• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Prologo
 Primera parte
 Segunda parte
 Table of Contents














Group Title: Biblioteca popular de cultura colombiana 59 Viajes - v. 9
Title: Viajes y estancias en América del Sur
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074077/00001
 Material Information
Title: Viajes y estancias en América del Sur La Nueva Granada, Santiago de Cuba, Jamaica y el Istmo de Panamá
Series Title: Biblioteca popular de cultura colombiana|Viajes
Physical Description: 432 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Le Moyne, Auguste, b. 1800
Publisher: Ministerio de Educación de Colombia
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1945]
 Subjects
Subject: Description and travel -- Colombia   ( lcsh )
Description and travel -- Cuba   ( lcsh )
Description and travel -- Panama   ( lcsh )
Description and travel -- Jamaica   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: On fly leaf: "Se reproducen además...las notas dirigidas por el ministerio de relaciones exteriores de Colombia a los representantes de Francia y de Inglaterra relativas al proyecto sobre implantación del régimen monárquico en Colombia."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074077
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000035207
oclc - 23764009
notis - AAD9302

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Prologo
        Page v
        Page vi
    Primera parte
        Page vii
        Page viii
        Introduction
            Page 1
            Page 2
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
        Capítulo I: Algunas palabras acerca de este libro, etc.
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
        Capítulo II: Descripcion de Santa Marta, etc.
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
        Capítulo III: Salida de Santa Marta, etc.
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
        Capítulo IV: Mompox, etc.
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
        Capítulo V: Descripción de Honda y del camino que va desde esta ciudad a Bogotá, etc.
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
        Capítulo VI: Bogotá, etc.
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
        Capítulo VII: Descripción de la Sabana de Bogotá, etc.
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
        Capítulo VIII: El salto de Tequendama, etc.
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
        Apendice al Capítulo VIII
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
    Segunda parte
        Page 213
        Page 214
        Capitulo IX: Situación politíca de las conlonias españolas en América durante la monacquia, etc.
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
        Apendice al Capitulo IX
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
        Capitulo X: Población de la Nueva Granada, etc.
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
        Capitulo XI: Salida de Bogotá para Francia, etc.
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
        Capitulo XII: Regreso de Francia a Nueva Granada, etc.
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
        Capitulo XIII: Chagres, etc.
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
    Table of Contents
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
Full Text



Iiblioteca Popular de' Ciltltuara Colombiana


Augusto Le Moyne

VIAJES Y ESTANCIAS EN AMERICA DEL SUR
LA NUEVA GRANADA, SANTIAGO DE CUBA,
JAMAICA Y EL ISTMO DE PANAMA


VOLUME IX


VIAJES
































PUBLICACIONES DEL MINISTERIO

DE EDUCATION DE COLOMBIA


EDITORIAL CENTRO-INSTITUTO GRAFICO.-BOCOTA 1945






A. LE MOYNE






/ / / / / 7
VIAJES Y ESTANCI/S EN AMERICA DEL SUR.
/ 7
LA NUEVA GRANADA, SANTIAGO DE CUBA,

JAMAICA Y EL ISTMO DE PANAMA


Libreria SIGLO XX
OiUe 12 No. 6-28 Tolf. 91-86
BOGOTA ColomblI


B1BLIOTECA POPULAR DE CULTURAL COLOMBIANA
BOGOTA


















PROLOGO


E MOYNE, mAs que un viajero que narra en forma
mds o menos atractiva o deleitosa sus impresiones al
visitar -nuevas tierras y sus aventuras por ellas, es un
diplomitico extranjero que residi6 once afios en BogotA y que
para ocupar los ocios que la jubilaci6n le impone y un poco
tambidn para recrearse con la rememoraci6n de pasadas y gra-
tas actividades, as dedica a ordenar y a dar forma literaria a
sus recuerdos y notas y a confrontar unos y otras con las pu-
blicaciones de viajes por el mismo pais,, hedhas con anterio-
ridad, por personas que le precedieron o que coincidieron con
1l en Colombia.
Por eso de esta obra podria decirse que. en algunos de sus
capftulos, es un libro de segunda mano, pero que a pesar de
todo ofrece gran interns, especialmente el capitulo IX que
constitute casi la tercera parte de la obra y en el que el
autor sigue muy de cerca las incidencias de la political colom-
biana desde la emancipaci6n de la soberania espaftola hasta
el final de la Presidencia del general Santander.
Deciamos que a Le Moyne no cabe considerarl- como un
viajero que recorre Colombia y que describe los distintos as-
pectos de las variadisimas regions que la integran, porque
en los once afios que reside en ella se limita, a parte el obli-
gado viaje Magdalena arriba, al legar. y Magdalena abajo,
al abandonar el pafs, a hacer meras excursions por la Saba-
na y sus aledafios, excursions que nunca le llevaron mas allA
del Salto de Tequendama, de Choachi, Caqueza, FusagasugA,
del Puente de Pandi, de ZipaquirA, de Pacho, de La Mesa, de
las Juntas de Apulo, de Tocaima y de Muzo.
Tiene Le Moyne tan poco o nada del espiritu y de la cu-
riosidad del viajero, que a pesar de hallarse en Muzo, a unas






cuantas leguas del monasterio de Ohiquinquira y no obstante
ser por la fama de su imagen milagrosa el Lourdes colombia-
no, no va a visitarle y se content con reproducir los pfira-
fos que al mismo dedica Gaspard Theodore Mollien que viaj6
por Colombia en 1823, es decir, cinco aios antes que Le Moyne.
El autor, hombre en el que, a pesar de los afios mozos con
que llega a Colombia, encuentran ya tierra abonada para fruc-
tificar las tendencies reaccionarias del gobierno de Carlos X,
sigue muy de cerca el desarrollo de la political colombiana, de-
dicando a su examen mAs de cien pAginas.
Esta es la parte mas interesante de toda la obra. Le Moyne
conoci6 y trat6 al Libertador estando precisamente en su casa
dias antes de emprender Bolivar el viaje a Santa Marta, del
que no habria de regresar. Este h6roe ejerci6 sin duda sobre
Le Moyne ese poder de captaci6n que indudablemente tenia
Bolivar, lo mismo que Napole6n, al que debia ser muy dificil
sustraerse.
En sus juicios acerca de la lucha de los partidos y muy es-
pecialmente al opinar sobre Santander, se muestra durisimo
tanto en los concepts como en las expresiones, legando al ex-
tremo de no reconocerle m6rito ni valor de ningin g6nero. Si
las generaciones posteriores a esos dos grandes benemdritos de
las libertades de Colombia no tuvieran para former juicio so-
bre esa dpoca mas que la obra de Le Moyne, cabria declr que
entire el Hombre de las Leyes y el Libertador hay la misma
distancia que la que media entire un rufian y un caballero.
Al enjuiciar la conspiraci6n que culmin6 en el atentado de
la noche del 25 de septiembre, se limit el autor a reproducir
la sentencia condenatoria de Santander, resultando muy. ex-
trafio que dada la posici6n official que ocupaba y today vez
que permaneci6 en Colombia hasta el afio 1839, no hubiera te-
nido conocimiento de la carta de Santander dirigida al Liber-
tador, admirable alegato que constitute su mejor defense y
cuya dial6ctica juridica se puede dificilmente superar.
Tambi6n, y esto es uno de los datos de mayor inter6s que
hay en esta obra, reproduce las notas dirigidas por el Ministro
de Relaciones de Colombia a los Encargados de Negocios de
Francia y de Inglaterra relatives al proyecto de implantacl6n
del regimen monArquico en Colombia, documents que son po-
co conocidos del piblico en general.

























PRIMER


PART


















OJEADA GENERAL SOBRE AMERICA Y SUS PRIMITIVOS
HABITANTES


"Quae larga profundit fecundo
natural sinu".
OVIDIO


Cuando hacia fines del siglo XV, el intr6pido Crist6bal Co-
16n, impulsado por su genio y a fuerza de perseverancia y
tenacidad en sus empresas, revel6 la existencia del conti-
nente americano, apareci6 ante los ojos asombrados de la
vieja Europa un mundo nuevo desde todos los puntos de vista:
por su vasta extension, por la gigantesca longitud de sus rios,
por la magnificencia y variedad de su exuberante vegetaci6n,
la riqueza de sus products minerales, las variadisimas species
de sus animals y hasta por las razas y costumbres de sus
pobladores.
'En primer lugar, al examiner la geografia fisica de America
en el moment actual, vemos un territorio cuya extension,
desde los 749 de latitud norte, hasta los 569 de latitud sur,
constitute las dos quintas parties s6lidas del globo, cuyas tie-
rras productivas son quizA mAs extensas que las del continent
antiguamente conocido, sin contar con que una gran parte
de ese territorio nunca present el desolado aspect que im-
primen las nieves invernales en la zona templada. En Ame-
rica, el trabajo del hombre se encuentra recompensado por
una sucesi6n de caseohas anuales. Sus elevadas montafias cons-
tituyen una cadena que, bajo la denominaci6n de Cordillra
de los Andes, se extiende, sin soluci6n de continuidad, a lo
largo de todo el continent y bordea al oeste las playas del







AUGUSTO LE MOYNE


oc6ano Pacifico, en una extension de cerca de 15.000 millas,
para proyectar hacia el este ramales, que en ocasiones legan
al oc6ano AtlAntico.
En esta cordillera se ofrecen alternativamente montafas cu-
ya vegetaci6n s61o desaparece a una altura de 16 a 18.000 ples
sobre el nivel del mar; otras, cuyas cimas sobrepujan esas
altitudes, hasta alcanzar a mAs de 25.000 pies, se cubren de
nieves perpetuas, en una atmbsfera polar; otras, iluminadas
par los fanales de cerca de cincuenta volcanoes en aotividad, es-
tremecen el suelo. y hacen sentir sus efeotos, terrible a las
veces, en centenares de leguas a la redonda.
En medio de ese caos de montafias superpuestas, brillan la-
gos que por su inmensidad recuerdan los mares interiores; va-
lies y mesetas a mas de 14.000 pies de altura sobre el mar, en
las cuales se han fundado ciudades de poblaci6n muy densa,
tales como Mdxico, BogotA, Quito, Potosi, La Paz, Ayacucho,
etc., donde el suelo, favorecido por la sanidad del clima, ofrece
en abundancia todas las frutas, cereales y legumbres necesarias
para la alimentaci6n de los pobladores, asi como tambien mag-
nificos pastes para toda clase de ganado.
De las cimas y flancos de esa cordillera se precipitan a cada
paso torrentes impetuosos, cuya reun!6n sucesiva en las tie-
rras bajas da origen a esos rios tan admirables por la exten-
si6n de su curso, como por el inmenso caudal de sus aguas: el
Plata, el Amazonas, el Orinoco y el Magdalena, en el continen-
te meridional, y el San Lorenzo, el Misouri y el Misisipi, en
el contiiente septentrional; rios que, desde las fuentes has-
ta la desembocadura, maiden de 1.000 a 4.000 millas y corren
libremente a trav6s de Ilanuras inconmensurables, capaces de
contener, cada una verdaderos imperios, cubiertas ani po7
un manto de plants silvestres y de pastos incultos, o de sel-
vas casi tan milenarlas, como la tierra donde crecen.
6abanas y bosques que ostentan esa potencialid:d y mag-
nificencia productive, son en la actualidad y en su mayor
parte, tierras cuyo dominion disputan restos de tribus incul-
tas y n6madas a fieras y reptiles Inmundos. Pero, cuAntas
esperanzas despiertan a quien consider lo que legaran a

1. OBRAS CONSI'LTADAS: Compendio dr Ceografia 'nirersul doe lle-Bran:
Panoramas de la naturileza ) vissa dc las Cordillerau dre lumboldt; Muieo
do ambaj Am.riras. p.blicado en Valpara.s ern 18H2.







LA NUIIVA RANAIDA 3

ser cuando se cultiven y desmonten; cuando los pantanos for-
mados por las lluvias y por el desbordamiento de los rios, se
desequen, merced al encauzamiento de sus aguas; cuando
esos mismos rios, cuya corriente facility lpor si sola la na-
vegaci6n, se vean surcados por barcos que comuniquen las
costas con el interior; cuando los muelles y los diques con-
tengan sus aguas y cuando, finalmente, las industries adqule-
ran en las ciudades todo el desarrollo que el porvenir les re-
serva y los mercados se establemcan en sus orillas por el in-
tercambio commercial.

'Tdo el continent americano present paisajes sorpren-
dentes por sus contrastes, tanto por el aspect de las cadenas
de montafias, lagos y altos valleys como por el de las tierras
bajas, lanuras, rios y selias. Lo propio sucede con los fe-
n6menos atmosf6ricos, que son muy variados, no s61o en ra-
z6n de las diterentes latitudes, sino en raz6n de la altura de
c:da looalidad, y esto principalmente, en las regions tropi-
cales. Por tal causa, en un mismo paraje, dentro de la misma
latitud, los t6rridos calores que ahasMn en los llanos que se
extienden al pie de las montafias, disminuyen gradualmente
a medlda que el terreno se eleva, hasta Ilegar a una tempe-
ratura suave y templada a 600 o a 1.000 pies. De aqui para
arriba, empleza a dejarse sentir el frio, que alcanza a inten-
sidades iguales a las de Siberia o de los polos, y aun antes
de coronary las cumbres, es tan intense que no permit la exis-
tencia del hombre. Sucede que con frecuencia el viajero, a
media que sube a las montafias o desciende de ellas, pue-
de en el mismo dih, y aun an el espacio de pocas horas, pa-
sar por todas las temperatu-as; pero a estas variaciones, den-
tro de una misma latitud, vienen a mezclarse otras causes,
que determinan constantemente en cada lugar, independien-
temente de su altura, un cllma divers: unas veces seco, otras
htimedo, ya sano, ya insalubre, ora iudo, cra suave, pues se-
gmr se aleje o se aproxime una montafia, segin tambien 6sta
se oriented o vengan las corrientes atmosf6ricas, el cielo se
cubre de nubes, se despeja o apenas se empafia por tenues
vapores; aqui, las tempestades y torment& parecermn iaberse
ostablecido para siempre; un poco mAs lejos, las luvias al-
ternan con la ssquia, cada tres meses; tal vez a poca distant








ATIGUSTO LE MOYNE


cia, no Ilovera nunca y se desconoceri por complete el fra-
gor de los truenos.
Estas caracteristicas del continent americano no se acen-
tiuan menos en lo relative a los products de los tres reinos
ce la naturaleza.
En lo refercnte al reino vegetal, la sawia de las plants es
tan exuberante, que todas ellas, ya sean herbaceas o lefiosas,
adquieren admirables p:oporciones en grosor y en altura, has-
ta el punto de producer dudas, en los extranjeros que no las
hayan visto. Asi, en las iridas estepas, durante la sequla,
crecen, cuando vienen las lluvias las hierbas, con tal empu-
je. que ocultarian carros que pasaran por esas llanuras. Como
ejcmplo todavia mAs concluyente del vigor de la vegetaci6n
on todos los climas del continent americano, indicard, para
abreviar la enumeraci6n, ciertas coniferas del Brasil, de Chi-
le, de la Nueva Caledonia (sic) y de las Montafias Rocosas,
que se elevan a 200 y a 300 pies; las palmeras de elegantes
siluetas y los helechos arborescentes, de 40 a 50. Vienen lu6go,
entire los arboles de copa tupida y fuertes ramazones, algunos
que exceden en grosor y altura a las species mas grandes de
Europa, tales como los platanos y los tulipanes de Ohio, que
tinenn de 13 a 15 metros de circunferencia en la base, las
enormes encinas de variadas species, las soberbias magno
lias de conos perfumados, las robustas ccibas, caobas y ca-
vanilesias y, finalmente Ils Arboles de la familiar de las bom-
baceas, como el boabad, de tronco menos elevado pero mus
grueso.
CuAntas novedades magnificas ofrece la mayor parte de
escs arboles, tanto por la abundancia de sus.frutos, como por
el brillo de sus flores, a las cuales se unen las maravillosas
orquideas que se abren en sus troncos y ramas, las gigantes-
cas plants trepadoras, como las begoniaceas, las paulinlas,
lis pasionarias, las -vainillas y las aristoloquias, que tienen
calices de mas de un metro de circunferencia!
En los bosques, donde esta lujuriante vegetaci6n se mezcla
y entrelaza en fantastico e inextricable desorden, donde re-
sultan insuficientes para abrir trochas las herramientas usua-
ies, sin habitantes, sin medios de explotaco:n y de transport,
los troncos caen bajo el peso de los afios o asfixiados por los
bejucos y pa'rsitas que los cubren y s61o cuando el hombre los







LA NUBVA GRANADA


quema para conquistar una parcela, son past de las llamas.
Puede decirse que desde el punto de vista de las riquezas
vegetables, el suelo de America abastece por si solo con su-
perabundancia, todo cuanto el comercio y la industrial de
nuestros paises pueda necesitar para la importaci6n, desde las
mejores maderas de construcci6n, ebanisteria y tintoreria,
hasta las gomas y cauchos de todas classes, especias, aromas,
vanilla, tabaco, cafe, cacao, algod6n, azucar, cereales, balsa-
mos, liquenes, quinas y otras sustancias medicinales.
Con analoga prodigalidad, esos baldios brindan al hombre
para las necesidades mAs comunes de la vida, asombrosa can-
tidad de frutas y legumbres, sin contar con las que, importa-
das de Europa, se ban aclimatado en ellos. A la cabeza de
los vegetables, maravillosamente dotados de sustancias nutriti-
vas, citare los plAtanos de varias classes, que crecen y se mul-
tiplican sin cultivarlos, por decirlo asi, en todas las regions
inter-tropicales calidas, o templadas, donde cada plant pro-
duce various racimos de cincuenta frutos aproximadamente.
Algunos de ellos alcanzan el tamafio de los papinos grandes.
Todos los frutos suministran un alimento tan sano y nutriti-
vo, ya se coman crudos, ya se prepare de diversas maneras.
Existen tambidn otros Arboles que pueden utilizarse desd el
punto de vista de la alimentaci6n, de muy diferentes mane-
ras, como, por ejemplo, ciertas classes de palmeras, que ade-
mas de los frutos: ditiles, cocos y almendras, suministran be-
bidas espirituosas, aceites, cera, fMculas y sustancias tint6reas,
a la vez que del limbo de sus hojas y de las fibras de los pc-
cio!cs, se fabrican tejidos, cuerdas, esteras, sombreros y ca-
nastas, etc.
'Entre las leguminosas, solo mencionard las qua tienen races
o tuberculos harinosos o feculentos, que, cccidos, constituyen
uno de los mejores alimentos de consume diario. Al frente de
ellas se hall la famosa patata, que saborean por igual el
Spobre y el rico, y que es uno de los dones mas preciosos que
debe agradecer el Viejo Mundo al Nuevo; vienen lutgo las
batatas, la arracacha, el flame, la yuca y la mandioca.
En lo referente a la zoologia, no solamente existen en las
Am6ricas decade el comienzo de sus relaciones con Europa, to-
dos los animals que se consideran en esta filtima como auxi-
liares del hombre en sus faenas, o para suministrarle la parte






AUGU8TO LE MOYNE


mas sustanciosa de su alimentaci6n, y procurarle con sus des-
pojos una series de objetos de gran valor y utilidad para mu-
chas industries, sino que ademAs, America posee varias razas
de animals, peculiares de su territorio, que son de grande
utilidad: en la peninsula septentrional, entire los cornmpetos,
el almizclero u ovibos, que, como indica su etimologia latina,
tiene a la vez algo del buey y del carnero; el bisonte, perte-
neciente a la especie del uro o auroch, que se encontraba an-
tafio en las selvas de Germania y de las Galias, y el musm6n
o morueco de las montafias, del cual se hallan todavia ejem-
plares en estado salvaje en los montes de C6rcega y de Cer-
defia; en la peninsula meridional, desde el Perti hasta la Tie-
rra del Fuego, existen, ademas de los ovinos, muchos animals
de inestimable valor, como las llamas, las vicufias, las alpacas
y los guanacos; en esta ultima peninsula, los animals do-
mesticos, que han tornado al estado salvaje, sa han multi-
plicado de manera incredible, hasta Ilegar a former en aquellas
estepas rebafios incontables. Asi, por ejemplo, se cuentan por
centenares de miles las cabezas de ganado vacuno y caballar
que se sacrifican en las pampas de las provincias del Plata
para el comercio de la came salada, cueros, astas y huesos.
Independientemente de esta clase de animals, a que acabo
de referirme, abundan en selvas y desiertos y en los climas
favorables para su multiplicaci6n, los osos, los tapires, los pe-
caris, los pumas o leones sin melena, los jaguars, los leopar-
dos, los alces, los gamos, los ciervos, los corzos, los monos, los
brapidos, que deben a su andar lento y torpe el nombre de
perezosos, como el perico ligero-y una infinidad de mami-
feros de menor tamafio, pero codiciados por su care o por
sus ricas y elegantes pieles, como los armadillos o tatfs, las
hebres, los ccnejos, los cabiais o capibaras, agutis, zorras,
castores, nutrias, martas, cebellinas y cliinchillas.
CuAntos pajaros notables por su forma o plumaje se en-
cuentran tambien en la ornitologia americana, ademis de
todas las species conocidas en Europa. Entre ellos estan 13s
varias families de loros, desde los grandes aras y cacatilas,
hasta los mrs pequefios y delicados. Las families de las zan-
cudas, desde los corpulentos avestruces nandus, los pesados
pelicans, los flamencos y las garzas, hasta las mis finas y
airosas; las families de las aves de rapifia, a cuya cabeza se






LA KTZVA GRANADA


coloca el sombrio y poderoso c6ndor, el gigante de los bui-
tres; las families de los tangara, de los cardenales, de los
tucanes, de los gailos de roca y de los encantadores colibries o
pajaros moscas, cuyas variedades se cuentan por centenares;
y finalmente, las families de los faisanes y otras gallinLceas
silvestres, de sabrosa came, entire las cuales se encuentra el
pavo, que tan maravillosamente se ha aclimatado en Europa y
vulgarizAdose en nuestros corrales.
En ninguna o.ra parte del mundo puede el entom6logo en-
contrar variedad igual a la de los insects de America. La
mayor part de estos, por el brillo de su colorido o por su
gran tamafio, responded a la perfecci6n a la exuberant
fuerza tropical de la naturaleza en que viven. A qui6n, por
muy poco que se preocupe por la historia natural, no le ha-
brAn lamado poderosamente la atenci6n en las vitrinas de
los coccionistas, esos magnificos ejemplares de mariposas,
esos brillantes buprestos, esos enormes escarabajos, longicor-
nios, etc., etc., que en los 6rdenes de lepid6pteros, cole6pteros,
hemipteros y -ort6pteros, provienen de los dos continents
americanos?
Algunos de esos insects, como el cocuyo o portalinterna, y
los lampiros, propiamente dichos, que en las colecciones ape-
nas lamarian la atenci6n por su forma y colorido, sa hallan,
cuando estan vivos, provistos de potentes 6rganos luminife-
ros y al revolotear en millares expanden una luz viva y fos-
forescente, que centellea y crusa el aire como las estrellas
fugaces, y aumentan el encanto de las noches serenas de las
regiones tropicales, donde, segin afirm6 Alejandro de Hum-
boldt, "las estrellas resplandecen con una luz cuatro veces
mAs viva que en las zonas templad3s".
Se me podria objetar que solamente dzscribo el lado her-
moso de las cosas concernientes a la zoologia, si terminara
aqui la nomenclature de los an'males americancs, ya que
existen otros, que no he menciondo todavia, y que no son
menos temibles que los tigres, principalmente en las regions
cAlidas: en efecto, casi todos los rios y lagos de esas regions
se halUan colmados de feroces y repulsivos caimanes y tam-
bi6n de gimnotos y torpedos eldctricos, que amenazan o alejan
a los bafilstas. AdemAs, todos los terrenos pantanosos y luga-







8 AUGUSTO LE MOYNE

res huinedos, estan llenos de serpientes, desde el enorme boa,
hasta las culebras mAs pequefias y las viboras, sin contar los
innobles y monstruosos batracios; pero no debe creerse, sin
embargo, como han publicado alguncs libros y revistas, y en
ciertos relates exagerados, que no puede darse un solo paso
por campos o bosques, sin ser -victima indefectiblement,,
de los ataques de esos animals, pues, casi siempre estos, ya
sean grandes o pequefios, salvo en casos contadisimos,-huyen
al solo ruido del hombre y inicamente mientras duerme al
aire libre, el viajero puede temer sus ataques; pero en estas
ocasiones, basta encender una hoguera cerca de la tienda,
para poder disfrutar de un suefio tranquilo. Lo que mas pu:de
inquietar al visitante son ciertos insects, cuyo solo aspect
inspira repugnancia, que pululan en todas las comarcas cAli-
das y que se introduced hasta en las casas. De las especi-s
venenosas de 6stos, citard los escorpiones, los miriapodos, vul-
garmente llamados cien pies, y, entire las araiias, las enormzs
migalas. Pero a pesar de tcdo, puede uno preservarse de sus
picaduras, manteniendo las habitaciones muy limpias, y, prin-
cipalmente, acostumbrAndose a usar mosquitero para dormir,
el cual es adem&s muy fitil contra los ataques much mas rea-
les y continues de los mosquitos.
iEn lo relative a la mineralogia, la naturaleza no ha sido
menos pr6diga con America, que en lo referente a vegetables y
animals. La ha dotado, no solamente de cantidades prodigio-
sas de minas auriferas y de plata, sino de todos los demAs
minerals, que son tambien de suma utilidad, como el platino,
el hierro, el cobre, el zinc, el plomo, el estaifo, el mercurio, el
azufrc, el salitre, la sal gema y la hulla.
Nadis ignora que el Peri, poco tiempo despues de la Con-
quista adquirid much fama po: la abundancia del oro y
de la plata que se extraia de sus minas, hasta el punto de
anular la de Pactolo y ser hoy mismo, aunque ya sin raz6n,
el termino comparative de riquezas fabulosas.
Segifn los datos estadisticos relatives uinicamente a la ex-
portici6n de esos dos metales a Espafia y a Portugal, desde
1492 hasta 1803, el valor de las talks importaciones seria de
5.706,700,000 piastras, o sean 28 mil millones y medio de fran-
cos, en la forma siguiente:







LA NUEVA GRANADA 9

De Mexico o Nueva Espaia.. .. .. 10.040.000.000 frs
Del Pert .................. 12.051.000.000 "
De Nueva Granada .. .... .. 1.375.000.000 "
De Chile.. .. .... ......... 690.000.000
Del Brasil .................. 4.377.500.000

28.533.500.000


Ademas de los datos publicados en Inglaterra en el "Journal
des Mines", ielativbs a la cantidad de metals preciosos pro-
ducidos por los diferentes pauses del mundo en un period de
cuarenta afios, desde 1790 hasta 1830, result que las minas
americanas habrian suministrado a Europa en ese lapso, tres
veces y media mAs de oro y doce veces mas de plata que todas
las del viejo mundo juntas.
CuAnto habrA aumentado esa proporci6n desde 1830, con
el descubrimiento de las minas de California, y cuAnto habra
de aumentar aun, cuando la poblaci6n, al multiplicarse, haya
derribado los obstAculos que cierran la mayor parte del con-
tinente americano a las industries?
Ese continent oculta en sus entrafas tantas piedras pre-
ciosas, que desde ese punto de vista puede igualar su fama a
la que tenian en la antigiiedad los reinos de Golconda y de
Visapour. Me limitar6 a citar entire las principles piedras
preciosas que America lanza con tanta abundancia a los mer-
cados europeos, los diamantes, los rubies, los zatiros, los topa.
cios, los crisolitos, las amatistas, los 6palos, las aguamarinas,
las esmeraldas y las perlas.
Y, finalmente, las cadenas de montafias que se extienden
desde la extremidad septentrional de America hasta la Tierra
S de Fuego, guardian en sus entrafias una gran reserve de p6r-
fidos, alabastros, marmoles, jades y los cristales de roca. Algun
dia la civilizacl6n, con la antorcha de las artes y de las cien-
cies, vendra a pedirlas a estas tierras, para adornar, junto
con el oro y la plata, los nuevos Panteones que se elevaran en
ciudades opulentas, fundadas en los parajes que hoy son de-
siertos o selvas impenetrables.
En todos los puntos de la costa del continent americano
done arribaron las primeras expediciones de Crist6bal Col6n







AUGUSTO LE MOYNE


y de sus lugartenientes, se hallaban los indigenas, lo mismo
que en las Antillas, en un estado mis o menos complete de
barbarie: erraban desnudos, o apenas cubiertos con pieles de
animals, por bosques y sabanas; vivian de la pesca, de la
caza y de las hierbas o frutas que la naturaleza producia,
sin necesidad de cultivarlas; la mayor parte de sus tribus
batallaban entire si, comian la care de los enemigos que clan
prisioneros en los combates y hasta el present, despues de
mis de tres siglos de dominaci6n europea, existen tribus igual-
mente salvajes, no s6lo en los lugares apartados, sino tam-
bien a cortas distancias de los centros de poblaci6n de los
nuevos Estados.
S61o despuds de haber penetrado afios mAs tarde los es-
pafioles en el coraz6n de estas regions, encontraron, con gran
sorpresa de su part, una series de pueblos organ:zados en na-
clones, tn los parajes montaiosos que lu6go fueron conocidos
con los nombres de M6xico, Guatemala, Perf y Cundinamarca,
regions que, por su clima mAs o menos tcmplado y salubr-
en general, eran favorable al cultivo de la tierra, circuns-
tancia que confirm la observaci6n hecha de que las labores
agricolas son una de las primeras causes de la templanza en
las costumbres y de la reunion de los hombres en sociedad.
En raz6n de su constitution geologica y del a'slamiento, que
la convierte en una a modo d. isla entire los dilajados mares
que la rodean, Am6rica ha sido objeto de variadas hip6tesis
de los sabios acerca del primitive origen de sus pobladores y
de su formacibn geodesica, llegando algunos a considerarla
como existente desde las primeras epocas del globo, y otros,
como surgida despues por efecto de las conmociones de la
corteza terrestre. Sin pretender, por mi parte, constituirme
en autoridad para decidir sobre tales cuestiones, creo, como
ya lo ban asegurado muchos, que existed un hecho que parece
demostrar que este continent debi6 existir antes del diluvio
universal y que entonces no debi6, como hoy, estar separado de
los otros continents, ya que se ban descubierto a muy gran-
des altitudes, en las montafias, osamentas de animals ante-
diluvianos, especialmente de mastodontes y de elefantes.
Aunque Voltaire se -sorprenda de que haya quienes se
extrafien de que America hubiera podido estar poblada, al-
gunas inteligencias de primer orden, en studios etnogrtficos,






LA NUEVA GRANADA


s' han entregado a investigar el origen de los pueblos que la
habitaron en la epoca de su descubrimiento por Crist6bal Co-
lon, y, sin subestimar las razones de orden teol6gico, ban ad-
mitido que la poblaci6n americana puede derivar de hombres
que, desviados de su ruta por las tempestades, o habiendo
explorado regions que no guard la historic, no ha podido
conservar el recuerdo de si procede del Asia, y esos hombres
llcgaron por el estrecho de Behring, o de Europa, a traves de
las tierras boreales. Hombres que, despues de haberse estable-
cido y multiplicado en las regions del norte de America, se
pudieron haber alejado posteriarmente de ouimns excesava-
mente frios, y diseminado lu6go por las tierras en que disfru-
taban de clelo mAs clemente y de suelo mas fertil.
Fuzra ya del terreno hipotetico, es evidence que los animal.
en America, por su conformact6n no guardian analogia sine
con los habitantes de Grqenlandia y, que, salvo algunas excep-
ciones como la de los caribes, cuyos restos o descendientes
viven en las margenes del Orinoco y en la peninsula de 14
Guaj:ra en Colombia, y la de los patagones, que ocupan las
tierras magallAnicas, razas estas ultimas de elevada estatura,
que lega a ser colossal en ocasiones, en todo el rest del con-
tinente americano los pueblos primitivos, al decir de los mis
celebrzs viajeros, ofrecen, tanto por los rasgos fison6micos, co-
mo por las formas corporales, un tipo comnf, que les da un
gran parecido con las razas asikticas de Tartaria oriental. Sin
embargo, Humboldt, opina que los indigenas de America, por
sus rasgos externos y por la conformaci6n particular del crt-
neo, podrian ser solamente los descendientes de una raza se-
parada desde los primercs tiempos del mundo de las otras,
que permaneci6 sin mezcla durante siglos y que, cuando salio
de su aislamiento y entr6 en comunicaci6n con otros pueblos.
una series de elements del todo heterogeneos pudo contribuir
a su modificaci6n, ya que a la llegada de los espaiioles, todos
los grupos de poblaci6n vivian, ya se hallaran cercanos o ale-
jados entire si, de manera diferente y hablaban lenguas di-
versas, sin afinidad alguna. Y se hallaban tan diferenclados,
aiade Humboldt, como pueden estarlo el persa del aleman o
el francs de los hombres y lis lenguas eslavas.
Vease cuAl es en general hoy la apariencia externa de esos
indigenas: el rostro es casi tan largo como ancho; los p6mulos







AUGUSTO LE MOYNE


muy salientes, la boca grande, los labios gruesos, los dientes
bien alineados. No son propensos a adquirir enfermedades.
Tienen los ojos alargados y en dirpcci6n a las sienes; la na-
riiz ancha y -corta, con las ventanillas muy abiertas; la
frente estrecha; el cabello negro y lacio, que pocas veces
blanquea o cae a consecuencia de la edad; no tienen barba
y es muy escasa; su estatura es baja o a lo sumo median; el
cuerpo es grueso y fuerte; el color de la piel tostado o cobrizo,
segin la influencia del clima. Esta raza parece es ar exenta
de deformidades congenitas, ya que no se ven jorobados ni
cojos, sino por accidents posteriores. Considerados desde el
punto de vista moral, su character se modifica, como es natu-
ral, por el g6nero de vida que llevan, segiln vivan en sociedad
o en absolute independencia, la cual conservan muchos y an-
dan errantes en las selvas o en lugares donde no se les pu.de
someter a ninglin g6nero de administraci6n estatal. En todos
ellos se advierte un fondo de desccnfianza, astucia y aire ta-
citurno; pero la ferocidad s6lo se observa en los que han
conservado la vida n6mada; los demas, que viven reunidos en
ciudades y aldeas, son afables, humildes, y hasta se muestran
resignados con la oscura servidumbre a que los condenaron los
conquistadores.
Donde quiera que los antiguos habitantes no han sido con-
vertidcs al cristianismo, sus variadas creencias guardian gran-
des similitudes con el pollteismo mas absolute, con la idola-
tria, el sabeismo o el fetichismo, y siempre descansan esas
creencias mAs en el temor a los dioses maleficos, que en la fe
a las divinidades ben6ficas.


















NUEVA GRANADA


CAPITULO I


Algunas palabras acerca de este libro.-Salida de Francia.-
Travesia del Havre a Santa Marta.-Mis compaineros de viajc.
Vida e incidents durante la travesia


Despues de haber desempefiado al servicio de Francia fun-
ciones diplomaticas y consulares por espacio de mas de cua-
renta afios y de haber vivido casi la mitad de ese lapso en
e! continent cuyos rasgos generals acabo de trazar en la in-
trcducci6n, prooure aprovechar los ocios inheren'es a mi
condici6n de jubilado, reuniendo y consignando, por escrito
los recuerdos de mis anteriores peregrinaciones por esos pat-
ses que, a excepci6n de los Estados Unidos del Norte, son to-
davia poco conocidos, salvo en las circunscripciones de las prin-
cipales ciudades situadas en la costa o en sus inmediaciones.
En espera de completar mi obra, fmpiezo por dar al piblico
la relaci6n de mi primer viaje a Nueva Granada, donde res'di
desde 1828 hasta fines de 1839.
QuizA algunos de mis lectures al verme retroceder a epoca
tan remota, considered las descripciones que habre de hacer
de ciertas ciudades y de las costumbres de sus habitantes,
carentes de realidad actual, debido a los cambios que el tiem-
po aporta generalmente en todo; pero, segin recientes pu-
blicaciones hechas por otras pW-sonas, referentes a Nueva
Granada, (1) he podido convencerme de que principalmente

1. I'inje a la Sierra Nevada de Santa Marto, par Eliseo Reclus, en 1861. Paseo
par Amnrica del Sur, por el conde de Cabriar en 1868; y Viaje a Nuera Gra-
nada, por el Dr. Saffray, en 1872.







AUGUSTO LE MOYNE


las provincial del interior, donde la poblaci6n constituida to-
davia por pequefios nicleos, tan aislados que apenas si se co-
munican con much dificultad a trav6s de pantanos, selvas y
cadenas de montafias, no han podido recibir el estimulo de las
actividades de unos pocos extranjeros; ninguna transformaci6n
apreciable se ha producido hasta ahora por el trabajo del
hombre en el caracter national ni en la naturaleza fisica.
La unica mejora apreciable es el aumento del comercio y de
la indus.ria entire Bogota y las reglones del bajo Magdalena
a consecuencia de la creac.6n de un servicio regular de barcos
de vapor, que comunican las ciudades de las mArgenes de esa
important arteria, en un recorrido de cerca de 200 leguas,
desde la costa del Atlantico, hasta las estribaciones de la
Cordillera Oriental de los Andes.
Esa manera rapida de viajar, que ofrece grandes ventajas,
en especial para los que tienen prisa o para los que se ocupan
exclusivamente de negocios, imp-de, desde luego, el studio de
las regions que se atraviesan. Por esta fnica raz6n, no la-
mento en lo mis minimo no haber dispuesto en la 6poca de
mi viaje a BogotA, ni a mi regreso, de las facilidades que hoy
se ofrec.n al viajero que navega jor el Magdalena, pues aun
cuando fuera muy penosa la navegaci6n rio arriba a bordo de
barcos sin comodidades y teniendo ademAs que afrontar los
riesgos de numerosos obstAculos, fatigas y peligros, que se hu-
bieran evitado en gran parte navegando en buques de vapor,
puede en cambio el viajero admirar a sus anchas una de las
regions mAs curiosas de Americl del sur, en un estado casi
primitive, vivir durante various meses la vida del desierto en-
tre hombres semi salvajes y observer asi muy de cerca sus
costumbres; tuve pues, una series de satisfacciones que com-
pensaron los sufrimientos que, gracias a mi juventud, pude
soportar entonces.
Por otrx parte, aunque Nueva Granada haya expe'imentado
ctras modificaciones ademas de las relatives al comercio y a
la industrial, desde que sali de ella, espero, por lo menos, que
los viajeros que a su vez visiten los lugares que he descrito, me
agradecerAn, si desean conocer el pasado como si fuera el pre-
sence, el haberles dado con mis descripciones retrospectivas,
motives de comparaci6n en blen o en mal.
Nueva Granada, a donde me llev6 mi primer puesto en el






LA NUEVA GRANADA


extranjero, constituia entonces, con las antiguas provincias de
Venezuela y del Ecuador, la Repiblica de Colombia; ese Es-
tado recien nacido excitaba tanto mis mi curiosidad, cuanto
que su nombre, asociado al de Bolivar, habia gozado de cierta
celebridad en Europa debido a las luohas que las colonias es-
pafiolas sostenian con la madre patria para conquistar su in-
dependencia.
Como en esos tiempos no existia line alguna de barcos en-
tre Francia y 8uram6rica, tome pasaje a bordo del mercante
'Los dos Adolfos" que recogia camga en el Havre para Santa
Marta. Me decidi por este buque por ir con dos franceses, los
sefiores Daste y Vicendon-Dutour, a quienes conocia en Pa-
ris. Uno de ellos era mdlico y el otro abogado; ya habian vi-
vido en BogotA, y regresaban con Animo de radicarse defini-
tivamente en esta ciudad para intentar una operaci6n co-
mercial. Las mercancias cuya venta esperaban realizar fa-
vrcablemente, constituian cast today la carga -de "Los dos
Adolfos". Ambos viajeros, ambles y joviales, estaban en la
plenitud de la vida; eran robustos y decidtdos. Como hablaban
ademAs, perfectamente el espafiol y conocian muy bien a las
personas y las cosas del pais a donde regresaban, deoian ser
para mi, como efectivamente lo fueron, unos compafieros de
viaje en todo memento tan tiles como agradables.
El 4 de septiembre de 1828 nuestro velero lev6 anclas y,
con ayuda de un remolcador, pas6 rApidamente de las dLrse-
nas del Havre a las aguae de la Mancha, que abandonamos al
cabo de cuatro dias, despu6s de haber sido zarandeados de lo
lindo por los embates de un mar enbravecido. Durante esos
primeros cuatro dias, el espantoso y rkdiculo malestar que
aqueja a cast todes los ne6ftes en navegaci6n, me recluy6
en el camarote, es decir, en uno de los ocho estrechos com-
partimentos dispuestos como cajones alrededor del irnico cuar-
to que habia debajo del alcazar, y cuyo centro ocupaba una
mesa que servia, segun el caso, para comer o trabajar. Por
mi inexperiencia de las incomodidades que ofrece al viaje:o
el servicio de ropas de cama a bordo de un buque mercante
de regular tamaio, no me prove de un colch6n de l1na, de
suerte que no encontr* en mi literal sino un jerg6n de varec
o algas marinas que, hablendo sido utilizado con anterioridad,
htmedo y de olor ftido, contrlbur6 en gran parte, mlentras






AUGUSTO LE MOYNE


dur6 el mareo, a aumentarme el dolor de oabeza y el vomito:
asi que, en cuanto pude tenerme en pie, lo primero que hice
fue mandarlo tirar al mar, aunque no me fue possible sustltuirlo
por nada mejor y hube de resignarme en consecuehcia du-
rante la larga travesia, a dormir sobre las tablas que for-
maban el fondo de la litera, desnudAndome a medias y tapAn-
dome con el abrigo. Por otra parte, hasta que llegu6 a BogotA,
aun suponiendo que hubiera vivido sin incomodidad alguna,
como un verdadero sibarita, me forzaron las circunstancias a
transigir y a convencerme de que es menos perturbador el
dormir en unas tablas, que en lecho muelle y abrumado de
preocupacionEs.
El buque despues de salir del canal de la Mancha, dande tan-
to se zarandeara, fue sorprendido por un huracin tan terrible,
que le arrastr6 con sin igual violencia hklsta el golfo de Gas-
cufia, en tenmnos que los mariners encargados de las ma-
niobras tuvieron que amarrarse con cuerdas para no correr
el riesgo de ser arrojados par la borda. Aunque algo fastidiado
por el marco, quise hacer un esfuerzo para darme cuenta por
mis propios ojos del espectAculo de una tempestad, el cual
s6lo conocia por los cuadros de los artists. Me arriesgu6 pues,
a subir tambaleante hasta la cublerta, donde asido a los cor-
dajes de uno de los palos, permaneci algin tiempo estAtico,
desafiando las olas que al romperse y caer sobre el barco, me
cubrian por enter. Pero en un instant, el balanoeo fue tan
violent, que acost6 literalmente al buque, como si fuera a
zozobrar y sali como una flecha hasta dar con la cabeza contra
los cristales que daban luz a una reducida caseta que, en
medio de la cubierta, servia de cocina. Este accident, en
cualesquiera otras circunstancias, me hubiera hecho pasar par
un guas6n de mal gusto, que viniera de tal suerte a fisgar lo
que pasaba en la cocina. Felizmente, s61o qued6 un poco atur-
dido del golpe y sin mis heridas que un rasgufio en la meji-
Ila. Con todo, considerando que ya estaba satisfecha mi cu-
riosidad de contemplar las c6leras de Neptuno, me retire mAs
que de prisa a mi camarote, sin preocuparme de otra cosa
que de cambiarme de ropa y acostarme, en espera de que
amainara el tiempo. Al dia siguiente, el viento se calm6 y
con un mar mAs tranquilo, subi a cubierta muy animoso. En-
contr6 alli a los sefiores Daste y Vicendon con siete pasajeros






LA NUEVA GRAINADA


mis, que tambi4n se dirigian al mismo sitio que nosotros. Me
parece que ahora debo presentarlos al lector, principalment2
si se tiene en cuenta que todos ellos figuraran en algunos de
los sucesos o casos que habr6 de narrar posteriormente.
El principal de ellos era un senior Vivero, ecuatoriano, de
cerca de cuarenta y cinco afios de edad, afable y sencillo, que
formaba parte del magisterio en Quito y regresaba a su pa
tria despues de haber pasado en Francia cerca de un aflo,
mis dedicado a las investigaciones propias de un modesto eru-
dito impelido por la inquietud clentifica, que como hombre de
placeres y diversiones. Tenia vivo deseo de traer a su patria
elements de progress relatives a los sistemas de instrucci6i,
y educacl6n pifblicas. Despubs de haber visto todo cuanto las
artes, el comercio, el trabajo y la ciencia pueden hacer de un
pueblo, se quejaba del humillante atraso en que habia dejado a
su pals natal, gracias al receloso despotismo de la adminis-
traci6n espafiola durante mas de tres siglos.
El segundo de los pasaeros era un muchacho robusto y de
elevada estatura, que tendria unos veinte afios de edad, ei
senior Umafia, miembro de una de las principles families de
Bogota, confiado por sus padres al cuidado del senior Daste,
que debia traerlo a su regreso, despues de iniciarle en el co-
nocimlento de Francia, como un mentor.
Los otros cinco eran obreros: un carpintero constructor y
cuatro herreros que el senior Daste habia contratado para
trabajar en una fibricl que una compafiia franco-colombiana
iba a establecer en los alrededores de BogotA, para la explo-
taci6n de unas minas de hierro.
Ya que hablo de mis compafieros de viaje, dire tambien al-
gunas palabras de la oficialidad del barco: el capitin, cuyo
nombre no recuerdo, era un hombre de ninguna cultural, salvo
quizA en lo referente a conocimientos nAuticos y de estiba.
El segundo, senior Malfilatre que se decia pariente del poeta
de este apelido, tenia cierto barniz de erudici6n. Seguramente
contaba treinta y cuatro a treinta y seis afos, buen hombre,
solicito y obsequioso con todos los pasajeros, y altanero y
brutal con los marines, quienes probablemente lo detestaban.
A quien mis duramente trataba era a un grumete muy jo-
ven, encargado del servicio de los camarotes. Pocas veces se






AUGUSTO LE MOYNE


encontraba con 0l, sin darle un tir6n de orejas o un puntapie
en las posaderas. Me parece que lo mismo hublera querido
hacer con el cocinero, con quien refiia constantemente, pero
se contentaba con insultarlo, sin duda por considerar su ro-
bustez y previsi6n, que se veia a las claras, pues siempre an-
daba con un cuchillo de cocina en la mano.
Cuando estuvimos a la altura de Madera, que no divisamos
por la distancia, empez6 a notarse que el calor subia, hasta
llegar constantemente a 309 y a veces a mis; pero nos permltif
protegernos de los rayos solares un toldo que se puso sobre el
alczar. Cuando nos acercamos a las islas Canarias, cono-
cidas por los antiguos con el nombre de las "Afortunadas",
dtbido a la fertilidad de su suelo y a la bondad de su clima,
el capitAn me hizo concebir la esperanza de que costeariamos
a Tenerife lo bastante cerca para poder admirar los valles y
el famoso pico que se eleva a 3.800 metros de altura, pero
ccmo pasamos durante la noche frente a esas costas, el gi-
gante volcanico no se present a nuestra vista, sino al dia si-
guiente, envuelto en las brumas del horizonte y velado por
las nubes. Algunos afios despues, tuve la satisfacci6n de des-
quitarme de esta decepci6n, pues durante uno de mis ultimos
viajes de Francia a Buenos Aires, a bordo de un ba'-co, hi-
cimos escala en Tenerife y en Madera, y, despues de visitar
sus ciudades, pudimos comprar algunas botellas de los deli-
ciosos vinos que en ellas se fabrican y que son rivals por
su calidad.
Desde las Canarias hasta la zona del Ecuador, el buque,
gracias a los vientos alisios que soplan perpetuamente en es-
tos parajes, naveg6 a toda vela, sin encontrar de nuevo o'ro
huracan como el que tornara tan agitada nuestra primer se-
mana de travesia; pero al aproximarnos al Ecuador, nos sor-
prendid una de esas calmas ohichas que son frecuentes y
que nos mantuvo como una boya en el mismo sitio durante
sets dias, en un mar que, tanto por el color de sus aguas, como
por su quietud, parecla un inmenso pozo de aceite. Se nece-
sita una dosis considerable de animacidn y no poca filoso.
fia, para conlievar sin impaciencia ni tristeza esos dias de
iniaovilidad, en los cuales se queda en el mismo lugar cual-
quier trozo de madera que se tira al agua. Como para au-






LA NU!EVA GRANADA 19

nmentar la contrariedad causada por el obstAculo que nos en-
cadenaba, uno de los primeros buques de vapor que se hu-
bieran visto en America, una magnifica fragata inglesa, apa-
reci6 en el horizonte y poco tiempo despu6s nos alcanzaba y
pasaba tan cerca de nosotros, que podiamos distinguir la ex-
presi6n burlona y las risas de los mariners que, apoyados
en los barandales, se mofaban de nosotros y nos saludaban
con la mano. Cuantas veces no habia de dar gracias mAs tar-
de a esos benificos vapores, que tanto se han vulgarizado des-
dc mi primer viaje y que me han permitido luego compadecer
a mi vez a los viajeros de los barcos de vela.
Por fin, al amanecer del undecimo dia de tedio y de espe
ra, gruesos nubarrones se fueron aproximando al sitio en que
nos encontrAbamos y no tardaron en reventar sobre nosotros
y a la vez que nos inundaban en una lluvia torrencial. nos
traian un viento fresco, a cuyo impulse continuamos la tra-
vesia cuyas dos terceras parties habiamos ya andado. Antes
de terminar esta ultima parte de mi viaje en compafiia de mis
lectures, quiza quienes no se hayan embarcado, no encuent;en
superfluo que les de algunos detalles acerca de la vida a bordo
y las diversiones y contrariedades y hasta los peligros que es-
peran al viajero en una larga travesia.
La maner de pasar el tiempo es absolutamente mon6.ona
en cualquier barco. En cuanto despunta la aurora, se arma
un alboroto infernal, que impide dormir al mas sofioliento; ese
albo:oto se debe a los marineros, al raspar la cubierta, arrojar
baldes de agua y barrer el piso. Al empezar esta limpieza del
barco, sirven el deslyuno en el camarote: una taza de te
y galletas. A las nueve o nueve y media, se toma un des-
ayuno mis fuerte; de doce a doce y media, se almuerza con
fiambres, queso y t6; a esta hora se concentra todo el interns
en la operaci6n de tomar la altura, la cual realizan los ofi-
ciales, a cuyo rededor se apretuja todo el mundo con el ob-
jeto de conocer la situaci6n del buque y el camino recorrido
en las iltimas veinticuatro horas; a las cuatro o cuatro y me-
dia se come; en el interval, entire esas comidas, se conversa
o se lee en el sal6n o sobre cubierta, segin el tiempo; a las
ocho de la noche se toma otra vez td con pan, mantequilla y
emparedados; y hasta la hora de acoatarse, se juega a las car.







20 AUGUSTO LE MOYNE

'tas, a las damas o al ajedrez, se toca el piano y si hay jo-
venes a bordo, sa baila. Si los plates servidos en las mesa no
s;iemp:e son de primer calidad por la dificultad de disponec
de viveres frescos y se debe recurrir a las conservas-que, en-
trc parentesis, suelen ser en su mayor parte de vaca a la
mcila o de cuajar con aditamento de bacal3o, patatas y hue-
vos guisados en todas las formas habidas y por haber-la co-
mida de o:dinario es abundante, pero s6io se puede tomar vino
o cerveza, ya que el agua. casi siempre parece que se hubiera
cogido en una charca.
Muchas veces me ha llamado la atencion que el aire ma-
rino, ccntrariamente al efecto que a mi me produce, abra
el apetito a muchas personas; he visto a quienes, despues de
haber comido por cuatro, podian perfectamente engullir sin
dif:cultad, pues en various grandes trasatlinticos que levan
cantina en la cubierta, les he contemplado su ininterrumpida
pitanza, mientras unos pocos hacian la digestion, lo que me
bizo pensar que esas gentes, convertidas en mAquinas de co-
nmer, quizA hubieran sufrido alguna influencia superior a la
del alre del mar.
Desde luego, el cspecticulo del oc6ano, no carece en su no-
vedad de encantos para el viajero que, soportando sin mo-
lestias el balance y saltos del barco el nauseabundo olor de
los camarotes y, conservando en -coasecuencia el est6mago
cn buenas condiciones, los movimientcs libres y las faculta-
des intelectuales frescas, puede leer, escribir, pasearse por la
cubierta sin el menor contratiempo y observer y palpar todo
a su gusto. En tales condiciones, se ofrece a su espiritu, seguln
scan sus gustos, infinidad de materials de studio, fantasia o
mcditacion, que no se suelen presentar en tierra fire: en
primer lugar, las costumbres en un todo peculiares de los ma-
rineros, cuya vida siempre esti dedicada a las mas rudas fae-
nas o llena de peligros y de privaciones, las multiples manio-
bras merced a las cuales el barco march con precision hasta
el lugar de su destiny sin otros puntos de referencia que los
astros, los diversos fen6menos que se produce en el aire o
en el mar, en medio de la soledad y del inmenso ho-izonte,
la fosforescencia en la estela del buque, el variado aspect
de las olas que se levantan, se abisman, entrechocan y des-
menuzan en espumas con destellos de chispas electricas, las






LA A NUvA OMNADA 21

salidas y puestas del sol en cielos inmensos, la aparici6n de
la luna son fantasticos y admirable espectAculos. En otras
oaas:ones -un continent o una Isla, surgeon confusamente
de un manto de nubes y poco a poco se van perfilando y cre-
clendo como una fantasmagoria, y obligan al viajero a pensar
cuales serin su vida y sus misterios, mientras toran a des-
vanecerse entire la bruma. Aparece de repente un navio, cuyas
dimensions pueden apreciarse, o cuya march, tranquil o
agitada se estudia, en tanto que se cruzan sefiales, saludos
y noticias, si la distancia lo permit. Finalmente, entire las
diversiones o entretenimientos pueden contarse la pesca con
s:dal o arp6n, a que tan aficionados son los mariners, o el
espectAculo de los delfines, marsopas y doradas, que juguetean
en to'no del barco y le siguen en su march, de los peces vo-
ladores, que se ciernen como galondrinas o se lanzan como
fleches a ras del agua y a veces se estrellan contra el vre
lamen, caen sobre cubierta y pasan en segulda a la sarten del
cocinero; rompen la monotonia otras veces las ballenas y los
pulpos que lanzan enormes chorros de agua por los aventadores;
o los innumerable zo6fitos que forman remolinos fosforescen-
tes en la superficie del agua, etc.
Al describir anteriormente el reducido camarote alonde pa-
saba las noches a bordo de 'Tos dos Adolfos", s6lo mencion6
un inconvenient, general en todos los barcos, hasta en los
mejores trasatlAnticos, y es la existencia de camarotes indi-
viduales. A pesar de todas las mejoras que se introduced a
diario en el acondicionamiento de los barcos, el pasajero
siempre estara alojado junto con otros, cuyo niunero varia
entire dos y ocho, y las camas o literas estAn dispuestas como-
los cajones de un armario, unas sobre otras. Ya se compren-
dera todo lo que tiene de mortificante este acondicionamien-
to, tratAndose de gentes desconocidas, de caracter y salud di-
ferentes, si se afade que s6lo hay un lavabo para todos. Ade-
mAs, con esta aglomeraci6n de pasajeros, solamente se permit
llevar una maleta durante todo el viaje, de donde result que
no es possible cambiarse de ropas interiores con la frecuencia
convenient y todavia mas, es necesario economizer el agua
para las abluciones, pues esta se suministra con suma parsi-
monia. Otro de los suplicios que turban el suefio, principal-
mente en los buques que navegan por regions cAlidas lo cons-







22 AUOUSTO ILE MOYNB

tituyen las miriadas de esas horribles cucaradhas o curianas
que no cesan de correr y meters en todas parties, incluso por
la cara de los pasajeros dormidos. 861o podrian librarse d,
ellas a riesgo de astixlarse, tapindose hasta la coronilla con
las sabanas. 81 vienen muchos dias seguidos de mal tiempo,
los pasajeros, expulsados de la cublerta y encerrados en el
interior del buque tienen que soportar el aire viciado, pues
por grande que sea el sal6n, como todas las ventanlias estAn
hermhticamente cerradas, lo mismo que las puertas, y apenas
si Uega la luz a trav6s de espesos vidrios, pronto se torna
irrespirable la atm6sfera y queda todo el mundo cast en ti-
nieblas. Mientras dure el mal tiempo, s6lo se puede servir la
comida en mesa especiales, para impedir que las vajillas ruc-
den por el suelo, pero no se logra que la sops y otras viandas
no salten per encima de ellas y calgan sobre los comensales.
Qulenes, a pesar del endemoniado balance insisted en comer
un poco, solamente lo consiguen sosteniendo el plato en la
diestra y metitndolo entire las piernas abiertas come un com-
pis, de modo que el movimiento del cuerpo siga el balance
del buque. Claro estA que durante esos temporales, la calidad
de los alimentos se resiente necesariamente por las dificultades
de su preparaci6n y condimento. Afidanse a esas molestias
los terrible peligros de las tempestades, durante las cuales es
realmente una felicidad escapar de mocir abogado bajo las
olas que Ilegan a romper portillas y escotillas y a penetrar
hasta en los camarotes. Estos moments de angustia hacen
recorder, que como dijo un poeta de la antigiiedad, el hombre
que por primer vez ose lanzarse al mar en un fragil esqui-
fe, debe tener el coraz6n protegido por una triple coraza de
roble o de bronce:
"Illi robus et aes triplex
Circa pectus erat, qul fragile truci
Comisit pelago ratem
Primus..
Hccacio, Oda III, Lib. 19
Juzgue ahora el lector, por las calamidades que acabo de
enumerar, aunque no de manera complete; calamidades a las
cuales nadie puede sustraerse, cuinto mis padecerin los des-
graciados que como yo, en cuanto ponen el pie en un barco,






iA NUVEV GRMANDA


sienten que el est6mago se les sale por la boca, que las ideas
se nublan y es en conseCuencia impossible entregarse con pro-
veoho a la lecture o al placer de escribir, teniendo ademAs el
olfato desagradablemente afectado por la mezcla de los vapo-
Ies de la coclna, el hedor de las aguas corrompidas de la sen-
tina y el olor a break y con una sensibilidad nerviosa que ape-
nas si les permite tenerse en pie, con el temor siempre vivo
de sentir niuseas en cuanto miran algunos de los objetos que
se mueven sin descanso, como las limparas colgadas del te-
cho o los bar6metros.
En mi viaje a bordo de 'Los dos Adolfos" he podido consta-
tar un heoho deploAable: la falta de vigilancia de los capita-
nes es causa frecueute de la p6rdida de cuerpos ciertos y bie-
nes de muchos buques en alta mar. Una noche en que, pro-
visto de una Unterna, baj6 al entrepuente a buscar uno de mis
bales, que estaban alli almacenados y sacar la ropa que ne-
cesitaba pare cambiamne, cuAl no seria mi sqrpresa al ver que
en este sitio, en que dormian los cinco obreros, habia dos ve-
las sin palmatoria, puestas en dos pipas de aguardiente, co-
locadas a su vez al lado de unos haces de heno destinados a la
alimentaci6n de los corderos y de una cabrita que lleviba-
mos a bordo. Y habr6 de afiadir que por medio de unos tala-
dros practicados con una barren en una de las pipas de aguar-
diante, los obreros bebian el licor y, sa3g n todas las probabi-
lidades, con frecuencia debian quedarse dormidos a conse-
cuencia de esas libaciones, en un estado mis o menos pr6xi-
mo a la embriaguez. Despuds de apagar las velas, solo me
preocupo, sin p6rdida de tiempo, en poner en conocimlento del
capitAn lo que acababa de descubrir, pues pens6 que 6ste me
agradeceria mi informaci6n. Pero, contrariamente a cuanto
suponfa, este majadero, que como todos los tontos, cuando se
sienten culpables no quieren reconocerlo, se enfad6 conmigo
y empez6 a amonestarme por mis temores y a hacerme notary
que todavii no habia habido incendio alguno por tal causa, lo
cual era cierto. Con todo, al convencerse mis compafieos de
viaje del riesgo que corriamos y ver que mis temores eran
much mfs razonables que los arguments del capitan, 6ste,
ante la unanimidad de las protests, no tuvo mis remedio que
dir las 6rdenes correspondientes para que en lo sucesivo los
obreros no pudieran acostarse sin faroles bien cerrados y pa-







AUGUSTO LE MOYNE


ra que un marinero, de los que se mantenian en guardia, vi-
gilase que aquellos apagaran las luces a la misma hora en
que se dormia la tripulaci6n.
Imprudencias de esta clase no son las unicas que pueden pro-
vocar incendios a bordo, ya que en los barcos de vapor, hasta
en los mejor acondicionados, los fogones de las calderas estAn
constantemente encendidos y en ocasiones a muy altas tem-
peratures, y no es raro que el fuego se inicie en el cuarto de
las mAquinas y vuele al rest del buque, como sucedi6 dos
veces en una sola noohe y con terrible estrago, a bordo del
barco ingles "Severn", donde me embarque en uno de mis u1-
timos viajes de Southampton a Rio de Janeiro, en 1853, junto
con mi familiar. La alarma fue tanto mayor a bordo en esos
incendios, cuanto que estabamos todavia a mAs de cien leguas
de las costas del Brasil y por tanto tenismos muy pocas pro-
babilidades de llegar a ellas, si no hubiera habido otro recur-
so para salvarnos, como el de tomar las lanchas y las almadias
de a bordo.
Desde que salimos de las zonas de calma, los vientos no de-
jaron de sernos favorables, y a los pocos dias pasamos por las
pequefias Antillas, costeando la Martinica lo bastante cerca
para distinguir perfectamente las casas en medio de los Ar-
boles. Al contemplar una de esas islas, donde Col6n dej6 sus
Ouellas al revelar la existencia de un mundo nuevo, que su
genio profetizara, lni pensamlento retrocedi6 hasta los acon-
tecimientos de la vida de aqnel intrepido navegante, cuyos
descubrimientos tuvieron tan prodigiosa importancia para los
pueblos de Europa, pero cuyos gloriosos servicios fueron paga-
dos con negra ingratitud por los soberanos espafioles, que fu2-
rcn precisamente los mas favorecidos con la magna empresa.
Desaparecida la Martinica de nuestra vista, ya no contem-
plamos mas islas, hasta divisar el continerne americano. Dos
dias despues, todavia nos hallabamos a cerca de cien millas
de la costa de Colombia, cuando el vigia grit6 "Tierra!". Aca-
bab.t de ver, entire las nubes, el pico nevado de la ramifica-
cion de los Andes que Ileva el nombre de Sierra nevada de
Santa Marta. La voz del marino:o, l1evada por los ecos hasta
nuestros camarotes, puso en alegre conmoci6n a todo el mun-
do y a pesar de lo temprano de la hora, corrimos a la cubierta







-LA -IUNVA; G4AiNAADA


y agarrames los catalejoe. El plco. c6nico que se .divisaba a
esa distancia, tiene unai alura de 4.622 metrds. Fijado este
punto, concebtmos la esperanza de ver finalizada nuestra tra-
vesia-en veinticuatro o treinta y seis boras. En efecto, al dia
sigulente, despuds de la comida, empezamos a divisar lai en-
trada del puerto de Santa Marts, que estA rodeado. de altas
colinas cubiertas de vegetaci6n sombria; pero como el sol Iba
a ponerse antes de que pudi6ramos franquear la distancia, el
capittn cobilder6 prudiete' poneC el buque al paiio. Cuul no
s.ria nuestra sorpresa a Ia mafiani siguiente, al advertir que
hablamos pedidko de vista el puerto. y enterarnos de que du-
rante la noche Eas eorrientes nos habian arrastrado isnsesi-t
blemente muy lejos de las costas; en una palabra, que Aie'
csitibamos otros dos dias de lucdia contra esas corrientes pa,
ra ganar el espacto perdkdo y que s61o despus -de navegar de
bolina durante much tiempo frente al puerto, que aparecia
y desapirecla alternativamente de nuestra vista, como para
hacernos sufrir el suplicio de -Tntalo, pudimos entrar eh la
mafiana del quincuagskmno segundo dia de havegacl6n. Eran
las doce; la pequefia culebrina que llevibamos a bord6 nod
sirvl6 para disparar un cafionazo que anunci6 nuestra l1egada
al puerto y; antes de dirigirnos al fondeadero, nos quedamos
a a zaga, en espera, segdn costumbre, de qie la Sanidad se
ce-cforara de que no habia enfermedades contagiosas a bordo.
A cualquier part que se dirigiera la vista, a lo largo de.las
calls y en la playa que precede la ciudad, no se veia gente
ni monument alguno. Parecia que itenfamos delante una ne-
cr6polis; Claro esta que debia tenerse en cuenta que habiamos
llegado a la hora en que los habitantes de Santa Marta acos-
tumbran recogerse en sus casas para almorzar y luego dormir
la siesta. Asi que, a pesar de la serial de nuestro cafionazo,
s6lo al cabo de dos horas, vimos un reducido grupo de Indi-
viduos cruzar pausadamente la playa y embarcarse en una ca-
noa que enarbol6 el pabell6n espafiol. Eran los empleados de
la Sanidad, que rd fin salian a nuestro encuentro y mientras
a respetuosa distancia lienaban su cometido, si bien pasaron
por alto las formalidades de esta visit, cuyo resultado fue
dcclararnos limpios de todo contagio, se nos autoriz6 para
dirigirnos al fondeadero y desembarcar. A las cuatro de la







AUGUSTO IXE MOYNE


tarde saltibamos a tierra. Nos hicimos conducir a unia casa
que se nos indic6 como el mejor hotel; una mulata, que era
la duefia, nos recibi6 con tanta mayor solicitud y deferencia,
cuanto que ella y su criada, una negra vieja, eran las nmicas
almas vvientes que habia en este moment en la fonda. Puso
a nuestra disposicl6n tres habitaciones en el entresuelo. Mis
compafteros, los sefiores Umafia, Daste, Vicendon y yo, nos
instalamos en la mis amplia, que tenia las paredes blanquea-
das con cal y adornadas con un dibujo de flores a guisa de
cenefa, y cuyos muebles consistian en una mesa grande, al-
gunas sillas, un sofa de junco y cuatro hamacas colgadas de
las vigas del techo. Las otras dos habzaciones, amuebladas
mis modestamente, las dejamos para nuestros demis compa.
fieros, es decir, para el fil6sofo Vivero y los cinco obreros.
Como no tenia la pretension de encontrar en Amdrica uno de
esos lujosos aposentos de nuestros hoteles europeos, el as-
peoto de la habitaci6n donde iba a alojarme durante algunas
semanas, no me desagrad6, pues tenia para mi el m6rito del
sabor local, que es una de las caracteristicas que siempre he
buscado en todos mis vlajes. Mientras abriamos los bales,
sacabamos la ropa y nos dedicAbamos a nuestro aseo perso-
nal, Is hostelera se ocup6 en disponer nuestra comida, que
se convirti6 en cena, ya que se sirvi6 muy entrada la noch.
Aunque todos los plates estuvieran preparados en un todo a
la colombiana, es decir, en forma un poco caprichosa y con
gran cantidad de especias, no dejamos de saborearlos con gus-
to, principalmente una especie de guisado de tortuga, que a mi
juicio no hubiera dejado de ser debidamente apreciado en
cualquiera mesa del mundo; las legumbres frescas y las fru-
tas, de que habiamos estado privados durante much tiempo,
tambitn nos parecieron deliciosas. Pero dos cosas con'ribu-
yeron a turbar la tranquilidad de nuestra comida: en primer
lugar la cantidad p:cdigiosa de mosquitos, que con sus pica-
duras y zumbido nc; atormentaron hasta hacernos montar en
c61era, y en segundo, los enormes murcielagos que al voltear
y revolo ear por encima de nuestras cabezas, nos inquieti-
ban, como si fuesen arpias que se aprestaran a disputarnos
cada booado que nos llevAbamos a la boca.
Habra sin duda quienes se admiren de que cuente estas in-
cidtencas como si se tratara de alguna novedad. ya que los







IA NUEVA GRANADA


palses del sur de Europa tampoco estn exentos de esas dos
espacles de animals, que tan amargas quejas me obligan a
exhalar; pero si trato aqui de ellos, es porque anteriormente
no los habia visto tan grandes ni tan acometedores. Preca-
vernos contra los murcoillgos resultaba tanto mas dficil cuan.
to que las ventanas no tenian persianas y debiamos mante-
nerlas ablertas, lo mismo que las puertas, con el objeto de es-
tablecer una corriente de sire para que la brisa nocturna
altemperase un poco el asfixiante calor producido por una tem-
peratura de 34 a 35 grades.
Despuds de haber recibido las vistas de nuestros compa.
triotas establecidos en Santa Marta, lleg6 la hora de acos-
tarnos y an'es de cerrar las ventanas tuvimos que pensar
en la manera de deshacernos si no de los mosquistos, cosa
de todo punto impossible, al menos de los importunos qui-
r6pteros que segulan molestAndonos con su constant revo-
loteo, y cuya compafiia no queriamos por habernos enterado
de la p&rfid costumbre que tienen de chupar la sangre hu-
mana cuando el hombre duerme. Para dar caza a los temi-
blis vampires, improvisamos unas miquinas de guerra que
consistian en toallas atadas al extreme de unas vars largas
y en seguida todos nos pusimos a perseguirles y derribarles
con nuestros ingenlosos artefascos. Cuando los que no pe-
rec'eron en la refriega se hubleron escap3do, lu-go de cerrar
las ventanas s6lo pensamos en entregarnos al descanso y
cada cual se fue a su hamaca. Por mi parte, nunci me habia
subido en semejante lecho adreo, pero no dudaba de star a
mis anchas, ya que era utilizsda por todos los habitan:es de
la regi6n. Una vez mis me di cuenta de que no basts poseer
una cosa y tenerla al alcance de la mano, aunque sea exce-
lente, para poder disfrutar de ella, si no se sabe c6mo de-
be utilizarse; en efecto, en vano, por espacio de varies ho-
ras estuve ingeniandome en encontrar una posture c6moda,
ponidndome a lo largo, a lo ancho y de travys, nunca pude
evitar el tener el cuerpo curvado como un arco ni dejar
de balancearme a efecto del impulse que le imprimia con
mis evoluclones. Para colmo de desdichas, con mis movi-
mientos y sacudldas, empujf y levant tanto el mosqultero,
que una nube inmensa de mosquitos logr6 con toda ficill-
dad introducirse para seguir comlendome vivo. En una pa-







AUGUST-Q I.E MOYNE


labra, cuando, como. dicen los poetas, la aurora, con sup
dedos color de rosa sembraba de flores y rubies la-ruta del
sol, todavia no habia logrado yo cerrar los ojos y me en-
contraba en un estado de nerviosldad y de cansancio fAciles
de comprender, mientras, con gran asombro mio, mis com-
paheros se levantaban descansados y de muy buen humor.
celebrando la buena noche que habian pasado. Con el egois-
mo habitual de la gente feliz, no hicieron mAs que rerse .de
mi, cuando les conrt las tribulaciones que habia padecido en
el columpio por culpa de mis torpes maniobras. Poniendo,
pues, a mal tiempo buena cara, como suele decirse, me le-
vantk, siguiendo su ejemplo. Mientras nos vestiamos, la pa-
trona, no menos madrugadora, aunque much menos sonro-
sada que la aurora, nos trajo unrs tazas de grasiento cho-
colate, brevaje cuyo efecto bienhechor me devolvi6 fuersas
y alegria. Tomado este refrigerio, a cuenta del verdadero des-
ayuno, que se nos habia de servir despuds, sallmos en se-
guida, deseosos de aproveohar el fresco de las primeras ho-
ras de la mariana para recorrer la ciudad y verla en today
su animacidn, ya que es precisamente a esas hocas cuando
la gente se lanza a la calle, los hombres para ir a sus ocu-
paciones y las mujeres al mercado, cuyos products son Ile-
vados por los campesinos desde el amanecer.

















OAPITULO II


Deseriplon de Santa Marta. -El "CopAejn". -Leos indes
Tayronas.-Minca.-San Pedro.-JecordaBdo al General Mo-
livar.-Riohacha.-Los "Gualros" y "Cocinas"

Santa Marta, capital de la provincia de su nombre, lla-
mada en otros tiempos la Peria de Amkiec, es uns de las
praneras ciudades tundadas por los espafoles en Americ)
del sur. Esta situada a las orillas del mar, en una playa are-
nosa' que antecede a un, Ilanura de cerca de cuatro legmas
de extension, en torno de la cual se extienden en semicirculo
las montafas que forman part de la Sierra Nevada. Los dos
extremes de la media luna que forman esis montafias se in-
ternan en el mar y rematan en dos cabos, en cuyas cimas se
ven aun las ruins de antiguas fortificaciones que, junto con
otra, tambidn desmantelada, que se alsa en medio de la pla-
ya, frente a la ciudad, completab3n antafio sus defenses ma-
rftimas. Entre esos dos cabos se abre el puerto, donde entran
los buques, despuds de haber contorneado, a media legua de
la costa, dos islotes rocosos: el Morill6n y el Morro, que se
alzan en form de pilones de azlcar y que, aunque dificul-
tan un tanto la entrada y salida del puerto, le dan en cam-
bio mis seguridad y le protegen contra los embates de las
olas. Sobre el Morro se eleva un fortin, desde el cual seflala
un vigia la presencia de barcos.
Visto decade el mar, a la distancia en que navegibamos de
bolina, delante del puerto, el conjunto del paisaje impression
y corresponde perfectamente a la idea que un europeo llegado
por primer vea a America, se haya formado de la majestad
y belleza de ese continent. En efecto, aunque un grupo de
montafias no constituyen novedad para uadie, las que se pre.






AUGUSTO LE MOYNE


sentan ante sus ojos y enmarcan la llanura de Santa Marta,
;e ofrecen cubiertas de una ins6llta y lujuriante vegetacidn,
que aumenta todavia mis su porte imponente y majestuoso.
En el fondo de la ensenada se destaca, Ilena de gracia Santa
Marta, dominando la masa de verdura que arbustos y cul-
tivos forman detras, hasta la falda misma de las montafias.
Por el caracteristico estilo de sus edificios, que emergen acA
y allA, de entire los arboles, las .palmeras y los bananos, San-
ta Marta, recuerda en mucho las ciudades del Orien.e.
Al fondo del paisaje, y casi en el punto central de las cres-
tis de los montes que se escalonan en amplias graderfas, se
alza un pico que sobresale por encima de todos y cuya cim4
dividida en dos agujas afiladas, semeja una horquilla y le ha
valido el nombre castellano de la Horqueta. Esos dos picos
gigantescos, cuando eacan bafiados por los rayos solares, pa-
recen de purpura y de o:o y cuando las nubes cubren el
resto de las montafias, surgeon de .los nubarrones como .dos
torres sombrias. Pero al aproximarse a la tierra, despues de
haber: entrado el barco en el puerto,.ya no se domina el con-
junto del panorama, sino solamente la ciudad de Santa Mar:a,
que, al agrandarse, acaba por aparecer en todos sus..detalles,
perdiendo por. complete el encanto que la prestan la lejania
y los Arboles, pues las casas que suelen -tener un solo piso o a
lo sumo dos, y que parecen aplastadas por las techumbres
de teja, tienen una apariencia extrafa y mis bien modest.
En los arrabales no existen mAs que-miseras cabafias de ca-
fias y .barro; techadas oon hojas de.palmera. Los. niicos edi-
ficios quA se distinguen por su altura son cinco iglesias, entire
las cuxles se cuenta la cathedral, rematada por una a!t- cipu-
la. En la 6poca en que llegud a Santi Marta, esta. ciudad me-
pareci6 tanto mAs triste, cuanto que estaba. llena de escom-
bros, -restos de las ruinas que afos antes causara un terre-
moto. Sus calls, aunque bastante anohas y tiradas a cordel,
como no estaban pavimentadas, eran, segun el tiempo, o ver-
daderos barrizales o polvorientos camines. AdemAs, como
consecuencia de la falta absolu'a de policia, hasta en los ba-
rrios mas frecuentados se encontraban montones de inmundi-
cias, done escarbaban con toda libertad asnos y cerdos.
El interior de las casas por lo general constituido por. un
patio al que dan las habitaciones del entresuelo a lo largo






LA NUEVA GRANADA


de un co:redor o galeria. con techo de tablas sostenido de
trecho en trecho por pilares de piedra o de madera.- El
patio algunas veces est& adornado con arbustos o con arrie-
tes de flors, pero generaltente se utiliza sclamente co-
mo aprisco .de toda clase de an:males domesticos, que .e
convierten, en una cloaca infecta; en el patio del hotel don.
de me alojaba me encontr4 con una verdadera area iena de
oaballos, burros, cerdos, perros, gallinas, patos, tortugas, mo-
nos y loros, que retozaban en el centro al-ededor de una
charca lanzando constant chillidos o gruifidos tan ensor.
decedores como insoportables.
La cludad contaba entonces con unos cuatro mil o cuatro
nil quinientos habitantes siendo los preemin'ntes de raza
blanca o criolla; los de color desempefiaban los oficios mas
bajos o vivian reducidos al estado de domesticidad. No habia
nadie que ejerciera alguna industrial de relative importancia;
los obreros que se dedicaban a fabricar algunas cosas no
producian mas que objetos ordinarios. De suerte que las
gentes acomodadas usaban, tanto para vestirse como para
amueblar la casa y tener algunas comodidades, generos, mue.
bles y objetos importados del extranjero. No habia tiendas
artisticanmente decoradas y reunidas en determinad2s calles
como en nuestras ciudAdes; las pocas tiend:s que habia en
algunas esquinas eran en su mayoria verdaderos antros llenos
de mercauacas de toda clase sin orden ni concerto y la
mayor parte eran chicherias, es decir tabernas miseras en
las que se vendian los licores y comnesibles que tenian mAs
dcmanda entire la clase baja.
Entre las ruinas del antiguo fuerte, situado a la orilla del
mar, en el centro de la curva que hace la playa, es donde ss
install muy de mafiana el mercado principal de fru'as, l1-
gumbres, came -y pescado; las mujezes de la ciudad van
alli de trapillo a hacer la compra para 'el dia. Un-gran ni.
mero de tiburones se congrega en las aguas pr6ximas a la
playa atraidos por el olor fttido del mercado y por los -e.
siduos de todo ginero que se arrojan al mar; esto nada tie-
ne de extraordinario a no ser por algunos muchachos negros
que se at-ojan temerariamente al mar para dar a los pa-
seanted y sobre todo a los extranjeros el especttculo por unos
cuantos centimos, de una casa a esos varaces cetaceos-sic--.







32 AUGUeSTO LE MOYNE

En efecto dos de estos muelhachos a los que les di unos
cuantos reales a cambio de esa proeza se tiraron en segulda
de cabeza al mar no tardando en atraer hacla ellos a un
tibur6n que se veia perfectamnente y que pai.ecia star a
punt de alcanzarles, entonces, zabull6ndose -rApidamente,
pasaron por debajo de l6 dandole unas ouantas patadis en
el vientre que le hicieron huir mas que de prisa.
Santa Marta tenia en aquella dpoca con el extranjero un
comercio insignificant. La mayor part de 13s mW-cancias
importadas pasaban en trAnsito con destino a las provincial
del interior de Nueva Granada. Las unicas exportaciones
consistian en maderas tint6reas conocidas, con los nombres
de palo Brasil o de Gayac, en cuercs, algod6n y tabaco, pero
todo ello en cantidades tan insuficientes para completar ei
c)rgamento de vuelta de los barcos que la mayor parte de
estos tenian que regresar en lastre. La diferencia que hu-
biese a cargo de los habitantes de Sant., Marta se liquidaba en
onzas o en polvo de oro. El movimiento de navegacifn del
puerto estaba reducido, lo coanp:ob con los documents ofi-
ciales del afio 1828, a la entrada y salida de una docena de
buques extranijeos de bandera nortejamiricana, inglesa o
francesa. El total de las exportaciones y de las importaciones
se elevaba a lo sumo a unos doce millones de francos y los
beneficios de comisi6n se repartian entire odho negociantes,
dos franceses, dos not-beamericanos, uno ingles y tres crio-
llos. A juzgar por los datos publicados recientemente no creb
que el aspect commercial haya mejorado recientemente en
Santa Marta. Al devolver la visit a uno de los negociantes
franceses de la ciudad, que habia venido a saludarme y que
me recibi6 en su tienda, me fij6 en que todas las mercancias,
en vez de estar colocadas en estantes a lo largo de las pa-
cedes, se hallaban puestas encima de grandes bancos, largos
y anchos separados unos de otros en medio de la tienda; las
patas de los banccs embadurnadas, descansiban sobre una
especie de platillos de hojalata llEnos de aceite. Habiendole
preguntado el por qu4 de ello, me dijo que era para pre-
'rvar las mercancias, no solamente contra multitud de in,
sectos trepadores y roedcres, sino principalmente contra el
conccido en el pais con el nombre de comejen, especie de
nminisculo gusanillo, casi imperceptible, que se introduce en






LA NUBVA GRANADA 33

el papel, en los libros, en las telas y las atraviesa de parte
a part con asombL-osa rapidez. Hasta en las maderas hace
tal cantidad de agujeros, que con frecuencia caen las vigas
de las casas reducidas a polvo, que al parecer se hallaban
buenas y sin que nadie las hubiera creido minadas por den
tro. Mas tarde comprob6 que tanto en las ciudades costa.
neras como en las situadas en las mArgenes del Magdalena,
comnaciantes 7 comisionistas adaptaban analogas precaucio-
nes pars proteger sus fardos de los ataques de tan temible
destructor. Me refirieron que una ve un virrey comunic6
al gobierno espafiol que los estragos causados por los come-
jeres habian inferldo enormes pendidas al comercio de algu-
nas plazas de sur Am6rica y la corte de Madrid, a la que no
explicaron qu6 eran los comejenes, pensando que el dafio se
debia a ataques de los indios llamadcs asi, contest dando
instrucciones para organizer una expedici6n de castigo contra
esos enemigos, a quienes no habria de dArseles cuartel. Este
es un caso al que debe aplicairse el didho italiano: Si non e
vcco, e ben trovato.
Pasadas las horas matinales, se celebra el mercado, durante
el cual las calls estAn en plena animaci6n, y luego, todo el
munilo se mete en su casa durante el resto del dia, para ma-
tar el tiempo entire comida y comida, dmnniendo la siesta o
mecidndose en hamacas, en suave holganza; sin embargo, ha-
bi .por excepcl6n una farmacia de un francs ilamado Des-
jardins, donde generalmente a la hora de la siesta o del
far niente, se congregaban a diario las gentes del pais y al-
gunos extranjeros, que con el deseo de contar o de recoger
noticias, cobraban fuerzas y valor pars salir a la calle, a pe-
sar de los ardores del sol. Por extrafio que me pareciera ese
punto de reunion, no dej6 de ir algunas veces, ya que entire
los contertulios se contaban las personas mAs destacadas de
la ciudad, a quienes deseaba conocer y en cuya conversaci6n
adquiri muchos datos interesantes acerca de la situaci6n po-
litica y social de la Nueva Granada. Esta costumbre de reu-
nirse en una tienda no es exclusive de los habitantes de Santa
Marta, y se practice en casi todas las ciudades am-ricanas, tan"
to en Bogota come en Lima o en Buenos Aires, -he ido a las
tiendas para hablar diversos asuntos con los altos funcio-
narios en torno de un mostrador.







AUGUSTO LE MOYNE


Solamente a la caidi de la tarde refresca un poco el am-
biente la brisa marina y es entonces cuando se hacwn o se
reciben visits. Las mujeres, que por las mafianas salen de
su c3sa de trapillo, por las tardes se visten con elegancia;
algunas, que no se mueven de su casa, se stiian a las puer-
tas, o en el amplio y fresco vestibulo, donde se forman reu-
niones. En los salons, donde recibian algunas sefioras a la
juventud alegre y bulliciosa, esta, ccmo en todas parties, ex-
teriorizaba su buen -humor tanto en los juegos que le son fa-
miliares, como en las canciones, acompafiadas con la gul-
tarra, que es el insa-umento favo:ito del pals. Muchas veces
me detenia ante las ventanas, para escuchar las palabras de
alguna romanza espafiola, que llegaba a mis oidos entonida
por una voz de claro timb:e y suaves modulaciones. Todas
las families a quienes me presentaron, me acogieron con tan-
ta simpatia y amabilidad, que en seguida nuesrro trato tuvo
esa cordialidad que no s2 imp:ovisa en mi patria muy ft-
cilmente, quiza por estir los hombres tan imbuidos de los
prejuicios de casta y rango social. Casi en todas parties, en-
contr6 que, en casas que habian albergado ya dos o tres
generaciones, se trataba a la gente con esa sencillez de cos-
tumbres, que no puede menos de constituir una prueba a
favor del carncter de estas gentes. Desde luego, en esos sa-
lones la conversaci6n no versaba sobre asuntos que son del
domino de los erud.tos, pero tanto los hcmbr-s como las
mujeres demostraban much ingenio natural, y una inteli-
gencia susceptible de adquirir el mayor brillo en cuanto se
la cultivase; unos y otros se expresaban con elegancia y fa-
cilidad, feliz privileg:o 6ste de la raza espaflola.
La playa, a pesir de eslar desprovista de toda vegetaci6n,
se convertia tambien por las tardes en punto de reuni6n, al
que acudia muoha gente a pie y a caballo, para buscar un
poco mis de fresco que en las calls o en el interior de las
casas. Otro paseo para mi much mas agradable, y que
frecuentaba era el del pequefio rio Manzanares, que nace
er. las montfilas y desEmboca en el mar a tres o cuatro ki-
16metros de la ciudad. El camino, que estA constaritemente
protegido del sol, por la sombra de los Arboles y bordeado .
huer'os que exhalan, principahnente en las mefianas y en las
noches, el perfume de las flores, se ve concurrido desde el al-






LA NUEVA GRANADA


ba, no s6lo por los campesinos que traen al mercado sus. pra
ductos o que vuelven a sus casas, sino .ambin por muchos
ciudadanos de Santa Marta que se dirigen en earavana a
las orillas del rio para batfarse en sus aguas viviticantes, que
forman a lo largo de sus orillas infinidad de pequefias en-
senadas; en elias las bafiistas que no se entregan a las de-
licias de la nataci6n pueden refrescarse y tenderse discreta-
mente en una areni final a la sombra de los cenadores que
forma el follaje.
Prescindiendo de la playa arenosa donde se alza la, ciudad
al borde del mar, today a llaanura, lo mismo que las laderas
y los numerosos valles de la Sierra, son de una fertilidad
prodig.osa y podrian, sl se les dedica exclusivamente a la
agricultural, suminstrar para el cambio con el :*xtranjero,
cantidades inmensas de cacao, azdcar, tabaco y algcd6n sin
contar con los products europeos que se podrian cultivar..a
favor del -clim3 templado que reina en las montafas, seg(n
las distintas altitudes; pero en la epoca de mi permanencia
en Santa Marta s6lo el lano estaba cultivado y eso en form
muy deficiente, ya que la mayor part de los campos y de
los huertos tenian por amos infelices indios o negros holga-
zanes y poco estimulados por las necesidades de la vida ma-
terial; raz6n por la cual, los products del suelo se reducian
a lo imprescindible para el consumo- local. En cuanto a los
Extensos terrenos escalonados en los flancos de las mgnta-
fias, siguen sin exhibir mis que el lujo de su vegetacion na
tural; pertecenecen en gran parte a varies capitlistas a.quie-
nes e1 gobierno de ,BogotA los cedi6 o vendi6 a bajo precio
y que .o realizaban en ellos el menor trabajo para explo-
tarlos ni para beneficiary las minas de oro y de. plata. que se
han descubierto en la sierra, en espera de que vengan inmL
grants europeos. Las inicas explotaciones agricolas relati-
vamente importantes que existen, tanto en el llano como
cn el resto del distrito no exceden a lo sumo de cinco o seis.
Las de Minca y de San Pedro pertenecen, segun me dijeron,
a! comerciante mAs rico de Santa Marta, el sefior Joaquin
de Mier; la primer estA situida en el coraz6n de las mo;i-
tafias; *toma su nombre de una de las numerosas tribus de
indices que los espafioles, a su llegada, encontraron stable
cidas a1 mismo pie de los helcros, en los valles y en las li-






AUGUSTO LE MOYNE


deras de la Sierra, tribus Wqe segun uno de los primers his-
toriadores de la conquista de Nueva Granada, Lucas Per-
nAndez Piedrahita, constktui0a, a pesar de sus diversas de-
nominaciones, el pueblo belicoso de los Tayronas, nombre co-
lectivo que significaba en la lengua del pals, fundidores de
meal, debido a la industrial principal a que se entrrgaban
consistente en fundir y trabajar al fuego el oro que extraian
dL las minas de la region y con el que fabricoban, no sin cier-
ta habilidad, recipients, diedemas, brazaletes, cinturones y
otros objetos de adorno. Ademas los Tayronas cultivaban la
tierra y realizaban un active comercio de trueque con sus
vebinos. Los espafiolts en sus expediciones de muerte y de
rapiia, emprendidas para apoderarse de los tesoros de ese
pueblo fueron muchas veces rechazidos con bajas consider.
bles y hasta en ocasiones exterminados por complete; entire
las tribus que les infligieron las derrotas mAs sangrientas, se
distinguieron principalmente las de los Posiageyeas y Gay-
ras. Algunas, al amparo de sus inep~ugnables guaridas en
las montafias, no pudleron nunca ser del todo sometidas por
los invasores. (1) Minca era, segin me dijeron, un extenso
cafetal cuya creaci6n se remontaba muchos asos atrAs a la
6poca de la dominaci6n espafila, y ouyo cafe competta con
los mejores de otros paises; aunque me descr.bieron el ca-
fetal y el beneficio como dignos de ser visitados y a pesar
de que me ponderaron el camino como uno de los mAs in.
teresantes desde el punto de vista pintoresco, retrocedi ante
las fatigas de una excursion que requeria, de ida y regreso,
por lo menos de dies a doce horas de march a caballo.
Como la hacienda de San Pedro distaba de Santa Marta una
legua poco mAs o menos, no dej6, como en el caso de Minca,
d& hacerla objeto de uno de mis paseos.

Un dia en que con este prop6sito sall de la ciudad muy
dc mafiana para evitar el calor, cuando ya iba a legar a a1
hacienda me cncontr6 con un aranc6s que salia de ella a
caballo y que habiendome reconocido por su compatriot se
brind6 a volver sobre sus pass para servirme de cicerone en
mi visit; entonces me entire de que era el mayoral, es decir,

(1) Par lot detalles de I& lluch entire los espaloles y Ion Tayronu vwanse los do.
primeros eapliuloe del librn III de I historic antes citad de Piedrahits.






LA NUEVA GRANADA


el jefe y vigilinte de los trabajadores de la finca que eran
unos seaenta entire negros y esclavos.
Antes de ofr sus manifestaciones habia torado a este hom-
bre por un military, pues llevaba un traje que no se parecil
en nada al que seg6n mis ideas preconcebidas debia ser el
de un plantador en las colonies; en efecto, tenia una especie
de guerrera de paflo con cordones, parecida a la de los hu-
sares y un pantal6n tambien de patio, muy amplio y cuya
parte baja entraba en unas botas de montar; aunque no era'
muy alto, parecia muy robusto e ibi armado de un enorme
litigo de mango corto al que sospecdh era muy aficionado a
servirse tanto para con los hombrts puestos bajo sus 6rdenes,
cemo para con el caballo que montaba; recorrimos Juntos en
primer t6rmino, dilatados campos plantados principalmente de
cafia de azdcar en los que una infinidad de canales y de pe-
quefias acequias conducian agua abundqnte para irrigarlos.
Los campos estaban encuadrados por macizos de Arboles gi-
gantescos cuyo follaje espeso y de color verde oscuro contras-
taba con el color amarillento claro de las hojas de la cafia
o con el de los bananos de aspect extrafio; un amplio j 'rdin
Ileno de arbustos cubiertos de flores o de frutos aumentaba
todavia mAs el aspect atractivo de este lugar. Pero los edi-
ficios de esta hacienda no me dejaron la misma imprcsi6n
que la obra de la naturalesa que acababa de contemplar,
pues estaban en muy mal estado y los trapiches eran casi pri-
mitivos ya que las miquinas de vapor para la industrial no.
sa conocian en esa 6poca en Nueva Granada. El jugo ex-
traido de las cafias se convertia parte en azicar y parte en
chicha, una de las bebidas mAs corrientes del pals y en cuya
fabricaci6n entra la melaza y el jugo de maiz triturado y fer.
mentado.
Cuando acabW de ver todo lo que me parecio que ofrecia
algin interns, el trances que me acompafimba no qdiso de
jarme marchar sin llevarme a la casa de la hacienda para
ofrecerms algin refresco, con una cordialidad que estaba le-
jos de suponer en 61, dado su aire antipatico y debo confe-
sar que fue con el mayor gusto como acept6 su invitaci6n,
debido al calor que hacia; descans6 un rato y comparti con
&e la colaci6n que su amabilidad para conmigo le habia he-
cho prepare. Lejos estaba yo de sospeohar que esta casa, de






AUGUSTO LE MOYNE


las s ims modestas, en la que estaba sentado a la mesa y quc
mr Ilamaba poco la atenci6n, habria de adquirir mas tarde
c:erta ceaebridad y recibir la visit de numerosas personas
atraidas a ella por interests muy otros que los que a mi me
habimn Ilevado a ella, es decir, para eVocar recuerdos y pars
buscar las huellas de los filtimos pasce del hombre ilustL'e de
quien los nuevos Estados de America del Sur pueden estar
mAs orgullosos hasta el present. Fue ahi, en efecto done
murl6 en 1830 el general Bolivar, a quien deben su inde-
pendencia Venezuela, Nueva Granada, el Ecuador, Peru y Bo-'
livia y al que en los tempos en que sus serviolos despertaban
el entusiasmo, le fue conferido el Ati'ulo de Ijbertador por el
agradecimiento de los pueblos que sustrajo al dcminio espa-
fiol, y en .A que en formal tan gloriosa se personific6 la reptblica
cif Colombia. de la que fue fundador; pero como la mayor
pate d* los grandes ciudadanos, que despues de haber sido
aduladcs durante muchos afios se hacen sospeohosos a las
democracias, acab6 siendo acusado por los liberiles exalta-
dos y por algunos de sus lugartenlen:es, envidiosos de su ele-
vada posici6n, de aspirar a la tirania y da meditar la mi-
nera de ampararla bajo una forma de gobierno monArquico,
acusaci6n que en 1828 se exterioriz6 por una tentative dc-
asesinato.
iPocos meses despues de haberse despojado voluntariamente
del poder supremo, que no habia dejado de ejercer a partir
de 1819 como Presidente d? Colombia, vino a buscar, casi
como un proscrito en el apacible retire de San Pedro el res-
tiblecimiento de su salud muy quebrantada, tanto por los
pesares que hacia el final de su magistratura le hablan oca-
sionado las calumnias y la ingratitud de sus conciudadanos
como por 13s pasadas fatigas de sus numerosas y rbpidas ex-
pedlciones militaries a traves de regions en que a las difi-
cultades de las marchas, se suman siempre los rigores de
climas tan variados.
En 1843, epoca en que reaccion6 la opinion piblica, se pro-
voco li rehabilitaci6n de su memorial; sus despojos morta-
les, en un principio depositados con escasa pompa en una de
las sepulturas de la Catedral de Santa Marta, fueron tras-
ladados a C'racas, lugar de su nacimiento y donde con la
mayor pompa les fueron rendidos honorees militares. El pro-






LA NUEVA GRANADA


pietario de San Pedro, segun me han referido, conserve re-
ligosamente juntamente con el antiguo mobiliario, la redu-
cida estancia que habit Bolivar y en la que s6lo un busto
en marmol indica hoy el sitio que ocup6 la cama en que
expir6.
Me reserve el volver a insistir, en algunos detalles mis, so-
bre los principles hect's de la vida de este eminente per-
sonaje cuando trate, mbs adelante, del estado politico y so-
cial pasado y actual de los passes a que asoci6 su nombre
dindoles la independencia.
La provincia de Santa Mirta confina al Este con la de
Richacha cuya capital, del mismo nombre; tiene mil habi-
tantes mis que Santa Marta y lo mismo que 6sta se halla
situ:da al borde del mar, pero con un puerto cuyo poco ca-
lado no permit la entrada mas que a las goletas y a lo'.
bergantines y obliga a los grandes navios a anclar con poca
segur'dad a una o dos millas de la costa. La distancia que
separa ambas ciudades es de unas 40 a 45 leguas, que gene-
ralmente se recorren por mar en dos dias y por tierra, pocas
veces en menos de cuatro o cinco jornadas de a caballo por
caminos, apenas trazados y teniendo que atravesart, sin puen-
tes, una series de riachuelos o de rios pequefios que en la es-
taci6n de lluvias no son vadeables porque se desbordan o
porque se convierten en torrentes.
Richacha no se distingue por la arquitectura de sus casas,
la mayor parte de 6stas son de madera recubierta con ar-
gamasa de barro y paja o de adobes; s6lo se cuentan unas
veinte que sean de pledra comprendiendo en ese numero la
iglesia y los edificios de la aduana.
Una ilinura de 15 a 16 leauas de largo y de ancho se ex-
tiende por detras y a un lado d3 la ciudad has.a las montafias
de Sierra Nevada y por el otro hasta el Riohacha que limita
po; el Este el territorio de 1l Guajira. Esta llanura solo es
cultivable al pie de las monafias; todo l resto del terreno
es arenoso, o esti cortado por marismas salitrosas que no
pueden utilizarse en form alguna para empresas agricolas
dignas de este nombre. Con todo, Riohacha, a pesar de su
mal puerto y de la aridez de su Ilanura mantiene con el ex-
tranjero un comercio much mas importante que Santa Mar-







AUGUSTO LE MOYNE


La gracias a sus exportaciones de sal, cafe, tabaco, cueros,
maderas tint6reas de diversas classes y semillas de dividivi
que se emplean en Europa para curtiembres. Casi la totali-
dad de estos tres filtkios articulos se traen a Riohacha a
lomo de mula por los indios de la Sierra Nevada y de la
provincia nmitrofe del Valle Dupar, renombrada por su fer-
tlidad exceptional y por los magnificos pastes que han fa-
cilitado grandemente la cria de ganado vacuno y caballar en
su territorio.
Durante- la dcminaci6n espafiola Riohacha adquir:: al-
guna prosperidad debido a la venta de perlas que los indios
pescaban en gran cantidad a unas dos o tres leguas mar
adentro, en las inmediaciones del cabo de la Vela y con las
que los joyeros de la ciudad montaban ricos aderezos; pero
esta rama de la industrial disminuy6 considerablemente por
la casi total desaparici6n de las madreperlas en aquellos pa-
rajes; sin embargo los indios continman dragAndolos de vez
en cuando y consiguen algunas perlas y corales bastante
buenos.

El territorio de la Guajira, peninsula de 15 leguas de largo
por unas 45 a 60 de ancho estA poblada por tribus de indlos
n6madas, restos de la raza de los antiguos caribes; su niume-
ro se calcula en 20 o 30.000; unos viven de la caza y de la
pesca y otros sa dedican a la cria de ganado y de caballos
no s61o para su uso, sino para venderlos fuera de esa re-
g:6n; acampan, segim las dpocas, al aire libre o en chozas
inmprovisadas con estacas y ramas; conservan el idioma de
6us antepasados, que al decir de los lingtUistas tiene grande
snalogias con el chibeha, lengua de las diversas naciones
birbaras o a medio civilizar de la antigua Cundinamarce. cu-
yo cntro era la meseta de BogotA. Cuando hablan entire si,
gesticulan much, lo que denota que tienen pocas palabras
para expresar las ideas.
Los delegados del gobierno espafiol y posteriormente los
gobiernos de BogotA no han podido nunca someter a los
guajircs a nlng n g6nero de administracl6n ni convertirlos
por medio de los msioneros, a la relig6n cristiana. No se
sabe que tengan un culto que impllque la idea de un Ser
supremo y la creencia de la inmortalidad del alma. Lo inico







IA ZMWJVA OKAKADA


que se sabe es que a la cabeaa de coda una de sas tribus,
que suelen estar integradas por centenares de individuos, hay
una especie de adiv:no o profeta al que consultant ,En las cir.
cunstancias diffciles; le tienen cierto respeto y proven a
su subsistencia. El lamado a ejercer eae sacerdocio debe per-
manecer soltero. Me dijeron que entire los medios que este
augur emplea para leer el porvenir, uno es el dte iterrogar ui
cigarro encendido y segpn los efectos que produce la cen:za
y la lumbre, dicta su decision favorable o deafavorable. Asi,
cuando las guerras que las provinces de Colombia sostenian
contra Espafia, las hordas de indlos, que unas veces combatian
con los realstas y otros con los independientes, a3guncs dias
so negaban a combatir porque las experienc3is relteradamente
niEchas en el tabaco les predecian que en esos dias hab:lia de
ocurriles alguna desgracia. Por otra parte ese medio singular
sdoptado por los barberos para conocer el porventr por la com-
bustion de un cigarro no me parece mas absurdo que el que
autes practicab"n los griegos y romanos owilizados. cuando
los ministros de su religi6n, para decldir en los casos ambigucs
o arriesgados, formulaban sus presaglos segmn el vuelo, el
canto o el apetito de los rs o p los ip pr l ndicios descu-
biertos en las entrafias de una Victima inmolada por ellos.
A pesar de su aversi6n por los espaholes, los guajiros sos-
tienen constantes relaciones coInetrlaes con los habitantes
de Riohachi, donde bajan a buscar aguardiente, telas de al-
god6n y otros objetos manufacturados a cambio de bueyes,
borr;cos y principalmente caballos que se estiman much en
Nueva Granada por su vigor, sobriedad y la rapidez de su
paso.
Durante las semanas que pasd en Santa Marta tuve oca-
si6n una vez de ver tres indios guajiros, uno de ellos era un
jefe, que habia llegado en su excursion hasta esta ciudad; los
tres tenfan tez cobriza, aspect altanero, estatura elevada,
anchas espaldas, piernas y brazos musculosos, el pelo negro
y lacio lo Ulevaban sujeto en la frente por una banda ador-
nada con plumas grandes; los brazos y las piernas los te-
nian tatuados, el calzado consistia en unas alpargatas de
cuerda de aloe sujetos a la parte baja de las piernas como
los coturnos; por debajo de las telas de colors vivos qhe lle-






AUGUSTO LZ MOYNE


vaban eehadas por las espaldas y que caian en pliegues como
las tfinicas antiguas; ilevaban el cuerpo cubierto por una es-
pecie de cadzoncillos cortos y en la cintura un machete; esta
especie de cuchillo de hoja, ancha y larga no es su unica ar-
ma pues muchos de ellos tienen hoy fusiles que los traen de
contrabando de l4s Antillas, y cast todos siguen usando el
arco y las flechas envenenadas.
Las mujeres guajiras, segin me han asegurado, son tan
notables come los hombres por la belleza de sus formas y
hasta por los rasgos de la cara, pero por desgracia la coque-
teria en ellas las Ileva a pintarse en la cara una series de di-
bujos extrafios que les da clerta fealdad a los ojos de los
extranjeros.
Desde los confines del territorio de la Guajira en direcci6n
al golfo de Venezuela y hasta los limits de la provincia de
Maracaibo hay otras tribus de indios en nwimero de mil a
dos mil llamados Cocinas; son n6madas que viven tambin
independientes en las sabanas o en las selvas de los contra-
fuertes de las montafas. Aunque no muy numerosos, son mAs
temibles que los guajiros ya que sus incursiones no solo se
seialan por el pillar y la muerte, sino que, como son an-
t:opdfagos, se comen a los prisioneros que cogen en los con-
bates; por es:a raz6n sus vecinos los guajiros a pesar de ser
valientes, evitan en cuanto pueden, guerrear con ellos.


















CAPITULO III


Salida de Santa Marta.-Principia la navegacion por el Mag-
dalena.-El bote.-Los mosquitos.-Los bogas.-La Ci6naga.-
Aspectos del paisaje.-Pueblo Viejo.-Pesca sin pescadcres.-
Pueblo Nuevo.-Barranca.-Barranquilla.-Tenerife La co-
cina a bordo.-Una. damajuana de vinagre.

Quienes -hayan desembarcado en Santa Marta con la
intsnci6n de ir a BogotA, tienen necesariamente que empren-
der otra nueva navegaci6n; en la actualidad las piraguas les
lievan en treinta y seis o en cuarenta horas, cinco o .sets por
nmr y el resto a traves de la Ci6naga (1) hasta Barranquiila,
ciudad situada en la orilla izquierda de .uno de los brazos del
Magdalena, de donde zarpan los vapors que suben este rio
en nueve o diez dias hasta Honda, terminal del viaje po.
agua. Pero en 1828, 4poca en que llegu6 a Cclomb-'a. los me
dios de transport eran much mas lentos, mAs inc6modos y
sobre todo much mAs fatigantes y peligrosos que hoy. A
pesar de que un alems n de nombre Elbers ya hubiera traido
desde hacia dos aiios de los Estados Unidos, al amparo de
tna exclusive, dos barcos de vapor para la navegacion por el
Magdalena, esos barcos tenian .unas dimensions tan grandes
y un calado tan considerable que cuando el rio venia muy
crecido y con gran corriente les costaba much trabajo subir
ccntra la corriente y eso a no mayor velocidad que las em-
barcaciones corrientes del pais, y cuando el nivel de las
aguas era bajo nunca andaban, ni cuando descienden el cur-
so del rio, sin encallar con frecuencia quedando a veces en

(1) I. a lHamada rinuagas sun innmena., laguna fango-u que tiencn una eslenuim.
de 18 a 20 lega.s, en medio de esperas selvs a itra v. de Ia cuale., le* agoue
del Magdalena se dividend en vrrios brasoM que desemhocan e el Oceauo Allin-
lico entire Santa Maria y Cartagena.







4UGUSTO LE MOYINE


esi situaci6n duraite semanas enteras hasta que una cre-
c'da viniera a ponerlas a flote. En una palabra era un ser-
vicio paralizado o mejor dicho un servicio fracasado desde
un principio, tanto para los viajeros come para el contra-
tista, que ademAs no tard6 en quebrar.
Los seiores Daste y Vincendon, no pudiendo contar con
semejante servicio, fletaron un bote, especie de gran barca
con puente, parecida a una goleta pequefia, para el trans-
porte de sus mercancias hasta Mompox, ciudad situada en
las orillas del Magdalena a unas cincuenta o sesenta leguas
aguas arriba de Barranquilla.
Despubs de haber estado en Santa Marta diez y echo dias
salimos el 7 de noviembre per la tarde sintiendo haber tenido
que separarnos de nuestro excelente compafiero el senior Vi-
vero, que para ir a Quito tenia que seguir la ruta del Istmo
de Panama.
Nuestro barco costeando lleg6 al cabo de 8 o 9 horas de
navegaci6n a la desembocadura del Magdalena donde ech6
el ania para pasar la noche. A bordo ibamos 9 pasajeros, a
saber: los sefiores D'ste, VicAndon, Umafla, yo y los oinco obre-
ros venidos de Francia con nosotros. Para guarecernos s61o
disponiamos de un espacio de 8 a 10 pies de ancho por 14
o 15 de largo, en un camarote del entrepuente, situado de-
bajo de una toldilla muy baja; para entrar a ella teniamos
que pasar a gatas per una de las dos aberturas que habia a
proa y a popa que servian a la vez de puertas y ventinas.
Como en aquella especie de tumba no habia bancos ni mesa,
tuvimos que disponer nuestros babiles de mode que nos sir-
vieran de asientos durante el dia y de camas durante la
noche; pero cuando estabamos acostados, los unos tendidos
a lo largo y los otros al travis, unas veces las cabeszs es'a-
ban rodeadas de pies y otras las piernas estaban entrecru-
zadas. A las incomodidades y molestias que resultaban de ese
entretejimiento venian a afiadirse otros sufrimientos much
mas penosos: en primer lugar el calor, concentrado en este
recinto ccmo bajo una campana de cristal, nos hacia sudar,
hasta en los mementos de absolute inmovilidad, a chorros;
despu6s, los mosquistos que en cantidades prodigiosas se nos
pegaban al cuerpo poni6ndonos en un estado lamentable, sin
dejarnos un moment de descanso; desde luego de todos los






wIA-m,; GRSAEWOBiUAM


torinentos,Ate _de. los :aisqutas:aera& an .6.s ucho. el ms in-
saportable, aobre todo: a- :l- ors d.ecomer, en cuanto las
manos .ddjaban. Qe'estai- eicusbvamente cupad s'.en defen-
dernos :de sue acametidae. Con exeepel6n. de Jos obreros, to-
dos ,eesWbios ptovMstos de nmequteros :pero no podiamos
servirios -de eloa a .bordocpor fata .de.:espaci; por .o tanto
para predervarnok en duanto tueae possible de .las picaduras
durante la nodhe no teniamos mis remedio que, a riesgo de
atoganmos, taparnos la s.ae, paneroe guan.tes fuertes y
calsaros, botas altas.. Per~ a psar de .estas precauciones a
cada paso nos. desperabau los 'agujonasos qe Aeps maldjtos
mosquitos vncontraban manera de darnos e tdas aquellas
parties del querpo euque las ropas estaban pegadas a la. car-
ne. Entre l]rsadiversas especles de esos desplaadado chupadores
de sanr. hay v.arias que no. parece difer!enclrse much per
su fonna de los canocidos en' ranmia con el nombre de cini-
fes; pero hay dos de mespecie mi particular que son ms. aco-
metedoras y temibles, no s616 por la comes6n que oxaslonen
sus piceadura sino por las inflaptiones ,que producen. y que
desapayecen muy lentamente. La..primera es la del enorme
sacuedo, que estA armado de un aguj6n de cerca de un cen-
timetro de largo y que par clavarlo mis profundamente
en la came, se levant con fuersa sbre las dos patas tra-
seras; la ores la la de los. Jejnes, anIaato que a pesar de
su escaso tunafo es un gran caupdor de sangre, cuya boca
opera como si.fuese una ventosa y deja bajo la piel' iia man-
aha de sangre que a' coagularse tomia a aiartencia de una
lenteja o de una peca que taria en desaparece" varlas se-
manas.
El dia 8 al despuntar el alba nos dfriginio hacia el brazo
del Magdalena frente a que habiamos anclado la ioche an-
terior, pero que desde el lugar en donde estibanios s6lo el
ojo experimentado de los mariners podia distinguirlo en
medio de la cortina de grande arboles que cerraba el ho-
rizonte. Al aproximarnos tuvimos que navegar de bolina du-
rante algun tiempo por entire imnensos buncos- de aiena;
la mayor part de edos eetaban cublertos, hasts donde 4a
Vista alcanaaba, do bamladea niarmae sisimas -de paos 'siL
vestres o de. ofta 4'Als 'adaitai&s- que parecian- hileras -de
rocas a de gullos. Pasados -eos.bancos de-arena y artei ae






AUGUSTO LE MOYNE


penetrar en la Ci6naga, nos detuvknos para que la tripu-
laci6n almorzara y despues quitara no s61o las velas sino
los palos del bote dejando en esa forma el puente libre para
powder recorrerlo sin difcltad con objeto de hacer andar el
buque de ahora en adelante con ayuda de largas pertigas
8tpoyadas en el fondo, hnico medio de navegar contra la co-
rriente y en poca agua por los meandros del rio cubiertos de
Arboles.
Los bateleros que tenfamos a bordo eran trece con el pa-
tr6n que a la vez hacia de piloto; pertenecian a esa clause
de gentes que en el pals se a1aman bogas y que se reclutan en-
tre los negros, los mulatos y los indlos de sangre mezclada.
Antes de empezar el trabajo penoslsimo a que se iban a entre-
gar, nuestros hombres, como suelen hacerlo en cisos seme-
jantes en cuanto no estAn a la vista de las ciudades, se
despojaron de todas las prendas de vestir no conservando mas
que un calzonctRo corto, unos, y otros unos trapos alrededor
de la ointura; lo inico que conservaron todos para prote-
gerse del sol fue un gran chambergo de paja de copa muy
alta; con esta vestnienta mAs o menos paradisfaca, casi to-
dos ellos hombres j6venes, se distinguian por sus formas atle-
ticas y por su aspect imponente, debido a su alre arrogante
y a las hermosas proporciones de sus miembros. Cuando el
patr6n dio la serial de emprender la marc(ha se alinearon seis
a cada lado de la proa de la embarcci6n y, despuls de ha-
ber hundido sus pertigas en el agua y apoyado el otro ex-
tremo de las mismas contra el hombro, empujaron haciendo
avanzar el barco con sus esfuerzos al andar con cadencia por
el puente, acompafiando esa especie de danza con gritos en-
sordecedores mezclados con tantas blasfemias como invoca-
clones a la Virgen.
Al contemplarks con los torsos inclinados hasta la altura
de las rodillas se hubieran podido tomar por bestias de car-
gi que tirasen de la soga para arrastrar pesados fardos. No
hay que pensar que despues de hecho el primer esfuerzo el
trabajo de esos desgraciados se aminora ya que s6lo por el
esfuerzo continuado y el continue avanzar de ellos sobre el
puente es como se puede contener y hacer avanzar la embar-
vacl6n contra la corriente; la unlca ventaja. que tienen con-






LA NUEVA GRANADA


siste en que a partir de ese moment, por la rotacion que es-
tablecen, es s6lo la mitad de la tripulaci6n la que empuja
con las pertigas mientras la otra mitad vuelve sobre sus pa-
sos para tomar su puesto en el movimiento de propulsion
del barco. Estas maniobras, cuando la tripulaci6n las rea-
liza concienzudamente duran desde las seis de la mafiana
hasta las seis de la tarde, sin mis interrupci6n que la obli-
gada durante los ratios dedicados al anmuerzo y a la comida.
Desde luego, un europeo por robusto que sea y por acos-
tumbrado que este a las mas rudas faenas no podria bajo
este sol de fuego de los tr6picos soportar un solo dia las
fatigas de semejante oflcio y por de contado las gentes del
pals que voluntariamente se dedican a 61 no alcanzan mas
que en casos contados una edad avanzada, pues estos tra-
bajos unidos a la v da desondenada que llevan, suelen te-
ner par consecuencia inevitable una series de dolorosas en-
fermedades y prematuras incapacidades para el trabajo. En
muchos de ellos, al cabo de cierto tiempo, la piel, calcinada
por los rayos del sol, se les pone rugosa como la de los ele-
fantes, se les inflaman o se les entumecen las piernas por
el constant ir y venir por el suelo abrasado del puente y
todos acaban por tener, a ccnsecuencia de las lagas que
se hacen, enormes callosidades en ambos lados del pecho por
encima de la regi6n mamilar que es done apoyan el ex-
tremo superior: de las p6rtigas. Hasta cierto punto se podria
concebir que la profesi6n de boga la escogiesen inicamente
cierta clase de gentes rudas que no tuviesen mas que aptitu-
des para ser cargadores, si por lo menos encontraran en
elevados salaries una compensaci6n por el quebranto prema-
tu:o de su salud y recursos para la vejez, pero lo que ganan
no estA ni much menos en proporci6n con el trabajo ago-
tador que realizan, pues el journal en la moneda del pais
cquivale a un franco diario, a mis de la alimentici6n que
se reduce a care ahumada, arroz, plAtanos y algunas otras
cos s por el estilo igualmente ordinarias.
El fletador de esas barcas se entiende con el patron pa-
ra la compra d3 Ics viveres, seg6n el ninmero de bogas que
integran la tripulacin, que suele ser de un hombre por ca-
da cinco cargas, es decir, por dies bultos puestos a bordo y en-
tregar a cada uno de ellos a titulo de anticipo la mitad del sa-






AUQUSTO LE MOYNE


lario convenido por la totalidad del viaje, anticipo que se exi-
ge bd)o el pretexto de dejarlo a la familia. Anque a titulo de
precauci6n ese anticipo en dinero no se suele entregar mis
que la vispera de la salida o en las iltimas horas que pre-
ceden a la narcha, sucede con muoha frecuencia que del
nimero de bogas contratados hay algunos que no se pre-
sentan a bordo y que despuis de haberse gastado el dinero
se escapan y se esconden, siendo necesario sustituirlos ha-
ctendo nuevos gastos ademis de la contrariedad inherente
al retraso; en mudhas ocasiones cuando a fuerza de habi-
lidad y de molestias se ha logrado por fin reunir a bordo a
todos los bogas, algunos de dstos estin en tal estado de em-
briaguez que no pueden mantenerse de pie y entonces sus
Compafieros se niegan a emprender la march hasta que
aqu6Ulos est6n en estado de trabajar, para evitarse y con
raz6n el aumento de trabajo que ello implicaria; finamnente
una ves en mardha los viajeros pueden estimarse dichosos
si, antes de llegar a su destino, no trenen que deplorar "que
otras borraoheras den lugar a deserciones cuando a la caida
de la tarde el barco se detiene en los pueblos o en alguna
regi6n habitada. A estas molestias accidentales que acabo
de enumerar hay que afiadir otra constant que es la cue
se deriva de tener que vivir la mayor part del dia en un
espacio tan reducido en medio de esas gentes, que en su
desconocimiento de lo que nosotros llamamos el pudor no
so recatan lo mis minimo para proferir los dichos mis soeces
y satisfacer las necesidades fisicas en presencia y hasta al
lado de uno, sin que las observaciones y las amenazas les
hagan modificar sus costumbres.
A pesar de la salvajez y del embrutecimiento de los bogas
y del mal trato que alguncs viajeros irritados les dan cot
frecuencia, no he oido decir que aprovechando de su supe-
rioridad numerica y de las ocaslones que pcdrian ncontrar
a favor del aislamiento de las regions desiertas donde se
viaja. se atrevan contra aquellos, o hayan atentado con'ra
sus vidas, bien por venganza o para robarles: pero una de
las represalias de que suelen usar contra los pasajeros es la
de abandonarles por la noche en las embarcaciones, creindo-
les de ese modo una de las situaciones mis graves que pue-
dan presentarse en el viaje. A decir verdad, los bogas son






LA "IWVA ORM~ADA


mis brutos que malos o codicioeos; y lo que demuestra que
merecen que se tenga en ellos alguna conifanza es que los
negoclantes no temen en modo alguno conflar el transport
de las mercaderias, cualquiera que sea su valor, a estoo ba-
teleros sin mis garantia que un recibo expedido por el pa-
tr6n. El viajero que sepa dominarse para no maltratarlos y
sobre todo, como lo s6 por experiencia, si de ves en cuando
les da alguna propina y si Ileva conslgo bastante cantidad
de cigarros y de aguardiente para distribufr entire ellos des-
pues de las comidas y muy principalmente deepuds del tra-
bajo de la jornada, se evitari muchas tribulaciones.
En cuanto nuestros bogas empezaron a empujar hacia ade-
lante la embarcacl6n, navegamos durante varias horas por
una especle de canal trazado por la naturaleza, unas veces en
Ifnea recta, otras serpenteando a travys de las caflas y bajo
la espesa b6veda que formaba el follaje de los mangles de
troncos muy irregulames que se alzan sobre mnnumerables
races y de una multitud de otros grades Arboles cueos
nombres desconoeco, pero cuyos tronos, Ifllaje, flores y fru-
tos se confundian en un entrelazamiento increble, aumenta-
do todavia mis por las lgaduras de los bejucos gigantecos
que enguirnaldaban aquel conjunto y caian hacia el suelo
despues, formando largos festones.
Las aguas limosas y corrompidas que hendiamos con di-
ficultad, desaparecian en algunos sitios bajo enormes capas
de hojas y de nenfares, nelumbos y otras plants acua-
ticas, de las cuales a media que nuestra embarcaci6n se
iba abriendo paso, se exalaba un olor f4tido y se levantaban
nubes de mosAuitos que, al unirse con redoblada ferocidad
a los que ya estaban dentro del entrepuente, nos hacian pa-
gar cara la perturbaci6n que habfamos Ilevado a su tran-
quilidad.
Una gran cantUdad de animals vivia en esa extrafia y
salvaje soledad que atravesabamos e interrumpia por inter-
valos el silencio que reinaba, con sus gritos roncos o pene-
trantes; muchos de ellos nos ofrecian el espectAculo de es-
cenas tan variadas como animadas: aqui los areas, los papa-
gayos de color rojo verde y azul u otros pijaros con plumas
de colors brillantes, se encaramaban, saltaban o revoloteaban
en las cops de los Arboles o surcaban el alre con su vue-







.50 AUGUSTO LE MOYNE

lo raudo; allA las bandadas de monos descarados gesticula-
dores saltaban de rama en rama, brincaban o se columpiaban
.en las guirnaldas que formaban los bejucos como si fueran
trapecios o corrian en fila cogidos por la cola; unas veces
eran las ardillas que, lo mismo que en nuestros espesos bos-
ques, con una agilidad igual a la de los monos saltaban y
trepaban por todas parties; otras eran las iguanas, saurios de
came delicada, que se arrasltaban o permanecian inm6viles
bajo la maleza; ora los horribles caimanes que aparecian
echados en las orillas con las bocas abiertas o que se movian
en el cleno semejando troncos de Arboles; ora las serpientes
cuya presencia denunciaban los surcos que dejaban en el
fango o a trav6s de la hojarasca o que sujetandose por la
cola en las extremidades de las ramas de los Arboles, se de-
jaban colgar cabeza abajo en espera de la ocasi6n propicia
para lanzarse sobre su presa; aqui y alla las tortugas, que
se movian torpemente, los buitres, que despedazaban los ani-
males muertos, Ice patos con plumaje metAlico, las grullas,
los flamencos y demis zancudas que se manteniin al horde
del agua, inm6viles sobre una pata, acechando para cogertos
a los peces que imprudentemente pesaran a su alcance. No
acabaria esta nomenclature si .hubiera de enumerar todos los
anknales inofensivos o peligrosos que se enoueritran a cada
paso al atravesar los bosques de la Ci1naga, pero no puedo
menos de mencionar una vez .mAs el nimero infinite de los
insects, alados en su mayor parte, que revoloteaban y zum-
baban por el aire luciendo sus elictros resplandecientes ilu-
minados con las tonalidades del oro, del zafiro y de la es-
meralda. En definitive, todo lo que he tratado de describir,
contribuia a dar al panorama que se desarrollaba ante mi,
una fisonomia singular que solo se encuentra mns aim que
en las otras regions tropicales en que el calor combinado
con lo hiumedo de los pantancs consti'.uye la fuente inago-
table de una fecundidad sin lfm:tes para las grandes espe-
cies arb6reas y para el desarrollo de I-s especies animals.
Hacia las cinco de la tarde desemboc3mos en un amplisi-
mo claro de form circular, donde las aguas sc extendian
como las de un lago plAcido, sin otro .horizonte que el for-
mado por una nueva cintura de selvas entire cuya masa se
destacaban ftnicamente las casas de una aldea llamada Pue-







LA NUEVA GRANADA 51

blo Viejo adonde nos dirigimos para pasar la noche. Las
casas de esta aldea, que estaban heohas exclusivamente de
barro y cafias o solamente de cafias, ofrecian tanto dentro
como fuera, un aspect tan lamentable y misero, que nos
hiom pensar que no ganariamos nada con pedir albergue en
ellas decidi6ndonos a pasar la noche a bordo de nuestro bote,
a pesar de todas las incomodidades que en 61 tenfamos que
Eoportar. Pero los bogas, que no sentian la misma repug-
nancia que nosotros, saltaron todos a tierra para visitar a
sus amigos y divertirse con ellos. Como el entablado que cons.
tituia la proa del bote y que les estaba exclusivamente re-
servada lo mismo de dia que de noche, qued6 disponible con
la march de cls bogas, tres de los cinco obreros que venian
con nosotros, movidos por un sentimiento de solidaridad
y por career que tendrian menos calor al a.re libre, se ins-
talaron alli para dormir tapandose con una sola manta.
Como eran j6venes (tenian entire veinte y veinticinco afios).
en seguida se quedaron dormidcs y su suefio fue tan pro-
fundo que a pesar de los mosquitos no se despertaron si-
no al amanecer, pero en un estado que inspiraba tanta ri-
sa como listima: la cara, el cuello y las orejas los tenian
de tal modo hmindhados por las picaduras qua la cabeza
par~cia una manzana cocida; en esa masa informe en la que
Ics ojos casi no podian abrirse, apenas si se distinguian y lo
mismo la boca que no podia pronunciar mAs que sonidos
inarticulados; tenian desoladuras que se habian hecho al
rascarse mientras dormian o al despertarse. La inflamacidn
s6lo cedi6 al cabo de unos dias con las aplicaci6n constant
de cataplasmas emolientes. Esta avEntura convenci6 a estcs
artesanos de que en el pais en que se encontraban no se po-
dia, a menos de tene:- la piel de un calman, dormir el aire
sin tomar por lo menos la precaucidn de protegerse con un
mosquitero, admzinculo que antes consideraron superfluo y
que se decidieron a comprar en Pueblo Viejo; los sefiores Das.
te, Vincendon y yo resolvimos reanbolsarles su importe en
compensaci6n de las bromas que les habiamos dado.
A la mfiiana siguiente me enter con gran contrariedad
de que no podiamos seguir el viaje, debido a uno de esos in-
cidentes tan corrientes a que me he referido, es decir a que
tres de los bogas que habian ido la noche anterior a Pueblo







AUGUSTO LE MOYNE


Viejo, no hablan vuelto a bordo, ya porque hubiesen deser-
tado, ya porque la borrachera que pescaran los tuviera me-
tidos en alguna dhoza, donde gracias a la ccnnivencia con
sus compafieros podrian escapar a todas nuesiras pesquisas;
en resumidas cuentas que necesitamos dos dias para poder
reemplazarlos, claro esta, a nuestras expenses. En esos dos
dias de detenci6n forzosa, matamos la mayor parte del tiem-
po paseando por Pueblo Viejo; todos sus 'habitantes eran ne-
gros, mulatos o indios, fnicas razas capaces de vivir en me-
dio de los pantanos de la Cienaga sin sentir los efectos de
las graves enfermedades que con un ambient abrasador,
humedo y cargado de miasmas deletereos no tardan en aque-
jar a los blancos que se aventuran por estos parajes. En
efecto los pocos europeos que vi en ellos despu6s de haberse
aclimatado poco a poco tenian el rostro macilento, amarillo
y parecian como roidos por una fiebre lenta.
Pueblo Viejo tenia en esa 6poca cierta importancia comer-
cial, pues hay un camino que le pone en comunicaci6n por
tierra con Santa Marta de la que dista s6lo 8 o 9 leguas,
y porque sirve ademAs de dep6sito para las mercancias que
esta ciudad recibe o expide por el Magdalena; de modo que
esta aldea era una especie de cuartel general de muleros y
bateleros que, siempre atareados, recorrian, metiendo bulla,
las calls o llenaban las chieherias, tabernas del lugar, casi
siempre servidas por mujeres. Por la noche los redobles del
tamboril o el repiqueteo de las castafiuelas acompafiaban las
danzas mas o menos grotescas o decentes, danzas que si
nuestros mascadores de tabaco las conocieran les seivirian
para engrosar su repertorio corecgrfaico.
'Un hecho que nos record la pesca milagrosa de los dis-
cipulos de Jesucristo, se repetia tbdas las mafianas ante
nuestros ojos: en cuanto saliamos del antro maldito del en-
trepuente, encontrAbamos lena de toda clase de pcces to-
davia vivos una barquita, que a guisa de chinchorro teniamos
amarrada al costado del bote y que servia para ilevarnos a
tierra; el primer dia nos pareci6 cosa de prodigio, tanto mAs
cuanto que estibamos seguros de que en ausencia de los bo-
gas ninguno de nosotros habia ido a comprar viveres a Pue-
blo Viejo ni se habia dedicado a la pesca; pero habiendonos
puesto en observacl6n por la noche, no tardamos en tener






LA NUEVA GRANADA


la soluci6n del enigma al ver que los peces saltaban ellos
solos dentro de la barca al hufr de la caza que durante la no-
che les daban los caimanes y otros enemigos acuAticos, igual-
mente voraces.
No queriendo salir de Pueblo Viejo sin haber explorado
algo de sus alrededores, dos de nuestros compafieros de via-
je y yo decidlmcs una mariana que hacia buen tiempo alqui-
lar unos caballos y dirigirnos hacia la Sierra Nevada por
ci camino que leva a Santa Marta. Al cabo de media hora
do camino dejamos atras las selvas y entramos en una llanu-
r. que por un lado se extendia hacia el mar y por el otro
llegaba hasta el pie de las montafias. Al Ilegar nos detuvi-
mos para almorzar en un -poblado, entonces cabecera de
distrito, que se llama San Juan Bautista de la Cienaga; los
huertos y campos cultivados que le rodeaban le daban el
aspecto de un oasis en medio de aquella llanura; unas cuan-
tas casas grandes, construidas con piedia, denotaBan que la
poblaci6n, aunque compuesta exclusivamente, como la de
Pueblo Viejo de gentes de color, tenia sobre &sta el merito
de sentir un poco mAs la necesidad del bienestar. Ese pobladZ
cuya situaci6n pintoresca y cuya prosperidad me habian
lamado la atenci6n, parece que he progresado tanto desde
aquella 6poca, que hoy se ha convertido en una ciudad de
cinco o de sets mil habitantes; no se la design ahora por su
antiguo nombre sino por el de Pueblo Nuevo o por el de
Cinnaga sin mAs aditamento. Los habitantes, sin tener por
el lado del mar un puerto que permit la entrada de bu-
ques, hacen sin embargo un comercio de cabotaje a lo largo
de la costa, tan activo como productive con sus barcas que
entran y salen por las bocanas de las lagunas; a los ingresos
que con su comercio obtienen se aiaden los que sacan de
sus cosechas que les permiten abastecer abundantemente el
mercado de Santa Marta de legumbres, frutas, pescado, aves
y hasta reses.
Durante el dia, no sin gran trabajo, se pudo reunir y con.
gregar a bordo a todos nuestros bogas nuevos y antiguos, a
costa de muchas batidas en Pueblo Viejo, para arrancarles
de las delicias que les ofrecian las chicherlas del pueblo y
levamos anclas al atardecer. Una vez franqueada li amplia
extension de agua estancada en que nos habiamos detenido






AUGUSTO IE "MOYNE


por espacio de tres dias, volvimos a entrar en una serie de
canales cenagosos en los que la naturaleza ofrece el mismo
aspect que el descrito anteriormente. En un meandro de
uno de esos canales, de pronto nos cort6 el camino un objeto
que emergia y que presentaba las forms mAs bizarras, cu-
bierto como estaba de plants acuiticas, pero al aproximar-
nos, vimos que era una inmensa caldera que dos meses antes
el contratista de los barcos de vapor, senior Elbers, habia
traido de los ,Estados Unidos y que encall6 juntamente con
el barco que la transportaba quedado alli abandonada hasta
que un aumento en el nivel del agua permitiese retirarla.
Este obstAculo imprevisto nos oblig6 a retroceder con grave
perdida de tiempo hasta la embocadura de otro brazo de 13s
lagunas, donde no blen llegamos, nos sorprendi6 la noche
obligandonos a detenernos. Al dia siguiente 12, a pesar de
una navegaci6n ininterrumpida, desde las seis de la mariana
hasta las sets de la tarde continuibamos metidos dentro de
los bosques de la Cienaga, de los que salimos s6lo el dia
13, para entrar ya en el brazo principal del Magdalena cuyas
aguas se extienden a todo lo que alcanza la vista; nos de-
tuvimos en la orilla que estaba a nuestra izquierda, en las
inmediaciones del pueblecillo de Soledad. Durante los dils
siguientes, hasta el 18, seguimos navegando por el rio, sin
que hubiera nada digno de menci6n hasta Barranca y sin
que ninguno de los bogas nos hubiese ab3ndonado en ningu-
no de los pueblos frente a los que habiamos anclado, a shber:
Guaymara, Guey, Cerro de Antonio y Pedraza. Sin embargo,
bede la salida de Pueblo Viejo las calamidedes a bordo de
nuestro bote habian aumentado a consecuencia de una en-
fermedad que, debido a los miasmas pestilentes de la Ci6na-
ga, atac6 repentinamente a mi amigo el joven Umafia, el
mis robusto en apariencia de todos nosotrc.3, que precisa-
mente como todos los hombres plet6ricos de salud, era de
los que por esa misma constituci6n, resisten menos los su-
frimientos de los climas calientes y hfimedcs. A pesar del
exiguo espacio en donde estabamos hacinados de modo tan
molesto, como ya dije antes, tuvimos que estrecharnos mis,
con el objeto de que e enfermo pudiese disponer del espi-
cio necesario para tenderse en una hamaca en que estuviese
mns comodo que encima de los bales.






LA 4UEVA ORANADA 55

Su estado fue empeorando durante odho dins hasta l1egar
a ser casi desesperado, asi que se comprendera fAcilmente lo
aflictivo que era el estar viendo constantemente a un mori-
bundo al que habia que aplicar sangrias y todo genero de
remedios y paso en slencio los mudhos incorienientes que
signif;caban en un local que mas parecia cuevm., en que es-
tibamos encerrados con l1 dia y noche, el terer qua pres-
tarle, como si se tratase de un nifio, los cuidados mAs in-
dispensables.
En Barranca pasamos todo el dia 19 no s61o para dar algon
descanso a los bogas, sino tamblen para estirar un poco las
piernas y respirar en tierra por espacio de algunas horas un
aire mas puro que ai atm6sfera mefitica de nuestro cama-
ranch6n de a bordo.
Barranca era en aquella 6poca un poblado comunicado por
tierra con Cartagena, viaje que exigia dos o tres dias; servia
adem&s de puerto de embarque y desembarque para las mer.
cancia qoie iban de esta ciudad con destino a las provincial
del interior o para las que desde 6stas se enviaban a Carta-
gema. L"s transportes entire estos dos puntos se hacian a
iomo de mula. El movimiento commercial era tan intense en
Barranca, que various comisionistas o agents de cas a ro-
merciales se habian establecido alli y en el atracadero habia
s:empre un gran ndmero de barcas tomando o dejando carga.
En la 6poca de la dominacl6n espafola, el rio Magdalena
y la ciudad de Cartagena estaban unidos, aguas abajo de
Barranca, por una via de comunicaci6n inejor y menos cos-
tosa que la terrestre: esa via era el canal llamado del Di-
que y durante mi permanencia all estaba -tan obstruido
por el fango y tan l1eno de arbustos que en muchos trechos
de su curso hasta los indiclos de su existencia habian d-sapa-
recido totalmente, y tengo motives para pensar que a pesar
de los intentos que se han hecho para limpiarlo no debe
star todavia en condiclones que permitan el transito por
el. No hay duda de que las compafias que empleasen un
capital suficiente para restablecer y mantener la navegabili-
dad de ese canal obtendrian pingiies beneficios al proporcio-
i.ar a Cartagena los medios de salir de st actual estado de
postraci6n en cuanto su comercio encontrase, gracias al va-
por, la facilidad de una comunicacl6n rapida y constant






AUGUSTO LE MOYNE


con el Magdalena, al que sus mercanclas s6lo legan por ca-
minos malos e impracticables en la epoca de las lluvias.
Pero es que mientras tanto Barranquilla, situada a 15 le-
guas aproximadamente, aguas abajo de Barranca, en la
orilla izquierda de uno de los brazos mayores del Magdale.
na, se ha convertido en el centro principal del intercam-
blo del interior con el exterior. Esta ciudad en 1828 no era
todavia mas que un puebluco de escasos habitantes, y sin in-
dustria alguna; pero ha progresado de tal modo en estos tl-
timos afios, que en la actualidad cuenta coh una poblaci6n de
10 a 12.000 almas. Las chozas que antes enmarcaban sus ca.
lles han desaparecido ahora, y se elevan en su lugar grandes
y hermosas cases de piedra o de ladrillo, tanto para alma-
cenes como pars viviendas, muches de ellas de dos pisos y
con p6rticos o arcadas. Ese rkpido progress de Barranquilla
se debe al establecimiento en ella de comerciafites de Todas
las nacionalidades que han creado una estaci6n y un astillero
para la construcci6n de buques de vapor que, desde la extin-
ci6n del monopolio que antes tuvo el senior Elbers, se han
multiplicado en el rio a favor del regimen de competencia.
Esta ciudad que hasta el afio 1871 se comunicaba con el inr
solamente por medio de barcas en los canales de la Cienaga
hasta el puerto de Sabanilla, es hoy el puerto principal del
comercio de importaci6n y de exportaci6n de Nueva Granada
desde que ha sido comunicada por un ferrocarril con la bahia
de Sabanilla. Esa via fdrrea de una extension de 15 millas
fue construida por una compaiiia alemana que obtuvo del
gobierno de Bogota una garantia del 7 por 100 sobre el ca-
pital invertido; pero el trafico que se ha hecho por ese
ferrocarril desde 1873 ha dado tan buenos beneficios que el
gobierno no ha tenido que desembolsar ni un centimo por
raz6n de la garantia dada. El movimiento de los transportes,
en ese mismo afio de 1873, fue de 261.571 fardos importados
y de 345.271 exportados.
Despuds de nuestra detenci6n de un dia en Barranca, em-
prendimos de nuevo al siguiente, 20, la navegaci6n que no
debiamos interrumpir ya hasta llegar a Mompox, ciudad si-
tuada a 28 o 30 leguas aguas arriba.
Desde que salimos de los pantanos de la Cienaga, que tienen
una extension de 28 o 30 leguas, el paisaje, al cambiar de







LA NUEVA GRANADA


;!spccto, se agrando con horizontes mas amplios. El rio, a la
saz6n en lo mis fuerte de su crecida, tenia en algunos sitios
una anchura de mAs de un kil6metro, y en otros, su cau-
ce se dividia en di'ersos brazos que dejaban centre ellos is-
las cubiertas de bosques; las orillas estaban a veces tan
lejos de nosotros que los arboles que las cubrian nos parecian
del tamafio de arbustos, pero al aproximarnos, aquella masc
de verdura, al recobrar gradua'mente sus vardade'as pro-
porciones, se desarrollaba ante los ojos con una magnificen-
cia salvaje y con un desorden encantador que ofrecia todos
los contrastes tmaginables de form y de tonalidades, de
lozania y de vejez. Esos contrastes son tanto mis notables
en las selvas de las regions tropicales, cuanto que 6stas no
estin integradas como las de 'Europa por unas cuantas es-
pecies de Arboles casi uniforms sino lenas de cantidades pro.
digiosas de plants pertenecientes a las families mas dispares
y sobre las que se abren, mezolindose unas con otras, una
variedad infinita de flores tan notables por el brillo de sus
colors como por su tamafio. AdemAs, como el interior de esas
selvas es impenetrable para el hombre, que finicamente con
muchos brazos y empleando el fuego podria abrirse paso pa-
ra llevar hasta all la utilidad del trabajo, todas esas plants
al quedar en poder, por decirlo asi, exclusivamente de la
naturaleza, adquieren, como ya he dicho, dimensions in-
creibles. Esto bhce que se vieran en las orillas del rio Arbo.
les cuyos touco no tendria menos de 8 a 12 pies de diAmetro;
de esos frboles, cuando sus races poco a poco han sido mi-
nadas por las aguas del rio y sus troncos arrastrados por
6ste, o cuando pueden con poco esfuerzo ser derribados por
el hadha sin requerir desDuds transport lejos, sirven para
construir las canoas de una sola pieza. Entre tantos gigantes
del reino vegetal me lenaban de aamiraci6n sobre todo el
baobab y la ceiba cuwos trancos son colosales, las cavanille.
sias, las caobas, todos de ramaje frondoso, cuyas copas al
elevarse a mas de 100 pies dominant lo que pudidramos llamar
el primer piso de la vegetaci6n, pero por encima de sus co-
pas sobresalen todavia mas los penachos de algunas classes
de paimeras, entire otras las l1amadas palmiehe o palma real
y las palmeras de cera, cuyos troncos, segin las medidas su-
ministradas por Humboldt, legan a alcanzar hasta una altura,







58 AUGUSTO LE MOYNE

de 150 a 180 pies, y se alzan como columns majestuosas que
mecen en el aire sus abanicos de hojas.
De vez en cuando veiamos en medio del rio algunos de
esos irboles que, arrancados de las orillas y entrelazados o
llevando en sus races una gran cantidad de tierras limosas,
formaban Islas flotantes en que los caimanes y las zancudas
parecian por su actitud tranquila haberse instalado en ellas
para viajar sin fatiga.
Aunque las aldeas por donde pasamos o en las que nos
detuvimos todas las noches desde Barranca hasta Mompox,
tuviesen poco o ningin interds, no creo que este por demrs,
a titulo informative sobre su situaci6n que hasta ahora no
esta muy exactamente indicada en los mapas, dar sus nom-
bres por el orden en que se presentan en el curso de la nave-
gaci6n aguas arriba:
Fueron aqullas, sucesivaments: Yucal. Buena Vista, Te-
nerife, Plato, Zambrano, El Purgatorio, Pinto, Santa Ana, San
Fernando y San Cer6n.
De todos ellos, el pueblo de Tenerife, situado en la orilla
izquierda del rio, era en tiempo de los espafioles una ciudad
bastante rica y commercial de la que hoy no quedan mas que
ruinas y el recuerdo de algunis victorias obtenidas por los
ejircitos republicans sobre los monirquicos durante la gue-
rra de la independencia. Alli fue donde empezaron a distin-
guirse dos j6venes oficiales colombiancs, C6rdoba y Maza, que
conocf despuds cuando ya eran generals. El primero de es-
tos, despues de haber sido un inccndicional de Bolivar, de
haberle brillantemente secundado en sinnumero de combates
y de haber contribuido principalmente a ganar la memorable
batalla de Ayacucho en el Peru, se puso fn 1829 a la cabeza de
un movimiento sedicioso y encontr6 la muerte defendiendose
can un valor digno de mejor causa. El segundo, Maza, de
no menor nombradia tanto- por la fogosa audacia como
por sus crueldades para con los espafioles, se dio de tal modo
a la bebida que muri6 miserablemente de delirium tremens.
De 61 me contaron la an6cdota siguiente: un dia en que en el
curso de sus viajes habia despachado por delante a su criado
con dos plastras, es decir, dies francos, para prepararle la
comida en la etapa, iste crey6 satisfacer cumnidanpnte
los gustos de su amo invirtiendo en aguardiente tres cuar-







LA NUEVA GRANADA 59

tas padres del dinero que le habia dado y el resto en vi-
veres en los que habia pan por un valor de 50 centimos; -el
general, al Ulegar, y at ver la distribuci6n que su criado habia
echo del dinero la celebr6 much en cuanto se referia a las
botellas de aguardlente pero al ver el pan le ech6 una
soflama diciendole: "Bruto, por que tanto pan"..
Un poco antes de llegar a Santa Ana se pasa ante la desem-
bocadura del rio Cauca, el m6s considerable de los afluentes
del Magdalena y que en su largo curso per entire las dos
cadenas, la central y la occidental de la cordillera granadina,
r-ega las provincias de Popayin, Buenaventura, Cauca, Me-
dellin, Antioquia y Mompox.
Como tal vez interest a alguno de mis lectores saber como
ros las arreglAbamos para comer a bordo, dada la instalacibn
de que disponlamos y sin tener cocina para guisar, dart al-
gunos detalles sobre el particular.
El hogar consistia en una hoja de hierro batido colocada a
popa; en ese fog6n formado ademAs con tres piedras para
poner encma de ellas la olla, un negrito que habiamos to-
mado como criado, hacia, alternndo con los bogas, sus ma-
nipulaciones culinarias. Aunque desde nuestra salida de Santa
Marta estuvi6semos privados de pan y de crne fresca, la
comida no dejaba de ser regular y variada: en primer lugar
teniamos pescado en abundancia sin mAs trabajo que el ha-
cerlo harponear por los bogas cuando pasaban los peces a
su alcance, lu6go consegulamos con bastante facilidad aves,
huevos, legumbres y frutas en las aldeas por donde pasibamos;
de vez en cuando lograbamos afiadir come extraordinario al-
gfn pavo salvage asado o una especie de pavo real llamado
guacharaca;- esta caza nos la suministraban algunos tiros
afortunados disparados cuando el barco pasaba rozarido las
orillas cubiertas de bosques; finalmente podiamos reciirrir a
los plates ya preparados que nos suministraban las cajas de
conservas de que estAbamos abundantemente provistos y que
segrn su contenido, haciamos calentar al baio maria. El pan
lo sustituiamos con plAtanos verdes asades en el rescoldo. Vi-
no no nos faitaba; s6lo el vinagre del que tambikn traiamos
buena cantidad para aderezar las ensaladas y los fritos llego
a faltarnos, debido a una circunstancia que merece ser re-
latada:







AUGUSTO LE MOYNE


Una noche en que estall6 una tormenta espantosa acompa-
nada de una lluvia torrencial que oblig6 a los bogas a aban-
donar el puente, estos se metleron, a pesar de nuestras pro-
testas, en el entrepuente, obliggndonos a refugiaros en un
rincon. Uno de ello toc6 en la oscunidad una damajuana, y
supuso que contendria aguardlnte del que de vez en cuando
les dibamos un poco, la destap6 callandto, bebi6 cuanto pudo
y aa pas6 a otros camaradas y uno deepues de otro se entire.
garon a las mismas iibaoiones hasta que no qued6 una sole
gota del liquid. Esos deagraciados que al igual de todos sus
senejantes tiewnn el gusto estragado tanto por el excesivo
calor como por el uso frecuente que hacen de los alcoholes
mis fuertes, no se dieron cuenta de que era vinagre y no
aguardiente to que habian bebido.
Claro estA que al dia siguiente nos dimos cuenta por los
c6licos y por las contracciones de aigunos de ellos, quienes
eran los que mis habian participado en las libaciones furtivas
dc la noche anterior; durante un buen rato nos divertimos
asustAndoles al hacerles career que lo que nos habian hurtado
era un veneno para el que casi no habia antidote, pero des-
pues de esa broma el bueno del doctor Daste les suministrb
otros bebedisos que les calmaron rapidamente los dolores, no
quedandoles de esa aventura mas que el temor, como a los
nifios, de volver a tocar nuestras damajuanas.



















CAPITULO IV


Mompox.-Estaneia de tees semanas en eqta ciudad.-omerclo,
Industria.-Las mujeres.-Los bailes.-El Gobernador.-Un ro-
deo.-El lazo.-El asado en cuero-Acto de intolerancia re-
liglosa por parte de un sacerdote.-Salida de Mompox.-Con-
tinuamos la navegaci6n por el Magdalena.-El champan.-La
iis Margarita.-Achaques nocturnos en las margenes del rio.
Caimanes.-Los tigres.-Aventura de dos viajeros abandona-
dos en una plays por sus bogas.-Iguanas.-Tortugas.-Los
habitantes de las mArgenes del Magdalena.-El curare.-Ser-
plentes.-Avispas y otros insects venenosos.-El cedr6n.-El
guaco.-Pecaris-Rio Viejo.-Incidente desagradable la noche
de Navidad.-Encuentro con un cuerpo de tropas.-Tormentas
frecuentes.-Nubes de moequitos.-San Pablo.-Alerta provo-
eada en ese pueblo pea los tigres.-San Bartolomeo.-Lucha
entire un caiman y un tigre.-El paso de Angostura.-Nare.-
Medellin.-Caminata a campo traviesa.-Pasamos la noche en
la cabaia de un leproso.-Llegada a Honda-Excelente hospi-
talidad en casa del Gobernador.


Hacia ya veintid6s dias que habiamos salido de Santa Mar-
ta, cuando el 29 de noviembre a las ocho de la mafiana, Hle-
gamos a Mompox. Ests ciudad, capital de la provincia de su
nombre y con una poblaci6n de 7 u 8.000 almas, es un lugar
que sirve de dep6slto y de escala, a casi todos los barcos que
navegan por el Magdalena que se detienen para reportarse y
para tomar otros bogas; hasta hoy mismo parece que sigue
siendo un punto de escala de los buques de vapor.
Edificada en la orilla iquierda del rio, la cludad de Mom-
pox estuvo antafio defendida de las crecientes del rio por un








AUGUSTO LE MOYNE


d:que que, cuando yo paseo por el, estaba derruido en gran
part y dejaba lb:.e paso a las aguas que llegaban hasta la
primera fila de casas, de suerte que solo pudimos arribar a
'llas ar.dando con el agua y el barro hasta media pierna.
Por su situation geogrifica y por la variedad de los pro-
ductos de su suelo, la provincia de Mompox es una de las
in.eriores de Nueva Granada a las cuales el porvenir, con el
concurso de uni mayor poblaci6n, tiene desde luego que re-
servar grandes ventajas desde el punto de vista commercial.
Si en la parte norte, por donde confina con la provincial de
Cartagena, tiene lo mismo que esta ulltima, terrenos bajos y
pantanosos, malsanos y que pa: lo tanto son y seran por mu-
cho tiempo poco aptos para la agriculture, al menos en su
part mAs extensa, que es la del sur, estA cruzada por altas
montafias cubiertas de bosques que forman parte de la cor-
dillera central de los Andes y posee buen nunmero de valles
muy fertiles con un clima constantemente templado y a par-
tir del pie de las montafias empieza una serie de Ilanuras
alternativamente cubiertas de bosques, de praderas naturales
y de campos cultivados; los bosques son ricos en maderas de
construcci6n, de ebanisteria y tintoreas, asi como en diversas
species magnificas de palmeras y en plintas balsAmicas o
resinosas; en esas praderas naturales se cria en libertad el
ganado vacuno y en los camps se cultivan el cacao, el maiz,
el cafe, la cafia de azlcar y todos los otros products propios
de los climas cAlidos.
En la cadena de montafias, principalr.ente en el canton de
Simite donde esas terminan, hay minas de oro y de pledras
preciosas. Cuando pas6 por Mompox, los principales produc-
tos de la industrial de la provincia consisting en azucares, ob-
jetos de loza, de mimbre, sombreros de paja, esteras de paja
o de junco, articulos estos alguncs notables por la finura de
su tejido y por la disposici6n de los dibujos y del colorido.
Casi Ludos las casas de Mompox son bajas, su mobiliario y
distribuci6n son casi identicos a los de Santa Marta. En al-
gunas vi colgadas de las paredes del salon, a manera de ador-
nos, pieles de tigres y de grandes serpientes; casi todas es:as
pertenecian a la especie de los boas y no median menos de
5 a 6 metros de largo por 40 a 60 centimetros de ancho. Esta
misma clase de decorado de las paredes la he visto tambien







LA NUEVA GRANADA


en muchas casas de otros paises cAlidos. Lo mismo que en
Santa Marta, la gente se queda en casa, tendida en las ha-
macas, durante todo el dia; pero aqui, much mas que en
cualquiera otra parte, la gente se redne al atardecer y por
la noche a las puertas de las casas y a Il vez que toman el
fresco se entregan a una series de diversiones que provocan
grandes risas y en las que los transedntes toman parte con
todl familiaridad.
Lo que no me cabia en la cabeza es que con el calor sofo-
cante que hace siempre hasta por las noches en el interior de
las casas, hubiese algunas donde se dieran balles cisi todas
las noches, balles que duraban hasta la mafiana del dia si-
guk:nte. UIevado por la curiosidad, as sti a algunos y qued6
maravillado al ver que con una temperature de casi 409 cen-
tigrados la gente joven pudiese desplegar tAnta animaci6n en
los valses y en las contradanz-s, que siempre duran much y
que no se interrumpen mas que unos breves instantes para
descansar. Claro estA que esos bailes no eran de los que ne-
cesitan mudhos preparatives previous; se improvisaban con un
orquesta de aficionados, o a lo sumo con dos rascatripas de
los cuales siempre uno era arplsta. Las mujeres no luciin por
lo general grandes tocados, pero sin embargo no dejaban de
es.ar elegantes en la sencillez de su indumento, y el encanto
de las muchadhas bonitas estaba realzado por el arte especial
que, sin necesidad de peluquero, tienen las criollas, lo m!smo
que las espafiolas, de peinar sus hermosas cabelleras. Algunas
sefioras levaban a guisa de adornos luciwnagas que en el
pais se llaman cocuyos y que si se les retiene sujetos bien
sea bajo una gasa o con una horquilla produce, con sus
destelos conrtantes, afectos de hechiceria. Estos insects,
del genero de los cole6pteros, viven much tienpo sin dejar
de proyectar tales destellcs. Tuve muchos en mis cajas de
colecciones, que seis semanas despues de haber sido clavados
en ellas todavia daban sefiales de vida. Para conservarlos vi-
vos las sefioras, que se hacen con ellos cintas luminosas, les
ponen durante el dia en una trozo hueco de bambu o de caria
de azdcar, sirviendoles de alimento la m6dula interior de
la misma.
El Gobernador a quien visit provisto de clrtas de pre-
sentaci6n me recibi6 con una amabiltdad y una cordialidad







AUGUSTO LE MOYNE


extremadas; se llamaba Aldekreuse, era sueco, hombre de
edad provecta, coronel al servicio da la Reptiblica de Colom-
bia, tenia maneras distinguidas de hombre de mundo y ha-
blaba el frances correctamente; tuvo a bien invitarme varias
veces a comer en uni6n de los sefiores Daste y Vincendon a
quienes ya conocia desde muoho tiempo anies; las comidas
que nos dio estaban tan bien dispuestas en cuanto a la clase
de plates a los vinos y en lo referente al servicio, que en
Francia no se hubiera podido exigir mAs; su trato fue para
nosotros un gran recurso durante nuestra estancia en Mom-
pox, tanto mas cuanto que era persona muy cult y muy
enterada por los peri6dicos que recibia de Europa, de todas
las cuestiones political y sociales que estr.ban a la orden
del dia en aquel continent.
En uno de los paseos a caballo que soliamos dar por las
maiianas, entramos un dia en una gran hacienda en el pre-
ciso momento en que el duefio daba una gran batida para
reunir el ganado vacuno y en que los caballos erraban en
complete libertad por aquellas grande extensions. Esa
batida que se conoce con el nombre de rodeo tenia por ob-
jeto escoger las cabezas de ganado que presentaban mejores
condiciones para la venta, marcar los terneros, separar los
novillos que debian ser castrados y aserrar los cuaEnos de
los toros bravos.
Si no se tomase la precauci6n de marcar los animals
seria impossible para los duefios, cuyas tierras no estAn va-
lladas o lo estan mal y que a veces suelen tener una ex-
tensi6n de mAs de una legua cuadrada, reconocer al cabo
de cierto tempo los animals que son suyos, debido a su
dispersion y a haberse mezclado con el ganado de los ve-
cinos.
Un rodeo es una gran fiesta para la gente que vive en
esas grandes haciendas y las limitrofes; ponen en pie para
ese efecto todos los hombres y caballos de que pueden dis-
poner a fin de tomar parte en la expedicl6n que en efecto
require gran nlmero de jinetes entendidos en eas operacdo-
nes. Estos, desde los confines de la propiedad que hay que
explorer, described por grupos de cinco o de sels un gran
circulo, que se va estrechando poco a poco y van echando
por delante hacia el centro a todos los animals que en-







LA NUEVA GRANYADA


cuentran; luego les obligan, picAndoles si es necesario con
la punts de una lanza, Ulamada garrccha, a meterse en unos
campc. cercados con una empallzada donde los animals que
deben marcarse o someterse a otras operaciones, son derri-
bados al suelo por los esfuerzos combinados de various hom-
bres, uno de los cuales les aprieta el cuello con el lazo,
mientras los otros les hacen perder el equilibrio agarrando-
les y retorcidndoles la cola.
Es un espectkculo curioso y emocionante el ver al prin-
ciplo de la batida llegar en tumulto por todas pirtes ma-
nadas de centenares de toros y de caballos que aterroriza-
dos por la persecuci6n y por los gritos de los cafadores y
como enloquecidos, se atoapelpan unos a otros o se vuelven
pira acometer a los jinetes y escapar a travys de la line
que 6stos forman. Deade luego, los vaqueros, nombre con
que se design a los hombres que intervienen en el rodeo,
tienen que desplegar much habilidad pero tambin un va-
lor poco corriente en medio de los peligros a que esAn ex-
puestos en today esa series de luchas que tienen que soste-
ner antes de vencer la resistencia del ganado salvaje y so-
bre todo de los toros desde que se empieza a reunir el ga-
nado hasta que 6ste se hall suficientemente quebrantado
para poder marcarle, castrarle o aserrarle los cuernos. Los
hierros que se emplean para marcar a los animals se ca-
lientan al rojo Vivo y se aplican en ia parte alta del anca
o en los costillares de los animals, con el objeto de resol-
ver los litigios que puedan surgir entire propietarios cuyas
tierras colindan, se deposits un modelo de cada hierro en el
juzgado de paz del distrito.
Es muy raro que en el rodeo no se coja una series de
animals salvajes, tales como jabalies, ciervos y gamos que
en la batida entran conjuntamente can los toros y los ca-
ballos y su came al dinal de la jornada con gran satisfac-
ci6n de los cazadores constitute la blse de sus festines cam-
pestres.
Despuds del rodeo suele el dueio en las grandes hacien-
das, dar a sus gentes y a las de las vecinas, que han con-
tribuido a la faena, una res para el plato favorite: el asado
en cuero. La preparaci6n de ese plato en pleno campo es
de los mAs hom6rico: la res se corta a lo largo en dos o en







AUGUSTO LE MOYNE


tres parties; cada una -de 6stas se asa con la piel sobre lIs
brasas en un asador enorme cuyos extremes estan sostenidos
en unos postes; la came asada de esta suerte conserve en
el cuero, que hace las veces de cazuela, todo su jugo; en
seguida cada comensal, cuando el asado estA a punto, sc
acerca y con un cuchillo corta el trozo que le apetece; en
dos o tres ocasiones he probado esos asados y los encontre
exquisitos. Este es el plato que por lo general suelen comer
las tropas cuando estin en campafia dada la facilidad con
que encuentran en todos los sitios ganado vacuno en abun-
dancia.
El lazo, que los habitantes de Nueva Granada manejan con
sin igual destreza, consiste en una ti-a de cuero o mejor
dioho en dos o tres tiras de unos 30 pies de largo retorcidas
unas con otras; en uno de los extremes lleva un nudo co-
rredizo que se abre o se cierra al correr por una anilla que
g:neralmente suele ser de hierro. La persona que se apres-
ta a utilizar el lazo le hace girar por encima de la cabeza
hasta que juzga la ocasi6n propicia para lanzailo y con 11
otra mano retiene el rest de la correa que esta bien sujeta
al cuerpo si se hall a pie, o alred:dor de la cabeza de la si-
Ila, si estA a caballo. 8egfn la clase y posici6n del animal
al cual se da caza, se le enlaza par Ioe cuernos, por el cuello o
por las patas.
En el campo casi todo el mundo Ileva el lazo enrollado y
suspendido de uno de los lados de la silla; la gente adquie-
re una destreza consumada today vez que no hay nidie que
no se haya adiestrado en e1 desde la nifiez; en efec'o, en to-
das parties s& ven rapaces que a veces estAn empezando a an-
dar que ya se entretienen en perseguir y en derribar con
cordeles a gallinas, perros y gatos.
Se dice que durante la guirra de la Independencil los ji-
netes colombianos empleaban el lazo como arma temible
contra los soldados espafioles y que despues de haberlos en-
lazado, los arrastraban a todo el galope de sus caballos has:a
que morian.
Este instrument que acabo de descr-bir no lo emplean
tinicamente los naturales de Colombia, sino que es comdn
a todos los demia pueblos de la Amnrca Espafiola; los gau-
chos y los indios de las provincias argentinas usan ademAs







LA NUEVA. GRANADA


otra arma de caza no menos temible que se llama bolas y
que consisted en una tira larga de cuero que terminal en tres
cuerdeUillas, que Ilevan en la punta de cada.uni de ellas su-
jeta una bola de piedra o de hierro del tamafio de una bola
de billar. Esas bolas, lanzidas por una mano segura en for-
ma analoga a como se lanza el lazo, se enrollan al rede dor
de las piernas del animal que se caza e indefectiblemente
se da con el en tierra. Tiempo despues, estando en Bogota y
paseindome por las afueras, he visto de que extrafia ma-
iera se confeccionan los lazos; las tiras de cuero que deben
qued-r entrelazadas se stan por una de las puntas a la
cola de un caballo y por la otra a un poste; luego, a media
que un hombre va retorciendo las tiras de cuero por el lado
del poste, otro tira del cabestro al animal de modo que con
los tirones que da el caballo las tiras se ponen tensas y
flexibles. No s6 c6mo el pobre caballo puede conservar la
cola despuds de estar sometido varias veces a semejante faena.
Como el lector sin duda recordark, el bote en que subi-
mos por el Magdalena desde Santa Marta, habi sido fietado
hasta Mompox y la raz6n de ello fue que, teniendo en cuenta
su peso y su mucho calado, no hubiera podido navegar mas
alli en aguas que con frecuencia tiensn escasa profundidad
y que estan llenas de bancos de arena. Tuvimos pues que
ocuparnos en alquiar otra embarcaci6n mis ligera y de
menor calado para seguir el viaje hasta Honda.
,El trasbordo de nuestra impedimenta y la contrata de
nuevos bogas no nos hubieran retenido en Mompox mis de
una semana; pero prolongamos nuestra- estancia en esa
ciudad con objeto de procurar a nuestro enfermo, que ya es-
taba convaleciente, el descanso que se consider necesario
para su complete restablecimiento y tambin .para esperar a
que las aguas del Magdalena que se habian desbordado y
que ya empezaban a bajar, corrieran con menos violencia y
ofrecieran menos peligros en el.resto de la navegaci6n.
Dada la acogida, que dificilmente hubiera podido ser mAs
amable, que nos dispensaron todas las families principles
del lugar y viendo que, como lo habiamos supuesto, nuestro
joven amigo Umaiia volvia a recobrar la salud y que de-
crecia la violencia de las aguas, todo hubiera sido satisfac-
cion en nuestra prolongada permanencia en Mompox si la







AUGUSTrO LE MOYNE


vispe.-a de nuestri march no hubiera ocurrido un incident
desagradable que demuestra la n'cesidad por parte de los ex-
tranjeros de contax siempre con la intolerancia del dero. Re
corria yo la ciudad en compafiia de mis dos predilectos comn
patieros de viaje los sefiores Daste y Vincendon cuando al
doblar una esquina vimos a escasa distincia de nosotros una
muchedumbre que iba cantando oraciones y acbmpaAan-
do a un sacerdotis que revestido de pontifical y bajo pa-
lio, IRevabi el santo sacramento para sin duda adminuistrar
el viatico a algin enfermo. Con objeto de dejar sitio para
que pasara el cortejo nos hicimos inmediatamente a un lado
de la calle subiendo los dos o tres escalones que precedian a
la entrada de una dasa, done permanecimos con el mayor
recogimiento, descubiertos y con las ojos bajos; pero el sa-
cerdote que se habia fijado en nosotros tal vez por el lugar
elevado en que nos encontrAbamos y que por nuestros trajes
pudo perfectamente colegir que eramos extranjeros, se detu-
vo bruscamente al pasar por delante de donde estAbamos,
sali6 de debajo del palio, se aproxim6 a nosotros midiendonos
con la mirada de arriba a abajo y gritando con voz col6rica:
";Judios, de rodillas!". Aunque extraliados y molestos at ver-
nos apostrofar en forma tan poco apost6lica, sobre todo si
se tiene en cuenta que nuestra actitud demostraba bien a
las claras nuestro respeto, sin embargo haciendo acto de su-
misi6n, nos arrodillamos en scguida sin murmurar una sola
palabra. E hicimos bien pues algunos de los que acompa-
fiaban al cura empezaron a repetir en tono amenazador las
mismas palabras que acababa de proferir aquel y s6lo des-
pues de vernos en aquella postura humilde fue cuando el
cura volvi6 a meters debajo del palio y slgui6 su camino
con su comitiva.
Los sefiores Daste y Vincendon, que eran los que estaban
mis interesados en la elecci6n del barco por las mercancias
que llevababan consigo, alquilaron uno de fondo piano, que
En el pais se llama champan y que desde cierta distancia
de la proa hasta casi el final de la pcpa estA cubierto por
una bdmvda que tiene la altura de un hombre hecha de
bambui y de hojas de palmer. Bajo esa especie de arco de
puente que no deja pasar el sol ni la lluvia es donde se api-
lan los fardos y se colocan los pasajeros mientras la te-








Li& vUEVA ORAMIDA


chumbre sirve de piso a los bogas en sus ias y venidas para
empujar el barco con sus largas pdrtigas.
Por fin, despuds de haber pasado en Mompox 21 dias, em-
prendimos de nuevo el viaje el 19 de diciembre, a las 8 de
la mafiana. Los bailes los dispusimos en la misma forms
que en el bote para que nos pudieran servir, segIn las ne-
cesidades, de camas o de asientos; aunque tambin estAba-
mos un poco apifiados, no corriamos ya el riesgo de as-
fixiarnos como antes, gracias a la ventilaci6n que estableci-
mos por las dos aberturas de los extremos de nuestra te-
chumbre abovedada. Esta vez sl tripulaci6n se componia de
14 bogas, de los cuales uno, que hacia de piloto iba a proa;
el patron, lUevando el tim6n, a popa y los 12 restantes em-
pujaban el champion con mss p6rtgas.
Par la mafiana pasamos fl:ente a la .aldea de Michigejo y
por la tarde nos detuvmnos Aedia hora en la de Mar'quita si-
tuada en la orills de unx isla que en parte estaba cubierta de
bosque y en part cultivada; el aspect de prcsperidad y de
b;enestar que le deban las cabafias de bambdes diseminadas
casi con coqueteria, entire los naranjos, los limoneros y las
magnificas palmeras, nos sedujo. Nos aproximamos a un
grupo de muohahias mestizas de las que unas retozaban y
otras rodeaban a un negro que a la sombra de unos Arboles
ccrpulentos tocaba malamente en un violin deteriorado al-
res del pals en una melodia triste y mon6tona; al verle se me
ocurri6 pedir al virtuoso que me dejase el instrument unos
instantes y aunque desde muy nifio no hubiera vuelto a to-
car el violin, pues nunca logre mas que rascarlo malamente,
sin embargo me plant ante mi auditorio en una actitud
casi tan magistral como la de un Paganini y me puse des-
pues de un sonoro preludio a tocar unos tras otros aires de
mi antiguo repertorio como la canci6n de Mambrfi, el Po-
lichinela de Dumollet y otras por el estilo, para terminar,
sudando como arrastrado por la lnspiraci6n, con uns series
de arpegios estrepitosos. Mis ccmpatieros de viaje celebraron
con carcajadas la revelaci6n de mi talento musical hasta
entonces ignorado; las mudhaohas, estupefactas aplaudian a
nmis y mejor y el negro se qued6 tan admirado que exclam6
can el tono doctoral de un perito en la ma-eria: ;Virgen
purisima! este blanco sabe mucho.







AUOUBTO- IS MOYNE


A las cinco, como no se divisaba ninguna iadea y como
las orillas estaban cubiertas de enormes Arboles y de cafia-
verales que nos impedian aproximarnos a ellas, nos detuvi-
mos en medio del rio en un banco de arena, a pesar de que
habia en 61 bastantes -caimanes pero que asustados por
unos dlsparos que les hlcimns abandonaron la playa zabu-
1Uendose en el rio. En cuanto se marcharon aquallos hu4spe-
des desagradables, tomamos posesi6n del banco para estable-
cer nuestro camipamento y pasar la noche; cosa que tendria-
mos que hacer en adelante casi todas las noahes hasta
llegar a Honda; esto es lo que hacian entonces todos los
viajeros, antes de que hubiera s.rvicios regulars de bt ros de
vapor por el Magdalena. S61o los champan:s de muy redu-
cidas dimensions navegan en el rio por la noche y eso
cuando hay luna, pues todas las embarcaciones, hasta las
tripuladas per los bogas mas experts, corren el riesgo, no
ya de encallar en los bancos de arena que estan a flor de
agua, sino de naufragar o de abrirse en dos al chocar contra
los Arboles arrancados de las orillas y arrastrados por las
aguas o contra los que estan plantados en el fondo como si
fueran postes.
He aquf c6mo nos organizAbamos en cuanto saltAbamos a
la plays: lo primero que haciamos era coger los troncos que
las aguas al bajar habian dejado en la orilla; amontonaba-
ros las ramas pequefias secas que habia por all! y pren-
diamos fuego al mont6n de modo que con el resplandor de
esa gran fogata alejAbamos no s6lo a los caimanes qut hu-
bieran podldo intentar un ataque, sino a los tigres y demAs
fieras, que sin esa precauci6n no hubteran dejado de venir
a hacernos aiguna visit. Tomades estas seguridades in'sa-
libamos lo mis cerca possible del fuego nuestras tiendas de
campafia, es decir nuestras mosquiteros, que colocibamos su-
jetos con zucrdas en unos palos o en las pertigas de la em-
barcacl6n acostandonos debajo, unos en las hamacas y otros
en unas esteras, en el suelo. Los bogas acampaban casi del
nismo modo que nosotros; istos antes de acostarse comian
sentados en circulo alrededor de su olla. Era un espectAculo
curioso ver destacarse en el horizonte, casi negro de un pai-
saje salvaje, a la luz de la llama vacilante de la hoguera, las
siluetas de esos hombr.s desnudos, de pigmentaci6n variada,







.L- NUVWA GRANADA -


de aspect montaraz, armados con los grande .cuchillos y maa-
chetes que les sirven para cortar su pitanza; parecian es-
piritus infernales celebrando ritos cabalisticos o un festin
canibalesco.
Mientras dormiamos asi en tierra, la embarcacl6n quedaba
confiada a la guardian de uno de los pilots y de uno de los
obreros que se relevaban todas las notches.
El dia 20 de diciembre por la noche, despuds de dejar a
nuestra izquierda la aldes de Alama, nos detuvimos, lo mismo
que la vispera en un banco de arena, pero dste en Vez de
hallarse aislado en medio del rio se unia con la orilla en el
punto en que acababan los arboles; era pues una peninsula
a la que podian llegar con facilidad las fieras. Asi fue cmno,
cuando acabamos de cobijarnos debajo de los mosquiteros,
oimos una series de rugidos que se aproximaban ripidamen-
te. Al grito de ";los tigres!" proferido por los bogas nos le-
vantamos mas que de .prsa y en seguW4 vimos a la luz de
las estrellas, salir del bosque una banda de esos temibles ani-
males que a unos cien metros de distance, se disemirfaban
husmeando por los alrededores pero sin acercarse mis a
nuestro campamento, atemorizados por el resplandor de las
llamas de la hoguera, que procuribamos avivar todo lo po-
sible echando al fuego toda la madera que teniamos a mano;
s6lo al amanscer y al estallar una torments fue cuando se
decidieron a abandonar sus puestos de observaci6n pira vol-
ver a sus cubiles. No se crea que aun de dia, con hogueras
encendidas, puede uno slempre defenderse de los ataques de
esas fieras con tinta facilidad como lo hicimos nosotros en
esta ocasi6n y si no, vuase la aventura que me fue contada por
uno de los protagonists y confirmada por otras persons
como authentic: En 1825 a 1826 dos franceses qua se dedi-
caban al comercio de pacotilla, los sefiores Faulat, tio y so-
brino, subian el Magdalena en un champAn y como nosotros
se habian detenido en una playa para pasar la noche; mien-
tras dormian tranquilamente, los bogas, a los que tal vez
habian maltratado, desembarcaron el cargamento y los vi-
veres y se escaparon llevAndose el champAn. Llevaban ya
nuestros franceses mis de dos dias abandonados de esta
suerte, cuando en el moment en que texme naban de comer
frugalmente de espaldas al fuego, filosofando melancelica-







72 AUGUSTO IE MOTNE

mente acerca de su triste situaci6n, se quedaron mudos de
espanto al VaT a dos tigres que atraidos por el olorcillo de
la comida salian del bosque inmediato y a carrera se en-
caminaban hacia ellos. Tenian desde luego escopetas, pero
estaban cargadas s61o con perdlgones y no bastaban para ma-
tar con seguridad a tan paligrosos enemigos. Entonces de-
cidieron meters dentro de dos inmensos cofres de provi-
siones que estaban ya cast vacios y dejaron caer las tapas; los
dos felinos husmeando su presa, pero sin verla, unas veces
saltaban sobre los cofres, araiMndoles con sus garras e Im-
primlindoles sacudidas que podian a cada moment volcar-
los, otras rondaban por los alrededores rugiendo o permane-
clan sin moverse como el gato que asecha a un rat6n. Al
cabo de algunas horas de esfuerzos infructuosos y de pa-
ciente espera, se alejaron y los dos compafieros se atrevieron
a s3lir de sus cofres, no sin haber sacado y vuelto a meter
c6micamente muchas veces las cabezas de las tapas de sus
bales, como esos mufiecos que, movidos por un resort, sa-
len de las cajas de soprelsa. Pasado ese peligro, empezaben
ya a atrincherarse detris de una empalizada, para preca-
verse contra otra possible acometida, cuando la Provfdencia
hizo pasar por delante del banco de arena un barco,'kl que
pudleron hacer sefiales, y en el que iban otros viajeros que
apiadados de su situaci6n vinieron en su ayuda y les reco-
gleron a bordo.
En los dias 21, 22 y 23 de diciembre pasamos por delante
de las aldeas de Banco, Pefi6n y Regtdor; en Banco Ilega-
mos al punto en el que el Magdalena, en su carrera hacla el
mar, se divide en dos grandes brazos, uno el de Loba y el
otlo el de Mompox que es el que ansotros habiamos seguido.
Al aproximarnos a Regidor, empezamos a divisar las mon-
tafias de la tierra de Ocafia. Avanzabamos, tanto mis des-
pacio, cuanto que cada vez que nos acercAbamos a un pobla-
do los bogas a pesar de nuestras protests nos hacian per.
der horas enters deteniendose en elios para beber y sobre
todo para alzarse, como buenos merodeadores, con naranjas
y racimos de platanos sin soltar un cdntimo, rapifias de las
que pareciamos ser c6mplices y que muohas veces originaro'l
disputes con los duefios de los huertos allanados. Otras ve-
ces paraban el barco para saltar a tierra en persecuci6n de







LA NEVWA GIMWADA


alguna iguana que habian visto correr por la orilla o en los
troncos de los arboles. Estos saurios, cuya came es muy es-
timada por los naturales del pais, a primer vista tiene un
gran parecido con los lagartos, pero se diferencia de ellos en
que tiene en la cabeza una especie de crest m6-il y espi-
nosa, una especie de bocio debajo del cuello y una fila de
puntas escamosas dispuestas en forma de sierra a lo lasgo
del lomo. Su tamafto varia much; las hay que tienen de 40
a 50 centimetros y tambin hasta metro y medio de largo
hasta la cola. El color que es verde y azul se torna amarit
Ilento segin las sensaciones del animal. Como tienen dien-
tes muy agudos y las patas estAn armadas de fuertes garras
los bogas las cogian por la cola cuando, al huir, trataban
de meters en sus gujeros o en las hendeduras del terreno.
La came de este animal es blanca; la he probado asada,
pero debido a su olor que no me gusta, la creo poco digna de
figurar en la mesa de un gastr6nomo.
Tambidn nosotros saltAbamos a tierra de vez en cuando
para ir a las viviendas aisladas que solia hacer en las orillas
del rio para comprar gallinas y huevos, pero la gente temia
tanto que actuisemos segun la costumbre de los bogas que
a las primeras palabras toda la family ante el temor, des-
graciadamente justificado, de que cuando se trata de militares
no les pagan lo que se les pide, nos contestaban casi inde-
fectiblemente todo a coro: "somos pobres y no tenemos nada
que vender", y s6lo despues de haberles dado anticipada-
mente algunas monedas, era cuando iban sacando poco a
poco, de algun rinc6n escondido, lo que les habiamos pedi-
do. Algunas veces se nos negaba en form tan rotunda 10
que pediamos que procedimos como los hambreados para
quienes el est6mago no tiene oldos y nos decidiamos a buscar
y rebuscar por todas parties y a matar a tiros algunas waves
de corral que vagaban por los alrededores. Esta forma ex-
peditiva de aprovisionarnos nos atraia ante todo, como el
lector se lo puede figurar, las imprecaciones mis espan-tosas
de los duefios, pero como acabAbamos por indemnizarles ge-
nerosamente por cada una de las victims que yacian por
el suelo, si les hubl6ramos dejado, ellos mismos hubleran
procedido a dar batidas para que aquella matanza continuara







AUGUSTO LE MOYNE


y al separarnos nos expresaban el deseo que tenian de que
,volvidramos pronto. Durante una de estas visi.as a una
choza recogi unos frutos del suelo, a la orilla del bosque,
que por el aspect de su envoltura y por su interior creia
fueran castafias; se las ensefib al doctor Daste para saber si
eran comestibles o venenosos y me dijo que no eran el
fruto sino la simiente de la fruta grande y carnosa de un
arbusto que tiene la form de una palmer que abunda en
la region y que en botanica se conoce con el nombre de
Phytelephas macrocarpa. Los monos y algunos otros anima-
les salvajes come la pulpa del fruto; en cuanto a las si-
mientes que se lnaman vulgarmente nueces de corozo, desde
afios antes se mantiene con ellas un comerdio active pues
oonstituyen lo que se llama el marfil vegetal del que en Eu-
ropa y principalmente en Paris, se hace una series de objetos
de fantasia, entire otros, botones para los vestidos de las se-
floras. Durante mi estancia en Bogota consegul infinidad de
figuritas que los indios d, Pasto fabrican de esas simien-
tes, con gran habilidad y much antes de que se hubiese
pensado en exportarlas para los mercados europeos.
Los habitantes de las mArgenes del Magdalena, que per-
tenecen a diferentes razas de color, llevan vida indepen-
diente en un rinc6n de las selvas donde desmontan un te-
rreno y aseguran su subsistencia sembrando maiz, plantando
cania de azdcar, plitanos, naranjos y otras species de Ar-
boles frutales. En su retire, como no pueden esperar nin-
gun.i ayuda de la sociedad, tienen que bastarse a si mismos,
cualquiera que sea el acontecimiento aflictivo que vengi a
a perturbar su vida. Sus cabanas hedhas con bambfles y te-
chadas con paja, estAn casi todas levantadas sobre cuatro
postes que sostienen el imnio cuarto, donde por la noche se
cobija la familiar despubs de haber retirado la escalera que
les sirve para subir h.sta 61. Este sistema de construcci6n
ofrece la ventaja de que en las 6pocas en que el rio se des-
borda, las aguas pasan debajo de Ii habitaci6n y de que
ademAs la familiar estA al abr:go de los ataques de los tigrEs.
El sotechado que forman los cu3tro postes que sostienen el
piso de la habitacidn sirve durante el dia de cocina y de
punto de reunion; los muebles y utensilios del hogar, que
estAn a tono con la rusticidad de la vivienda, son: unos es-







LA NUEVA GRANAJ3A


cabeles, una o dos hamacas ordinarias, unas ollas de barro
para cocer los alimentos, unas cuantas calabazas y conchas
de tortuga, a guisi de plates, un rodillo para triturar contra
una piedra el maiz y las cafias de azticar, que suministran
las dos principles bebidas del pals, la chicha y el guarapo
y algunas veces tambiin tienen un bastidor para tejer las
esteras de junco. Lo primero que los riberefios tratan de
conseguir es una hacha para cortar los arboles, un machete
o especie de sable pequefio, una lanza, varias jabalinas, lazos
para cazar y redes para pescar. En muchos sitios los ha-
bitantes de los bosques, a falta de armas de fuego, emplean
para cazar cerbatanas hechas de otalos de cafia cortados en-
tre dos nudos de unos 6 a 8 pies de longitud. Segon la clase
de animal que cacen, le lanzan soplando en la cerbatana,
unas flechas pequefias o semillas duras del tamafio de un
guisante o bolas de arcilla. Por este uiltimo sistema he con-
seguido coger muohos pijaros que caian al suelo nada mAs
que aturdidos, sin la menor herida. Las flechas que se em-
plean para la caza de los grandes animals de pelo suelen
tener la punta untada de curare, veneno preparado con la
mezoa del jugo del stlricno y del veneno de serpientes cu-
yos efectos son fulminantes en cuanto penetra en el tejido
subcutaneo; no hay mis que seguir el ristro al animal para
cogerle al cabo de algunos minutes.
Las families de los riberefios del Magdalena diseminAdas,
se componen de un hombre, de su mujer y de sus hijos; he
visto muy pocos viejos. Los hijos, que siempre suelen ser nu-
merosos, se crian dificilmente debido tanto a la alimentaci6n
dcficiente, como a las enfermedades que engendra la insa-
lubridad del clima y en muchos casos a las picaduras de los
mosquitos o de los animals venenosos, accidents que son
tanto mAs frecuentes cuanto que asi los nifios como las
nitias andas desnudos hasta que llegan a la pubertad. Pero
tampoco los jefes de familiar se distinguen por la abundancia
de ropa, que en las mujeres se rs-duce a un patio o faldi cor-
ta sujeta a la cintura y algunas veces a un chal que sos-
tiene el pecho; los hombres no llevan mAs que un calzoncillo
o pantal6n de algod6n y cuando se visten de ceremonial sue-
len ponerse una camisa de la misma tela. Lo que mis gust6







AUGUSTO LE MOYNE


a las mujeres fueron nuestros pafiuelos de seda, deseo que
cos pemitiamos satisfacer, regalAndoselos.
Cuando estas genes llegan a tener una vaca, un cerdo y
una o dos docenas de glllinas, estin verdaderamente en la
opulencia. Los perros que les acompafian cuando van de
caza, les sirven tambidn de guardianes.
He podido convencerme de la verdad de lo que muchos
viajeros han contado acerca del desarrollo extraordinario de
los sentidos de la vista y del oido de los habitantes de las
regions salvajes en las que existed la necesidad de discernir
entire los multiples gritos que interrumpen el silencio de
aquellas soledades; los que revelan la presencih mas o menos
pr6xima de cada especie de animals inofensivos o peligrosos,
les hace estar sin cesar interrogando los ruidos lejanos y los
objetos ocultos en aquellos vastos horizontes. Durante nues-
tra navegaci6n a veces aparecia en la superficie de las aguas
un punto que apenas podiamos distinguir, cuando ya los
bogas nos decian que era una piragua y podian apreciar su
tamafio- y contar los bateleros que la tripulaban, cuindo
al cabo de algin tiempo empezAbamos nosotros a distinguir
la barca ellos ya habian reconocido aquellos de sus amigos
que iban a bordo, los Ulamab3n por sus nombres preguntAn-
doles por su salud y por las incidencias del viaje; en cuanto
a las contestaciones, que debian oir puesto que replicaban,
no las percibian nuestros oidos mAs que como sonidos con-
fusos; nos admiraba t3nto mAs que esos hombres pudieran
reconocerse a ssmejantes distancias cuando, que como ya he
didho, iban casi desnudos y que las forms particulares de
los cuerpos y de los rostros se distinguen mal por el color
negro o broncineo de la piel.
Desde que salimos de Mompox nuestra embarcaci6n no
andaba solo por el impulso de las pertigas. Como navega-
bamos lo mAs pegados que podiamos a las orillas del rio,
para evitar las corrientes impetuosas del centro, una parte
de la tripulaci6n se servia del gancho de que estaban pro-
vistas las plrtigas para agarrarlo en las ramas de los Arbo-
les y tirando de ellas arrastraban el barco hacia adelante.
Esta faena es tan fatigante como peligrosa, pues muchas
veces los Arboles se inclinan de tal modo sobre el rio que
no se puede pasar por debajo sin core: el riesgo de darse







LA NULVA GRANADA


un golpe contra ellos; ademas no s6lo se come el riesgo de
hacer caer las serpientes que bajo el aspect de bejucos es-
tan suspendidas de las ramas cabeza abajo por la cola,
sino turbar los nidos que tienen en los Arboles las avis-
pas que al menor ruido que perciben se lanzan contra los
hombres con tal furia y en tan crecido nimero, que si no se
dispone de algo para cubrirse inmediatamente la cara y las
manos, dificihnente se escapa uno de las picaduras que pro-
ducen una inflamaci6n muy dolorsa y much fiebre. Por
es.a raz6n nuestros bogas cuando navegabamos por debajo
de los Arboles maniobraban con much circunspeccl6ny contra
su costumbre guardaban el silencio mas profundo; con esto, a
pesar de todas las precauciones no siempre pudieron impe-
dir que las avispas nos atacaran y que las serpientes caye-
sen sobre el champin. Un dia cay6 una cantidad tan grande
de esos reptiles que los bogas no pudieron tirarles todos al
agua con sus plrtigas o matarles a machetazos come tenian
por costumbre y dos o tres de ellos se escabulleron entire
nuestros bales y fardos sin esperanza de sacarlos de alli,
y tuvimos que resignarnos, no sin much aprensiln a com-
partir con ellos nuestra vivienda, donde ya otros animals,
casi tan temibles como 6stos nos causaban hondas preocupa-
clones; por ejemplo las arafias, los escorpiones y los ciem-
pies, etc., todos ellos de tamafio monstruoso, colmaban la
techumbre de bambfes.
Entre los miriApodos que por alli pululaban habia uno
sobre todo que me 'nspiraba repugnancia espectral; era algo
asi como un milpies o cochinilla de unos 25 o 30 centi-
metros de largo, de mis de dos dedos de ancho y que tenia
la parte superior y lateral de las articulaciones cubiertas de
pelo; aunque parecia, por su estructura pesado y lento, se
movia con una agildad extremada; su picadura se con,
sidera si no mortal, por lo menos nis peligrosa que la del
escorpi6n.
El bueno del doctor Daste procuraba tranquilizarnos di-
ciendonos que llevaba en su farmacia excelentes especificos
para curarnos en caso de que uno de esos fastidiosos bichos
nos picara o mordiera; pero debo confesar que por mi parte
temblaba ante la idea de tener que probar la eficacia de







AUGUSTO LE MOYNE


sus antidotos. Entre las numerosas plants tropicales afa-
madas por suministar los contravenenos m&s activos, nos
citaba el cedr6n y el guaco; el prlmero es un arbusto que
tiene la forma de una palmer pequefa que los botanicos
clasifican en la familiar de las simarubAceas; su fruto es una
especie de nuaz mayor que un huevo de gallina de los gran-
des, que contiene unas almendras o semillas famosas, no
sin raz6n, por sus virtudes terapeuticas. A este respect,
me permit citar lo que dice un hombre eminente, el doc-
tor Saffray, en su narraci6n de un viaje que hizo despues
del mio a la Nuva. Granada.

"He tenido muchas ocasiones de probar las virtudes alexi-
firmacas del cedr6n, despues de haber constantado la pre-
sencia de los incisivos venenosos en las serpientes que ha-
bian causado la herida y sabiendo por experiencia que al-
gunas de ellas ocasionaban la muerte a las pocas horas.
Ninguna de las personas a quienes se lo administre a tizm-
po, muri6 y su convalescencia fue retlatiavmente corta. Quise
tambien cerciorarme de sus propiedad~s t6nicas y febrifugas
por las que ha adquirido fama en el pais. A ese respect s6lo
he tenido que felicitarme de haberlo empleado para epi-
demias de disenteria. Y en er tratamiento de enfermedades
escrofulosas y en el de la clorosis. Pero los resultados mAs
notables los he obtenido como preventive y para combatir
las fiebres intermitentes nerviosas, verdadera plaga de las
tierras cAlidas. El cedr6n es mucho mis eficaz que la qui-
nina; cura radicalmente y no causa ninglin trastorno en el
organismo. Para emplear ese remedio contra las mordedu-
ras de las serpientes, se rallan cinco o seis semillas en una
cucharada de aguardiente que se hace beer al enfermo, se
espolvorea con las ralladuras un patio empapado en aguar-
diente y se aplica sobre la herida y es muy raro que haya
necesidad de repetir el tratamiento".
El guace es un bejuco que se llama asi por imitaci6n del
grito de un pajaro al que. segin dicen, la naturaleza le h1i
dotado del instinto de alimentarse de las hojas de esa plan-
ta, siempre que le ha mordido algun. sierpiente, de la que
es enemigo declarado y a la que hace una guerra encarni-
sada. El guaco parece que no s6lo tiene, lo mismo qufe el







LA NUREVA GRLANADA


cedr6n, la propiedad de preservar al hombre y a los anima-
les de los efectos terrible de las mordeduras de los reptiles
venenosos, sino que ademas se le consider como muy in-
dicado para curar los reumatismos agudos aplicando sobre
las parties del cuerpo atacadas, cataplasmas de hojas de
esa plant cocidas y tomando por la noche y por la mafiana
una o dos onzas de la decocci6n resultante. En la Nueva Gra-
nada se Ilega hasta afirmar que el guaco aplicado de estas
dos maneras es un remedio eficaz contra la hidrofobtz, si se
administra en el acto de haber sido mordido por un animal
hidr6fobo.
Senti much cuando escribi lo que precede y especialmente
despubs de haberme enterado de los experimntos hchos por
el doctor Saffray, que no se hubieran hecho en Europa estu-
dios mAs detenidos que los realizados hasta ahora acerca del
cedr6n y del guaco; pero hace poco tuve la satisfacci6n de
enterarme por el articulo de un peri6dico que se habia Be-
cidido ensayar la aclimataci6n de esas dos plants en Francia
y en Argelia y que los experiments cientificos llevados a
cabo en el Jardin experimental de (Paris habian conIr-
mado plenamente las varias propiedades curativas que se les
atribuian en America.
Las noches de los dias, 21 22 y 23 de diciembre, al igual
que las de los anteriores, las pasamos en unos bancos de
arena. Antes de colocar las tiendas de campafia teniamos que
desalojar a los caimanes que a veces se congregaban en ellos
en numero de treinta a cuarenta. N4os dimos cuenti de lue
para desembarasarnos de ellos no era necesario disparar, ya
que al solo ruido de nuestras voces se volvian al agua. A
fuerza de' ver tantos, Ilegamos a conocer perfectamente su
manera de moverse y les teniamos tan poco miedo fuera del
agua que nos atreviamos como diversion, cuando alguno de
ellos se empefiaba en quedarse en tierra, a acercarnos por
detris y a perseguirles dandoles palos en la cola. Es curioso
ver a esos animals repugnantes extendidos en la arena,
calentandose al sol y con la enorme boca abierta ensefiando
dos hileras de dientes formidable, boca que de vez en cuan-
do cierran para atrapar las moscas que atraen las parties
carnosas de la mandibula inferior y el color a almi Ih que
emana de su respiraci6n. La inmovilidad de esos animals







AUGUSTO LE MOYNE


y la insensibilidad de su piel lena de escamas son tales que
con much frecuencia se les ve cubiertos de aves acuAticas
que se posin en ellos como si fueran troncos. El tamafio
corriente de esos animals varia entire 10 y 15 pies de largo;
se dice que algunos alcanzan y hasta pasan de 20 pies. El
caiman es tan torpe y tan lento para moverse cuando estA
en tierra, que nunca suele atacar al hombre a menos de
sorprenderle dormido; pero en cambio en el agua, que es
su verdadero element, es de una ferocidad y tiene un atre-
vimiento que le hacen temible para las personas que cometen
1h imprudencia de bafiarse donde los haya y para los ani-
males que van a beber; escondido en el lodo espera sin mo-
verse a que llegue su presa, si se trata de un buey o de
un caballo, les coje por las patas y los arrastra a su guarida
para devorarlos despu6s de ahogados. El caiman que ha
probado una vez ]a care humana suele ponerse al acecho
en las inmediaciones de las cabafias y algunas veces sor-
prende y se lleva a los nifios.
Durante nuestras paradas nccturnas en los- bancos de
arena, en cuanto los caimanes habian huido y l3s tiendas
quedaban dispuestas, algunos bogas, mientras otros prepa-
raban la comida, se ponian a buscar huevos d- tortuga, a
los que son muy aficionados y con raz6n pues con ellos se
hacen unas tortillas deliciosas. Esos huevos mas pequefios
que los de gallina, en lugar de cascara dura, estan prote-
gidos por una pelicula que aunque cede a la presion del
dedo, es lo suficientemente resistents para no romperse si
ei huevo se cae al suelo. Suele ser generalmente de noche,
cuando las tortugas salen del agua y ponen sus huevos en
unos agujeros que hacen en a1 arena de las playas, dejando
al sol el cuidado de empollarlos, funci6n que dura de tres
a cuatro dias. El niunero de estos varia de veinte a sesen-
ta. Despuds de haber puesto los huevos las tortugas los cu-
bren de arena alisando el sitio para disimular las nidada,
pero los bogas saben perfectamente d6nde estAn porque el
suelo ofrece menos resistencia al poner el pie encima.
El banco de arena donde pasamos la noche del dia 23,
formaba, como ya otra vez habia sucedido, una peninsula
rodeada de bosques y durante toda la noche estuvimos oyen-
do los rugidos de los tigres bastante cerca de nosotros, pero







IA NUEVA GRANADA


como estAbamos seguros de que las hogueras de nuestro cam-
pamento, que p3ra mis seguridad avivamos, bastarian por si
solas para mantenerlos a distancia, no tuvimos el menor in-
conveniente en acostarnos a la hora de costumbre bajo nues-
tros toldos. EstAbamos todos profundamente dormidos, cuan-
do de repente un tropel de grandes animals que corrian
en fila vino a pasar por encima de mi, derribando el mos-
quitero: a los gritos de alarm, mis compafieros se levanta-
ron casi al mismo tiempo; no ocultare que en los primeros
moments, creyendo que se trataba de t:gres, el susto que
me Ilev4 fue mayusculo. En resumidas cuentas no tenia yo
la menor herida y los bogas no tardaron en descubrir por
las huellas que los animals causantes de nuestro sobresalto
eran una piara de cerdos montaraces o pecaris; este inciden-
te aunque sin graves consecuencias, me demostr6 los peligros
que corria al dormir como venia haciendolo desde Mompox,
sob:e una estera y me prometi a mi mismo utilizar para
acostarme solamente la hamaca, a pesar del poco atractivo
que para mi tenia ese artefacto.
Como el 24 de diciembre nos encontramos por la mafiana
frente a un pueblo lamado Rio Viejo, no pudimos evitar que
los bogas se detuviesen alli para celebrar la Navidad; aun-
que ya descartAbamos la posibilidad de que a consecuencia
de sus diversiones y sobre todo de sus libaciones nos costaria
much trabajo reunirlos al dia -siguiente para continuar
nuestro viaje, estAbamos muy lejos de pensar que un inci-
dente, much mas desagradable, nos obligaria a prolonger
alli nuestra estada. La aldea, constituida por dos hileras
de cabainas, estaba emplazada entire el rio y la selva; como
no quisimos albergarnos en semejantes antros atestados de
gente y en los que ademAs siempre se corre el riesgo de
llenarse de piojos, resolvimos acampar al aire libre como
veniamos haci6ndolo en las playas; al efecto escogimos un
sitio despejado pr6ximo a los bosques, y no lejos tainpoco
del lugar donde nuestra barca estaba amarrada. A bordo
de esta se qued6 el senior Daste paai montar la guardia en
ausencia de los bogas que habian saltado a tierra.
Dormiamos profundamente, cuando hacia la una de hl ma-
drugada, los mosquiteros que nos cobijaban, cuyas cuerdas
habian sido cortadas, se vinieron abajo juntamente con las







82 AtGUSTO LE MOYNE

hamacas quedando enredados en elas como los pecds en la
red, todo ello unido a un ruido infernal producido por los
instruments mis dicordantes. En cuanto pudimos desenre-
darnos de nuestras trabas, si hubitramos estado mas se-
renos hubi6ramos podido ver que los alborotadores y mur-
guistas en nunmero de unos veinte no eran mis que unos
bromistas de mal gusto que habian querido divertirse a costa
nuestra; pero los obreros que venian con nosotros, que no
entendfan de bromas y que se creyeron victims de un in-
tento de asesinato se lanzaron con la mayor violencia sobre
los indios; estos al retirarse ante esta brusca acometida se
vieron detenidos por la empalizada de un huerto que les
cortaba la retirada y arrancando rapidamente las estacas,
se sirvieron de ellas para defenders y atacarnos a su vez;
por mi part pude defenderme de sus estacazos haclendo el
molinete con un garrote de que felizmente iba provisto; pero
dos de mis compafieros no tuvieron la misma suerte y hu-
bieramos sin duda alguna acabado por ser apaleados todos,
si no nos hubiera llegado un refuerzo; el senior Daste que
desde el champAn habia oido el alboroto y que se dio cuenta
de que algun peligro nos amenazaba, vino corriendo trayendo
consigo dos escopetas; al ver esas arms nuestros atacantes
se dispe-saros y desapareciercn, unos volvibndose al pueblo y
otros intermnndose por los senderos en la selva.
En el tumulto el senior Vincendon se cayo en un foso y
sufri6 ':gunas contusiones; pero lo mis grave, fue que en el
campo de batalla qued6 inanimado nuestro maestro carpin
tero con el crAneo fracturado por un estacazo. Daspuds de
prestar a este desgraciado los prhmeros auxilios y de haberlo
trasladado al ch3mpan, los sefiores Daste y Vincendon que
estaban exasperados se dejaron llevar por el deseo de ven-
garse y volvieron a tierra para emboscarse con sus esccpetas
a la entrada de los caminos de la selva y que los indios que
habian buscado refugio en ella saliesen; en efecto, al ama-
necer dispararon sobre dos de 6stos que sin recelhr de aque-
lla emboscada abandonaron sus escondrijcs para regresar
al pueblo. Felinmente las escopetas estaban cargadas s61o con
mostacilla. Realizado este acto de represalla, congderamos
prudent continuar el viaje en seguida; pero esto no fue







LA NUEVA GRANADA


possible en primer lugar porque los bogas no habian vuelto a
bordo y ademAs porque casi todo el pueblo se habia reunido
y con un alguacil a la cabeza vinieron a intimarnos la orden
de desembarcar para responder de nuestra conduct ante las
autoridades locales. No era possible opener resistencia; y es-
coltados por la multitud en actliud amenazadora nos diri-
g:mos a casa del alcalde: este estaba sentado delante de
una mesa en compafiif de otros tres indios, de los que dos
parecian actuar como asesores y el tercero de secretario, de
modo que estaban constituidos en verdadero tribunal. Deba
reconocer que el alcalde nos interrog6 con una cortesia y
una ecuanimidad que no esperLbamos. A los diez minutes
da explicaciones el asunto qued6 perfectamente esclarecido;
era evidence que los individuos del pueblo que habian inta-
rrump:do en form tan brutal y descomedida nuestro suefio,
ea despertarnos sobresaltados, los habiamos torado po: unos
asesinos, y no eran mAs que unos infelices que habiendo ce-
nado despuds de la misa de gallo y un poco excitados por las
libaciones, no habian tenido otro proposito que el divert;rse
diLndonos una broma y que si luego se habian entrcg do a
actos de hostilidad contra nosotros fue solo para defenders:,
cosa muy natural, cuando los obreros se lanzaron sobre ellos
y les pegaron.
En definitive el alcalde, despues de conferenciar con sus
asesores, declar6 muy atinadamente que las desgracias que
de un lado y de otro habia que lamentar eran consecuencia
de culpas reciprocas; que por lo tanto no se podia inculpar a
ninguna de las parties; que los daiios quedaban compesados,
reservando el derecho a las parties de acudir en alzada Ante
la audiencia provincial a la que remitiria los autos. Acep-
tado por nues:ra parte el fallo, no dimos curso ulterior al
asunto y no volvimos a oir hablar de Bl.
Aunque hubieramos podido marcharnos de Rio Viejo sin
demora, decidimos sin embargo aplazar nuestra marcha, por
que el senior Daste no queria emprender el viaje antes de
saber a que atenerse sobre las consecuencias m s o menos
funestas que tendria dentro de veinticuatro o de cuarenta y
ocho horas la tremenda herida del maestro carpintero; por
otra parte, su conciencia de hombre honrado le reprochaba el
acto de represalias a que en un moment de sobreexcitaci6n







AUGUSTO LE MOYNE


se habian entregado el y el senior Vincendon sobre dos de
los indios y no queria marcharse antes de dejarlos curados;
asisti6 pues, a los tres heridos con identica solicitud. Put
con 6l, en la primer visit que hizo a los dos indios, cuyo
estado nos dij-eron que cs-a muy alarmante y que estaban
rodeados de los miembros de su familiar tan desconsolados
como si en efecto los heridos estuviesen realmente en estado
desesperado; pero sus heridas eran insignificantes pues los
perdigones que le habian alcanzado no habian penetrado mis
alli de la piel y la came y para eso en las parties mis car-
nosas del cuerpo, de modo que el doctor Daste no tuvo que
hacer ms que extraerlos y recetar unas lociones para que
al cabo de dos dias los pretendidos moribundos estuviesen en
pie y hasta es possible que no sintiesen lo mis minimo lo
sucedido, cuando antes de marcharnos les dimos a cada uno
unas piastras a titulo de consuelo.
En cuanto at maestro carpintero, despues de haber estado
veinticuatro o treinta y seis horas entire la vida y la muerte,
gracias a su robusta constituci6n, empezaron a presentarsa
sintomas tranqailizadores y Mir. Daste estim6 que estando
constantemente atendido el herido, podria restablecerse lo
mismo a bordo del champion que prolongando nuestra estada
en Rio Viejo, de modo que en la tarde del dia 27 de diciem-
bre salimos de ese pueblo para no detenernos mis que por
la noche en una playa del rio.
No bien habiamos empezado a levantar las tiendas cuando
dos grandes champanes tripulados cada uno por veinticinco
bogas vinieron a detenerse al costado del nuestro; iban en
ellos unos cuatrocientos soldados que venian de Cartagena
y subian a toda prisa el Magdalena para ir a Bogota donde
Bolivar reunia fuerzas para acudir en socorro de las pro-
vincias del Ecuador, invadidas por un ej6rcito peruano a las
6rdenes del general La Mar.
No nos agradaba much tener que pasar la noche con estcs
nuevos hubspedes, pues el soldado colombiano que se reclu-
taba entire las capas bajas del pueblo, no tenia fama de ser
muy disciplinado y temiamos que, dada su aversion a los
extranjeros, nos molestasen y sobre todo que cayesen sobre
nuestros viveres; pero afortunadamente el destacamento es-
taba mandado por un mayor ingl4s muy amigo de los se-








LA NUEVA GRANADA 85

niores Daste y Vincendon que por csa part estaba tan en-
cantado como estos por la suya, de encontrarse, y consti-
tuy6 para nosotros una salvaguardia contra toda vejaci6n.
Lejos pues de estar inquietos, pasamos una buena parte de
la noche muy agradablemente pues el mayor reuni6 su co-
mida a la nudstra, resultando un festin casi suntuoso, ame-
nizado ademas por las ocurrencias que el vino inspire".
A pesar de las picaduras intolerables de los mosquitos ex-
perimentamos ese bienestar, que s6lo el viajero puede com-
prender, que da el encontrarse en medio del desierto en
agradable compahis con la copa en la mano hablando de
las patrias lejanas y oyendo en lugar de los ruidos clasicos
de todas las ciudades, el murmullo de los irboles de la selva,
el ruido de la corriente del rio, los rugidos de los tigres, los
gritos de los monos, los graznidos roncos de las aves de
rapifia y hasta el vernos rodeados de centenares de hombres,
negros o mulatos cuyes fisonomias adustas, alumbradas por
la claridad de las hogueras, armonizaban tan perfectamen:e
con lo agreste del lugar.
Los bogas que integraban la tripulaci6n de los champanes
en que los soldados subian el Magdalena, ya se supondr*
que no se habian enrolado voluntariamente, sino a la fuer-
za. El servicio para ellos era tanto mas penoso, cuanto que
durante todo el viaje no se les dejaba saltar a tierra en nin-
gin lugar habitado y ademas, sin tener para nada en cuenta
el cansandio, se les obEgaba a tlrabajar no s6lo durane el
dia sino gran parte de la noche, cuando 3l luna alumbraba lo
bastante para que se pudiese navegar. Esos pobres hombres
llegaban pues extenuados al sitio en que se des dejaba des-
cansar un poco; pero como habia el temor de que aun a
riesgo de verse devorados por los caimanes o los tigres tra-
tasen d. escapar, arrojindose al rio o buyendo a los bosques,
en cuanto se legaba a los lugares de parada se les acorralaba
como borregos entire una double fila de centinelas que tenian
orden de disparar contra todo el que intentara cscapar.
Al dia siguiente, los dos champanes se pusieron en camino
una hora antes que el nu6stro; cuando al ponernos en mar-
cha, atravesamos la parte del banco de arena donde habian
parade las tropas advertimos tres monticulos de arena coro-
nados cada uno de ellos por una crucecita de madera, que







AUGUSTO LE MOYNE


indicaba que alli se habian enterrado soldados o bogas que
habian muerto durante la noche sin que nosotros nos hubie-
semos enterado; espectAculo entristecedor que tendriamos to-
davia que contemplar los dias siguientes en las playas dondu
esas tropas habrian de precedernos.
Al cabo de una hora de navegaci6n, p:samos por delante
del puebluco de Morales, situado en una isla que tendria
unas 7 leguas de largo a la que da Eu nombre, y en 1i que
habia campos cultivados scmbreados por muchos cocotaros,
naranjos, bananos y palms de las que se extrae una especie
de vino; poco despues veiamos a nuestra de'echa los pr-meros
eslabones de la Cordillera Central que empiezan a elevarse
en el cant6n de Simiti, situado al sur de la prcvincia de
Mompox.
Antes del anochecer del dia 28 de diciembre, liegamos a
otro pueblo llamado Badillo en done los bogas qu:rian obli-
garnos a detenernos; s6lo gracias a una distribucion suple-
mentaril de cigarros, aguardiente y algunas monedas, Icgra-
mos convencerles de que siguieramos rio arriba hasta l1egar
a un banco de arena para pasar la noche. Segin ibDmos
avanz:ndo en nuestra navegaci6n la corriente del rio iba
siendo mis rapida, a media que su cauce se estrechaba y
que las o-illas iban siendo menos bajas; al sigu,~lte dia
fanqueamos no sin dificultad el sitio denominado Bocas del
Rosario done el rio se estrecha much entire dos promon-
torios.
Desde que las orillas se iban elevando y por lo tanto que-
dando el terreno mas protegido contra las inundaciones, ad--
veitimos que las huellas del trabajo human alradedo. de
law viviendas eran mis frecuentes.
Gracias a los vapores que se des.acaban en las montafias
a las que ya nos ibamos aprox:mando, hacia menos calor por
l's noches, pero las tormentas que estallaban regularment:-
durante e'2as, interrumpian nuestco suefio en las plays, esta-
llaban tan sfibitamente y con tania violencia, que a pesar de
que no estuvidsemos acampados lejos del champan, nunca
podiamos refugiarnos en 1l, antes de estar calados hasta los
huescs entonces era cuando los mosquitos tambien se me-
tian al mismo tiempo que nosotros y nos martirizaban tanto








LA NUIVA ORAMADA


mAs cuanto que ya no teniamos para defendernos de sus
ataques la proteccl6n de los mosquiteros.
Algunas veces el viento impetuoso que precedia a la tormen-
nos traia nubes tan espesas de mosquitos, que casi obscure-
cfan el aire y esos insects se nos venian encima en tal
rvlmero, que nos cegaban y no podiamos respirar sin tragar-
nos unos cuantos. En cuanto a los bogas que yendo comple-
tamente desnudos tenfan todo el cuerpo expuesto a sus aco-
metidas s61o poselan el recurso de enterrarse en la arenx y
esperar alli a que pasaran estos batallones alados.
En las tirdes de los dias 29 y 30 de diciembre, encontramos
en las islas donde nos detuvimos, nuevos timulos que, cada
vez mis numerosos, nos indicaban el diario aumento de la
mortandad en las tropas que nos precedian; algunas de esas
tumbas estaban en un estado tal que no se podia poner ;n
duda que los caimanes y otras altmnfias no hublesen des-
enterrado y devorado los cadAveres.
El 31 de diciembre legamos may de manana frent. al pue-
blo de San Pablo y como quisitramos seguir adelante, nues-
tros bogas nos hicleron quedarnos en 61 todo el dia sin hac!r
caso de las promesas de darles nuevas muestras de liberalid d
si consentian en seguir adelante.
Al recorrer el pueblo advertimos en uno de sus extrcmos
un cobertizo en el que acampamos mediante exigua remune
raci6n que pidi6 el dueio.
La entrada del afio nuevo no se celebra en America del
Sur con la misma alegria bulliciosa que el dia de Navidad;
sin embargo, para evitar otra alborada como la que nos
di ron en Rio Viejo no nos acostamos antes de la media
noche, aunque casi no nos dimos cuenta de ello porque re-
trasamos la hora de la cena y 6ssA se prolong alegremente
constituyendo el tema principal de la conversaci6n el con-
traste que ofrecia la situaci6n en que nos encontrabamos,
comparada con las actividades que hubieramos desplegado
en ese mismo dia formando parte de la muchedumbre que
bajo un cielo gris y sombrio, con luvia o con nieve, va y
viene spresuradamente para hacer las visi:as de anio nuevo
expresando las felicitaciones mis o menos sinceras que son
del caso y haciendo regalos a veces con la misma mala gana
con que suelen ser agradecidos.







AUGUSTO LE MOYNE


S:n emb irgo, en nuestras peroratas un poco escepticas e
ir6nicas apuntaba un poco la melancolia del fondo de nu:s-
tr3s almas, al pensar en nuestras families, que inquietas se
habian quedado alli y a las que no dejamos de dedicar re-
cuerdos enternecidos.
Eramos nosotros talvez los tinicos en todo el pueblo que
estibamos en vela, cuando de repente oimos resonar por
todas parties rugidos de fieras y ladridos de perros, y vimos
salir apresuradamente de todas las casas a los indios arma-
dos con lanzas y escopetas y reunirse en medio del mayor
tumulto; sin saber de qu6 se trataba, cogimos nuestras armas,
pero en seguida nos enteramos de que los indios se disponian
a perseguir a los tigres cuya presencia en el pueblo hablan
anunciado los perros con sus ladridos y que desde Iacia
varias noches bajaban al pueblo para devorar a los animals
domnsticos. Nos unimos a los indios para ayudales en caso
de necesidad; apenas habiamos salido corriendo del pueblo,
cuando vimos a dos tigres que asustados por los disparos
huian en direccidn a la selva; uno de ellos, que iba un poco
mAs despacio, dej6 caer algo bastante voluminoso que lle-
vaba en la boca y al aproximarnos vimos que eran los restos
de un cerdo que habia empezado a devorar en el pueblo.
Estas incursiones de los tigres son muy frecuentes en todos
los pobladcs situados en las margenes del Magdalena. Los
habitantes ecspliegan tanta habilidad eomo audacia para
defenders de los ataques de esos temibiles animals y hasta
para atacarles sin tener otras armas que una lanza o un
maoihte. No toman mis precauci6n que la de enrollar la
ruana alrededor del brazo con que empufian la lanza, pues
es el que estA mis expuesto a recibir los zarpazos del tigre
cuando se lanza sobre ellos; cuando el animal se ensarta,
le destripan o le cortan las patas de un tajo asestado con el
machete que llevan en la otra mano. Claro que no siempre
el indio sale sin heridas graves en esa lucha; he visto mas
de uno a quien su temeridad le habia costado la p6rdida de
un miembro.
El dia 19 de enero, salimos de San Pablo y navegamos
hasta el dia 7 sin detenernos durante las noches mas que en
los bancos de arena; algunos de 6stos seguian ofreciendonos
sefiales de numerosas tumbas reveladoras del paso de las tro-







iA NUEVA GOPMANRADA


pas que nos encontramos dias anteriores. No se crea que
la mortandad que las diezmaba fuese algo excepclonal; era
frecuente cuando, antes de que hubiese barcos de vapor,
los soldados tenia que transportase hacinados en los cham-
panes. Se puede calcular que por lo menos la cuarta parte
de sus efectivos perece victim de las enfermedades de los
trsinta o cuarenta dias que dura la navegadi6n desde La
Costa hasta Honda.
El dia 7 de enero, a nuestra izquierda apareci6 hacia las
nueve de la msiana el pueblo de San Bartolomeo y no pudi-
mos impedir que los bogas se detuvieran en 61, detenci6n que
se prolong hasta el dia siguiente. Por lo demos nuestra
contrariedad no dej6 de proporcionarnos alguna compensi-
ci6n en el curso del dia.

Un poco antes de la puesta del sol, los sefiores Daste,
Vincendon y yo estAbamos pseAndonos con la escopeta at
hombro a alguna distanoia del pueblo cuando oimos en di-
recci6n a la orgla del rio ruidos extrafios acompafiados de
gritos roncos que salian de un matorral cuyas ramas se mo-
vian y cruglan como si la sacudiose un vendaval; al aproxi-
marnos con precaucion hasta ponernos a tiro, presenciamos
un espectAculo imnpresionante: un tigre estaba luchando con
un caimin al que sin duda atac6 sorpresivamente fuera del
agua. El caimAn, echado de espaldas, hacia esfuerzos para
dar la vuelfa, mientras el tigre le desgarraba el vientre a
zarpazos y a dentelladas, sacAndole los intestines. El tigre
no parecia estar herido ni darse cuenta de nuestra presen-
cia que habiamos tratado de disimular pasando sin ruido
por detrAs de las malezas; nos pareci6, pues, el moment pro-
picio para tratar de matarle, y disparamos tres veces; los
saltos prodigiosos que dio acompaiados de rugidos nos per-
suadieron de que estaba herido pero no lo bastante para
dejarnos sus plel como trofeo y no tard6 en adentrarse en
la seava. DespuMs de haber cargado de nuevo las escopetas en
previsl6n de que pudiera atacarnos, nos adelantamos hasta
el lugar del drama done encontramos al caimAn, siempre
de espaldas, en medio de un charco de sangre y de las vis-
ceras esparcidas por el semio que exhalaban un olor a al-
mizdle muy pronunciado; todavia movia de vez en cuando







AUOUSTO LE MYONE


las patas y la cola pero el seftor Daste, perito en la material
no tuvo necesidad de tomarle el pulso para declarar que
estaba en la agonia, la cual se abrevi6 dedcarrajAndole un
tiro en el sitio en que se presume debia star el coraz6n.
El animal medfa unos 13 o 14 pies de largo; la cabeza era
tan magnifica que el senior Daste decidi6 cortarla y ccnser-
varla en recuerdo de este encuentro. En efecto al dia si-
guiente, acompafiado por un indio volvi6 para desarticularl
con sus instruments de cirugla y la hizo ilevar al champ&n,
donde, entire pardntesis nos aipest6 de tal manera que tuvo
que renunciar a conservrla, y ni siquiera a disecarla, y
acib6, aunque sintidndolo mucho, por ofreoersela al rio.
Los dias 8 y 9, antes de establecernos para pasar la noche
en los buncos de arena, la navegaci6n se hizo muy lenta y
penosa debido tanto a la violencia de la corriente como a los
numerosos bancos de piedras sobre los ouaies nuestra em-
barcaci6n no podia pasar mAs que rozando con el fondo;
fue al doblar el promontorio de Remolino Grande, cuando
tuvimos que luohar contra estos escollos.
El dia 10, a poco de haber pasado por delante de la alde-
huela de Garrapata, nos encontramos con un obsticulo mAs
serio que los precedentes, en un sitio denominado Angostura
donde el rio se estrecha mas todavia que en los otros, entire
dos rocas altas y en el que las aguas se precipitan con una
violencia extrema alcanzando una velocidad de 8 a 9 millas
por hora. (1) Mientras unos bogas, empujaban con las per-
t:gas otros, que habian ido a nado hasta la orilla, tiraban
del ch3mpAn con ayuda de cuerdas; empezAbamos a dollar
uno de esos salientes rccosos, cuando se rompleron las cuer-
das y el champAn, arrastrado por las aguas, empez6 a dar
vueltas en medio del rio a riesgo de zozobrar o de estre-
llarse contra la orilla. Ante el peligro todos los hombres hA-
b:les que estAbamos a bordo, empufiamos las pertigas, lo
mismo que los bogas, y logramos, a costa de esfuerzos inau-
ditos, restablecer la march normal del champAn. Cuando
alcanzamos el sitio donde habia que intentar otra vez el
paso de la Angostura, las cuerdas para halar la embarcaci6n

(1) Agu.a abajo del pueblo de San Bartolomeo has la entrada de Ia Ciwnaga, la
corrionte del do en tiempo normal suele ser de 3 a 3 millas y media por hora.







LA NUEVA GRANADA


Fe pusleron doubles y acabamos por veneer las dificultades,
pero nos cost dos o tres horas de esfuerzos para ganar la
distancia perdida.
Este paso, cuando el rio viene crecido, es tan peligroso
que en tiempo de la dominaci6n espafiola habia alli un pues-
to con algunos hombres provistos de todo lo que se estimaba
necesario para prestar ayuda a las embarcaclones.
Una hora despues del paso de Angostura, llegibamos a
Nare, ciudad pequefia de unos 2.000 habiantes, en su ml-
yor part negros y mestizos. Esta situada en un altozano y
doquetamente adosada a urla colina cubierta de bosques;
nos detuvimcs aill y pasamos todo el dia 11; los terrenos
pantanosos de las inmediaciones hacen el clima malsano y
prepagan enre los habitantes las flebres intermitentes; el
incent:vo de los negocios retiene en ella a algunos nego-
ciantes de razi blanca. Sirve de dep6sito para los cacaos dal
Magdalena y para las mercancias importadas del extranjero
que van destinadas a la rica provincial de Anticqu:a, que las
paga con el product de sus minas; en 1869 se estimaba la
cxportacion a Europa en barras da oro y de plata en unos
800.000 francs mensuales.
Segiin la estaci6n, se requieren de cinco a seis dias para
franquear las treinta leguas que hay de Nare a Medellin,
capital del Estado de Antioquia, que es uno de los nueve en
aue esta dividida actualmente la Nu=va c.anada, desde que
se ha constituido, hace algunos aiios, en la rep~iblica de los
Estados Unidos de Colombia.
En la primer jornada se sube valiendose de piraguas el
rio izmpetuoso que lieva el nombre de la villa de Nare y
cuyas aguas serpentean entire los primeros contrafuertes de
la Cordillera Central de los Andes; al cabo de unas site
u cho horas de navegacion, las embarcacionms se detienen
ante una casa que sirve de almacen, lamada la Bodega de
San Crist6bal, donde empieza el c-mino y done se alquilan
las mulas para el rest del viaje. Se nscesitan otras dos o
ties jornadas para escalar las montafias por c3minos an-
gostos y empinados que atraviesan regions completamente
desiertas, sin mis refugios para pasar la noehe que unos co-
bertizos sin paredes que en el pais se denominan tambos.
S6lo despuds de haber pasado una aidehuela misera, llamada







92 AUGUSTO LE MOYNE

San Carlos, situada en una garganta profunda, siete leguas
mis lejos, ya en las altas mesetas, es cuando se lega suce-
sivamente a las pequefias ciudades de Marinalla y de Rio
Negro; luego, cuando a unas 4 o 5 leguas despues de esta
iltima, se ha alcanzado el punto cuminante de la Cordille-
ra de Santa Elena (2.350 metros de altura) se. desciende a
un valle que tiene unas 10 leguas de largo por 5 de ancho,
rodeado de montaias, en cuyo centro esti emplazada la clu-
dad de Medellin, que koy tendra algo mAs de 20.000 habi-
tantes.
El valle de Medellin, situado a 1.540 metros de altura so-
bre el nivel del mar, es uno de los que en la Nueva Granada
reputan por su fertilidad, saibubridad y suavidad de su tem-
peratura primaveral. Esta se mantiene durante todo el afio
centre 199 y 259 centigrados, las flores se renuevan constan-
temente y los Arboles estan siempre verdes lo mismo que en
las bajas planicies de la cuenca del Magdalena.
Cuando me detuve en Nare, a principios de 1829, los cami-
nos entire esta ciudad y Medellin estaban todavia, a partir
de la Bodega de San Cristobal, intransitables para los ca-
ballos y las mulas; s6lo algfin atrevido y robusto peat6n
podia aventurarse por ellos. Como son pocos los viajeros
quz tienen la salud y vigor fisico necesarios para soportar
por espacio de varies dias el esfuerzo que require trep3r
por escaleras de roca, andar por terrenos arcillosos y en-
fangados, y vadear torrentes de aguas frias e impetuosas,
los viajeros se hacen llevar a cuestas por los indios en una
silla sujeta a la espalda como los fardos que llevan nuestros
mozos di cuerda. 861o desde hace muy podos 'aios los
primitives senderos se han ensanchado de modo que per-
mitan con mas o menos facilidad el paso de mulas. Por lo
demis, en las otras regions montafiosas donde los cami-
nos no se han mejorado no existe otro medio de transpor-
te que el de hacerse llevar a cuestas; asi se viaja de Bogo-
t& a Popayin por el Quindio, del que hablare luego.
Despuds de sallr de Nare nos detuvimos dos dias en las
playas del rio, de las que indefectiblemente las tormentas
nos expulsaban en la segunds mitad de la noche.
El dia 14 dejamos a nuestra derecha el rio La Miel, cu-
yas aguas limpidas hacen, al desembocar, marcadisimo con-
traste con las tufrbias y encenegadas del rio Magdalena. El




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs