• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Foreword
 Primeras notas
 Abrojos
 Rimas
 Canto epico a las glorias...
 Azul
 Prosas profanas
 Cantos de vida y esperanza
 Oda a mitre
 El canto errante
 El poema del otono y otros...
 Dispersas
 Table of Contents






Title: Sus mejores poemas
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074091/00001
 Material Information
Title: Sus mejores poemas
Physical Description: 304 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Darío, Rubén, 1867-1916
Barrios, Eduardo, 1884-1963
Meza Fuentes, Roberto, 1899-
Publisher: Nascimento
Place of Publication: Santiago Concepcion Chile
Publication Date: 1929
Edition: 2. ed. rev. y aum.
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: selección de Eduardo Barrios y Roberto Meza Fuentes.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074091
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001506004
oclc - 23830477
notis - AHB8841

Table of Contents
    Front Cover
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Primeras notas
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Abrojos
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    Rimas
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Canto epico a las glorias de Chile
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Azul
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Prosas profanas
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Cantos de vida y esperanza
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
    Oda a mitre
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    El canto errante
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    El poema del otono y otros poemas
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
    Dispersas
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
    Table of Contents
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
Full Text

















i5 U
*ME J O R E
POE M A

seleccei6n de Eduardo Barrios
y Roberto Meza Fuentes.

II EDICION LEVISADA

rorial Nas S
i.


--d b1 7- hk








RUBEN DARIO
3 0"- !I i 3
Sus mejores poemas
Selecci6n de EDUARDO BARRIOS
y ROBERTO MEZA FUENTES






II Edici6n Revisada y Aumentada










EDITORIAL NASCIMENTO
SANTIAGO CHILE CONCEPCION
1929




760


Es propiedad del Editor
Inscripci6n N. 1400.










Impreso en los talleres de
la Editorial Nascimento,
Ahumada 125. Santiago
deChile. 1929.


^ i


I


Io7,3





















HABLA EL POETA


Naci el 18 de Enero de 1867, en el pueblo de Metapa,
en la republica, de Nicaragua, en la America Central. Pas4
mis primeros ahos cerca de los Jesuitas. Mi labor intelec-
tual es conocida. He sido C6nsul General de Colombia en
la Rep6blica Argentina. Mi pais natal me ha enviado en
1892 a las fiestas colombinas de Madrid; en 1906, al Congre-
so Panamericano de Rio Janeiro. LA NACI6N de Buenos
Aires me ha sostenido, por mi trabajo, desde hace diez y
nueve ahos. El General Zelaya, Presidente de Nicaragua,
me nombr6 C6nsul en Pa6n y me apoya eficaz y altamente.
Lo demds, para cuando escriba mi vida, si la escribo (1).
titica,, dice un buen escritor. Que me place. Pienso que el
don de arte es aquel que de modo superior hace que nos
reconozcamos intima y exteriormente ante la vida. El poeta.


(1) Muri6 en su patria en 1916.-N. de


SasR.

1. .
_--/^-


' '--*?


_:ia







6 R u b n D a r i o

tiene la vision direct e introspective de la vida y una super-
visi6n que va mds alld de lo que estId sujeto a las leyes del
general conocimiento. La religion y la filosofia se encuentran
con el arte en tales fronteras, pues en ambas hay tambien
una ambidncia artistic. Estamos lejos de la conocida com-
paraci6n del arte con el juego. Andan por el mundo tantas
flamantes teorias y enseianzas estiticas... Las venden al
peso, adbbadas de ciencia fresca, de la que se descompone
mds pronto, para aparecer renovada en los catdlogos y esca-
parates pasado maiana.
Yo he dicho: cuando dije que mi poesia era mmia en mi,,
sostuve la primera condici6n de mi existir, sin pretension
ninguna de causar sectarismo en mente o voluntad ajena,
y en un intense amor a lo absolute de la Belleza. Yo he di-
cho: ser sincere es ser potente. La actividad humana no se
ejercita por medio de la ciencia y de los conocimientos ac-
tuales, sino en el vencimiento del tiempo y del espacio. Yo
he dicho: es el Arte el que vence el espacio y el tiempo.
He meditado ante el problema de la existencia y he procu-
rado ir hacia la mds alta idealidad. He expresado lo expre-
sable de mi alma y he querido penetrar en el alma de los
dem6s, y hundirme en la vasta alma universal. He apartado
asimismo, como quiere Schopenhauer, mi individualidad
del resto del mundo, y he visto con desintergs lo que a mi YO
parece extraio, para convencerme de que nada es extraho
a mi Yo. He cantado, en mis diferentes modos, el espectdculo
multiforme de la naturaleza y su inmenso misterio. He cele-
brado el heroism, las 6pocas bellas de la historic, los poetas,
los ensuenos, las esperanzas. He impuesto al instrument
lirico mi voluntad del moment, siendo a mi vez 6rgano de







Sus mejores poemas 7

los instantes, vario y variable, segan la direcci6n que im-
prime el inexplicable Destino.
Amador de la cultural cldsica, me he nutrido de ella, mas
siguiendo el paso de mis dias. He comprendido la fuerza
de las tradiciones, en el pasado, y de las previsiones, en lo
future. He dicho que la tierra es bella, que en el arcano del
vivir hay que gozar de la realidad alimentados de ideal.
Y que hay instantes tristes, por culpa de un monstruo mal-
hechor llamado Esfinge. Y he cantado tambign a ese mons-
truo malhechor. Yo he dicho:

Es incidencia la Historia. Nuestro destino Supremo
est6 mds alld del rumbo que marcan fugaces las ipocas,
y Palenke y la Atldnida no son mds que moments soberbios
con que puntta Dios los versos de su augusto Poema.

He celebrado las conquistas humans y he, cada dia,
afianzado mds mi seguridad de Dios. De Dios y de los dioses.
Como hombre, he vivido en lo cotidiano; como poeta, no he
claudicado nunca, pues siempre he tendido a la eternidad.
Todo ello para que, fuera de la comprensi6n de los que me
entienden con intelecto de amor, haga pensar a determinados
profesores en tales textos; a la cuqueria literaria, en escuelas
y modas; a este ciudadano, en el ajenjo del Barrio Latino,
y al otro, en las decoraciones carte nuevo de los bars y
music halls. He comprendido la inanidad de la critical. Un
diplomado os alaba por lo menos alabable que tennis; y otro
os censura en mal latin o en esperanto. Este doctor de fama
universal os llama aqui cese gran talent de Ruben Dario,,
y a116 os inflige un estupefaciente desd.n... Este amigo os
defiende temeroso. Este enemigo os cubre de flores, pidi-n-







8 R u b n D a r o

doos por lo bajo una limosna. Eso es la literatura... Eso
es to que yo abomino. Maldigame la potencia divina, si al-
guna vez, despugs de un roce semejante, no he ido al baio
de luz lustral que todo lo purifica: la autoconfesi6n ante la
tnica Norma.

RUBEN DARIO.








Primeras Notas






VICTOR HUGO Y LA TUMBA

Iba a morir el Genio. iPaso!,, dijo a la Tumba
con voz que en el espacio misteriosa returmba,
produciendo infinita supreme conmoci6n.
La Tijmba, inexorable siempre, ruda y several,
conteniplando al coloso gigante, dijo: ignore si t6 puedes entrar en mi region'.

En tanto, en las alturas las mil constelaciones
bordaban los cambiantes de sus fulguraciones
en el velo impalpable del esplendente azur.
Callaba el Oceano, y sobre los volcanes
altisimos, dormian los grandes huracanes
del Este, del Oeste, y del Norte y del Sur.

La Tumba dijo entonces: xPreguntar6 a los vientos
y al Oceano rudo de oleajes violentos,
y a los astros radiantes, y al altivo volcan,
si p'uede mis dinteles sombrios y profundos,
al brillo de los soles y a la faz de los mundos,
salvar cual los humans este enorme titin,.

E interrog6 a la altura, y al pronunciar el nombre
de aquel Genio encarnado en el cuerpo de un hombre,







10 Ru b n Da r i o

un estremecimiento la altura recorri6,
como de cuerdas rotas, de alas que se despliegan,
de capullos que estallan, y de notas que juegan
con cadencia y con ritmo que jams se escuch6.

En explosion de llamas, nacimiento de auroras,
silabas medio dichas de palabras creadoras,
combinaciones de ecos entire a6reo capuz;
astros nifios que ensayan su dulce parpadeo
y asisten al sagrado y mfstico himeneo
que en el 6ter celebran el amor y la luz.

Y dijeron los astros: (iOh Tumba honda y siniestra,
ese que asi carnina, con la lira en la diestra,
la armonia en los labios, la fe en el coraz6n,
6se ha vertido el Anfora del bien y de la vida
con que cura sus ilceras la humanidad caida:
ese profeta es aguila, y es alondra, y es le6n.

iAguila!, cuando encumbra su vuelo hasta nosotros.
Hasta donde 6ste sube, nunca subieron otros:
nos viene a robar luces para encenderlas mis;
nuestros ortos celebra y en nuestros hondos giros
remeda nuestros vagos y profundos suspiros:
aprendi6 nuestra m6sica; sabe nuestro compAs.

(Cantor de los crepusculos, orna de filigrana
el palacio de fuego de la rubia mrafiana;
del carro de la tarde su paso sigue en pos.
iAguila! tiende el ala hacia la hopuera viva







Sus mejores poemas


de lo alto, y al retorno, trae su pico la oliva
y su garra estf armada con el rayo de Dios.

mueve, regando aromas en el aire sonoro,
y se visten de pGrpura la cima, el mosque, el mar,
6l se remonta al cielo, un himno inmortal canta,
y la invisible citara que Ileva en la garganta
de melodia unisona deja un son escapar.
iAlondra! y a media que al 6ter se levanta,
hace su dulce trino sentir, career y amar.

crespando la melena al tirano apostrofa,
presagiando el estr6pito de la revoluci6n;
cuando afila en la roca de Guernesey su garra,
y con 6picas furias a la opresi6n desgarra,
sintiendo entire sus huesos el tuetano del le6n.

jiOh Tumba! El ha sondado los inmensos abismos
donde fermentan todos los grandes cataclismos;
l1 tiene, a su deseo, la escala de Jacob;
l1 hered6 la ronca lira del viejo Homero;
con Esquilo habl6 a Jove armigero, altanero;
e irispirado y sublime baj6 al estercolero
a entonar de rodillas el cantico de Job.

*iPulgores! Los extrafios soplos de lo invisible
colfbanse en las cuerdas de su arpa terrible:
deletreaba los iris y los halos y el sol;






12 R u b e n D a r i o

de pie sobre el planet daba al viento un hosana
que repetia en coro toda la grey humana:
era su temple santo la esfera soberafia
y el gigante Himrlaya su sacro facistol,.

El coro de los astros repiti6: y reson6 ese grito por el inmenso azur;
sobre las altas cumbres de los altos volcanes
al eco despertaronse los grandes huracanes
del Este, del Oeste, y del Norte y del Sur.

Y les dijo la Tumba: jOh vientos poderosos
que soplAis con el trueno clarines estruendosos,
decid si este gigante puede acaso morir,.
Y al escuchar los vientos las voces de la Tumba,
lanzan hondo lamento que tr6mulo retumba
al recorrer la espl6ndida b6veda de zafir.

sobre el human enjambre su rqaldici6n fulmina?
iSe levanta en el mundo la torre de Babel?
El Etemo al gran Victor llama y tiembla la tierra.
iPor qu6 se va el profeta que al mal siempre hizo guerra?
iTeme Dios que le aclamen y adoren como a 61?

nosotros que..vivimos de estruendo y de algazara,
nosotros que al abismo lanzamos nuestra voz,
Austro, Aquil6n y B6reas y todos los que vamos








Sus mejores poemas 13

sobre losaltos mpntes, nosotros protestamos
ante la ley que impone la voluntad de Dios,.

Y volando, a seguida, sobre el mar estupendo,
en tropel agitado y alboroto y estruendo,
levantaron a todas las olas de la mar,
que al sentir sobre ellas tantas alas monstruosas
saltaron en columns brillantes y espumosas,
Ilegando los pefiones agrios a salpicar.

Claridades excelsas en el cielo se vian
y s6bitos relAmpagos el cielo recorrian,
cuando al hondo Oceano la Tumba consult.
De pronto detuvieron su carrera los vientos,
y en silencio profundo todos los elements,
con su lengua de trombas el Oceano habl6.

,Yo, dijo el Oceano, lo conozco; es el grande;
su luminoso aliento vida inmortal expand:
profeta del derecho y arcAngel de la ley.
iOh coro de mis islas! LConoc6is al poeta
que del sagrado espiritu ha llegado a la meta?,
Y entire el coro de todas, ciSi!', dijo Guemesey.

Y entonces Chipre y C6rcega y el heleno archipielago
entonaron un cantico sobre el grandiose pielago;
y Caprera sus brazos al cielo levant6;
y se irgui6 Santa Elena, y triste la miraron;
y las islas de Am6rica todas se incorporaron;
y derramando lagrimas Cuba se arrodill6.







Ru b en D a r o


Y el himno de los mares reson6 en los abisrqos
variando en inmortales y arM6nicos mutismps;
y el nombre del poeta se escuch6 por doquier.
arrojando a la costa conchas de rosicler.

Soplaron los tritones su caracol marino;
las sirenas veladas en un tul argentino
a flor de agua entonaron una vaga canci6n,
y se unieron al coro de las ondas sonantes;
y el mar tenia entonces convulsiones'gigantes
y latidos profundos como de coraz6n.

iSilencio! La siniestra Tumba habla a los volcanes
que hacen de centinelas, como rudos titanes
cue cuando hablan retumban; pelados unos son
que alzan la calva frente, y abreh la obscura boca
mostrando su salvaje dentadura de roca;
otros llevan encima granitico morri6n.

iYo pido la palabra!,, dijo Etna. Ciimborazo
estirado a la altura como un fomido brazo,
arguye que la America debe primero hablar.
Vesubio alza la frente con altivo rimbombo,
y en medio a dos Oc6anos se eleva Momotombo,
diciendo es l1 quien debe su acento levantar.

Momotombo caduco ante la Tumba exclama:
,Soy el viejo coloso que bajo el cielo brama;



,, ^ ^ :- "-.. ^ A i








Sus mejores poemas


en el centro de America, atalaya avizor;
Victor Hugo ha cantado mi alto nombre y mi fama
y aquf estoy con mi tiara de sombras y de llama,
sintiendo en mis entrafias de la lava el hervor.

con sus lagos do surca por el vapor la nao,
con sus bosques do extiende su copa el guayac6in,
ve en Victor Hugo al Genio sobrehumano y sublime
que canta, que protest, que crea y que redime.
iOh Tumba!, ique no muera!, que no muera el titan!,

Y luego Chimborazo: iQue viva!, dijo; y luego,
Cotopaxi, cubierto de un penacho de fuego,
movio su enorme cresta como una ardiente crin;
y el coro de volcanes del mundo americano
levant6 a una un grito potente, soberano,
que atron6 del planet uno y otro confin.

Y respondieron todos los de Asia, Africa, Europa;
y los vientos formando su bulliciosa tropa
arrastraron el eco por la honda inmensidad.
La Tumba dijo entonces: (He hablado a los volcanes,
al mar y a las estrellas, y habl6 a los huracanes.
Ya ver6 qu6 me dice de esto la humanidad,.

E interrog6 a los hombres. Y todos los humans,
chinos, rusos, ingleses, indios, americanos,
los negros de Abisinia, los turcos de Stambul,
exclamaron:






R u b e n D a r i o


sefialaron al astro fecundador del suelo,
al sol resplandeciente sobre el lInpido azul.

LQui6n Ilora nuestras penas?, dijeron los eslavos.
de piel obscura, y todos echaron e llorar.
ZQui6n pide por las victims delante de los reyes?
LQui6n rogarf por ellos a las plants del zar?>

Y dijeron los negros: ciSi Victor Hugo muere,
iqui6n contender ese lAtigo que a nuestros hijos hiere?
ZQui6n ver6 por nosotros gritando ilibertad!?
El de John Brown la gloria deja en poemas escrita,
es la gran esperanza de la raza maldita;
es el nuevo Mesias que trae luz infinita,
con el nuevo decAlogo para la humanidad,.

Y dijeron los nifios: jiConque te vas al cielo!
iConque quedamos solos, sin el amado abuelo!
Cabe la blanda cuna, iquien nos arrullara?
Ya no hay quien nos ofrezca las flores del carifio
.y ventalles de rosas, y canticos de nifio;
ya el alba no sonrie; triste la cuna estA.

-Jorge y Juana estfn solos: lloremos, Jorge y Juana.
Hoy no han cantado alondras la luz de la maiana.
iOh Tumba!, no te lleves nuestro cindido amor.
Cefiro no murmura; las flores palidecen;
los infants no rfen; las aves se entristecen;
no hay aroma, no hay eco, no hay brisa, no hay rumor>.








Sus mejores poemas 17

Y los pueblos se alzaron presto por todas parties,
entregando a los aires rudos sus estandartes;
y a la cabeza de ellos se levant Paris:
iQue no se vaya el Genio!,, clam6 la muchedumbre.
Y entire todos, estaban entire gloriosa lumbre
con los de Clodoveo los hijos de San Luis.

Al ver a Francia palida, desencajada, fria,
Ilorando, Vfctor Hugo le dijo: ciMadre mia!,;
y un abrazo infinito sus cuerpos estrech6.
Un suspiro doliente, misterioso y profundo
se escuch6 que Ilenaba toda la faz del mundo.
iQu6 dolor!, iqu6 tristeza!...
-Y la Tumba gimi6.

El coro de poetas, con las liras alzadas,
con las fijas- pupilas por el Iloro empafiadas,
dijeron: 0iOh Pontifice!, jnos dejas y te vas!
iDejas el arpa sola, y vacio tu trono!
LY el poema del gigante siglo decimonono,
de pauta y ritmo eteros, no lo oiremos jams?

cQui6n como ti, mas alto que los mAs altos montes,
conmoverr con su arpa todos los horizontes,
y todos los espiritus bafiara con su luz?
iAh!, qui6n hart tus versos ricos, esplendorosos,
ya insondables, ya dulces, a tomillo olorosos;
flores del loto azules, lindas perlas de Ormuz?








Ru b n Dar o


LQui6n bajari los iris del alto firmamento?
LQui6n al Niagara undoso le robard su acento?
jQuiin tajara pefiascos con su hacha de titan?
jQuien, jguerrero sublime!, levantara su maza,
y ajustara a su pecho luminosa coraza,
su corcel de batalla tomando a Leviatdn?

ciEcce lumen! Las canas que t6 tienes, Maestro,
las tiene Alpe; Himalaya, sagrado, alto, siniestro,
tiene tu porte augusto en el trono en que est,;
Buonaroti, el que tuvo la aurora en su paleta,
copiarA los perfiles de tu rostro, poeta,
para pintar la face del supremo Jehova.

jTumba!, cierra tu puerta; no des entrada al Genio;
no quites ese faro del human proscenio;
d6janos al Pontifice que el cielo nos envi6'.
La Tumba, entire el sonante coro inmenso callaba.
El mundo estaba at6nito. Francia, madre, lloraba.
De pronto, el infinfto su velo descorri6.

Y en grupo sacrosanto Job, Esquilo y Homero,
Tfcito, Juan y Pablo, Juvenal, el severe
Alighieri, Cervantes y Rabelais, en la luz
increada envueltos, todos los Genios que pasaron,
fijos en Victor Hugo, de s6bito se alzaron;
y sobre todos ellos se veia a Jes6s.

ven a expandir tu espfritu detris del firmamento.







Sus mejores poemas 19

Ven; del indefinido progress sigue en pos.
Llena con tu alma inmensa el abismo profundo.
No te duela ese Ilanto; no te cures del mundo:
quien ha de sucederte sera enviado por Dios.

iSube!-
-Y subi6.
La Francia lanz6 un amargo grito.
Se oy6 un rumor de fiesta llenar el ihfinito.
La Tumba entire su seno un cadaver guard.
Se ech6 tierra en la fosa. La humanidad de luto
se puso una guirnalda a tejer, en tribute
al coloso que el tiempo con su ala derrib6.



iSagrados huesos! Polvo del Gigante cafdo,
que al calor de ese fuego que se esparce encendido
en el alma que Ileva la nueva humanidad,
brote el Arbol robusto de la Paz en la tierra;
y que bajo su sombra no haya odio, no haya guerra;
c que sean sus frutos de vida y libertad.




'I,. -V ~; r_;~ES:


Abrojos-






I

iDia de dolor
aquel en que vuela para siempre el Angel
del primer amor!

VIII

Vivi6 el ppobre en la miseria,
nadie le oy6 en su desgracia,
cuando fu6 a pedir limosna
lo arrojcron de una casa.
Despues que muri6 mendigo,
le elevaron una estatua.
iVivan los muertos que no han
est6mago ni quijadas!

XI

Lloraba en mis brazos vestida de negro,
se ofa el latido de su coraz6n,
cubrianle el cuello los rizos castafios
y toda temblaba de miedo y de amor.
ZQui6n tuvo la culpa? La noche callada.
Yo iba a despedirme. Cuando dije:--iAdi6s!







Sus mejores poemas 21


Ella, sollozando, se abraz6 a mi pecho
bajo aquel ramaje del almendro en flor.
Velaron las nubes la pflida luna.
Despu s, tristemente, lloramos los dos.

XVI

Cuando cant6 la culebra,
cuando trin6 el gavilAn,
cuando gimieron las flores
y una estrella lanz6 un jay!;
cuando el diamante ech6 chispas
y brot6 sangre el coral
y fueron dos esterlinas
los ojos de Satanfs,
entonces la pobre nifia
perdi6 su virginidad.

XVII

Cuando la vi6 pasar el pobre mozo
y oy6 que le dijeron: Es tu amada,....
lanz6 una carcajada,
pidi6 una copa y se baj6 el embozo.
ciQue improvise el poeta! ..
Y habl6 luego
del placer, del amor, de su destino;
y al aplaudirle la embriagada tropa
se le rod6 una lgrima de fuego
que fu6 a caer al vaso cristalino.







Ru b n D a r i o


Despues tom6 su copa
y se bebi6 la lAgrima y el vino.

XIX

La estril gran sefiora desespera
y odia su gentil talle
cuando pasa la pobre cocinera
con seis hijos y medio por la calle.

XXVIII

iQu6 cosa tan singular
iEse joven literate
aun se sabe persignar!

XXXI

iQue piropo! Escalda y pinch.
iQu6 obscenidad! jQu6 bald6n!
ZQui6n lo dijo? Ese mocito
del flamante redingot.
A la pobre mucbachuela
la cara se le encendi6.
Iba descalza, iba rota,
y imiren qu6 contrici6n!
iComo si tal harapienta
pudiera tener pudor!


:7?,








Su s m ej ores s


XL

iQu6 bonitos
los versitos! .
-me decia
don Julian.
Y aquella frase tenia
del diente del can hidr6fobo,
del garfio del alacrin.

XLI

Vamos por parties:
comenzard muy puro,
pero, al fin.. jcarne!

XLVIII

Besando con furia loca
la boca de un nifio ajeno,
miro yo a la virgen o6ndida
y no s6 lo que comprendo.
iQue es ese brillo en los ojos?
iQu6 es en el rostro ese incendio?
iQu6 es ese temblar de labios?
LQu es ese crujir de nervios?
iPara ser a un nino... a un niflo...
esos besos... esos besos...!


poemas







24 Rub n D a r o


Lll

Erase un cura, tan pobre,
que daba grima mirar
sus zapatos descosidos
y su viejo balandrin.
Erase un cuasi mendigo
que solia regular
a los mis pobres que el
con la mitad de su pan.

Un cura tan divertido
para hacer la caridad,
que si daba el desayuno
se quedaba sin'cenar.
Erase un pobre curita
llamado el padre Julian,
a quien vian como un perro
los grandes de la ciudad,
pues era tan inocente
y era tan humilde el tal,
que en la casa de los grandes
daba risa su humildad.
Un dia amaneci6 muerto,
siendo cause de su mal
no se sabe si much hambre
o alguna otra enfermedad.
Entonces un gran entierro
se ofreci6 al padre Julian,







Sus mejores poemas 25

donde s6lo en cera y pabilo
se gastara un dineral.
Y se vieron coaches f6nebres
y hubo un lujo singular,
a los ecos de las marchas
de la music marcial.
Y cuentan que los timbales
y oboes al resonar,
hacian burla del mucrto
pobre de solemnidad ..
Y que el muerto se reia
pensando en su balandran,
con una de aquellas risas
que dan ganas de llorar.








Rimas





I

En el libro lujoso se advierten
las rimas triunfales:
bizantinos mosaicos, pulidos
y raros esmaltes,
fino estuche de artisticas joyas,
ideas brillantes;
los vocablos unidos a modo
de ricos collares;
las ideas formando en el ritmo
sus bellos engarces,
y los versos como hilos de oro
do irisadas tiemblan
perlas orientales.
iY mirad! En las mil filigranas
hallareis alfileres punzantes;
y en la pedreria
tr6mulas facetas
de color de sangre.

IV

All en la playa qued6 la nifia.
iArriba el ancla! iSe va el vapor!







Sus mejores poxmas 27


El marinero canta entire dientes.
Se hunde en el agua tr6mulo el sol.
iAdi6s! iAdi6s!
Sola, llorando sobre las olas,
mira que vuela la embarcaci6n.
Aun me hace sefias con su paiuelo
desde la piedra donde qued6.
iAdi6s! iAdi6s!
Visti6 de negro la nin~ hermosa.
iLas despedidas tan tristes son!
Llevaba suelta la cabellera
y en las pupilas llanto de amor.
iAdi6s! iAdi6s!

VII

Llegu6 a la pobre cabafia
en dias de primavera.
La nifia triste cantaba,
la abuela hilaba en la rueca.
bien haya la nifia bella
a quien desde hoy amar juro
con mis ansias de poeta,.
La abuela mir6 a la nifia.
La nifia sonri6 a la abuela.
Fuera, volaban gorriones
sobre las rosas abiertas.







28 Rub n Dario

Llegue a la pobre cabafia
cuando el gris otofio empieza.
Of un ruido de sollozos
y sola estaba la abuela.
,iBuena anciana, buena anciana!l
Me mira y no me contest.
Yo sent frio en el alma
cuando vi sus manos tremulas,
su arrugada y blanca cofia,
sus fuinebres tocas negras.
Fuera, las brisas errantes
llevaban las hojas secas.

XIV

El ave azul del suefio
sobre mi frente pasa;
tengo en mi coraz6n la primavera
y en mi cerebro el alba.
Amo la luz, el pico de la t6rtola,
la rosa y la campanula,
el labio de la virgen
y el cuello de la garza.
iOh, Dios mio, Dios mio!
S6 que me ama.

Cae sobre mi espiritu
la noche negra y tragica;
busco el seno profundo de sus sombras
para verter mis lgrimas.








Sus mejores poem as 29


S6 que en el craneo puede haber tormentas,
abismos en el alma
y arrugas misteriosas
sobre las frentes paidas.
iOh, Dios mio, Dios mfo!
S& que me engafia.







Canto epico a las glorias

de Chile







Los viejos griegos, cuando audaz volvia,
liricamente erguido, sobre el carro
de oro del triunfo el vencedor bizarre,
en heroica alegria,
al eco de las arpas victoriosas
ponian en su casco la guirnalda
de laurel y la palma de eAmeralda
al caballo de guerra
que iba pisando rosas
regadas por la tierra.
Si sucumbia en el feroz combat,
en los labios del vate
estaba la epopeya, y en el sacro
ermpuje del cincel el simulacro.
Nosotros los chilenos,
cual los viejos helenos,
dimos guirnaldas y canciones
a aquellos indomables batallones
que tornaron serenos
de luchar y vencer como leones,








Sus mejo r es poemas 3!


y de salvar la patria como buenos.
Saludamos a Condell cuando vino
bello como un dios joven y triunfante
cifi6ndole el destino
en la frente radiante
los lauros del guerrero y del marino.

iOh, los rudos y bravos granaderos,
con sus velocidades
y sus arrojos fieros;
mitad centauros y mitad guerreros!
Fueron sus escuadrones tempestades
en medio de los campos forasteros
con vuelo de huracAn. iY qu6 hora aquella,
cuando en montes peruanos
dej6 la media luna de su huella
el casco de los potros araucanos!
iY que hora la sagrada de aquel dia
en que, de las montafias y desiertos
la gran infanteria
volvi6, y firms y altivos
los que Ilegaron vivos
nos trajeron memories de los muertos!
LQu6 voz chilena no bendice ufana
las banderas de Buin? Qui6n no renombra
a Raiirez, que asombra
en su muerte espartana?
Y todos, los infants,
los leales caballeros,
los audaces marines,







R u b n D a r i o


los que murieron antes
que rendirse, los bravos artilleros,
pechos adamantinos,
que cual Riquelme el fuerte,
a las fijas miradas de la historic
penetran en la muerte,
saludando con salvas a la gloria.
iY Prat! He aqui la cumbre;
he aqui la sacra lumbre
iiimortal, la epopeya en el abismo,
el valor soberano;
leyenda de heroismo
sobre el hondo ocean.
Prat resplandece, inspira,
implacable y soberbio; tuvo el soplo
samrado: a 6l, pues, entonces
los tr6mulos bordones de la lira,
y el himno que el escoplo
arranca de los mrmples y bronces.

Arturo era el marino,
Arturo era el guerrero
humilde que el destiny
tornara digno de la voz de Homero.
No era el herc6leo y fuerte
adalid de alta talla
y m6sculos de acero;
antes noble garz6n a quien la muerte
en medio del fragor de la batalla
convirtiera en coloso.







Sus mejores poemas

La gloriosa bandera
con su estrella de luces soberanas
flota sobre el penol; el borrascoso
Ponto cruza ligera,
y el tricolor de Chile va orgulloso
en la barca de Arturo, mar afuera.

iOh, la vieja corbeta
con sus velas al sol! Ave rendida
que sobre la onda inquieta
bajo la luz vibrant y encendida
las alas desplegaba al mar bravo.
Brotaba de ella un soplo de victoria,
soplo vasto del viejo poderfo
y de la antigua gloria;
pues del viento al arrullo
y al ronco son del trueno,
aun mantenia en alto el santo orgullo
del pabell6n chileno.
Cuando en Iquique Prat halla la muerte
el h&roe se convierte
en semi-dios; el cidlo constelado
de la gloria chilena se ilumina
con luz de sol; el astro tiene su orto
y surge inmaculado.
Cuando cay6 la encina
la floresta tembl6. Pero cayendo
el Arbol con estruendo,
al mundo americano dej6 absorto.
iHe aqui la supreme







Ru b n D a r i o


inspiraci6n, el tema
altisimo, la gloria
mrs grande y pura en la chilena historic!

iOh, las antiguas arpas de los troncos
de las inmensas selvas primitivas,
cuerdas sonantes y bordones roncos
para m6sicas altas y expresivas!
iOh, el relimpago vivo y subitaneo
que del hondo infinite se desprende,
que el coraz6n enciende
y que ilumina el crAneo!
iOh, los heroicos ritmos! iOh, la nota
y el estremecimiento de la lira!
iOh, el aliento de Dios que s6lo flota
sobre aquel escogido a quien inspire!
iOh, la expresi6n de las hercdleas razas
y las himnicas p6onpas
que con ruido de yelmos y corazas
al son brotaron de las aureas trompas!
Bajo el blanco fulgor del firmamento
hoy resuenan al viento
los clarines sonoros y triunfales.
iPatria! canta mi acento
la mayor de tus glorias inmortales!







Azul






PRIMAVERAL

Mes de rosas. Van mis rimas
en ronda, a la vasta selva,
a recoger miel y aromas
en las flores entreabiertas.
Amada, ven. El gran bosque
es nuestro temple: alli ortdea
y flota un santo perfume
de amor. El pijaro vuela
de un arbol a otro y saluda
tu frente rosada y bella
como a un alba; y las encinas
robustas, altas, soberbias,
cuando t6 pasas agitan
sus hojas verdes y tr6mulas,
y enarcan sus ramas como
para que pase una reina.
iOh amada mia! Es el dulce
tiempo de la primavera.

Mira: en tus ojos, los mfos:
da al viento la cabellera,
y que bafie el sol ese oro
de luz salvaje y esplendida







36 -R u b n D a r i o


Dame que aprieten mis manos
las tuyas de rosa y Sda,
y rfe, y muestren tus labios
su p6rpura himeda y fresca.
Yo voy a decirte rimas,
t6 vas a escuchar risuefia;
si acaso alg6n risuefior
viniese a posarse cerca,
y a contar alguna historic
de ninfas, rosas o estrellas.
t6 no oirAs notas ni trinos,
sino enamorada y regia,
escucharAs mis canciones
fija en mis labios que tiemblan.
iOh amada mfa! Es el dulce
tiempo de la primavera.

Alli hay una clara fuente
que brota de una caverna,
donde se bafian desnudas
las blancas ninfas que juegan.
Rien al son de la espuma,
hienden la linfa serena;
entire polvo cristalino
esponjan sus cabelleras,
y saben himnos de amores
en hermosa lengua griega,
que en glorioso tiempo antiguo
Pan invent en las florestas.
Amada, pondre en mis rimas








Sus mejores poemas

la palabra mas soberbia
de las frases de los versos
de los himnos de esa lengua;
y te dir6 esa palabra
empapada en miel hiblea .
iOh amada mia! en el dulce
tiempo de la primavera.

Van en sus grupos vibrantes
revolando las abejas
como un Aureo torbellino
que la blanca luz alegra;
y sobre el agua sonora
pasan radiantes, ligeras,
con sus alas cristalinas
las irisadas lib6lulas.
Oye: canta la cigarra
porque ama al sol, que en la selva
su polvo de oro tamiza
entire las hojas espesas.
Su aliento nos da en un soplo
fecundo la madre tierra,
con el alma de los cAlices
y el aroma de las yerbas.

ZVes aquel nido? Hay un ave.
Son dos: el macho y la hembra.
Ella tiene el buche blanco,
1l tiene las plumas negras.
En la garganta el gorjeo,









Ru b~n Da rIo


las alas blandas y trimulas,
y los picos que se chocan
como labios que se besan.
El nido es cAntico. El ave
incuba el trino, joh poetas!
De la lira universal
el ave pulsa una cuerda.
Bendito el calor sagrado
que hizo reventar las yemas,
oh amada mfa, en el dulce
tiempo de la primavera!

Mi dulce musa Delicia
me trajo un anfora griega
cincelada en alabastro,
de vino de Naxos llena;
y una hermosa copa de oro,
la base henchida de perlas,
para que bebiese el vino
que es propicio a los poetas.
En la anfora estA Diana,
real, orgullosa y esbelta,
con su desnudez divina
y en su actitud cineg6tica.
Y en la copa luminosa
esta Venus Citerea
tendida cerca de Adonis
que sus caricias desdefia.
No quiero el vino de Naxos
ni el 6nfora de ansas bellas,


Rub n


D a r i o







Sus mej ores poemas

ni la copa donde Cipria
al gallardo Adonis ruega.
Quiero beber el amor
s6lo en tu boca bermeja,
joh amada mia! en el dulce
tiempo de la primavera.


ESTIVAL

I

La tigre de Bengala
con su lustrosa piel, manchada a trechos,
esti alegre y gentil, esta de gala.
Salta de los repechos
de un ribazo, al tupido
carrizal de un bamb6; luego, a la roca
que se yergue a la entrada de su gruta.
Alli lanza un rugido,
se agita como loca
y eriza de placer su piel hirsuta.

La fiera virgen ama.
Es el mes del ardor. Parece el suelo
rescoldo; y en el cielo
el sol, inmensa llama.
Por el ramaje obscuro
salta huyendo el kanguro.








40 Ru b n Da r i o


El boa se infla, duerme, se calienta
a la t6rrida lumbre;
el pdjaro se sienta
a reposar sobre la verde curribre

Si6ntense vahos de homo;
y la selva africana
en alas del bochorno
lanza, bajo el sereno
cielo, un soplo de si. La tigre ufana
respira a pulm6n leno,
y al verse hermosa, altiva, soberana,
le late el coraz6n, se le hincha el seno.

Contempla su gran zarpa, en ella la ufia
de marfil; luego toca
el filo de una roca,
y prueba, y lo rasgufia.
Mirase luego el flanco
que azota con el rabo puntiagudo
de color negro y blanco,
y m6vil y felpudo;
luego el vientre. En seguida
abre las anchas fauces, altanera
cono reina que exige vasallaje;
despu6s husmea, busca, va. La fiera
exhala elgo a manera
de un suspiro salvaje.
Un rugido callado
escuch6. Con presteza







Sus mejores poemas 41


volvi6 la vista de uno y otro lado.
Y chis'pe6 su ojo, verde y dilatado,
cuando mir6 de un tigre la cabeza
surgir sobre la cima de un collado.
El tigre se acercaba.
Era muy bello.
Gigantesca la talla, el pecho fino,
apretado el ijar, robusto el cuello,
era un Don Juan felino
en el bosque. Anda a trancos
callados; ve a la tigre inquieta, sola,
y le muestra los blancos
dientes, y luego arbok
con donaire la cola.
Al caminar se via
su cuerpo ondear, con garbo y bizarria.
Se miraban los n'-sculos hinchados
debajo de la piel. Y se diria
ser aquella alimafia
un rudo gladiador de la montafia.
Los pelos erizados
del labio relamia. Cuando andaba,
con su peso chafaba
la yerba verde y muelle;
y el ruido de su aliento semejaba
el resollar de un fuelle.
El es, 61 es el rey. Cetro de oro
no, sino la ancha garra
que se hinca recia en el testuz del toro
y las cares desgarra.








42 R u b 6 n D a r i o

La negra Aguila enorme, de pupils
de fuego y corvo pico relumbrante
tiene a Aquil6n; las hondas y tranquilas
aguas el gran cairmn; el elefante
la cafiada y la estepa;
la vibora, los juncos por do trepa;
y su caliente nido
del arbol suspendido,
el ave dulce y tierna
que ama la primer luz.
El, la cavema.

No envidia al le6n la crin, ni al potro rudo
el casco, ni al membrudo
hipop6tamo el lomo corpulento,
quien bajo los ramajes del copudo
baobab, ruge al viento.

Asi va el orgulloso, Ilega, halaga;
corresponde la tigre que le espera,
y con caricias las caricias .paga
en su salvaje ardor, Ia camicera.

Despu6s, el misterioso
tacto, las impulsivas
fuerzas que arrastran con poder pasmoso;
y ioh gran Pan! el idilio monstriioso
bajo las vastas selvas primitivas.
No el de las musas de las blandas horas,
siuaves, expresivas,








Sus mejores poemas 43


en las rientes auroras
y las azules noches pensativas;
sino el que todo enciende, anima, exalta,
polen, savia, calor, nervio, corteza,
y en torrente de vida brota y salta
del seno de la gran naturaleza.

II

El Principe de Gales va de caza
por bosques y por cerros,
con su gran servidumbre y con sus perros
de la mAs fina raza.

Acallando el tropel de los vasallos,
deteniendo traillas y caballos,
con la mirada inquieta
contempla a los dos tigres, de la gruta
a la entrada. Requiere la escopeta,
y avanza, y no se inmuta.

Las fieras se acarician. No han ofdo
tropel de cazadores.
A esos terrible series,
embriagados de amores,
con cadenas de flores
se les hubiera uncido
a la nevada concha de Citeres
o al carro de Cupido.








44 Ru b n Da r o

El principe atrevido
adelanta, se acerca, ya se p&ra;
ya apunta y cierra un ojo; ya dispara;
ya del arma el estruendo
por el espeso bosque ha resonado.
El tigre sale huyendo,
y la hembra queda, el vientre desgarrado.

iOh, va a morir!... Pero antes, d6bil, yerta,
chorreando sangre por la herida abierta,
con ojo dolorido,
mir6 a aquel cazador; lanz6 un gemido
como un iay! de mujer..., y cay6 muerta.

III

Aquel macho que huy6, bravo y zaharetio,
a los rayos ardientes
del sol, en su cubil despubs dormia.
Entonces tuvo un suefo:
que enterraba las garras y los dientes
en vientres sonrosados
y pechos de mujer; y que engullia
por postres delicados
de comidas y cenas-,
como tigre goloso entire golosos
unas cuantas docenas
de nifios tiernos, rubios y sabrosos.







Sus mejores poemas


ANACKE

Y dijo la paloma:
-Yo soy feliz. Bajo el inmenso cielo,
en el arbol en flor, junto a la poma
llena de miel, junto al retofio suave
y h6medo por las gotas del rocfo,
tengo mi hogar. Y vuelo
con mis anhelos de ave,
del amado Arbol mfo
hasta el bostue lejano,
cuando, al himno jocundo
del despertar de Oriente,
sale el alba desnuda y muestra al mundo
el pudor de la luz sobre su frente.
Mi ala es blanca y sedosa.
La luz la dora y bafia,
y c6firo la peina.
Son mis pies como pftalos de rosa.
Yo soy la dulce reina
que arrulla a su palomo en la montafia.
En el fondo del mosque pirtoresco
estA el alerce en que former mi nido;
y tengo alli, bajo el follaje fresco,
un polluelo sin par, recien nacido.
Soy la promesa alada,
el juramento vivo;
soy quien lleva el recuerdo de la amada
para el enamorado pensativo.







46 R u b 6 n D a r i o

Yo soy la mensajera
de los tristes y ardientes sofiadores,
que va a revolotear diciendo amores
junto a una perfumada cabellera.
Soy el lirio del viento.
Bajo el azul del hondo firmamento
muestro de mi tesoro bello y rico,
las prexas y las galas:
el arrullo en el pico,
la caricia en las alas.
Yo despierto a los pajaros parleros
y entonan sus mel6dicos cantares;
me poso en los floridos limoneros
y derramo una lluvia de azahares.
Yo soy toda inocente, toda pura.
Yo me esponjo en las ansias del deseo,
y me estremezco en la intima ternura
de un roce, de un rumor, de un aleteo.
iOh inmenso azul, yo te amo! Porque a Flora
das la lluvia y el sol siempre encendido;
porque siendo el palacio de la aurora,
tambi6n eres el techo de mi nido.
iOh inmenso azul! Yo adoro
tus celajes risuefios,
y esa niebla sutil de polvo de oro
donde van los perfumes y los suefios.
Amo los velos tenues, vagarosos,
de las flotantes brumas,
done tiendo a los aires carifiosos
el sedefio abanico de mis plumas.








Sus mejores poemas 47

iSoy feliz! porque es mia la floresta,
donde el misterio de los nidos se hall;
porque el alba es mi fiesta
y el amor mi ejercicio y mi batalla.
Feliz, porque de dulces ansias llena,
calentar mis polluelos es mi orgullo;
porque en las selvas virgenes resuena
la m6sica celeste de mi arrullo.
Porque no hay una rosa que no me ame,
ni pijaro gentil que no me escuche,
ni garrido cantor que no me Ilame.

-iSi?-dijo ehtonce un gavilan infame,
y con furor se la meti6 en el buche.



CAUPOLICAN


Es algo formidable que vi6 la vieja raza:
robusto tronco de arbol al hombro de un campe6n
salvaje y aguerrido, cuya fornida maza
blandiera el brazo de Htrcules o el brazo de Sans6n.

Por casco sus cabellos; su pecho por coraza:
pudiera tal guerrero, de Arauco en la region,
lancero de los bosques, Nemrod que todo caza,
desjarretar un toro y estrangular un le6n.







48 R u b i n D a r i o

Anduvo, anduvo, anduvo. Lo vi6 la luz del dfa,
lo vi6 la tarde pAlida, lo vi6 la noche fria
y siempre el tronco de arbol a cuestas del titan.

iEl toqui! iel toqui! clama la conmovida casta.
Anduvo, anduvo, anduvo. La aurora dijo:i Basta!
E irgui6se la alta frente del gran Caupolican.








Prosas profanas






ERA UN AIRE SUAVE.

Era un aire suave, de pausados giros;
el hada Harmonfa ritmaba sus vuelos;
e iban frases vagas y tenues suspiros
entire los sollozos de los violoncelos.

Sobre la terraza, junto a los ramajes,
diriase un tr&molo de liras eolias
cuando acariciaban los sedosos trajes
sobre el tallo erguidas las blancas magnolias.

La marquesa Eulalia risas y desvios
daba a un tiempo mismo para dos rivals,
el vizconde rubio de los desaffos
y el abate joven de los madrigales.

Cerca, coronado con hojas de vifia,
reia en su mascara Termino barbudo,
y, como un efebo que fuese una nifia,
mostraba una Diana su marmol desnudo.

Y bajo un boscaje del amor palestra,
sobre rico z6calo al modo de Jonia,


.~brli~BL~
i~iu~p~-~L i:~;.~3~jr~urC~_prd~LII_1~9~C;lj~~








50 R u b e n D a r o

con un candelabro prendido en la diestra
volaba el Mercurio de Juan de Bolonia.

La orquesta perlaba sus mrgicas notas,
un coro de sones alados se oia;
galantes pavanas, fugaces gavotas
cantaban los dulces violines de Hungria.

Al oir las quejas de sus cab-.lleros
rfe, rie, rie, la divina Eulalia,
pues son su tesoro las flechas de Eros,
el cinto de Cipria, la rueca de Onfalia.

iAy de quien sus miles y frases recoja!
lay de quien del canto de su amor se fie!
con sus ojos lindos y su boca roja,
la divina Eulalia rie, rie, rie.

Tiene azules ojos, es maligna y bella;
cuando mira vierte viva luz extrafia:
se asoma a sus h6medas pupilas de estrella
el alma del rubio cristal de Champatia.

Es noche de fiesta, y el baile de trajes
ostenta su gloria de triunfos mundanos.
La divina Eulalia, vestida de encajes,
una flor destroza con sus terses manos.

El teclado arm6nico de su risa fina
a la alegre mlisica de un pdjaro iguala,








Sus mejores poemas 51

con los staccati de una bailarina
y las locas fugas de una colegiala.

iAmoroso pAjaro que trinos exhala
bajo el ala a veces ocultando el pico;
que desdenes rudos lanza bajo el ala,
bajo el ala aleve del leve abanico!

Cuando a media noche sus notas arranque
y en arpegios Aureos gima Filomela,
y el ebimeo cisne, sobre el quieto estanque
como bianca gondola imprima su estela,

la marquesa alegre llegara al boscaje,
boscaje que cubre la amable glorieta
donde han de estrecharla los brazos de un paje,
que siendo su paje sera su poeta.

Al compAs de un canto de artist de Italia
que en la brisa errante la orquesta deslie,
junto a los rivales.la divina Eulalia,
la divina Eulalia rie, re, rie.

LFu6 acaso en el tiempo del rey Luis de Francia,
sol con corte de astros, en campos de azur?
ICuando los afcazares llen6 de fragancia
la regia y pomposa rosa Pompadour?

ZFue cuando la bella su falda cogia
con dedos de ninfa, bailando el minu6,




r l wT ''--r~ ,~~n-i ~rP


52 R u b n D a r i o

y de los compases el ritmo seguia
sobre el tac6n rojo, lindo y leve el pie?

ZO cuando pastoras de floridos valles
omaban con cintas sus albos corderos,
y oian, divinas Tirsis de Versalles,
las declaraciones de sus caballeros?

iFu6 en ese buen tiempo de duques pastores,
de amantes princess y tiemos galanes,
cuando entire sonrisas y perlas y flores
iban las casacas de los chambelanes?

ZFu6 acaso en el Norte o en el Mediodia?
yo el tiempo y el dia y el pais ignore,
pero s6 que Eulalia rHe todavia,
iY es cruel y etera su risa de oro!


DIVAGACION

ZVienes? Me Ilega aqui, pues que suspiras,
un soplo de las magicas fragancias
que hicieran los delirios de las liras
en las Grecias, las Romas y las Francias.

iSuspira asi! Revuelen las abejas;
al olor de la olimpica ambrosia,
en los perfumes que en el aire dejas;
y el dios de piedra se despierte y ria.








Sus mejores poemas 53

Y el dios de piedra se despierte y cante
la gloria de los tirsos florecientes
en el gesto ritual de la bacante
de rojos labios y nevados dientes,

En el gesto ritual que en las hermpsas
ninfalias guia a la divina hoguera,
hoguera que hace Ilamear las rosas
en las manchadas pieles de pantera.

Y pues amas reir, rfe, y la brisa
lleve el son de los liricos cristales
de tu reir, y haga temblar la risa
la barba de los T&rminos joviales.

Mira hacia el lado del boscaje, mira
blanquear el muslo de marfil de Diana,
y despues de la Virgen, la Hetaira
diosa, su blanca, rosa, y rubia hermana.

Pasa en busca de Adonis; sus aromas
deleitan a las rosas y los nardos;
siguela una pareja de palomas
y hay tras ella una fuga de leopardos.



iTe gusta amar en griego? Yo las fiestas
galantes busco, en donde se recuerde
al suave son de ritmicas orquestas
la tierra de la luz y el mirto verde.








54 R u b e n D a r i o

(Los abates refieren aventuras
a las rubias marquesas. Sofiolientos
fil6sofos defienden las ternuras
del amor, con sutiles arguments,

Mientras que surge de la verde grama,
en la mano el acanto de Corinto,
una ninfa a quien puso un epigrama
Beaumarchais sobre el mArmol de su plinto.

Amo mAs que la Grecia de los griegos
la Grecia de la Francia, porque en Francia
al eco de las Risas y los Juegos
su mas dulce licor Venus escancia.

Demuestran mis encantos y perfidias
coronadas de flores y desnudas,
las diosas de Clodion que las de Fidias.
Unas cantan francs, otras son mudas.

Verlaine es mas que S6crates; y Arsenio
Houssaye super al viejo Anacreonte.
En Paris reinan el Amor y el Genio:
ha perdido su imperio el dios bifronte.

Monsieur Prudhomme y Homais no saben nada.
Hay Chipres, Pafos, Tempes y Amatunte,
donde el amor de mi marina, un hada,
tus frescos labios a los mios junte.








Sus mejores poemas 55

Sones de bandolin. El rojo vino
conduce un paje rojo. LAmas los sones
del bandolin, y un amor florentino?
serbs la reina en los decamerones.

(Un coro de poetas y pintores
cuenta histories picantes. Con maligna
sonrisa alegre aprueban los sefiores.
Clelia enrojece. Una duefia se signa.)

iO un amor aleman?-que no han sentido
jamAs los alemanes-; la celeste
Gretchen; claro de luna; el aria; el nido
del ruisefior; y en uia roca agreste,

la luz de rieve que del cielo llega
y bafia a una hermosura que suspira
la queja vaga que a la noche entrega
Loreley en la lengua de la lira.

Y sobre el agua azul el caballero
Lohengrin; y su cisne, cual si fuese
un cincelado t6mpano viajero,
con su cuello enarcado en forma de S.

Y del divino Enrique Heine un canto,
a la orilla del Rhin; y del divino
Wolfang la larga cabellera, el manto;
y de la uva teutona el blanco vino.








56 R u b e n D a r i o

O amor Ileno de sol, amor de Espafia,
amor Ileno de pirpuras y oros;
amor que, da el clavel, la flor extrafia
regada con la sangre de los toros;

Flor de gitanas, flor que amor recela,
amor de sangre y luz, pasiones locas;
flor que trasciende a clavo y a canela,
roja cual las heridas y las bocas.



ZLos amores ex6ticos acaso... ?
como rosa de Oriente me fascinas:
me deleitan la seda, el oro, el raso.
Gautier adoraba a las princess chinas.

iOh bello amor de mil genuflexiones;
torres de kaolin, pies imposibles,
tazas de t6, tortugas y dragones,
y verdes arrozales apacibles!

Amame en chino, en el sonoro chino
de Li-Tai-Pe. Yo igualar6 a los sabios
poetas que interpretan el destino;
madrigalizar6 junto a tus labios.

Dir6 que eres mAs bella que la luna;
que el tesoro del cielo es menos rico
que el tesoro que vela la importuna
caricia de marfil de tu abanico.


~71' ''I"-~?~sr~--r~'-~*6~a~t~~;~;~;~;~;~;~








Sus mejores poemas 57





Amame japonesa, japonesa
antigua, que no sepa de naciones
occidentales: tal una princess
con las pupilas Ilenas de visions,

Que afin ignorase en la sagrada Kioto,
en su labrado camarin de plata
ornado al par de crisantemo y loto,
la civilizaci6n de Yamagata.

O con amor hindu que alza sus llamas
en la vision supreme de los mitos,
y hace temblar en misteriosas bramas
la iniciaci6n de los sagrados ritos,

En tanto mueven tigres y panteras
sus hierros, y en los fuertes elefantes
suefian con ideales bayaderas
los rajas constelados de brillantes.

O negra, negra como la que cant?
en su Jerusalem el rey hermoso,
negra que haga brotar bajo su plant
la rosa y la cicuta del reposo...

Amor, en fin, que todo diga y cante,
amor que encante y deje sorprendida








58 R u b e n D a r i o

a la serpiente de ojos de diamante
que est& enroscada al &bol de la vida.

Amame asi, fatal, cosmopolitan,
universal, inmensa, 6nica, sola
y todas; misteriosa y erudita:
Amame mar y nube, espuma y ola.

S6 mi reina de Saba, mi tesoro;
descansa en mis palacios solitarios.
Duerme. Yo encender6 los incensarios.
y junto a mi unicomio cuerno de oro,
tendrfn rosas y miel tus dromedarios.


SONATINA

La princess esta triste.. iqu6 tendri la princess?
los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princess esti pflida en su silla de oro,
esta mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso olvidada se desmaya una flor.

El jardin puebla el triunfo de los pavos-reales;
parlanchina, la duefia dice cosas banales,
y, vestido de rojo, piruetea el buf6n.
La princess no rie, la princess no siente;
la princess persigue por el cielo de Oriente
la libilula vaga de una vaga ilusi6n.


~?i~~P~d~:.-~~*-=.*i~?~C3~11~:7; ~%~4~*~-h~,L;~i*~-i~*~~flf~f;~L~i~~








Sus mejores poemas


LPiensa acaso en el principle de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
o en el rey de las Islas de las Rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el duefio orgulloso de las perlas de Ormuz?

jAy! la pobre princess de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar,
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios can los versos de Mayo,
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio ni la rueca de plata,
ni el halc6n encantado, ni el buf6n escarlata,
ni los cisnes un6nimes en el lago de azur.
Y estan tristes las flores por la flor de la corte;
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

iPobrecita princess de los ojos azules!
esta presa en sus oros, esta presa en sus tules,
en la jaula de mArmol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guards,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un drag6n colosal.

iOh qui6n fuera hipsipila que dej6 la crisAlida!
(la princess estf triste. La princess estA pflida).







Ru b in Da ri o


iOh vision adorada de oro, rosa y marfil!
iQuiin volara a la tierra donde un principle ekiste
(la princess esti pAlida. La princess estd triste)
mas brillante que el alba, mis hermoso que Abril!

Calla, calla, princesa-dice el hada madrina-.
En caballo con alas, hacia acb se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que Ilega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con su beso de amor!


BLASON

Para la condesa de Peralra.

El olimpico cisne de nieve
con el Agata rosa del pico
lustra el ala eucaristica y breve
que abre al sol como un casto abanico.

En la forma de un brazo de lira
y del asa de un Anfora griega
es su cAndido cuello que inspira
como prora ideal que navega.

Es el cisne, de estirpe sagrada,
cuyo beso, por campos de seda,




7- w



Sus mejores poemas 61

ascendi6 hasta la cima rosada
de las dulces colinas de Leda.

Blanco rey de la fuente Castalia,
su victoria ilumina el Danubio;
Vinci fue su barn en Italia;
Lohengrin es su principle rubio.

Su blancura es hermana del lino,
del bot6n de los blancos rosales
y del albo tois6n diamantino
de los tiernos corderos pascuales.

Rimador de ideal florilegio,
es de armiiio su lirico manto,
y es el magico pajaro regio
que al morir rima el alma en un canto.

El alado arist6crata muestra
iises albos en campo de azur,
y ha sentido en sus plumas la diestra
de la amable y gentil Pompadour.

Boga y boga en el lago sonoro
donde el suefio a los tristes espera,
donde aguarda una g6ndola de oro
a la novia de Luis de Baviera.

Dad, Condesa, a los cisnes carifio,
dioses son de un pais halagioefio








62 R u b e n D a r i o

y hechos son de perfume, de armifio,
de luz alba, de seda y de suefio.


EL FAISAN

Dijo sus secrets el faisan de oro.
En el gabinete mi blanco tesoro,
de sus claras risas el divino coro.

Las bellas figures de los gobelinos,
los cristales Ilenos de aromados vinos,
las rosas francesas en los vasos chinos.

(Las rosas francesas, porque fu6 alli en Francia
donde'en el retire de la dulce estancia
esas frescas rosas dieron su fragancia.)

La cena esperaba. Quitadas las vendas,
iban mil amores de flechas tremendas
en aquella noche de Carnestolendas.

La careta negra se quit6 la nifia,
y tras el preludio de una alegre rifia
apur6 mi boca vino de su vifia.

Vino de la vifia de la boca loca,
que hace arder el beso, que el mordisco invoca.
iOh, los blancos dientes de la loca boca!








Sus mejores poemas 63

En su boca ardiente yo bebi los vinos,
y pinzas rosadas, sus dedos divinos,
me dieron las fresas y los langostinos.

Yo la vestimenta de Pierrot tenia,
y aunque me alegraba y aunque me reia,
moraba en mi alma la mel, ncolia.

La carnavalesca noche luminosa
di6 a mi triste espiritu la mujer hermosa,
sus ojos de fuego, sus labios de rosa.

Y en el gabinete del cafe galante
ella se encontraba con su nuevo amante,
peregrine pAlido de un pais distant.

Llegaban los ecos de vagos cantares;
y se despedian de sus azahares
miles de purezas en los bulevares.

Y cuando el champafia me cant6 su canto,
por una ventana vi que un negro manto
de nube, de Febo cubria el encanto.

Y dije a la amada de un dia: LNo viste
de pronto ponerse la noche tan triste?
LAcaso la Rdina de luz ya no existe?

Ella me miraba. Y el faisAn cubierto de plumas de ora"
,iPierrot! ten por cierto
que tu fiel amada, que la Luna ha muerto!,


; v-; *








R u b n D a r o


MARGARITA

In memoriam..

ZRecuerdas que querias ser una Margarita
Gautier? Fijo en mi mente tu extrafio rostro esti,
cuando cenamos juntos, en la primera cita,
en una hoche alegre que nunca volvera.

Tus labios escarlatas de p6rpura maldita
sorbian el champafia del fino baccarat;
tus dedos deshojaban la blanca margarita.

Despues, joh flor de histeria!, Ilorabas y refas;
tus besos y tus lIgriagas tuve en mi boca yo;
tus risas, tus fragancias, tus quejas, eran mias.

Y en una tarde triste de los mis dulces dias,
la Muerte, la celosa, por ver si me querias,
como a una margarita de amor, te deshoj6!


MIA

Mia: asi te llamas.
QQu6 mis harmonica?
mia: luz del dia,
mia: rosas, llamas.


~~_~nrEWl~e4(bC~1W








Sus mejores poemas 65

iQue aroma derramas
en el alma mia
si s6 que me amas,
ioh Mia! ioh Mia!

Tu sexo fundiste
con mi sexo fuerte,
fundiendo dos bronces.

Yo triste, t6 triste ..
iNo. has de ser entonces
mia hasta la muerte?


ITE, MISSA EST

A Reynaldo de Rafael.

Yo adoro a una sonfAnbula con alma de Elofsa,
virgen como la nieve y honda como la mar;
su espiritu es la hostia de mi amorosa misa
y alzo al son de una dulce lira crepuscular.

Ojos de evocadora, gesto de profetisa,
en ella hay la sagrada frecuencia del altar;
su risa es la sonrisa suave de Monna Lisa,
sus labios son los 6nicos labios para besar.

Y he de besarla un dia con rojo beso ardiente;
apoyada en mi brazo como convaleciente
me mirarA asombrada con intimo pavor;








66 R u b e n D a r i o

La enamorada esfinge quedrfi estupefacta,
apagar la llama de la vestal intacta
y la faunesa antigua me rugirA de amor!


COLOQUIO DE LOS CENTAUROS

En la isla en que detiene su esquife el argonauta
del inmortal Ensuefio, donde la etema pauta
de las etemas liras se escucha, Isla de Oro

en que el trit6n erige su caracol sonoro
y la sirena blanca va a ver el sol, un dia
se oye un tropel vibrant de fuerza y de armonia.

Son los Centauros. Cubren la llanura. Les siente
la montafia. De lejos, forman son de torrente
que cae; su galope al aire que reposa
despierta, y estremece la hoja del laurel-rosa.

Son los Centauros. Unos enormes, rudos; otros
alegres y saltantes como j6venes potros;
unos con largas barbas como los padres-rios,
otros imberbes, agiles y de piafantes brios,
y de robustos m6sculos, brazos y lomos aptos
para portar las ninfas rosadas en los raptos.

Van en galope ritmico. Junto a un fresco boscaje,
frente al gran Oceano, se paran. El paisaje
recibe de la urna matinal luz sagrada








Sus mejores poemas 67

que el vasto azul suaviza con limpida mirada.
y oyen series terrestres y habitantes marines
la voz de los crinados cuadr6pedos divinos.

QUIR6N

Calladas las bocinas a los tritones gratas,
calladas las sirenas de labios escarlatas,
los carrillos de Eolo desinflados, digamos
junto al laurel ilustre de florecidos ramos
la gloria inmarcesible de las Musas hermosas
y el triunfo del terrible misterio de las cosas.
He aqui que renacen los lauros milenarios;
vuelven a dar su lumbre los viejos lampadarios;
y animase en mi cuerpo de Centauro inmortal
la sangre del celeste caballo paternal.

RETO

Arquero luminoso, desde el zodiaco llegas;
aun press en las crines tienes abejas griegas;
aun del dardo herskleo muestras la roja herida
por do salir no pudo la esencia de tu vida,
padre y Maestro excelso! Eres la fuente sana
de la verdad que busca la triste raza humana:
aun Esculapio sigue la vena de tu ciencia;
siempre el veloz Aquiles sustenta su existencia
con el manjar salvaje que le ofreciste un dia,
y Herakles, descuidando su maza, en la harmonica
de los astros, se eleva bajo el cielo nocturno...




-f*




68 Ru b n Da r i o


QUIRON

La ciencia es flor del tiempo: mi padre fu6 Saturno.

ABAN ES

Himnos a la sagrada Naturaleza; al vientre
de la tierra y al germen que entire las rocas y entire
las carnes de los Arboles, y dentro humana forma
es un mismo secret y es una misma norma,
potente y sutilisimo, universal resume
de la supreme fuerza, de la virtud del Numen.

QUIRON

iHimnos! Las cosas tienen un ser vital: las cosas
tieneh raros aspects, miradas misteriosas;
toda forma es un gesto, una cifra, un ehigma;
en cada atomo existe un inc6gnito stigma;
cada hoja de cada Arbol canta un propio cantar
y hay una alma en cada una de las gotas del mar;
el vate, el sacerdote, suele oir el acento
desconocido; a veces enuncia el vago viento
un misterio; y revela una inicial la espuma
o la flor; y se escuchan palabras de la bruma.
y el horrbre favorite del numen, en la linfa
o la rifaga, encuentra mentor: demonio o ninfa.








-%
Sus mejores poemas 69


FOLO

El biforme ixionida comprende de la altura,
por la matema gracia, la lumbre que fulgura,
la nube que se anima de luz y que decora
el pavimento donde rige su carro Aurora,
y la banda de Iris que tiene siete rayos
cual la lira en sus brazos siete cuerdas; los mayos
en la fragante tierra llenos de ramos bellos,
y el Polo coronado de cAndidos cabellos.
El ixionida pasa veloz por la montafia
rompiendo con el pecho de la maleza hurafia
los erizados brazos, las cArceles hostiles;
escuchan sus orejas los ecos mAs sutiles:
sus ojos atraviesan las intrincadas hojas
mientras sus manos toman para sus bocas rojas
las frescas bayas altas que el sitiro codicia;
junto a la oculta fuente su mirada acaricia
las curvas de las ninfas del s6quito de Diana;
pues en su cuerpo corre tambi6n la esencia humana
unida a la corriente de la savia divina
y a la salvaje sangre que hay en la bestia equina.
Tal el hijo robusto de Ixi6n y de la Nube.


QUIRON

Sus cuatro patas, bajan; su testa erguida, sube.







Ru b en D a r i o


ORNEO

Yo comprendo el secret de la bestia. Malignos
series hay y benignos. Entre ellos se hacen signos
de bien y mal, de odio o de amor, o de pena
o gozo: el cuervo es malo y la torcaz es buena.

QUIRON

Ni es la torcaz benigna, ni es el cuervo protervo:
son formas del Enigma la paloma y el cuervo.

ASTILO

El Enigma es el soplo que hace cantar la lira.

NESO

iEl Enigma es el rostro fatal de Deyanira!
mi espalda aun guard el dulce perfume de la bella;
aun mis pupilas llama su claridad de estrella.
iOh aroma de su sexo! ioh rosas y alabastros!
iOh envidias de las flores y celos de los astros!

QUIRON

Cuando del sacro abuelo la sangre luminosa
con la marina espuma formara nieve y rosa,
hecha de rosa y nieve naci6 la Anadiomena.







Sus mejores poemas


71


al cielo alz6 los brazos la lirica sirena.
los curvos hipocampos sobre las verdes ondas
levantaron los hocicos; y cameras redondas,
trit6nicas melenas y dorsos de delfines
junto a la reina nueva se vieron. Los confines
del mar llen6 el grandiose clamor; el universe
sinti6 que un nombre harm6nico, sonoro como un verso,
Ilenaba el hondo hueco de la altura; ese nombre
hizo gemir la tierra de amor: fu6 para el hombre
mas alto que el de Jove: y los niimenes mismos
lo oyeron asombrados; los 16bregos abismos
tuvieron una gracia de luz. iVENUS impera!
ella es entire las reinas celestes la primera,
pues es quien tiene el fuerte poder de la hermosura.
iVaso de miel y mirra brot6 de la amargura!
ella es la mas gallarda de las emperatrices;
princess de los germenes, reina de las matrices,
sefiora de las savias y de las atracciones,
sefiora de los besos y de los corazones.

EURITO

No olvidar6 los ojos radiantes de Hipodamia!

HIPEA

Yo s6 de la hembra humana la original infamia.
Venus anima artera sus mAquinas fatales,
tras los radiantes ojos rien traidores males,
de su floral perfume se exhala sutil daiio;







72 R u b e n D a r i o

su craneo cbosuro alberga bestialidad y engaiio.
Tiene las formas puras del Anfora y la risa
del agua que la brisa riza y el sol irisa;
mas la ponzofia ing6nita su mascara pregona:
mejores son el Aguila, la yegua y la leona.
De su h6meda impureza brota el calor que enerva
los mismos sacros dones de la imperial Minerva;
y entire sus duros pechos, lirios del Aqueronte,
hay un olor que Ilena la barca de Caronte.

ODISTES

Como una miel celeste hay en su lengua fina;
su piel de flor aun h6meda esti de agua marina.
yo he visto de Hipodamia la faz encantadora,
la cabellera espesa, la pierna vencedora.
Ella de la hembra humana fuera ejemplar augusto;
ante su rostro olimpico no habria rostro adusto;
las Gracias junto a ella quedarian confusas,
y las ligeras Horas y las sublimes Musas
por ella detuvieran sus giros y su canto.

HIPEA

Ella la causa fuera de inenarrable espanto:
por ella el ixionida dobl6 su cuello fuerte.
La hembra humana es hermana del Dolor y la Muerte.




..Ea :g a~; r nr aat'7iaa~


Sus mejores -poemas 73



QUIi,.6N

Por suma ley un dia llegari el himeneo
que el sofiador aguarda: Cinis seri Ceneo;
claro ser6 el origen del femenino arcano:
la Esfinge tal secret dira a su soberano.

CLITO

Naturaleza tiende sus brazos y sus pechos
a los humans series; la clave de los hechos
con6cela el vidente; Homero con su baculo,
en su gruta Deifobe, la lengua del Oraculo.

CAUMANTES

El monstruo expresa un ansia del coraz6n del Orbe,
en el Centauro el bruto la vida humana absorbe,
el satiro es la selva sagrada y la lujuria
une sexuales impetus a la harmoniosa furia.
Pan junta la soberbia de la montafia agreste
al ritmo de la inmensa mechnica celeste;
la boca melodiosa que atrae en Sirenusa
es de la fiera alada y es de la suave musa;
con la become bestia Pasifae se ayunta,
naturaleza sabia formas diversas junta.
Y cuando tiende al hombre la gran Naturaleza,
el monstruo, siendo el simbolo, se viste dr. belleza.


7


-~--


**- --T-?^







Ru b n Dario


GRINEO

Yo amo lo inanimado que am6 el divino Hesiodo.

QUIRON

Grineo, sobre el mundo tiene un anima todo.


GRINEO

He visto, entonces, raros ojos fijos en mi:
los vivos ojos rojos del alma del rubi;
los ojos luminosos del alma del topacio
y los de la esmeralda que de azul espacio
la maravilla imitan; los ojos de las gemas
de brillos peregrinos y mAgicos emblemas.
Amo el granite duro que el arquitecto labra
y el mArmol en que duermen la linea y la palabra...

QUIR6N

A Deucali6n y a Pirra, varones y mujeres
las piedras aun intactas dijeron: cZQu6 nos quieres?

LICIDAS

Yo he visto los lemures flotar, en los noctumos
instantes, cuando escuchan los bosques taciturnos




-- ,'"d




Sus mejores poemas 75

el loco grito de Atis que su dolor revela
o la maravillosa canci6n de Filomela.
El galope apresuro, si en el boscaje miro
manes que pasan, y oigo su f6nebre suspiro.
Pues de la Muerte el hondo, desconocido Imperio,
guard el pavor sagrado de su fatal misterio.

ARNEO

La Muerte es de la Vida la inseparable hermana.

QUIRON

La Muerte es la victoria de la progenia humana.

MEDON

iLa Muerte! Yo la he visto. No es demacrada y mustia
ni ase corva guadafia ni tiene faz de angustia.
Es semejante a Diana, casta y virgen como ella;
en su rostro hay la gracia de la ndbil doncella
y Ileva una guirnalda de rosas siderales.
En su siniestra tiene verdes palmas triunfales,
y en su diestra una copa con agua del olvido.
A sus pies, como un perro, yace un amor dormido.

AMICO

Los mismos dioses buscan la dulce paz que vierte.




--;, -~'"~~T~"f?~ii /F~~~~~


76 R u b 9 n D a r i o


QUIRON

La pena de los dioses es no alcanzar la Muerte.

EURETO

Si el hombre-Prometeo-pudo robar la vida,
la clave de la muerte serale concedida.

QUIRON

La virgen de las virgenes es inviolable y pura.
Nadie su casto cuerpo tendra en la alcoba obscura,
ni beberi en sus labios el grito de victoria,
ni arrancard a su frente las rosas de su gloria.


***


Mas he aqui que Apolo se acerca al meridiano.
Sus truenos prolongados repite el Oceano;
bajo el dorado carro del reluciente Apolo
vuelve a inflar sus carrillos y sus odres Eolo.
A lo lejos, un temple de mArmol se divisa
entire laureles-rosa que hace cantar la brisa.
con sus vibrantes notas de C6firo desgarra
la veste transparent la hel6nica cigarra,
y por el Ilano extenso van en tropel sonoro
los Centauros, y al paso, tiembla la Isla de Oro.








Sus mejores p oemas 77



PORTICO (I)

Libre la frente que el casco rchusa,
casi desnuda en la gloria del dia,
alza su tirso de rosas la musa
bajo el gran sol de la eterna Harmonia.

Es Floreal, eres ti, Primavera,
quien la sandalia calz6 a su pie breve;
ella, de tristes nostalgias muriera
en el pais de los cisnes de nieve.

Griega es su sangre, su abuelo era ciego;
sobre la cumbre del Pindo sonoro
el sagitario del carro de fuegp
puso en su lira las cuerdas de oro.

Y bajo el p6rtico blk nco de Paros,
y en los boscajes de frescos laureles,
Pindaro di6le sus ritmos preclaros,
di6le Anacreonte sus vinos y miles.

Toda desnuda, en los claros diamantes
que en la Castalia recaman las linfas,
vi6ronla tropas de faunos saltantes,
cual la mfs fresca y gentil de las ninfas.

(1) Para el libro En tropel, del poeta espafiol Salvador Rueda, 1892.









78 R u b n D a r i o

Y en la fragante, harmoniosa floresta,
puesto a los ecos su oido de musa,
pan sorprendi6la escuchando la orquesta
que 61 daba al viento con su comarnusa.

Ella resurge despu6s en el Lacio,
siendo del tedio su lengua exterminio;
Ileva a sus labios la copa de Horacio,
bebe falemo en su eb6rneo triclinio.

PAjaro errante, ideal golondrina,
vuela de Arabia a un confin solitario,
y ve pasar en su .torre argentina
a un rey de Oriente sobre un dromedario;

Rey misterioso, magnifico y mago,
duefio opulento de cien Estambules,
y a quien un genio brindara en un lago
g6ndolas de oro en las aguas azules.

Ese es el rey mAs hermoso que el dia,
que abre a la musa las puertas de Oriente;
ese es el rey del pafs Fantasfa,
que Ileva un claro lucero en la frente.

Es en Oriente donde ella se inspira
en las moriscas ex6ticas zambras;
donde primero contempla y admira
las cinceladas divinas alhambras;


C U-l~`'-'."








Sus mejores poemas 79

Las muelles danzas en las alcatifas
donde la mora sus velos desata,
los pensativos y viejos kalifas
de ojos obscuros y barbas de plata.

Es una bella y alegre mafiana
cuando su vuelo la musa confia
a una errabunda y fugaz caravana
que hace del viento su brGjula y gula.

Era la errante familiar bohemia,
sabia en extrafios conjures y estigmas,
que une en su boca plegaria y blasfemia,
nombres sonoros y raros enigmas;

Que ama los largos y negros cabellos,
danzas lascivas y finos pufiales,
ojos lameantes de vivos destellos,
flores sangrientas de lahios camales.

Y con la gente morena y hurafia
que a los caprichos de aire se entrega,
hace su entrada triunfal en Espafia
fresca y riente-la ritmica griega.

Mira las cumbres de Sierra Nevada,
las bocas rojas de Malaga, lindas,
y en un pandero su mano rosada
fresas recoge, claveles y guindas.








80 Ru b n D a r i o

Canta y resuena su verso de oro,
ve de Sevilla las hembras de llama,
suefia y habitat en la Alhambra del moro;
y en sus cabellos perfumes derrama.

Busca del pueblo las penas, las flores,
mantos bordados de alhajas de seda,
y la guitarra que sabe de amores,
cAlida y triste querida de Rueda.

(Urna amorosa de voz femenina,
caja de misica de duelo y placer:
tiene el acento de una alma divina,
talle y caderas como una mujer.)

Va del tablado flamenco a la orilla
y ase en sus palmas los cr6talos negros,
mientras derrocha la audaz seguidilla
bruscos acordes y raudos alegros.

Ritma los pasos, modula los sones,
ebria risuefia de un vino de luz,
hace que brillen los ojos gachones,
negros diamantes del patio andaluz.

Campo y pleno aire refrescan sus alas;
ama los nidos, las cumbres, las cimas;
vuelve del campo vestida de galas,
cuelga a su cuello collares de rimas.







Sus mejores poemas 81


En su tesoro de reina de Saba
guard en secret celestes emblemas;
flechas de fuego en su magica aljaba,
perlas, rubies, zafiros y gemas.

Tiene una corte pomposa de majas,
suya es la chula de rostro risuefio,
suyas las juergas, las curvas navajas
6brias de sangre y licor malagiiefio.

Tiene por temple un alcazar marm6reo,
guArdalo esfinge de rostro egipciaco,
y cual labrada en un bloque hiperb6reo,
Venus enfrente de un triunfo de Baco.

Dentro present sus formas de nieve,
brinda su amable sonrisa de piedra,
mientras se enlaza en un bajo-relieve
a una driada cefiida de hiedra,

Un joven fauno robust y violent,
dulce terror de las ninfas incautas,
al son triunfante que lanzan al viento
tunpanos, liras y sistros y flautas.

Oman los muros mosaicos y frescos,
aureos pedazos de un sol fragmentario,
iris trenzados en mil arabescos,
joyas de un habil cincel lapidario.







82 Rub n Dar o

Y de la etera Belleza en el ara,
ante su sacra y grandiosa escultura,
hay una lfmpara en albo carrara,
de una eucaristica y casta blancura.

Fuera, el frondoso jardfn del poeta
rie en su fresca y gentil hermosura;
agata, perla, amatista, violeta,
verdor egl6gico y tibia espesura.

Una andaluza despliega su manto
para el poeta de m6sica eximia;
r6sticos Titiros cantan su canto;
bulle el hervor de la alegre vendimia.

Ya es un tropel de bacantes modernas
el que despierta las locas lujurias;
ya humeda y triste de lIgrimas tieras,
da su gemido la gaita de Asturias.

Francas fanfarrias de cobres sonoros,
labios quemantes de humans sirenas,
ocres y rojos de plazas de toros,
fuegos y chispas de locas verbenas.



Joven honierida, un dia su tierra
vi6le que alzaba soberbio estandarte,
buen capitan de la lirica guerra,
region cruzado del reino del arte.







Sus mejores poemas 83

Vi6le con ylmro de acero brillante,
rica armadura sonora a su paso,
firme tizona, broncineo olifante,
listo y piafante su excelso pegaso.

Y de l. brega tornar vi6le un dia
de su victoria en los bravos tropeles,
bajo el gran sol de la etera Harmonia,
duefio de verdes y nobles laureles.

Fu6 aborrecido de Zoilo, el verdugo.
fue por la gloria su estrella encendida.
y esto pas6 en el reinado de Hugo,
emperador de la barba florida.


LA PAGINA BLANCA

A. A. Lamberti

Mis ojos miraban en hora de ensuefios
la pagina blanca.

Y vino el desfile de ensuefios y sombras.
y fueron mujeres de rostros de estatuas,
mujeres de rostros de estatuas de mArmol,
tan tristes, tan dulces, tan suaves, tan palidas!

Y fueron visions de extrafios poemas,
de extrafios poemas de besos y ligrimas,







84 R u b n D ario

de histories que dejan en crueles instantes
las testas viriles cubiertas de canas!

jQu6 cascos de nieve que pone la suerte!
iqu6 arrugas precoces cincela en la cara!
iy c6mo se quiere que vayan ligeros
los tardos camellos de la caravan!

Los tardos camellos-
como las figures en un panorama-
cual si fuese un desierto de hielo,
atraviesan la pagina blanca.

Este lleva
una carga
de dolores y angustias antiguas,
angustias de pueblos, dolores de razas;
dolores y angustias que sufren los Cristos
que vienen al mundo de victims trAgicas!

Otro lleva
en la espalda
el cofre de ensuefios, de perlas y oro,
que conduce la Reina de Saba..

Otro lleva
una caja
en que va, dolorosa difunta,
como un muerto lirio la pobre Esperanza.








Sus mejores poemas 85

Y camina sobre un dromedario
la Palida,
la vestida de ropas obscuras,
la Reina invencible, la bella inviolada:
la Muerte.

Y el hombre,
a quien duras visions asaltan,
el que encuentra en los astros del cielo
prodigies que abruman y signs que espantan,
mira al dromedario

de la caravana
como al mensajero que la luz conduce,
en el vago desierto que forma
la pfgina blanca!


SINFONIA EN GRIS MAYOR

El mar como un vasto cristal azogado
refleja la lrnina de un cielo de zinc;
lejanas bandadas de pijaros manchan
el fondo brunfido de pilido gris.

El sol como un vidrio redondo y opaco
con paso de enfermo camina al cenit;
el viento marine descansa en la sombra
teniendo de almohada su negro clarin.








86 R u b i n D a r i o

Las ondas que mueven su viente de plomo
debajo del muelle parecen gemir.
sentado en un cable, fumando su pipa,
estA un marinero pensando en las playas
de un vago, lejano, brumoso pais.

Es viejo ese lobo. Tostaron su cara
los rayos de fuego del sol del Brasil;
los recios tifones del mar de la China
le han visto bebiendo su frasco de gin.

La espuma impregnada de yodo y salitre
ha tiempo conoce su roja nariz,
sus crespos cabellos, sus biceps de atleta,
su gorra de lona, su blusa de dril.

En medio del humo que forma el tabaco
ve el viejo el lejano, brumoso pais,
a donde una tarde caliente y dorada
tendidas las velas parti6 el bergantin...

La siesta del tr6pico. El lobo se aduerme.
Ya todo lo envuelve la gama del gris.
Parece que un suave y enorme esfumino
del curvo horizonte borrara el confin.

La siesta del tr6pico. La vieja cigarra
ensaya su ronca guitarra senil,
y el grillo preludia su solo mon6tono
en la (mica cuerda que esta en su violin.








Sus mejores poemas 87



LA DEA

A. Alberto Ghiraldo.

Alberto, en el propileo del temple soberano
donde Renan rezaba, Verlaine cantado hubiera.
Primavera una rosa de amor tiene en la mano
y cerca de la joven y dulce Primavera,

TUrmino su sonrisa de piedra brinda en vano
a la desnuda nayade y a la ninfa hechicera
que viene a la soberbia fiesta de la pradera
y del boscaje, en busca del lirico Sylvano.

Sobre su altar de oro se levanta la Dea-
tal en su aspect ic6nico la virgen bizantina-:
toda belleza humana ante su luz es fea;

Toda vision humana, a su luz es divina:
y esa es la virtue sacra de la divina Idea
cuya alma es una sombra que todo lo ilumina.


EPITALAMIO BARBARO

A. Lugones.

El alba aun no aparece en su gloria de oro.
anta el mar con la misica de sus ninfas en coro
el aliento del campo se va cuajando en bruma.




-~-a

tr
c



i:
;

;f'
z
F-
2-;
ii








~

e
br

E
D
e-






~


88


Teje la nAyade el encaje de su espuma
y el bosque inicia el himno de sus flautas de pluma.

Es el moment en que el salvaje caballero
se ve pasar. La tribu aulla y el ligero
caballo es un relAmpago, veloz como una idea.
a su paso, asustada, se para la marea;
la nayade interrumpe la labor que ejecuta
y el director del bosque detiene la batuta.

--ZQu6 pasa?, desde el lecho pregunta Venus bella.
Y Apolo:
--Es Sagitario que ha robado una estrella*.



RESPONSE A VERLAINE

Padre y maestro migico, lir6foro celeste
que al instrument olimpico y a la siringa agreste
diste tu acento encantador;
iPanida! iPan tu mismo, que coros condujiste
hacia el propileo sacro que amaba tu alma triste,
al son del sistro y del tambor!

Que tu sepulcro cubra de flores Primavera,
que se humedezca el aspero hocico de la fiera,
de amor si pasa por alli;
que el f6nebre recinto visit Pan bicome;
que de sangrientas rosas el fresco Abril te adorne
y de claveles de rubi.


Ru b n Dar o








Sus mejores poemas 89

Que si posarse quiere sobre la tumba el cuervo,
ahuyenten la negrura del pAjaro protervo
el dulce canto del cristal
que Filomela vierta sobre tus tristes huesos,
o la harmonia dulce de risas y de besos,
de culto oculto y florestal.


Que piberes can6foras te ofrenden el acanto,
que sobre tu sepulcro no se derrame el Ilanto,
sino rocio, vino, miel:
Que el pompano alli brote, las flores de Citeres,
y que se escuchen vagos suspiros de mujeres
bajo un simb61ico laurel!


Que si un pastor su piano bajo el frescor del haya,
En amorosos dias, como en Virgilio, ensaya,
Tu nombre ponga en la canci6n;
Y que la virgen nfyade, cuando ese nombre escuche,
Con ansias y temores entire las linfas luche,
Llena de miedo y de pasi6n.


De noche, en la montafia, en la negra montafia
De las Visiones, pase gigante sombra extrafia,
Sombra de un SAtiro espectral;
Que ella al centauro adusto con su grandeza asuste;
De una extra-humana flauta la melodia ajuste
A la harmonia sideral.







90 R u b n D a r i o

Y huya el tropel equino por la montafia vasta;
Tu rostro de ultratumba bafie la luna casta
De compasiva y blanca luz;
Y el Satiro contemple sobre un lejano monte,
Una cruz que se eleve cubriendo el horizonte
Y un resplandor sobre la cruz!


CANTO DE LA SANGRE
A Miguel Estrada.

Sangre de Abel. Clarin de las batallas.
Luchas fraternales; estruendos, horrores;
Flotan las banderas, hieren las metrallas,
Y visten la purpura los emperadores.

Sangre del Cristo. El 6rgano sonoro.
La vifia celeste da el celeste vino;
Y en el labio sacro del caliz de oro
Las almas se abrevan del vino divino.

Sangre de los martirios. El salterio.
Hogueras; leones, palmas vencedoras;
Los heraldos rojos con que del misterio
Vienen ptecedidas las grandes auroras.

Sangre que vierte el cazador. El cuerno.
Furias escarlatas y rojos destinos
Forjan en las fraguas del obscure Infiemo
Las fatales armas de los asesinos.








Sus mejores poemas 91

Oh sangre de las virgenes! La lira.
Encanto de abejas y de mariposas.
La estrella de Venus desde el cielo mira
El purp'ireo triunfo de las reinas rosas.

Sangre que la Ley vierte.
Tambor a la sordina.
Brotan las adtlfas que riega la Muerte
Y el rojo cometa que anuncia la ruina.

Sangre de los suicides. OrganilIIo.
Fanfarrias macabras, responses corales,
Con que de Saturno cel6brase el brillo
En los manicomios y en los hospitals.


EL REINO INTERIOR
A Eugenio de Castro.
...with Psychis, my soul!
POE.
Una selva suntuosa
In el azul celeste su rudo perfil calca.
Jn camino. La tierra es de color de rosa,
lual la que pinta fra Dom6nico Cavalca
n sus Vidas de santos. Se ven extrafias flores
)e la flora gloriosa de los cuentos azules,
( entire las ramas encantadas, papemores
:uyo canto extasiara de amor a los bulbules.
Papemor: ave rara. Bulbules: ruisefiores;.








92 R u b n
:..o-


Da r o


Mi alma frigil se asoma a la ventana obscura
De la torre terrible en que ha treinta afios suefia.
La gentil Primavera primavera le augura.
La vida le sonrie rosada y halagiefia.
Y ella exclama: cOh fragante dia! iOh sublime dfa!
Se diria que el mundo esta en flor; se dirfa
Que el coraz6n sagrado de la tierra se mueve
Con un ritmo de dicha; luz brota, gracia Ilueve.
Yo soy la prisionera que sonrfe y que canta!,
Y las manos liliales agita, como infant
Real en los balcones del palacio patemo.


IQu6 son se escucha, s6n lejano, vago y tiemo?
Por el lado derecho del camino, adelanta
El paso leve una adorable teoria
Virginal. Siete blancas doncellas, semejantes
A siete blancas rosas de gracia y de harmonica
Que el alba constelara de perlas y diamantes.
iAlabastros celestes habitados por astros:
Dios se refleja en esos dulces alabastros!
Sus vestes son tejidas del lino de la luna.
Van descalzas. Se mira que posan el pie breve
Sobre el rosado suelo como una flor de nieve.
Y los cuellos se inclinan, imperiales, en una
Manera que lo excels pregona de su origen.


:
I::
s.-







Sus m ejores p o e m as 93

mo al compis de un verso su suave paso ngen.

sos graciosos gestos en esas lineas puras.
moa un velado s6n de liras y lades,
Divinamente blancas y castas pasan esas
Siete bellas princess. Y esas bellas princess
Son las siete Virtudes,




Al lado izquierdo del camino y paralela-
Mente, siete de Oriente-oro, seda, escarlata,
Armas ricas de Oriente-hermosos, parecidos
A los satanaes verlenianos de Ecbatana,
Vienen tambi6n. Sus labios sensuaes y encendidos,
De efebos crirminales, son cual rosa sangrientas;
Sus pufiales de piedras preciosas revestidos
-Ojos de viboras de luces fascinantes-
Al into pdnden; arden las purpuras violentas
En los jubones; cifien las cabezas triunfantes
Oro y rosas; sus ojos, ya 16nguidos, ya ardientes,
Son dos carbunclos magicos de fulgor sibilino,
Y en sus manos de ambiguos principles decadentes,
Relucen como gemas las ufias de oro fino.
Bellamente infemales,
Llenan el aire de hechiceros beneficios
Esos siete mancebos. Y son los siete Vicios,
Los siete poderosos Pecados capitals.







94 R u b 6 n D a r i o




Y los siete mancebos a las siete doncellas
Lanzan vivas miradas de amor. Las Tentaciones
De sus liras melifluas arrancan vagos sones.
Las princess prosiguen, adorables visions
En su blancura de palomas y de estrellas.




Unos y otras se pierden por la via de rosa,
Y el alma mfa queda pensativa a su paso.
-iOh, qu6 hay en ti, alma mia?
ciOh, qu6 hay en ti, mi pobre infant misteriosa?
Acaso piensas en la blanca teoria?
Acaso
Los brillantes mancebos te atraen mariposa ,




Ella no me responded.
Pensativa se aleja de la obscura yentana,
-Pensativa y risuefia,
De la Bella-durmiente-del-Bosque tiemr hermana-
Y se adormece en donde
Hace treinta afios suefia.







Sus mejores poemas 95




Y en suefio dice: iOh dulces delicias de los cielos!
iOh tierra sonrosada que acarici6 mis ojos!
-iPrincesas, envolvedme con vuestros blancos velos!
-iPrincipes, estrechadme con vuestros brazos roios!,


COSAS DEL CID

A Francisco A. de Icaza.

Cuenta Barbey, en versos que valen bien su prosa,
Una hazafia del Cid, fresca como una rosa,
Pura como una perla. No se oyen en la hazafia
Resonar en el viento las trompetas de Espafia,
Ni el azorado moro las tiendas abandon
Al ver al sol el alma de acero de Tizona.


Babieca, descansando del huracan guerrero,
Tranquilo pace, mientras el bravo caballero
Sale a gozar del aire de la estaci6n florida.
Rie la Primavera, y el vuelo de la vida
Abre lirios y suefios en el jardin del mundo.
Rodrigo de Vivar pas&, meditabundo,
Por una send en donde, bajo el sol glorioso,
Tendi6ndole la mano, le detiene un leproso.







96 R u b n D a r o

Frente a frente, el soberbio principe del estrago
Y la victoria, joven, bello como Santiago,
Y el horror animado, la viviente carrofia
Que infecta los suburbios de hedor y de ponzofia.

Y al Cid tiende la mano el siniestro mendigo,
Y su escarcela busca y no encuentra Rodrigo.
-iOh Cid, una limosna!-dice el precito.
-Hermano
Te ofrezco la desnuda limosna de.mi mano!-
Dice el Cid; y, quitando su f6rreo guante, extiende
La diestra al miserable, que Ilora y que comprende.



Tal es el sucedido que el Condestable escancia
Como un vino precioso en su copa de Francia.
Yo agregar6 este sorbo de licor castellano:



Cuando su guantelete hubo vuelto a la mano
El Cid, sigui6 su rumbo por la primaveral
Senda. Un pfjaro daba su nota de cristal
En un arbol El cielo profundo desleia
Un perfume de gracia en la gloria del dia.
Las ermitas lanzaban en el aire sonoro
Su melodiosa lluvia de t6rtolas de oro;
El alma de las flores iba por los caminos
A unirse a la piadosa voz de los peregrinos,





Y el gran Rodrigo Diaz de Vivar, satisfecho,
Iba cual si Ilevase una estrella en el pecho.
Cuando de la campifia, aromada de esencia
Sutil, sali6 una nifia vestida de inocencia,
Una nifia que fuera una mujer, de franca
Y angelica pupila, y muy dulce y muy blanca.
Una nifia que fuera un hada, o que surgiera
Encarnaci6n de la divina Primavera.

Y fu6 al Cid y le dijo: Por'Jimena y por Dios un regalo te entrego,
Esta rosa naciente y este fresco laurel,.

Y el Cid, sobre su yelmo las frescas hojas siente.
En su guante de hierro hay una flor naciente,
Y en lo intimo del alma como un dulzor de miel


DEZIR

(A la manera de Johan Duenyas)

Reina Venus, soberana
capitana
de deseos y pasiones,
en la tempestad humana
por ti mana
sarlgre de los corazones.
Una copa me di6 el sino
y en ella bebi tu vino


Sus mejores poemas







98 R u b n D a r i o


y me embriagu6 de dolor,
pues me hizo experimentar
que en el vino del amor
hay la amargura del mar.

Di al olvido el turbulento
sentimiento,
y hall un sitiro ladino
que di6 a mi labio sediento
nuevo aliento,
nueva copa y nuevo vino.
Y al llegar la primavera,
en mi roja sangre fiera
triple llama fu6 encendida:
yo al flamante amor entrego
la vendimia de mi vida
bajo pampanos de fuego.

En la fruta misteriosa,
Ambar, rosa,
su deseo sacia el labio,
y en viva rosa se posa,
mariposa,
beso ardicnte o beso sabio.
jBien haya el satiro griego
que me ensefi6 el dulce juego!
En el reino de mi aurora
no hay ayer, hoy ni mafiana;
danzo las danzas de ahora
con la m'sica pagana.








Sus mejores poemas 99


FFINIDA

Bella a quikn la suerte avara
ordenara
martirizarme a ternuras,
di6 una negra perla rara
Luzbel para
tu diadema de locuras.



OTRO DEZIR

Ponte el traje azul que mis
conviene a tu rubio encanto.
Luego, Mia, te pondris
otro, color de amaranto,
y el que rima con tus ojos
y aquel de reflejos rojos
que a tu blancor sienta tanto.


En el obscure cabello
pon las perlas que conquistas;
en el columbino cuello
pon el collar de amatistas,
y ajorcas en los tobillos
de topacios amarillos
y esmeraldas nunca vistas.







Ruben Dar o


Un camarin te decoro
donde sabres la lecci6n
que di6 a Ang6lica Medoro
y a Belkiss di6 Salom6n;
arderi mi sangre loca,
y en el vaso de tu boca
te sorbere el coraz6n.

Luz de suefio, flor de mito,
tu admirable cuerpo canta
la gracia de Hermafrodito
con lo afreo de Atalanta;
y de tu beldad ambigua
la evocada musa antigua
su himno de came levanta.

Del anfora en que esta el viejo
vino anacreontico bebe;
Febe arruga el entrecejo
y Juno arrugarlo debe,
mas la joven Venus rie
y Eros su filtro deslie
en los calices de Hebe.








Sus mejores poemas 101




QUE EL AMOR NO ADMITE
CUERDAS REFLEXIONES

(A la manera de Santa Ffe)

Sefora, Amor es violent,
y cuando nos transfigura
nos enciende el pensamiento
la locura.


No pidas paz a mis brazos
que a los tuyos tienen press:
son de guerra mis abrazos
y son de incendio mis besos;
y seria vano intent
el tornar mi mente obscura
si me enciende el pensamiento
la locura.


Clara esta la mente mia
de llamas de amor, sefiora,
como la tienda del dia
o el palacio de la aurora.
Y al perfume de tu ungiiento
te persigue mi ventura,
y nMe enciende el pensamiento
la locura.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs