• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 Apendice














Group Title: Morales Lemus y la revolucion de Cuba
Title: Morales Lemus y la revolución de Cuba
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074017/00001
 Material Information
Title: Morales Lemus y la revolución de Cuba estudio historico
Physical Description: 140 p. : fold. facsim. ; 21 cm.
Language: English
Creator: Piñeyro, Enrique, 1839-1911
Publisher: M.M. Zarzamendi
Place of Publication: Nueva York
Publication Date: 1871
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Insurrection, 1868-1878   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Enrique Piñeyro ...
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074017
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000587857
oclc - 23132019
notis - ADB6572

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    I
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    II
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    III
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    IV
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    V
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    VI
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    VII
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    VIII
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Apendice
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
Full Text


MORALES LEMUS



A REVOLCION DE CUB

LA REYOLUCION DE CUBA


* '


EPTUDIO HI3TORICO
57-


POR ENRIQUE


PIEYRO
PINEYRO "


Sine ira ....










N. ZARZAMEiI, IIPRESOR, 40 y 42 BROADWAY
1871











MORALES LEMUS


Y

LA REVOLUTION DE CUBA




I.

Si no fuera por los lftimos cinco afios de la vi-
da de D. JosE MORALES LkMxUS, solo podria des-
pertar curiosidad su biografia entire amigos 6
allegados, y el escribirla seria trabajo tan. fAcil
como poco interesante para el mayor numero
de lectores; pero la position que ocup6 en su
filtimo lustro, la parte principal que represen-
t6 en la revolution de Cuba y los graves asun-
tos de que al fin estuvo ocupado, bastan a dar
interest hist6rico y verdadera importancia al tra-
bajo que emprendemos.
La historic de su vida se asemeja en su desar-
rollo y caracteres generals a la historic political
de la isla de Cuba en el mismo period, que es
la parte corrida del present siglo-sesenta anioa
de relative oscuridad y de esfuerzos laboriosos,
y al cabo de ellos una iluminacion. Hasta el
ano de 1863 apenas tom6 parte en los movimien-






-4-


tos politicos, es decir, en las conspiraciones que
se tramaron y llevaron adelante, aunque siem-
pre estuvo en ellas, y al par de todos sentia el
ardiente deseo de libertar la patria del sofocante
despotismo colonial de Espatia; pero estingui-
das por diversos y muy variados motives las ila-
maradas revolucionarias que legaron a su gra-
do mayor de fuerza en 1855 y terminaron poco
despues; muertos, olvidados 6 desacreditados
los jefes principles de esos movimientos, y co-
menzada en cierto modo una nueva era de
aspiraciones patri6ticas de los cubanos, fue cre-
ciendo insensible y lentamente el nombre de
MORALEs Linus, porque su reputation de hom-
bre recto y amante de la patria, su incansable
laboriosidad y el estenso circulo de amigos que
tenia en su numerosa clientele de abogado,
le daban una verdadera influencia en toda la
isla y lo llevaban naturalmente a los primeros
puestos en cualquier proyecto politico que se
concibiese 6 preparase.
Empez6 a sacudir el pueblo cubano en 1863
el letargo que habia sucedido a los desenganos
de 1855, fundose el periodico El Siglo en cuya
existencia y vida tuvo mas parte que ningun
otro MORALES Li MUS, y comenzo en seguida el
movimiento politico, cuyo objeto declarado era
arrancar de Espafia las reforms liberals que el
interest de la isla exigia. Ese movimiento, que
casi fue produciendose por si solo y lleg6 a
ser respectable sin haber sido nunca verdadera-






-5-


mente popular, debi6 a la propaganda de El
Siglo toda su importancia. MORALES LE 'iS
lo sigui6 junto con otros inuchos por necesidad,
a manera de filtima prueba, y como el finico
cauce por donde era possible dejar ent6nces cor-
rer una political verdaderamente cubana. Acep-
t6 la election que de 61 hizo el distrito de Reme-
dios para former parte de la Junta de Informa-
cion; junta que el Gobierno espaiol mand6
constituir en Madrid, para enterarse de lo que
necesitaba un pais, al que gobernaba sin embar-
go desde el moment en que cuatrocientos afios
antes lo habia conquistado, en realidad para sa-
tisfacer con mezquino subterfugio las solemnes
6 infinitas promesas de reforms que se habia
visto en el caso de pronunciar. Alli por prime-
ra vez apareci6 pfiblicamente MORALES Li~MU
como jefe y moderador del partido liberal cuba-
no, y de alli volvi6 practicamente convencido de
que era ilusorio esperar que Espafia, por amor
6 respeto de la libertad y la justicia, previese el
porvenir y supiese renunciar a los intereses es-
trechos y engahosos del moment.
Creci6 a la vuelta su prestigio por la conside-
racion de los sacrificios personales y pecuniarios
que se le veia dispuesto a ejecutar por amor de
su pais, y cuando se oyo el grito audaz y glo-
rioso de libertad dado en Yara por Cespedes y.
sus compaheros el diez de Octubre de 1868, vol-
vieron 6 el1 sus miradas los patriots del Occi-
dente de la isla, y le instaron 6 que saliese de la






- 6 -


Habana y dirigiese en los Estados Unidos los
esfuerzos y auxilios morales y materials, que
habia de necesitar la revolution para triunfar.
Cifrdronse en los Estados Unidos grandes es-
peranzas; se contaba precipitadamente con las
simpatias de su gobierno, y se consideraban con
razon como terreno a prop6sito y fecundo para
servir de base de auxilios A la revolution cuba-
na. MORALES L-tus emprendi6 animosamen-
te su dificil tarea, a pesar de los inconvenientes
que las cosas por si mismas ofrecian, y de co-
menzar a los sesenta ailos una nueva vida, muy
diferente de la que su education y trabajos an-
teriores le habian formado. Organize en Nue-
va York, de prisa y como pudo, las agrupacio-
nes que debian acopiar y remitir 6 Cuba armas
y recursos ; y fu6 luego a Washington para avi-
var 6 aprovechar las simpatias esperadas del
gobierno americano. Tuvo la satisfaccion de
verse alli muy bien acogido y hallarse desde
el primer moment en medio de una negocia-
cion diplomitica, de la cual seguia, aunque es-
traoficialmente, los hilos principles, y en que
parecia haber motive sobrado para fundar las
mas halagiiefas esperanzas. Luci6 por un ins-
tante asegurado el porvenir de la revolution de
Cuba ; y fuerza de una aplicacion constant y
ardiente afan por llenar cumplidamente su mi-
sion, sostuvo digna y hibilmente MORALES LE-
Mus, bajo esa atm6sfera tan nueva para 61, la
dificil representation de un pueblo sin existen-






-7-


cia political reconocida, y que no hacia mas que
empezar el esfuerzo por lograr la independencia.
No era e1 muy credulo por temperament ; pero
no se atrevi6 a dudar por complete del exito de
la negociacion ideada y seguida con gran con-
fianza por el Secretario de Estado del gobierno
americano, aunque temia ver con suma claridad
sus invencibles inconvenientes. Ante palabras
esplicitas y promesas halagadoras, lleg6 al fin a
career que Cuba podria anticipar la hora de su
separacion de Espafa por medio del gabinete
de Washington. Pocos meses despues, vi6 de-
fraudadas sus esperanzas, derruidos todos sus
calculos, y con la misma fe que desde el princi-
pio lo habia animado, se consagr6 en cuerpo y
alma a la tarea mas oscura y lenta de auxiliar
desde los Estados Unidos solo con armas y per-
trechos la guerra, que seguia adelante en Cuba
su camino. Ocupado en esto lo invadi6 poco a
poco el desfallecimiento fisico, y muri6 sin la sa-
tisfaccion de ver cercano el objeto de su vida y
de todos sus esfuerzos.
Este rapido y descarnado resumen espresa los
motives porque creemos ftil el relate de la vida
de MORALES LE~Ius como pagina curiosa 6 im-
portante de la historic de Cuba, sobre todo en
los cinco ultimos afios que vivio y son el verda-
dero objeto de este escrito.






- 8


II.

EL dia de sunacimiento es una fechalumino-
sa de la historic de Espafia, dos de Mayo de
1808; pero vino al mundo bajo tan pobres y tris-
tes auspicios que podia vaticinarse con toda se-
guridad, que si debia representar en su pais al-
gun papel el que veia la luz de aquella manera,
habia de ser en toda la fuerza del t6rmino lo que
en lengua inglesa se llama un selfmade man,
un hombre que todo se lo deberia a si mismo.
Naci6 en una playa casi desolada del estremo
oriental de la isla de Cuba, en el embarcadero
de Gibara, donde apenas habia ent6nces unas
cuantas casas miserables; y fueron sus progeni-
tores gente pobre que habia llegado directamen-
te de las islas Canarias, de donde eran naturales.
El padre poco despues parti6, dejando en com-
pleto abandon al hijo y a la madre. Otro ca-
nario que alli residia, desempeniando un cargo
insignificant en la recaudacion de las mezqui-
nas rentas que producia el poco trafico de aquel
puerto, lo llev6 & bautizar a la parroquia mas
pr6xima, que era la de Holguin, y trasladado
despues a un empleo en el arsenal de la Haba-
na, se llev6 consigo a la madre y al ahijado.
Carecia por fortune de hijos el padrino ; adopt
como suyo al que habia bautizado, y cobrando-
le al fin verdadero afecto paternal, se ocup6
con interest en darle education y librarlo de la






-9-


absolute oscuridad 6 ignorancia, a que las cir-
cunstancias de su nacimiento parecian conde-
narlo.
Hizo los primeros studios en el convento de
San Francisco, y demostrando desde ent6nces
aficion y disposiciones para el cultivo del dere-
cho, se dedic6 a 61, bajo la forma imperfecta da-
da en aquella epoca en la Habana a esa facul-
tad, y obtuvo el grado de bachiller en leyes, fni-
co que en la capital se conseguia, pues la Au-
diencia estaba en Puerto Principe y el viaje era
largo y costoso. Mientras cursaba los studios,
y despues, desempeoi6 el oficio de escribiente de
abogado, con lo cual y la ayuda del padrino
pudo irse sosteniendo.
La madre muri6 dejaindolo aun en la infancia,
y pas6 por consiguiente de niTo a hombre sin la
influencia preciosa y dulcificadora del amor ma-
ternal y con el trabajo impuesto como necesidad,
ain antes de sentir bien sus ventajas y sus deli-
cias. El padrino, sin embargo, lo trat6 con su-
mo carihio; asi 61 nunca olvid6 el nombre de su
bienhechor, cultiv6 amorosamente durante toda
su vida su memorial, y no se cansaba de pintar a
todos su profundo agradecimiento. Nosotros
creemos hacer un acto de justicia al consignar
aqui el nombre ignorado de ese hombre bueno:
se llamaba D. Antonio del Pino.
Provisto de un titulo para ejercer la profession
de abogado, sin serlo todavia, se dedic6 asidua-
mente al trabajo, paraganar su subsistencia y la
1*






-10-


de dos hijos que tuvo muy pronto, de la que ha-
bia de ser su fiel compafiera hasta la muerte, y
a cuyo lado comenz6 a ejercer las virtudes do-
mesticas que cuantos le conocieron saben que te-
nia en alto grado. El trabajo a que podia aspirar
era penoso y la retribucion muy corta ; asi se
habitue a desplegar una incesante laboriosidad,
rasgo marcadisimo de su character. Cuando re-
sidi6 en Madrid en 1866, en pleno invierno y ya
enfermo y debilitado, era su casa el punto don-
de se reunia todas las noches la mayor parte de
los cubanos y puertoriqueflos de la Junta de In-
formacion, con objeto de discutir y acordar los
trabajos; duraban a veces las sesiones hasta
mas de media noche, y cuando volvian a verlo
a la mafiana siguiente, encontraban que ya e1
tenia escritos various pliegos de papel sobre lo
convenido y discutido en la noche anterior.
Entre los amigos y paisanos del padrino habia
uno rico, a quien servia much MORALES LiMUS
cobrAndole alquileres, manejando en general sus
negocios, y que celebraba con entusiasmo la gra-
vedad y aplicacion al trabajo del j6ven baehiller.
Tampoco tenia familiar, y al morir nombr6 a Mo-
RALES LiMUS heredero de sus bienes. Dicese que
el dia en que muri6 estaba MORALES LEMus jun-
to con otros en una pieza contigua, y al salir el es-
cribano del cuarto del enfermo, pregunt6 quien
de los presents era el bachiller LiMus ; al sa-
berlo ailadi6 de repente: "Pues le doy la enho-
rabuena porque es el heredero instituido. "






- 11 -


La noticia era tan agradable como inesperada.
Ascendia la herencia a unos cien mil pesos fuer-
tes, y en un instant pasaba de la pobreza al
bienestar.
Libre por este accident de las fatigas del es-
cesivo trabajo de casi toda su juventud, tard6
.algunos afios en ir & Puerto Principe, y hasta
1835 no recibio el titulo de Licenciado en de-
recho.




III.

EN otros paises que no son colonies, ni colo-
nias espanolas sobre todo, se consider la pro-
fesion de abogado buen ejercicio de la inteligen-
cia y del caricter, y escelente preparation para
tomar parte en la vida political y ocupar luego
un puesto distinguido en los consejos y las asam-
bleas de la patria. No asi en la isla de Cuba.
Leyes viejas, confusas y contradictorias a veces
entire si, juicios escritos con solo un acto oral al
fin que es una farsa, jueces estrafios, ignorantes
a menudo y venales casi siempre; no era posi-
ble que hiciesen del foro de la Habana un terre-
no adecuado al desarrollo de virtudes publicas
ni a la preservation de las privadas. El aboga-
do cubano debia embotar y gastar sus faculta-
des hozando inutilmente-en un farrago de leyes






-12-


opuestas para descubrir arguments en sn caso,
6 pervertir su corazon buscando 6 dejando obrar
los medios de ver inclinarse del lado de su clien-
te lo que no era balanza de justicia sino de fa-
vor. Era un pi6lago de inmoralidad de donde
debia salir el alma cubierta de vicios; y los que
lograban sacar inc61ume la conciencia, sentian.
centuplicado en ella el noble deseo de ver cega-
do ese pantano deletereo para la patria.
Tard6 MORALES LEMUS bastante tiempo en de-
dicarse completamente al despacho de los nego-
cios forenses, pues no lo punzaba ya la necesi-
dad; pero cuestiones en que se veian envueltos
sus amigos y algunos triunfos obtenidos por su
habilidad, fueron estendiendo poco a poco su re-
putacion y llevindolo al ejercicio constant de
la profession. Como su position holgada de for-
tuna le permitia, ademas, contribuir material-
mente al establecimiento de sociedades y empre-
sas tilese, feroc iles, bancos, grandes almace-
nes, etc., se hallaba a menudo elegido para former
parte de los consejos directives de esas compa-
fias, asediadas siempre por cuestiones judicia-
les, con el Gobierno principalmente, y de este
modo estaba ya en 1850 al frente de uno de los
mejores studios de la Habana. Se habia pre-
parado mucho en el retire, y sus conocimientos
de derecho eran tan estensos como s61idos. Ca-
recia de las condiciones esternas de palabra, de
gesto y de figure que proporcionan triunfos rapi-
doo y ficiles, y no era esto una desgracia, pues el






-:13 -

foro de la Habana tenia encima, como todo el pals,
el inmenso apagador del despotismo suspicaz
de un gobierno military, que solo guardaba sinsa-
bores y desengaios para los dotados de esas cua-
lidades. Resaltaban, por el contrario, en MORA-
LES LIMUS dones mas fitiles y como escogidos
para su position especial y su carrera: una la-
boriosidad estraordinaria, gran d6sis de calma
y de paciencia, tranquila perspicacia y espiritu
altamente conciliador. Todo esto, unido a una
honradez reconocida y a una gran firmeza de
principios, le di6 una vasta y s6lida reputation,
y animo para la constant lucha contra la cor-
rupcion y la injusticia que era la vida del abo-
gado en Cuba. Solo asi era possible ejercer la
profession sin quedar abrumado y vencido por
las contrariedades ; y cuantos han vivido en Cu-
ba saben que el mas honrado no podia dejar
muchas veces de pactar con la inmoralidad de
los jueces, y aun mas de los subalternos, para
no ver perdida sin razon la causa de su client;
el que careciese de la calma, de la ductilidad y
del espiritu practice necesario para esas doloro-
sas transacciones, tenia que abandonar el terre-
no. El alma de armiiio de aquel otro ilustre
cubano, Jose de la Luz Caballero, no pudo resis-
tir la pesada atm6sfera y renunci6 precipitada-
mente al ejercicio de abogado apenas lo inici6.
MORALES LEMUS adquiri6 en su practice dos
h6bitos, de que sac6 ent6nces grande utilidad,
pero que le sirvieron de estorbo cuando los su-






-14-

cesos politicos lo elevaron despues a otra muy
distinta position. La costumbre casi involun-
taria de dejar incompletas muchas cosas, por fi-
gurarse que el aplazar las dificultades es buen
camino para resolverlas, empez6 tal vez por im-
ponerse como una necesidad en su conduct,
hall acogida en su espiritu por un deseo natu-
ral de conciliarlo todo, y vino al cabo a conver-
tirse en irresolucion verdadera de cardcter.
Ademas, los hombres que pasan la mayor parte
de su vida sentados delante de una mesa y se
habitian a ver reflejadas las acciones humans
en frases y manuscritos, se imaginan por filtimo
que basta una pluma casi siempre para dirigir
las cosas del mundo, y se ponen a escribir sin
pensar que mientras ellos pesan lo que dicen y
miden lo que callan, vienen los males a colocar-
se muy 16jos del alcance del remedio que poco
antes parecia mas adecuado. El tenia grandes
facultades de persuasion, y nunca desdefiaba
las ocasiones de escribir una carta, prefiriendo-
las a veces A cualquier otro paso y olvidando
que con suma frecuencia no equivale el esfuerzo
al resultado, ni recompensa un solo lector el
tiempo invertido en dirigirse a 61 esclusivamen-
te. Sus cartas eran largas por lo general, y su
estilo aunque claro pecaba casi siempre por di-
luido y minucioso ; le gustaba presentar en cada
caso todas las razones, las grandes y las peque-
has, las decisivas y las secundarias.
Estraho parecera quizas a algunos que un






-15-


hombre tan pacifico y de caricter tan esencial-
mente conciliador y moderado, se viese obligado
en la vejez a huir de su pais y muriese en el
destierro, implacablemente calumniado y perse-
guido; esta sola consideration pudiera tal vez
bastar a dar a comprender a los estrafos cuin
tirdnico 6 insoportable seria el regimen espahol
en Cuba; pero lo cierto es que si en algo no va-
cil6 l1 jamas, fue en su oposicion sorda 6 decla-
rada segun los casos, direct 6 indirecta, pero
siempre tenaz, contra la dominacion de Espafia.
El interest de la patria domino siempre en su
corazon como el primero de sus afectos, lo mis-
mo cuando se consagraba en epocas de comple-
ta calma al desarrollo de su prosperidad mate-
rial por medio de empresas 6 establecimientos
tiles de industrial y de comercio, que cuando
se afiliaba en moments de fermentacion a cons-
piraciones y sociedades political. Tomo algu-
na parte, aunque no saliente, en los movimien-
tos que produjeron las dos espediciones organi-
zadas por el atrevido y valiente Narciso Lopez,
fracasadas Ambas por la indiferencia 6 poca pre-
paracion de las masas populares, y ahogada la
iltima en un lago de sangre por el feroz D. Jo-
s' de la Concha. Mucho mas estenso y formi-
dable fue lo acaecido en 1855, y penetr6 MORA-
LES LinMUS mal adentro en esa memorable cons-
piracion, ya porque su influencia personal ha-
bia crecido, ya porque lo ligaban vinculos de
amistad con el hombre ilustre, que desde el






- 16-


principio se puso en la Habana a la cabeza del
movimiento.
Componian en Cuba el partido llamado anec-
sionista muchos propietarios, cubanos y espa-
foles, aunque en corto nimero estos, que veian
mejor asegurados sus bienes si la isla se incor-
poraba a los Estados Unidos del Norte de Ame-
rica, y se adherian a la tendencia invasora y
conquistador, que daban ent6nces 6 la political
de aquella federation los Estados esclavistas del
Sur. Acababa de triunfar en Espafia en 1854
una revolution se-diciente liberal elevando al po-
der a los llamados progresistas ; se habia men-
cionado la palabra abolicion de la esclavitud,
y el general Pezuela que gobernaba en Cuba,
hombre honrado aunque de tendencies political
marcadamente reaccionarias, se habia manifes-
tado de antemano hasta ansioso por favorecerla ;
lleg6 & temerse que pensase seriamente el go-
bierno en decretarla, y la idea de la anexion
surgi6 otra vez en el pais con mas vigor y deci-
sion que nunca. Agregaronse en el acto sin
condiciones & los anexionistas muchos a quie-
nes solo animaba el patri6tico deseo de library a
Cuba del despotismo que la oprimia; y de este
modo se form una agrupacion numerosisima,
que bajo la direction de Ramon Pint6, espaiol
de talent yde energia, colect6.grandes sumas
de dinero, y empez6 a preparar la isla para le-
vantarse al legar una gran espedicion military
que debia venir de los Estados Unidos. MORA-






- 17 -


LES LiMUS era amigo intimo de Pinto y su con-
fidente y consejero durante la conspiracion.
La prison de Pint6 y otros en la Habana fu6
el primer golpe que contribuy6 a desbaratar el
plan. Gobernaba ent6nces la isla por segunda
vez el general Concha, y recibi6 de los Estados
Unidos (directamente del gabinete de Washin-
gton, segun algunos) las primeras noticias sobre
la existencia de la conspiracion; logr6 sobornar
luego a un miserable que habia empleado en algo
Pint6 como instrument, y sabiendo asi los
nombres de algunos, procedi6 a encarcelarlos a
todos. No obtuvo nunca otras pruebas conclu-
yentes. Someti6 a Pint6 a un consejo de guerra,
y a pesar de que nada pudo averiguarse, y de
que el mismo asesor military se neg6 a aprobar la
pena de muerte por falta absolute de evidencia
en el process, busc6 y nombr6 para el caso jueces
complacientes que se prestasen a sancionar su
sangriento prop6sito, e hizo morir en un patibu-
lo al ilustre conspirador, cuya memorial recuer-
dan desde ent6nces siempre los cubanos con
afecto y con respeto.
No estaba todo perdido sin embargo. La espe-
dicion continuaba preparandose en los Estados
Unidos, y como Concha no habia descubierto
los diversos hilos de la estensa trama, lugar
quedaba aun para la esperanza. MORALES La-
Mius hizo ent6nces un viaje a los Estados Uni-
dos, por encargo del nficleo politico que persis-
tia organizado en la Habana, y celebr6 varias






- 18-


conferencias con los jefes residents en Nueva
York. Pero debia durar poco la esperanza. El
gobierno americano, que sin duda alimentaba y
hasta confesaba el deseo de ver 6 Cuba anexada
a su nacion, y aumentado de ese modo el
poder del partido esclavista que dirigia la
march y la political del pais, era despues de
todo responsible ante el mundo de esas espedi-
ciones militares, aprestadas y organizadas en su
territorio contra las colonies de una nacion, con
quien estaba en paz. Espaia llena de susto
apel6 6 la Europa, y aviv6 ficilmente el recelo
y la ojeriza, que inspiraba a los gabinetes de
Francia 6 Inglaterra el powder mayor cada dia de
la floreciente rep6iblica americana. La diplo-
macia esgrimi6 sus armas, el president Pierce
y su secretario Marcy cedieron ante la actitud
amenazante de las dos importantes cortes euro-
peas, y para evitar una lucha abierta con el es-
piritu popular de su pais, resuelto en favor de
la anexion de Cuba, probaron a influir sobre el
animo del aventurero, que organizaba la espe-
dicion y debia ir a su cabeza, general Quitman.
Era un americano, era su propia patria la que
parecia amenazada de una guerra con las tres
naciones que ocnpaban la ribera opuesta del
Atlintico, y quien le pedia que prefiriera el amor
de su pais al amor de su aventura. Cedi6; se
ocup6 61 mismo de deshacer lo que habia orga-
nizado, y de esta manera fracas el esfuerzo ma-
yor hecho hasta aquella fecha en Cuba contra
Espaia.






- 19 -


El gobierno de Madrid respir6 libre de zozo-
bra; y el general Concha, envanecido por el
triunfo a tan poca costa, comenz6 sistemaitica-
mente a estinguir los iltimos vestigios de vida
political de la colonia; estrai6 6 hizo huir a mu-
chos que no pudo condenar ante los tribunales,
alter el modo de ser de todos los cuerpos in-
dustriales, cientificos y hasta literarios 6 de re-
creo ; puso en manos de la autoridad military to-
da especie de derechos pLblicos 6 individuals;
y semejando con su intencion perverse una ma-
quiavelica habilidad, aprovech6 ficilmente el
desaliento producido por los recientes desgracia-
dos sucesos, y pudo al fin decir con verdad que
reinaba la paz en Cuba, la paz del despotismo
que es la quietud de los cementerios. Asi real-
mente parecia. Hay moments de la vida en
que los mas energicos sienten un cansancio in-
vencible que los invade, y el mismo Lutero es-
clamo una vez en un camposanto: "los envidio
porque descansan! "
Por no haber representado un papel muy
conspicuo, libr6se MORALES LEiTs de la perse-
cucion del primer moment, y pud'o continuar
en la Habana en relative oscuridad sus trabajos
de abogado. Sus ideas political naturalmente
permanecieron las mismas y sigui6 siendo lo
que habia sido, cubano deseoso de ver la liber-
tad asentada en Cuba, y anexionista moderado
por interest de su pals, para quien qu'eria los be-
neficios de la admirable organization interior de






-20-


los Estados Unidos y de su portentosa prospe-
ridad, sin detenerse much a considerar que el
robustecimiento de la esclavitud de los negros
era el motive principal que hacia apetecer a los
americanos la anexion de Cuba. Detest6 siem-
pre como hombre honrado la vergonzosa institu-
cion, pero sin caer en una exaltacion, que hubiera
sido incompatible con su caricter, pensaba que
el curso de los sucesos habria de traer pronto y
forzosamente su abolicion, inmediata 6 gradual,
conforme 6 las circunstancias. (*)
Ibase ya desvaneciendo la reaction de disgus-
to y de cansancio que sucedi6 a los desengafios
de 1855, sin que hubiese logrado el gobierno es-
pafiol encender en Cuba la mas lijera chispa de
amor a la metr6poli, pues firme en su political
traditional de esplotacion y de injusticia, inau-
gurada desde el siglo quince, no tenia cuanta
reform proyectaba otro objeto que sacar rentas
mas pingiies de la opulenta colonia y abrir cam-
po a la codicia y desenfreno de los espafioles.
Continuaban estos acudiendo en bandadas sin
arredrarlos los rigores del clima, aguijoneados
por el afan de la riqueza, y sin pararse a conside-
rar si tenian 6 n6 derechos de hombres libres los
hijos de ese suelo, conquistado tres y medio si-
glos antes, y para cuyo gobierno y sujecion se

(*) Desde muy temprano di6 libertad a todos sus esclavos,
que se quedaron siempre en su casa, tratados con sumo cariio
como si fueran parte de la familiar. Tuvo despues el dolor de
perder sus dos inicos hijos.






-21-


creian aun prendas esenciales la dureza, la au-
dacia, la insolencia y el estrecho 6 intolerante
patriotism que han hecho clebres en el mundo
los nombres de los Pizarros y los Almagros.
Los espaioles se han resentido siempre, y en
Cuba se resienten todavia, del espiritu de los
tiempos de la conquista; ent6nces eran un pu-
iiado de hombres en medio de millones de in-
dios, hoy son tambien el menor nuimero en la
poblacion de la colonia ; y el sistema divers en
apariencia es el mismo en realidad, tal como lo
traz6 Quintana con maestras pinceladas en la
vida del padre Las Casas: Siempre en la pro-
"porcion de uno contra ciento, y empefiados en
"dominar y oprimir, a cada paso se veian pe-
"recer victims de su temeridad y de su arrojo,
"a cada paso se imaginaban que venia sobre
"ellos la venganza de los indios; cualquiera ac-
"cion equivoca, cualquiera sefia incierta era
"para ellos anuncio de peligro; y el instinto de
"la conservation, exaltado entonces hasta el
"frenesi, no les ensefiaba otro camino que el de
" espantar y aterrar con la prontitud y la au-
" dacia, y anticiparse a matar para no ser muer-
"tos a su vez." Esto era en 1511; concibieron
el espantoso prop6sito de esterminar una raza
enter, y lo consiguieron de tal modo que no
guardian las Antillas rastro alguno de sus pri-
mitivos pobladores. La misma l6gica, apoyada
en esa esperiencia, es la que escita en 1870 d los
peri6dicos de la Habana a pronunciar sin hor-





-22-


ror la idea de "arrancar de cuajo" la insurrec-
cion matando a todos los insurrectos.
No habia variado, pues, la opinion general, y
MORALES LEB us mantenia, como todos, vivo en
su pecho el noble anhelo de sacudir la oprobio-
sa domination; pero el antiguo partido anexio-
nista habia perdido muchos adherentes, entire
aquellos a quienes animaba el deseo de conser-
var y afirmar sus propiedades, satisfechos ya
de no existir el menor riesgo de que sohfase
Espaia en aplicar d Cuba principios tan radi-
cales de justicia, como la abolicion de la escla-
vitud; y siendo testigos, por el contrario, de c6-
mo la trata misma era apadrinada y fomentada
por los empleados espakioles. Los cafionazos
disparados en Abril de 1861 contra el fuerte
Sumter por los Confederados americanos aca-
baron de disipar las fltimas ilusiones, y solo
pensaron ya en future anexion cubanos patrio-
tas y bien intencionados que, alarmados ante la
triste condition political de algunas de las repfl-
blicas hispano-americanas, se acogian al seno de
esa esperanza, como unico medio de library a Cuba
de tan sombrio y desconsolado porvenir. Con-
serv6 MORALES LMIus hasta el fin de su vida
este modo de pensar, a pesar de que veia que el
desenlace de la guerra civil de los Estados Uni-
dos habia variado fundamentalmente el caric-
ter y tendencies de la political americana, que
la anexion de Cuba seria ya menos deseada por
muchos hombres de estado de ese pals, y aun





-23-


combatida como una prueba peligrosa para la
misma robusta constitution que se asimila fi-
cilmente todos los ahos centenas de millares de
emigrados ; y que en Cuba habian de irse dismi-
nuyendo las probabilidades de su consecucion
por el uninime deseo de los habitantes, a me-
dida que fuese alargandose la duracion de la lu-
cha comenzada en Octubre de 1868. Tambien
es verdad que esas ideas anexionistas suelen ser
profesadas conlo una necesidad impuesta por la
reflexion; que no son las-mas a prop6sito para
halagar el instinto 6 entusiasmar el corazon; y
que no faltan quienes las aceptan como la ilti-
ma venganza de Espafia sobre sus colonies, que
deja siempre incapaces de gobernarse por si so-
las y bajo la maldicion de la anarquia. Son,
sin embargo, tantas y tan poderosas algunas de
las fuerzas que llevan a Cuba hacia la 6rbita de
los Estados Unidos, que involuntariamente se
dice como el poeta antiguo: fata viam inve-
n ient.
El descontento general de los cubanos perma-
necia el mismo, 6 mas bien se aumentaba, ante
la implacable esplotacion del gobierno de la Me-
tr6poli; pero las esperanzas debieron torcer de
rumbo, porque persistia la antigua e inevitable
oposicion entire ese descontento y los cuantiosos
intereses envueltos en la prosperidad de la colo-
nia. Era precise hallar una formula que todo
lo conciliase. La anexion libraba de Espana y
permitia esperar que el sacudimiento del cambio





-24-


no fuese demasiado violent para alterar la arti-
ficial y precaria situation de un pais, cuya rique-
za descansaba en el esclavizamiento de medio
million de africanos. La guerra civil americana
destruy6 entire los propietarios esta esperanza;
pero di6 ent6nces la mayoria del pueblo cubano
una prueba evidence de la verdad de que habia
abrazado la anexion, sin otro m6vil que el salvar
la patria del duro yugo colonial, al cifrar todas
sus simpatias del lado del partido que combatia
contra la esclavitud y la disolucion del pacto fe-
deral, a pesar de que el otro partido lo formaban
los Estados del Sur, principal apoyo siempre de
la idea de la anexion de Cuba.





IV.

LLEG6 de Espaiia por esa epoca, con el cargo
de Capitan General, D. Francisco Serrano, el
cual sin alterar en esencia las tradiciones db go-
bierno y el sencillo y tirante aparato de centra-
lizacion, que ponia en sus manos su antecesor
D. Jos6 de la Concha de ominosa recordacion,
hizo al menos mas llevaderas las cosas por la in-
fluencia de su caricter personal. Era un hom-
bre llano y afable, de verdadera hidalguia natu-
ral de sentimientos, pero debil y de una volubi-




'RW


lidad casi femenina; creyo ganarse el afecto del
pueblo cubano con solo aflojar un tanto los fre-
nos que lo, sujetaban, encargando menos tiran-
tez a los censores de imprenta y gobernadores
de distrito, y oyendo a todos sus quejas, para re;
mediar las unas y resolver las otras con buenas
palabras. Ni fu6 ni podia ser asi, pero se hizo
menos odioso que ninguno, y sali6 de la isla sa-
tisfecho de no haber causaddi ordenado nuevos
males, gloria reducida y puramente negative que
seria injusticia disputarle. Sucediole D. Do-
mingo Dulce y continue el sistema de aparente
liberalism. Este era agrio de caracter y, aunque
hombre poco active, tal vez algo mas ambicioso;
animibale tambien el deseo de conciliarse volun-
tades, y traia la reputation de haber gobernado
la provincia de Cataluta en Espafia con tino y
discrecion. Debia su fortune a una defeccion
consumada en 1854 para dar el triunfo a una re-
volucion military; defeccion tenida por muchos
hasta como felonia, y esos decian que trataba de
borrar el recuerdo desagradable, haciendo profe-
sion de liberal sincere y ganandose simpatias.
El gobierno de estos dos generals coincidio
con los moments en que la opinion, hostile siem-
pre a la injusticia del regimen colonial, no lo-
graba fijar el medio de asegurar a Cuba un por-
Svenir, que no fuese a costa de una guerra larga
y sangrienta, que yermaria y desolaria el pais.
La relative latitud concedida, casi inconsciente-
mente, al derecho de la imprenta permitio6 va-
2







-26-


rios cubanos concebir y ejecutar el proyecto de
establecer un peri6dico, que hablase en nombre
del pals, que defendiese sus necesfdades y sus
intereses, opuestos naturalmente al sistema de
esplotacion constant de los espaholes, y que
estrechase por toda la isla un lazo armonizador
de la opinion, abriendo una via por donde pudie-
ran correr y unirse las aspiraciones de todos. Ha-
blase fundado poco antes El Siglo, y aunque no
conseguia notable importancia, iba siendo por
la misma fuerza de las cosas el verdadero peri6-
dico cubano, e insertaba de cuando en cuando
alusiones embozadas y ataques indirectos a las
injusticias del gobierno, leidos y saboreados con
delicia por sus lectores. Pero el peri6dico ni
tenia asegurada la existencia, ni mostraba un
proposito bien decidido y constant: reuni6 en-
t6nces MORALES LIEMUS en su casa various ami-
gos, recogi6 dinero contribuyendo 61 con una su-
ma mayor que la de ningun otro, constituy6se
un comit6, de que fue nombrado president, pa-
ra sostener siempre y dirigir la march del pe-
riodico, y el dia primero de Marzo de 1863 salio
El Siglo reorganizado y diciendo que comenza-
ba una nueva era para 61.
Aparecia a la cabeza de su redaccion el conde
de Pozos Dulces, cubano de conocidos antece-
dentes politicos, que habia tomado parte muy
principal en todos los movimientos anteriores,
que habia sido perseguido y desterrado por el
gobierno espahol y cuyo solo nombre daba al







-27-


peri6dico subido color de liberal y de cubano;
hombre en fin de inflamable corazon y ardiente
patriotism. El articulo-programa del nufmero
del primero de Marzo estaba escrito con mode-
racion y habilidad, indicando vagamente una
march future, y revelando mejor que estaba
hecho para poder pasar sin mutilacion por las
garras de la censura. Ofrecia apoyar al gobier-
no, declaracion que poco significaba para todo
el que supiese, que si intentaba 6 deseaba lo con-
trario, no se le permitiria ni aun siquiera darlo
a comprender; agregaba que seria el eco de las
verdaderas necesidades de Cuba, y aspiraria le-
galmente a la reform de los abusos. Salia a
luz, por consiguiente, sin declarar un sistema
politico concrete 6 detallado; pero bastaba en
las condiciones del pais para darle interest y no-
vedad el solo caracter de cubano, pues los otros
tres diaries politicos de la Habana eran, ademas
de espalioles, defensores declarados de una cosa
que llamaban "principio de autoridad," que,
como ficilmente se comprende, queria decir, sos-
tenedores de la sujecion de los naturales del sue-
lo de la isla y de la continuacion perp6tua del
poder en la casta privilegiada de los nacidos en
Espatia.
Sigui6 El Siglo trabajosamente su camino lu-
chando contra las veleidades de la censura, ejer-
cida siempre por funcionarios irresponsables
nombrados por el Capitan General (*); pero ce-
(*) Dulce lleg6 A nombrar para el cargo de censor A un cuba-







-28-


lebrado y aplaudido cada vez que lograba pasar
articulos, y aun frases sueltas, interpretadas co-
mo ataques 6 burlas sangrientas del gobierno.
No siempre lo hacia impunemente, y una vez lo
conden6 Dulce a estar muchos dias sin publicar-
se. Fu6ronse alarmando poco a poco los espa-
holes; y la tenacidad con que El Siglo denun-
ciaba y hostigaba, en nombre de la ley y de los
tratados vigentes, la trata de esclavos, practicada
aun impudentemente en Cuba, acab6 de encen-
der las iras y desencaden6 contra 61 una tempes-
tad, que lleg6 a su colmo en el mes de Marzo de
1865.

no, D. Pedro Fernandez de Castro, y esto solo llen6 de rabia A
los espafoles, que denunciaban su sofada parcialidad con el "Si
glo," y hasta llegaron A elevar esposiciones a la Reina contra Dul-
ce por ese motivo. El censor era sin embargo tan duro como
otro cualquiera. A nuestro juicio much mas, y h6 aqui por-
qu6. Publicaba en 1865 el autor de estas lines un peri6dico
literario, la "Revista del Pueblo," y tuvo que suspenderlo al
cabo de un afio, por no poder luchar contra el censor, que todo
se lo borraba 6 mutilaba. Tradujo una vez una poesia elegia-
ca y personalisima de Victor Hugo, A su hija muerta," publi-
cada en Paris, bajo el Imperio, cdn el titulo de "Trois ans
apres," en las Contemplaciones," y Castro borr6 varias estro-
fas en que el poeta cristiano se quejaba A Dios de su desgracia.
Otra vez rechaz6 un articulo sobre la pena de muerte, escrito
bajo un punto de vista abstract y filos6fico por D. Nicolas
Azcarate, con el pretesto de que no siendo la Revista" pe-
ri6dico politico, no habia prestado la fianza necesaria para pu-
blicar trabajos de filosofia, que en su concept eran lo mismo
que politicos. En Ambos casos se le hicieron presents al cen-
sor mil consideraciones, pero se mostr6 inexorable. Asi eran
todos.





-29-


Los dos principles periodicos de la Habana,
envidiosos de la importancia que habia adquiri-
do El Siglo, inquietos y disgustados por la cons-
tancia con que los refutaba y desenmascaraba a
cada paso, y espoleados por todo el partido es-
pafiol, que veia claramente cudn s6rio estorbo
era la simple existencia de un papel, que men-
cionase siquiera los escandalosos monopolies 6
inauditos privilegios de que gozaba,-determina-
ron atacar al 6rgano cubano sefialando, delatan-
do y acusando en 61 tendencies subversivas y
anti-espafiolas. Eran en esto mas l1gicos de
lo que ellos mismos imaginaban, y sin quererlo
confesaban que la defense de la justicia, por ti-
mida y abstract que fuese, era un ataque al
poder espahol en Cuba. Dulce no les dio al
principio todo el apoyo que Concha, por ejemplo,
no les habria negado; pero tampoco los contu-
vo, y ellos, fuertes con el auxilio de casi todos los
propietarios y comerciantes espafioles, siguieron
exagerando bajo los mas negros colors el anti-
espafiolismo de El Siglo, crime nefando, segun
decian, para el que la muerte misma era castigo
demasiado suave. El Diario de la Marina, di-
rigido por un hombre, que mostraba tener en
political el temperament de un Torquemada,
presenciaba espantado el silencio de El Siglo
ante sus furibundos ataques, y pedia a gritos
para sus redactores la hoopa ensangrentada de
los parricidas. La situation lleg6 a ser vio-
lentisima; el gobierno exigia, junto con los





-30-


otros, que El Siglo espusiese categ6ricamente
su profession de f6 y desmintiese la formidable
acusacion; seguir callado era confirmar la sen-
tencia de muerte pronunciada por el Diario, y
por delitos menores habian rodado muchas ca-
bezas en los patibulos de la isla.
Reuniose el comit6, que presidia MORALES Li-
Mus y determinaba la march del peri6dico en
los moments critics de aquella verdadera cam-
paiia; pero no habia lugar a deliberar; era for-
zoso contestar, decir claramente que eran espa-
ioles y conjurar la c6lera del gobierno, que sobre
todos venia rapidamente. Recibi6 el conde de
Pozos Dulces un voto de confianza, y se fijo el
siguiente dia para hacer la profession de f6. Era
el 24 de Marzo de 1865, y la declaratoria apare-
ci6 en un largo articulo, escrito con la corta d6sis
de energia que podia desplegarse en aquellas
circunstancias sin gravisimo peligro, confession
arrancada por la fuerza y de bien poco valor
por tanto; pero cubria las apariencias. "Es-
trafia acusacion" decia el articulo "la de que
SEl Siglo, que se agita por obtener para Cuba
"todos los atributos de provincia espafiola de
" que hoy carece, sea un periodico anti-espafiol;
"la de que El Siglo, que pide para Cuba repre-
" sentacion en las Cortes.... la de que El Siglo,
"que, en ciertas cuestiones en que estininteresa-
"dos el buen nombre y la honra de la Nacion
"espaiola, opina en el sentido de ese buen nom-
"bre y esa honra, sea un peri6dico anti-espa-





-81-


"?iol". "Todolo que es digno," agregaba,
"noble, elevado y moral en la nacionalidad es-
"pafiola encuentra en El Siglo un ardiente
"proclamador," cuyas palabras podrian hoy
repetirse todavia, y referirse lo mismo a la na-
cionalidad espahola que 6 cualquier otra del
mundo.
El articulo debia tener otros resultados mas im-
portantes. El Siglo no habia asumido hasta
ent6nces una march political bien definida, ha-
bia sido solo un periodico cubano, y desde ese
dia tuvo un objeto y una political. El deseo
que sienten los hombres honrados de ser conse-
cuentes aun con aquello mismo que han dicho
en moments azarosos, y la incertidumbre que
reinaba en las ideas de los cubanos mas promi-
nentes, hizo que aceptasen como una formula el
principio politico espresado en el articulo, y de
este modo, casi sin sentirlo, sin saberlo y sin es
perarlo, naci6 en Cuba un nuevo partido y una
nueva aspiracion. Llam6se re(i.tf --por-
que su objeto era obtener de Espaha la autono-
mia political de la isla bajo la bandera espahola
y el reconocimiento de todos sus derechos. Fu6,
como el partido anexionista, una simple agru-
pacion de personas, animadas algunas de diver-
sas y hasta opuestas esperanzas, y en el moment
se adhirieron i 61 otros muchos de los cubanos
cuyo inico deseo era iib a ,- i1.:1- a ore-
sion. Asi pareci6 desde iuego nuineroso y for-
midable, y pronto agit6 esa idea a casi toda la
isla.






-32 -


El partido espahiol, much mas compact por
minos numeroso, y con el pasado y el present
de su lado, comprendi6 que esa ansia repentina
de reforms liberals debia ser solo un pre-
testo en el corazon de muchos; pero como el
general Dulce consentia y aun parecia apro-
bar el movimiento, como los cubanos no hacian
mas que repetir lo que decian en Espahia algu-
nos hombres respetados, y lo que en un reciente
discurso habia espresado esplicitamente el gene-
ral Serrano en el Senado de la Nacion,-tuvo
que aceptar la lucha en ese terreno y oponerse con
energia i las reforms pedidas por El Siglo en
nombre del otro partido. MORALES L~MUS, que
era uno de los duefios principles del peri6dico,
president de su consejo directive, y al mismo
tiempo el hombre que ejercia en la Habana mas
estensa influencia personal, por su reputation de
abogado eminente, su conocida oposicion al go-
bierno y sus dotes de buen juicio y de rectitud,
se hall colocado a la cabeza de ese nuevo par-
tido, en cuyo nacimiento y bautismo parecia ha
ber tenido Pozos Dulces mas parte que ningun
otro.
Llamaron los espafioles desde el principio
hombres de mala f6 a cuantos se adhirieron a
esa evolucion political; y los sucesos posteriores
que levaron a la revolution i MORALES LE~US
v ti otros muchos, -irven para comprobar la ver-
dad de un cargo, que hubieran hecho de todos
modos. Si se mide la acusacion conform a una






-33-


escala estricta de moralidad, es necesario recono-
cer que era una ficcion la espresion de ese amor
a la nacion opresora, que articulaban los labios
de muchos, y que no podia ni debia residir en
sus corazones; y siempre es mal sano para
el alma un regimen de constant fingimiento;
pero no tendria tampoco la moral t6rminos bas-
tante fuertes para condenar el fin malvado que
pretendian los espahioles de Cuba: mantener san-
cionados por la fuerza de las bayonetas y por
un verdadero terror los moviles de la mas repug-
nante y sordida avaricia, continuar esplotando
la riqueza de un pais por medios tan criminals
como la trata de negros, la esclavitud elevada a
institution sacrosanta y perpetua, el silencio y
la mutilacion del alma de cuantos nacian en el
suelo maldito, blancos 6 negros, libres 6 escla-
vos. Todo lo que en Cuba era noble, generoso
y patri6tico, tenia que luchar contra ese hacina-
miento de monstruosidades; no se abria campo
franco para el combat, y era precise usar el
pretesto de las reforms para preparar y apre-
surar el advenimiento de la libertad y la in-
dependencia, la cual, tarde 6 temprano, por la
fuerza 6 por el derecho, por el empefio de sus
hijos 6 por el orden natural de las cosas, al fin
habia de llegar. Era un combat de la razon y
del derecho contra la sinrazon y la injusticia, y
el que pelea bajo aquella bandera no puede te-
ner en su contra tambien a la moral.
Sokbraba sagacidad en el talent de MORALES
*2






-84-


LiMus para dejar de comprender la desigualdad
de la lucha, y cudn dificil e improbable era que
el gobierno de Madrid cediese a las exigencias
de sibditos lejanos, cuyos intereses estaban en
abierta contradiccion con los de aquellos que, al
defender sus monopolies, defendian la esclavi-
tud y la tranquilidad de una colonia, ligada por
la fuerza a su metr6poli; conocia demasiado
bien la historic delo pasado, para no saber que,
resuelta Espala a no prepararse ni resignarse
jams a la perdida de sus uiltimas posesiones de
America, necesitaria siempre compensar la de-
bilidad material en que la ponia la gran distan-
cia aliandose estrechamente a la intolerancia de
sus hijos residents en ellas ; tenia, en fin, dema-
I siado present que los politicos considerados co-
mo acerrimos liberals en Espafia, habian sido
constantemente los mas irreconciliables enemi-
__gs de todo regimen liberal en Cuba. Adoran
todavia, y con razon, los espaioles la memorial
de aquel a quien llamaron divino Argfielles, au-
tor de la constitution del aio de 1812; y ese mis-
mo nombre represent para los cubanos el poli-
tico influence, que en 1837 hizo espulsar del con-
greso a los diputados de la isla, y que, llevando
la voz de su partido, el mas liberal y adelantado
de la epoca, lanz6 desde la tribune, sin remor-
dimiento y sin sonrojo, estas estraordinarias pa-
labras: "Si se dan derechos politicos a la isla
de Cuba, se declarara independiente; los dipu-
tados de las provincias de Ultramar emplearin







el element de libertad como un medio de ilhs-
tracion y de romper lo.; 'azo que ia.s unen d la
Metr6poli, "--palabras que parecen imposibles
en la boca del hombre mas liberal de Espafia y
de un admirador de la constitution inglesa, cin-
cuenta afios despues del reconocimiento de la
independencia de los Estados Unidos por la In-
glaterra, mas de sesenta despues de aquellos ad-
mirables y nobilisimos discursos de Chatham y
de Burke, que Argiielles debia conocer, al menos
como models de oratoria.
Todo esto sabia MORALES LEirus; y entr6, sin
embargo, en la lucha, como el inico campo en-
t6nces abierto, y porque si el resultado era cual
lo temia, serviria de iltimo desengano y justifi-
caria ante el mundo cualquier acto posterior de
desesperacion. Hubo, es verdad, no pocos cu-
banos que se abstuvieron escrupulosamente de
seguir el impulso general; pero convencidos de
que solo perdian los reformistas tiempo y
trabajo, y de que ninguna otra cosa mejor
podian ellos hacer, se abstuvieron de poner se-
rios obstaculos y se contentaron con ser testigos
escepticos y respetuosos de la filtima prueba.
El Siglo continue sus polemicas incomodado
por la censura y duramente atacado por los 6r-
ganos espaholes ; se escribieron y adornaron con
firmas numerosas varias esposiciones a la Reina,
al general Serrano y a otros, insistiendo en la pe-
ticion de reforms; y que, por de contado, pro-
vocaron esposiciones contrarias suscritas con
afan por los espafioles residents.






- 36-


Llego6 la Habana & fines de 1865 D. Eduardo
Asquerino, director del peri6dico de Madrid La
America, que con teson habia abogado por aque-
llas reforms, y acudia ent6nces a recoger el pre-
mio merecido de su predicacion en forma de sus-
criciones a su revista. Tomaronlo en el acto
los reformistas como pretesto de una manifesta-
cion political, prepararon un gran banquet, que
tuvo efecto el nueve de Diciembre, y asistieron
6 61 comisiones de diversos puntos de la isla, y
los hombres mas notables de la Habana mas 6
menos afiliados al partido, m6nos MORALES
LiMUS. Declare sentirse enfermo aquel dia,
como enfermo se sinti6 en Madrid la mafana en
que fueron los miembros de la Junta de Informa-
cion a besar la mano de Isabel Segunda; aque-
jabale en uno y otro caso el mismo mal, poca
aficion a esos actos pfblicos y ruidosos 6 irreso-
lucion caracteristica. El banquet fu6 una fies-
ta brillante. Pozos Dulces pronunci6, en pala-
bras aridas y descarnadas, el brindis principal,
"a las reforms political en las provincias ul-
tramarinas como base y garantia de union, como
punto de partida para todas las conquistas."
Era alli como en El Siglo el pontifice del parti-
do. Los demas siguieron el impulso, pero nin-
guno se mostr6 poseido de esas sl6idas convic-
ciones que no se pueden disimular, escepto uno,
Nicolas Azcarate, que, con frases elocuentes e
impregnadas de cierta amargura, revel6 ser tal
vez el finico decidido a tomar las reforms como






-37-


fin, no como medio, el finico resuelto & estarlas
pidiendo hasta el fin de su vida si no se las con-
cedian. Asquerino, en tanto, daba cuenta de-
los escelentes deseos que animaban al gobierno
de Madrid, y termino el festin en medio de vivas
y de aplausos.
Mientras se celebraba el convite, acercabase a
la Habana el vapor con el decreto del gobierno
de la metr6poli, esperado como el primer gran
paso en la via del cumplimiento de las prome-
sas. Public6se, y fue aun menos que el parto
de los montes ; una burla y un'sarcasmo. De-
claraba el ministry terminantemente en el pream-
bulo que no sabia qu6 hacerse en un pais don-
de aparecian los Animos tan divididos ; que si
llamaba diputados cubanos a las C6rtes, empe-
zaba por conceder una reform, y no estaba a ello
decidido todavia; con curiosa duplicidad confe-
saba luego, que no habia aun examinado con
serenidad y prudencia" los remedies mas pro-
pios de los males de Cuba, y puesto que no los
sabia, ni queria oirlos de boca de diputados a
C6rtes, disponia que fuesen a Madrid a contes-
tar preguntas "ante una junta autorizada y
competentt, veinte y dos comisionados elegi-
"dos por los Ayuntamientos de las dos islas;
"todos los Senadores que hoy las representan;
"las autoridades principles que las han gober-
"nado y las gobiernan, y un numero de perso-
nas igual al de los comisionados de los Ayun-
"tamientos, y escogidas por el Gobierno. Esto






-38- 4

bastaa, agregaba sarcasticamente el Ministro,
"para tender d las inmediatas exigencias de
"lo presente" Y era todo. En pleno afto de
1865 decia Espafia que era malo el regimen de
gobierno de ambas islas; y en vez de afanarse
por remediarlo y prevenir una catastrofe, daba
largas al asunto, promoviendo una junta cuya
mayoria nombraba el gobierno por su cuenta,
cuyos miembros carecerian de toda iniciativa,
responderian a puerta cerrada solo a lo que se
les preguntase, y que se disolveria despues sin
comprometerse el gobierno a ejecutar cosa algu-
na de cuanto se le pidiera. Asistirian & la far-
sa diez y seis comisionados cubanos, elegidos
conforme a una ley inicua de Ayuntamientos
por un numero reducidisimo de electores. Tal
fu6 el primer resultado de tantas y tan solemnes
promesas.
Hubo gran indignacion entire los reformistas,
y no faltaron quienes opinasen por la complete
abstencion, y no volver a pensar mas en refor-
mas political realizadas por el gobierno espafiol.
Pero la verdad era que el que pide se compro-
mete desde luego a admitir, y abandon el de-
recho de rehusar por mezquino lo que quieran
darle; y si ese movimiento reformista equivalia,
como pensaban, a un filtimo ensayo de paciencia,
debia continuarse hasta su tkrmino y no dar
muestra de poca calma dejando la lid a la pri-
mera contrariedad. MORALES LEMUS determi-
n6, pues, junto con todos, seguir hasta el fin el
camino comenzado.






-39-


El pr6ximo desenganio estaba a la vuelta de
laresignacion. La ley de Ayuntamientos que
regia en Cuba, determinaba un nimero muy
corto de electores, tomados entire los mayores
contribuyentes; pero como era en Cuba, y forzo-
samente habrian de resultar cubanos en su ma-
yoria, habia previsto el caso infalible de que
fuesen electos concejales los nacidos en la isla, y
no los advenedizos de la peninsula. Para evi-
tarlo disponia que se eligiese un numero double
del de cargos municipales vacantes, para
que el Capitan General designase entire los
electos quienes debian desempefarlos; pero
cada elector no votaba mas que por el numero
precise de vacantes, es decir, por la mitad de la
lista. De este modo se aseguraba un valor igual
al voto de la minoria de los peninsulares. Las
elecciones de comisionados para la junta de In-
formacion debian hacerse segun el mismo inge-
nioso sistema, pero como no habria ni lista do-
ble ni designacion arbitraria del Capitan Gene-
ral, pareciaimposible evitar que quedase como
minoria initial, el voto sagrado de los nacidos en
Europa. Nuevo mal que requeria nuevo reme-
dio. Dulce para aplicarlo orden6 un metodo
estraordinario de formacion de n6minas electo-
rales, quitando sin escrlpulo miembros a las
classes de contribuyentes donde los cubanos eran
mas numerosos, y agregandolos a la industrial y
comercio, en que predominaban los espafioles.
Ardid escandalosamente injusto, y Util solo en






-40-


la Habana, pues en el resto de la isla eran los
espanioles reducida minoria en todas las classes.
Fue, ademas, una felonia de Dulce hacia el par-
tido reformista a que se manifestaba adherido
en principio, y bast6 para desacreditarlo entire
los que fiaban de su rectitud y buenas inten-
ciones.
Los ayuntamientos de la Habana y Cardenas
protestaron, y dirigieron oficialmente sus obser-
vaciones & Dulce, quien las rechaz6 en una in-
solente comunicacion, y di6 luego cuenta al Go-
bierno Supremo de la audacia de esos protes-
tantes. El Gobierno Supremo contest en 13 de
Marzo de 1866 de esta manera: "Al mismo
"'tiempo hara V. E. entender a ese Ayuntamien-
to el desagrado con que ha visto Su Majestad
"el que se permitiesen y tolerasen actos tan
"contrarios a las leyes, y sin perjuicio de todo
"lo que definitivamente se resuelva, encarga
"muy especialmente Su Majestad que se impi-
"dan en lo sucesivo actos semejantes, aplicando
"rigorosamente las leyes." El proc6nsul ha-
bia sido menos duro que el Cesar, y la felonia
no fue, pues, de Dulce solo.
No parecian estos muy buenos auspicios para
cimentar la intima alianza entire Cuba y Espafia,
en que sofiaban algunos ; pero nadie revel6 pd-
blicamente su desanimacion. MORALES LiMUS
acept6, aunque con dificultad, el voto que le
ofrecieron inmediatamente los electores del dis-
trito de Remedios, donde era muy estimado y






-41 -


de cuya empresa de ferrocarril era president ;
y sin hacer esfuerzo alguno ni moverse de la Ha-
bana, fue elegido por gran mayoria el 25 de Mar-
zo de 1866, dia fijado para el escrutinio en toda
laisla. Un aio se cumplia esactamente ent6nces
de la aparicion del articulo de El Siglo, que
di6 nombre y ser al partido reformista; no por
supuesto a la idea de las reforms, de antema-
no propagada por muchos. De los catorce co-
misionados que, sin contar la capital, debian
elegir los catorce mas populosos distritos de la
isla, doce fueron cubanos distinguidos y conoci-
dos como liberals; y el mismo exiguo partido
peninsular tuvo, para triunfar en la Habana,
que presentar como candidates dos hombres po-
co hostiles a las reforms: el uno un espaiol
energico y de talent, que aterr6 & sus comiten-
tes por el modo como anatematiz6 la trata en la
junta, y que se retir6 despues sin querer tomar
parte en las discusiones political; y el otro un
antiguo abogado cubano, de grandes conoci-
mientos de derecho, y que se adhiri6 al grupo
reformista en muchas de sus contestaciones. (*)
Las elecciones fueron, pues, casi uninimes, y
quitaban al gobierno el pretesto de divisio-
nes de los animos. Calm6se pronto la agita-
cion, que no fu6 muy grande, y se prepararon
los nombrados a presentarse en Madrid el dia
que los llamaran.

(*) Don Antonio X. San Martin y Don Manuel de Armas.





-42-


V.

CONvoc6SELES para el 30 de Octubre. En el
interin habia ocurrido uno de los cambios de
ministerio que tan frecuentes eran en Espania;
la information dispuesta por el partido liberal
debia verificarse ante un ministry Moderado, y
este podia, pues, con mayor disculpa que los
otros, no hacer gran caso de lo que dijesen 6
aconsejasen los comisionados electos, cuyo libe-
ralismo era conocido de antemano. Principi6
el gobierno por llenar el nuimero de miembros
de la junta que le tocaba nombrar, superior en
conjunto al de los otros, con personas escogidas
cuidadosamente entire los enemigos declarados
de toda reform en Cuba y Puerto Rico, y de las
que habian suscrito las esposiciones del partido
espafiol intransigente contra toda alteracion del
regimen colonial. No se desanimaron los otros
a pesar de eso, porque, como ya dijimos, las
distinciones de los partidos de Espafia no eran
conocidas en America, y a media que habian
ido ocupando el poder, habian oprimido y sa-
queado todos las Antillas de identica manera.
Llego MORALES LENus y llegaron los demas
a Madrid; y el dia sefialado principiaron las se-
siones en un salon preparado al efecto en el Mi-
nisterio de Ultramar, donde todo debia ocurrir
en silencio y con las puertas cerradas, bajo es-
pecial prohibicion de que hubiese taquigrafos





- 43-


para copiar lo que se hablara, y de que se im-
primiese 6 publicase lo que se escribiera. A
este precio se les concedia el derecho de hablar
libremente. Era un consejo aulico en una mo-
narquia desp6tica. Ante los muros esteriores
de aquel edificio dedicado a los negocios "de
ultramar terminaba la Espafia liberal y parla-
mentaria de 1866; dentro de su recinto se guar-
daban aunlas tradiciones del Consejo de Indias
en tiempo de los reyes absolutos. Fuera la li-
bertad para Espaiia, dentro la tutela con mor-
dazas y grills para la America. Las reforms,
pensaban los ministros, para serlo de veras, han
de empezar por el statu quo y el aislamiento.
Debian ir los informants contestando por es-
crito los interrogatorios, a media que fuesen
presentandose, y lleg6 el primero, cuya pregun-
ta inicial era esta:-" Dada la imposibilidad
"de que en cada negrada haya un sacerdote
"encargado de la education y del cumplimien-
"to de los deberes religiosos de los esclavos,
"g convendria establecer misiones que peri6di-
"camente recorrieran las fincas, para tender a
" estos fines importantes sobre todos ? "; y esta
otra la final:-" i Sera admitida la inmigracion
"estranjera del mismo modo que la procedente
"de las provincias de la Peninsula ? En caso
negativeo ; que diferencias deberian establecer-
" se Es decir, se declaraba implicitamente co-
mo indefinida la duracion de la esclavitud, no
se deliberaba acerca de su abolicion, y se aplaza-






-44-


ba 6 suprimia la discussion de las reforms po-
liticas, que eran las principles, puesto que de-
bian comprender a las demas. Vi6 esto en el
acto MORALES LIMUS, crey6 llegado el filtimo
desengaflo y con 61 la hora de abandonar de una
vez la mascara de la ridicule representation.
Era el jefe reconocido de lamayoria de comisio-
. nados populares de Cuba y Puerto Rico, y al
leer el primer interrogatorio opin6 que redacta-
sen todos una protest y se retirasen en seguida.
De acuerdo con los demas, habl6, con suma vi-
veza y varias veces, en la session del 6 de No-
viembre, sosteniendo que el gobierno habia fal-
tado a lo ofrecido, y que era impossible llevar
adelante la information de esa manera. Pro-
metio el president que serian presentados los
otros interrogatorios; no se di6 MORALES LEMUS
por satisfecho con solo esas palabras, e iba ri-
pidamente la situation al punto donde debia co-
menzar la protest y la retirada. Repetia so-
lemnemente el president sus ofertas, e impre-
sionado por la tenacidad del orador, lleg6 a de-
cir que si se dejaba de preguntarles sobre algun
punto, quedaban desde ent6nces autorizados pa-
ra discutirlo. En situation tan critical perma-
necio torvo y callado un moment MORALES LE-
Mus; pero tom6 la palabra Don Nicolas Azc6rate,
comisionado electo de un distrito de Cuba, que
se distinguia por sus opinions liberals pero sin-
ceramente leales a Espafia, asi como por su elo-
cuencia llena de fuego ; dijo que era precise bus-






-45-


car un desenlace 6 aquella divergencia, y que
debia aceptarse como bastante la palabra empe-
i~ada formalmente por el president. El prop6-
sito de MORALES LlkMus tenia por element prin-
cipal la unanimidad, y quedaba, portanto, der-
ruido; se crey6 abandonado por sus compafieros
en el moment supremo y pens6 en retirarse 61
solo; pero,' ante las instancias afectuosas de
ellos mismos y el convencimiento de la inutili-
dad de un acto aislado, cedi6 y continue la fas-
tidiosa jornada.
Preparabanse para contestar ese primer inter-
rogatorio, cuando tres de los cuatro comisiona-
dos que representaban a la isla de Puerto Rico
pidieron resueltamente para su patria la aboli-
cion inmediata de la funesta esclavitud, con
"indemnizacion 6 sin ella, con reglamentacion
"del trabajo libre 6 sin ella, ganando asi para
su nombre y el de Puerto Rico gloria imperece-
dera y produciendo verdadero espanto en la
reunion. Todos los miembros del partido espa-
fiol pusieron el grito en las nubes, y declararon
despavoridos que era "peligroso por su sola
manifestacion, y atentatorio" el voto particular
de los tres honrados puerto-riquehos. Para los
cubanos era sobradamente conocido el doloroso
problema; declararon haber oido "con satis-
faccion" el voto particular, y estar dispuestos
a pedir tambien la abolicion del regimen de la
esclavitud, como lo hicieron despues en un hi-
bil y notable document, pero conforme a un







-46-


plan gradual y prudent que evitara violentas y
peligrosas conmociones. Todos eran abolicionis-
tas, pero eran ademas hombres moderados, pr6c-
ticos, reflexivos, y creyeron ser mas aceptos ellos
al gobierno y mas fructiferas sus peticiones, si
marcaban bien su caricter tranquilo y previsor y
no daban pretesto a quienes los quisiesen ila-
mar demagogos 6 locos, como se decia de los
puerto-riquefios. Son de eso responsables Uini-
camente ante su conciencia; el interest inmedia-
to de Cuba pedia solo ent6nces una emancipa-
cion gradual; pero es en nuestro concept una
debilidad aplicar remedies saves a males tan
horribles, y la esclavitud debia siempre apare-
cer ante ojos cubanos, como la deshonra de Es-
paia y la maldicion de Cuba. (*)
Continue la information, y continuaron los re-
presentantes mostrando su tino y conocimientos
especiales en multitud de reforms que pidie-
ron, como la cesacion absolute de la trata bajo

(*) Los tres diputados de Puerto Rico se llamaban Segundo
Ruiz B6lvis, Jos6 Julian Acosta y Francisco M. Quifones. Na-
da, por supuesto, consiguieron; y volvieron A su patria A ser
blanco de las iras de los espafioles, exi especial Ruiz, conside-
rado como el inspirador de los otros en esa question, por su ca-
ricter vigoroso 6 inquebrantable. Fueron perseguidos; Ruiz
se vi6 obligado A huir de Puerto Rico, y buscando un asilo en
la America del Sur y algun apoyo en favor de la revolution
de su pais, parti6 solo, triste y enfermo para el Pacifico. Una
dolencia cr6nica que padecia, se exacerb6 en el viaje; y por
falta de asistencia muri6 en pleno abandon en un hotel de
Valparaiso pocos dias despues de desembarcar, sin un amigo
que le cerrara los ojos.






-47-


las penas de la pirateria, la preparation de la
igualdad social, el fomento de la inmigracion y
radicales alteraciones econ6micas. En estas u1l-
timas fueron mas l6jos que en ninguna otra; tal
vez demasiado, pues aconsejaron un ensayo
nuevo en la practice, la supresion complete de
las aduanas y la sustitucion de toda contribu-
cion indirecta por un impuesto de seis por cien-
to sobre la renta liquid. Acababan de ocu-
parse de este punto, cuando ocurrio un nuevo
incident, que llam6 i MORALES LiMnuS a la bre-
cha y patentiz5 mejor que nada la falsia del go-
bierno.
Tenia en su poder el ministry de Ultramar el
interrogatorio economic, absuelto ya pox todos
en un solo informed, finico punto discutido en
que habian convenido los electos del pueblo y
del gobierno, sin divergencias ni distinction de
mayoria y minoria ; y segun el cual se proponian
dos planes completes, uno en la hipotesis de la
supresion de las aduanas, y otro en el supuesto
de su continuacion; pidiendo en el primer caso
la contribution direct del seis por ciento, y en el
segundo disminucion de derechos, simplificacion
de aranceles, etc, Con sorpresa general se leyo
al otro dia un decreto inserto en la Gaceta, con
fecha del doce de Febrero de 1867, que confirma-
ba la continuacion en Cuba de las aduanas, no
alteraba ni derechos ni aranceles, suprimia unas
cuantas contribuciones indirectas, y establecia
un nuevo impuesto de diez por ciento de la ren-





-48-


ta. Hacia algo peor todavia: daba a entender
el ministry, tortuosa pero intencionadamente en
el preambulo del decreto, que ordenaba esa es-
candalosa y opresora variacion, de acuerdo con
los comisionados elegidos por el pueblo de Cuba
y reunidos en Madrid. Sin cuidado alguno des-
cubria, por consiguiente, el gobierno, ante la
junta aun constituida, su prop6sito, no solo de
no tender a sus consejos, sino de rechazarlos
con el maximo desprecio, y el perverse designio
de desacreditar y burlar a los representantes
haciendo recaer injustamente sore ellos la odio-
sidad del abrumante decreto. Cuando los co-
misionados lo leyeron, estaba ya en camino para
Cuba, llego alli aun Antes de que tuviesen tiem-
po de protestar; el pueblo cubano no imagine
que pudiese el gobierno mentir tan osadamente,
y maldijo la ineptitude 6 indiscrecion de sus di-
putados.
MORALES LiMus protest energicamente, pre-
sent6 una estensa mocion repleta de datos y
cuadros estadisticos, para que se nombrase
una comision que pidiese al ministry la sus-
pension por tel6grafo del decreto; para que
en caso contrario se ordenasen las reformas.acon-
sejadas sobre derechos, aranceles, etc., y se au-
torizase la publication del informed econ6mico
que ellos habian presentado. Form6 parte de la
comision que se nombr6, la cual en vano trat6
de acercarse al ministry, pues se abstuvo de
recibirla bajo frivolos pretestos, y encarg6 a un






-49--


sub-secretario de hacerle mil promesas y no ce-
der ni cejar una linea. Tampoco permiti6 ni en-
t6nces, ni luego, ni nunca, la publication pedi-
da. Era un plan preconcebido y resuelto, ejem-
plo insigne de doblez.
Faltaba solo por absolver el interrogatorio po-
litico, de lo cual fu6 encargado MORALES L~MUS,
y present un plan habilisimo y complete, que
aseguraba a Cuba una complete autonomia bajo
los principios mas liberals. Sin olvidar la or-
ganizacion de los municipios en Inglaterra y los
Estados Unidos, estudio con much cuidado las
antiguas ordenanzas municipales de Espafia, en
los tiempos en que la mano de hierro de Car-
los V y sus sucesores aun no las habia ahogado ;
construyo un admirable sistema, lo menos anti-
pitico possible a los instintos del caricter espa-
jiol, y lo trazo con todos sus detalles. Es una
verdadera constitution political que revela en su
autor grandes dotes de organizador civil. Mos-
tro inequivocamente que ese era su terreno,
y que si la suerte no lo hubiera hecho nacer en
un suelo esclavo, si hubiera vivido 6 en otro
tiempo 6 en otro pais, habria ocupado con brillo
un alto puesto entire los legisladores de su patria.
Cuba sentirA sobre todo la p6rdida de MORALES
LiMus el dia en que logre ser duefio de sus
destinos; pero es indudable que si Espafa hu-
biera querido 6 podido aplicar el plan que 61
tan minuciosamente le indico, la hora inevitable
de la separacion de Cuba hubiera llegado un poco
3






-50-


mas tarde, y alfin se hubiera consumado sin des-
garramiento y sin dafo profundo de ninguna de
las dos. Mas era initial esperarlo; los caracteres
nacionales no se improvisan, y Espafa tenia el
que le habian formado tres siglos de posesion
por medio de la fuerza de un continent entero.
Lo habia perdido, es verdad, pero con tan poco
fruto, que muchos de sus hombres ilustrados
pensaban todavia que las libertades de 1808 ha-
bian producido las rebeliones americanas. La
coincidencia convertida en relacion de causa y
efecto, antiquisimo sofisma que tiene su nombre
en las escuelas.
cLa base del plan era, como hemos dicho, la
complete autonomia de Ambas islas. Varios de
los comisionados deseaban en, las Cortes de la
nacion diputados americanos, y MORALES LiMus
no compartia ese deseo; pero ansioso de que
ese solo punto, a que daba reducida importan-
cia, no hiciese dividir el grupo de reformistas,
acept6 la idea, y sin variar en nada su proyecto
primitive, pusole la afadidura de esa represen-
tacion en las Cortes, para que Cuba y Puerto
Rico tuviesen voto tambien en las cuestiones
generals de la nation. Era una verdadera ania-
didura, una superfetacion, como dicen los medi-
cos; pues Cuba, bajo aquel nuevo modo de ser,
resolveria en su propio suelo cuanto pudiera in-
teresarle, y en casos de guerra i otros de esa es-
pecie poco significaria el voto de sus escasos re-
p resentantes en Madrid. Valdria sin duda la






-51 -


pena el recorder y consignar aqui en estracto
ese informed, pero como las circunstancias bajo
que naci6 y la resolution invencible del gobier-
no de no atenderlo, lo convirtieron desde luego
en pura ut6pia, dejemoslo donde estA, (*) y acu-
dan alli los que quieran convencerse del jnicio
y tino de MORALES LiMus en esas cuestiones.
Despues de esto presentaron los comisionados,
sin que el gobierno se lo pidiera, un ingenioso
proyecto de emancipacion gradual de los escla-
vos, estensamente esplicado en una memorial, cu-
yas primeras paginas son una pintura magistral
de los horrores de la esclavitud, y quedaba ter-
minada la ingrata area para que habian sido
l1amados. El 27 de Abril de 1867 tuvo lugar la
iltima session, que fu6 una comedia y cerr6 dig-
namente la information. Dieronse en ella las
gracias a todo el mundo; al president por su
cortesia y "afecto paternal" ; los secretaries
por su eficacia: propusolas Azcirate y las apo-
yaron los demas. El ministry de Ultramar, que
no habia vuelto al salon desde la session inaugu-
ral, se present tambien, di6 igualmente las gra-
cias a todos, y aunque no las recibio, prometi6
ardientemente "llegar hasta el fin" en su mar-
cha reformadora. Corri6se la cortina y termin6
la representation.
Fue naturalmente uno de aquellos actos en
(*) Imprimi6se subrepticiamente luego en la Habana, junto
con todos los demas trabajos de la information, y son dos vo-
1 fmenes de mas de trescientas pfginas cada uno.






-52-


que desempeiia la hipocresia el mas prominent
papel ; pero la position de ambas parties era esen-
cialmente diverse. Los comisionados habian ido
a Madrid animados del mejor deseo, se esforza-
ron cuanto pudieron y sus informes son tan
s6lid'os como brillantes; nada aconsejaron que
no les inspirara el interest que era su deber,
el bienestar de Cuba; mostraron un patriotism
purisimo y un cabal conocimiento de las cosas.
Seria, pues, injusto considerar sutilmente como
mala f6 el tacto y la prudencia, que exigia la po-
sicion official en que se hallaban, cuando lo que
se ve, lo que resalta, lo que sobresale en toda
la information, es la mala f6 del gobierno. Los
llamo para cumplir del modo mas minimo posi-
ble el miller de promesas solemnes que habia
hecho, se comprometi6 solo a oir, los abrum6
nombrando para la junta un nfimero mayor de
miembros decididamente hostiles a todas suspre-
tensiones, y despues no atendi6 a sus informes,
ni aun en aquellas cuestiones econ6micas en que
lograron unos y otros ponerse de acuerdo. Las
sesiones concluyeron en Abril de 1867, y el par-
tido Moderado continue en el poder hasta que
fu6 derribado el trono de Isabel II en Setiembre
de 1868; en esos diez y ocho meses, no solo ni
siquiera intent probar una de las reforms pe-
didas, sino que mand6 por segunda vez a gober-
nar la isla un general reaccionario, que revisti6
con mayores facultades que a sus antecesores,
autoriz6 a crear consejos de guerra para delitos






-53-


comunes en plena paz, a reforzar las trabas de
la imprenta, y oprimir mas y mas al pueblo cu-
bano. He ahi lo que hizo fria y deliberadamente
el gobierno esp:afol despues de haber oido estas
amargas y'prof6ticas palabras de MORALES Li-
MUS al final de su informed: Si tuviesemos la des-
"gracia de ver desatendidas las justas aspiracio-
"nes de nuestras projincias, y torcidamente in-
"terpretada y calificada nuestra patri6tica soli-
" citud, lo sentiremos profundamente, no ya por
' nosotros mismos, sino porque asi se retardara el
"bienestar de aquellos paises, con perjuicio de la
grann nacionalidad a que pertenecen; y como
"miembros de ella deploraremos que por tal mo-
"tivo, vengan tal vez los hechos a demostrar
"que hubiera sido mas convenient examiner
"nuestras respuestas -con minos prevencio-
Snes (*)
Tambien el veteran reformista, Jose Antonio
Saco, que habia vivido siempre en el destierro
6 en la emigracion, por haber sido uno de los cu-
banos espulsados en 1837 del congress espafiol,
consign estas otras, no menos esplicitas, en un
voto particular: "Contra el regimen actual mu-
(*) Firman esas palabras, ademas de MORALES LUMus, los
Sres. Manuel de Armas, Jos6 Antonio Saco, Calisto Bernal, Jose
Antonio Echeverria, conde de Pozos Dulces, Jos6 M. Angulo y
Heredia, Tomas Terry, Nicolas Azcrate, Manuel de Ortega,
Agustin Camejo, Antonio Rodriguez Ojea, y los tres de Puerto
Rico; es decir, doce de los catorce cubanos electos por el pue-
blo, que estaban ent6nces presents. De ellos, siete i ocho no
estAn hoy en Cuba.






-54-


"cho he clamado desde mi primera juventud,
"pero ya nada dire, porque si se pretend man-
"tenerlo, tanto peor para sus partidarios, pues
"recogeran, y no en lejano dia, el amargo fruto
"que semejantes instituciones produciran." Lo
que despues ha sucedido demostr6 la verdad de
esas palabras; pero el gobierno era sordo, y ade-
mas esta vez se tupio los oidos.
No quedaba ya cosa alguna que los detuviese
en Madrid. Por un resto de escrupulosa labo-
riosidad, dej6 todavia MORALES LiMUS al minis-
tro una nota particular en que le indicaba cier-
tas reforms titles y necesarias en ramos de
detalle; sali6 en seguida de Espaha, donde habia
estado ent6nces por primer y fnica vez de su
vida, y parti6 para Cuba a contar a sus amigos,
en presencia ya del resultado, la triste historic
de su peregrinacion. (*)
(*) Quedironse en Madrid dos de los comisionados reformis-
tas, Azcrate, y D. Antonio R. Ojea, que habia brillado en las
sesiones de la Junta por su ficil y elegant palabra. Saco y
Bernal continuaron en su voluntaria espatriacion. Pozos Dul-
ces volvi6 desconsolado, sigui6 en la Habana despues de co-
menzada la insurreccion, el gobierno se empefi6 en acabarlo de
desprestigiar, nombrindolo nada minos que c6mplice en el es-
candaloso embargo de las propiedades de millares de cubanos;
acept6 un moment por debilidad, pero ha emprendido ya otra
vez el camino del destierro, no nuevo para Bl. Viven hoy per-
seguidos y emigrados en Nueva York los Sefores A. F.
Bramosio, A. Camejo y J. A. Echeverria, autor del informed final
sobre la abolicion. Bramosio estA condenado A muerte. Mo-
RALES LUMUS ha sido condenado en la Habana, despues de su
fallecimiento, A la p&rdida de todos sus bienes; su familiar, pues,
ha heredado el odio de los espafioles.









VI.

Fut muy celebrada su legada a la Habana,
y vapores engalanados y miusicas acudieron L
recibir el buque en que venia; pero tuvieron sus
amigos que disfrazar la idea political de la recep-
cion, haciendola aparecer en honor de la fusion
de dos grandes compafiias de ferrocarriles de la
Habana, suceso de que era MORALES LEMUS ar-
diente defensor y que estaba ent6nces a punto
de consumarse. Volvio aparentemente tran-
quilo, como despues del fracaso de 1855, a
sus trabajos de abogado; pero la situation era
muy distinta. El iltimo desengaio buscado
estaba recibido. Importaba hacer algo, y el
estado del pals manifestaba sintomas inequivo-
cos de inquietud y de pr6xima borrasca. La
nueva ley de contribuciones, contra la cual tan-
to habian protestado todos en Madrid, se apli-
caba con rigor y producia en la isla un descon-
tento general. Muchos no podian pagar sin
arruinarse el crecido impuesto, todos lo satisfa-
cian con rabia 6 con disgusto; y sin embargo
esa ley, a pesar de su monstruosa'injusticia, era
la finica, de cuantas se promulgaron en Cuba,
que perjudicaba por igual a espafioles y cuba-
nos. Es verdad que aquellos al cumplirla que-
daban con el consuelo de que era un beneficio
para la peninsula,- donde tenian sus families y


- 55 -






-56-


parientes, y una mina para el gobierno de que
formaban parte integrante. No por eso dejaron
de combatirla sin cesar; y apenas los accidents
de la gran insurreccion cubana comenzada en
1868 pusieron el poder y la fuerza en manos de
esos peninsulares armados, conocidos hoy, den-
tro y fuera de la isla, con el nombre de volunta-
rios, resolvieron abolirla. Mi6ntras escribimos
esto, rige en Cuba otra vez el antiguo sistema de
diezmos y alcabalas, tal como se aplicaba antes
del famoso decreto de Febrero de 1867.
El Siglo sigui6 publicandose, Pozos Dulces
continue dirigi6ndolo algun tiempo mas, y MO-
RALES LEMus presidiendo el comity de superin-
tendencia; pero era ya un cuerpo sin alma y el
antiguo program habia dejado de existir. Si-
gui6, pues, sin ruido y con escasa influencia;
MORALES LiMus quiso mas tarde aprovechar
sus antiguos medios de propaganda, y en 1868
hizo que, con el pretesto de visitar sus agen-
cias de la isla, recorriesen various a su costa el
pais, para ponerse en contact con los hombres
principles de cada demarcacion y observer el
rumbo que llevaban las cosas, hacia la ya nece-
saria 6 inevitable insurreccion general, que se
veia venir. Cuando estallo esta inesperadamen-
te en Octubre de ese afio, en los distritos de
Manzanillo y Bayamo, continue aun aparecien-
do El Siglo, aunque con otro nombre, por poco
tiempo ; y cerr6se de una vez en Diciembre, al
acercarse el general Dulce a las playas de la is-






-57-


la. El antiguo 6rgano reformista debia, para
ser consigo mismo consecuente, acoger con jibi-
lo la vuelta del gobernador, que traia esta vez
algunas de las tan prometidas reforms de 1865.
Pero era demasiado tarde, se habia ido dema-
siado lejos, y el peri6dico, en desacuerdo ya
con el pais, que sentia y pensaba de otro modo,
debia morir. Asi lo hizo sin ruido y oscura-
mente.
No es precise grande esfuerzo para compren-
der cuan agitados e indignados estarian los ani-
mos en la isla, durante el aio y medio de apa-
rente calma que precedi6 a la revolution armada.
Nada tuvieron que esplicar los comisionados al
volver ; en sus rostros venia pintada la inutilidad
del esfuerzo realizado, y el pals mas oprimido
que nunca no necesitaba en palabras incentive
a su disgusto. El general D. Francisco Lersun-
di gobernaba la isla mas militarmente que nin-
guno de sus predecesores, y lo mostraban, no
solo los consejos de guerra en permanencia y el
tirinico sistema de impuestos, sino tambien la
brusquedad de su caricter personal, de sus ac-
tos y sus palabras. La isla fivia constantemen-
te en la situation de un pais ocupado por un
ejercito enemigo, los soldados imperaban y los
ciudadanos debian solo satisfacer las crecidas
contribuciones. Fue un anio y medio de cons-
piraciones; el sentimiento hostile contra el opre-
sor era y debia ser unanime; nadie necesitaba
propagar ideas political, porque todos estaban
*3





-58-


de acuerdo en lo insoportable del present, en
que no habia esperanza de variacion, y en que
solo quedaba el antiguo recurso de los despoja-
dos, spoliatis arma supersunt. Es curioso
pensar que sucedia mientras tanto en Espaia
algo semejante en la apariencia. Dos revolncio-
nes paralelamente preparadas, sm rasgo algu-
no de contact y sin tener la una noticia de la
otra, llegaron casi al mismo tiempo a su punto
de esplosion.i Solo, por supuesto, en la coinci-
dencia. exist semejanza entire la insurreccion
espafiola, que en un mes triunf6, echando al sue-
lo un trono secular; y la revolution cubana que
fue el levantamiento de un pueblo oprimido por
una nacion, un acto desesperado en muchos y
un suceso necesario, fatal en todo el pais; un mo-
vimiento, en que ni la ambicion personal ni otras
pasiones individuals tomaron parte, en que to-
do nacia de ese amor desinteresado de la patria
y la libertad, que arrastra a los hombres & la lid
como un vertigo de fuego, sin darles tiempo a
pensar si son mas fuertes los enemigos y si estA
mas pr6xima en su camino la muerte que la
victoria.
Cualesquiera que sean los resultados ulterio-
res de la revolution de Espaia, aun admitien-
do que inicie realmente una nueva era de su
historic, y la lleve algun dia a ocupar en la civi-
lizacion general del mundo un puesto no tan
infimo cual el que ent6nces tenia, es indudable
' innegable que, desde su principio hasta su ri-







pido y decisive triunfo, no fue mas que una in-
surreccion military. Oficiales generals de la
mas alta graduacion fueron poco a poco reu-
niendose y conspirando contra el orden de cosas
existente, mas 6 menos movidos todos por desa-
brimientos personales, y alejados para siempre
del lado de Isabel Segunda; la esperanza del
ascenso en los militares y de la fortune en los
demas, agrup6 a muchos en torno de esos jefes
conocidos y respetados por su valor y pericia
guerrera, y en pocos meses casi todo el ejercito
regular de Espafa, y los politicos de los parti-
dos arrojados del poder, se hallaron afiliados y
envueltos en una gran conspiracion. El dia en
que estall6, triunfo, el pueblo permaneci6 inm6-
bil, casi indiferente, y el gobierno, sin tropas de
que disponer, apenas pudo resistir y cay6 igno-
miniosamente.
i Cuan diferente la revolution cubana Es-
tall6 en un estremo de la isla, y el rest del pais
supo al mismo tiempo que el gobierno espafiol
la notioia inesperada. Se habian levantado
ciento veinte hombres, abogados, medicos, pro-
pietarios, literatos, labriegos, ignorantes del
manejo de las armas y de las cosas de la guerra,
muy pocos con fusiles, con escopetas de caza y
pistolas de lujo muchos, con solo armas blan-
cas los demas. No parecian capaces de resistir
una semana al ejercito regular que guarnecia
aquellos distritos, y el nombre del jefe atrevido
que habia pronunciado el grito de independen-


-59-






-60-


cia, sonaba por primera vez en los oidos de la
inmensa mayoria de sus compatriotas; pero lo
que faltaba en concerto y preparation anterior,
era compensado por la justicia de la causa y la
unanimidad del sentimiento que une a los hijos
de un suelo esclavo contra el enemigo comun,
contra el opresor de todos. Otros distritos de
la isla oyeron el grito de libertad proferido por
C6spedes en Yara, y lojuzgaron suficiente pre-
paracion. No podian dejar solos a esos hom-
bres, que decian en alta voz y afrontando la
muerte, lo que el corazon de cada uno repetia
sin cesar. Circul6 por la isla una corriente el6c-
trica irresistible, y en tres 6 cuatro meses, a des-
pecho de ffinebres profecias y mil tramas enga-
hiosas tendidas por el gobierno, el resto del de-
partamento oriental, y el Camagiiey, y los po-
blados distritos del centro de la isla secundaron
el movimiento y salieron al campo. Salieron al
campo, es la palabra ; no todos empufiaron las
armas, porque no las habia, porque eran novi-
cios en el arte de conspirar, porque habian pre-
cipitado sus proyectos ; comenzo ent6nces ver-
daderamente en Cuba una era nueva, la era de
sangre y fuego, que en la historic de los pueblos
precede siempre a su regeneracion.
Pero no anticipemos los sucesos. La situa-
cion especial de la isla, con una capital de dos-
cientos mil habitantes y sin ninguna otra ciu-
dad que llegase a cuarenta mil, daba por re-
sultado que fuese en la Habana, ciudad de.mu-






-61-


cho trAfico, fuerte y numeroso el element es-
pafiol, ast como era d6bil y escaso en el resto del
pais. Si alguna revolution popular debia sur-
gir con exito probable, seria en los distritos mas
distantes de la capital; en ellos el sistema tribu-
tario era mas oneroso y dificil de cumplir, los
espafioles en reducido numero, la esperanza de
vencerlos mas ficil de alimentar, y mas intole-
rable el despotismo del pequefio cacique military,
gobernador omnipotente de cada distrito, sin
otras dotes de gobierno que las que le infundie-
ra un grado de capitan 6 coma'ndante, ganado
en la guerra 6 en el cuartel. Asi, se unian y
preparaban ya en ellos los cubanos para la in-
surreccion, cuando apenas unas cuantas perso-
nas en la Habana lo sabian.
A mediados de 1868 tenian constituidas mu-
chas ciudades de la isla juntas secrets para
preparar la lucha por la independencia; las 16-
gias masonicas, que en algunos puntos se com-
ponian de cubanos casi esclusivamente, sirvie-
ron de nucleo ; y como la aspiracion era identica,
comenz6se a agitar la question political en mu-
chos lugares al mismo tiempo. Pero el acuerdo
era indispensable, y los distritos en que la or-
ganizacion secret estaba mas adelantada fueron
los primeros en intentarlo. El gobierno espa-
i1ol, convencido de la paciencia inagotable de
un pais a quien veia soportar callado tantas
afrentas y esacciones, suponia la isla en comple-
ta calma ; el general Lersundi vivia entregado a






--62-


un escandaloso libertinaje en la Habana, rodea-
do de gente alegre y divertida, e ignoraba que
el dia 3 de Agosto de 1868 estaban reunidos en
una finca de la jurisdiccion de las Tunas, nom-
brada Jesus Maria, diputados de cinco distritos,
Holguin, Bayamo, Manzanillo, Las Tunas y Ca-
magfiey, acordando las bases de un plan de in-
surreccion. Diez miembros compusieron esa
junta memorable (*); con ella puede decirse que
empieza la revolution de Cuba. Unanimes los
diez patriots en ofrecer, en su nombre y en el
de otros muchos, sus vidas y fortune para la in-
dependencia del pais, fijaron un dia para el le-
vantamiento, cinco meses posterior a aquel en
que se reunian, es decir, el tres de Enero de
1869. Sus comitentes aprobaron el plazo mar-
cado y todos comenzaron la noble tarea. En-
viaronse emisarios & los otros distritos, colect6-
se dinero, fueronse comprando armas, aunque en
pequehas partidas para no despertar sospechas,
y distingui6se ent6nces entire todos Francisco
Aguilera, jefe del movimiento en el Bayamo,
que puso en venta una de sus mas valiosas pro-
piedades y dedic6 el product a la revolution.
El tiempo fijado no era muy largo, apenas bas-
taba para cuanto habia que hacer; circunstan-
cias imprevistas lo abreviaron por desgracia, y
la hora decisive lleg6 sin estar acopiados los re-
(*) Eran CArlos Manuel de CUspedes, Salvador Cisneros, Vi
center Garcia, Pedro Figueredo, Francisco Aguilera, Carlos Mo-
la, Francisco Maceo, y tres mas.






-63-


cursos ni estrechado el lazo de union por toda
la isla.
Carlos Manuel de Cespedes estaba a la cabeza
de la conspiracion en Manzanillo; era un abo-
gado de gran prestigio, que habia nacido y vi-
vido siempre en aquellos distritos, y ejercia en
ellos estensa y merecida influencia. Despleg6
suma actividad desde el principio ; la conjura-
cion adelant6 much en poco tiempo, y llegaron
a escitarse vehementes sospechas de su existen-
cia entire las autoridades espafolas. Todo corrma
peligro de perderse si se retardaba, y de acuerdo
con Aguilera crey6 Cespedes necesario lanzarse
a la lid el 14 de Octnbre. Ni aun pudo aguar-
dar hasta ese dia; quiso anticiparse A la accion
del gobierno, y habiendo llegado en esos mo-
mentos a sus oidos la noticia del destronamien-
to de Isabel Segunda y el principio de una nueva
guerra civil en Espaha, juzgo oportuna la oca-
sion, reunion los conjurados en una finca suya,
la Demajagua, en Yara, y el 10 de Octubre dio
el grito de independencia. El primer encuentro
fue una derrota, se sostuvieron un moment
contra un destacamento de soldados espaholes,
y se desbandaron. Pero Aguilera habia sabido
la accion de C6spedes del diez; reuni6 en el acto
hombres y las pocas armas que tenia, sali6 al
encuentro de los otros, y Cespedes se hall a los
tres dias al frente de dos mil cubanos, con los
cuales march sobre Bayamo, y entr6 en la ciu-
dad proclamando la independencia de la isla de
Cuba.






-04-


El mismo dia 10 de Octubre declare el gober-
nador de Manzanillo en estado de sitio la juris-
diccion. El 11 declare el brigadier Mena "en
estado escepcional" el Camagiiey, y el 12 anun-
cio el general Ravenet en Santiago de Cuba el
pronunciamiento de Yara, declarando el 17 en
estado de sitio todo el departamento oriental.
El primer impulso repercuti6, pues, en pocas
horas a muchas leguas de distancia; las autori.
dades se lenaron de susto y no perdieron tiem-
po para advertir que los rebeldes eran un pu-
"hado de hombres que habiendo dilapidado su
fortunea en el vicio, solo en actos vandalicos
"pudieran su pereza y malos instintos procurar
"recuperarla" (*)-palabras que contienen en
germen todos los horrores de la represion. Lla-
mar vandalos & los que el 12 de Octubre no ha-
bian hecho mas que proferir un grito de liber-
tad, es prepararse para ponerlos fuera de la ley
y fijar precio a su cabeza. Puerto Principe oy6
con sorpresa las nuevas de Yara y de Bayamo,
y aunque resuelto a pelear por la independen-
cia, ignoraba la verdad de lo ocurrido, y si el mo-
vimiento iniciado era el mismo convenido en el
mes de Agosto en Jesus Maria. La incertidum-
bre aumentaba aun mas en el resto de la isla.
El gobierno ocult6 6 disfraz6 cuanto pudo las
noticias; los primeros rumors decian que era
un movimiento puramente local del Bayamo y
(*) Palabras del general Ravenet en su alocucion fechada en
Santiago de Cuba el 12 de Octubre de 1868.






-65-


Manzanillo, producido por el insoportable siste-
ma tributario; susurros pavorosos advirtieron
luego que era una insurreccion de negros escla-
vos, y esta version lleg6 a estenderse mas que
las otras, robustecida hasta cierto punto por la
libertad que dieron Cespedes y Aguilera a sus
esclavos, que se alistaron todos gustosos al lado
de sus antiguos sefiores. Mas tarde creyose ca-
si universalmente, aunque por corto tiempo,
que era un movimiento liberal, semejante al de
Espafia y encaminado al mismo fin. Compren-
dese por todo esto que la confusion no podia
ser mayor.
Pero habia en la Habana alguien mas perple-
jo y vacilante que todos, aunque los sucesos de
la isla eran quizas los que menos le preocupa-
ban. El general Lersundi pertenecia en Espa-
hia al partido "moderado" ; era natural de las
provincias vascongadas, foco de lo que alli se lla-
ma "carlismo, es decir, de la reaction monir-
quico-absoluta en nombre de los Borbones de la
rama masculina; los prohombres de este parti-
do contaban a Lersundi como uno de sus futu-
ros adherentes, aunque, como tantos otros des-
pues del c6lebre convenio de Vergara, estaba
aparentemente al lado de Isabel Segunda. Ler-
sundi detestaba cordialmente A Prim, a Serrano
y a todos losjefes liberals del alzamiento; esta-
ba resuelto a no abrazar los principios procla-
mados en Espafia, ni aceptar la revolution
triunfante. No supo distinguir al principio en-






-66-

tre la revolution cubana y la espafiola, y tan
dispuesto por tanto se sentia a combatir la una
como la otra. Si el grito de Yara era contra
Espafia, debia tratar de sofocarlo; si era contra
el trono de los Borbones y al unisono con el de
la metr6poli, de ningun modo queria tolerar
que bajo su mando se injuriase a la "noble Se-
fora, hija de tantos reyes", y se celebrase con
victories y aplausos su destronamiento. Tal era
su determination; pero como en eso mismo se
oponia al gobierno ya establecido en Madrid y
que era su inmediato superior, de ahi sus irre-
soluciones y su ira contra los sublevados del
Oriente de Cuba. A la primer noticia de lo
ocurrido el diez de Octubre, dirigi6 al Coman-
dante general Ravenet, quien lo public en el
diario official, este caracteristico tel6grama: La
"isla de Cuba es de Espafa, made quien man-
"de en la Peninsula, y para Espaia es precise
"defenderla y conservarla, cueste lo que cues-
" te, "6 traduciendo, que Cuba era una sierva, y
los siervos no discuten los actos de sus amos, sino
aceptan simplemente la sierte que les deparan.
Dias despues, el 23 de Octubre, ante muchas
personas notables de la Habana, congregadas
en su palacio y pidiendole la promulgacion en
Cuba de lo decretado para Espaia, es decir, la
libertad de imprenta y de reunion, el fin de la
dinastia borb6nica, y su adhesion ostensible a
las reforms consumadas en Espafia, dijo en
son de vituperio, que eso mismo pedian los su-





-67-


blevados de Yara y que no acertaba a compren-
der c6mo habia quien se atreviera a repetirlo
en su presencia. Mas tarde, por supuesto, se
convenci6 de que la rebellion de la isla no tenia
mas objeto que su independencia, y no hall
motive de arrepentirse del relative vigor con
que la habia combatido y mandado combatir;
pero como estaba a punto de entregar el puesto
a uno de los jefes que habian dirigido el movi-
miento de la Peninsula que l1 tanto detestaba;
como sabia que no quedaba en aquel moment
mas porvenir que el destierro 6 la oscuridad a
los que profesaban sus ideas political, se enco-
gi6 de hombros con cierta maligna satisfaccion
al calcular la pesada carga que Dulce se echaba
a cuestas al 11egar a Cuba.
Los habaneros tampoco sabian que hacerse.
Eran sabedores del triunfo de la revolution es-
pafiola, de la fuga de la reina y del nuevo 6rden
de cosas, todo lo cual habian oido con mas es-
traieza que regocijo; pero el asombro se aumen-
taba al ver que Lersundi ignoraba 6 fingia ig-
norar lo que era pfiblico, que en pleno Octubre
celebraba besamanos y fiestas de corte en nom-
bre de Isabel Segunda, que disponia termi-
nantemente que siguiesen tomandose todos
los juramentos en Universidades y Tribunales
en su mismo nombre; y opinaron que seria ven-
tajoso ejercer presion sobre el angustiado Capi-
tan General, 6 instigarlo a pronunciarse. Creian
tambien que los cubanos de Oriente habian to-






-68-


mado por pretesto el program de Cidiz, y pen-
saron hacer acto de conspiracion y favorecer la
causa de sus hermanos presentandose a Lersun-
di y pidiendole la promulgacion de las nuevas
libertades. Esta fu6 la junta memorable del
23 de Octubre; Lersundi los trath en ella con
rudeza de soldado, los interrumpi6 cuando ha-
blaban, les dijo, con acento airado y gestos de
energimeno, que no queria oirlos mas, que 61 a
lo sumo obedeceria estrictamente lo que de
Espafla le ordenasen, pero "me guardare muy
"bien de pronunciarme, porque mi lealtad, "
agregaba en tono fanitico, "llega hasta el trono
"del Altisimo. "
Mientras tanto la insurreccion, estendida ya
por las jurisdicciones de Las Tunas, Santiago
de Cuba y Jiguani, se habia propagado al es-
tenso 6 important distrito del Camagiiey, y el
tres de Noviembre la ciudad de Puerto Prin-
cipe sali6 en masa al campo. El general Villa-
te, conde de Valmaseda, que se hallaba en
Manzanillo dispuesto a marchar sobre Bayamo,
recibi6 la noticia del levantamiento del Cama-
giey, y comprendiendo la gravedad de esa ra-
pida propagacion, se dirigi6 velozmente el 9 a
Puerto Principe. Los detalles llegados enton-
ces a la Habana, robustecieron por un moment
la creencia en la identidad del movimiento de
Cuba y el de Espaiia, pues se repetia que en el
Camagfiey habia algunos patriots que juzga-
ban oportuno en aquel moment adherirse al






-69-


program de Cadiz, es decir, a la revolution es-
pahola. Esta circunstancia valio6 Valmaseda
el ir desde Vertientes hasta Puerto Principe,
sin que lo m6lestaran en el camino. Reunidos
despues en las Minas el 20 de Noviembre los je-
fes camagiieyanos, rechazaron casi unAnime-
mente el program espahiol, y se declararon por
la separacion de la metr6poli y la independen-
cia como uinica idea revolucionaria. Ya en Di-
ciembre se supo por fin en la Habana toda la
verdad, aunque no muy detallada, sobre el ca-
racter de la insurreccion, y nadie mas se ocup6
gran cosa de Espahia y del alzamiento de Se-
tiembre. Habia comenzado la insurreccion cu-
bana, la grande, la temida, la esperada despues
de los filtimos desengaTios, y el deber de los ha-
baneros aparecia ya claro y definido, adherirse
a sus hermanos que combatian y consagrarse a
auxiliarlos de todas maneras. Formaronse en
el acto comites, y centros de accion; publici-
ronse proclamas y recogiose algun dinero. Mo-
RALES LEMUS entro desde el principio en las
juntas organizadas, y fue uno de los que toma-
ron mayor parte en ellas y en la sociedad pos-
terior que se llam6 de Laborantes, t4rmino que
han conservado los espafioles para designer los
conspiradores cubanos, y que quedara. (*)

(*) De aqui en adelante seremos muy parcos en la relacion
de aquellos sucesos que, 6 no se rozan directamente con la bio
grafia de MORALES L UMS, 6 por circunstancias faciles do






-70-


En los dos meses que iban corridor despues
del diez de Octubre, habia vacilado much Mo-
RALES Limus, y, como todos, se habia sentido
devorar por la incertidumbre. Lersundi le ha-
bia dado una vez a entender con palabras no
muy embozadas que corria el peligro de ser fu-
silado, y poco despues habia tratado de sondear
en l1 los sentimientos de los cubanos, en favor de
los Borbones y en contra de los revolucionarios
espaioles. El no se dejo sorprender; pero su
vacilacion era muy grande, y ansiaba saber la
verdad de lo que en el interior de la isla ocurria.
Esa incertidumbre y esa irresolucion eran gene-
rales; y no deben olvidarse; son la clave que
esplica por que, cuando el Oriente y el Camagiiey
estaban sobre las armas y combatiendo, cuando
las Cinco Villas se preparaban a imitarlos, la
Habana apenas hizo nada y se mantuvo muy
por debajo del nivel revolucionario a que el res-
to de la isla se elev6. MORALES LiMUS era tal
vez el hombre de mas prestigio en la capital,
aquel cuyo voto y direction hubieran seguido
quizas hasta los mas timidos, y MORALES Limus
tenia ya sesenta afios; era un hombre de gabi-
nete, amante, muy amante de su pais, pero un
legislator mas bien que un revolucionario. Nos
figuramos que acaso falt6 en aquel moment en
la Habana un tribune popular, uno de esos hom-
comprender, no es possible aun presentar con acierto 6 imparcia-
lidad. Consideraciones de prudencia nos fuerzan ya & callar A
veces algunos nombres.






-71-


bres cuyas miradas y cuyas palabras son dardos
de fuego que encienden las masas dispuestas
para todo; el jefe que las hubiese llevado a la
accion, a algo que no fuese la fatal inmobilidad
que a todos ent6nces los perdi6.
En Diciembre estaba en toda su fuerza el im-
pulso que puso las armas en manos de los espa-
holes; en pocos dias se hinchieron de soldados
los cuatro batallones de voluntarios que existian
casi en cuadro desde 1855, y se formaron tres
6 cuatro nuevos con mas de mil plazas cada
uno. Los espafioles hacian algo; sabian bien
lo que querian; pensaban que, cualquiera que
fuese la march de las cosas, eran ellos los de-
fensores naturales del regimen colonial, y dis-
puestos estaban a defenderlo. Locura hubiera
sido por parte de los cubanos pretender un al-
zamiento en la Habana, pues los esphaioles eran
en numero casi igual, si se contaban solo los com-
batientes, y tenian las armas en la mano; pero
tal vez pudo hacerse otra cosa que desgraciada-
mente no se intent, segun creemos: apuntarse
y alistarse lo mismo que los peninsulares en los
cuerpos de voluntarios, no consentir que se
trazara desde el principio tan profunda division,
y evitar de ese modo que llegase, como lleg6
dos meses despues, el dia en que los espaioles
empezaron a disparar contra los habitantes de la
Habana el fusil, que llevaban siempre al hombro
6 guardaban en sus casas, y en que no qued6 a
los cubanos mas que la oscura gloria de morir






-72-


asesinados en las calls, 6 el triste recurso de de-
jar el territorio de la isla.
No hubiera sido cosa nueva ver a los cubanos
alistados en la Habana como voluntarios ; y no
hay razon para career que el gobierno se hubiera
opuesto. Muchos lo habian hecho en 1855, en
tiempo de Concha, que era mas fuerte y goz6 de
un prestigio como autoridad, superior al de Ler-
sundi; ent6nces hubo companies enteras com-
puestas esclusivamente de hijos del pais, i por
que no habia de poder suceder lo mismo en
1868 ? Las circunstancias eran mas favorables.
Lersundi no lograba disimular su antipatia pro-
funda hacia los revolucionarios vencedores en
Espaha, y el gobierno de Madrid, el "Gobierno
Supremo" con tanta veneracion invocado siem-
pre en Cuba, era llamado despreciativamente
por 61 "Gobierno del general Serrano." Ler-
sundi revolvi6 positivamente en su pecho el es-
tranio proyecto de separar la isla del nuevo r6-
gimen liberal de la peninsula y proclamar en
ella a los Borbones ; (*) hubiera visto con verda-

(*) Nada se ha escrito hasta ahora sobre esos proyectos de
Lersundi; pero son indudables. Apenas dej6 el territorio es-
pafol Isabel Segunda, volvi6 los ojos el pretendiente Carlos de
Borbon a la isla de Cuba, donde gobernaba un hombre en cuya
lealtad se confiaba tanto, y sali6 de Paris un mensajero espe-
cial para la Habana con un nombramiento de Virey para el ge-
neral Lersundi y otros pliegos de importancia, entire ellos un
despacho de puiio y letra del pretendiente que daba al rico pa-
triota cubano, Miguel Aldama, el titulo de Gobernador civil
de la isla de Cuba" y contenia ademis un program de gobier-






-73-


dero jibilo a los cubanos adheridos a ese pro-
p6sito, y no hubiera ni deseado oponerse a que
tomasen las arma, lo mismo que los voluntarios
espaToles. Los habaneros permanecieron in-
m6biles 6 irresolutos; los otros se armaron, y la
poblacion entera qued6 inerme &6 merced de
hombres, cuyo patriotism intolerante era f6cil
trocar, por poco que lo escitaran, en salvaje fa-
natismo.

no para Cuba. En el apendice insertamos ese document cu-
rioso y la contestacion que di6 Aldama. Este recibi6 el nom-
bramiento en su casa de la Habana, en los primeros dias de Di
-ciembre, de manos de un ordenanza de la Capitania General; y
fu en seguida a preguntar al mismo Lersundi si era autentico
el papel. Lersundi, ap6nas lo vi6, dijo que lo era; y pocos dias
despues tom6 personalmente la contestacion abierta y de ma-
nos de Aldama. No le agrad6 ciertamente la respuesta, ni A Bl,
ni a los muchos espaioles que estaban en la trama, y no per-
donaron la franqueza y la rapidez ron que di6 su contestacion
Aldama, el cual sabian muy-bien que era ent6nces el jefe de la
agrupacion formada en la Habana para ayudar y estender la
insurreccion de Oriente. De ahi vino el saqueo de su casa,
proyectado en Diciembre bajo Lersundi, y realizado al fin en
Enero por los voluntarios en tiempo de Dulce.
Lersundi hall el primer obstAculo para su plan, segun te-
nemos entendido, en la Marina, cuyos jefes se negaron abier-
tamente A todas las insinuaciones carlistas. Si los cubanos hu-
bieran consentido, tal vez se hubiera intentado de todos modos.
Pero era irrealizable; los espaiioles mismos de Cuba, A pesar de
sus instintos reaccionarios, hubieran tenido por peligrosisima
toda asociacion con los cubanos; y estos sentian f& complete en
el 6xito de la fnsurreccion ya comenzada en la mitad de la isla.
Ademas, el carlismo fu6 tambien derrotado en la batalla de
Alcolea; y la candidatura, future ent6nces, del Principe de As-
turias, A que estan hoy adheridos Lersundi y otros muchos, ha-
bia de tener y tiene mas fuerza que cualquier otra solution
legitimista. 4





- 74-


No habia que pensar en resucitar la antigua
idea reformista y adherirse a la esperanza de las
libertades, que esta vez al menos no podria el
gobierno negar completamente; ya eso no po-
dia realizarse; era demasiado tarde ; los insur-
rectos del Oriente y Camagiiey habian renun-
ciado a esa bandera; la Habana iba ya al re-
molque del resto de la isla, y la misma regene-
rada Espafa hizo desde luego impossible esa so-
lucion.
Todos los actos del Gobierno provisional
de Madrid respect de Cuba, en los tres me-
ses y dias mediados desde su triunfo hasta la
llegada de Dulce a la Habana, parecieron de
prop6sito escogidos, para advertir a los cubanos
que no perdiesen el tiempo en comedies de libe-
ralismo espaiol y en fiarse neciamente de pro-
mesas. El telegrafo'unia en 1868 a Cuba y Es-
pahia; el 28 de Setiembre se di6 la batalla de
Alcolea, y en todo el mes de Octubre no us6 el
tel6grafo el Ministro de Ultramar mas que una
vez, el 29, para avisar al ejercito, que las gra-
cias concedidas al de la peninsula se harian es-
tensivas 61l."-Ni una palabra comunic6 sobre
cuestiones political 6 civiles; dando asi prueba
irrefragable de que solo habia triunfado una re-
volucion military, y que si en Espafia estaban ya
promulgadas en esa fecha todas la slibertades,
no corri a prisa hacer lo mismo en Cuba, donde
no i nteresaba asegurar la quietud del pueblo.
El 14 de Noviembre recibi6 y public Lersundi






- 75


un tel6grama, en que le manifestaba el Ministro
estar "altamente satisfecho de su digna y pa-
tri6tica conducta" es decir, de que sujetase el
pais con mano de hierro, y la diese a besar en
nombre de Isabel Segunda ; el 17 del mismo in-
sert6 la Gaceta de la Habana el primero, el fini-
co document que vieron los cubanos dirigido a
ellos por el Gobierno Provisional, en los cuatro
filtimos meses de 1868,-y que document Era
una circular para tranquilizer a los espafioles
de Cuba, de ningun modo para satisfacer it los
cubanos. El nuevo y liberal ministry, poeta
aplaudido y hombre reputado de recto, (*) no se
mostraba en ella menos hibil ni menos maquia-
v6lico en contra de los derechos de los cubanos,
que lo habian sido sus antecesores de la monar-
quia semi-absoluta. Era una nueva suerte del
invariable juego de cubiletes. En Diciembre de
1866 dijo el Ministro de Ultramar (Canovas),
que, para informarse de las necesidades del pais
que administraba y no conocia, no llamaba di-
putados a C6rtes, por no plantear el problema
por su resolution, y empezar por conceder lo
que queria examiner. En Noviembre de 1868
decia el mismo Ministro (Ayala), que no decre-
taba reforms para Cuba, porque era precise
que hubiese antes en las Cortes diputados cuba-
nos. No se apresuraba tampoco a disponer al
menos que se eligiesen, sino que anunciaba con
verdadero cinismo : "el gobierno estudia (el 17
(*) Don Adelardo Lopez de Ayala.






-76-


de Noviembre !) la reform electoral mas ade-
cuada para esas provincias" ; y para acabar de
dar al traste con la 16gica, agregaba :-" Iluso-
"rio seria el mandate de los representantes de
"Cuba, si al l1egar a Espafa encontrasen deci-
"didas las cuestiones." Era natural que, al es-
tampar esas iltimas palabras, pensase el Minis-
tro que eso era lo que sucedia en Espania, donde
no habia aun Congreso, y habia ya resoluciones
tomadas, como el derribo de una dinastia, el su-
fragio universal, y otras reforms infinitas. Pa-
ra contestar la objecion afadia: "el Gobierno
" ha podido adoptar y ha adoptado resoluciones
" decisivas para la Peninsula; pero no puede
"obrar de igual manera respect a esos habi-
"tantes, que saludan la aurora de la libertad
"y esperan en actitud serena y reposada." Lo
cual significaba que Cuba, por estar serena, per:
maneceria algunos meses mas desp6ticamente
gobernada, y que Espafia, por no estarlo, gozaba
ya del sol sin saludar la aurora. Cincuenta dias
tard6 el Gobierno en producer esa circular, fu6
lo finico que dijo a Cuba, y fue una afrentosa
burla. El primer paso del novisimo Gobierno
liberal era precisamente el necesario,.para abrir
otra vez la herida inferida en 1867 6 Cuba en la
persona de sus comisionados, para recorder to-
das las injusticias y errors de 1812 e irritar las
cicatrices de 1837.
Nadie, por tanto, podia fiarse de las viejas
ilusiones, y cuando lleg6 Dulce por fin en Ene-






-77-


ro de 1869, con unas cuantas libertades mas apa-
rentes que positivas, era ya tarde, muy tarde.
Las dos terceras parties de la isla estaban en
complete insurreccion; los habaneros no tenian
el derecho de aspirar a imprimir nuevo rumbo
6 los sucesos; las opinions de los que peleaban
debian predominar, y estos, como vamos a ver,
no creyeron digno ni convenient aceptar las
proposiciones, que se les hicieron para decidir-
los a la sumision.
Dulce lleg6, presumiendo ciegamente que bas-
taria su presencia para calmar los Animos y
cambiar el aspect de las cosas, figurandose que
era l1 la libertad, la reform viva que todos ado-
rarian al contemplarla. Sin embargo, era un
hombre muerto; su caracter, apatico natural-
mente, estaba abrumado por la enfermedad, por
un padecimiento del est6mago, que le cegaba
las fuentes de la vida y le anulaba la voluntad.
Los espafioles no lo querian, por sus veleidades
de reformista durante la primera epoca de su
mando; y los cubanos dudaban de el, por sus
veleidades de espaiol intransigente en el mismo
period. Se hizo cargo del gobierno el 6 de
Enero ; en el resto del mes decret6 la libertad de
imprenta y de reunion, sin permitir de uno ni
de otro modo tocar tres cuestiones: la esclavi-
tud, la religion cat6lica y la integridad del ter-
ritorio; public una ley electoral, que negaba el
voto a los que pagasen menos de veinte y cinco
pesos de contribution direct, y se lo daba a to-







dos "los oficiales del ej rcito, la armada y lag
"milicias, estuvieren 6 n6 en active servicio ";
concedi6 una amnistia a.los reos de delitos po-
-liticos, valida por espacio de cuarenta dias; y
envi6 secretamente unos comisionados & la in-
surreccion.
La desconfianza en el interior de la isla era
muy grande; nacia de la esperiencia, y cuando
la duda 6 la sospecha penetra una vez en la ma-
sa del pueblo, es en estremo dificil desarraigar-
la. No era probable que los jefes insurrectos,
llenos de esperanza y de patri6tico entusiasmo,
profundamente resentidos contra el gobierno, y
convencidos del odio que les tenian todos los es-
pafioles residents en la isla, se prestasen a pe-
dir perdon, en cambio de las libertades decreta-
das. Alguno que otro, sin embargo, parecio
inclinarse hacia la opinion contraria. Augusto
Arango, hijo del Camagfiey, muy querido por
su intrepido valor demostrado en otras insurrec-
ciones contra el poder espaftol, conferenci6 en
Nuevitas con dos de los comisionados de Dulce ;
acept6 la idea de una suspension de hostilida-
des, y provisto de un salvoconducto en toda for-
ma, pas6 a celebrar una entrevista en Puerto
Principe con su gobernador, el Brigadier Mena.
Desde las afueras de la ciudad particip6 su lle-
gada, su caricter y el objeto de su viaje al jefe
espaiol, quien le envio un teniente y dos solda-
dos, que le acompahiasen hasta su presencia.
Siguio con ellos adelante, y fue en el camino in-


-78 -








famemente asesinado por los mismos que lo es-
coltaban; los voluntarios de la ciudad, que sa-
bian lo que iba a suceder, acudieron al lugar y
mutilaron horriblemente su cadiver. (*) El mis-
mo Mena autoriz6 ese hecho horrible e incalifi-
cable. Los dos comisionados de Dulce estaban
en el Camagiiey y en territorio de la insur-
reccion; fueron respetadas noblemente sus per-
sonas, pero qui6n iba A career mis en la buena
f6 de un gobierno, cuyos miembros cometian
actos tan espantosos y criminals, como asesinar
a traicion y sangre fria a un parlamentario
Nadie volvio a ocuparse de las proposiciones, y
continue la guerra.
Algo parecido sucedi6 en la Habana. Iban
pasados solo quince dias de los cuarenta del
plazo de amnistia; y la libertad de imprenta,
decretada de sibito en un pais, donde una in-
surreccion popular dominaba gran parte del
territorio, sirvi6 fnicamente para escitar las pa-
siones. Supieron los voluntarios que, en la no-
che del 21 de Enero, habia tenido lugar en un
teatro una function, en que los actors habian
dejado escapar alusiones de simpatia, mas 6
m6nos embozadas, h6cia la insurreccion cubana,
muy aplaudidas por los espectadores; y que en
la noche siguiente se daba otra function igual. Se
confabularon, tomaron el fusil que tenian en sus
casas, y sin jefes ni 6rden alguna rodearon el
(*) Lo ESCABECHARON, dec* cinicamente Dulce al contar con
rabia esa horiorosa villania.


-79 -






-80-


teatro, que era de madera, comenzaron & dispa-
rar tiros contra el, y a matar indistintamente
hombres, mujeres y niios. Era un viernes. Los
dos dias siguientes, sibado y domingo, se re-
partieron por las calls, amenazantes y con el
arma al hombro; alegaron con razon 6 sin ella,
como en tales casos siempre acontece, que de al-
gunos tejados y ventanas disparaban contra
ellos, y comenzaron a matar gente indefensa a
diestro y siniestro, penetrar en las casas, sa-
quear algunas, y prender 6 fusilar sus morado-
res. Pareci6 la Habana victim del asalto vic-
torioso de un ejercito sitiador. Cundi6 el terror.
Los voluntarios eran duefios de la situation y
nada podia el mismo gobierno contra ellos. Co-
menzaron otra vez las prisiones por mayor y los
process politicos; Dulce revoc6 todos sus de-
cretos; y centenares de families salieron para
los Estados Unidos, para M6jico, para todas
parties. Los voluntarios exigieron de Dulce las
mas espantosas medidas de represion contra los
cubanos; deportaciones en masa, consejos ver-
bales de guerra, confiscaciones, fusilamientos y
la 6rden de matar a todos los prisioneros. Dul-
ce qviso tal vez un moment resistir, pero era
initial; se prostituy6 a sus deseos, se ech6 en
sus brazos, y ellos, despues que hicieron de 61
cuanto quisieron, lo arrojaron de su lado igno-
miniosamente, como se arroja a una meretriz.
Asi acab6 el fnico ensayo espahol de reform
en Cuba, intentado muy tarde y de la peor ma-






-81-


nera possible. Al relatarlo brevemente, no he-
mos perdido de vista el objeto de nuestro traba-
jo; al describir la situation de la Habana, he-
mos descrito la de todos, y por tanto la de Mo-
RALES LEM US. La filtima junta secret "de
Laborantes" se constituy6 el 8 de Enero, un
dia antes de los decretos de Dulce, sin incluir
en su comitM ejecutivo a MORALES LErTS, por-
que desde ent6nces se acord6 que saliese para
los Estados Unidos; no pudo hacerlo en aque-
llos dias, corri6 gran peligro de ver su casa asal-
tada y saqueada en la noche del 24 de Enero, y
el 30 dej6 por fin ocultamente el suelo de la pa-
tria, para no volver a.pisarlo mas.
Sali6, pues, de la Habana en los mismos dias
en que comenz6 el exodo, la gran emigracion,
que ha alejado de sus hogares a millares de cu-
banos; de cuyas propiedades se ha apoderado
despues el gobierno espafol, en virtud de sim-
ples decretos del Capitan General, sin espresar
motive director ni reunir pruebas en cada caso,
por el solo delito de no haberse quedado en la
ciudad, para servir de blanco a los fusiles de los
voluntarios, en los dias que se escitase por cual-
quier motive su entusiasmo patri6tico. (*)
(*) La list de personas cuyos bienes estan embargados
abraza ya, A nuestro juicio, mas de cinco mil nombres, entire
ellos lo menos quinientas sefioras.
Segun los datos oficiales publicados en la Habana, los bienes
de MORALES LEMUs, en poder del Gobierno, desde el 15 de
Abril de 1869, y declarados ya perdidos para su duehio 6 sus
herederos, comprqnden 18 fincas urbanas que produce una
*4






-82-


VII.

LLEG6 a Nueva York en los primeros dias de
Febrero, y no era muy clara y definida la posi-
cion que debia ocupar. Venia en nombre de
las juntas secrets de la Habana; obtuvo des-
pues una representation indirecta de los distri-
tos insurrectos, los cuales aun no habian toma-
do una denominacion comun, ni constituido un
gobierno formal, ni unido sus esfuerzos. Las
agrupaciones que existian en Nueva York lo re-
conocieron por jefe apenas lleg6; con ellas se
consagr6 & trabajar en favor de los combatien-
tes cubanos. Estaba ya viejo, y su aspect,
que nunca fue el de un hombre fuerte, revelaba
una constitution empobrecida y debilitada. Su
rostro lReno de arrugas tenia una espresion mar-
cada de afable serenidad. Gustaba de oir mas
que de hablar, y en las reuniones en que se dis-
cutian asuntos graves trataba siempre de hablar
el iltimo, de penetrar bien el espiritu general y
emitir su opinion cuando conocia la de los de-
mas; sabia ent6nces insinuarse y persuadir, sin
parecer intentarlo, a los que veian las cosas de
un modo opuesto. Hablaba por lo comun des-

renta annual qud escede de 6,000 pesos, y much mas de 100,000
pesos en valores y acciones de sociedades industriales. No es
todo, y 61 era aun mas rico. Los bienes de su esposa estan
igualmente embargados por el gobierno espaiol.






88 -
pacio y mirando al suelo con frecuencia, como
quien se recoge y busca la forma minos violent
6 mas conciliadora de espresar sus sentimien-
tos.
Su puesto en el concept de todos estaba en
Washington; pero era inftil ir alli en los pri-
meros dias, pues Mr. Johnson, que ocupaba la
silla presidential, debia cederla el 4 de Marzo al
general Grant, que habia sido elegido, y quien
no solo formaria un nuevo gabinete, sino que
tambien seguiria probablemente una linea di-
versa de conduct, por pertenecer al partido
contra el cual combati6 Mr. Johnson con sumo
vigor, hasta la iltima hora que estuvo en el
poder.
Que haria el gobierno de los Estados Unidos
en favor de Cuba ? Todos se hacian esta pre-
gunta, y todos (6 casi todos) convenian en que
algo era de esperarse. El pueblo manifestaba
desde el principio las mas vivas simpatias por
la causa cubana; los peri6dicos mas importan-
tes se pronunciaban abiertamente en su favor, y
la Camara de Representantes habia ya dejado
conocer su benevolo interest por la independen-
cia de la isla. Es verdad que el interest politico
inmediato, m6vil que al cabo siempre es el que
impulsa a los pueblos en sus simpatias y anti-
patias, y unico a que encaminan todos sus ac-
tos los gobiernos, no aparecia ya, como en ahios
anteriores, indicando a los Estados Unidos la
conveniencia instantanea de la anexion de Cu-






-84--

ba; pero en cambio la nacion salia ent6nces de
su gigantesca guerra civil, mas fuerte que nun-
ca a los ojos del mundo; su voz habia de ser en
lo adelante mas respetada y atendida; un gesto
suyo acababa de hacer abandonar a un ejercito
frances el territorio mejicano; y ahi estaba la
doctrine de Monroe, querida, predicada y siem-
pre invocada por sus hombres de estado, segun
la cual la America era para los americanos, y
no debia permitirse que la Europa tratase de
imponer en ella por la fuerza de las armas sus
ideas y su poder. Cuba habia pertenecido siem-
pre & Espafia, y mientras sus hijos no se unie-
sen y levantasen para sacudir su yugo, es claro
que no tenian los americanos el derecho de dis-
putarle su antigua posesion. Pero habia varia-
do ya fundamentalmente la situation de las co-
sas; los cubanos se sentian fuertes y adelanta-
dos para no ocupar mas el oscuro y miserable
rango de colonos; se habian unido para revin-
dicar sus derechos, desconocidos ui hollados por
el opresor; querian constituirse bajo la egida
de los principios republicans, de que los Esta-
dos Unidos se consideran ap6stoles y defensores
en la tierra; y sin grande esfuerzo podia, por
consigniente, aplicarse en ese caso la doctrine
famosa de Monroe, y aliviar un tanto al pais las
angustias de una lucha desigual. (*) Cuba era
(*) Esta doctrine de Monroe es, como todos los principios po-
liticos de esa especie, muy vaga. Creemos, sin embargo, que
no puede llamarse forzaoa la luterpretacion que le hemos da-






-85-


rica y floreciente ; su comercio habia alcanzado
un grado estraordinario de desarrollo; sus re-
laciones con los Estados Unidos eran estensas y
de una gran utilidad reciproca; muchos ciuda-
danos americanos poseian en su suelo cuantio-
sos bienes de fortune; y la Habana era una ciu-
dad grande y adelantada, a donde acudian to-
dos los inviernos numerosas families de esos Es-
tados, a gozar de la dulzura y delicias de su
clima. La guerra, que contaba ya seis meses
de duracion, se seguia, como todas las guerras
espafiolas en Am6rica, a sangre y fuego ; el pals
tenia encima la amenaza de quedar yermo y de-
solado ; y el sistema de barbara represion y cas-
tigos sumarios usado por los espafioles, habia
empezado a atacar, en su vida 6 en sus hacien-
das, a muchos ciudadanos americanos. Los Es-
tados Unidos, vecinos tan proximos que desde
sus costas se divisan casi las de Cuba, y recor-
ren los barcos en pocas horas la distancia que
los separa, estaban naturalmente llamados a in-
tervenir en la contienda, a decir a Espafia algu-
na palabra energica y juiciosa, que la obligase A
abstenerse de sus escesos habituales al comba.
tir contra americanos, que le recordase la inuti-
lidad de sus esfuerzos en el continent medio
siglo Antes, que la impulsase, en fin, a abando-

do. Sin ir mas 14jos, recuerdese que el Presidente Grant, en
su ultimo mensaje (5 de Diciembre de 1870)dice que la anexion
de Santo Domingo, aconsejada por 61, es una adhesion a la doc-
trina de Monroe.






-86 -

Irar una dispute, en que no tenia gran cosa que
ganar y much por el contrario que perder. To-
Cdas estas consideraciones justificaban las sim-
patias declaradas del pueblo americano, aun sin
apelar a otras razones atendibles de humanidad,
que debian hacer que no presenciase inm6bil 6
indiferente el espectaculo de una nacion euro-
pea, esterminando a su propia vista, sin piedad
y por sofiados delitos politicos, a otro pueblo
americano. Todas tambien debian pesar much
sobre el gobierno de los Estados Unidos.
Prest6 Mr. Grant el 4 de Marzo su juramento
de President; poco despues tenia ya complete
su gabinete y nombrado a Mr. Hamilton Fish
para desempefiar la secretariat de Estado.
Dadas las simpatias del pueblo americano, no
era una ventaja que coincidiesen las esperanzas
de los cubanos con el estreno de un gobierno ; por-
que en pauses tan completamente democriticos,
como este, donde se adula, es decir, se halagan
los instintos populares, con mas cuidado e inte-
res que en otro alguno, el Presidente cuatro meses
despues de su election es todavia elhombre mas
popular, 6 por lo menos, el genuine represen-
tante de un partido, que esta en mayoria; y no
necesita esforzarse por afirmar una popularidad
que no ha perdido, siguiendo estrictamente des-
de el principio la linea de conduct mas con-
forme con los deseos del pueblo. La novedad
del gobierno basta en ese caso para distraerlo
y ocuparlo. El general Grant era ent6nces sin






-87-


dispute la persona mas estimada del pais. Habia
tenido la gloria de concluir la guerra civil; y ann-
que entr6 a representar en ella un prominent
papel, bastante tarde para poder aprovecharse
del debilitamiento irremediable de la Confedera-
cion, habia desplegado, sin embargo, grandes
cualidades de energia, constancia y pericia mili-
tar, para que no fuese su triunfo atribuido esclu-
sivamente A las circunstancias. Despues de la paz
habia sido General en jefe de las tropas, durante
la presidencia de Johnson, cuando los Estados
del Sur continuaban aun ocupados militarmente;
supo prestar grandes servicios en la tarea peli-
grosa al parecer de licenciar un ejercito de un
million de hombres, y tuvo la habilidad de oscu-
recerse un tanto y aparecer como fiel cumplidor
de la ley y de su deber, sin mezclarse en cues-
tiones de partidos. Resaltaban en su caricter
buen juicio y escelentes intenciones; pero era
lento en comprender y muy obstinado. Su pro-
grama al ascender al poder, y a que sigue muy
apegado, era ir estinguiendo la inmensa deuda
contraida en los cuatro afos de lucha, y curar
de ese modo en la paz los males de la guerra.
MORALES LiMUS lo visit poco despues del dia
de su inauguracion; le espuso la situation de
Cuba, la justicia de la causa, sus recursos y sus
esperanzas en los Estados Unidos. El lo oy6 con
atencion, aprobando con movimientos de cabe-
za, serio y taciturno como es su costumbre; y
al darle la mano en serial de despedida al fin de






-88-


la conferencia, le dijo estas palabras: "Soste-
neos.un poco de tiempo y obtendreis aun mas
de lo que esperais ",-lo cual en hombre, gene-
ralmente tan callado y poco esplicito, much
parecia querer decir.
Mr. Hamilton Fish, que ocup6 la secretariat
en Abril por renuncia de. otros, era un hombre
de mas de sesenta a-ios, que por primera vez en
su vida se ocupaba de asuntos de political es-
tranjera. Habia sido, aios atras, gobernador del
Estado de Nueva York, donde habia nacido y
poseia cuantiosas propiedades. MORALES LI-
Mius lo visit tambien varias veces, y le oyo ma-
nifestar grande interest por la causa cubana. Co-
nociase que se ocupaba de ella, pero no dejaba
ver todavia cual debia ser en ese respect su
conduct, y profesaba ciertas ideas algo aventu-
radas ; creia firmemente, por ejemplo, que Espa-
fa se hallaba (a principios de 1869) en visperas
de proclamar y constituir en su suelo la repui-
blica, inesacta figuracion que influia much en
su modo de considerar la question cubana.
No se hacia la illusion MORALES LEMUS de
esperar algo decisive en esas primeras entrevis-
tas; aunque en todas decia francamente, que
Cuba contaba obtener de los Estados Unidos
el reconocimiento formal de su character de beli-
gerante, en primer lugar porque era un hecho
innegable que los cubanos llevaban ya seis me-
ses de lucha contra la dominacion espatiola, sin
que diese seal alguna de decaimiento la insur-






-89-


reccion, y porque de ese modo podian los Esta-
dos Unidos prestarle un auxilio moral eficaz,
sin violar los preceptos de la ley international
ni sus obligaciones hacia Espafia conforme a los
tratados vigentes; en segundo termino, porque
en eso imitarian la conduct de un gobierno que
habia reconocido la Confederacion de los Esta-
dos del Sur, inmediatamente despues que lo hu-
bieron hecho Inglaterra y Francia, sesenta y seis
dias despues del ataque del fuerte Sumter, y
antes de que ocurriesen otros combates. Por
desgracia acababa de pronunciar, precisamente
en aquellos dias, Mr. Sumner su gran discurso
sobre la question con Inglaterra llamada "del
Alabama," discurso que hizo rechazar al Sena-
do por voto casi uninime el tratado de Reverdy
Johnson. Era y es esa question muy popular
en los Estados Unidos, porque da cuerpo y for-
ma tangible a la mala voluntad universal que
tienen hacia el pueblo y el gobierno ingles; Mr.
Sumner, halagando esa opinion, se dejaba arras-
trar en su discurso, a un estado que pudiera lla-
marse embriaguez de argumentacion y de invec-
tiva, y acusaba al gabinete de Saint-James, no
ya solo de haber dejado salir los corsarios con-
"ederados, sino de haber cometido una falta, que
debia espiar, al ejercer su soberania y reconocer
"demasiado pronto" el caracter de beligeran-
.es en los rebeldes. El Senado se adhiri6 a Mr.
Sumner, y el pueblo aplaudi6 con entusiasmo.
No era, pues, probable que el gobierno ameri-






-90-


cano desvirtuase inmediatamente esa acusacion
6 hiciese lo que tan criminal se juzgaba por par-
te de la Inglaterra. Pero el deseo de favorecer
& Cuba existia ent6nces sin dispute; esto basta-
ba por el moment a dejar satisfecho a MORALES
LikUMS, sobre todo cuando no podia aun pre-
sentarse en Washington como apoderado ofi-
cial y complete de los cubanos insurreccionados.
Volvi6 a Nueva York y recibi6 poco despues
la fausta nueva de haberse realizado por fin el
10 de Abril la anhelada union de todos los que
en Cuba combatian. El primer Congreso de la
repuiblica de Cuba se habia reunido en el pue-
blo de Guaimaro en el Camagfiey ; se habia pro-
mulgado una constitution, y habia sido elegido
President Carlos Manuel de Cespedes, el ilus-
tre patriota que pronunci6 el primer grito de in-
dependencia. En seguida llegaron a manos de
MORALES LiEUS despachos en forma, que lo
nombraban Enviado estraordinario y Ministro
plenipotenciario en los Estados Unidos, y lo au-
torizaban en todo cuanto fuese necesario, "para
"obtener no solo el reconocimiento de la inde-
"pendencia de la isla, sino todos los auxilios
"morales y materials, que condujesen A library
" Cuba del dominio espaniol y levasen A ra-
" pido termino la guerra." Tambien la Cama-
ra de Representantes de los Estados Unidos ha-
bia acordado ese dia (por 98 votos contra 24)
ofrecer al Presidente su apoyo constitutional
para cuando juzgase oportuno reconocer la in-






-91-


"dependencia y soberania del gobierno republi-
"cano de Cuba." El 30 del mismo mes la re-
piblica de Chile reconoci6 como beligerantes,
en el sentido legal e international de la palabra,
a los patriots cubanos. Trece dias despues hi-
zo lo mismo el gobierno del Peri, y el 10 de
Junio la repfblica de Bolivia. Los sucesos pa-
recian surgir y congregarse de prop6sito para
llenar de esperanzas y ventures el regazo de la
nueva repiblica, que se elevaba en el mar de
las Antillas.
Otro acaecimiento favorable vino a iluminar
en esos moments la situation y el porvenir de
Cuba. Los espaholes residents en su suelo,
armados y organizados militarmente bajo el
nombre de Voluntarios, que gobernaban el pais
por medio del terror y en abierta rebellion con-
tra la autoridad de la metr6poli, acababan de
afirmar solemnemente ante el mundo su poder y
su caricter. Imitando a los pretorianos de la
Roma imperial (titulo que les dio despues en
las mismas C6rtes espatiolas un generoso dipu-
tado) invadieron el dos de Junio el palacio del
Capitan General de la Isla Don Domingo Dulce ;
lo forzaron a abdicar su elevada autoridad; pu-
sieron en su lugar a un hombre de la confianza
de los amotinados, y relevaron y nombraron je-
fes militares por toda la isla. Una feliz coinci-
dencia hacia resaltar la anarquia y el desorden
del partido espanol, al mismo tiempo que se
fundaba la republica de Cuba, en medio de los






- 92-


aplausos de la America y del alegre concerto
de los patriots cubanos.
Sabedor ya MORALES LMmTS de que algo im-
portante preparaba en favor de Cuba el go-
bierno americano, lleg6 a Washington el 23 de
Junio lleno de esperanzas. Crecia la agitacion
en todo el pais, escitada por las buenas noticias
de la insurreccion de la isla, y el gabinete se ocu-
paba sin cesar de esa question palpitante. Re-
dact6 una esposicion al Presidente para acom-
pafiar sus credenciales, que concluia en estos t6r-
minos:-" La guerra que los espahioles residen-
"tes en Cuba, sublevados hoy contra su propio
"gobierno, hacen a los cubanos, es de tal
"especie que lena al mundo de horror, y des-
"honra la humanidad. (*) El reconocimiento
"de la nueva repuiblica como potencia belige-
" rante, si no pone t&rmino a la guerra, como es

(*) Profunda impression habia causado en los Estados Unidos
la proclama espedida en Bayamo el 4 de Abril de 1869 por Val-
maseda, General en Jefe del ejercito de Oriente, que decia:
" Todo hombre de la edad de quince afios en adelante que se en-
"cuentre fuera de su finca, como no acredite un motive justifi-
" cado para haberlo hecho, seri pasado por las armas. Todo
" caserio donde no camp6e un lienzo blanco en forma de bande-
"ra para acreditar que sus dueios desean la paz, sera reducido
" a cenizas. Todo caserio que no est6 habitado sera incendia-
"do por las tropas. Las mujeres que no esten en sus respec-
" tivas fincas 6 viviendas 6 en casas de sus parientes, se recon-
" centrarAn en los pueblos de Jiguani y Bayamo, donde se pro
" veerA a su manutencion; las que asi no lo hicieren serAn con-
" ducidas por la fuerza." Esta 6rden tan frenGtica, tan feroz,
era la mejor prueba del buen estado de la insurreccion cubana.






-93-


" sin embargo, casi seguro, la regularizar al me-
"nos, impidiendo que prosigan los espahioles el
"sistema de esterminio que tienen establecido; y
"de los labios de V. E. depend hoy que cese
"la destruction de propiedades y el derrama-
" miento de sangre inocente, y que se alejen com-
" plicaciones internacionales y perjuicios inmen-
" sos a los ciudadanos norte-americanos. El en-
"viado de la Repfblica de Cuba no puede me-
" nos que esperar, que se digne V. E. pronun-
" ciar sin demora la declaracion, que ha de ter-
"minar tantos males, llevar el consuelo y la
"tranquilidad a tantos millares de families, y
"completar el gran sistema politico de la Ame-
"rica."' Aquel mismo dia oy6 las espresiones
mas energicas y decididas de simpatia a favor
de los cubanos de boca del general Rawlins, Se-
cretario de la Guerra, amigo personal del Pre-
sidente, muy querido en el pais por su bizarria
en los campos de batalla, y por haber sido el
confidence y constant consejero de Grant, en
sus iltimas campahias. En la noche, en fin, del
25, fue a visitar a Mr. HamiltQn Fish en su resi-
dencia privada, resuelto a provocar una confe-
rencia decisive, y l1evando consigo los documen-
tos que comprobaban su caracter de Represen-
tante official de la Repfblica de Cuba.
Apenas comunico MORALES LMMUS al Secre-
tario de Estado los motives, que a su juicio jus-
tificaban el reconocimiento de Cuba por los
Estados Unidos, le dijo este, que el gobierno ame-






-94-


ricano iba en aquellos dias a dirigirse al de Es-
pafia, para obtener por medio de un convenio
pacifico la terminacion de la guerra y la inde-
pendencia de la isla; y que comenzar por un re-
conocimiento, como el que se pedia, era inopor-
tuno e irregular, un acto de hostilidad en el mo-
mento de proponer la paz, y un peligro de hacer
desde luego ineficaz la intervention. No sor-
prendieron a MORALES LiMUS esas palabras,
porque sabia la repugnancia del gobierno ame-
ricano por el ttrmino "beligerancia" y por su sig-
nificacion, con motivo de las reclamaciones pen-
dientes contra Inglaterra; y porque enterado de
que algo se maquinaba en la via de negociacio-
nes diplomaticas con Espafia, sn principal inte-
res era descubrir la naturaleza del proyecto; de
ese proyecto que Mr. Fish esplicitamente le re-
vel6 desde el principio de la conferencia, indican-
dole que estaba ya de antemano madurado, de-
cidido, y aun en cierto modo comenzado a eje-
cutar.
Las relaciones diplomaticas entire Espafia y
los Estados Unidos, habian tomadi desde la cai-
da de la reina un cierto caracter de cordialidad.
Apenas se constituy6 en Madrid un gobierno
provisional, apresurose el gabinete americano a
ser de los primeros en reconocerlo, y no solo Mr.
Fish, sino otros muchos en Washington, seguian
creyendo, que el t6rmino del movimiento espa-
fiol seria la constitution de una republica, alia-
da natural en Europa de los Estados Unidos de






-95-


America. El Senado acord6 en Diciembre de
1868 una resolution de enhorabuena y simpatia
A los revolucionarios espafoles, la cual no fu6
enviada a su destino, porque al pasar por la Ca-
mara de Representantes le agreg6 esta algunas
palabras en favor de los cubanos. El Senado
no estim6 oportuna la fusion de ambas simpa-
tias, y la mocion qued6 olvidada. Viajaba en-
t6nces por Europa, y estaba en Madrid, un co-
merciante americano llamado Mr. Paul S. For-
bes, amigo de Grant y sus ministros, que culti-
vaba relaciones personales mas 6 menos intimas
con Prim y otros politicos espafioles; y que de-
dujo de conversaciones tenidas con ellos, con
Prim principalmente, que el nuevo gobierno es-
paiol no repugnaba la idea de desprenderse de
la isla de Cuba mediante alguna indemnizacion.
El general Prim ha demostrado en ciertas ocasio-
nes, como en Mejico por ejemplo, una vista po-
litica perspicaz; es hombre que afecta profesar
ideas atrevidas, y no era estrahio que dijese a
Mr. Forbes, hablando de la insurreccion de la
isla, que en su concept Espahia al fin perderia
a Cuba, que esa era la march infalible del cre-
cimiento de las colonies, y que 61 por su part
aceptaria cualquier solution, que lo librase del
enojoso problema cubano. (*) El americano

(*) La idea era atrevida y nueva en boca de un gobernante
espafiol; por lo demAs un lugar comun. Prim no tuvo incon-
veniente en decir lo mismo al Ministro americano, en la entre-
vista official celebrada el 12 de Agosto de 1869. He aqui sus






-96-


crey6 descubrir en eso una gran idea political,
tal vez un buen negocio, y trasmiti6lo en segui-
da al gobierno de Washington. Mr. Fish se apo-
der6 del pensamiento, lo juzg6 hacedero, calcu-
16 que podia sacar de ahi una gran gloria para su
nombre, resolviendo la question cubana de un
modo agradable al pueblo americano, al par que
ventajoso para Cuba y para Espafia, y se dedic6
activamente a desenvolverlo y prepararlo. No
habia ent6nces embajador en Madrid para ini-
ciar y seguir la negociacion, y se nombr6 al ge-
neral Sickles, que tenia la reputation de hom-
bre agudo y entendido, que antes de 1861 era
un abogado de nombre, y despleg6 despues en
la guerra civil valor y actividad, prestando bue-
nos servicios y perdiendo una pierna en la cele-
bre batalla de Gettysburg. Estaban listas ya sus
instrucciones y muy proxima su salida para Es-
paTia, cuando MORALES LEMUS celebr6 con Mr.
Fish la conferencia de que nos estamos ocupando.
Continue MORALEs LEMUS afirmando al Se-
cretario de Estado que cualquiera que fuese esa
mediacion, 6 esos "buenos oficios, proyecta-
dos por los Estados Unidos, podia desde luego
reverse, que el gabinete espafiol no tendria
interest en abreviar sus tramites; que mas bien

palabras:-" Por mi parte, si yo solo hubiera de decidir el easo,
diria A los cubanos: Idos si quereis, pagadnos lo que nos costais,
y dejadnos sacar el ejercito y la escuadra, para consolidar las li-
bertades y los recursos de la peninsula." (Documentos de la
Cimara, 41st. Congress, 2nd. session, Ex. Doc. no 160,pigina 25).






-97-


se empeliaria en ganar tiempo 6 descubrir sub-
terfugios para no enajenarse la buena voluntad
del gobierno americano, como quizas lo haria
una negative absolute ; y que en ese caso el re-
conocimiento formal del partido politico, que
combatia por la independencia de la isla de Cu-
ba, seria el medio poderoso y eficaz de veneer
la resistencia del gobierno espaiol y decidirlo
a aceptar las condiciones propuestas. Pero sus
esfuerzos poco valieron; Mr. Fish estaba resuel-
to a huir de ese reconocimiento; su plan consis-
tia precisamente en evitarlo, y aun hacerlo in-
necesario, sustituirlo con la mediacion ; se halla-
ba bajo el dominion de una alucinacion, y confia-
ba sinceramente en el buen exito de su proyec-
to. Present, pues, a MORALES LIMmS un pa-
pel que decia asi:
Es la intencion del Secretario de Estado de los
"Estados Unidos ofrecer al gabinete de Madrid
"los buenos oficios de los Estados Unidos, para
"poner t6rmino a la guerra civil que esta aso-
"lando la Isla de Cuba, conforme a las bases
"siguientes
"I. Espafia reconocera la independencia de
"la isla de Cuba.
"II. Cuba pagarai Espania, en la forma y
"plazos que se acuerden, una suma equivalen-
"te al complete y definitive abandon por par-
"te de la segunda, de todos sus derechos sobre
"la isla, incluyendo propiedades piblicas de
"toda especie. Si Cuba no pudiere pagar la
5






-98-


"suma al contado de una vez, los plazos futu-
"ros, y sus intereses, se aseguraran en los pro-
"ductos de las aduanas, conform al convenio
"que acuerden las parties.
III. La abolicion de la esclavitud en la isla
"de Cuba.
"IV. Un armisticio durante las negociacio-
"nes. "
Todo esto, como se ve, no tenia la apariencia
de un ensayo ni de una vaga tentative; revela-
ba haber sido muy meditado, y el Secretario pi-
di6 A MORALEs LEinus que suscribiera su con-
formidad en otro.papel, en que se le reconocia
como agente autorizado del partido revolucio-
nario de la isla de Cuba," y se fijaba un maxi-
mum de cien millones a la indemnizacion conte-
nida en la base segunda.
-" c Porque pelean los cubanos ?" agreg6 Mr.
Fish. "~ Pelean solo por pelear con los espa-
holes, 6 por conseguir su independencia ? Si este
es su objeto, si ven que los Estados Unidos es-
tan dispuestos a arrojar en la balanza, en pr6 de
su independencia, el peso inmenso de su inter-
vencion, i a que suscitar obstaculos con preten-
siones y exigencias, que no contribuiran por aho-
ra sino a prolongar la guerra ? Ese seria el efec-
to del reconocimiento; haria desde luego im-
posible esta mediacion. "-MORALES Li MU no
se prestaba aun a aceptar el convenio, insistiendo
en marcar la probable inefi.cacia de la mediacion,
cuyo funico resultado serian meses perdidos en






-99 -


una estrril tentative. Respondio Mr Fish que
solo serian sesenta dias, termino ya acordado.
Insisti6, sin embargo, tanto MORALES LEnMUS en
pintar el caso probable de que el gobierno espa-
fol recurriese a toda su habilidad diplomatica,
para neutralizar las buenas intenciones del ame-
ricano, y hasta acudiese 6 los buenos oficios 6
al auxilio de otras naciones europeas, que repli-
c6 Mr. Fish, con cierta altivez :-" Yo se que re-
presento en ese caso a la nacion mas poderosa
del mundo, y no permitire que nadie se burle
de ella." (*)
Ley6 ent6nces Mr. Fish various parrafos de las
instrucciones, que tenia preparadas para el gene-
ral Sickles; uno de los cuales decia asi :-" No-
"tara Vd. que las proposiciones, contenidas en
"la instruction nfimero 2, dicen ser con el obje-
"to de poner termino a la guerra civil, que es-
" ta asolando la isla. Aunque esa frase no sig-
"nifica el reconocimiento pfiblico de los insur-
"gentes como beligerantes, esta usada, sin em-
"bargo, de proposito, reconociendo un estado
"y condition en la lucha, que no pueden justi-
"ficar el quepor much tiempo mas, se retarde
"la concession de derechos de beligerante al par-
"tido revolucionario. Si se repara en la frase,
"dirY Vd. eso, y aun ahadira, que en caso de
"una larga demora, 6 de una probable negative
(*) MORALES LUMUS conserve un memorandum de esa confe-
rencia, y tenemos A la vista'el ejemplar que existe escrito de su
pulio y letra.






- 100-


"de Espafia, el inmediato reconocimiento de
"los derechos de beligerante es la consecuencia
"l1gica de este paso, y una necesidad quizas
"para los Estados Unidos. (*)
La seguridad con que hablaba el Secretario de
Estado; la espontaneidad que demostraba en
favor de Cuba, como objeto de la negociacion
cuyo exito no ponia en duda; su confianza, que
parecia apoyada en datos y noticias particula-
res venidas de Madrid; la franqueza con que
reconocia un estado de guerra civil en la isla ;
lafirmeza con que sostenia esa apreciacion, pre-
cursora del reconocimiento pfiblico y solemne ;
y las promesas positivas, que sin embarazo hacia,
llenaron de esperanza al representante de Cuba;
y, como era natural, al fin cedi : garantiz6 con
su firma su adhesion; pidi6 al Secretario copia
del memorandum con las bases de la mediacion
y de su compromise, y salio convencido de que,
si triunfaba la mediacion, Cuba tendria conse-
guida pocos meses despues su independencia ; y
de que, en el caso contrario, seguiria adelante la
guerra con el gran apoyo moral del reconocimien-
to de los Estados Unidos, que daria prestigio ante
el mundo a la revolution cubana y le facilitaria
por do quiera recursos de toda especie.
Al otro dia recibi6 las copias, con una esque-

(*) Traducimos ese pArrafo de las instrucciones oficiales que
llev6 Sickles, tales como el Secretario de Estado las comu-
nic6 A la Camara de Representantes, y estalas imprimi6. (41st.
Congress. 2nd. session. Ex. Doc. No. 160 pigina 16).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs