• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Al lector
 Convocatoria y reglamento
 Laudo
 Prefacio del autor
 Capitulo I: Etnografia
 Capitulo II: Organizacion...
 Capitulo III: Organizacion institucional...
 Capitulo IV: Precursores
 Capitulo V: Napoleon
 Capitulo VI: Bolivar
 Capitulo VII: Las logias
 Capitulo VIII: El proyecto
 Capitulo IX: La denuncia
 Capitulo X: El proceso
 Capitulo XI: El fallo
 Bibliography














Group Title: Historia documentada de la conspiracion de los Soles y rayos de Bolivar
Title: Historia documentada de la conspiración de los Soles y rayos de Bolívar
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075420/00001
 Material Information
Title: Historia documentada de la conspiración de los Soles y rayos de Bolívar
Alternate Title: Conspiración de los Soles y rayos de Bolívar
Physical Description: 2 v. : plates (incl. music) ports., facsims. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Garrigó, Roque E ( Roque Eugenio ), 1876-1936
Academia de la Historia de Cuba
Publisher: Imprenta "El Siglo XX," A. Muñiz y hno.
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1929
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- 1810-1899   ( lcsh )
History -- Sources -- Cuba -- 1810-1899   ( lcsh )
History -- Sources -- Cuba   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Bibliografía": v. 1, p. 251-255.
Statement of Responsibility: por el doctor Roque E. Garrigó.
General Note: At head of title: Academia de la historia de Cuba.
General Note: "Obra premiada en el concurso de 1927."
General Note: "La má Teodora. Folklore musical": plate, v. 1, following p. 166.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075420
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000629775
oclc - 23886894
notis - ADF9316

Table of Contents
    Front Cover
        Page iii
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Al lector
        Page xi
        Page xii
    Convocatoria y reglamento
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Laudo
        Page xvii
        Page xviii
    Prefacio del autor
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
    Capitulo I: Etnografia
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 4a
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 14a
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 22a
        Page 23
    Capitulo II: Organizacion institucional
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 30a
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 38a
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Capitulo III: Organizacion institucional (conclusion)
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 62a
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 70a
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 90a
        Page 91
    Capitulo IV: Precursores
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 106a
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    Capitulo V: Napoleon
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 122a
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Capitulo VI: Bolivar
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 138a
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Capitulo VII: Las logias
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 158a
        Page 159
    Capitulo VIII: El proyecto
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 166a
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Capitulo IX: La denuncia
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 206a
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 214a
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Capitulo X: El proceso
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 238a
        Page 239
    Capitulo XI: El fallo
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 246a
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    Bibliography
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
Full Text



Arabemia be la isftoria be (Quba


HISTORIA DOCUMENTADA
DE LA

CONSPIRACION DE LOS SOLES

Y RAYOS DE BOLIVAR

POR EL DOCTOR


ROQUE E. GARRIGO
ACADEMIC CORRESPONDIENTE

(OBRA PREMIADA EN EL CONCURSO DE 1927)


TOMO


LA HABANA
IMPRENTA cEL SIGLO XX
A. MURIZ Y HNO.
REP(BLICA DEL BRASIL 27
MCMXXIX








4Lnl
LATIO
AM3RtICA


"En los trabajos que la Aca-
demia acepte y publique, coda
autor serd responsible de sus es-
critos y opiniones."-Art. 68 del
Reglamento.

























INDICE




PAGS.

A L LECTO ...................................... ................ X I
CONVOCATOmA Y REGLAMENTU ...................................... XIII
LAUD ........................................................ XVII
PREVACIO DEL AUTOB .............................................. XIX

CAPITU)L I

ETNOGRAFIA

CUBA HASTA 1799.-Ciudades principales.-Censo.--Configuraci6n del te-
rrito.-Comunicaciones. ToPooGRAAn.-Regi6n Occidental.-Central.
-Oriental. ARTE CRIOLLo.-Arquitectura.-Mobiliario.-Vajillas.
LAs MoDAs.-Modas femeninas.--odas masculinas. ADOBNos.-
Adornos femeninos.-Adornos masculinos. LA VIDA CRIoLLa.--Horas
de alimentaci6n.-La siesta.-Paseos.-Indolencia. CLIMA.-Tempe-
raturas.-Lluvias.-Sequias. PRODUCTOs.-Trigo.-Maiz.-Tabaco.-
Mejoras en la Industria Azucarera.-Tierras cultivadas e improdue-
tivas. VLis DE TRANSPORTE.-La tdenica del trazado.-Calles.-Cami-
nos reales.-Bando del general Ezpeleta. ALUMBRADO.-Empleo del
aceite.-Subsidio para alumbrado piblico. "RUEDA DE LA PESA".
ENTRETENIMIENTOs.-La mihsica.-El baile.-Orquestas.-Juegos de
azar.-Teatros. ENTRETENIMIENTOS RURALES.-Altares de Cruz o
Alumbrados.-Velorios.-Funerales. FUNCIONES RELIGIOSAS.-Corpus
Cristi.-Dias de Reyes.-Procesi6n del Sileneio. LA HoRA DE LA QUE-
DA.-La hQrea ............................................... 1









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


PAGES.
CAPfTULO II

ORGANIZATION INSTITUTIONAL

PoITICA DE DEPENDENCIA.-Representantes director de la Corona.-Ade-
lantado.-Divisi6n de mandos.-Gobernador General y Teniente Go-
,bernador.-Caricter de estos funcionarios.-Subdelegaci6n de funeio-
nes.-Territorio jurisdiccional. LA TRATA.-- Fub estimulada por Bar-
tolom6 de las Casas ?-Primeras concesiones para el trifico negrero.-
La esclavitud en Africa.-Como la estimularon los europeos.-La caza
de negros.-La transportaci6n por los mares.-Esclavos existentes en
Cuba en 1792.-La marca al fuego.-Como se anunciaban las ventas.
-Vida rural del esclavo.-Legislaci6n esclavista.-Tentativa aboli-
cionista de los Tratados. EL CLERO.-AnAlisis sinteticos de su influjo.
-Concordancia en comentarios desfavorables.-La actuaci6n de los
Obispos y Arzobispos.-Juicios sobre los PArrocos.-Origen y desa-
rrollo parroquial.-Descripci6n del Obispo Almendariz en 1620.-Pa-
rroquias posteriores.-I Foment6 el Clero la moral pfiblica T-Los diez-
mos.-Otras fuentes de ingreso.-- Cumpli6 la iglesia su papel hist6-
rico .................. .................................. 24

CAPITULO III

ORGANIZATION INSTITUTIONAL

(Conclusi6n)

SEGURIDAD P6BLIcA.-Caracteristica de la delincuencia.-Agentes de la
Autoridad.-Sus facultades.-M3ilicias.-Inseguridad rural.-El mal-
heehor.-El Indio Grande.-El Indio Martin.-Sus fechorias en Villa-
clara, Camagiiey y Oriente.-Intervenci6n de la Audiencia.-La segu-
ridad en Nueva Filipina. ADMINISTRACI6N DE JUSTICIA.-Fuentes.-
Jerarquias judiciales.-La Audiencia.-Gobernadores.-Jueces Ped&-
neos.-Alcaldes Ordinarios.-El procedimiento.-Los recursos.-Com-
petencia ordinaria civil.-Pleitos envejecidos.-Procedimiento penal.-
Maquinaciones procesales.-Enjuagues de los Escribanos.-Opini6n del
Sr. Carbonell.-Garantias individuals. EDucAcI6N.-La instrucci6n
piublica europea en el siglo XVIII.-La escuela en Prusia.-En Ho-
landa.-En Austria.-Estados N6rdicos.-Inglaterra.-Francia.-Es-
pafia.-Cuba.-Oscurantismo colonial.-Escuelas en Santiago de Cuba.
-En Camagiiey.-En Villaclara.-En Matanzas.-Informe sobre La
Habana.-En Pinar del Rio.-Origenes de la escuela de primeras le-
tras cubanas.-La "Escuelita de Barrio".-Los primeros Maestros.-
Los m6todos de ensefianza. EL CABILDo.-Organizaci6n de Velazquez.
Disposiciones de la Corona sobre Regidores.-Elecciones.-Presiden-
cias.-Funcionarios Municipales.-Procuradores.-Facultades del Ca-








CONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


PAG8.

bildo.-Etiqueta.-Uniforme.-Sesiones. COMERCIO EXTERIOR.-Res-
tricci6n del trafico.-Las flotas.-Su influjo en la Habana.-Privile-
gios a las naves habaneras.-Impuestos.-Pirateria y contrabando.-
Ensefianza del dominion de los ingleses.-Desnaturalizaci6n del Decreto
de Carlos III.-Excepcionalidad de la Real Orden de 1766.-Inadmi-
si6n de C6nsules ni Agentes DiplomAticos.-Colonizaci6n Extranjera.
-Actuaci6n de Valiente, Arango y Ramirez ...................... 51

CAPITULO IV

PRECURSORS

Traseendentales declaraciones en la Academia de la Historia.-Justa orien-
taci6n investigadora del Sr. Llaverias.-Concepto de las rebeldias por
la libertad.-Proceso de la protest esclava.-El Cimarr6n.-Los cam-
pos.-El Palenque organize los dispersos.-Palenques principles, Fri-
jol, Moa, Baracoa y otros.-Organizaci6n interior de los mismos.-La
Conspiraci6n de Aponte.-Efectos de la Revoluci6n Francesa en Haiti.
-Su influjo en Cuba.-El Rey Crist6bal I.-Su vida y su poderio.-
Derrota" de .Leclerc.-Ensefianzas para .Cuba.-Embajadas del Rey
Haitiano.-El General "Juan Fransua".-Desarrollo y plan de la
Conspiraci6n de Aponte.-Su prisi6n y actos de guerra............ 92

CAPITULO V

NAPOLEON

Unidad del pensamiento politico cubano.-Los vegueros de Vuelta-Abajo.
-Sublevaci6n de Manuel Roca.-Incidente de Hoyo y Solorzano.-
Comunidad defensiva.--Dbil visi6n del nacionalismo criollo.-Napo-
le6n destruye el ambiente peninsular.-Desorientaci6n espafiola.-
Primer estremeeimiento en la opinion eubana.-La Junta de notables.
-Convocaci6n a Cortes.-Decreto convocando elecciones en Cuba.-
Prerrogativas a los oriundos americanos.-Llegada de la Constituci6n.
-Regresa Fernando VII al trono espaiiol.-Su retrato.-Revoluci6n
en la Peninsula.-Riego.-Estado de la opinion cubana.-Vuelta del
absolutismo ............................................. 114

CAPfTuLO VI

BOLfVAR

La torment en el Continente Americano.-Politica Inglesa y Norte-
Americana.-Jos6 Bonaparte.-Carlota Joaquina.---im6n Bolivar.-
Deshechos de un ej6reito vencido.-Indisciplina militar.-Sentimien-








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


PAG8.

tos anti-americanistas.-Protesta de Vidaurre.-Orientaciones de las
Cancillerias europeas.-La garantia de Cuba.-Fantastico proyecto
de Chateaubriand.-La carta de Rush.-Profunda conmoci6n cubana. 129


CAPfTULO VII

LAS LOGIAS

Las Logias incubo de la independencia.-Los antecedentes peninsulares.
-Los liberals espafioles se refugian en el misterio de los Templos.-
Se fraguan planes para asesinar al Rey.-La conspiraci6n se suma al
ejercito.-El Soberano Capitulo.-El Taller Sublime.-Los expedicio-
narios de la Bisbal.-Trasplante de las Logias a Cuba.-Omisiones en
la literature mas6nica.-Logias cubanas en 1820.-Llegada de Jose
Francisco Lemus.-Su informed a los Comisionados Colombianos.-
Creaci6n de los Soles de Bolivar.-Organizaci6n.-Grados.-Juramen-
tos.-Toques simb6licos.-La palabra.-Alteraciones del ritual.-De-
claraci6n de Joaquin Valmaseda.-La isla de Cuba, minada por las
Logias.-Sus diferencias.-Su influjo en un pueblo fanatizado...... 145


CAPTULO VIII

EL PROYECTO

I Conspiraban las Logias cubanas f- Fueron los funcionarios espafioles
partidarios de la independencia t-Decidido prop6sito de la poblaci6n
por el regimen constitucional.-Los criollos decidieron serlo o inde-
pendientes.-El Regidor Garay Agudo.-Testimonios de Antonio Font
y Jos6 Salmonte.-Plan econ6mico.-Propaganda por emisarios.-Pro-
visi6n de armas.-Uniforme a las tropas e insignias.-Expedicio-
nes.-Satisfechos del sistema constitutional, la venta de Cuba justifica
el alzamiento.-Se aproxima el instant de pronunciarse.-Proclamas
de Lemus.-Interesante alocuci6n a los espafioles.-Las ramificaciones
en el territorio occidental.-Alteraci6n de fechas y la mAs probable
para el pronunciamiento.- Existia un plan military preconcebidof-
Alzamiento de dotaciones como medio para armar milicias comprome-
tidas.-Los Yuquinos de Fernandina de Jagua.-Cadenarios de Sancti
Spiritus.-Pasquines en Trinidad.-Francisco Agiiero en Nuevitas.-
Las -turbulencias camagiieyanas.-I Fueron los Cadenarios de Cama-
giiey obedientes al plan de Lemust.............................. 160


VIII








CONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


PAGS.

CAPITULO IX

LA DENUNCIA

La informaci6n del Capitan General.-Prudencia de Vives.-Oficio de
28 de junio de 1823.-Comunicaci6n reservada del 24 de mayo del
propio afio.-La delaci6n de Miguel Buch.-Cartas al Diputado Ge-
ner.-La opinion de Vidal Morales.-& Qu( acto fue delatado T-- Quien
fu6 el verdadero culpable T-Miguel de Oro y su esclavo Tomas.-
Proclama de Oro.-Circular de Vives sobre la conspiraci6n y prisi6n
de Lemus.-Designaci6n de Jueces Instructores.-Proclama de Vives.
-Actitud de los Cabildos.-Cautelosa y reservada political de Vives.
-La delaci6n para Guatao.-Delaci6n para San Antonio.-Delaci6n
para Matanzas.-Incidente de Juan Garcia Nifio.-La fuga de Jose
,Maria Heredia.-Los comentarios a su carta.-Vives insisted en que
se le otorguen facultades extraordinarias ....................... 199

CAPITULO X

EL PROCESS

Pasado y presente.--Rpida conquista de la organizaci6n legal.-Cho-
ques entire el antigno y el nuevo regimen.-El Capitan General se
interest por facultades extraordinarias.-Su Asesor se atempera a las
leyes.-La Diputaci6n Provincial y el Ejecutivo en desacuerdo con
los Cabildos.-El Ayuntamiento principeiio a la cabeza del conflict.
-Aeusaei6n de Agramonte.-Realistas desacreditadores de la Consti-
tuei6n.-Comentarios de Torres Lasquetti.-Avasallador informed del
Ministerio Pfiblico.-Los camagiieyanos lo repelen.-Embarazosa si-
tuaci6n del CapitAn General.-Su consult sobre nombramiento de
Jueees.-Dictamen del Asesor.-Los fueros.-Arrogancia en las de-
claraciones procesales.-El incident del Bachiller D. Francisco Co-
rrea.-Surgen certificaciones universitarias de Manuel GonzAlez del
Valle, Jos6 Antonio Saco y el Pbro. Felix Varela.-Continian las va-
cilaciones del Capitan General.-Pide a la Audiencia se traslade a La
Habana.-Elocuente dietamen del Fiscal.-Hacia el fin del drama... 221

CAPiTULO XI

EL FALL

Singularidad de esta historia.-Las primeras y iinicas victimas.-Asom-
,brosa transformaei6n en la vida criolla.-La sensaci6n del respeto a
la Ley.-El informed del Fiscal D. Francisco HernAndez de la Joya.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


PAGES.

-Imposibilidad de regular el proceso.-El cuerpo del delito.-La
pena imponible.-Principios de equidad que la repugnan.-La venta
de Cuba.-Los origenes de la ideologia imperante.-El sobreseimien-
to.-Expatriaci6n y multas.-El reintegro.-Ajistase a la petici6n
fiscal el fallo de la Sala.-Los deportados.-Los pr6fugos.-Los fa-
llecidos.-Insostenible sospecha de envenenamiento.-Aparente tran-
quilidad del Capitan General.-Su comunicaci6n interesando premio
a sus colaboradores.-Un acuerdo de la Sociedad Econ6mica de Ami-
gos del Pais.-Se cierra un ciclo y se inicia la hora del martirio... 240

BmLIOGRA A ............... ...................................... 251


ILUSTRACIONES

Francisco Dionisio Vives.
Francisco de Arango y Parrefo.
Henri Cristobal I, de Haiti.
George Canning.
James Monroe.
Jose I.
Sim6n Bolivar.
Infanta D. Carlota Joaquina de Borb6n y de Parma.
Fernando VII.
Jose Maria de Heredia.
Pbro. Felix Varela.
Manuel GonzAlez del Valle.
Jos6 Antonio Saco.
Folklore musical.
Bandera de la Conspiraci6n de los Soles y Rayos de Bolivar.
Escarapelas de la Conspiraci6n de los Soles y Rayos de Bolivar.
Pistola con bayoneta ocupada al pardo Antonio Acosta.
Pasquin fijado en Trinidad, en 1822.





















AL LECTOR



En la sesi6n solemne celebrada por la Academia de la His-
toria de Cuba el 10 de octubre de 1927, despues de leido el laudo
que sigue, fu6 abierto el sobre que contenia el nombre del au-
tor premiado en el Concurso de aquel afio. Result ser el nota-
ble histori6grafo cardenense y distinguido Correspondiente de
la Academia, Dr. Roque E. Garrig6, quien enriquece nuestra li-
teratura hist6rica con la present obra, merecedora de toda ala-
banza.
La Academia aprovecha la ocasi6n que ahora se le ofrece
para reiterar aqui el testimonio de su honda gratitud al Consejo
Provincial de La Habana y al Gobernador de la misma, que han
hecho possible la publicaci6n de esta acabada Historia documen-
tada de la conspiracidn de los Soles y Rayos de Bolivar, nacida
en esta provincia, con el donativo de mil pesos que con esa fina-
lidad acordaron y que, oportunamente, fue entregado a este
Cuerpo.


LA COMISI6N DE PUBLICACIONES.


















CONVOCATORIA Y REGLAMENTO



SN cumplimiento de lo que dispone el inciso sexto del ar-
ticulo segundo de nuestro Reglamento, esta Academia
abre un concurso literario bajo las siguientes condi-
ciones:
1P El tema de este certamen es: Historia documnen-
tada de la conspiracidn de los Soles de Bolivar.
2' Las obras se presentarin escritas a miquina, deberfn es-
tar redactadas en castellano, y seran originales e ineditas. No
se fija extension determinada, sino que se deja esta a juicio de
los concursantes.
3' Cada autor marcara su obra con un lema y la acompa-
fiarf de un sobre cerrado y lacrado, que contendra su nombre y
direcci6n, y que tendri escrito por fuera el lema y primer ren-
gl6n de la obra.
41 Las obras serfn entregadas. o enviadas por correo en
paquete certificado, al Secretario de la Academia, Chac6n esqui-
na a Cuba, quien en cada caso otorgarA recibo, haciendo constar
en el mismo el sobre-escrito del sobre cerrado y lacrado.
5' El plazo para la presentaci6n de obras vencerf a las 12
m. del dia primero de agosto de 1927.
6' No se admitira obra alguna a la cual se acompafie oficio,
carta o papel de cualquier clase por el que pudiera averiguarse
el nombre del autor.
7' No se devolvera ninguna de las obras que se presented:
todas ellas se conservaran en el Archive de la Academia.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


8& Las personas que concurran a este certamen se conduci-
ran con la discreci6n necesaria para que no se sepa, antes de
conocerse el laudo de la Academia, cuAles son las obras presen-
tadas por ellas. Si por indiscreci6n de un autor se supiera su
nombre, quedar6 fuera del concurso.
9' Se discerning un premio y un accesit. El premio consis-
tirA en un diploma, trescientos pesos en moneda official y cien
ejemplares de la edici6n que la Academia haga de la obra pre-
miada; y el accesit consistirA en un diploma y en cien ejemplares
de la edici6n que la Academia imprima de la obra que merezca
esta recompensa.
10' El merito relative de las obras que se presented no les
dar& derecho 'al premio ni al acc6sit; para alcanzarlos han de te-
ner. por su fondo y por su forma, valor que de semejantes recom-
pensas las haga dignas en concept de la Academia.
11' Las obras que resulten premiadas se publicarin por la
Academia, a sus expenses, en ediciones de seiscientos ejemplares
cada una, y estas ediciones seran propiedad de la Academia. La
propiedad de estas obras pasarA a sus autores a los seis meses
de haber sido publicada por la Academia, no pudiendo mientras
tanto imprimirlas ellos.
12' Si a juicio de la Academia hubiere, ademis de las obras
premiadas, otra u otras que merecieren los honors de la publi-
caci6n, se harA 6sta por el orden y forma que se acuerde.
13' La Academia en pleno acordarA la adjudicaci6n del pre-
mio y del 'accsit, y en aI sesi6n solemne y pfiblica que se efectua-
ri el dia diez de octubre de 1927, se abrirAn los sobres correspon-
dientes a las obras agraciadas, incluso la premiada en la forma
que indica la base 12', se darin a conocer los nombres de los auto-
res respectivos y se entregarin a 6stos las recompensas, en los
easos que procedan, segrin la base 11P. Los sobres que contengan
los nombres de los trabajos no premiados, se destruirfn en el acto.
14W Despubs de entregadas las recompensas, los autores de
las obras no premiadas adquiriran la propiedad de las mismas.
150 A este certamen podrAn concurrir cuantas personas lo
deseen, ya sean ciudadanos cubanos y ya extranjeros, residan o
no en el territorio de la Repfiblica, con la finica excepci6n de los
individuos de nimero de esta Academia y sus empleados subal-








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


ternos, a quienes nuestro Reglamento prohibe tomar parte, como
aspirantes a premios, en los concursos que la misma celebre.
La Habana, octubre 22 de 1925.

(f) FERNANDO ORTIZ,
President p. s. r.
(f) JUAN MIGUEL DIHIGO,
Secretario.


Disposiciones reglamentarias que se citan:
ARTIcuLO 2.-Para cumplir sus fines la Academia se ocupara:
SEXTO: En estimular el studio de la historic patria por medio de con-
cursos a premios que otorgara conform al reglamento que redacte y previa-
mente publique.
ARTfCULO 74.-Los Academicos de nimero y los empleados suDalternos de
la Academia no podrAn tomar parte, como aspirantes a premio, en los concursos
que la Academia celebre.



















LAUDO



POR CUANTO la Academia de la Historia de Cuba, por Con-
vocatoria de fecha veintid6s de octubre de mil novecientos vein-
ticinco, abri6 un Concurso literario para este afio de mil nove-
cientos veintisiete, ofreciendo un premio y un accesit como re-
compensas a los autores de las dos mejores obras ineditas que se
presentasen sobre el tema designado, que fuC el siguiente: His-
toria documentada de la conspiraci6n de los Soles de Bolivar.
RESULTANDO que a este Concurso se ha presentado solamen-
te una obra, la cual tiene el lema Verdad sin imdgenes y fue re-
cibida en la Secretaria de la Academia en la forma dispuesta
por la regla cuarta de la Convocatoria y dentro del plazo sefiala-
do por la regla quinta; y que dada cuenta con esta obra a la Aca-
demia en junta extraordinaria celebrada el sabado diez de sep-
tiembre de este afio de mil novecientos veintisiete, se procedi6 a
la lecture, examen y discusi6n de la misma.
CONSIDERANDO que en opinion unfnime de la Academia la
obra presentada lena cumplidamente todas las condiciones del
Concurso y tiene meritos bastantes, asi por su fondo como por
su forma, para que en justicia se le adjudique la mas alta de
las dos recompensas que se ban ofrecido.
POB TANTO la Academia de la Historia de Cuba, de acuerdo
con las bases de la Convocatoria,
RESuELVE: 1 Otorgar el premio prometido en este Concur-
so a la obra que se ha presentado y que Ileva por lema Verdad







XVIII ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA

sin imdgenes. Y 2? Que el premio sea entregado al autor de la
obra agraciada, en la sesi6n solemne que se celebrara el diez de
octubre de este afio, conforme se previene en el Reglamento de
este Concurso.
La Habana. a diecisiete de septiembre de mil novecientos
veintisiete.

El President,
FERNANDO ORTIZ.

El Secretario,
F. DE P. CORONADO.




















PREFACIO DEL AUTOR



L A generaci6n humana que en plena posesi6n y uso del
sentido comun, vivi6 las horas densas que alarmaron la
t e3 sociedad durante las dos primeras decadas del presen-
Ste siglo, podra considerarse como consagrada para resis-
tir el dolor pasando a la posteridad como rota, para dar paso por
las mal abiertas grietas del amplio edificio politico de que for-
mara part, al lento, pero seguro influjo hacia una nueva concep-
ci6n de mns elevados valores humans.
Asi lo juzgaran cuantos s6lo admiran los raandes aconteci-
mientcs por la impresi6n del instant vivido, abandonando, por
falta de studio, el nexo que en el tiempo y el espacio unen los
acontecimientos de cada un siglo con los del que le precediera.
La ley de la periodicidad causal, parece regir el destiny de
la historic con mas absolute imperio que el que nos muestra la
ciencia al determinarlo. El avenir, es product de las fuerzas
actuantes en el present, y sus resultancias, tan semejantes le se-
rAn, como lo fueron ellas al pasado de done procedia.
De ahi, la inverosimil semejanza de los acontecimientos ocu-
rridos en los veinte y cinco primeros afios del siglo XIX, y los
que acabamos de presenciar, con tal espanto, que a punto estuvo
de desequilibrar el sistema nervioso de la actual civilizaci6n, en
lo que va del present siglo.
Ayer, fue Napole6n, hoy, el Kaiser Guillermo II, los visible








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


juguetes a cuyo derredor se concitaron las fuerzas sociales con-
tenidas, aprisionadas por un esfuerzo que alcanz6 en el orden de
la civilizaci6n y dentro de las especializadas formas de su pro-
greso, una presi6n que resultaba irresistible, y estall6 porque
inevitablemente tenia que explotar.
El estampido del cafi6n produce en el seno social, igual efec-
to que el bramido del trueno en lo profundo de la atm6sfera, la
despeja, para obtener dentro de su infinito laboratorio, nuevas
posibilidades y recobrar sobre sus propios elements, continuando
asi, ciegos, su fecunda labor hacia lo desconocido para el ingenio
human.
Los familiarizados con el process de la historic en el pasado
siglo, tienen que sentir profunda tranquilidad ante el magno es-
pecticulo de que ha sido testigo en el present.
Lo que express la literature de los pueblos aliados contra
Napole6n, lo repitieron, a veces con una semejanza que se nos
figure ridicule copia, las naciones que se aliaron contra el Kaiser
Guillermo. La supreme voz contra Napole6n, lo fue entonces,
el Emperador de Alemania; el acento mas sonoro contra este Em-
perador, hoy, estuvo a cargo del Presidente Wilson.
Entonces, dividida la civilizaci6n en dos bandos, se conde-
naron a muerte, y si eliminamos la natural relatividad que la tec-
nica inipuso en los procedimientos de una y otra 6poca, en ambas,
los combates constituian hecatombes humans. Ayer, como hoy,
hubo un bloqueo continental y los pueblos 'agotaron todas sus re-
servas. El Czar Alejandro, dijo, propuso y reclam6, por una
Liga para la Paz perpetua, lo mismo que Wilson para su Liga
de Naciones. Ambos dejaron documents, que nadie podria con
justicia determinar cual fue mas sincere, liberal o elocuente, si
el aut6crata moscovita o el republican de Asmnrica.
La ideologia que movia ambas columns humans, ayer co-
mo hoy, fu6 igual: Los pueblos deben ser libres, para determinar
sus propias formas de gobierno, y alcanzar dentro de ellas la
mayor suma dq bienestar possible.
El punto final de ambas epopeyas se marc en un solemne
Congress, al que asistieron con los Reyes y los Principes, lo mis
eminente de la intelectualidad del mundo civilizado.
Entre Viena y Versalles, no hay otra diferencia, sino que -las
figures del primero, reposaban tranquilas en sug tumbas, al pro-







CONSPIACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLfVAR


ducirse el segundo, pero los 'mismos encontrados sentimientos
hicieron vibrar los cerebros que cien afios despues, los habian
de suceder en la magnifica reunion de Versalles.
6 Fue ajena la isla de Cuba a la gran agitaci6n que se pro-
dujo en el mundo hace ahora precisamente una centuria?
A responder esa pregunta, aspira este trabajo, aprovechando
la oportunidad que le brinda, por serle coetineo el studio de la
Conspiraci6n conocida en nuestra historic por "Soles de Bo-
livar".
Cefir el relato a ese movimiento cubano, seria tan esteril,
como menguado el esfuerzo cuando tan vigorosos son sus vincu-
los con todo cuanto en el mundo entonces ocurria.
Mostrarlo en toda su complejidad, es hacer comprensible el
noble esfuerzo human, dentro y fuera de la patria, y revelar una
gran verdad muy poco predicada, por desdicha, cual es, la de
que toda tentative colectiva o individual, lismo en la tribune
de un Parlamento que en la fusileria de trinchera, bien sea
el oradoi N6rdico o el soldado Mozambiqu cula y fija perma-
nente huella, en las masas de todas latitude~que el ideal, tarde
o temprano realize conquistas en relaci6n con su principio ab-
soluto.
Es por eso, que hemos querido precisar en una gran sintesis
que comprenden los tres primeros capitulos, la vida y el estado
institutional cubano, al expirar las tres primeras centuries, en
su vida de relaci6n con la civilizaci6n europea.
Despues, resefiaremos todo el flujo y reflujo de las ideas, pre-
dominantes en el ciclo Napole6nico, que la invadian por distintos
canales, hasta transformar en lo mis hondo y como consecuen-
cia de ella, incubar la gran larva conspiradora conocida por los
"Soles de Bolivar". Esta gesta libertadora se estudia en sus ori-
genes, en su desarrollo y en la inverosimil quietud de sus finales.
Ojala este trabajo satisfaga la gran necesidad national que
demand a gritos esta indole de investigaciones, para familiari-
zarnos con la verdad de nuestra historic.


Cienfuegos y Verano de 1927.


XXI


































































FRANCISCO DIONISIO VIVES

Capitin General de la isla de Cuba.





















CAPITULO I


ETNOGRAFIA

8UMARI 0:

CUBA HASTA 1799.-Cludades principales.-Censo.-Configuracl6n del territorio.-Co-
municaclones. TOPOGRAFIA-Regi6n Occidental.-Central.-Orlental. ARTE
CRIOLLO.-Arquitectura.-Moblllario.-Vajillas. LAS MODAS.-Modas femeninas.
Modas masculinas. ADORNOS.-Adornos femenlnos.-Adornos masculinos. LA
VIDA CRIOLLA.-Horaa de alimentacl6n.-La slesta.-Paseos.-lndolencla. CLI-
MA.-Temperaturas.-Lluvlas.-Sequtas. PRODUCTOS.-Trigo.-Maiz.-Tabaco.-
Mejoras en la industrial azucarera.-Tierras cultivadas e improductivas. VIAS DE
TRANSPORTE.-La t6cnica del trazado.-Calles.-Caminos reales.-Bando del Gral.
Ezpeleta. ALUMBRADO.-Empleo del acelte.-Subsldlo para alumbrado p(bllco.
"RUEDA DE LA PESA". ENTRETENIMIENTOS.-La mGaica.-EI balle.-Orques-
tas.-Juegos de azar.-Teatros. ENTRETENIMIENTOS RURALES.-Altares de
Cruz o Alumbrado.-Velorios.-Funerales. FUNCIONES RELIGIOSAS.-Corpus
Criati.-Dias de Reyeu.-Procesl6n del Silencio. LA HORA DE LA QUEDA.-La
horca.

L comenzar el siglo XIX, la Isla de Cuba, cuya conquista
y colonizaci6n tuvo lugar a principios del XVI, no habia
adquirido el desarrollo que el transcurso de tres centu-
rias parecian determinar. En esa 6poca, sus principa-
les y inicos poblados, eran los siguientes: Baracoa, Santiago de
Cuba, Bayamo, Camagiiey, Trinidad, Sancti Spiritus, San Juan
de los Remedios, Villaclara, Matanzas y la Habana; y en em-
bri6n, en la desembocadura de sus rios principles, poblados que
en el siglo siguiente habian de alcanzar y hasta superar en pro-
greso a los anteriores.
Los habitantes del territorio cubano, segun los cAlculos me-
jor determinados, s6lo llegaban a 533,033, que se descomponian
en la siguiente forma: 239,830, blancos; 114,058, de color libres
y 199,145, esclavos, o sea un total de color de 318,203, que se ex-







ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


tendian por toda ]a Isla, cuya superficie mide en total de 107.915
kil6metros, sin incluir la Isla de Pinos y Cayos adyacentes. Su
longitud, de Este a Oeste es de 606 millas y siguiendo el eje de
su figure, 670 millas; su mayor anchura, segiin el meridiano de
Nuevitas, es de 111 millas, y la menor, por el meridiano de Ma-
riel, 21 millas.
Esta configuraci6n tipica de la Isla de Cuba, ha ejercido un
influjo notable en la lentitud de su desarrollo social. Dispersos
sobre esa superficie estrecha y alargada sus principles nuicleos
de poblados, sintieron pasar el curso de tres siglos, sin otros vincu-
lo de aproximaci6n que el de-las tardias barcas, que, de transito
para el extranjero, o en maniobras de cabotaje, visitaban los pue-
blos riberefios. La comunicaci6n interior, se realizaba de tarde
en tarde, por medio de arrias, cuando la necesidad de acarrear
ganado u otros products agricolas lo imponia, a travys de su ex-
tensa orografia.
Hasta mediados del siglo XVIII, careci6 Cuba del beneficio
de la comunicaci6n reciproca, por medio de correos ordinarios;
pero esta mejora important, fuC establecida en el afio 1756, sien-
do Capitfn General Don Francisco Cajigal de la Vega, despu6s
de aprobado el proyecto en Real Orden de 26 de Agosto de 1755.
Organiz6se s6lo, un correo mensual, que salia de la Habana to-
dos los dias primero a las doce de la noche, llegando a Cuba el
catorce o antes, si el tiempo era bueno; descansaba alli dos dias,
regresando el diez y seis, para estar en la Habana el veintinueve,
segfin el siguiente itinerario:

Villas Salidas Vueltas
Habana. . . 1 29
Guanabacoa. . . 1 29
Matanzas........... 2 28
Villaclara........... 5 25
Sancti Spiritus ..... 6 24
Puerto Principe. . ... 9 21
Bayamo............. 12 18
Cuba.............. 14 16

Las cartas se ponian en la estafeta, los dias de legada y vuel-
ta, al anochecer. San Juan de los Remedios, remitia su corres-







CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y BATOS DE BOLIVAR


pondencia a Sancti Spiritus, lo mismo que Trinidad. El porte,
era a raz6n de medio real, por carta sencilla; los certificados, ade-
mIs del porte, pagaban ocho reales por carta sencilla, y dos pe-
sos si era double, pasando de ocho onzas, de ahi arriba, al respect
de dos pesos cada media libra. Las cartas para Ultramar, eran
francas, sin cuyo requisite no se les daba direcci6n. No hubo
entonces contrata alguna para las postas, y se observaba la prac-
tica de proporcionarse en las haciendas y lugares del trinsito,
los caballos que necesitaban, mediante una compensaci6n que se
graduaba con arreglo a los ingresos de la renta, que administra-
ban los Tenientes de Real Hacienda, por un ocho por ciento de
comisi6n. Para evitar a los vecinos del campo, la molestia de
acudir por su correspondencia a los pueblos, se destinaron algu-
nas haciendas de la carrera, donde debian ocurrir a Ilevarla y re-
cogerla, cuyo servicio se puso a cargo de los duefos y mayorales
de aquella. Bajo tales bases, quedaron establecidos los correos
ordinarios; (1)
Ese advance lento, entire otros, puede atribuirse como produ-
cido por el influjo del caricter predominante en el relieve del te-
rreno, que present la linea divisoria de las aguas sin interrup-
ci6n alguna, a trav6s del suelo, desde la Punta de Maisi hasta el
Cabo de San Antonio, formado en toda su longitud, ya por aris-
tas montafiosas, ya por lines que elevan poco su nivel sobre el
de las llanuras. En la parte occidental, constitute su orografia,
aparte de otros macizos menos importantes, las Sierras de Acos-
ta, del Infierno, los Organos y del Rosario, que desde la Bahia
Guadiana, corren casi paralelamente a la Costa Septentrional,
dejando al S. el Cerro de Cabras y el de Cuyaguateje, y al N. el
Pan de Guajaib6n, terminando despues, a continuaci6n las lomas
de San Diego, las Sierras del Aguacate, de San Salvador, del
Cuzco, de Guanajay y del Anafe, que corren por el S. de Bahia
Honda, Cabafias y Mariel. Entre la Habana y Matanzas, hay
en la costa various macizos poco notables, los cuales se unen en la
filtima, con una cadena montaiiosa, mis meridional, que empieza
al S. de Santiago y se dirige al E. por las Tetas de Managua, las
lamas de Camoa, Escaleras de Jaruco, Arcos de Canasi, Pan de

(1) Manuel Dionisio GonzAlez. Memorial histdrica de la Villa de Santa Clara y su
Juridilcidn, p. 184.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


Matanzas, y Tetas de Camarioca, al E. de Matanzas que son sus
macizos culminantes.
En la region central, por su parte septentrional y muy cerca
de la costa, corren hacia el E., primero y despues al S. E., las
Sierras del Limonar y la Morena o Madre, que llegan hasta Sa-
gua la Grande; al S. de San Juan de los Remedios, con este rum-
bo, y casi paralelamente a la costa, se extiende una Sierra cono-
cida con diversos nombres, pero que en los ultimos mapas, figure
con el de la Sierra de Bamburanao, y en la misma direcci6n, en-
laza con la de Matahambre, la cual se dirige de E. a O. al S. del
Cafio de la Liana; al E. de las anteriores, se halla la Sierra de
Judas, sin enlace con aquellas, ni con las que siguen, o sean las
Sierras de Cubitas. En la parte meridional, corren cerca de la
costa, y entire Cienfuegos y Trinidad, la poderosa Sierra de Gua-
muhaya y hacia Sancti Spiritus, las de la Gloria v el Es-
cambray.
En la zona oriental, en su parte Norte, y entire Nuevitas y
el Puerto de Nipe, se hallan los Cerros de Dumanuecos y de Ma-
nati, cerca de la Bahia de este nombre; la loma de Brefioso, al
N. O. de Holguin; al S. del mismo, las Sierras de Baitiquiri y
Pil6n de Cuaba, las de Socarefio y Candelaria, cerca de la Bahia
de Gibara. Al S. de Puerto Principe y cerca de la Costa meri-
dional, descuellan las Sierras de Najasa, Guaicanamar y del Cho-
rrillo. Todos estos macizos, se presentan aislados y sin relacio-
narse orogrficaanente, con ningun sistema, pues donde realmen-
te aparece una verdadera e important cadena es entire el Cabo
Cruz y la Bahia de Guantfnamo, con la iamada Sierra Maestra,
que cerrando la Costa, alcanza las mayores altitudes de la Isla,
y a ella pertenecen, el Ojo del Toro, el Pico Turquino y el del
Cobre. En este dltimo, principian dirigiendose al N. E., las Sie-
rras del mismo noimbre, que la Bahia de Guantanamo separa de
otro grupo montafioso, no tan important, pero que con sus ra-
mificaciones, llena todo el espacio que hay entire ambas costas,
hasta la Punta de Maisi, formando ese nucleo las llamadas Cu-
chillas de Joar, que se enlazan por el Sur con la Sierra de Dofia
Mariana, de la Vela y de Imias; por el S. E. y E. con los Montes
del Pucial y de Majayara, y al N. con las Cuchillas de Pinal, que





























Wr1


FRANCISCO DE ARANGO Y PARREFO







CONSPIRACI6 N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLfVAR


corren de Este a Oeste, como asimismo las Sierras de Cristal y
luego las de Nipe hasta el Puerto de su nombre. (2)
Pocos rios, pero una vegetaci6n tupida y elevada, dificulta-
ban las jornadas por medio de cabalgaduras, sin otros canminos
que las serventias en los montes o el sobado en las extensas sa-
banas predominantes en las regions camagiieyana y matancera.
Como element de vida, predominaba la ganaderia, y aunque
incipientemente, se cultivaba el trigo, cafe, cafia de azuicar, la
miel y la cera.
El tipo de sus pobladores, si se exceptian los esclavos, era
eminentemente patriarcal en las villas, pastoril en las vegas y las
haciendas, de sencillez rudimentaria en ambas. En las primeras,
vivian sus moradores dulcemente, sumidos en el belefio de su pa-
ralizaci6n y estancamiento. Con excepci6n de la ciudad de la
Habana, que habia alcanzado alguna mejora en el tipo de cons-
trucci6n, las restantes, al finar el siglo XIX, tenian por tipo ge-
neral arquitect6nico, el producido por el embarrado y guano, has-
ta en los principles edificios pfiblicos.

La arquitectura, exceptuando los templos de la capital y las villas que fun-
d6 Diego VelAzquez, no merecen los honorees de la descripci6n. Chozas, caba-
fias, bobios de madera al natural, techados de guano de las palmas reales y de
cana; pavimentos terrizos y el provisional maneje de casa, la total ausencia de
las artes y la civilizaci6n en ciernes; tres siglos despues de la conquista. (3)

Villaclara, por esta epoca, si no adelantaba much, en cuanto
a la mejora de sus fibricas, no ofrecia tampoco un aspect desa-
gradable, prefiriendose ain la construcci6n de paja, embarrado
o tablas a la de mamposteria y tejas, y por lo mismo, eran pocas
las casas que por ese tiempo habia, de la filtima clase; observAn-
dose una costumbre que consistia en suspender much los pisos,
formando escalinatas de ocho y hasta diez gradas, llegando la al-
tura de algunas casas hasta tres varas del nivel de la calle. (4)
Todavia en 1817, vi6se obligado el Municipio de Villaclara,
a prohibir se cobijase de guano, en el centro de la villa; (5) y en

(2) Derrotero de las Antilas. Publicado por el Dep6sito HidrogrAfieo ,de Madrid,
1890. V6ase tambidn: Eateban Pichardo en sn Geografta de la Illa de Cuba, y Bodrigues-
Ferrer, Naturalesa y CivilUacin de la Grandiosa Isla de Cuba.
(3) Juan Arnao. Pdginaa para la Historia de la Isla de Cuba, p. 20.
(4) Manuel Dionisio Gonzalez, ob. cit., p. 200.
(5) Ibidem, p. 229.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


1806 habia acordado el cabildo de Santiago de Cuba, se diera
cuenta de las fabricaciones nuevas y recomposici6n de las anti-
guas, pues cada uno fabricaba segun le parecia, ocupando las ca-
lies, deformando el aspect de la ciudad y quitandole amplitud
a sus vias. (6) En Matanzas,

los materials que adoptaron para las casas, fueron el barro amarilloso y el
guano de las palmas, los cuales no podian aplicarse mas que a unas habitaciones
generalmente de bajo puntal, construidas sobre la seguridad de hormones y
cuyas paredes se formaban con cafias de castilla u otras varas largas, entrela-
zadas con los hormones y parales colocados de trecho en trecho, cubiertas des-
pues con la masa que se formaba de aquel barro, muy suficiente para resguar-
darlas de toda intemperie, pulian y encalaban interior y exteriormente dichas
paredes, para que su aspect fuese mejor visto. Los techos se cubrian con gua-
nos de palmas reales, teniendo un declive much mayor que el que se d a las
casas de teja, a fin de que el agua corriese precipitadamente y se evitara la
filtraci6n a las habitaciones y el deterioro del material. Colocada la armadura,
bajo la inclinaci6n expresada, ataban sobre ellas cafias o cujes, con tiras de
yagua o bien con el cogollo de las mismas palmas, y en ellas se aseguraban las
pencas de la cobija, con iguales materials, except la cumbrera o caballete que
por lo regular se cubria de yaguas. Las puertas tenian la altura proporcio-
nada al puntal que con corta diferencia alcanzaba la estatura mayor de una
persona. Las ventanas no se colocaban sino en el aposento, que quedaba en
el cuerpo principal de la casa. Las piezas para la servidumbre interior, se en-
contraban en otra casa, sin paredes en casi la mitad, colocada inversamente
con la principal, de manera que quedaban las casas exactamente iguales a las
que existen todavia en muchas posesiones de nuestros campos.
Todos los materials puede decirse los tenian los vecinos en los mismos
terrenos en que habian de poblar, pues el barro amarilloso abundaba en todas
las laderas, y la cafia de castilla, que acaso seria la que tenian mis distant,
la encontraban con abundancia a orillas del rio San Juan, a un poco mis de
un cuarto de legua de distancia.
Dicese que cuando ya contaba esta poblaci6n cerca de medio siglo de fun-
dada (1743), que por cierto no se creia ani segura su permanencia por la fuga
de varies vecinos acosados de miseria y falta de recursos, empezaron a fabri-
carse poeas casas de mamposteria, las mejores de espejilla y cubiertas de teja,
cuyo puntal y distribuci6n, todavia entire nosotros puede haber alguno que
recuerde, la ninguna disposici6n favorable que daban los antiguos a sus habi-
taciones para contrapesar lo calurcso del clima. (7)

En 1799, por su Bando de buen gobierno el General Some-
ruelos, tom6 providencias acerca de este estado de cosas, con ob-
(6) Emilio Baeardi. Crdniwas de Santiago de Cuba, t. I, p. 56.
(7) Pedro Antonio Alfonso. Memorial de un Matancero, p. 48.








CONSPIRACI(N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


jeto de engrandecer a la ciudad de la Habana, prohibiendo fi-
bricas de caserio. Despu6s de exigir a los duefios de solares que
edificasen en ellos casas altas y decentes, levantindolas sobre una
demarcaci6n dada, los caserios fueron fabricAndose con mis si-
metria, mejoras 6stas que alcanzaron las ciudades de Santiago de
Cuba, Matanzas, Puerto Principe y Trinidad.
El interior de las viviendas, era sumamente rudimentario,
tanto en las ciudades como en el campo. La ebanisteria no habia
hecho progress de ninguna clase. Rfisticas mesas, taburetes de
piel cruda o curtida, con algunas labores y tachuelas de bronce
en los de mis lujo, era el ajuar de los departamentos principles
de las viviendas; en los aposentos, el catre de viento o tijera, el
pequefio marco con espejo y el bail sobre banquillos constituia
todo el confort.
Respecto al mobiliario,-dice el historiador de Villaclara-
(8) aunque se conservaba el uso antiguo de taburetes de cuero,
butaques o poltronas y otras cosas por ese estilo, notAbase sin em-
bargo algo nuevo en lo que constituia el adorno de las casas. La
moda habia introducido ya las cornupias, llamadas tambien pan-
tallas por algunos, los cuales eran de madera tallada y dorada,
construyindose de distintas formas, teniendo en la parte de abajo
uno o mis mecheros, para poner las bujias. Fu6 objeto de mu-
cho lujo y servian para iluminar las salas, colocAndose en las pa-
redes a regular altura. Habia casas que tenian hasta seis de
esas cornupias, costando cada una seis y ocho pesos; y aunque las
bombas se usaban ya por esa epoca (1795), lo mis corriente era
un gran farol de varias luces, que ocupaba el centro de las mis-
mas salas, pendiente de la llave. Pero entire todas esas cosas de
adorno, jams faltaban los cuadros al 6leo que representaban las
imagenes de aquellos santos de ]a devoci6n de la familiar.
Los artefactos de cocina, eran asimismo primitives, y aun-
que el fog6n, si no de materials y forma, si de estructura que
establecia diferencias entire los del campo y de la ciudad; en es-
tas, consistia en una gran caja Ilena de tierra sobre estacas con
hornillas formadas de tres piedras, copia del buren indio para
la mejor combustion de la lefia; en el campo, por regla general,
se suprimia la caja.


(8) Manuel Dionisio GonzAlez, ob. cit., p. 200.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


La bacteria de cocina-dice Arnao-(9) y la vajilla de la mesa, era toda
de 6bano, de madera de la nuez del coco y de la giiira, product de un arbol.
Con las esposas de los empleados que venian a Indias, aparecieron las mo-
das, como en algunas aldeas de Espafia, se esperaba la Cuaresma, para saber
por los sermones, las modas de las ciudades. Segin escritor de picaresca re-
cordaci6n, esperaban nuestras madres en los galeones, no los figurines, que no
se publicaban, pero si las pocas personas del bello sexo que visitaban a Am6rica,
para imitarlas; (10)

y otro escritor (11) consigna, que a principios de 1800, no se co-
nocia la moda, reinaba en los vestidos la sencillez; el lujo estaba
proscripto en las casas y reuniones; en los bailes no se reparaba
que se presentara una joven con el vestido que habia levado en
el anterior; no se conocian los brillantes ni piedras preciosas. El
traje serio, que usaban las mujeres, s6lo se componia de las ena-
guas de algfin g6nero de seda fino y de la camisa de batista tam-
biWn fina. En las noches de los Ap6stoles, el traje que usaban,
era sencillo, las mujeres llevaban sobre sus vestidos, camisas bor-
dadas, rodeada de bandas y cintas, la mascarilla o la cara untada
de cascarilla, que ya se usaba. Los vestidos amplios y escotados,
eran de seda con profusi6n de bordados y ramasones (12); se
hablaba de la moda del gran mundo, pero en la generalidad las
modas fueron las primeras que se sometieron a una reform no-
table, cuando espiraba el siglo XVIII, principalmante, los tra-
jes de las mujeres, que empezaron a ir cambiando sustituy6ndose
el tiinico por las says y naguas, aunque no de un modo genera-
lizado, que vino a lograrse alguin tiempo despues; pero parece que
el nuevo traje encontr6 no poca oposici6n de parte de muchas,
que lejos de adoptarlo, mantenian el uso de su antigua moda.
Los tinicos eran sobre manera angostos, tenian el talle tan alto,
que hubo tiempo en que el rigor de la moda, lleg6 a colocarlo
debajo de los brazos; en cambio las says y naguas que venian
a sustituirlos, eran de faldas anchas y perfectamente ajustadas
a la cintura. El picote, el tisi y otras telas de muy antiguo uso,
fueron reemplazadas por la muselina, la pursiana y algunas otras
de hilo o algod6n. El anascote, era por lo regular el que mis se
(9) Ob. cit.
(10) La Jura de Fernando VII. Articulo del Sr. Antonio Bachiller y Morales. (Cuba
Literaria, t. I, segunda 6poca, p. 81.)
(11) J. M. P6rez. Santiago de Cuba en 1800. Cits de Bacardi, ob. cit., t. II, p. 20.
(12) Bachiller y Morales, art. eit., Cuba Literaria.








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


empleaba por las mujeres, para ir a la Iglesia y tambien servia
a los hombres para vestidos enteros de luto.
Estos continuaban ain, con sus pantalones cortos, que usa-
ban aquellos mis elegantes, luciendo a la vez la media y la pan-
torrilla, con ostentosa exhibici6n a un tiempo de charreteras de
oro o plata, con que los ajustaban a la rodilla, asi como diformes
hebillas del propio metal, con que revestian sus calzados de patio.
Los menos acomodados o desafectos a esa moda, vestian el pan-
tal6n Ilamado de pie. Habia ido desapareciendo el uso de algu-
nas telas antiguas que se utilizaban para casacas y volantes, es-
pecie de chupas de faldillas largas, empleandose por lo regular,
el patio y otros generos para esos vestidos. Los sombreros, eran
negros, de castor, de copa baja, pero de ala ancha y extendida. (13)

Nuestros abuelos,-dice Bachiller y Morales-(14) no podian conformarse
con que se gastaran ocho varas de tela en una casaca, que llamaban de pompa,
cuando sobraba con la mitad, y aun menos, para un jub6n; y todavia les cho-
caba mis la chupa debajo de la casaca que era un "pleonasmo" o carga sobre
carga; cuando eran largas las casacas o de "faldas", entonces la repugnancia
era mayor. Chocibanle los descomunales botones por lo grande, los invisibles
tacones, por lo pequefio; y sin embargo, apenas quedaban del traje obscure, de
la estirada golilla mAs que algin recuerdo ambulante que se empefaba en usar
esas prendas de otra edad. Los curiales, los oficiales y abogados antiguos, las
usaban en las ceremonies y actos piblicos, llevabanlos en esas funciones y en
el paseo del pend6n, algunos de los empleados del Cabildo, que no eran mili-
tares, como el mayordomo y escribano.

Era uno de los achaques de la moda de entonces, el uso de
ciertos parchess" de seda puestos en las sienes, del tamalio de
una moneda de a real, y estos "cortejitos" como se llamaban, eran
obligados. Las peinetas no se distinguian ain por las elevadas
formats que Ilegaron a tener muchos afios despues; eran bajas,
pero en cambio, circuian la cabeza por detrAs, desde una hasta
otra oreja, llevando por lo coming cubierta con una hebilla de
oro su parte superior o saliente, llamabinsele, por esto, peinetas
de varilla. Las cadenas y rosarios de oro de considerable valor,
habian ya sustituido a los ahogadores de perlas y otros adornos
antiguos semejantes. Lo que demuestra que para la Habana, las

(13) Manuel Dionisio GonzAlez, ob. cit., p. 199.
(14) Bachiller y Morales, art. eit., Cuba Literaria.







ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


joyas no eran tan despreciadas como hemos visto lo fueron en
Santiago de Cuba.
En cuanto a los adornos masculinos, ademas del de la golilla
y botonos que acabamos de ver, privaba la coleta y el polvo, con
que sc enharinaba la cabeza. Parece que el uso de las pelucas
no fue muy general en las classes pobres de la Isla, aunque por
los retratos de entonces, se ve que tambi6n estilaban nuestros
abuelos esos pesados morriones como los llam6 un critic. (15)
La manera de conducir la vida en todas las principles ciu-
dades y villas en aquella 6poca, era uniform, y se diferenciaban
notablemente de lo que hoy ocurre. A las ocho de la mariana, sa-
lian los cubanos de sus respectivas casas, ya almorzados, quien
a sus negocios, quien a pasar el tiempo en barberias, cafes y otros
lugares de reunion, hasta las once, que se 'acostumbraba visitar a
las damas, con las que se estaba en pretension de casamiento. A
la una, todos se retiraban a comer, haciendo la digestion en lo que
se llamaba "el rato de la siesta", que duraba hasta las cinco, se-
gun la posici6n del que se entregaba a su disfrute. A esa hora
comenzaba la verdadera de las distracciones. Las sefioras sa-
lian, nunca a pie, a la calle, exceptuando los dias de Jueves y Vier-
nes Santo. Estos paseos, consistian en vueltas alrededor de la
Plaza de Armas, de alguna Alameda o calle principal.

Los habitantes de la Habana,-dice un escritor de mediados del siglo pa-
sado-(16) son por lo general indolentes, como sucede en todos los pauses eA-
lidos, lo que puede atribuirse al rest de las villas y ciudades de entonces, y a
lo que, junto con un fen6meno social de que mis adelante se tratara, cabe
atribuirlo principalmente a nuestro clima.

Este es cAlido y seco durante la mayor parte del afo, mas que
por las excesivas elevaciones de la temperature, por su constan-
cia. En la Habana en los meses mis calurosos de julio y agosto,
la temperature media del mes, es de 27", 47 centigrados, y en ellos,
la variaci6n diurna es de 5? y la mensual de 6; en los meses mis
frios de diciambre y enero la de 220 65 c. y 210 87 c.; sus varia-
ciones diurnas son 8" 5 c. y 60 8 c. y las mensuales 110 y 120 3 c.

(15) Bachiller y Morales, art. cit., Cuba Literoaia.
(16) Antonio de las Barras y Prado. La Habana a mediados del i8glo XIX. En San-
tiago de Cuba se almorzaba a las ocho, se comia a las doee y se cenaba a las nueve; depua~
de comer se cerraban las puertas y se dormia la siesta. Baeardi, ob. cit., t. I, p. 279.







CONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


Segin el Sr. de la Sagra, la temperature mas alta observada por
61, en la Habana, durante un largo period, fu6 de 320 y la mi-
nima de 100. El promedio de temperature annual, es de 250, cifra
que de unos afios a otros, no llega a 2.
E! estado hidrometrico de la atm6sfera, varia tambi6n entire
limits muy cercanos, pues siendo de 850, 15 saussure, la hume-
dad media, es de 880 2 en agosto y septiembre, en que alcanza el
medio valor maximo y de 80" en enero, al que corresponde el mi-
nimun. Los meses de julio, agosto y septiembre, son los que pre-
sentan mayor nunmero de dias lluviosos y mayor cantidad de llu-
via. Comparando unos meses con otros, result que son pocos
los afios en que un mes tiene mas de veinte dias de lluvia; el pro-
medio, en afios normales, es de ocho o nueve dias lluviosos por
mes. La diferencia entire la cantidad de agua caida en el afio
mas l1uvioso y el mas seco es de 417 mm. La mayor parte de
las lluvias se verifican despues del medio dia, y s6lo en 17 dias
del afio, por termino medio, lueve por la mafiana y tarde. La
duraci6n del fen6meno, varia entire unos minutes y tres horas,
siendo la de los chubascos ordinarios de uno a tres cuartos de
hora. (17)
No obstante esta regularidad de las lluvias que nos muestran
las observaciones climatol6gicas, y como para confirmar su ley
reguladora, ocurren alteraciones excepcionales. En las postri-
merias de la epoca a que nos estamos refiriendo, sufri6 la Isla
una espantosa sequoia, que dur6 ocho meses consecutivos, o sea
desde septiembre de 1801 hasta mayo de 1802. Esta caus6 una
mortandad considerable en ganados, pues no hubo hacienda en
que no muriera sobre tres mil reses, y otras en que perecieron
todos los animals, como sucedi6 en las de San Pedro de Maya-
bon, Mordazo, la Bermuda y algunas mAs en la region Central.
Por entonces, nuestra agriculture era bastante rudimenta-
ria; el trigo, por ejemplo, cultivo a que se venian aficionando
nuestros campesinos, estimulados por buenas y abundantes cose-
chas, empez6 a desaparecer de nuestros campos, a causa de la
plaga conocida por la "aljorra", que en pocos afios lo elimin6 de
nuestras sementeras. El maiz, permanecia siendo la base fun-
(17) Derrotero de las Antillas, cb. cit., p. 579. El Bar6n do Humboldt, en su Ensayo
Politico de la Isla de Cuba, y Rodriguez-Ferrer, ob. cit., no discrepan en much de estos
nmueros.







ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


damental de la alimentaci6n criolla. Se cosechaba en todas las
fincas grandes y pequefias. El tabaco, estancado desde 1717, fu6
el cultivo que mas trastorno produjo en Cuba, por estar prohi-
bida su cosecha y venta fuera de las reglas establecidas. El ca-
fe, para el cual desde 1777, se le eximia de toda clase de derechos
de exportaci6n, apenas si puede considerarse mas que como de
uso dom4stico exclusive, puesto que en 1790, s61o se exportaron
7,400 arrobas de ese fruto, cuando Haiti, en esa misma fecha, en-
viaba al Viejo Continente, 700,000 quintales.
Fu6 en tiempos de D. Alejandro Ramirez, y a poco de ocupar
6ste su cargo de Intendente, asi como el de Director de la Real
Sociedad Patri6tica, que D. Martin Lamy, introdujo una gran
innovaci6n en la industrial azucarera, ensayando una maquina
movida por fuerza animal, que daba cerca de dos y media revo-
luciones por minute, y despedia un chorro de guarapo superior
al de los trapiches comunes, este adelanto se consider entonces,
como una mejora de gran provecho. En el siglo XVI, s61o con-
taba Cuba con doce ingenios, durante el siglo XVII, el cultivo de
la cafia de azuicar aument6 considerablemente, gracias a la intro-
ducci6n de los esclavos, manteniendose preponderante todo el si-
glo XVIII, hasta que los adelantos mecanicos del XIX, le dieron
el absorbente predominio que hoy disfruta. En 1795, Cuba ex-
port6 solamente 70,437 cajas de azucar. Hay que unir a los ren-
glones de que se van dando cuenta, los de la miel y la cera, que
nunca han tenido preponderancia.
De las 486,523 caballerias, (432 varas en cuadro cada una)
que tiene la Isla de Cuba, se gradfia que no llegaba en la epoca
en que describimos a la cuarta parte el terreno aprovechado; la
mitad en haciendas para crianza de ganado, y la otra mitad en
siembras de cafia, caf6, tabaco y cultivos menores. De ahi se in-
fiere que dejando su parte de terreno a las poblaciones, caminos,
rios, montaiias, lagunas y bosques indispensables, todavia puede
duplicarse con el tiempo, la agriculture cubana, decia a principios
del pasado siglo, el Sr. Alejandro Olivan. (18)
Los medios de transportaci6n para todo este movimiento, y
el de correos, de que ya hemos hablado, no eran otros que los del
"lomo", por caminos reales y vecinales, vias que en aquellos dias
(18) Nada tiene Espafa que envidiar a otras naciones, respeeto a posesiones. Articulo
publicado en la Berieta de Madrid, t. III, p. 280.








CONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


preteritos, eran similares, tanto para lo urban como para lo
rural.
Su trazado y direcci6n, surgia al capricho, cuando mas, al
influjo de una necesidad geol6gica. Ninguna de las ciudades y
villas existentes, tenian pavimento, las de la propia capital, la
Habana, en la descripci6n que de ella nos da D. Jos6 Maria de
la Torre en Lo que fuimos y lo que somos, es un testimonio
evidence de lo dicho. Las basuras y aguas pluviales y del servi-
cio domestico discurrian libremente por la via. Consta una cu-
riosa queja de D. TomAs Heredia, al Cabildo de Santiago de Cu-
ba, contra el Presbitero don Regino Puig, a virtud de la cual fu6
ordenado que el Parroco deshiciera una composici6n hecha en la
calle para dar curso a las aguas estancadas (19). En 1744, el
Gobernador de Santiago
manda romper bando para que se componga el camino de Bayamo, se cerquen
los solares y las basuras que se sacan de las casas, se even a la marina o el
monte, porque los criados y criadas que salen a llevarlos no reservan las calls
piblicas, ni ain las puertas de las Iglesias para echarlas. (20)
En 1805 el Cabildo de la propia ciudad de Santiago, se de-
termin6 a introducir algunas mejoras en la nivelaci6n y limpieza
de sus calls, porque, dice el acta,
a mas de intransitables estin llenas de basuras e inmundicias. (21)

En 1787, se public en la Habana el Bando del Gral. D. Jose
de Ezpeleta, sobre limpieza de sus calls (22), y ya bien entrado
el siglo XIX, Jos6 Antonio Saco, decia lo siguiente:
La importancia y cultural de la Habana, present un doloroso contrast
con el estado de sus calls. Pocas de intramuros estin empedradas todavia,
y las de extramuros, que es donde ya reside la mayor parte de poblaci6n, se
hallan casi todas sin mis pavimento que el que les di6 la naturaleza. En las
grades sequias, que alli se experimentan, el polvo es insoportable; y en la
estaci6n de las lluvias, que es cabalmente la de los fuertes calories, muchas ca-
lies se inundan de agua, que ya por falta de curso, ya por el gran nimero de
carruajes que circulan en ella, se convierten, asi intra como extramuros en ba-
ches y cenagales. (23)
(19) Emilio Bareadi, ob. cit., t. II, p. 84.
(20) Ibidem, t. I, p. 145.
(21) Ibidem, t. II, p. 51.
(22) Vease el t. II donde se hallan los apendices, doe. nfm. I.
(23) Colecci6n P6ttuma, p. 56.








ACADEMIA DE LA HISTOBIA DE CUBA


Al comenzar el siglo XIX, ninguna de nuestras ciudades y
villas tenia alumbrado pfiblico. Bien entrado este, el de la ciu-
dad de la Habana consistia en una especie de mechas que pasa-
ban rapidamente y expiraban con la misma prontitud. En el
Bando de Ezpeleta que acabamos de citar, se establecen reglas
para el alumbrado de la Habana (24), pero hasta 1820, no em-
pez6 la ciudad de Matanzas, a alumbrarse con aceite, pagado por
el vecindario (25), y en 6 de octubre de 1823, el Cabildo de la
entonces opulenta ciudad de Trinidad, acord6 a indicaci6n de su
President (26),

lo beneficioso que seria al pfiblico el establecimiento de un alumbrado perma-
nente de que carece esta poblaci6n en las noches obseuras para ser sefialadas
las casas que voluntariamente ponen luz a sus puertas se acord6 nombrar a los
Sefiores Polo y Torres, para que con el mismo Sefior Presidente, que ha ofre-
cido acompafiarles, salgan a explorer la voluntad del vecindario, acerca de la
cantidad que pueden contribuir para la compra de faroles y mensualmente
para mantener dicho alumbrado.

En Santiago de Cuba, en 1800, ni estaban empedradas ni se
alumbraban las calls (27).
Desde el siglo XVI venian sujetos los propietarios de las ha-
ciendas de crianza al tribute conocido por "rueda de la pesa",
que consistia en el abastecimiento alternative de carnes para los
poblados y consecuente con ello desde los mns remotos tiempos
coloniales, existian en nuestras villas y ciudades, mataderos, im-
poniendosele a los individuos a quienes se mercedaban tierra, un
estipendio con destino a su construcci6n. El de la Habana es-
taba situado entonces, dentro de la ciudad, con notorio perjuicio
pfiblico, no solamente porque infeccionaba el aire y en dias de
viento Sur lo hacia insoportable, sino porque ocasionaba frecuen-
tes desgracias el ganado vacuno a su paso por las angostas calls
habaneras; tambi6n en ese lugar habia la pretenciosa costumbre
de capear las reses destinadas al sacrificio del dia (28). En Ca-
magiiey, hacia 1729, fue que se construy6 su matadero, en las otras

(24) V. en el ap6ndice, doe. nim. I.
(25) Jos6 Mauricio Quintero y Almeyda. Apuntes para la Historia de la Isle de Cuba,
con relaci6n a la Ciudad de Matancas, p. 631.
(26) Acts del Cabildo de la Ciudad de Trinidad, feeha 6 de oetubre de 1823.
(27) Emilio Baeardi, ob. eit., t. II, p. 21.
(28) Emilio Blanchet. Abreviada Historia de la Isla de Cuba, p. 126.































































HENRI CRISTOBAL I, DE HAITI







CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


villas y ciudades tambien fu6 sucesivamente creindose esta ins-
tituci6n, que en nada por cierto aventajaban a la que se acaba de
describir de la capital.
No obstante este estado social que vamos perfilando, los po-
bladores cubanos se divertian.

Muy desfavorables son las primeras noticias que tenemos de la miisica en
la Isla; bastando saber que en las iglesias cantaban negras y que entire los ins-
trumentos aparecia el "giiiro", usado hoy en los "changiiis" de campo. Se
sabe que la mfisica y el baile provinciales del dia, son el zapateo y la contra-
danza: fuera de algunas caneiones de no poco merito. El origen de la miisica
del zapateo, parece ser las manchegas de Castilla la Nueva; el de la danza es
tambien de la peninsula: pero uno y otro, han sufrido tal variaci6n, que puede
decirse que hoy constituye una especialidad cubana. (29)

A fines del siglo XVIII las costumbres relatives a bailes,
habian sufrido sus alteraciones, pues ademis del zapateo figuraba
ya el "minuet", el "jardinero" el "paspie" y otros; sin embargo
de esto, conservibanse ain los conocidos con los nombres de "Juan
Garande", "La Muchitanga", "La Culebra", el "Sonsorito" y
la "Mora" (30).
Las orquestas de aquel tiempo, se componian de guitarras,
algfin violin, tambora o tamboril, trifngulo, panderos, clarinete
y alguna chirimia. En Sancti Spiritus, se fund la primera or-
questa, en 1806, por el joven de color Pedro Galvez, quien habia
recibido su instrucci6n musical en Puerto Principe. En un pe-
ri6dico de Trinidad correspondiente al afio 1820, encontramos
este anuncio:

Se solicitan cuatro j6venes que quieran aprender a misicos, que serin en-
sefiados de gratis por los venidos para la compafiia de Urbanos, y luego que
hayan aprendido lo precise, se les colocara a sueldo (31).

En la Habana, otra de las diversiones principles, era el pa-
seo por las calls y alamedas.

(29) Jos6 Maria de la Torre. Lo que fuimos y lo que somoa, p. 103. La orquesta exis-
tente en 1580 en Santiago de Cuba, se componia de dos tocadores de piano, un joven sevi-
Ilano tocador de violin y dos negras libres dominicanas, toeadoras de bandola; esta orquesta
toeaba tambien en las iglesias. Baeardi, ob. eit., t. I, p. 105. Eduardo Sanehez de Fuentes.
en su libro El Folk-lore en la misica cubana, con excepei6n de la rumba y la elave que
d"clara de origen africano, coneuerda con el Sr. La Torre con el de la mfsica criolla.
(30) Manuel Dionisio GonzAles, ob. eit., p. 200.
(31) El Correo de Trinidad, 17 de dieiembre de 1820.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


A las seis y media, comienza el paseo de la alameda, que se reduce a dar
en ellas infinidad de vueltas, pero sin abandonar las volantas, porque echarse
a pie, como se verifica en los paises cultos, seria una degradaci6n pars el in.
dividuo que lo intentase (32). "Los carruajes,-agrega Calcagno-(33), por
lo general no llevan si no damas, dos o tres en cada uno; rara vez un matrimo-
nio; pues los hombres, o cabalgan o van a pie por las callejuelas laterales.

A fines del siglo XVI, s61o se conocian en Cuba las volantas,
las calesas tiradas regularmente por mulas y algin coche. Eso
en las principles ciudades, en el resto del pais, la transportaci6n
era a caballo, y la carga a lomo de mulo, como hemos dicho.
No existian sociedades de ninguna clase, a no ser los cabildos
africanos, de los que conocerA el lector en otro lugar. La prima
noche, se pasaba en los cafes y en las tertulias, en las que charla-
ban las sefioras y los hombres se dedicaban al juego.
Este constituia el sport favorite en las costumbres cubanas.
El billar, los gallos y los naipes, tenian un permanent arraigo
en nuestra vida social y del que se han ocupado todos nuestros
costumbristas, desde la Condesa de Merlin hasta J. R. Betan-
court, quien en su obra La Feria de la Caridad revela en todo
su repugnante aspect este vicio criollo.

La introducci6n de nuevos juegos, especialmente el del monte, no conocido
en la villa hasta el afio 1791, habia dado pavulo a la holganza, con perjuicio
de los intereses particulares y los de la misma sociedad. Tan poco halagiiefio
era el aspect de nuestro territorio, debido a este vicio, que el Capitfn General
D. Luis de las 'Casas, en 1795, decia a los Alcaldes "que estaba enterado de lo
que padecia el pueblo y toda su jurisdicci6n con el disimulo y tolerancia de
los vagos jugadores, rateros y otras gentes perniciosas, que vivian a costa del
trabajo y tranquilidad de los vecinos honrados; pero que esperaba que me-
diante el celo de los jueces de aquel afo, se expurgaria el distrito de una plaga
tan gravosa" (34).

En el Camagiiey, por esta epoca, existian siete casas pidbli-
cas de juego y el Cabildo, en vista del mal estado de los fondos
de propios, grav6 con un peso mensual cada una de ellas (35).
Hay noticias de que en 1598, se represent en la Habana una

(32) La Habana ahora cincuenta arios. Articulo del Sr. Manuel de Zequeira. (Cuba
Literaria, t. I, segunda 6poca, p. 63.)
(33) Aponte, p. 151.
(34) Manuel Dionisio GonzAlez, ob. eit., p. 201.
(35) Juan Torres Lasquetti. Coleccidn de datos histdricos, geogrdficos y estadisticos
de Puerto Principe y tu Juridiccidn, p. 134.








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLfVAR


comedia en obsequio del Gobernador, pero hasta 1775, la capital
no tuvo teatro, construy6ndose entonces el Coliseo, que despues
se llam6 Teatro Principal. Ya bien entrado el siglo XIX, El
Correo, de Trinidad, inserta esta noticia:

Con permiso de la autoridad. Teatro pintoresco. El Director del expre-
sado que acaba de llegar a esta ciudad, habiendo obtenido el permiso necesa-
rio, ofrece divertir a este respectable pfiblico con unas figures de bulto, perte-
necientes al Teatro Pintoresco de mecinica, en las que por medio de dichas,
representara, alternando cada noche, por principio una escena de comedia: sus
muy graciosos Sainetes de gracejo y pasajes a la modern, las figures se pre-
sentaran a voz viva y acci6n natural, entire las cuales se presentaran sus gra-
eioass la Vieja Quaqunqui y el Indio Juan Diego, adornando sus intermedios
con su correspondiente miisica, en todo lo que el senior Director pondra el ma-
yor esmero a fin de complacer a tan ilustrado piblico a quien hace present
que con motive de ir de paso a Puerto Principe, s61o podran dar de cuatro a
cinco funciones en esta ciudad, por cuya causa no pone lunetas, y los concu-
rrentes podrAn mandar sus asientos con sus respectivos nombres en el resto del
dia en que yaya a verificarse la funci6n, que tendrAn lugar hasta las seis de la
tarde, y pasada dicha hora no se admitirin por la importunidad que causan
para el arreglo y el acomodamiento del patio. Para hoy Domingo primero de
Febrero de 1824.

El mismo procedimiento segulan los comediantes en toda la
Isla, a pesar de que en septiembre de 1811, el Capitin General
prohibit la representaci6n de comedies, en todo el territorio,

porque los que hacen de actors son unos vagos que andan de un pueblo a otro
con pretexto de semejantes diversiones (36).

En el campo, las diversiones principles, de marcado caric-
ter social, eran los altares de Cruz y los velorios. Los altares de
Cruz, consistian en una novena de alumbrados al santo de la ad-
vocaci6n de la familiar de la finca en que tenia lugar. Se turna-
ban los padrinos, y cada designado, ponia interns en superar los
adornos, los refrescos, las comidas y sobre todo de multiplicar el
nunero de velas al santo. Acudia el vecindario de ambos sexos,
no faltando el trovador o el concertista, bien de acorde6n o de
guitarra. Las mujeres formaban coro, para entonar sus deci-
mas, jugar a prendas o decirse adivinanzas; los hombres, mon-
taban la banca y pasaban la noche "tirindole de la oreja a Jor-

(36) Torres Lasquetti, ob. cit., p. 120.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


ge". Casi todos nuestros costumbristas, se han ocupado de esta
ya casi extinguida costumbre cubana, pero si el lector quiere te-
ner una abundante fuente de recuerdos, puede encontrarla en la
Historia de Gibara del Sr. Leyva.
Todavia a principios del pasado siglo, el acompaliamiento
postrero a un difunto, era motivo de entretenimiento, por lo me-
nos de comilona y de juegos de envite. El tuimulo, se levantaba
diez o doce pies, sobre el suelo, lo que formaban, colocando una
mesa grande y otra chica o cajones, sobre aquella, todo forrado
con zulli negro y cruces blancas, de cinta de hiladillo, en su frente
y flancos. Un testero de la pared, el coincidente con la cabeza
del difunto, era asimismo forrado de negro, los candelabros, si el
tfumulo se levantaba en el campo, eran de tallos de plAtanos; en
la ciudad, si se trataba de un plebeyo, eran frascos y botellas de
distintas classes. Hasta que se establecieron las funerarias, eran
las Iglesias las que suplian de estos elements ornamentales a los
ricos.
Los funerales se hacian con toda solemnidad, los zacatecas
vestian casacones matizados y sombreros de tres picos, formando
cortejo los esclavos de los familiares y amigos, vestidos de pafio
negro con sombrero redondo. El transport del f6retro, se ha-
cia en hombros, a lomo de caballo, o en volanta, a la que previa-
mente se despojaba de ]a concha. Estos medios de transport
tenian ocasi6n de acuerdo con el lugar y la posici6n del difunto,
y con el tiempo, llegaron a complicarse de tal modo, que fue ne-
cesario redactar una extensa reglamentaci6n de los mismos (37).
Pero en el orden de festividades, las de mayor frecuencia y
solemnidad en Cuba, fueron siempre las religiosas. Cada pueblo
tenia su patrono, a quien se le oficiaba, al sefialar su dia el mar-
tirologio, por lo menos durante trcs dias toda suerte de distrac-
ciones licitas y ain las ilicitas. El dia de la Patrona de un pue-
blo, era cita obligada, y a 6l concurria toda la gente divertida del
contorno. Los galleros, los tratantes de caballos, los aficionados
al abijeato, alli tenian campo propicio a sus operaciones. Bai-
les de blanco y de color, a pension, todas las noches, y el juego,
telero en todos los portales.
El Camagiiey, que de todas nuestras ciudades, fue la filtima

(37) V. en el ap6ndice, doe. nfm. II.








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


en recibir el azote de la civilizaci6n contempordnea, mantuvo y
aun mantiene, sus celebradas feri'as de la Caridad, trasunto de
los primitivos mercados originarios de la peninsula con el nom-
bre de feriass".
La Semana Sagrada y los Santos Ap6stoles, ademAs de la
del patrono que hemos examinado, daban ocasi6n a festivales en
todas nuestras ciudades incipientes. Objeto principal de estas
fiestas, era la procesi6n del santo que se celebraba y con ocasi6n
de ella, en visperas y despues, se entretenia la gente con toda
suerte de diversiones propias de la 6poca. Nuestras primi-
tivas procesiones religiosas, ofrecian una caracteristica extrema-
damente curiosa. Las mascaradas, que con el nombre de "ma-
marrachos", mas de un dolor de cabeza dieron a las autoridades
de entonces, constituian una rara mezela de religiosidad, joviali-
dad y superstici6n.
La mAs sefialada de todas estas fiestas eran las de Corpus
Cristi y la del dia de Reyes; ambas se celebraban por igual en
todos los lugares, con identica ostentaci6n, opulencia y solem-
nidad.
D. Juan Torres Lasquetti, el histori6grafo de Camagiiey, ha
dado una descripci6n de la procesi6n de Corpus, que presenci6 en
la Habana, hacia la mitad del siglo XIX, de la siguiente manera:

Esta sali6 a las cinco y cuarto hacienda la plaza una salva de artilleria.
Precedian los batidores de ordenanza: seguian cinco hermandades de gentes de
color, con su correspondiente pend6n cada una, y el indispensable distintivo
de sus escapularios, medallas, cintas, caperuzas y mil zarandejas con que se
adornan los cofrades para distiguirse una de otra corporaci6n.
A Pontinuaci6n marchaban los oficiales y empleados de todos los ramos;
infanteria, caballeria, artilleria, ingenieros, marina, administraci6n military, se-
cretaria political, obras pfiblicas, policia, correos, comunidades religiosas, cabil-
do eclesihstico presidido por el Obispo; y por iltimo el Ayuntamiento, con el
Oral. Serrano a la cabeza. A sn izquierda, el General dominicado D. Felipe
Alfau. Seguidamente los ayudantes de S. E. y una escolta de honor: man-
dando la line tendida en las calls, el Segundo Cabo, General Gasset. Podria
haber sus cuatro o cinco mil hombres entire todos los cuerpos que formaban
dichas lines, las cuales se iban replegando detrAs de la procesi6n, a media
que esta pasaba (38).

(38) Viaje a la Habana, por Juan Torres Lasquetti. Ms. existente en la biblioteca del
autor.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


E] cuadro anterior corresponde al afio 1862, pero a fines del
siglo XVIII, esta procesi6n tenia un caricter bien distinto. En
Santiago de Cuba, por ejemplo, las calls se aderezaban para el
trfnsito de la procesi6n. En ellas se hacia la presentaci6n de
diversas mascaradas o figures que representaban angeles, diablos,
gitanos, leones, tigres y sobre todo, la gigantesca sierpe nombra-
da "tarasca", que era el entretenimiento favorite de los mucha-
chos, principalmente cuando se elevaba sobre los lomos de esta
fingida bestia, un ridiculo maniqui que llamaban el tarasquillo.
Todas estas comparsas tenian sus danzas y canciones ana-
logas, que precedfan a la cruz; circundaban una graciosa torre-
cilla campanaria, que cargaban dos peones y conducia a dos o tres
j6venes que repicaban sus toques sin cesar un moment. En al-
gunas casas se fo m'aban altares para descanso del preste, y los
santos iban precedidos por cantores, tamboriles y sonajas de afri-
canos.
El dia de Reyes, participaba de la misma solemnidad. Era
el dia del carnaval de los negros, en el que tenian amplia libertad
para abandonar sus servicios, dejando las casas desiertas. Des-
de muy temprano, las naciones van a reunirse a sus respectivos
cabildos, donde muchos se adornaban con objetos extravagantes
y raros, apareciendo otros, con medio cuerpo desnudo pintado de
colored, al uso de su tierra, metidos en grandes aros, sujetos a la
cintura, los cuales van envueltos en cuerdas blancas, que bajan
hasta las orillas y hacen ondular al compis de sus movimientos.
En seguida que se organizan los cabildos, salen a la calle,
presididos por sus respectivos reyes o reinas, llevando banderas
espafiolas o de otros colors, que agitan en el aire y siguen de este
modo tocando, bailando y pidiendo el aguinaldo, a cuantos blan-
cos encuentran, hasta que de once a una van a recalar al palacio
del CapitAn General, en cuyo patio se permit a cada "tango",
un rato de baile. Alli se ve una masa compact, de la que sobre-
salen penachos, birretes emplumados, caretas y otros adornos es-
trafalarios, que se mueven al compas de sus instruments mfisi-
cos, esforzdndose cada tango en hacer el mayor ruido possible.
Asi van desfilando todas las agrupaciones de negros africa1
nos: congos, arards, nandingas, lucumzies, macuds, minas, cara-
balies, luangos y gangs.
Tambidn salen tangos de negros criollos, vestidos con sus sa-








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


yos negros y metida la cabeza en una especie de saco, con aber-
tura para los ojos, donde con hormillas blancas, dibujan una cosa
que quiere parecer cara, los que les da un aspect imponente (39).
Quien no recuerda, dice otro histori6grafo, (40) aquellos dias de Reyes,
en las Pascuas de Navidad, que los elements de color celebraban en los lugares
conocidos por la Esquina del Caiman, el Botafuego; y las procesiones de Santa
BArbara, patrocinadas por el negro "fio Remigio", y otras analogas de aquellos
ritos. Las autoridades coloniales, los hacian responsables del orden que rara
vez era perturbado, dentro de sus fanaticas creencias, costumbres y tradiciones.

Fornaris, (41) se expresa asi, tratando de la misma celebra-
ci6n:
Aun el mis humilde de los dom6sticos, Ilega a presencia de su Sefior, im-
plorando un pequefio 6bolo como amistosa retribuci6n de sus trabajos. La
misma fiesta del hijo de los desiertos africanos, el dia de los Santos Reyes, que
es, sino parodia de las costumbres antiguas? Aqui unos sobre zancos, alli otros
como unos arlequines pintados con diversos colors, aca, aquellos con mAscaras.
Pero todos bailando al son del tango, misica que parece un recuerdo vivo y
perenne de los salvajes arrebatos de las nativas playas.

El lejano y traditional canto popular, asi lo confirm.

Hay tres Jueves en el afio
Que causan admiraci6n,
Jueves Santo, Corpus Cristi
Y el Jueves de la Ascensi6n.

En Sancti Spiritus, ademis de los jueves de la clAsica copla,
habia penitencia todas las noches de los viernes, concurriendo al
temple, solamente hombres. Llegada la Cuaresma, predicaban
en la Iglesia todos los domingos, los viernes, salian con las esta-
ciones, seguidos de gran gentio, en que llamaban la atenci6n mu-
chos penitentes, que durante el acto se flagelaban, para purgar
sus culpas, por medio de las mortificaciones mis extravagantes
y originales. Unos iban cefiidos con silicios, otros, se azotaban;
algunos, atado a un pie, un dedo de la mano, marchaba penosa-
mente arrastrando al propio tiempo una barreta; ni faltaba quien,
sujetas por los dientes dos espadas, sufria el peso de ellas (42).
(39) Barras y Prado, ob. eit., p. 122.
(40, Francisco M. Duque. Historia de Regla, p. 126.
(41) Cuba Literaria, t. II, 6poca segunda, p. 112.
(42) Rafael FMlix Perez y Luna. Historia de Sancti Spiritus.








ACADEMIA DE LA HISTOBIA DE CUBA


En la Habana, refiere Villaverde (43), hablando de la pro-
cesi6n del silencio, que se iniciaba de las doce de la noche en ade-
lante, partiendo de la Iglesia de San Juan de Dios, lo que sigue:

Como la procesi6n caminaba despacio, muy despacio, haciendo estaciones
en casi todas las esquinas, donde levantaban altares o meramente cruces, aun-
que la via era de moderada extension, si salia a media noche, era fijo que tor-
nab a las cuatro de la madrugada. En ella tomaban parte principalmente,
todos los que tenian por qua o querian hacer penitencia, de lo cual se origin
el llamarla tambien Procesi6n de los Penitentes.
AdemAs de istos, habia infinidad de devotos, y ain de devotas que se pe-
recian por llevar una cera, por cargar con el estandarte, por sujetar el cord6n
de 6ste, por rezar tantos rosarios cuantas estaciones habia, o por edificarse con
el terrible especticulo de los miseros penitentes. De ordinario dirigian y per-
petuaban estas procesiones, las Cofradias de los various Conventos e Iglesias de
la ciudad, y entire pend6n y pend6n de las mismas, y entire las prolongadas
cuanto liigubre filas de cofrades y devotas, cada cual con un hacha de cera en
la mano, en traje de ropas cumplidas y altitudes plafiideras, marchaban los
penitentes..........hubieron crucificados, encadenados, maniatados, mancor-
nados, doblados, arrodillados, azotados o disciplinantes, con otros muchos, cuyo
g6nero de penitencia, mejor dicho, de tormento, no puede calificarse a una
calificaci6n especial. Como lo indica su nombre, los primeros llevaban el cuer-
po y los brazos atados con una soga de cerda a una pesada cruz, dejando ini-
camente libre las piernas para moverse. Los segundos, quiero decir los enca-
denadoe, traian al cuello una argolla de hierro, de la cual pendian dos cadenas
del mismo metal, con las cuales arrastraban dos trozos pesadisimos de madera.
Los maniatados se cefiian los brazos por las mufiecas a las rodillas, los man-
cornadoa iban sujetos de dos por los brazos, el cuello y el cuerpo, tan fuerte-
mente, que nadie podia pasar un hilo a trav6s de sus espaldas, y se movian de
lado, con el trabajo que puede imaginarse. Los doblados, se ataban con un
cordel de efiamo y a distancia de media vara, el dedo pulgar de la mano de-
recha al dedo grueso del pie izquierdo. Pretendian los arrodillados, hacer la
carrera de rodillas, pero gracias que hicieran una o dos estaciones, porque de
la sangre que de ellas vertian y de los dolores, caian desmayados. Ultimamen-
te los azotados o disciplinantes, eran aquellos que con unas disciplines de mu-
chos ramales, emplomadas sus puntas, se daban tremendous azotes en las espal-
das, casi desnudas, pues se enrollaban la camisa en torno del pescuezo y se las
despedazaban de lo lindo.

Asi viviamos en los primeros resplandores de la aurora del
siglo XIX; y en esa vida, mezcla de jfibilo y de religiosidad, de
trabajo y de somnolencia, habia un instant, lo mismo en lo po-


(43) nl Penitent, cap. XXI.



























A







CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


blado que en lo rural, que al evocar sus emociones, al verlas re-
feridas en nuestras cr6nicas, exhalta tal inquietud de animo, que
nos parece que una suspension, una parilisis de la vida internal,
nos ha dominado y nos sentimos presa de una extrafa e inexpli-
cable melancolia. Ese instant, era, el de la horaa de la queda",
cuando la campana de la parroquia, en la villa, o la del batey en
los campos, tocaba a las animas, Ilamando al silencio. Toda ac-
tividad aneja a la vida, quedaba paralizada totalmente, al amago
de riesgos, legales, unos, fantasmag6ricos los otros; ni serenos, ni
rondas, ni policies, que aun no los teniamos, quedaban al cui-
dado de la vida y de la hacienda. La casa, lo mismo que el ba-
rrac6n, cerraba sus puertas, y en el reinado de la noche misterio-
sa, s61o campeaba, en aquellas lejanas horas de nuestra historic,
en uno de los Angulos de todas nuestras plazas existentes desde
Maisi a San Antonio, un alto tronco en Cruz, que desafiaba im-
pasible las sombras y el silencio, que simbolizaba el poder y la
rigidez de la justicia; aquel palo en cruz, era la horca, horca que,
habiendose caido en Santiago de Cuba, en 1788, el Cabildo "acuer-
da la erecci6n de una nueva, por ser necesario que este a la vista
de todos"; hubo que esperar hasta 1804, para que su presencia
produjera un espectaculo de tan mal efecto a los ojos del pdblico,
que el Ayuntamiento de Sancti Spiritus, por ejemplo, acord6
trasladarla de la Plaza de Jesus, donde estaba situada, a la Sa-
bana del Norte, de la villa, cuyo traslado qued6 encargado de rea-
lizarlo un vecino nombrado Pablo Torres, quien, como Guillot,
tuvo el privilegio de estrenar su obra en el propio aio del tras-
lado, en expiaci6n de un homicidio (44).


(44) PNrez y Luna, ob. eit., t. II, p. 23.























CAPITULO II



ORGANIZATION INSTITUTIONAL


SUMARIO:

POLITICA DE DEPENDENCIA.-Representantes director de la Corona.-Adelan.
tado.-Divisl6n de mandos.-Gobernador General y Teniente Gobernador.-CarAc-
ter de estos funcionarios.-Subdelegaci6n de funciones.-Territorlo jurlsdiccional.
LA TRATA.-LFu6 estimulada por Bartolom6 de las Casas?-Primeras conce-
stones para el trafico negrero.-La esclavitud en Africa.-Como la estimularon
los .europeos.-La caza de negros.-La transportacl6n por los mares.-Esclavos
existentes en Cuba en 1792.-La marca al fuego.-Como se anunciaban las ven-
tas.-Vida rural del esclavo.-Legislacl6n esclavlsta.-Tentatlva aboliclonista de
los Tratados. EL CLERO.-Anallsis sint6tico de su influjo.-Concordancla
en comentarlos deafavorables.-La actuaci6n de los Obispos y Arzoblspos.-Juicios
sobre los PArrocos.-Origen y desarrollo parroqulal.-Descripci6n del Obispo Al-
mendariz en 1620.-Parroquias posteriores.- Foment6 el Clero la moral p(blica?
-Los diezmos.-Otras fuentes de ingreso.-zCumpli6 la Iglesia su papel hist6rico?

E L pueblo, cuyo g6nero de vida, costumbres y sentimientos
acabamos de examiner, estaba, ademas, sometido 'a de-
terminada organizaci6n political, que podemos clasificar
bajo el double aspect de political de dependencia y de or-
ganizaci6n interior.
Dependiamos de la Corona de Espafia, que ejercia un domi-
nio politico director sobre la Isla de Cuba, por mediaci6n de un
gobernante, que, en los albores de su existencia, y con el nombre
de Adelantado, nos conquist6 a virtud de capitulaciones con D.
Diego Col6n, sucesor de su padre, el Almirante, en todas las dig-
nidades y preeminencias que aquel obtuviera de los Reyes Cat6-
licos.








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


Necesidades de la campafia conquistador, obligaron al Ade-
lantado Velazquez a elegir un colaborador con caricter de segun-
do, en el mando, quien, con la denominaci6n de Teniente a Rey,
ejerci6 sus funciones en la Villa de la Habana. Desde 1515, fe-
cha de la fundaci6n de San Crist6bal de la Habana, hasta 1799,
ninguna alteraci6n en lo fundamental, sufri6 el supremo coman-
do que a nombre de los Monarcas espafioles, se ejercia en Cuba
por estas dos autoridades, como no fuera el de un cambio en las
Sedes, es decir, que la Habana, pronto, pas6 a ser la residencia
del Jefe Supremo y Santiago de Cuba, la del Segundo; y ademas,
que los nombres de Adelantado y Teniente a Rey se cambiaron
por los de CapitAn General, Segundo Cabo y como funcionarios
de autoridad delegada, Gobernadores, Capitanes Pedaneos, Te-
nientes de Partido y Cabos de Ronda, funcionario 6ste iltimo de
muy borrosa actividad en el ejercicio de su cargo, en los tres pri-
meros siglos de nuestra vida political.
Los gobernadores eran Generales o Jefes del Ejercito, con
atribuciones de Jueces de Primera Instancia en el fuero comun,
cargo que ejercian con acuerdos de Asesores de Real nombra-
miento a veces, otras, nombrados por el Capitan General; y en
algunas Tenencias de Gobierno, por medio de Asesores politicos.
Estos gobiernos y tenencias, se dividian en Partidos rurales, man-
dados por Capitanes de Partido y en Tenencias por Tenientes de
Partido.
En los pueblos donde habia Ayuntamiento, ejercian los Al-
caldes Ordinarios, jurisdicci6n preventive, con los Gobernadores.
o Tenientes Gobernadores.
Fuera de la parte occidental de la Isla, estos mandos abra-
zaban un territorio considerable, con inmensos despoblados. Gran
parte de sus habitantes, se hallaban distribuidos por los campos,
habiendo caserios o casas sueltas, a gran distancia unas de otras,
de manera que aun, en los puntos de mayor transito, era necesa-
rio recorrer muchas leguas, para encontrar esas casas o caserios,
dispersos en el territoio.
A la sombra de esta organizaci6n political, sin otras leyes que
las Cedulas, expedidas por los Monarcas espaioles, de acuerdo
con el Consejo de Indias, fueron desenvolviendose diversas insti-
tuciones de orden interior, de marcado caracter econ6mico, moral
y politico respectivamente.







ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


No es cierto, como se afirma, que Fray Bartolom6 de las Ca-
sas fuera el promoter de la esclavitud africana, como sustitutivo
de la india. Este fraile, en 1511, se encontraba en Cuba, y los es-
pafioles, en esa fecha, guiados por su deseo de lucro, arrancaron
del Monarca una Cedula, por la que se autorizaba el transport
a las Islas, de algunos negros de Guinea. En 1512, y 13, se ex-
pidieron tambien algunas 6rdenes con igual prop6sito, a conse-
cuencia de las reclamaciones hechas por los Monjes de San Fran-
cisco, quejosos de la estrechez pecuniaria y grandes trabajos que
sufrian los indios.
Cuando Las Casas fu6 a defender la raza aborigen de Ame-
rica, es cierto que aconsej6 que los pobladores blancos, inicos que
61 queria fueran a America, lo hicieren, transportando sus escla-
vos negros que ya tenian en Sevilla, lugar 6ste, en el cual, segin
el testimonio de Zfiiga, en sus Anales, ya much antes de la con-
quista, existian en Espafia. Y lo cierto es, que cuando el Vene-
rable Las Oasas tuvo conocimiento de las autorizaciones del Rey
para traficar en Africa con esclavos, las combati6 con la misma
violencia, con que desautorizaba las encomiendas de los conquis-
tadores.
Las primeras concesiones para el trifico negrero, las otorg6
la Corona de Espafia, a los flamencos, pero en 1532, recobraron
sus sibditos el monopolio, hasta 1580, en que Felipe II las cedi6
a una Compafia Genovesa; y el V de los Felipe, mas tarde, la
otorg6 a los franceses. En 1713, al discutirse el Tratado de Paz
de Utrech, Inglaterra reclam6 para si el monopolio y lo disfrut6
por espacio de treinta afos.
Tanto en las concesiones originales como en los tratados pos-
teriores, no se establecian otras estipulaciones, que las que afec-
taban al derecho de las Compafiias o las naciones favorecidas por
el monopolio; la mercaderia objeto del trafico, en si, no alcanzaba
una sola disposici6n piadosa o protectora, dando esto lugar a que
en las costas africanas, se desarrollara uno de los dramas mAs es-
pantosos que registra la historic.
Las tribus africanas, como todos los agregados humans de
civilizaci6n embrionaria, mantenian entire sus costumbres politi-
cas, la esclavitud, ya como una pena al de la propia tribu que la
mereciera, ya como regla de conduct general para los prisione-







CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


ros de guerra, a quienes, a. cambio de la vida, se les quitaba la
libertad. Pero es cierto tambi6n, que la codicia de las naciones
civilizadas de Europa, fomentaron el instinto de los reyezuelos
de las costas africanas, para arrebatar de las otras circunvecinas,
el contingent necesario para proveer las factories negreras, de
tal suerte, que la llegada de los barcos o el desalojo de esas facto-
rias, donde en rehenes o ya adquiridos, se amontonaban los ne-
gros, producia este interesante diilogo entire el Armador y el Re-
yezuelo:

-Bien, amigo; vamos a comerciar hoy, itienen Vds. muchos esclavost
-No, no vamos a comerciar todavia, porque si comerciamos, pod6is iros.
--QuB, es que vAis a recoger gente, viis a hacer la guerra
-Si, mi hermano (o mi amigo), fu4 a recoger gente, ban ido a hacer la
guerra. (1)

Del mismo explorador ingl6s, de quien tomamos el anterior
diAlogo (1), quien por cierto justifica la esclavitud del negro, por
el europeo, refiere lo siguiente:

no debe dudarse que las ideas de un esclavo, cuando es vendido a uno de su
propio pais y color, y cuando lo es a un europeo, son muy diferentes. En el
primer caso, su situaci6n y la costumbre de su pais, pronto lo reconcilian con
el cambio; pero en el iiltimo caso, imagine que el hombre blanco lo compra, o
para ofrecerlo como un sacrificio a su Dios o para devorarlo como un alimento;
y yo he visto alguno de estos pobres series tan aterrorizados por el destino es-
perado, que permaneclan en un estado de insensibilidad y estupor, durante al-
gin tiempo, hasta que el trato amable y el hacerles comprender el uso para el
que se les adquiria, les hacia perder gradualmente la impresi6n de temor;
otros, rehusaban obstinadamente el alimento, mientras que otros, de condici6n
mas intr6pida, miraban al hombre blanco con asombro, pero sin temor. (2)

La forma en que se apoderaban de estos negros produce es-
panto en las mismas narraciones en las que se describe el proce-
dimiento. En la Nubia, segun la relaci6n de un Oficial francs,
que estuvo en el Cairo, la caza de esclavos, se hacia directamente
por las tropas del Baja Mehemet-Ali.


(1) Matheu. Viaje a Sierra Leona, p. 198.
(2) Ibidem, p. 181.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


Cierto dia observ6 much movimiento de algazara, pareciendo que todos
los habitantes de la ciudad se habian vuelto locos; la caballeria corria por las
calls y la infanteria hacia grandes salvas. El official crey6 que esto signifi-
caba alguna fiesta o diversion y pregunt6 la causa de ella, que no era otra que
una expedici6n para adquirir eselavos, y despues de veinte dias de fatiga, re-
gresaron con hombres enteramente aherrojados con gruesas cadenas; ancianos
conducidos en parihuelas, heridos desfallecidos y casi examines, y una multi-
tud de muchachos que seguian a sus madres, las cuales llevaban a los mis tier-
nezuelos en los brazos. El official quiso un dia acompafiar una de estas expe-
dieiones. Componiase de cuatrocientos soldados egipcios, cien caballos bedui-
nos y doce jefes de aldea, sin contar muchos paisanos cargados de provisions.
Cuando se llega al paraje destinado, lo que se procura verificar antes del ama-
necer, la caballeria circunda la montafia, y a favor de una hAbil maniobra,
forma hacia una parte, un medio circulo que la infanteria sierra completa-
mente por la otra. Los negros, cuyo suefio es tan profundo que rara vez lle-
gan a despertar a tiempo para evitar la sorpresa, caen de este modo en el lazo.
Al despuntar los primeros rayos del sol, las tropas dan principio a la opera-
ci6n, por descargas de mosqueteria o artilleria, asestadas a la montafia; un
moment despues desciibrense por entire las rocas y los Arboles, las cabezas de
los infelices montaileses, que huyen despavoridos en todas direcciones, llevando
consigo sus hijos y sus enfermos. Entonces cuatro destacamentos, armados con
bayonetas, van subiendo a lo alto de la montafa, en persecusi6n de los fugi-
tivos, mientras que al pie de ella se sostiene un no interrumpido fuego de fusi-
leria y cafi6n, cargado solamente con p6lvora.
En el instant de ser cogidos estos pobres negros, es cuando se ve el vivo
y tierno afecto, que los une a sus families; rehusan dar un solo paso, y mien-
tras los unos se agarran con todas sus fuerzas de los troneos de los Arboles, los
otros permanecen estrechamente abrazados con sus mujeres y chiquillos al pun-
to de tener que separarlos a sablazos; muchas veces son atados a las colas de
los caballos y arrastrados de esta manera hasta la parte inferior de la montafa,
a donde ya desfigurados, sangrientos, casi destrozados legan; si continian ain
en resistirse, son barbaramente asesinados. (3)

El viaje por los mares hasta el punto de destino de los escla-
vos, ofrecia peripecias tragicas, sobre todo cuando empez6 la per-
secusi6n de la Trata por acuerdo international. Para rehuir la
lejana inspecci6n, los buques negreros se construian con bodegas
especiales donde escondian la mercancia humana prohibida. La
siguiente carta de un Oficial ingles, revela parte de lo que ocurria
en los mares, dice asi:


(3) La Eselavitud Africana. Articulo del Sr. Ignacio de Ram6n Carl;nell. (Revista
de Espaiia e Indias, t. I, p. 234.)







CONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLfVAR


Mi querido padre: El otro dia escribi a V. de prisa unos renglones, para
decirle que habia destruido el celebre bergantin negrero "Tres Amigos". Co-
mo sospechase de otro bergantin que estaba fondeado frente de Port-Novo, le
dije como al descuido, que sentia tener que ir a hacer aguada; en vez de lo cual
me puse a la capa a distancia fuera de vista de tierra. El cebo prendi6. Tom6
a bordo quinientos veinte eselavos, y al dia siguiente, lo cogi. Pobres infeli-
ces!, saltaban de alegria, se revolcaban por la cubierta, nos besaban los pies;
jamAs vi semejante arrebato. Las pobres mujeres estaban locas de contents:
habian unas doscientas de ellas apifiadas y en el estado de naturaleza.....(4).

Los Reyezuelos del Africa, estimulados por las ganancias que
la venta de sus sfibditos a Europa, les proporcionaba, hacian in-
cursiones a las interioridades de sus salvajes comarcas, no s6lo
para coger y vender a los negros con quienes estaban en lucha,
sino para aprisionar otros inocentes y sencillos, que no habian co-
metido otro delito que vivir en paz en sus desiertos.
Violada su libertad por los mismos jefes que debian prote-
gerlos, se les ataba con cuerdas, y amarrados de sus chozas, se les
llevaba a la costa cargando un palo, que portaba en el hombro el
que iba delante e impedia que el de atris, se le acercase. Entre-
gados al europeo, si antes no alcanzaban la fuga, eran encajona-
dos en los buques que, concluidos expresamente, aguardaban en
las costas a que una favorable brisa les permitiese levar el ancla
y se hiciera c6mplice de un robo contra el que, la humanidad y
la conciencia levantaban su grito lastimero. Desnudos comple-
tamente, hambrientos, revueltos y amontonados al fondo de una
cala, donde ni siquiera se les concedia el aire que necesitaba su
pobre y miserable existencia, llegaban al Ecuador, cuyas latitu-
des gravaban su situaci6n, enviandoles toda clase de enfermeda-
des que los conducian a una muerte segura. A veces, falto el bu-
que de provisions, sobreviniendo la calma y no teniendo con que
alimentarlos, se les lanzaba al mar, anticipando un fin probable;
otras, arreciando las tempestades, para aligerar la carga, por do-
cenas se echaban vivos a las profundidades del Atlantico, y a ve-
ces, en fin, las viruelas se anticipaban a la crueldad del europeo,
enviando una terrible y triste muerte a aquellos desdichados que,
como dijo CUsar Cantu, "tenian un alma, una patria y una fa-
milia."
Asi se transportaron a Cuba los antepasados eti6picos de la
.(4) Ibidem, t. X, p..19. ...








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


numerosa estirpe africana que hoy la puebla. En 1791 la pobla-
ci6n esclava existente en la Isla ascendia a 84,590 y a 54,153, los
libres. De 1792 a 1821, los esclavos introducidos en Cuba, alcan-
zaron la siguiente proporci6n:

Esclavos existentes en 1791. ...... 84,590
Introducidos desde esta fecha hasta 1821. 229,689

Total . .... 314,279

A estas cifras pueden agregarse, seguin cilculos de un esta-
dista, 60,000 esclavos mis, introducidos clandestinamente por dis-
tintos lugares de la Isla, por lo que, unido a ellas la poblaci6n
libre de color, tendremos el siguiente cuadro:

Esclavos . .... 374,279
Libres............ 54,153

Total . .... 428,432

Para hacer comprensible este studio, es necesario dejar con-
signado que la clase blanca, de color libre, esclava y general de
color, segin los cuatro censos que mas veracidad ofrecen, de los
realizados en Cuba, se hallaron en la proporci6n siguiente:
Afio Blaneo Libre Eaelavo General de color
1,774. ..... 56 18 26 44%
1,792. .... 49 20 31 51%
1,817. .... 43 20 37 57%
1,827. ..... 44 15 41 56%
A los tormentos que esta numerosa poblaci6n, mas numerosa
que la blanca dominadora, experimentaba al ser aprisionada en
el desierto, hay que agregar los que se unian a su vida, en todo el
largo curso de su servidumbre y coloniaje. Nada puede dejar
mas viva impresi6n en el Animo del lector, acerca de lo protegida
que estaba la clase esclava y del concept que acerca de ella tenia
tanto el element official como la poblaci6n dominadora, que refe-
rir parte de lo que con ella ocurria a su llegada a Cuba. Por lo
que a Cuba respect, no hemos encontrado ningun dato que nos
autorice a pensar que entire nosotros, a semejanza de lo que en























































JAMES MONROE


r



CI


__ L
.-J. d
--1.

: -I
i
;r
i'
~ :5.
.-; U:








OONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLfVAR


Puerto Rico ocurria, se marcase al fuego los esclavos para deter-
minar por la serial, que habia contribuido la operaci6n mercantil
de venta con la parte que por almojarifazgo correspondia a las
areas reales, como se practicaba en la vecina Isla; pero desde lue-
go, por los documents de compraventa de esclavos, se ve que las
Compafiias vendedoras tenian, como hoy los ganaderos, sus mar-
cas, las cuales se fijaban al fuego en la piel de los esclavos. Ade-
mas de la ilustraci6n fotografica que verA el lector en el lugar
apropiado, puede leer el texto integro de una de estas escrituras,
en el lugar correspondiente (5).
Tal procedimiento revela la situaci6n legal de los esclavos
negros, sobre los cuales tenia derechos sin limitaci6n, el propie-
tario, para imponerles toda clase de penas, desde la de azote a
muerte inclusive, de las que solamente les preservaba su valor
inicial y su utilidad posterior.
Despu6s de las adquisiciones en los Reales Asientos o en los
corrales clandestinos, como se verA despues, se transportaban des-
nudos por las calls de las villas, sin asombro de nadie, a tal gra-
do, que el comercio de la came humana penetr6 tanto en las cos-
tumbres criollas, que en el aiio 1820, la prensa exhibia anuncios
como los siguientes:

Veata de Esclavos: Un negro criollo de trece afios sano y sin tacha, en
425 $. D. Ger6nimo Osorio impondr.--Una dicha casta conga de diez y seis
o diez y siete afios con la tacha de cimarrona por haber estado dos dias fuera
de la casa habra un afio, sabe lavar y planchar regularmente y cocina un or-
dinario, en 350 $. D. Isidro Hernandez dara raz6n.--Se vende una negra
conga de 17 afios con principios de regular cocina y lavado Agil para todo con
una cria de 5 meses o sin ella, por ajuste. D. Pedro Montagi informarf. (6)

Si en los lugares urbanizados asi se hablaba y se trataba al
esclavo, puede deducirse lo sombria que era la vida de estos series
en los hatos, cafetales e ingenios. El dia, junto al afan de las
laboriosas horas y acompafiando a la queja de su canto aut6ctono
y como para instrumentarlo, estallaba el latigo a toda hora, y el
reposo tenia lugar en las carceles, llamadas barracones. Un via-

(5) V. en el ap6ndice, doe. nimu. III.
(6) El Correo, de Trinidad, feehas 17 de diciembre, 24 de septiembre y 22 de oc-
tubre de 1820.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


jero frances (7) ha descrito la vida del esclavo en prosa colmada
de melancolia:

Por la tarde, dice, el mayordomo distribuye provisions a los negros, bajo
la vigilancia del Administrador de la hacienda. Enci6ndese lumbre en sus
habitaeiones y se prepare la comida. Estas se encuentran cereadas por una
pared bastante alta, no tiene mas que una puerta, la cual se sierra de noche.
Dejarla abierta seria considerado como un delito. En algunas de aquellas vi-
viendas se enciende una hoguera en torno de la que, no obstante el calor, se
agrupan los negros. La vihita que hice a El Laberinto, caus6 una profunda
impresi6n a mi espiritu. Por espacio de algun tiempo, segui oyendo el canto
de los negros que cargaban las carretas en los campos, y el Na-Nu-A-Ya,
Na-Ne-A-Ya, llegaba hasta mi cuarto con su salvaje acento. Despert6 en me-
dio de an noche y oi desde mi lecho el rumor de los eselavos que trabajaban en
el campo a la claridad de las estrellas.

Desde el establecimiento de esta instituci6n hasta 1789, es
decir, cerca de tres siglos, el gobierno espafol no dict6 una sola
media protectora del esclavo. Para las Leyes, como para el ne-
grero y para el amo, el africano, desde el comienzo de su escla-
vitud, no tenia otra significaci6n que el de un articulo de trifico
para el fisco, un instrument de trabajo para el amo. Asi se man-
daba a los Oficiales del fisco en los puertos de Indias, que por los
esclavos que a ellas se levaron por mercaduria y contrataci6n, co-
brasen los derechos de almojarifazgo (8), correspondiente, y en
caso de infracci6n se equiparen los decomisos de los esclavos a los
de mercaduria (9); 'a las naves portuguesas, se les exigia fianza
de que volverian a Espafia despues de alijar sus cargamentos de
esclavos en garantia de que entregarian en retorno las mercade-
rias obtenidas en el trueque (10); no faltando en la casa de con-
trataci6n un official que tenia en su poder y cargo el libro de es-
clavos que pasaban a las Indias con licencia (11); quedando ter-
minantemente prohibido a los Generales de las Armadas y Flo-
tas, el admitir en viajes de retorno, esclavos, y los que vieren los
harin detener y depositar para que asi vuelvan a sus duefios
(12), disposiciones 6stas todas que fueron ratificadas en la Ley

(7) Richard Dane. Voyage a la Ile de Cuba. Citado per Comas, Las Antillas, p. 131.
(8) Ley XVIII, Tit. XV, Lib. VIII.
(9) Ley II, Tit. XVII, Lib. VIII.
(10) Ley XCIII, Tit. I, Lib. IX.
(11) Ley XLV, Tit. I, Lib. IX.
(12) Ley XXVII, Tit. XV, Lib. IX.








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLiVAR


CXXXIII, Capitulo XXIV, Titulo XV de la Recopilaci6n de
Indias.
En 1572, se autoriz6 a los maestros para que tuviesen esela-
vos en numero de dos o tres, los que siempre habian de ser em-
barcados en viaje de retorno (13). Y por las Leyes LIV y LV
de los Titulos XLI y XLII del Libro IX, se determine la forma
de aseguramiento para el trifico negrero, en garantia del fisco,
prohibi6ndose a las naves de la carrera de Filipinas, traer mas
de un esclavo pagando desde luego los derechos correspondientes.
La primera iniciativa a favor de la esclavitud africana, en
la Isla de Cuba y de caracter abolicionista, fue la propuesta por
D. Juan de Prado al Monarca espafiol, referente a libertar a los
negros esclavos que se distinguieron durante el sitio de la Haba-
na por los ingleses en 1762, y lo hizo, receloso del crecido nmunero
de particulares, cuyos esclavos podian tomar el partido de los
enemigos (14).
Cuanto.queda dicho, referente a la legislaci6n indiana en re-
laci6n con la Trata, mal se compadece con las declaraciones de
principio que las palabras del Rey Carlos IV, expresa en su Ce-
dula de 31 de mayo de 1789 (15), cuyo preimbulo afirma que

en el C6digo de las Leyes de Partida y demis cuerpos de legislaci6n de estos
reinos, en la Recopilaci6n de Indias, cedulas generals y particulars, comuni-
cados a mis dominios de America desde su descubrimiento; y en las ordenanzas
examinadas por mi Consejo de Indias, ban merecido mi real aprobaci6n, se
hall establecido, observado y seguido constantemente el sistema de hacer tiles
a los esclavos, y proveido lo convenient a su educaci6n, trato y a la ocupaci6n
que deben darle sus duefios conforme a los principios y reglas que dicten la
religion, la humanidad y el bicn del estado, compatibles con la esclavitud y
tranquilidad pfblica.

Para America, la Legislaci6n hist6rica de Espafia llamada
Partidas, Fueros, Juzgos y Leyes de Toro, tuvieron una tardia
aplicaci6n, y s61o para dirimir las contiendas civiles entire parties,
por ellas traidas y reclamadas. Las Ordenanzas de Caceres, pro-
mulgadas en 14 de enero de 1574, ni los Bandos de Buen Gobier-
no, hasta el en que en 18 de octubre de 1819 pone en vigor el Ca-
pitan General D. Juan Manuel Cagigal, no hay otra media pro-
(13) Leyes XVIII y XXI, Tit. XXV, Lib. IX.
(14) V. el ap4ndice, doe. ndm. IV.
(15) V. el ap6ndiee, doe. nfim. V.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


tectora para el esclavo que la consignada en el articulo 18 de las
famosas Ordenanzas de Caceres y las que se consignan en la Ce-
dula de Carlos IV de que acabamos de hablar. El ordenador
Caceres, decia asi:

Que por experiencia se ha visto que los Alguaciles de noche, con color de
rondas, entran en casas de indios, negros y personas pobres e intentan de los
Ilevar a la circel, y los cohechan y dan dineros y cuando los llevan en la circel
de prisi6n y carcelaje, les llevan a la maiiana ocho reales, que la gente pobre
padece y hay otros muchos inconvenientes y toman armas y piden en las posa-
das a pasajeros, sabiendo que de madrugada se han de ir a la armada, y que
no han de quedar a pedir lo que asi se les toma y cohecha a los dichos Algua-
ciles: se ordena que ningin Alguacil pueda entrar en casa alguna de noehe,
sin mandamiento de Juez, no yendo en requerimiento de algiin delineuente, pues
para visitar alguna casa que hubiere necesidad, hay en esta villa dos Alcaldes,
Gobernador y su Lugar-Teniente que lo pueden hacer. (Art. 18).

Despu&s de esta disposici6n, los Bandos de Buen Gobierno
a que nos hemos referido, todos son con referencia a los esclavos,
de indole combinatoria y prohibitive, como la de bailar en cabil-
do (Art. 27), comprar cosas a esclavos con pena de perder el pre-
cio que hubiera dado (Art. 46); multa para los que abriguen es-
clavos agenos o les vendieran licores (Art. 50); las tiendas de los
caminos no podian comprar cosa alguna a eselavo, con pena de
multa (Art. 52), y por iltimo, como inica regla beneficiaria en-
contramos la establecida en el Art. 61 por el cual, los siervos de
estimaci6n, podian ser redimidos pecuniariamente por sus amos
de la pena de encierro, en que hubiesen incurrido (16), a las que
se puede agregar la extensa regulaci6n que se determine en lu
Real Cedula de 31 de mayo de 1789, ya citada, que prevee sobre
educaci6n, alimentos y vestuario, trabajo, diversiones, habitacio-
nes y enfermerias, de la ancianidad, matrimonios; penas correc-
cionales y mayores, excess de duefios o mayordomos e injuries a
los esclavos, sin que tengamos la suerte de poder consignar acto
alguno en todo el curso del tiempo hasta la abolici6n que nos in-
duzca a pensar que estas disposiciones fueron atendidas y prac-
ticadas. Pero es lo cierto que la situaci6n del esclavo era de una
inferioridad tal, que no podia usar armas de ninguna clase, ni
siendo artesano, sacar de sus talleres las herramientas cortantes


(16) Bando del CapitAn Gral. Juan M. CagigaL








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


y punzantes correspondientes a sus respectivos oficios, sino den-
tro de una jaba o exportilla. Las gentes de color no podian efec-
tuar la simple portaci6n de armas permitidas a los blancos, se-
gin la Recopilaci6n indiana, contenida en pragmAticas, corres-
pondientes a los afios de 1521 al 24.
Fue necesario esperar hasta 4 de julio de 1819, para que ba-
jara un Real Decreto que abolia la pena de azote, pero su texto
cuidadosamente silenciaba los que por via de correcci6n aplica-
ban los amos a sus esclavos (17). Un afio despues, vino al fin,
a prohibirse que los bozales recien desembarcados atravesaran las
ciudades desnudos, como acostumbraban a hacerlo.
Piense el lector que todas estas cosas existian en relaci6n con
la esclavitud, cuando ya en el mundo se agitaban violentas las
tendencies abolicionistas. Las concesiones para la Trata, segin
ban quedado fijadas, vivieron sin cortapisas hasta fines del siglo
XVIII, en que los esfuerzos de Pi y de Fox, y sobre todo, la Ley
de 4 de febrero de 1792, conquistada por Robespierre en la Con-
venci6n Francesa, al grito de "silvense los principios y mueran
las colonies", que otorg6 la libertad a los esclavos de Santo Do-
mingo, llegaron como un remanso de justicia al Congreso de Vie-
na de 1815, en el cual a 8 de febrero, se firm por las potencias
alli representadas, que fueron ocho, un convenio comprometien-
dose a terminar lo antes possible con el comercio de negros, pero
sin fijar fecha ni arbitrary medios. Los Estados Unidos y Fran-
cia, negindose a reconocer el derecho de visit de buques, hicie-
ron ilusoria la persecuci6n.
En cuanto a Espafil, trat6 con Inglaterra en 28 de agosto de
1814, comprometiendose a estudiar el asunto de la abolici6n; por
otro convenio que firm en 23 de diciembre de 1817, el Gobierno
de Fernando VII, trat6 con el de Inglaterra obligindose a sus-
pender el trifico negrero a partir de 30 de mayo de 1820, en la
parte Norte del Ecuador de la costa de Africa, e Inglaterra a
pagarle como indemnizaci6n, en 20 de febrero de 1818, la canti-
dad de 400,000 Este period fue el mas desconsolador y duro
para los esclavos de las Antillas; de tal suerte que la Espafia ca-
t6lica, sorda a la inflamada condenaci6n que del trifico hiciera


(17) Torres Lasquetti, ob. cit., p. 163.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


Urbano VIII en 1639, pidiendo la libertad de los negros; la de
Benedictino XIV en 1741 y la que en 3 de diciembre de 1839 pro-
firi6 Gregorio XVI prohibiendo igualmente el trifico negrero,
intensific6 durante ese tiempo el comercio de esclavos.
Pero la raza negra tenia sefialado su destino, en medio de los
tormentos, asimilaba. la civilizaci6n de sus dominadores, con tan-
to beneficio para unos como para los otros. Ellos constituyeron
las primeras asociaciones de caricter benefico y regional. Los
cabildos formados por la reuni6n de los de cada naci6n en los
dias festivos para bailar a la usanza de su pais, fueron adquirien-
do caricter organico y permanent. Provenian estos cabildos,
del permiso que para tales desahogos se concedia a los negros que
compraba el Rey con destiny a los cortes de madera, que se hacian
en esta Isla para la construcci6n de bajeles de la Armada y do-
taci6n de los potreros del ganado, aplicado a los trabajos de la
extracci6n de las mismas. Concurrian libres y esclavos y se les
permiti6 desde tiempo inmemorial, tener sus banderas como in-
signias del cabildo. En Matanzas, la naci6n Congo Real portaba
una muy parecida al pabell6n national.
Estas instituciones fueron fitiles, porque ejercian actos hu-
manitarios y piadosos, propendiendo a la manumision de aque-
llos asociados que por su moralidad y buen comportamiento con-
sideraban digno de conseguirla a costa de los fondos de la socie-
dad, fondos que se nutrian de las pequefias limosnas que recibian
cuando concurrian al baile; tambien se hacian cargo de curar a
sus paisanos enfermos (18). Existian tambien formada por ne-
gros, cofradias religiosas en todo el territorio de la Isla; en Ma-
tanzas hubo una denominada de la Soledad de Maria, que a mis
de prActicas caritativas, ejercitaba la humanitarian de auxiliar a
los ajusticiados en sus filtimos moments, bajarlos de la horca y
procurar su enterramiento (19).
Fueron ellos, los negros, como ha visto el lector, nuestros pri-
meros cantantes y mfisicos, y como verA mas adelante el plasma
embrionario de la escuela pfiblica.


(18) Alfonso, ob. cit., p. 236.
(19) Ibidem, p. 236.








OONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


Causa pesar que el influjo de una instituci6n cuyo origen va
unido al acontecimiento mas extraordinario en la historic del ge-
nero human, como es el de la Iglesia, no pueda atribuirsele, al
revisarla para la Historia de Cuba, pigina tan meritoria y ho-
norable, como era de esperarse. Causa extrafieza que haya sido
Cuba la tierra donde levant su voz aquel var6n cristiano que se
llam6 Fray Bartolom6 de las Casas; incredible que las tentativas
moralizadoras de los Franciscanos de Santo Domingo, no tuvie-
ran mas que resplandores iniciales, porque en efecto, el clero co-
lonial, dist6 much de responder a los mandates del Evangelio
que debia practicar.
Cierto que por ellos y para ellos se levantaron las primeras
casas de piedra en catedrales, parroquias y capillas, cuya several
arquitectura lleg6 hasta nosotros; cierto que el arte en tapices,
adornos y reliquias sagradas se amontonaron en las naves de sus
temples; cierto que la mas aparatosa ostentaci6n de lujo, se aco-
mod6 en los atrios, celdas y confortables sacristias; cierto, en
fin, que no puede restirsele elements civilizadores a este aspect
de la actividad clerical, pero no son ciertamente ni los mAs ade-
cuados, ni los que mas obligaban a la Iglesia Cat6lica, Apost6lica
y Romana.
Entretenidos en procurarse el acomodo colectivo y personal,
su obra, en todo el largo period colonial, no ha dejado de per-
durable y atendible mAs que estas tres cosas: sus templos, simbo-
lo de su poderio; sus diezmos, fuente de ingreso que hizo presa
de toda la actividad colonial a la que se unieron legados, censos
y capellanias de creaci6n privada, y la tragedia moral de su eter-
na lucha con la potestad civil, a la que siempre quisieron sub-
yugar.
Abunda en nuestras histories pasadas y modernas, juicios
como el siguiente:

El clero eubano ofrece a la consideraci6n religiosa el cuadro mas escan-
daloso. Sus individuos en general, son ignorantes, no por falta de proporci6n
para instruirse en las ciencias de su ministerio, sino por natural desidia, como
lo demuestra el hecho de haberse cerrado, ya entrado el siglo XIX y por falta
de discipulos, las dos cAtedras de Teologia Moral y Dogmatica que existian
con buenas dotaciones. Como a la ignorancia en el dogma es consiguiente la
relajaci6n de la discipline, 6sta no se conoce en el elero de Cuba. Sus indivi-








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


duos no vestian habito clerical; eran pocos los que rezaban las horas can6nicas;
vivian pfiblicamente amancebados; frecuentaban los garitos y casas de disipa-
ci6n; robaban las hijas a los padres y las mujeres a los esposos, y con su traje,
con su porte, con sus expresiones y con sus heehos, mofabanse de la religion,
y en vez de predicarla, sostenian la duda y la incredulidad; escarnecen los prin-
cipios mas sagrados de la discipline, almuerzan a la vista de sus feligreses y
en seguida celebran misa. (20)

Asi se expresaba un comentador en la primer mitad del si-
glo pasado; cuando se leen concepts tan graves, expuestos en
lenguaje tan descarnado, el ansia investigadora, a impulses de
una sensaci6n repelente, se lanza en busca de hechos, que nieguen
tamafia desolaci6n; y la investigaci6n result esteril, dolorosa y
fria. La historic muestra fanatismo, no religion; clerigos que
disputan poder, temporalidades, nunca teologia; iglesias que acu-
mulan riquezas sin exhibir caridad, sin ensefiar al que no sabe.
De 1516, afio en que se design el primer Obispo cubano,
hasta 1824, ocuparon nuestra Di6cesis, 35 Obispos y Arzobispos;
de ellos, el tercero, White (1520) fue quien reglament6 las digni-
dades para el servicio catedralicio y erigi6 como Sede a Baracoa,
que desde entonces lleva el titulo de ciudad. Nombr6 un mayor-
domo de la fibrica y hospital, pero no consta que este iltimo, se
hubiese construido. Sus sucesores, con las excepciones que opor-
tunamente se sefialaran, se contentaban con hacer visits a su ex-
tensa Di6cesis; ocupibanse much de los diezmos, de la ornamen-
taci6n de los templos, de la pomposidad de las fiestas religiosas,
olvidando otros muy importantes deberes como el de la caridad
y ]a ensefianza, en primer lugar. Algunos empleaban su tiempo
en querellas con la Autoridad Civil, en recabo de jurisdicci6n, no
faltando alguno que, como Bernardino de Villalpando (1559),
quien, despubs de abandonar esta Di6cesis, no quiso resistir cier-
ta investigaci6n que ordenaba el Rey, y fue encontrado muerto
en la jornada de regreso, desde Guatemala, "medio sentado en la
cama, caida la cabeza y metida entire las piernas, en el pueblo de
Chalchuapi, donde hacia noche" (21). Fray Miguel Ramirez,
Obispo de Santiago (1527) daba ejemplos de mansedumbre evan-

(20) An6nimo, Isla de Cuba, p. 8.
(21) Bacardi, ob. cit., t. I, p. 28.








OONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


g6lica, rompiendo su bAculo en pleno cabildo sobre la cabeza de
un prebendado, y su desinteres se pone de manifiesto en una car-
ta al Rey del visitador Vadillo de primero de enero de 1532:

Mand6 V. M. que el Obispo no tuviesse el repartimiento que le di6 Guz-
man e que el Obispo y GuzmAn diessen su repartimiento a conquistadores e
pobladores. Ocultaron esta C6dula hasta que venida una sobrina del Obispo,
se pusso dicho repartimiento en eabeza de su marido; pero en realidad qued6
en el Obispo y 61 cobraba el oro que cobraban sus indios. (22)

El Gobernador Tejada, en carta al Rey de 3 de agosto de
1590, deciale, refiriendose al Obispo Salcedo:

Trae a esta tierra el Obispo tan desasosegada con sus descomuniones que
mas parece lobo que pastor de almas, y con los testimonies que al Consejo en-
vio, suplico a V. M. lo made castigar e mudar de esta Isla, para que la gente
pueda vivir como christiana (23).

En la propia carta, segun Blanchet (24), el Capitan Gene-
ral agregaba:

Entre tanto, estAn los vecinos descomulgados, y si la causa es ligera, gastan
much y por no gastar, pagan las penas que les impone injustamente. Por-
que uno est6 amancebado, le lleva cien ducados por la primer vez, mandando
el sacro concilio que no se les lleve nada, si no que se les amoneste y aparte
por la primer vez, los cuales dineros aplica para su cmara; y de estas y
otras condenaciones ha mAs de seis mil ducadoe de hacienda, sin haber cobrado
de su sueldo un real, porque por no lo tener la caja de V. M. no se le ha dado.

Este Prelado no dej6 otra iniciativa de su gobierno, que una
pastoral desde Bayamo, prohibiendo que las mujeres de cualquie-
ra condici6n llevaran alfombras y cojines a la iglesia.
Antes que este Prelado, el ya citado Ramirez y Don Diego
Sarmiento, promovieron tal suerte de disturbios en Santiago de
Cuba, con los Regidores, Gobernadores y vecinos notables, que
determinaron una decadencia en la poblaci6n. Sarmiento era de
un caricter tan vivo, que en su propio palacio apalea al factor
Hernando de Castro, a cuyos gritos de "que me matan, aqui el
Rey", acudi6 el Alcalde Ortiz y lo defendio y ampar6. Al Regi-
dor L6pez y Hurtado, por no haber querido pagar los diezmos en
(22) Francisco Figueras, Cuba y a evolwid ooniol, p. 257.
(23) Pezuela. Hitoria de Cuba, t I, p. 307,
(24) Ob. eit., p. 50.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


dinero, lo atropella, y queriendo obligarlo a firmar unas cuentas,
lleg6se a su casa con cinco criados armrdos y amenazandole. Hur-
tado, para defenders, desenvaina la espada y entonces el Obispo
grita a sus criados azuzAndoles contra Hurtado:

Tomad, mozos, este ladr6n y prenderle por la inquisici6n (25).

El Obispo Henriquez Armendariz de Toledo (1614), exco-
mulga al Gobernador Ruiz de Pereda, acordandose que el Dean
no cumpliese el Decreto, porque hallandose el Prelado a doscien-
tas leguas del interior de la Isla, no habia lugar a que viese y
decidiera el recurso que interpuso el Gobernador.

Enfureci6se el imperioso e iracundo Obispo porque Pereda y otros con-
trariaban sus pretensiones de trasladar la Sede a la Habana, en el temple neg6
su habitual asiento al Capitan General y al Municipio, y como 6stos gestiona-
ran contra Bl, los excomulg6, como tambien a la poblaci6n. Cubierta la cruz,
apedrearon los elrigos la morada de Pereda (26).

El propio historiador Blanchet, refiere esta curiosa anecdo-
ta: Habiendo llegado a la Habana un misionero y dedicandose
a predicar, decir misa y confesar, sin previo permiso de Armen-
dariz, 6ste le exigi6 que presentara las oportunas licencias. Sa-
cando aquel sucesivamente tres, acompafiaba cada exhibici6n con
un golpe en la mesa y las siguientes palabras:

6sta es la licencia de predicar; esta la de celebrar misa; 6sta, la de confesar.

Ardiendo en ira el Prelado, peg6 con su muleta a su interlo-
cutor, diciendole:

6sta es la muleta con que castiga el Obispo a los Frailes desvergonzados.

El Arzobispo D. Mariano de Almedo y Valle, era de un ca-
rActer orgulloso y muy pagado de su nobleza. Su escudo de ar-
mas ostentaba este altivo y pretencioso mote:

el que mas vale, no vale tanto como vale Valle.

Su caricter duro y soberbio, le granje6 el desprecio de todos,

(25) Bacardi, ob. cit., t. I, p. 101;
(26) Los tres p.riieros historiadores de Cuba, t. I, p. 217. V. tambi6n Blanehet, ob.
cit., p. 54.







OONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLfVAR


por lo que, en cierta funci6n de la Iglesia cathedral, a la que asis-
tia, el orador comenz6 su sermon de esta manera:
Excelentisimo e Ilustrisimo Sefior Arzobispo metropolitan: el que mAs
vale, no vale nada en este valle de lIgrimas;

lo que le cost guardar prisi6n durante algin tiempo al orador
y quedar sujeto a un process can6nico.
D. Bernardo de los Rios, Obispo en 1667, di6 mil pesos para
reedificar la cathedral de Santiago, dej6 impuestos seiscientos pa-
ra la fiesta de la Purisima Concepci6n, mil cuatrocientos para dos
Capellanes de Coro y mil pesos para cuatro plazas de monacillos.
D. Diego Avelino de Compostela (1686) promovi6 en la Habana
dos conventos de monjas carmelitas y catalinas; las iglesias del
Angel, San Isidro, Bel6n y San Ignacio. El Obispo Morell re-
gal6 costosas bandejas con pedreria a las iglesias de la Habana;
las mismas que luego ofreci6 al Almirante ingl6s que conquist6
la capital. D. Pedro de Reyna Maldonado (1685) orden6 a Juan
de Cisneros, Cura de Santiago, que compusiera el hospital para
celebrar en 61 los divinos oficios, porque la Catedral e Iglesias ha-
bian sido destruidas por huracan y temblores. Compostela eri-
rigi6 dos colegios, uno de nifos nombrado San Antonio y otro de
nifias, llamado San Francisco de Sales. Morell puso al corriente
el colegio Seminario, que habia caido en desuso muchos afios an-
tes, y estableci6, a mas de las citedras de su dotaci6n, la de Dere-
cho Can6nico. Echevarria en 1770, aument6 las becas de aquel
Seminario y ampli6 la fabrica del propio Colegio (27).
Tal es el temperament exhibido por nuestros Prelados, y su
labor constructive en casi tres siglos. Unase a esto la niebla su-
persticiosa que gustaban fomentar estos dignatarios eclesiAsticos,
como la de la zube, en gracia a la victoria contra la Armada Ho-
landesa en 1625, y la de los tres sudores de la imagen del Ecce
Homo y tendremos un apropiado e imparcial balance de su in-
flujo en el territorio cubano.
El personal eclesiAstico enviado en los primeros tiempos a

(27) En 1779, las mulas de la calesa del Obispo Trespalacios, dejaron muerto en un
barranco al Brigadier de Ingenieros D. Agustin Crame, tenido por implo, porque .aeonsej6
la demolici6n del tcmplo que estuvo donde hoy la Iglesia de Jesus Maria. Pezuela, ob. cit.,
t. III, p. 308. El Dr. Ramiro Guerra. Historia de Cuba, trabajando sobre distintas fuentes di-
buj6 un cuadro poeo difereneiado del nuestro, t. I, p. 336.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


Cuba, no respondia por sus condiciones intelectivas a la indole de
su ministerio; asi lo declaraba el Gobernador Carrefio (1578) al
Rey Felipe II en pArrafo de carta que transcribo:

En estas flotas de Nueva Espafia i Tierra Firme y en los galeones de V.
M., han entrado en este puerto mis de 80 Frailes, los cuales van para Espaia
y algunos que aqui estAn yo los envio para Santo Domingo, que viniendo de
aquel Convento handan por este pueblo jugando muchos dineros i haciendo
otras cosas no dignas de sus hAbitos. Y yo siento la much hazienda que V. M.
gasta en enviar religiosos en cada Flota a estas Indias, por no ser informado
de lo que aqui pasa; ay tantos, que no caben en los Conventos; e algunos en
la doctrine hazen tan poco fruto que seria mejor no viniesen a ellas ....i eer-
tifico a V. M. que ninguno navio ni barco entra en este puerto que no traiga
algufn Fraile, algunos vienen tambien a llevarselos a sus Monasterios, y el que
viene a esto estafa a los que andan por aqui perdidos, a unos llevando cinenen-
ta ducados y a otros cien, por dejarlos donde quieran (28).

Con estos aportes, nuestras parroquias en todo el territorio,
a pesar de la supersticiosa fe de sus pobladores, tuvieron doloro-
sas experiencias en su inicio y desarrollo. En 1665, ambos Ca-
bildos, el civil y el eclesiastico, de Santiago de Cuba, acordaron:

se aga la despreciativa para el eclesiAstico, pidiendo se reconozca el paradero
de los doscientos pesos que habian para reedificaci6n de la Santa Iglesia (29).

En 1743, los Alcaldes de Santiago de Cuba denuncian el
hecho

de que el Colegio Seminario de San Basilio ha cesado en administrar colegiales
y mandado al provisor y vicario no se aeudiese con la renta que anteriormente
se pagaba, a fin de que se ponga corriente el referido Seminario y so le acuda
con la renta que en los cuatro afos habiase devengado (30).

En 1768, a la queja y represi6n del Cabildo de Santiago, Fray
Mateo Perez, se excusa e implora se le perdone por la falta co-
metida (no consta esta) y que el Cabildo continfie en su aprecio,
que en lo sucesivo acudira a lo que la cristiana y madura pruden-
cia del Ilustre Cabildo le design (31). Los pobladores de San-
(28) Pezuela, ob. cit., t. I, p. 133.
(29) Baeardi, ob. cit., t. I, p. 112. Por esta 6poea (1663) andaban muy deemoralizados
los Frailes y Sacerdotes; el Obispo prohibi6 que conversaran hombres y mujeres en la Iglesia.
Blanchet, ob. cit., p. 67.
(30) Ibidem, p. 140.
(31) Ibidem, p. 172.








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


tiago de Cuba se quejan al Cabildo de que el collector eclesiistico
cobra demasias por entierros y bautizos, que los aranceles del
Santo-Sinodo no los habian visto jams fijados en las parro-
quias; y que es igualmente cierto que el zacateca exige y cobra
unas veces un peso y otra cuatro, seg n los sujetos y disposicio-
nes, por el hoyo y la soldadura, sin embargo de contenerse estas
partidas en la cuenta del collector de que result pagarlo do-
ble (32).
Estas practices en los cementerios regidos eclesiasticamente,
se encuentran en las actas antiguas de nuestros primeros Cabil-
dos, con dolorosa repetici6n.
Ya bien entrado el siglo XIX, el Gobernador de Camagiey
se express en estos terminos ante el Cabildo:
Casa horror, Sefiores, el estado de absolute abandon en que se hall
actualmente el camposanto de esta villa, con respect a los muchos cadfveres
de los pobres, cuyos dolientes carecen de recursos para proporcionar la debida
sepultura: habiendo tenido que providenciar en estos iltimos dias el enterra-
miento de cuatro infelices, con los negros press de la crcel: que asi lo he
visto por mi mismo, junto con el Regidor D. Jose NicolAs Montejo, encargado
de este ramo. La humanidad, Sefiores, se extremece con semejante desorden:
la santa moral lo resisted: el pfblico lora amargamento semejante lamentable
desgracia, y el M. I. Ayuntamiento, ayudado del Gobierno, debe dar los pasos
oficiales que sean necesarios con la autoridad eclesiastica, y remediarlo todo
sin perdida de tiempo, poniendo en uso su celo y caridad cristiana que demand
imperiosamente la salud piblica. Suceden estos escandalosos y repugnantes
hechos donde estin secularizados los cementerios? la experiencia ha demostrado
que no (33).
Pero no anticipemos los acontecimientos, dejemos a la histo-
ria seguir su curso de revelaciones, enterindonos c6mo se levan-.
taron las parroquias. Cuando en 1620, el violent Obispo Al-
mendariz visit su Di6cesis, le decia al Rey Felipe III, lo siguien-
te, en contestaci6n a una cedula investigadora, del Monarca:
Las parroquias que hay en la Isla, son las siguientes: la primer en la
cindad de Santiago de Cuba, que es la Iglesia Catedral; 6sta sirve un Cura
puesto por los prebendados, y cuanto mejor seria estuviese esta dicha iglesia
Catedral en la ciudad de la Habana, como otras muchas veces lo an avisado
a V. M. los Gobernadores, Cabildo y Prelado, dando las razones y causes prin-
eipales para ello: estos papeles estan muchos dias ha en el Consejo de V. M.

(32) Ibidem,, p. 245.
(33) Torres Lasquetti, ob. cit., p. 154.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


que, cuando otra cosa no hubiera mas que la utilidad que se siguiera a toda
esta Isla, por ser esta ciudad la lHave de todas las Indias, s6lo esto bastaba para
no tenerla en Cuba, a donde no se sigue el coro, si no ha sido a presi6n mia,
ni se sirve a Ntro. Sor., con la puntualidad que aqui se hiziera; fuera del riesgo
que aquella Iglesia corre de enemigos, por la poca fuerza que hay para la re-
sistencia, como se ha echado de ver en los afios pasados, que por tres o cuatro
veces ha sido robada y abrasada de fuegos. La segunda parroquia es la que
se sirve en las minas del Cobre, en el cual lugar administra los Sacramentos
Juan de G6ngora, de edad de cincuenta afios, por ser lugar de mas de 250
almas, y cuando Francisco Sanchez de Moya alli lleg6, no habia mas que una
Ermita en donde un Fraile Francisco, celebraba los Domingos y Fiestas. La
tercera parroquia, es la de Bayamo, en la cual sirven de administrar los Sa-
cramentos dos Curas que al present son D. Esteban de la Cerda y D. TomAs
Guerra, naturales del propio lugar. Esta Iglesia es muy pobre y la gente del
lugar de tan poca devoci6n y cristiandad, que, con estarse cayendo no he sido
poderoso con ellos que la socorran. La cuarta parroquia es la del Puerto Prin-
cipe, y en la cual administra los Sacramentos Crist6bal de Guevara, natural
de Bayamo. Esta Iglesia se ha abrazado de fuego por dos veces: es pobrisima,
y ha menester el socorro de V. M., a quien suplico le haga merced y alguna
limosna, para que la hagan de teja. La quinta parroquia es la de la villa de
Sancti Spiritu, en la cual sirve de Cura Alonso de la Fuente, natural de To-
ledo. Esta Iglesia la he hecho y reedificado, queda muy buena y bastante para
aquella Villa. La sexta parroquia, es la del Cayo, en la cual sirve el Cura
AndrBs Zapata, natural de Santiago de Cuba; esta Iglesia es muy antigua y
se cay6; chase reedificado. La septima parroquia es la de la ciudad de Trini-
dad, en la cual sirve el Cura Francisco de Balboa, natural de Sti-Spiritu. Cuan-
do llegu6 a este Obispado, hall esta Iglesia quemada y abrazada; la he reedi-
ficado y acabado aunque se ha tardado mAs de cinco afios: queda muy buena,
aunque esta y las demAs son todas pajizas. La octava parroquia es la del pue-
blo de Guanabacoa, en la cual sirve de Cura Francisco de Viera, natural de
la Habana, esta Iglesia es de teja. La novena parroquia es la de aquesta ciu-
dad de Ia Habana, en la cual sirve al present Luis de Salas y Francisco de
la Calzada. Esta iglesia la hall por el suelo cuando vine a este Obispado, y
con la diligencia que he puesto, esta hoy levantada y reedificada: hice poner en
ella 6rgano, que no lo habia y asi mesmo una silleria de coro muy buena sinque
a V. M. le haya costado ni un real y que en ornado y adorno del culto divino,
se halle hoy, como es raz6n servida y para esto le he hecho donaci6n de una
colgadura de seda con seis reposteros de mi casa, que valen mil y quinientos
pesos, s6lo resta que supuesto que lo sobredicho se ha hecho, hasta a costa de
la fabrica, la cual es pobre y parte con la limosna de los files, y todavia rest
una parte de ella por acabar donde pretend hacerse la capilla mayor y sa-
eristia; que V. M. se sirva de ayudar a esta fAbrica con alguna limosna de cal,
ladrillo., teja y madera (34).
(34) Cartas del Obispo de Cuba, publicadas en las Meorias de la Real Socidad Pa.
tri6tica de la Habana, eerie II, t. III.







CONSPIBACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


Entre las interesantes y curiosas noticias que da el Prelado
en estas cartas, figuran las de la poblaci6n de cada una de estas
parroquias, a las que atribuy6 los siguientes habitantes: Habana,
4,082; Cuba, 250; Minas (del Cobre) 116; Bayamo, 1,500; Puerto
Principe, 300; Sancti Spiritus, 200; Cayo, 50; Trinidad, 150;
Guanabacoa, 160; todos espafioles, negros e indios, estando todos
mezclados. Se quejaba de la poca fidelidad en la administraci6n
de la hacienda de la villa de Bayamo y de la licenciosa vida de
sus vecinos. En la villa del Cayo (San Juan de los Remedios),
afirma que sus habitantes cuando se les antojaba, apaleaban al
Cura, sin que le fuera possible evitarlo y castigarlo. Se duele de
que en Trinidad como en las demas villas que dej6 mencionadas,
son poco obedientes a la Iglesia y dados al vicio. Se pronuncia
contra los prebendados de la Oatedral de Cuba, por ser gente muy
ignorante y vivir licenciosamente, especialmente un Bernardo
Guerra, atentador de honras, que produjeron uxoricidios; Fran-
cisco SAnchez Ortiz, el cual por su mala vida y ejemplo, hacia pa-
decer much a la Iglesia; contra el Cura de Trinidad, Francisco
de Balboa, que vivia licenciosamente; el de la villa de Sancti Spi-
ritus, Fernando Morales, por igual causa; iltimamente, un cl1-
rigo, Bartolom6 de Zelaya, desterrado de esta Isla de Cuba, por
jugador, licencioso, deshonesto, e interesaba del Monarca no lo
dejara volver por el much dafio y escandalo que su venida podia
producer.
En cuanto al establecimiento de parroquias posteriores a los
informes del Prelado que acaba de leerse, encontramos en 1692,
quc la de Villaclara qued6 establecida de madera y guano, y el Pro-
curador recurri6 al Cabildo
que por hallarse la Iglesia en los principios de su fundaci6n, estaba con much
cortedad para suplir los gastos de pan, vino y cera, ni tenia mayordomo que
cuidase de su culto, aseo y limpieza, proponiendo que debian unirse las Cofra-
dias para que hicieran los gastos precisos. (35)
En la ciudad de Matanzas, tenemos que en los primeros tiem-
pos, manifest el celo religioso de sus pobladores en el deseo de po-
seer Comunidades, asi lo promovieron, pero los Frailes estuvieron
remisos en continuar subsistiendo alli, quizAs porque como era po-
blaci6n nueva no les proporcionaba bastantes recursos para acre-
(35) Gonizlez, ob. cit., ap6ndiees.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


center pronta y abundantemente las rentas con que sostener el
culto y monasterio, viniendoles mejor no alijerar los Conventos
de la Habana y Guanabacoa, que ya eran ricos y facilitaban a sus
religiosos permanecer sin los afanes y carencias que trae consigo
la necesidad de mendigar limosnas donde no hay riqueza (36).
El Obispo Morell, en 1752, consiente la traslaci6n del curato de
Yaguanabo a la Ermita de Tunas, obligandose Rivero, duefio del
hato a mantener el Cura y darle lo necesario para el culto. Con
este motivo, los Mayorales del contorno, concurrian levantando
luego algunos parajes de guano, donde guarecerse los dias de
fiesta, dando lugar a la fundaci6n del pueblo (37).
La moral piblica, no tenia en el Clero el apoyo necesario pa-
ra filtrarse en las costumbres; y si se debe juzgar por lo que pa-
saba en la Habana, a una conduct no muy ejemplar, reunia una
falta visible de instrucci6n.
Durante nuestra estancia en la Habana-dice un viajero-(38), el Cura
de Monserrate, una de las mis fuertes parroquias de la eiudad, puso dificulta-
des antes de permitir que se enterrase un extranjero, por ]a sola raz6n de que
no sabia traducir el nombre propio al espaiol.
En 1811, ante el Teniente Gobernador de Sancti Spiritus, D.
Jos6 Coppinger, a quien en su lugar veremos figurar como Juez
en la causa por conspiraci6n de los "Soles de Bolivar", se pre-
sentaron los PP. Franciscanos Fray Antonio Guimil y Bernardo
Rencoso, Vicario y predicador conventual, respectivamente, que-
jAndose de que el Prelado del Convento habia insultado al pre-
dicador, en presencia de la comunidad y de algunos seglares, y
ademis de otros des6rdenes y abuses del mismo prelado. Expo-
nian que por culpa del mismo, no habia tenido bastante buena
asistencia en la iiltima enfermedad, el ya difunto padre Fray Ma-
nuel G6mez; afiadian, que por intrigas de 6l, habia acordado el
Superior, la traslaci6n del presbitero Presidente Fray Juan Bra-
vo, y daban detalles sobre varias extravagancias, caprichos e in-
conveniencias con que de continue turbaba la paz del Conven-
to (39).
(36) Alfonso, ob. cit., p. 75.
(37) Pezuela. Diccionarto Histdrico, Geogrdfco y Etadftip de la Isla de Cuba, t.
IV, p. 625.
(38) Viajero Universal, La Peria de las Antillaa, t. III, p. 819.
(39) P6rez Luna, ob. eit, t. I, p. 62.







CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


El Ayuntamiento de Santiago de Cuba, a petici6n de Fray
Antonio del Rosario da testimonio de los escindalos del religioso
de su Orden, Fray Agustin de la Madre de Dios, siendo 6stos de
tal magnitude, que fue aprehendido y hecho salir de la ciudad por
orden superior (40). Son de un alto interns, los disturbios entire
el PArroco y el Ayuntamiento de Baracoa por alteraci6n en el
rito de la misa y fanatizaci6n de las muchedumbres (41); y en
1772 vuelve el Cabildo de Santiago a decirle al Gobernador

que es tiempo de poner orden en el Convento de San Francisco y se terminen
las obras paralizadas a causa de que los Frailes malversan los intereses que se
destinan a aquellas; que los religiosos viven sin clausura, sin Iglesia, sin Cite-
dras, con sumo dolor de este vecindario, llevando vida escandalosa, y tanto que
di6 lugar hace poco a que el Padre Antonio Fiallo y otros mis, por exhnrto
eclesiastico y secular, fueran remitidos a la Habana (42).

En la Habana, segin nos refiere un autor poco sospechoso
de falto de fe ni de espaiiolismo, Don Justo Zaragoza, los Frai-
les, entire los cuales quizas s61o el Padre Valencia podia contarse
como bueno, vivian en tal corrupci6n y escandaloso amanceba-
miento, que al ser reprendidos por el Obispo Espada, uno de ellos,
llamado Condra, que acaba de ser guardian y a quien todo el mun-
do conocia por verle continuamente ebrio, respondi6 al prelado
que 61 no era jugador ni cometia otras faltas obscenas y que s6-
lo se embriagaba por no presenciar los vicios de sus compalie-
ros (43).
6 C6mo extrailarnos, pues, que el Obispo Juan Montiel (1657),
var6u de virtues y austeridad, al proponerse corregir todos es-
tos males, fuese suprimido por el veneno, y, mis tarde, por el
mismo temerario empefio, D. Gabriel Diez Vera y Calder6n, co-
rriera la misma suerte ? 1 C6mo sorprendernos que todas las me-
morias de los Capitanes Generales, las investigaciones de los his-
toriadores, tanto peninsulares, como cubanos, y el dicho de los via-
jeros hayan producido afirmaciones nada honorables para esa
Instituci6n, si encontramos que en 1536, habia aumentado consi-
derablemente la riqueza de la Iglesia de Santiago de Cuba, por

(40) Bacardi, ob. cit., t. I, p. 261.
(41) Cuevas. Narracciones Histdricas de Baracoa, t. I, p. 150.
(42) Baeardi, ob. eit., t. I, p. 180.
(43) Ob. cit., t. I, p. 256.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


muerte de espafioles sin sucesi6n direct, quedando sus bienes de-
positados en poder de la Iglesia (44), y much mas tarde, en
1784, vemos que se hacen salir de la propia ciudad a todos los le-
prosos en ella existentes, en tanto se recurra al vecindario, para
que unido a lo determinado por el Ayuntamiento, construir un
hospital en el punto conocido por Punta Blanca? (45).
Claro que result interesante, en presencia de

la vida ruda, aislada y casi barbara que llevaban los colonos en sus aldeas, mi-
nas y hatos, en lucha con el calor, la humedad, los insects y las enfermedades
end6micas de los tr6picos, sin mas ley que los propios impulses, puestos al
servicio de la necesidad de satisfacer los mis rudimentarios y primordiales ape-
titos de la naturaleza, que era ya embrutecedora, forzosamente,

dice el historiador Ramiro Guerra (46); ver, agrego yo, c6mo el
Clero tuvo poder suficiente para acumular riquezas, adquirir fas-
tuosa ornamentaci6n y fabricar monumentales templos.
Desde muy temprano en la colonizaci6n de Cuba, rigieron las
Leyes del Titulo XVI, Libro I, de la Novisima Recopilaci6n de
Indias, que gravaban con el impuesto del diezmo a todas las la-
branzas y products indigenas, hasta el casabe. Durante el pri-
mer siglo de la colonizaci6n cubana, el territorio permanecia des-
poblado, "el dorado" del Continente, arrastr6 con todas las al-
mas aventureras, por eso el Clero carecia de elements de vida y
agenciaba su economic por medio de las Cofradias, agrupaciones
de vecinos bajo la advocaci6n de un santo, que eran las encarga-
das de remediar la situaci6n. Pero ya transcurrido todo el siglo
XVIII, aquel estado de cosas habia cambiado notablemente, y el
noveno de los diezmos correspondientes a la Iglesia, mont6 a
$95,952 (47), a los cuales agregandose la recaudaci6n por medio
de las Cofradias, los legados, censos y capellanias que se estable-
cian a favor de la Iglesia, en un grado tal, que es dificil leer un
document de la epoca sobre la propiedad inmueble donde no se
beneficie la Iglesia, esa cifra, prudencialmente, puede elevarse al
double. Saco (48), interest que se limitasen las imposiciones de
(44) Bacardi, ob. eit., t. I, p. 98.
(45) Ibidem, p. 200.
(46) Historia de Cuba, t. I, p. 393.
(47) Erenchun. Anales de la lsla de Cuba, (1855), p. 1410.
(48) Colecei6n de Papcles Cientificos, Histdricos, Politicos y de otros ramos sobre la
Isla de Cuba, ya publicados, ya ineditos, t. I, p. 372.







CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLfVAR


la propiedad a favor de la Iglesia, pues, acaso, decia, de cada diez
fincas, s61o una habia libre en Bayamo.
En 1773, los excess en el cobro de esta renta, sobre articulos
no afectados, obligaron al cabildo de Santiago de Cuba a ordenar

al prebcndado D. Manuel Serrano, recoger las 6rdenes expedidas y fijadas en
las puertas de las Iglesias, absteni6ndose de obligar, estrechar ni apremiar,
judicial ni extrajudicialmente, a la paga de diezmos, en ninguno de los ramos
que no sean afectados hasta el present (49).

En el informed de uno de los miembros de la Junta de Fomen-
to, emitido en 26 de septiembre de 1848, se consignaba lo siguien-
te (50) :

La Real Orden exceptfa algunas habitaciones del pago del diezmo, y por
desgracia han torado tal forma las cosas, que la aplicaci6n de la excepci6n,
ha costado tanto y ain mas que el mismo diezmo costaria. Bien limitado es
el niimero de aquellos que han obtenido esta gracia; en general, todos se ban
comprometido-con las adjudicaciones, en process terminados la mayor parte
por una transacci6n. Es necesario que se sepa lo que es una transacci6n en
el lenguaje de estos Sefiores; es pagarles una suma para que no se opongan a
la excepci6n, es decir, comprar su voto.
En cuanto a los propietarios de los Ingenios de aziicar, que no gozan de
la excepci6n, les obligan a suscribir un convenio, muy ventajoso para ellos; si
rehusan, ejercen una especie de inquisici6n sobre las habitaciones, pues inquie-
tan y atormentan a los duefios y dan mal ejemplo a los obreros y esclavos. Co-
mo los propietarios ordinariamente tienen amigos y protecci6n, se ven sin em-
bargo obligados a guardar algunos miramientos. Pero donde desplegan toda
su tirania y la ejercen sin piedad, es con los pobres labradores, entire esta clase
fitil y necesitada, que reclama mis imperiosamente los cuidados paternales del
Gobierno; hacen entire ellos frecuentes visits domiciliarias, cuentan sus ani-
males, sus aves, las simientes, se hacen rendir cuenta de todo, establecen el es-
pionaje en cada distrito y los atormentan por todos los medios posibles, hasta
que obtienen que sc les dB la suma que imponen. No es positivamente el
diezmo de las cosechas lo que se les paga, es un tribute para impedir que les
inquieten y les hagan rmal.

El estado de los products de la gruesa de diezmos del Obis-
pado de la Habana, en 1799, lleg6 a la cifra de $401,022, y el Ar-
zobispado de Santiago de Cuba, obtuvo $70,010. A mediados del
siglo XIX, las del Obispado de la Habana, llegaron a $3.535,675,

(49) Bacardi, ob. eit., t. I, p. 185.
(50) Viajero Universal, ob. y t. eit., p. 819.








ACADEMIA DE LA. HISTORIC DE CUBA


y el Arzobispado de Cuba a $475,213, que h'acen un total de
$4.010,889 (51).
Otras de las fuentes de ingreso, no recogidas en las estadis-
ticas, son las de los bautismos, casamientos, dispensas y enterra-
mientos. No consta el cobro de la tierra para el sepulcro, mien-
tras estas se cavaban dentro o alrededor de las iglesias, pero des-
de que el Obispo Espada, casi moribundo, de v6mito negro, hizo
voto de eregir en la capital un vasto cementerio y de desterrar
para siempre de su Di6cesis la antigua costumbre y perniciosa
prActica de enterrar en las iglesias, ya suprimida en la Peninsu-
la y conservada en esta Isla por el interns del clero parroquial,
la ceremonia de enterramiento alcanz6 una complicada distribu-
ci6n vaciada en el Reglamento dictado por el Obispado en 2 de
septiembre de 1805 (52).
Que hizo, por tanto, la poderosa Iglesia Cat6lica, Apost6li-
ca y Romana en beneficio de la poblaci6n de Cuba ? Cierto que
en 1663, el Convento de San Francisco, en Santiago de Cuba, da-
ba agua gratis, de sus algibes (53); que antes, en 1620, existia un
hospital en la propia ciudad, que se mantenia con tres mil qui-
nientos reales, como renta de los novenos, cedidos por el Rey, don-
de se curaban los extranjeros, porque los de la ciudad no querian
curarse alli (54), siendo solamente para hombres; que en la villa
de Bayamo, existia otro hospital con la advocaci6n de la miseri-
cordia, con tres mil reales de renta, para los viajantes, pero ni
para mujeres ni vecinos de la villa, que rehuian su uso (55); que
bajo la advocaci6n de San Felipe y Santiago, existia otro hospi-
tal en la ciudad de la Habana, de caricter military, el Uinico, ver-
daderamente ben6fico (56).
Y nada mis, tres siglos de enriquecimiento, de pompa, de lu-
jo y de pasiones. S6lo un Obispo resplandece, Espada, s6lo dos
PArrocos dejan profunda huella en la historic, Conyedo, en San-
ta Clara, el Padre Valencia, en Trinidad y Camagiiey. como lo
vera reafirmado el lector en las siguientes paginas.

(51) La Sagra. Historia Politica y Econ6nmica de la Isla de Cuba, p. 238. V. Eren-
chun, ob. eit., (1855), p. 1414.
(52) V. en el apendice. doc. nim. VI.
(53) Bacardi, ob. eit., t. I, p. 110.
(54) Memorias de la Real Sociedad Patridtica de la Habana, serie segunda, t. III, p. 186.
(55) Ibidem, p. 187.
(56) Ibfdem





















CAPITULO III


ORGANIZATION INSTITUTIONAL

(Conclusion)


8 U M A R I0:

8EGURIDAD PUBLICA.-Caracteristica de la delincuencia.-Agentea de la Autorl-
dad.-Sus facultades.-Milicias.-Inseguridad rural.-El malhechor.-El Indio Gran-
de.-El Indlo Martln.-Sus fechorlas en Villaclara, CamagUey y Oriente.-Inter-
venci6n de la Audiencla.-La seguridad en Nueva Filipina. ADMINISTRA-
CION DE JUSTICIA.-Fuentes.-Jerarquias judiciales.-La Audiencia.-Goberna-
dores.-Jueces PedAneos.-Alcaldes Ordinarios.-El procedimlento.-Los recursos.
-Competencia ordinaria civil.-Pleitos enveJecldos.-Procedimiento penal.-Ma-
quinaciones procesales.-Enjuagues de los Escribanos.-Opini6n del Sr. Carbonell.
-Garantlas Individuales. EDUCACION.-La instrucci6n pOblica europea en
el aiglo XVIII.-La eacuela en Prusla.-En Holanda.-En Austria.-Estado N6r-
dlcos.-Inglaterra.-Francia.-Espafa.-Cuba.-Oscurantismo colonial.-Escuelas en
Santiago de Cuba.-En CamagUey.-En Villaclara.-En Matanzas.-lnforme sobre
La Habana.-En Pinar del Rio.-Origenes de la escuela de primeras letras cubanas.
-La "Escuelita de Barrio".-Los primeros Maestros.-Los m6todos de enseianza.
EL CABILDO.-Organizaci6n de VelAzquez.-Disposiciones de la Corona so-
bre Regidores.-Elecciones.-Presidencias.-Funcionarios Munlcipales.-Procurado-
res.-Facultades del Cabildo.-Etiqueta.-Uniforme.-Sesiones. COMERCIO EX-
TERIOR.-Restriccl6n del traflco.-Las flotas.-8u influjo on la Habana.-Privl-
legios a las naves habaneras.-Impuestos.-Piraterla y contrabando.-EnseRanza
del dominion de los ingleses.-Desnaturalizaci6n del Decreto de Carlos III.-Excep-
clonalidad de la Real Orden de 1766.-lnadmisi6n de C6nsules ni Agentes Diplo-
mlticos.-Colonlzacl6n Extranjera.-Actuaci6n de Vallente, Arango y Ramirez.

PUEDE asegurarse, teniendo en cuenta el estado econ6mico,
politico y moral, en que la colonia iba desarrollandose,
que la delincuencia en todo el territorio, era extraordi-
nari'amente reducida; por lo menos, la delincuencia le-
gal, no porque faltaran transgresiones al derecho, sino porque los
delitos mas generalizados, el contrabando, el abijeato, el daio a
la propiedad, o no se perseguian o no pasaban del grado de apa-
rentes, por falta de perseguidores.







ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


Los delitos contra la propiedad y el fisco, por la naturaleza
en que evolucionaba la primera, y por el consentimiento tacito
con que se practicaba el segundo, no llegaban nunca a producer
estados procesales judiciarios. Sacrificar una res, para benefi-
ciar los filetes, era asunto que no trascendia del asombro del mon-
tero, cuando en lo tupido del bosque, tropezaba al acaso, con los
ensangrentados despojos; traficar con pieles, carnes ahumadas,
y otros products de la rudimentaria industrial y agriculture crio-
lla, con los contrabandistas de los Caimanes o de la Tortuga, eran
asuntos a los que no se les prestaba atenci6n alguna.
Los agents subalternos de la autoridad civil, los capitanes
de Partido, llamados tambi6n Jueces Pedaneos, eran los encarga-
dos de la vigilancia pfiblica. Como en la Isla habia muy poca
poblaci6n, y apenas funcionarios pfiblicos, los Capitanes Gene-
rales elegian a personas de algfin arraigo y conocimientos prac-
ticos de la localidad, a quienes encargaban de la vigilancia y or-
den de tal o cual demarcaci6n del territorio. Al principio, se les
llamaba "Capitanes a Guerra".
Asi que empezaron los pueblos y sus terminos, muy exten-
sos, entonces, a crecer en cultivo y vecindario, comenzaron tam-
bien a ser aquellos cargos, muy solicitados, por lo mismo que ren-
dian provecho y no podia ser muy intervenida la conduct de los
mismos, por la distant autoridad de los Gobernadores de la Ha-
bana y de Santiago. El Conde de Ricla, entire sus reforms de
1763, verific6 una muy perjudicial en los antiguos Capitanes a
Guerra, al conferir el cargo a hombres sin propiedad, y aun, a
algunos, sin conocimiento del pais donde debian desempefiar sus
funciones. De esa reform, data el nombre de "Jueces Peda-
neos", y recibieron esa comisi6n Fin sueldo, pero con derechos re-
tribuidos todos los individuos a quienes quisieron favorecer con
ella, tanto al Capitan General, como al Gobernador de Santiago,
que era independiente de la primera autoridad, en todos los ra-
mos de gobierno politico de su vasta jurisdicci6n. En mas de
una ocasi6n, se vi6 a domesticos o criados de funcionarios de al-
guna representaci6n, encargados del gobierno y vigilancia de de-
marcaciones de mas de dos, tres y aun cuatro mil almas. A esa
posici6n los llevaba un simple oficio del Capitin General, nom-
brandolos para funciones de tanta importancia.
Expedian pases y licencias para transitar, actuaban civil y








CONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


criminalmente, en toda causa o litigio, que se iniciare en su terri-
torio, formaban padrones y toda la documentaci6n que les encar-
gara la autoridad de que dependian; eran en una palabra, para
los gobernados, los mas inmediatos instruments del gobierno.
Eran en gran parte peninsulares de los que venian a buscar for-
tuna a la Isla, y preferian esos cargos a un trabajo de retribuci6n
menos cierta. Entre ellos los hubo que apenas sabian leer ni es-
cribir; y aunque en los primeros siglos, el cargo era gratuito, en
el ultimo se les asign6 un sueldo sin que por eso dejaran entera-
mente de cobrar derechos (1).
Las funciones de los Alcaldes de la Santa Hermandad, no
pasaban de ser ilusorias, por raz6n de que el cargo era eminen-
temente honorifico y por la profunda desafecci6n entire los pobla-
dores del territorio a los servicios que suponian relative disci-
plina.
El uinico funcionario policiaco que vemos distinguirse en to-
do este largo period de tres centuries, es el "Ranchero", asala-
riado por los amos de esclavos, en las residencias rurales, para la
persecuci6n de los pr6fugos, cuyas press, se contaban por ore-
jas, desprendidas al cautivo, retribuyendoseles con largueza, por
quienes recibian el beneficio de la restauraci6n. El cargo era
eminentemente particular y privado.
Aparte de la fuerza regular, si es que se nos permit el uso
del vocablo, que guarnecia desde el principio las fortalezas y cas-
tillos que fueron erigiendose, tuvo Cuba una interesante manifes-
taci6n de Cuerpos instituidos para su defense, que se conoce con
el nombre de milicias. Sus origenes parecen ser tambien de ca-
racter honorifico, se atendia mis al nombramiento de Jefes, Ca-
pitanes, Tenientes, Alfereces, que a la organizaci6n y discipline
de Compafiias o Batallones. Conocemos un caso, en que el Ca-
pitAn, ante un moment de peligro, al reunir sus convecinos mili-
cianos, despues de la arenga explicandoles el prop6sito del esfuer-
zo guerrero a realizar, se encontr6 con que todos sus oyentes ha-
bian desaparecido (2). Pero Asta es la excepci6n, porque como
verA el lector, en el lugar apropiado de esta historic, estas mili-
cias, sin reglamentos, sin organizaci6n, sin espiritu military de
(1) Jacobo de la Pezuela. Necesidades de la Isla de Cuba, p. 71.
(2) La referencia ocurri6 en Matanzas, cuando D. Felipe Garcia Soils toe6 a rebato,
reuniendo los Milicianos para proponerles la defense de La Habana. Quintero, ob. eit., p. 118.







ACADEMIA DE LA HISTORIA DE CUBA


ningura clase, integrada en su mayoria por hijos del pais, pres-
taron grandes servicios en la defense de Cuba, y sobre todo, fue-
ron ellos el alma de la conspiraci6n de los "Soles de Bolivar",
que estamos estudiando.
Con tales elements facil es colegir el notorio abandon que
en material de seguridad pfiblica se advertia en todo el territorio;
de tal suerte, que despues de la hora de la queda, era un atrevi-
miento en las ciudades, salir a la calle, y s6lo se hacia en casos
perentorios y sobrecogidos mAs que por presuntos, por graves
preocupaciones de orden supersticiosas. Estas salidas noctur-
vas, se realizaban con much aparato de gente armada, todos ve-
cinos, alumbrados por sendos hachones.
La vida rural, por las causes ya expresadas, transcurria tan
tranquila, que la aparici6n de un malhechor que se dedicase ex-
clusivamente a la vida del asalto, atacando a las personas en la
paz de sus retires, era algo tan desacostumbrado, que se atribuia
a maleficios.
Arnao (3), con su acostumbrada falta de precision cronol6-
ca, nos refiere mn caso, que parece ocurri6 despues de la toma de
la Habana por los ingleses, de uno de estos aparecidos, de la si-
guiente manera:

Ocnrre de extraiia naturaleza, la aparici6n de dos indioz, cuya proceden-
cia y objeto de su presencia en los campos, ha quedado en el misterio. El indio
grande, distinguido por su colosal estatura y su compaijero, Ilenaron de temor
las comarcas de su transito, sin causar ofensa ni hostilidad; las gentes fanA-
ticas, supersticiosas, les atribuian poderes de magia negra, en la falsa creencia
de colocarse a la misma hora en distancias imposibles de cubrir a caballo en
dos o tres dias; y alucinados en tales imposturas, comenzaron las persecusio-
nes, dictadas por el gobierno en requisitorias, poniendo a precio la cabeza de
los indios. Se consideraba inmortal al malhechor, y la Iglesia aprovech6 ]a
ocasi6n para la venta de escapularios y demas amuletos a los feligreses.
En aquellos dias el indio secuestr6 a un joven de familiar notable, de la
Habana, como rehen para obtener la derogaci6n de las penas dictadas contra
Bl. Otro delincuente perdonado, de nombre Juan Gualberto, perseguido por
homicidio, se present al CapitAn General, y en redenci6n de sus propias cul-
pas, ofreci6 aprisionar al indio. Ocho dias despues de poner en prActica su
promesa, retorn6 Juan Gualberto con la cabeza del indio en un saco, sin que
tardara much en morir el propio aprehensor, por la herida de flecha que reei-
bi6 de su contrario.


(3) Arnao, Historia de la Isla de Cuba, p. 50.








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


Pero donde las histories locales nos revelan sucesos extraor-
dinarios por hechos analogos, es en las tres provincias orientales.
En 1803 habia aparecido en la jurisdicci6n de Villaclara, un in-
dio armado de flechas y lanza, que pudo escapar de la persecu-
si6n que por sus maldades, habia sido objeto en la parte Occiden-
tal de la Isla, a donde seguramente lleg6 procedente de M6xico
o de la Florida. Di6se a correr estos territories del interior, in-
fundiendo miedo a las families por la atrocidad de los crimenes
que perpetraba, sin que fuera facil aprehenderle a causa de su li-
gereza y agilidad ejercidas en localidades diferentes, donde se
hizo prActico. Se llamaba Martin; se sustentaba con lengua de
animals vacunos; andaba siempre a pie, sin sombrero, y por lo
regular, cubierto con un lienzo que se envolvia alrededor del cuer-
po y representaba cincuenta afios.
Asalt6 y rob6 en la hacienda de Pedro Barba, la casa de D.
Jose Manuel del Portal, cuya esposa se hallaba alli sola con al-
gunos nifios; se llev6 consigo jios nifias. Luciana de Jesfis, de
siete afios, y Maria Ines, de seis, pero abandon la primera en el
rio Caonao, diciendola que la dejaba por fea y continue su mar-
cha con la segunda, de la cual no se tuvo mas noticias. En el pa-
raje nombrado La Torre, di6 muerte a Dofia Catalina Velis e hi-
ri6 gravemente a Dofia Maria de la Caridad Le6n. AlgUn tiem-
po despues, vuelto a la hacienda de Pedro Barba, se present en
el sitio nombrado Sabanaso, donde D. Francisco Ruiz se hallaba
ocupado en aguzar unos janes y acercandose Martin, di6 muerte
a Ruiz, asestAndole a traici6n, una lanzada. Apercibida del he-
cho la mujer del infortunado trabajador acudi6 al lugar de la ca-
tastrofe, armada de un machete largo, se defendi6 como pudo, re-
cibiendo en la contienda tres o cuatro flechazos. El indio se re-
tir6 llevindose una hija de Ruiz, como de nueve anos, y con ella
anduvo por algin tiempo recorriendo diferentes lugares, no sin
atenderla y cuidarla con benevola solicitud.
Hallandose un dia en la tierra del Remate de Las Vueltas,
fue perseguido por various campesinos, quienes se apoderaron de
la joven Ruiz. Tres o cuatro dias despues de este suceso, D. To-
mis Farfan, que desde Macacas se dirigia al Remate de las Vuel-
tas, con una carga de arroz, asi que pasara el Arroyo de Aguas








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


Azules, fue muerto por el indio Martin. Este hecho di6 lugar a
diligencias sumariales (4).
Cuando este extraordinario personaje se present en la ju-
risdicci6n de Camagiiey,

infundi6 tanto pavor a los habitantes de la ciudad, que desde el toque de ora-
ei6n, cerraban las puertas de sus casas y B1, quedaba en complete libertad de
pasearse y hacer lo que se le antojara en la poblaci6n. Se le suponia asesino,
antrop6fago, que robaba los nifios para alimentarse con ellos..., pero la ver-
dad era que lo hacia con lenguas de reses que mataba a flechazos para extraer-
selas o bien se las cortaba impiamente (5).

Segfin las Cr6vicas de Santiago de Cuba (6), en 1803, el in-
dio hizo su aparici6n en aquella jurisdicci6n, acordando el Muni-
cipio en 7 de febrero, premier con doscientos pesos y recomenda-
ci6n eficaz a Su Majestad, a los que lograran acabar con el ban-
dido llamado el Indio, cuyos destrozos tenian atemorizados a los
'abradores que se abstenian de salir de sus casas, por no ser vic-
timas de asesinato.
Por las fechas que se atribuyen cada uno de los histori6gra-
fos citados, la presencia de este fabuloso personaje, en sus respec-
tivas zonas, no puede determinarse con precision, el tiempo que
emple6 en sus correrias, ni si 6stas fueron efectuadas personal-
mente por un solo hombre, pero por las distancias recorridas des-
de la Habana hasta Santiago de Cuba y las estadas y fechorias
en cada una de ellas realizadas, seguin el testimonio de los cabil-
dos, cabe presumir que suceso tan singular acaeciera de 1800 a
1803, fecha en que muere a manos de sus perseguidores camagiie-
yanos, cuyo Cabildo tambien puso a precio su cabeza.
Pero para que el lector pueda darse cuenta exacta de la ca-
rencia de organizaci6n policiaca y de lo preocupado que eran los
pobladores de Cuba, ademAs de los testimonios exhibidos, merece
atenci6n, por lo muy singular, el siguiente: D. Francisco Borges
Portal, vecino de San Juan de los Remedios, se quej6 a la Real
Audiencia de que habiendo salido a perseguir, como abuelo de la
joven Ruiz, secuestrada por el Indio y tio de la otra joven cuyo
fin no se lleg6 a saber, ocup6 largo tiempo en la busca del malhe-

(4) Plrez de Luna, ob. cit., t. I, p. 15.
(5) Torres Lasquetti, Lb. cit., p. 101.
(6) Baeardi, ob. cit., t. I, p. 44.








CONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


chor, y se encontraba cansado ante lo esteril de su esfuerzo, por
la falta de colaboraci6n, pues todos los vecinos, incluso las auto-
ridades, se lo negaban. Nuestro mAs alto Tribunal de Justicia
dict6 una resoluci6n, amparando al denunciante y digna cierta-
mente de ser conocida (7).
Este estado de cosas es prevaleciente a lo largo de la historic
de estos tres primeros siglos. El Gobierno General (8), nos dice
Emeterio S. Santovenia, preocupado entonces por contrarrestar
la acci6n de sucesos infaustos, origin una expedici6n punitive a
la Nueva Filipina, comandada por el Teniente Francisco Ramos,
para que trabajara en persecuci6n de una banda de criminals,
que cometian asesinatos en toda aquella jurisdicci6n.
Asi fu6, que cuando los sucesos de principios del siglo XIX
modificaron profundamente la vida criolla, y con el aumento de
poblaci6n, rApida entonces operada, y la transformaci6n de las
costumbres, los gobiernos se encontraron ante una gran necesi-
dad, determinada por el crecimiento de la vida maleante y la ca-
rencia absolute de medidas preventivas contra ellas.
Cabe ahora enderezar nuestra atenci6n al studio de la ad-
ministraci6n de la justicia colonial. Agrupar en forma sintetica
el origen, desarrollo y distribuci6n de los 6rganos encargados de
dirimir las contiendas de todo orden en la Isla de Cuba, hasta el
afio 1799, result el problema mis dificil de cuantos han caido
bajo la investigaci6n del que describe. Cierto que ninguna de
nuestras instituciones ha dejado huella especializada, unidad de
conjunto, en ninguno de nuestros textos hist6ricos, pero la abun-
dancia de datos, en histories, monografias, informes y articulos,
han facilitado grandemente la labor; no ocurre lo mismo al tra-
tar de la administraci6n de justicia. Nuestros historiadores,
aun los mas contemporaneos, apenas si tratan del problema de
pasada, con alguna alusi6n, al acaso traida, y por lo regular, for-
mulando juicios muy generalizadores. Las histories particula-
res, comprensivas de alguna jurisdicci6n, nos hablan de process
sonados en sus villas, de la rectitud o venalidad de algun Juez.
Los comentaristas de la vida political y social cubana, aun los
propios Capitanes Generales, en sus memories, apuntan la que-

(7) V. en el ap6ndice. doe. n6m. VII.
(8) Hitoria de Mantua, p. 27.







ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


ja, siempre honda, sefialan las deficiencies del personal, azas per-
turbadora y caen sobre la organizaci6n en todos sus aspects, co-
mo fomentadora, per se, del mayor de los males que padeci6 la
colonia.
Intentaremos, no obstante, presentar un cuadro de marco es-
trecho, pero con relieves en los que no se omita ningin detalle,
acerca de esta instituci6n, considerada siempre como reguladora
esencial en la vida de los pueblos.
El primer insuperable escollo con que tropieza el historia-
dor, aparece en el connubio inicial en que vivieron los tres gran-
des poderes del Estado, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial,
de tal manera, que un mismo 6rgano, (Audiencia, Gobernador,
Alcalde), ejercitaba indistintamente las tres funciones; confun-
didas, por tanto, las facultades, ya que organismos eminentemen-
te ejecutivos, como fueron el Adelantado, primero, y los Capita-
nes Generales, mis tarde, que legislaban por medio de bandos,
eran ejecutores supremos de todas las Leyes y los Presidentes
natos de los Tribunales de Justicia. La Audiencia, por su parte,
asumia a la vez, caracter ejecutivo, como se ve en la de Santo Do-
mingo, que acordando una residencia contra un Gobernador, fa-
culta al Juez con poderes, no s6lo para la investigaci6n y fallo,
sino tambien para deponer al enjuiciado, designando un nuevo
Gobernador, cargo que por lo regular asumia el propio Juez de-
signado.
La confusion va much mas alli. Cuando de acuerdo con
las necesidades del Gobierno, por el lento, pero en definitive, de-
sarrollo de la Colonia, las facultades del Gobierno Ejecutivo se
fueron delegando, con ellas iba la promiscuidad del sistema, y los
Capitanes Pedineos, los Tenientes de Partido y hasta los Cabos
de Ronda, iltimo representante de la autoridad political en el sis-
tema colonial, unido a su predominante character ejecutivo, asu-
mian la facultad de distribuir la justicia.
Con estos antecedentes, de caricter general, a la vista, pode-
mos comenzar atribuyendo la supreme funci6n judicial en Cuba,
a la Audiencia de Santo Domingo, quien, en los primeros tiempos,
se mantuvo independiente del poder temporal, si bien nunca del
eclesiastico.
Se fund esa Institueion, en 1511, en la capital de la Isla La
Espaiola, para ser la primer Audiencia de America, que tanto








CONSPIBACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


prestigio goz6 siempre, a pesar de sus deficiencies y las circuns-
tancias en que funcionara. En ella estuvo por much tiempo se-
parada, la justicia penal de la civil, y constituidas en Real Acuer-
do, eran cuerpos consultivos de los Adelantados y Gobernadores.
Por medio de estos autos acordados, tomaban resoluciones de ca-
racter general, como el que en 17 de enero de 1578 tuvo ocasi6n
con motivo de nuestras primeras Ordenanzas Municipales.
Seguia en orden de jerarquia judicial, el Gobernador, y por
debajo de l1, con una borrosa indeterminaci6n de facultades, los
Gobernadores de las regions, dindose el curioso caso de que co-
mo Capitin General, era el Gobernador de una de ellas, daba dis-
posiciones como Capitan General en material judicial, que el mis-
mo como Gobernador tenia despues que cumplir, Ilevindolas a la
practice.
Luego vienen los Capitanes Pedineos, siguiendo a 6stos, los
Tenientes de Partido. Los Cabos de Ronda, como se vera, al tra-
tar de la deficiencia del sistema, asumian funciones judiciales en
character de instructivas.
Por tiltimo, y ya con marcada especializaci6n funcional, es-
taban los Alcaldes Ordinarios, que eran los verdaderos Jueces, a
quienes se les encargaba la instrucci6n de los process, con recur-
so ante el Cabildo, el Capitan General y la Audiencia.
El procedimiento instructive, era de lo mas sencillo. La
cuesti6n se incoaba a virtud de queja o denuncia de un vecino,
unas veces al Gobernador y otras al Alcalde, en ambos casos, era
este el llamado a proceder a la investigaci6n, lo mismo en el or-
den civil que en el penal y dictaba su fallo con las apelaciones de
que ya se ha hablado. El CapitAn General, podia, y asi lo hizo
en distintas ocasiones, designer un Juez distinto a aquel a quien
jurisdiccionalmente correspondia el process.
Como ejemplo de atribuciones ejecutivas por parte de la Au-
diencia, podemos citar el caso del Gobernador Hoyo de Solor-
zano, de Santiago de Cuba, de cuya toma de posesi6n, protest
la Audiencia de Santo Domingo, por no tener conocimiento de la
resoluci6n Soberana, designandolo, anula el acto, y ordena el re-
greso a Espafia del funcionario (9).
Pero el procedimiento fundamental de las Audiencias era el


(9) Baeard, ob. eit., t. I, p. 127.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


juicio de residencia, bien antes de expirar el cargo del funciona-
rio contra el que iba dirigido o bien al terminar su period, sino
habia habido motives de queja para anticiparlo. A este proce-
dimiento, quedaban afectadas todas las autoridades, desde el Ca-
pitan General hasta los Regidores, continuando asi hasta la Real
Cedula de 24 de agosto de 1799, que dej6 en vigor la residencia
de los Virreyes, Presidentes y Gobernadores Politicos Militares,
al confiar su conocimiento al Tribunal Supremo de Justicia, crea-
do en la Metr6poli, despues de la extincion del Consejo de In-
dias (10).
La Audiencia de Santo Domingo, recibia los Procuradores
designados por los Cabildos Cubanos, en sus representaciones
quejosas, ante conflicts en material de gobierno, y decidia con
vista de los memoriales, por medio de Acuerdo.
No hay una determinaci6n precise, ni en las Leyes ni en la
historic, que aclaren el punto de las apelaciones en problems de
derecho comfin y penal; por cuanto advertimos en ambas fuen-
tes, muy pocas, si alguna de estas contiendas hubo de ser revi-
sada por la Audiencia de Santo Domingo. Pero si aquel Tribu-
nal intervenia en el mds baladi desacuerdo entire los funcionarios
y dirimia sus contiendas political, parece natural, que al acudir
en simple forma de queja, por alguno de los procedimientos, se-
guramente habria de intervenir y sancionar, pero como verA el
lector en la forma de desenvolverse los pleitos y las causes, ni los
tramites de fiscalizaci6n y recurso, prevalecian en la administra-
ci6n de justicia cubana.
Entre las funciones judiciales de los Alcaldes Ordinarios, es-
taba el de proceder contra los Gobernadores y asi vemos que el
Ayuntamiento de Santiago de Cuba en 1794, separa al Teniente
Gobernador D. Pedro Antonio Izaguirre, por la mala conduct
de el y su esposa, en el trato al vecindario. El procedimiento pa-
ra decidir estap materials, era el mismo que para cualquier otra
cuesti6n de indole judicial. Tenemos por ejemplo, que el Capi-
tin TomAs de Aquino, propietario del Hato Caimeabo, se queja
al Gobernador de experimentar perturbaciones y perjuicios en
sus tierras, con motive de introducirse en ellas abusivamente, los
monteros de los colindantes, y pedia se le amparase en su pose-

(10) Jos6 Serapio Mazurrieta. Ensayo sobre el Juicio de Besidencia, p. 53.








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLfVAR


si6n. Se traslada la queja al Alcalde Ordinario, quien, en su
character de Juez, instruido de los antecedentes del caso, dict6 au-
to, amparandolo
para que no se le inquietase en la posesi6n de sus tierras, con perros ni monte-
rias y prohibiendo matar ganados y hacer carnes, cueros y sebo dentro de las
mismas tierras (11).
El mismo procedimiento se empleaba en caso de solicitud
de una merced, asi vemos que,
en Cabildo de einco de Enero, celebrado por ante el Escribano Diego Ruiz Ca-
merana (Sancti Spiritus) present petici6n BartolomB Jiminez, solicitando
merced para poblar el paraje de San Marcos, se nombr6 Juez al Alcalde Ma-
yor, se practicaron diligeneias conforme a las Reales Ordenanzas y se otorg6
la coacesi6n (12).
Estos eran los asuntos en la diaria atenci6n de los encarga-
dos de administrar la justicia. El derecho inmobiliario, origi-
nalisimo en la Isla de Cuba por el sistema de otorgar los titulos
de. propiedad, la cabida de los inmuebles y los linderos que habian
de circunscribirla, determinaba la tarea principal de dichos en-
cargados. A los expedientes de jurisdicci6n voluntaria que lla-
mariamos hoy, para obtener titulo de propiedad y amparo en su
posesi6n, hay que agregar el singular conocido por dar creces
que, para ejemplo de las mismas citaremos, entire otros muchos
que registra la historic, el caso de Gonzalo Fernandez Morera,
iinico duefio del Hato Calabazas, quien promovi6 tasaci6n de 6s-
te, para darle creces, nombrando por avaluadores al Capitin Cris-
t6bal Diaz y al Regidor Pedro de la Reguera, los cuales, aceptado
el cargo, pasaron a reconocer dicho hato, declararon luego ante
el Juez del conoeimiento Alcalde D. Diego de Cafiizares y el Es-
cribano Diego Ruiz de Camerana, que desde el centro hacia el
limited de S. Felipe, habrA dos leguas, hacia el del Hato de Oa-
baiguan, habrA legua y cuarto, hacia el de Neiba, dos leguas, y
otras dos hacia el de Jumento; que vieron muchas aguadas, mu-
chos palmares, frutos y muchos pastos: que es capaz de criar
hasta cinco mil reses, y que lo aprecian en dos mil quinientos pe-
sos. El Juez aprob6 la operaci6n en auto que se notific6 a la
parte.
(11) Pdrez de Luna, ob. eit., t. I, p. 139.
(12) Ibidem, p. 233.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


Se entendia por dar creces a una parte intellectual y proin-
divisa de una hacienda, cuando su propietario, considerando que
el valor del inmueble era superior al tipo que sirvi6 para la tasa-
ci6n original, y comprobado el hecho por el expediente a que se
deja hecha menci6n, recibian aumento sus pesos de posesi6n, pu-
diendo entonces imponer un gravamen de Capellania o de Censo,
sobre la declarada acreencia.
Todas estas cuestiones llegaban a tener caricter contencioso,
y en la ciudad de Sancti Spiritus, tuvo origen un pleito, conocido
por el Ciego del Caballo, que al ser resuelto por el Juez, que en
autos iltimamente intervino, dijo:

que la dilaci6n de mis de sesenta afios advertida en dicha judicial contienda,
habia provenido de no haber en la Villa persona inteligente en jurisprudencia
para la direcci6n del juicio y observancia de las disposiciones de derecho y
leyes municipales, de lo cual necesariamente habian de originarse demoras, cos-
tos y perturbaciones en los intereses de las parties, con perjuicio de la quietud
general y causa piblica: estos inconvenientes serian mAs trascendentales si no
se procediera desde luego a la terminaci6n del envejecido process: que en
vista de tales consideraciones pronunciaba su fall, que es extenso y prolijo en
sus pronuneiamientos.

En esta sentencia, dice el historiador (13), de quien toma-
mos el dato, se palpan el desorden, la confusion y arbitrariedad
que habia en los asuntos judiciales, no sujetos entonces a disposi-
ciones determinadas y precisas, por las cuales se rigiera el enjui-
ciamiento civil, sucediendo otro tanto en material de procedimien-
tos penales.
En el procedimiento penal, ya a mediados del siglo XVIII,
intervenia el Fiscal Militar, a quien se le pasaba la causa que con-
sistia en el amontonamiento de declaraciones por un sistema de
investigation inquisitive, que a su terminaci6n pasaba con el es-
crito de acusaci6n y de defense al propio Alcalde que la instruy6,
para su fallo definitive, entire cuyos documents encontramos dis-
posiciones como la siguiente:

y al segundo Jos6 Jim6nez, a que, extraido de la prisi6n donde se halla, en
bestia de albarda, con soga de esparto al cuello, y por voz del pregonero, que
publique su delito de homicidio, sea conducido al patibulo, y ahorcado en 61 por
el pescuezo, hasta que muera naturalmente, dividi6ndole pasadas tres horas la

(13) Ibidem, p. 238.






































-. ~i~
i




~

-
C

"''








1'5' .c





r








+t


SIM6N BOLIVAR








CnSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


cabeza, que se fijara en el mismo patibulo, a fin de que este continuado egem-
plo intime la contensi6n de los inhumanos hechos de Jim6nez, sin que ninguno
sea osado a embarazar lo dispuesto. Matanzas 4 de Septiembre de 1778 (14).

Suerte que aun cuando con sabor a barbarismo, se dictaban
sentencias, que las mis veces, en lo criminal, tenian lugar mane-
jos dilatorios semejantes a los que dejamos consignados en el plei-
to del Ciego del Caballo. El ameno historiador de Villaclara
(15), nos refiere uno de estos dramas, de la manera siguiente:

Ese drama judicial product de la exaltaci6n de las pasiones de ciertos
partidos, tuvo principio el dia 4 de Mayo de 1793, siendo alcalde D. Crist6bal
de Moya, el cual, con motive de las voces que se hicieron correr, sobre haber
desaparecido de la villa un isleiio nombrado D. Jos6 Antonio Garcia, a quien
se supuso que habian matado, instruy6 diligencias para la correspondiente ave-
riguaci6n; pero todo se redujo a vagos rumors, sin que hubiera podido desig-
narsn la persona que cometiera el crime, ni comprobarse tampoco el cuerpo
del delio, ni ain descubrirre siquiera el origen de tales voces. Esto hizo que
el Alcalde Moya, ageno como estaba a toda participaci6n en las miras secrets
que se Ilevaban, al propagar semejante especie, c.nociendo que no habia moti-
vos para la continuaci6n del procedimiento, suspendiera todo paso ulterior,
supuesto que nada justificaba que hubiera habido muerte. Frustrado asi el
prop6sito, se aguard6 mejor oportunidad, para revestir con el character de ver-
dad, lo que no era mAs que una impostura. En efecto: otro Alcalde mis d6cil
a las instigaciones de los que habian concebido el plan del asesinato de Garcia,
abre causa a nuevas investigaciones el afio de 1794: a pretexto de ocupaciones
fuA removido de la autorizaci6n el escribano originario D. Juan Jos6 Marrero,
por no prestarse a exigencias indebidas, entrando a sustituirlo el otro piblico
de la villa, y continuada la pesquisa con 6xito mejor, declarAndose hechos, en
que D. Rafael, D. Diego y D. Manuel L6pez Ramos aparecieron reos del su-
puesto homicidio, merced a la sedueci6n y a las amenazas que se emplearon con
los testigos, entire los cuales hubo algunos, de quienes hay que hacer una ex-
cepci6n honrosa. Tales fueron D. Nazareno Fleites y D. Joaquin Yera, que ni
el oro pudo corromperlos, ni temieron tampoco la persecusi6n con que fue-
ron intimidados; pero por consecuencia del inaudito plan que se habia trazado,
fueron a parar despubs a las cfrceles de la Habana, procesados bajo el con-
oepto de vagos. Tambien aparecieron envueltos en la causa del homicidio D.
Joaquin Martinez de Avileira, el rejidor D. Matias de Fleites y los hijos de
este D. Matias, D. Antonio, D. Francisco y D. Jose Maria, que como los L6pez
Ramos, fueron el blanco a donde asestaba sus tiros la confederaci6n de ciertos
hombres poderosos, casi todos empleados piblicos, que por resentimientos de
partidos, llegaron a hacer tan manifiesta su aversi6n contra los L6pez, los Mar-

(14) Alfonso, ob. cit., p. 167.
(15) Gonz&lez, ob. cit., p. 220.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


tinez y Fleites, que fueron considerados por estos desde un principio como
fautores de la terrible persecusi6n que sufrian.
*Mas no se saci6 con eso la sed de sus perseguidores: recurriose a otros
hechos, que fueron denunciados a la Capitania General, por medio de un escrito
an6nimo, en que se les pintaba como unos monstruos de crueldad, que no vi-
vian de otra cosa que del asesinato, del robo y de otros crimenes excecrables.
Esto di6 motivo a un nuevo procedimiento, para que fueron comisionados los
alcaldes D. Francisco Antonio Machado y D. Tomhs Jos6 G6mez; y como re-
sultado de las diligencias que se practicaron, fueron press a la Habana los
L6pez y Fleites, except D. Rafael del primer apellido, el cual habia ya tiempo
que padecia encerrado en la efrcel de aquella ciudad por la causa del figurado
homicidio. No qued6 en fin cosa de que no se echara mano en perjuicio de
aquellos hombres, pues hasta se cuid6 de referir species falsas en ciertos co-
rrillos, para que, difundidas en el vulgo, se tuvieran luego por fama piblica.
Por much que se apuraron las maquinaciones, aguzando su ingenio aque-
llos que descollaban con alguna mis capacidad, entire los miembros de esa aso-
ciaci6n, conocida con el nombre de la liga, cometieronse, sin embargo, tales tor-
pezas, que ellas mismas sirvieron despu6s como el arma mejor con que los L6-
pez y compartes, combatieron victoriosamente a sus enemigos. El desapare-
cimiento de un hombre como Garcia, que era un transeunte, sin arraigo en la
Villa, no podia estimarse como prueba suficiente del homicidio, y precise fu6
que se recurriera a la farsa de presentar un cuerpo de delito. Para consumer
tan maligna idea, se buscaron dos de aquellos hombres corrompidos y sin reli-
gi6n, quienes por cincuenta pesos se comprometieron a extraer del cementerio
algunos huesos humans, y sepultarlos en el paraje l1amado Pozo del Marmo-
lejo a fin de que, divulgada la especie de haberse enterrado alli el cadaver de
Garcia, pasara esta ficci6n con toda la apariencia de un hecho verdadero; pero
apenas se practice por el Juez el reconocimiento del lugar, encontrAndose los
huesos, cuando qued6 descubierta la ridicule invenci6n, pues aquellos restos
incompletos no se componfan mas que del femur del muslo izquierdo y la tibia
de la pierna derecha con algunos huesos mis de varias classes. La noticia de
haberse sustraido esos despojos del Asilo sagrado, lleg6 por casualidad a cono-
cimiento de Jose Antonio Vaceli, y esto fue bastante para su persecuci6n. En-
causado por vago, pocas horas se necesitaron para organizer el procedimiento,
saliendo preso con destiny a la Habana, sin que supiera el motive de su des-
gracia. Alli sufri6 ese infeliz una condena de cuatro aflos, sin otro delito, que
el de haberse impuesto, sin quererlo de que se habian estraido aquellos huesos
del cementerio de la parroquia.
Mientras tanto, los L6pez y demas compafieros de infortunio, sobrelleva-
ban con resignaci6n los reveses de la suerte experimentando todas las conse-
cuencias que son de imaginarse, al verse privados de su libertad; separados de
su patria y de sus families, con notorio perjuicio de sus intereses, y tratados
en fin como reos de tan graves delitos; pero en medio de semejante situaci6n,
no les abandonaba la esperanza de que resplandeciera un dia la verdad, pars
mengua y confusion de sus enemigos. En efeeto: al cabo de alglin tiempo supo








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


D. Rafael por carta recibida de New Orleans, que Garcia se hallaba alli, y ha-
bia referido la causa de su salida de Villaclara. Libr6se al moment un des-
pacho al Gobernador de aquella plaza, y acreditada la certeza del hecho, fu6
remitido el islefio a la Habana, por lo que pudiera influir su presencia en el
eselarecimiento de la verdad, en cuya villa fu6 reconocido por todas las perso-
nas que lo habian tratado.

La causa, sin embargo, no pudo concluirse, sino al cabo de
veinte y un afios de curso, despues de haberse escrito diez y nue-
ve piezas harto voluminosas que terminaron con el siguiente fa-
llo, pronunciado en 1814.

Vistos: Se confirm la sentencia de 9 de Octubre de 1799, proferida por
el Gobernador de la Habana, en que se absuelven a D. Rafael L6pez y demAs
de la criminalidad que se les imputaba en la supuesta muerte del islefio Jos6
Antonio Garcia, segiin y en los t6rminos que en ella se previene: se declara
asimismo no haber m6rito para el procedimiento en la causa de vagancia y otros
excess que se atribuyen a dicho L6pez, y por consiguiente se les absuelve de
semejantes crimenes: se ha tambien por compurgado a Manuel Rodriguez alias
Corojo de la complicidad de la extracci6n de los huesos del osario y enterra-
miento de ellos en el Pozo de Marmolejo, con la dilatada prisi6n que ha sufrido,
conforme a lo representado por el Sr. Oidor Fiscal; y deseando el Tribunal
poner fin a tan envejecido negocio, y evitar a las parties los gastos y perjuicios
que les habian de resultar, se procede definitivamente, condenindose al Admi-
nistrador D. Mariano de Vargas a cuatro mil pesos, a D. Juan de Vargas, su
hermano en dos mil y a D. Francisco Machado, en otros dos mil pesos, de man-
comin et in-solidum y en todas las costas causadas, comprendi6ndose en estas
a D. Diego y a D. Tomis G6mez, bajo la misma mancomunidad, aplicindose
seis mil pesos a la Viuda e hijos del citado Rafael L6pez, y otros dos mil pesos
que se repartirin entire los demas L6pez y Avileira, a prorrata.-Se hallan cin-
co ribricas.-Sefiores Alba-Robledo--Frias-Alvarez-Suplente, Licenciado
Socarrs--Santiago Mirquez.

Lleve el lector un moment a su mente, la idea de que los Es-
cribanos de actuaci6n con el consentimiento de los Jueces, reha-
cian los sumarios caprichosamente, sustituyendo unos documen-
tos por otros y hasta haciendo desaparecer las declaraciones de
los testigos. Eso determine que el 13 de enero de 1783, la Au-
diencia de Santo Domingo (16) dictara Acuerdo obligando por
medio de reglas, la abolici6n de tan funesta corruptela.
La complicada y viciosa administraci6n de justicia en la Isla


(16) V. en el ap6ndice. do. ndm. VIII.







ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


de Cuba, decia en 1845 el Sr. Jose de Ramon Carbonell (17), pre-
senta por todas parties escollos, que amenazan la seguridad per-
sonal y mantienen incierta y en continue peligro la fortune mis
indisputable. Los caminos reales, no son mas que unas anchas
veredas cubiertas de maleza, que Ilegan a ser casi intransitables
a caballo, produciendo el mayor efecto en la administraci6n de
justicia, entorpeciendo o dilatando su acci6n, impidiendo el des-
cubrimiento de la verdad y haciendo imperfecta su organization.
En las pruebas de testigos, se forma un interrogatorio para cada
uno, que, en pliego cerrado se present con escrito al Tribunal,
de modo que, si han de examinarse veinte testigos, son indispen-
sables veinte interrogatorios, veinte escritos de presentaci6n,
veinte providencias admitiendolos, veinte pliegos de papel y cua-
renta notificaciones a las parties; todo Jo cual producia derechos
a cobrar, que los mismos encargados de administrar justicia, por
medio de su negligencia y descuido, hacian abundantes para ellos
y para el foro. En efecto, la mayor parte de las rentas de los
Capitanes Generales de la Isla de Cuba; las de los prepotentes
Gobernadores de Matanzas, Trinidad y Santiago de Cuba; las de
esos andmalos Tenientes Gobernadores de la Habana, Santiago
y Matanzas; las de los Tenientes Gobernadores Militares de Puer-
to Principe, Pinar del Rio, Holguin, Bayamo, Manzanillo y de-
m6s de la Isla, las de sus Asesores, las de los Alcaldes ordinarios
de la Habana, cuyo derecho se reputaban en miles de duros, las
de los de Santiago de Cuba y otras grandes poblaciones de la
Isla, con su imnenso s6quito de Curiales, reforzados por millares
de Abogados, Bachilleres y pica-pleitos, sirven para que muchos
vivan y se enriquezcan y para que el espectaculo de sus comodi-
dades y su lujo irriten la codicia de las classes inferiores, exhal-
tAndolas cada vez mis al amor de las riquezas.
Pero donde tuvieron acomodo y se vincularon todas las fuen-
tes de perturbaci6n en la administraci6n de justicia, fue en la
media tomada por la Corona declarando en venta a perpetuidad
por juro de heredad, determinados cargos piblicos, entire los que
figuraron los Alcaldes y demas cargos edilicios. El Conde de
Revillagigedo, en su famosa instrucci6n reservada de 30 de ju-
nio de 1794, se quejaba amargamente de los des6rdenes que in-
trodujo la reform, y aseguraba
(17) Revista de Espaia y de Indias, t. U, p. 57 y 347.







CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


que el Rey ganaria much mAs reprimiendo semejantes ventas y eligiendo au-
jetos benemEritos, para los empleos, los cuales, con su mayor celo, inteligencia
y cuidado, contribuirian direct e indirectamente, segfn la clase de su destiny
a que las rentas fiscales dieran un resultado mayor que la disminuci6n que de
pronto habria con la supresi6n de este ramo (18).

Hay sin embargo que apuntar a los Cabildos, su interns por
dar mayor garantia a la libertad individual, y el de Santiago de
Cuba en 1781, se pronunci6 contra la facilidad de arrestar a cual-
quier persona, sin causa justificada, encerrandolas en los Casti-
1los de la ciudad, parajes sumamente inc6modos y perjudiciales
a la salud, y ordenando que los arrestados se llevaren a la CArcel,
a la Casa Ayuntamiento o a otro lugar solamente para su custo-
dia y seguridad.
Semejante estado de cosas, en material que tanto afecta a la
vida y seguridad de un pueblo, solamente podia ser tolerado por
una masa incapaz de reconocer sus mas elementales derechos, por
falta de una apropiada preparaci6n educational, como vamos a
probar seguidamente.
Los materials y el propio asunto de que vamos a ocuparnos,
no son nada favorable, ni para el Gobierno que rigi6 los destinos
de la Colonia durante tres siglos, ni para los Cabildos que tanto
pudieron hacer en su favor, ni para la Iglesia, culpable en primer
grado, ni auin para la Sociedad misma, que embotada por el es-
clavismo y la superstici6n, no supo nunca comprender el senti-
miento de pesar que produce, entire otros males, el insuperable
de convivir las classes directors en contact con una masa com-
pletamente analfabeta e ignorante.
Para hacer cargo de tamafia magnitude sobre una Sociedad
organizada y famosa ya en el mundo por sus products desde me-
diados del siglo XVIII, precisa estar ciertos, de que en ese mun-
do que llen6 su fama, las cosas ocurrian de distinta manera a la
que, en horas coetAneas, se revelaban en Espafia y sus Colonias,
singularmente en la Isla de Cuba, a la que concretaremos nuestro
paralelismo. Entonces, urge comenzar contestando esta pregun-
ta: cuil era el estado de la instrucci6n public en las principles
naciones europeas a mediados del siglo XVIII y principios del
XIX


(18) Erenehun. Anae, (1855), p. 88.







ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


La Prusia, Holanda y Austria, ocupan el primer lugar entire
aquellas, con respect a la buena administraci6n de sus escuelas
y a los afanes y desvelos que se tomaron para instruir a sus va-
sallos. Mucho antes que los demas paises fundaran estableci-
mientos primaries, existian 6stos en Holanda, porque la Rep6-
blica Bataba, rica por su industrial, situaci6n maritima e inmen-
sas posesiones de ultramar, no descuid6 ni olvid6 nunca, en medio
de sus grandezas y querellas suscitadas por los Reinos vecinos,
la educaci6n de sus ciudadanos. La Holanda y la Prusia, por
tanto, estaban muy adelantadas en la instrucci6n elemental, mien-
tras los demis gobiernos no pensaban en la educaci6n de sus
pueblos.
En 1 de enero de 1759, el Emperador Federico el Grande,
public una orden obligando a todos los padres a que enviasen sus
hijos a la escuela; la Ley disponia que,
todo el que no quiera o no pueda dar en su propia easa la instrueci6n necesaria
a sus hijos, lo enviard a la escuela, desde que cumpla cineo afios de edad; y
los que pasaran de ella no podrin faltar ni ausentarse de las aulas durante
algiin tiempo sino por circunstancias particulares;

pero como no habia precepto punible, el gobierno ampli6 la Ley
por otra mis explicit y several, que obligaba a los padres o tu-
tores a enviar a sus hijos o pupilos a la escuela.
Las disposiciones tomadas en Holanda para la instrucci6n,
son andlogas. Todas las escuelas se sostienen por cajas pfiblicas
del Estado, del Departamento o del Consejo; otras pertenecen a
alguna fundaci6n. En ambas naciones la discipline de la escue-
la, era excelente. La Ley prohibia el castigo corporal o al me-
nos, no prescribe su uso, sino en casos de absolute necesidad, que
debe Jnponerse con moderaci6n sin que jams ofenda el pudor ni
a la salud. En ambas naciones, el maestro no fu6 como en Fran-
cia, tratado como un simple jornalero, sino que para ambas el
maestro fu6 una instituci6n, pagado en Prusia con 322 francos
anuales, en las aldeas, 795 en las ciudades; cuyos sueldos tenian
asegurados y garantizados por la Ley. Podian ejercitarse en
ocupaciones compatible con su cargo y que no perjudicaran la
moral. Se hallaban exentos de las cargas comunes. Era hues-
ped y habia consejo, en los que, cada casa, constituia para e1 una
hospederia, podia enviar determinado nimero de animals al pas-







CONSPIRACION DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


to comiin, y a su muerte, su viuda e hijo, recibian una pension
capaz de hacerlos subsistir.
La Ley holandesa no fij6 sueldos, pero el legislator confi6 a
la administraci6n del Departamento y a los Inspectores, el cui-
dado de la asignaci6n del Maestro, recomendandoles siempre lo
establecieran sobre bases justas, de manera que el professor de-
pendiera lo menos possible de los padres de los alumnos, y el maes-
tro de escuela holand6s, tenia casa y jardin, cantaba tambien el
canto llano, si era cat6lico, y los provechos que sacaba de estas
acumuladas funciones, con los que le dejaba su escuela, hacian su
suerte feliz.
Los maestros no eran ignorantes, la Ley, al ocuparse de pre-
ver sus necesidades, exigia que fuesen capaces de ensefiar, y la
inmensa mayoria, eran graduados en las Escuelas Normales que
tambi6n por entonces, existian en Prusia y Holanda. La dife-
rencia fundamental en ambas naciones estaba en que la instruc-
ci6n primaria, era libre en Holanda, forzosa en Prusia.
No hay que extrafiarse por tanto, que en el primer tercio del
siglo XIX, Prusia, con una poblaci6n de 12.726,823 habitantes,
que arrojaba un total de 2.043,030 nifios escolares, de 7 a 14 afios,
tuviera una asistencia a las escuelas de 2.021,421, con una diferen-
cia de no asistentes igual 'a 21,609. De estos guarismos, corres-
pondian 1.044,364 a varones que asistian a la escuela y hembras
977,057.
El numero total de escuelas primaries, era de 22,002. Por
eso, un siglo mas tarde, el Kaiser Guillermo, poco antes de esta-
llar el conflict mundial, pudo decirle a un viajero que afirmaba
haber encontrado un analfabeto en el pals:
presentimelo, dijo el Kaiser, que si en Alemania hay uno que no sabe leer,
seguramente no es alemin.

Holanda, en el propio period, con dos millones 528,387 ha-
bitantes, y una poblaci6n escolar de 7 a 14 afios, igual a 405,880,
arrojaba una proporcion de asistentes a la escuela de 304,459, o
sea una diferencia de no asistentes de 100,421; de estos asistentes
a las aulas, eran varones, 173,578 y 130,881, hembras; el nimero
de escuelas, era de 2,832.
Austria, como la Prusia, imponia penas several a los padres
que por negligencia no mandaban sus hijos a la escuela, y al in-








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


flujo de su legislaci6n en esta material, se debe, en gran parte, el
adelanto de la Italia meridional, reflejado en Florencia, Liornia
y Lombardia; en esta filtima, los progress fueron notables. Al
principio del siglo XIX, existian 2,103 escuelas primaries, a las
que asistian 81.244 varones y 66,522 nifias.
Los metodos de ensefianza en Austria, a principios del siglo
XIX, eran de una excelencia tal, que en poco los aventajan los
contemporaneos.
Los estados n6rdicos, presentan el mismo estado satisfacto-
rio en lo referente a educaci6n elemental. El Reino de Dinamar-
ca, tenia divididas sus escuelas en tres categories, a saber, las de
Copenhague, las de las ciudades y las de los pueblos. Con res-
pecto a la instrucci6n, nada dejaban que desear estas escuelas.
El gobierno es el fomentador y mantenedor de esta instrucci6n,
imponiendose tambien, por la Ley, que todo dinamarques sepa
leer y escribir, obligando a los padres y amos, a enviar a sus hijos
y criados a la Escuela, imponiendo several penas a los contraven-
tores; para la preparaci6n de sus maestros, en 1790, estableci6 la
primer Normal, llegando a cuatro, estos planteles a mediados
del siglo XIX.
Causa extrafieza ver que Inglaterra y Francia, colocadas por
su riqueza, poder y conocimientos, al frente del movimiento so-
cial del siglo XIX, se hallaran en sus albores, mas atrasadas que
los pequefios estados de Alemania, con respect a la instrucci6n
primaria, pues cuando 6stos tenian organizada la instrucci6n, ve-
mos por ejemplo, que en Irlanda, algunos maestros voluntarios,
tenian que usar los carteles fijados en las esquinas, para ensefiar
a leer a sus discipulos, lo que ya era un gran adelanto, si se piensa
que a mediados del siglo XVIII, la mayor parte de los j6venes
daban las primeras lecciones de lectura, en lapidas sepulcrales.
La legislaci6n inglesa, nada hacia por la educaci6n del pue-
blo. Todas las escuelas primaries estaban sostenidas por limos-
nas, dotaciones o sociedades de beneficencia. La profunda y per-
manente lucha religiosa en la monarquia islefia, favoreci6 la edu-
caci6n primaria en su desesperado afan por el proselitismo reli-
gioso, a ello hay que agregar las que a principios del siglo XIX,
fundaron las Sociedades Britinica y Extranjera. Asi tenemos
que en el primer tercio del propio siglo, Inglaterra y Gales tenian
55,799 escuelas, a las que asistian 2.825,837 educandos, con un


















I.

f j-' '
I
i; '* .A -*. '"
.i .
i ,- ,
l
* t^.i


*1*.,*
.1A


L~


b


INFANT Da. CARLOTA JOAQUINA DE BORBON Y DE PARMA


1$
Is


=NOW


Fa-
r va
K *OAA








CONSPIRACI6N DE LOS SOLES Y RAYOS DE BOLIVAR


porcentaje de 1 por cada 7 habitantes. Escocia, tenia 4,612 es-
cuelas, con un aproximado de 230,600 educandos, y una propor-
ci6n de 1 por cada 10 habitantes. Islandia tenia una escuela por
824 habitantes y 1 educando por cada 7.
Francia, en todos los tiempos y bajo todos los regimenes, ve-
mos la instrucci6n primaria, trastornada y combatida por todas
parties, sin embargo, en el primer tercio del siglo XIX, el nimero
de alumnos que asistian a las escuelas primaries, era 1.934,624,
de los que, 1.200,715, eran varones y 734,909, nifias. Imagine-
mos ahora, un metodo bastardo, que ni era mutuo, ni simultaneo
ni individual, que no se parecia a nada en el cual silbaban los ni-
fios, como ladraban los perros, y al que los habitantes de los bos-
ques, dieron el pintoresco nombre de "Metodo del Diablo", no
puede extrafiarse, que en 1837, de los 326,998 j6venes que fueron
llamados a las armas, el 40%, casi la mitad de este numero, no
sabia leer ni escribir.
Espafia es la naci6n que mis abandonada ha tenido siempre
la instrucci6n piiblica, el siglo XX, la sorprende con el 63.68%
de su poblaci6n total, analfabeta, y para el siglo XVII encontra-
mos noticias, como las que en una octava del curioso tratado,
Cria~za e virtuosa doctrine dedicada a la Reina Isabel, nos di-
ce: (19)

Entr6 en una sala do vi ensefiar
todos los pages a vn gran maestro,
porque fuese cada vno diestro
de ser ensefiado y saber ensefiar
en leer, escrivir, tafier y cantar,
danzar y nadar, luchar, esgrimir
arco y ballesta, llatinar y dezir
sedex y pelota saber bien iugar.

no es menos cierto que para todo el siglo XVIII este mis aten-
dible juicio que confirman todos los historiadores consultados:

No habia un hombre en el Reino, de los ocultos en las comunidades, ni de
los patentes en las escuelas pfiblicas, que, como aficionado o como Maestro. se
dedicase a esta casta de predicaciones y sistemas (alude a la magia). Todas
las cAtedras de las Universidades, estaban vacantes, y se padeeia en ellas una
infame ignorancia. Una figure geometrica, se miraba en este tiempo como las

(19) Cita de Carlos O. Bunge en Evolwci6n de la Eduaci6n, p. 124.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs