• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Foreword
 Recuerdos: Paginas dedicadas a...
 El viejo Edua o mi ultimo...
 Odisea del general Jose Maceo
 Por la verdad






Group Title: Biblioteca Cuba ... III
Title: Horas de tregua
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081283/00001
 Material Information
Title: Horas de tregua
Series Title: Biblioteca Cuba ... III
Physical Description: 112 p. : ; 17 cm.
Language: Spanish
Creator: Gómez, Máximo, 1836-1905
Carbonell, Néstor, b. 1884
Publisher: Impr. de Rodríguez y ca.
Place of Publication: Habana
Publication Date: [1916]
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Revolution, 1895-1898   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: "Al lector," p. 3-4, signed: N. C. i. e. Néstor Carbonell
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081283
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000139608
oclc - 23818591
notis - AAQ5722

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Foreword
        Page 3
        Page 4
    Recuerdos: Paginas dedicadas a mi hija Clemencia
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    El viejo Edua o mi ultimo asistente
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Odisea del general Jose Maceo
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    Por la verdad
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
Full Text
BIBLIOTECA CUBA




Maximo G6mez <







Horas de oegua





Febrero 19 de 1916


HABANA
Imprenta Ardsatia "Comedia"
de Rodriguez y Ca.
>Zulueta No. 73
2.91 0S "
pt, 5i
~Y~5Iter-;^..._ .:-











UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES






THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFItMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.





. BIL I
o BIBLI



9c -


[OTECA CUBA

.


aMximo -G6mez


Horas de tregua





Febrero 19 de 1916





3-35

"Comedia"
. . yjRoivez y Ca.
S" 'Zunela No. 73
--















AL LECTOR


8Y c6mo habia de faltar entire los pri-
meros volhimenes de la Biblioteca Cuba,
uno de MAximo G6mez, el hombre ex-
traordinario que fu6 en nuestras horas
de lucha, pastor de heroes, y en nues-
tras horas de calma, cumbre de reflexio-
nes? He aquf, pues, unas cuantas pro-
sas del viejo General, de aquel fiero pa-
ladin de las libertades cubanas, que sa-
bia de caer a caballo sobre las huestes
enemigas y de echar a volar-sobre el
ala de las palabras-el pensamiento
viril o la idea limpia. Estas piginas
dicen del ancho coraz6n y de la rica
mentalidad que albergaba el iefe abne-
gado e incorruptible, a quie- 1davfa la
patria-con injusticia abomin~ e-.no ha
rendido homenaje digno de su memoria...
Leyendo Recuerdos, nadie se lo imagine
en el lienzo rojo de los combates, encar-
nando la guerra libertadora, entire odios
y ..uefios, trienfos y c.errotas, glorias y
martiros: leyendo Recuerdos se le ima-
gina un patriarca biblico, ensefiando a
los hijos el alfabeto de la existencia,
cl camino del deber:-camino que se





cruza casi siempre, con los brazos en
cruz. El viejo Edua o mi iltimo asisten-
te, rebosa de piedad y de cauteloso jui-
cio: es un episodio en el que se le ve
en ocasiones abrir lac.mano y restregarse
con ella los ojos para limpiarse una lI-
grima, y otras, cerrarla y buscar nervioso
a quien aturdir de un pufietazo. En Edud,
servidor manso y puro, rindi6 Miximo
G6mez tributo a los humildes,. a los que
ahora politicos comodines y autoritarios,
Ilevan tras sus ambiciones como bestias
de alquiler. La Odisea del General Ma-
ceo, el relato de la vida del bravo entire
los bravos, es como un himno y como un
response. Se ve al h6roe: se le admira:
se le llora. En la carta a Estrada, rd-
plica a Sanguily y Collazo, se muestra
sagaz y rebosante del mis puro patriotis-
mo: para dl la patria no fu6 lo que para
tantos, escalera, alfombra, pedestal,-
sino agonia, sacrificio, G61gota!.. iOh,
gran guerrero y gran pensador: el mirmol
que ha de perpetuar tu imagen, duerme
adn en las canteras, ante la miopia o in-
diferencia de los poderosos. Pero en el
alma de los humildes, tu figura no se
borra: es luz que no se apaga, huracin
que orea el aire, fortaleza en cuyo mu-
ro se quiebran las flechas envenenadas
de los rebeldes y generosos a la hora
de la escasez: sefiorones y egoistas en
la de la comodidad y la abundancia.....
N. C.



















Recuerdos

PAGINAS DEDICADAS A MI HIJA
CLEMENCIA

La gratitud, es la cadena
de seda y oro que une a
los corazones honrados.
J. J. Palma.
A ti, hija amada de mi coraz6n. A ti,
pedazo de mi alma, amor de todos mis
amores y esperanza de toda mi vida. A
ti, hija mia, dedico estas lines que
aprenderis como una oraci6n y guarda-
ras en tu memorial como un recuerdo sa-
grado.
L6elas td, y has que tus hermanos las
lean, para que tf y ellos sepan c6mo y
d6nde nacf, algo de lo much 'que he
sufrido, y sepan tambidn a quidnes les
debemos un favor, porque. quiero que
desde la infancia aprendan a pensar, sen-
tir v agradecer.
Hay deudas en la vida de los hombres
que jams acaban de pagarse, y es pre-
ciso que los padres las leguen a sus hi-





jos: y cuando tu manb amorosa cierre
mis ojos sin luz, porque haya caido para
confundirme con el polvo de los demiis,
a ti y a ellos tocari honrar mi nombre
y mi memorial con 4a gratitud hacia
nuestros bienhechores-yo habr6 desa-
parecido de la escena de los vivos.
Esos amigos, tambidn pueden abando-
nar este mundo mentiroso y falaz, pero
quedarAn sus hijos, justos acreedores,
para recojer el fruto que sus padres han
sembrado.
No olvides nunca, hija mia, que la
gratitud es el sentimiento mAs dulce que
conmueve el alma, que agrada a Dios y
que siempre ha procurado conservar en
su coraz6n, tu padre que te ama,
Mfiximo G6mez.

Hay en medio del mar Caribe, alli en
el AtlAntico, una Isla (la geografia te la
ensefiara) que se llama la Isla de Santo
Domingo, tan rica y tan bella, que un
tiempo fu6 designada "La Primada de
las Indias".
Las brisas de aquel mar, siempre in-
quieto, mecieron mi cuna; alli naci, y
aquella tierra, que quizd no vuelva a pi-
sar, es mi patria.
Mis padres, que fueron honrados y
virtuosos, si no ricos, gozaban por lo
mnenos de posici6n acomodada y decent,
y como yo era el ainico var6n, fui desde
lucgo e' principal obicto de su carifio y
cuidados, y de este modo mi existencia
sz deslizaba dulcemente en medio de las
caricias del paternal amor.
El c.ego carifio que mi madre me pro-
fesaba, contribuy6 no poco a que mi edu-






caci6n fuese menos o.ue median, pues
no queria separarme de su lado, ni que
mi padre me enviara a un colegio ex-
tranjero, y fu6 mi professor el cura del
pueblo, que era mi padrino, intimo ami-
go de la familiar, y que daba muestras de
sentir tierno y sincero afecto por mi.
Este hombre, aunque bastante instrui-
do, era de atrasadas ideas, como lo ha
sido siempre la gente de sotana, y mi
educaci6n primaria, tinica que pude al-
canzar, fu6 puramente religiosa-con
much mis raz6n, que mi madre, como
todas las mujeres de aquel pais, era un
tanto fanitica, y acariciaba la idea de
que yo adoptase la carrera eclesidstica.
No obstante todo eso, yo no me sentia
muy inclinado a ella; pero jams me
atrevi a manifestar lo contrario, por no
causar pena a mi madre, a quien tanto
amaba.
Asi corria el tiempo para mi, cuando
el afio 1855, que ya contaba yo diez y
seis afios, un dia, la banda military de la
guarnici6n de la plaza, y a una hora
inesperada, tocaba march por las ca-
lies del pueblo. Se publicaba con gran
pompa y solemnidad un decreto del Go-
bierno, llamando a las armas a todos los
hombres de la Reptiblica, sin distinci6n
de classes ni categories, y de la edad de
15 I-asta 50 afios.
Haci'a algunos afios que se sostenia una
-ucrra con la vecina Repdblica de Haiti,
cn la cual las armas dominicanas habian
c.uedado cicmpre victoriosas; pero esta
'cz. el negro poder de Haiti, con el des-
rab-llado prop6sito de someter bajo su
'.omninaci6n el territorio dominicano, le-

7





vant6 un ejdrcito de mds de 20.000 hom-
bres, y marchaba con gran aparato de
guerra como un furioso invasor. Esta
era, pues, la causa pgderosa que oblig6
al Gobierno a dar aquel perentorio de-
creto.
La patria esti en peligro, decia el de-
creto, y solo la decision y patriotism
de sus hijos podia salvarla de un rudo
golpe, no de su p6rdida, porque eso era
impossible.
No se necesitaba mis para que el en-
tusiasmo cundiese en todas las classes de
la sociedad, y sobre todo, en la juventud,
dispuesta siempre a las grandes impre-
siones.
Apenas el official que leia el decreto
termin6, dando un viva a la patria, va-
rios j6venes en confuso tropel se diri-
gieron al palacio del Gobernador de la
Provincia a inscribir su nombre en los
batallones de voluntarios, y yo era uno de
ellos, que olvidando los libros y los cui-
dados de mi madre, no pude resistir al
impulso del sentimiento national.
Una lucha terrible tuve que sostener
entire las ligrimas de mi madre y el de-
her ante la patria; y te confieso, que
muchas veces me sent ddbil, y qui6n si-
be si las primeras hubieran triunfado,
si mi padre, de caricter severo, no me
hub!eta apoyado con su silencio, hasta
que filtimamente, en una conferencia do-
m6stica que tuvieron en presencia mfa,
para tratar del asunto, la dijo: "dejad-
lo acudir al llamamiento de la patria, ya
cue yo soy tan desgraciado, que por mi
edad y mis achaques, no le son tiles
mis servicios."





6Qu6 mis se queria oir? Aquella en-
tusiasta y superior aprobaci6n de mi an-
ciano padre, bast6 no solo para tranqui-
lizar mi pobre wrazon, sino para que
hiciera subir de punto mi entusiasmo y
decision.
Trat6 de consolar a mi madre, y ella
bien pronto se resign, como sucede casi
siempre, cuando el convencimiento de lo
irremediable penetra en nuestro inimo.
Tres meses duraron los trabajos de or-
ganizaci6n de los batallones de volun-
tarios, que fueron de goces y de placeres
para mi:-afin lo siento al recoidarlo,
pues hay ciertas impresiones que recibe
cl coraz6n cuando esti joven, que no
pueden borrar los aiios.
No habia en aquellos moments mfisi-
ca mis sonora y dulce para mi, que el
sonido penetrante del clarin y el ronco
son del tambor; ni sal6n mas lucido y
elegant, que el destinado a la limpieza
del armamento y a los primeros manejos
de las armas.
Mi orgullo y el de todos mis compa-
fieros fu6 el vestir el traje de campajia.
Por fin, organizado todo, se emprendi6
la march, y abrazando a mi madre y
hermanas, de cuyos brazos pude arran-
carme haciendo un supremo esfuerzo,
me despedi de todos, besando tambi6n a
mi padre.
Este, en su solicitud paternal, no se
olvid6 fe recomendarme a sus muchos
amigos, que hacian parte del ej6rcito,
pero con especialidad a un General inti-
mo amigo suyo (Contreras).
Entraba yo, como tfi comprenderis, en
una vida enteramente nueva, pero tan re-

9





pentinamente, que mis compafieros se
refan, porque yo la llam6 transici6n elec-
tiica. Habia de un solo brinco salido
de un polo y caido en lI otro.
Separarme del regazo de una madre
amorosa, que me hacia rezar el rosario
todas las noches, y seguir para la cama,
al capricho del sacristan, cuando a 6ste
se le antojaba dar las nueve muchas ve-
ces a las ocho, y en fin, del buen cura
que me hacfa career en el juicio final y
en las penas del purgatorio: de todo es-
to, repito, separarme para trasladarme
al cuartel y al campo de batalla; me pa-
rece que la distancia era considerable.
Cambiar la voz tierna y dulce de mi
madre, por la energica y dura del capitan:
las inocentes sonrisas y platicas, tam-
bi'n inocentes, de mis tlermanas, por la
grosera carcajada y palabras descom-
puestas del soldado: el buen cura por el
cargento de la compafiia, que no sabia
reprender instruyendo: los libros de mo-
ral, por la ordenanza military y la tActica:
cl incensario por el fusil: la blanda ca-
ma por el duro suelo: en fin, cambiar
todo !o dulce por todo lo amargo.
Sin embargo, te confieso que nada de
eso me caus6 ni tristeza ni miedo, y so-
lamente, una vez mAs que otra, me asal-
taba el recuerdo de los mios. Asi es el
coraz6n de los j6venes avidos de aven-
turas y peripecias.
Qued6, pues, en complete libertad de
lar rCenda suelta a m".s pasiones y duefio
absolute de mis acciones, segfin la line
de conduct que me aconsejaran los ejem-
plos, no muy edificantes, de gente de gue-
rra en campafia.






Pero no sucedi6 asi, porque lay! cuin-
to valen en un hombre las miximas de ho-
nor y virtud, que una buena madre depo-
site en su coraz6r de nifio: en semejante
escudo se estrellan todas las tentacio-
nes del vicio y la corrupci6n.
Por eso debemos career que el hombre
que no ha tenido una mano bienhechora
que lo dirija en los primeros pasos de
su vida, por malo que sea, antes de con-
denailo, es mas just compadecerlo.
Yo no olvidaba nunca a mi madre, y
su solo recuerdo me hacia ser bueno.
Tengo placer en decirte que cuando
abandon aquellos campos qued6 virgen
de todo vicio, y esta conduct me gran-
je6 no pocas consideraciones. Ascendi
al grado de Alfdrez.
Reunido ya qI ej6rcito en las fronteras,
se aguard6 al erremigo, que no tard6
much en presentarse, y se di6 la gran
batalla, nombrada alli de "Santom6"
(ese es el nombre de los Ilanos donde se
di6). Las armas dominicanas quedaron
triunfantes, y aquel enemigo fu6 deshe-
cho.
Mi batall6n pudo distinguirse, y various
j6venes fuimos agraciados, cuya distin-
ci6n nos dejaba ligados a las fuerzds
permanentes del ej6rcito, que en mi pais
quiere decir ser soldado por toda la vida.
Limpias de enemigos las fronteras, el
ejGrcito debia retirarse, dejando como es
costumbre, aquellas cubiertas con algu-
nos destacamentos, y a mi batall6n to-
c6le prestar ese servicio. Asi fu6 que
c,:ando la mayor parte de mis compafie-
ros iban a abrazar a los suyos, y a pasar
alegres y orgullosos. bajo los arcos de

11






triunfo que habia levantado el entusias-
mo y agradecimiento national a los hijos
de la patria vencedores, yo y-otros que-
dibamos alli lejos en dl aislamiento y la
soledad.
Te confieso que fu6 la primera vez de
mi vida que me senti profuhdamente
tr:'ste.-
Me horripilaba el silencio y soledad
del campamento, despu6s de la retirada
del ej6rcito: yo les decia a mis amigos:
-esto es un cementerio, y nosotros so-
mos muertos que nos hablamos.
Teniamos que esperar tres meses para
ser relevados, pero yo tuve necesidad de
abandonar antes mi puesto por una cau-
sa inesperada y triste para mi.
Un dia el General, Jefe de la line,
di6 orden al capitin de mi companiia pa-
ra que yo pasara a su oficina, e inmedia-
tamente que fui, puso en mi mano un
salvo conduct y una carta.
La carta era de mi madre, anuncian-
dome que estando mi padre gravemente
enfermo, habia fundados motivos para
temer por su vida. Ella se habia valido
de amigos influyentes para conseguirme
la licencia.
No habian transcurrido dos horas y ya
iba yo en camino, y diez o doce dias des-
Pu6s entraba por la puerta de la casa
raterna, que encontr6 desolada y triste.
Corr al lado del lecho de mi padre, y alli
,'staban mi madre y mis hermanas, lloro-
ras v llenas de pesar.
Mi padre ain vivia, pero en los ilti-
mros inptantes de su vida. Sin embargo,
con bastante lucidez ain, me di6 algunos
consejos y me dijo: "te esperaba para






despedirme de ti; no puedo vivir mas,
pues siento que la vida se me acaba". A
las doce de la noche de ese mismo dia
espir6. 0
Este golpe me impresion6 hondamente,
no tan solo por la pdrdida de un padre
tan bueno, sino porque temia tambidn
por la vida de mi madre, que habia su-
frido tanto por mi peligrosa separaci6n,
y la muerte de mi padre vino a poner el
sello a sus sufrimientos.
Consegui que se me prorrogase mi li-
cencia por algfin tiempo, y asi pude ocu-
parme de algunos negocios que aunque
no los habia dejado mi padre enco-
mendados a mi esclusivo cuidado, como
mi madre me tenia tanta conflanza, tuve
que entenderme en ellos.
Poco tiempo despu6s tuve que volver
a las filas del ej6rcito, y ya en esa 6poca
se habia desarrollado en mi patria el ma-
6lfco espiritu de partidos.
Como era consiguiente, tuve que se-
guir la corriente de los acontecimientos
politicos que con frecuencia se sucedian,
y me vi envuelto muchas veces en peri-
pecias peligrosisimas.
El huracin de las guerras civiles, que
todo lo arrasa y conmueve, ha dejado la
ruina en aquel pais, y muchas families
acomodadas y de posici6n quedaron en
la miseria y el abandon.
Mi madre fu6 una de ellas: las revo-
luciones devoraron el regular patrimo-
nio que mi padre nos legara, y caimos
en la miseria.
Era el afio 1861, cuando tuvo lugar
alli un acontecimiento inesperado y sor-
prendente: Santo Domingo se anex6 a

13






la monarquia de Espafia, y aquel suceso
trajo a poco tiempo la guerra que hizo
que aquella la abandonase nuevamente.
La anarqufa y el degorden amenazaban
concluirlo todo; y yo tuve que refugiar-
me en Cuba, trayendo conmigo a mi ma-
dre y dos hermanas.
Acosado por la miseria y el pesar, 16-
jos de mi patria, busqu6 en los campos
de Cuba un rinc6n donde, trabajando,
descansar de vida tan azarosa, y me es-
tableci en la jurisdicci6n de Bayamo.
En un pequefio caserfo que se llama
El Dictil experiment el dolor de per-
der a mi madre, anciana ya, mas que
por su edad, por sus sufrimientos.
Cuando esto aconteci6, corria ya el
segundo tercio del afio 1868, y se trata-
ba de adelantar los trabajos de conspi-
raci6n para levantarse en contra de la
dominaci6n espafiola, y en la cual me
encontraba yo iniciado, tanto por senti-
mientos, como porque habia palpado los
sufrimientos y las vejaciones del pueblo
cubano.
Consider hermanos mios a los hijos
de Cuba, y me senti dispuesto a seguir
con ellos en la conquista de la indepen-
dencia de su patria.
Un lazo mis vino a unirme fuertemen-
te a la causa de Cuba, que desde enton-
ces consider como mia.
Conoci a tu madre, la am6, y segura
ella de la sinceridad de mi afecto, me
,m6 tambidn y bien pronto nos unimos.
Desde entonces fui mis feliz, con la
esperanza de que tendria una segunda
patria si el triunfo era seguro, como de-






bia esperarse; pero lay! el destino otra
cosa nos tenia reservada.
En Octubre 10 de 1868 se di6 el grito
de levantamiento, y p1rincipi6 la lucha
mis titinica que registra la historic de
Amrrica.
Diez afios de constantes combates y lle-
nos de miles y miles de peripecias horri-
bles y sangrienas, dur6 la guerra, y alli,
en nidio de tantos peligros y zozobras,
viste'tfi la luz: alli en los campos libres
de Cuba, naciste bajo el humo de las ba-
tallas. La estrella solitaria alumbr6 tu
cuna.
Tu .madre jams quiso abandonarme
y me seguia a todas parties. iCuanto no
pasarial
Te contar6 un episodio tristisimo de
tu vida, que siempre recordamos ella y
yo con pesar.
Una vez-apenas contabas tfi treinta
dias de existencia-por la delicadeza del
estado tuyo y de tu madre, me fu6 pre-
ciso dejarla oculta en una montafia, al
cuidado de tu tio, que bien conoces y a
quien le debes tanto como a mi.
Yo tenia que separarme para cumplir
6rdenes en otra comarca distant, a don-
de march.
Los espafioles, que perseguian tanto a
tu madre como a mi, con la esperanza
de que una vez en su poder, sabiendo
cuinto la amaba, sacarian algfin partido
de mi, por debilidad, no desperdiciaban
ocasi6n de querer lograr su intent, y
por doquiera que sospechaban que ella
pudiese estar, lanzaban espfas, y esta
vez, como otras, descubrieron su es-
condite.






Una guerrilla mandada con tan inicuos
fines, asalt6 el rancho donde estaba.
Tu tio no se encontraba alli en aquellos
moments, pero la- Pjovidencia la habia
enviado un pequefio, pero poderoso au-
xilio, que la salv6 de caer en poder de
aquellos foragidos.
Un official del Ej6rcito Libertador con
dos soldados, que desempefiaban una co-
misi6n del servicio, por una casualidad
Ilegaron alli a tomar descanso unos mo-
mentos, al mismo que la gente enemiga
desembocaba por la senda que condu-
cfa a la choza.
El valiente official y los dos soldados,
al sentir ruido, se prepararon y dieron
el iqui6n vive! El Jefe de la guerrilla
contest: ICuba! Era un engafio. iAl-
to!, grit6 el cubano, haciendo fuego en
seguida, porque conoci6 que era el ene-
migo disfrazado:-no era muy -fcil en-
gafiar el ojo avizor de aquellos hombres
que combatian a todas horas del dia y
de la noche.
Entonces se trab6 alli un rudo corn-
bate de tres contra veinte. Mientras
tanto que aquellos tres valientes le dis-
putaban el paso al enemigo, tu madre,
contigo en sus brazos, y ligera como una
gacela, huy6 hacia el lado opuesto, des-
calza, y cubriendo con su cuerpo el tuyo,
para que el plomo enemigo que silbaba a
su rededor cortase primero su vida que tu
existencia.
Nada es comparable con. el amor de
una madre.
Ella no debi6 correr, sino volar.
Pocos instantes despu6s, en el fondo de
una quebrada del terreno, cay6 exanime y





extenuada. Ella me cuenta, que no sabe
cufnto tiempo le duraria una parilisis que
se apoder6 de todo su ser; que tal vez,
mis preocupada por ti que por ella misma,
pudo dominar, y Bn perdi6 del todo el uso
de los sentidos, pero que le parecia en-
contrarse en un mundo de tinieblas, y un
sordo rumor atormentaba sus oidos.
Cuando recobr6 de nuevo todas sus fa-
cultades, ya no ofa nada: el fuego habia
cesado, y vi6 que te tenia oprimida fuerte-
mente contra su pecho, y td, pobre aveci-
Ila del desierto, estabas dormida. iSanta
inocencia! Tan tranquila que dormias y
sobre tu cabeza de Angel estaba levantada
la sangrienta e insaciable segur enemiga,
para cortar tu vida en floor.
Vi6 tu madre sus vestidos desgarrados
por las breiias del matorral, y entonces
pens6 que no era possible que con su deli-
cado pie descalzo hubiese hecho huella
alguna sobre las ltojas secas del monte,
pero temi6 que los girones de su vestido,
que habian quedado en su huida, dejaran
marcado el rumbo de su carrera, y el ene-
migo muy bien pudiera seguirla. Enton-
ces, mis llena de pavor y espanto, trat6
de alejarse de aquel lugar, procurando
no dejar rastro ni serial alguna.
Sin duda eras ti el angel que salvin-
dola a ella te salvabas ti tambi6n, como lo
veris por la narraci6n que seguir6 des-
pu6s, pues la interrumpo, dejindote a ti
en los brazos de tu madre, errante en la
desierta montafia, sin encontrar ni siquie-
ra una fuente donde apagar la sed que la
devoraba, para referirte lo que aconteci6
en el rancho, o mejor dicho, en tu agreste
cuna, con aquellos tres defensores de tu





patria, de la vida de tu madre y de la tuya
misma, apenas despertada del no ser.
Tu tio, que lleg6 poco despues al lugar
del siniestro, me ha referido el caso.
El estaba a alguna dfhtancia de alli, por-
que habia ido en solicitud de un poco de
miel de abejas, lnico alimento y poco
abundante que se podia conseguir, por-
que el enemigo, de intent, nos habia
destruido todos nuestros recursos.
No era tanta la distancia a que se en-
contraba tu tio, que le impidiese oir el nu-
trido fuego de la refriega, y al moment,
conocedor del terreno, comprendi6 que
era hacia donde habia dejado a tu desam-
parada madre; pero lo que no se explica-
ba era lo nutrido y prolongado del tiroteo,
puesto que, si bien al enemigo le era dado
dirigirse donde quisiera, no asf a los cu-
banos armados que teniamos gran cuidado
de no frecuentar las zonas que ocupaban
las indefensas families y nuestro heridos,
para no Ilamar alli la atenci6n del enemi-
go-y si lo haciamos era con sumas pre-
cauciones.
Sin embargo, no vacil6, y emprendi6 li-
gero su carrera al punto del combat. Po-
cos moments despues ces6 el fuego y ya
no oy6 nada mis; sigui6 con las precau-
ciones del caso y al acercarse a la choza
sinti6 rumor, se acerc6 mis y ent6nces
conoci6 que era el enemigo. Escondido
por entire los arboles de la espesura le hi-
zo fuego, y aquel se lo contest en retira-
rada a paso ligero; sin duda crey6 que
cran exploradores de alguna fuerza mayor.
Sucedi6 el silencio al ruido de los dispa-
ros y griteria, y entonces pudo reconocer
el campo.





Vi6 el cadaver mutilado del official cu-
bano, con la cabeza separada de su tron-
co, que no encontr6, y mis alli un soldado
muerto y a medio enterrar, perteneciente
a la guerrilla eneiiiga, hechos tiras to-
dos tus pobres pafiales y la poca ropa que
tu madre poseia; habian tratado de pren-
derle fuego a la choza, pero siendo esta
de hojas verdes de palmer no lleg6 a ar-
der.
Le di6, como pudo, sepultura al cadi-
ver del official, tu defensor, y despu6s
pens6 que tu madre no debi6 caer en po-
der del enemigo, por haber, quizi, teni-
do tiempo de emprender la fuga mientras
aquel hombre solo se batia.
Lleno de esperanza con esta suposici6n,
principi6 a explorer el terreno en todas
direcciones, hasta que descubri6 algunos
girones del vestido de tu madre, que le
indicaron la direcci6n de su hufda, mas en
seguida se desconsol6, pues sobre'sus mis-
mos pass y siguiendo las mismas sefiales,
se trazaba el paso de la guerrilla espafiola,
que habia entrado y vuelto a salir. Pare-
cia indicar que le habian dado alcance y
motives para career que era infitil toda
tentative de encontrarla.
Dios debi6 haber tocado al coraz6n de
tu tio, que no obstante le inst6 a seguir
adelante, hasta donde lleg6 el enemigo
en su march de retroceso-y alli nada
vi6 que reanimase sus 'esperanzas ya
perdidas.
Sin embargo, Ileno de pavor y medio
loco, maquinalmente, trat6 de hacer una
pesquisa circular en aquel punto, y en-
tonces se encontr6 a algunos pasos, uno
de tus botincitos que al emprender tu

19





madre la segunda carrera se te habia sa-
lido y ella no lo not6. Este fud un rayo
de luz para tu desolado protector, pues
crey6 desde luego que ella y td se habian
salvado, puesto que terca de aquel pre-
cioso objeto no habia pisada humana.
Ya entonces, mis animado y con es-
peranza, sigui6 un poco mis y vi6 en la
arena de la quebrada, la huella del pi6
desnudo de tu madre.
Con este segundo indicio desaparecie-
ron todas sus dudas y crey6 flrmemente
que estaba salvada del enemigo y que
vagaba por la montafia-y entonces un
horrible y nuevo temor le asalt6: si no la
encontraba pronto y pasaba ese dia y
otro dia y otros, qu6 serfa de ella y de
ti? El punto que yo habia escogido para
dejarla, estaba desierto, por lo menos,
veinte leguas a la redonda;-no habia
esperanza de encontrar ningfin ser vivien"
te que la protegiera y si mis bien al ene-
migo que todo lo invadia.
Tu tio me dice que este pensamiento
lo anonad6. Sigui6 siempre, y no encon-
trando mAs que vestigios, continue bus-
cando a la ventura, dando voces de cuan-
do en cuando.
La noche se aproximaba y nadie con-
testaba a su Ilamada y ni encontraba hue-
Ila ni serial alguna, cuando un silbido a
corta distancia Ilam6 su atenci6n y mir6:
eran dos hombres armados tendidos de-
bajo de un arbol, y nada menos que los
dos soldados que se habian batido al lado
de su capitan hasta consumer et iltimo
cartucho, y muerto aquel, no pudieron re-
coger su cadaver, porque apagados sus
fuegos, el enemigo se les ech6 encima.

20






Entonces, ellos le aseguraron mis, de que
tu madre, llevindote a ti en los brazos,
habia tenido tiempo suficiente de empren-
der ia fuga. I
El official muerto se Ilamaba Lorenzo
Carmel: flja, hija mia, este nombre en
tu memorial y tu coraz6n, y pide a Dios
que su espiritu se haya remontado a la
region de la verdad y de lo imperecedero.
-Los dos soldados se llaman Julio Diaz
y Francisco Cruz: ignoro su paradero o
si son muertos.
Dos dias con sus noches anduvo erran-
te tu afligidisima madre, perdida y sola
por la desierta montafia, sin ningtin ali-
mento, y sin encontrar por desgracia, ni
siquiera una fuente o arroyo en que apa-
gar la sed que la consumia.
Ya td llorabas de hambre, porque sus
pechos se secaban, y de noche no tenia
con qu6 cubrirte, y tambi6n llorabas de
frio.
Al segundo dia de tanta agonia y de
tanta congoja, que a no ser ella, dotada
de un espiritu fuerte debi6 haber sucum-
bido, y cuando ya casi exinime, porque
me dice ella misma que principi6 a per-
der toda esperanza, oy6 a lo lejos una voz
(eicuil seria la impresi6n que sinti6?)
que aunque contestada por la suya d6bil
y de mujer, no era possible que le oyese.
La voz continue y se aproximaba hacia
ella, que la contestaba con esfuerzo. A
poco tiempo, por entire la espesura del
monte, se destac6 la flgura de un hombre.
Era tu tio.
Ni ella, ni 61, ni nadie, podrin explicar
las emociones que ambos sentirfan. Qui-
za t6 puedes darte una idea como me la





doy yo: hay cosas que no se pueden ex-
presar, porque en mi concept, el lengua-
je human estd muy atrasado, y afin.no
ha podido encontrar el nombre con qu6
designarlas y explicarlkA. Las siente el
coraz6n, las percibe el alma, los ojos las
ven, los oidos las oyen; pero la lengua se
queda muda. Cuanto mis puede articu-
lar algunas veces es un lay! pero nada
mds. Los ojos lloran, desahogo del alma
que ha sufrido, y despu6s queda el silen-
cio, pero mis elocuente que todas las
frases humans juntas.
Tu tio, como pudo, la llev6 donde ha-
bia otras families, no sin gran trabajo.
Yo estaba a setenta leguas, y cuando
recibi noticias del suceso, ya tu madre y
tf estaban en mas seguridad, pues un Ge-
neral amigo mfo y padrino tuyo, Calixto
Garcia, la habia amparado.
A pocos dias la mand6 conducir donde
yo estaba, y entonces te bes6 y oi con-
movido, de ella y de tu tio, la relaci6n que
acabo de hacerte.
Seguia y segula la guerra cada dia
mas encarnizada, y ni un solo patriota
lleg6 a dudar del triunfo definitive de la
revoluci6n, que la duraci6n de aquella
sangrienta contienda parecia asegurar.
No debo sobrecoger tu tierno y cindido
coraz6n, con el relato de las terrible es-
cenas que tuvieron lugar en aquellos cam-
pos de Cuba, donde viste la luz por vez
primera; tampoco es ese mi prop6sito.
Yo ayudaba con tanto ardor y tal deci-
si6n a la conquista de la independencia
de tu patria, que ni un dia, ni una vez,
me senti siquiera fatigado, y mi espiritu,
ensanchado siempre por tan grandiose

22






y bello ideal, vivia mecido en mis suefios
de porvenir y gloria. No me preocupaba
mis que la ambici6n de, ayudando a ha-
cer una patria librjg conquistar un nombre
glorioso que legar a mis hijos.
Pero tanta sangre vertida y tantos sa-
crificios consumados, fueron initiles: la
muerte de tantos valientes que vi caer a
mi lado, fuW est6ril, y el sacriflcio de tan- *
tos mirtires que vi sucumbir, nada vali6,
para hacer que aquel pueblo, que mis
que servil e ignorante, es desgraciado, se
levantara en masa.
Eramos un pufiado, porque nos dejaron
solos: los que no se quedaron a los pies
de su senior, huyeron al extranjero-y una
revoluci6n tan hermosa, que llam6 la
atenci6n del mundo entero, por lo grande
y sublime de sus principios y por su lar-
ga duraci6n en la lucha, vivi6 agonizan-
do, al fin muri6, y se enterr6 su cadaver
en el tratado del Zanj6n.
Este fatal suceso llen6 mi coraz6n de
pesar y dej6 mi alma tristemente abatida.
En tal situaci6n determine abandonar
aquella tierra donde tantas esperanzas
habia concebido, donde habia gastado mis
mejores afios, consumido mis fuerzas, y
donde, en fin, nada me quedaba que ha-
cer.
El pais mis cercano era la colonia in-
glesa de Jamaica, y alli dirigi mi rumbo,
acompafiado de tu sufrida madre, de tus
hermanitos y de ti.
La finica riqueza con que contaba eran
ustedes: mi salud se encontraba notable-
n-ente afectada y no teniamos un pan que
comer. Mi situaci6n era tristemente di-
ficil;-los espafioles lo conocieron y me

23





ofrecieron su oro, pero yo preferia la
muerte de ustedes mismas, y rechac6 su
oro antes de cometer una indignidad.
Nos encontrdbamos sin patria, sin ho-
gar, ni amigos, ni pan, y sin siquiera po-
dernps entender con los hijos del pals,
por no conocer su idioma.
Era poco menos que si hubi6semos nau-
fragado en un pais desierto.
Pero oye atn mas, y veris cuinto se
pasa sobre la tierra, cuando al destino
le ocurre divertirse con nuestras desgra-
cias. Entonces solo hay un recurso y se
encuentra un consuelo: una conciencia
tranquila, y un coraz6n limpio.
Esto me vali6 a mi, para no sentir mi
Animo abatido en aquellos aciagos dias
que recuerdo con tristeza.
Habia en la isla de Jamaica mis de mil
cubanos de todos sexos y edades, y oen
su mayoria aptos para tomar las armas;
pero que no habian querido ir a la lucha.
Al Ilegar al seno de aquella emigraci6n
la noticia de la paz de Cuba, se sublev6
en contra de los que hacia 10 afios que
estibamos en los campos de aquella
tierra, luchando por hacerles patria.
Crey6ndome a mi de tanta significaci6n
y poder para haber detenido los aconte-
cimientos que precipitaron aquel suceso,
fui desde luego, el blanco de su encono,
hasta el extreme de calumniarme que yo
habia recibido el oro espafiol. Yo, que en
aquellos moments lloraba porque ustedes
me pedian pan y yo no tenia pan que dar-
les.
Pensaba yo que al llegar entire aquella
emigraci6n llegaria cerca de mis hermanos
y juntos Ilorariamos la p6rdida de Cuba

24






desgraciada y tendria derecho a alguna
consideraci6n. Pero no fu6 asi:-el des-
precio y la calumnia me recibieron en la
colonia inglesa. )
Me fu6 preciso escribir un folleto, rela-
tando los hechos y cuil fue mi conduct
en aquel desgraciado asunto, y la opinion
entonces se volvi6 favorable.
iPero cuinto sufri y devor6 en silencio,
mientras tanto!
Me fuf al campo: un ingl6s, un judio,
me arrend6 un pedazo de tierra--me pu-
se a ararla. Una pobre choza de paja era
nuestra habitaci6n.
Como logr6 alimentarlos a ustedes el
tiempo que dur6 aquella situaci6n, yo
mismo no me lo explico. La Providencia
nunca abandon a los hombres honrados.
Un dia se me apareci6 un hombre a la
puerta de mi choza y me dijo:-Yo soy
amigo tuyo, te conozco, y /alli lejos hay
otro hombre que tambien serA tu amigo,
porque lo es mfo:--le he hablado de ti
y te ofrece su generoso amparo.
El hombre que asi se explicaba era
Jos6 Joaquin Palma: el otro don Marco
Aurelio Soto.
En la situaci6n que yo me encontraba,
te confieso que no habia pensado en nada.
Abrumado por los desengafios y la mise-
ria, me pareci6 que debia acabar mis dias
en la oscuridad, alejado de todo el mun-
do, y solamente algunas veces, al verlos
a ustedes, me aterraba la idea del porve-
nir que les aguardaba, con semejante re-
coluci6n mia.
Palma. me anim6 con su sincere ofre-
cimiento, y luego pens6 que el hombre
honrado no debe avergonzarse de admi-

25





tir los favors de otro hombre honrado
tambien, cuando la fortune le sea tan ad-
versa que a llo le obligue: determine,
pues, pasar a Honduras.
Initil es decirte que el mismo Palnma
llevaba los recursos para nuestro viaje.
*El doctor don Marco A. Soto, Presiden-
te de esta Repdblica, me recogi6, por de-
cirlo asi, como un triste despojo de aquel
pequefio ej6rcito que combati6 por la li-
bertad de un pueblo, y.me di6 colocaci6n
en el de su patria; me ha colmado de con-
sideraciones, y debido a tan franca y ge-
nerosa protecci6n, nuestra situaci6n cam-
bi6, y abandonando la colonia, hemos ve-
nido a vivir en la Repfiblica, en un pue-
blo de hermanos.
Nuestro agradecimiiento debe ser pro-
fundo y eterna nuestra gratitud.
Yo debo morir dejandolos a ustedes,
porque asi estai indicado por el orden
natural de las cpsas, y desde ahora para
entoncps os Aejo recomendada deuda tan
sagrada.
Ellos tambidn, como yo, tienen hijos
que aman, y a esos toca la h.erencia de
sus padres.-Proctira, hija mia, en todo el
curso de tu' vida, buscar siempre la oca-
si6n de corresponder, de un modo digno
para tf y para ellos, con afectuosa grati-
tud a los beneficios recibidos.
Dirige tus hermanps al mismo fin, y yo
les bendecir6 desde la mansi6n donde me
encuentre, cuando los deje aqui para reu-
nirnos despues.
Tu amante padre,
Miximo G6mez.




















El viejo EduA

o mi tiltimo asistente

La guerra de Cuba! iQu6 guerra
aqu6lla tan Hena de grandes pequefie-
ces y de pequefieces asombrosas por sus
grandezas! Asf son todas.
Cinco aiios habian transcurrido, y dia
por dia alumbraba el sol los episodios
mas sangrientos, las escenas mis con-
movedoras de aqftel cbmbate permanent
que sostuvo Cuba con sin igual bravura
para conquistar su independencia. Se
combati6 con denuedo y sin descanso
largo tiempo, y se hicieron"isombrosos
esfuerzos de valor por los que se atre-
vieron a luchar.
En aquella guerra sostenida por la san-
ta indignaci6n de los menos, nacida de la
inmerecida y brutal opresi6n bien ar-
mada a un pueblo entero, tuvieron lugar
hazafias heroicas de diferentes modos y
maneras. De mil modos se le puede ser-
vir a la patria. Lo esencial es servirla.





La lucha era -por demis desigual. Cu-
ba, encolerizada y enloquecida, con el co-
raz6n herido por tantos dolores y ofen-
dida su dignidad con tantos ultrajes, no
se aprest6 bien para aquella batalla, y
sobrante de fe y entusiasmo, pero sin
fusiles ni p61lvora, se levant para sa-
cudir su oprobiosa tutela. No quiso otra
cosa Espafia y aboc6 sobre ella todos
sus cafiones y con ellos todo el refina-
miento de la matanza y el exterminio
para saciar su venganza y producer el
terror, sin comprender que las revolu-
ciones ni se asustan ni se exterminan.
6C6mo matar a una idea?
Cuba sigue erguida y poderosa sola-
mente por el derecho y la raz6n que le
asisten, pero sus defensores no tene-
mos armas, y el derecho y la raz6n con-
tra la tiranfa no significant nada cuando
no son pregonados por la voz de los ca-
fiones. Sin embargo, aquel alzamiento
asust6 a los espafioles y se quedaron un
instant a la defensive, mientras hacian
sus aprestos de guerra.
La revoluci6n, ifunesta ilusi6n! se dur-
mi6 sobre sus primeros laureles, y hasta
lleg6 a ser-cosa extrafia en aquellos
moments de loco entusiasmo-magni-
nima y generosa con sus propios enemi-
gos, pagando mis tarde, y muy caro, su
cordial netusiasmo. "iAy de aquel que
es human y conspira!"
No se hizo esperar much tiempo el
ltigo de la guerra que Espafia despia-
dada debia dejar caer encima de la co-
lonia sublevada, y un cuerpo de ejer-
cito de tropas regulars que comandaba,
como General en Jefe un hijo o herma-


~I






no del Duque de Alba, sin duda se apro-
ximaba sobre la margen derecha del cau-
daloso Cauto: el General espafiol que
mis sangre inocerVe derram6 en Cuba,
y que mis ayes arranc6, y mAs ligri-
mas hizo verter a la mujer cubana, Ge-
neral y Conde por afiadidura, para ser
mis fiero: era Valmaseda, que venfa dis-
puesto a exterminar en la heroic Baya-
mo la Revoluci6n. Como si las revolu-
ciones fueran de un solo punto y una
sola fuera su cabeza! La Revoluci6n
de Cuba no esti solo en el coraz6n y la
mente de sus hijos, esti en sus brisas,
en sus palmas, en sus arroyos, en sus
cavernas, y esti en toda la Am6rica.
Se quiso poner resistencia a aquel
cuerpo de ejercito, y se empefi6 el pro-
p6sito de impedir el paso del Cauto al
Conde de Valmaseda. Empresa temera-
ria por cierto: un ejercito de desarma-
dos enfrentarse a otro ej6rcito erizado
de cafiones y bayonetas. No puede ha-
ber mayor arrojo, mis inaudito.
Yo me encontraba a la saz6n dispu-
tindole otro.4paso del Cauto,-Palma
Soriano, en Oriente,-a Campillo, segun-
do tomo de B6ves, aunque no tan valien-
te, que con una fuerte division tambi6n
forzaba march hacia el interior a darse
las manos con Valmaseda: esa era la
combinaci6n. En "La Chuchilla" de Pal-
ma Soriano le tuvimos detenido diez dias,
hasta quc refuerzos Ilegados de Santia-
go de Cuba le ayudaron a continuar.
Los generals Donato Mirmol y Mo-
desto Diaz mandaban de consuno el ej6r-
cito de operaci6n contra Valmaseda.
A tres o cuatro mil Ilegaria el nimero






de patriots con mis de 2,000 libertos
desarmados unos y mal armados otros
con pesimos machetes y viejas escope-
tas. Aquella masa da hombres indefen-
sos se arroj6 sobre los cafiones de Val-
maseda: la metralla hizo su carniceris
espantosa, muchos se abrazaron de los
cafiones para morir sin triunfar. Aquella
acometida no podia durar much. Los
patriots al fin se retiran y el Conde plan-
t6 su tienda, triunfante, segfin l61, sobre
los escombros humeantes de la heroic
Bayamo.
A Bayamo seguramente reservari la
Historia una pagina tan honorable como
gloriosa. Aquel pueblo no se reserve na-
da: todo, absolutamente todo lo ofrend6
a la Revoluci6n. Sin distinciones de cla-
ses ni categories, la poblaci6n en masa,
sin quejas y sin esfuerzos, mis bien con
altanero orgullo y satisfacci6n extrafia
y digna a la vez, abandon el campo al
enemigo poniendo fuego a sus hogares.
Tal acto de asombroso sacrificio confun-
di6 al Conde, cuyo primer impulso fu6
mandar a preparar cuarteles en la vecina
villa de Manzanillo para ir alli a alojar
su ejercito. Pero tamafio desire debia
ser castigado a fuego y sangre, y eso se
propuso despues. Puso en prictica la
persecuci6n mis despiadada y feroz, ce-
bando su rabia en aquella masa de po-
blaci6n indefensa que errante vagaba por
las montafias y las selvas, teatro de las
escenas mas crueles de sangre y de do-
lor.
Valmaseda, a mi juicio, no nos hizo
daflo en cierto sentido. Aquel B6ves de
su epoca, ayud6 al afianzamiento de la

30






idea, a lo verdaderamente definitive de
la resoluci6n, al "diente por diente" de
las revoluciones cuando son buenas por-
que son implacables con sus enemigos:
de otro modo, es decir, cuando demasia-
do sensibles y generosos los pueblos no
les cantan himnos como la "Marsellesa"
ni les levantan altares como la guilloti-
na. Entonces tal parece que los pueblos
no tienen plena conciencia de sus dere-
chos y anda escasa en ellos la dignidad.
De la masa aquella de patriots desar-
mados que en forzosa retirada dejaban
libre el paso a las huestes devastadoras
del Conde, los 2.000 libertos llenos de
espanto se dispersaron por todo el terri-
torio insurreccionado, y muchos de ellos,
todavia ain ciegos, pues no habia tenido
tiempo de alumbrar su cerebro la an-
torcha de la libertad, se presentaron a
sus antiguos duefios.
Edui, el viejo Eduardo, de 60 afios, for-
m6 parte de aquella masa arrollada con
la metralla y despues dispersa; pero 61
guard la fM en su coraz6n y sigui6 va-
gando entire el torbellino y la matanza
de la guerra.
Atacada la Revoluci6n por todas par-
tes, Espaiia emple6 todos los elements
de que podia disponer, que eran muchos.
Le puso sitio. Cuid6se muy much de
aniquilar en perjuicio nuestro todos los
recursos del propio suelo, al mismo tiem-
po que atenta y vigilante impedia que
nos viniesen de fuera. Y sin embargo,
la Revoluci6n no pudo morir. iAy de
Espafia si Cuba, como deberi sueceder, se
levanta para que se cumpla su destino!






Espafioles, o quedaos con nosotros como
hermanos, o arreglad la maleta!
Del acosamiento y la persecuci6n sin
descanso, de la mataiZa sin piedad, de
las terrible y constantes privaciones, de
todo eso, grande y feroz, result otra
cosa mis poderosa e incontrastable y su-
blime: la necesidad. -
Esa es una madre several, pero buena.
Espafia no supo lo que hizo. Nos ense-
fi6 a pelear de firme. Llegando a los
extremes, nos hicimos seriamente cargo
de nuestra situaci6n, y la aceptamos. Hu-
bo mis, la amamos. I Qu6 amor tan
grande! El combatiente am6 la monta-
fia, el matorral, la sabana; am6 las pal-
mas, el arroyo, la vereda tortuosa para
la emboscada; am6 la noche oscura, 16-
brega, para el descanso suyo y para el
asalto al descuidado o vigilado fuerte
enemigo.
Am6 mis ain la lluvia que obstruia
el paso al enemigo y denunciaba su hue-
lla; am6 el tronco en que hacia fuego a
cubierto, y certero: am6 el rifle, idolatr6
al caballo y al machete. Y cuando tal
amor a todas esas cosas fu6 correspon-
dido y supo acomodarlas a sus miras y
prop6sitos, entonces el combatiente se
sinti6 gigante y se ri6 de Espania. Es-
pafia estaba perdida. No s6 qu6 Genio
fatidico bati6 sus alas sobre Cuba. Ca-
prichos siniestros y menguados del des-
tino.
Casi no nos explicamos el Zanj6n,
cuando nos ponemos a pesar situacio-
nes.. .
En alas de mis amados recuerdos me
desvio, sin advertirlo, de la hilaci6n ver-

32






dadera, del relato sobre mi future viejo
asistente, Eduardo. Perdonen mis lec-
tores, pero probar6 a encontrarlo.-Soy
buen practice dp Oriente, donde debe
hallarse.
Habia transclrrido el tiempo,-se vi-
via tan aprisy!-olvidandosenos muchas
veces hasta las fechas; tan llena de emo-
ciones diversas pasamos aquella vida,
siempre al trote, unas veces detris del
-enemigo y otras veces delante.
Ya yo tenfa casi olvidada la sangui-
naria y asoladora invasion del Conde de
Valmaseda a Bayamo y una casualidad,
insignificant al parecer, me hizo recor-
dar aquel fatidico suceso. Advierto que
tampoco en una guerra como la que sos-
tuvo Cuba pasaba nada insignificant y
que no tuviera su importancia relative, del
propio modo que no hubo un solo hom-
bre que fuera completamente intitil. De
aqui aquel heroico axioma: "si no sirvo
para matar, servird para que me maten".
Explicar6 el caso, pero antes es pre-
ciso citar antecedentes.
La muerte natural del. General Dona-
to Mirmol, Jefe que comandaba el ej6r-
cito de Oriente, fu6 causa de que yo
abandonara, por orden superior del Go-
bierno, el mando de la Divisi6n, ya bas-
tante veteran, con que sosteniamos la
campaila de Charco Redondo al Sur de
Jiguani. Los espafioles en Oriente, como
en el Camagiley, al saber la muerte del
invicto General, trataron de aprovechar
el desaliento y el desconcierto, que tor-
pemente suponian pudiera acontecer en
aquellas tropas ya aguerridas, por la fal-
ta de su jefe. En las revoluciones pocos





hombres son necesarios. El que se cree
eso esti en un ridiculo error.
Trataron, pues, de activar sus opera-
clones en toda aquel1k parte que por
nuestra organizaci6n territorial se deno-
min6 Departamento Oriental. Reforza-
ron sus campamentos y puestos fortifica-
dos y establecieron otros mis, multipli-
caron sus columns y guerrillas en ope-
raciones, y fu6 mis activo y cauteloso
su sistema de espionaje.
Los batallones mis aguerridos, pro-
bados y pricticos ya en aquella comarca,
marcharon en seguida a engrosar las filas
de aquel ej6rcito exterminador y sangui-
nario.
En las guerras, como es sabido, los lu-
gares, como los hombres, adquieren, por
los sucesos que en ellos o por ellos se
suceden cierta celebridad yj renombre
que la Historia no puede prescindir de
mencionar. Y en Cuba los tenemos de
bastante resonancia, exceptuados aque-
Ilos donde se han dado batallas quedan-
do vencedoras las armas de la Repfiblica,
de la misma manera que tenemos hom-
bres que apenas si tiraron un tiro, y la
Historia no podri menos que colocar sus
nombres al lado de los mis esforzados
combatientes. Como por ejemplo, en
Oriente, "La Demajagua", "Yara", "Ta-
caj6", "Las Dos Palmas", "Miranda",
"Arroyo del Rosario". (Pocos saben el
por qu6 de dste.) Como en el Camagfiey
"Gudimaro", "Najasa", "El Horc6n", y
"Siguanea" en las Villas, y por uiltimo el
"Zanj6n".
Lo mismo sucede con los hombres.
Me ocurre poner al lado de CUspedes

34






a Aguilera, al lado de Agramonte a Lua-
ces, al lado de Argilagos a Moralito, al
lado de Henry Reeve a L. Ayesterin, y
asf a muchos. .
,,A los unos les escribirfa yo en sus ho-
jas de servicio las siguientes notas de
concept: Valor fuera de toda duda. A
los otros: Terribles.
Miranda, uno de los lugares citados, es
o era, una flnca derruida y abandonada,
a la que la tremenda escoba de la guerra
barri6 hasta los cimientos de sus vivien-
das.
,Esti situada al Norte de la ciudad de
Santiago de Cuba, a larga distancia, y ca-
mino que conduce a Holguin. Se respalda
la posesi6n por el Norte en un monte en-
marafiado y tupido, pedregoso en algunos
puntos, pero tan terrible como los de Re-
medios, arsenales misteriosos de Carrillo
y Serafin Sanchez, y posee al mismo
tiempo algunas cuevas y cavernas capa-
ces de facilitar alojamiento a algunos
hombres, y conocidas solamente de nues-
tros hombres de conflanza.
Ocupado el asiento de la menciona-
da finca por un campamento enemigo,
bien guarnecido y mejor abastecido, que
servia de proveedurfa y descanso de las
columns y guerrillas, siempre en activas
operaciones en aquella zona, me ocurri6
un dia que tal vez no seria diffcil apode-
rarnos por sorpresa de aquel puesto, que
nos daria abundantes y buenos elemen-
tos, y lo que es mis, quitariamos de aquel
centro tan perjudicial como peligroso es-
torbo.
Para poder llevar a cabo con algunas
probabilidades de 6xito, operaci6n de






tanto riesgo, era necesario estudiar bien
y muy de cerca la posici6n, y no queriendo
conflar a otro tan delicado encargo, me
propuse yo mismo ejfcutarlo. Con tal
prop6sito, y acompafiado de tres hom-
bres de mi conflanza, Juan Millares uno
de ellos, sali una tarde de nuestro cam-
pamento, situado en los montes de Ba-
rranca, a dos leguas del punto objetivo, y
pretextando que salia a ver a mi esposa
oculta mis al interior del monte.
Para inspeccionar o explorer mejor,
con mis seguridad y menos peligros el
campo enemigo, la hora mds propicia era
al rayar la aurora, pero es precise tomar
puesto con bastante antelaci6n. Mien-
tras se despereza el soldado se puede ver
much: luego el soldado, el centinela que
en la madrugada oscura ha estado vigi-
lante sin novedad, no la espera al comen-
zar el dia y solo piensa en su relevo y en
el caf6. Sigui6ndome por estas reglas
procure estar a la caida de la tarde en el
monte cavernoso de Miranda. Allf, en
efecto, Ilegamos a buena hora, y al inter-
narnos para buscar un buen puesto para
dejar mi caballo, Juan Millares, que era
todo ojos, oidos y nariz, dijo:
-Me huele a candela.-Y cuando 61
nos advirti6 eso entonces nos oli6 a los
demis.
-Efectivamente, repuse yo. Juan, vea-
mos eso y no nos fiemos de una celada.
Cuando nos preparibamos para hacer
una pesquisa alrededor de nuestro cam-
po, divisamos por el claro oscuro de la
efpesura del monte, una especie de es-
pectro o fantasma, que a paso muy lento

36






se dirigia rumbo a nosotros, apoyindose
en un palo largo.
-Quietos!-dije preparandonos- y
much ojo paralver si alguien mins vie-
ne detris.
A media que el espectro se aproxi-
. maba a nosotros, tom6 las formas de un
hombre viejo, enfermo y extenuado, casi
un cadaver, apenas si tenia un andrajo
que le cubriese las parties pudorosas. Mi
primera idea fu6, que de seguro aquel
viejo negro, que tal vez no sabia hablar
ya, seria un cimarr6n antiguo de aquellos
que preferian a la esclavitud los riesgos
del arranchador y de los perros de pre-
sa, y se refugiaban en las montafias o en
los grandes montes.
-,EQuidn eres tfi?-le dije una vez
Ilegado a nosotros-y con acento claro y
despejado me contest:
-Yo soy Eduardo, un viejo negro de
los que estdbamos con el General Mir-
mol. No lejos de aqui le enterramos.
Con su muerte todos nos dispersamos, y
yo triste y enfermo, me refugid en este
monte. Por allf tengo mi cueva donde
vivo.
-Entonces conoceris bien todas esas
cercanias de Miranda?
-Como la palma de mi mano.
-Pues me serviris de guia, quiero ver
de cerca ese campamento.
-JEs initil,-mne contest6,-no puede
ser hoy, pues ha entrado much gente.
Entonces para quedar cerciorado orde-
n6 a Juan, fuese con otro ndmero lo mis
cerca possible, sin dejarse ver, a saber lo
cierto. En efecto, al regresar 6ste, con-

37






firm la noticia. Una column de tropa
de las tres armas acampaba alli.
Qued6 sin efecto mi exploraci6n, y de-
j6 instrucciones al viejto Eduardo, tanto
para el espionaje, como para que hiciera
todo lo possible por comunicarse con al-
grin camarada que tal vez habria en el
campamento enemigo, teniendo yo buen
cuidado de mandar a recojer las noticias.
La importancia de Miranda databa des-
de muy atris: siempre habia sido acam-
padero de los patriots, por cuya raz6n se
habfan librado alli algunos combates. Es
un punto c6ntrico, y el Mayor General Do-
nato Mirmol habia fljado en 61 su cuirtel
general. Allf muri6 tan insigne patriota,
mi primer compafiero en aquella guerra,
y allf estAn depositados sus restos.
Como he dicho antes, la campajia se
embraveci6, si es permitida la compara-
ci6n, a la manera de huracin furioso que
intranquiliza y ensoberbece el mar. No
permitiendo que nadie se estuviese quieto,
yo era el primero en moverme, por eso
y por que luego pens6 que aquel infeliz
viejo negro, enfermo y extenuado y por
consiguiente initial, poca cosa haria de
provecho, no me ocupd mis de 61. Sus
dias debfan estar contados, pues los ali-
mentos que a duras penas podia propor-
cionarse por aquellas viejas estancias
abandonadas, tenfan que ser muy exi-
guos. Su muerte era segura e ignorada
en su caverna oscura,,o cogido infragan-
ti y rebelde liberto, por Espafia, escar-
vando un triste boniato y alli mismo eje-
cutado. Los procedimientos en todas las
guerras son tremendous: de otra manera
no pueden ser, no obstante la benevolen-






cia de los directors. Pero en la de Cu-
ba eran terribles.-Y asi son mejores pa-
ra acabar mas pronto.-No hay que tener
miedos. El decleto de Trujillo lo hizo
todo.
Volviendo a mi viejo Edua. iPobre e
infeliz esclavo!-pensaba yo. La libertad
le alcanz6 demasiado tarde! jQud desti-
no! Lo ha sacrificado mis bien que re-
dimido. Morird desamparado y solo! Y
yo segui marchando sin ocuparme mds
de aquel cadaver (tampoco me er4 posi-
ble), ni de Miranda. Pero me dije: "voy
a ver si logro que el enemigo, no solo
abandon este puesto, sino otros mis.
Probemos a obligarlo.
Serian las nueve de la noche tempes-
tuosa del dia en que me ocurri6 esto,
cuando mi secretario, que lo era en aque-
llos dias el Comandante Vicente Pujol,
patriota sin igual y mis sufrido que Job,
--tomo segundo de Enrique Collazo-
me avis6 que estaban extendidas varias
6rdenes y que s61lo esperaba mi flrma pa-
ra despachar. Firm6 y en seguida par-
ti6 un hombre protegido por la oscuridad,
al que se le dijo: "cuidado con descan-
sar". iQu6 hombres aquellos!
Diez dias despu6s estaban concentra-
dos nuestros batallones en las casi inex-
pugnables posiciones de la "Galleta" y
los batallones mds bravos del enemigo,
entire ellos "San Quintin", que nutrie-
ron las filas del ejercito espafiol en Cu-
ba, alli quedaron fusilados.
Asi son las cosas. La verdad hist6rica
ante todo. Yo no pude Ilegar a tiempo
y por eso fu6 deshecho "San Quintin".
Yo necesitaba much gente entera y a






tenerla el combat se hubiera excusado.
Pero equidn iba a convencer a Prado, a
Maceo, a Paquito Borrero, a Moncada, a
Mayfa Rodriguez, a Marin y cincuenta
oficiales mis, bravos y resueltos, de que
no convenfa batirnos alli? iAh! Cuando
evoco estos b6licos y grandiosos recuer-
dos, apenas me puedo dar explicaci6n
del Zanj6n, apesar de saber muchas co-
sas cubanas;
Ain no despejadas las hondonadas de
aquella agreste montafia,-del humo de
tan terrible combat, que se resolvi6 cuer-
po a cuerpo a favor de las armas de la
Reptblica; ain enteros los cadiveres de
los bravos de "San Quintfn" alli abando-
nados, y ya estaban ensefioreindose nues-
tras huestes en la rica y espafiolizada co-
marca de Guantinamo. La destrucci6n
del fambso campamento de la Indiana de-
jaba franco y asegurado nuestro centro
de operaciones, y nuestro ejercito pro-
visto de todo lo mas necesario de que ha-
bia carecido en absolute.
De ahf el infitil esfuerzo de Martinez
Campos, el General espafiol mas bravo
y astuto que nos combati6. El Generdl
lleg6 tarde, ya conociamos el terreno y
los recursos eran nuestros.
De ahi deduzco que Cuba serd de los
cubanos a la hora y punto que ellos quie-
ran. Un querer y un rifle. Este lo venden
baratisimo los yankees. Los parts mis
felices son aquellos que se hacen menos
acomodaticios.
Para una cosa solamente debemos pen-
sar much los hombres, para hacer el
mal.
Es verdad, dejamos casi abandonada

40





la jurisdicci6n de Cuba, pero en su ve-
cina la de Jiguani estaba Calixto Gar-
cia con su brazo aiin vendado sostenien-
do la combinaci6n. iPero c6mo lo hizo?
Un .hombre enfelmo y herido yendo a
buscar a sus atrincheramientos a los es-
pafioles. 8 En donde hubiese estado un
General espafiol en id6pticas circunstan-
cias y de los mdritos de aqul ?-En .el
palacio del Capitin General. en la Haba-
na, o en la Quinta de los Molinos, que
segfn me explic6 un dia de campamento
Pepe Urioste, era espl6ndida. Yo no, la
he visto.
Las comparaciones, ademis de ser
odiosas, tienen much de vulgar, pero
algunas veces son necesarias u oportu-
nas, y entonces se deben perdonar.
Esa es la verdad hit6rica, lo digo por
si en un moment de ofuscaci6n se me
pueda suponer apasionado por Calixto a
quien nunca podr6 dejar de amar, aun-
que vive en Espafia siendo Cuba escla-
va. Existen lazos entire los hombres que
se han comprendido que ni las circuns-
tancias mis. poderosas o potentes en apa-
riencia pueden romper. La nobleZa de
pensamientos y alteza de miras se levan-
tan siempre por encima de las pequefie-
ces de habito o de cardcter. No se si me
explico bien.
Inaugurada del modo que queda expli-
cado, la campafia de Guantanamo, forzo-
so me fu6 volver la cara a la jurisdicci6n
de Cuba.-'Lo sent, estaba hastiado de
hacer todos los dias lo misno en los mis-
mos lugares. Lo mon6tono en la paz es
abrumador, pero en la guerra insopor-
table. Un mensajero de la "Guardia se-





creta" (ese es otro misterio) me entre-
ga un pliego, era del General Garcia
Ifiiguez. Me avisaba de la llegada al te-
rritorio de sus operacioves de los Supre-
mos Poderes y que por orden del Gobier-
no pasase alli a conferenciar.
Al siguiente dia, despues de haber
nombrado al Teniente Coronel Antonio
Maceo, Coronel en comisi6n, (esto quie-
re decir que afin no tenia alli un Coro-
nel para .dejarlo Jefe superior de opera-
ciones) me puse en march. Con poca
gente y de pi6 ligero, a la cuarta jornada
fui a pernoctar a Miranda. Los espa-
fioles lo habian abandonado como tam-
bi6n a Mayari Abajo, Jaragfieca, Piloto
y muchos lugares mis que ahora no re-
cuerdo.
Yo hubiera podido pasirmela esa noche
sin avanzadas, no habia peligro. A mu-
chas leguas a la redonda no habia espa-
fioles.
!No encontrindome ya sino a una jor-
nada bien andada de la residencia del
Gobierno, me propuse no madrugar, pues
me sentia molido de cansancio, y. fu6
asi que hubo tiempo para que se me es-
tuviera espiando mientras yo dormia.
"Los montes tienen ojos," dice el refrain,
y eso no deja de ser una verdad.
Muy al amanecer me envi6 el Jefe de
la avanzada principal, un hombre de co-
lor, un liberto, de estatura y forma de
H6rcules, que se le habia presentaow
-,Y t6i quidn eres y a done' vas?
-Yo soy Sim6n y vengo del campa-
mento.
-Que campamento?-repuse *yo asus-
tado.





-Donde mi amo dej6 a Edui.
-Eduardo vive? Anda, corre, dile que
venga.
Media hora de pues se me present el
viejo Eduardo, el liberto desamparado,
el abandonado de todos, menos de Dios,
ya repuesto, ya otra vez hombre, rico
de fuerzas y rebosando fN y content.
Le acompafiaban tres hombres mis, con
Sim6n. Le tendi la mano a aquel hombre
y 61 se conmovi6.
-Vacia ese saco, le dijo a uno de los
suyos.
-8 Y eso qu6 es Edua ?-le dije creyen-
do que eran golosinas.
---Doscientas cipsulas, General, que
hemos recogido en ese puesto abandona-
do, y ain tenemos en nuestro campa-
mento (esto lo dijo con orgullo) ropa,
galleta, tocino y otras boberias.
-Cuentame bien c6mo ha pasado todo,
y entonces dijo:
-Cumpliendo la orden que usted me
dej6, desde aquel dia me puse largas ho-
ras en acecho en estas cercanfas para
ver si podia verme con algfin negro como
yo. Pas6 muchas horas crueles de ham-
bre y de sustos, hasta que un dia logre
que 6ste, Sim6n, me viera y se acercase,
y como 61 y sus compafieros deseaban
cojer el monte, pero no se atrevian a sa-
lir por no ser practices de por aquf, pron-
to nos entendimos y todo qued6 arregla-
do. Ellos me dijeron que pasaba alguna
cosa grande y que creian que los grin-
gos se iban a ir de aqui, pues habian
venido muy de pronto a llevarse muchas
cajas de parqque que tenian en este cam-
pamento. Desde ese moment nos pusi-





mos en acecho y apenas ellos salieron
entramos nosotros.
Me hizo gracia la entusiasta conclusion
de su relato, pues tal parecia que habia
tornado el campamento por la fuerza.
Momentos despu6s continue mi mar-
cha con cuatro hombres mis, de alta, en
mi pequefia escolta. El Comandante Ma-
rin anot6 sus nombres: EduA, Sim6n, Po-
lo .y Tac6n. Sigamos, pero primero un
poco de geografia mambisa.
Del asiento de Miranda, desde donde
yo part en aquella maiiana al paso del
Cauto, por Barranca, habrA pr6ximamen-
te hora y media de march.
Este trayecto, de terreno llano y fir-
me, era entonces pobre de vegetaci6n
montuosa, se componia de manigua o ma-
torrales, testimonio en Cuba de viejas
tierras de cultivo abandonadas; pero una
vez vadeado el Cauto, y siguiendo rum-
bo franco al Oeste, que era mi itinerario
aquel, dia, una vereda tortuosa (vereda
mambisa) conduce al viajero por el cen-
tro de un espeso monte fresco y seguro,
de arboles corpulentos, que forman con
las enredaderas preciosos pabellones y
cortinajes lindisimos. Ese monte mide
por su parte mis estrecha cuatro leguas,
las mismas. que yo tenia que caminar
para llegar a un lugar nombrado "El Be-
juco", residencia de los Supremos Po-
deres en aquellos moments.
Internado un poco, y a orillas de un
manantial (Catunda) de fresca y crista-
lina corriente, dispuse hacer alto para
tomar algtin descanso y alimento. La
menestra no era abundante, y dispuse
que los recien incorporados saliesen por





alli a ver si conseguian alguna jutia, a
excepci6n del viejo Eduardo, que por
intuici6n pens6 no seria muy leido en
asuntos culinarios.
Desde que la bktllantez de las acciones
de Juan Millares, y por ellas las distin-
ciones militares y sociales conque la pa-
tria le honr6, me privaron de sus servi-
cios personales, yo estaba sufriendo por
ese lado. Verdad es que dificilmente hu-
biera podido encontrar el sustituto de
Juan.
Yo lo pasaba como Dios queria y me
resign buenamente al servicio de cual-
quiera. Tenia a la saz6n de asistente
a uno nombrado Manuel, liberto, pun-
tual, listo, sin miedo, oficioso y sin pe-
reza; pero con el pequefio defccto de que
se servfa 61 primero que servirme a mi,
me dejaba el ala y se tomaba la pechuga.
En cuanto al caf6, mi bebida favorite,
de seguro que si. el mal espiritu viraba
la cafeteria, la parte derramada era la
mia y no la suya.
Un asistente no es un ente vulgar, de
cualquier parte y de cualquier ejdrcito.
-i Oh,! la servidumbre, afin largamente
remunerada, siempre me ha parecido tre-
menda. iC6mo sera a bayoneta calada!
, Y en campafia? El asistente es un
amigo, pero en aquella guerra de Cuba
era un bienhechor a todas horas. Para
poder tener una idea de eso es necesario
haber estado alli, haber pasado el Rubi-
c6n.
Aquel que tenia necesidad de un asis-
tente y no lo tenia o lo tenfa malo, ind-
til o inepto, ese sufria, sufria much.
Llegar (eso de Ilegar era serio alli) can-




sado, fatigado, molido, con hambre, el
agua calada hasta los tu6tanos y en no-
che tenebrosa y en un "santiamdn" y co-
mo por encanto ver fabricado un rancho,
despu6s tendida la hariaca, o improvisar
la cama, vivo y calentador el fuego, lista
la comida aunque fuera un boniato, y
despu6s venga el caf6 aunque fuese amar-
go, que es mejor, y luego que Ilueva, y
departir con el compafiero, de hamacs a
hamaca, de cosas de la guerra y de la pa-
tria.... A comentar las peripecias extra-
fias y fabulosas del triunfo conseguido
por la mafiana y burlarse de la desgra-
cia en la derrota sufrida por la tarde...
Todas esas cosas las saboreabamos aca-
riciados por la puntualidad y oficiosi-
dad del asistente, por su infatigable asis-
tencia.
Compafieros tuvimos que much su-
frieron porque su carActer les obliga-
ba a cambiar con frecuencia de ese ser-
vicial, y eso es lo peor que puede suce-
der porque no hay lugar a la reciproci-
dad del carifio; pero hubo otros a quie-
nes siempre les conoci uno mismo. To-
mis Estrada Palma fu6 de estos. c Pe-
ro quidn no vive con don Tomasito? co-
mo le decian los asistentes y los que no
lo eran.
Mas tengo que advertir una circuns-
tancia muy important, y es, que no era
lo mismo ser asistente en Oriente que en
otra parte,. como no es la misma cosa
ser esclavo en un ingenio que serlo en
un cafetal. Ser esclavo es una desgracia,
y soportar ese yugo en un ingenio es la
supreme desgracia.
Para el asistente oriental la tarea era





mis dura por varias razones; por lo frago-
so del terreno, en que la carga tenia que
ser mis pesada o molesta, puesto que con-
ducia lo suyo y lo de su jefe; por la nece-
sidad de buscar y conducir provisions
para dos, y por otras razones de no es-
casa importancia.
Atizaba el fuego el viejo Eduardo y
en pocos moments ya estaba list el ca-
f6. Yo observaba los agiles movimien-
tos de aquel hombre canoso, y cierto cui-
dado y pulcritud en el oficio, y eso me
llam6 la atenci6n.
-61De qu6 lugar eres, Eduardo?-le
pregunt6.
-Yo era del cafetal "San Juan", Guan-
tinamo. Al principio un tal Rend6n nos
sac6 de alli y yo sali muy triste porque
dej6 mi mujer y dos hijitos, despu6s me
console con la guerra. En el Cauto por
poco no queda uno de nosotros y yo lle-
gu6 a ponerle la mano a un cafi6n. Des-
pu6s llor6 otro dia en la cueva, pues
creia que iba a morir y me vino a la ca-
beza mi mujer y mis hijitos.
Aquella relaci6n hizo sentirme intere-
sado por aquel hombre. Un moment
despu6s regresan los monteros de jutias
diciendo: "No hay".
---i hay, repuso Eduardo con viveza,
y como hubiese a diez pass de alli un
gigantesco cupey, a 61 se dirigi6 y bus-
c6 algo por el suelo. Yo lo comprendi:
rebusc6 y levantando una hoja y con ella
en la mano encarindose a Sim6n, le di-
jo:
-Aqui hay, mira esta mancha algo pa-
recida a sangre, esos son sus miaos, bds-
calas arriba.





Eduardo jefiaba, derecho natural de la
superioridad intellectual, y habia nom-
brado a Sim6n su Teniente. Sim6n le
obedecia sin replicar: no hay para qu6
decir que tambidn lo ftacia ciegamente
Tac6n y Polo. Su edad madura, sus
timbres de viejo mambi, su mano tendi-
da para sacarlos a las selvas libres, y
luego un poco de mejor intelecto: no es
extrafio que aquellos hombres conside-
raran al viejo Eduardo como su protec-
tor y maestro.. Y en realidad lo era.
El cupey (puede haber algfin cubano
que no .lo conozca, y voy a pintarselo):
es un arbol corpulento, gigantesco, tiene
much de parecido al catalAn, amo de la
tienda de campo en Cuba, con la peque-
fia diferencia que el cupey casi siempre
sobrevive poco a la muerte de su victim,
su castigo no es dilatado, no profundiza
sus races y el viento se encarga de la
ejecuci6n de la sentencia. El catalan mue-
re, pero su prole vive despu6s alegre y
content frente a frente de la choza del
veguero pobre, sin dinero, y su deudor
eterno. Parasito el cupey, sus cuerdas son
enormes y bajan hasta el suelo, donde
en vano tratan de arraigarse lo suficiente
para sostener aquella inmensa arboleda,
pues semejan a lo lejos un montecillo.
Obedeciendo Sim6n al superior man-
dato del .viejo Eduardo, se asi6 a una
de aquellas cuerdas y principi6 la ascen-
si6n, mis apenas adelant6 quince pi6s se
detuvo y respir6, quiso proseguir. y no
pudo, y entonces se dej6 rodar hasta el
suelo, exhalando un resoplido algo pare-
cido al del caballo. No s6 si aquel acto
de imposibilidad fisica de su Teniente






indign6 al viejo Eduardo, lo cierto es
(yo me qued6 espantado) que tirando con
enfado su sombrero viejo, despojo de un
soldado espafiol, 3D sin decir una palabra,
agarr6 la cuerda y cual un expert mari-
no que maromea por los mistiles de su
barco, asi aquel hombre de 60 afios, sin
detenerse un instant, subi6 al arbol per-
di6ndose entire la espesura de su follaje.
Un moment despu6s cay6 herida de
un machetazo una jutia y por la misma
cuerda que subi6 se deslizaba el viejo
Eduardo.
No hay que decir que el almuerzo fu6
espldndido. Llegada que fud la hora de
marchar, prosegui, y a la caida de aquella
tarde fresca y dichosa, Illegamos a la re-
sidencia de los Supremos Poderes de la
Rep6blica de Cuba.
La historic de Cuba, y sobre todo aquel
brillantisimo period del 68, no se pue-
de profanar relatando los sucesos de
cualquier modo, impulsado por el mero
deseo de escribir. No; cosas son esas
respetables para nosotros-por lo me-
nos asi me lo dictan los impulses de mi
conciencia-y por esa raz6n digna y le-
vantada no debo (y lo dejard para otra
ocasi6n) ocuparme en este episodio de
los interesantes e hist6ricos detalles de
mis confidencias con aquellos hombres
que representaban lo mAs select de la
Revoluci6n. Perd6nenme esta frase los
que se supongan mas dem6cratas que yo.
Se encontraba alli el Presidente Carlos
Manuel de Cespedes con su E. M., la
Camara de Representantes entera y ver-
dadera v el Brigadier entonces Calixto
Garcia lfiiguez con todos sus oficiales,

49






vencedor de la vispera sobre las trinche-
ras de Jiguani.
Sigo, pues, mi sencillo relato por gra-
titud a mi viejo asisteA4e, y ojala pudie-
ra yo ser tan feliz como fu6 Dumas, para
decir tanto y tan bien sobre la tumba
de aquel flel servidor mio, como dijo 61
a la memorial del mulato dominicano que
le ensefi6 a conocer las letras siendo afin
muy nifio, en los bafios de no recuerdo
d6nde.
Seguia la guerra con todas sus peripe-
cias sangrientas, con sus bruscas alterna-
tivas sorprendentes. Un dia, posefdos
de incomparable satisfacci6n de alegrfa
(como los nifios) victoriosos sobre el
campo de batalla, al otro sorprendidos
y fatigados en retirada comprometida, con
varies compafieros heridos y siempre sal-
vados, al siguiente dando vivas a la pa-
tria encima de las trincheras enemigas
al romper la aurora, tomando el campa-
mento por asalto y por la noche apesa-
rados y tristes a la noticia de captures
de amigos y compafieros como Antonio
Luaces. Pero siempre en medio de ese
constant vaiv6n de los sucesos, de ese
flujo y reflujo de cosas graves y series
como el mar, aunque arriba tenga es-
trellado el cielo. Sentiamos en el alma
la esperanza mis pura en el triunfo,
hasta que son6 la hora menguada de la
tregua.....
;El viejo Eduardo sigui6 conmigo, y es-
ti de mis decir que nos llevibamos muy
bien. Generalmente se cree que la ju-
ventud es la edad de los amores; asf sea,
pero en la edad madura los afectos son
mias puros y duraderos. Mientras mis





se acerca el hombre a su fin, mis se des-
carta de lo superflfio, y se va quedando
con lo titil, lo positive. Por eso alguien
ha podido decli que "no hay anciano
sencillo".
El viejo Eduardo sustituy6, con gron
provecho mio y en perjuicio de aqu61, at
malicioso y poco considerado Manuel, y
6ste pas6 de alta a la fila de Io que lla-
mabamos convoyeros. Este fud otro cuer-
po,.gran auxiliar, que bien merece un epi-
sodio aparte escrito por una pluma comb
la de Ram6n Roa o Fernando Figueredo.
Atento siempre a la buena organiza-
ci6n, pues soy de los que creen que sf"'
esta no se anda seguro y derecho, ni afin
en el. cielo, organizer me propuse.
De las tareas que cuestan fatigas y
disgustos, la de organizer esti en pri-
mera linea. Cuando se dice "fulano es
organizador," ese tiene que ser muy
hombre, y organizer alli entire nosotros,
eso tenia tamafios bigotes.
'Como era natural, para mi procedi-
miento me apoyd en la ley. Aquellos hom-
bres nos la dieron para todo. Por ejem-
plo, un Mayor General con mando de
tropas, solamente tenfa derecho a cua-
tro asistentes, y despues asi relativamen-
te en escala descendente hasta el Al-
ferez.
Tenia necesidad de dar el ejemplo y
dije: "fuera convoyeros, y venga la
Lev," y fueron mis cuatro ndmeros el
vieio Eduardo, Sim6n, Tac6n y Polo.
Dije antes que las organizaciones pro-
rorcionan disgustos y a mi me propor-
cion6 esta mias de uno.
Como yo tenia mi esposa, puse dos a






su servicio, a Sim6n y Tac6n, y por su-
puesto, el viejo Eduardo se qued6 con-
migo teniendo por auxiliar a Polo.
Habia muchos Jefes y oficiales que
tenian un nfimero excesivo de asistentes
y convoyeros para ellos y sus queridas,
y aunque en la 6poca en que por la ca-
rencia de recursos de boca se tenia ne-
cesidad de ir a extraerlos de lejanas zo-
nas podia estar justificado este abuso
que nos privaba del servicio, de unos cuan-
tos hombres para las armas, no era asi
en la actualidad, porque la posesi6n ad-
quirida por la fuerza de las armas de la
rica comarca de Guantinamo habia aca-
bado con nuestra miseria.
Por fin, despues de una gran lucha
algo pude hacer en ese sentido.
El viejo Eduardo, sin perderme "ni
pid ni pisada," 16gico y natural fu6 que
al Ilevarme mi destino a otras regions
fuera el primero en preparar el jolongo.
Debia pasar al Camagtiey y me puse en
camino, pero ocupada mi mente en asun-
tos de grave importancia, no me ocupe
durante la march, ni adn despu6s de
llegar al Camagiiey, de la situaci6n en
que iba a encontrarse mi viejo sirvien-
te, y que habia que montarlo alli pa-
ra que me pudiera ser 6til. Y fu6 asf
que al moverme el primer dia al fren-
te de algunos escuadrones, me encontr6
al viejo Eduardo todavia de infanteria,
y forzoso me fu6 dejarlo por alli con
gente acampada hasta mi pr6ximo regre-
O.
-Ya usted, mi General, me va a de-
jar! me dijo muy apesarado.

52





-No, Eduardo, volver6 pronto y se-
guiras conmigo.
Pocos dias despu6s el viejo Eduardo
era caballero eq una hermosa mula bien
aperada y que 61 cuidaba con esmero.
Todo nuestro reducido equipaje lo lle-
vaba en un pequefio ser6n, asi como ja-
mas faltaba un trozo de care asada, que
muchas veces despuds de una fogosa ca-
rrera y debido al sacudimiento, apare-
cia confundida con alunos zapatos vie-
jos, riendas de frenos ya desechados u
otros cachivaches, que somos los viejos
muy dados a conservar.
Ademns, el viejo Eduardo portaba
terciada una balija tremenda que conte-
nfa todos mis papeles y libros y que pe-
saria 15 libras pr6ximamente.
Aquel hombre viejo, en las horas de
refiega, era necesario que el lance fuera
muy comprometido para que se retirara
a largas distancias, por mis que yo, en
tono de reconvenci6n carifiosa, le decia:
-Edud, si me pierdes la balija te fusilo.
-No, mi General, no se perderi me
contestaba.
Como por cualquier circunstancia, por
un mal paso del declive del terreno, por
desviarse para desechar un arbol caido,
una zanja, un pozo, en fin, por cual-
quier tropiezo que implica retardo, to-
dos los combatientes no pueden ir apa-
reados en una carga contra el enemigo,
sucedi6 muchas veces que el viejo Eduar-
do, sin tener en cuenta estos detalles,
gritaba detras a hombres muy valientes:
-Adelante! esa gente no ve que los
Jefes van alla!
Y como nuestros soldados lo conocian





aquel mandate mis bien les hacia gra-
cia que molestarlos, y despues en la
quietud y solaz del campamento, a la
sombra de los palmaresr celebraban los
arranques belicos del viejo Eduardo.
Pero sucedi6 un dia que me hizo pa-
sar un gran susto y sufrir una pena.-
Lo contare.
Invadidas por nuestras tropas las Vi-
llas, quise en uno de los viajes que hice
al Camaguiiey Ilevar mi esposa que ya
habia hecho venir de la de Oriente, pa-
ra aquella comarca. No teniamos mis
hijos que a mi Clemencia, de tres afios
de edad. Dos o tres families de gente
de la Villas quisieron aprovechar mi pa-
sada para irse conmigo y me di6 pena
negarles mi amparo, asi fui que se for-
m6 una impedimenta delicadisima. El
paso de la Trocha solamente constituia
un peligro: en aquellos dias estaba muy
reforzado y vigilado. Los espafloles tra-
taban de impedir a todo trance el paso
de los batallones orientales que yo ha-
bia pedido para reforzar el ejercito inva-
sor y concluir de una vez. Llevaba yo un
buen practice, Tranquilino Cervantes,
ademis un cr6quis minucioso de toda
la linea. La gente que me acompafiaba
no pasaba de quince hombres, eso si,
quince leones. Uno de los oficiales de
E.M. era el Coronel Enrique Mola. Cuan-
do llegamos al punto designado para el
paso, era ya la caida de la tarde, ho-
ra esperada de intent. Mientras aguar-
dibamos a que cayera mis la noche, pa-
ra que la oscuridad protegiera nuestra
march y de este modo evitar la perse-
cion de fuerzas muy superiores de que





el enemigo podia disponer, se oy6 un
toque de corneta, punto de atenci6n so-
bre nuestra izquierda, y que a seguida
fu6 contestado ea la derecha. Nuestro
paso fatalmente, tenia que ser por entire
dos campamentos casi a la vista uno del
otro. La situaci6n era critical por lo impe-
dimentado que iba en aquella march si
como era cuerdo career, aquel toque sig-
nificaba que el enemigo nos habia des-
cubierto, el paso se hacia dificil si no im-
posible y podiamos ser perseguidos.
Incontinenti orden6 al Coronel Mola
que acompafiado del prActico y un hom-
bre mas se acercase lo mas possible sin
dejarse ver, al punto de donde primero
parti6 el toque en averiguaci6n de lo que
pudiera ser. El Coronel Mola parti6 y
yo eper6. Quince minutes despues esta-
ba de vuelta. Una gran column estabt
entrando en el campamento, y a conse-
cuencia de eso se repiti6 el toque. En-
tonces me dije: mejor, aprovechemos la
ocasi6n, el descuido es consecuente, pe-
ro es precise no dar tiempo a que los
soldados se desparramen, y organic la
march. Hice entonces que el viejo
Eduardo tomase de los brazos de la
criada a mi Clemencia ya dormida.
--Cuidado, Eduardo, le dije.
Ya oscurecia, y no contando con que
de la parte opuesta el paso estaba obs-
truido por muchos yareyes derribados pa-
ra su aprovechamiento, nos fu6 forzozo
cargarnos hicia la derecha, pero lo hici-
mos tanto que llegamos a cincuenta va-
ras del fuerte, que rompi6 sus fuegos
sobre nosotros. Orden6. enseguida que
continuara el practice con toda la impe-





dimenta y nos quedamos los demis en-
treteniendo el fuego al enemigo para que
no quedara envalentonado. Pero cuil no
seria mi sorpresa cuaneo siento a mi la-
do gritando;"i Viva Cuba libre!" Era el
viejo Eduardo haciendo fuego con un..re-
v6ver viejo y sin cuidarse de que tenia
la nifia en sus brazos. Las balas enemi-
gas no dejaban de ser bien dirigidas,
pues los enemigos tomaban por blanco
el relampagueo de nuestros disparos.
-No seas bruto, Eduardo! le gritd
qu6 s6 yo con que voz.
Enseguida nos retiramos. A poco en-
contramos a mi esposa, que desesperada
y loca volvia en busca de la nifia que
juzgaba ella que seguia detris. Alcan-
zamos la demas gente y continuamos la
march para poner distancia entire noso-
tros y aquel enemigo, que si no a aque-
lla hora, muy temprano podia perseguir-
nos. Como a la media noche, la luna se
elevaba a su mayor altura, hice alto en
un gran potrero, se explore el campo a la
redonda y acampamos. No fud suficiente
todo el" tiempo que dur6 la march para
calmar mi disgusto con el viejo Eduar-
do: Tampoco la diligencia y asiduo
cuidado en preparar la cena a algunos
pasos de donde yo con mi esposa y los
oficiales comentamos el hecho. Aquello
me tenia mortificado, lo llam6 y con
acento de c61lera le dije:
-Edud, c6mo te atreviste a hacer
aquello contra mis 6rdenes, exponiendo
a mi hija?
Y aquel viejo con la sinceridad de un
gran coraz6n, me contest llorando:
56





-Se me olvid6, General, que yo lle-
vaba a Monchita. Asi le decia 61.
-Lo creo, le dije.
Qued6 desarmfdo de mi enojo, y afia-
di:
,-Pues no te apures por eso y anda,
alhpra el cafe.
Al rayar la aurora de aquel dia despa-
ch'-el practice con la impedimenta a es-
perar en lugar seguro y me quedd r',-
trasado con la gente de pelea.
No hubo novedad. jY c6mo la babia de
haber si mas tarde supimos por las con-
fidencias que la creencia era que yo ha-
bia forzado el paso esa noche por alli,
con mil hombres?
El teniente del fuerte, que se di6 por
atacado, ascendi6 a Capitdn. Nosotros de-
jamos en el campo uno cuantos hombres y
caballos, segfn el, y no habiamos-recibi-
do ni un arafiazo.
Los acontecimientos inusitados de las
Villas me obligaron a volver a Camagiley
y volvi acompafiado del viejo Eduardo.
Las cosas siguieron de mal en peor
y son6 al fin la hori fatidica y siniestra
del Z JON.
Yo no podia quedarme en Cuba. El
General Martinez Campos me hizo ofer-
tas brillantes para los que no piensan
como pienso yo, a fin de que me quedara
en ayuda de la reconstrucci6n del pais
c4mo 61 Ilamaba eso sin lo moral. No
quise; am6 mas la miseria cubana que el%
oro espafiol, y resuelto puse mi rumbo
camino del destierro sin mas amparo
que Dios.
En este trance tremendo para un hom-
bre de ideales, reunf al viejo Eduardo,





Sim6n, Polo y Tac6n y les habl6 de esta
manera:
-Como ustedes oyen, ya esto se con-
cluy6 por ahora. Yo no me quedo aqui;
pero en realidad no s6 d6nde ire a parar.
Si ustedes quieren correr mi suerte,,el
mundo es bastante grande y no nos mori-
remos de hambre; juntos trabajaremos.
Aquellos hombres no podian contestar-
me, tal era la impresi6n. El viejo Eduar-
do fu6 el primero que entire sollozos me
contest:
-Mi General, yo' quisiera "irme, pero
no s6 de mi mujer y mis hijos.
No lo dej6 concluir, y le repuse con vi-
veza:
-Edui, la mujer y los hijos no pueden
abandonarse sino por la patria; qu6date,
ese es tu deber ahora.
Aquel hombre qued6 tranquilo.
Tac6n dijo:
-Yo tenia mi mujer, y me quedo para
ver si la encuentro.
-Nosotros somos solos en el mundo,
nos vamos con usted, dijeron los otros dos.
Aquella despedida fu6 tierna. Yo no te-
nia ni una prenda que dejarles en recuer-
do. iEstibamos tan pobres! Al darles las
cspaldas formula estas frases:
-Siquiera he ayudado un poco a rom-
per sus cadenas!
Despues de todo eso nos refugiamos en
Jamaica. Sim6n y Polo me acompafiaron
en los primeros meses a pasar aquellos
dias terrible, martirizados por la miseria
y por la injusticia. Sim6n a poco tienpo
se cas6 con una mujer inglesa de su pro-
pia raza, cuyo suegro, que no era muy po-
bre, lo protegi6.





Un dia fue a verme y le brind6 asien-
to en mi pobre mesa.
Polo tambien se separ6 de mi, se fu6 a
trabajar a un ingen o y lo perdi de vista.
-Despues de mi desgraciado fracaso,
donde hasta las prendas de mi mujer nau-
fragaron, pobres y abatidos, nos fuimos
a trabajar al canal de Panama, y un dia
que me encontraba triste y enfermo se
me present un hombre en mi cuarto. No
lo conocia.
--6Y tu quien eres? le preguntd.
-Yo soy Polo, que vengo a -verlo y a
traerle estos pollos y a decirle que ten-
go nada mas que una mujer y una estan-
cia (o conuco) aqui, bien surtida, para si
quiere irse alla y estard bien cuidado.
Tendri dos criados.
-Gracias Polo, le dije: yo tendr6 que
ir para Jamaica a morir al lado de mi fa-
milia. Tan enfermo me sent! Despu6s
hablamos un poco de Cuba, y se despidi6.
,No he sabido mis de esos hombres, pe-
ro ellos deben vivir y quien sabe si un dia
a los que nos dispers6 la paz nos vuelve
a reunir la guerra.
("La Reforma."-Julio de 1892.)



















Odisea

del general Jos6 Maceo

Altagracia Venero, Julio 27 de 1896.
Sefiora Bernarda Toro de G6mez.
Mi amada esposa.
Sin la seguridad que tengo de que todas
tus miradas y todos tus pensamientos san-
tos.de mujer, y de mujer cubana, se dirigen
a tu Cuba: sin la convicci6n profunda de
que a mi te unen un mismo fin de hono-
res y de gloria, como dos cabezas que jun-
tas han sentido y pensado sobre la misma
almohada tantas cosas de la Patria, no te
enviaria estas lines para desahogar un
dolor buscando alivio a una gran pena.
Y es que creo--Dios me conserve esa
ilusi6n--que cuando tui sabes que yo pa-
dezco y sufro, es much menos intense
el sufrimiento y me siento consolado en
las horas tristes de la vida plagada de
azares y duras privaciones. Me embargo
la pena por la p6rdida del general Jos6
Maceo, que muri6 el dia 5 en combat






fiero y rudo, como 61 sabia pelear contra
los enemigos de su Patria. He perdido
un amigo fiel y un General que deja un
gran vacio en las fitas del Ejercito a mis
6rdenes.
Ha muerto despu6s de afiadir nuevas
y brillantes hazafias a sus hazafias anti-
guas que mis de una vez me has oido re-
ferir, que han hecho interesantisima su
hirtoria military. Jamas olvidar6 la situa-
ci6n y el campo en que nos encontra-
mos, yo y mis cinco compafieros de expe-
dici6n con aquel hombre patriota, denoda-
do y sufrido al pisar esta tierra de Cu-
ba: aquello fu6 glorioso y sublime. Te
contar6 lo que tiW no sabes y aqui mismo
saben pocos.
El General Antonio Maceo, al frente de
reducidisimo nfimero de compafieros, en-
tre ellos Jos6, desembarca en pleno dia
junto a la plaza enemiga de Baracoa. Se
arman al saltar a tierra, y manteni6ndose
siempre a la vista de la ciudad, marchan
a ocupar una casa situada en una peque-
fia eminencia del terreno, posici6n que
juzg6 ventajosa para repeler el ataque de
que indudablemente serian objeto por par-
te de la guarnici6n espaniola. Alli acu-
dieron algunos Jefes subalternos que auin
permanecian indecisos, a quienes di6 sus
ordenes y por los que fue informado que
en Baracoa hacia su apresto de salida una
column espafiola; confirmadas sus sos-
pechas aguardaron resueltos: vieron salir
de sus trincheras un enemigo diez veces
mis numeroso y esperaron. Al pisar la
fuerza espafiola el pie de la pe4uefia loma,
!a mnni.ra linea de combat de aquellcs
once hombres, la salud6 con una descarga,






y no apagaron su fuego hasta que el cne-,
migo no se retir6 a sus trincheras aban-
donando todo intent de advance; celebra-
ron, pues, su entrada con un combat re-
chazando al enemigo a las pocas horas de
poner pie flrme en tierra.
Despu6s se internaron sirvi6ndoles de
prictico un hombre que, disgustado o
perverse, al tercer dia los abandon de-
jandolos-perdidos en lo mis intrincado y
desierto de las c6lebres, altas y vastisimas
montafias de Baracoa.
Desde aquel instant principi6 para
aquellos veterans, que a poco se vieron
perseguidos por el enemigo, la campafia
mis desesperada y ruda. Solamente el
renombre de los Maceo, los Crombet v los
Cebreco, a mi juicio, contribuy6 sin duda
a que los espafioles anduviesen con pies
de plomo y aquel grupo de valientes no
fuese hecho prisionero y conducido dere-
cho al cadalso. Durante aquella march
a rumbo el General Jos6 ayudaba el pri-
mero a dirigirla, y asi se continue deso-
rientando muchas veces a sus perseguido-
res que perdian a cada moment la pista,
mientras ellos adelantaban terreno, has-
ta que despuds de various dias de march
tan incierta como fatigosa, Ilegaron a una
casa donde trataron de descansar. En
mal hora lo hicieron y ojalA no lo hubie-
ran pensado nunca! Alli fueron sorpren-
didos por los espafioles, y aquellos hom-
bres extenuados, con una carga enorme
nobre sus espaldas y los pids ensangren-
tados, se baten como leones y se deflen-
den cuerpo a cuerpo. Alli es muerto el
nunca bien Ilorado Flor Crombet y algu-
nos caen prisioneros:--el general Anto-

62






nio Maceo se escapa con un grupo que se
dirige siempre a la jurisdicci6n de Cuba
y Jos6 qued6 solo peregrino errante, en
las desiertas sierras de Baracoa. Oir de
sus propios labios, como nos la cont6 a
mi y a Marti, la historic tristisima de sus
trece dias de s'oledad y desamparo; oir
aquella narraci6n del episodio mas intere-
sante de su vida tan accidentada y dicho
todo con la sencillez de un hombre que
no. podia rebuscar frases ni galanuras,
era sentirse conmovido profundamente,
como si se estuviese participando o pal-
pando aquella dolorosa realidad que sin
embargo habia pasado ya.
Para mayor desgracia y como para po-
ner a pruebas mas duras su valor y sus
fuerzas, el Destino dirige su rumbo por
una zona sin agua y desprovista de fru-
tas silvestres, y en tal situaci6n, ya el
desamparado ha tenido que botar toda su
carga que consistia en 400 capsulas, ropa
y otras prendas de campfiaa, reservdndose
Ainicamente 100 capsulas y el rifle, con el
flrme prop6sito de morir peleando. Todo
lo demas ya era una carga insoportable
para aquel hombre de hierro. Jos6 sigue
caminando, o mejor dicho, arrastrAndose
con rumbo incierto; y ya postrado, en un
estado de extenuaci6n tal, que empieza a
sentir v6rtigos y alucinaciones de que 61
mismo no podia darse cuenta. Un dia-Jo-
s6 era gran tirador-siente revoletear una
paloma por encima de su cabeza y la ve
a buen tiro; pero al preparar el rifle pa-
ra dispararle le ocurre que un tiro en
aquellas alturas podia perderle, pues de-
nunciaba su presencia en las cerranfas
plagadas de guerrillas enemigas. Sin em-

63





bargo, se dijo: "Morir de hambre es mo-
rir; y haciendo esfuerzos por vivir algu-
nas horas mis, quidn sabe lo que suceda."
Y alentado por esa raci'nal resoluci6n hi-
zo el disparo, y la paloma vino al suelo
a sus pies; comi6 de ella un poco-por
supuesto cruda-y contin06 su rumbo un
tanto mis repuesto: asf anduvo alimenta-
do por la esperanza y una que otra fru-
ta silvestre que escasamente encontraba
a su paso.
No tuvo tanta dicha que cayera en un
camino cualquiera o serventia que lo con-
dujera a cualquier'lado; toda la zona que
fatalmente atravesaba era montafia vir-
gen a donde se pueden desaflar las furias
de ej6rcitos aliados que siempre se po-
drdn combatir. Yo, despuds que tambi6n
atraves6 con Marti y compafieros por una
parte de esas montafias, les he puesto el
nombre de "La Vend6e cubana".
El general Jos6 Maceo, ya ep la vis-
pera de su resurrecci6n,-.que asi me per-
mito yo llamar su aparici6n entire sus
compafieros, sali6 a un camino ancho y
trillado,-como era natural, se detiene a
examiner aquella rastreria y pronto, por
las huellas de caballos herrados, conoce
que por alli solamente transitan fuerzas
espafiolas. Resuelto emprende su mar-
cha rifle al hombro, paso lento, pues ape-
nas podia mis, pero con ojo avizor a to-
das parties, dispuesto a no hablar sino a
mcrir callado, pero en la lucha como un
le6n enfermo. Aquel camino, conato de
carretera, pues Espafia en cuatro siglos
no ha podido tender mis que un pedacito
en Occiedente, !o tom6 el general Maceo
casualmente hacia el Norte y es el cami-





no que conduce de Guantinamo a Sagua.
Habia caminado mas de 40 leguas; si. te
fijas en el mapa las puedes apreciar si Ie.
concedes ademis las vueltas y revueltas
que como extraviado debi6 girar.. iParece
mentira que un hombre que no fuera de
la madera y el temple de Jos6 Maceo pu-
diese resistir y escapar de situaci6n tan
desesperada y dificil!
Lo hemos dejado en mitad del camino y
me vas a acompafiar a seguirlo conforme
a la.relaci6n que me hizo 6j mismo, y que
escuch6 y anot6 en mi Diario con sumo in-.
ter6s. Despu6s que anduvo como a dis-
tancia de media legua con el dedo, en el
gatillo de su rifle, hizo alto y quiso reco-
nocer sus contornos, dici6ndose para si
61: "Por aqui he pasado yo una vez", pe-
ro nada mas, y luego continue en la misma.
incertidumbre, encontrando a su derecha
una vereda poco. trillada y la tom6. Dos
o tres kil6metros andados, descubri6 una
casa .de aspect pobr.e, situada, al fondo
de unda estancia, y. oy6 el ladrido de un
perrd,: y el canto de un gallo, y a poco la
,oz de una mujer y un nifio, y.sinti6 eso
que deben .sentir al aproximarse a. los se-
res humanos,. los perdidos, los escapades
de, los naufragios, los- resucitados;, eso
que nadie itellos mismos que lo han sen-
tido, pueden explicar. Padecemos unes
veces. y otras drsfrutamos.. de emociones
tan profundas y series,, que para la hon-
ra humaxna, pienso yo no le ha concedido
Dios a,1os hombres,sino facultades muy
limitadas para expresarlas:-y como todo
lo que- se pretenda decir. en ese serttido
siempre;.seri pilido y deficiente, prescin-
do de intentar siquiera explicarte cual





seria la situaci6n de inimo del general
Maceo, en los instantes que se apercibi6
de que en aquella casa habitaba gente, cu-
bana sin duda; pero sin saber a qu6 pun-
to fljo pudieran ser leales, adictos o des-
afectos a nuestra causa. El encuentro
era por demis dudoso y comprometido
a la vez, pero el tenia que resolverlo y lo
resolvi6.
Resguardindose por entire la frondosa
espesura de un platanar que terminaba
muy cerca de aquella vivienda, logr6 acer-
carse lo bastante sin ser sentido hasta lle-
gar a algunos pasos pr6ximos a ella y alli
aguard6 un instant, al cabo del cual una
mujer hizo salida de la casa por la parte
en que 61 se encontraba en acecho; quiso
Ilamarla y apenas pudo articular palabra;
pero que caus6 ruido suflciente para lla-
mar la atenci6n de la sefiora que con
marcado recelo y a instancias de 61 se le
acerc6.
Su dialogo de preguntas y respuestas
fu6 breve, pues el, ya resuelto, le comuni-
c6 todo en dos palabras, menos su nombre
que tuvo la precauci6n de ocultarle. La
campesina entire asustada y esquiva le
condujo a la casita y le ayud6 a sentarse
en un viejo sill6n que all! habia, dici6n-
dole: "Estise usted ahf mientras Ilega
mi marido, que no dilata, mientras le pre-
paro algdn alimento".Apenashabian trans-
currido algunos minutes y se habia des-
calzado el General los botines, pues tenia
destrozado los pi6s, se present un hom-
bre que era el duefio de la casa, y ente-
rado por la mujer de lo que ocurria, se
dirigi6 entonces al aparecido y con espi-
ritu espantado le notici6 como andaban las





guerrillas por todas parties en persecu-
ci6n de los Maceo, ya dispersos; y como
prueba de ello la notoria muerte de Flor
Crombet, la capture de Corona y compa-
fieros y hasta la de Cebreco, y concluy6
dici6ndole que alli no podia permanecer,
pues la aparici6n repentina de una gue-
rrilla lo comprometia; que las esperanzas
eran bien tristes, o mejor dicho, perdidas,
pues Perico Perez apenas contaba ya con
30 hombres, porque todos se habian pre-
sentado y los espafioles lo perseguian
tenazmente; y diciendo asi, lo invit6 a
que lo siguiera para ocultarlo en el pla-
tanar como a un leproso a quien debia
huirsele.
El General quiso ponerse de pid y le
di6 trabajo hacerlo, tan entumecido se
encontraba, much menos pudo calzar-
se los botines, despues que sus pies
frfos y lastimados se habian adolorido
mis. El hombre de la casa entonces le
facility unos chanclos viejos con los que
pudo arrastrarse detrAs de su guia que
lo condujo a lo mis espeso del platanar
y alli lo dej6 medio aturdido. Los botines
abandonados del General que quedaron
en un rinc6n de la casita contribuyeron
no en poco, como td veris mis adelante,
para que no se prolongaran mas sus su-
frimientos y desamparo;-sin embargo,
cuando hubo quedado solo vari6 de lugar
y se puso en guardia, y lo que era natural,
la desconflanza y la duda principiaron a
atormentarle tenazmente porque no podia
penetrar los designios de aquel hombre y
su mujer, a quienes no conocia y se habia
conflado.
Por otra parte, todas las noticias que





habia ofdo de boca del campesino, y que
desde el dia de la separaci6n violent de
sus compafieros no habia podido saber
con certeza de ellos, debieron causar
honda impresi6n en su inimo durante
aquella noche triste y pavorosa. Pudo
muy bien career que todo estaba perdido:
los principles hombres habfan desapa-
recido, y desamparado el pueblo, falto y
hu6rfano de sus viejos y esperados direc-
tores, no seguiria-mucho tiempo en lu-
cha desigual y desesperada, someti6ndose
nuevamente a la servidumbre. La Revo-
luci6n .estaria perdida. Mientras tanto,
y en el interior de la casita pasaba otra
escena de confusion y espanto, porque
marido y mujer no acertaban la manera de
salir del paso con la presencia en su
casa de un expedicionario que le com-
prometia de modo serio, y la infeliz con-
sorte se enredaba en las faenas de la co-
cina, que al fin termin6 invirtiendo un
tiempo mas largo que el necesario.. El
marido sali6 enseguida a llevarle un po-
co de alimento al General, el que apenas
prob6 las primeras cucharadas de caldo
sinti6 un desmayo. Despu6s un ..tanto
repuesto convers6 un poco con su hu6s-
ped, y qued6 concertado y resuelto que a
la mafiana siguiente le conducirfa hasta
ponerlo en una vereda que le debia poner
muy cerca de una zona en donde segura-
mente debfa encontrar gente de Pedro
Pdrez.
La noche tendi6 su velo negro sobre
la tierra y mis que negro, finebre, sobre
aquel platanar que envolvia con su obs-
curidad profunda a aquel guerrero intri-
pido y disperse, presa de las mis funda-





das incertidumbres. No olvido sus pa-
labras textuales al referirme esta parte
de su episodio. "General-me decia,-me
sucedi6 una .cosa ext afia esa noche, y. fu6
que las anteriores.que paseo en las monta-
fias desiertas del Toa, mi suefio.era mis
tranquilo y por Io mismo reparador;
mientras que en esta ilItima. noche de
mi peregrinaci6n apenas pude.conciliarlo.
El reflejo de la luz que despite en su
vuelo incierto el. cocuyo, el ruido que al
posarse en las. hojas del pljtano produ-
cen las aves nocturnas, el canto del ga-
11o y el ladrido del perro de la casa ve-
cina, todo me imponia recelos en aquella
noche sospechosa y en que solo conta-
ba por compafiero un rifle para.defender-
me, teniendo a la espalda un monte y de
frente una casa habitada por personas
que yo .no tenia seguridad de su lealtad
y mi suerte estaba absolutamente con-
fiada a su voluntad, o a su capricho. Nun-
ca jams en mi vida me pareci6 noche
tan larga ...." Por fin amaneci6, y el dia
con sus claridades.debi6 desvanecer .un
poco.las nebulosidades en.que estaba su-
mergido su espiritu: en este estado, el
hombre se le apareci6 con un poco de ca-
fe, que tom6 con insaciable deseo, y a
poco emprendieron ta march por una ve-
reda estrecha y continuada por desechos
y revueltas .del monte fire que debia
conducirlo a la zona ya indicada. Media
legua, caminaday a esa distancia le deja
el prictico y apenas el General camina
algunos kil6metros se siente fatigado, y
tanto por eso como por precauci6n para
esperar si alguien viene detris. o delante,
se internal un poco al monte dando vista





a la vereda, y espera. Luego sinti6 sue-
rio y dormit6 un rato, segdn 61; de seguro
debi6 ser much mis de lo que pens6,
puesto que hubo tienno suficiente para el
encuentro casual e inesperado a la vez,
que sucedi6.
Mientras el duefio de la casa condu-
cia al General hasta el punto donde lo
dej6, dos hombres montados y bien arma-
dos Ilegaron a 6sta y con notable insis-
tencia preguntaban e indagaban por el
duefio de la casa y por alguien descono-
cido que hubiese andado por allf. La po-
bre mujer, temblando con la presencia de
aquellos dos guerrilleros, no sabia qu6
contestar, y a lo poco que respondia era
de un modo confuso y vago.
"Este palo tiene jutia", dijoa.fio de
ellos, y la infeliz mujer tembl6, pero tem-
b16 mds adn cuando vi6 que uno de aque-
llos hombres fljindose en los botines del
General que todavia permanecian en un
rinc6n, se apoder6 de ellos, y preguntin-
dola por su duefio, la infeliz no sabia que
contestar; pero la presencia instantinea
de su marido la sac6 del apuro, y respi-
rando, como el que se viera libre de una
mano de hierro que lo estrangula, le dijo
a su marido: "Enti6ndete td con esos
hombres". Del dialogo que hubo entire
los tres a seguida result que el pobre
campesino se vi6 obligado a confesarlo
todo y marchar al trote largo a ensefiar
o alcanzar y hacerle entrega del General
Jos6 Maceo, ignorando que lo era. Los
de a caballo detris y 61 de a pie, delante,
en un instant, a paso vivo, recorrieron
la distancia hasta donde qued6 el Ge-
neral, a la saz6n que dste salia del mon-





te para tomar la vereda, y continuar; pe-
ro sinti6 ruido y se prepare. No le que-
d6 tiempo ni espacio para ocultarse; tam-
bi6n hubiera sido igitil, pues ya los te-
nia encima y se dispuso a correr todo
peligro y terminar, (sus palabras textua-
les contindome ese lance): "Ya estaba
cansado de una vida tan triste". lAlto!
aquidn va?, dijo, y le contestaron: lCu-
ba!; qu6 gente, repuso: -IDe Periquito
P6rez! Adelante uno: y avanz6 uno que
a poco cay6 en sus brazos; y despuis el
otro. Y esta escena heroica y tierna a
la vez yo no intent describfrtela, pues
solo 61 mismo, que nos la relat6 a mni y a
Marti, pudiera haberlo hecho. Yo le dije
a Marti:-Usted, que describe de manera
que encanta, va a tper que narrar la
vida errante del general Jos6 por las
montafias, con los pi6s ensangrentados,
estenuado por el hambre, desamparado
y solo, con un solo pensamiento en el
almna: -la redenci6n de la Patria.-Marti
me contest: "Es tan alto y sublime cu-an-
to a ese hombre, escogido por el Dios de
la Guerra, le ha pasado, que no import
la manera de ser dicho, pues que siem-
pre aparecerd interesante y conmovedor".
Sigue conmigo un poco mis al General,
para que sepas que cuando ya hubieron
pasado los primeros transportes de alegria
de aquel feliz encuentro, pudieron notar
con extrafieza que el guia estaba nota-
blemente conmovido y derramando ligri-
mas. Confes6 entonces que hasta aquel
mismo instant habia creido que aque-
llos dos soldados leales no eran otra
cosa que dos guerrilleros disfrazados
que le obligaban a cometer la villanfa





de entregar a un insurrecto y ese insu-
*rrecto era nada menos que el general. Jos6
Maceo, a quidn 61 habia admirado tanto
y desaba conocer. el
El general entonces lo'tranquiliz6 y
consol6 poniendo en sus manos algunas
monedas de oro americano que ain le
quedaban en su bolsillo.
Desde aquel instant el general Jose
Maceo, se sinti6 hombre nuevo, e irgl6n-
dose encima de uno de los caballos que
montaban, los ginetes, les dijo: "iAde-
lante muchachos y vamos a reunirnos
con nuestra gente!"
Efectivamente: con tan buenos guias y
column tan exigua y de pi. tan firme,
antes que la noche de ese dia le envol-
viera en nuevas tinieblas, el guerrero in-
tr6pido habia verificado su entrada a un
campamento cubano de pocos hombres,
pero de coraz6n bien puesto y probada
resoluci6n. Habia caminado veinte. le-
guas. Con la aparici6n, mejor dicho, la
resurrecci6n del general Jose Maceo e n
la comarca de GuantAnamo y coincidien-
do el acto de ,presencia del general. An-
tonio Maceo en la de Cuba, el entusfaso
mo fu6 tal y de tal mauera sentido en
todo Oriente, que un sacudimiento revo-
lucionario se efectu6 de manera sorpren-
dente que el Gobierno espafiol en Cu-
ba, representado por el general Martinez
Campos, qued6 aturdido y confuso, ex-
tendidndose hasta el de la Peninsula tan
acentuada situaci6n. en que se colocaba
el Partido Separatista en armas. En .tan
tolemne moment y en noche oscura, em-
pujado por. las olas y en las playas de-
siertas de Baitiquiri, yo y el nunca bien






sentido Marti y demis compafieros pi-
samos la tierra cubana.
Como se deja c.nsignado, al dia si-
guiente de la entrada del general Jos6
Maceo al campamento cubano, se difun-
di6 la noticia de tan fausto acontecimien-
to, y la reacci6n producida hizo temblar
a los espafioles que en vano hicieron es-
fuerzos para contrarrestarlos.
La Revoluci6n se levant6 entusiasta y
poderosa, reaccionando los espiritus muer-
tos o sin fe, y aflanz6 sus races con la fir-
me convicci6n en la mente popular, de que
Espafia ha perdido ya su poder en Cuba.
No he querido yo contarte las peripecias
y las desdichas que junto con mis compa-
fieros tambi6n sufrimos desde aquella
noche amarga y dolorosa en que el desti-
no me arranc6 de tus brazos y me lanz6 a
la mar en d6bil barco, hasta pisar esta
tierra que he venido a ayudar a redimir.
Todo eso lo sabres algfin- dia y solo pue-
do afiadir, para terminar esta carta que
te envio con mi carifio, que despu6s de
varies dias de marchas terrible por las
mismas montafias de Baracoa, nos reu-
nimos con el general Jos6 Maceo que ya
al frente de 500 hombres marchaba en
auxilio de nosotros, previo aviso. En un
lugar poblado que se llama Arroyo Hon-
do, y a corta distancia, oimos un fuego
tastante nutrido, y cuando ya pr6ximos
al lugar supimos que fuerzas al mando
de Pedro Pdrez se batian, tuve la agra-
dable sorpresa de encontrarme a Jos6
Maceo triunfador y glorioso, pues aca-
baba de derrotar a los espafioles que a
march forzada se refugiaban en la ciu-
dad de Guantinamo.






Ya te puedes imaginar cuil serfa nues-
tro entusiasmo y alegria al abrazarnos
todos sobre aquel campo de batalla con-
quistado por las armas cubanas, dirigidas
en aquel combat por tan insigne cam-
pe6n. Fueron aquellos moments de go-
zo inmenso para todos y que a mi no me
es dado explicarte en estos de pena y
congoja. Pocos dias pude estar con 61,
pues que tenia que continuar y continue
hasta alli a los confines de Occidente,
donde he ido. La lucha ha sido terrible
y grande como grandiosa es la causa que
defendemos, y por alli, durante aquella
campafia recia y dura se han ido quedan-
do la mitad de mis compafieros que ti
tambi6n despediste con ligrimas y amor
de hermana carifiosa:-el primero Jose
Marti, despuds Borrero y GMerra; ellos
cayeron a mi lado como buenos: la tierra
guard sus restos y en nosotros su me-
moria seri eterna.
Solamente aqui quedamos dos: yo y
Marcos; de CUsar no se.
Venia ahora a ver al general Jos6 Ma-
ceo y a abrazarlo y la muerte no nos di6
tiempo, se antepuso a mis deseos y se lo
arrebat6 a la patria. En esta lucha en
donde lo natural, lo 16gico es la muerte
y no la vida, no es tan extraiio que se
muera; pero a mi, a quien todos los cuba-
nos respetan y aman, me conmueve la au-
sencia eterna de aquellos que mis me
han acompafiado en los peligros y mis
me han demostrado su respeto y su
carifio; y a este ndmero pertenecia el
general Jose Maceo.
Era precise haber conocido bien a
fondo el caricter de aquel hombre sin

74





dobleces y de rdstica franqueza para po-
der estimarlo y estimar su carifio cuando
lo demostraba. El general Jose era todo
verdad, y por eso para muchos aparecia
amargo.
Descubrf en 61 la grande y noble gra-
titud del le6n que la historic cuenta, y
entendf la grandeza de su valor admira-
ble e intrepido cual ninguno, por su ge-
nerosidad y su amor a las mujeres, y a
los nifios. El espafiol mis cruel, rendido
al General en mitad de la refriega mis
sangrienta, podia contar con la vida.
El destierro, la prisi6n, la persecuci6n,
la guerra y el infortunio, en fin, le ha-
bian educado admirablemente, y de ahf
que hubiese aprendido a conocer y apre-
ciar a los hombres, no por el traje ni las
palabras ni por las formas, sino por sus
hechos y por el fondo; y por eso, por la
idea exagerada que se habia formado del
aseo moral de los demis hombres, era
que muchos engalanados por la fortune
o la astucia o la casualidad no podfan ca-
ber con 61 puertas adentro en su trato y
modo de ser.
La pureza en el manejo de intereses
pfiblicos era en 61 otra cualidad distin-
guida, y la probaba tomando dinero s;
creia que debia tomarlo y lo decia con
franqueza dando cuenta. No tenia mie-
do a las responsabilidades, ni jams se
asustaba con los procedimientos, cuan-
do 61 tenia conciencia de que asi debia
procederse; y cuando n6, lo decia con
franqueza Techazando toda imp.sici6n.
Era un caracter insugestionable. No pe-
dia nada, y much menos cabia la queja
en su grandeza y abnegaci6n; pero no






permitia tampoco que se le cohibieran
sus derechos y sus facultades, porque en-
tonces se sentia sutlevado. De aqui que
algunas veces, con condiciones de caric-
ter tan independiente y exageradas, apa-
reciese como indisciplinado; pero cuando
se le convencia se dejaba manejar como
un nifio. Tenia much de parecido al in-
tr6pido general Piez, segfin nos retrata la
historic a aquel h6roe de la independen-
cia de Sur Amdrica. Pocos cubanos he
conocido mis libre, mis trabajador y
mis valiente; y mis resuelto, ninguno.
Puedo decirte que la Patria ha perdido
en 61 a uno de sus mejores y mis deci-
didos y probados servidores.
En cuanto a mi, vive creyendo para tu
satisfacci6n, pues de ello me di6 prue-
bas, despu6s de su hermano el general
Antonio, fui a mi al que mias quiso; y
como respetuoso y sumiso subalterno, ja-
mis ni siquiera intent menoscabar el
principio de autoridad military que el pais
me ha confiado con el mando en Jefe del
Ej6rcito.
'Ha muerto el general Jos6 Maceo, es
verdad, como moriremos muchos, pero
su memorial no puede ser olvidada; y
guard ti estas lines que desde estos
campos, done retumba el cafi6n, te es-
cribo, porque ellas significant mi duelo de
guerrero por la p6rdida del compafiero y
del amigo; que 61 muri6 en su puesto,
derribado de su caballo de batalla para
aparecer mafiana mas alto y hermoso en
la historic de su Patria. Guirdalas pa-
ra que sean leidas en nuestro hogar con
santo y religioso respeto cuando de las
cosas grandes de tu Cuba redimida se

76






trate. Consdrvalas, que ellas tambi6n
son memories mias, porque en esta tie-
rra en donde todo| los dias caen unos
hombres para levantarse otros y donde
Espafia siempre cruel hace derramar tan-
ta ligrima y tanta sangre, no puede ha-
ber nada pequefio x.i olvidado parama he-
roica historic de tu naci6n. Muchos han
llorado la p6rdida' de tus hermanos que-
ridos que uno a uno fueron cayendo en
aquella otra guerra cruel. Lloraste tam-
bi6n la muerte de tu amada mama, sepa-
rada de ti por el brutal poder de Espafia.
Llora ahora y paga con el tribute de tus
ligrimas algo de lo much que tu Cuba
debe al valor y al esfuerzo del h6roe de
La Indiana, de La Galleta, del Jobito, de
Pinar Redondo, de Majaguabo, San Luis,
Dos Caminos, Sao del Indio, El Triunfo,
Cauto Abajo, Mayari, Arroyo Hond6, Sa-
gua, Songo y mil mis y Loma del Gato,
en donde como un atleta invencible rin-
di6 su uiltima jornada el Mayor General
Jos6 Maceo, magnifico soldado de la Pa-
tria y amigo distinguido de tu
Miximo.

Postdata.-Pienso que una carta sin
ella, dirigida a una persona querida, no
esta complete, pues eso aparte de otras
consideraciones, demuestra que no qui-
siera uno concluir, y esta vez no puedo
prescindir de significarte eso mismo.
Debo suponer que te interesards mu-
chisimo amparando y ayudando a que se
ampare a la emigraci6n cubana que bus-
ca refugio en ese Pais. Conozco la bon-
dad de todos los habitantes de esa tierrh,
y no dudo que el general Pichardo, hom-

77





bre de coraz6n, hard cuanto pueda en ese
sentido y en la localidad, jurisdicci6n de
su mando. No se ne'esita ser enemigo de
Espafia para querer la felicidad de Cu-
ba y protejer a los cubanos-eso seria
estdpido-; y si los hombres de la actual
situaci6n political de ese pafs compren-
den bien eso y lo saben cumplir, no in-
curririn en responsabilidades que les oca-
sione molestias diplomiticas. Lo natural
y 16gico nunca ofende ni trastorna, ni
lastima al decoro, pues la justicia, ba-
se de toda la felicidad humana, as[ lo
proclama.
Santo Domingo es la Naci6n de todas
las Americas la mds obligada, por la ley
de la Historia y de la Naturaleza (dos
leyes que se compete gran pecado en con-
culcar) a ser la primera aliada de la Na-
ci6n 'cubana.
En vano los Yankees con su poderoso
mercantilismo y sus aspiraciones ab-
solventes traten de enamorar a Cuba
aprovechindose de sus conflicts. Ella
serd libre, les pagard sus favors cor-
t6smente; pero no se echard en sus bra-
zos y Santo Domingo serd su predilecta,
y lo seri por la sangre y por la Historia;
por su sol y por sus brisas.
A Santo Domingo le conviene eso y
le conviene a Cuba. De otra manera no
puede ser, del mismo modo que en vano
serian mis esfuerzos por querer apare-
cer mds cercana mi parentela con Mr.
Cleveland y Mr. Morgan que con los ge-
nerales Martinez Campos y Weyler.
iSuefio con una ley, que con muy in-
significantes restricciones declarase
lo mismo con Puerto Rico cuando fuese





libre) que el dominicano fuese cubano
en Cuba y viceversa.
.Digote todas estaq cosas para que las
pienses y las consideres con mis amigos
y los amigos de Cuba que no tienen tam-
poco porqu6 ser enemigos de Espafia.
MAXIMO.
















IV


Por la verdad

Desde "La Reforma", Republica Domini-
cana, a mi amigo el senior Tomas Es-
trada Palma, Ex-presidente de la Repd-
blica Cubana.
Nueva York.
Junio del afio 1893.
Por esos rendidos infortu-
nados y por esos muertos ve-
nerandos,fuimos, somos siem-
pre cubanos. I Honor a los
vencidos!
El Coronel Sanguily.
Respetable y querido amigo:
Cuando he. leido, amigo mio, con la
atenci6n que todas las cosas cubanas me
inspiran, un librito escrito por mi inte-
ligente' y antiguo Ayudante Enrique Co-
Ilazo, titulado Desde Yara hasta el Zan-
j6n, y al propio tiempo, Hojas literarias,
del Coronel Manuel Sanguily, de notoria
ilustraci6n, y nuestro compafiero glorio-
so de Palo Seco y otros lugares; en cu-
yas "Hojas" formula 6ste a aquel un






procesop:e impugnaci6n a su libro, no
he'p(oidb.jesistir a la tentaci6n de es-
crib.i alguhas lines, como impulsado
por un atendible deber, para aclarar con
mayor autoridad que ellos, por mas de
un motivo, algunos puntos oscuros y con-
ceptos err6neos que aparecen en sus na-
rraciones.
Por eso y por las torcidas interpreta-
ciones en que han incurrido a fuer de
narradores precipitados y violentos, es,
sin duda, por lo que ni usted ni yo apare-
cemos exactamente lo que fuimos desde
el comienzo hasta el fin de aquella lucha
grandiosa que heroica sostuvo Cuba por
su independencia.
La historic de Cuba en armas, partien-
do del afio 68, cuando ella se levanta ra-
diando por toda la Amdrica destellos de
luz y armonia para todos los pueblos y
los hombres, que debemos vivir como her-
manos, tarea es esa para otras inteli-
gencias que n6 para la mfa.
Mas, para aclarar puntos concretes de
esa hermosa epopeya, para derramar luz
sobre campos donde se pretend espar-
cir sombras, siempre me tendr6is dis-
puesto, cubanos, con mi conciencia y mi
saber de revolucionario, a serviros y
ayudaros en esa obra sublime que cons-
tituye la grandeza de las naciones: su
historic. i.
Para este asunto no creo indi sa-
ble poseer buenas dotes de expert litera-
to, pues teniendo por base la verdad no
import que 6sta se exprese con mis
o menos galanura; asf, pues, escribo sin
pueril temor a esa clase de censura, mu-
cho mis, cuando conffo en que la ilus-

81.





traci6n de mis lectores disimule mi falta
de estilo, y usted, amigo Estrada, ben&-
volo como lo es, me perdone que por es-
ta vez coloque su respectable nombre jun-
to al mio, humilde y oscuro.
El asunto, desde luego, peca por lo per-
sonal, lo s6 muy bien y no se puede evi-
tar que lo sea; pero eso no es nada mo-
lesto para mi, como no lo debe ser tam-
poco para usted, antes al contrario, me
alegro, puesto que se me ofrece una be-
lla ocasi6n de poner algunas cosas en
su lugar, pues que asi serin mis fitiles
y provechosas para la obra sublime de
ayudar a romper las cadenas que ain
arrastra la pobre Cuba.
La Historia, sin duda, designard al-
gfin dia con el honroso titulo de Los
hombres del 68 a todos aquellos que to-
maron parte en aquella guerra gloriosa,
y a fe que nos debemos sentir.orgullosos
todos los que combatimos con tes6n y
con lealtad, y al terminar como termin6,
emigramos con la bandera y la esperan-
za.
Pero, asi todo, cabe hacer un distingo,
que podemos llamar hist6rico, y el cual
consiste en que en aquel duelo a muerte
aparecieron presents en el campo, y des-
c'e la vispera, muchos hombres; otros
Ilegaron el dia y los demis que no eran
los menos, Ilegaron despues.
El Coronel Manuel Sanguily y el Co-
mandante Enrique Collazo, correspondent
al fltimo grupo. Con mis, el primero
se retire antes de hacer alto el fuego y
no tuvo la dicha de disparar el iltimo
tiro ni pudo sufrir el dolor de ver plegir-
se nuestra bandera en aquellos compos






donde 61 mismo la vi6 triunfante y glorio-
sa, envuelta en el humo de los combates;
el segundo se di6 dqabaja un tiempo, aban-
donando el teatro de los hechos, aunque
mas tarde volvi6 mas guapo y mas re-
suelto. Y en verdad, aquella vuelta vo-
luntaria a las filas de aquel ej6rcito ham-
briento y desnudo, es a mi juicio, la nota
de concept mas brillante y honrosa que
pueda tener Collazo en su hoja de ser-
vicios, pues no era una sencillez cruzar
el charco, verse fuera de la manigua y
volver a ella. Si por algo siento carifio
por 61, no fu6 porque pele6, sino porque
volvi6. Sentada, pues, mi anterior regla
categ6rica, result que usted y yo per-
tenecemos al grupo de los de la vispera,
y Sanguily y Collazo al grupo de los til-
timos, y por consecuencia 16gica y natu-
ral debemos estar mas enterados de lo
que alli aconteci6. Continio.
Una de las buenas cualidades, de va-
rias conque la Naturaleza ha favorecido
a Collazo, es la memorial. Nos divertia
en horas solaces de campamento refi-
ridndonos episodios de otra clase de vida
y de otros dias. mas felices de su exis-
tencia, con una gracia poco comiin, y he
aqui la afectuosa raz6n de mi extrafieza
de que haya olvidado el incident, con
todos sus detalles, de la visit que nos hi-
zo el e6lebre Mr. Pope el dia 11 de Mayo
del afio 1877, (*) en el lugar nombrado


(*) Mis tarde tuve lugar de conocer
este hombre a fondo, en la Reptiblica
de Honduras. Residia yo en San Pedro
Sula y me encuentro alli de Curs al
Padre Pope, y un dia que pasaba yo mon-
83





Sabanita, (Camagiiey) para que ahora,
con intenci6n o sin ella, quiera hacer
misteriosa aquella entrevista, cuyo ob-
jeto, que por cierto no le dimos much
importancia, fu6 bien sabido de todos los
principles hombres que alli se encon-
traban reunidos; y Collazo (que no re-
cuerdo si estaba alli) que gozaba y go-
za, ,por su discreci6n y seriedad, de la
conflanza de sus jefes, no me explico su
ignorancia en este asunto. Lo supo to-
do el mundo; no hubo en 6sto esa re-
serva que caracteriza los actos de todo
gobierno; que Mr. Pope, que se titulaba
Obispo electo de Haiti, fu6 alli propo-
niendo, en sustancia, que si le aseguri-
bamos la mitra del Arzobispado de Cuba,
dispondria entonces de medios y auxi-
lios poderosos, pues 61 era miembro del
Consejo de la Paz, (nunca pude saber
lo que es eso) que poniendo 6stos en ac-

tado en mi mula por la plaza, me llama
un hombre desde las rejas del cala-
bozo: era el Obispo Pope. -a Qu6 es eso,
Padre? le preguntd espantado.
-Ese animal de Don Juan me ha pues-
to aqui.-Don Juan era un americano
como 61 pero honrado y tieso, y el Alcal-
de del pueblo. Fuime a verle.-
Ese hombre, me dijo, es un bandido;
Dofia Francisca Ramos, las Carria-
solas y otras sefioras mds me dicen que
ha desaparecido el cop6n y otras pren-
das- mis de la iglesia. Don Juan, cui-
dado con una injusticia inconsciente de
parte de Ud.! No habrin sido los mu-
chachos? -Es Ud. muy cindido, Gene-
ral; la gente de Honduras se mata a ti-
ros por un hombre y una mujer, pero
tiembla ante la idea de robarse un co-
p6n.... Al oir esto, callado, mont6 en
la mula y segui para mi estancia.





ci6n nos ayudarfan eflcazmente a con.
seguir la independencia de Cuba.
Lo recuerdo bien; fpues 61 deseaba de
todo eso una contestaci6n por escrito,
en cuya redacci6n estuvo usted muy fe-
liz, y en el que, salvando todo compro-
miso inmoral ofreciendo a un hombre
que no conociamos, una cosa que adn no
poseiamos, solamente le consignaba la
promesa de que asi su Gobierno como
los que le sucediesen, no olvidarian nun-
ca sus buenos oficios en pro de una cau-
sa tan noble y just.
El tal Mr. Pope se retir6, Ilevando por
cierto un poco bien estropeadas sus lu-
josas sotanas y desmejorado notablemen-
te su tremendo sombrero negro, pues,
como era de ordenanza, anduvimos por
alli a toma y daca con tropas espaiiolas,
y al Obispo le fud forzoso emprender la
retirada, incorporindose a la bella co-
lumna compuesta de nuestros asistentes
y convoyeros, mientras nosotros defen-
diamos nuestro frente. Restablecida la
quietud, el jovial Coronel Jos6 Urioste
volvi6 a acompafiar a Su S. lima. hasta
las afueras del lugar de su procedencia:
Santa Cruz, y antes de partir, a escondi-
das de usted, nos tomamos sendas jicaras
de vino, de que llevaba no poca cantidad
cl future Arzobispo de Cuba.
H6 aqui en pocas palabras condensada
toda la verdad del episodio Pope, que de
soslayo y con inconsciente malicia, aca-
so, trata Collazo en su libro, y que pu-
diera prestarse por la fuerza de esa apa-
rente raz6n, a interpretaciones poco fa-
vcrables respect de hombres que por






su intachable conduct obligan a ser
queridos y respetados por sus afines.
Mas tarde supe 39 (no recuerdo si us-
ted lo sabra tambidn). que los espahioles,
que no son bobos, no trataron con- much
cortesi'a al sefior Obispo a su .regreso,
como lo hicieran a su ingreso en nuestro
campo. Claro esta. Ellos y 61 sabe
Dios lo que pactaron de."quien engafia
a quien", pero Su Ilma. se descuid6 y
ocupandole el escrito que usted le di6,
desde luego, lo mandaron a la Peninsu-
la con su pasaporte amarillo. En el
curso variado de la narraci6n de Collazo,
segfin los sucesos, no encuentro otra co-
sa mds digna de aclaraci6n hist6rica que
la que acabo de explicar.
Mis adelante me ocupar6 de la dureza
con que trata a la Cimara en muchos
casos, en lo que estoy al lado de San-
guily.
El Coronel en su afan de impugnar
a Collazo, que apasionado aboga por el
Poder military deprimiendo el civil, pierde
su tiempo rebuscando arguments que le
resultan ineficaces para curar una si-
tuaci6n de suyo enferma, por un cimulo
de circunstancias diversas, y de ahi que
desamorado de nuestras cosas hasta nie-
gue lastimosamente su importancia al De-
creto Spotornd, y la incompetencia, si
se quiere, por razones imaginarias, de la
firma que lo hizo, sin embargo, valer en
las primeras horas conflictivas de la Pa-
tria. "Trasnochado" llama 61 ese De-
creto que ejecut6 a Varona. En el esta-
do de descomposici6n en que se encon-
traba aquello, nadie hubiera podido ha-
cerlo sin el poderoso auxilio de una ley

86





que dict6 el patriotism y que respondia
a los sentimientos de todo un pueblo,
que cifraba su ventura en el triunfo de
un grandiose ideal $or el que tanto se
habia desangrado.
Es bien extrafio, amigo mfo, que sien-
do el Coronel Sanguily hombre de gran-
de imaginaci6n, no penetre hasta la men-
te, de aquella ley, que fu6, es y seri
eternamente la mejgr y mis hermosa que
puede darse, al pueblo cubano mientras
no consiga su independencia. i Qu6 es
la misma Constituci6n para Cuba arma-
da, conquistando sus derechos de sobe-
rana, al lado del Decreto Spotorno que
ridiculiza el Coronel Sanguily? Pues
no es mas que una letra muerta. Aquel
decreto fu6 la iltima palabra que la Re-
voluci6n escribi6 en su bandera. El que
no esta conmigo es mi enemigo, repi-
ti6, y TODO el que venga-no importa
quien sea-a ofrecerme la Paz sin traer.
me lo que yo quiero, esta muerto. No
me explico como es que el Coronel Ma-
nuel Sanguily, a quien vi tantas veces er-
guirse arrogante sobre su caballo en los
campos de batalla, hable asi de nuestras
cosas.
Y desciende despues el Coronel a con-
tramarcha a buscarle a usted en la Jun-
ta de Bayamo para quitarlo del lado de
la Revoluci6n (pig. 202) sin tener si-
quiera buenos datos y estudiar cudl se-
rfa el derrotero de la opinion en aquellos
instantes de turbulencias para los espi-
ritus exaltados, como es natural que su-
ceda entire los hombres al tratarse de una
vasta conspiraci6n.
Discutir una Revoluci6n, en hora bue-






na, (6l puede argiiir; las revoluciones
no se discuten) consultando sus medios
y sus elements de fuerzas de todo g6-
nero y de bastante poder por la opinion
uninime del pueblo y la sanci6n de la
conciencia pfiblica, en fin, lo que usted
hizo en Bayamo, en el seno de nuestros
compafieros de conspiraci6n, eso no es
oponerse o no estar con la Revoluci6n;
y sin embargo, despu6s aceptarla como
ella venga, con todas sus imperfecciones,
sus anomalfas, sus inconveniencias, sus
torturas, sus amarguras y sus peligros;
caminando siempre con firmeza hasta el
calvario, sin quejarse, sin abjurar. To-
do eso, amigo mio, son meritos contrai-
dos que le ofrecen prenda de seguridad
de la estimaci6n y respeto que le tribu-
tamos sus amigos y compafieros de ar-
mas.
El negro asunto de la traici6n de Va-
rona y compafieros, con pocas palabras
esti explicado en el folleto que escribi
a raiz del Zanj6n y lo rectifica ahora Co-
llazo con exactitud hist6rica. Por cierto
que yo (y ahora se lo confleso) no me
esperaba, dado su caracter bondadoso y
enemigo por temperament del derrama-
miento de sangre, que me recomendara
much al partir usted aquel dia para
Manzanillo a remediar el mal en aquella
comarca "ya maleada", que hiciese todo
lo possible por apresar a dichos traidores
ya anunciados, a fin de castigarlos con
mano fuerte y hacer un ejemplar. Asi
me lo orden6 usted que lo. hiciese, y asf
se hizo.
Se nota una cosa: que el resultado de
la injusticia es lastimosamente triste y





pobre, amenguando, como merecida re-
compensa, much parte de m6rito al his-
toriador. Eso me parece qu&e le ha suce-
dido en esta vez y A este caso al Coro-
nel Manuel Sanguily. Yo no s6, y pocos
creo que lo sabrin con 80 afios corridos,
lo que en realidad seria, en cierto caso
que nos reflere su historic, el Dios tute-
lar de las libertades de Am6rica: el Li-
bertador Sim6n Bolivar; pero de mi se
decir que me pareci6 mds grande este
hombre cuando lei las diatribas que Ju-
lio Arboleda lanz6 contra 61, que al leer
los elogios tributados con plumas de oro
por Larrazabal y Blanco.
En el impremeditado afin, como he di-
cho antes, por parte de Collazo, de de-
primir la Cdmara y sus funciones y enal-
tecer el militarismo; y de parte de San-
guily, con espfritu de justicia en verdad,
defendiendo aquella y amenguando la
preponderancia del sistema military, que
en tiempo de guerra para las naciones
le correspond de legitimo derecho, se
han cuidado muy poco de la calma y des-
apasionamiento que nos son necesarios
para juzgar nosotros mismos ndestras
propias cosas y nuestros hombres del 68.
Resulta, pues, que se han visto com-
pelidos a hacer comparaciones y a esta-
blecer proposiciones por demis inade-
cuadas.
No han tenido en cuenta que aquella
Revoluci6n, como todas, tenia que cam-
biar de aspect, y que segdin este fuera
tenfan que proceder o 'funcionar los
hombres; por lo que a mi juicio seria
indiscutible si muchas veces procede un
hecho de un hombre o si otras tal vez

89





nace del hecho el hombre. De ese es-
tudio hecho a la ligera, o no habiendo
hecho ninguno, es gue el Coronel San-
guily sin duda no se explica, ni much
menos puede explicarlo a los "demis, el
por qu6 ve en mi (pag. 194) un hombre
el dia 28 de Febrero de 1872, en el Arro-
yo del Rosario; otro el dia 5 de Octubre
de 1877 en Loma de Sevilla, y otro el
dia 10 de Diciembre del mismo aflo en
Jobo Dulce.
Por eso yo, para unos apuntes hist6-
ricos que en mis ratos desocupados me
he puesto a recorder de la Revoluci6n
para un amigo que me los pidi6, me he
permitido dividir aquella en various pe-
riodos: "El Alzamiento", "La Organiza-
ci6n", "La Guerra", "La Prueba", "El
Triunfo en perspective", "El Decaimien-
to", "La Paz", y si el Coronel se hubiera
fijado un poco en 6sto, de seguro que no
le hubiera sido possible hacer de mi su
Cristo.
La revoluci6n no estuvo nunca ame-
nazada de muerte por ninguna parte en
la 6poca a que alude el Coronel Sangui-
ly, (pag. 160) pero much menos en el
Camagiley. Entonces fu6 precisamente
cuando empez6 a ser Revolucion. No
puede dejar de ser lo que no ha sido, ni
se puede morir sin antes haber nacido.
Antes del afio 1871, en el Camagiley
no se habia organizado nada para la gue-
rra. (iGuay de Espafia en Cuba, por lo
que vi despuds, si eso se hubiera hecho!)
Todos los datos que he podido recojer,
aci'editan que la 6poca del mando del
General Manuel Quesada, fue la 6poca
de las fiestas y de la holganza civil y

00





military. Los espafioles se quedaron quie-
tos en su casa de la ciudad, y una part
de la gente acomodada, como se puede
hacer para evitar lot estragos de una
cpidemia, se fu6 al campo a tomar el fres-
co. El habitante de los campos es na-
tural que no tuviera necesidad de mo-
verse. Al General Quesada, que fue
realmente el primer Jefe de las armas
alli, le sucedi6 el General Thomas Jor-
dan; 6ste pas6 como un meteoro, pero
siempre dej6 un rastro luminoso en "Las
Minas".
La tarea estaba reservada al General
Agramonte. Asf, pues, yo le doy mis a
mi compafiero y hermano en las armas,
que los que otros le dan. Para mf, cuan-
do el General Agramonite surgi6 como
guerrero en las llanuras del Camagiley,
es un verdadero 4 de Noviembre. Lo
de antes no fu6 mas que un ensayo, que
de algo, no obstante, debi6 haberle ser-
vido para una inteligencia y un valor
como aquellos.
Por todas parties la Revoluci6n se en-
grandecia resistiendo ese period de
prueba con admirable resignaci6n y bra-
vura. Los elements se encontraban sa-
-nos y enteros. El mismo Coronel Ma-
'nuel Sanguily, en aquellos instantes su-
rremos e hist6ricos de la Revoluci6n,
ras6 al Oriente con rumbo y miras para
el extranjero acompafiando al bravo mu-
tilado, su hermano el General Julio San-
guily, y mi inusitada deposici6n del man-
do de las tropas en aquel departamento,
ocasion6 lo irrealizable de su salida, y
ambos volvieron a las filas del Ej6rcito





del centro donde hacian notable falta.
Que me agradezca eso.
Los mismos supremos poderes de la
Repdblica,---he dicho muy mal, la Cima-
ra n6-tambidn en aquellas horas acon-
gojadas y confusas para la Patria, pen-
saron por un moment en trasladarse a
la vecina isla de Jamaica a establecer alli
su residencia, y a tal prop6sito, (usted
debe recorder eso, amigo Estrada) que
me pareci6 improcedente y absurdo, me
opuse el primero con toda la energia que
me fu6 possible. Con mi deposici6n, se-
guin unos, de la que no me queji, pero
ni siquiera murmurS, y por la fdtil 'cues-
ti6n de asistentes, segdn otros, a la que
cdndidamente alude Collazo, recogi no
muy tardio el premio por un rasgo de
entereza y de lealtad que yo crefa me-
ritorio. Y aquf voy a hecerle una expli-
caci6n a mi antiguo Ayudante, que opor-
tuna me ocurre para hacer luz en este
asunto y a la vez para quitarme de en-
cima la nota que, injustamente, ha que-
r'do hacer caer sobre mi de hombre brus-
co y mal educado. Escribo con mi vie-
jo y estropeado diario de operaciones
abierto a mi lado. No quiero atenerme
a la memorial y ocurro al papel, pero
ique papel!....
Se cuenta del General Sucre que dijo
un dfa en su campamento: "Nos pasan
cosas que no vamos a poder decirlas ni
ain despuds del triunfo". No opino co-
mo aquel glorioso general sepultado en
el olvido.
Corria el mes de Septiembre del afio
terrible de la Revoluci6n Cubana: 1871,
y me encontraba disputindole tiro a tiro,





con nuestros soldados de acero, a cinco
mil espafioles y cubanos el rico territo-
rio de Guantinamo que a viva fuerza
habiamos invadido. A cuyo tiempo, el
Gobierno de la Reptiblica y Cimara de
Representantes, procedentes de la parte
central de la Isla, buscan refugio en
la comarca oriental, esquivando la estu-
diada y tenaz persecuci6n con que les
traian acosados los espafioles. El aviso
de su.llegada me sorprendi6 alli, en un
hermosisimo campamento de Monte Rd,
por un pliego que un hombre pijaro del
entonces Brigadier Calixto Garcia Ifii-
guez, Jefe que dej6 en la jurisdicci6n de
Jiguani, me ha entregado ganando ho-
ras. Dejando las cosas arregladas lo
mejor que pude, y las tropas todas al
inmediato mando del Teniente Coronel
Antonio Maceo, nombrado Coronel en Co-
misi6n, march en seguida, caminando
40 leguas para ponerme personalmente
a las 6rdenes y disposici6n del Presi-
dente de la Repuiblica, que encontr6 en
un lugar nombrado "El Pil6n". El re-
cibimiento fu6 afectuoso, sobre todo por
parte del Presidente, a quien no habia
tenido el gusto de volver a ver desde
nuestra entrevista del "Ojo de Agua de
los Melones" (Las Tunas) con los giro-
nes de mi camisa, segfn reflere Collazo.
Como era natural, para conferenciar de-.
tenidamente me fu6 precise permanecer
algunos dias a su lado, y en consecuen-
cia de todo ello, result no encontrarle
satisfecho de la prosperidad y pujanza
de la Revoluci6n en el Oriente, cuando
a la vez, en las otras comarcas, se en-
contraba triste y decaida. Comprendi





en seguida sus alcances de caudillo y so-
lamente le dije: "Disponga usted de mi,
Presidente; y a continuaci6n le propu-
se un plan para invidir a las Villas, que
el1 desech6 por parecerle una locura.
"Aguardemos un poco, me dijo, y envie-
mos emisarios al extranjero a activar el
envio de pertrechos de guerra". "Co-
mo usted lo disponga, Presidente", le
respond. En aquellos moments era
impossible salir por Oriente para .el ex-
tranjero "ni una mosca revolucionaria",
sin mi anuencia y el descuido de los es-
paiioles.-El Coronel lo palp6.
Desde aquel dia, desde aquel instan-
te, me ocup6 de preparar todo lo nece-
sario, que no dejaba de ser muy traba-
joso y algunas veces hasta dificil para
nosotros la salida de los enviados por
el President C6spedes al extranjero; asi
como pes6 sobre mi la delicadisima
atenci6n de la custodia y conservaci6n de
los Supremos Poderes de la Repfiblica,
que no dejaba de ser en verdad un come-
tido bastante penoso, por la estrecha si-
tuaci6n en que nos encontrdbamos, pero
que yo desempefi6 lo mejor que pude.
Por encima de todo esto Ilamaba fuerte-
mente mi atenci6n la campafia de Guan-
t~inamo. Abrigaba el temor de que si
no lograba acostumbrar aquellas tropas
a batirse alli con los espafioles como lo
habian hecho en Jiguani y retrocedian,
nos ibamos a ver en grandes apuros.
Despu6s de dejar al Gobierno ocupan-
do posiciones tan resguardadas como
ventajosas (Monte Oscuro de Miranda)
y por custodia nada menos que el 2o. ba-
tall6n de rifleros de la Brigada de Jigua-

94





ni, los vencedores de "Charco Redondo":
por cierto que no le gust6 much al Bri-
gadier Ifiiguez esa *disposici6n que le
quitaba su mejor gente; ademas de al-
gunas compafiias que arrastraba en pos
de si, reliquias del ej6rcito hu6rfano de
"Las Villas", a march forzada me diri-
gi en seguida a Guantinamo, pues era
de sospechar que el Coronel Antonio Ma-
ceo estuviera luchando con la Espafin
entera.
Efectivamente, asf sucedia; pero Ma-
ceo supo y pudo con aquellos hombres
sin miedo, oponer brava resistencia a los
soldados de Martinez Campos y V. Va-
lera.
En un lugar nombrado "Las Calaba-
zas", me reuni con 61. Por medio de una
guardia secret que yo estableci, pronto
sabiamos nuestros paraderos: alli esta-
ba con various heridos; los colocamos en
toda seguridad y tratamos de tomar la
ofensiva, y la tomamos. En la madruga-
da de esa misma noche ardian various in-
genios del valle de Santa Catalina y sus
guarniciones hufan despavoridas o eran
pasadas por las armas.
Estamos en Noviembre. Los espafio-
les persiguen al Gobierno y a la Camara,
acudo a protejerlos y 'los encuentro en
los montes que atraviesa el Canapil, ju-
risdicci6n de Holguin. Burlando la per-
secuci6n del enemigo, marchamos a la
de Santiago de Cuba y fijamos nuestro
campamento en Barigui.
Eiiciembre 17. Salen para el extran-
;:,ro, por orden del Gobierno, los comi-
sionados Pedro Cespedes, Pio Rosado,
Juan L. Pacheco y Jos6 Villasana.





Enero de 1872. Dia 3. Retorno a Guan-
tinamo. El territodio esti dominado por
nuestras armas. Ataqu6 con 6xito el
pueblo de "Los Tifuabos". Pienso que
ya es tiempo de corrernos hacia Bara-
coa.
Febrero 8. Emprendo march para la
residencia del Gobierno, a donde se me
llama para tomar parte en el Consejo de
Guerra que debe juzgar al Brigadier Jo-
sd Inclin y sus compafieros, sospechosos
de traici6n. El 24 me reuno al Gobier-
no en "Vega Bellaca" y el 25 dispongo
ocupar posiciones en el Arroyo del Rosa-
rio. Se terminal aqui el Consejo y los
presuntos reos se absuelven; yo por mi
parte, segfn los datos, no encuentro la
culpabilidad que se le imputa.
Dia 10. Se me han presentado los
Secretarios del Despacho, Francisco Ma-
ceo Osorio e Ignacio Mora, y como en
tdrminos de consult me exponen la ne-
cesidad que siente el Gobierno de trasla-
darse e la vecina isla de Jamaica y fljar
alli su residencia. La determinaci6n me
parece inconvenient y protest contra
ella con toda la energia que me es posi-
ble. Los generals Modesto Diaz y Ca-
lixto Garcia Ifiiguez me han apoyado re-
sueltamente. De este incident no se
ha hablado mas.
Marzo. Retorno a Guantinamo. Acti-
vas operaciones, con buen 6xito por par-
te nuestra, durante los meses de Abril
y Mayo.
Mayo 20. Marcho para la residencia
del Gobierno; los espafioles le persiguen
con tenacidad. Dia 25 me reuno a 6ste
en BariguA. Conferencia con el Presi-





dente. En vista de la situaci6n de la
campaiia, pues los espafioles van acu-
mulpndo su ejercito Sobre el Oriente, le
propongo el siguiente plan que puede
servir, poniendolo en ejecuci6n, para con-
trariar el de los espaiioles: Poner a mis
6rdenes interinamente una parte de las
tropas de Holguin, Bayamo y Las Tunas,
y formando un niicleo de tropas escogi-
das, corrernos por el Norte, mis flojo de
enemigos en estos moments, atacar a
Holguin y continuar operando con rapi-
dez hasta darnos la mano con el Gene-
ral Agramonte en el Camagiley, al que
d.ebiamos tener sobre aviso para que nos
aguardase con el mayor nimero de sus
tropas reunidas y entonces presentar ba-
talla a los espafioles para ver si logrAba-
mos un triunfo notable que restableciera
el brillo de nuestras armas. Mi plan ha
sido acogido con verdadero entusiasmo,
y en seguida, por la Secretaria de la Ci-
mara, se han expedido las 6rdenes co-
rr.spondientes a los generals Modesto
Diaz,. Vicente Garcia y Calixto Garcia
liMiguez. La concentraci6n esti indicada
en la jurisdicci6n de Holguin.
March en seguida, a reunirme con las
tropas de Guantinamo, como lo hice, de-
jando el territorio ocupado por guerri-
llas; marchaba al frente de 400 hombres
bien armados. El dia 7 de Junio acam-
paba muy tranquilo en uni6n del Gobier-
no en "Peladeros" y al siguiente dia noto
con inexplicable sorpresa, que por or-
den de la Secretaria de Guerra se pre-
sentan en formaci6n las tropas acampa-
das y se les lee la orden de mi deposi-
ci6n. Fundibase aquella en un acto de






desobediencia de mi parte, por el hecho
de no haber proveido a un nimero de
asistentes que se nle habia pedido para
la comitiva del Gobierno, y que a mi no
me era possible conseguirlos sino apro-
vechando una concentraci6n para poder-
los sacar de un modo convenient, pues
el estado de entusiasmo a que habian lle-
gado nuestros hombres no era muy ficil
encontrar ya en las filas del ej6rcito sol-
dados que quisieran prestar esta clase
de servicios voluntariamente, y la gente
de color que habfamos arrancado a san-
gre y fuego de las garras de la esclavi-
tud, era necesario que fueran libertos
muy inittiles para que no prefiriesen el
rifle a la servidumbre, cualquiera que
ella fuese: no importa que la prestaran
al President o a un General. Yo qued6
aturdido con aquel inesperado procedi-
miento, y se me hacia dificil career en la
causa que se invoc6 para ejecutarlo. El
Ayudante que ley6 la orden la termin6
con un iviva Cuba libre! y otro al Go-
b;erno, que las tropas inconscientes res-
pondieron. Esto filtimo, aunque por un
instant, me impresion6 tristemente.
El Coronel Antonio Maceo acepta con
disgusto, segin se expresa, el mando de
la Division, y la mayor parte de los jefes
y oficiales se me acercan manifestindo-
me, no solamente su disgusto por aquel
injusto procedimiento en contra mia, si-
no que no estaban dispuestos a continuar
la march. "La mejor muestra de sim-
patias que ustedes todos pueden darme,
es marchar callados y contents a ayudar
al Gobierno a llevar a cabo un gran plan
que hemos estudiado. Ya no soy mis
98




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs