• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Half Title
 Frontispiece
 La Habana de ayer
 La Habana de hoy
 La Habana de mañana
 Back Cover














Title: La Habana de ayer, de hoy y de mañana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078304/00001
 Material Information
Title: La Habana de ayer, de hoy y de mañana
Physical Description: 102 p. : front., illus. (incl. map, plans) plates. ; 23 x 32 cm.
Language: Spanish
Creator: Roig de Leuchsenring, Emilio, 1889-1964
Publisher: Sindicato de artes graficas
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1928
 Subjects
Subject: Description and travel -- Havana (Cuba)   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Emilio Roig de Leuchsenring.
General Note: "Edición oficial de mil ejemplares numerados y no puestos a la venta. Ejemplar No. 116."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078304
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000629821
oclc - 22970324
notis - ADF9365

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
    Dedication
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Frontispiece
        Page 4
    La Habana de ayer
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    La Habana de hoy
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    La Habana de mañana
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text
F
i HABANA
DE AFTER
DE HOY
YDE ANANA
__ 11I c M X XIII


j






































































































''

"rl

''' '
''
"'"
I


Tq


ril ii


~ii.


,~
I


:; ;:.::.'-:, :,.::~
:' :'i .i:1. "!r; .. .










LA HABANA


DE


AYER,


HOY


Y DE


MAI&


ANA


POR


EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING
Qo-2't37
Comislonado Ihtermunicipal de la Habana







LA HABANA
SINDICATO DE ARTES GRAFICAS


DE


~oo~oo~aelol


ICDkolol~Pil~3U~UauaMm~sumraum*aramrmr ~


*-**"






7.11 4

LATIN
ERICA





STE dlbum se public por iniciati-
va del Alcalde de la Habana Dr.
Miguel Mariano G6mez y Arias,
en edicion official de mil ejemplares
numerados y no puestos a la venta.

Ejemplar No. ... .dedicado at-



( ei e CjL 6



















LA HABANA DE AYER,
DE HOY Y DE MAIANA







*


















































A :


FUENTE DE LA INDIA 0 DE LA NOBLE HABANA
Estatua simbdica, represeltativa de la Crudad de San Cr ssdbal de l. Hab..na, capital de nuetra Replblrc.






HABANA


DE


AYER


fundacion de la


)illa de


San Crtistbal


de la Habana


a hoy capital de la Rep6blica
de Cuba no fu la primera de
las poblaciones fundadas en la
Isla por su Primer Teniente
Gobernador Diego Velizquez
de Cuellr, ni se encuentra si-
tuada, tampoco, actualmente,
en el primitive lugar que para
erigirla escogiera Velizquez.
Seis poblaciones fund 6ste, de 1512 a 1514-las villas de
Nuestra Sefiora de la Asunci6n de Baracoa, San Salvador de
Bayamo, Santiago de Cuba, Trinidad, Sancti Spiritus y Santa
Maria de Puerto Principe-antes que el 25 de julio de 1515,
erigiera, con la autoridad de su alto cargo, en nombre de los re-
yes de Espafia, la villa de San Crist6bal de la Habana, en la
costa Sur del Caicazgo indio de la Habana, junto a la. desem-
bocadura del rio Giiines, Mayabeque u Onicajinal, dindole
ese-nombre en atenci6n a la fecha en que tuvo lugar el acon-
S _


tecimiento o al nombre del Primer Almirante y a la denomi-
naci6n que de los siboneyes recibia aquella comarca.
Pero bien pronto pudo comprobarse que el lugar elegido era
inadecuado, ya por lo malsano del suelo o la existencia de pla-
gas de hormigas y mosquitos, ya por otras causes poderosas,
que hacian impossible la vida de sus habitantes y por ende la
probabilidad de que la nueva poblaci6n creciera y progresara,
y en vista de todo ello, se traslad6 la villa a la desembocadura
del rio Casiguas, Chorrera o Almendares.
Mas no pareciendo tampoco reunir este sitio las condiciones
que sus moradores anhelaban para su seguridad y vida tran-
quila y stable, resolvi6 Velizquez trasladar, esta vez definiti-
vamente, la Villa de San Crist6bal de la Habana, al puerto de
Carenas, descubierto poco antes por el Capitin Sebastian de
Ocampo en la expedici6n que por 6rdenes del Comendador
Nicolas de Ovando emprendi6 en 1508 con el objeto de ave-
riguar si Cuba era o no una isla.
Solemnemente se celebr6 en 1519 el establecimiento de la


LA







LA HABANA DE AYER, DE HOY Y DE MA&ANA


villa en este lugar, que es el mismo que hoy ocupa nuestra ca-
pital. Seg6n la "tradici6n, se eligi6 para solemnizar ese suceso
el 16 de noviembre por ser esa la nueva fecha de la festividad
de San Crist6bal, patrono de la Habana. Y cuenta la misma
tradici6n que consisti6 ese trascendental acto en la celebraci6n,


al pie de corpulenta ceiba, de una misa y un cabildo, en el mis-
mo sitio donde, para rememorarlos, se levant6 afios despu6s, y
hoy existe, el Templete, todo, seg6n mis pormenorizadamente
expondremos al hablar sobre este monument hist6rico que se
conserve en la Plaza de Armas.


, Ja S/abana recipe el titulo de


Cztdady se


/e concede escudo de armas


En vista del progress, notable dentro de la 6poca, que habia
alcanzado ya, a fines del siglo XVI, la Villa de San Crist6bal
de la.Habana, el Rey de Espafia, Felipe II, resolvi6 acceder a
los reiterados ruegos que tanto los moradores de la poblaci6n
como sus autoridades, le habian hecho de que se le concedie-
ran los honors y prerrogativas de ciudad, los que al efecto le
fueron otorgados por Real Cedula de 20 de diciembre de 1592,
que copiada a la letra dice asi:
"Don Felipe por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de
Le6n, de Arag6n, de las dos Cicilias, de Jerusalen, de Portu-
gal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Ga-
licia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdefia, de C6rdova, de C6r-
cega, de Murcia, de Jaen, de los Algarves, de Algecira, de Gi-
braltar, de las Islas de Canarias, de las Indias Orientales y Oc-
cidentales, Islas y Tierra firme, del Mar Ocdano, Archiduque
de Austria, Duque de Borgofia, de Brairante y Milan, Conde


de Abspoudg, de Flandes y de Tirol y de Barcelona, Sefior de
Vizcaya y de Molina, etc.-Por cuanto teniendo considera-
ci6n a lo que los vecinos y moradores de la Villa de S. Christo-
val de la Havana de la Ysla de Cuba me han servido en su
defense, y resistencia contra los enemigos, ya que la dha. Vi-
lla es de las principles poblaciones de la dha. Ysla, y donde
reside mi Governador y Oficiales de mi Hacienda, deseo que
se ennoblezca, y aumente por la present quiero y es mi volun-
tad que ahora y de aqui adelante para siempre jamis, dha.
Villa sea y se yntitule la Ciudd. de Sn. Christoval de la Ha-
vana de la dha. Ysla de Cuba, y asi mismo quiero que sus ve-
cinos gocen de todos los privilexios, franquezas y gracias de
que gozan y deven gozar todos los otros vecinos de Sunexantes
Ciudades y que esta pueda poner el dho. Titulo y se ponga
en todas las scrituras Auttos, y lugares publicos y ansi se lo Ila-
men los Reyes que despues de mi vinieren a los quales encargo


fl.2




















































VISTA GENERAL DE LA CIUDAD DE LA HABANA EN AMERICA.
Curioso grabado holandes, del siglo XVII, en el que puede admirarse la fantasia del dibujante (Gabriel Bodenehr) y el arte del grabador
(Augusto Vind.)








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MARANA


que amparen y favorezcan estta nueva Ciudad, y se le garden
y hagan guardar las dichas gracias y privilexios; y mando a
todos mis slbditos y Naturales de mis Reynos y de las dhas.
Yndias eclesiasticos y seglares de cualquier dignidad, pree-
minencia y calidad que sean, que llamen e yntitulen a la dha
Villa la Ciudad de.Sn. Christoval de la Havana y que nin-
guno vaya ni pase contra estate mi privexio el qual haga
guardar todas y qualesquiera pusts. de estos dhos mis reino
y de las dhas Yndias como si en particular fuera dirixido a
qualquiera de ellas, a quien fuere mostrado, y pedido su cum-
plimiento: De lo qual mand6 dar la pteste. firmada.de mi ma-
no y sellado con mi sello en Heras, a veinte de Dire. de mil
quinientos nobenta y dos afios.-Yo El Rey-Yo Joan de
Ybarra, Secretario del Rey nro Sor la hize escribir por su man-
dato".
Con esta extraordinaria merced recibi6 tambi6n la Habana
otra no menos sefialada: el escudo de armas.
Por causes que no se han podido esclarecer, ni tampoco la
fecha en que ocurriera, desapareci6 el document o prueba de
esta distinci6n, por lo que, despuis de largas gestiones realiza-
das por el Cabildo, S. M. la Reina Gobernadora dofia Maria-
na de Austria, viuda de Felipe IV, confirm aquella merced,
reconociendo como autentico escudo de armas de la ciudad de
la Habana, el que venia usando o sea el de los tres castillos y
la lHave en campo azul, representatives aquellos de las tres pri-


meras fortificaciones que poseyo y simbolizando esta el ser su
puerto la Ilave del Nuevo Mundo antemural de las Indias Oc-
cidentales, todo segn' consta de la siguiente Real C6dula de
30 de noviembre de 1665:
"La Reyna gobernadora: por cuanto la ciudad de S. Cris-
t6bal de la Habana en carta de 22 de mayo de este afio ha re-
presentado que con el trarWcurso del tiempo no se ha podido
hallar, aunque se habia buscado el origen de la merced que le
esti hecha de tener por armas tres castillos y una lave en
campo azul, serial de su fortaleza y del valor con que sus na-
turales y vecinos la defendieron en las ocasiones que se ofre-
cieron; y para honor y lustre de dicha ciudad en los siglos ve-
nideros suplicaba que en premio de su lealtad se le confirma-
se la dicha meiced, pues el descuido que habia habido en
guardar los papeles de su origen, no habia de defraudarla de
este honor, que habia merecido. Y habi6ndose visto por los
del Consejo de las Indias, teniendo consideraci6n a los servi-
cios de la ciudad de la Habana y a la fuerza con que los ha
continuado, he tenido por bien hacerle merced, como por la
present se la hago, de que de aqui adelante use y pueda usar
de las mismas armas que constare haber usado hasta aqui, en
la misma forma que va referido, que yo lo tengo asi por bien;
y mando que ninguna persona le ponga impediment a ello,
que asi procede de mi voluntad. Fecha en Madrid a 30 de
noviembre de 1665.-Yo la Reyna.-Por mandate de S. M.
-D. Pedro de Medrano."


TIijiv


7:=

























































MAPA GENERAL DE CUBA
Impreso en Londres el aio 1762.








LA HABANA DE AYER, DE HOY Y DE MARANA


Ja fabana,


ya Capital de la Isla,


en sus primeros dias


En 1556, el entonces gobernador de la Isla, Capitin Diego
de Mazariegos, cumpliendo lo dispuesto por el Rey, fij6 su
residencia official en la Habana, "por ser el lugar de reuni6n
de las naves de todas las Indias y la Have de ellas", quedando
pues, convertida desde esa fecha en capital de la Isla.
Pero, a pesar de esto, no fui muy notable que digamos, el
progress alcanzado entonces por la Habana, pues diez afios
despues, y segin consta del acta del cabildo de 5 de septiem-
bre, s6lo habia en la Habana, exceptuando dicho cabildo y las
autoridades, diez y nueve vecinos, y eran los siguientes: "Juan
de Roxas, Antonio de la Torre, Ant6n Recio, Francisco Her-
nindez, Diego de Soto, Alonso Sinchez del Corral, La Por-
tuguesa, Sicilia y Susana, Un soldado, Maria Delgado, la de
Juan Alonso, TIeresa Isabel Casanga, Beatriz Nicarado, Cata-
lina Rodriguez, Eugenia P&rez, Lucia Melena, Bartola y Qui-
terla".
En esas actas capitulares, publicadas en las Memorias de la
Real Sociedad Econ6mica, encontramos datos verdaderamente
interesantes, que vamos a trasladar aqui.
El estado de la poblaci6n en los afios anteriores al citado
puede saberse, en cuanto a los hombres, por las listas de elec-
clones de alcaldes y concejales, que se efectuaban anualmente,
congregindose los electores, al son de campana, en la plaza o
calle real. De esas listas aparece que en 1550 votaron 31 indi-


viduos; en 1551, 36; en 1552, 15; en 1553, 18; en 1554, 6; en
1555, 14; y en 1556 a 60, 27.
En el cabildo de 26 de Junio de 1550, se mand6 recoger la
moneda de cuartos provincial que entonces regia y ponerle pa-
ra que corriese, la marca de fuera, que era una X. En ese mis-
mo afio se prohibit, con el objeto de favorecer el arbolado de
la villa, que se cortasen cedros y caobas para hacer "lebrillos
y bateas y cosas de importancia", disponiendose, ademrs, que
los rdbanos se vendiesen a dos por medio, con otras disposicio-
nes sobre el orden en la poblaci6n.
El estado en que 6sta se encontraba no podia ser mas primi-
tivo. En 1555 se mand6 reparar la casa de tabla y guano,
que servia de residencia al gobernador Diego Mazariegos, y
todavia, en 1584, la capital s61o tenia cuatro calls.
En 1576 se empez6 a estimular el interns privado en benefi-
do p6blico, procedi6ndose al remate del surtimiento de aguas
de la Chorrera, vendi6ndose a los particulares a raz6n de cua-
tro botijas por un real. Al afio siguiente, se adopt el padr6n
de vara, mandando "se arreglase a la de Avila que trajo de
Espafia Juan Recio". Se fij6, ademis, entonces, como dere-
chos curialescos, un real, tanto por la copia o testimonio de
sentendas con relaci6n de autos, como por la citaci6n en jus-
ticia.


"In.ll





































--

- ---


-{J.6


LA HA VANE
Grabado frances por Alejandrine del Oraine Le Doux


1. ;-.. .


- ,o'


* ,'i-t- .A,ifr-


r.
-- ---
7
rii:.- -i 1'1 Ih7~---






LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAiANA


Para cuidar del orden y evitar las sorpresas de pirates, todos
los vecinos debian andar de dia y de noche cefiidos con las ar-
mas que al efecto distribuia el cabildo. En una de las actas
leemos que para aumentar las fuerzas se ordenaba que en las
rondas "llevasen dos arcabuces Ines Gamboa y Alonso Sin-
chez Corral". Para guarnecer el Castillo de la Fuerza se com-
praron cuatro caiioncillos, Ilamados pasampros y versos.

Hasta 1569 la villa carecia de medico y botica. Se acord6,
en vista de eso, concederle privilegio exclusive, segin consta
del acta del cabildo del 26 de febrero de dicho afio, al Licen-
ciado Gamarra, formindose una suscripci6n entire los capitu-


lares para pagarle una cuota annual, comprometiendose dicho
Licenciado, "a que las dichas tales personas, como a sus mu-
geres e hijos e a todos los de su casa los curari e hard sangrar
dandoles en todo el mejor remedio que entendiere para su sa-
lud, e handle de ser pagadas las medicines que en esto gasta-
re... e los mis vecinos que se quisieren curar que no le hL;ie-
ren sefialado ning6n partido, e los mis yentes e vinientes le
pagarin lo que en los tales casos se concertare". El cabildo
dispuso asimismo, que mientras el Licenciado Gamarra residie-
se en la Villa sus vecinos, "no se puedan curar con otra per-
sona sino con el", a no ser que 61 concediese licencia a "otra
persona Licenciado m6dico, cirujano, boticario o barbero".


vida habanera


en 179...,


segyin


el "Papel Perzidio"


Aunque desde el afio de 1782 existia en la Habana una Ga-
ceta, dedicada tan s6lo, seg6n nos dice Bachiller y Morales,
a noticias y anuncios, la primera publicaci6n peri6dica litera-
rio-econ6mica de Cuba no aparece hasta el 31 de octubre de
1790, en que gracias a las iniciativas y trabajos de D. Luis de
las Casas, Ilegado a Cuba tres meses antes, vi6 la luz el pri-
mer n6mero del Papel Periddico de la Habana.
En ese afio y en el siguiente de 1791, durante los cuales se
publicaba el peri6dico una sola vez a la semana en la Im-
prenta del Gobierno no hemos encontrado mis que un articu-
lo, el 22 de diciembre de 1791, Reflexiones sobre la mania


de versar. Desde enero de 1792 empezaron a tirarse dos n6-
meros a la semana, los jueves y domingos y ya en ese mismo
mes y afio podemos leer en las piginas en cuarto del Papel
articulos de costumbres publicados, no de tarde en tarde sino
con frecuencia, como obedeciendo a un prop6sito decidido de
sus redactores, prop6sito que vemos confirmado en un articulo
Discurso sobre el Periddico, que aparece en el nimero de 5
de febrero de 1792. Uno de los fines de este peri6dico, dice el
mencionado articulo, seri: "Atacar los usos y costumbres que
son perjudiciales en com6n y en particular; corregir los vicios,
pintindolos con sus propios colors para que mirados con ho-


I MI.











-. -.


K ~ .::--:---.L


I.
S-- 'I i; !





II
I ~1g



-- ~-- -4 .4''~ -~
--*~ ~~ tm-.. ti-
- II~It)
*~ i


PLANO DE LA CIUDAD DE LA HABANA, que aparece en ad obra Lo que fuimos y lo que somos o la Habana An-
tigua y Moderna, por Josr Maria de la Torre, aio 1857.








LA HABANA DE AYER,


DE


HOY Y DE MANANA


rror se detesten, y retratar en contraposici6n el apreciable
atractivo de las virtudes". Y en otro pirrafo incita a los afi-
cionados a la literature para que colaboren "por semanas al-
ternativamente o seg6n quisiesen acordarlo". Y asi, afiade,
"con el tiempo tendrian la satisfacci6n de ver alguna enmien-
da en las costumbres o vicios contra que declamasen."
Y, efectivamente, por el Papel Periddico podemos conocer
el caricter y costumbres de aquella ipoca, movimiento social,
necesidades, modas, lecturas....
Muy aficionadas eran a las novelas las muchachas de en-
tonces, seg6n parece, pues en el n6mero del Papel de 16 de
enero de 1792 un senior, que firma con el seud6nimo de Tea-
mo, dirige una carta A las Seioritas de la Habana reco-
mendandoles desechen, por nociva, la lectura de "Libros de
novelss.
Sobre educaci6n, hay un articulo en el n6mero de 19 de
enero que nos da a conocer perfectamente el atraso en que se
encontraba la ensefianza y los maltratos y castigos que su-
frian los muchachos. Basta leer solamente el titulo del trabajo:
Pensamientos sobre los medios violentos de que se valen los
maestros de escuela para educar a los nifios.
En los n6meros de 22 de enero y 2 de febrero se reprodu
cen, por ser aplicables a Cuba, dos cartas del Mercurio Pe-
ruano firmadas por Eustachio Philomates, sobre el "Abu-
so de que los hijos tutien a sus padres". Se diserta tambien en
esos meses sobre las "Amas de leche".
El caricter y costumbres de las habaneras los encontramos
descritos por El Europeo Imparcial en el n6mero de 22 de
julio en esta forma: "Su religion, su piedad, su celo por el
culto divino y de los santos, que no es el comin como muchos


opinan, supersticioso y fanitico, el trato politico y afable, el
cultivo de sus republicans, el aseo que inspira a su genio,
hasta en los que no lo han usado, la magnificencia de sus tre-
nes, saraos, convites, concurrencias, funciones, asi sagradas
como profanas, su paseo por lo que mira a la multitud de ca-
rruajes en el todo brillantes, manifiestan altamente que la
Habana ha hecho, no algo sino much, como es notorio por su
fomento y lustre."
Sobre el baile, que entonces parece era muy raro que se ce-
lebrase alguno, pues en el n6mero de 16 de diciembre vemos
un anuncio: "Se avisa a los Sefiores que hoy hay baile", en-
contramos una animada controversial. Jose Follotico trata de
introducirlo y public un program de los bailes que piensa
dar, entrando despues en consideraciones sobre esta diversion,
siendo ayudado en su empresa por un senior que ocultindose
con el seud6nimo de Josi de la Habana lo defiende y llega
hasta proponer en el n6mero de 25 de noviembre "que todos
los afios en el 61timo bailey la sefiorita que se hubiese portado
con mis modestia y gracia y que hubiese agradado mis a to-
dos segin el juicio del Parque fuese honrada con una corona
de mano del Magistrado y distinguida con el titulo de Reina
del Baile que Ilevaria todo el afio."
Otros various sefiores y principalmente un tal D. Miguel de
Cidiz combaten rudamente el baile por inmoral y perjudicial
a la sociedad, sacando a colaci6n, en sus ataques, a Herodes,
a Salome, a Ana de Bolena y citindonos textos latinos y de
los Santos Padres.
Hariamos demasiado extenso este capitulo si continuisemos
citando todos y cada uno de los articulos que sobre nuestras
costumbres contiene el Papel Periddico hasta el mes de ma-


n;m





























































PUERTO Y CIUDAD DE LA HABANA, VISTA TOMADA DESDE JESUS DEL MONTE
Grabado inglis publicado en Londres en octubre de 1812 por Longman, Hurst Rees, orne & Brown.


I~--- -- -


V







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


yo de 1805 en que dej6 de publicarse para aparecer el dos de
junior del mismo afio con el titulo de Aviso de la Habana,
cambiando nuevamente este nombre por el de Diario en 1810.
Encuintrase tambien en estos, muchos articulos de costum-
bres, de los que no diremos nada tampoco por la raz6n antes
expuesta. Vamos a mencionar tan s6lo algunos de los traba-
jos que hemos examinado en la colecci6n del Papel Peri6dico
del afio 1804 y 5.
En el n6mero de 17 de mayo de 1804 hay un soneto, "De-
voci6n de un petimetre el dia de fiesta", en el que se pintan
las costumbres y modas de 6stos.
Sobre las modas de los hombres se trata tambien en el ni-
mero de 17 de marzo de 1805, "Moda del dia". Parece que
entonces se usaban unas prendas muy largas y otras muy cor-
tas, pues nos dice Sigarito, el articulista, que los hombres
vestian.
"Calz6n, corbata y botas, en creciente.
"Casaca, chaleco y pelo en menguante."
Durante el mes de septiembre de 1804 sostienen una anima-
da polemica sobre el lujo, Buenaventura Socarrillo y el "Re-
dactor Interino'
Pesimo era, segon leemos en el n6mero de 13 de no-
viembre, el estado de suciedad y abandon en que se encon-


traban las calls; y p6simas eran tambien, octubre 30 de 1804,
las condiciones del Teatro Principal.
El Criticdn de la Habana, censura en el n6mero de 20 de
noviembre y en un trabajo, "Paseo de la Alameda", la cos-
tumbre, que l1 consider risible, que tienen los habaneros de
pasear. El paseo se reduce seg6n el, a dar un mill6n de vuel-
tas en los volantes, desde la media tarde hasta despu6s que el
sol desaparece, alrededor de la fuente y la Alameda. "Gracias,
dice, que alli se puede contemplar a las mujeres y ver sus bra-
zos de alabastro arrostrando el pudor y despreciando la in-
temperie, y que alli, por iltimo, es donde el carmin vivifican-
te, triunfando de la injuria de los afios present una multitud
de miscaras juveniles, baxo cuyo barniz se ocultan las palide-
ces y las arrugas". Termina criticando la costumbre que tienen
las mujeres de pintarse.
Y por ultimo, en el nimero 4 de diciembre de 1804 hay un
"Extracto de lo que suele acontecer en los velorios" en el que
se nos da a conocer c6mo estos Ilegaban a ser verdaderas fies-
tas, al extreme de que encontrindose el articulista frente a
una casa donde se velaba un cadiver, se le acerc6 uno de los
amigos del muerto a decirle: "Entre usted a divertirse en el
velorio. aue para todos hay y para mis que vengan".


, F, -1]


~i-p-~
















































.1 L1


PLANO PINTORESCO DE LA HABANA CON LOS NUMEROUS DE LAS CASAS.
B. May y C'., aio 1853.







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


Gastillos y


EL CASTILLO DE LA REAL FUERZA O
LA FUERZA VIEJA

Desde los primeros tiempos de la colonizaci6n espafiola en
America, constituy6 una de las mis graves preocupaciones de
sus gobernantes y de los propios Monarcas los dafios enormes
que causaban, principalmente en las poblaciones maritimas, los
frecuentes asaltos y saqueos de los pirates y corsarios extran-
jeros, que no solo robaban e incendiaban en los indefensos po-
blados, sino que tambi6n asesinaban o pasaban a cuchillo a sus
habitantes.
Pero las medidas para precaverse de estos dafios, a pesar de
su gravedad e importancia, tardaron, como todo cuanto tocaba
resolver al Gobierno de la Metr6poli relative a sus colonies de
Indias, muchos afios, y fueron objeto de largas polemicas.
La Habana tard6 much tiempo en gozar de los beneficios
de su fortificaci6n.

Y fue necesario, para que vista se acometiese, el que en 1538,
y siendo su Gobernador Don Juan de Rojas, unos pirates la
asaltaran, matando& muchos de sus habitantes y arrasando
con cuanto hallaron a su paso, robando lo de valor y utilidad,
incluso las imigenes de los temples, incendiirdola, por ilti-


Torreones


mo, antes de retirarse, quedando casi toda la villa reducida a
cenizas.
Ante desastre tan pavoroso, el Adelantado de la Florida,
Hernando de Soto que, desde hacia unos meses antes, habia
Ilegado a la Habana como Gobernador y CapitLn General de
la Isla, orden6 al Capitin Mateo Aceytuno, natural de Tala-
vera de la Reina, reedificase las casas que no fueron complex.
tamente destruidas, y construyese alguna fortaleza para la de.
fensa de la villa.
Y asi lo hizo iste, levantando, despu6s de algunos aiios de
trabajos, lo que se llam6 primero Castillo de la Real Fuerza, y
despues, cuando se levantaron otras fortalezas, la "Fuerza Vie-
ja", por ser la primera y la mis antigua de todas las de la Isla.
Hasta 1544 o 45 no se termin6 por complete su construc-
ci6n, pues en 1546, a petici6n de su Alcaide, que lo fu el pro-
pio capitin Aceytuno, se expidi6 Real Orden para que los na-
vios que entrasen en el puerto, saludasen la fortaleza.
UComo era la Real Fuerza?
Cedamos la palabra al historiador Arrate para que, con el
sabor y calor de la 6poca, nos describe c6mo era y d6nde se
encontraba situada, ya que si de lugar no ha variado la Fuer-
za, ese lugar y sus alrededores si eran en la Habana de anta-
iio muy distintos a lo que son hoy, siendo de notarse, como
una de las variantes importantisimas entire el ayer y el hoy,


~r-----------
















PUERTA DE TIERRA DE LAS ANTIGUAS
MURALLAS
Dibujo de Samuel Hazard, en su obra Cuba with
pen and pencil, Londres, 1871.


LA FUERZA
Dibujo de Samuel Hozard, en su obra Cuba with
pen and pencil, Londres, 1871.


i







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


que las aguas del puerto llegaban hasta el propio pie de la
fortaleza.
Oigamos lo que el mis antiguo de los historiadores de Cu-
ba, Don Jos6 Martin Felix de Arrate, dice en -u obra Llave
del Nuevo Mundo antemural de las Indias Occidentales, es-
crita en 1761, sobre la mis vieja de todas las fortalezas de la
Isla de Cuba:
"Esti plantificada la referida Fuerza en esta banda de la
bahia que cae al Poniente, frontera a la sierra de la Cabafia
al mismo labio u orilla del mar y raiz de la poblaci6n opuesta
a la boca del puerto que descubre enteramente. Es una fortifi-
caci6n regular cuadrilitera, con cuatro baluartes, uno en cada
ingulo; aunque es algo reducida es muy fuerte, por ser sus
murallas doubles y sus terraplenes de b6vedas: la altura de
aquellas sera de 24 a 25 varas y esti circundada de un buen
foso done se ha labrado en estos tiempos una gran sala de
armas: tiene en el ingulo saliente que mira por un lado a la
entrada del puerto, y por otro a la plaza de armas, un torre6n
con su campana con que se tocan las horas y la queda de no-
che y se repiten las sefias de velas que hace el Morro, poniin-
dose en 61 las banderillas correspondientes al n6mero de las
que han avistado, con distinci6n de las que aparecen a barlo-
vento o reconocen a sotavento."
Cerca de la Fuerza se construyeron despubs el Palacio del
Capitin General, hoy palacio del Ayuntamiento y Alcalde, y
el del Segundo Cabo, hoy Senado. A unos cien metros se en-
cuentra el Templete y la ceiba conmemorativos del primer Ca-
bildo y, seg6n la tradici6n no confirmada, tambien de la pri-
mera misa celebradas.
Por ser el edificio mis seguro de la Habana, en los tiempos


de su construcci6n, a la Fuerza trasladaron su residencia los
Capitanes Generales y Gobernadores de la Isla, siendo el pri-
mero que la ocup6 el Gobernador Tejeda, en 1590, y despues,
sus sucesores, hasta que se construy6 el Palacio del Gobierno.
Cada uno de ellos le hizo ampliaciones e introducia reforms,
segin sus gustos y necesidades familiares. El Gobernador
Guazo, en 1718, le construy6 rastrillo, cuarteles altos y bajos
y caballerizas para el servicio military. El Mariscal de campo
D. Francisco Cagigal le levant6 una pieza sobre el caballero
que caia al mar, para sala de recibo, y balc6n circundante.
Tac6n, le fabric various cuarteles. Vitriin de Bahamonte le
hizo numerosas reparaciones.
La Real Fuerza recibi6 el bautismo de fuego y estren6 sus
baterias en 1554 contra cinco buques franceses mandados por
M. Roberto Baal, al que hizo huir y reembarcarse. Sus l6ti-
mos fuegos se lanzaron en 1762 cuando el asedio y toma de
la Habana por los ingleses.
Tal es la mis vieja fortaleza de Cuba, bastante bien con-
servada hasta nuestros dias, y que constitute uno de nuestros
pocos monumentos hist6ricos. Hoy, y desde hace muchos afios,
ni el mar Ilega hasta sus orillas, ni desde ella se domina el
puerto, ni sirve de defense del mismo ni de la ciudad, ni des-
de su torre6n se da, en conexi6n con el Morro, el aviso de la
Ilegada de las embarcaciones.
Sobre ese torre6n-campanario se levantaba, hasta el 20 de
octubre l6timo, en que el cicl6n la ech6 abajo, como expresi6n
elocuente de que nuestra capital habia sido furiosamente azo-
tada por el terrible meteoro, una sencilla y bellisima estatua
de bronce, representando una mujer, que la tradici6n consi-
der6 como figure aleg6rica, simbolo, como la estatua


MIR1111














































MACHINE Y COMANDANCIA DE LA
MARINA
Dibujos y grabados de F. Miahe, impress en
la Litografia de la Real Sociedad Pdtriotica y
publicador en el album Isla de Cuba Pintoresca.







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


de la India lo es hoy, de la ciudad de la Habana, al
extreme de que un dicho popular afirmaba que "Mu-
chos han venido a la Habana y no han visto La Habana", re-
firi6ndose a los que, aun encontrandose en la ciudad, no ha-
bian contemplado esa estatua. Se supone colocada durante el
gobierno de Vitriin de Bahamonte, y su author fu6, seg6n
aparece del medall6n que la estatua tiene en el pecho: "Jer6-
nimo Martin Pinz6n. Artifice, fundidor-escultor."
Sobre su viejo torre6n se ha colocado de nuevo esta ar-
tistica estatua, simb6lica de nuestra Capital, para demostrar a
propios y extrafios de que si un dia las furias la azotaron, sus
habitantes supieron ser fuertes ante el infortunio y diligentes
en la reconstrucci6n de los dafios sufridos, revelando el amor
y entusiasmo intensos que profesan a su ciudad de San Cris-
t6bal de la Habana.

EL CASTILLO DEL MORRO

Asi como la fuente de la India puede considerarse hoy simbo-
lo de la ciudad de la Habana, el Castillo del Morro ostenta, in-
discutiblemente, la representaci6n de la Isla de Cuba, al extre-
mo de que, fuera de nuestra patria, para los que s6lo la conoz-
can de nombre, la identifican siempre al contemplar alguna
reproducci6n de la vieja fortaleza que se levanta a la entrada
de nuestro puerto. Pero aun hay mas. Si desde los puntos de
vista geogrifico e hist6rico, el Morro tiene ese extraordinario
y singular caricter simbblico, su significaci6n en el orden po-
litico es ain much mayor, al extreme de que encarna la pa-
tria misma: la colonia ayer, la Reptiblica hoy. Asi, cada vez
que nuestra Isla ha cambiado su status politico, el acto simb6-


lico del cambio de soberania y con l1 el de banderas, no se ha
realizado en el palacio de los capitanes generals o en alguna
otra de las fortalezas de la capital de la Isla, sino en el Casti-
llo del Morro. En cuatro ocasiones se ha verificado esa solem-
ne y trascendental ceremonia: la primera, a las 3 de la tarde
del dia 30 de Julio de 1762 en que, como consecuencia de la
toma de la Habana por los ingleses, despuis de cuarenta y
cuatro dias de ataque, fue arriada la bandera espafiola y sus-
tituida por la inglesa; la segunda, al volver a tremolar aqu-
lla, en Julio de 1763, recuperada la plaza por los espafioles; la
tercera, en 1' de enero de 1899, al perder Espafia la Isla como
resultado de la guerra hispanoamericana y ocuparla militar-
mente los Estados Unidos, izindose entonces, en vez de la en-
sefia gualda y roja, la de las barras y estrellas; y la cuarta y
iiltima, el glorioso 20 de Mayo de 1902, en que la bandera de
la Uni6n fu6 sustituida por la de Cuba libre, la bandera del
triingulo rojo, "la bandera mis linda del mundo", naciendo a
la vida de los pueblos libres, la Rep6blica de Cuba.
Vieja fortaleza, cronic6n de piedra, cuya historic es la his-
toria de nuestra patria en sus mis trascendentales aconteci-
mientos, icuintas veces, en mementos de vicisitudes y crisis
political, desilusionados y tristes, hemos vuelto nuestros ojos a
tu mole inmensa de piedra y, al contemplar ondeando sobre el
mistil que se levanta junto a tu faro la bandera de la patria,
las nubes que ensombrecian nuestra mente se han disipado, la
fe ha renacido y un voto patri6tico hemos hecho, salido de lo
mis profundo de nuestro coraz6n: jque siempre ondee en el
Morro la bandera de la estrella solitaria!
Hagamos ahora un poco de historic. Los continues
ataques de corsarios y pirates y el no considerarse


YINye












i
:` I's1'
U
p ^








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


suficiente el Castillo de la Fuerza para rechazarlos
y resguardar en debida forma la ciudad, motivaron
que Felipe II creyera necesaria la construcci6n de una
gran fortaleza que hiciera inexpugnable este puerto, y, al efec-
to, comision6 al ingeniero Juan Bautista Antonelli para que,
bajo la direcci6n del Capitin General, Maestre de.Campo Te-
jeda, se emprendieran los trabajos para la edificaci6n, inicirIa-
dola efectivamente en 1589, no terminindola en dicho afio, a
pesar de aparecer asi en una inscripci6n que existe a la entra-
da del Castillo y dice: "Gobernando la Majestad del senior
don Felipe Segundo hicieron este Castillo del Morro el Maes-
tre de Campo Tejeda y el ingeniero Antonelli, siendo Alcaide
Alonso Sdnchez de Toro. Afio de 1589."
Seg6n aclara Arrate, de una representaci6n del sucesor de
Tejeda, Juan Maldonado Barnuevo, consta que no fu6 con-
cluida la fortaleza en 1589 ni Tejeda el que la concluy6, ne-
cesitindose para ello el auxilio del vecindario. No parece que
estuviera completamente terminada hasta 1630, seg6n Pezue-
la, siendo Gobernador don Lorenzo de Cabrera, terminindose
conjuntamente con el del Morro, el Castillo de la Punta.
La mis interesante descripci6n de la primitive fortaleza y
Castillo del Morro, tal como se encontraba antes de que fue-
ra destruido en parte por los ingleses, al tomar la Habana, es
la que hace el mis antiguo de los historiadores cubanos, Jos6
Martin Felix de Arrate, en 1761, un afio antes, precisamente
de aquel extraordinario acontecimiento.
"Sobre un pefiasco-dice-que combat embravecido el
mar, por su elevaci6n dominando el puerto, la ciudad y las
playas circunvecinas de barlovento y sotavento, esti situada
la gran fortaleza de los tres Reyes, cilebre en ambos orbes, en


una punta que, de la parte del oriented, sale a la misma boca o
entrada de la bahia y cae al Nornoroeste, levantandose 35 o
40 varas de la superficie del mar, que a veces, furioso, suele
asaltar tanta altura."
En el sitio en que se levanta existia una pefia en cuya cima,
al decir de Pezuela, "formaron los habitantes un casucho des-
de el cual vigilaban los movimientos de los buques que se des-
cubrian. Llamaban aquel puesto la Vigia."
La fortificaci6n del Morro tiene la forma de un poligono
irregular, porque va siguiendo la superficie de las rocas, y se
compone de tres baluartes unidos por cortinas y un cuartel
acasamatado.
Uno de esos baluartes tiene, en lo mis angosto de la punta,
un torre6n que Arrate califica de "sublime torre6n de doce
varas de alto, que llaman el Morrillo", agregando que se uti-
lizaba "de atalaya para vigilar las embarcaciones que se avis-
tan y liacer sefia con la campana del n6mero de velas que se
descubren, las que se manifiestan por unas banderitas que se
fijan sobre la cortina que cae encima de la puerta del Castillo
y mira a la poblaci6n, distingui6ndose por el lado en que las
colocan, el rumbo o banda por donde aparecen".
La fortaleza contaba, dentro de sus murallas y fosos, con
dos grandes aljibes que se consideraban suficientes para abas-
tecer la guarnici6n por largo que fuera el sitio que se le pu-
siera, una iglesia, casas del comandante, capellin y oficiales,
tres cuarteles para la tropa, oficinas, calabozos y b6vedas.
En cuanto a piezas de defense, tenia various cafiones gruesos
mirando al mar, otros de menos calibre a la boca y fondo del
puerto, y una bacteria de media luna con doce cafiones, que se
conocian con el nombre de "Los doce ap6stoles". A 500 varas


MCIi




















































MORRO Y ENTRADA DEL PUERTO DE LA HABANA
Dibujo y grabado de F. Mialbe, en el que puede verse tambien el Castillo de la Punta, del album Isla de Cuba, impreso en la
Litografia de L. Marquier, calle de la Lamparilla N" 96.








LA HABANA DE AYER, DE HOY Y DE MANANA


del Castillo se form otra, denominada "La Pastora", con
igual n6mero de piezas.
El primer Alcaide del castillo fue Alonso Sinchez de Toro,
seg6n vimos en la inscripcion citada, y el puesto Ilevaba apa-
rejadas grandes preeminencias para sus ocupantes y, entire
ellas, la mis important era la de sustituir en el Gobierno mili-
tar de la Isla al Capitan General, por muerte de 6ste.
Durante muchos afios, mis de un siglo, la fortaleza del
Morro lien6 cumplidamente los fines de defense del puerto
y ciudad de la Habana, rechazando sus cafiones, repetidas ve-
ces, los asaltos de escuadras holandesas, francesas e inglesas,
entire estas 61timas, las de los Almirantes Hossier, Vernon y
Knoweles.
No pudo resistir, en cambio, el asalto de la enorme flota
inglesa, la mayor que se habia visto en America, que la atac6
el 6 de junio de 1762, y, despues de heroic y desesperada de-
fensa, en que tanto se distinguieron Luis de Velasco y Vicente
Gonzilez, se tuvo que rendir, en 13 de Agosto.
Recuperada la ciudad por los espafioles, a consecuencia del
tratado con Inglaterra, el capitin general Conde de Ricla se
consagr6 a la reconstrucci6n de las fortalezas, principalmen-
te el Morro.
Desde entonces sus cafiones han permanecido mudos para
today acci6n de guerra
S61o nos falta, antes de terminar esta breve resefia hist6ri-
ca, decir dos palabras mis sobre el far o farola del Morro.
Hasta 1818 existi6 una luz que se alimentaba con lefia. En
ese afio se trat6 de sustituirla por otra alimentada con gas, pe-
ro no di6 resultado, haciendose, en cambio, con aceite. En
1845, se construy6 la torre de silleria que hoy existe, con un
fanal Fresnel.


EL CASTILLO DE SAN SALVADOR DE LA PUNTA

Casi al mismo tiempo que el Castillo del Morro se empez6
a fabricar el Castillo de la Punta, durante el Gobierno del
Maestre de Campo Tejeda, en 1590, por el Ingeniero J. B.
Antonelli que tenia a su cargo la construcci6n de aquella for-
taleza.
Dice el historiador Pezuela, que el primer relieve "figu-
r6 un cuadrilitero abaluartado de menos extension que el que
compone el castillo actual."
El fin que se persigui6 al construir esta fortaleza fue el que
con ella se pudiera cooperar a la defense que de la entrada del
puerto hacia el Morro, ya que los fuegos de una y otra se
cruzan. Arrate, al hablarnos de ella, nos dice que "aunque
muy inferior a la de los Reyes (o del Morro) es muy aprop6-
sito por estar situada en terreno bajo para batir mis a la su-
perficie la campaiia de este lado, y para coger entire dos fue-
gos a los bajeles enemigos que pretendiesen tomar el puerto,
que aunque se hace tan dificil por la estrechez de su canal,
quiso ponerlo con esta defense mis arduo el arte; aunque al-
gunos inteligentes en el de la fortificaci6n, no la han conside-
rado tan convenient como la supongo, lo que entendido en
la Corte ha motivado varias providencias para su demolici6n,
pero siempre han quedado suspensas, lo que obliga a career que
con mejores informes, se ha calificado por necesaria o a lo
menos por 6til."
En el Legajo No. 40 sobre Bienes del Estado que existe en
nuestro Archive Nacional, compuesto de various cuadernos so-
bre Edificios militares del Estado a cargo del Cuerpo de Inge-
nieros, encontramos detalles interesantisimos sobre nuestras
fortalezas, cuarteles, estado en que se encontrabaln, guarnici6n
III _






























































VISTA DE LA HABANA, PARTE DE EXTRAMUROS, TOMADA DESDE LA ENTRADA DEL PUERTO. P
Aparecen el Castillo de la Punta, la Cdrcel, el Paseo del Prado y al fondo el Teatro de Tac6n.
(Grabado de Mialhe, en el album Isla de Cuba).


Yi :
-;
.... .:. ;.br.:'i~:~







LA HABANA DE


AYER,


DE HOY Y


DE MANANA


y artilleria que tenian, necesidades, etc. De uno de esos cua-
demos, el correspondiente al afio 1865, vamos a tomar la con-
figuraci6n, medidas y distribuci6n del Castillo de la Punta.
Se dice en el informed rendido por el Cuerpo de Ingenieros,
que el Castillo de la Punta tiene la forma de un cuadrilitero
abaluartado, cuyos lados externos miden: miximo, 100 me-
tros; minimo, 58; distando de la Plaza 210 metros, del Casti-
Ilo del Morro 420, del de la Cabafia 750. Poseia entonces una
guarnici6n de 60 hombres y 19 piezas de artilleria; agregin-
dose: "este fuerte se halla al Norte y a muy poca distancia
del antiguo recinto de la Plaza, en la misma orilla del mar y
en la embocadura del Puerto, frente al Castillo del Morro,
con el cual y con el de la Cabafia y baterias afectas, ambos
cruzan sus fuegos. Defiende, ademis, la costa del Norte en la
direcci6n de Oeste a Este. Es, pues, de suma importancia por
su posici6n, pero desgraciadamente tiene bien poca por su con-
figuraci6n y lo reducido de todas sus dimensions por lo cual
se ha indicado anteriormente la conveniencia de construir en
aquel punto una gran bacteria acasamatada. Tiene pabellones
para el comandante, alojamiento para la tropa, almacen de
efectos de artilleria, repuesto de p6lvora, calabozo y otras de-
pendencias. AdemLs un algibe de 7 metros de largo, 3.30 me-
tros de ancho y 4.18 metros de profundidad."
Por una lipida que existe en una de sus cortinas se sabe que
a las obras primitivas que hizo Tejeda, agreg6 otras su suce-
sor D. Lorenzo de Cabrera.
Hasta el 30 de julio de 1762 en que los ingleses tomaron
el Morro, no sufri6 el Castillo de San Salvador de la Punta
ataque serio alguno. Entonces, si, quedaron arruinadas por las
baterias inglesas sus cortinas y baluartes, reparadas despuis
de recuperar los espafioles la Habana, por los jefes de inge-


nieros Silvestre Abarca y Agustin Crame, que ampliaron las
obras primitivas, recibiendo desde entonces, en diversas 6po-
cas, varias modificaciones, principalmente en 1868 en que se
construyeron cuatro explanadas para igual n6mero de piezas
de artilleria sistema Barrios, consideradas de lo mis modr-no
de su epoca, las que se montaron en ellas.
Aunque en algunos afios, como en 1854, no tenia guarni-
ci6n, siendo la plaza la que daba la guarnici6n, solia tenerla,
en tiempos normales, de 60 hombres que eran suficientes para
cubrir el servicio de sus puestos, cuyo capitin Gobernador ga-
naba 1.500 pesos fuertes anuales y un subteniente tercer ayu-
dante, 675 y 60 de gratificaci6n. En 1854 poseia 20 piezas de
bronce de grueso salibre en bacteria y dos buses largos. Su
almacen de p6lvora tenia capacidad para 50 quintales y con-
taba tambiin con un oratorio, conservindose en un ingulo de
la sala de recibo un Ierno de los arrojados por los ingleses en
1762. El primero de sus alcaides de que se tiene noticia, en
1596, fu6 el Capitin Don Antonio de Guzman, y cuando la
invasion inglesa, lo mandaba el Comandante Busefio.
Hoy el Castillo de San Salvador de la Punta sirve de resi-
dencia al Estado Mayor de la Marina Nacional.
LOS TORREONES DE COJIMAR Y LA CHORRERA
Despuis de construidas las fortalezas de la Fuerza, el
Morro y la Punta, aunque no se consideraba ain con ellas
suficientemente protegida la Habana y resguardada de los
ataques de naves enemigas, por diversas causes desconocidas
o tal vez por otras atenciones mis urgentes de la Corona, se
paraliz6 durante various afios la construcci6n de nuevas forta-
lezas, hasta que en 1633 y con motive de la visit que por or-
den de S. M. hiciera a Cuba el Capitin General Marques de


iii]---





































VISTA DE LA CHORRERA, CERCA DE LA
HABANA
Dibujo de F. Mialhe, en el que aparece el Torreon
de la Chorrera.












COJIMAR, CERCA DE LA HABANA
Dibujo de F. Mialhe en el que puede verse el Cas-
tillo de Cojimar. Litografia de la Real Sociedad
Patridtiea. Del dlbum Isla de Cuba Pintoresca.


';1 47


I








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MA NANA


Cadereyta y el Almirante Carlos de Ibarra para inspeccionar
el estado en que se encontraban las tres fortalezas ya existen-
tes, istos, en el studio que con otros oficiales de la plaza rea-
lizaron, creyeron convenient, ademrs de las obras de repara-
ci6n que necesitaban esos castillos, la construcci6n de dos to-
rreones en las bocas de la Chorrera y Cojimar, que sirvieran
para impedir que por esos lugares estratigicos se realizaran
desembarques de enemigos que pudieran internarse de tal ma-
nera en la ciudad, sorprendiendo a sus defensores y morado-
res y sin que resultaran efectivos hasta esos sitios los fuegos
del Morro, Fuerza y Punta.
Regulado, segfin Arrate, el cost de los torreones en 20 mil
ducados, no se empez6 su construcci6n hasta 1646, costeindo-
los de su peculio los vecinos de esos lugares, lo que, como es
natural, agradeci6 S. M. extraordinariamente.
El Torre6n de Cojimar es un cuadrado que,'seg6n Pezuela,
mide 26 varas en sus cuatro lados y se encuentra a 500 varas
E, del Castillo del Morro y 200 del pueblo de Cojimar. Te-
nia 3 cafiones y 18 hombres.
El Torre6n de la Chorrera fue casi totalmente destruido en
1762 por la artilleria de unos barcos ingleses que fondearon
a hacer aguada en la desembocadura del Almendares, a pesar
de la heroica defense de Don Luis de Aguiar. Fue entonces
reconstruido en forma de rectingulo abaluartado, con dos pi-
sos. En su bacteria acasamatada que di al mar, tenia cuatro
piezas de grueso calibre y en la azotea dos cafioneras con
emplazamientos a barbeta. Su destacamento era de 28 hom-
bres.


EL CASTILLO DE SAN CARLOS DE LA CABAIIA
Cuenta la tradici6n que el famoso ingeniero Antonelli,
constructor de la Fortaleza del Morro, subi6 un dia al cerro
de la Cabafia y dijo: "El que fuere duefio de esta loma, lo se-
ri de la Habana".
Esa profecia se cumpli6 173 afios despuis, pues en 1762,
cuando el ataque de la escuadra inglesa a la Habana, fu6 la
posesi6n de la Cabafia por las tropas britinicas la que facility
el ataque al Morro, ya que en aquella loma colocaron istas
sus baterias, dirigiendo sus fuegos a la plaza y puerto hasta
lograr la total rendici6n de la ciudad.
Esta dolorosa experiencia hizo que una vez reconquistada
la ciudad de la Habana por Espafia, a virtud del tratado de
paz que firm con Inglaterra, el Rey Carlos III ordenase la
ejecuci6n de un castillo sobre la loma de la Cabafia, con pre-
ferencia a cualquier otra obra piblica.
Y al efecto, el dia cuatro de noviembre de 1763, se di6 co-
mienzo a la construcci6n del Castillo de San Carlos de la Ca-
bafia, concluyindose en 1774, seg6n consta en la inscripci6n
que existe en una losa de la capilla de esa fortaleza que hoy se
encuentra en el p6rtico de entrada:
"Reinando en las Espafias la Cat6lica Majestad del Sefior
don Carlos III, y gobernando esta Isla el Conde Ricla, gran-
de de Espafia y Teniente Coronel de los Reales Ejircitos, se
di6 principio en el afio de 1763 a este castillo de San Carlos,
al de Ataris, en la Loma de Soto, y a la reedificaci6n y au-
mento del Morro. Se continuaron las obras de este Castillo y


r-1-T



















- 11=-


r


VISTA DE CASA BLANCA
Puede verse parte de la fortaleza de la Cabaia.
(Dibujo de F. Mialhe y litografia de la Real Sociedad Patri6tica).


-$


Nt,


AL
I-~


IN
4L
t,


fit


J: h








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAiANA


se concluyeron las del Morro y Atares durante el Gobierno
de don Antonio Bucarely y Ursua, Teniente General de los
Reales Ejercitos. Se acab6 este castillo y se traz6 el del Prin-
cipe en la loma de Ar6stegui, en el Gobierno del Marques de
la Torre, Mariscal de Campo de los Reales Ej&rcitos, afio de
1774, proyectado y dirigido todo por el mariscal de Campo
e ingeniero director de los Reales ejircitos don Silvestre Abar-
ca".
Los plans los traz6 el ingeniero frances M. de Valliere con
dibujos facilitados por M. Ricaud de Targale.
El nombre de la fortaleza se debi6 a la loma sobre la que
esta levantada, que se conocia por "Cerro de la cabafia", por
unos bohios o cabafias que alli existian. Era propietario del te-
rreno Don Agustin de Sotolongo, que lo cedi6 gratuitamente
para la obra, cuyo imported total ascendi6 a la respectable suma
de catorce millones de duros, contindose que, al saberlo, y
asombrado de la cuantia de la obra, el Rey Carlos III pidi6
un anteojo para verla, pues "obra que tanto habia costado,
debia verse desde Madrid."
La posici6n estratigica del Castillo de la Cabafia, dominan-
do la ciudad, la bahia y el canal de entrada, por un lado, y el
mar del Norte por el otro; su cercania y enlace con el Castillo
del Morro; su extension de mis de 700 metros de largo; y su
admirable y s6lida construcci6n, hacian de esta fortaleza la
primera de America en la ipoca en que fue construida, y la
mis considerable de la Isla.
Su situaci6n es al.E.N.E. de la Habana, a 380 varas al S.E.
del Castillo del Morro. Tiene un poligono de 420 varas exte-
riores con sus baluartes, terrazas, caponeras y rebellines flan-
queados. La circundan un foso profundisimo abierto en la pe-


fia viva, y un camino cubierto con dos bajadas que llegan has-
ta la ribera de la bahia. Tiene vastos cuarteles y almacenes.
Estuvo siempre dotada por el Gobierno espafiol de gruesa
artilleria, manteni6ndola en perfect estado de defense.
Seg6n dice Pezuela en su Diccionario, en 1859 contaba la
Cabafia 120 cafiones y obuses de bronce y todo calibre en bate-
ria; y en 1863, en que se edit6 su obra, ademis, muchos raya-
dos, 14, en su falda correspondiente a la llamada bacteria de
la Pastora, con otros que se aumentarian ese afio, hasta 245
piezas.
El mismo Pezuela nos da la capacidad military de la fortale-
za, que, seg6n l6, albergaba normalmente, 1.300 hombres, pu-
diendo aumentarse su guarnici6n hasta 6.000 de todas armas.
Su plana mayor se componia, en 1863, de un brigadier gober-
nador con 4.500 pesos fuertes y 300 de gratificaci6n; un co-
mandante sargento mayor, con 1.650; un teniente coronel de
artilleria, jefe de la del Castillo, con 2.700 y 60 de gratifica-
ci6n; ayudantes; un capellin con 557 y 24 de oblato; oficia-
les, encargados de efectos y utensilios y aljibero.
Para completar las defenses del Morro y la Cabafia, se
construy6, a 2.090 varas al S.E. del primero y 1.200 de la se-
gunda, el Fuerte de Sdn Diego numero 4, que es un poligono
de 150 varas exterior con foso, caponera, rebellion y camino cu-
bierto. Las fuerzas de aquellas fortalezas lo protejen, cubriin-
dolo por el flanco, y los suyos, a su vez, descubren y baten
aquellos accidents y sinuosidades del terreno a donde no al-
canzan los fuegos de la Cabafia, preservindola de todo ata-
que por el S. Se le puso ese nombre en memorial del Goberna-
dor Diego Manrique, muerto a los pocos dias de su Ilegada
a la Habana, a consecuencia del v6mito o fiebre amarilla que


Cli~SL











.. -f
***
-'~~ .~~t 1I. .
I'


DEP6SITOS DE P6LVORA Y PARTE DE LA BAHIA
Dibujo y grabado de i. Mialhe, impreso en la Litografia de la Real Sociedad Patri6tica y publicado en el Album Isla de Cuba Pintoresca.








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


contrajo al examiner la meseta sobre la que se levanta este
fuerte.
Durante las guerras de independencia con Espaiia, la For-
taleza de la Cabafia sirvi6, a falta de hechos de armas glo-
riosos y heroicos, de prisi6n y de scenario de fusilamientos y
decapitaciones. Sus calabozos y fosos fueron mudos testigos
de multiples asesinatos de patriots cubanos. Piginas som-
brias escribi6 alli la Metr6poli en los uiltimos afios de su do-
minaci6n en Cuba. Sangre cubana en abundancia ha corrido
en aquella fortaleza, cuyos murallones recogieron los iltimos
ayes de centenares de mirtires, ap6stoles, heroes y propagan-
distas de la libertad de Cuba, transmitiendo el eco de sus vo-
ces de angustia, dolor y rebeldia a todos los confines de la Is-
la, y animando la fe y entusiasmo en la noble, tenaz y patri6-
tica empresa revolucionaria.
Una lipida colocada en el muro de uno de sus fosos-el
de los laureles-por el carifio y la gratitud de un pueblo, reme-
mora a la generaci6n present y a las venideras, el sacrificio y
el martirio que engrandeci6 y santific6 la gloriosa epopeya que
fu6 nuestra revoluci6n libertadora, y es perenne ensefianza,
ejemplo y aviso a los cubanos para que no olvidemos esa san-
gre derramada y seamos dignos, en la Reptblica, de aquellos
patriots excelsos que todo lo dieron por conquistar la Repi-
blica, que ellos no pudieron ver ni disfrutar.
EL CASTILLO DE ATARES
Como consecuencia de la toma de la Habana por los ingle-
ses en 1762 se palp6 la necesidad, para tener resguardadas y
defendidas las comunicaciones de la plaza con los campos ve-


cinos, de fortificar la Loma de Soto que domina el fondo de
la bahia. Al efecto, despu6s de varias obras provisionales y
urgentes, se acometi6 la construcci6n, que dur6 de 1763 a 67,
por el ingeniero belga Agustin Cramer, del Castillo de Ata-
ris, cuyo nombre debe al Conde de Ricla, promoter de las
obras. El terreno lo cedi6 su duefio, Agustin de Sotolongo.
Es un exigono irregular, con foso y camino cubierto, cuartel
interior, aljibe, almacenes y oficinas. En 1863, despues de re-
parado dos afios antes, contaba con 90 hombres de tropa y
26 piezas de artilleria, algunas de ellas ravadas.

EL CASTILLO DEL PRINCIPLE
Todavia se notaban otras deficiencies en la defense de la
Habana, que el sitio de los ingleses puso de relieve, y entire
ellas la insuficiencia del Torre6n de la Chorrera para evitar el
desembarco por este sitio, 6nico en el cual se proveyeron aque-
llos de agua potable, y ademis, seg6n Pezuela, la urgencia de
"cubrir los aproches de la plaza por la parte mis expuesta, y
proteger a las tropas que hubieren de oponerse a un desem-
barco mis ficil y probable por aquil que por ninglin otro
puesto de la costa inmediata a la Habana." Para solucionar
ambos peligros, evitindolos, se encarg6 al ingeniero Cramer la
fortificaci6n de la loma de Ar6stegui, que perteneci6 a Don
Agustin Ar6stegui Loynaz. Utiliz6 aquil los disefios que ha-
bia hecho el ingeniero Silvestre Abarca, empezindose las obras.
en 1767, no terminindose por complete hasta despues de 1779
y por el brigadier Luis Huet que modific6 los, plans de
Abarca.
Tiene este Castillo del Principe la forma de un pentingono


SC~'




































VALLA DE GALLONS


Dibujor y grabados de F. Mialhe.


JESOS DEL MONTE, CERC-1 iL ':L
HABANA







LA HABANA DE AYER, DE HOY Y DE MANANA


irregular con dos baluartes, dos semibaluartes y un rediente,
grandes fosos, galeria aspillerada, camino abierto, rebellines
y galeria de minas, almacenes, oficinas, aljibe y vastos aloja-
mientos para su guarnici6n que solia ser de 900 hombres. Su
artilleria era de 60 piezas de todos calibres.
TORRE6N DE SAN LAZARO
Aunque no tiene importancia military alguna, por exis-


.as Y
Tal vez muchos habaneros de la actual generaci6n, poco co-
nocedores de nuestra historic, achaquen al olvido o a la in-
curia de los gobernantes la existencia, frente al actual Palacio
Presidencial, de la garita de piedra, medio derruida, que alli
se levanta, o la del trozo de pared6n, con un viejo irbol entire
sus sillares, que se encuentra en uno de los costados del nuevo
edificio del Instituto, o el otro pared6n de gruesas piedras que
se ve en la calle de Egido, muy cerca de la modern Estaci6n
Terminal.
Y, sin embargo, esas ruinas de viejas, destruidas y abando-
nadas fortificaciones, contrastando precisamente con la moder-
nidad y flamancia de tres de los mis recientes y bellos pala-
cios de nuestra capital, no se encuentran en esos lugares
por abandon o desidia, sino que su conservaci6n demuestra
un acierto, raro entire nosotros, revelador del amor y respeto
que siempre debiamos tener para todo aquello que, represen-
tando algin valioso recuerdo hist6rico, rememorase a las ge-
netacices- resentes, tiempos, cosas y hombres de otras ipo-
cas ya pasadas, que no deben sepultarse en el olvido, porque


tir todavia debemos mencionar el Torre6n de San Liza-
ro, situado en la orilla de lo que se llamaba calet6n de San
Lizaro, en el barrio de ese nombre. fuera de las murallas. S6-
lo se utilize para el servicio de vigias y estaba protegido por
los fuegos de otras baterias. las de Santa Clara y San Naza-
rio y junto a aquil se encontraba la ya desaparecida de San
Lizaro.


(urallas
forman parte de nuestra vida como pueblo, y nos dan a cono-
cer la evoluci6n que hemos experimentado y nos permiten apre-
ciar si hoy, al final de ella, nos podemos regocijar con el pro-
greso conquistado o entristecer por el atraso o estancamiento
sufrido.
Y pocos recuerdos hist6ricos tan significativos, valiosos e in-
reresantes para nuestra Habana como esos tres derruidos pa-
redones. Ellos son las 6nicas reliquias que nos quedan de las
antiguas Murallas, que, formando enorme cintur6n de piedra,
rodeaban y defendian, como inexpugnables fortalezas de su
epoca, a la primitive, modest, sencilla, patriarcal y pequefia
ciudad de San Crist6bal de la Habana.
2Cuil es la historic de estas Murallas? aPor que se levan-
taron? Cuindo se realize su derribo?
El constant peligro de que se veian amenazados los haba-
neros por los frecuentes ataques de corsarios y pirates y el te-
mor de que los ingleses, envalentonados con la toma de Jamai-
ca en 1655, asaltasen tambien la Habana, y no fuesen sufi-

















.?~..- .s..

~ ~X'-


PUERTAS DE MONSERRATE de las antiguas murallas que circunaaban la Habana.
Grabado de F. Mialhe.


i

J


r:l:







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


cientes para contener y rechazar a aqulllos y 6stos, las fortale-
zas de la Fuerza, el Morro y La Punta, ni los torreones de La
Chorrera y Cojimar, ya existentes, y habiendo fracasado el
proyecto del Gobernador D. Francisco Gelder de aislar la po-
blaci6n con un foso o canal de la Caleta de San Lizaro al este-
ro de Chivez, hizo que se acometiese en 1663 la idea del Go-
bernador D. Juan Montafio Blisquez consistent en cercar to-
da la ciudad con una muralla.
Y la obra se comenz6, ofreciendo el vecindario para la mis-
ma, segin recoge el historiador Arrate, 9,000 peones, votando
el Cabildo el impuesto de medio real de sisa sobre cada cuarti-
1lo de vino vendido, que unido a los 20,000 pesos que dieron
las Cajas Reales de Mexico, parecian suficientes para ir reali-
zando la obra.
Suspendidas 6stas poco despues de comenzadas, por necesi-
dades guerreras mis apremiantes, el peligro, cada vez mis
temido, de un asalto de los ingleses, impuls6 a llevar adelan-
te ripidamente, con la relative rapidez de la ipoca, la conti-
nuaci6n de tan importantisima fortificaci6n y a ella se dedica-
ron con todo entusiasmo los gobernadores Orej6n, Rodriguez
Ledesma, C6rdoba, Lazo de la Vega, Marques .de Casa To-
rres, Giiemes y Cagigal, quedando concluidas en 1740, pero
no terminindose el camino cubierto y los fosos hasta 1797,
despues de haberse reparado los grandes destrozos que en las
murallas y demis fortalezas de la ciudad caus6 la toma de la
Habana por los ingleses en 1762.
Las murallas se extendian desde el Castillo de la Punta al
Hospital de San Francisco de Paula, formando un poligono
de nueve baluartes y un semibaluarte unidos por cortinas in-


termedias y con escarpas, parapetos, fosos, camino cubierto
y plazas de armas y en conjunto no costaron mis de tres mi-
Ilones de pesos fuertes.
Como aun.puede verse por las ruinas que se conservan, eran
de buena canteria y tenian sus garitas para los centinelas, re-
partidas a todo lo largo, semejantes a la que aun existe frente'
al Palacio Presidencial. Estaban abiertas por las puertas si-
guientes: la de la Punta, al Norte, y la double de Tierra o Mu-
ralla, al oeste, con entrada y salida, las primeras que se abrie-
ron, con sus rastrillos y puentes levadizos y alojamientos ane-
xos para la tropa que las custodiaba; la de Col6n, a la que
pertenece el unico garit6n que se conserve; las de Monserrate,
done esti hoy la plazuela de Albear; la de Arsenal o de la
Tenaza, cerrada en 1771 por rivalidades entire el Capitin Ge-
neral y el General de Marina, abriindose en su lugar la Puerta
Nueva del Arsenal; y la de Luz, que desapareci6 al terminarse
los muelles. Para reforzar estas fortificaciones, en 1708 el Go-
bernador Marques de la Casa Torres construy6 el baluarte de
San Telmo que iba del Castillo de la Punta al de la Fuerza
Vieja, cerrando asi la Ciudad por la orilla del mar; pero, por
juzgarse despubs indtil para la defense, fue detribado hacia
1730, siguiendose el recinto de la muralla, desde la Punta so-
bre la bahia. Todas estas obras sufrieron modificaciones, me-
joras y adiciones por los distintos gobernadores, seg6n las ne-
cesidades de defense que creian oportunas o las circunstancias
political de su mando.
Pero a media que la Habana se ensanchaba y crecia, se
iban formando dos ciudades, una dentro, la antigua, y otra
fuera, la modern, del recinto de las Murallas, que el pueblo


~hfm


























- I


PARADERO DEL CAMINO DE HIERRO
Dibujo de F. Mialhe en el album Isla de Cuba
Pintoresca.


CAPILLA DEL CEMENTERIO DE COLON
Grabado publicado por La Ilustraci6n Cubana.


Sm


w







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAfANA


conocia con los nombres de intramuros y extramuros, o la Ha-
bana vieja y la Habana nueva, resultando que las Murallas
eran cada vez mis in6tiles para la defense de la capital, por
quedar fuera de la protecci6n de esa fortaleza una parte con-
siderable de la ciudad, que por las noches, al cerrarse las puer-
tas, resultaba, ademis, incomunicada.
Y asi comenz6 a realizarse, el 8 de agosto del referido afio,
con gran solemnidad, siendo el primer trozo que cay6 bajo la
piqueta manejada por el Gobernador Superior Civil, la parte
correspondiente a las puertas de Monserrate, o sea entire Obis-
po y O'Reilly, hoy Plazuela de Albear. Bendiciones del obis-
po, vivas a la Reina, cafionazos, discursos, fuegos artificiales,
iluminaci6n de gas, cucafias, bailes, funciones ecuestres y jue-
gos licitos, fueron complements adecuados de la 'poca con
que los habaneros celebraron alborozados uno de los aconte-
cimientos mis trascendentales de la historic de su querida ciu-
dad: el derribo de las Murallas, primera y necesaria parte de
la gran obra en que todavia estamos empefiados, de engran.


decer la Habana hasta colocarla a la altura material, econ6-
mica, commercial y monumental que se merece y necesita la an-
tigua ciudad, "llave del Nuevo Mundo antemural de las In-
dias occidentales", capital ayer de la "siempre fidelisima Isla"
y hoy de la Repiblica de Cuba.

Al mismo tiempo los progress de la artilleria y las artes
de la guerra hacian inservibles a sus fines esas pnmitivas-de-
fensas.
Y las Murallas, que antes eran la seguridad y confianza de
los habaneros, se convirtieron en un estorbo y un impediment,
para que la ciudad pudiese, sin falsas, initiles y artificiales di-
visiones, extenderse y crecer a media de sus necesidades, tan-
to comerciales como de vivienda, de sus habitantes.
Por todas estas razones, se empez6, desde 1841 a pedir a la
Metr6poli por los capitanes generals y el Ayuntamiento la
autorizaci6n para el derribo de las Murallas, no accediindose
a ello hasta 1863, por Real Orden de 22 de mayo.


El Templete


iSe dijo, realmente, en el sitio donde se levanta el Templete,
la primera misa celebrada en la Habana?
No existen documents ni testimonies fehacientes que asi
lo comprueben. Todos nuestros historiadores, aun los mis an-
tiguos, como Arrate, que escribi6 su historic de la Habana,
Llave del Nuevo Mundo antemural de las Indias Occidentales,


en 1761, no pueden invocar otro antecedente que la tradici6n.
Y el propio Arrate, aun en su ppoca, no encuentra prueba al-
guna que confirm lo que la tradici6n afirmaba, y al hablar
de la erecci6n del Templete tiene que limitarse a decir:
"Hay en esta ciudad tres plazas mayores: la de Armas, en
que esti la Real Fuerza, e Iglesia Matriz, que es la mis anti-


r, 117









Fa


.4 '


I2


WWII-


VISTA DEL TEMPLETE Y PARTE DL LA PLAZA DE ARMAS
Dibujo y grabado de F. Mialhe, impreso en la Litografia de la Real Sociedad Patridtica y publicado en el lbum Isla de Cuba Pintoresca.


L- IJ







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


gua y tiene la referida denominaci6n porque en ella se han
hecho siempre las revistas y ejercicios de la tropa; hasta el afio
de 1753 se conservaba en ella robusta y frondosa la ceiba en
que, segin tradicion, al tiempo de poblarse la Habana, se ce-
lebr6 bajo su sombra la primera misa y cabildo, noticia que
pretendi6 perpetuar a la posteridad el Mariscal de Campo D.
Francisco Gagigal de la Vega, gobernador de esta plaza, que
dispuso levantar en el mismo sitio un pared6n de piedra que
conserve esta memorial .
Pezuela, en su Diccionario Geogrdfico, estadistico, histdrico
de la Isla de Cuba, de 1863, es mis explicit en la no compro-
baci6n de ese hecho hist6rico, al afirmar: "Una antigua tra-
dici6n, que no encontramos justificada en texto alguno, recor-
daba a la ciudad que la primera misa celebrada sobre sus so-
lares, lo habia sido a la sombra de la ceiba secular, que exten-
dia su follaje por el ingulo N. E. de la plaza de Armas".
En las actas del Cabildo habanero seguramente se encontra-
rian, de ser cierto el hecho, constancia y recuerdo del mismo,
sobre todo el de la celebraci6n del' primer cabildo; pero desgra-
ciadamente es impossible acudir a esta prueba, pues s6lo se con-
servan actualmente las actas desde el afio 1537, debido a que
las anteriores desaparecieron cpn el incendio y destrucci6n de
la Habana, en el mes de marzo de ese mismo afio, por el pira-
ta francis Jacques de Soeres.
Aclarado, pues, que no puede comprobarse la celebraci6n
de esa primera misa y cabildo, que el Templete rememora, li-
mitimonos a hacer la historic de este monument hist6rico.
Nos narra la tradici6n que al trasladarse definitivamente
la Habana al sitio en que hoy se encuentra, el afio 1519, se ce-


lebraron, al pid de una corpulenta y frondosa ceiba cercana al
mar, dos actos trascendentales: una misa y un cabildo; la pri-
mera no se conoce oficiada por quien; el segundo, presidido
por Don Diego Velizquez de Cu6llar, Teniente Gobernador
de la Isla.
Parece que esa ceiba se conserve hasta 1753, en que fue ne-
cesario derribarla, por haberse esterilizado. Quiso entonces el
Capitin General Don Francisco Cagigal perpetuar el recuerdo
de aquella tradici6n, levantando, como al efecto levant con
la cooperaci6n del cabildo, un pilar de tres caras que ostenta-
ba en lo alto una pequefia imagen de nuestra sefiora del Pilar,
y en su base dos inscripciones, una en latin y la otra en caste-
Ilano antiguo, que dice asi:
"Fundose la villa (o ciudad) de la Habana el afio de 1515
y al mudarse de su primitive asiento a la ribera de este puerto
el de 1519, es tradici6n que en este sitio se hall una frondosa
ceiba bajo de la cual se celebr6 la primer misa y cabildo: per-
maneci6 hasta el de 1753 que se esteriliz6. Y para perpetuar
la memorial, gobernando las Espaias nuestro cat6lico monarca
el senior D. Fernando VI, mand6 erigir este padr6n el senior
mariscal de campo D. Francisco Cagigal de la Vega, de la or-
den de Santiago, Gobernador y capitan general de esta Isla,
siendo procurador general el Dr. D. Manuel Felipe de Aran-
go. Afio de 1754."
Con el tiempo se fue desgastando y deteriorando lamenta-
blemente este pequefio y se.icillo monument que, ademis, ca-
si desaparecia oculto por las casillas y puestos de vendedores
que en sus alrededores acostumbraban levantarse, y por el Cas-
tillo de la Real Fuerza y otros edificios, como los palacios del


LI~Y _














































. .
-ay j "' -J- -^_;* "'


LA INTENDENCIA, DESPUES PALACIO DEL SUBINSPECTOR SEGUNDO CABO Y HOY PALACIO DEL SENADO, EN LA
PLAZA DE ARMAS.
(Dibujo de N. Vdzquez, en La Ilustraci6n Cubana, 1886).







LA HABANA DE AYER, DE HOY Y DE MAANA


Capitin General y del Segundo Cabo que alli se alzaban.
Todo ello impuls6 al Capitin General Don Francisco
Dionisio Vives y Plands, a restaurar esa column y levantar,
ademis, otro monument mayor y que fuese no s6lo digno de
los hechos que se querian perpetuar sino tambien de la impor-
tancia que habia adquirido la ciudad. Al efecto, en 1827, orde-
n6 a su secretario politico Don Antonio Maria de la Torre y
Cirdenas, dispusiese todo lo conducente a los pianos y obras
necesarias, las que quedaron terminadas el 18 de marzo de
1828. Consistieron esas obras, entonces realizadas, en la res-
tauraci6n y embellecimiento de la primitive column, colocan-
do el antiguo pilar sobre cuatro gradas circulares de piedra y
sustituyendo la imagen de la Virgen del Pilar que la remataba,
por otra dorada a fuego de una vara de alto; y la construcci6n
del Templete, propiamente dicho.
Es el Templete un cuadrilitero de 12 varas de frente por 8
y media de fondo y 11 de alto, compuesto de un arquitrabe de
seis columns de capiteles d6ricos y z6calos iticos y cuatro pi-
lastras mis en los costados, con otros adornos. En el centro
del triingulo del timpano hay una lipida conmemorativa de la
inauguraci6n realizada el 19 de mayo de 1828.
El piso es de mirmol blanco. En el interior existe un busto
en mirmol, de Col6n y tres lienzos pintados por Vermay, re-
presentando fantisticamente, dos de ellos, la primera misa y
primer cabildo y el tercero, que se coloc6 despu6s, reproducien-
do la inauguraci6n del Templete, con las personas principles
que asistieron a la misma.
El Templete y la column estin rodeados por una verja de
hierro terminada en lanzas de bronce y sostenida por 18 pila-


res de piedra, formando un cuadrilongo regular de 32 por 22
varas.
La ceremonia inaugural del Templete, el dia ya indicado,
fui solemne y pomposa. Consisti6 en una misa que dijo el
Obispo Espada y a la que asisti6 el Capitin General y auto-
ridades eclesiisticas, civiles y militares de la ciudad asi como
personas importantes de la misma. Ante todos ellos pronunci6
Espada un discurso que Pezuela califica de erudito. Colgadu-
ras, iluminaciones y diversos festejos populares sirvieron para
festejar durante tres dias la inauguraci6n de este monument,
uno de los pocos que de caricter hist6rico posee la Habana.
S61o nos resta ahora, para terminar esta breve resefia del
Templete, decir algo sobre la genealogia de las ceibas que han
existido en aquel lugar, tomindola de la interesante obra Cu-
ba monumental, estatuaria y epigrifica, de Eugenio Sinchez
de Fuentes.
La ceiba prehist6rica, bajo la cual, seg6n la tradici6n, se
celebraron la primera misa y cabildo se supone es anterior a
1492, y se sec6 en 1753, arrancindose y repartiendose algu-
nos sus pedazos como reliquia.
De 1755 a 1757 se sembraron, en sustituci6n de aquilla,
tres, de las que dos se secaron y una hubo que arrancarla en
1827 porque sus raices amenazaban el Templete.
En 1828 se sembraron otras tres, traidas por el capitin
Andris de Acosta de una finca llamada Maria Aydha, hoy
reparto Lawton. De esas, dos se secaron y solo una creci6 lo-
zana, que es la existence hoy, que cuenta 99 afios.
En 1873 se sembraron dos, que se secaron a los pocos afios.


. rt~f




















































EL CASERO.
Ademds de este tipo popular de la Habana Colonial, puede observarse en este grabado una "ventand" criolla y una volanta de alquiler.
(Grabado de Mialhe, en el album Isla de Cuba).







LA HABANA DE AYER, DE HOY Y DE MANANA


Ja casa de Gobierno o palacio del Capitdn


General o del Municziio


El Palacio del Capitin General o antigua Casa de Gobier-
no, que se levanta en uno de los costados de la Plaza de Ar-
mas, hoy de Carlos Manuel de Cespedes, y que fu6 residencia
de los Gobernadores militares espafioles y norteamericanos,
del Gobernador Provisional Mr. Magoon y de los tres p.rime-
ros Presidentes de la Rep6blica, y que desde que se construy6
el nuevo Palacio del Ejecutivo Nacional, durante la presiden-
cia del General Mario G. Menocal, qued6 dedicado, desde en-
tonces, totalmente, en el Hotel de Ville de nuestra ciudad ca-
pitalina.
En el lugar que ocupa la Casa de Gobierno, se alz6 primi-
tivamente la primera y pobre iglesia parroquial que tuvo la
Habana, hecha de tabla y guano, y que, al ser destruida por
un incendio en 1538, se construy6 de mamposteria, pero siem-
pre defectuosa y pequefia, hasta que en 1771 el Capitin Ge-
neral Marques de la Torre, en vista del ruinoso estado en que
se encontraba a causa de los desperfectos que sufri6 en 1741
con la voladura, en el puerto, del navio Invencible, incendiado
por un rayo el 30 de junio, hizo derribar la parroquia, aprove-
chando sus escombros para comenzar, alli mismo, en 1773, las
obras de la Casa de Gobierno, future residencia de los Capi-
tanes Generales de la Isla, que hasta entonces habitaban en el
Castillo de la Fuerza.


Lentamente marcharon los trabajos, debido, entire otras
causes, a la guerra con la Gran Bretafia que no permitia dis-
traer en otra cosa ni la atenci6n de los Capitanes Generales
ni los escasos recursos disponibles, hasta que el Capitin Ge-
neral Don Luis de las Casas, de felice memorial, logr6 darle
fin en 1792.
Pero aunque 6ste se alberg6 en la Casa de Gobierno, s6lo
se reserve las habitaciones altas que miran a la Plaza de Ar-
mas y a la Calle de O'Reilly, ocupando el resto del edificio:
la Circel P6blica, en el frente que corresponde a la calle de
Mercaderes; el Ayuntamiento y sus oficinas, en las habitacio-
nes y salones, que dan a Obispo; alquilindose, finalmente, los
entresuelos y plant baja, que fueron ocupados por sastres,
relojeros, impresores, y, principalmente, escribanos y contratis-
tas, con las rentas de los cuales se amortizaban diversas obli-
gaciones contraidas para la construcci6n del Palacio. En 1834
fue trasladada la Circel a la Cabafia ampliindose con esa
parte los locales ocupados por el Capitin General y el Ayunta-
miento, adaptados debidamente durante el gobierno de Mi-
guel Tac6n. En 1838 se utiliz6 casi toda esta parte donde se
encontraba la Circel, para instalar en ella la Audiencia Preto-
rial de la Habana. que acababa de crearse, y que permaneci6


WIN





















* *11


PLAZA DE ARMAS
Litografai de Francisco Mialhe del Album Isla de Cuba.


rr
n
'h: .-e

a ---*


/r







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MA ANA


alli durante cinco afios, hasta que se traslad6 a la casa de los
Pedroso, cerca de la Punta.
Las necesidades del Gobierno y Ayuntamiento obligaron
posteriormente a desalojar de los entresuelos y plant baja a
los tenderos y escribanos que los ocupaban.
Diversos capitanes generals, y principalmente el general
Tac6n, realizaron varias mejoras y ampliaciones. En sus pri-
meros setenta afios se invirtieron en la Casa de Gobierno, se-
gin Pezuela, mis de un mill6n de pesos fuertes.
El Palacio es tin cuadrilitero de 80 varas exteriores por ca-
da uno de sus lados y 22 varas de alto. El frente tiene nueve
huecos formados por elegantes arcos sostenidos por diez co-
lumnas.
El z6calo es de granite y toda la construcci6n exterior de
gruesos y s6lidos sillares de roca conchifera, lo mismo que su
patio central. Aunque ha sido despojado no sabemos por
que causes, de gran parte de sus mirmoles, tallas de madera,


Iglesias y

LA CATHEDRAL
Asi como en Mexico y el Peri dejaron los espafioles, en el
orden artistic, recuerdos imborrables y valiosisimos-tem-
plos, palacios, monumentos-que aminoran o compensan en
algo los duros siglos de esclavitud y explotaci6n que significa-
ron la conquista y colonizaci6n hispana en America, en Cuba,


muebles, estatuas, que adornaban y enriquecian sus salones y
alcobas, y se han hecho, ademis, en unos y otras antiartisticas
modificaciones, como cielos rasos y z6calos de yeso, horribles
pinturas de colors chillones con el fin de modernizarlo, ce-
gindose, por iltimo, varias arcadas de su bellisimo patio ge-
novas; a pesar de todo esto, no ha perdido sus lines genera-
les del mis puro estilo espafiol churrigueresco o barroco, y su
grandeza palacial que lo convierten en el mis interesante, ti-
pico y valioso edificio colonial que posee la Habana, ejercien-
do, ademis, como atinadamente observa el arquitecto Pedro
Martinez Inclan en su obra La Habana nueva, su arquitectu-
ra marcada influencia en la general de la ciudad, al extreme
de que "las molduras, cornisas y otros adornos del Palacio se
ven reproducidos en las mejores casas de la antigua 6poca.
Muchas son las portadas de la Habana antigua que imitan a
la del Palacio Municipal", portada que aun se conserve con
sus columns j6nicas y front6n coronado por el escudo de ar-
mas espafiol, todo del mejor mirmol italiano.


Gonventos

por el contrario. ni las fortalezas ni los palacios coloniales de
nuestra capital tienen .ais valor que el puramente hist6rico,
encontrindose desprovistos, casi por complete, de tesoros ar-
tisticos, ya desde el punto de vista arquitect6nico, ya en pin-
turas, esculturas, muebles o adornos de otras classes.
En vano tratari el piadoso visitante de cualquiera de nues-
tros templos, encontrar algo en ellos que lo embargue de mistico


I ~


~tn'












































IGLESIA
CATHEDRAL
DE LA
HABANA

Dibujo de
L. Serra.


pW-11-1,







LA HABANA DE AYER,


DE H-~G Y DE MANANA


arrobamiento y eleve su espiritu a regions mis puras y supe-
riores que la del misero planet en que vive. Imposible. Nues-
tros templos son caserones, mis o menos grandes, cerrados por
cuatro paredes, con torres pequefias, toscas y chatas que pare-
cen temerosas de elevarse al cielo o aferradas insistentemente
en rastraer por el suelo. No han sido hechas por arquitectos,
sabios y adoradores de la belleza que al labrar la piedra o el
mirmol trataban de trasmitirle su fervor artistic, sino por
rudos maestros de obra o simples albafiiles, a tanto el metro.
De esta critical general sobre nuestras iglesias, en la que no
hay exageraci6n ni apasionamiento, no se salva ni aun la Ca-
tedral de la Habana, aunque, como es 16gico, es el menos ma-
lo de los templos habaneros.
Ya dijimos, al tratar de la Casa de Gobierno o Palacio de
los Capitanes Generales, hoy convertido en el Hotel de Ville
de la Capital de la Rep6blica, que en el lugar que ocupa se
levant primitivamente la primera iglesia parroquial, de ta-
blas y guano, que tuvo la ciudad, incendiada en 1538, y re-
construida, de piedra, de 1550 a 1571, con sucesivas reedifi-
caciones y ampliaciones terminadas definitivamente hacia 1666
por el obispo Don Juan de Santos Matias, hasta que en 30 de
junio de 1741, durante una tempestad electrica que se desat6
sobre la Habana, un rayo caido en la Santa Birbara del navio
San Ignacio (a) Invencible, anclado en el puerto de la Haba-
na, lo hizo volar, cayendo dos trozos de su obra muerta sobre
la techumbre de la iglesia parroquial mayor, produci6ndole
tan considerable desperfectos, que fui necesario cerrarla al
culto, primero, y demolerla por complete, al poco tiempo, du-
rante el mando de Don Francisco Giiemes y Horcasitas, le-


vantindose afios despu6s sobre sus escombros, la Casa de Go-
bierno.
Al cerrarse al culto la iglesia parroquial mayor, el obispo
Laso de la Vega orden6 que se trasladaran los vasos y demis
objetos sagrados al oratorio de San Ignacio, de los Padres Je-
suitas, situado en el lugar que ocupa lo que despues, y defini-
tivamente, fu6 la Catedral.
En los afios sucesivos se hicieron mejoras y reforms en ese
oratorio, sin que se procediera a construir la parroquial, hasta
que, abandonado el oratorio por los Jesuitas, a causa de su ex-
pulsi6n en 1767 y trasladado el asiento Catedral de la Isla a
la Habana, como consecuencia de la division de la Isla en dos
di6cesis, en 1788, y nombrado obispo de esta di6cesis, el que
lo era de Puerto Rico, Don Felipe Jos6 de Tres Palacios, iste
realize, con sus rentas y las de su prelacia, la transformaci6n
y reconstrucci6n del Oratorio de San Ignacio, en Catedral, de-
dicada a la Purisima Concepci6n, hasta dejarla terminada ca-
si en la misma forma en que hoy-se encuentra.
Don Juan de Espada y Landa, sucesor de Tres Palacios, y
de gratisima recordaci6n en la historic de la Habana, realize
en la Catedral importantes reforms destruyendo cuanto en
ella habia de mal gusto en adornos, altares, estatuas de san-
tos, sustituyendo 6stas por cuadros al 61eo pintados por'el ar-
tista Vermay y sus discipulos.
El temple lo forma un rectangulo de 34 x 55 metros, divi-
dido interiormente por gruesos pilares en tres naves y ocho ca-
pillas laterales. El piso es de baldosas de mirmol negro y blan-
co. A su entrada estuvo, hasta el cese de la dominaci6n espa-
fiola, el monument funerario, obra del artist espafiol Mili-


~i~ini























RESIDENCIA DE LOS CONDES DE
CASA MORE
Fotografia de Mestre Petit, grabado publi-
cado por La Ilustraci6n Cubana.


VISTA DE LA QUINTA DEL ESMO.
SOR. CONDE DE FERNANDINA,
CERRO
Dibujo de F. Mialhe publicado en el albumm
Isla de Cuba Pintoresca.


sA4~


t~."~;*l~;
Fn9b


Mob- j

74114'








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE M A ANA


da, a Crist6bal Col6n, conteniendo las supuestas y tan discu-
tidas cenizas del Gran Almirante, trasladadas a Espafia en
1898. A la derecha del altar mayor se encuentra el sitio donde
estuvieron guardadas esas cenizas mientras se erigia el monu-
mento antes dicho. En una de sus capillas, la de Loreto, se
halla, adosado al muro, el sepulcro del obispo Apolinar Se-
rrano.
En su exterior, aunque no ofrezca ni por las proporciones
generals del temple ni por sus dos desiguales torres, nada ex-
traordinario y verdaderamente notable, dentro de su estilo ba-
rroco espafiol, constitute, con el convento de San Francisco,
los unicos templos de la epoca colonial que merecen conser-
varse como monumentos nacionales, por ser, desde el punto
de vista artistic, los inicos aceptables, y por el valor hist6rico
que indiscutiblemente tienen, principalmente la Catedral.
A 6sta la favorecen, ademis, el aspect interesantisimo y ti-
picamente criollo colonial de la Plaza que lleva su nombre y
los edificios que a derecha e izquierda, bellas casas netamente
cubanas antiguas, se levantan.
EL CONVENTO DE SAN FRANCISCO
Se comenz6 a levantar este convento poco despubs de 1574
en que se estableci6 en la Habana la comunidad de frailes me-
nores de San Francisco.
Para su construcci6n se cont6 con peculio del real erario y
con las limosnas que abundantemente recogieron los frailes
mendicantes de la orden entire los vecinos de la poblaci6n, a
pesar de la oposici6n que hizo el cura de entonces y que fue
resuelta a favor de los franciscanos por la Real Audiencia de
Santo Domingo.


Mis de siglo y medio tard6 en quedar terminada definitiva-
mente su construcci6n, pues, a consecuencia de haberse levan-
tado parte de sus cimientos sobre el mar, en 1719 la capilla
mayor amenaz6 ruina, y las obras necesarias para reparar los
defects hallados y dar fin a la edificaci6n tropezaban no s61o
con la escasez de numerario sino tambien con la lucha que hu-
bo que sostener para cegar unos abundantes raudales de agua
que corrian subterrineos e inundaban las zanjas abiertas para
levantar los muros por el costado que da a la plaza.
Vencidos todos los obsticulos y terminada la obra, fu6 con-
sagrado el temple el primero de diciembre de 1738 por el
obispo fray Juan Laso de la Vega y Cansino.
La iglesia es de tres amplias naves, siendo la del centro de
double ancho que las de los lados, y de una rica vigueteria de
cedro, el techo, exteriormente, de tejas.
La torre tiene 48 varas de altura y es la mis elevada de las
iglesias de la Isla, estando s6lidamente construida de gruesos
sillares, como lo prueba el hecho de haber resistido todos los
vientos huracanes que ha sufrido la Habana. Antes habia un
hermoso reloj y, en lo mis alto, una estatua de San Francisco
que la ech6 al suelo el cicl6n de 1846.
La fachada del temple mira a la calle de Oficios y la espal-
da al muelle. El coro de la iglesia era todo de caoba y el con-
vento contaba 111 espaciosas celdas para los frailes, y su sa-
cristia poseia ricos ornamentos y vasos sagrados donados por
los files. De los retablos de sus 22 altares el mejor era el de-
dicado a San Francisco Javier, ap6stol de la Iglesia.
Entre los enterramientos que se hicieron en este convento
figuraron el del obispo Laso, que la consagr6, trasladindose sus
cenizas. en 1867, a la Catedral; Luis de Velasco, el defensor


WIT4




















































4LIL
PLAZA DE SAN FRANCISCO.
Con el convento de este nombre, en 1841, segin un grabado de L. Cuevas.







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAiANA


del Morro cuando la toma de la Habana por los ingleses en
1762; y el Gobernador Diego Manrique, muerto en 1765 del
v6mito, a los pocos dias de haber Ilegado a la Habana.
Era costumbre de la orden, desde 1823 hasta que fue sus-
pendida, el repartir diariamente, al medio dia, una sopa a los
pobres.
Entre los frailes que vivieron en este convento se contaron
dos santos: San Francisco Solano y San Luis Beltrin.
Tenia el convento establecidas las citedras de teologia, fi-
losofia, matemiticas y gramitica, desempefiadas, respectiva-
mente, por el padre Orellana, don Jose de la Luz Caballero,
Mr. Kruger y el padre Manuel Suirez.
La clase del gran educador cubano, Don Pepe, se daba en
la part baja de los claustros y a sus conclusions que se cele-
braban anualmente en la capilla, asistia, seg6n Manuel Cos-
tales, una juventud entusiasta.
El propio cronista recuerda que, bajo las b6vedas del tem-
plo se cometi6, al pie de la imagen de Jesucristo, el jueves
santo de 1836, mientras el gentio andaba de estaciones, el ase-
sinato de un piadoso devoto que oraba de rodillas, sin que
pudiera descubrirse al asesino.
En 1841, con motivo de las reforms implantadas en Espa-
fia con las comunidades religiosas, la comunidad de San
Francisco se refundi6 en la de la Orden Tercera, abandonan-
do ese temple y haciendose cargo del Convento de San Agus-
tin.
Fue entonces la iglesia de San Francisco cerrada al culto, y
pasando el edificio a propiedad del Estado, establecindose


alli, en diversas epocas, ya almacenes de aduana, oficinas v.
alojamiento de funcionarios piblicos, ya la Aduana y, actual-
mente, la Secretaria de Comunicaciones y oficinas principals
de correos y teligrafos, despuis de numerosas reparaciones
que se hicieron en su interior.

OTROS TEMPLOS Y CONVENTOS
Nos extenderiamos mis de lo oportuno si describiisemos
detallada y separadamente, todas y cada una de las iglesias
que se levantaron en la dudad de La Habana y que en su ma-
yoria, existen hoy, aunque algunas han sido reconstruidas y
otras clausuradas y destruidas, trasladindose sus comunida-
des a otros parajes de la poblaci6n. Nos limitaremos, pues, a
enumerarlas, siguiendo el relato que de las existentes tn
1863 hace el historiador Pezuela: Cdnvento de Belin, Con-
vento de Carmelitas Descalzas de Santa Teresa de Jesis, Con-
vento de la Merced, Convento de Religiosos Ermitaiios de San
Agustin, Convento de-Santo Domingo, Convento de Monjas
de Santa Catalina de Sena, Convento de Monjas de Santa
Clara, Convento de Monjas Ursulinas, Espiritu Santo, Jesis
Maria, Nuestra Sefiora de la Salud o de Guadatupe, Nuestra
Senora del Pilar de Carraguao, Oratorio de San Felipe de Ne-
ri, San Isidro, San Nicolds, Santo Angel Custodio, Santo Cris-
to del Buen Viaje y el Santuario de Regla.
Debemos hacer constar que tanto en su interior como en su
exterior todos estos templos carecen totalmente de valor artis-
tico arquitect6nico.


hSar








41F.


EL PANADERO Y EL MALOJERO.
Una escena tipica antigua en las calls de la Habana. Al fondo la Iglesia del Cristo.
(Dibujo de Mialhe, en el ilbum Isla de Cuba).












a fuente de la India o de la Noble Habana


De los muy pocos monumentos estatuarios,-Carlos III,
Fernando VII, Col6n, Albear-casi todos de escaso valor ar-
tistico, de la epoca colonial, existentes en la Habana, el inico
que merece atenci6n especial, por su simbolismo y su signifi-
caci6n hist6rica, es la Fuente de la India, conocida tambiin
por Fuente de la Habana o de la noble Habana, situada en
el Paseo del Prado, actualmente Paseo de Marti, frente al
Campo de Marte.
Ese monument y la fortaleza del Morro, por to much que
han sido divulgados fotogrificamente fuera de Cuba, en pos-
tales, albums y revistas, han Ilegado a convertirse en simbolos
representatives de nuestra capital y hasta de la misma Isla, ya
desde los tiempos coloniales; y los no muy numerosos extran-
jeros que de Cuba tengan noticia, tal vez no sepan de ella
otra cosa, sino que es la tierra del tabaco, principalmente, y
del az6car, ni haya llegado hasta ellos otra vision cubana que
la palma, el Morro y la Fuente de la India.
Al senior Eugenio Sinchez de Fuentes se debe el que conoz-
camos el nombre del autor de este monument: el artist ita-
liano Guiseppe Gaggini. Le fui encargada, en uni6n de otra
fuente para la Plaza de San Francisco, debido a la iniciativa
de Don Claudio Martinez de Pinillos, Conde de Villanueva,
y ambas costaron 40.000 francos.


Su emplazamiento se realize en enero de 1837, frente a la
puerta Este o de Tac6n del Campo Militar, en el sitio done
se encontraba la estatua del Rey Carlos III, que fu6 trasla-
dada al principio del Camino Militar o del Principe.
Diversos traslados sufri6 desde entonces, la Fuente de la
India. Al poco tiempo fue colocada en la sqgunda secci6n de
la Alameda del Prado, en el espacio comprendido entire el Tea-
tro de Tac6n y la Puerta de Monserrate. En 1863, por acuer-
do del Ayuntamiento, se traslad6 al centro del actual Parque
Central, entire la calle de San Rafael y la Plazuela de Neptu-
no. En 1875, volvi6 a trasladarse de este sitio al primitive lu-
gar que ocupara en el Paseo del Prado, pero variindole la po-
sici6n, de manera que ahora mirara frente al Campo de Mar-
te, donde y como actualmente se encuentra.
Tranquilino Sandalio de Noda, en un articulo publicado
en 1841, describi6 asi la Fuente de la India:
"Delante de las puertas de la Ciudad de la Habana, cerca
de done estuvo la estatua del Rey Carlos III, al extreme sur
del Nuevo Prado o Paseo de Extramuros, construido en 1772,
y junto a las verjas y almenadas puertas del Campo de Marte
o Military, se ve una fuente de mirmol blanco que se alza en
un pedestal cuadrilongo sobre cuyas cuatro esquinas y resalta-
das pilastras se apoyan cuatro enormes delfines, tambien de


4


p


V"f


E HOY Y DE MAiANA


LA HABANA DE AYER, D













'ea ai



1Ft; -~~:Et


\jr


EL QUITRIN.
Al fondo se vi la Fuente de la India.
(De un grabado de Mialhe en el ilbum, Isla de Cuba).


I.


.1,...
U; -' .2.'
[r*I


__


J


-
.r,.


.>. "V;
- *





LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


mirmol, cuyas lenguas de bronce sirven de surtidores al agua
que vierten en la ancha concha que rodea el pedestal y reba-
sindose aquella por conductos invisibles, vuelve al interior sin
derramarse jams. Encima del todo, sobre una roca artificial,
yace sentada una preciosa estatua que represent una gallarda
jovjn india mirando hacia el Oriente; corona su cabeza un
turbante de plumas, y de las mismas, la cifie una ligera cintu-
ra con la cual y el carcaj Ileno de flechas, que al hombro iz-
quierdo Ileva, se conoce que represent aleg6ricamente la Ciu-
dad de la Habana. Las armas de ella vense esculpidas en el
escudo que Ileva en su diestra, y en la siniestra, sostiene la cor-
nucopia de Amaltea en la cual, en vez de las manzanas y las


uvas que generalmente la adornan, el artist, en un rasgo fe-
liz de inventive, las ha sustituido por frutas de nuestra tierra,
coronadas por una pifia. El frente y la espalda del pedestal
semeja la silleria una puerta de arco, y tiene en medio del cla-
ro un surtidor, que derrama en la citada concha; alrededor de
ista hay un estrecho arriate cercado por una fortisima verja
de lanzas de hierro, apoyadas en veinte fases, con sus hachas
de armas, teniendo por la espalda de la fuente, una puerta ca-
si imperceptible, seg6n lo bien ajustada de su armadura. Por
fuera de la verja hay un andito o ancho paseo circular de mar-
mol blanco, y el todo lo rodea una orla de grama de Bahamas
(Agrostis) con 16 guardalados de piedra comin".


Otros monumentos y estatuas


Debemos mencionar, siquiera, los siguientes monumentos
de la Habana colonial. que se conservan hoy en dia:
La Fuente de Neptuno, dedicada por Tac6n al comercio de
la Habana, que existi6 en el Parque de la Punta y fue coloca-
da en el Parque Gonzalo de Quesada, en el Vedado, donde
hoy se encuentra, al levantarse en aquel otro parque la estatua
de Don Jose de la Luz Caballero.
La estatua del Rey Carlos III, que situada primero en la
Alameda de Extramuros fue colocada despuis, en el lugar
done hoy esti, a la entrada de la Alameda o Paseo de Tac6n,
o de Carlos III y que es una muy bella obra artistic, en mir-
mol blanco de Carrara, siendo su author Cosme Velizquez, en
1799.


La Fuente de la Ceres o de la Columna, en el mismo pasec
de la que hoy solo existe la column con su estatua.
La Fuente de la Alameda de Paula, de la que s6lo se con-
serva la column de mirmol blanco con banderas, fusiles y
cafiones en altos relieves y un le6n con las armas de Espafia,
sobre el capital, destruida, primero por un rayo, a poco de
inaugurarse en 1847, y despues, por el cicl6n de 1910 y re-
construido el obelisco, en ambas ocasiones.
La estatua del Rey Fernando VII, comenzada por el artist
Josi Alvarez de Pereira y Cubero y concluida por el escultor
Antonio Sola, e inaugurada por el Conde de Villanueva, en
la Plaza de Armas, el afio 1834.
La estatua del Almirante Col6n, en el patio de la Casa de


Ih;P














LF


FUENTE DE LA INDIA EN EL PASEO DE ISABEL II.
Aparece la estatua en el mismo sitio que boy ocupa, pero de espaldar at Campo de Matte.
(Grabado de Mialhe.)







LA HABANA DE AYER, DE HOY Y DE MASANA


Gobierno, hoy Palacio del Municipio, colocada alli el 9 de
enero de 1862, trasladada en 1870 al Parque de Isabel II, en
lugar de la de esta Reina, que fue Ilevada a la Circel, al caer
con la revolucion de septiembre, la dinastia Borb6nica, y co-
locadas ambas de nuevo en sus anteriores sitios, al volver la
restauraci6n en el trono espafiol, de los Borbones. La estatua
de Col6n, es obra del escultor italiano J. Cuchiari.


El Monumento de Albear, en la plazoleta de su nombre,
homenaje rendido al ilustre brigadier de ingenieros Don Fran-
cisco de Albear y Lara, a su muerte, en 1887, por la construc-
ci6n del Acueducto en Vento, que surte de agua a la ciudad
de la Habana. Monumento que es obra del escultor Jos6 Vi-
lalta de Saavedra.


El Puerto


Hasta diez y seis afios despues del descubrimiento de Ame-
rica y de esta Isla, por Crist6bal Col6n, no fu6 reconocido el
puerto de la Habana. El primer europeo que a 6l lleg6 en
1508, Sebastiin de Ocampo, en su viaje de circunvalaci6n por
la Isla para resolver si era realmente una isla o un continen-
te, encaren6 las dos carabelas que traia con el betin, o chapa-
pote, que siempre en mayor o menor cantidad, ha existido en
el puerto y que ahora se ha encontrado tambi6n al hacerse las
obras de dragado.
Debido a ese fondo y orillas encenagados, al desgaste pro-
ducido por las lluvias, de los solares circunvecinos, a la deyec-
ci6n y basuras de la ciudad y los buques anclados en la bahia,
al terreno ganado al mar con la construcci6n del lienzo de las
antiguas murallas en las parties comprendidas entire los casti-
llos de la Punta y la Fuerza y la del Paseo de Roncali, y con
la de los diversos muelles que se fueron levantando con el
transcurso del tiempo y las necesidades del trifico commercial;
debido a todas esas cosas, repetimos, el puerto de la Habana


fu6 perdiendo paulatina y considerablemente la amplitud que
tenia en los afios del descubrimiento. Basta para comprobarlo
citar que en 1742 advirti6 Don Rodrigo Torres, al sondearlo,
que su profundidad en los sitios de mis corriente anclaje habia
disminuido de 7 y media a 6 brazas y en su circuit tenia unas
cincuenta varas de menos. La entrada del puerto, entire el ba-
luarte de San Telmo y la bacteria de la Pastora, media en 1723,
350 varas; en 1783, 335; y en 1812, 225. El mar legaba antes
de 1770 hasta San Juan de Dios, en donde se ataban pequefias
embarcaciones, quedando despues, por various afios, cenagosa
toda esa parte hasta la plaza de la Catedral, inclusive, que se
llam6 por ello Plaza de la Cienaga, eligiendose, asimismo, en
aquel afio, para probar el primer empedrado, de chinas pelo-
nas, el tramo de la Catedral a San Juan de Dios, que por eso
se llam6 Calle de lo Empedrado. En 1803 el mar se extendia
hasta la Quinta del Rey. Llegando tambi6n hasta el barrio de
Jes6s Maria y las calls de Alambique esquina a la Calzada de
Vives, estando a su vez bafiados por el mar, segCn noticias de


WANW

































































HAVANA.
Dibujo de J. W. Hill, grabado ingles publicado por Smith Brothers & C'


III--~----
--








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAIANA


Jose Maria de la Torre, el Puente de Chivez, las iltimas cua-
dras de la Calzada de Vives, de las calls de Gloria, Esperan-
za, Alcantarilla, Puerta Cerrada y Diaria.
Estas reducciones en su capacidad no son obsticulos para
que el puerto de la Habana haya sido considerado en todo
tiempo uno de los mejores del mundo, aparte su posici6n geo-
grifica, por su amplitud y la seguridad que ofrece, ain en
ipoca de temporales, a las embarcaciones en l1 guarecidas.
Dice Pezuela que mide mis de cinco mil doscientas y tantas
varas castellanas desde la punta del Morro hasta la ensenada
de Guasabacoa, siendo esa su mayor longitud de N. a S.O.,
y unas 4,700 varas de la ensenada de Atares a la de Marime-
lena, en su extremidad S.O.
En la orilla derecha, saliendo al mar, se encuentran: sobre
la pefia y lomas que alli existen, las fortalezas del Morro, la
Cabafia; diversos muelles y Almacenes de Sami y la Marina,
el barrio de Casa Blanca y las ensenadas de Atar6s y Triscor-
nia, despues de la cual se hallaba la casa de salud del doctor
Belot, la ensenada de Marimelena con los.Almacenes de Santa
Catalina, la poblaci6n de Regla, Almacenes de Regla, ensena-
da de Guasabacoa, que forman el recodo mis amplio de la ba-
hia. Contin6an despu6s various muelles y almacenes, como los
de Hacendados; el rio Luyan6, las ensenadas de Atar6s y Ta-
Ilapiedra. Ya en la parte septentrional, los edificios de la ciu-
dad, sirviendoles de remate, y en 1863, los almacenes de San
Jose, el Paseo de Roncali, Hospital y Alameda de Paula, mue-


lies de Luz, Machina, San Francisco, la Aduana y Capitania
del Puerto, muelle de Caballeria, donde se levantaba la fuente
de Tac6n o Neptuno, el Castillo de la Fuerza, la Maestranza,
Cortina de Vald6s, Cuartel de San Telmo, baluarte de la Pun-
ta y Puerta, tambien llamada asi, de las Murallas, y, por Glti-
mo, el Castillo de la Punta que se levanta frente al Morro, a
unas 450 varas.
Agrega Pezuela, del que tomamos estos datos, por los que
se ve c6mo era nuestra bahia en 1863, que entonces tendria
unas 20.000 varas castellanas de superficie, o sean unas cua-
tro leguas espaiiolas.
Bistenos decir para completar esta breve informaci6n,
que nuestro puerto no se encuentra limpio de bajos y
cayos, contindose entire los primeros los del Morro, Cabres-
tante, Pastora, Marimelena, Piedra de Regla, Valdespino,
Luz, Espiritu Santo, Santa Clara, Cruz, Galindo, Galindito;
y entire los segundos, los de Cruz, que mide unas 200 por 20
varas, y el Frances.
Terminamos, recogiendo estos datos curiosos que nos ofrece
Jose Maria de la Torre en su Habana Antigua y Moderna:
En 1574 entraron 101 buques de Espafia y 115 de la Ame
rica espafiola; en 1857, unos 2,000.
En 1762 se clavaron a uno y otro lado de la entrada del
puerto, al pie de los Castillos de la Punta y el Morro, dos gru-
pos de cafiones, que aun se ven hoy en dia, en los que se ataba
la cadena con la que, al obscurecer, se cerraba el puerto.


_LIIU--~--~--~---






































LA HA VANE
Grabado frances de Willmann, impreso en
Ch. Chardon Aine, 30 ue Haunefeuille.
Paris.


HABANA
Vista tomada desde Casa Blanca. Dibujo de
F. Mialhe, del album Isla de Cuba.







LA HABANA


DE AYER, DE HOY Y DE MARANA


Teatros


EL GRAN TEATRO PRINCIPAL. Y EL GRAN
TEATRO DE TACON
Hasta 1773 no tuvo la Habana edificio especial y fijo con-
sagrado a representaciones teatrales, y istas se celebraban, ya
como se celebr6 en 1598, la comedian Los buenos en el cielo y
los malos en el suelo,--e primer especticulo de esta indole
que se di6 en la capital,-en alguna barraca, construida al
efecto cerca de las fortalezas, ya en salas o barracones sin co-
modidades para el p6blico ni preparaci6n adecuada para su
objeto.
El primer teatro, de mamposteria y tablas, se construy6 en
1773, durante el mando del Marquis de la Torre, en un lu-
gar llamado el Molinillo, donde terminal la calle de Oficios,
junto al mar, en la parte donde ya se comenzaba a construir
la Alameda de Paula.
Durante el gobierno del Marquis de Someruelos fue derrn-
bado ese primitive teatro, construyindose en el mismo sitio
otro en mejores condiciones, que se llam6 teatro Principal, y
que fu6 ampliado y hermoseado en 1846 por el capitin Gral.
O'Donnell. El cicl6n del 10 de octubre del 46, lo dej6 en es-
tado casi de ruinas y en ruinas qued6 a pesar de los esfuerzos
hechos en diversas ocasiones para restaurarlo hasta que, en
1861, fue subastado con los terrenos anexos.
Al Capitin General Tac6n se debe la iniciativa de la cons-
trucci6n del teatro que habia de llevar su nombre, pues en
1834, anim6 e indujo al ricacho, especulador y hombre de ne-


gocios Don Francisco Marty y Torrens, que acababa de lle-
varse la contrata del edificio y vivero de la Pescaderia, para
que acometiese la obra de levantar, en sitio centrico de la ciu-
dad, un gran teatro, necesario entonces, pues no existia mis
que el Principal, y iste, ademis de su reducida capacidad, se
encontraba en un extreme de la ciudad, muy alejado de los
centros urbanos.
Acept6 Pancho Marty y emprendi6 la obra con la ayuda en
dinero, materials y peones que le facility Tac6n, mis la ga-
rantia de una autorizaci6n permanent para celebrar todos los
afios seis bailes p6blicos de miscaras; costindole, a pesar de
esos auxilios, 200,000 pesos fuertes.
Se inaugur6 en el carnaval de 1838, con cinco bailes de mis-
caras, que estuvieron concurridisimos, al extreme de que un
cronista dice que al interior del teatro asistieron mis de ocho
mil personas y habia unos quince mil curiosos en los alrede-
dores.
La primera funci6n tuvo lugar el 15 de abril de ese afio con
la traducci6n, hecha por Larra, el maravilloso Figaro, de la
obra Don Juan de Austria o la vocacidn.
El edificio llen6 cumplidamente en comodidad, capacidad,
ventilaci6n y condiciones ac6sticas, los prop6sitos que al cons-
truirlo se persiguieron. El lugar en que se levant6 no podia
ser mis centrico en aquella epoca, como lo es hoy tambiin: mi-
rando a la entonces Alameda de Isabel II y a las puertas de
Montserrate, en un terreno realengo al norte del que fui Jar-




























































TEATRO DE TACON Y PARTE DEL PASEO DE ISABEL II. VISTA TOMADA DESDE LA PUERTA DE MONSERRATE.
Se ven tambien, la famosa Acera del Louvre limitada por el Hotel Inglaterra y los Helados de Paris, antes de tener los soportales. (Del album r /
Isla de Cuba, dibujos y litografias de Mialhe).


"*.







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


din Botdnico y despues paradero de Villanueva, perteneciente
al camino de hierro de la Real Junta de Fomento. Sus dimen-
siones eran, en lo que se refiere al cuadrilongo que formaba
el teatro, 40 varas de anchura por unas 80 de longitud. Lo cu-
bria una simple techumbre en forma de caballete con ventila-
dores. La entrada la formaba un p6rtico con tres arcos al
frente y uno en los costados. Contiguo al teatro y por la calle
de San Jose, habia un edificio bajo dedicado a talleres y de-
pendencias y oficinas de Pancho Marty, para las decoraciones,
maquinaria y carpinteria. En cuanto a gusto artistic, no fue-
ron afortunados los constructores del teatro, pues no ostenta-
ba en su interior o exterior adornos, relieves, pinturas, escul-
turas ni detalle alguno que hubiera podido hacer del teatro,
ademis de c6modo, bella obra del arte arquitect6nico.
Tenia 90 palcos, mis los de la Capitania General y la Pre-
sidencia, distribuidos en tres pisos, y algunos de los cuales
eran de propiedad privada; 22 filas de lunetas, con una capa-
cidad total en localidades para 2,000 concurrentes, pudiindo-
se dar cabida a una cuarta parte mis. El scenario se conside-
raba tan amplio y bien provisto como los de los mejores tea-
tros europeos. Era famosa la gran araia que pendia del cen-
tro del techo sobre la platea.
Pancho Marty vendi6 el teatro en 1857, a la Compafiia
An6nima del Liceo de la Habana en 750.000 pesos fuertes,
incluyendo terrenos y edificios anexos, siendo entonces embe-
Ilecido en su interior y reformadas sus localidades.
El teatro de Tacdn, dedicado en sus primeros afios a obras
de verso, ya que el Principal lo estaba casi exclusivamente a
la 6pera, fui destruido en 1905 para construir en el mismo si-
tio, el actual palacio del Centro Gallego de la Habana, con su


teatro, al que se le ha dado el mismo nombre de Nacional que
se le puso a Tac6n al surgir la Rep6blica. Por aquel viejo co-
liseo desfilaron los mas grandes actors de todos los gineros
teatrales; y sus noches de gala eran famosas por el especticulo
maravilloso que ofrecia el conjunto hermosisimo de las damas
cubanas, pertenecientes a las mejores families habaneras, que,
lujosa y elegantemente ataviadas, aparecian en palcos y lu-
netas, mostrando ante el asombro y la admiraci6n del extran-
jero que nos visitaba, el encanto irresistible de su incomparable
belleza, gracia, distinci6n y elegancia.
Los mis viejos que nosotros y hasta nosotros mismos, recor-
damos todavia con fruici6n y nostalgia esas "salidas de la
Opera" del antiguo Tac6n, el desfile interminable de las belle-
zas habaneras que habian asistido a la funci6n y despues iban
a refrescarse a Inglaterra o los Helados de Paris.

TEATROS DE VILLANUEVA Y DEL DIORAMA
Ademis de los teatros Principal y de Tac6n, tuvo la Haba-
na colonial los de Villanueva, llamado tambi6n del Circo, y
del Diorama, de madera, ninguno de los cuales alcanzaron la
6poca republican. El Teatro de Villanueva va unido a un su-
ceso hist6rico que merece ser traido a estas pLginas. El 22 de
enero de 1869, al estrenarse la comedia de costumbres de Juan
Francisco Valerio; Perro Huevero, aunque le quemen el hoci-
co. ., al terminar de cantar uno de los actors: "Digan con-
migo, sefiores--que vivan los ruisefiores--que se alimentan
con cafia!", grit6 una voz: "iViva Cuba libre!" Acto continue
se desarrollaron en el teatro y sus alrededores las tumultuosas
y sangrientas escenas que han pasado a la bistoria con el nom-
bre de "la noche de Villanueva".









































eaumuJI ~- r

-C-- -


VISTA DEL TEATRO PRINCIPAL
Dibujo y grabado de F. Mialhe, impreso en la litografia de la Real Sociedad Patridotca y publicado en el Ulbum Isla de Cuba Pintoresca.







LA HABANA DE AYER, DE HOY Y DE MAgNANA


Paseos


y


El mis antiguo de los historiadores cubanos, tantas veces
citado en estos recuerdos, Josi Martin -Flix de Arrate, nos
habla en su famosa Historia, de los lugares que utilizaban por
el afio de 1761 los vecinos de esta ciudad para su esparcimien-
to, o sea de los primeros paseos habaneros de que se tienen no-
ticias.
Aunque la Habana, dice, "no goza de los celebres paseos
de otras regions y ciudades mis opulentas .... acI la misma
amenidad de los sitios suministra la parte mis principal para
el recreo, siendo innegable que aun sin incluir el paseo de la
bahia, que no esti en uso, y fuera de extremado placer si se
practicase, porque en la ribera opuesta a la poblaci6n, brinda
la apacibilidad de algunos parajes bastante incentive para un
honest pasatiempo; .... tenemos, sin numerar iste, otros por
la parte de tierra que son los acostumbrados, ya tomando por
la puerta de la Punta el camino de la caleta que es una ala-
meda natural en que se disfruta con el fresco sombrio de los
viveros y limpia Ilanura de la senda mis deleitable, la vista del
mar por una banda y por la otra la de las huertas que estin
asentadas por aquel paraje: ya saliendo por la puerta de Tie-
rra a la calzada en que hoy se van plantando irboles copudos
que le den sombrio por donde encaminar el paseo a los Coca-
les, y a los dos barrios inmediatos de Nuestra Sefiora de Gua-
dalupe y Santisimo Cristo de la Salud, o ya fltimamente eli-


Pla z as


giendo para el recreo el Arsenal en donde sus miquinas y tra-
fago pueden divertir y ocupar el tiempo y la atenci6n con gus-
to much rato no s6lo a los inclinados a la niutica, sino a los
que no lo son."
Fueron despues la Alameda de Paula, la Plaza de Armas,
la Cortina de Valdis, el Nuevo Prado o Alameda de Isabel
II y el Paseo Militar o de Tac6n, los lugares expresamente
construidos como sitios de recreo, que merecieron la preferen-
cia de los habaneros para su esparcimiento, durante la 6poca
colonial.
ALAMEDA DE PAULA
Entre las diversas obras de ornato que en 1771 acometi6
el Marquis de la Torre, figure la construcci6n de un teatro
y de la Alameda de Paula, malec6n que dominaba la bahia
y las montafias y caserio de Regla. Reducida al principio a un
terraplin adornado con alamos y bancos de piedra, fui her-
moseada por los sucesivos gobernadores de la Isla y principal-
mente por Someruelos, que mejor6 tambiin el teatro Princi-
pal, que figuraba en uno de sus extremes.
Dice Pezuela que de 1803 a 5 se embaldos6 y adorn6 con
una sencilla fuente, colocindose aiios mis tarde una baranda
de hierro en toda su extension, amplias escaleras a los costa-
dos, y farolas. Junto al hospital de Paula que se encontraba


k4




















3.
7 + .
27


" ,


AI..LtfDi LOE F['il 4
Dibujo y litografia de F. Mialhe.


i ","5/
p, ... .'


i"Mms hw







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MARANA


en uno de sus extremes habia, al decir de Bachiller y Morales,
"una espaciosa enramada de bejuco indio siempre verde y sal-
picado de sus amarillas flores: bajo de ella se colocaban perpe-
tuas mesitas, donde se jugaba al domin6, se refrescaba y con-
versaba. El cafe de. las Delicias, de madera, que daba a la calle,
era el establecimiento de que constituia una parte y la mis no-
table el alegre patio encajonado entire el mar de la bahia y las
paredes de un hospital."
PLAZA DE LA CATHEDRAL
En cuanto a plazas, las dos 6nicas que tienen mis sabor de
6poca y pueden ser conservadas con su caricter colonial, son
la de Armas y la de la Catedral.
Pero mis que la Plaza de Armas, es digna de atenci6n y de
cuidado la Plaza de la Catedral, el rinc6n colonial mis bello
que poseemos.
Vamos a glosar la descripci6n que de ella hace el historic
dor Don Jacobo de la Pezuela, en su Diccionario geogrifico,
estadistico e histdrico de la Isla de Cuba, publicado el afio
1863.
La Plaza de la Catedral, dice, es un cuadrilongo "mis ca-
racterizado aunque de menos extension que la Plaza de Ar-
mas, porque mide cien varas de largo de N. a S. y 80 de E.
a O. Es singular tanto por su forma como por las fachadas
de los edificios de sus lados, exceptuando el de la Catedral que
ocupa toda la del N." En el lado O se encuentra la casa de
los Marqueses de Aguas Claras, con portales de sillares y ar-
queria que sostienen seis columns, compuesta de altos y ba-
jos. Hoy esti convertida en casa de vecindad, completamente
descuidada y abandonada. A su lado y mis hacia dentro de la


linea de construcci6n hay un almacin, que desentona por com-
pleto con el caricter de la Plaza. El frente E. lo ocupa la ca-
sa de los Pefialver, que su heredero el Marquis de Arcos, re-
form6 para dedicarla a correos. A su lado, la casa que fu6 de
los Pedroso y es hoy del Dr. Ricardo Dolz, inica bien conser-
vada. En el frente meridional esti una casa que fu6 residen-
cia y en la que despues, hasta hoy, han estado instaladas las
oficinas del peri6dico La Discusion.
Los edificios mis notables de la Plaza, son, en primer tir-
mino, la Catedral, y despues las tres antiguas casas de Aguas
Claras, Pefialver y Pedroso, que ofrecen el sello tipico de la
antigua gran residencia particular habanera, de la 6poca colo-
nial.
PLAZA DE ARMAS
Circundada por el Templete, el Palacio de los Capitanes
Generales, el de la Tntendencia, la casa del Conde de Santove-
nia, el Castillo de la Fuerza y la casa del Tribunal Mercantil
y Junta de Fomento, y ostentando en su centro la e:;tatua de
Fernando VII, fue la Plaza de Armas en 6pocas lejanas el si-
tio preferido de diversion por los habaneros y extranjeros que
nos visitaban, principalmente en las noches de retreta en que
tocaba en su centro una banda militar..Discurriendo por sus
calls exteriores, "toda la Habana" de 184.... se daba cita
por fuentes, o sentados en los bancos que se hallaban de tre-
cho en trecho, o paseando en sus quitrines y carruajes por las
calls exteriores, "toda la Habana" de 184.... se daba sita
alli esos "dias de moda" o de retreta, asi como el jueves y vier-
nes santo, en que a pie concurria a oir el concerto sacro que
esos dias se daba en la Plaza de Armas.


r_0








j fe-1. -Alt


"- i A


"C
~'


4t1


I .,. -


PLAZA DE ARMAS
en la Casa de Gobierno, la Intendencia y el Castillo de la Fuerza.
Dibujo de F. Mialhe.


I


C r








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAiANA


Despu6s de la Plaza de la Catedral "el mis bello rinc6n co-
lonial de la ciudad de San Crist6bal de la Habana", es, sin
duda alguna, la Plaza de Armas la que le sigue en belleza ar-
tistica, igualindola o superindola en valor hist6rico, no s61o
por ser la mis antigua, sino ademis, por los importantisimos
edificios que la rodean.
Parece que en los primeros tiempos de la Habana, se deno-
min6 esta plaza, "de la Iglesia", por encontrarse en ella la
Iglesia Parroquial que existi6 en el mismo sitio done, despu&s
de demolida esta a consecuencia de los grandes desperfectos
que -ufri6 al volar en bahia, el 30 de junio de 1741, el navio
Invencible se levanto6la Casa de Gobierno.

Desde la fabricaci6n del Castillo de la Fuerza, y por hacer
su guarnici6n en esta plaza los ejercicios y formaciones mili-
tares, tom6 el nombre con que aun se la conoce, de Plaza de
Armas, aunque oficialmente se denomine en la actualidad
Plaza Carlos Manuel de CUspedes, en homenaje al primer Pre-
sidente de la Rep6blica en armas.
Es la plaza de Armas la mayor de la Habana colonial y
forma un paralel6gramo imperfecto. En su centro existe un
parque, que fue en otros tiempos lugar de cita para la expan-
si6n de los vecinos de la Habana y los extranjeros que la visi-
taban, al extreme que el historiador Pezuela afirma que "siem-
pre fue el lugar mis animado y limpio de la poblaci6n", e II-
defonso Vivanco, en un articulo del Paseo Pintoresco por la
Isla de Cuba, dice que por "su posici6n aparente, por estar en
el centro de la poblaci6n comerciante y sobre todo por su bella
perspective y dulce ambiente, hacen de la Plaza de Armas el


rendez-vous de todos los extranjeros residents en la Habana
de intramuros", agregando que "s6lo en noches de retreta la
encantadora m6sica, tan amada de los hijos de la zona t6rri-
da, Ileva a la Plaza de Armas una linda y elegant concurren-
cia, que entire el susurro de la brisa de los irboles y las flores,
el murmullo de las fuentes y los sones de la muisica, discurre
dulce y apaciblemente por sus calls departiendo bien de amor,
bien de empresas mercantiles". De esas noches de retreta, los
dias mis concurridos eran-1841-el jueves y viernes santo,
acudiendo entonces a la Plaza de Armas inmensa concurren-
cia a oir el concerto sacro que alli se daba, y sin que se per-
mitiera, como en los demis dias, el paseo de carruajes por sus
calls laterales. Hacia 1859, se conservaba ain esta costumbre,
pues Antonio de las Barras y Prado, en sus memories La Ha-
bana a mediados del Siglo XIX, al referirse a la Plaza de Ar-
mas, "bonito paseo con jardines", dice que "en este paseo hay
retreta todas las noches, de ocho a nueve, por una banda mi-
litar. Durante ella se llena la plaza de gente y los alrededores
de carruajes con sefioras, que van a oir la mdsica. Concluida
aquella cada cual desfila por su lado y se queda la plaza de-
sierta, pero los cafes y casas de refresco que hay en la acera de
enfrente al Palacio conservan su animaci6n hasta las.diez o
diez y media en que se cierran. Este es uno de los puntos mis
concurridos de la poblaci6n, tanto de dia como de noche, por
estar cerca del muelle de caballeria v ser uno de los centros de
movimiento mis importantes del comercio".
De los edificios importantes, artistic e hist6ricamente con-
siderados, que rodean la plaza de Armas se encuentran, al oes-
te, el Palacio del Gobierno, la mis bella construcci6n colonial
que poseemos, residencia que fue de los Capitanes Generales


$ro


































D L .1.1.1 DE L H.181..A
JPt F Ir '> -.J. euen .Ia Ie', e .I ij r. -;r.
IJ ReJl S-,N..JJJ JIr.d p. aj..
.I jal, I.Ia d e Cula P.r.re. 4






VISTA DE LA CARCEL NUEVA.
Dibujos de F. Mialhe grabados en dl Litografin la Real Sociedad
Patriotzca y publicados en el album Isla de Cuba Pintoresca.







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MATANA


y de los tres primeros Presidentes de la Repuiblica y hoy to-
talmente destinada a palacio Municipal. Es notable por lo ti-
pico de su estilo, churrigueresco o barroco espafiol, la belleza
y pureza de sus lines y la majestad de su conjunto, que ha-
cen que muy justamente lo consider el arquitecto Pedro Mar-
tinez Inclin, en La Habana actual, como "el mejor edificio
que nos leg6 la Colonia... y el mis interesante por lo que en
si vale y por lo que hist6ricamente represent" edificio que el
actual Alcalde de la Habana se propone restaurar en su pri-
mitivo estilo, devolviendole la belleza y riqueza que en su fa-
chada y en su interior poseia.
Restauraci6n aniloga ha hecho nuestro Mayor con el edi-
ficio del Templete, rememorativo, como todos saben, del lu-
gar donde, segin la tradici6n, no comprobada, se dijo, bajo una
ceiba, la primera misa y se celebr6 el primer cabildo. El tem-
plete goza hoy, quitado el repello y pintura que afeaba su ex-
terior, de la belleza natural de la piedra con que fu6 cons-
truido.
Ai Norte se halla la Intendencia, residencia, primitivamen-
te, del Intendente y sus oficnas y despuns de las de Cuenta y
Raz6n de Rentas y Correos y desde 1851 hasta el cese de la
soberania espafiola, del Subinspector Segundo Cabo, y con-
vertido el edificio, desde la Republica, en Palacio del Senado.
Sin tener la belleza artistic del Palacio Municipal, gracias a
la reciente restauraci6n de que ha sido objeto por iniciativa
del Presidente del Senado, doctor Clemente Vizquez Bello, se
encuentra hoy en admirables condiciones, permitiendose apre-
ciar su valor como modelo bastante acceptable, de edificio co-
lonial.


A la izquierda de 6ste se halla el Castillo de la Fuerza, la
mis vieja fortaleza habanera, construida hacia 1544, de ex-
traordinario valor hist6rico por ello, y que es al mismo tiempo
un incomparable ejemplar de fortaleza espafiola de la 6poca.
Con las reforms que ya en ella se estin hacienda, quitindole
los bastiones que se le agregaron posteriormente a su construc-
ci6n y restaurindola en su caricter, seri uno de los mis inte-
resantes y valiosos monumentos hist6ricos cubanos que podrin
admirar los extranjeros que nos visiten.
Fu6 el prop6sito del Capitin General Marques de la Torre,
que todas las casas que rodearan la plaza de Armas, seg6n
aparece en la memorial de su mando, publicada al cesar en
1777, fuesen "edificios uniforms e iguales al que se esti ha-
ciendo para la Administraci6n de Correos, entire los cuales
debian estar un cuartel de infanteria, la Aduana y la Conta-
duria". De ese admirable proyecto, s6lo se realize la construc-
ci6n de la Casa de Gobierno y la de Correos o Intendencia.
En el centro del parque se levanta la estatua de mirmol
blanco de Carrara, de tres varas de altura sobre un pedestal
cuadrangular, de analogas proporciones y material, del Rey
Fernando Septimo, obra del escultor Soli, que data de 1828.
CORTINA DE VALD9S
Inici6 la construcci6n de esta alameda en 1841, el Capitin
General don Ger6nimo Valdes, de quien tom6 el nombre. Te-
nia una longitud de 200 varas castellanas y se extendia sobre
el lienzo de la muralla del mar entire la bacteria de San Telmo
y el Parque de Artilleria, entrindose a ella, en sus extremes,


rdY













































ENTRADA DEL PASEO MILITARY
Dibujo de F. Mialhe.


S.-


4 A
H ,E S


L*' f '


:
1








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAIANA


por dos escaleras de piedra. Tenia asientos de piedra, arboles
y una barandilla que la circundaba, siendo preferido este pa-
seo por lo c6ntrico, fresco y hermosas vistas a la entrada del
puerto.
NUEVO PRADO. 0 ALAMEDA DE ISABEL II
Lo construy6 el marques de la Torre en 1772, desde la
puerta de la Punta a los baluartes del N.O., formado por cua-
tro calls de arboles, ensanchindolo y prolongandolo los si-
guientes Capitanes Generales, principalmente las Casas, So-
meruelos, Vives y Ricafort, llegando a los setenta aiios de su
inicio a extenderse, desde la nueva circel, por la calzada de
San Lizaro, hasta la Puerta de Tierra, teniendo en este extre-
mo la fuente de la India o de la Noble Habana, ostentando,
ademis, en una de sus secciones, la estatua de Isabel II que se
coloc6 en 1851 y dos fuentes pequefias mis, repartidas en
otros tramos del paseo.
Al principio, los concurrentes a este, segiin dice Jose M. de
la Torre, daban despues una vueltecita por las calls del Em-
pedrado, Habana, Sol o Jesus Maria y Oficios, reuniendose
los hombres en el cafe de Mr. Tavern, que se conocia por Ca-
fi de Taberna, en la Plaza Vieja. Despues, hacia 1810, la
vueltecita se hacia hasta la Plaza de Armas, continuindose
hasta la neveria de Juan Antonio Monte, situada en Cuba
entire Luz y Acosta, a tomar helados, que valian a peso la copa.

PASEO MILITARY O DE TACON
Fue emprendida la iniciativa de la obra de este paseo por
Don Miguel Tac6n en 1835, concluyindola su sucesor Expe-


leta, en 1839, extendiendose desde el campo de Pefialver has-
ta la fortaleza del Principe, con unas 2,000 varas de largo y
40 de ancho, 20 para la calle central y 10 a las laterales, divi-
didas por cuatro hileras de ilamos blancos, pinos y bamb6es
y ostentando bancos en abundancia. Constaba de cinco pla-
zuelas que lo interrumpian. En la primera estaba y esti la es-
tatua de Carlos III; en la segunda, una column estriada en el
centro de una fuente, rematada por una estatua de la diosa
Ceres; y en las demis, sendas fuentes, de las que, en la iltima,
habia una estatua de Esculapio. Casi al final del Paseo se en-
cuentra la Quinta de los Molinos, antigua residencia veraniega
de los Capitanes Generales.
Este Paseo estuvo muy en moda al inaugurarse y hacia 1844
en que se hermose6 la calle de la Reina que a 6l conducia.

PLAZA DE SAN FRANCISCO
La plaza donde se halla enclavada la iglesia, de la que
aquella toma su nombre, era durante la colonial el centro
de la zona commercial y de toda clase de transacciones;
lugar de espera, carga y descarga de los carretones que
acudian al muelle y a los almacenes que rodean la plaza;
dep6sito de mercancias y frutos. Todo alli era, en los
dias laborables, ruido, movimiento, vida; ir y venir de
blancos y esclavos negros, carretas, carretones, quitrines, ca-
rretillas. Por ella desembarcaban tambien los inmigrantes que
venian de la Peninsula a hacer dinero en Am&rica... o a mo-
rir de fiebre amarilla, sin haber logrado sus suefios de riqueza.
En esta plaza se celebraban tambien las ferias de San Fran-
cisco, que comenzaban el tres de octubre y proporcionaban,


__ yty

















rI '


y tyj


b H 1


>115 *i~!
I~1 ~


a


PASEO DE ISABEL II
Dibujo de F. Mialbe.


~ibPp~


i;$
_'~B~B~.-~Ji


.~ 11


LC,. qn
e_ ;

~I


.*fC'h';
?fer







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MANANA


durante various dias, esparcimiento, mis o menos licito, a po-
bres y ricos, y durante los cuales imperaba, por encima de to-
do y en todas sus manifestaciones, variedades y classes, el jue-
go: en la plaza, en multitud de mesitas se jugaba a la loteria
de barajas, el gallo indio y el negro, la perinola, los dados y
otros; y en el Cafi del Le6n de Oro, y otras casas de los alre-
dedores, hacian su agosto en numerosas bancas, a costa de la
clase distinguida y culta, multitud de astutos talladores; ha-
biendose establecido, en aquel cafe, parece que como primer
sitio en Cuba, la ruleta.
Tambiin en aquella plaza se celebraban, durante la semana
santa, el recorrido de las estaciones, que circulaban por la ca-
lie de la Amargura, y terminaban en la iglesia del Humilla-
dero o sea de El Cristo, hasta que en 1807 se suprimi6 esta re-
ligiosa costumbre, quitindose todas las cruces existentes en las
calls por donde pasaba la procesi6n, quedando hoy, como re-
cuerdo, solamente la Cruz Verde, que aun se v6 en la esquina
de Amargura y Mercaderes.
OTRAS PLAZAS
Ademis de las plazas de Armas, la Catedral y San Francis-
co, la ciudad contaba en su interior con las siguientes:
Plaza de Belin: Recibe este nombre el pequefio espacio exis-
tente frente al temple de Belen, formado por el ensanche que
tiene la calle de Compostela en la parte comprendida entire
las de Luz y Acosta.


Plazuela de San Agustin. Es otro espacio de reducidas di-
mensiones que existe frente al Convento de ese nombre, en la
esquina de las calls de Cuba y Amargura.
Plaza de Monserrate. La existente junto alas desaparecidas
puertas de Monserrate que tenian las Murallas, al O. de las
calls de O'Reilly y del Obispo y entire las salidas de las de
Bernaza, del Egido y de Monserrate.
Plaza de las Puertas de Tierra. Frente a estas puertas de las
Murallas entire sus baluartes de Santiago y San Pedro, la en-
trada de la calle de Bernaza y entire las de la Muralla y del
Sol.
Plaza de San Juan de Dios. Frente a los desaparecidos igle-
sia y hospital de San Juan de Dios y entire las calls de Aguiar,
Habana, de lo Empedrado y San Juan de Dios.
Plaza del Santo Cristo. Entre las calls de Bernaza, Ville-
gas, de la Lamparilla y del Teniente Rey, teniendo en su cen-
tro la iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje.
Plaza Vieja. Asi conocida por haberse empezado a media-
dos del Siglo XVI. Es, despu6s de la de Armas, la mis regu-
lar, formando casi un cuadrado, entire las calls del Teniente
Rey, San Ignacio, Mercaderes, el Inquisidor y de la Muralla.
S61o merecen ser mencionadas, por su poca importancia, las
plazuelas del Espiritu Santo, del Santo Angel, de Santo Do-
mingo, de San Felipe, de la Merced, de Paula, de San Isidro;
de Santa Clara, de Santa Teresa, de Santa Catalina y de las
Ursulinas.


---t~hAp








LA


HABANA


ARA el cubano o el extran-
jero que hubiese abandonado
nuestras playas en los 61ti-
mos afios de la dominaci6u
espafiola, y visitase ahora,
Ii por vez primer desde enton-
l ces, la ciudad de la Habana,
recibiria sorpresa y asombro
tan extraordinarios con la
transformaci6n casi total que
durante ese corto lapso de
tiempo se ha realizado en la Habana, que le pareceria que es
otra ciudad, completamente distinta a la que antafio conoci6,
la que ahora visit.
Y asi es en efecto. De aquella pequefia, apacible y modesta
ciudad colonial que hemos tratado de evocar en la primera
parte de este libro, con sus calls estrechas y tortuosas; sus cos-
tumbres inginuas y sencillas, por lo provincianas; sus casonas
de una o dos plants, palacios de las families pudientes de la
apoca y las quintas de recreo que poseian en lo que entonces
eran "las afueras", el Cerro, Jes6s del Monte, el Vedado; sus
casuchas, accesorias, solares y ciudadelas, miseras moradas de la
clase media y pobre; sus abandonados y sucios establecimien-


DE


HOY


tos; sus iglesias, desprovistas de valor arquitect6nico; sus pe-
sados carretones y carromatos, o sus desvencijadas guaguas,
quitrines o coaches de alquiler y alguno que otro urban como
unicos, lentos, ruidosos e inc6modos medios de transport, tri-
fico y locomoci6n; el descuido que en el ornato y limpieza
de la poblaci6n se hacian sentir .. de aquella vieja ciudad,
aldea grande, de San Crist6bal de la Habana, ha surgido en
menos de un cuarto de siglo, como por obra de encantamiento,
esta Habana modern, capital de la Rep6blica, de aspect y
costumbres cosmopolitas, grande. bella, active, avanzada,
conservando ademas, como tesoros y rccuerdos de epocas pre-
t6ritas, algunas iglesias, palacios, fortalezas y rincones, que
constituyen no s6lo joyas de alto valor hist6rico para los ha-
baneros, sino tambien atractivo sefialado para los extranjeros
que nos visitan.
La Habana se halla situada en la costa Norte de la Isla, y
segin datos que tomamos de un interesante trabajo del inge-
niero Don Pedro M. G. Chac6p, entiree los 82 grades, 20
minutes y 54 segundos longitud Oeste del Meridiano de
Greenwich, equivalent a 5 horas, 29 minutes, 23 segundos 6
Oeste; y los 23 grades, 8 minutes y 30 segundos latitud Nor-
te, equivalent a una hora, 32 minutes y 34 segundos, tenien-
do un perimetro de 63.230 metros lineales, de los cuales corres-


OW~








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE


MAf4ANA


ponden 9.400 metros en lo que hace toda su extension con el
Golfo de Mexico o el Oc6ano Atlintico; 17.100 metros en lo
que hace su colindancia con el termino municipal de Guana-
bacoa; 6.690 metros, en su limited con Regla, por la bahia;
16.840 metros, en toda la extension que circunda la margen
Este del Rio Almendares y 12.940 metros, en lo que respect
en su colindancia con el Termino Municipal de Santiago de
las Vegas, y la margen Norte del Rio Almendares, que la de-
limita por el Sur, encerrando ese perimetro una superficie de.
111.000.000 metros cuadrados o lo que es igual, a 111 kil6me-
tros cuadrados, correspondiendo de esta superficie total, para
su puerto, un area de 5.309.500 metros cuadrados. El rio de
la Chorrera o Almendares, que hoy le sirve de limited, tanto
por el Oeste como por el Sur, y que en no muy lejano future,
cruzarl por el centro de la Habana, tiene una longitud den-
tro de la municipalidad, de 39.740 metros lineales".
El visitante se encuentra sorprendido y encantado, desde que
el barco en que viaja se acerca al puerto de la Habana, por el
tinte bellisimo e intensamente azul del mar, cuyo color es casi
indigo. La Naturaleza ha hermoseado y enriquecido esta Isla,
con todas sus glorias y tesoros.
Lo primero que atrae la atenci6n del viajero, es la vaga si-
lueta del Pan de Matanzas, una de las montafias mis notables
de Cuba, llamada asi por su rara forma de pan de azficar.
Luego, poco a poco, la ciudad de la Habana aparece resplan-
deciente bajo su luz intensisima. En seguida se divisan las to-
rres g6ticas de la Iglesia del Sagrado Coraz6n, y el Castillo
del Morro que, coronado por su faro, es uno de los lugares
habaneros que mas han sido reproducidos en pinturas y foto-


grafias; despu6s, algunos de los mas altos edificios, son los
que dan la bienvenida al visitante.
La bruma de rosa que lo envuelve todo, va clareando
gradualmente, y entonces surgeon las casas blancas alinea-
das a lo largo del Malec6n, la mole del Palacio Presidencial,
el Monumento al Maine y el Monumento al General Antonio
Maceo, la franja gris y verde del Paseo de Marti y, finalmen-
te, el puerto de la Habana, cuya esplendida situaci6n es 6ni-
ca en el mundo.
El visitante se siente maravillado por el aspect de riqueza
y magnitude de la capital cubana, ciudad populosa, alegre,
limpia, armoniosa, que tiende sus brazos sobre la inmensidad
del mar azul.
Primeramente, se descubre el encanto de la parte conocida
por la Habana antigua, con sus recuerdos arquitect6nicos e
hist6ricos de tiempos idos: casas, plazas, castillos, fuertes y
murallas, hablando de la vieja ciudad, fundada por el Tenien-
te Gobernador de la Isla y Capitin de las Armadas Reales,
Don Diego Velizquez de Cuillar.
Esta vetusta parte de la ciudad contiene las estrechas y
tortuosas calls tipicas de las ciudades primitivas de Espafia,
tales como Sevilla, Granada y Toledo. Estos vestigios de la
vieja Espafia, son tan aut6nticos en caricter, que en diversas
ocasiones han sido utilizados por compafiias de cinemat6grafo,
apareciendo las escenas filmadas en esas calls, como impre-
sas en las venerables y legendarias ciudades de la ex-metr6poli.
Alli pueden encontrarse las mis antiguas mansiones de la
Habana, con su mis puro aspect colonial, con sus anchos
portales, gruesos paredones, puertas armoriadas, vestibulos,


~I.m.II








0
pIo


I


wI


PALACIO PRESIDENTIAL


,,.'


SAflpl -IV


_ 1


j9 i







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MA&ANA


patios centrales, los inmensos salones y cuartos espaciosos, las
ventanas enrejadas, con barrotes torneados en caoba y cedro-
recuerdos de un esplendor de la nobleza criolla. Tambi6n se
encuentran alli modestas casuchas, cubiertas de caprichosas
e irregulares techumbres de teja aribiga, done moraban los
pobres de antafio....
La Habana conserve various castillos interesantisimos, cons-
truidos por los primeros habitantes, para defender sus bienes
del fuego y saqueo de los corsarios ingleses, franceses y holan-
deses-los filibusteros y bucaneros infestaban las aguas del
Mar Caribe-, que asaltaban las poblaciones, asesinando sin
piedad a los indefensos, apoderindose de todos los bienes, y
sembrando el terror y la consternaci6n entire los sobrevivientes:
la Fuerza, la Punta, la Cabafia, el Morro, el Torre6n de San
Lazaro, los Castillos del Principe y Ataris y los castillitos de
la Chorrera y Cojimar, asi como tres fragments de los pa-
redones de las antiguas Murallas, que circundaban y protegian
la ciudad, de todo lo cual hemos hablado ampliamente en la
primera parte de esta obra.
Tambien se admiran a6n en lo que fu la Habana de extra-
muros, viejos templos cat6licos como la Catedral y San Fran-
cisco, los mis notables y este iltimo convertido en oficinas de
Comunicaciones y otras iglesias de menor importancia, como
el Santo Cristo, Espiritu Santo, Jes6s Maria.
El visitante no debe dejar de incluir en su itinerario, una
visit a la parte conocida por la Habana antigua con sus pla-
zas, viejos rincones y calls que conservan el aspect que la ciu-
dad presentaba en siglos pasados. Al atardecer, cuando se
aplaca el trinsito urban, y cede el rumor de las industries y.


comercios, el silencio invade las antiguas vias, casi solitarias
durante la noche.
Alli la imaginaci6n puede evocar libremente las siluetas del
pasado, las damas y caballeros en sus lujosos quitrines y volan-
tas, guiados por negros esclavos. La Plaza de la Catedral, y
los alrededores de las iglesias del Angel y del Espiritu Santo,
son lugares que ofrecen los mis intensos y porticos vestigios
de la vieja Habana de los rominticos dias coloniales.
En el antiguo Convento de Santa Clara, convertido ahora
en Secretaria de Obras Piblicas, el visitante puede ver varias
curiosidades hist6ricas, que hablan elocuentemente del pasado,
tales -omo la primera fuente p6blica de la ciudad, una vieja
casa llamada La Casa del Marino, y una calle entera de la
poblaci6n primitive, que esta encerrada en los muros del con-
vento.
Puede visitarse tambien la Plaza de Armas, rodeada de los
majestuosos edificios ocupados antafio por el Palacio de los
Capitanes Generales (hoy Alcaldia), el Palacio del Segundo
Cabo (hoy Senado), el Templete y el Castillo de la Fuerza.
Tambien merece una visit el Cementerio de Col6n. Es uno
de los mas notables de America, y contiene numerosos teso-
ros artisticos, de los cuales constituyen bellos ejemplos los mau-
soleos de los Bomberos y de los Estudiantes.
En breves lines, el gran novelist norteamericano Joseph
Hergesheimer, en su celebre libro, San Cristdbal de la Habana,
ha sintetizado la impresi6n producida en l1 por la vision de
esta ciudad antigua, tan lena de encantos:
"Cuando me volvi, mirando tras de mi, Cuba se habia des-
vanecido bajo la linea del mar. El Golf Stream indigo, se des-


~L4U





































UN ASPECT DE LA CIUDAD, Y EN-
TRADA DEL PUERTO, VISTO DESDE
LA FORTALEZA DE LA CABANA


ENTRADA AL ANTIGUO PASEO DE
CARLOS III, HOY AVENIDA DE LA
INDEPENDENCIA, CON LA ESTA-
TUA DEL MONARCA ESPANOL, EN
PRIMER TERMINO








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAfANA


lizaba por la borda del barco, hirviente de espuma blanca, y
en !a proa, un arco iris en miniature parecia presto a romper-
se. Las nubes perpetuamente voluptuosas del Gulf Stream, se
desperezaban en lo alto.
"En mi imaginaci6n, la Habana cobraba proporciones mi-
gicas, un estado casi mistico: una vision de cuya existencia
ponderable no estaba del todo seguro. Era una ciudad creada
en un valle maravilloso, rodeada de colinas verdes, como cris-
talizaci6n de suefios queridos y nunca dichos. Era el etireo es-
pecticulo que animaba las esperanzas sangrientas de los con-
quistadores, que zarpaban en pos de los rubies de Cipango: la
vision de una ciudad de marmol, en que la mujer fuera amo-
rosa y triguefia, y el oro abundara como un pan cotidiano."
Si bien la Habana antigua result sugerente y encantadora
para el visitante, la ciudad nueva no causari menos sorpresa,
cuando se ponga en contact con su modernidad, comodida-
des y bellezas, tales como pueden hallarse en las mis grandes
capitals de los Estados Unidos y Europa. Su sorpresa iri
in crescendo, cuando vea c6mo la ciudad se extiende magnifi-
camente, por varias millas, fuera de sus limits originales,
ofreciendo hermosos suburbios y ricas barriadas pobladas de
residencias, artisticos chalets, verdes parques, arbolados y pa-
seos.
La Habana, hoy capital, no de una colonia, sino de una de
las mis ricas rep6blicas de America, ha crecido con extraordi-
naria rapidez e intensidad, despues de un largo period, du-
rante el cual, sus energies urbanas permanecieron inactivas,
bajo los i6timos afios de la dominaci6n espafiola.
De una ciudad pasiva, bien espafiola en caricter, indolente-


mente reclinada junto al mar de todas las leyendas, en poco
tiempo alcanz6 su actual posici6n de ciudad populosa, moder-
na, sorprendentemente active, e intensamente cosmopolita.
A pesar de haber desaparecido el grueso muro que encerra-
ba la ciudad, el visitante, por poco observador que sea, notara
la diferencia existente entire la antigua Habana, y la nueva
ciudad, entire las que se establece un elocuente contrast.
En la primera, hemos visto los inefables recuerdos de tiem-
pos idos, de la 6poca colonial,. llena del melanc6lico encanto
de las cosas que fueron. En la segunda, la gran ciudad, llena
de energies y vida, levantindose prodigiosamente despubs del
letargo de various siglos, y capaz de brindar todas las ventajas
que puede darnos el progress y la civilizaci6n de nuestros dias.
Amplias calls y avenidas corren entire construcciones maci-
zas; altos edificios modernos se alzan elegantemente, como si
quisieran internarse en el cielo eternamente azul, estableciendo
gran contrast con las pequefias casas de piedra gris que nos
leg6 el pasado.
Como consecuencia de su independencia y sus intimas re-
laciones comerciales con los Estados Unidos, Cuba es rica en
todos los ramos de sus actividades, y la Habana en particular,
que ha realizado tan ripidos y completes progress.
Desde el reconocimiento de la nacionalidad cubana, se cons-
truye en enorme escala. En lo que se refiere a la arquitectura,
sus recientes progress son del todo notables. Una falanje de
notables artists profesionales, arquitectos e ingenieros,-cu-
banos asi como extranjeros-han desarrollado hermosos estilos
arquitect6nicos, aplicacos a edificios esplendidos: casas de ofi-
cinas, comerciales y residencias privadas.


e





































ESTACION CENTRAL DE FERRO-
CARRILES











VISTA GENERAL DEL MALECON 0
A VENIDA DEL GOLFO, HOY A VENI-
DA ANTONIO MACEO







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MARANA


En la construcci6n de residencias, particularmente, han Ile-
gado a crear un verdadero estilo national, uniendo a las mo-
dernas tendencies americanas las altas cualidades de la vieja
arquitectura colonial, con sus amplios cuartos, puertas y ven-
tanas, gruesas paredes, y altos techos, que no solo brindan
confort, sino amplia ventilaci6n y muchas ventajas de higiene.
Estos progress, en comodidad y belleza, son mis visible
en la parte Ilamada El Vedado, y los nuevos Repartos y sus
subdivisions.
Amplias y majestuosas avenidas, con anchas aceras, bor-
deadas de arboles, jardines y portales.
Hay pocas ciudades en el mundo que pueden jactarse de
poseer, a quince minutes en tranvia del centro de la ciudad,
millas y millas cuadradas de bellas residencias modernas, en
las que se encuentran a cada paso ricos palacios, dotados del
mayor lujo y buen gusto.
El Vedado, Ilamado asi porque era una zona abandonada,
cuyo acceso era peligroso, a causa de los bandidos y rateros,
muestra hoy la bella Avenida de los Presidentes, Avenida de
Bustamante, Calle 23 o Avenida Machado, Calle 17, Avenida
Wilson, la Calle 7 o Calzada, todas orladas por suntuosas re-
sidencias.
El Vedado, sin embargo, a despecho de su magnificencia,
es solamente el principio de los verdaderos Repartos, que cons.
tituyen la nota mis caracteristica y preciada de la modern
Habana. Son verdaderas ciudades nuevas, construidas de
acuerdo con todos los requisitos de la higiene, el confort y la
est&tica. En las cercanias de la Vibora existe un hermoso ba-


rrio, Ilamado Reparto Mendoza, que viene a ser un vasto
parque.
Despues del Vedado, del otro lado del Rio Almendares, se
encuentran los Repartos Miramar, Alturas de Almendares,
Almendares, Ampliaci6n de Almendares, Kohly, La Sierra,
Country Club Park, La Coronela, Barandilla y la Playa de
Marianao, los cuales, aunque no pertenecen al termino muni-
cipal de la Habana, forman parte, de hecho, de la Gran Ha-
bana y a ella deben su existencia, por ella surgieron, por la 'ne-
cesidad de expansion al multiplicarse ripida y prodigiosamen-
te el numero de sus habitantes, por ella viven, con ella estin
compenetrados y de ella realmente dependent.
Todos estos Repartos podrian ser comparados, favorable-
mente, con los mis suntuosos faubourgs de las grandes ciuda-
des europeas y americanas. En sus construcciones se advierte
el mayor buen gusto y sentido de lo pintoresco.
La situaci6n de esas residencias no podria ser mejor. Las an-
chas avenidas en que se encuentran estin atendidas con el ma-
yor esmero, embellecidas por macizos de verdura, arboles y flo,
res, disfrutando por las noches un alumbrado inmejorable.
En el Reparto Miramar, se encuentra la Quinta Avenida o
Avenida Carlos Miguel de CUspedes, que conduce directa-
mente a la Playa de Marianao, y que viene a ser una suerte
de Champs Elysies de America, embellecida por frondosos
parques, una alta torre-reloj, y varias fuentes luminosas.
En el Reparto Almendares, hay grandes avenidas y distin-
tos lugares de esparcimiento, tales como parques de various
estilos, entire los cuales descuellan uno japones, y otro que os-
tenta una linda fuente luminosa.
































PARQUE DE EL "MAINE" A LA EN-
TRADA DE EL VEDADO












AVENIDA DE LAS MISIONES, QUE
DA ENTRADA AL PALACIO PRESI-
DENCIAL. AL FONDO EL CASTILLO
DEL MORRO Y ENTRADA DEL
PUERTO. A LA DERECHA UN GARI-
TON DE LAS ANTIGUAS MU.-
RALLAS







LA HABANA DE AYER.


DE HOY Y DE MANANA


El Country Club Park, esti extraordinariamente favorecido
por su situaci6n topogrifica, y posee bellisimas calls y aveni-
das bordeadas de irboles en gran variedad. Han sido apro-
vechadas las ventajas de la irregularidad del terreno, al trazar
los pianos de este Reparto. Por ello sus calls serpean entire in-
numerables colinas cubiertas de pinos, almendros, sicomoros,
palmas y otras plants representatives de la flora tropical. A
su entrada se encuentra un lago de limpidas aguas con una
fuente luminosa. Todas sus residencias presentan esplindidas
proporciones y estilos.
Merecen citarse, por l6timo, La Coronela y Barandilla, dos
propiedades admirablemente situadas, que han sido divididas
en lotes, para la construcci6n de villas.
Amplitud, calls bien pavimentadas, amplias aceras, jardi-
nes frondosos, abundante arbolado; tales son las caracteristi-
cas de esos encantadores Repartos. Los chalets y castillos,
completan el panorama, con sus bellezas arquitect6nicas.
Cuando se intent una descripci6n de la Habana, debe re-
servarse un primer lugar a estos faubourgs, ya que constitu-
yen su mis alta nota de modernismo, y se muestran como la
prueba mis evidence de los progress de la ciudad, que se
desarrolla esplendidamente, y que, junto a las mayores activi-
dades, brinda a sus habitantes tan bellos lugares de esparci-
miento, y sitios para vivir, en los que el cuerpo y el espiritu
hallan descanso y distracci6n, despubs de las fatigas del dia.
Entre los principles parques y paseos de la Habana, se
halla el Malec6n, una avenida que sigue la costa, presen-
tando una fila de esplindidos edificios. En su inicio esti
el viejo Castillo de la Punta, y una amplia explanada don-
de las bandas militares ofrecen retretas casi todos los dias.


En el curso del Malec6n se levantan dos magnificos mo-
numentos: uno erigido a la memorial del General Antonio Ma-
ceo, hiroe de la Guerra de Independencia de Cuba, obra del
escultor italiano Boni; el otro, es el Monumento al Maine,
erigido por el Gobierno de Cuba a la memorial de los doscien-
tos sesenta y seis marines americanos que perdieron sus vidas
en la explosion del buque de guerra Maine.
Incorporados en este monument, se encuentran dos cario-
nes, algunas cadenas, y otras reliquias del Maine, que fueron
donadas a Cuba por el Gobierno de los Estados Unidos. El
monument, en si, es obra de la colaboraci6n del escultor es-
pafiol Huerta, y del arquitecto cubano Cabarrocas, y hoy aca-
ba de construirse en ese sitio un amplio, espl6ndido y artistic
parque.
El Malec6n es uno de los mis hermosos paseos del mundo.
Sus encantos han sido descritos en las estrofas de los poetas y
en los pirrafos elogiosos de los literatos que han visitado Cu-
ba. El brillante escritor mexicano Guillermo Jimenez, decia
que el Malec6n, de noche, parecia, "un gigantesco gusano de
luz emergiendo de las aguas". Victoria Hayward, escritora
newyorquina, describia la vista del Malec6n de esta manera:
"Los barcos desfilan, en todos sentidos, en una sola fila,
desde el Castillo del Morro a los mis remotos rincones de la
bellisima bahia, que hace de la Habana el Puerto del Mundo,
y cuya estrecha entrada se encuentra entire los castillos de El
Morro y La Punta. Desde un asiento del Malec6n, la linea
de barcos, con un glorioso cielo por palio, y como fondo el
Castillo de El Morro y las ondas azules, dan la impresi6n de
un decorado de teatro. Banderas de todas las naciones tremo-


LAHAAN D AER



















































VEDADO.TENNIS CLUB


HABANA YACHT CLUB


;; ~t~f~4~""
r
-.


-


.-







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAANA


lan en los mistiles de los grandes transatlinticos, barcos, vele-
ros, yates y balandros...."
En el Malec6n, a tod6 lo largo del mar, puede disfrutarse
del mis hermoso panorama de la ciudad; la exquisite avenida
es una inacabable fuente de placer, tanto para el visitante co-
mo para el resident. Cada tarde, las mis ricas y aristocriticas
families de la Habana, pasean por el Malec6n en sus lujosos
autom6viles.
Mujeres hechiceras, elegantemente vestidas, pueden verse
saludando a sus amigos, con sus graciosos y encantadores mo-
dales criollos. Y finalmente, desde el Malec6n, como de nin-
guna otra parte, se admira el especticulo incomparable de los
crep6sculos tropicales.
Un gran escritor y viajero latinoamericano, Francisco M.
Olaguibel, ha descrito de este modo nuestras puestas de sol:
"El cielo reluciente como una caldera en el horizonte, donde
penetra casi imperceptiblemente en el oceano, ciega casi, por su
intensidad, al espectador. Enrojece, como si se reflejaran las
llamas de alguna vasta conflagraci6n delante de una diifana
cortina, oscureciendo, a media que se aleja del centro.
"Primeramente, un violent carmin, como pitalos de un cla-
vel gigantesco; luego un timido rojo, tenue como el primer
anuncio del crep6sculo; despues el amarillo sedoso de una td-
nica de mandarin; y finalmente, pasando de tonalidad en tona-
lidad, un suave imbar, un pilido violeta, un lila, un verde
tierno, hasta que todo se reduce a un gris uniform.
"Al mismo tiempo el mar, tambi6n, varia de color de ins-
tante en instance: del suave turquesa, pasa al zafiro brillante,
al azul de pavo real de piedras de Damasco, y al final, se su-


me en el negro de los velos funerales.... Pero, al recibir el
beso de las luces acariciadoras, las aguas temblorosas, vibran
junto a las orillas; hay una momentinea gama de blancos, co-
mo flores de azahar, trimulos y frigiles como encajes venecia-
nos.... Las aguas adelantan y retroceden, calmosas por mo-
mento, y otras press de temblor; reluce como una inmensa ex-
ensi6n de satin, acariciada por los agiles dedos del viento."
Otro bello paseo es el Prado, ahora lamado Paseo de Marti,
que se inicia en el Malec6n, y terminal en el Parque Central,
donde se encuentra la estatua de Jos6 Marti, el Ap6stol y
Mirtir de la Libertad Cubana. El Parque esti rodeado de
teatros, hotels y palacios.
La Avenida de Carlos III, con su estatua del monarca es-
pafiol que le di6 su nombre, ofrece un admirable aspect, con
la nueva iglesia del Sagrado Coraz6n en un extreme, y A- Cas.
tillo del Principe en el opuesto.
La Habana esti bien dotada en lo que se refiere a teatros de
primera clase. El Teatro Nacional-suntuoso y magnifico-,
es uho de los mayores del mundo. En su escena, la 6pera y el
drama alternan con la comedia y revista; Payret, otro teatro
de grandes dimensions; Marti, dedicado a opereta y frivo-
lidades; el Principal de la Comedia; el Teatro Regina, dedica-
do a la comedia ligera, e innumerables cinemat6grafos, tales
como Campoamor, Fausto, Prado, Riviera, y otros muchos en
los distintos barrios.
Las principles instituciones bancarias, cada una de las cua-
les posee vastos edificios, son el National City Bank of New
York, Banco del Comercio, Banco de Nova Scotia, Royal
Bank of Canada, Chase National Bank, First National Bank










Li


ESTATUA DEL GRAN EDU-
CADOR.CUBANO D. JOSE
DE LA LUZ CABALLERO


MONUMENT AL LUGAR-
TENIENTE GENERAL AN-
TONIO MACEO, EN EL
PARQUE DE SU NOMBRE


ESTATUA DEL
APOSTOL DE LAS
LIBERTADES CU-
BANAS JOSE MAR-
TI,EN EL PARQUE
CENTRAL


iIII w'








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAIANA


of Boston, Canadian Bank of Commerce, N. Gelats and Co.,
y Mendoza y Compafiia.
Entre los. palacios del gobierno, se encuentran: el Palacio
Presidencial, Palacio Municipal, Senado, Cimara de Repre-
sentantes, el Instituto de Segunda Ensefianza, la Universi-
dad Nacional, hoy espl6ndidamente reconstruida, restaurada
y ampliada, y el Gobierno Provincial, que fui un suntuoso
y antiguo palacio criollo, perteneciente a una aristocritica fa-
milia habanera.
Hay en la Habana amplios terrenos de base ball, con exce-
lentes diamantes, donde se celebran desafios muy interesantes
entire los mejores jugadores cubanos y americanos. Y ya es sa-
bido que los cubanos han dado verdaderas estrellas al base
ball, no solo en Cuba, sino en los Estados Unidos.
Hay dos frontones 'de Jai Alai (la pelota vasca) intere-
santisimo deported, que require much habilidad. Fuertes
competencias se entablan entire jugadores traidos especialmen-
te de Espafia, cada afio.
Un soberbio Hip6dromo, Oriental Park, uno de los mayo-
res de este hemisferio, esti admirablemente emplazado, y ro-
deado de bellos panoramas, lienos de arboles y plants tropi-
cales. Alli hay siempre un excelente track, con caballos de ca-
rrera procedentes de los mejores establos de los Estados Uni-
dos y Cuba.
A las carreras asiste la ilite de la sociedad cubana, y todas
las personalidades notables que visitan a Cuba. Tambiin hay
un excelente campo de polo, y amplios terrenos de golf en el
Country Club y el Hotel Almendares.
La Playa de Marianao es la mis popular y favorecida de
las playas cubanas, durante el verano, por su cercania a la


ciudad. Medios de comunicaci6n muy faciles, conducen al vi-
sitante hasta ella, atravesando algunos de los mis bellos Re-
partos.
Los hotels estin provistos de todos los adehantos moder-
nos, y no dejan nada que desear al mis refinado huisped,
aunque iste intent entablar comparaciones con los mejores
Hoteles de Europa y Estados Unidos.
En lo que se refiere a cabarets y restaurants, la Habana es-
ti bien dotada tambien. El magnifico Casino de la Playa
ofrece el triple atractivo de restaurant, baile y juegos de azar.
Tambien se encuentra el Hotel Almendares, con sus cenas
bailables, y los roof gardens del Sevilla Biltmore y el Plaza, y
muchos otros.
Paralelamente a la singular intensidad de su vida commercial
e industrial, en estos 6ltimos afios, la Habana disfruta de una
vida social tan refinada y complete como cualquier gran capi-
tal americana o europea, poseyendo muchas asociaciones aris
tocriticas y clubs alojados en edificios esplendidos.
El Habana Yacht Club de la Playa de Marianao, donde se
celebran regatas entire crews cubanos y extranjeros; el Vedado
Tennis Club, dedicado al tennis y otros juegos; el Jockey
Club, en conexi6n con las carreras de caballos; el Polo Club,
el Club de Cazadores y el Miramar Yacht Club, de reciente
creaci6n. Entre los clubs de hombres, el Uni6n Club, que po-
see un bello palacio, merece especial atenci6n.
No deben echarse en olvido, por su grandiosidad y riqueza,
los magnificos palacios que poseen algunas de las sociedades
regionales espafiolas, como el Casino Espafiol, Centro de De-
pendientes, Centrd Gallego, Centro Asturiano y otras, asi co-
mo el American Club y las multiples sociedades deportivas,


Uu






















TEATRO NATIONAL Y PALACIO
DEL CENTRO GALLEGO


CAMERA DE REPRESENTANTES


&Sl







LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE M A ANA


sociales y bendficas que existen repartidas por los diversos ba-
rrios de la ciudad.
Esta pose admirablemente dotados y atendidos sus servi-
cios de limpieza de calls, plazas y paseos; sanatorios con
magnificos hospitals nacionales como el Calixto Garcia y
Mercedes; municipales, como el Hospital de Emergencias y
Freyre de Andrade; Casas de Socorro en todos los barrios y
varias magnificas clinics particulares; creches y asilos noc-
turnos, para pobres desvalidos, unos, y para ancianos, ya de
pertenencia municipal, ya de iniciativa y sostenimiento privado
otros; servicio de incendios, a cargo del Municipio, muy bien
dotado y eficaz, con las mis modernas bombas, extinguidores
y demis aparatos, de tracci6n mecinica, y various grandes cuar-
teles y estaciones auxiliares.
El intense trunsito que existe en la Habana se realiza y re-
gula por medio de millares de autom6viles de alquiler y parti-
culares, tranvias, guaguas y 6mnibus, que ponen en comuni-
caci6n no s6lo los barrios unos con otros, sino tambiin la ciu-
dad con los pueblos vecinos y con toda la Isla, de Oriente a Oc-
cidente, gracias a varias lines y empresas ferrocarrileras y
tranvias elictricos. La magnifica Estaci6n Terminal es el prin-
cipal centro de reuni6n y partida de esos servicios de comuni-
caci6n.
Cuenta la Habana con servicios de cables al extranjero, te-
ligrafo y telifono automitico para la comunicaci6n interurba-
na, con toda la Rep6blica y con el extranjero, asi como por ra-
dio y telegrafia sin hilos.
Inn6meras lines de vapores facilitan las relaciones comer-
dales y de viajeros con todos los paises de la tierra y con los


demis puertos de la Isla y servicio a&reo con los Estados Uni-
dos.
Dos observatories astron6micos y climatol6gicos, el Nacio-
nal y el de Belin, expertamente dirigidos y admirablemente
dotados, prestan utilisimos servicios no s6lo cientificos sino
tambiin de seguridad a los habitantes de toda la Repiblica y
a los viajeros y lines de vapores, en la 6poca de los aiclones,
avisindoles anticipadamente de la formaci6n y direcciones
de estos terrible meteors para que se tomen las precauciones
necesarias.
En el orden cultural y educativo, la Habana cuenta con nu-
merosas instituciones oficiales y particulares, como la Univer-
sidad e Instituto, que ya citamos, Escuelas Normales, Escue-
las de Artes y Oficios, Academias de Artes y Letras, de la His-
toria, de Ciencias, de Pintura y Escultura, Museo Nacional
Jose Marti. Sociedades de Pintores y Escultores, de Ingenie-
ros, de Arquitectos, de Derecho Internacional, Sociedad Eco-
n6mica de Amigos del Pais, Colegio y Circulo de Abogados,
Ateneo, Club Atenas, Universitaria, Instituci6n Hispano Cu-
bana de Cultura, Pro Arte Musical, Orquestas Sinf6nica y
Filarm6nica, Academia y Banda Municipal, Conservatorios,
Federaci6n y Circulo Midico, Sociedad de Estudios Clinicos,
Bibliotecas Nacional, Municipal, del Instituto, de la Sociedad
Econ6mica, del Senado y la Cimara y otras muchas. Aparte
de los Colegios Municipales y privados, destacinse entire es-
tos ultimos, por los grandes edifidos que poseen, los de Be-
lin, La Salle y otros.
Establecimientos comerciales e industriales de todas classes,










































ENTRADA A LA UNIVERSIDAD DE
LA HABANA





IGLESIA DEL SAGRADO CORAZON,
EN LA AVENIDA SIMON BOLIVAR








LA HABANA DE AYER,


DE HOY Y DE MAN ANA


montados a la altura de los primeros, mis adelantados y lujo-
sos y bien surtidos de Europa y America.
Numerosos peri6dicos diaries y revistas semanales y men-
suales se publican en la capital, contando los primeros con
modernisimas maquinarias, amplios servicios informativos con
el extranjero y esplendida presentaci6n tipogrifica, al igual
que los diaries que existen en las grandes capitals de Europa
y Norte y Sur America, contando ademis, algunos, con palace-
tes propios. Debemos citar entire los principles diaries, los si-
guientes: Diario de la Marina, El Mundo, El Pais, Heraldo
de Cuba, La Prensa, La Discusion, Diario Espaiol, Heraldo
Commercial, La Lucha, Mercurio, La Noche, The Havana
Post, El Universal, y otros. De las revistas, figuran en prime-
ra linea: Social, Carteles, Bohemia, La Semana, La Politica
Cdmica, El Figaro, Cuba Contemporaenea, El Hogar y otras
de caricter tcnico o consagradas a determinadas especialida.
des ya comerciales, literarias, artisticas o cientificas, debi6n.
dose citar, entire ellas a las revistas de la Facultad de Medici-
na y Letras y Ciencias, "1928", Revista Bimestre Cubana, Bo-
letin del Archivo Nacional, y otras.
Como capital de la Rep6blica, es la Habana residencia ofi-


cial del Presidente y en ella se hallan instaladas las Se-
cretarias del Despacho: Estado, Justicia, Gobernaci6n, Ha-
cienda, Instrucci6n Piblica y Bellas Artes, Guerra y Marina,
Agriculture, Comercio y Trabajo y Comunicaciones. Senado,
Cimara de Representantes, Tribunal Supremo, Audiencia.
Seis Juzgados de Primera Instancia de 1' Clase, cuatro Juz.
gados de Instrucci6n y cuatro Correccionales de Primera Cla-
se, diez Juzgados Municipales, tres Zonas Fiscales. Estados
Mayores del Ejercito y la Marina, Tribunal Superior de Gue-
rra y Marina, Puestos, Fortalezas, Cuarteles, Castillos y Bate-
rias, Escuela de Cadetes del Ejercito. Junta Central Provin-
cial y Municipal Electoral, Junta de Educaci6n y cinco Re-
gistros de la Propiedad, de primera clase y 161 Notarios Pdi-
blicos, seg6n los ultimos datos oficiales por la Oficina Na-
cional del Censo, la cual tambiin nos da a conocer el ripido
crecimiento de poblaci6n que ha experimentado la Habana,
pues, mientras al comenzar la Rep6blica en 20 de mayo de
1902, tenia 242,055 habitantes; en 1919, 363,506 y en la ac-
tualidad mis de 580.797.
Desde el 24 de febrero de 1927 es Alcalde de la Ciudad de
la Habana, por elecci6n popular, el Dr. Miguel Mariano G6-
mez y Arias.


11.1.1i
























rS nI


EL LAGO DEL PARQUE DEL COUN-
TRY CLUB, A LA CAIDA DE LA
TARDE


PARQUE ANTONIO MACEO, CON
LA ESTATUA DEL GRAN LIBERTA-
DOR Y LA FUENTE LUMINOSA




























































i




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs