• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Frontispiece
 Title Page
 Dedication
 Preface
 Table of Contents
 List of Illustrations
 El clima de Cuba
 El puerto de la Habana
 Primeras impresiones
 El Morro y la Cabana
 La plaza de armas
 Los parques y las calles
 El Cementerio Colon
 La educacion publica
 Notas a la ventura
 Habana, la ciudad mas clubs del...
 Una fiesta nacional
 Las fiestas de Pascuas
 Un viaje a matanzas
 Himno bayames
 Mapa de cuba
 Preguntas
 Exercises
 Notes
 Vocabulary






Title: Cuba y las costumbres cubanas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078324/00001
 Material Information
Title: Cuba y las costumbres cubanas
Physical Description: xiv, 157 p. incl. front., illus., map, music. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Ewart, Frank Carman, 1871-1942
Publisher: Ginn and Co.
Place of Publication: Boston
New York
London etc.
Publication Date: c1919
 Subjects
Subject: Spanish language -- Readers   ( lcsh )
Description and travel -- Cuba   ( lcsh )
Social life and customs -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: by Frank C. Ewart ...
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078324
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ACL1176
oclc - 03567459
alephbibnum - 000449621
lccn - 19012145

Table of Contents
    Frontispiece
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Preface
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Table of Contents
        Page xi
        Page xii
    List of Illustrations
        Page xiii
        Page xiv
    El clima de Cuba
        Page 1
    El puerto de la Habana
        Page 2
        Page 3
    Primeras impresiones
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    El Morro y la Cabana
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    La plaza de armas
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Los parques y las calles
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    El Cementerio Colon
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    La educacion publica
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Notas a la ventura
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    Habana, la ciudad mas clubs del mundo
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Una fiesta nacional
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Las fiestas de Pascuas
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Un viaje a matanzas
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Himno bayames
        Page 88
        Page 89
    Mapa de cuba
        Page 90
    Preguntas
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Exercises
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Notes
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Vocabulary
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
Full Text























































EL PRADO O PASEO MART









CUBA Y


LAS


COSTUMBRES CUBANAS






BY

FRANK C. EWART
PROFESSOR OF ROMANTIC LANGUAGES IN
COLGATE UNIVERSITY



















GINN AND COMPANY
BOSTON NEW YORK CHICAGO LONDON
ATLANTA DALLAS COLUMBUS SAN FRANCISCO











COPYRIGHT, 1919, BY FRANK C. EWART
ALL RIGHTS RESERVED
PRINTED IN THE UNITED STATES OF AMERICA

628.6














'4'. y


GINN AND COMPANY PRO-
PRIETORS BOSTON U.S.A.


r.i.CA




























TO
SEOR JOS FORTUNY SALVAD6
OF HAVANA, CUBA

WHOSE ALMOST DAILY CORRECTIONS OF THE MANUSCRIPT
DURING THE WEEKS AND MONTHS OF ITS PREPARATION
HAVE MADE THIS LITTLE VOLUME POSSIBLE

















PREFACE


This book is the result of several months spent in
Cuba. It records the sort of things that a tourist would
see and learn, and at the same time contains an account
of so many customs of Cuba- which are essentially the
same as those of Spain with reference to the Christmas
holidays, the Carnival season, etc., that it is by no means
limited to the cursory impressions of a tourist who has
visited the island for a few weeks only.
In harmony with the action of the Modern Language
Association of America in recommending that the text-
books (of Spanish) embrace works dealing with the geog-
raphy, history, and customs of Spanish-America as well
as of Spain," one purpose of this book is to furnish
such information with reference to the Spanish-American
republic whose relations to the United States are the
closest, and concerning which, above all others, we should
be informed. The endeavor has been also to show to a
greater or less degree what the United States has done
for Cuba.
A variety of style has been used, part being in the
first person and part in the third, both for the purpose
of increasing the interest by combining narration with
description and for pedagogic reasons in the use of verb-
forms. The vocabulary is thoroughly practical, being that
of everyday life. It is also quite varied, as will be







viii CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

seen from the fact that about 2500 different words have
been used.
By many teachers the comparative brevity of the text
will be considered a distinct advantage, since it allows
a greater variety in a short course, and gives suitable
Spanish-American material for those whose courses con-
sist chiefly of texts from Spanish literature but who wish
to introduce something on Spanish America in accordance
with the tendency of the times.
Most of the illustrations are from snap-shots taken by
the author.
As the text is intended for both high schools and col-
leges, the notes are somewhat fuller than would be neces-
sary if it were for colleges only.
The questions for conversation have been framed with
two purposes in mind: first, to call attention to some of
the more interesting and important facts brought out in
the sections upon which they are based; second, to give
variety to the constructions and to the verb-forms used.
The composition exercises are, in part, for the purpose
of illustrating idiomatic expressions. As they contain
only such words as have been used in the sections upon
which they are based, no English-Spanish lexicon has
been necessary.
It is believed that the Spanish-English vocabulary is
entirely complete. It contains not only all words which
are alike in both languages but all irregular verb-forms
used, including radical-changing verbs, thus making it
possible to use the text early in a student's course. It is
suitable for use as a reader or first text.








PREFACE ix

In the preparation of this book the author is indebted
to many who have given suggestions. All, except the
selections from the Boletn de la Unin Panamericana,
was written in Cuba under the criticism of a Spanish
teacher. This has been thoroughly revised, and in parts
recast, by Seor T. Esquivel Obregn of New York City,
ex-Minister of Finance in Mexico, which is a guarantee
as to the distinctly Spanish flavor of the diction.
FRANK C. EWART
COLGATE UNIVERSITY,
HAMILTON, NEW YORK





















INDICE

PAGINA
EL CLIMA DE CUBA . . . . . .
EL PUERTO DE LA HABANA . . . . . 2

PRIMERAS IMPRESIONES . . . . . ... 4
EL MORRO Y LA CABANA . . . . . . 8

LA PLAZA DE ARMAS . . . .. . . 12
LOS PARQUES Y LAS CALLS . . . ... 22

EL CEMENTERIO COLN . . . . . .. 31
LA EDUCACIN PBLICA . . . . . . 36

NOTAS A LA VENTURA . . . . . . 47
HABANA, LA CIUDAD DE MS CLUBS DEL MUNDO. 54

UNA FIESTA NATIONAL . . . . . . 67
LAS FIESTAS DE PASCUAS . . . . . ... 71

UN VIAJE A MATANZAS . . . . . 77
HIMNO BAYAMS, EL HIMNO NATIONAL . . . 88


MAPA DE CUBA . . . . . .. o90
PREGUNTAS . . . . . . . 91

EXERCISES . . . . . . .. 99

NOTES . . . . . . . . . 105
VOCABULARY . . . . . . . 113





















LISTA DE LOS GRABADOS
PGINA
El Prado o Paseo Mart . . . . . Frontispicio
La entrada del puerto de la Habana . . . . 3
Una reja . . . . . . 4
Un patio . . ..... 5
Un patio visto desde el segundo piso . . . . 6
Una calle estrecha, tpica de Cuba . . . . . 7
La Fuerza . . . . . . 13
El Palacio Presidencial, frente a la Plaza de Armas . . 14
El Saln Rojo, o la Sala del Trono . . . . 15
La Catedral . . . . . 19
El Parque Coln ... . . . . 23
La celebracin del 24 de febrero en el Parque Central . 25
Un vestido de carnaval (seora) . . . . . 28
Un traje de carnaval (nio) . . . . . . 29
Un carro fnebre .............. 32
Un laurel en el patio de la Universidad de la Habana . 41
La calle de Obispo .. . . . . 48
Portales . . . . . . .. 49
Una zapatera . . . . 5 1
El Centro Gallego, frente al Parque Central . . . 55
La Asociacin de Dependientes, la sala de baile .. . 57
La Quinta Covadonga . . . . . . . 59
El Casino Espaol, la escalera . . . . . 62
Y. M.C. A., el tanque de baos . . . . . 63
Habana, la ciudad de los grandes clubs . . . . 65
xiii








xiv CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

PGINA
El Memorial de los Estudiantes . . . . ... 69
Comida de Navidad, dada a los press en el Presidio . . 75
La carretera de la Habana a Matanzas . . . . 78
Una avenida de palmas . . . . . . 79
El aguador . . . . . . . . 8o
El lechero . . . . . . . . 81
Una carreta de caa . . . . . . . 82
Un ingenio ................. 83
Un boho cubano .............. 84
Las Cuevas de Bellamar, Matanzas . . . . 85











CUBA Y LAS COSTUMBRES

CUBANAS

I

EL CLIMA DE CUBA
Es una creencia muy general la de que el calor en
Cuba es insoportable y que por esto slo debe visitarse
la isla unas cuantas semanas en el invierno. La verdad
es que aunque se halla situada entire los trpicos, las
brisas del mar modern su temperature de tal manera que 5
en agosto, el mes ms caluroso, tan slo sube hasta ochenta
grados, rara vez hasta noventa, mientras que en el invierno
casi nunca baja hasta cincuenta.
En la estacin de lluvias, que dura desde mayo hasta
noviembre, no llueve constantemente: las maanas son lo
claras de ordinario hasta las diez, despus llueve y aun sue-
len caer aguaceros torrenciales, pero el tiempo se despeja y
refresca por las noches. Por esta razn los que han pasado
muchos aos en Cuba dicen que el verano es all ms tole-
rable que en muchas de las ciudades en la parte norte 15
de los Estados Unidos, pues aun cuando al sol el calor es
excesivo, a la sombra se est a gusto, y en las noches de
invierno el aire es deliciosamente suave y puede uno sen-
tarse al balcn y disfrutar de la brisa; cosa impossible en
muchos lugares del Norte, aun durante el verano. 20
I













EL PUERTO DE LA HABANA

Mientras que el buque se aproxima al puerto puede
verse a la izquierda y a la entrada de la baha el castillo
del Morro; en el lado opuesto, a unos cuatrocientos me-
tros, est el de la Punta, y detrs de aqul el de la Cabaa;
5 ahora los tres castillos aparecen abandonados, pero en
tiempo del gobierno espaol se vean animados por los
soldados de la guarnicin. Tras de la estrecha entrada
as defendida se extiende la baha, bastante grande para
proteger mil vapores. Estos vienen all de todas parties
lo del mundo, pero no atracan a los muelles sino que se
quedan fondeados a distancia, porque las compaas pode-
rosas que buscan la ganancia del lanchaje han impedido se
mejore esta situacin. De este modo sucede que cuesta
tanto el transbordo de una tonelada desde el vapor hasta
15 el muelle como el flete desde Barcelona a la Habana.
El general Bliss estim que el costo del lanchaje en la
baha durante los tres aos y medio de la primera inter-
vencin americana lleg a diez millones de pesos, que
los consumidores tuvieron que pagar, por supuesto.
20 No muy lejos del muelle de Luz se ve una boya negra
marcando el sitio donde el acorazado Maine fu volado
en 1898. Recientemente el Maine fu puesto a flote
nuevamente, llevado a alta mar y hundido all otra vez.
2








































LA ENTRADA DEL PUERTO DE LA HABANA













PRIMERAS IMPRESIONES

A la primera vista la Habana me pareci la ciudad
ms extraa de cuantas haba yo visitado. La arquitectura
de sus casas es espaola
y por lo tanto recuer-
da su origen rabe. Su
interior es much ms
atractivo que su exterior,
pues en tanto que nunca
hay jardines o prados a
su frente, las habitacio-
nes estn construidas al-
rededor de un patio, que
es un verdadero jardn
lleno de palmas y de
flores y de pjaros que
UNA REJA animan la escena. Fre-
cuentemente alrededor del patio hay arcadas o corredores
en el piso bajo y una galera en el alto.
Los techos de los cuartos son much ms elevados
20 que los nuestros, llegando a veces a medir una altura
de unos veinte o veinticinco pies. En los pisos altos
no hay ventanas propiamente hablando, sino balcones
con puertas y persianas, que dan al patio o a la calle,
4







PRIMERAS IMPRESIONES


y en los bajos las ventanas tienen rejas fijas a tra-
vs de las cuales suelen verse las seoras apoyndose
en los pasamanos y mirando lo que ocurre en la calle.


UN PATIO


Los pisos generalmente son de mrmol o de mosaico
y rara vez tienen alfombra. Como el fro en realidad no 5
se conoce en la Habana, sus casas carecen de chimeneas
o de cualquiera otro sistema de calefaccin, a pesar de
que los cubanos suelen sentir fro con temperatures que
no molestan a los americanos.







6 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Las comidas de los cubanos son muy diferentes de
las nuestras. Les gustan much las combinaciones; por
ejemplo, la carne se guisa casi siempre con otras viandas.
Raramente se sirven papas simplemente y no las he visto


UN PATIO VISTO DESDE EL SEGUNDO PISO
5 asadas. Nosotros no cocinamos casi nunca las bananas,
pero aqu los pltanos fritos son plato de cada da. No
hay almuerzo en el que no se sirvan arroz blanco y fri-
joles, y a veces ponen el arroz sobre ensalada de lechuga
y encima un huevo frito. La mantequilla se sirve slo
1o en el desayuno. Se usan pimientos o chiles, ajo y cebolla
ms que en la cocina americana. Nosotros quisiramos







PRIMERAS IMPRESIONES


que se nos sirviesen ms frutas y legumbres y menos
care, porque nos parece que esto es ms sano.
Muchas tiendas y restaurants presentan un aspect
marcadamente oriental, a lo cual contribute no poco el
que la fachada de hierro corru-
gado se arrolla hacia arriba co-
mo la cubierta de un escritorio.
En las parties antiguas de
la Habana las calls son es-
trechsimas, tanto que, cuando
un carro elctrico pasa, el
transeunte debe cuidarse para
no ser golpeado; por esto los
motorists tiran sin cesar de la
campanilla y muchos de ellos
tocan tonadas con sus tim-
bres, pues la tendencia a la
armona se nota en todas par-
tes, desde en los vendedores de
peridicos u otras cosas, hasta UNA CALLE ESTRECHA,
en los automviles que anun- TPICA DE CUBA
cian su paso recorriendo las notas de la gama musical.
Los cubanos son muy corteses. Cuando visitamos por
primera vez a un amigo, ste nos dice al despedirnos casa est a su disposicin> , o bien de su casa. Los cocheros son tan considerados con los
transeuntes que detienen sus coaches a media calle para
dejarlos pasar.













EL MORRO Y LA CABAA

El. Morro de la Habana o, para darle su nombre com-
pleto, el castillo de los Tres Reyes del Morro, es famoso
en todo el mundo, aunque tal vez en los Estados Unidos
lo sea ms el Morro de Santiago de Cuba, por ser esta
5 ltima fortaleza la que domina el puerto en que se abrig
la escuadra del almirante Cervera y de donde se aventur
a salir encontrando su destruccin por la escuadra de los
Estados Unidos.
La palabra lo semejante a la inglesa headland y se la emplea tambin
como nombre de algunos castillos situados en un lugar
elevado y saliente. El Morro de la Habana fu construido
durante los aos de 1587 a 1597, sirviendo de modelo una
fortaleza morisca de Lisboa; pero despus ha sufrido modi-
5S ficaciones. Se eleva a ms de cien pies sobre el nivel del
mar, y para abrir los fosos que lo defienden hubo a veces
que excavar en la roca a una profundidad de treinta pies.
En el castillo se alza un faro cuya luz puede verse a dis-
tancia de dieciocho millas, y aunque su altura debe de ser
20 de unos doscientos pies sobre el nivel del mar, cuando el
viento sopla con fuerza las olas se rompen sobre su cspide.
Yo jams hubiera credo esto possible, si no lo hubiese
presenciado con mis ojos. Siempre que se desencadena
8







EL MORRO Y LA CABAA


el huracn y se encrespan las olas, una muchedumbre de
habaneros van al Malecn para verlas estrellarse sobre la
escarpada roca donde se levanta el castillo del Morro.
Desde los muros de la fortaleza la vista es magnfica : al
norte est el mar cuyas tintas cambiantes son un placer ina- 5
gotable ; al oeste se ve la ciudad con su hermoso paseo del
Malecn en el primer plano, y detrs de ste los palacios y
las casas y los templos, todo agrupado de tal manera y pre-
sentando una combinacin de lneas tan peculiar que da a
la escena algo de aspect oriental; al sur el puerto espacio- io
so donde anclan los vapores y los buques de vela de todas
las naciones, y ms all, sirviendo de fondo al scenario,
se extienden las colinas hasta perderse en el horizonte.
En el Morro hay almacenes, calabozos y mazmorras.
Por el lado del mar hay un conduct de piedra por el 15
cual se arrojaban los desechos cuando la fortaleza estaba
ocupada por la guarnicin. Esos desechos atrajeron a los
tiburones que abundan en estas aguas, y refiere la tradi-
cin que a veces los prisioneros cubanos, ejecutados por los
espaoles, eran arrojados por aquel conduct y sus cuerpos 20
servan de pasto a la voracidad de aquellos peces.
Los caones de la fortaleza no son ni muy antiguos ni
muy modernos. Debajo del castillo, no muy lejos del mar
y frente al puerto, hay una batera llamada de los Doce
Apstoles porque cada can lleva el nombre de uno de 25
los discpulos de Cristo; como estas piezas son las ms
poderosas que existen en Cuba, se las coloc all para
dominar la entrada de su puerto ms important.







10 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Despus de la fundacin de la Habana por Diego
Velzquez de Len en 1519, y muchos aos antes de la
construccin del castillo del Morro, la ciudad era presa
frecuentemente de los pirates, especialmente ingleses,
5 franceses y holandeses. All era donde se reunan los ga-
leones cargados de metales preciosos provenientes de las
minas del Per y de Mjico para ser convoyados a Espaa
por buques de guerra. La importancia que esto di al
puerto y las amenazas hechas a la ciudad por el famoso
1o ingls Sir Francis Drake, azote de Espaa por mar y tie-
rra, hicieron darse cuenta al rey Felipe Segundo de que
era indispensable construir all una fortaleza inexpugnable.
A esto se debi la construccin del castillo del Morro.
El sitio de la Habana por los ingleses en 1762 es el
15 nico acontecimiento de importancia en su historic. Des-
pus de un mes el castillo fu tomado y sus caones
fueron puestos en direccin de la ciudad, a travs del
puerto, para cuya defense aqul haba sido construido. La
Habana qued entonces un ao en poder de los ingleses;
20o nica y breve interrupcin del dominio de cuatro siglos
que all ejerci Espaa desde la fundacin de la colonia
hasta la primera intervencin de los Estados Unidos.
Un ao despus del asedio de la Habana por los in-
gleses, Carlos Tercero, rey de Espaa, empez la cons-
25 truccin del castillo de la Cabaa para reforzar la defense
del puerto. Esta obra dur once aos y cost catorce
millones de pesos. Cuntase que cuando se le dijo al rey
lo que haba costado, mir atentamente hacia el oeste







EL MORRO Y LA CABAA


diciendo que los muros de la fortaleza deban de ser tan
altos que podran ser vistos desde el otro lado del mar.
Como los acontecimientos lo demostraron despus, la cons-
truccin del castillo de la Cabaa result un gasto intil,
porque jams ha disparado un caonazo en defense de la 5
Habana y no se ha usado ms que como cuartel para la
guarnicin y como prisin para los reos polticos. Ahora
est ocupado por un cuerpo de artillera. Los Fosos de
los Laureles, llamados as por los rboles que crecen en
ellos, tienen particular inters histrico por ser all donde 1o
los insurrectos cubanos eran fusilados durante la guerra
de Independencia, poca en la cual aun los nicamente
simpatizadores de la causa national eran arrestados sin
motivo legal por orden del General Weyler, reducidos a
prisin en el Morro o la Cabaa, incomunicados arbitra- 15
riamente, sumidos en las mazmorras, confinados a frica
o condenados a muerte y ejecutados, sin que sus families
supieran tal vez jams qu suerte haban corrido. All,
en el muro de los Fosos de los Laureles, en una exten-
sin de ochenta y cinco pies, se puede trazar de Muerte, como expresivamente se llama el lugar, por-
que era all donde las vctimas arrodilladas, con la cara
hacia el muro, eran fusiladas. Un relieve de bronce, cos-
teado por subscripcin popular, ha sido puesto en aquel
muro para perpetua memorial de los que all murieron por 25
la causa de Cuba Libre. Representa a un ngel recibiendo
el alma del patriota agonizante.














LA PLAZA DE ARMAS

Ha sido costumbre traditional de los espaoles, cuando
fundan un pueblo, reservar un espacio de terreno en el
centro para plaza pblica, alrededor de la cual se agrupa-
ban los edificios civiles y militares del gobierno y muy
5 comnmente la iglesia; de all la importancia tctica del
lugar y su nombre de plaza de armas. La Plaza de
Armas fu as el centro de la vida poltica y social de
la Habana antigua: hoy mismo este lugar tiene much
importancia, porque a su derredor estn situados 1o Fuerza, el Palacio Presidencial, el Senado y otros edificios
importantes.
Visitemos, antes de todo, vetusta fortaleza de toda la Amrica salvo la de Santo
Domingo: es cincuenta aos ms antigua.que el Morro.
i5 Su construccin fu obra del clebre explorador Hernando
de Soto con motivo de que la Habana acababa de ser
objeto de una incursin por parte de pirates franceses.
Cuando de Soto supo del ataque y del apuro en que por
l se hallaban los habitantes, vino de Santiago, que era
20 en aquella poca la capital de Cuba, y comenz la cons-
truccin de la fortaleza en 1538. Al ao siguiente, poco
despus de su terminacin, se hizo de Soto a la vela con
una gran armada para la conquista de la Florida y el
12







LA PLAZA DE ARMAS


descubrimiento del Misisip: dej en su lugar en la isk
con el ttulo de Adelantada a su esposa doa Isabel de
Bobadilla. Desde la torre del castillo vel ella y esper
por cuatro aos la vuelta de su marido, y cuando al fin


LA FUERZA


supo, por unos refugiados que vinieron del continent, 5
de su trgica muerte, falleci de pena.
La fortaleza ha sido testigo de ms de una batalla
reida con los pirates o los invasores extranjeros; pero
slo una vez sucumbi, cuando los caones del Morro
fueron vueltos contra ella durante el sitio que le pusieron io
los ingleses.








14 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

La Fuerza fu en un tiempo la cueva del tesoro de
las Indias y sus muros guardaron incalculables millones
en oro y piedras preciosas.
Mucho tiempo estuvo el castillo abandonado y decadente,


EL PALACIO PRESIDENTIAL, FRENTE A LA PLAZA DE ARMAS

5 pero durante la intervencin americana se le restaur
y limpi, y hoy es un monument digno del pasado
de Cuba.
En el lado norte de la plaza se halla el palacio del
Senado. Para el turista, este edificio no despierta gran
lo inters, as que concentrando nuestra atencin en el lado
oeste de la plaza percibiremos el Palacio Presidencial que







LA PLAZA DE ARMAS


abraza la cuadra entera y que es sobre todo interesante
a causa de los episodios nacionales que lo circundan,
especialmente los de la ltima poca. Este palacio fu
construido por los espaoles para residencia del gobernador


Courtesy of Pan-American Union
EL SALN ROJO, O LA SALA DEL TRONO


general de la isla en 1834, durante la administracin 5
de Tacn, gobernador desptico pero progresista, a quien
la Habana debe muchas de sus obras pblicas. En el
patio se ve una estatua esplndida de Cristbal Coln
rodeada por numerosas palmas y arbustos. Las habi-
taciones del president de la repblica estn en el 1o
tercer piso, a contarlos como se hace en Cuba y en







16 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

los Estados Unidos. Los salones para las recepciones
oficiales son muy hermosos, con techos laboriosamente
artesonados, con ricos muebles y lmparas colgantes com-
puestas de infinidad de cristales y bombillas que reflejan
S la luz en todas direcciones y la descomponen con sus
prismas en brillantes colors. En una sala que bajo el
rgimen antiguo fu llamada del Trono, uno de los lados
est formado por dos enormes espejos, y stos giran como
las hojas de una puerta para dar entrada a una capilla,
1o donde se guard ahora el silln que haca las veces de
trono para el representante del rey.
El gran saln fu teatro de dos acontecimientos de la
mayor importancia para Cuba. El primero de enero de
1899 el Teniente General Adolfo Jimnez Castellanos,
i5 ltimo representante del dominio espaol en Cuba, en-
treg all formalmente el poder a los representantes de los
Estados Unidos. En su informed official al Secretario de
la Guerra, el General William Ludlow dice:

El palacio del gobernador general fu rodeado por todas
20 parties de tropas, todo el trfico fu suspendido, las calls con-
tiguas fueron custodiadas y las tiendas y los almacenes de frente
a la Plaza de Armas cerrados. A nadie se permiti, except a
los habitantes de las casas, ocupar una ventana: se tomaron
todas las precauciones para evitar la posibilidad de disturbios
25 o de una agresin personal al comandante espaol que parta.
Al medioda desde la Cabaa se salud a la bandera espa-
ola al mismo tiempo que en la Plaza de Armas, delante del
palacio, la banda de infantera tocaba el himno national de
Espaa. Entonces se iz la ensea americana en el asta del







LA PLAZA DE ARMAS


palacio, en el Morro, en la Cabaa, en todos los edificios p-
blicos, se hizo el saludo national por medio de disparos, se
toc el himno national, las tropas saludaron y las gentes se
descubrieron.
Dentro del palacio la escena fu de una dignidad serena, en 5
realidad profundamente pattica, ya que Espaa, en la persona
de su representante, rindi para siempre la soberana que haba
tenido durante cuatro siglos y abandon todo ttulo a tener en
lo future un palmo de terreno en el Continente Occidental.
El segundo acontecimiento de importancia supreme o0
para Cuba tuvo lugar en este palacio tres aos y cinco
meses ms tarde. Fu el establecimiento o inauguracin
de una forma republican de gobierno en la isla. El
veinte de mayo de 1902, da cuyo aniversario celebra
Cuba como su fiesta national, la bandera americana fu I5
arriada del asta del palacio y la cubana se iz en su lugar,
cumpliendo as los Estados Unidos en aquella fecha el
propsito que los llev al intervenir en los asuntos de la
isla. El document para la transmisin del poder fu
escrito por el president Rosevelt y formalmente recibido 20
por el president Palma en el gran saln del palacio.
Durante la ceremonia las tropas de los Estados Unidos
situadas en la plaza presentaron las armas mientras
se bajaba la ensea americana. Izada que fu la bandera
de la repblica, los caones del crucero Brooklyn y los 25
de la Cabaa se unieron en el saludo.
Tal vez sera a propsito una palabra con respect a la
forma actual del gobierno en Cuba. El Congreso consta
del Senado y de la Cmara de Representantes. Cada una







18 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

de las seis provincias Pinar del Ro, Habana, Matanzas,
Santa Clara, Camagey y Oriente, enva cuatro senadores
electos por un perodo de ocho aos. Los senadores deben
ser originarios de Cuba y tener al menos treinta y cinco
5 aos de edad. Hay un representante por cada veinticinco
mil habitantes o fraccin que exceda doce mil quinien-
tos; su trmino es de cuatro aos. El representante debe
ser mayor de veinticinco aos, cubano por nacimiento o
por naturalizacin, debiendo, en este segundo caso, haber
io vivido al menos ocho aos en el pas despus de su natu-
ralizacin. El president de la repblica es elegido por
un perodo de cuatro aos, debe ser natural de Cuba o,
cuando no, haber servido en el ejrcito cubano en sus
guerras por la independencia al menos diez aos, y ser
15 de cuarenta aos cumplidos de edad.
Todava nos queda un edificio ms en la Plaza de
Armas por visitar, pero tendremos que hacerlo el da
diez y seis de noviembre: porque es solamente una vez
al ao en el da de la fiesta de San Cristbal, patrn de
20 la Habana, que el Templete est abierto. Es costumbre
de los espaoles, cuando fundan un pueblo, celebrar una
misa como parte indispensable de la ceremonia. Cuando
en 1519 Diego Velzquez de Len puso los cimientos
de la Habana se dijo una misa bajo una ceiba cerca de
25 la orilla del puerto, y en una fecha prxima a aquel
acontecimiento marcaron el lugar. Cuando los restos de
Cristbal Coln fueron trados a la Habana en 1795,
antes de ser sepultados en la cathedral se les expuso con








LA PLAZA DE ARMAS


gran solemnidad bajo aquella histrica ceiba, y el capitn
general, formalmente examinando los restos, los calific
de las reliquias autnticas del Descubridor.
En 1828, la ceiba, que en aquella sazn se crea tener
unos quinientos aos, fu cortada en pedazos para reliquias 5


LA CATHEDRAL


y se erigi el Templete como un monument para re-
cordar el hecho. Frente al edificio est otra ceiba que,
segn la tradicin, es vstago de la histrica plant. Cerca
de ese rbol se erige un obelisco de piedra con un busto
de Coln. Dentro del edificio hay tres pinturas: la pri- io
mera represent la instalacin del primer ayuntamiento








20 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

de Cuba en Santiago, bajo la presidencia de don Diego
Velzquez de Len; la segunda la primera misa cele-
brada aqu en 1519 ; la tercera la inauguracin del propio
edificio.
5 Nuestra excursion a esta parte de la Habana antigua
no sera complete sin una visit a la cathedral que no se
halla lejos de la Plaza de Armas y que es comnmente
conocida por los turistas bajo el nombre de Catedral de
Coln. Este templo fu construido por los jesuitas hace
1o dos siglos. El acontecimiento ms important en relacin
con esta iglesia es que, segn se crea, guard durante
un siglo los restos de Cristbal Coln. ste muri en
Valladolid en 1508 y fu enterrado all. Despus se tras-
ladaron sus restos a Sevilla, y ms tarde, cumpliendo con
15 una clusula de su testamento, fueron conducidos a travs
del Ocano Atlntico a la ciudad de Santo Domingo en
la isla del mismo nombre. Cuando sta cay en poder
de los franceses en 1795, los espaoles, al retirarse, no
quisieron dejar a los extranjeros la custodia de aquellas
20o reliquias y llevaron a la Habana ciertos restos que se
supona eran los del gran Almirante. Se recibieron estos
restos con much pompa y se sepultaron en un nicho del
presbiterio de la cathedral. Ms tarde se erigi para ellos
una tumba magnfica en el centro de la iglesia, debajo
25 de la cpula, donde quedaron hasta la evacuacin de la
Habana por los espaoles en 1898. Lo mismo que no
quisieron dejarlos a la custodia de los franceses un siglo
antes, as tampoco esta vez estuvieron dispuestos a confiar








LA PLAZA DE ARMAS 21

el cuidado de aquel precioso tesoro a los americanos, y los
devolvieron a Espaa. All estn ahora nuevamente en la
cathedral de Sevilla.
Sin embargo, la autenticidad de esos restos est hoy
en duda, porque un segundo atad, con inscripciones que 5
lo identifican como el de Coln, fu ms tarde descubierto
en la cathedral de Santo Domingo. Es probable que los
restos llevados a la Habana y ms tarde a Sevilla sean
los de don Diego Coln, hijo del gran Cristbal.














LOS PARQUES Y LAS CALLS

La parte central de la Habana es sumamente atractiva
por su sistema de parques unidos por medio de avenidas
o paseos. El Parque Coln, situado en el centro de la
ciudad, es tal vez el mayor y el ms hermoso. Cuando
5 contempla uno el hermoso espectculo que presentan sus
palmas reales, sus plants tropicales y los surtidores de
sus fuentes, le es difcil darse cuenta de que aquello era
antes un pantano, vivero de mosquitos y foco de peste y
enfermedades. Hace muchos aos que Tacn, el gober-
1o nador general reformador, nivel el suelo e hizo all un
campo de Marte para los soldados espaoles, y lo rode
con una reja de hierro. Durante la guerra de Inde-
pendencia se vi repleto de una inmensa muchedumbre
de hambrientos reconcentrados. Ms tarde el campo de
15 Marte fu ocupado por las tiendas de campaa de los
soldados americanos. Durante la primera intervencin se
inici una series de obras pblicas que dieron por resultado
la renovacin de la ciudad y la limpieza de sus parques
y calls. En esta poca el campo de Marte cambi su
20 nombre por el de Parque Coln.
Casi de igual hermosura, pero de mayor importancia
en la vida social y commercial de la ciudad, es el Parque
Central, que se une con el anterior por medio de una







LOS PARQUES Y LAS CALLS 23

porcin del Prado, calle que se extiende hasta el mar y
que es la ms important y hermosa de toda la ciudad.
Para apreciar la belleza de este parque en todo su valor


EL PARQUE COLN


hay que asistir, como yo lo hice, a uno de los frecuentes
conciertos que all se dan. La noche a que me refiero 5
era deliciosa y aunque estbamos en invierno no se
necesitaba abrigo; el aire estaba embalsamado y suave;
la escena llena de animacin y vida con la alegra y el







24 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

movimiento de los paseantes, en tanto que otros disfru-
taban sentados quietamente en centenares de sillas, que de
da todo el mundo puede ocupar gratuitamente, mientras
que de noche se tiene que pagar cinco centavos por ese
5 servicio. En el centro de la plaza se eleva la hermosa
estatua de Jos Mart, el gran apstol de la libertad de
Cuba; l fu en realidad el espritu vivificador de la
revolucin de 1895. El da veinticuatro de febrero, que
es el aniversario del Grito de Baire, o sea del principio
1o de la revolucin redentora, la estatua es el centro de una
gran solemnidad en honor del apstol. En el pueblo de
Baire en esa fecha del ao de 1895 se di el grito de
< Independencia o muerte por un puado de cubanos
incitados por la elocuencia de Mart. Al pie de esta
15 estatua una banda official da conciertos algunas noches de
la semana.
Algunos de los edificios pblicos ms imponentes de la
ciudad rodean este parque.
En pocas ciudades del mundo se usan con mayor abun-
20 dancia que en la Habana los anuncios de luces elctricas:
es cosa de sentirse uno deslumbrado al ver por todos los
lados de la plaza y sobre todos los edificios ya el surtidor
de una fuente juguetona, ya una rueda que gira vertigi-
nosamente, ya una lluvia de estrellas que atraviesan el
25 aire y, cayendo en una vasija, produce el incendio; ms
all figures fantsticas que aparecen y desaparecen; el
mismo Satans, en medio de fuego abrasador, guia un ojo
de modo inteligente y malicioso. Todos los colors del







LOS PARQUES Y LAS CALLS


espectro solar se encuentran en aquellas luces, y unidos
con el perfume del ambiente, la quietud de la atmsfera,
la animacin de la concurrencia y las notas cadenciosas


LA CELEBRACION DEL VEINTICUATRO DE FEBRERO EN EL
PARQUE CENTRAL

de la msica le hacen a uno sentirse transportado a un
pas de hadas. Hay que presenciar esto para apreciarlo. 5
Desde el Parque Central hasta el mar, es decir, casi a
lo largo de una milla, hay un hermoso paseo llamado el
Prado, nombre tomado del famoso Prado de Madrid.
Antiguamente ste ubicaba fuera de las murallas de la








26 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

ciudad, como lo sugiere su nombre, y era tenido como
un paseo de la aristocracia. Tambin debe su existencia
al gobernador Tacn, y, lo mismo que muchos edificios
pblicos de aquel entonces, fu construido con el trabajo
5 de los presidiarios.
R. H. Dana, escribiendo acerca de la Habana en el
ao de 1859, nos describe su primera impresin al ver
el grillete o grupo de trabajadores presidiarios de la
Habana, como sigue:

io Era el amanecer de un da luminoso cerca de las seis de la
maana; los gallos cantan, redoblan los tambores y vibran los
clarines. Supe que haba unos baos de mar cortados en la
piedra cerca de la Punta, al pie del paseo. Me dirijo all cami-
nando bajo los rboles con direccin al Presidio. Qu es ese
15 ruido estridente que se escucha? Sern los soldados de caba-
llera marchando a pie y arrastrando sus sables por el pavimento
de la calle ? No, viene de aquel grupo de infortunadas criaturas
que se forman en fila delante del Presidio. Es la hilera de
presidiarios. i Es el grillete! i Pobres series! Me acerco y espero
20 hasta que estn formados, numerados y puestos en march.
Cada hombre lleva una argolla de hierro remachada alrededor
del tobillo y otra en la cintura unidas por una cadena que cuelga
y campanillea con cada movimiento. Este aparato deja libres
los movimientos al que lo lleva para que haga uso de sus brazos
25 y de todo su cuerpo, pero es un peso que estorba la fuga y deja
una huella que permit el descubrimiento del prfugo que no
puede por s mismo desembarazarse de semejante delator. Esas
cadenas no se quitan ni de da ni de noche, ni para trabajar, ni
para comer, ni para dormir. Algunas veces se encadena a los
30 press por parejas. Tras de pasar la noche en el Presidio, van







LOS PARQUES Y LAS CALLS 27

por el da a trabajar en la pavimentacin de las calls y en las
obras pblicas, al rayo del sol. Parecen profundamente abati-
dos. Algunos de stos sern delincuentes polticos ? Se dice
que a veces carlistas espaoles trabajaban en esta cuadrilla. La
sentencia a cadena de presidiario en el verano, tratndose de 5
un extranjero, debe de ser la muerte casi segura.

El Prado fu restaurado y embellecido por los ameri-
canos bajo la direccin del General Wood; ellos lo pro-
veyeron de dos hermosas calzadas de hormign que se
extienden por toda su longitud y sirven para los peatones, o
y a cada lado de ellas hay una calzada para coaches, de
suerte que los domingos se ve una hilera de ricos carruajes
que suben por una de esas calzadas y descienden por la
otra presentando un cuadro de grande animacin. A lo
largo de esta avenida estn construidas muchas de las is
ms hermosas residencias de los capitalistas cubanos, y
adems numerosos clubs y casinos, muchos de los cuales
son suntuosos.
Para ver el Prado en todo su esplendor hay que pre-
senciar all la fiesta del carnaval que tiene lugar cada 20
ao. Realmente esta temporada se celebra aqu como en
ningn pas del mundo, porque no solamente los tres das
domingo, lunes y martes anteriores a la cuaresma son
das de carnaval, sino tambin los domingos siguientes,
tal vez hasta la semana de pasin. Durante tales fiestas 25
el Prado es teatro de desbordante alegra. Desde las tres
o cuatro de la tarde hasta despus del anochecer hay un
desfile continue de coaches y automviles, muchos de







28 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

ellos adornados y llenos de mscaras, de las cuales algu-
nas estn bellamente ataviadas. Los ocupantes de estos
vehculos tiran serpentinas y confetti a la concurrencia de
a pie, que se afila a ambos lados de las calzadas y que
responded de la misma ma-
nera ; as es que muchos de
los carruajes presentan un
aspect vistoso arrastrando
sus caudas de serpentinas
y esmaltados con los vivos
colors del confetti. Puede
decirse que todas las casas
del paseo tienen un balcn
en el primer piso que se
extiende a todo lo largo de
su fachada. Esos balcones
estn llenos de personas
elegantes de la ciudad que
tambin tiran serpentinas,
de suerte que el ambiente
est lleno de sus vistosos
UN VESTIDO DE CARNAVAL colors. Antes de que lle-
(SEORA) gue la noche la calzada est
alfombrada de serpentinas y confetti, y cuando se barren
25 las calls por las noches, se sacan carretadas tras carretadas
de aquellos efmeros agasajos.
La atencin general por aquellos das se concentra
sobre la Reina del Carnaval y sus damas de honor, que







LOS PARQUES Y LAS CALLS


son elegidas de entire la clase obrera por el voto popular.
La Reina de este ao obtuvo ms de ochenta mil votos.
Estas jvenes son festejadas y obsequiadas por toda la
temporada con bailes y banquetes sin nmero y regaladas
con muchos valiosos pre-
sentes.
La extremidad septentrio-
nal del Prado es un sitio de
excepcional atractivo. En
este punto el terreno avanza
sobre el mar que lo limita
al oriented por el lado de la
entrada del puerto y al oeste
lo baa formando una curva
suave. El castillo del Morro
se ve en la primera direccin
del otro lado del mar. En
el pice de esta proyeccin
de tierra se ve un hermoso
pabelln circular, cuyo techo UN TRAJE DE CARNAVAL
(NIo)
est sostenido por veinte
columns jnicas y decorado con los nombres de clebres
compositores. Un poco al oriented est el castillo de la
Punta, una de las fortalezas de la ciudad, que conservada
ahora a ttulo de curiosidad ms que otra cosa, sirve de 25
cuartel para la guardia rural. Detrs de la Punta y ms
lejos hacia el este se halla un bonito parque. Al oeste
del pabelln est el Malecn o avenida del Golfo, un







30 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

paseo que va a dar hasta el Vedado, hermoso suburbio de
la Habana. Asistir a un concerto aqu en una noche
iluminada por la luna, mirando las olas que levanta la
marejada romperse sobre el Malecn, ver las hileras de
5 luces reflejarse inquietas en el agua, y correr las lm-
paras de los carritos elctricos que en el otro extremo del
Malecn se acercan a la orilla del mar, y luego volver al
este y observer la luz intermitente del faro del Morro y
los hilos de luz arriba y abajo en ambos lados del puerto,
to es experimentar una sensacin cuyo recuerdo durar el
resto de la vida.
Para el que hoy visit la Habana le es difcil darse
cuenta de que, antes de la intervencin americana, lo que
es hoy este parque tan hermoso era lugar de indescriptible
is inmundicia, y que el sitio donde ahora est el pabelln
de msica era el muladar de la ciudad. Los americanos
limpiaron esto, destruyeron el viejo edificio de la Comi-
sara, dejando slo un fragmento para recuerdo perenne
de los estudiantes que fueron ejecutados aqu por los
20 espaoles en 1871 ; construyeron el parque y el pabelln
para la msica; fabricaron el malecn bastante fuerte para
servir de proteccin contra las olas, y detrs de l un
paseo magnfico bordeado ahora por hermosas casas y que
es el orgullo de la ciudad.















EL CEMENTERIO COLN

Entre la Navidad y el Ao Nuevo visit el hermoso e
interesante Cementerio Coln, de una extension de ciento
veinte acres; est situado en el Vedado, a unos veinte
minutes en carro elctrico del paseo del Prado. La entrada
es muy imponente; consiste en tres arcos de granito; sobre 5
ellos un relieve con la escena de la crucifixin y encima
un grupo de figures que represent a Coln trayendo la
luz de la Religin al Nuevo Mundo.
Dentro del cementerio hay muchos y suntuosos mauso-
leos: por ejemplo, el de los treinta bombers habaneros io
que perecieron en un incendio el ao de 1890. Esta
espantosa tragedia fu debida a una explosion de plvora
que, con infraccin de la ley, se haba guardado en el
almacn que aquellos heroicos bombers quisieron salvar de
las llamas. Este monument, erigido por los ciudadanos 15
de la Habana, tiene setenta y cinco pies de altura. Muy
cerca est la tumba del General Mximo Gmez, jefe del
ejrcito cubano durante la guerra de Independencia. Ms
lejos se halla el sitio en donde fueron enterradas las
vctimas del vapor Maine, antes de ser trasladadas al 20
Cementerio Arlington en Wshington. En otra parte del
cementerio hay un monument erigido por subscripcin








32 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

popular a los estudiantes que fueron ejecutados por los
Voluntarios espaoles, acontecimiento conmemorado hasta
hoy en la fiesta national de los estudiantes. Al pie del
fuste de este monument estn unas figures simbolizando


1~ CA.
~


UN CARRO FNEBRE


5 la Justicia y la Historia; abajo se represent la Inocencia
saliendo de una puerta y llevando una lpida en que est
escrita la palabra immunis>, es decir, inocente.
Mientras permanec en el cementerio tuvieron lugar
cuatro entierros. El primero fu el de una dama bas-
io tante rica: una vez que el cortejo estuvo dentro del re-
cinto del cementerio, se detuvo, una campana son cinco
veces indicando con esto la clase de honras fnebres que







EL CEMENTERIO COLN


correspondan a la persona muerta; luego, el carro, tirado
por seis caballos, avanz por la avenida principal. Cerca
de la capilla el cortejo se par, el atad fu sacado del
carro y depositado en un mausoleo subterrneo, que tena
a un lado una puerta para un corredor de mrmol, el cual 5
conduca abajo hacia la tumba.
Un carro fnebre cubano es una cosa muy elaborada
con figures de ngeles y adornos de oro y escarlata; sus
lacayos llevan brillantes vestidos del siglo diecisiete, y los
caballos ostentan jaeces de negro y amarillo: el nmero io
de estos caballos indica la posicin social del difunto; si
son dos, ste es muy pobre; si cuatro, es pobre; si seis
u ocho, rico, y si diez, riqusimo.
El carro fnebre del segundo cortejo era blanco, lo que
indicaba que el difunto era un nio. El tercero y el cuarto 15
eran tirados por slo dos caballos cada uno, lo que quera
decir que los muertos que llevaban no haban sido de los
escogidos por la Fortuna.
Hay adems otras distinciones: el color de la cruz sobre
la sepultura muestra si es un nio o una nia, un hombre zo
o una mujer quien yace all enterrado. La cruz roja indica
la muerte por suicidio.
Slo un rico puede tener sepultura a perpetuidad. Ordi-
nariamente se pagan diez pesos por un perodo de diez
aos, despus de los cuales los huesos son depositados en 25
el osario. Una parte del cementerio est reservada a los
pobres que nada pueden pagar. El inspector que me
acompaaba en la visit abri el osario para que viese yo








34 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS
su interior: es un edificio espacioso en el cual se echan
los huesos y fragments de atad que se han sacado de
las fosas y se arrojan all en montn.
Antes de salir del cementerio me llamaron la atencin
5 dos sepulcros de nios en los que haba cajitas con lados
de cristal que dejaban ver muecas y otros juguetes. El
inspector me dijo que la madre de uno de aquellos nios
visitaba el sepulcro diariamente.
Hay un promedio de dieciocho entierros por da: te-
o niendo en cuenta que, con excepcin del cementerio Bau-
tista, que es muy pequeo, el de Coln es el nico que
hay para toda la ciudad, y en vista de que la Habana tiene
trescientos mil habitantes, ese promedio no es grande.
En efecto, se dice que no hay pas del mundo, except
'5 Australia, en que la mortalidad sea menor que en Cuba.
Cmo es esto possible siendo as que todo el mundo ha
tenido la idea de que la Habana fu un lazareto a causa
de la fiebre amarilla ? Es verdad que durante siglo y
medio esta enfermedad no ces de aparecer ao por ao
20 antes de su extirpacin en 1901. Cuba debe este gran
beneficio a los americanos y especialmente al comandante
Reed, mdico del ejrcito de los Estados Unidos, durante
la primera intervencin, y a los otros miembros de la comi-
sin encargada de estudiar la enfermedad, que experimen-
25 tando aun en s mismos descubrieron que era una especie
de mosquito lo que propagaba la peste. Varios voluntarios
heroicos del ejrcito americano se ofrecieron para los ex-
perimentos, y un miembro de la comisin sacrifice su







EL CEMENTERIO COLN 35

propia vida antes de que este descubrimiento se verificase.
Despus sigui una guerra de exterminio contra los mos-
quitos, desecando los pantanos y usando petrleo donde
aquello no era possible. Los resultados han sido notables.
El gobierno cubano ha continuado tenazmente empleando 5
las medidas iniciadas por los americanos para la salubridad
de Cuba.











VIII


LA EDUCACIN PBLICA

Antes de la intervencin americana poco se haba hecho
en cuanto a la educacin pblica. Durante el perodo de la
ocupacin de Cuba por los Estados Unidos, se dedicaron
diez millones de pesos a ese propsito. La educacin
5 primaria fu declarada obligatoria, pero desgraciadamente
no se di ningn paso para crear escuelas normales a fin
de obtener maestros competentes que vinieran a ensear
en esas escuelas. Es verdad que, bajo los auspicios del
gobierno, fueron mil maestros cubanos a Harvard College
,o en 1900 para seguir un curso normal de verano, y en 1901
se mandaron doscientos ms, en tanto que otros concurrie-
ron a las escuelas normales del Estado de Nueva York, pero
esto result enteramente inadecuado. Ahora se ha empe-
zado a fomentar un movimiento que tiende a proveer a
i5 Cuba de escuelas normales adecuadas adems de los cursos
pedaggicos que se dan en la Universidad de la Habana.
sta es la nica universidad que existe en la isla de
Cuba; en cada provincia hay institutes en los que se
puede seguir los cursos preparatorios.
20 [Lo siguiente es un artculo titulado La Universidad
Nacional de Cuba, escrito en ingls por el Dr. dgar
wing Brandon, y tomado de la edicin espaola del
Boletn de la Unin Panamericana.]
36







LA EDUCACIN PBLICA


La Universidad de la Habana cuenta con tres memo-
rables fechas en su historic: la de su fundacin en 1728
como Real y Pontificia Universidad; la de su seculari-
zacin en 1842, en que se constituy en institucin
autnoma bajo el patronato del gobierno colonial; y, 5
finalmente, la de su reorganizacin y elevacin al rango
de Universidad Nacional en 1899, cuando Cuba se erigi
en nacin soberana e independiente. No obstante estos
cambios radicales, la universidad ha retenido gran parte
de su antigua organizacin, y en este respect ocupa una lo
posicin nica entire las universidades hispanoamericanas.
Este tradicionalismo se caracteriza por la retencin de los
colegios de letras y de ciencias, que en otras instituciones
semejantes se han separado de los colegios estrictamente
profesionales de derecho e ingeniera. La Universidad 15
de la Habana tiene tambin sus colegios profesionales,
pero el distintivo principal de la universidad permanece
en el Colegio de Letras y Ciencias, en el que se dan
cursos regulars de filosofa, historic, literature y ciencias.
Estos cursos son concurridos no solamente por los estu- 20
diantes de esta facultad, sino tambin por otros de las
escuelas profesionales, quienes deben elegir de entire ellos
cierto nmero de asignaturas. Esto da a la universidad
una unidad de organizacin e inters que no gozan las
ms de las universidades hispanoamericanas, las cuales 25
por lo general son un grupo de colegios profesionales
unidos tan slo por el nombre. En la Universidad
de la Habana el rector es meramente un funcionario







38 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

administrative. No es professor en ninguna facultad, y
por esta razn tiene mayor libertad de accin y puede
tomarse ms inters por la institucin en conjunto.
Otro rasgo distintivo de la universidad de que nos
5 ocupamos es su concentracin. Es la nica de Hispano-
Amrica, con excepcin de la de La Plata en la Ar-
gentina, que tiene sus edificios agrupados alrededor de
una extensa plaza. Esto fu debido en gran media al
General Wood, quien, siendo gobernador de la isla, se
io interest vivamente por las instituciones de la naciente
Repblica. Durante la dominacin espaola, la univer-
sidad haba estado alojada en el centro de la antigua
Habana en edificios sombros y de apariencia poco atrac-
tiva. En las afueras de la ciudad se hallaban entonces,
15 situados sobre una colina, la Pirotcnica, el arsenal y la
maestranza del gobierno colonial espaol. Como estos
terrenos y edificios ya no se necesitaban para los fines a
que se haban destinado, el Gobernador Wood concibi
la idea de trasladar la universidad a aquel sitio. Actual-
20 mente todos los departamentos, con excepcin del Colegio
de Medicine, estn situados en aquella colina. Los terre-
nos abarcan various acres de extension y estn rodeados
de un muro con dos puertas. La entrada principal en la
esquina noroeste conduce al nivel principal. Desde esta
25 altitude se domina uno de los ms hermosos panoramas
de Amrica. Debajo la ciudad que se extiende desde las
faldas de la colina hasta la baha. A la derecha se ven
los jardines botnicos y ms atrs los suburbios de la







LA EDUCACIN PBLICA


Habana a lo largo de las carreteras que conducen a las
Provincias. A la izquierda se ve la inmensidad del ocano,
y proyectndose por sobre las azules aguas los pintorescos
contornos del Castillo del Morro. Detrs de la universi-
dad se yergue a una altitude mayor el Cerro del Prncipe, 5
de cuyo lado se halla el camino que conduce a la plaza.
Antes de que la universidad fuera trasladada a este
sitio, los edificios de la Pirotcnica fueron renovados,
remodelados y adaptados a los fines escolsticos. Nuevos
edificios se han construido de tiempo en tiempo, tales io
como la* Escuela de Ingeniera, el laboratorio qumico y
el edificio de agriculture. La mejora ms reciente que se
ha hecho es la construccin de un amplio auditorio con
capacidad para 8oo personas.
Este sistema de edificios separados pero adyacentes es 15
raro entire las universidades latinoamericanas. El edificio
principal consiste en una parte central con dos alas late-
rales. En l estn situados la oficina administrative, la
facultad de derecho y los importantes museos de etno-
loga, arqueologa e historic natural; detrs de este edifi- 20
cio se levanta otro cuyo plano viene a ser el mismo, pero
con un solo piso. Lo ocupa la Escuela de Ingeniera,
Agriculture y Arquitectura. Entre estos edificios se halla
el claustro, adornado con plants y flores tropicales, y en
cuyo centro se yerguen dos de los ms hermosos laureles 25
de Cuba. Los dems edificios estn situados al norte y
al sur de este grupo central. Al este, en donde anterior-
mente se levantaban los edificios rectangulares usados







40 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

para la fabricacin y almacenaje de municiones, se pro-
yecta erigir la nueva Escuela de Medicina y Farmacia,
la que actualmente se encuentra en el centro de la ciudad
en un edificio antes usado como cuartel, mientras que los
5 laboratories de qumica, histologa y bacteriologa se hallan
alojados en otra parte de la ciudad en un local que
tambin fu utilizado como cuartel.
Si bien la situacin del Colegio de Medicina en la
plaza de la universidad seria ventajosa para sta en diver-
so sos sentidos, su situacin actualmente no empece su uti-
lidad. Cierto es que el edificio que actualmente ocupa es
poco atractivo en su apariencia exterior, pero interior-
mente tiene amplio espacio con buenas aulas y labora-
torios de anatoma, higiene y fisiologa. El equipo es
15 suficiente. El Departamento de Medicina se halla sub-
dividido en colegios de medicine, farmacia, odontologa
y ciruja veterinaria. De estos colegios nicamente el de
farmacia est situado en la universidad; los dems estn
alojados en el edificio de que se habla. El hospital de la
20 universidad y los laboratories a que se ha hecho referencia
y que se mencionan, han sido designados en honor al
General Wood. El Departamento de Ciencias Mdicas
es el ms grande de las tres facultades de la universidad,
habiendo sido su matrcula durante el ao escolstico de
25 1912-13 de 631 alumnos, de un total de I,II114 matri-
culados en todas las facultades. La matrcula en las
diversas secciones es aproximadamente como sigue:
medicine, 400; farmacia, I lo; odontologa, 70; ciruja








LA EDUCACIN PUBLIC


veterinaria, 50. La de la facultad de ciencias mdicas
aumenta de ao en ao. En 1910-I slo era de 500oo.
El mayor incremento se nota en la seccin de medi-
cina, pero la odontologa tambin aumenta notablemente.


UN LAUREL EN EL PATIO DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA

La matrcula en las dems facultades de la universidad 5
no crece en la misma proporcin. En el Colegio de
Derecho hay 319 estudiantes, y en el de letras y ciencias,
264. Este ltimo se halla dividido en cinco secciones,
como sigue: filosofa y letras, ingeniera y arquitectura,







42 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

pedagoga, ciencias, y agriculture. La matrcula en estas
diferentes secciones es muy desigual. En filosofa y letras
y en ciencias es muy escasa. Pero ello no significa que
estos departamentos sean de poca importancia en la uni-
5 versidad. Como se ha dicho ms arriba, los alumnos de
las escuelas profesionales realizan gran parte de su trabajo
en estas secciones, aunque estn oficialmente matriculados
en la de sus respectivas secciones o facultades de derecho
o medicine. Los cursos de studios vienen a ser muy
1o semejantes a los de un colegio norteamericano de artes y
ciencias, pero no son tan variados. Por ejemplo, de letras
slo hay tres cursos; de filosofa, tres; y de historic,
cinco. La facultad de filosofa y letras est compuesta
de seis catedrticos titulares y tres auxiliares; en la
15 facultad de ciencias exactas hay nueve catedrticos titu-
lares, cinco auxiliares y nueve ayudantes. Para 'llenar las
ctedras vacantes de la Universidad de la Habana con-
srvanse casi todos los rasgos del sistema de oposicin
que han heredado las universidades hispanoamericanas de
20 la vieja Espaa. Esta es otra manifestacin del esp-
ritu conservador que se nota en la organizacin de la
Universidad de Jla Habana.
El personal de enseanza se halla dividido en tres
classes: catedrticos titulares, profesores auxiliares y ayu-
25 dantes. El sueldo de un titular que solamente da un
curso es de $2,4oo al ao. Por lo general en la Amrica
Latina un catedrtico solamente da un curso que vara
de tres a seis horas por semana, lo que constitute una







LA EDUCACIN PBLICA


ctedra en la universidad. Sin embargo, en la de la
Habana se permit que un catedrtico explique various
cursos, y con excepcin de las materials tcnicas, sta es
la regla. Por ejemplo, la ctedra de griego comprende
tres cursos ; la de latn, tres, etc. De los 6o catedrticos 5
titulares que tiene la universidad, 25 dan dos cursos cada
uno; y otros tantos, tres cada uno. En compensacin de
cada curso adicional, cada catedrtico recibe 40 por ciento
del sueldo correspondiente, y por una tercera ctedra el
20 por ciento. El sueldo de los auxiliares vara de entire Io
$1,200 y $i,800, en tanto que el de los ayudantes es
de $i,ooo. No obstante la prctica de permitir a un
catedrtico tener una pluralidad de cursos y el sueldo
relativamente bueno que se puede ganar ($3,36o por dos
ctedras y $3,840 por tres), pocos son los catedrticos is
que dedican todo su tiempo a ocupaciones docentes.
Casi todos ejercen alguna profesin u ocupan algn
puesto en la administracin. En este respect las con-
diciones son muy semejantes en la Habana a las de otras
instituciones latinoamericanas. Las ctedras universitarias 20
no son ocupadas por meros maestros sino por hombres
eminentes en sus respectivas profesiones o en la poltica.
Esta prctica tiene sus ventajas y desventajas.
El presupuesto annual de la universidad viene a ser de
$400,000. De esta suma unos $320,ooo0 se emplean en 25
el pago de los sueldos de catedrticos y dems profesores,
y como $50,000 en los gastos de administracin y ser-
vicio. Los gastos del mantenimiento de la biblioteca,








44 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS
laboratories y edificios son relativamente pequeos. Una
suma bastante gruesa se emplea para premios y becas en
el extranjero. De stas hay cuatro a $1,200 cada una.
Se concede por voto del claustro, siendo necesaria una
5 mayora de los dos tercios, a alumnos eminentes de la
universidad. En cada clase se otorga un premio al mejor
alumno. Si la clase es de ms de 25 se conceden dos
o ms premios, uno para cada 25 estudiantes o fraccin
de este nmero. Estos premios consistent en la exencin
io del pago de la matrcula para el curso siguiente. Si el
beneficiado ya ha terminado todos los cursos puede pedir
el equivalent del premio en libros o aparatos cientficos.
Otro rasgo que distingue la universidad de las dems
instituciones hispanoamericanas es la duracin de los
I5 cursos en las escuelas profesionales. Por ,lo general el
perodo es de seis aos en medicine, siete en varias
universidades hispanoamericanas ; cinco aos en derecho
(en Buenos Aires y en otras, seis aos), y cinco aos en
ingeniera. Cuando el General Wood reorganize la insti-
20 tucin en 1899 y cre la actual Universidad Nacional
redujo los perodos tradicionales con el fin de intensi-
ficar el trabajo. As que ahora el curso de medicine es
de cinco aos; de ingeniera civil y arquitectura, cinco;
de ingeniera electricista, cuatro; de agriculture, tres; de
23 derecho, cinco; de notariado, cuatro; de ciencias polticas,
cuatro; de farmacia, cuatro; de odontologa, tres; y de
ciencia veterinaria, tres. En ingeniera el estudiante tiene
de 20 a 24 horas de ejercicio a la semana; en medicine de







LA EDUCACIN PBLICA


24 a 30; en derecho unas 15, de las cuales 5 se dan en
el Colegio de Letras. El ao escolstico empieza el iO de
octubre y con vacaciones de dos semanas en pascuas y
una en cuaresma, las classes continan hasta el 31 de
mayo. Despus de esta fecha se celebran los exmenes 5
anuales, que continan hasta fines del mes de junio. Los
alumnos reprobados en los exmenes de junio pueden
volver a examinarse en septiembre antes de la apertura
del siguiente ao escolar. Al alumno que por faltar a las
classes u otras razones no sea considerado bastante apto al io
fin de un curso, se le puede exigir que posponga su exa-
men annual -hasta el mes de septiembre. Los exmenes son
siempre pblicos, orales y se celebran ante una comisin
de tres catedrticos por lo menos, uno de los cuales es el
del curso objeto del examen. Si un estudiante fracasa en 5
el examen de septiembre tiene que repetir el curso. Si
un estudiante que ha sido aprobado en los exmenes anua-
les no est satisfecho con la nota recibida, puede apelar al
decano para que le conceda otro examen en septiembre.
Pueden ingresar en la universidad individuos de ambos 20
sexos. Las mujeres se matriculan en casi todos los .depar-
tamentos. El nmero de ellas es relativamente pequeo,
pero varan considerablemente en las diversas seccio-
nes. En derecho solamente se ha graduado una mujer,
y slo cinco en odontologa. En medicine hay siem- 25
pre varias. En farmacia el nmero es mayor en propor-
cin al total, variando de un cuarto a un tercio. La
Escuela de Pedagoga, que es una seccin del Colegio de








46 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Letras y Ciencias, tiene siempre una matrcula bastante
numerosa de mujeres.
De los departamentos profesionales de la universidad
el que tiene menos nmero de alumnos es el Colegio
5 de Agricultura. Este departamento actualmente sufre
algunos obstculos, de los cuales uno es la falta de
facilidades adecuadas para studios experimentales prc-
ticos. Los jardines botnicos, situados en la falda de la
colina en que se levanta la universidad, han sido asig-
1o nados a la escuela como campo de experimentacin.
Pero estos jardines son ms bien un parque que una
granja y su suelo no se adapta al cultivo de los dos
principles products de Cuba, que son el azcar y el
tabaco. La Escuela de Agricultura debiera ser uno de
15 los departamentos ms importantes de la universidad.
En la actualidad se dan en ella dos cursos: uno' de tres
aos y otro de cuatro. Este ltimo concede el grado de
ingeniero agrcola, y es muy extenso. El curso de tres
aos es ms prctico. La instruccin agrcola en Cuba
20 es de introduccin reciente, habiendo sido creada en
1900 y slo hace unos aos fu equipada debidamente y
aun as no tiene una granja modelo para trabajos prc-
ticos. En 1909 el Congreso autoriz el establecimiento
de una granja escuela en cada una de las seis Provincias,
25 de las cuales slo una hasta ahora ha alcanzado cierto
xito. Pero la seccin de agriculture de la Universidad
de la Habana est llamada a ser y debe ser uno de los
departamentos ms importantes de la institucin.















NOTAS A LA VENTURA

Lo que ms llama la atencin del extranjero en la
Habana es lo estrecho de sus calls, especialmente en
la seccin que se extiende entire el Prado y la Baha.
Tanto es esto as que por una gran parte de esa seccin
slo se permit que los vehculos anden en una direccin, 5
teniendo cada calle alternativamente rtulos que dicen
subida en unas, y bajada en otras.
El centro del distrito commercial donde se encuentran
las mejores tiendas, son las calls de Obispo y O'Reilly.
Aqu, como en otras parties de la ciudad, los toldos de 1o
lona colocados sobre los aparadores forman una va
cubierta, porque estn como a quince pies sobre la acera
y en muchos lugares se extienden desde un lado de la
calle hasta el otro, presentando el aspect de bazares
orientales. En la parte central de la ciudad donde las S5
calls son ms anchas, los edificios, que tienen dos o tres
pisos, poseen en el inferior arcadas o portales sos-
tenidos por grandes pilares o columns; debido a esta
disposicin puede uno frecuentemente recorrer muchas
cuadras bajo de estos portales, protegido de los rayos del 20
sol, a veces muy penetrantes, o de los aguaceros, que son
frecuentes en la estacin de lluvias.
47








48 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Muchas tiendas llevan nombres caprichosos, como La
Esperanza, La Verdad, La Constancia, La Estrella de
Concordia, La Diana, Las Ninfas etc. A los cubanos,
dice R. H. Dana, les gusta la prodigalidad de nombres


LA CALLE DE OBISPO


5 grandilocuentes o bonitos. Cada tienda, aun la ms
humilde, tiene su nombre. Llaman a las tiendas por los
nombres del sol y la luna y las estrellas; de los dioses,
diosas, semidioses y hroes; de las frutas y flores, gemas
y piedras preciosas; por nombres favorites de las seoras
o con bonitas y fantsticas adiciones; por los de todo lo que







NOTAS A LA VENTURA


es atrayente, los goces de los sentidos y las aficiones gra-
tas de la mente. Las cuadras de las crceles y las salas
de los hospitals son conocidas por alguna designacin
religiosa o patritica: los doce caones del Morro son


PORTALES


llamados por los doce nombres de los apstoles. Cada 5
pueblo tiene el nombre de un santo o de algn sujeto
sagrado. El nombre complete de la Habana, en honor de
Coln, es San Cristbal de la Habana, y el de Matanzas
es San Carlos Alczar de Matanzas.







50 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Otra costumbre cubana es que el comerciante coma en
su tienda con sus dependientes. A menudo el empleado,
si es soltero, vive all y no tiene comedor, saln ni estancia
que la tienda.
5 La abundancia de zapateras es notable. Hay en estas
tiendas zapatos de cada estilo, forma, color y clase; milla-
res sobre millares de zapatos; zapatos en el suelo, zapatos
en cajas, zapatos a granel, amontonados detrs de los
mostradores y zapatos colgados arriba y abajo de postes
to verticales, hasta que el lugar entero parece un verdadero
bosque de rboles extraos productores de zapatos innu-
merables como fruto. Cuntos zapatos hay en uno solo
de estos bazares ? Eso es incalculable, pues un solo comer-
ciante manifest tenerlos por valor de treinta mil pesos,
is y hay zapateras, a veintenas, en un solo edificio.>>
Aos ha, el torero era el hroe de la Habana. Era
de moda comprar abanicos que representaban corridas de
toros, y aunque se abolieron las corridas hace much
tiempo, esta clase de abanicos es todava popular, especial-
20 mente entire los turistas. Casi nunca se ve una cubana
sin abanico ; verdad es que lo necesita para hacerse aire;
pero tambin le sirve para otros propsitos : tiene una
manera peculiar de abrirlo y cerrarlo con regular cadencia
que le ayuda a calmar sus nerviosidades; adems lo usa
25 para expresar los various sentimientos de desdn o clera,
repugnancia o cario etc. de tal modo que en sus manos
el abanico ha llegado a tener un verdadero lenguaje.
Hay cafs en todas parties de la Habana y todos se








NOTAS A LA VENTURA


abren directamente a la calle. Existe una gran variedad
de refrescos hechos de frutas naturales, tales como la pia
colada, la naranjada y el agua de coco; hay otro llamado
azucarillo que se hace disolviendo en agua helada un panal


UNA ZAPATERA


como de seis pulgadas de largo de una masa esponjosa s
fabricada con azcar y clara de huevo. No es cosa rara
ver a alguiep pedir simplemente un vaso de agua fra, y
sentarse en una mesa a beberla : hay una ley en Cuba que
ordena que se sirva agua helada gratuita en cada caf.
0








52 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Hace veinticinco aos que James Anthony Froude
escribi :

La Habana es una ciudad de palacios, una ciudad de calls
y plazas, de columnatas y torres, de iglesias y monasterios. Los
5 espaoles construyeron aqu exactamente como lo hicieron en
Castilla: el material es igual, en el Nuevo Mundo encontraron
la piedra de cal blanca que haban aprendido a utilizar en el
Viejo. Los palacios de los nobles de la Habana, las residencias
del gobernador, los conventos y la cathedral son reproducciones
io de edificios existentes en Burgos o en Valladolid, como si por
arte de la lmpara de Aladino una ciudad erigida en Castilla
hubiera sido transportada ntegra y sin alteracin alguna a las
costas del Mar Caribe.

La vida domstica tiene aqu un grado de publicidad
15 desconocido en los Estados Unidos y que contrast
grandemente con las costumbres de Inglaterra, donde el
esfuerzo se dirige a buscar la reclusin y el retiro cons-
truyendo altas cercas y colocando las casas a distancia
de la calle y resguardadas de las miradas indiscretas por
20 una cortina de vegetacin exuberante. Aqu al contrario,
al pasar por la calle, se puede ver a travs de portales y
arcadas el patio de las casas en donde se desarrolla buena
parte de la vida de la familiar. Se come, se bebe, se visit
y se corteja a la vista del pblico, pues aun la cita con-
25 vencional de los enamorados es la reja de la ventana;
el novio est de pie por. el lado de la calle apoyndose
contra los barrotes, y la cortejada por dentro, acompaada
siempre por algn miembro de la familiar.








NOTAS A LA VENTURA 53

Los techados de las casas son siempre de azotea, es
decir casi horizontales, y se hallan provistos de ante-
pechos. Por el da tienden all la ropa las lavanderas;
pero por la noche es a menudo el lugar donde se rene
la tertulia familiar. 5
El costo de la vida en la Habana es caro, pero hay una
cosa que es barata : el alquiler de los coaches. Por distan-
cias ordinarias, un coche para dos personas cuesta slo una
peseta y recientemente se ha establecido por algunas com-
paas una tarifa de diez centavos. Estos coaches se encuen- io
tran casi en cada esquina y ahora hay tambin numerosos
automviles que se alquilan al mismo precio.















HABANA, LA CIUDAD DE MS CLUBS DEL
MUNDO1

Uno de los rasgos caractersticos de la vida social en
general de la Habana, es el desarrollo que han tenido sus
clubs, demostrado por el hecho de que de los 350,000
habitantes de que se compone su poblacin segn las lti-
5 mas estadsticas, ms de una tercera parte, o sean 125,000,
son miembros de algn club o centro social. Este dato
no dejar de parecerle inverosmil a un sportsman
estadounidense o europeo, lo mismo que el de que en
la Habana existe un club cuyo nmero de miembros ha
,o llegado a la enorme cifra de 45,000; pero uno y otro
dato son absolutamente verdicos. Por lo general, todos
los hombres de la ciudad son miembros de clubs, ya se
trate de un millonario azucarero o bien de un pobre car-
guero; pero de estos dos, el ltimo tiene mayor aliciente
15 de pertenecer a un centro social que el que tiene el pri-
mero de former parte de un club de socios escogidos, para
entrar al cual se require ser rico y de cierta posicin
social. Este estado de cosas que, por lo menos, es ms
bien raro, se debe a ciertos rasgos propios de varias de
20 esas instituciones, como se ver por la siguiente relacin
1 El nmero X es un artculo que apareci en la edicin espaola
del Boletn de la Unin Panamericana en septiembre, 1917.








LA CIUDAD DE MS CLUBS


tomada principalmente de datos suministrados al Boletn
por el Sr. Don Francisco A. Godoy, de la Habana.
Considerados desde el punto de vista del nmero de
socios de que estn formados y de la riqueza de sus arcas,
los principles clubs de la ciudad son las diversas institu- 5
ciones conocidas con el nombre de Centros , que fueron
organizadas primeramente por los espaoles residents en













Courtesy of Pan-American Unioni
EL CENTRO GALLEGO, FRENTE AL PARQUE CENTRAL

esa capital para reunir en un centro social a compatriotas
de esta o de aquella region de Espaa. De ah result
la organizacin del Centro Gallego para reunin de los 1o
gallegos, la del Centro Asturiano para los naturales de
Asturias, y la de muchos otros que representan diversas
provincias de la madre patria.
Adems de sus funciones sociales y recreativas, los
Centros no tardaron en establecer ciertos servicios de 15
socorro mutuo y beneficencia que los han oonvertido no








56 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

slo en agradable comodidad sino en verdadera necesidad
en la vida del pueblo habanero. Durante los ltimos
aos, dichos centros no han limitado su nmero de socios
a personas de las regions de Espaa de donde derivan sus
5 nombres, aunque s sucede que la mayor parte de ellos se
compone todava de espaoles de nacimiento o descendien-
tes de stos. Exceptase el Centro de Dependientes,
una de las instituciones sociales ms fuertes, ricas y demo-
crticas a que pertenecen la mayor parte de los cubanos
io y los residents de origen extranjero.
Este notable centro cuenta entire los 25,000 socios que
tiene una infinidad de dependientes, comerciantes, profesio-
nales, obreros, hombres de grandes recursos y comodidades
o que tienen que trabajar para ganar el pan de cada da,
15 y personas de todas nacionalidades que han fijado su resi-
dencia en la Habana. Sus puertas estn siempre abiertas
a toda persona honrada y digna de confianza, rica o pobre,
que pueda pagar la modest cuota mensual de $ 1.50.
El Centro de Depefidientes fu fundado hace 37 aos,
20 desarrollndose de tal modo desde entonces que ha llegado
a ser una de las instituciones sociales ms importantes
de Amrica. El magnfico edificio que ocupa, que abarca
toda una cuadra de la ciudad y cost $1,000,000, est
dotado de todas las comodidades de los grandes clubs
25 sociales de otras ciudades americanas. Su gran saln de
baile puede contener 3,000 parejas a un tiempo; en su
comedor hay 200 mesas, y su saln de billares tiene fama
de ser el ms grande del mundo.- Fuera de stos, tiene
















































Courtesy o Pan-American Unlon

LA ASOCIACION DE DEPENDIENTES, LA SALA DE BAILE








58 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

varias salas de lectura muy elegantes, una magnfica biblio-
teca, un gimnasio muy bien montado y un establecimiento
de baos a la modern, todos los cuales han sido cons-
truidos en proporcin al nmero de socios. Por estas
5 comodidades y por los bailes y otras reuniones sociales
que da no se diferencia en lo ms mnimo del tpico club
social; pero esto slo constitute una parte de sus atracti-
vos, dado que lo que ms llama la atencin del obrero, el
dependiente, el comerciante al por menor u otras personas
lo de escasos recursos son las dems ventajas que ofrece el
club y de las cuales se da cuenta a continuacin.
Dicho centro mantiene abiertas varias escuelas noctur-
nas donde sus socios pueden instruirse de balde y estudiar
taquigrafa, contabilidad u otras materials tiles ; tiene kin-
15 dergarten y escuelas de primera y segunda enseanza para
los hijos de los socios; da classes de ciencias domsticas
para que las mujeres e hijas de aqullos puedan seguir
cursos de cocina, costura u otros servicios domsticos;
tiene su propio cuerpo "de mdicos, cirujanos, oculistas y
20 dentistas, quienes estn encargados de tender a los socios
cuando los necesiten, no cobrndoles por ello sino ciertas
cosas, tales como el material que se use en las calzas
dentfricas que haya que hacerles o los lentes que haya
que darles para corregir o mejorar la vista; tambin tiene
25 un hospital propio, un sanatorio de tuberculosis y un asilo
de locos. Todas estas ventajas son para uso de los socios
en general y de cada uno en particular, no en calidad de
socorro sino de obligacin, pues como cada socio paga









LA CIUDAD DE MS CLUBS


una cuota mensual de $i.50, con esto entra a former parte
de la institucin y por ello tiene derecho a hacer uso de
cualquiera de esos privilegios.
Dicha ayuda y beneficio mutuos no son caractersticas
del centros tambin las tienen. De todos ellos, el Centro













Courtesy of Pan-American Union
LA QUINTA COVADONGA

Gallego es el ms grande y rico, pues tiene 45,000 socios,
una renta annual de ms de $I,ooo,ooo y est instalado
en un palacio que cost ms de $I,ooo,ooo. Sguele en
importancia el aun 'cuando son casi todos espaoles hay entire ellos un
buen contingent de cubanos que est bien represen-
tado en su consejo directivo. Este centro funciona en un
edificio de los ms hermosos de la Habana, que abarca
una cuadra entera y tiene uno de los mejores teatros de is
la ciudad. Otros centros tales como el, Balear y el








6o CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

mujeres, proporcionndole asistencia mdica a toda la
familiar de un socio mediante una cuota adicional de 50
centavos por mes. Aun cuando la asistencia mdica es
5 uno de los fines principles de esas dos instituciones,
fuera de sanatorios muy bien montados tienen salones
para el entretenimiento de los socios.
Cuanto a la popularidad de que gozan los centros en
general, y las comodidades que ofrecen a sus socios, el
,o Sr. Godoy dice lo siguiente:

Sin duda el departamento mdico es lo ms conspicuo de
esas instituciones, y no slo proporciona asistencia mdica a los
socios en sus propios hogares, o en los consultorios de los mdi-
cos, sino en magnficas quintas o sanatorios que tiene cada
15 centro. Una visit a esas quintas vale verdaderamente la pena,
pues comprenden various hospitals modernos para el tratamiento
de toda clase de enfermedades que tienen su personal mdico
propio' y estn a la altura de los mejores hospitals del mundo
en cuanto a los elements de que disponen y al servicio que
20 prestan. Adems cada centro mantiene un departamento de
farmacia divinamente provisto de drogas, medicines y toda clase
de artculos farmacuticos para uso exclusive de la .
Para dar una idea de la magnitude e importancia de esos sana-
torios basta citar el hecho de que La Benfica >, o sea la quinta
25 perteneciente al Centro Gallego, trata ms de 12,000 enfermos
por ao sin contar los millares de visits particulares que hacen
sus mdicos y la infinidad de consultas que atienden en sus
consultorios. Algunos de los centros trasladan sus enfermos a la
quinta slo cuando el mdico lo ordena, pues de otra manera,
30 se les trata en sus propias casas. Cuando se llevan a la quinta







LA CIUDAD DE MS CLUBS


se les suministra alojamiento, comida y asistencia mdica de
balde y en caso de muerte de algn paciente el centro provee
lo necesario para el entierro cuando la familiar del muerto no
puede hacer el gasto.

Uno de los fines ms tiles de los centros es la pro- 5
teccin y buena influencia que ejercen en pro del joven
inmigrante que llega a Cuba de Espaa, donde esas insti-
tuciones han llegado a ser bien conocidas. A este respect
dice el Sr. Godoy :
Con un vistazo que se d al grabado de la cubierta del anua- io
rio del Centro Gallego se puede saber toda la relacin. En l
puede verse un joven gallego llegando a las playas de Cuba. Su
primer pensamiento y deseo es imaginarse el magnfico edificio
del Centro. Probablemente va a trabajar en uno de los. gran-
des almacenes o en una de las grandes casas comerciales de la 15
calle Muralla donde se encuentra la mayor parte de la riqueza
commercial de la Habana. Por lo general, estas casas pertenecen
a espaoles y su sistema de empleados difiere bastante del de
los Estados Unidos, pues en las ms antiguas se aloja y ali-
menta a los empleados, por lo que es natural que al propietario 20
le interest que sus empleados sean miembros de alguno de los
centros. Probablemente l ha hecho venir a muchos de ellos de
sus distantes hogares en Espaa para darles diversas ocupa-
ciones y de este modo se ha hecho responsible de su bienestar.
Por consiguiente, la primera cosa que el propietario hace cuando 25
llega un nuevo miembro de su personal es hacerle socio de un
centro, pagando de su propio peculio la cuota requerida para
descontarla luego del sueldo que tenga el empleado. De este
modo vemos que del gran ejrcito de trabajadores prctica-
mente todos los que lo forman son miembros de alguno de 30
esos centros.









62 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Fuera de los centros mencionados, la Habana tiene un
considerable nmero de clubs que no se diferencian en


Courtesy ot
EL CASINO ESPAOL, LA ESCALERA


ningn respect de los tpicos clubs sociales, atlticos y
polticos de otras grandes ciudades. Para mayor conve-
5 niencia pueden dividirse en cvicos y rurales. Entre los








LA CIUDAD DE MS CLUBS


primeros, los clubs extranjeros ocupan un puesto impor-
tante, siendo el Casino Espaol el mayor de ellos. Luego
viene el Club Americano fundado en 1902 y cuyo nmero
de miembros ha aumentado constantemente hasta llegar
a ms de 300 que tiene actualmente. Este club ocupa un 5


Courtesy of Pan-American Union
Y.M.C.A., EL TANQUE DE BAOS


edificio apropiado en El Prado el bulevar ms hermoso
de la Habana tiene todos los rasgos tpicos modernos
de las instituciones sociales de su clase en los Estados
Unidos; y da banquetes especiales y reuniones sociales
en ocasiones patriticas, tales como ]l celebracin del naci- 1a
miento de Wshington, la del Da de la Independencia,
etc., funciones a que asisten como invitados de honor el








64 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

alcalde de la Habana y otros funcionarios pblicos, acen-
tundose con esto las cordiales relaciones que existen entire
la sociedad cubana y la colonia estadounidense. Entre los
extranjeros figuran tambin dos clubs chinos compuestos de
5 personas prominentes de la colonia china resident en Cuba.
De los clubs estrictamente sociales, el ms antiguo es
el a hombres solamente y a cuyas funciones nunca se invitan
mujeres.
o10 Cuanto a los clubs rurales, dice el Sr. Godoy entire otras
cosas lo siguiente :

Un gran placer para los visitantes que pueden tener la buena
suerte de ser agasajados por los clubs rurales de la Habana con-
siste en asistir a uno de los conciertos que da la Banda Militar
15 los sbados por la tarde en el Yacht Club de la Baha de Maria-
nao. A estas diversiones que duran por lo general hasta tarde
de la noche concurre lo ms granado de la sociedad habanera.
Las comidas se sirven en mesitas colocadas en toda la extension
del muelle de concrete de propiedad del club, bailndose alre-
20 dedor antes y despus de los refrescos. El club fu fundado en
1866 y desde la poca de su organizacin ha sido frecuentado
por la gente ms prominent de la ciudad.
No muy lejos de esta baha se encuentra el Country Club que
puede compararse favorablemente con cualquiera organizacin
25 parecida de los Estados Unidos y que se vanagloria de tener
esplndidas canchas de golfo y de tennis y los alrededores ms
pintorescos. Aunque el nmero de sus miembros est com-
puesto principalmente de estadounidenses, la sociedad cubana
est bien representada. Uno de los entretenimientos sin igual
30 del club es el baile rojo que se da todos los aos durante el










HABANA-
A CIUDAD DE LOS GRANDES CLUBS
139, 894. 0010S DE CLUB


t CDE


5 CANAMR1O BALEAR CASTMMQ OTROSCLUS
16,040 8,ooo 4,000 04,4-4
Courtesy o. Pan-Amer-an Union


B Eo CLUB
auSOCIOS '


w


'lp I








66 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

carnaval, en cuya ocasin las seoras que asisten a l tienen que
ir vestidas de rojo, en tanto que los hombres tienen que usar,
bien pantalones rojos, o por lo menos corbata de ese color.
Otra institucin que puedd considerarse como club rural es
5 el Vedado Tennis Club que se dedica a ejercicios de toda clase
al aire libre. Como est situado cerca de la costa, las regatas de
yates y botes son muy populares, aunque la principal atencin
se dedica al juego de tennis, como su nombre lo indica. Su arts-
tico edificio, que est situado en un sitio hermossimo cerca del
io mar, es centro de muchas diversiones.
Entre los clubs femeninos pueden mencionarse el Lawn
Tennis Club que est situado a corta distancia del
Vedado Club organizado por las seoritas de la sociedad
de la Habana y compuesto de un nmero de miembros
15 muy escogidos ; y el Club Femenino de la Habana com-
puesto principalmente de seoras casadas cuyas actividades
son principalmente de carcter literario y docente. La
mayora de sus miembros son estadounidenses, pero hay
un buen ncleo de seoras cubanas que tambin forman
20 parte del consejo directivo. Las obras de caridad a que
se ha dedicado este club han hecho que sea muy conocido.
En este bosquejo no se da cuenta de las numerosas
asociaciones mdicas, clubs musicales, sociedades secrets,
ni de diversas rdenes organizadas para fines especiales
25 que cuentan con un nmero considerable de miembros,
pero que no tienen los rasgos que caracterizan los verda-
deros clubs. No obstante, por los que se han mencionado
puede decirse sin temor de equivocacin que la Habana
es la ciudad de ms clubs del mundo.













UNA FIESTA NATIONAL

El veintisiete de noviembre es fiesta national en Cuba:
es la segunda en importancia, pues la ms solemne es la
del aniversario de la independencia. El objeto de aqulla
es recorder un acontecimiento que indica la tirana extrema
del gobierno espaol, contra el cual se rebel el pueblo. 5
Ya he dicho que a un extremo de la hermosa avenida
del Prado se ven unos restos del antiguo edificio de la
Comisara, en tiempos pasados ocupado por las tropas
espaolas, y que all existe el monument llamado el
Memorial de los Estudiantes en el lugar donde ocho 1o
alumnos de la Universidad fueron fusilados por los
Voluntarios espaoles.
Era regla general en Cuba que slo los espaoles
nacidos en Espaa podan tener empleo en el gobierno,
en el ejrcito o en la iglesia; aun los nacidos en Cuba s1
de padres espaoles estaban inhabilitados; hasta era un
dicho comn el de que Un espaol puede hacer todo
en Cuba menos tener un hijo espaol.
Los nacidos en Espaa eran designados con el nombre
de peninsulares y los nacidos en Cuba con el de insula- 20
res, y el sentimiento de hostilidad entire ambas classes era
irreconcilable. Los peninsulares organizaron un cuerpo
de voluntarios comnmente conocido con el nombre de
67







68 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Voluntarios espaoles, en forma anloga a la de nuestras
guardias nacionales. Su deber era guardar el orden y, si
fuera necesario, batir a los insurgentes.
En 1871, durante la guerra de los Diez Aos, el
redactor de un peridico habanero, que era coronel de
los Voluntarios, public un artculo denigrante para las
damas cubanas; eso excit profunda indignacin entire
los insulares. Castan, el redactor, fu provocado a un
duelo y muerto en l, enterrndose luego su cuerpo en
,o el Cementerio Espada. Unos estudiantes de la Escuela
de Medicine de la Universidad visitaban un da el cemen-
terio y al pasar cerca de la tumba de Castan dijeron
algo en su menosprecio. Casualmente oy aquello un
Voluntario espaol que denunci el hecho a un juez
15 acusando al mismo tiempo a los estudiantes de haber
profanado el sepulcro. Los estudiantes fueron noble-
mente defendidos por un official espaol y puestos en
libertad. Esto enfureci a los Voluntarios que obtuvieron
del Capitn General una orden para que el asunto se viera
20 ante un consejo de guerra compuesto con dos terceras
parties de Voluntarios. Los estudiantes fueron nueva-
mente arrestados y llevados delante de aquel tribunal.
El juicio fu slo una farsa y todos fueron declarados cul-
pables. Se resolvi fusilar a ocho designados por la suerte
25 entire todos y a los dems se les conden a prisin con
trabajos forzados. El padre de uno de los que iban a ser
fusilados ofreci su inmensa fortune como rescate de la vida
de su hijo, pero fu en vano. El veintisiete de noviembre,








UNA FIESTA NATIONAL


en presencia de quince mil Voluntarios espaoles sobre
las armas, los jvenes fueron ejecutados cerca del lugar
donde hoy est situado el monument conmemorativo.
La indignacin que esto produjo fu inmensa. Las Cortes
espaolas, despus de haber investigado el caso, declararon 5


EL MEMORIAL DE LOS ESTUDIANTES


a los estudiantes inocentes. Ms tarde un hijo de Castan
vino de Espaa a Cuba por los restos de su padre y ante
un notario declar, como resultado de su examen del
sepulcro, que no haba sido ste profanado.
En 1888 se erigi el monument de los estudiantes io
que ya antes he descrito y que tiene grabados en una
lpida los nombres de los jvenes ejecutados.







70 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

El viernes veintisiete de noviembre de 1914, se reu-
nieron en el Parque Central representantes de todos los
establecimientos de instruccin, desde la Universidad
hasta la ms humilde escuela elemental: de all marcha-
5 ron en procesin por el Prado abajo hasta el Memorial
de los Estudiantes y depositaron en l flores naturales y
artificiales; luego pronunciaron discursos un miembro de
la Cmara, un representante de la Escuela de Medicina,
un alumno y un professor de las escuelas pblicas; des-
1o pus la banda military toc el himno national y la seora
Domnguez, viuda de uno de los estudiantes press en
1871, iz la bandera cubana a media asta.
La ceremonia continue en el cementerio Coln comen-
zando con una misa en la capilla, luego sigui un sermn,
I5 y despus de esto la muchedumbre se dirigi al monu-
mento erigido a los estudiantes fusilados. Aqu se pro-
nunciaron entusiastas discursos por hombres prominentes
y estudiantes de la Escuela de Jurisprudencia y de la
Escuela de Medicina, concluyendo la ceremonia con la
20 recitacin de una poesa dedicada a Capdevila, el official
espaol que defendi tan heroicamente a los jvenes
durante el primer process. El Ayuntamiento de la Habana,
los estudiantes del Instituto y de otras varias escuelas
depositaron ofrendas de flores.













XII


LAS FIESTAS DE PASCUAS

Tal vez quieran mis lectores saber cmo se celebran
en la Habana las vacaciones, o las Pascuas de Navidad ,
como aqu se llaman. Fu difcil para m darme cuenta
de que tal fiesta se acercaba, porque el mes de diciembre
fu tan caluroso como lo es en Hmilton, Nueva York, s
el de julio: yo le que en los Estados Unidos haca un fro
intenso, que hasta en la Florida Central el termmetro
baj al punto de congelacin; pero en la Habana no
descendi a sesenta grados.
Las fiestas de Pascuas comienzan el veinticuatro de 1o
diciembre y continan hasta el seis de enero inclusive,
que es el aniversario del da en que los Reyes Magos
ofrecieron sus regalos al nio Jess en el pesebre.
Desde la vspera de Navidad comienzan las gentes a
expresarse unas a las otras el deseo de que tengan feli- 15
ces Pascuas, y un prspero y feliz Ao Nuevo. No slo
los amigos se envan mutuamente tarjetas de felicitacin,
como sucede entire nosotros; sino que tambin es costum-
bre que el camarero, el portero, el carter y el sereno
que guard en las noches la esquina de la calle manden 20
sus felicitaciones a los jefes de la familiar, como un velado
recordatorio de que sera muy acceptable un aguinaldo.







72 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

En Cuba se celebra ms la Nochebuena que entire
nosotros. Las families invitan a sus amigos para una
cena que se verifica a una hora bastante avanzada de la
noche y en la que el plato favorite es el lechn asado
5 entero a modo de barbacoa, que algunos das antes de
Navidad se halla expuesto a la venta en todas parties.
Tambin se venden pavos y pollos asados en abundancia.
Es cosa bastante comn el ver a los hombres llevando por
la calle lechones vivos, atadas las patas anteriores y las
io posteriores por medio de un lazo que sirve de asa, de
modo que el animal es conducido patas arriba, y como
la postura no le result cmoda, hace un ruido escanda-
loso que algunas veces se aminora amarrndole el hocico
a las patas delanteras. El postre favorite para el festn
15 es el turrn procedente de varias ciudades de Espaa.
Aunque la embriaguez es bastante rara en Cuba, abunda
esa noche. Despus de aquella cena tarda se asiste a la
misa de media noche, llamada Misa del Gallo. A causa
del much beber de aquella noche se han visto a veces
20 escenas nada edificantes en la misa, y por tanto, este ao,
por primera vez, la asistencia slo fu permitida a las
personas invitadas.
En las noches hay siempre grande animacin y much
ruido en la Habana: la temperature es tan deliciosa que
25 se prefiere pasar una buena parte de ellas fuera de casa,
y quedarse dentro durante el da cuando el calor del sol
es insoportable. Los carritos elctricos continan su ser-
vicio prcticamente toda la noche. En la Nochebuena y en







LAS FIESTAS DE PASCUAS


la que precede al Ao Nuevo las calls estn atestadas
de gente hasta much despus de las doce.
Bajo la iniciativa de una sociedad que da servicio
religioso cada semana en el Presidio, se di una comida
de Navidad a los mil quinientos press confinados all. 5
Se solicit para ello la cooperacin de comerciantes
y families y se despert gran inters en pro de este
esfuerzo filantrpico en favor de aquellos desventurados,
pues fu la primera vez en la historic de la ciudad que
a los habaneros se les pidi de hacer una cosa como io
sta. El Presidio es una antigua fortaleza que tiene
un gran patio, pavimentado ahora y embellecido con
palmas y flores. A ese patio pas una double hilera de
press llevando cada uno su vajilla usual compuesta de
una taza de dos cuartos, una cuchara y otra taza de una 15
pinta; todo hecho de lata. A la entrada del patio estaba
un gran caldero de hierro que se acababa de quitar del
fuego y que contena arroz y jamn picado. Cada preso
recibi en la taza mayor una cucharada de esto, y siguiendo
adelante la fila pas frente a otro caldero con frijoles que 20
se sirvieron encima del. arroz con jamn ; despus venan
los press a un tercer caldero lleno de un guiso de patas
y colas de puerco escabechadas, combinadas con papas,
aceitunas etc., plato que pareca ms sabroso de lo que
puede creerse por la descripcin. Una cucharada de este 25
ltimo guiso vino a colmar la taza mayor y complete la
parte slida de la comida. Despus los press se diri-
gieron a las mesas improvisadas en el patio y all les







74 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS
dieron dulces y manzanas y botellas de agua mineral.
Despus de la comida la banda organizada entire los mis-
mos press toc varias piezas de msica conforme a un
program: luego se pronunciaron discursos por tres o
5 cuatro de los press ms instruidos, por el redactor en
jefe de uno de los peridicos de la ciudad, por un repre-
sentante de la sociedad que daba la fiesta y por un coronel
rico, cuya cooperacin para la fiesta se haba conquistado,
y que no slo contribuy con vveres, sino que tambin
-o organize una exhibicin cinematogrfica para el final,
espectculo que muchos de los confinados no haban visto
jams. Los discursos de los press fueron, en su mayor
parte, una splica a los miembros presents de la prensa
para que promovieran leyes ms justas respect a los
15 delincuentes.
El Ao Nuevo se celebra casi como en los Estados
Unidos; pero hay adems un servicio religioso de vigilia
en las iglesias evanglicas la noche anterior. El adveni-
miento del ao se saluda con el mayor ruido possible:
20 con el repicar de las campanas, con el soplar de los
silbatos etc.
Como Cuba es un pas catlico, el da preeminente
para dar regalos no es el de Navidad ni el de Ao Nuevo,
sino el seis de enero, conocido con el nombre de Da de
25 los Reyes, pues que, segn la tradicin, los tres Magos
que ofrecieron sus presents de oro, incienso y mirra
fueron reyes orientales. Las personas mayores rara vez
se hacen presents en esta ocasin, pero los nios son







'- t^dMl/ 1


COMIDA DE NAVIDAD, DADA A LOS PRESS EN EL PRESIDIO







76 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

grandemente agasajados, y a este respect algunas cos.
tumbres son muy interesantes. Uno o dos das antes,
cada nio describe una carta a los tres Reyes dicindoles
lo que ms desea y la entrega a sus padres para que la
5 remitan a su destino. Al acostarse coloca fuera un zapato
en vez de una media. En su pensamiento, los tres Reyes,
cuyos nombres son Gaspar, Melchor y Baltasar, vienen
por el aire montados en camellos cargados de juguetes.
En los pases fros, donde se usa el fuego, los nios colo-
io can sus zapatos al lado de la chimenea, pero en Cuba en
donde no hay preparativos para hacer lumbre ms que
en la cocina, los zapatos se ponen cerca de las puertas o
en los balcones. Si el nio es desobediente los Reyes
ponen en su zapato un carbn en vez de un juguete.
15 Algunas veces, especialmente en los pueblos pequeos,
se mantiene la ilusin disfrazndose unas personas con
trajes orientales, las cuales van por la calle tocando trom-
petas mientras reparten los regalos. Luego que un nio
tiene bastante edad para no abrigar ms aquellas ilusiones
20 infantiles, cesa de poner fuera su zapato, pero contina
an .por algunos aos recibiendo regalos.
Aquel ao, segn la costumbre, algunas sociedades reli-
giosas y filantrpicas se unieron para surtir de regalos a
los nios pobres de la ciudad : el reparto de los presents
25 dur desde la una hasta las cinco de la tarde, y ms de
tres mil nios se sintieron felices de ese modo.
Las costumbres de Cuba son esencialmente las mismas
que las de Espaa.











XIII


UN VIAJE A MATANZAS

Querido amigo:
Voy a describirle nuestro viaje a Matanzas, que es uno
de los ms agradables que he hecho en mi vida. Si alguna
vez viene V. a la Habana y decide visitar tambin esta
otra ciudad, no deje de hacer el viaje en automvil; por- 5
que el camino cruza por campos hermossimos y pinto-
rescos. Seis de nosotros alquilamos un automvil por todo
un da y nos pusimos en march muy temprano. Por
millas y millas, despus de salir de la ciudad, el camino
est bordeado en ambos lados por majestuosos rboles io
seculares, pues esta carretera fu la primera de impor-
tancia construida en Cuba y tiene ms de cien aos. La
mayora de esos rboles son laureles y por largos tre-
chos sus copas estn entrelazadas. El paisaje es soberbio,
no tanto por las ondulaciones del terreno, como por el I5
follaje tropical que se ve a cada lado. No hay solamente
agrupaciones de palmeras tales como las que se ven en
muchas parties de Cuba, sino bosques y selvas de ellas
que cubren toda la ladera y de vez en cuando circundan
por complete el horizonte. La palma real es un rbol 20
sumamente majestuoso con su tronco desnudo y blanco
y su copa graciosa que lanza al aire su frondoso penacho
como inmenso y cadencioso abanico. En un punto del
77







78 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

camino la vegetacin acenta ms an su aspect tropical
con la densa manigua y las orqudeas que arraigan y se
desarrollan exuberantes en las bifurcaciones de los rboles,
debiendo ser aun ms hermosas en la estacin de su


LA CARRETERA DE LA HABANA A MATANZAS


5 pleno florecimiento. En otras parties las grandes palmas
reales casi desaparecen; en su lugar se present una
especie llamada palma cana, que no tiene ms que diez
o quince pies de altura y que en vez de extender sus
hojas las lanza hacia arriba en lnea recta, remedando la
1o forma del tulipn. Cerca de Matanzas se cultiva much








UN VIAJE A MATANZAS


el naranjo y las lomas se ven cubiertas con las filas uni-
formes y simtricas de esos hermosos rboles.
En el camino vimos muchas cosas curiosas; entire ellas a
un hombre arando con una yunta de bueyes y sirvindose


UNA AVENIDA DE PALMAS


de un palo curvo a guisa de arado. Pasamos por donde 5
iban unos aguadores, llevando cada uno dos grandes latas
de agua colgadas de los cabos opuestos de una especie
de yugo; iban a venderlas a los aldeanos de por all, a








80o CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

dos centavos cada lata. En muchos pueblos el gobierno
provee de agua a los habitantes por medio de un pozo
pblico, o aun de un modo ms abundante, repartiendo
el lquido en grandes pipas colocadas sobre carretones.


EL AGUADOR


5 El lechero tambin es un personaje pintoresco, porque
lleva sus botellas de leche en serones que cuelgan del
lomo de la cabalgadura; tambin el lechero monta en ella,
y como no puede bajar las piernas derecho porque se lo
impiden los serones, las pone sobre el cuello del animal.
,o Tal es la forma comn de llevar carga, y algunas veces







UN VIAJE A MATANZAS


la pobre y pequea mula est tan cubierta por ella que
apenas se puede ver al animal.
La vista ms comn es la de la carreta de caa con
sus dos grandes ruedas de ocho pies de alto, tirada
por dos, cuatro, seis y hasta ocho bueyes. La industrial 5
del azcar es la ms important de Cuba; el valor del
promedio annual de su
zafra o cosecha es de
ciento veinte millones
de pesos. Se pasa por
mills de caaverales
al ir desde la Habana d
hasta Matanzas.
Nos apeamos en
uno de los grades '
ingcnios de azcar para
ver el procedimiento.
Estos ingenious llevan EL LECHERO
tambin nombres ca-
prichosos como las tiendas de la Habana; el en que nos 20
detuvimos se llama Amistad . La mquina se alimenta
por un conductor que lleva la caa, y sta es molida por
aparatos sumamente poderosos. Durante el procedimiento
la caa se riega con agua para extraer de ella toda la
dulzura, y esta agua azucarada es conducida a tanques 25
inmensos donde se convierte en azcar. El bagazo o
desperdicio de la caa se utiliza como combustible para
la mquina.







82 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

Pasamos por muchos pueblos que en su mayor parte
eran bastante sucios. Rara vez vimos una casa con ms
de un piso y muchas eran simples cabaas con techos
formados con hojas de palma. La alquera tpica del


UNA CARRETA DE CANA


5 cubano es un boho colocado en medio de un platanal.
Los hacendados ms ricos tienen quintas sumamente
hermosas con grandes patios y jardines atractivos.
Despus de llegar a Matanzas nuestra primera excur-
sin fu a la cima de io buena vista de la ciudad y de la baha por un lado, y
del famoso valle del Yumur por el otro. En esta loma







UN VIAJE A MATANZAS


se halla la Ermita de Monserrate, construida en 1870
por la colonia catalana resident en Matanzas. Dentro
de la Ermita hay un altar de corcho trado de Espaa
y reproduccin fiel del que hay en el monasterio de


UN INGENIO


Monserrate, la montaa sagrada de los catalanes. El mo- 5
nasterio espaol fu construido para guardar como reli-
quia la santa imagen de la Virgen que, segn la leyenda,
fu hecha por San Lucas y trada a Espaa por San
Pedro. Fu ante esta imagen que Ignacio de Loyola,
fundador de la orden de los Jesuitas, renunci al mundo io







84 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

y consagr su vida a Cristo y a la Virgen. En Cuba, como
en Espaa, se organizan romeras anuales, all para Mon-
serrate en Catalua; aqu para esta Ermita, y en sus


UN BOHO CUBANO


paredes pueden verse numerosos exvotos consistentes en
5 muletas, talismanes, flores de concha, etctera.
Cerca de esta Ermita saboreamos un almuerzo cam-
pestre y luego bajamos a la ciudad, cuyas calls, estando
en ladera, son terriblemente irregulares, llenas de beaches
por efecto de las lluvias y a veces parecen casi intransi-
io tables. Matanzas es una ciudad pintoresca que posee








UN VIAJE A MATANZAS


algunas parties verdaderamente hermosas; su belleza con-
siste ms bien en su posicin. Pasamos por todo lo largo
de la playa arenosa de la baha y por sobre una loma


LAS CUEVAS DE BELLAMAR, MATANZAS


spera, cubierta de campos de henequn, andando ms
de una milla, a las Cuevas de Bellamar, quiz lo ms 5
interesante de todo. El camino entra en una finca, y el
terreno es tan llano que uno se pregunta dnde se hallan
las cuevas. Nos apeamos delante de una casita, y despus
de pagar la entrada de un peso por persona, bajamos unos
sesenta pies por unas escaleras anchas cortadas en la roca io








86 CUBA Y LAS COSTUMBRES CUBANAS

viva, y nos encontramos en una espaciosa galera subterr-
nea alumbrada por electricidad; lo que hace resaltar la
formacin cristalina y da un efecto de cosa de encanta-
miento a las estalactitas y estalagmitas que a menudo
5 toman formas caprichosas. Ora se ve el guila ameri-
cana, ora un elefante; una esquina parece representar el
pesebre en que naci Cristo, en otra se nos antoja ver a
los doce apstoles; hay una parte que se llama con toda
propiedad la Cpula de San Pedro por la forma especial
1o que afecta. Una luz elctrica favorablemente colocada
muestra la constitucin translcida de la formacin esta-
lacttica. En algunos lugares el cristal blanco se mezcla
con el rosado. En cierto lugar un rayo de luz que viene
de afuera, desciende por una grieta de la piedra. Otra
15 vez tuvimos que andar por un tnel que no tena ms de
tres pies de altura.
Las cuevas son muy extensas y no vimos ms que una
pequea parte de lo que ha sido explorado. Un ameri-
cano, acompaado por un chino, se esforz en conocerlas
20 todas, pero despus de andar dos das, fracas, pues no
encontr el fin. Abajo se siente un calor sofocante y
muchas veces el suelo es fangoso. La caverna fu descu-
bierta por un mero accident : un obrero chino que sacaba
piedra de cal de la tierra, perdi, por una abertura oculta,
25 su barra de hierro con que trabajaba, y una investigacin
posterior revel la existencia de las cuevas.
Al salir de ellas nos hallamos tan cubiertos de sudor
que fu necesario refrescarnos un poco antes de montar







UN VIAJE A MATANZAS


otra vez al automvil. Volvimos a Matanzas y entonces
seguimos el otro lado de la baha hasta la fortaleza que
domina la entrada del puerto. Esta fortaleza es famosa
por haber sido bombardeada por los caones del Almirante
Sampson en 1898 con una lista total de bajas de slo una 5
mula muerta.
Nuestra vuelta de Matanzas por la tarde fu tan her-
mosa como nuestra ida por la maana : por todo viajamos
unas ciento cuarenta millas. En mi conversacin con el
chauffeur not una expresin caracterstica espaola. l io
me dijo que diriga tambin otro automvil, y yo, no
estando seguro de si era de l o perteneca a la compaa
cuya mquina alquilamos, se lo pregunt, y l entonces
me contest Es el mo, seor, y tambin el de V. Si
yo hubiese elogiado por casualidad el alfiler que llevaba 15
en la corbata, sin duda habra respondido que estaba
tambin a mi disposicin.
Volvimos a la Habana cansados y quemados por el sol
a causa de la larga jornada; pero esta excursion dej en
m un recuerdo que ser para siempre grato. 20




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs