• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Half Title
 Index
 Marti: Su obra literaria y su obra...
 Carlos Manuel de Cespedes
 Laureles y lagrimas
 La constitucion de Guaimaro
 Enrique Pineyro
 Evocando las glorias del prete...
 Adolfo del Castillo
 Back Matter
 Back Cover






Group Title: elogio de los fundadores
Title: El elogio de los fundadores
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074412/00001
 Material Information
Title: El elogio de los fundadores
Physical Description: 140 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, Miguel Angel, 1895-1967
Publisher: Editorial Guaimaro
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1939
Copyright Date: 1939
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Insurrection, 1868-1878   ( lcsh )
History -- Cuba -- 1878-1895   ( lcsh )
Biography -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Biography   ( lcsh )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: Miguel Angel Carbonell.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074412
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 05433751
alephbibnum - 000086801

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Title Page
        Page 1
        Page 1a
    Half Title
        Page 2
    Index
        Page 3
        Page 4
    Marti: Su obra literaria y su obra politica
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Carlos Manuel de Cespedes
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Laureles y lagrimas
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    La constitucion de Guaimaro
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Enrique Pineyro
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Evocando las glorias del preterito
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Adolfo del Castillo
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    Back Matter
        Page 142
    Back Cover
        Page 143
        Page 144
Full Text


MIGUEL ANGEL CARBONELL


EL ELOGIO DE

LOS FUNDADORES






(SEGUNDA EDICION)






EDITORIAL GUAIMABO
LA HABANA
MCMXXXIX





p i p






F
M78s


19 3
LATIN
AMERICA











I-. F .

5 C




























THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.






t'









MIGUEL ANGEL CARBONELL


El Elogio de los Fundadores






(SEGUNDA EDICION)






EDITORIAL GUAIMAEO
LA HABANA
1939























EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES





















INDICE
















INDICE
PAg.

Marti: su obra literaria y su obra
political . . . . . . 5
Carlos Manuel de CUspedes . 34
Laureles y Ligrimas . . .. 51
La Constituci6n de Guiimaro. 81
Enrique Pifieyro . . ... 105
Evocando las glorias del preterito. 113
Adolfo del Castillo . . . 135


















MARTI: SU OBRA LITERARIA
Y SU OBRA POLITICAL

Oraci6n pronunciada el 25 de febrero de
1922, en el sal6n de actos del Colegio de
Arquitectos, en velada organizada por la
"Sociedad de Conferencias".

Sefioras, sefiores:
El doctor Remos, mantenedor de la "So-
ciedad de Conferencias", organizada por un
grupo de sus discipulos del Instituto de Se-
gunda Ensefianza, ha querido, honrAndome
sobremanera, que sea yo quien diserte sobre
un tema siempre atractivo, nunca gastado,
que su culto nacionalista sugiri6 como in-
dispensable en estas fiestas culturales: Jose
Marti.
Cuba literaria esti-y ojali lo estuviera
tambi6n Cuba politica- en pleno period
martiano. Los centros intelectuales, desde el








6 MIGUEL ANGEL CARBONELL


mis modesto hasta el mis encumbrado, glo-
rifican su memorial, destacan en radiante
apoteosis la ofrenda de su vida al ideal de
la Repfiblica; y en lo individual, cada uno
de los que dedican sus energies al cultivo
de las letras, aporta su esfuerzo a la consa-
graci6n del grande hombre, cantando sus
virtudes, descubriendo tesoros de arte en la
glosa de su profundo decir, difundiendo su
obra en el peri6dico o en el libro, cultivando
espiritus en la emulaci6n de sus virtudes,
creando museos en que guardar sus veneran-
das reliquias, manteniendo sobre su tumba
la ofrenda floral, a diario renovada, como
patentizando al caido que asi como no se
marchitan las flores sobre su tumba no se
empafia su recuerdo en los corazones; edi-
tando una publicaci6n que lleva su nombre
y que difunde en sus paginas, cuanto de 61
deben saber sus compatriotas. Esto demues-
tra que no encontr6 el campo negado a la
rendici6n la simiente arrojada por el escaso
nimero de los que hace afios, cuando Ame-









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


rica lo proclamaba genio por la pluma de
sus mis altos pensadores y su patria s6lo lo
conceptuaba en su significaci6n piblica, co-
menzaran la tarea de mostrar a los cubanos
la potencialidad mental del ap6stol de su
emancipaci6n. Y si bien es cierto que ya
para nadie son un secret las facetas des-
lumbradoras del Maestro, no es menos cierto
que yerra quien estime verba indtil, y no
virtud muy digna de tenerse en cuenta, la
de insistir en la revelaci6n y glorificaci6n
de sus atributos pensantes que, en armonia
matemitica con los activos, completaran al
reformador politico, al conjuro de cuyos tre-
nos se desencadenara la tempestad revolucio-
naria, de que es consecuencia la Repfiblica
que disfrutamos. Yo no me hubiera sentido
capaz de resistir al noble prop6sito que me
exteriorizara el doctor Remos, so pretexto de
ser el de la personalidad de Marti tema
agotado; porque creo que la gratitud es un
altar en el que arden luces que no se apa-
garin nunca, y donde el eucologio espera









8 MIGUEL ANGEL CARBONELL


siempre, con una pigina en blanco, un nue-
vo aspect de devoto reconocimiento.
Asi como no son jams tema agotado los
consejos de los padres, que tienen, regular-
mente, una fuerza de intuici6n, iprodigio
del amor!, que nos guia en los derroteros
riscosos de la vida; no pueden serlo, en mo-
do alguno, las virtudes preclaras de los fun-
dadores, que es necesario estar recordando
de continue y, much mas, en pueblos como
el nuestro, en estado violent de creaci6n
democritica. Todos los cubanos, digo mal,
todos los hombres, tienen much sabiduria
que apurar, bellezas con que regalarse,
ejemplos sublimes que imitar en el brevario
de amor que encierra la vida y la obra de
Jos6 Marti.
Mente de humanista refugiada en un co-
raz6n cristiano, ensefi6 con la doctrine y
con el hecho. Espiritu abierto a las orienta-
ciones del mas amplio eclecticismo, todas las
ideas encontraron en 61 holgada cabida. Po-
sey6 lenguas vivas y muertas; bebi6 la ins-








EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


piraci6n helena y latina en sus fuentes ori-
ginarias; apur6 el viejo vino del clasicismo
espaiiol,-manantial inagotable en que en-
contraron los artists de Lutecia motives
de remedaci6n y los de Albi6n pasajes que
recorder; dialog6 con los hombres del Re-
nacimiento: con sus precursores y con sus
consagradores: con Musato y Latini, glosa-
dores del clasicismo greco-latino; con Dan-
te, giielfo por la tradici6n, y gibelino por el
espiritu, impregnado de generoso fervor flo-
rentino y con la nostalgia de Beatriz en su
doloroso exilio, donde concibe su "Divina
Comedia", concreci6n de sabiduria aristot6-
lica y de puro sentimiento nazareno; con Pe-
trarca, que saca del olvido los manuscritos
de S6focles, de Ciceron y Quintiliano: lleno
todo del pasado, suspirando por el resurgi-
miento de la Repiblica y deshojando estro-
fas tiernas a los pies de la hermosura; con
Bocaccio, glosador de pergaminos helnicos
y cultivador de picarescas flores amorosas
que siembra luego en su "Decamer6n" con









10 MIGUEL ANGEL CARBONELL


ejemplar estilo; con Giotto, con Orcagna,
con Robbia, reveladores del arte por venir;
con los M6dices, con Sforza, con Julio II,
con Le6n X, que colocan bajo su 6gida todas
las nobles orientaciones artisticas; con Las-
caris, Crisoralas, Plet6n y Besari6n, que re-
velan en diversos dialectos el pensamiento
griego, luego de la entrada del turco en
Constantinopla, y conminan al culto de
Plat6n; con Miguel Angel, varonil en sus
creaciones, insaciable en su sed de perfec-
ci6n, aun despues de su definitive "Juicio
Final"; con Rafael, el de las Madonas de
dudosa castidad, de arte gricil como su pen-
samiento; con Leonardo de Vinci, que de-
j6 en "La Cena" la maravilla de su ingenic;
y con Tasso y con Ariosto y con Maquiave-
lo, de quien le repugnaba el principio des-
moralizador de llegar al fin sin preocuparse
de los medios. Hegel, Nietzsche, los Bach,
Milton, Shakespeare, Byron, Dord, Voltaire,
Buffon, Diderot, Condorcet, Hugo, Thiers,
Gambetta, Lonfelow, Witman, todos los ale-









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


manes, ingleses, franceses y norteainerica-
nos, lo mismo historiadores que fil6sofos,
poetas, maestros del color y del sonido, his-
t6logos, sabios, le fueron familiares. Chopin
le sugestiona, porque tiene su mdsica todas
las raices en el sentimiento y porque lucha
mientras lleva, como 61, a rastras el dolor
fisico y apura, como 61, la amargura de la
incompresi6n en el amor; siente con Hugo,
porque tiene, por sobre toda otra preocupa-
ci6n, la de la justicia, a la que se consagra
por entero; le entusiasma Carlyle, porque
sabe ungir el heroismo con el 6leo de su pro-
sa fuerte; lee con avidez a Macaulay, por
la austeridad de su juicio; admira a Sten-
dhal, porque sabe tallar voluntades con la
pluma; piensa con Emerson que "la caracte-
ristica del heroismo es su persistencia, por-
que pasajeros impulses, arranques y venas
de generosidad todo el mundo los tiene";
le perturba Wilde, cuando crea tipos que es-
timan el mal como un medio indispensable
para la realizaci6n de un concept de la









12 MIGUEL ANGEL CARBONELL


Belleza; goza recorriendo con el conde de
Toreno las calls de Zaragoza, cuando 6sta,
a la voz de Palafox, se alza al combat y
hace order el polvo al bUrbaro que la in-
vade; condena a Olivier por ap6stata. De
America, de nuestra America, desde Olmedo
hasta Gutierrez Nijera, desde Espejo hasta
Varona, glos6 su pluma. De todos conocia
la factura y apuntaba los giros luminosos o
sefialaba los lunares.
,Orador, poeta y escritor, todo lo fu6; y
no superficialmente; sino en grado super-
lativo.
Repentista desconcertante, pudo amalga-
mar la veta fosf6rica del cerebro con la pom-
pa igniscente de la fantasia; y al conjuro
de sus palabras los d6biles se hacian fuer-
tes, los esc6pticos creian y los suspicaces que-
braban en los labios la ironia. Como los co-
lores en la paleta del artist, las figures re-
t6ricas estaban ordenadas en su mente; y
asi le fluian, al declamar, siempre con mate-
maticidad asombrosa, ora el ap6strofe, ha-









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


ciendo cobrar vida a lo inanimado y como
arrancando nuevos juramentos de indepen-
dencia a los que cayeran en la lucha que
no pudo coronar la victoria; ora la pe-
rifrasis, que suaviza el ataque personal, en-
volvi6ndolo en conceptismos agudos, y re-
huye lo feo de la repetici6n; ora la onoma-
topeya, que deja escuchar el ruido de las ar-
mas en los combates y las 6rdenes impera-
tivas de los jefes y el relinchar de los corce-
les en la carga; ora el polisindenton, que
amalgama los periods, como en el pentagra-
ma wagneriano se juntan los inarmonicos;
ora la imagen, que rompe la concreci6n de
la idea, y la dilata y la ornamenta con sus
ramilletes de espuma.
Poeta, revolucion6 la m6trica, vaciando
en formas nuevas sus ternezas de padre, su
hondo sentir patri6tico y su devoci6n por la
amistad. Cultor solamente de miniaturas,
puede decirse, sin quitar por ello merito real
a su producci6n rimada, que lo mejor de su
poesia desapareci6 con 61; porque con las








14 MIGUEL ANGEL CARBONELL


disposiciones todas inherentes a los grandes
inspirados, no realize la obra bisica que ha-
bia derecho a esperar de su lirismo singular.
Su valer po6tico es muy secundario a su va-
ler como literate y como tribune. Y se expli-
ca; porque como la obra suya tenia un re-
sorte central, la political, aquellas dos cua-
lidades servian con mis efectividad su
apostolado. No quiero decir con esto que la
poesia sea insuficiente para promover las
grandes agitaciones humans: mi afirma-
ci6n se concrete a un caso, el de Marti; por-
que no siendo Marti cultivador de estrofas
encendidas; no adaptindose al molde de
Quintana, capaz de arrebatar con sus tonali-
dades ipicas a una multitud, llevindola al
asalto natural es que su pensamiento patri6-
tico hallara medio mis efectivo de exposi-
ci6n en la pr6dica relampagueante de la
tribune y en la hoja ardorosa del peri6dico.
De ahi que no Ilegara, ni en "Versos senci-
llos" ni en "Ismaelillo", lo mejor de su pro-
ducci6n rimada, a la cumbre gloriosa que









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


escalaran, el escritor en los periods arre-
batados, plet6rico de ideas, rebosantes de
fraternidad universal, poseidos de una fie-
bre sublime de justicia, que vivifican el
opdsculo consagrado a los socialists ejecu-
tados en Chicago; y el orador en los discur-
sos pronunciados en Tampa el veinte y seis
y el veinte y siete de noviembre de mil ocho-
cientos noventa y uno, -sumo pedestal de
su oratoria,- como improvisados que fue-
ron frente a un pueblo frenktico de patri6-
tico ardimiento, ansioso de que lo invitasen
a cefiir al ojal la verde hoja, escarapela de
los bravos que proclamaran los derechos del
hombre.
Marti pudo ser un inmenso poeta tradu-
ciendo en el metro heroico de Gonzalo de
Berceo la idealidad rebelde de los mis re-
nombrados cultivadores del verso, consa-
grindose a 61 con un fin puramente artisti-
co. Para lo primero, no pareci6 dispuesta
su vocaci6n; para lo segundo le faltaron
tiempo y sosiego.








16 MIGUEL ANGEL CARBONELL


Escritor, asombra por la abundosa lim-
pidez de su 16xico, por el colorido vivifica-
dor que imprime a cuanto observa, por la
honda percepci6n psicol6gica, por la mane-
ra singular de nutrir, en los arsenales de su
fastuosa erudici6n, sin asomo de pedantes-
co rebuscamiento, la original filosofia de
su mundo subjetivo. Clisico y modernista a
un tiempo mismo, es, con profusi6n, arcais-
ta en el giro y hasta en la sintaxis; y usa
con oportuna discreci6n el neologismo. De
historic, de economic, de political, de lite-
ratura, de ciencia, de pedagogia, de ideas
libertarias y libertadoras, escribi6 abundan-
temente. Y aunque en la prisa relampa-
gueante de su vida le fu6 impossible suje-
tar su obra a la inflexible discipline de
acicalamiento que tanto preocupara al in-
satisfecho autor de "Salamb6", puede afir-
marse, sin caer en censurable hiperbole, que
America no tiene, ni en estos ni en los pa-
sados tiempos, escritor que le supere. Ceci-
lio Acosta y Juan Montalvo, con los que re-








EL ELOGIO DE LOS PUNDADORES


vela cierta analogia, no muestran su ferti-
lidad, ni su fantasia, ni su vision amplia
de pensador. Mistico el primero, que no en
balde bebi6 en la fuente nostilgica de San-
ta Teresa, ve la vida a trav6s de su devoci6n
sincere, aunque sin destruir la ciencia con
el sofisma de la leyenda; volteriano anti-
clerical el segundo, la ironia hiere y la pa-
si6n llamea y calcina en las piginas arre-
batadas de sus libros. Y aunque ambos son
ejemplo de austeridad y no tuercen, en mo-
do alguno, el curso de la verdad en favor
de su orientaci6n, no alcanzan aquel grado
de liberalidad en el espiritu que se advierte
en la obra de Marti, a pesar de la vehemen-
cia de su caricter. Merced a esta indepen-
dencia saludable del espiritu triunf6 Marti
en la dificil discipline de la critical, ejercien-
do 6sta en su cabal significaci6n, en el as-
pecto filos6fico e hist6rico, esto es, relacio-
nando el medio con el concept de eternidad.
Si se fuera a precisar el origen de su esti-
lo, yo lo buscaria en los maestros del Siglo








18 MIGUEL ANGEL CARBONELL


de Oro, que conoci6 y am6, protestando en
mis de una ocasi6n contra los que confun-
dian el arte con la political y creian comba-
tir a Espafia negando la ideaci6n profunda
de Quevedo, y el decir de Santa Teresa,
"que habl6 de la castidad en formas tan
castas como castizas"; y el estilo y la vision
universal de Cervantes, y la penetraci6n y
musicalidad de Fray Luis de Le6n y la pala-
bra armoniosa de Granada, y el pensamiento
penetrante de Malon de Chaide, y la 6pica
inspiraci6n de Herrera, y la circunspecci6n
y compostura de Hurtado, y la fuerza crea-
dora de Manrique. Su estilo, arrebatado, a
ratos en suspense, dejando abstruso el pen-
samiento, tiene sus races, como observara
el inolvidable Jos6 de Armas, en Graciin.
Hablo del estilo de la que pudiera llamar
su segunda 4poca, luego de su nueva depor-
taci6n a Espafia, cuando abandon el im-
presionismo de la forma hugoniana, que se
advierte en "El presidio politico en Cuba",
y aplac6, hasta extinguirlo, el dominant









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


pensamiento mistico, trocindolo por un so-
brio espiritualismo y por una firme profe-
si6n biol6gica que le hacen afirmar que "la
vida es via y no t6rmino", y que "fustas
recogeri quien siembra fustas y besos reco-
gera quien siembra besos". Hasta en la idea-
ci6n hay analogia, en ocasiones, y a despe-
cho de los polos de idealidad en que se en-
cuentran, entire Marti y Graciin. Cuando
6ste dice: "no todo se ha de conceder ni a
todos; tanto importa el saber negar como el
saber conceder, y en los que mandan es sa-
ber negar atenci6n urgente", se piensa en
Marti proclamando desde la tribune revolu-
cionaria: "tan necesario es a los pueblos lo
que sujeta como lo que empuja; tan necesa-
rio es, en la casa de familiar, el padre, siem-
pre active, como la madre, siempre temerosa.
SLocomotora con caldera que la haga andar
y sin freno que la detenga a tiempo? Es
precise, en cosas de pueblos, llevar el freno
en una mano, y la caldera en la otra. Y por








20 MIGUEL ANGEL CARBONELL


ahi padecen los pueblos: por el exceso de
freno o por el exceso de caldera".
Pero yo no quiero buscar, no la encuentro,
mejor dicho, la grandeza de Marti en fuen-
tes de erudici6n; sino en lo que pudiera lla-
mar su genialidad intuitiva, que lo hizo pen-
sador de primera fuerza y lo prepare para
domar todas las voluntades, veneer en si
todas las pasiones, amar hasta a sus propios
enemigos; que lo hizo dictador, sin que na-
die pudiera advertir en lo absolute aspira-
ciones egoistas, ni celos de preeminencia, ni
supersticiones, ni temores, ni falsedades. La
fuerza motriz de su ideaci6n dij6rase que no
proviene del cerebro; sino que brota del co-
raz6n. Es amor,-entendiendo por amor la
concreci6n de todas las fuerzas virtuosas:
ya voluntad, ya desprendimiento, ya ternu-
ra, ya justicia, ya sacrificio-; el que mue-
ve a Marti, poeta, cuando dice de su devo-
ci6n filial, cuando evoca a la Antilla heroi-
ca, cuando canta a la amistad. Es amor el
que impulsa a Marti, orador, cuando abarca










EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES 21

la magnitude de su obra emancipadora, traza
planes para la hora de la paz y seiiala, arre-
batado por la fantasia, el campo ensangren-
tado en que habrin de debatirse los derechos
a conquistar. Es amor el que ilumina a Mar-
ti, hombre, cuando descubre en cada cubano
las virtudes que otros no le ven, y enuncia
su fe absolute en que "del pecho mas obs-
curo saldri a triunfar la gloria". Es amor el
que le hace pregonar movimiento just: gue-
rra sin odios ni derramamientos satinicos de
sangre, para que no se levanten barreras in-
franqueables qud impidan luego la uni6n de
todas las manos en la faena de fundar. Es
amor el que lo inspira cuando proclama:
"no hay mis que una riqueza: la de la vir-
tud; servir es mi manera de hablar; si yo
odiara a alguien, me odiaria, por ello, a mi
mismo; sufrir es quizis gozar; sufrir es mo-
rir para la torpe vida por nosotros creada,
y nacer para la vida de lo bueno, Anica vi-
da verdadera". Es amor el que lo impulsa a
patentizar su primer acto de rebeldia, fren-









22 MIGUEL ANGEL CARBONELL


te al tribunal que lo juzga, protestando ser
el inico autor de una carta que firmaba con-
juntamente con Fermin Vald6s Dominguez,
a fin de que 6ste no sufriera castigo. Es amor
el que lo hace inmune al egoismo en el pre-
sidio de la Habana, al no quejarse de sus
cruentos dolores, porque sufre, mas que los
propios, los que padecen el anciano Nicolas
Castillo y el nifio Lino Figueredo. Es amor
el que lo gui, cuando al tener que reprender
a un compatriota que le calumnia, exclama:
"i qu pena, tener que desmentir a un cuba-
no!" Es amor el que promueve esta declara-
ci6n suya, frente a la suspicacia que le acu-
sa: "mis compatriotas son mis duefios; to-
da mi vida ha sido empleada y seguiri si6n-
dola en su bien: les debo cuenta de todos
mis actos, hasta de los mas personales: todo
hombre esta obligado a honrar con su con-
ducta privada, tanto como con la public, a
su patria". Es amor el que lo sublimiza
cuando al decir: "cubano", exclama: "iyo
no s6 qud misterio de ternura tiene esa dul-









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


cisima palabra, ni qu6 sabor tan puro sobre
el de la palabra misma del hombre, que es
ya tan bella, que si se le pronuncia como se
debe, parece que es el aire como nimbo de
oro, y es trono o cumbre de monte la natu-
raleza! Se dice cubano, y una dulzura como
de suave hermandad se esparce por nuestras
entrafias, y se abre sola la caja de nuestros
aharros, y nos apretamos para hacer un
puesto mis en la mesa, y echa alas el cora-
zon enamorado para amparar al que naci6
cn la misma tierra que nosotros, aunque el
p-cado lo trastorne, o la ignorancia lo ex-
tnvie, o la ira lo enfurezca o lo ensangrien-
te el crimen.
El escritor, el poeta, el orador, no eran en
NVarti sino aspects derivados de una voca-
ci5n centralizadora que busc6, para manifes-
ta-se, todas esas formas de exposici6n. Su
p'rsonalidad hay que analizarla en conjun-
t(; porque toda su obra esta unida por una
idealidad que se agita, vibra y se dilata des-
&c la carta intima hasta el alegato fulminan-









24 MIGUEL ANGEL CARBONELL


te, desde el verso suave hasta la oratoria
arrebatada, desde la critical literaria hasta
la disertaci6n metafisica. Y esa idealidad
es la de la emancipaci6n de Cuba, que tie-
ne un simbolo en su obra: el caballo. Este
simbolo, encarnaci6n de cuanto de noble y
grande abriga Marti en sus ansias redento-
ras, lo vemos piafar en sus cartas, en sus
discursos, en sus poesias: es el "lei-motiv"
que asoma continuamente sujetando a una
ley central sus distintas formas expositivas.
Impaciente por que ese caballo irrumpiera
en los montes de la patria esclava, hasta
obtener el triunfo de la justicia, que anhe-
laba poner "tan alta como las palmas",
aquellas palmas, "novias que esperan", co-
mo su divina fantasia las evocaba, se ccn-
sagr6 por entero a la causa de la emancipa-
ci6n de Cuba. Esa habia sido su vocaciin
desde la cuna. Niiio, sufri6 en su hogar s-
toicamente las several amonestaciones de lbs
padres, cuando en su alma rompieran ls
botones de la fe patri6tica al acicate del gii-









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


to majestuoso de Carlos Manuel de C6spe-
des, frente al panorama del Turquino: las
torturas del grillete en la galera infamante,
las padeci6 despues de las amonestaciones
paternales, y seguidamente el destierro, con
sus nostilgicas evocaciones y sus grandes
frios de alma. Al recibir el espaldarazo de
la adolescencia, se reafirma en su fe jurada
de independencia o muerte, y se convierte en
el agitador tenaz: conspira, lucha, cae en
las garras del espionage asalariado, escapa
a la mirada vigilante, se alza con mis fuer-
zas tras de cada fracaso, renuncia a medios
c6modos de vida por consagrarse a dar vida
a la Repdblica. Entretanto, los mas de los
cubanos todo lo esperan de la labor evolu-
cionista. Los menos, los que guerrearon du-
rante diez afios, se muestran esc6pticos y des-
confiados del porvenir. S61o agrupaciones de
emigrados, constituidos en clubs, sin finali-
dad determinada, mantienen en alto la ban-
dera. Son pocos; y, aun siendo pocos, se en-
cuentran divididos. Maximo G6mez, Anto-










26 MIGUEL ANGEL CARBONELL


nio Maceo y Eusebio Hernindez habian
agotado los iltimos recursos por alzar a la
dignidad ciudadana la isla esclava. Marti,
pues, no encuentra ambiente propicio para
sus pr6dicas encendidas. Lo combaten, lo
tachan de teorizante, lo suponen ansioso de
preeminencias; pero nada le arredra: desde-
fia a los suspicaces, inyecta energies a los
timidos, da fe a los esc6pticos; y, al mismo
tiempo, compare su pan con los meneste-
rosos, es maestro de cuantos anhelan saber,
y hermano de todos los hombres benevolos.
Buscando adeptos para su causa recorre los
Estados Unidos y viaja por la America de
origen latino, pregonando que "el que ten-
ga patria la honre, y el que no, que la con-
quiste"; llamando a sus compatriotas a la
emulaci6n de "aquellos padres de casa, ser-
vidos desde la cuna por esclavos, que deci-
dieron servir a los esclavos con su sangre, y
se trocaron en padres del pueblo"; de "aque-
llos propietarios regalones, que en la casa
tenian su recien nacido y sit mujer, y en una









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


hora de transfiguraci6n sublime, se echaron
selva adentro, con la estrella en la frente";
de "aquellos letrados entumidos que, al res-
plandor del primer rayo, saltaron de la toga
tentadora al caballo de pelear"; de "aque-
llos j6venes angelicos que del altar de sus
bodas o del festin de la fortune salieron,
arrebatados de jibbilo celeste, a sangrar y
morir, sin agua y sin almohada, por nues-
tro decoro de hombres".
Un combatiente de la Guerra Grande,
N6stor Leonelo Carbonell, a quien Marti
Ilam6 "padre del pueblo, que en la casa de
su trabajo, donde vive feliz, suefia en con-
gregar a los cubanos del mundo, y los con-
voca, el primero, a congregarse en una sola
casa", siente repercutir en su coraz6n los
acentos apostl6icos del dulce peregrino de la
justicia, y le brinda la oportunidad de pro-
logar en Tampa el "poema de hierro" de la
independencia. Entonces intensifica su cam-
pafia revolucionaria. Los cubanos de Cayo
Hueso le brindan su concurso, y Fernando









28 MIGUEL ANGEL CARBONELL


Figueredo, soldado del honor, le ofrece su
adhesion. A poco, desaparecen las rencillas
locales, y el alma cubana es una en la re-
soluci6n.

Temeroso de caer en los excess democri-
ticos que anarquizaran la guerra de mil
ochocientos sesenta y ocho, Marti organize
la nueva guerra sobre la realidad de una
firme centralizaci6n en el mando, lo que
provoca temores por el surgimiento de una
dictadura. Y en efecto, dictatoriales son las
bases del Partido Revolucionario Cubano;
pero redactadas, con tanta limpieza de inten-
ci6n, con tan precarias ansias de mando, que
Marti desarma pronto a sus adversaries al
ofrecerle a MAximo G6mez, deponiendo las-
timaduras del amor propio, provocadas por
antiguas divergencias de juicio, la jefatura
de la guerra que prepare. A Maceo lo lla-
ma, tambi6n, a compartir la direcci6n de las
huestes insurrectas. Y MAximo G6mez,
acepta, reverdecidos los laureles del pasado;









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


y el bravo protestante de Baragua ensilla
de nuevo su fogoso "Martinete".
Ya nadie lo duda: no es un teorizante, ni
un ambicioso el que llama otra vez a com-
batir; sino un hombre que no "se afea ja-
mis con la lisonja", ni quiere que le siga
"pueblo de gente servil y llevadiza": un
hombre que "trae la estrella y trae la palo-
ma en el coraz6n". Qu6 pregona? Guerra
just, guerra santa contra los que hacen en
Cuba de cada capitin de partido omnimodo
senior de horca y cuchillo, autorizado para
disponer de vidas y haciendas o para resti-
tuir el juramento de sumisi6n sobre los san-
tos evangelios y con la mano puesta d6cil-
mente sobre la mano del senior. LLo guia
el odio al espafiol? No: "por la libertad
del hombre-pregona l--se pelea en Cuba,
y hay muchos espafioles que aman la liber-
tad". Qu6 persigue? La Repiblica; y quie-
re que su primer ley sea "el culto de los cu-
banos a la dignidad plena del hombre"; una
Repdblica donde se tenga en cuenta cons-








30 MIGUEL ANGEL CARBONELL


tantemente "que envilece a los pueblos des-
de la cuna, el hibito de recurrir a camari-
llas personales, fomentadas por un interns
notorio o encubierto, para la defense de sus
libertades"; donde se saquen "a lucir e in-
cendiar las almas y a vibrar, como el rayo,
a la verdad"; donde se levante "por sobre
todas las cosas la tierna consideraci6n y el
viril tribute de cada cubano a otro"; donde
no haya "ni misterios, ni calumnias, ni te-
s6n en desacreditar, ni largas ni astutas pre-
paraciones para el dia funesto de la ambi-
ci6n": donde no se perpetie "el alma colo-
nial, con novedades de uniform yanqui,
sino la esencia y realidad de un pais repu-
blicano nuestro, sin miedo canijo de unos
a la expresi6n saludable de todas las ideas
y el empleo honrado de todas las energies;
ni de parte de otros aquel robo al hombre
que consiste en pretender imperar en nom-
bre de la libertad por violencias en que se
prescinde del derecho de los demis a las ga-
rantias y los m6todos de ella"; donde "no









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


censure el celoso el bienestar que envidie
en secreto, ni "desconozca el pudiente el
poema conmovedor, y el sacrificio cruento
del que sq tiene que cavar el pan que come;
de su sutrida compaiera, coronada de co-
rona que el injusto no ve; de los hijos que
no tienen lo que tienen los hijos de otros por
el mundo".
El no pens6, como Plat6n, que "la virtud,
ciencia del alma, no puede ser fruto de la
educaci6n", y a educar en la virtud a sus
compatriotas se consagr6; como Platon, cre-
y6 que "no se debe parecer hombre de bien;
sino serlo"; que "mis vale recibir que co-
meter una injusticia"; que "el exceso de ri-
queza y la excesiva pobreza son igualmente
nocivos"; que "un estado bien constituido
debe, como el verdadero fil6sofo, ser duefio
de si mismo"; y que el mejor Gobierno "es
hallar los verdaderos principios de la justi-
cia para que los hombres sean felices"; pero
con mis sentido practice de la vida y mis
solidaridad humana que el fil6sofo griego,









32 MIGUEL ANGEL CARBONELL


cont6, para afianzar la justicia, con los pro-
pios errors de los hombres, estimando que
"es necesario contar con lo que no se puede
suprimir"; que "todo lo verdadero es santo,
aunque no huela a clavellina"; que "todo
tiene la entrafia fea y sangrienta"; que "es
fango en las artesas el oro en que el artist
talla luego sus joyas maravillosas".
Esta agitaci6n de Marti, este pensar cons-
tante, este afin de superarse a si mismo para
ser mis itil a los demis; este coraz6n que se
dilata en el ejercicio constant del bien, ex-
perimenta el goce de la compensaci6n cuan-
do las montaias orientales se estremecen al
paso de los soldados de la libertad. Enton-
ces es su mente calidoscopio en el que luce
la isla esclava rompiendo las cadenas, mien-
tras en las olas alborotadas pugnan por ga-
nar sus amadas playas para compartir la
gloria del combat los paladines ausentes.
Lleno de jibilo, arrebatado, con el ansia
de morir a caballo, cerca a una palma, lan-
za al mundo en Montecristi el manifiesto








EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


contentivo de las aspiraciones cubanas, y se
echa al mar en d6bil barquichuelo, para, un
mes despues de sentirse en tierra libre, pro-
bar en Dos Rios que los ap6stoles saben
tambien ser soldados.
Sobre ese temple de valerosas resolucio-
nes, sobre esa conminaci6n a la fe patri6-
tica y al respeto a la dignidad del hom-
bre, que es su tumba, no deben ir los cuba-
nos a derramar infitiles lamentaciones; sino
a proclamar, recordando sus palabras cuan-
do afirmaba que no se debia temer ni la-
mentar la muerte necesaria, que "del semi-
llero de las tumbas lev6ntase impalpable,
como los vahos del amanecer, la virtud in-
mortal: orea la tierra timida, azota los ros-
tros viles, empapa el aire, entra triunfante
en los corazones de los vivos y nos lleva el
dedo por sobre el libro de la vida".


















CARLOS MANUEL DE CESPEDES
Discurso pronunciado el 24 de febrero de
1923, en representaci6n del Alcalde Muni-
cipal de la Habana, en el acto de la subro-
gaci6n del nombre de la Plaza de Armas
por el de "Plaza de Carlos Manuel de
C6spedes".

Sr. Vicepresidente de la Repfiblica:
Sr. President del Senado:
Sr. Carlos Manuel de C6spedes.
Sefioras, seiiores:

El sefor Alcalde Municipal ha delegado
en mi su autoridad para que levante la voz
en este acto solemne de la subrogaci6n del
nombre de la Plaza de Armas, por el de
Plaza de Carlos Manuel de C6spedes,-ho-
menaje de devoto reconocimiento a la me-
moria veneranda del fundador de la Repd-
blica, que tribute hoy la Habana, merced a
la percusi6n que iniciativa generosa de la








EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


revista "Cuba Contemporinea" encontrara
en el concejal Ruy de Lugo Vifia, alma ple-
na de nobles entusiasmos por nuestro pre-
t&rito de glorias y paladin de la buena nue-
va republican, en quien concurren y se des-
tacan a un tiempo mismo, la fuerza de la
mente, que inicia orientaciones lucidas, y el
coraz6n limpio y fervoroso que las estimula
y las practice.
Si el culto a una gran memorial y el aca-
tamiento sincere a lo que ella significa en
el orden de la civilidad para seguirla con
pasi6n de enamorado y no torcer jams el
rumbo que conduce a la afirmaci6n de
cuanto a ella este ligado, es ejecutoria sufi-
ciente para cumplir la encomienda con que
se me ha enaltecido en este dia de glorifi-
caci6n, creo, y no es esto alarde vano de
inmodestia, sino justificaci6n plena de un
acto, que no ha errado el senior Alcalde Mu-
nicipal al resignar en mi su representaci6n,
y digo que no ha errado, porque si algin
titulo de beligerancia puedo ostentar ante









36 MIGUEL ANGEL CARBONELL


mis conciudadanos, es, precisamente, el de
no haber olvidado (en medio de los desas-
tres morales en que nos hemos debatido, es-
c6pticos unas veces y como atacados de in-
sania otras, en un delirio inconcebible de
aniquilar las conquistas que el patriotism
rubric6 sobre la roca granitica del martirio y
de la gloria), aquella figure patriarcal que se
dilata ahora mismo ante mis ojos irgui6ndo-
se, en el frenesi del heroismo, entire los con-
jurados de San Miguel, para proclamar, con
voz que parecia tener la majestad del trueno
sagrado sobre la cumbre del Sinai, que la
hora era solemne y decisive, que el poder
colonial estaba caduco y carcomido y que
si aun nos parecia grande, era porque hacia
mis de tres siglos que lo contemplibamos
de rodillas; transfigurado, en el paroxismo
de sus ensueiios b6licos, respondiendo a los
que inquieren por las armas: "i se las arran-
caremos al enemigo! "; destrozando con sus
manos de padre, hechas a la terura y al
amor, las cadenas infamantes que atan al









EL ELOGIO DE LOS FUNDADOREP


esclavo negro y abri6ndole los brazos y lla-
mindole su hermano para anunciarle, con-
movido, en aquella madrugada de "La De-
majagua", que pronto irradiard, por sobre
la cumbre del Turquino, el primer lampo
soberano; confiando, con una fe de ilumi-
nado, despues del desastre de Yara, en que
aun le quedan doce hombres y que bastan
para hacer la independencia de Cuba; arre-
batado de jdbilo, cuando ve nutridas sus fi-
las por las guerrillas insurrectas que surgeon
de todas parties al conjuro milagroso de su
grito manumisor; entrando, con la majestad
del genio triunfador, al son retumbante de
los tambores insurrectos, vibrantes los clari-
nes, cuyas notas transmuta en himno "Pe-
rucho" Figueredo, y coronado por una llu-
via de flores, que valerosas manos de muje-
res arrojan con ternura al paso de su liber-
tador, en su amada Bayamo, que se engala-
na para recibirlo, mientras en las calls sus
pelotones adiestrados aniquilan en cargas
tempestuosas a los l6timos mantenedores de









38 MIGUEL ANGEL CARBONELL


la plaza, que a poco se le rinde con el go-
bernador a la cabeza; surgiendo, como en-
tre resplandores inmortales, del incendio co-
losal con que su bella ciudad emula los
lauros inmarchitables de Numancia; con la
investidura de jefe supremo, honrAndola
por la energia y la justicia con que se con-
duce, incapaz de utilizar en su provecho
la centralizaci6n del mando, que depo-
ne al primer choque con sus implacables
adversaries ante los representantes del pue-
blo; ungido con la nominaci6n presiden-
cial, jurando acatamiento a la Constituci6n
votada en Guiimaro; clamando por una
guerra concordante con los sentimientos de
humanidad y colmando con los prisioneros
la media de lo magninimo, para demos-
trar a sus circunstanciales enemigos, que no
le mueve el odio contra el espafiol; sino la
pasi6n por Cuba, a la que quiere ver "sen-
tada en el consejo de las naciones, brin-
dando por el amor y la concordia de los
pueblos; luchando, con una generosidad









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


que no igual6 jams hombre alguno en cir-
cunstancias similares, y menos siendo de
su vehemencia excesiva, y de su celo por la
conservaci6n plena del carActer, con una
Camara agresiva que no advierte, al supo-
ner en 61 tendencies dictatoriales, que la dic-
tadura esti en los principios jacobinistas
que ella sustenta; acatando serenamente el
mandate de esa CAmara, cuando ve culmi-
nar la tormenta de rencillas que le envuelve
en su deposici6n de la Presidencia de la
Repfblica, mostrando una abnegaci6n que
bastaria a inmortalizar a un hombre ante
la Historia, al rechazar el prop6sito de sus
parciales, entire los que se cuenta el jefe de
la brigada mis fuerte de la revoluci6n, de
mantenerlo en la Presidencia, alegando que
por su causa no se derramara una gota de
sangre cubana; casi ciego y olvidado de los
mis en su solitario retire de "San Lorenzo";
pobre, 61 que habia sido potentado senior de
esclavos; resignado a los caprichos arbitra-
rios de sus adversaries con mando, para de-








40 MIGUEL ANGEL CARBONELL


mostrarles cuAn digno era 61 de ejercer ese
mando, con la prictica del sacrificio, que es
mis bella y elocuente lecci6n que la de la
fuerza; cuando sorprendido por la tropa
enemiga se incorpora, empufia su rev6l-
ver, dispara serenamente, y cuando s61o
le queda en la cimara humeante la il-
tima bala, vuelve el arma contra su pecho,
y decide, al borde de un barranco, clavados
los ojos en el horizonte, como si quisiera
abarcar el Oc6ano y tender los brazos des-
de aquella antesala de la Eternidad al Nor-
te, oscurecido por la bruma, donde en vano
le aguarda, al pie de la cuna del que ha-
bia de ser "digno hijo del mirtir de San
Lorenzo", la valerosa compafiera, que emul6
sus virtudes comprendiendolas y estimulAn-
dolas con el fuego de su pasi6n, clavarsela
en el inmenso coraz6n, desplomindose sin
vida por los flancos de la "Maestra", Capi-
tolio y G61gota de su apostolado redentor,
demostrando a propios y extraiios, que sa-
bia caer con el estrepito de una montafia que









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


se derrumba... y una montafia era, en ver-
dad, aquel hombre, pequefio de estatura y
gigante de espiritu, dictador hercdleo de
principios y voluntades, que siente, y no se
equivoca, como que su pueblo culmina en
6l; aquel preceptor y mantenedor a un tiem-
po mismo de la libertad y Cristo generoso
del esclavo infeliz; aquel idealista de su-
blimes arranques, que por su temeridad pa-
recia el dios de los espartanos y por su men-
te un ateniense del siglo de Pericles; aquel
luchador ind6mito que en la antigua Roma
hubiera vestido la toga de los Graco, que
en tiempo de las Cruzadas habria emulado
a Pedro el Ermitafio y en la Francia ator-
mentada del ochenta y nueve hubiese sido
el Vergniaud de la Gironda...
En todos, los tiempos y bajo todos los cie-
los hubiese sido conductor de pueblo aquel
invicto forjador de su patria. No fu6 Carlos
Manuel de C6spedes un hombre de esos
que, por raro sortilegio, se ven inesperada-
mente colocados en la cima donde fulguran









42 MIGUEL ANGEL CARBONELL


los astros y aletean las iguilas. No fu6 61
una improvisaci6n del medio; sino un for-
jador de 6l. C6spedes vino al mundo dota-
do de las facultades todas inherentes a los
grandes caracteres: amplia la mente y como
iluminada por divinas claridades; ferrea la
voluntad; desbordado el coraz6n de una
vehemencia tempestuosa y oreada esa ve-
hemencia por un cauce inagotable de tole-
rancia y de abnegaci6n que, andando el
tiempo, le hizo escribir poemas sfiperhu-
manos; desbordada la ambici6n por la glo-
ria, indispensable a los arrests del altruis-
mo; colmada la media del valor, del ver-
dadero valor, del que combat por el honor,
no del que es pasaporte de credenciales en
nuestro retablo politico y que s61o se cotiza
como tal por los que confunden la violen-
cia con el caricter e ignoran que el valor ha
de estar aliado a la virtud, sin la cual su
fuerza es negative. Siendo grande y sin-
tiendose grande, qu6 de extrafio que aquel
hombre, al abarcar el campo del separatis-









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


mo, buscase al conductor y mirase a su inte-
rior gozoso de encontrarlo en si? Mengua
fuera sentir en su propio ser la llama que
ha de consumer la tirania y reservarse egois-
tamente para no ser tachado de ambicioso.
C6spedes precipitindose a la lucha en la
madrugada de gloria del diez de octubre de
mil ochocientos sesenta y ocho, sin preocu-
parse de lo que de su actitud pudiera opi-
nar el impresionismo de un grupo, revela
su caricter, porque hay que poseer esa cua-
lidad extraordinaria para tener la fortaleza
de desafiar la malediscencia humana con tal
de ser itil, no sobre el pedestal en que se
goza; sino sobre el ara en que se muere, a
la libertad y a la justicia.
Sin envanecerse jams por ello; sino jubi-
loso de saber su pueblo en si, Cespedes sen-
tia como que Cuba vivia en 61, y amaba el
mando, porque le parecia que la estrella se
apagaba si el mando iba a otras manos. Lo
que sucedi6 cuando se oper6 el mutis y ya
no fu6 el Presidente de la Repfiblica; sino el









44 MIGUEL ANGEL CARBONELL


solitario de "San Lorenzo", comprueba que
no era falsa su vision. Apur6 el martirio,
porque tuvo la fuerza suficiente para soste-
ner ante una juventud valiosa; pero extra-
viada por la irrupci6n de las ideas liberals,
sus previsoras ideas centralizadoras, ideas
que han recibido la consagraci6n del triun-
fo, en casos de guerra, asi en Cuba como
en el mundo todo. Tuvo virtudes y tuvo
tambiin defects: tuvo amigos que lo idola-
traron como a un dios y tuvo adversaries
implacables que lo combatieron con violen-
cia. Sinti6, a ratos, la lastimadura del dardo
y se torn6 iracundo. Pero ni fu6 capaz del
odio ni en sus pasiones dej6 de la mano
nunca, posponi6ndola a vanas satisfacciones
del amor propio, la suerte de su patria. La
misma circunstancia de haber sido un hom-
bre real, un hombre al que no faltaron sus
naturales horas de error, aunque fueron po-
cas, y siempre provocadas de fuera a den-
tro, hace a C6spedes mis grande, porque hay
que haber sentido alguna vez, y todos la









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


hemos sentido, la ira provocada por la in-
justicia, para saber de qu6 anchura tuvo
que ser el coraz6n, en hombre del tempera-
mento de Cespedes, cuando triunf6 de sus
naturales pasiones al aceptar abnegada-
mente el mandate arbitrario que lo depuso,
a sabiendas de que una protest suya hu-
biera probado a sus adversaries que no es-
taba solo en aquel v6rtice de intrigas el Pre-
sidente de la Repdblica.
Dos ideas de redenci6n destacan la perso-
nalidad de Carlos Manuel de Cespedes: la
una de trascendencia pfiblica, la emancipa-
ci6n de Cuba de la tutela de Espafia; de
trascendencia universal la otra: la abolici6n
de la esclavitud. Humano antes que todo,
pues que pensaba, pensando bien, que no
se podia ser patriota, aspirar a una Repi-
blica democritica, y mantener la infamia
de la esclavitud como un principio social,
su primer rugido emancipador fu6 en favor
de los esclavos. Todo parecia sonreir a aquel
hombre respectable y respetado, que tenia








46 MIGUEL ANGEL CARBONELL


fortune para disfrutar de una vida fastuosa,
que contaba con haciendas pobladas de es-
clavos, que poseia titulos intelectuales y era
en la abogacia el triunfador, y sin embar-
go, Cespedes era un gran triste; porque en
nada estimaba el disfrute de una vida en
el boato, mientras sabia de una clase que a
diario era maltratada; mientras contempla-
ba, iracundo en su impotencia para evitar-
lo, el comercio infernal con el hombre ne-
gro, arrebatado al carifio de la madre para
ser vendido al mejor postor, sin que a la
madre le fuera dable siquiera exteriorizar
con una ligrima el dolor de aquella separa-
ci6n brutal, porque en seguida el mayoral
de entrafia dura, que un duefio egoista es-
cogia por esta misma circunstancia para
que fuera ejemplar verdugo, descargaba so-
bre la infeliz mujer el litigo que le arran-
caba, junto con los ayes desgarradores del
dolor, las 61timas preocupaciones de la dig-
nidad. Fu6 siendo Sindico del Ayuntamien-
to de Bayamo cuando Cespedes irrumpi6 un









EL ELOGIO DE LOS FUNDADOREE


dia en aquel campo infernal con protests
favorables a los esclavos. Las autorida-
des coloniales se alarmaron y, teniendolo
por rebelde peligroso, desplegaron sobre 61
el espionaje asalariado. CC6mo-se pregun-
taban los mis endurecidos en su avaricia-
c6mo es possible que Carlos Manuel de CUs-
pedes, el rico senior de esclavos, el caballe-
ro de augustos timbres de nobleza, el pri-
mero siempre en toda fiesta social, el abo-
gado de nota a quien Espafia ungiria con
las mis altas representaciones political, c6-
mo es possible que se ocupe de defender al
siervo envilecido, condenado a trabajo eter-
no? Ah! era que no pensaban que Carlos
Manuel de CUspedes pertenecia al grupo de
los grandes altruistas, y que la vida fastuo-
sa, lejos de haber petrificado su coraz6n, le
hizo, por contrast, conocer mejor el dolor
de los desventurados sin pan y sin abrigo,
el de los esclavos, obligados a vivir en el
oprobio de una vida de privaciones y fla-
gelos, el del colono, sojuzgado a la bota de









48 MIGUEL ANGEL CARBONELL


amos insolentes. Era que no pensaban que
en aquel dadivoso potentado habia un poe-
ta de ternuras hondas y de altiveces descon-
certantes, y un tribune arrebatado, que s6lo
esperaba el Agora bendita en que poder con-
vidar a su pueblo a la batalla por la double
sublime idea de hacer al negro hombre y
a los cubanos todos, ciudadanos.
La patria y el mundo lo contemplaron
mis alto cuando, en armas ya, borr6 del
cielo de America en su Repiblica naciente
la mancha de la esclavitud, que cuando al-
z6 una patria nueva sobre sus hombros. Y
no fu6 est6ril su esfuerzo en el aspect hu-
mano, como no lo fu6 en el aspect politico,
aunque su causa no triunfara, ya que resul-
t6 la de la abolici6n de la esclavitud la fnica
real conquista de la revoluci6n al signarse
el Pacto del Zanj6n. Cierto que el reconoci-
miento s6lo alcanz6 al campo republican.
Pero cierto tambi6n que la libertad del es-
clavo insurrecto sirvi6 de acicate a la otra
parte irredenta y que fueron las ideas de









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


Cespedes las seguidas por los abolicionis-
tas consagradores de su obra, de su obra,
que alcanzari en el mundo mis trascenden-
cia que la de Lincoln en los Estados Unidos,
porque mientras 6sta s61o ha tenido hasta
ahora validez en la ley y no en la costum-
bre, en Cuba se hermanaron tan s6lidamen-
te las dos razas, que juntas realizaron la
emancipaci6n y juntas son hoy puntal de la
Repiblica, por el magno redentor fundada.
Y asi se destaca C6spedes, ante nosotros que
lo amamos como a un padre, y ante el mun-
do que lo venera como redentor, heroico y
valeroso como Bolivar y just y abnegado
como Cristo.
Bien ha hecho el Ayuntamiento de la Ha-
bana honrando a Carlos Manuel de C6spe-
des, dando su nombre esclarecido a esta Pla-
za que fu6 centro, precisamente, de los po-
deres seculares por 61 combatidos. No im-
porta la modestia del laurel que le deposi-
tamos hoy en el altar de nuestra gratitud:
basta la oportunidad que ese laurel nos brin-








50 MIGUEL ANGEL CARBONELL

da para que nos juntemos hoy los cubanos;
para que nos juntemos y nos purifiquemos,
evocando su ejemplar existencia, con el fue-
go de su patriotism incandescent, y para
que juremos, como el mejor tribute a su me-
moria, que liquidaremos con la democracia
babil6nica que hasta ahora hemos practica-
do, dispuestos a enaltecer y a perpetuar la
Repfiblica, la mejor ofrenda de Cuba a su
propulsor, porque no esti la talla de los re-
dentores tan s61o en su natural grandeza:
tambi6n en la altura que alcance la obra
que forjaron con su martirio.


















LAURELES Y LAGRIMAS


Oraci6n pronunciada el 20 de febrero de
1924, en el paraninfo de la Academia de
Ciencias de la Habana, en la velada que
en memorial de N6stor Leonelo Carbonell,
organizaron sus hijos.

Sefioras, sefiores:
Para rendir tribute al hombre de terne-
zas desconcertantes y de altisimas idealida-
des, maestro incansable de energia, cuya
vida venimos a rememorar aqui esta noche
como p6stumo tribute de generosa recorda-
ci6n, natural fuera que los que de 61 ve-
nimos, los que sentimos corner su sangre
por nuestras venas, hubi6semos preferido la
encomienda de su panegirico a tantos ar-
tistas de la palabra y del verso que en la
guerra y en la paz, en el apostolado y en el
hogar, en su puro y divino sentir de poeta
a quien la pluma no pudo traducir la ins-









52 MIGUEL ANGEL CARBONELL


piraci6n sublime del alma, y de escritor que
vaci6 en parrafadas de fuego sus c6leras re-
volucionarias o dibuj6 en pinceladas buc6-
licas su ardiente pasi6n por la Naturaleza,
lo conocieron, trataron y admiraron en la
vasta complejidad de su azaroso y itil exis-
tir; pero no ha sido nuestro prop6sito bus-
car cantores, afanosos de laureles, para el
que ya descansa, al lado de CUspedes y al
lado de Marti, en el cabezal de la Eterni-
dad; sino consolarnos evocando, en esta co-
muni6n de almas, su vida agitada y tumul-
tuosa y calentarnos un poco al fuego fra-
ternal de cuantos le quisieron y nos quie-
ren, destacando su figure de patriarca, ap6s-
tol y soldado, periodista y professor, vendi-
miador incansable de justicia, ejemplo de
sana civilidad, misionero constant de fe
frente a los embates mis borrascosos y ata-
laya inexpugnable de volcinica pureza pa-
tri6tica, oreada de continue por el oleaje
manso de su inima sofiadora, que arrulla-
ba, en sus entrafias impregnadas de amor,









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


los leves corazones infantiles, que tangibili-
zaba la patria en sus pinturas espartanas o
se inclinaba reverente ante la hermosura en
madrigales que desgranaba con gentilezas
de gran senior. De ahi que seamos los hijos
los que venimos aqui esta noche, no a loar
su vida; sino a desdoblarla en sus variadas
facetas, ciertos en nuestra creencia de que
quien se despos6 para siempre con la pa-
tria en el albor de la existencia, y a ella hizo
converger todas sus facultades hasta el ins-
tante definitive, bien merece que se le mues-
tre y se le sefiale al fervoroso afecto y a la
necesaria emulaci6n de los suyos.
Fuera vana modestia, y yo desdefio la
falsedad, ocultar ante ustedes que senti por
mi padre, junto a la pasi6n filial mis hon-
da, la mis honda pasi6n admirativa. Cuan-
do conversaba horas enteras con una elo-
cuencia singular, con un don emotional sur-
gido de no s6 qu6 extrafias riberas, produc-
tor afortunado de imigenes bellisimas, bos-
quejador ajustado de cuadros y episodios,








54 MIGUEL ANGEL CARBONELL


poeta siempre, a la vez tierno y vibrant, a
trav6s de cuyos periods, que hubieran po-
dido pasar de sus labios a la imprenta, sin
tacharles un adjetivo ni agregarles un de-
talle, desfilaban, con su propia caracteristi-
ca, sus compafieros de las romancescas aven-
turas en la gloria inmarchitable del comba-
te redentor, y cruzaban por su imaginaci6n,
cual cinta calidosc6pica, que exteriorizaba
con colors precisos a los ojos absortos de
sus oyentes, las jornadas hom6ricas del pa-
sado, cuando 61, traspuestos apenas los um-
brales de la nifiez, quem6 sus riquezas en
el altar de Cuba, al conjuro del grito manu-
misor de Carlos Manuel de CUspedes, arros-
trando los peligros de la odisea al frente de
sus bisofios combatientes, mientras la joven
compafiera, frescos aun en la sien los aza-
hares, trocaba su casa rica por la vida an-
gustiosa del rancho en la impenetrable com-
plejidad del monte virgen. Ay! c6mo lo
evoco ahora mismo, mientras el alma se me
deshace, sabiendolo sumergido para siempre









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


en la noche tormentosa del no ser, en aque-
llas veladas de inolvidable esparcimiento
spiritual en que familiares y amigos lo es-
cuchAbamos con febril expectaci6n en sus
relates marciales, o gozibamos de sus di-
sertaciones sobre arte y poesia, por la que
corria a maravilla su verbo de oro y pdrpu-
ra, citando y comentando en el desdobla-
miento mdgico de una memorial sin prece-
dentes, o cuando abarcaba con palabra de
fuego los problems nacionales y los plan-
teaba con el amor y con la fe de un ilumi-
nado, o cuando se erguia con atl6tica majes-
tad, cerrado el recio pufio y en actitud de
orar, para exteriorizar el orgullo con que
veia reproducidas en sus hijos y en sus nie-
tos las virtudes fundamentals mantenidas
por 61 en perenne rompimiento primaveral
hasta el dia postrero en que pronunci6, con
voz solemne, la hora de su partida, y pidio
imperativamente sus alas para emprender
el vuelo definitive, como si quisiera recon-
centrar en esas alas, simbolos para 61 en








56 MIGUEL ANGEL CARBONELL


vida de todo lo noble y de todo lo bello, la
perpetuidad de su devoci6n a lo spiritual,
a lo que gravita, hermoseando el mundo, por
sobre las pequefias sugestiones de la ma-
teria.
Si, sefioras y sefiores, sea dicho sin vani-
dad alguna en este concerto de almas, ge-
melas de las nuestras, yo admiraba profun-
da, ciegamente a mi padre, y cuando me
sumerjo en los dominios enlutados de mi
fuero interno para buscar el dolor que me
punza y hace brotar mis lAgrimas, siento
que no es s61o al padre a quien lloro, con
haber sido 61 un padre singular por la pro-
digalidad abundosa de sus ternuras, por la
vehemencia consoladora de sus consejos,
por el placer con que se sacrificaba a la ven-
tura de nosotros, por Ia anchura de su cora-
z6n, donde, como 61 mismo decia, cabiamos
todos cual gotas de rocio en el ciliz de una
floor; siento, repito, que no es s6lo al padre
a quien iloro; sino tambien al artist en cu-
ya altisima comuni6n vivi dias y meses y









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


afios que ahora lay! afioro con la intense
amargura del que tuvo en sus manos y opri-
mi6 contra su pecho el arpa de los amores
y de los suefios y la sinti6 enmudecer cuan-
do mas la comprendia y mis la apretaba
con creciente egoismo, porque mAs poblado
estaba de sus notas y de sus himnos, de sus
madrigales y de sus epinicios. iY qu6 arpa
era aqu6lla! Escuchindola se desvanecian
las penas, los dolores amenguaban su ac-
ci6n, las preocupaciones se trocaban en son-
risas, la fe renacia como en nuevo divino
rompimiento, se poblaba el pecho de emo-
ciones, los mdsculos cobraban vigor, los
odios y las pasiones todas se deponian en
gesto de generosa renunciaci6n, el amor y el
respeto se infiltraban instintivamente en los
inimos, se sofiaba con la libertad y con la
Repdblica, nos posibamos en la copa de una
palma o la veiamos mecerse alegremente, se
abrian perspectives deliciosas de nuestras
campifias y se creia percibir el ruido formi-
dable de las descargas o el galopar sordo









58 MIGUEL ANGEL CARBONELL


de la caballeria en march triunfal al ca-
pitolio, mientras en los horizontes del pa-
sado se advertia, flameando sobre escom-
bros, la azul bandera de la estrella inica.
En la fragua de su espiritu yo vigoric6
siempre mi optimism. Como todos los hom-
bres que se han medido con la adversidad
y han sabido vencerla, tenia una inagotable
fe en si mismo, y esa fe se la imprimia a
toda causa que abrazaba. El ideal de Cuba
estaba tan arraigado a su ser, que corria
como su "lei-motiv" primordial por cuanto
hablaba o escribia. No ha tenido la Repi-
blica un rapsoda mas fervoroso de los dias
grandes de creaci6n. En su prodigiosa me-
moria estaban grabados cuantos aconteci-
mientos, grandes o pequefios, trigicos o c6-
micos, se sucedieron en la gran guerra, y
conocedor profundo, sobre el campo mismo
de la acci6n, de los paladines mas signifi-
cados de la tragedia en que fuera actor, ha-
blaba de sus virtudes con pasi6n fervorosa,
aunque depurada en el tamiz de la verdad,









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


que amaba con vehemencia de enamorado.
Y si tenia que hacer recuento de defects,
por espiritu de estricta justicia, los obser-
vaba con una dosis infinita de tolerancia
que le levaba a mirar en los hombres las
cualidades negatives con amplio sentido de
humanidad, pues que, afirmaba 61, si vicious
y virtudes entran en la composici6n indivi-
dual, si el Creador no desdefi6 la arcilla
para utilizarla en la levadura humana, no
es 16gico ni just que nosotros pretendamos
medir con absolutismo inflexible a sabien-
das de que no presidi6 lo absolute el deseo
del Creador. Esta profesi6n filos6fica, sen-
tida y practicada, lo hizo tan ficil al amor
que de su alma brotaba, como de un ma-
nantial, la ternura, y puede afirmarse que
en ella, imponderable en su nobleza, habia
holgada cabida hasta para sus propios ene-
migos, que no faltan a ningdn combative
y que no pudieron faltar a 61, cuando, pan-
fletario indignado por el bien y el ideal,
hizo de la tribune y del peri6dico catapulta









60 MIGUEL ANGEL CARBONELL


encendida a cuyos golpes rodaban, marca-
dos por el fuego, los enemigos de su patria.
A trav6s de narrador tan singular, maes-
tro vivificador, capaz de trazar cuadros
como copiados del natural y de esculpir
hombres en su propio dosel de gloria o en
su propia base de barro, supe yo, desde los
mis tiernos afios, de los combates de mi pue-
blo por su liberaci6n, y conoci de sus hom-
bres representatives en la gloria inmarcesi-
ble de la tragedia. Con 61 aspire la p6lvora
en Sabana Nueva y en las Tunas, y apren-
di a amar en CUspedes a un nuevo Cristo,
engrandecido hasta lo sublime por el dolor,
que supo apurar por su pueblo con gesto
evang6lico; y a ver en el patriarcal Agui-
lera un Himalaya de virtud; y a admirar
las gallardias ind6mitas de Manuel de Que-
sada, sacando del recuento de sus defects
y virtudes, un saldo de grandeza que en va-
no pretenderian amenguar pasajeros impul-
sos; y a evocar a G6mez y a Maceo en la
genial discipline de las armas; y a Mirmol









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


y a Calixto Garcia atacando pueblos; y a
Agramonte purificado por el amor sin tasa
al ideal de independencia y exaltado por su
impetuosa pasi6n democritica; y a Hono-
rato del Castillo, con sus arrests de caudi-
11o y sus visions de ap6stol; y a Julio San-
guily atractivo como un paladin de leyenda;
y a Angel del Castillo, erguido, en el paro-
xismo de su ardor patri6tico, sobre el caii6n
humeante arrebatado en Jdcaro a las fuer-
zas del coronel Portal; y a Cavada y a Cal-
var, y a Roloff, y a Salom6 Hernandez,
insignes en la milicia; y a Miguel Jer6nimo
Gutierrez y a Jos6 Joaquin Palma, a Ra-
m6n Roa y a Hurtado del Valle, rimando
sus endecasilabos en el fragor de la pelea;
y a Antonio Zambrana, y a Luis Victo-
riano Betancourt, dejando escapar las lla-
maradas de su verbo desde el caballo de
pelear; y a Rafael Morales y Gonzilez, im-
petuoso en la Cimara y reposado y elocuen-
te en su vocaci6n pedag6gica; y a venerar
a sus intimos camaradas: a "Pancho" Re-









62 MIGUEL ANGEL CARBONELL


cio, con la nobleza de la resoluci6n acen-
tuada por la generosidad del coraz6n; a
Francisco Lufriu, blasonado por los fogo-
nazos del combat; a Esteban Borrero Eche-
verria, con la mente poblada de magni-
ficos resplandores; a Rafael Cruz PNrez, in-
diferente en apariencia por la sobriedad de
sus afectos; a Rafael Rio Entero, impetuo-
so en el asalto; a Gabriel Casuso, con la
arrogancia y con la audacia de los veinte
afios; y a reir las finas ocurrencias de Juan
Carbonell, y las ironias sangrientas de "Chi-
cho" Vald6s, y las an6cdotas de Arturo
Monroe, de "Vitito" Montalvo y de Apolo-
nio Savio, y a glosar la desconocida gloria
mirtir de Valerio de la Torre y la bravura
sobrenatural de Diego Dorado. Y escudri-
fiando en la cinta de sus evocaciones, yo lo
descubria a 61, orgulloso y content de sus
glorias preteritas, con veinte afios, recio y
vigoroso, al pronunciarse en "Los Melones",
su propia hacienda, manumitiendo a sus es-
clavos e improvisindose jefe de cientos de









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


reclutas; tomando por sorpresa a San An-
tonio Abad del Jibaro, donde penetra con
los suyos a la caida de la tarde y a la ho-
ra de fuego ve plegarse ante sus armas los
estandartes de Castilla y quedar en su po-
der, junto con fusiles y pertrechos, soldados
de linea y pelotones de voluntarios con su
oficialidad a la cabeza; haciendo alto en
Las Coloradas, luego de batirse al paso, ca-
mino de IOriente, con las guerrillas espafio-
las; viendo entregadas a las llamas las tie-
rras que habian sido, por el prodigio de sus
manos, incansables en la faena de fundar,
haciendas deslumbrantes por su riqueza;
abrazindose en San Agustin con Honorato
del Castillo, orgulloso de saludar un heroe
en su discipulo de la vispera; ofreciendo en
el Peralejo a Pedro Recio Agramonte, mis
de quinientos hombres de caballeria, que
ya han vencido al paso a los ej6rcitos realis-
tas; irgui6ndose en las Tunas por entire la
humareda del combat, mientras el alma se
le deshace en ligrimas, al ver al menor de









64 MIGUEL ANGEL CARBONELL


sus hermanos, caer herido de muerte en la
primera embestida contra los reductos ene-
migos, cuando el General en Jefe le discer-
nia el diploma de comandante, en gracia
a sus altas disposiciones para la milicia;
sirviendo circunstancialmente de ayudante
al jefe supremo, a Manuel de Quesada,
cuando 6ste pasa a territorio camagiieyano,
a reducir la insubordinaci6n de gran parte
del Batall6n Primero de Linea; dialogando
de versos con Juan Clemente Zenea, alboro-
zado de encontrar en 61 esparcimiento deli-
cioso para su espiritu en march al Cuartel
General con la misi6n desdichada que le
habia de ganar el martirio, sin la gloria del
servicio fitil a la patria; salvando con su
pericia de veteran y su conocimiento del
terreno, a los errantes expedicionarios de
"El Salvador", en su segunda jornada; es-
capando a los peligros de la emboscada en
Palo Alto; al lado del insigne coronel Jos6
Payin, envuelto en el humo de los incendios
en San Jos6, San Agustin y San Antonio;









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


destrozando en el Paso de Cataiio las hues-
tes satAnicas del satinico "Barrabis"; co-
reando el grito formidable de "al machete"
que estremeci6 la selva villarefia en el ama-
necer de "Atollaosa" y sepult6 en la carga
incontrastable a los bravos soldados de Ta-
rragona; saliendo del rio en "Santa Tere-
sa", para montar sobre caballo sin silla y
contribuir con su brazo a que el arma blan-
ca decide favorablemente una batalla per-
dida; herido por bala enemiga en la sole-
dad del rancho; retirado de la trinchera en
"Meloncitos", con la pierna casi seccionada
por el acero; cayendo en Guasimal sobre los
pelotones sorprendidos de la Caballeria del
Rey; rimando sus redondillas en torneo fra-
ternal con Jose Joaquin Palma y Miguel
Jer6nimo Guti6rrez, con Juan Coll y con
Hurtado del Valle; resarciendo con su no-
bleza a los prisioneros de Sabana Nueva de
las amarguras que les hiciera apurar la fu-
ria implacable de un exaltado capitin insu-
rrecto; cargando, al lado de Serafin Sin-









66 MIGUEL ANGEL CARBONELL


chez, de Diego Dorado, y de Alejandro Ro-
driguez, en Santa Elena y los Hondones;
admonizando a sus compafieros del Bata-
116n Primero de Linea, porque prefiere su-
frir injusticias a acaudillar o secundar des-
6rdenes; escribiendo en los anales del amor
filial la pigina mis bella de su historic, al
dar muerte, en combat singular, a famoso
salteador, convict de haber golpeado y des-
pojado a su padre, sobre quien volvia, en-
trada la noche, ignorando que el hijo vela-
ba a su puerta con la sublime pujanza que
imprime el amor en los hombres probados
en la serenidad frente a la muerte; repi-
tiendo de monte en monte, en los ocios del
campamento, siglos de literature absorbidos
en su insaciable sed de perfecci6n; prego-
nando en todo moment la necesidad de
darse todo, en oposici6n al egoismo, que
juzgaba la noche de las almas; recibiendo,
prisionero de sus enemigos y bajo sentencia
de muerte, la nueva fatal del hogar deshe-
cho: la esposa y cinco hijos, victims de








EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


terrible epidemia; escapando cautelosamente
de manos de sus verdugos, por consejo amis-
toso de un hidalgo official espafiol, a cuya
evocaci6n irradiaban siempre en su pecho
las luces de la gratitud; entregado a su vo-
caci6n pedag6gica, nutriendo por igual men-
tes y almas, luego de haber ganado la vida
de incognito empefiado en faenas inferiores;
recorriendo con su bord6n de peregrino el
Sur de los Estados Unidos, y levantando alli
escuelas, peri6dicos, y asociaciones separa-
tistas; lamando a Marti a Tampa, para
estimular y avivar el espiritu revolucionario;
preparando en las veladas del, hogar la nue-
va guerra con Flor Crombet y Emilio Nd-
iez, con Estrada Palma y Serafin Sinchez,
con Benjamin Guerra y Fernando Figuere-
do, con Manuel de la Cruz y Gonzalo de
Quesada; predicando de taller en taller y
de pueblo en pueblo, el ideal de indepen-
dencia, y demandando el 6bolo generoso,
ofreciendo el suyo primero; cruzando por
Centro Am6rica desfiladeros espantables;









68 MIGUEL ANGEL CARBONELL


venciendo los rigores de la Naturaleza para
llegar, en pr6dica constant de sus anhelos
redentores, a la capital de Honduras, don-
de, desde el Presidente de la Repdblica has-
ta el iltimo ciudadano, le redimen, abrien-
dole brazos fraternos, de las fatigas de la
peregrinaci6n. Y al seguirlo en esta cinta
de tan variadas facetas, nada me atraia tan-
to como la vision deslumbrante que le per-
miti6 ver en Marti al hombre cima, capaz
de desencadenar la guerra, en los precisos
moments en que la demagogia triunfante
y el descreimiento de los jefes mis signifi-
cados de la Guerra Grande, creaba al Ap6s-
tol un ambiente de fracaso en el que de
aqui y de alli brotaban a herirlo los dardos
envenenados de los que le suponian un teo-
rizante incapaz de llevar a la acci6n lo que
su palabra predicaba. La impresi6n que
Marti experimentara a la llamada que des-
de Tampa le hiciera mi padre, en su caric-
ter de president del "Club Ignacio Agra-
monte", en octubre de mil ochocientos no-








EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


venta y uno, la dice, con elocuencia singu-
lar, la carta que de Marti recibiera, luego
del "acepto jubilosisimo" que el tel6grafo
repercuti6 como una diana de fe. En esa
carta, que aprendi de sus labios, le decia
Marti a mi padre, con aquella su origina-
lisima ideaci6n: "Por telegrama que habri
Ilegado a su poder, acuse recibo de su car-
ta del diez y seis, carta de convite a este ami-
go que responded afirmativamente con el al-
ma henchida de gozo. De lejos he leido su
coraz6n y desde aci he visto el much oro
de su alma viril, donde corren parejas la
ternura con la luz. Y digo que acepto jubi-
loso el convite de esa Tampa cubana, por-
que sufro del afin de ver reunidos a mis
compatriotas. Y me querrin ellos a mi
como yo los voy queriendo? EEs la patria
qui6n nos llama? Obedezcamos, pues, que
de seguro ella nos alienta para algo grande.
La oportunidad magnifica de vernos, de ha-
blarnos, de poner juntos los corazones, no
debemos desaprovecharla. Hay que crear".








70 MIGUEL ANGEL CARBONELL


Y, en efecto, en Tampa se vieron, se ha-
blaron, pusieron juntos los corazones en la
madrugada inolvidable del 26 de noviem-
bre, en que Marti declare haberle dado la
mano, como si le hubiera dado el alma, a
un amigo nuevo y ya inolvidable, y la crea-
ci6n no pudo ser mis estupenda: el Partido
Revolucionario Cubano, proclamado al aio
siguiente en las emigraciones. Ese mismo
dia pronunci6 Marti, en los salones res-
plandecientes del "Liceo Cubano", su mis
genial pieza tribunicia, aquella que titul6
"Por Cuba y para Cuba", y en la que ex-
terioriz6 el program revolucionario con vi-
siones de iluminado que sacudieron las al-
mas, conminindolas, bajo el frenesi del en-
tusiasmo, a envolver al viajero en magna
apoteosis. A solicitud de mi padre, accedi6
el Maestro a permanecer en Tampa hasta la
noche siguiente, para decir unas palabras
en el acto conmemorativo del fusilamiento
de los estudiantes de Medicina. Marti debia
ser el primero en hablar para poder regresar









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


en seguida a New York. Y asi fu6. En el
paroxismo de su genio 61, en el paroxismo
de la admiraci6n el piblico, lo que Tampa
contempl6 esa noche no tuvo precedent. Bas-
ta decir que cuando caldeada la atm6sfera
por el fervor patri6tico, atronado el espacio
por los aplausos, logr6 mi padre, sabedor
de la prisa de Marti por regresar a New
York, ganar con 61 la puerta para dirigirse
a la estaci6n, ve con asombro que una mu-
ralla de almas se lo impide. Cuadras y mis
cuadras ocupadas por manifestantes de to-
das las naciones, por bandas de misica cu-
banas y extranjeras, por el Cuerpo de Bom-
beros y otras corporaciones locales, hacian
impossible la salida. El alma de Marti se
elev6 como una montafia ante aquel espec-
ticulo inusitado y bendijo la causa que ha-
cia impossible, aquella noche de consagra-
ci6n, su regreso al Norte, declarando: "crei
tener que hacer en Tampa y lo encuentro
todo hecho".








72 MIGUEL ANGEL CARBONELL


Durante esos dias de gloria fu6 el Maes-
tro inmortal huesped de honor de mi casa,
comensal de nuestra mesa, y oyente expec-
tante y emocionado del mundo de episodios
grandiosos que vivia en el cerebro de mi
padre. El Maestro, viendo a mi progenitor
tan entusiasta para exaltar las glorias aje-
nas y notando lo poco que de las propias
hablaba, le interrumpia a menudo con esta
frase cortante: "pero hablemos de usted". Y
al que tan generosamente oy6 destacar a los
otros, asi lo perfil6 61 a su regreso a New
York, poco tiempo despu6s:
"Vive en Tampa como un padre del pue-
blo, el fidelisimo cubano N6stor Carbonell.
El es de aquelos cubanos incansables que
s61o sienten dicha en lo que eleve y mejore
el alma de la patria, en que entire los cuba-
nos y los hombres todos cunda el patriotis-
mo y el carifio, en llevar a los rincones mis
dormidos la buena voz cubana. Y cuando
se sienta a descansar, la conversaci6n, en
aquellas sobremesas de amigos, es toda del








EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


pais, con la buena compafiera de auditorio
y los hijos, que escuchan febriles los cuen-
tos del padre. El que funda un Club Cuba-
no y le pone por nombre el del primero en-
tre los heroes constituyentes, el del que fu6
alma de la Constituci6n de Guiimaro; el
que en la casa de su trabajo, donde vive
feliz, suefia en congregar a los cubanos del
mundo y los convoca el primero a congre-
garse en una sola casa; el que preside hoy,
a la vez que su escuela y su ejemplar fa-
milia, el Cuerpo de Consejo del Partido Re-
volucionario Cubano, pele6 ayer con los pa-
triotas de las Villas, les oy6 la poesia y la
oratoria, ya veteada de oro nuevo, como
monte que va echando la costra, y repite
con voz conmovida los discursos de Mora-
les, las silvas del "Hijo del Damuji", los
articulos de Luis Victoriano Betancourt, las
cartas grandes de "Chicho" Vald6s, las en-
dechas de Jos6 Joaquin Palma".
Evocindolo en esta iltima caracteristica,
dibujada por Marti con pinceles impresio-









74 MIGUEL ANGEL CARBONELL


nistas, me referia hace dias un hombre gran-
de y noble en quien hallan mis romanti-
cismos patriots y mis nostalgias incurables,
fraternal resonancia, Carlos Manuel de C6s-
pedes y Quesada, la impresi6n de maravi-
lla que en su inimo produjera, cuando re-
corri6 los arenales de la Florida antes de
embarcarse para Cuba como cruzado de su
fe insurrecta a combatir por la redenci6n
y la Rep6blica, escuchar de los labios de mi
padre las narraciones de la guerra, y me
decia que oy6ndolo repetir con emoci6n co-
municativa las arengas y los cantos de los
tribunos y poetas del 68, se pensaba ins-
tintivamente en que aquellos resplandores
verbales no eran trasunto fiel de lo dicho
por los mismos heroes; sino que ganaban
encanto en los labios devotos del que, al
repetirlos, los hermoseaba con atavios pro-
pios en el ansia de ganar pros6litos para
el ideal separatist. Tal el amor, el entu-
siasmo de cosa sentida que imprimia a su
palabra aquel rapsoda inimitable a quien









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


la patria debe tanto por los brazos que ar-
m6 con la magia de sus evocaciones en los
dias de apostolado, como por sus glorias
de soldado, sus doctrinas creadoras de maes-
tro y sus predicas reformadoras de escritor.
Padre: proclamando noblemente que cui-
dabas tu vida, no por el egoismo de querer
vivir fuera de lo natural; sino por el deseo
de vivir siendo itil, anunciaste, poco antes
de partir hacia la Eternidad, que ya te en-
volvia en su manto la noche entire el bochor-
no del dia, que veias deshojarse tus rosas
y tus lirios entire las sombras que empeza-
ban a subir de tu vida prendidas de las ra-
mas para tender su cortina oscura sobre el
inmenso pabell6n del cielo, que los fulgores
de tu sol se iban apagando y diciendote
adi6s el rosicler de tus mafianas, y a tiem-
po de presentir, dulce el rostro, enter el
coraz6n, la pr6xima partida, nos envol-
vias en una mirada, empapada de amor,
que yo evoco ahora con la supreme an-
gustia del que s6bitamente la vi6 apa-








76 MIGUEL ANGEL CARBONELL


garse cuando sofiaba en ti el milagro de
una juventud eterna.
Qui6n me volveri a hablar, padre, con
aquel acento, elocuente como de iluminado,
dulce, puro y santo, como de evangelista,
con que tdi me hablabas; qui6n me volvera
a hablar como ti, de la religion del deber y
del sagrario del hogar y de la patria; quien
me volveri a tallar sobre monolito de glo-
ria a aquel CUspedes inmenso que ti amas-
te y comprendiste al extreme de sembrar
para 61, en el coraz6n de tus propios hijos,
ternuras filiales que no se borraran jams;
quien darA otra vez calor de vida ante mis
ojos a aquel arrebatado tejedor de ensuefios
que culmin6 en Dos Rios su ofrenda a la
Repdblica; quien mostrar6 a mi avidez de
la verdad hist6rica, sin acudir a mis libro
que el de la mente, poblada de grandezas,
el perfil del h6roe o el croquis de la acci6n
o el precise dato human o la alocuci6n del
constituyente o la an6cdota trigica o c6mica
del campamento o la hazafia desconocida del









EL ELOGIO DE LOS PUNDADORES


oscuro soldado; quien me dara cabal ejem-
plo de generosidad humana proclamando,
sin recelos, la gloria de cuantos la conquis-
taron con su esfuerzo.
Padre: estoy lleno de ti, que es como es-
tar lleno de Dios, de ese Dios que td juzga-
bas perfume en las flores, misterio en la
noche, grandeza en el mar, a tiempo de de-
cirme con palabra suave y tierna: "todo es
armonia: mientras unos lloran, mientras
baja un f6retro a la fosa, otros cantan y le
nacen cien botones al rosal de la vida.
Mientras yo sollozo algunas ocasiones, es-
cucho rumor de suspiros y voces de timbre
sonoro y cristalino, que se rompen en mi
oido. El oleaje de la vida es el mismo oleaje
del mar: una ola mansa y rumorosa besa la
playa, que le paga dulcemente su caricia, y
a poco llegan otras rugiendo, que se rom-
pen en copos de espuma en la riscosa pefia".
Ya ces6 de latir el oleaje embravecido de
tu vida. Caiste como td querias: arrullado
por dulcisimos carifios, antes de que te aban-








78 MIGUEL ANGEL CARBONELL


donase la fuerza prodigiosa de tus mdscu-
los y la vitalidad inmensa de tu espiritu y
el brio juvenile que espoleaba tu ser y la
sangre ardorosa que corria por tus venas.
Caiste como ti querias: con tus ilusiones,
con tus pAjaros y tus flores, con aquella tu
sed inextinguible del bien de los demas, re-
dimido de la vanidad, ajeno a odios y a
pasiones mezquinas, emancipado, a fuerza
de amor y de virtud, de las fealdades mo-
rales con que la mayor parte de los hom-
bres entran por las puertas de la vejez. Cais-
te, fire tu superior mentalidad, integro tu
caricter, tenaz en tus empefios dadivosos,
constant en tu misi6n altruista, portavoz,
hasta el iltima moment, de que no es hom-
bre verdadero el que mas absorbe; sino el
que mAs desaloja, amurallado en la virtud,
como en la trinchera mAs inexpugnable, con
la pureza incandescent de los nifios.
Y tan feliz fuiste, padre, que todo ese te-
soro de ensuefios, tu inico patrimonio, no
desapareci6 ni siquiera al emigrar de la en-









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


voltura humana, para elevarse a la vida de
la inmortalidad, tu espiritu generoso, por-
que supiste cincelar, con supremo gesto de
artifice, refugio para esos ensuefios en el
alma de los que recibieron de ti, con la vida
material, el milagro de tus virtudes, y no
creen que pueda elevarse en sus corazones
altar mis digno en que reverenciar tu me-
moria que el de perpetuar en ellos esas vir-
tudes, convencidos de que se transform;
pero no perece, el que asi supo tallar volun-
tades para el amor y para el bien.
Padre: nada te falt6 de cuanto anhelas-
te: no lanto desesperado, que no quisiste
nunca como ofrenda; ni crespones de duelo,
que desdefi6 tu espiritu emancipado de pre-
ocupaciones; ni pompas vanas, que repudia-
ba tu singular naturalidad; sino suspiros
amorosos y ligrimas tiernas que fueron co-
mo el rocio bienhechor que reg6 y fecund6
las frescas flores y los penachos de tus pal-
mas que el amor y la amistad depositaron
sobre tu f6retro, envuelto en la bandera que









80 MIGUEL ANGEL CARBONELL


te llev6 al sacrificio y a la gloria. Ligri-
mas y flores, digno homenaje a ti, poeta
fuerte de la acci6n y poeta tierno del ho-
gar, junto con las palabras sentidas de los
grandes de la patria, de las que recojo, para
desgranarlas como laureles sobre tu tumba,
estas del hijo de uno de los primeros jefes
de la emancipaci6n y heroe 61 tambi6n en
los combates por la libertad: "Yo no s6 si
la Historia hard justicia a tan excelso var6n,
porque en Cuba se ha ensefioreado de todo
la mentira y s6lo con ella se puede borrar
la verdad: pero el ejemplo de perfecci6n
ciudadana que Nestor Carbonell ha dado,
antes y durante la Republica, merece la pri-
mera pagina del capitulo que se dedique a
los grandes cubanos".


















LA CONSTITUTION DE GUAIMARO

Discurso pronunciado el 10 de abril de
1924, en el sal6n de actos del Colegio de
Arquitectos, en la velada organizada por
la Asociaci6n de Emigrados Revoluciona-
rios Cubanos, en conmemoraci6n del ani-
versario de la Constitucion de Gulimaro.

Senior Secretario de Estado:
Sefioras, sefiores:

En mi escudo de sofiador, no rendido ja-
m6s ante las impurezas de la realidad, con-
servar6 siempre, cual preciadisimo blas6n,
el haber merecido el sefialado honor, por
parte de los Emigrados Revolucionarios Cu-
banos, de ser portavoz de sus ideales en esta
solemnidad magnifica del patriotism en que
evocamos, a la luz todavia indecisa del diez
de abril de mil novecientos veinte y cuatro,
el magno acontecimiento, iluminado por los
resplandores del incendio libertador, de la









82 MIGULL ANGEL CAi:.ONELL


proclamaci6n official de la Repfiblica cuba-
na en el inmortal poblado de Guaimaro, el
diez de abril de mil ochocientos sesenta y
nueve.
Ser interprete de los que en los dias gran-
des del' sacrificio, sacaron recursos de la po-
breza y prepararon en los arsenales de su
fe la necesaria guerra definitive, tiene que
llenar de legitima satisfacci6n a quien, co-
mo el que os habla, no quiere para si ma-
yor gloria que la de ser itil a su pais, y la
de merecer en su servicio desinteresado la
respetuosa consideraci6n de sus compatrio-
tas. Motivo tambien de legitima satisfac-
ci6n es para mi que el cubano insigne que
habia sido invitado a dejar escuchar aqui
esta noche su prosodia irreprochable, empa-
pada siempre en los rios generosos del co-
raz6n, Carlos Manuel de CUspedes y Que-
sada, de nombre glorioso por herencia y por
consagraci6n, haya querido, honrAndome
sobremanera, que ostente yo su representa-
ci6n, que su espiritu, confundido con el mio,









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


vibre en este acto en que rehusa, a su pe-
sar, tomar participaci6n, cumpliendo un
compromise, contraido ante su propia con-
ciencia, de no hablar en fechas que como
la del diez de octubre y la del diez de abril,
tan fuertemente ligadas se encuentran al
nombre excelso de su progenitor, compro-
miso del que yo he protestado confidencial-
mente, como protest ahora pdblicamente,
ya que Carlos Manuel de CUspedes y Que-
sada no tiene el derecho de silenciar lag
proezas del que no como a su padre venera
y exalta la Patria; sino como al que quiso
ser el padre de todos los cubanos. Tan hijo
como 61 me siento yo del caudillo de la
iniciativa, y aqui estoy, por mi y por
6l, puesto que en su nombre hablo, ele-
vando a su memorial sentidisima plegaria
si lo evoco en "San Lorenzo", en su ab-
negado retire, o rompiendo en aleluyas
triunfales si lo evoco en "La Demajagua",
borrando con una mano del cielo de Ame-
rica la mancha de la esclavitud y signando









84 MIGUEL ANGEL CARBONELL


con la otra en el libro de la Ley, bajo la
tempestad de la metralla, la liberaci6n de su
pueblo.
Cantor incansable de los heroismos pret6-
ritos, determinantes de la formaci6n de la
Repiblica, el dia que abjurando de mis qui-
meras, hasta ahora inmarchitables, capitu-
lase con cuantos durante los veinte y dos
aiios accidentados de nuestra vida soberana
han hecho del patriotism industrial fabulo-
sa que enriquece de la noche a la mariana,
preferiria silenciar tanta grandeza antes de
proclamarla en oposici6n con mis actos. El
verbo lo puede todo, cuando el verbo esti
respaldado por la acci6n; pero el verbo es
vano malabarismo cuando quien lo esgrime
como azote realize despues lo contrario de
lo que predica. Yo enmudeceria para siem-
pre el dia en que alguien pudiera sefialar
un acto mio que estuviese en pugna con el
bien de la Patria. Yo no capitular6 jamAs,
porque desconozco el arte vil de la preva-
ricaci6n v desdefio la vida f6cil, que hace po-









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


ner a tantos la honra en almoneda y tomar
la bandera de trapo para encubrir la lepra.
No ignore que pensar asi es para muchos
motivo de desden o encono o pasaporte de
inutilidad; pero no por eso torcere mi ruta,
trazada desde la cuna con fe imperecedera
por quien fu6 para su pueblo, en la guerra
y en la paz, arquetipo de pureza ciudada-
na, por quien pas6 por la vida, alta la fren-
te, entero el coraz6n, limpio como un nifio
de toda macula, y acaba de abandonarla,
tan cargado de afios como de suefios, santi-
ficado por el amor y ungido por la gloria.
iC6mo se poblaba ahora mismo de so-
llozos mi pecho al escuchar las piginas de
Marti, que con tanto fervor como brillantez
leia la sefiorita Maza y Santos, paginas
evocadoras del dia que conmemoramos, al
pensar que ya aquel que me di6 el ser y
sembr6 en mi alma, junto con las mis al-
tas ternezas, un anhelo insaciable de per-
fecci6n, un devoto y reverente orgullo por
la Patria, una veneraci6n infinita por sus









86 :,:GUEL ANGEL CARBONELL


heroes y la resoluci6n altiva en favor de to-
do lo noble y todo lo just, no es mas que
huesped de honor en el recuerdo. Ya aquel
vendimiador de energia y bondad a un
tiempo mismo que me sefial6 con mano in-
flexible la orientaci6n hacia el bien, un-
gi6ndome con 6] 6leo sacrosanto de su fe;
que desde que tuve noci6n de ia existencia
me dijo: ama, que el amor es la concre-
ci6n de cuanto de puro y noble encierra la
vida; y sufre, que el dolor no es castigo;
sino redenci6n, y es motivo de orgullo en
cuantos lo arrostran encarando resuelta-
mente el sacrificio y la muerte; ya aquel
hombre, nido de generosos empefios y dadi-
vosa disposici6n, no esti a mi lado para
contarme una vez mas, con aquella su sin-
gular manera de narrar, los dias espartanos
de la tragedia, cuando, en la espera cons-
tante del enemigo, signaban los cubanos la
carta fundamental en que barrian con los
prejuicios de la Colonia al decretar la igual-
dad de todos los hombres, del negro y del









EL ELOGIO DE LOS FUNDADOrES


blanco, del rico y del pobre, luego de ha-
ber quemado muchos de ellos su fortune y
trocado su vida de boato por las cruentas
vicisitudes de la manigua.
Si en las fronteras inexploradas del mis
alli irrumpen las olas alborotadas de la
vida, satisfechos deben estar nuestros gran-
des muertos al ver que los derechos com-
prados con su sangre en tres cuartos de si-
glo de lucha intense en pensamiento y en
acci6n, tienen en la patria libre, este acto
lo atestigua, una reserve que les monta guar-
dia perpetua a despecho de que gravitan
sobre nosotros, por irrisorio sortilegio, com-
patriotas atacados de la voluptuosidad de
sentir en sus manos los treinta dineros que
marcaran las de Iscariote con el estigma in-
famante que no bastarian a borrar ni las
aguas purificadoras del rio milagroso evo-
cado por la fantasia del bardo florentino.
Mienten los que, midiendo por su peque-
fiez de coraz6n el coraz6n de los demas, nie-
gan que hay en Cuba una mayoria conscien-









88 MIGUEL ANGEL CARBONELL


te de sus deberes y derechos y cierta de que
no hay trinchera m6s inexpugnable que la
de la virtud, velando a pie firme por la con-
servaci6n plena del legado bendito de los
libertadores; dando en la paz batallas civi-
cas tan trascendentales como aquellas otras
de la guerra que no conocieron, anestesia-
dos por el miedo, muchos de los que luego,
a cambio de disfrutar holganzas en el ban-
quete a que no debieron sentarse, envenenan
y pudren a la Patria, y de que si conocie-
ron algunos pocos por ventura, que han
trocado el oro de sus entorchados, ganados
por el bien y el ideal, por el oro sonante,
que lleva en si la ignominia cuando no es
derivaci6n cabal del esfuerzo honrado.
Actos como este, que afortunadamente se
suceden a menudo, reafirman ese mentis a
los que suponen que en Cuba no hay mAs
que peregrinos hacia el Presupuesto en
solicitaci6n de la prebenda infame con
que se cotizan politicos de alquiler, se fa-
brican idolos de barro y se corrompe la









EL ELOGIO DE LOS FUNDADOREP


conciencia popular poni6ndole salario a la
ociosidad. Actos como este son los que pro-
claman que hay en Cuba hombres capaces
de reunirse para abrir, a tiempo de volver
los ojos a nuestro pasado de gloria, las ven-
tanas por donde irrumpan los aires purifi-
cadores de una moral en todo y por todo
distinta a esta moral de callejones y de es-
condites puesta de moda por los semidioses
del matonismo, usufructuadores del voto
popular, que suplen con el revolver la inte-
ligencia y tienen por valor la impulsividad
acomodaticia, sometedora de la pusilanimi-
dad, que no someterian ciertamente en aras
de un noble ideal o en defense del honor,
no tenido por ellos por cosa que se defien-
de con la vida; sino por pasaporte de vida
que se cotiza al mejor postor; que no co-
nocen el ejercicio del sufragio; sino su bur-
da mistificaci6n; que no saben llenar bo-
letas; sino suplantarlas, y que ignoran la
eficiencia de la quimica, aunque la practi-
ca evidencia que conocen los elements in-









90 MIGUEL ANGEL CARBONELL


dispensables para, modificar las actas comi-
ciales, "comerciantes de opinion que, segin
]a apost6lica doctrine del Maestro, de-
bieran ser sacados por las calls con el sa-
yal de lienzo y la cabeza llena de ceniza".

Y ahora, poblado de aleluyas el pecho,
abierto el coraz6n al optimism, viendo bro-
tar en lo alto al fulgor de un sol deslumbra-
dor las amapolas de la libertad, fija la mi-
rada en la bandera de CUspedes, enarbola-
da a los vientos de la redenci6n en madru-
gada inolvidable, frente al panorama del
Turquino, evoco aquel diez de abril en que,
en el poblado inmortal de Guaimaro, sig-
naron, iluminados por la fe y santificadoi
por la pasi6n de la democracia, el acta de
Cuba republican los diputados de los es-
tados en armas contra el poder de Espafia
desde el dia en que la mano patriarcal del
poeta-caudillo de "La Demajagua" vibr6
inmortal "tedium" a la libertad, que reper-
cutieran los montes encendiendo la guerra









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


en el ind6mito Camagiiey primero y en Las
Villas despu6s.
Un temblor de emoci6n sacude todo mi
ser a la evocaci6n de aquel dia. Guiimaro
estaba en el frenesi del regocijo. Las pal-
mas, engalanando las casas, lucian mas be-
llas que nunca. Las mujeres, con el fervor
de una oraci6n en los labios, suelta la ca-
bellera, como simbolizando la ind6mita re-
beldia que las animaba, y en la mano una
flor para los heroes; y aqui y alla, por las
calls, y en puertas y ventanas, mujeres y
hombres, nifios y ancianos, blancos y ne-
gros, confundidos en aquella festividad del
patriotism, contemplando expectantes, con
pasi6n de enamorados o devoci6n de cre-
yentes, la llegada de los libertadores. Im-
ponente era el especticulo: CUspedes, a la
cabeza de su legi6n inmortal, con mas es-
tatura que nunca, porque de antemano ha-
bia formulado la resoluci6n de deponer an-
te el altar de la patria todas las ambiciones
y las posesiones del yo, llevando la abne-









92 MIGUEL ANGEL CARBONELL


gaci6n como divisa y exteriorizando el pen-
samiento en Cuba a trav6s de la espaciosa
frente, hizo su entrada en medio de conmo-
vedora apoteosis, y a poco, a las ocho de la
maiana, presidia la magna Asamblea que
integraban Ignacio Agramonte, cumbre de
grandeza moral, con el honor por escudo, el
brazo templado para la batalla y el cora-
z6n vuelto al hogar, donde aun temblaban
los azahares en las sienes de la dulce com-
paiiera; Miguel Jer6nimo Gutierrez, con el
alma poblada de ruisefiores y la mirada fi-
ja en la estrella de Cuba; Antonio Zambra-
na, la elocuencia hecha hombre, arrebata-
do por las ideas de los revolucionarios fran-
ceses y absorbido por el ideal democritico;
Salvador Cisneros Betancourt, discreto y
persuasive, con el valor sereno de los estoi-
cos cristianos; Antonio Alcala, Jose Maria
Izaguirre y Jesds Rodriguez, mantenedores
de las arrogancias del Oriente ind6mito y
bravio; Honorato del Castillo, alma de gi-
gante en cuerpo d6bil, nacido por igual para









EL ELOGIO DE LOS FUNDADORES


la idea y la milicia; Francisco Sinchez, Mi-
guel Betancourt Guerra, Arcadio Garcia,
Tranquilino Valdes, Eduardo Machado y
Antonio Lorda, camagiieyanos y villareiios
que al vibrar diana los clarines de Yara, sa-
lieron a retar la muerte con el sereno valor
que imprime el ideal en los hombres inves-
tidos con la confianza pdblica, tremolando
su emblema santo de redencion y de espe-
ranza.
Para redactar la constituci6n del nuevo
estado, eligi6 la Asamblea a sus secretaries:
Antonio Zambrana e Ignacio Agramonte,
quienes a poco cumplimentaban la honori-
fica encomienda, y en sesi6n celebrada en
la tarde del mismo dia era aprobada la
Constituci6n, luego de ligeros reparos, acep-
tados unos y rechazados otros. Al siguiente
dia se reunia de nuevo la asamblea consti-
tuyente, para aprobar el acta anterior, y
se subrogaba en CAmara de Representan-
tes, bajo la presidencia de Salvador Cisne-
ros Betancourt. Y en seguida recaia la no-









94 MIIGUEL ANGEL CARBONELL


minaci6n, para Presidente de la Repdbli-
ca, en Carlos Manuel de Cespedes, y para
jefe supremo de las operaciones militares,
en Manuel de Quesada. Como emblema del
nuevo estado, acord6 la CAmara adoptar el
desplegado por Narciso L6pez en la aurora
brillante del cincuenta y uno, al irrumpir
con sus filibusteros atrevidos en las calls
de Cirdenas. La bandera de Cespedes,
simbolo de los cubanos en armas desde el
dia diez de octubre de mil ochocientos
sesenta y ocho, qued6, como reliquia de la
Repdblica, adornando el sal6n de sesiones,
diciendo, en lenguaje inefable, toda la gran-
deza de la resoluci6n del hombre cima que
cobij6 bajo ella las aspiraciones de su pue-
blo en el dia inmortal en que, al milagro de
su vehemencia, trepidaron los montes orien-
tales bajo los sonantes cascos de la caballe-
ria insurrecta e iluminaron el espacio, des-
de los picachos de la Maestra, los fucilazos
deslumbradores de la c6lera native, estimu-
lada y desatada por los ap6stoles, frente a









EL ELOGIO DE LOS FIUNDADORES


la rapacidad, a la incapacidad y al despo-
tismo de un poder secular que con una ma-
no hacia labor de prestidigitaci6n en las ar-
cas piblicas, y con la otra arrancaba la
existencia al que se negaba a vivir en el
vejamen de un consentimiento deshonroso.
La Constituci6n votada el diez de abril,
establecia en Cuba la Repiblica, como for-
ma de Gobierno, haciendo recaer las respon-
sabilidades del Estado en los poderes eje-
cutivo y legislative, designado el primero
por la Cimara de Representantes, y 6sta
electa por la liberrima voluntad de los elec-
tores, para lo cual quedaba establecido el
sufragio universal. Hacia a todos los cuba-
nos iguales ante la Ley y barria para siem-
pre con los prejuicios de razas mantenidos
por la Colonia. Ideas excesivamente libera-
les fueron las que inspiraron a los consti-
tuyentes la instituci6n de tan avanzados
principios de gobierno; pero su oportunidad
era mis que discutible para ser establecidos
en un pueblo de libertos y donde, ademds,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs