcalde de la villa al Dr. Sr. Pedro Martnez Rojas.
Las tropas cubanas fueron ovacionadas delirantemente.
Los hospitals estaban atestados de soldados espaoles heri-
dos y enfermos, confiados por el. ejrcito espaol a los sentimientos
nobles y generosos de los cubanos.









76 RAFAEL GUTIERREZ

Las tropas cubanas han confraternizado con los moradores de
la villa, y todo es jbilo y alegra.
El general Garca reune a los representantes del comercio de
la plaza, al que impone una contribucin de guerra ascendente a
50,000 pesos, para cubrir las atenciones de las tropas cubanas que
en lamentable estado se present ante las poblaciones de Orien-
le, que ocupan militarmente.
El general Luque solicita del general Calixto Garca, autoriza-
cin para dirigirse a Camagey, abandonando a Holgun, a lo que
accede el jefe cubano, bajo la precisa condicin que el ejrcito
enemigo lo hiciera sin armas ni municiones. Esta condicional no
la acept el general Luque, quien pretend rescatar las posiciones
que el ejrcito cubano ocupaba en Gibara.
El general Garca, apoyado por el buque de guerra norteameri-
cano Nasville se dispone a defender la plaza, y adelantndose a Luque
ocupa las posiciones ms estratgicas desde Gibara a Auras, em-
plazando artillera y disponindose a library una ruda batalla en
los campos holguineros.
Luque inicia el advance de sus unidades sobre el poblado
de. Auras, que se enfrentan con las del ejrcito cubano, comenzan-
do los preliminares de la batalla .reida y sangrienta que se li-
braba.



Espaa, la nacin conquistador, abatida en sus posiciones de
Amrica y Asia, pidi la paz por intermedio del embajador de Fran-
cia en Washington, firmando en la capital de los Estados Unidos
l/ protocolo de la paz.
Las hostilidades se han suspendido en Cuba desde el da 12
de agosto, pero los cubanos, arma al brazo, continuan hasta el da
18 batindose en Auras, en cuyo da se comunic al general Garca
la suspension de hostilidades.
La ciudad de Manzanillo, amenazada de ser bombardeada du-
rante el da 13 de agosto, por la escuadra norteamericana que vi-
gilaba el bloqueo por el litoral del Sur, es salvada, por el jefe del
cable ingls Mr. Hogge, que con exposicin de su vida, no aban-
don la oficina del cable, por donde recibi orden de comunicar la
suspension de hostilidades a los ejrcitos combatientes.









ORIENTED HER6ICO 77

La guerra ha terminado.
Por Oriente comenz la tragedia yopor Oriente la tragedia
termin.
Durante cuarenta y das meses consecutivos, los hijos de la
region oriental no han descansado un moment, empeados en esta
inmortal guerra contra la dominacin espaola.

*

Apenas terminada la guerra, el gobierno de la revolucin, pre-
sidido por el general Bartolom Mass Mrquez, acord aceptar la
renuncia del mando del ejrcito de Oriente y Camagey, que pre-
sentara el lugarteniente, general Calixto Garca Iguez, a quien
depone de su cargo de lugarteniente y le ordena entregara el
mando al mayor general Jess Rab.
Cuando ya haba terminado la labor revolucionaria, peligrosa
y dificil, cuando haba quedado el territorio de Cuba, libre de ene-
migos al conjuro poderoso del ejrcito aliado, el gobierno nmada,
improvisado bajo las tiendas de campaa, no por un plebiscito
constituido por el pueblo sino por la votacin de las compaas que
constituian los regimientos, obedientes a la voz de la discipline,
acuerda aceptar la renuncia y deponer en plena paz material al
ms culto e ilustrado de los generals, que durante se esfumaba
el process de la guerra, haba escrito las pginas ms brillantes
en la historic military de Cuba.
El gobierno de la revolucin, que cuando los grandes y tras-
cendentales acontecimientos que originaron la guerra entire Espa-
a y los Estados Unidos, permaneci en territorio de Camagy,
cruzado de brazos, impasible, ageno al parecer a cuanto suceda
en la contienda, acuerda aceptar. la renuncia de un jefe superior,
cuando era ms necesaria la presencia de ese mismo jefe para pre-
parar el perodo de transicin rpida que reclamaban de consuno
los,intereses generals del pas, licenciando un ejrcito, que al
llegar al lado de sus familiares encontraba luto, desolacin y mi-
seria por todas parties, pero que era necesario licenciar a los altos
fines de inspirar confianza a las fuentes estancadas del trabajo,
que deban abrirse para consolidar la paz moral de Cuba.
Tampoco poda permanecer acuertelado el ejrcito en la pro-









78 RAFAEL GUTIERREZ

vincia de Oriente, porque no habla provisions de carnes, etc, para
sostenerlos en los campamentos, cuando impona las circunstancias
abrazar de frente y con entusiasmo la obra hermosa de la recons-
truccin pblica, que inspirara fe al gobierno de los Estados Uni-
dos que nos vigilaba y ante quien nos veamos obligados, por vir-
tud y patriotism, a demostrar nuestro amor al trabajo y a la paz,
para constituir en el ms breve plazo possible un gobierno fuer/e y
stable, capaz de garantir la vida y la propiedaa y cumplir las obligado-
nes internacionales, de acuerdo con la resolucin conjunta, aprobada
por el Congreso norteamericano en la madrugada del da 19 de
abril de 1898.
Aquel gobierno de papel, acuerda convocar una Asamblea de la
Revolucin, que se reuni en Santa Cruz del Sur, Camagey, el da
24 de Octubre, a los sesenta y seis das despus de haberse dispa-
rado el ltimo tiro en Auras, territorio de Holgun, contra los ene-
migos de la independencia, sin tener en cuenta que el ejrcito cu-
bano no reciba paga, ni el gobierno contaba con recursos para su-
fragar los gastos de acuertelamiento.
La Asamblea decret el licenciamiento del herico ejrcito cu-
bano, acordando enviar una comisin a Washington, ante el Go-
bierno de los Estados Unidos, presidida por el ilustre guerrero,
general Calixto Garca, para que recabara tres millones de pesos, a
fin de pagar al soldado libertador los tres meses ltimos de opera-
ciones al servicio de los jefes de mar y tierra del ejrcito nortea-
mericano.
El general Calixto Garca embarc para los Estados Unidos,
muriendo en la ciudad de Washington, en el hotel "Nacional" el
da 11 de diciembre, sirviendo a su patria y al ejrcito que tanto
haba contribuido a darle gloria a su nombre, y brillo a su talent y
a su genio.
El da primero de enero de 1899. ces en el territorio de la
Isla la soberana de Espaa, comenzando la era del gobierno de la
intervencin, bajo el mando military del general John R. Brooke.
Mientras tanto, el cubano armado en Oriente. por condicin
innata, desertaba de los campamentos, retirbase al lado de la fa-
milia, levantaba la choza, derribaba el follaje entretejido y ver-
doso o el tronco grueso del arbol gigantesco, preparando la tierra,
rompindola y surcndola, para depositar el grano o la simien-
te de las primeras cosechas que recogera, sembrando el
bienestar de la familiar rural, que es bien human, y preparando









ORIENTED HERICO 79

los grandes das de la paz que disfrutar la tierra ms hermosa
descubierta por el genio de Coln.
Y a preparar los nuevos dias venturosos de la paz, contribute
el comercio de Manzanillo y Bayamo, de Santiago y Guantnamo,
de Holgun y Gibara, de Sagua y Baracoa, abriendo crditos, ayu-
dando al soldado libertador, el hroe annimo de la leyenda, que
abandon el fusil para empuar la azada, que colg el machete del
legionario valeroso, trocndolo por el de Collins que cortara la in-
trincada selva y abriera nuevos horizontes a la agriculture, base de
la estabilidad moral de todo pueblo civilizado. I a esa obra porten-
tosa, contribute el espaol que en tierra siboneya ha formado fa-
milia, constituido hogar, donde adquiri riqueza, bienestar, afec-
tos y respetos, y donde moran sus hijos, y reposarn sus huesos
cuando el sueo de la muerte los paralice a la vida y al movimien-
to.
I reposarn tranquilos, porque morarn en las sepulturas, am-
parados por la piedad cristiana que los muertos merecen; ampara-
dos por el amor filial de los hijos y de los nietos, que cubrirn sus
tumbas sembradas de flores, regadas con lgrimas y amparados
tambin por la bandera tricolor, smbolo de confraternidad univer-
sal entire Cuba y los pueblos cultos y laboriosos que integran la
tierra.

*


Para aquellos supervivientes de la guerra de emancipacin que
le'an las modestas pginas de "Oriente Herico," notarn en el pro-
ceso del prlogo, omisin de nombres de personas y hasta de hechos
de armas, que merecan citarse.
Estas omisiones no alteran en nada el plan de la obra que nos
hemos propuesto desarrollar y presentar ante el veredicto de la
opinion. Son hechos de guerra que a nadie pueden ocultarse; son
personas que, persiguiendo una idea noble y humana, se distinguie-
ron en el desenvolvimiento de los sucesos.
Quin poda ocultar la reida accin del Cacao, donde de-
mostrara su espritu valiente, generoso y noble el general Rab?
Quin podr olvidar en una obra de ndole semejante, lano menos
reida accin de Caureje? Cmo omitir la accin de Palmarito,









80 RAFAEL GUTIERREZ

donde cayera herido el valiente teniente coronel Diego Palacios,
rindiendo la jornada de su vida en los abruptos bosques de la Sierra
Maestra? Cmo el historiador, guiado por un espritu imparcial
se atrevera a omitir la sangrienta accin de El Triunfo, dirigida
por el general Jos Maceo, y donde cayera exnime y glorioso el
ilustrado joven, capitn Manuel Pruna Berguez?
I podran olvidarse a los tenientes coroneles Andrs Silva
Duany, culto abogado, jefe d& E. M. del general Agustn Cebreco,
cado con honor sobre el campo de batalla y al valiente entire los
valientes, Guillermo Hidalgo, quien muri de cara al sol, como el
genial Mart?
Pudieran acaso omitirse los nombres gloriosos de una juven-
tud, que si no ilustrada y cultsima, descoll por entire el mon-
tn annimo, por sus relevantes cualidades de valor y serenidad,
como los tenientes coroneles Adeodato Carvajal, Jos Guadalupe
Bravo, Juan Lpez Martnez, Jos Rab, Manuel Pantoja, Evaris-
to Rodrguez, Miguel Balanz Daz, Jos Rufino Chvez, Arturo
Prior, Silverio Guerra Tllez, Pedro P. Daz, Manuel Len Antnez,
Juan Hernndez Ros, Lino Dou, Felipe Aguirre y otros muchos,
que merecieron bien de la patria?
Porque a travs del tiempo y las edades, cuando la repblica
surjida sobre los hombros de blancos y de negros, por entire las
llamaradas del incendio de la revolucin, cause admiracin entire
sus hermanas de Amrica, por su riqueza, su progress y su perfec-
cin moral, podr entonces la sociedad agradecida, volver la vista
hacia la region ms extensa y montaosa de Cuba, donde sus pre-
claros hijos, fiados al esfuerzo propio, a su altivez y a su valor, a
su abnegacin y patriotism, se lanzaron sin armas para sostener
la guerra que provocaban, a luchar y a morir por la independen-
dencia de la tierra y por los ms levantados y augustos principios
de la libertad y de la democracia.
Que sepan las generaciones cubanas que se sucedan, que fue
Oriente el que se sostuvo en pie de guerra, cuando Occidente y el
Centro flaquearon por falta de previsin. Que fue Oriente, el mo-
nolito levantado por la naturaleza para resistir el huracn de la
guerra desatado, y la nica region que alent los espritus con el
ejemplo, fortific las almas, templ los corazones, sereniz a los
hombres, difundi la rebelin, consolid el ideal de la unidad cuba-
na desde punta Mais al cabo de San Antonio, practice la democra-
cia, am la libertad, devast su riqueza, sacrifice sus hijos, que









ORIENTED HER6ICO 81

cubrieron la verde alfombra de la patria con sepulturas d heroes
ignorados; se ali al extranjero para vencer y los supervivientes
que escaparon a la vorgine de la revolucin, se entregaron con fe
y amor a las labores de la paz, a estrechar los vnculos entire la fa-
milia cubana, a fomentar el trabajo que dignifica, a ensanchar el
progress sealado con el humo de sus grandes fbricas, cooperan-
do al desarrollo de la agriculture, el comercio y la industrial, lle-
vando en los labios y entire los finsimos pliegues de la bandera
de la estrella solitaria, el smbolo hermoso de la palabra Excdsior.
RAFAEL GUTIERREZ.







Page
Missing
or
Unavailable







Page
Missing
or
Unavailable








54 RAFAEL GUTIERREZ

rritorios, comparados con el de la isla de Cuba; avergonzados de
contemplarse reducidos a la simple expresin del colono y del
siervo; asombrados con el deslumbrador progress que presentaban
los Estados Unidos y viendo a los hijos de Sud-Amrica, dueos
de los destinos de esas modernas nacionalidades, el hijo de Orien-
te no poda cruzarse de brazos, permanecer inactivo, servir de es-
carnio a sus dominadores y de risa y compasin a otros pueblos y
a otros hombres.
Contribua a esta future finalidad, la conduct antipoltica
de los espaoles, vejaminosa para el criollo, tendiente a humillar-
lo, a infamarlo y a mantenerlo bajo su verga.
El oriental, como los criollos de las otras provincias o depar-
tamentos, se encontraba impedido de intervenir en la administra-
cin de los intereses procomunales. No poda representar por s y
ante s ningn papel en las esferas pblicas. Apenas si tena ca-
bida en la banca y en el comercio. El concurso que deba aportar a
su pueblo era secundario, intervenido o cercenado.
I todo ese abrumador cmulo de pretericiones, injusticias que
perjudicaban intereses creados, detentaciones odiosas, crimenes,
vejmenes, humillaciones y oprobios, trajeron la guerra inevitable,
cruel, terrible y despiadada de los diez afos-1868 a 1878-que no
sirvi para modificar el medio social en la colonia.
Despus de esa dcada espantosa, a pesar de que Espaa
haba perdido sus ms grandes dominios en tierra de Amrica, los
caciques audaces y los gobernantes espaoles no.rectificaban-por
atavismo de la raza y de la educacin-sus grades yerros y sus
injustos procedimientos.
El cubano de Oriente, que no haba aceptado de buen grado
el llamado Pacto del Zanjn, del que protest bajo los frondosos
mangos erguidos en la sabana de Baragu; el cubano de Oriente,
que se vi obligado a deponer las armas y a capitular ante el ds-
pota, no poda conformarse con la situacin que se creaba, debido
a la indiferencia del resto de las provincias-excepcin de Cama-
gey y los Villas-que se declararon enemigas de la revolucin.
Era por dems saliente la caracterstica de la provincia, que
ofreca a la historic del pas hombres ilustres y talentosos, estadis-
tas, escritores, poetas, guerreros, etc., que descollaron por sus
portentosas y relevantes cualidades de erudicin y de talent, y
que fueron vctimas propiciatorias de la tirana espaola.









































Mayor general,
jefe del Ejrcito


Mximo Gmez Baez,
Libertador de Cuba.


1---









ORIENTED HERICO 87

Jos Antonio Saco, bayams ilustre, escritor y estadista, ex-
traado de su patria.
Jos Mara Heredia, ilustre cantor del Nigara, quien vctima
del absolutismo, busc refugio en tierra extraa, lejos del suelo
que lo vio nacer.
Juan Clemente Zenea, culto bardo bayams, acaso el nico
poeta cubano de cantos elegiacos, fusilado en la Habana, vctima
de la poltica absolutista del general Balmaseda.
Pedro Santacilia, Jos Fornaris, Ramn Palma, Npoles Fa-
jardo, son otros tantos poetas del parnaso oriental.
Rafael MI Merchan, Tristn de J. Medina, orador sagrado, es-
critores fueron, los que descollaron entire los hombres amantes de las
letras castellanas.
I como genios de la guerra, los generals Antonio Maceo y Ca-
lixto Garca Iiguez, que haban descollado por su espritu military.
as como otros que dieron pginas de honor a la historic de Cuba
I unidos a estos nombres-smbolos del ideal de independencia
-encontramos revolucionarios como Francisco Vicente Aguilera y
Carlos Manuel de Cspedes, alma y vida de la inmortal revolucin
de Yara.
Con todo este bagaje de nombres ilustres, los hijos de Oriente,
no podan permanecer impasibles e indiferentes bajo la soberana
de Espaa.
Reaccionados los espritus, los hombres que escribieron con
sangre la inmortal epopeya del ao 1868, comenzaron a moverse y
a preparar los nimos para crear un nuevo estado revolucionario.
El da 26 de agosto de 1879, en el lugar conocido por la Pla-
yita, el general Jos Maceo y el coronel Quintn Banderas, dispa-
raron los revlveres contra una pareja de orden pblico, inicindose
el alzamiento armado en las mismas calls de la capital de la pro-
vincia, obligando prematuramente al general Guillermo Moncada
a colocarse al frente de la sublevacin.
A stos hombres secund el general Belisario Grave de Peral-
ta, en Holgun, arrastrando consigo 400 compatriotas; los her-
manos Viros, por Mayar, que sublevaron las guerrillas que tenan
bajo su mando, para la defense de Espaa; Pedro A. Prez, por
Guantnamo, "con una parte de las temibles escuadras que haban
sido terror de la revolucin en la comarca del Guaso; el coronel
Mariano Torres Lora, por Jiguan y otros jefes revolucionarios por
distintos lugares de la provincia orientaL










88 RAFAEL GUTIERREZ

El general Limbano Snchez, invadi la rica comarca de Bara-
coa, donde se libraron, as como en otros lugares de la provincia
importantes acciones de guerra.
La sociedad en general se mostr indiferente ante esta ener-
gia sublime del patriotism.
Pero Oriente, estaba desolado. Toda la provincia se encontra-
ba arruinada, temerosos sus moradores de abrazar ninguna em-
presa agrcola o industrial; las zonas de cultivos menores sin pro-
ductos que ofrecer al guerrero en la montaa.
I unido a estos males, el enemigo, extremando la nota, dete-
nia y reduca a prisin a los compatriotas que se les hacan sospe-
chosos; mataban, encarcelaban y deportaban a otras posesiones
espaolas a los cubanos que se haban distinguido por su amor o
simpata a la causa separatist.
El absolutismo era el rgimen imperante.
Los hermanos Viros fueron asesinados como expiacin a la re-
belda contra el dspota. El general Arcadio Leyte Vidal, fu arroja-
do al mar en la profunda baha de Nipe, condenndolo a ser pasto
de los enormes tiburones, que en ese puerto conviven.
El general "Goyo" Benitez, (Gregorio) emprende march a
Camagey, adonde llega animoso para sublevar la comarca cama-
geyana, que lo rechaza, teniendo que contramarchar a Oriente,
muriendo en territorio bayams.
Los patriots orientales han librado importantes acciones de
guerra en "Sabana Abajo", Guantnamo, en Guayabo, donde se
pelea durante tres das; y Mayar-Abajo, que es atacado por los her-
manos Viros, el cual pueblo, fue tomado por los rebeldes.
Los generals Moneada y Jos Maceo entablan la sangrienta
accin de "El Naranjo", en el trmino de Mayari, que cubre de
gloria a los orientales.
Pero estos sacrificios por el ideal de independencia, eran sa-
crificios intiles, estriles.
Los espaoles poblaban con cubanos sus posesiones africanas
y mataban a cuantos podan en los campos.
Haba que segar cabezas de separatists para exterminar la
idea.
I esa media exterminadora, ofrece de moment resultado a
los generals Camilio Polavieja y Luis M* Pando; pues, el rebelde
no- cuenta con avisos enviados por los cmplices en pueblos y ciu-
dades, ni tampoco con armas y municiones de guerra.









ORIENTED HERICO 89

No qued otro recurso a los generals Guillermo Moncada y
Jos Maceo, casi dispersos en las montaas, descalzos y hara-
pientos, que parlamentar con el enemigo en Guantnamo y rendir-
se condicionalmente al general Santos Prez.
Invadida la comarca baracoana por el general Limbano Sn-
chez, que march sobre Baracoa a raz del alzamiento, el coman-
dante Manuel la O Jay con 50 hombres-acudi a reforzarlo, pues
se ignoraba en el cuartel del general Jos Maceo la media adop-
tada por el general Snchez--quien recibi6 el refuerzo del coman-
dante la O.
Estas fuerzas, a las rdenes del coronel Limbano Snchez,
fueron las ltimas en rendirse al enemigo, portndose de manera
bizarre.
Libraron acciones en "Sabanilla" y "Baracoa", quitando un
convoy al enemigo; tuvieron encuentro en el ro "Mier" y otro re-
ido en las "Mayas", en los "Negritos" y en el "Cerro de Ta-
baj."
El da 23 de junio de 1880, coparon un convoy al enemigo en
"Duaba", despus de reido encuentro, que haba de ser el ltimo
de la jornada; porque el da 25, conferenciaron cerca de Baracoa
el general Limbano Snchez y el comandante Manuel la 0 Jay con
los generals Camilo Polavieja y Santos Prez, acordndose las
nuevas bases de la capitulacin, que eran las acordadas y acepta-
das por los generals Guillermo Moncada y Jos Maceo en la si-
guiente forma: Olvido a lo pasado; y pago de pasajes a los capihulaaos
que se embarcaran para el extranjero.
Tales eran en sntesis, las bases sencillas de la capitulacin y
conforme a ellas, el da 26 de junio, depusieron las armas los suble-
vados en "Guanacao", entrando ese mismo da en la ciudad de
Baracoa, donde embarcaron el 29, a bordo del vapor espaol de
guerra "Favorita", que los trasportara a Cayo-Hueso.
En alta mar sali al encuentro del "Favorita" la fragata de
guerra "'Numancia", adonde fueron trasbordados y conducidos
press, al puerto de Caimanera, lugar donde fonde el histrico
buque de la armada espaola.
Trasbordados al vapor mercante "Pasaje" y escoltados por
fuerzas de "Orden Pblico", fueron introducidos por un pie a los
grilletes de la barra, como vulgares criminals; zarpando el buque
del puerto para la isla de Puerto Rico.
El da 5 de julio sufrieron otro trasbordo al vapor, "Espaa",









o0 RAFAEL GUTIERREZ

vueltos a ser sometidos a la barra, con centinelas de vista, ence-
rrados en la bodega del barco ftida e inmunda.
La oficialidad que acompaaba al coronel Limbano Snchez
en este va crucis por la patria, eran comandante, Manuel la O;
capitanes Bernardino Aldama, Ramn el chileno, (ayudante del ge-
neral), Toms Cardoso, Jos del Carmen Jimnez, Jos Carrasco;
tenientes, Juan de la Cruz Barrientos, Antonio Surez, Jos La-
fitt y sub-teniente Ramn Barreto.
Antes de zarpar el vapor para Espaa, fueron conducidos a
bordo del "Espaa". el teniente coronel Rafael Maceo, los coman-
dantes Jos Meja (Cartagena), Ramn Gonzlez, Licenciado Da-
mingo Adel, periodista Len Borregan, Dr. Domingo Acosta y
otros, en nmero de 84, contndose entire ellos mujeres y nios.
El buque zarp para el puerto de Santander, adonde arribaron el
da 26 de julio.
El official de "Orden Pblico" que los conduca, antes de lle-
varlos a la crcel de la ciudad, los amarr convenientemente para
mayor seguridad, temeroso de una evasin.
En el trayecto, desde el muelle a la crcel, se aglomer una
parte del pueblo santanderino, que indignado la emprendi a pe-
dradas con las fuerzas del orden pblico de la colonia que los con-
duca, gritndoles: que aqullos no eran criminals; que eran polticos
cubanos.
Ingresados en la crcel, el da 30, volvieron a ser reembarca-
dos, amarrados siempre, con orden de trasladarlos al puerto de
Cdiz adonde arribaron. Trasbordados al vapor de guerra "Vulca-
no", el comandarite del buque, noble y generoso marino espaol,
orden former los deportados sobre la toldilla y encarndose con el
despiadado teniente de "Orden Pblico" que los conduca, le dijo:
Usted es un mal espaol: a los press polticos no se les trata de esa ma-
nera, pues, es deshonrar la bandera de nuestra patria. Esos politicos no
son reos confinados. I retrese inmediatamente; no quiero queponga used
los pies en la toldilla de este buque.
Yo he estado mucho tiempo en Cuba-agreg-y conozco el'careacer
de los cubanos.
Acto seguido orden soltarlos, sealando camarotes para todos;
los obsequi con una comida suculenta, sentndose a la mesa la
oficialidad con el comandante del buque que serva de anfitrin.
Al llegar a Chafarinas fueron conducidos al cuartel de inge-
nieros. dndoles las autoridades el pueblo por crcel.












Con estos deportados de la colonia, poda darse por terminado
el perido de la guerra chiquita, que fue prolongado, debido a que
el mayor general Calixto Garca, muy tardamente, desembarc por
el Aserradero, acompaado de diez y nueve expedicionarios, que
se vieron perseguidos da y noche por las tropas enemigas. Uno a
uno fueron cayendo estos hroes de la patria; uno a uno fueron rin-
diendo la jornada, indiferentes ante los aterrados ojos de la falange
separatist, que no se atrevi a apoyarlos por falta d medios y por
terror al absolutismo imperante.
Aislado el mayor general Calixto Garca, que se vio obligado
a caminar por sobre el lecho de los ros y arroyuelos para no dejar
rastro al enemigo, evitando la persecucin que se le haca, se en-
treg incondicionalmente y fue conducido a la ciudad de Bayamo,
el da 3 de agosto de 1880.
Mientras el general Calixto Garca era deportado a Espaa,
como se haban deportado a los generals Jos Maceo y Guillermo
Moncada, el primero a Chafarinas y el segundo a Mahn, se for-
maba consejo de guerra a los prisioneros expedicionarios de Gar-
ca, muriendo fusilados en Bayamo, el valiente patriota Po Rosa-
-do y otros ms (1); procedimiento cruel que afirm en Oriente
una paz material sobre los filos de los machetes y las agu-
das puntas de las bayonetas.
La crueldad empleada por los generals Camilo Polavieja y
Luis M* Pando, han difundido terror entire los habitantes de O-
riente. No hay ciudad, villa o pueblo que no lamente la desapari-
cin de personas, vctimas de la tirana.
La provincia qued consternada; los nimos abatidos, medro-
sas las families, luto en los hogares, mejillas escaldadas por las
lgrimas con oaio a Espaa, oculto en el fondo de las conciencias.
Con estas medidas--que redujeron a los patriots a la impo-
tencia-los caciques espaoles cobraron bros y engredos, predo-
minaron en la sociedad y en sus destinos, conculcando los mas gran-
des fueros del derecho.
Parecan seores de Horca y Cuchillo durante la poca del abo-
lido feudalismo. A una indicacin de los caciques la vida de un
hombre estaba comprometida.
(1) No se ha pretendido hacer narracin histrica de la "Guerra Chiqui-
ta", nada ms que en cuanto al general Limbano Snchez, en Baracoa, por la
trascendencia de estos sucesos aos mas tarde, durante la guerra de 1895 a 1898.


ORIENTED HER61CO


91 -









92 RAFAEL GUTIERREZ

La sociedad en general no tena garantas a la vida, a la liber-
tad y al derecho ciudadano.

%*

Oriente est vencido; pero mantiene con el dspota reserves
mentales.
El movimiento inusitado en la capital sucede al retraimiento
de los trgicos das. Las sociedades nuevas no se detienen, avan -
zan siempre impulsadas por una fuerza oculta y poderosa que se
llama Progreso.
Al movimiento en la capital sucedi otro idntido en el campo.
Las families rurales volvieron a la heredad, a reconstruir la casa
solariega. 5l tmido que encontr una mirada compasiva del tira-
no vuelve a labrar la tierra, a depositar la semilla en el surco. El
tirano se ha encargado tambin de abrazar la obra maravillosa de
la reconstruccin de la colonia. Las tierras que por derecho de
conquista, por donacin o expropiacin forzosa pasaron a ser pro-
piedad del Estado, se repartieron en parcelas para ponerlas en es-
tado de produccin al mismo soldado cubano que arma al brazo de-
fendi la independencia de Cuba.
Pero al lado de la choza del mamb capitulado, el tirano colo-
caba el boho del guerrillero, que vigilaba, y al que licenci, porque
la colonia no poda soportar la carga de un ejrcito numeroso.
Los soldados del ejrcito regular de Espaa, que cumplieron
sus compromises con el servicio durante la guerra, se decidieron
muchos a morar en la colonia, constituyendo familiar con la hermo-
sa criolla, aumentando el censo de poblacin.
La obra reconstructora progress rpidamente.- A la miseria
de los das en la guerra, en dos aos sucede la abundancia de pro-
ductos que hacen ms facil y llevadera la vida.
Toda la provincia edifica, fomenta, construye. Nadie piensa
ms en conspirar contra Espaa, despus del ruidoso fracaso de
la Guerra Chiquita.
Pero si no se conspiraba, apenas si se ejercitaban derechos
politicos, que nicamente practicaban los espaoles.
Los gobiernos de Madrid, que turnaban en el poder, creyeron
al pas vencido, humillado. Sobre todo creyeron fuertemente cas-
tigada la provincia de Oriente.





































Dr. Toms Padr Grin..
Comandante del Ejrcito Libertador y jefe de
E. M. del general Guillermo Moncada. )









ORIENTED HERICO 95

I opinaron, -espejismo engaoso de las alturas-qu.e el domi-
nio de Espaa en Cuba no sera jams perturbado; pues los hijos
de Oriente no volveran a provocar al gobierno de la colonia con
rebeliones para intentar sacudir la soberana de la metrpoli.
Convencidos los espaoles de esta opinion, arrojaron sobre la
colonia enorme plaga de empleados venales, que entronizaron el
nepotismo ms vergonzoso. El contrabando se enseore de las
aduanas del pas. Las casas de prostitucin, brindaron mrgen fabu-
loso a la "Seccin de Higiene", para enriquecer gobernadores de
provincias. La prensa peridica qued sometida al lpiz rojo del
censor. Las asociaciones organizadas, intervenidas por las auto-
ridades.
No quedaba al cubano otro recurso que resignarse a esperar
mejores'pocas y nuevos das al correr del tiempo.
El partido liberal no logr echar en Oriente raz alguna, por
dos obstculos formidable que encontr a su paso: la oposicin
sistemtica de los espaoles por ser organizacin cubana; y
la nueva doctrine que obligaba al separatist a abdicar de sus
principios revolucionarios.
El partido liberal, declarado francamente autonomista ms
tarde, apenas ech races en la opinion, y a pesar de la situacin
comprometida, hubo cubanos que marcharon de frente a la van-
guardia de la etapa evolucionista que se iniciaba. El seor don
Francisco Ortiz y Gonzlez, fund con otras personas entusiastas
el peridico "El Derecho", el ao 1882, y comenzaron a organizar-
se los comits y asambleas polticas, que lograron obtener triunfo,
-los candidates presentados-en las elecciones municipales y pro-
vinciales.
La lucha por medio de la prensa peridica lleg a revestir ca-
racteres de odio. La lnea divisoria entire espaoles y cubanos se
pronunciaba ms cada da.
En Manzanillo llegaron a la rivalidad personal y por ltimo al
asesinato poltico.
El periodista espaol don Angel Martin, director del peridico
"La Verdad", que firmaba sus trabajos de crtica dura contra los
| polticos cubanos con el pseudnimo de "'Canta Claro", en los mo-
mentos que tena entire sus brazos una hija menor-con meses de
edad-penetr en su hogar un villano asesino, que le clav un
pual en el pecho. Este hecho criminal, que conmovi a la socie-
dad manzanillera, qued envuelto en el mayor misterio a pesar de.










96 RAFAEL GUTIERREZ

las grandes pesquisas de los tribunales y agents polizontes, por
descubrir a los autores de aquel horrendo asesinato.
Nada lleg a respetar el caciquismo espaol.
Los cubanos, an ms, los hijos de los espaoles, eran trata-
dos como enemigos encubiertos de Espaa, a los que habla que
excluir de toda intervencin en los asuntos pblicos de la colonia.
Los castellanos no estaban conformes con aquella relative li-
bertad que se concedi a la prensa peridica, al promulgrse en
1882 la Constitucin espaola.
En Santiago de Cuba, el seor Gil de Bez, fund un peridi-
-co con el ttulo de "El Ferrocarril", que enderezaba sus trabajos
de crtica vibrant y mordaz contra caciques enriquecidos por ma-
las artes, y contra las inmoralidades del clero, sostenido. por ley
del Estado.
Una maana al transitar por la calle baja de San Francisco
y San Bartolom, otro asesino le asest tremenda pualada en el co-
razn que le priv de la vida.
La opinion pblica achac la muerte del valiente periodista,
hijo de Canarias, que simpatiz con los cubanos, al clero espaol
que sostena el erario pblico.
Los liberals, al promulgarse la constitucin se declararon en la
Habana francamente autonomistas, cuando Oriente, por el via
r-,cis terrible que atravesaba, era iminente, de corazn y alma se-
paratista.
A pesar de todo, el pueblo oriental, resignado, acept como tran-
saccin momentnea la formula autonomista, que sintetizaba el
gobierno del pas por el pas, que no aceptaron los elemen-
tos adictos a los ideales de independencia, por la cual causa
haban luchado en los campos de batalla.
Los ideales autonomistas aparecieron vagamente en la sociedad
oriental.
Los partidarios de la doctrine abrazaron con fe y entusiasmo
la reorganizacin de sus juntas y asambleas, que nombraron al dis-
tinguido cubano, culto abogado y connotado separatist, don Urba-
no Snchez Hechavarra, Presidente, quien haba sido deportado
por los sucesos de la Guerr, Chiquita a Melilla, posesin espaola en.
Africa.
Este popular candidate galvaniz la influencia moral del cuerpo
electoral autonomista. A sus juntas y asambleas acudieron algunos
elements del separatismo, que claudicaron con el dspota y otros,










ORIENTED HERICO 97

que tomaban posiciones polticas, como un medio que impulsaran
ms tarde las masas a la revolucin.
Entonces comenzaron a sentirse las influencias de las nuevas
ideas, entire la sociedad culta al difundirlas "El Pas", >rgano ofi-
cial del partido, en la Habana, que comenz a dirigir el ilustrado y
castizo escritor don Ricardo del Monte.
El peridico "Patria", rgano official del partido en Oriente.
vino a la palestra, para encauzar las nuevas ideas, dirigido por el
culto escritor don Francisco Serret.
Lentamente, van oreando las ideas los espritus frios, reani-
mndolos en Guantnamo, Manzanillo y Holguin, abriendo paso a
los nuevos das.
I este movimiento evolucionista arraig la creencia, de que los
orientales haban desistido a toda tendencia revolucionaria, que
impulse rdsueltamente a espaoles y cubanos, a abrazar la obra
notable de la reconstruccin pblica.
Se fomentaron nuevos cafetales en Guantnamo, Baracoa,
Caney, Cuba y el Cobre, en los cuales trminos municipales co-
mienza a desarrollarse la riqueza agrcola, mientras que por Jigua-
ni, Bayamo, Tunas y Manzanillo, la ganadera y nuevas industries
comenzaron a tener vida en las citadas comarcas.-,
Holguin, Gibara y Mayar, a los cultivos menores, unen la ri-
queza del tabaco, la explotacin de ricas maderas y la ganadera.
Todo hace career que-la paz moral se ha consolidado en Orien-
te.. Pero a perturbarla vienen los elements separatists que en el
extranjero se agitaban por importar a Cuba y sobre todo a Orien-
te, nueva revolucin armada.
Eran elements cubanos, prfugos unos de las posesiones es-
paolas de Africa, adonde haban sido deportados; otros que,
cuando el Pacto del Zanjn, antes que humillarse al tirano, 'bus-
caron horizontes extraos a la actividad y a la vida.
Irreflexiva la emigraci4n cubana, dispersa por los pauses de
los Estados Unidos de Amrica, Colombia, Costa Rica, Santo Do-
mingo y la posesin inglesa de Jamaica en el mar de las Antillas,
comenzaron a lanzar pequeas e indefensas expediciones de revo-
lucionarios, que no contaban con el apoyo moral ni material de los
cubanos en Oriente.
No comprendan que Oriente estaba cansado de estriles ten-
tativas como la originada con la "Protesta de Baragu" y despus
en 1879, con la "Guerra Chiquita".




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs