• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 A los Veteranos
 Letter to Sr. General Enrique...
 Como somos
 Caracter Cubano
 La Colonia
 Bayamo
 Estado politico
 Los Vegueros de bejucal
 La toma de la Habana
 Dominacion Britanica
 Sintomas revolucionarios
 Conspirando
 Tacon
 O'Donnel
 Narciso Lopez
 Ramon Pinto
 10 de Octubre de 1868
 Bayamo
 Las Villas
 La Asamblea de Guaimaro
 Carlos Manuel de Cespedes
 Salvador Cisneros Betancourt
 Juan Bautista Spotorno
 Tomas Estrada Palma
 La Paz
 La protest de Baragua
 El Liberalismo
 Jose Marti
 El Fracaso de Fernandina
 La revolucion
 Mejorana
 Dos Rios
 Camaguey
 En el exterior
 Las villas
 La Asamblea de Jimaguayu
 La Constitucion del gobierno...
 La Invasion
 La Emigracion
 Occidente
 Expedicion Leyte Vidal
 La Expedicion de Ruis Rivera
 Weyler
 Antonio Maceo
 La Muerte del Gral. A. Maceo y...
 Recuerdos de las Guerra de...
 A traves de la guerra
 Camaguey
 En Oriente
 Loma de Hierro
 Guaimaro
 Maximo Gomez














Group Title: Cuba heroica
Title: Cuba heróica
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00020161/00001
 Material Information
Title: Cuba heróica
Physical Description: 414 p. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Collazo, Enrique, 1848-1921
Publisher: Impr. La Mercantil, de Suárez, Solana y ca.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1912
 Subjects
Subject: History -- Cuba   ( lcsh )
 Notes
General Note: Sketches of Cuban history and biography, principally of the nineteenth century.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00020161
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000928029
oclc - 00248101
notis - AEN8767
lccn - 15013856

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    A los Veteranos
        Page 3
        Page 4
    Letter to Sr. General Enrique Collazo
        Page 5
        Page 6
    Como somos
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Caracter Cubano
        Page 11
        Page 12
    La Colonia
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Bayamo
        Page 16
    Estado politico
        Page 17
    Los Vegueros de bejucal
        Page 18
        Page 19
    La toma de la Habana
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Dominacion Britanica
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Sintomas revolucionarios
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Conspirando
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Tacon
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    O'Donnel
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Narciso Lopez
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Ramon Pinto
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    10 de Octubre de 1868
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
    Bayamo
        Page 90
    Las Villas
        Page 91
    La Asamblea de Guaimaro
        Page 92
    Carlos Manuel de Cespedes
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Salvador Cisneros Betancourt
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    Juan Bautista Spotorno
        Page 118
        Page 119
    Tomas Estrada Palma
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    La Paz
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    La protest de Baragua
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    El Liberalismo
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Jose Marti
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    El Fracaso de Fernandina
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    La revolucion
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
    Mejorana
        Page 180
        Page 181
    Dos Rios
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Camaguey
        Page 186
        Page 187
    En el exterior
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Las villas
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    La Asamblea de Jimaguayu
        Page 195
        Page 196
    La Constitucion del gobierno provisional
        Page 197
        Page 198
    La Invasion
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    La Emigracion
        Page 213
        Page 214
    Occidente
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
    Expedicion Leyte Vidal
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    La Expedicion de Ruis Rivera
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Weyler
        Page 246
        Page 247
    Antonio Maceo
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    La Muerte del Gral. A. Maceo y Grajales
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Recuerdos de las Guerra de Independencia
        Page 254a
        Page 254b
    A traves de la guerra
        Page 255
        Page 256
    Camaguey
        Page 257
    En Oriente
        Page 258
    Loma de Hierro
        Page 259
    Guaimaro
        Page 260
        Page 261
        Page 262
    Maximo Gomez
        Page 263
        Page 264
Full Text












CUBA


HEROIC


POR


ENRIQUE COLLAZO












2<'
/ ~I
* cJ0

LATI si
AnERItrAl















iA 1o@ Vetegano@


Hoy que el Congreso Cubano, abandon en su miseria
6 los Invalidos del Ejercito Libertador de Cuba y a las viu.
das y huerfanos de los que combatieron por la libertad; hoy
que el Gobierno niega, 6 los veterans de la guerra de 1868
el derecho de usar la honorifica medalla que justifica sus
servicios y cuando el pueblo cubano en su mayoria, eleva por
elecci6n a los puestos mas altos de la Repiblica, 6 los indi.
ferentes y 6 los enemigos de la Revoluci6n.
Creemos necesario relatar los hechos pasados, evocar
el recuerdo de los sacrificios de nuestros m.rtires y heroes,
para que la juventud los tome como ejemplo y aprenda en
ellos 6 sacrificar vida y hacienda, para obtener y conservar
la libertad y la independencia de la patria.

& ?W24w.


















Sr. General Enrique Collazo.


Nuestro distinguido amigo:

Hemos leido con sumo interns y con verdadero placer los cua-
dernos que usted tuvo la bondad de enviarnos de sus valiosos trabajos
acerca de los hombres y los hechos mas salientes y culminates de
nuestra breve y gloriosa historic.
Se ha dicho sin justicia que la Historia de Cuba no ha sido es-
crita todavia. Si ella ha de ser como quisi6ramos que fuera, porque
cstamos habituados A que asi sea la Historia, la narraci6n ordenada,
una, varia y arm6nica de todas las manifestaciones del alma cubana A
trav6s del tiempo y en cumplimiento de leyes biol6gicas, ontol6gicas y
morales, estamos conformes con aquella opinion; pero si por otros
medios, A los que solo falta la unidad, p~uede cumplirse el objeto y rea-
lizarse el fin de la Historia, como ha acontecido en Cuba, nosotros no
podemos partieipar del error comfin, porque si no en uno, en muchos
libros han sido recogidas cuidadosamente todas las palpitaciones del
alma cbana; y no uno, sino muchos hijos esclarecidos de esta tierra
lhn traido su piedra, esmeradamente labrada, al edificio comin, para
cuyo remate y cima s61o faltan la unidad y plan. Usted concurre,
nuestro distinguido amigo, A csta obra patri6tica, con su brillante tra-
bajo que nosotros nos atrevemos A calificar de valiosisima Coniribu-
cikn al esludio de la Historia de Cuba.
Esta nueva obra confirm el juicio que en las anteriores ha mere-
cido used de sus compatriots: serenidad de juicio, absolute impar-
cialidad, field reproducci6n de los hombres y de las cosas y la misma
amarga ironia de los grandes patriots de todos los tiempos y de todos
los pueblos. Y este seria, y perd6nenos la habitual franqueza, el finico
reparo que pondriamos A una obra que ha de ser leida con avidez por
toda una juventud generosa y entusiasta en cuyo coraz6n no deben
marchitarse prematuramente las rosadas flores de las ilusiones.
Rosas perfumadas de patriotism, flores deshojadas en el altar
del deber son las paginas de este libro rico en ensefianzas, lecci6n elo-
cuentisima de un cubano esclarecido por el sacrificio y por el martirio
A los hijos de esta tierra, como todas ingrata con quienes como usted
le ofrendaron hacienda, honor y vida.
PAginas bellisimas cuyo interns no decae un solo instant, son









las de este nuevo libro de usted. Cada capitulo refleja diversos as-
pectos del alma cubana. Aguas Verdes, La Toma de Tunas, La Toma
de Guisa, pintan con su verdadero colorido las hazafias legendarias de
nuestros heroes; Cinco dias en Cayuco, su temerario arrojo y su des-
den por la vida; Las Cancino, la virtud espartana de nuestras mu-
jeres; Infamia y Expiacion, la justicia cubana; Policarpo Pineda,
nuestra Cavalleria Rusticana; las Biografias son acabadas descripcio-
nes de nuestros grandes soldados. Pero en donde parece usted haber
vertido toda su alma y todas sus lagrimas es en la magistral descripci6n
de la guerra del 68, cuya decadencia y fin narra usted de insuperable
modo, no igualado jams. Esta parte, la miis eminente del trabajo,
lleva al actor A la cabecera del enfermo, le descubre los prodromos de
la enfermedad, le muestra los estertores de una lenta y dolorosa ago-
nia y le arranca abundantes lagrimas ante el cadAver. La guerra del
95, que forma parte tambi6n de la obra, asi como el period de paz que
le precedi6, aportan nuevos datos y elements nuevos al atento obser-
vador de nuestros hombres y de nuestras cosas.
Por todas estas consideraciones creemos, distinguido amigo, que
debe dar A la publicidad cuanto antes su luminoso trabajo. Es pre-
ciso hacer la memorial y el juicio de nuestro pueblo relatando, como
usted relata, su historic descubriendo sus ocultas entrafias, labor im-
posible para quien no sea, como ha sido usted, autor y actor del tre-
mendo drama en que se resume toda la Historia de Cuba durante la
segunda mitad del siglo pasado.
Venga, pues, para bien de las letras cubanas, esa hermosa obra,
y entretanto reciba la mas calurosa felicitaci6n de sus acendrados
amigos y fervientes admiradores,



Gatedraticos del Instituto de 2a Ensenanza do la Habana.


11 de Enero de 1912.






















COMO SOMOS






Es el pueblo cubano de indole pacifica y tranquilo; amante de su
tierra y de sus costumbres, y A pesar de que su clima le incita A la
indolencia, es trabajador, sobrio, duro para la fatiga y el trabajo.
Su vicio predominante es cl juego; fastuoso y poco econnnico,
el ahorro es casi desconocido en Cuba; en la paz es respetuoso de sus
eyes.
En la guerra ha demostrado su extraordinaria resistencia; los vi-
llarefios marchando desde las Villas hasta el extreme Oriente, A pie,
descalzos, semidesnudos y mal comidos; para retornar luego A su terri-
torio en iguales condiciones, combatiendo siempre y sin flaquear su
;1rdor y patriotism; los orientales haciendo en tres meses de Oriente
A Occidente de la Isla la march asombrosa de la Invasi6n, arrollan-
do al poderoso Ej6rcito Espafol, mandado por su mejor General, Mar-
tinez Campos.
Su amor A la discipline lo dice su conduct durante sus guerras
de independencia; catorce aiios de guerra, en 1868 y en 1895; comba-
tiendo sin protests y sin quejas; sin paga, desnudos y escasos de co-
mide, combatiendo sin el parque necesario y siempre con el enemigo
A corta distancia; en una guerra sin cuartel, donde no se podia aspi-
rar A otros fines que la muerte 6 la victoria.
Como soldado, demostr6 tener una peculiaridad, su valor perso-
nal. su estoicismo para soportar el hambre y la fatiga; su aptitud para
esperar el peligro, sin dejarse sorprender por el pAnico, y como el jui-
cio del enemigo no puede aparecer apasionado, de un folleto publi-
cado A raiz de la paz en 1878, firmado T. O. y que se atribuy6 al Gene-
ral Ochando, reproducimos lo siguiente:
"Los insurrectos tenian innegables y preciosas cualidades milita-
res; los que han llevado durante diez afios una vida de fatigas enor-
mes, privaciones increibles, arrostrando peligros inminentes y diaries,








-8-


han acreditado sobradamente su resistencia y sobriedad, su constancia
y su valor.
Desterrados de las ciudades desde principios de la guerra, secues-
trados por diez aiios de la vida civilizada, privados de las comodidades
y recursos inherentes A la sociedad, el monte ha sido su patria y su
morada, encontrando en sus maderas, palmas, yaguas y bejucos ele-
mentos para construir sus habitaciones; cuerdas en la majagua; pla-
tos, vasos y otros utensilios en el coco y la giiira; ropa en los algodones
y guacacoas; sombreros en el yarey; alimentos en las frutas, boniatos,
yucas y otras raices, y azficar, miel, cera, aceites, medicines y recursos
variadisimos para satisfacer sus necesidades.
El monte no ha tenido secrets para ellos, y de dia y de noche, en
medio de bosques mon6tonos por su espesa frondosidad, se dirigian
sin vacilar hacia el punto deseado, con tanta seguridad como se arrum-
ba el marine en las extensas soledades del Oc6ano. Han llegado A leer
en el monte como en un libro, dejando muy atrAs las ficciones del gran
novelist norteamericano, al describirnos la sagaz perspicaeia de los
indios seguidores de rastros de las antiguas tribus que poblaban sus
bosques y praderas. Ellos buscardn sin titubear la caza que perseguis,
la plant 6 raiz que necesithis, la fruta que ha de saciar vuestra ham-
bre, el sitio en que seguramente se hallarA el agua que ha de apagar
vuestra sed. La necesidad, el peligro y el h6bito, han dado a sus sen-
tidos una maravillosa finura de percepei6n; la yerba apenas doble-
gada, la rama tronchada, la hoja caida, el canto y el vuelo de ciertas
aves, la huella medio borrada de los animals, la disposici6n de los ti-
zones de una hoguera apagada, el color de la ceniza, el olor del humo,
el peculiar de cada raza humana, y otros mil indicios imperceptible
para cualquier otro, observados con una perspicacia inconcebible y
con una sagacidad admirable, son para el cubano practice del monte
otros tantos datos seguros, pAginas en que lee claramente cuanto un
testigo ocular pudiera decirle. Ellos os dirin si hay gente cerca,
cuantos han acampado en un sitio, cuantos han pasado por una senda,
su sexo, su raza, si iban despacio 6 de prisa, cuantos dias fi horas ha-
ce, hacia d6nde se dirigen, sin equivocar un falso rastro con el verda-
dero, y os darAn detalles que sorprenden en un principio y que sc
oirAn siempre con incredulidad, si no razonaran el origen de sus ase-
veraciones y los hechos no hubieran justificado una y otra vez sus mas
inverosimiles asertos.
En las 6pocas de operaciones activas, no han tenido por much
tiempo mAs comida que alguna fruta, raiz 6 algin trozo de cafia dul-
ce, dando pruebas de una sobriedad que solo viendola puede creerse;
han hecho marchas constantes y asombrosas; casi siempre han estado
mal vestidos, sin abrigos, sin raciones y sin paga ninguna, sin que su
constancia y desinter6s se desmintieran con una vida tan amarga y
peligrosa y sin ceder su valor hasta que la maginnima political del









-9-


General Martinez Campos ha conseguido lo que nunca pudo la
severidad.
Cierto-es que la falta de jefes subalternos y la carencia de ins-
trucci6n y discipline los hacia muy inferiores a nuestros soldados,
para batirse en orden al descubierto, pero con todas csas desventajas
lo han hecho muchas veces con valor, y en los combates individuaies
de guerrillas, sorpresas y emboscadas, han mostrado una agilidad, un
animo, sangre fria y sagacidad tales, que ayudados por su conoci-
miento del monte, hacia de cada uno de ellos un jefe, y de todos un
enemigo terrible por su astucia, audacia y movilidad, como si con la
sangre espafiola hubiesen heredado las cualidades instintivas de los
guerrilleros, que tan pr6digamente ha producido nuestra patria desde
Viriato A Mina, y los innumerables que en nuestras filtimas guerras
eiviles se han distinguido."'
Nada queremos agregar al juicio del jefe espafiol.
Durante las guerras de independencia, todo cubano revoluciona-
rio en el campo era un soldado; pero habia dos classes de soldades: el
active, es decir, el alistado, cuya casa debia ser el campamento; el pa-
sivo, el ranchero, el maid, como despreciativamente se les llamaba
(injustamente).
Dos classes existian de majases: el soldado huido del campamento,
el que faltando A su deber buscaba el monte, para huir al peligro; el
que en el rancho ademis hallaba vida holgada, comida mejor y mns
abundant; tal vez el amor y el cariiio de codiciada hembra.
Formaba la otra clase el padre de familiar honrado, fuerte, traba-
jador y patriota; clase bcnem6rita, que no esperaba recompensa y so-
portaba dafios y malos juicios.
Ellos fueron los grades auxiliaries de aquel ej6rcito que carecia
Ae todo; ellos daban albergue y cuidado al enfermo y al herido, en
sus ranchos vivia la cubana her6ica convertida en m6dico improvisado,
en enfermera carifiosa 6 inteligente, que daba aliento y esperauza A
los d6biles de cuerpo y de espiritu y 6 veces tambidn defendia como
soldado al herido inutilizado 6 al enfermo d6bil. Mujeres cubanas,
cuyos sacrificios inmensos Cuba, ingrata, ha olvidado por complete.
Nobles compafieras, cuyos esfuerzos ignorados nadie trata de es-
elarecer; abnegadas, que fuisteis sost6n glorioso de aquella d6cada he-
r6ica, quien os pudiera dar como ejemplo, para que no se desvaneciera
en el pueblo cubano el amor a la patria.
En esos pobres ranchos donde la mujer era m6dico y enfermera,
el hombre era el proveedor del soldado; de esta clase surgieron los em-
pleados civiles; los prefectos y subprefectos; vigilantes de su territo-
rios, guerrilleros que anunciaban al vecindario con sus tiros sobre el
enemigo la presencia de 6ste en su territorio; gente acostumbrada A
hostilizar al contrario siempre solos 6 pobremente acompafiados.









-10-


Ellos fueron los que dieron al ej6rcito viandas y recursos, con su
trabajo constant y sin retribuci6n.
Ellos constituyeron los talleres que daba zapatos al soldado y
equipo y monturas para la notable caballeria cubana.
Ellos fueron los que dieron un ejemplo no imitado nunca.-No
recordamos en la historic ningfn pueblo que haya podido vivir bajo
el regimen de la comunidad.-El hombre que trabaja y siembra, no
se resigna A dar el fruto de su trabajo sin retribuci6n alguna.
Sin embargo, durante las guerras de independencia, los majases
cubanos trabajaron sin cesar, creando grandes estancias, tenerias y
talleres.
El paso de una fuerza cubana, dejaba la estancia agotada, el col-
menar deshecho y el taller exhaust; los animals que hubiere eran
muertos; aquella familiar que antes tenia de todo, al dia siguiente
nada poseia.
Y sin embargo, el hombre, sin quejas, ni lamentos, comenzaba al
dia siguiente a resembrar la estancia, A rehacer el colmenar y reorga.
nizar el taller.
Asi constantes y abnegados con su trabajo sin retribuci6n, ayu-
daron A sostener al ejercito cubano, durante los diez afios de combat.
Trabajadores incansables, soldados her6icos que sin titulos mili-
tares ofrendaban su vida por la patria, sin esperanza de paga, ni si-
quiera honors por tantos sacrificios.
Fu6 la vida en el campo durante la revoluci6n, un caso extrafio y
raro.: sociedad especial en que desapareci6 la propiedad individual;
todo fu6 de la comunidad: el sacrificio por la patria fnu tan general,
que nadie le daba A 6sto valor alguno; morir por la patria era cosa
tan aceptada por todos, que A los ojos de los supervivientes no tenia
nada de extraiio, pues era cosa sobreentendida que A todos cabria
tal suerte, mis tarde 6 mis temprano.
El dilema era claro: la deshonra, presentandose al enemigo; 6
morir honrado.
Esa era la idea general en aquella sociedad que, como decia el
doctor Bravo y Senties, estaba compuesta de locos. El General Ma-
nuel SuArez, al ser preguntado una vez sobre su juicio de ]a Revolu-
ci6n, contest:
"Esta es una tragedia en la que no escapa ni el apuntador".
Pobres locos que todo lo sacrificaron por la patria, c6mo podiais
pensar que aquellos que iban A gozar de la Repfiblica creada por vues-
tros esfuerzos, iban A abandonar, condenAndolas A la miseria, A vues-
tras madres, esposas 6 hijos.
C6mo ibais A pensar que habria cubanos que una vez arrojado de
Cuba el gobierno espafiol, pidieran y buscaran el medio de entregar el
pais al extranjero, para volver de nuevo A ser esclavos de gente ex-
trafia, de distinta raza.









-11-

Por fortune, vuestro espiritu sobrevive y vuestro ejemplo hara
que haya siempre cubanos que sepan luchar y morir por su libertad y
su independencia.
Reavivar esos hechos y esos hombres, es nuestro objeto, tratando
de conseguir que no se pierda el recuerdo de tantos sacrificios y abne-
gaci6n; que aquellos que han de gozar de la libertad, tengan el ejem-
plo del pasado que los ensefie y obligue a luchar con igual tes6n, si
por desgracid algfin dia quisiera el extranjero atentar A nuestra in-
dependencia.

II

CHARACTER CUBANO



A su amor A la paz, une el cubano acendrado amor A su patria y
altivez innata, tal vez heredada de su raza.
Espafiol de origen, sigui6 siendolo mientras la metr6poli, con sus
acciones, no lo oblig6 6i ecabar por las armas los derechos que le co-
rrespondian.
Siglos fueron precisos para desarraigar el espafiolismo del pueblo
cubano.
Los errors de los gobernantes, no mataban el sentimiento por la
madre patria; la codicia insaciable de sus empleados, la cobardia de
sus gobernadores, era disimulada, pero no sufrida con calma.
Asi se ve, en la 6poca en que los pirates franceses 6 ingleses visi-
tarou las costas de la Isla; no hay un solo caso en que las autoridades
espafiolas no abandonaran las poblaciones al presentarse el enemigo.
Santiago de Cuba, Bayamo, Puerto Principe, la Habana, sufrieron
varias veces la ocupaci6n verificada por los pirates.
Cada vez que 6stos sufrieron algfin descalabro, fu6 obra de cu-
banos; fueron estos los qie rescataron al Obispo de Bayamo, y cu-
banos fueron tambi6n los que derrotaron a los pirates en Puerto
Principe.
A pesar de estos hechos manifiestos, el principio de autoridad no
se perdia.
La codicia, mal que padecian los representantes de la metr6poli,
no tenia freno; el monopolio del tabaco se llev6 6 tal limited que lleg6
A colmar la media de la paciencia de los colonos. Los reales inten-
dentes del tabaco llegaron a apoderarse totalmente de las cosechas, las
que tasaban a capricho y las pagaban c6mo y cu6ndo querian.
Hasta el afio de 1700 puede decirse que casi no existia el pueblo
cubano; el feroz trato dado por los conquistadores 6 los indios, primi-
tivos pobladores, los habian exterminado en su inmensa mayoria; solo









-12-


quedaron algunos pequefios grupos de series extenuados, A quienes
obligaron A refugiarse en Guanabacoa, en la parte Occidental; en las
montafias de la parte oriental fu6 donde mas sobrevivieron, gracias
a lo accidentado del terreno y lo extenso de sus bosques; algunos, muy
raros, por condiciones- especiales, obtuvieron concesiones que
les permiti6 dejar ejemplares de su raza hasta nuestros dias: en Ba-
racoa, Guantfnamo, el Caney, Jiguani y en las orillas del Canto
existen families de origen indio.
El negro esclavizado viene A sustituir A la raza exterminada.
Ya en esa fecha habian surgido los ingenios de azicar y se ex-
tendia el cultivo del tabaco; ambos habian venido despertan-
do la codicia de los gobernantes; la poblaci6n de hijos de espafioles
nativos habia empezado A hacerse notar, distingui6ndose muchos de
ellos tanto por su riqueza como por su valor y condiciones naturales.
El desarrollo que habia torado la colonia fu6 tal, que en el
aijo 1602 se habia nombrado un Gobernador Capitan General en la
Habana, creAndose un 'Gobernador en Santiago de Cuba.
Excluidos los extranjeros del comercio con la Isla, se veian obli-
gados a violar las restricciones, sosteniendo trato ilicito con los natu-
rales, siendo 6sto motivo de disgusto entire los nativos.
Las guerras de Espaiia con Francia 6 Inglaterra y el desarrollo
de la pirateria se habian hecho notar en Cuba, haciendo victims de
todo t las poblaciones de la Isla, que fueron asaltadas 6 saqueadas,
demostrAndose siempre la ineptitud de los gobernantes y la ma-
yor part de las vecces la cobardia, pues huian abandonando a los
vecinos.
Asi se vi6 en la Iabana en 1588, al ser saqueada por Drake, y en
Santiago de Cuba en 1658, al atacarla los ingleses.
En 1668 ataca Morgan a Puerto Principe, y mueren defendiin-
dola 79 vecinos, entire ellos Benito Agiiero, Alonso Beloso, Francisco
Varona, Juan Zayas, Ger6nimo SocarrAs y Leoncio Munioz.
Trinidad es atacada dos veces (1675 y 1700); en 1678 y 1679 son
,atacados de nuevo Santiago de Cuba y Puerto Principe y otros mu-
chos lugares que omitimos.
Entre los pirates habian figurado tambi6n cubanos, como Die-
go Grillo, que asol6 la costa norte de la Isla.
Como hemos dicho, desde esa 6poca figuraba en buen lugar la po-
blaci6n criolla, que servia lealmente a la iietr6poli.
En 1711 se organize una expedici6n contra Panzaeola, compo-
niendose las fuerzas en su mayoria de cubanos, entire los cuales se dis-
tinguieron Esteban Berroa, Juan Hoyo Sol6rzano y los hermanos
Agustin y Francisco Ayala.
No solamente en la guerra habian empezado A sobresalir los cu-







-13-


banos, sino que tambi6n con notable inteligencia y honradez desempe-
fiaban los mis altos puestos del Gobierno.
En 1699 y en varias ocasiones mis, desempefian el mando superior
del pais cubanos tan notables como Nicolas Chirino, Luis Chac6n, Dio-
nisio Recino y Ch6vez Bar6n, y alguna vez asumni el mando military
y politico Luis Chac6n.
2Hasta esta 6poca (1713) la poblaci6n india, aunque sumamente
reducida, existia en algunos lugares, como en Guanabacoa, 6 recon-
centradas en pequefios poblados, y los que habitaban en Oriente, en
territories cuyo mando ejercian algunos hombres de su raza, a quienes
el gobierno utilizaba, dindoles el mando de las fuerzas rurales organi-
zadas con naturales del pais.
Algunos de estos Ilevaban el nombre de caciques, como le sucedi6
a Marcos Rodriguez, que muri6 por el afio de 1670, figurando como
el filtimo cacique del Caney.
El indio aparecia como libre; y podia decirse que existian
bien definidas cuatro classes sociales: el negro esclavo y el indio, el
blanco criollo y el espafiol conquistador.
Aunque lentamente, la colonia habia adquirido bastante impor-
tancia 6 ilustraci6n, gracias al esfuerzo particular y especialmente del
Obispo Compostela, que fund algunos colegios, la Casa Cuna, con-
ventos y el hospital de San Juan de Dios, y en Bayamo al capitin
Francisco Paradas, que leg6 un cuantioso capital para la fundaci6n
y sostenimiento de colegios.
En 1713 la agriculture habia adquirido bastante desarrollo y se
construian barcos, algunos de gran porte, en el Arsenal de la Habana;
fundfndose en este afio a Bejucal.
A media que se desarrollaban los pueblos y la agriculture, se
delineaban mis las classes, hacianse mas sensibles los desafueros y las
exacciones que cometian los empleados representantes del Go-
bierno, cuya codicia y rapacidad eran insaciables, lo que hacia acen-
tuarse cada vez mais el descontento entire los naturales del pais, que
crey6ndose, como hijos de espafioles, con derechos y privile-
gios, se veian postergados y explotados cruelmente.

III

LA COLONIA


Hemos tenido el cuidado de ir poniendo de manifesto la conduc-
ta de los cubanos en los moments en que el extranjero atacaba al pais,
defendiendo con denuedo al Gobierno que los esclavizaba y explotaba.
Leyendo lo escrito sobre nuestro pasado, se nos ve siempre victi-
mas de las torpezas de los gobernantes; si codicia aisla a Cuba, impi-







-14-


de el comercio y provoca el contrabando primero y la pirateria des-
pu6s; sus guerras arrojan sobre nuestras playas a holandeses, france-
ses 6 ingleses, que arrasan nuestras costas y poblados, sin que el go-
bierno ampare y defienda al pais que tiraniza y explota.
En la larga series de ataques 6 intentonas no encontramos sino go-
bernadores y autoridades que huyen cobardemente ante el enemigo,
dejando al paisanaje que se defienda como pueda.
En estos casos solo encontramos dos excepciones: Juan de Lobera,
10 de Julio de 1555, en la Habana, y el gobernador Alonso Arcos Mo-
reno, en Santiago de Cuba.
La political espafiola y su afin de tener sola la explotaci6n de
Cuba, pronto habria de traer sobre ella, la atenci6n y la fuerza de la
poderosa Inglaterra.
Descubierta la Isla el shbado 27 de Octubre de 1492,,por el Almi-
rante Crist6bal Col6n, se dedic6 por si 6 reconocer sus costas, lo que
no logr6 por complete.
Por orden de Nicolas de Ovando, continue este trabajo, en
1508, Sebastian de Ocampo.
Y en 1511, el segundo Almirante Diego Col6n, nombr6 para po-
blarla al capitin Diego Velazquez de Cu6llar. Este, en 1514, fund
la villa de Santiago, donde fij6 su residencia y gobierno, mandando
varias expediciones en 1517 y 1518, descubriendo tierras del conti-
nente, entire ellas la de M6jico.
En 1519 se nombr6 a VelAzquez, Adelantado.
En 1523, dia 28 de Abril, se concedi6 a la villa de Santiago el
titulo de ciudad, y fu6 nombrado Gobernador y CapitAn General de
la Isla el Adelantado Diego Velazquez de Cu6llar, aunque bajo la
dependencia del Almirante Diego Col6n.
Muerto Velazquez en 1524, le sucedi6 en el mando Manuel de
Rojas, en 1526; en 1527 lo sustituy6 Gonzalo de GuzmAn, A quien
reemplaz6 en 1532 Manuel de Rojas, hasta 1538, en que tom6 po-
sesi6n el Adelantado de la Florida Hernando de Soto.
Este traslad6 el gobierno A la Habana en 1539, y al partir para
la Florida dej6 el Gobierno a cargo de su mujer dofia Isabel de Boba-
dilla, asesorada por el subteniente Juan de Rojas.
Desde esa 6poca qued6 dc echo considerada la IIabana como ca-
pital de la Isla, creciendo su importancia y su desarrollo.
Por muerte de Hernando de Soto, tom6 el gobierno Juan de Ro-
jas, el que comenz6 6 fortificarla, dando la direcci6n de esas obras 6
Miateo Aceituno.
La resistencia puesta por los naturales del pais a los conquista-
dores fu6 insignificant, y no podia ser de otra manera, dado su caric-
ter pacifico y la diferencia'entre los medios de combatir indios desar-







-15-


*mados contra los feroces conquistadores, forrados en hierro y con Ias
mejores armas disponibles en aquella 6poca.
Sin embargo, mandados por el cacique dominicano Hatuey, em-
orendieron una lucha desesperada, que termin6 con su muerte y su-
plicio, efectuada en Yara.
Ante la cruel tirania de los dominadores y con ims experiencia,
emprendieron de nuevo la resistencia al mando de Guama, luchando
por algfin tiempo sin 6xito, hasta la muerte del nuevo jefe.
En distintas regions se pele6, pero s6lo como actos de dcsespe-
raci6n contra la ferocidad de los dominadores.
La raza pobladora qued6 casi extinguida en un pequefio plazo de
tiempo, pues en el period de los primeros treinta afios ya necesitaron
buscar brazos para los trabajos, y en 1524 llegaron esclavos .afri-
canos, trayendo solo varones, aunque cuatro afos m6s tarde, en 1528,
trajeron mujeres, continuado desde entonces en crescendo el crime
horrible.
Sustituy6 A Rojas, Juan Avila, y durante su mando, en 1543, Ro-
berto Baal, corsario francs, atac6 la Habana, siendo rechazado por-la
tropa y paisanos, que se defendieron.
Aunque por la ley eran 6 debian ser libres los indios, estaba esto
muy lejos de cumplirse; pero en esta 6poca se suaviz6 el trato dado A
estos infelices, aparentAndose cumplir lo mandado. Esta media so
lleg6 A tomar en vista de que los supervivientes eran easi initiles para
el trabajo.
En 1547 tom6 el mando Antonio ChAvez, al que en 1550 sucedi6
Gonzalo P6rez Angulo.
En 1555, Jacques de Sores atac6 y se posesion6 de la Habana, en
la que permaneci6 un mes; sublevada la poblaci6n, fueron derrotados
por Sores, quien pas6 6 cuchillo A los que le hicieron resistencia, con
la excepci6n de Juan de Lobera, defensor del castillo de La Fuerza.
Como A la presencia de los pirates el gobernador Angulo habia
huido cobardemente, refugihndose en Guanabacoa. fu6 residenciado
y depuesto por el Ayuntamiento.
Fu6 nombrado Diego Mazaviegos, el que volvi6 a reconcentrar A
los indios en Guanabacoa y gobern6 hasta 1565, en que tom6 el mando
el Adelantado de la Florida Pedro Men6ndez Avil6s, a quien susti-
tuyeron en sus estancias en el continent: Garcia Osorio, Francisco
Zayas, Diego Ribera, en 1560; Pedro Menindez .Milr.pi. : y Pedro VAz-
quez, en 1570, Alonso Navia, en 1571, y en 1574, Pedro Pardo Osorio.
Terminado el gobierno de Pedro Men6ndez Avil6s, le sucedi6 Pe-
dro Montalvo, como Gobernador General, hasta 1577, en que reem-
plaz6 A 6ste Francisco Carrefio; ocup6 su lugar Gaspar Torres, el que
abandon el mando al saber que iba A ser residenciado.
En 1581 tom6 el mando Gabriel Lujan. Durante su mando







-16-


aument6 la importaci6n de esclavos negros; suspendido en su cargo
lo sustituy6 Pedro Vega Torres, hasta 1589, en que fue repuesto
Lujan.
En 1588, Francisco Drake bombarded a Matanzas y se apoder6
de la Habana.
Esto motive la necesidad de mejorar las fortificaciones, reparan-
dose el Mlrro y la Punta, obras ordenadas por el sucesor de Lujan,
Juan de Tejada, en 1589, el que fu6 nombrado Capitin General; se
le concedi6 el titulo de ciudad A la Habana y fu6 declarada oficial-
mente capital de la Isla.
Tuvo Tejada grandes luchas con el clero, siendo por 6ste ex-
comulgado.
Lo sustituy6 Juan Maldonado Barnuevo.

BAYAMO


Desde que en el afio 1607 se declare capital de la Isla ~ la ciudad
la Habana, decreci6 la importancia de Santiago de Cuba de tal ma-
nera, que tanto por eso como por los continuados asaltos de los pirates,
fu6 abandonado por numerosas families que, buscando amparo para
sus bienes y vidas, se trasladaron al interior, refugiandose en Bayamo.
La situaci6n de este pueblo, que le permitia un gran comercio,
por el rio Cauto, le di6 rApido crecimiento y riqueza, pues privado el
resto de la Isla del trato y comercio con el extranjero, siendo en
Bayamo esto ficil, pues A pesar de las leyes y restricciones, se efectua-
ba por el rio el contrabando en grande escala, reportando cuantiosos
beneficios.
El trato con el extranjero fu6 creando en sus pobladores hlbitos y
eostumbres de hombres libres, manifiesta aversi6n al gobierno y en
especial A los militares, buscando no estar bajo la dependencia de las
autoridades de Santiago de Cuba; el ejercicio del contrabando, que
les ayud6 A poblarse con rapidez y a desarrollar sus riquezas,
les hizo adquirir habitos de gente brava, lo que demostraron comba-
tiendo contra el corsario francs Gir6n, que retenia prisionero al
Obispo, que rescataron.
La prosperidad de Bayamo fu6 efimera, y su comercio disminuy6
riiucho por las persecuciones emprendidas por los Capitanes Genera-
les, y ademas por la gran creciente que en el, aio 1616 tuvo el rio
Canto, el que form en su boca un gran banco con los nume--.
rosos Arboles arrastrados de sus orillas y con los restos de los bar-
cos alli anclados, que fueron destrozados al verificarse la creciente.
En 1690 tom6 posesi6n como Gobernador de Santiago de Cuba el
Capitfn Juan de Villalobos, el que a petici6n de los bayameses con-









-17-


sinti6 la division de mando, d6ndole jurisdicci6n de la parte political
a los Alcaldes y la military. al Sargento Mayor.
Esta media, tomada sin consultar a la Audiencia, ni al Capit6n
General, hizo que 6stos ordenaran en 1692 al licenciado Francisco Ma-
nuel de Roa que enjuiciara 6 Villalobos. Este desconoci6 si auto-
ridad, por lo que el licenciado Roa llam6 gente en su ayuda, reu-
niendo unos 300 hombres vecinos del Cobre, negros, mulatos y algu-
nos indios del Caney, invadi6 la ciudad de Santiago, apoderandose de
ella; atac6 el palacio, matando al centinela, al ayudante Jos6 de la
Parra y A otros; saque6 el castillo de San Francisco, apoderAndose de
los caudales pfiblicos, y prendiendo A Villalobos lo depuso.
Empieza 6ste a mover gente contra Roa, levantando al pueblo y
las milicias, y ayudado por 400 hombres que desde Bayamo traia Se-
bastian Castafieda, atac6 la ciudad, tomhndola. Preso Roa, es en-
cerrado en el Morro y se le embarca mas tarde para Sevilla.
Noticiosa la Audiencia de Santo Domingo de lo ocurrido, manda
en 1613 al oidor Diego de Bafios, el que toma el mando de la ciudad,
depone a Villalobos, lo arrest mas tarde y lo embarca para Sevilla.
Entre el pueblo era Villalobos malquerido por sus violencias, ar-
bitrariedades y mal gobierno.


ESTADO POLITICO


Creemos fitil copiar lo que en su compendio de la Historia de
Cuba dice el doctor Juan L6pez Torres, sobre el estado de la pobla-
ci6n cubana:
"Era entonces Cuba una monja enclaustrada, con rejas aunque
sin votos, esposa no del esposo spiritual, sino de uno de los reyes de
este mundo. De la poblaci6n eran nativos apenas la tercera, un tercio
soldados, funcionarios 6 mercaderes espafioles y el otro tercio negros
6 indios, reducido 6stos a much menos de un d6cimo de lo que habian
sidd. El castellano era el conquistador altivo, soberbio, dominant,
en todas parties enorgullecido por sus leyendas hazafiosas, tomadas
como realidades; el cubano blanco era en la ciudad una clase aristo-
cr6tica, y en los campos un ente malicioso, desconfiado y astuto, por
la costumbre de verse engafado y de procurarse una represalia enga-
fiando.a su vez; el negro, en6rgico, se multiplicaba (como en Egipto
los hebreos), A pesar de ser condenado A los trabajos mis rudos y pe-
ligrosos; y el indio enflaquecia llorando la p6rdida de su paraiso.
Asi el espafiol se corrompia en los bazares, en cuyas habilidades, como
cosa Arabe, no ha tenido competitor y para los cuales el cubano es
inepto; 6 en las funciones oficiales como lo publicamos, el cubano








-18-


blanco desarrollaba su inteligencia; el negro fortalecia su brazo y el
indio moria, en una palabra, todo era la dilatada gestaci6n perma-
nente de cada moment del porvenir.
Nuestra cultural intellectual era la que en los pueblos cat6licos
mis atrasados podia ser promovida por el clero; aquella que hace mas
ftil 6 menos temible al esclavo 6 al sumiso.
No hay ningfin adelanto en la ensefianza general, y el pueblo con-
funde A la patria con el rey, A Dios con el cura, A la ley con el funcio-
nario, A la honradez con la denuncia fiscal, al extranjero con el hereje,
al contrabandista con el traidor y al querellante con el rebelde.
En la organizaci6n official, hallamos que en el Ayuntamiento se
confunden las funciones administrativas con las judiciales, ejercidas
6stas en lo civil y criminalpor do's vecinos que aquel elija cada afio,
asesorados por abogados si ellos mismos no lo eran. Se habian intro-
ducido en todas las funciones administrativas en que era possible la
explotaci6n del pueblo, los oficios perpetuos vendibles, renunciables,
hereditarios y revestibles, circunstancias que bastan para juzgarlos y
hasta se recuerda un ejemplo de haber sido comprado por catorce mil
pesos el de 'Gobernador Capitan General, quien libremente nombraba
sus asesores y el Auditor de Guerra.
Bajo el mAs absolute despotismo siempre el pais."
Por el dato citado anteriormente se puede former idea de que
no era muy escogido el personal de los Capitanes Generales, pues en-
tre ellos hubo muchos residenciados, y alguno, como Lorenzo Cabrera,
que en 1628 dej6 el mando para ir A ocupar puesto en Presidio.
AdemAs, las luchas con el clero, ensoberbecido y avaro, impedia
cumplir las reforms necesarias, aunque hay que confesar que A este
element se le debe en esa primera 6poca los adelantos intelectuales del
pais, asi como tambien el fomento de las poblaciones, especialmente al
Obispo Compostela.
Ya en 1724 el francs Carlos Hadre habia traido la imprenta,
aunque entire tan estrechos limits contenida, que poco litil podia ser.
Desde 1670 se trabaja por establecer la Universidad, lo que no
se realize hasta 1724, en que se inaugura la Real y Pontificia de San
Ger6nimo, y en 1842 la Real Literaria.

IV

LOS VEGUEROS DE BEJUCAL


En 1716 gobernaba la Isla, Vicente Raja, sucesor de Laureano
Torres.
Como el cultivo del tabaco hubiere tomado gran desarrollo en








-19-


los terrenos de la parte occidental y especialmente en Bejucal, avi-
v6se la codicia de los gobernantes y se decret6 el estanco de 61, en toda
la Isla.
La forma y modo de proceder de los comisionados 6 Reales In-
tendentes que vinieron h establecer la Factoria, produjo general y
fuerte descontento, pues 6stos se apoderaban por complete de las co-
sechas, imponiendo ellos los precious como les parecia sin acuerdo y
voluntad de los duefios para vender su mercancia.
El desagrado lleg6 A tal punto que tomando la iniciativa los ve-
gueros de Bejucal, lograron que pronto se les unieran los de los alre-
dedores y en son de guerra vinieron con golpe de gente sobre la
Habana.
Era ya entonces la Habana ciudad fuerte, amurallada y bien
guarnecida, y A pesar de eso, los vegueros se impusieron y obligaron
A la ciudad a abrirle sus puertas, apoderhndose del Gobierno, pren-
diendo al Gobernador Capitin General Vicente Raja y 6 los comi-
sionados del tabaco, A los que encerraron en el Castillo de la Fuerza.
Posesionados de la ciudad, no hicieron en ella dafio alguno, limi-
tAndose, por las exhortaciones del Obispo, A embarcar rumbo a Es-
pafia al Gobernador y los comisionados, dejar en suspense el decreto
del estanco y retirarse a sus fincas haciendo cargo del mando de
la ciudad, el dia 23 de Agosto de 1717, al Teniente Rey, G6mez Ma-
raver Ponce.
Satisfechos, confiados y tranquilos, retornaron a sus habituales
trabajos.
Esta situaci6n dur6 hasta Junio de 1718, en que lleg6 a tomar po-
sesi6n del mando el Gobernador Gregorio Guazo, con 6rdenes de esta-
blecer de nuevo el estanco y castigar la rebeli6n.
De manera mafiosa y artera, utilizando los servicios de los cuba-
nos SebastiAn Calvo de la Puerta, Jos6 Bayona Chac6n y algunos
otros, atrajeron a various de los sublevados, los que, press por el capi-
tdn de artilleria. Ignacio Barrutia, que los sorprendi6 emboscado en
Jesis del Monte, hizo ahorcar en los Arboles del camino A doce pri-
sioneros, para que sirviera de escarmiento.
Satisfecho el Gobernador Guazo del 6xito de su dudosa conduct,
restableci6 con toda su crudeza el odioso decreto, aumentado con ma-
yores exenciones, para hacer sentir el peso del yugo.
Los cubanos que lo ayudaron en su obra odiosa, fueron premiados
con largueza con titulos y honorees.
La empresa llevada A cabo por aquellos cubanos valerosos, pri-
mer destello del espiritu cubano, revela valor 6 inteligencia, y mis
que todo extraordinaria resoluci6n,, pues atacar con tan pocos recur-
sos una plaza fortificada como la Habana, era obra de gran empeiio.
Como despu6s se ha visto, pecaron de exceso de confianza y falta









-20-


de conocimiento del car6cter, usos y costumbres de sus dominadores,
sin que eso extirpara sus sentimientos de amor a la metr6poli.
Hasta 1724 tuvo Guazo el mando de la Isla, y bien sea por la
rudeza de 61 6 por las gestiones del Obispo, los cubanos a sus 6rde-
nes y servicio nada intentaron contra 61.
Parece incredible que los hombres que Ilevaron A cabo tan arries-
gada empresa, sufrieran sumisos el castigo y las exacciones que les
hicieron sentir, pues la explotaci6n se hizo en mayor escala.

V

LA TOMA DE LA HABANA


Las -culpas de los reyes y politicos espafioles debia por fortune
pagarlas Cuba, y decimos por fortune, porque tras los males de la
guerra se vieron obligados sus opresores A conceder franquicias 6 ven-
tajas comerciales: el Gobierno, contra su voluntad, tuvo que entre-
abrir la puertx.
En este hecho se pone de manifiesto con claridad asi como la inep-
titud, injusticia y cobardia de los dominadores, el entusiasmo conque
los cubanos defendieron la bandera espafiola y sus magnificas condi-
clones como soldados. Ante aquellos amos crueles 6 ingratos afin fue-
ron perros fieles.
Bueno es empezar por formarnos idea de lo que era la Habana en
el afio 1762, al presentarse A su frente la escuadra inglesa al mando
de Sir George Kepps, Conde de Albermale, compuesta de treinta y
un navios con 1876 cafiones; diez y nueve fragatas con cuatrocientos
noventidos cafiones, y tres bombardas con veinticuatro morteros, con-
duciendo adem6s 14,041 hombres de desembarque.
Se dice que la poblaci6n de la Isla era de 130,000 habitantes, de
la cual atribuyen unos la mitad a la Habana y otros, 16gicamente, li-
mitan 6sta a 30,000 almas. La poblaci6n estaba cerrada por tierra
por la muralla, que partiendo del fuerte de la Punta, iba hasta la
costa opuesta, y comprendia lo que son hoy los barrios de Santa Te-
resa, Paula, Merced y San Isidro; en la calzada del Monte habia al-
gunas casas A distancia, y tambi6n en Reina y Salud. En la esquina
de Ceiba habia tambi6n algunas. El resto estaba cubierto de bosques
frondosos y accidentados, que aprovecharon los milicianos cubanos
para hostilizar A los ingleses, con 6xito la mayoria de las veces.
Ademas de la fortaleza de la Punta, existian los castillos del Mo-
rro y La Fuerza, residencia del Capit6n General, ligeras fortificacio-
nes en la Cabafia y tres fortines en la Chorrera, Cojimar y Ba-
curanao.
El Morro tenia dos baterias de quince 6 veinte cafiones eada una,








-21-

donde se colocaron mAs tarde cincuenta morteros de veinticuatro
pulgadas.
Su guarnici6n se componia de ochocientos diez dragones, tres-
cientos cincuenta soldados de infanteria, trescientos artilleros, nueve
mil marines y catorce mil milicianos, que hacian un total de 27,610
soldados.
Estaban fondeados en el puerto quince navios con 850 cafiones.
Mandaba la plaza desde el 7 de Febrero de 1761, como Capit6n
General, Juan Prado Portocarrero.
El dia 6 de Junio de 1762 se present al frente la escuadra in-
glesa.
Se hizo cargo como gobernador del Morro, el capit6n de navio
Luis Vicente Velasco; el eapitan de navio Manuel Brisefio, del castillo
de la Punta; el coronel Carlos Caro, con tres mil hombres de caba-
Ileria y milicias, de Guanabaeoa, para oponerse al desembarque por
ese lado, y el coronel Alejandro Arroyo con la infanteria y algunos
marines defenderia la costa de San Lizaro y la Chorrera.
Al amanecer del dia 7 se situaron cuatro navios ingleses frente
A la boca del puerto, y otros amagaban haeia el Oeste, mientras que
al mando del general Elliot efectuaban el desembarque en Bacuranao.
Algunas fuerzas espafiolas llegaron A la playa, pero se retiraron
prontamente 6 los fuegos de la "Mercury" y la "Bonetta".
Sin ser hostilizados. estaban desembarcando 6 las tres de la tarde
diez mil fusileros ingleses, y el Conde de Albermale establecia su
Cuartel General en Cojimar.
El coronel Caro habia hecho retirar sus fuerzas sin quemar un
eartucho, retir6ndose 6 Guanabacoa con la caballeria; su infanteria
march 6 la Cabafia.
El dia 8 avanzaron al Oeste los ingleses, situ6ndose entire el Mo-
rro y la Habana, levantando una bacteria; otra division se dirigi6 6
Guanabacoa, solamente defendida vista por los milicianos al mando de
Jos6 Antonio G6mez y el teniente Castillo, que tuvieron algunas bajas,
entire ellas al guajiro Godinez, pues el coronel Caro, con las tropas,
habia ordenado retirarse 6 las lomas de Jesus del Monte.-Albermale
situ6 su Cuartel esa noche en Guanabacoa.
Ese mismo dia, por la parte Oeste, el coronel Arroyo se retir6
de la Chorrera, con las fuerzas regulars, clavando los cafiones antes
de usarlos siquiera.
Las milicias al mando de Jos6 Luis Aguiar se negaron A retirarse,
permaneciendo en su puesto. Secundado Aguiar por TomAs L6pez
Aguirre y Antonio Trevejo, intentaron desclavar las piezas y defen-
derse, como lo hicieron hasta consumer su parque; pidieron repuesto,
que no se les mand6, orden6ndoles de nuevo se retiraran; permane-








-22-


cieron alli hasta el dia 11, en que los barcos "Mercury", "Bonetta",
"Belle Isle" y "Lorcher", habian destruido el fuerte.
Albermale dej6 A Elliot en Guanabacoa, situAndose entire Coji-
mar y la Cabafia, la que atac6 y tom6 el dia 11' el coronel Arroyo,
que la defendia, habia retirado las tropas, dejando unos milicianos,
que huyeron al ver A los ingleses.
En ese dia desembarcaron 3,000 ingleses por el Oeste, situindose
y artillando la loma de San LAzaro y la altura de las cuevas de Ta-
ganana.
Los espafioles, con intent de cerrar el puerto, echaron a pique
los navios Asia, Neptuno y Europa, y talaron los alrededores de
la poblaci6n.
El mismo dia se establece en Managua el Gobierno Provisional,
compuesto de Juan Ignacio Madariaga, Comandante General, un Ase-
sor y un escribano.
Ya el 12, los ingleses van desde su campo de San Lazaro A la
Chorrera, pero sin embargo, al proveerse de agua en la Chorrera, el
capitAn Wlalker y otros mas, son hechos prisioneros por los milicia-
nos, mientras Jos6 Antonio G6mez, con 300 guajiros, los hostiliza
entire Guanabacoa y Luyan6, habi6ndole hecho cerca de cien pri-
sioneros.
Para poder cerrar su linea los ingleses, a quienes las fuerzas de
paisanos molestan constantemente, establecen un campamento de 1,800
hombres en la loma del Indio, y atacan la del Horc6n, de donde son
rechazados.
En la loma de Ar6stegui son batidos tambi6n por las milicias
de Puentes Grandes. Saquean h Santa Maria del Rosario, y por
San Miguel y Cojimar pasan la Cabafia.
El dia 14 cafionean la Punta y el Angel, y el 15 continian ti-
rando sobre la ciudad.
El 22 bombardean el Morro, y los dias 24, 26 y 27 continuaron
el fuego, causando 10 muertos y 90 heridos.
Los dias 20 y 23 los ingleses establecen baterias entire el Morro
y la Cabafia y en la Playa.
Hacen una entrada hasta los Quemados de Marianao 6 intentan
pasar mas adelante, pero las guerrillas de Bejucal, Santiago, San An-
tonio y desde el Wajay Laureano Chac6n, les obligan A retirarse en
vista de la incesante hostilidad que por todas parties reciben de los
naturales del pais.
El dia 31 atacaron al coronel Caro en la Loma de la Luz, pero
apoyado 6ste oportunamente por Jos6 Luis Aguiar, son rechazados en
el Horc6n.
El dia 25 bombardearon el Morro, y el dia 29 lanzaron sobre 61
525 bombas.







-23-


Comprendiendo Velazco la importancia de la Cabafia, trataba
de hostilizarla con salidas; en una de ellas, hecha por milicianos, se le
habian cogido siete prisioneros A los ingleses, inutilizAndoles un mor-
tero; el 26 hizo otra salida Francisco Corral, y el 29 organize una
de 1,000 hombres, al mando del coronel Arroyo, con tropas y milicia-
nos, dando un fatal resultado.
El 30 inician un fuerte ataque por mar y tierra al Morro. Ve-
lasco concentra sus fuegos sobre los barcos, los que hace retirar con
grandes averias.
El dia primero de Julio llegan del interior 700 hombres de los
reclutados por Madariaga y mandados por Juan Benito Luj6n, Jos6
Guijarro, Jos6 Quesada, Gregorio y Diego Velazco, Pascual Guerra,
Esteban Varona y otros, con lo cual se activan las operaciones en los
alrededores.
Los ingleses, obligados a componer sus obras destruidas por el
fuego, aflojan algo sus operaeiones, hasta que ya respuestos y reforza-
dos, con nuevas baterias abiertas por el Oeste sobre la Punta, avivan
sus fuegos sobre ambos fuertes, que contestan en6rgicamente.
El dia 15, herido Velazco, se ve forzado 6 retirarse A la ciudad,
sucedi6ndole en el mando el capitin de navio Francisco Medina.
Sostuvo 6ste dignamente el mando hasta el dia 24, en que volvi6
Velazco 6 hacerse cargo de 61.
La situaci6n para sitiadores y sitiados era poco agradable; ambos
esperaban refuerzos que no llegaban; los primeros castigados por las
enfermedades y las grandes contrariedades del sitio, y los segundos
por el desconcierto y desmoralizaci6n de sus jefes, colmados con los
cargos del pueblo entero, que veia su ineptitud y cobardia.
Los ingleses habian abandonado A Guanabacoa el dia 15, por lo
que pudo ocuparla Caro.
La estancia de Velazco en la Habana la aprovecha 6ste para im-
pulsar y activar la acometividad, y se organizan dos salidas, pero como
siempre, con milicianos; una contra Howe en la Chorrera, mandada
por Jos6 Luis Aguiar y Fernando Herrera, el dia 18, con brillante
6xito, pues sorprenden una avanzada, haciendo prisioneros A un ofi-.
cial y diez siete soldados y clavan tres cafiones, aunque tuvieron bas-
tante bajas, y otra el dia 22, con gente de Tierra Adentro, al mando
de Juan Benito Luj6n, auxiliado por veterans y marines, contra la
Cabafia. Su resultado fu6 desastroso, pues tuvieron cuatrocientas
bajas. La falta de direcci6n y decision produjo confusion y desorden
en la huida, siendo victim tanto de los ingleses, como de la plaza, que
torpemente los cafione6. Carleton, el jefe ingles, fu6 herido gra-
vemente.
Al llegar Velazco al Morro el dia 24, recibi6 carta de Albermale,
que indicandole tener abiertas sus minas y preparado el asalto, le







-24-


ofrecia, por si queria rendirse, las condiciones m6s honrosas que 61
quisiera imponer.
Velazco las rehus6, dando las gracias por la cortesania del con-
trario.
Acudi6 6ste a la Junta, exponiendo la situaci6n extrema a que se
habia llegado y pidiendo resolvieran el caso; la Junta tuvo la co-
bardia de dejar esa resoluci6n a su cargo, pues ni esa responsabilidad
quiso tener.
El dia 27 les llegaron a los ingleses refuerzos del Norte, al man-
do de Burton; estos activaron las opcraciones finales, y el dia 30, A
medio dia, les dieron fuego 6 las minas, que volaron, abriendo una pe-
quefia brecha, por donde podria pasar un hombre de frente.
Velazco habia torado precauciones para la filtima defense, man-
dando cortar las escalas, para que nadie saliera, y 61 pas6 con cien
hombres 6 la bandera, en un parapeto.
IIuyeron por las escalas los que pudieron y otros se negaron A
hacer fuego.
Los ingleses penetraron y formaron sin ser hostilizados, pues no
encontraron ya sino escasa resistencia, rindi6ndose setecientos seis
hombres.
En aquella hora supreme se destacaron las figures her6icas del
comandante del castillo, Luis Vicente Velazeo; la del segundo jefe
BartolomB M6ndez, herido; la de Fernando P6rraga, muerto en la
brecha, y la del marquis GonzAlez, dos veces herido defendiendo una
trinchera.
Velazco, con asentimiento del enemigo, fu6 trasladado A la pobla-
ci6n para ser atendido, pero las heridas eran graves y muri6 despu6s
de ser trasladado.
El dia 31 se le daba sepultura a Velazco, haci6ndole la plaza los
honors de ordenanza.
Las tropas inglesas suspendieron sus fuegos durante la ceremo-
nia 6 hicieron A su vez las salvas de ordenanzas, rindiendo los honors
al valiente contrario.
Terminados los funerales, la plaza y el navio "Aguila" rompen
sus fuegos contra el Morro; tanto 6ste como las otras baterias ingle-
sas contestan, sosteni6ndose el cafioneo los dias uno y 2. En este uia
reciben los ingleses un refuerzo de dos mil hombres mas.
El navio "Aguila"' queda inutilizado, y los espafioles refuerzan
las fortificaciones de la loma de Soto y la Punta.
Los ingleses, que tenian el Cuartel General de Albermale en el
campo atrincherado de San L6zaro, construyen un camino hacia la
plaza, reconocen la loma de Taganana el dia 8 y el 9 construyen un
reducto mas inmediato para batir la Punta. El dia 8 les habia lle-
gado un nuevo refuerzo de hombres.








-25-

Las autoridades de la plaza se hallaban en San Isidro, donde es-
taban a cubierto de los fuegos enemigos.
El dia 10 intiman los ingleses la rendici6n. Prado, despu6s de
oir A la Junta, la rechaza. Los ingleses rompen el fuego desde todos
sus puestos, sosteniendolo durante los dias 10 y 11, y como A las diez
de este dia apagan los fuegos de la Punta y poco despu6s los de los
otros puestos, que abandonan apresuradamente los espafioles. Manda
Prado izar la bandera de parlamento, saliendo Antonio Remirez Este-
noz competentemente autorizado para estipular las condiciones; re-
torna 6ste por la noche con un official ingl6s, y Prado y Guti6rrez He-
via las firman, capitulando la plaza el dia 12.
El dia once abundaron los comentarios; la gente del campo acu-
dia A la ciudad dispuesta A continuar la resistencia y proveyendo de
viveres la plaza.
Las quejas en contra de la conduct de los jefes era general, mu-
cho mis cuando se supo que resuelta la capitulaci6n se pretendia des-
armar las milicias, para cuya realizaci6n se cerrarian las puertas de
la ciudad; con este rumor empez6 a abandonar la plaza la gente del
pais, acampando en puntos cercanos, dispuestos a continuar com-
batiendo.
Las condiciones de la capitulaci6n fueron: Que se permitiera la
salida de las fuerzas veterans por la Punta, sin los caballos, ni la
Caja, pero con los honors militares.
Entregar la milicia sus armas a los comisionados ingleses.
A Prado, Ievia y sus oficiales se les permitiria llevar sus efectos
y dinero a buques ingleses para ser trasladados 6 Espafia; tambidn
Superunda y Tabares con sus sirvientes y efectos.
Podrian salir los empleados que no tuvieran cuentas pendientes,
6 cuando las rindieran.
Serian propiedad de S. M. B. los buques, cafiones, pertrechos, ca-
ballos, metales y cosas pfiblicas.
No molestar a nadie por sus actos durante la guerra.
Los vccinos podrian volver a la ciudad, vender sus propiedades y
retirarse.
Botin: los caudales y mercancias de los comerciantes espafoles 6
de la Real Compaiifa de Comercio.
Quedarian on la ciudad los archives y papeles.
Espafia pagaria la asistencia de los enfermos espaiioles que que-
daran en los hospitals.
No se trataria sobre los prisioneros espafioles, mientras no se res-
tituyeran los britanicos.
Poner guardias en los temples hasta terminar la capitulaci6n.
No innovar en la religion, sus ministros y propiedades.
Los curas serian nombrados con la aprobaci6n brit6nica.








-26-


Negada toda concession 6 franquicia al comercio y navegaci6n de
Espalia.
Respeto A la propiedad particular y 6 la de los poseedores de ofi-
cios, mientras no faltaran A sus deberes.
Los esclavos serian devueltos A sus duefios..
Se comprenderia en la capitulaci6n al territorio occidental hasta
180 millas al este de la Habana. En el resto de la Isla continuaria
gobernando Madariaga.
El botin se estim6 en tres millones de libras esterlinas, incluyendo
siete barcos y 329,000 pesos de la Real Compafiia.
La conduct de los cubanos fu6 una prueba notable de valor y
lealtad a la metr6poli.
Durante todo el sitio, las tropas veterans permanecieron res-
guardadas entire las murallas, teniendo la mala fortune de que sus
jefes no la condujeran no ya 6 la victoria, sino ni aun al combat;
Arroyo y Caro, sus dos coroneles, dejaron un recuerdo de flojedad 6
indecision que no les honra, y especialmente el filtimo, a quien la en-
vidia y el despecho hicieron culpable de la muerte del h6roe cubano
Jos6 Antonio G6mez Bull6n, cuyas hazafias se han trasmitido hasta
hoy, cantadas y celebradas por el pueblo, de quien es m6s conocido
con el nombre de Pepe Antonio.
El Gobierno espaiol, m6s tarde, le hizo justicia, reconociendo A
su hermano como regidor perpetuo de la villa de Guanabacoa. I
Las milicias cubanas se cubrieron de gloria combatiendo sin cesar
A los ingleses.
Cuando Caro huia en Cojimar, Pepe Antonio con sus milicianos
combatia 6 diario, armando sus fuerzas con el armamento del contrario.
Cuando Arroyo abandonaba las trincheras de la Chorrera, Jose
Luis de Aguiar permanecia en ellas, a pesar de la falta del parque
necesario.
En Santiago, Bejucal, San Antonio y Wajay, con Laureano Cha-
c6n de jefe de las milicias, impiden al ingl6s aprovisionarse: en cada
palo encuentran un enemigo que los hostilizaba sin cesar.
De Tierra Adentro vienen con Juan Benito Lujin, cerca de mil
voluntarios.
Mientras los veterans no hicieron un solo prisionero, los milicia-
nos le cogieron A los ingleses mAs de doscientos hombres; nunca fal-
taron provisions 6 la plaza, abastecida voluntariamente, y eso lo llev6
A cabo gente A quien se trataba con menosprecio y se le obligaba a
obedecer A jefes ineptos que probaban su cobardia en todos los mo-
mentos.
La muerte de Pepe Antonio es un crime que mancha la memorial
del inepto Caro y del gobernador Madariaga, que consinti6 que se ul-
trajase A quien tan bien habia sabido combatir.








-27-


DOMINATION BRITANICA


El 14 de Agosto de 1762 entraba en la Habana Albermale, titu-
l ndose Gobernador y Capitan General y ademAs como Vice Real Pa-
trono, en el orden eclesiAstico, A pesar de no ser cat6lico.
El dia 15 recibi6 el Cabildo, reunido, la capitulaci6n de Prado,
procurando en el acto el abastecimiento de carnes para la poblaci6n.
Albermale nombr6 Gobernador a Sebastian Pefialver Angulo, y
teniente de 6ste A Gonzalo Recio Oquendo, que eran ambos regidores.
El dia 31 de Agosto empezaron A funcionar los concejales.
La escuadra inglesa entr6 en puerto facilmente, A pesar de lo,
barcos espafioles echados A pique para cerrar la entrada.
El ej6rcito desembarc6, quedando doscientos hombres en l; I a-
bana y trescientos repartidos en Santiago, Bejucal, Managua, Guana-
bacoa y Matanzas, que ocuparon el 29 de Agosto.
Mucho gente emigr6 A raiz de la capitulaci6n, pero vista la con-
ducta de la ingleses, retornaron pronto.
Albermale, desde el moment en que tom6 posesi6n, fu6 benevolo
y cortes con la gente del pais, A la que pretendi6 atraerse fomentando
su trato personalmente y sacando de entire ellos las autoridades.
Di6 varias fiestas, A las que invit6 a las families del pais, pcro
6stas, influenciadas por un falso patriotism, 6 tal vez dAndole oido
a los cl6rigos, es lo cierto que desatendi6 sus invitaciones, manifestan-
dose la poblaci6n toda abiertamente contra los ingleses.
Es indudable que el clero, A cuya cabeza estaba el obispo Morell
Santa Cruz, se esforzaba en demostrar un exceso de hostilidad A las
autoridades inglesas, pero se estrell6 contra el desd6n con que fueron
recibidos sus escritos y manifestaciones, hasta que juzgando ya pesado
oirlo, lo desterraron A la Florida el dia 3 de Noviembre, con lo que se
libraron de las intemperancias del cura.
Albermale presidia algUnas sesiones del Ayuntamiento, donde se
discuti6 y aprob6 la forma en que debia prestarse el juramento de
fidelidad y obediencia a Su Majestad Britanica, mientras dominara
en el pais y conforme A las leyes espafiolas, sin tomar armas ni contra
Inglaterra ni contra Espafia.
Pidieron para sus cultos un temple; pero al fin prefirieron tomar
el de San Francisco, y mas tarde el de San Isidro.
A Pefialver encargaron el cobro al clero de 70,000 pesos por exac-
ci6n de donativos, y A Oquendo los 200,000 contra los seglares; sobre
el derecho de campanas, por el metal, despu6s de agrias discusiones,
establecieron la cantidad de 10,000.
Para dar cumplimiento A la capitulaci6n, se nombr6 comisionado










A Montalvo, el que tuvo various choques con Albermale, por lo que es-
tuvo amenazado con el estrafiamiento.
Los ingleses establecieron una estrieta discipline entire sus tropas,
y sus autoridades hicicron respetar severamente el culto, castigando
cualquier exceso, sin atenuaciones de ninguna especie para sus solda-
dos; no alterando mAs que las leyes de comercio y fiscales y sin au-
mentar los impuestos.
Declararon el comercio libre para toda Inglaterra y para toda
elase de mercancia, aumentAndose 6ste extraordinariamente y propor-
cionando gran beneficio al pais.
El estado general de 6ste mejor6 notablemente, y algunos inge-
nios aumentaron tambi6n su producci6n.
Como jueces para los espafioles nombraron A Miguel Calvo La
Puerta y Pedro Santa Cruz; modificaron en el Ayuntamiento la Se-
cretaria, que se incorpor6 A las funciones del Secretario de Albermale,
haciendo en lo demAs pocas modificaciones.
Mientras tanto el element criollo, en su mayor parte, se extendi6
por el pais, preparAndolo para la resistencia, y uni6ndose a Madaria-
ga los Ar6stegui Boza, Arango Mcireles, Chac6n, CArdenas, Alarc6n,
CUspcdes, Arrarte y otros mas, en su mayoria firmantes del acta del
juramento del 8 de Septiembre.
Muchos, previsores, levantaron aetas de hechos mAs 6 menos ve-
ridicos, con que testimoniar en Madrid, A donde se mandaron, servi-
cios imaginarios que mAs tarde cobraron con largueza, pues A algunos
les fu6 pagado hasta el valor de los eselavos que decian haber sido
muertos por el enemigo, y de ahi surgieron tambi6n muchos titulos
nobiliarios que aiin subsisten.
La ocupaci6n inglesa, que habia empezado el 14 de Agosto de
1762, en virtud del Tratado de Paz celebrado en Paris en 10 de Febre-
ro de 1763, termin6 en la Habana en el mes de Junio del mismo afio,
en que vino A tomar posesi6n Ambrosio Funes Villalpando, Conde de
Ricla, se aloj6 fuera de la ciudad; entr6 en 6sta el 6 de Julio y recibi6
de Keepel ante el Cabildo el dia 7, celebrandose fiestas civicas y ecle-
siAsticas.


En todos los sucesos desgraciados siempre se busea una victim;
en esta ocasi6n se escogi6 A Prado, que es possible fuera el menos cul-
pable.
Tan pronto llegaron A Espafia, fueron sometidos a Consejo de
Guerra, Gutierrez Hevia, mairqu6s del Real Transporte, Tabares, Su-
perunda, Ignacio Ricart, Crell, Caro, Gayo, Arroyo, Colina, Solis y
otros, resultando casi todos condenados por flojedad 6 negligencias, A
pesar de ser juzgados con benignidad.









-29-


Entre los cubanos que pelearon por Espafia, y que por esos mis-
mos procesados eran motejados de rmds perjudiciales que Otiles, contra
ninguno de esos pudieron formular cargos, y h alguno, como A Pepe
Antonio, aunque tardia, se vi6 precisado el Gobierno Espafiol a hacerle
justicia.
Peiialver y Oquendo tuvieron que sufrir las persecuciones de los
curas y otros, excitados por Morell y Montalvo; pero muy limpios de
culpa debieron estar cuando h pesar de la fuerza de sus encarnizados
enemigos, no pudieron ser condenados.
Obligados por las circunstancias y por las fuerzas de los hechos,
el gobierno espafiol se vi6 obligado A dar algunas franquicias comer-
ciales en algunos puertos de Espafia, aunque siempre restringidas,
pues el clamor de los monopolizadores era incesante.




La conduct del pueblo cubano, su lealtad, no tuvo premio al-
guno: las leyes siguieron siendo letra muerta para el cubano; y la su-
jeci6n de todo lo que representaba industrial 6 comercio, continue afin
por muchos afios.








-30-


SINTOMAS REVOLUCIONARIOS


Es indudable que los aires de libertad son contagiosos, y es para
nosotros seguro que las hazafias de los americanos luchando por su in-
dependencia debieron repercutir en Cuba, creando entire las classes
mrs elevadas de la sociedad por su riqueza 6 ilustraci6n, ensuefios de
independencia.
Ensuefios que vinieron A robustecerse mas tarde, al contagio de
la semilla colombina, como se decia entonces, es decir, con el ejemplo
de los pueblos de Sur y Centro America, al luchar por su libertad. Es
seguro que en las classes populares germinase poco la semilla, pero
en cambio lo hizo en la parte mis ilustrada.
Y asentamos lo primero, porque desde el principio del siglo xix
existian en Cuba Logias Mas6nicas, delegadas del Gran Consejo de
Boston, del cual hemos visto nombramientos de cubanos, autorizdn-
dolos para la propagaci6n de la masoneria en las Antillas y Costa
Firme.
Tambi6n hemos visto una carta fundaci6n de una logia de muje-
res, La Estrella de Oriente, fundada en Santiago de Cuba en 1813, y
seg6n Carlos Sedano, en sus "Estudios Politicos sobre Cuba", existia
en la Habana, en el afio 1810, otra logia de "Racionales Caballeros".
Tal vez en ayuda de esas aspiraciones vinieron los sucesos de Es-
pafia, su guerra contra Francia, la prisi6n de Fernando VII y la crea-
ci6n en Espafia de las Juntas Superiores de Gobierno.
Guiado por eso, el Marqu6s de Someruelos, asesorado por Iin-
cheta, trat6 de fundarla en Cuba, idea que eneontr6 apoyo entire la
aristocracia y el comercio habanero; pero 6sta fu6 combatida por el
eura Pifieres, por el Conde de Casa Barreto y otros; pues segfn dice
Carlos Sedano, las logias no eran otra cosa "que una coalici6n pode-
rosa para promover con astucia profunda la independencia."
Es para nosotros indudable que la creaci6n de la Junta hubiera
adelantado algo el problema de nuestra libertad; aunque tambiCn es
probable que s61o el aftn de figurar moviera a muchos de los que que-
rian former parte de ella.
Que el fermento existia lo comprueba el que, al efectuarse las
elecciones para diputados a Cortes, se oyeran tanto en la Habana co-
mo en Puerto Principe, gritos de mueran los godos y viva la indepen-
dencia.
Tan acentuado lleg6 A ser el espiritu revolucionario, que llamara
la atenci6n de los Estados Unidos, A quienes molestaba, por la ten-
dencia antiesclavista que pudiera tener, y dedic6 todos sus esfuerzos
en aquella 6poca A sostener al Gobierno Espafiol y combatir los tra-








-31-


bajos que por obtener su independencia hicieran los cubanos, lle-
gando en su political A impedir los planes de Bolivar y Paez.
Los sucesos de la Peninsula coadyuvaban A aumentar el fermento
revolucionario, la idea habia cundido ya A las masas populares, que
demostraban su sentir en dichos y en sus cantos populares, y los gua-
jiros entonaban con entusiasmo, cantares como 6ste:

"La semilla colombiana
FuB dilatada en nacer,
Pero se vi6 florecer
De la noche A la maiiana."

Proclamada en Espafia la Constituci6n en 1820, fue un tanto
consentida en Cuba, y con ese motive se expansion la prensa, mani-
festando sus deseos en El Esquife Arranchador y en el Tio Bartolo,
publicado por el dominicano Jos6 Aguiar. Censuraban con dureza
los actos del Gobierno.
El marino Gabriel Claudio de Zequeira, cubano de nacimiento,
public un folleto en6rgico y valiente pidiendo para el pais libertades;
el letrado doctor Juan Jos6 HernAndez, public un opfisculo de tonos
exaltados; puede juzgarte por su introducci6n: "Arda la Isla de
Cuba cual otra Troya: antes que rendir la cerviz al atroz y barbaro
despotismo.'
La clase aristocrAtica habia sido iniciada anteriormente, desde
la 6poca de la guerra hispano-francesa, pues muchos cubanos eminen-
tes se afrancesaron; mientras fu6 Rey de Espaiia Jos6 Napole6n 6 Pe-
pe Botella, como lo llamaban los espafioles. Este tuvo A su lado dos
cubanos, A O'Farrill y Antonio de Asanza, este fltimo fusilado por
afrancesado en Logroiio en el afio 1814. Los trabajos iniciados en
Cuba por Roman de la Luz y Manuel Alcmin y Pefia, fracasaron
con la ejecuci6n de este filtimo, disolviendose los que conspiraban
en ese sentido con relaciones en M6jico.
Declarada Cuba provincial espafiola, segin la Constituci6n, se nom-
br6 para representarla una diputaci6n compuesta del General Jos6
de Zayas, el Magistrado de Marina Jose Benitez, Francisco Arango
y Parrefio, el Oficial de Guardias Reales, Antonio Modesto del
Valle, y Bernardo de O'GabAn, que ya habia ido con igual cargo
en 1811.
Estas diputaciones nunca dieron resultado favorable, ni enton-
ces, ni mientras Cuba fu6 Colonia; cada diputaci6n volvia con una
decepci6n mis, haciendo nacer un nuevo empefio revolucionario.
Mis tarde, de 1820 A 1822, van a Espafia en representaci6n de
Cuba, Tomas Gener, catalan de principios liberals; Leonardo Santos









-32-


SuArez y el Padre Varela, el primero de los cubanos de aquella 6poca,
el preclaro maestro de muchas notabilidades cubanas.
La solidez de prinicipios y de carActer de este filtimo se estrell6
ante la estfipida brutalidad de Fernando VII y la ceguedad de los
hombres que lo rodeaban. Varela, a su vuelta, desencantado dc sus
paisanos y no queriendo vivir en pais esclavizado, prefiri6 destorrarse
6 ir A morir A Florida, donde reposan sus restos y de donde no han
consentido los floridanos fuera sacado el cadaver de aquel hombre
inmaculado.




Se puede decir que durante todo el siglo XIX la aspiraci6n del
pueblo cubano fu6 la "independencia", y A obtenerla se dirigieron
todos los esfuerzos de la mayoria de la masa ilustrada del pueblo cu-
bano, tratando do obtenerla pacificamente primero, resolviendose
pronto A obtenerla de cualquier mancra y h apelar A la fuerza si
fuera precise.
No es decir esto que no faltaran entonces como ahora sus Judas,
es decir, cubanos espafiolizados; asi como tenemos en esta epoca eu-
banos americanizantes.
No se ocultaba al gobierno espafiol el fermento revoluciorario que
existia latente en la sociedad cubana, y por eso el criterio espafiol ha
sido siempre que el argument mis persuasive ha sido siempre el ga-
rrote y el palo; pronto le veremos poner en prActica el sistema.
Ya en el afio 1822, en las Cortes espafiolas, el padre Varela y sus
compafieros hicieron conocer las tendencies liberals de los cubanos,
aunque no hicieron declaraciones francas por ]a independencia, si
indicaron la conveniencia de establecer la autonomia del Canadi;
verdad es que sus esfuerzos fueron infitiles y hasta contraproducentes.
Por eso di6 carpetazo y hasta se mostr6 hostile a la Exposicio( del
Real Consulado de Agricultura, Industria y Comercio do la Habana,
escrita por su Secretario Valle IIernAndez; manifestaciones hechas
pfiblicas diferentes veces por el doctor Jos6 Agustin Castellanos,
Francisco Arango y Parrelio, Jos6 del Castillo, Nicolas Ruiz, Jos6
Agustin Govantes y Leonardo Santo Suarez.
El padre Varela y tambi6n se puede decir sus discipulos, Saco,
Escovedo, Gonzalez del Valle, Luz Caballero y Domingo Delmonte
fueron el foco del cual debia esparcirse por la tierra cubana la luz
de la libertad. Sembraron el germen de la idea, cuya propagaci6n
6 traves de ruinas y raudales de-lAgrimas -y de sangre debia llevar al
pueblo cubano A conseguir su ideal: la libertad y la independencia.
A la epoca de la propaganda debia seguir pronto la de la acci6n;
A los suefios y deseos sucederian los derechos.








-33-


El Gobierno espafiol, en vez de abrir una era de reforms espansivas,
prefiere la fuerza, la represi6n, y por eso, en contra del parecer del
Consejo Supremo de Indias, promulga la real orden de 28 de Mayo
de 1825, otorgando A los Capitanes Generales, todas las atribuciones
que por las reales ordenanzas se conceden 6 los gobernadores de
plazas sitiadas.
Con Vives se inaugura en Cuba el regimen de gobierno abso-
luto, que trajo como secuela el juego y la inmoralidad, corrompien-
do la sociedad como medio mejor de dominarla, usando de este
modo dos buenos recursos: el vicio que corrompe, y el palo que
aterra.
El sentimiento antiespafiol era tan visible, que los extranjeros
lo notaban; asi Mr. Roberto Madden, al hablar sobre Cuba, dice:
"que todo lo que en esta tierra significa instrucci6n, talent 6 influen-
cia, revelaba una violent animosidad contra la madre patria y una
perseverante aspiraci6n a la independencia." Y Mr. Ampere, en su
libro "Promenades en Am6rique", describe:
"Hay entire espafioles y criollos una enemistad inconcebible. Los
cubanos no quieren ser espafioles y no se consideran como tales. El
descontento domine en todas las classes: todas concuerdan en sus
quejas contra la dominaci6n espafiola."








-34-


CONSPIRANDO


En el afio 1823, al comenzar el mando de Vives, Jos6 Dumas Val-
des y Alejandro Campos denuncian la existencia de una asociaci6n re-
volucionaria llamada de los "Soles y Rayos de Bolivar."
El jefe era Jos6 Francisco Lemus. Las proclamas lanzadas por
este estaban fechadas: "Cuartel General de Guadalupe, sobre los mu-
ros de la Habana." Calificaba duramente la dominaci6n de Espaila,
manifestando que la distancia de la metr6poli impedia el buen go-
bierno, dando lugar a la venalidad y corrupci6n de los empleados,
fomentando el desorden y los fraudes de la administraci6n; que era
Espafia impotente para destruir la pirateria que infestaba nuestras
costas. Indicaba que con el restablecimiento del despotismo en Es-
pafia, habia venido, por consiguiente, el aumento de opresion en el
pais, y exhortaba A los cubanos A que se unieran para conseguir la
libertad y la independencia de Cuba."
Fueron comprendidos en esta causa Ignacio FMlix del Junco, An-
dres Silveira, Francisco Cirrea, Pedro Rojas, Juan Jorge Peoli, Pedro
Pascasio de Arias, doctor Juan Jos6 HernAndez, impresor Miguel Oro,
Martin Mireses, el argentino Antonio Miralla y el gran poeta Heredia.
Por fortune para 6stos no habia llegado amin la 6poca sangrienta,
y los salv6 el espiritu tolerante de Vives, que decia: "no eran esos
solos los conspiradores, pues el mal habia invadido toda la Isla, A la
manera que un caudaloso rio en su avenida, se extiende por dilatadas
campifias."
En 23 de Octubre de 1823 salian de New York para La Guaira,
con objeto de entrevistarse con Bolivar y pedirle su concurso para rea-
lizar la revoluci6n en Cuba, Gaspar Betancourt Cisneros, Agustin
Arango, Jos6 Aniceto Iznaga, Fructuoso del Castillo y Antonio
Miralla.
Iban como comisionados de Juntas organizadas en la Habana, Tri-
nidad, Puerto Principe y Jamaica, Antonio Abad Iznaga, Jos6 Ram6n
Betancourt, Jose Lamadrid y Vicente Rocafuerte, que mas tarde fue
President del Ecuador.
Estaba entonces Bolivar ocupado en Ila guerra en el Periu, y no
pudieron verlo, pero se entrevistaron con el general Santander, que
les aconsej6 dejaran a Miralla para que 6ste, A su tiempo les sirviera
de intermediario.
Qued6 Miralla en Colombia, retornando los otros A los Estados
Unidos.
A fines de 1824 se entrevist6 con Bolivar en Lima, como comisio-
nado, el licenciado Jos6 de Jesfis Arango, que fu6 bien recibido por el
Libertador, quien le dijo: "que hacia much tiempo tenia el prop6-








-35-


sito de arrojar h los espafioles de las Antillas, para extinguir para
siempre su dominaci6n en AmBrica, que asi se lo habia ofrecido al
coronel cubano Jose Rafael Heras, muerto her6icamente al servicio
de Colombia."
Esti comprobado que era este uno de los suefios de Bolivar, cuya
realizacin demor6 en parte, la sublevaci6n de Bustamante en el Peru,
segun asegura Paez, y tambien, principalmente, la oposici6n y exi-
gencias del gobierno americano.
Asi se pueden ver en la comunicaci6n official que el ministry ame-
ricano Mr. Toryk, acreditado en Madrid, le remiti6 A Mr. Adans, Se-
tario de Estado de los Estados Unidos, en 20 de Noviembre de 1823,
y en las instrucciones dadas a los comisionados americanos en el Con-
greso de Panama en 1828; y mis precisos son los terminos en que se
expresan esos sentimientos en el mensaje presidential del afio 1826,
cuando al hablar de Cuba, dice: "Es incesario detenerse en este par-
ticular, ni decir mAs, sino que todos nuestros esfuerzos con referencia A
este interns, se dirigiran a conservar este estado de cosas, la tranquili-
dad de aquellas Islas y la paz y seguridad de sus habitantes."
El gobierno americano, ademAs, solicit de Colombia, que se sus-
pendiese toda expedici6n contra Cuba y Puerto Rico.
En el afio 1825 se organize en M6jico la "Junta Promotora de la
Libertad Cubana", organizada por Antonio Abad Iznaga, Jose Teur-
be Tol6n, Roque de Lara, Pedro Lemus, Antonio Jos6 Vald6s, Anto-
nio de Unzueta y Heredia.
Contaban con el apoyo del president de Mexico, Guadalupe Vic-
toria, gran protector del poeta Heredia.
Como en Colombia, tropezaron tambi6n con la oposici6n del go-
bierno americano, pues este temia que se provocaran des6rdenes en el
Sur, si proclamaban los cubanos la abolici6n de la esclavitud, como
era de esperarse.
A principios de 1826 se preparaba en Camagiiey el desembarco
de un grupo revolucionario que debia venir en el balandro "Marga-
ret", entire los cuales venian Alonso y Fernando Betancourt, Bartolo-
m6 y Mariano Castillo, Ram6n Guerra y otros, pero desistieron de ello
al tener noticias de que habian sido press y ahorcados el 16 de Marzo
de 1826, en Puerto Principe, los j6venes Francisco Agiiero y Velazco
y Bernab6 Sinchez, que habiendo sido desterrados el afio 1823, habian
vuelto A la Isla con objeto de reclutar adictos, y que estando escondidos
en una finca pr6ximos a Puerto Principe, habian sido denunciados.
Son las primeras victims political, cuya sangre generosa se de-
rrama por la libertad y la independencia.
El period de mando de Vives, de 2 de Mayo de 1823 A 15 de Ma-
yo de 1832, en que se abri6 el period de sangre con la muerte de Fran-
cisco Agiiero y Bernabe Sanchez, no fu6 duro gracias al carActer tole-








-36-


rante de 6ste. Casi al final de este period denuncia Jos6 Julian Solis
la conspiraci6n de la Gran Legi6n del Aguila Negra. Este era el nom-
bre de una logia mas6nica creada por el padre habanero, Chavez.
Fueron press varies conspiradores por el teniente rey Jos6 Ca-
daval, el que los entreg6 la Comisi6n military para ser juzgados, la
que sentenci6 en 5 de Agosto de 1830, condenando a muerte a Solis,
V6zquez, Avila, Pacheco y Escalada, pena que se les conmut6 por la
de presidio; que se le impuso tambi6n UJgarte. Solis, el denuncian-
te, fu6 absuelto.
En Matanzas fueron condenados a muerte Rojo y Francisco Sen-
manat, de la Habana, y h Luis Ramirez y Andr6s de la Flor; y h 10
afios de presidio A Francisco de la O. Garcia. Todos fueron indulta-
dos en 1832.
Durante el mando de Vives, los cubanos de buena fe pretendieron
extender la cultural en el pais, y fundaron peri6dicos importantes, co-
mo La Aurora, de Matanzas, y la Revista Bimestre.
Se fund la Academia Cubana de Literatura, que tanto bien de-
biera haber desarrollado para la civilizaci6n y cultural del pais; pero
estos adelantos y las doctrinas anti-esclavistas que de sus propaganda
se desprendian, debian sentar mal al element oligarca y negrero,
que, contando con sus influencias, lograron su destrucci6n, apoyados
para ello por las calumnias propaladas por los cubanos Juan Bernardo
de O'Gavan y Antonio Zambrana, los mismos que m6s tarde debian
usar para lograr la expatriaci6n de Jos6 Antonio Saco.








-37-


TACON


El dia 1. de Junio de 1834 se iniciaba en Cuba la 6poca tenebrosa
de sangre y lAgrimas con la llegada 6 la Habana como Capitin
General, de Miguel Tac6n, que habia de dejar en el pais inborrable
recuerdo, estableciendo y ahondando definitivamente la distancia entire
espafioles y cubanos.
Traia Tac6n, parece, malos recuerdos de como habia sido tratado
en Sur America, donde fu6 uno de los derrotados de Ayacucho. En
mal hora para Cuba lo dejaron con vida los colombianos.
Relleno de odio y sediento de venganza lleg6 a Cuba el proc6n-
sul, viendo en cada cubano un ciervo en el que podia y debia descargar
el 16tigo. Sus primeros informes A Espaia, fueron, que los naturales
de aqui, lo mismo que los de Colombia y Buenos Aires, no pretendian
otra cosa que sacudir el yugo espahol, por lo que se proponia domi-
narlos con mano de hierro, para que reinara la paz de los cemente-
rios, callAndose otro de sus prop6sitos: favorecer la trata de negros,
con la que podia enriquecerse.
La muerte de Fernando VII, acaecida en 1833, trajo como conse-
cuencia la regencia de la reina Maria Cristina y un regimen m6s li-
beral, promulgAndose la constituci6n el afio 1834, y expidi6 la reina
una amnistia general, con la cual pudieron retornar 6 la patria mu-
chos de los emigrados, que por su desgracia tuvieron que venir a cho-
car con Tac6n.
En las Cortes espafiolas, OlivAn abog6 porque se concediesen 6
Cuba leyes justas y amplias, en vez de la paz de los cementerios, esta-
blecida por Tac6n.
Como consecuencia de la amnistia volvieron 6 Cuba algunos emi-
grados, cuya presencia, en vez de abatir, exalt6 m6s el espiritu de los
cubanos, dando pretexto para que el proc6nsul pudiera saciar sus sen-
timientos de odio a los cubanos, en los que parece se proponia cobrarse
los dafios que le infirieron los colombianos; ademas, esta conduct le
granjeaba la simpatia de las masas de espafoles rabiosos y de los ne-
greros, que a su lado encontraban la manera de enriquecerse m6s
f6cilmente.
Pronto di6 principio 6 la 6poca de las prisiones y deportacio-
nes sin justificaci6n alguna, aunque encubri6ndolas con apariencias
de justicia, para lo cual tuvo a mano jueces services y venales.
Fueron deportados el marquis Calvo, el doctor Ubarrieta, licen-
ciado CuyAs, doctor Manuel Rojo, abogado Martinez Serrano, doctor
La Torre, el dominicano Laureano Angulo y otros m6s,. Para former
idea de la feroz conduct de este hidr6fobo, baste decir que en el es-








-38-


pacio de diez y ocho meses decret6 ciento noventa deportaciones y
conden6 a doscientas veinte personas & perpetuo destierro.
Como consecuencia de la constituci6n de 1834 fueron elegidos di-
putados, Andr6s Arango, Juan Montalvo y Castillo, Prudencio Eche-
varra, Serapio Mojarrieta y Sebastian Kindelin. Los trabajos de Ta-
c6n se encaminaron f impedir que realizaran el viaje y tomaran pues-
to en el Congreso; parece que al proc6nsul no convenia que hubiera en
la Cort- cubanos que, libres del efecto de sus garras, pusieran al des-
cubierto sus mataduras y crimenes. Logr6 su objeto, y no fueron los
diputados.
Dos afios mas tarde, fueron electos para diputados, Jos6 Antonio
Saco, Francisco de Armas y Nicolas Escovedo. No podia ir Cuba me-
jor representada; pero el Congreso espafiol cerr6 sus puertas A la no-
table representaci6n cubana, a pesar de las protests y reclamaciones
de Saco.
Como es natural comprender, tan notorias injusticias y menospre-
cios iban acentuando cada vez mas el espiritu revolucionario, hacien-
dose ya impossible sufrir tantas vejaciones.
Cada vez que en Espafia se promulgaba la constituci6n, tenia re-
sonancia en Cuba, ya en Matanzas, el capitin Gaspar Rodriguez de
Vera, seguido de algunos soldados, A las doce del dia, en la plaza de Ar-
mas, lo habia hecho; pero el pueblo permaneci6 impasible, y el promo-
vedor se vi6 obligado a esconderse en el campo hasta que pudo em-
barcarse para el extranjero.
Toc61e esta vez A Santiago de Cuba. Gobernaba en el Departa-
mento Oriental el brigadier Manuel Lorenzo, de abolengo liberal, co-
rreligionario de Torrijos y Riego; era, adem6s, bien quisto de la po-
blaci6n, que le ayud6 a efectuar el acto, y con toda solemnidad, acom-
pafiado de gran pfiblico, proclam6, el afio 1836, la Constituci6n en la
Plaza de Armas de Santiago de Cuba, con alegria aceptada por el pue-
blo todo.
No era Tac6n hombre para soportar tales himnos liberals, y
aunque en verdad el pais no hizo alarde de armas, content6ndose con
aplaudir lo hecho, no tard6 en mandar fuerzas sobre Santiago de Cuba,
organizando una column que llam6 pacificadora, aunque nada tenia
que pacificar.
Cuando esta lleg6 A Santiago, el general Lorenzo se habia em-
barcado, y poco pudo hacer Tac6n 6 pesar de sus malos deseos, vol-
viendo las cosas a su ser y estado, para que el pueblo cubano com-
prendiera de una vez, si es que alguna lo habia dudado, de que en
Espafia podia haber constitucidn y leyes, pero en Cuba no existia
otra que la voluntad de un soldado ordinario con atribuciones de un
gobernador con mando en plaza sitiada.
Parece que con objeto de realizar mejores especulaciones, se tra-








-39-


baj6 para obtener la Real Orden de 19 de Abril de 1837, por la cual
se pudiera disponer de las Rentas de Ultramar, sin la intervenci6n de
los diputados antillanos; lo que no nos extrafia, pues los apuros del
Tesoro espafiol A consecuencia de la guerra, no debian ser pequefios,
y alguna vez tuvieron que recurrir al Tesoro cubano, para que con
today prontitud se cubriera un empr6stito de 5.000,000 de pesos.
El empr6stito fue cubierto en horas y remitido con igual breve-
dad. Su cobro ain esta pendiente.
Como las armas de las cubanos eran en aquella 6poca los versos,
publicamos ocho de un soneto que circul6 en aquellos dias con mo-
tivo del emprestito. Su autor fu6 Prudencio Echevarria, copiamos
estas cuartetas:

"Cinco millones, aprestad cubanos,
Y otros cinco, cien veces, de seguida;
Salvad a Espafia: suya es vuestra vida
'Aunque de burlas, os titula hermanos.
Vasallos siempre, nunca ciudadanos:
Cuba en feudo inmortal esta erigida;
Dormid en la inacci6n no interrumpida,
Y aunque os vendan, roncad como africanos."

Parece que por aquellos dias circulaban los rumors de que la
colonial iba A ser vendida, con sus habitantes A conteo, como si fueran
ganado. Estos rumors, circulados con mas 6 menos verosimilitud y
buena fe, producian entire el pueblo mayor exaltaci6n en contra del
gobierno y de los gobernantes.
Funcionaba entonces como Intendente, Pinillos, cubano de naci-
miento, quien era reconocido como de gran inteligencia, conocimientos
y honradez, tanto en Espafia como en el extranjero. Su honrada ges-
ti6n habia levantado el cr6dito en el extranjero, y tenia ademas gran
concept en la Corte, donde tenia apoyo y relaciones.
Habia venido siendo un freno a los desmanes de Tac6n y sus
amigos, A los que sabia contener con su carActer. No dispuesto A
dejarse imponer cuando estaba en su derecho, el choque con el pro-
c6nsul, era inevitable. Surgi6 6ste y la Corte di6 la raz6n A Pinillos
en el pleito establecido, fallo que el empleado supo decidir con la
remisi6n de una fuerte suma. Parece que la fuerza de este argu-
mento determine al Gobierno a mandarle el relevo al General Tac6n,
aunque para suavizar el golpe lo condecoraron con el Tois6n de Oro.
El pueblo recibi6 la noticia con extraordinario jfibilo, expresan-
dolo con versos y cantares, algunos de los cuales se hicieron tan popu-
lares que ban llegado hasta nuestros dias. El odio al tirano que tantas








-40-


desgracias produjo en Cuba, se express de todas maneras. Entre las
despedidas se recuerda 6sta, de un cubano de buen humor:

"Permita Dios, te trague una ballena
En esos mares de olas infinitas,
Y te vaya a soltar hecho... bolitas
A la playa mayor de Cartagena."

que era el lugar de su nacimiento.
El 16 de Abril de 1838, sucedi6 en el mando a Tac6n, Joaquin
Ezpeleta y Enrile, que tuvo el puesto hasta Febrero de 1840, en que le
sucedi6 Pedro Tllez Gir6n, Marqu6s de Anglona, & quien relev6 en
10 de Marzo de 1841, el GeneralGer6nimo Vald6s Sierra.
-Estos gobernantes, personas cultas, de fino trato y de buenos sen-
timientos y prop6sitos, dejaron grato recuerdo en el pais, viniendo a
ser como calmantes aplicados A la excitada opinion pfiblica, A la que
el sentimiento revolueionario de una parte, y de otra la conduct des-
p6tica, cruel y deprimente de Tac6n habia puesto en tal situaci6n, que
de continuar hubiera producido una explosion inminente y ripida.








-41-


O'DONNEL


Tom6 posesi6n de la Capitania General de Cuba, Leopoldo O'Don-
nell, el dia 26 de Octubre de 1843.
Los mandos de Ezpeleta, el Marques de Anglona y del General
Valdes, habian contribuido A calmar en parte la efervescencia popular
y afin se cernian por los aires los siniestros recuerdos del feroz Tac6n.
En muchos se alimentaba la esperanza de que ain, a pesar de todo,
podia esperarse algo de justicia de parte del gobierno de Espaiia.
Un grupo de patriots matanceros, en su mayor parte hombres
acaudalados y de representaci6n, viendo las sefiales de los tiempos y
queriendo adelantarse A ellos, puestos de acuerdo, resolvieron presen-
tar al Capitdn General, Leopoldo O'Donnel, Gobernador de la Isl,.
una exposici6n redactada por Jose Francisco Lamadrid y firmada por
todos ellos, en la cual se expresaba de modo claro y precise la nece-
sidad de abolir la esclavitud, suprimiendo la trata, media que juz-
gaban salvadora para evitar un porvenir desastroso, pues consideraban
que de no hacerse asi, el pais estaba abocado 6 tremendas complica-
cionis, que no podrian tener otras soluciones que la complete ruina
6 la emancipaci6n.
Los patriots habian conseguido que la exposici6n fuese tambi6n
firmada por el gobernador de Matanzas. De acuerdo 6ste con el Ca-
pitin General, que supo el proyecto, hizo que por el gobernador no se
le diera curso A la exposici6n, y dindole caricter politico al hecho, re-
solvi6 aplicar a los promoventes de la exposici6n, ligeras prisiones co-
mo media general, desterrando fa paises extranjeros a los mas carac-
terizados, como a los hermanos Guiteras y h Benigno Gener, que eran
las personas mas notables que figuraban al frente de los abolicionistas
que firmaban la exposici6n.
De esta manera se mataba en germen la propaganda abolicionista
y podria dArsele al hecho, como lo hicieron, caracter de conspiraci6n,
cuando no fue otra cosa que una petici6n en6rgica, franca y leal de
las pretensiones de aquel grupo del pueblo cubano.
El movimiento iniciado en Matanzas no podia ser mis noble y
generoso, pues casi todos los que firmaban la exposici6n eran hacen-
dados y poseedores de esclavos; movimiento que debia sentar mal no
solo A los negreros de Cuba, sino tambi6n 6 los esclavistas del Sur,
enemigos entonces de la libertad cubana.
iLos preconizadores de la libertad en America sosteniendo la
esclavitud del negro!
Sobrevino en esos moments un tumulto de esclavos en various
ingenios de Bemba, que tom6 mayores proporciones de los que otras
veces habian ocurrido.








-42-


Sublevadas las dotaciones de varias fincas, llegaron a reunir un
nimero de ciico A seis mil; dieron muerte A los mayorales y empiea-
dos de las fincas, dando fuego h los cafiaverales y marchando hacia
los poblados inmediatos para aumentar su nimero.
Faltos de direcci6n, de apoyo y de armas, fueron pronto someti-
dos & la obediencia por los campesinos, pues las tropas que salieron de
las guarniciones de Matanzas y Cardenas, llegaron cuando ya se habia
restablecido el orden.
A pesar de la ineficacia de los servicios de la tropa, al gober-
nador del departamento se le honr6 con el titulo de "Pacificador del
cuart6n de Bemba."
Este suceso de Bemba y el haberse evidenciado la ineficacia de la
tropa para contener el mal, hicieron temer a los hacendados que si
hechos de esa naturaleza se repetian y con mayor fuerza, tal vez se
eareciera de los recursos necesarios para contenerlos. Como finico re-
medio no encontraron otro que la abolici6n de la esclavitud, y de ahi
surgi6 la idea de presentar la exposici6n de que hemos hablado an-
teriormente.
Nos contentaremos con copiar lo que en aquella 6poca escribia
un contemporAneo de los sucesos, el patriota Juan Arnao:
"Denunciado en la citada fecha por el hacendado Esteban Ovie-
do, un plan de conspiraci6n que fraguaba la dotaci6n de esclavos de
uno de sus ingenios, cuyas proporciones indicaban contaminar las pr6-
ximas y lejanas comarcas, dedicadas A fincas de igual agriculture y
elaboraci6n, hall el gobierno un falso pretesto para el escAndalo; mas
esta clase de accidents no eran desconocidos en la Isla de Cuba, ni
nunca se les supuso de una trascendencia amenazante, por los fre-
cuentes fracasos que experimentaban en sus repetidos intentos, sin
concerto, sin recursos y sin mas resultado que breves y transitorias
perturbaciones, siempre terminadas en parciales asesinatos de los ma-
yorales 6 algunos miembros de las families que habitaban en las fincas
y en la fuga de los siervos insubordinados; buscando refugio en los
bosques, de las matanzas y las persecuciones 6 de los crueles castigos
que les esperaban; de donde eran sacados mhs tarde, aporreados y
maltratados para ser nuevamente compelidos h las duras labores del
campo. Los cubanos no participaron de la alarm, que p rodujeron los
espafibles, comprendiendo que estos escogitaban un origen y una causa
para poner en prhctica,sus estafas y.espoliaciones, siempre insaciables
de sangre y oro, que fueron los puntos objetivos de aquella encarni-
zada embriaguez. A pesar de la resistencia que le opusieron los ha-
cendados, precaviendo toda la maldad de la trama; no pudieron con-
tener el desarrollo de los mal6ficos planes que se llevaron a cabo, ejer-
citando las funciones de la Comisi6n Militar, compuesta de ocho fis-
cales y un Tribunal 6 Consejo peor que el de Pilatos, agregando todas








-43-


las Tenencias de Gobierno y Capitanias de Phrtido de todos los dis-
tritos, que con los sobrados achaques de la milicia, corrian jubilosos
a participar de la mina puesta en explotaci6n. Como el trueno de la
prefiada tempestad, caian sobre los ingenios, cafetalcs y potreros, cu-
yos duefios, por evitar el desastre y la ruina, que era la consecuencia
de aquel orden de cosas, recurrieron al soborno de los fiscales en colu-
si6n con los jueces, y el remedio fu6 peor que los males, porque este
paso vino a despertar m6s y m6s la codicia y la sed de sangre de
aquello canibales, y he aqui que extendieron la calumnia a los libres
y libertos negros y mulatos que iniciaban un plan de revoluci6n que
aun sin pruebas para aseveradas aserciones, existe en supuesta conje-
tura y en la oscuridad del misterio y que no bastaron a arrancar una
confesi6n satisfactoria la tortura de la flagelaci6n y las m6s inauditas
penas aflictivas.
Matanzas, Giiines, Cardenas y Sabanillas, sin excluir las Cinco
Villas con toda su comarca, fueron el teatro de aquellas horrorosas es-
cenas. Once pardos libres, todos hombres de inteligencia y buena re-
putaci6n, con el poeta Pldcido A la cabeza, fueron ejecutados 6 la vez
en la primer ciudad predicha, como un preludio del tr6gico drama
que habria de continuar; los ingenios Holanda, Acana, Triunvirato y
various otros de CArdenas, Cimarrones, Bembeta y 'Macurijes, fueron
los lugares destinados a presenciar y 6 recibir los raudales de sangre
y de l6grimas de aquella hecatombre. Cuarenta mil hombres, mujeres
y nifios de color, libres y esclavos, fueron azotados atados en escaleras,
donde muchos exhalaban el filtimo aliento extintos de sangre, gemido
por gemido, suspiro por suspiro, hora por hora, instant por instant.
Descarnadas ya las formas abultadas de las nalgas de que est6
dotada esa raza, visible la estructura osifica, se continuaba el castigo
de arriba a abajo en toda la parte posterior de pies a cabeza. Ninguno
recibi6 menos de cien golpes doubles, esto es, por/un verdugo A cada
lado y A punta de fuete. No se respetaba color, clase, edad, estado,
sexo, ni condiciones, todos pagaron tribute A la barbarie. Oimos decir
A un medico, Florencio Tapia, present en el acto, observando el caso
como digno de cita en su profesi6n: "cuatro mil azotes le han dado A
un negro y est6 mfs fresco que una lechuga." Sobre cuatro mil expi-
raron en aquel martirio horrendo, adem6s de los que fallecian en el
curso de la noche; que no habiendo bastante gente para enterrar los
que no quemaban, los dejaban en el campo insepultos; permanecian
cadAveres en los dep6stitos, donde quedaban hacinados por tres 6 cau-
tro dias consecutivos, mezelados con los vivos de las prisiones; siendo
pocas las c6rceles, hubieron de tomarse en las ciudades muchas casas
al efecto. Viciada la atm6sfera con gases y exhalaciones delet6reas,
amenazaba una epidemia 6 todos los habitantes;; los perros, compa-
fieros siempre del hombre en la vida pr6spera 6 adversa, estaban de








-44-


convite y concurrian al banquet y a las bacanales de sus amos, atrai-
dos por el olor de la sangre."
Para emplear los procedimientos que hemos narrado, no habia
contra las victims mas pruebas legales que indicios vehementes, lo
que juzgaban suficiente para declarar la culpabilidad y aplicar la
tortura.
Complicados en la causa, fueron en Matanzas el sastre Uribe, el
professor de mfisica Claudio Brindis y el traficante de ganado Miguel
de los Angeles Flores, hombres de color con buena posici6n' ins-
trucci6n.
Con objeto de obligarlos A hacer declaraciones fueron incomu-
nicados, y el fiscal Pedro Salazar, military y cubano, les anticip5 que
estaban complicados en la conspiraci6n de la gente de color.
Los dos primeros se libraron gracias A grandes influencias y al
dinero que pagaron; tanto Uribe como Brindis fueron desterrados A
M1xico.
El president de la Comisi6n conmin6 A Flores para que declara-
sc A sus c6mplices en el absurdo proyeeto de la conspiraci6n.
Era Flores alto, fuerte, altivo y valiente; preguntado, contest
lo siguiente:
"Si creyera causar agravio 6 deshonra A las dignas personas que
se proponen la abolici6n de la esclavitud, antes de mi confesi6n, mo-
riria en el tormento del castigo. He premeditado en los dias de inco-
municaci6n, que la noble causa de hacer libres A los esclavos les en-
grandece y que no soy.delator de crimenes degradantes. En este con-
cepto declare que mi confesi6n es la sentencia de mi muerte y que
protest contra toda acusaci6n de ser forzado A los estimulos del temor.
Declaro que me consta que se celebran frecuentes reuniones en casa
del senior Domingo Delmonte, donde concurren muchos caballeros ha-
cendados, abogados y otras personas ricas y nombran al senior Jos6 de
la Luz Caballero, al intendente Claudio Martinez, Manuel Cabrera,
pariente del Marqu6s Morales, el abogado Bombalier, los Tancos y
otros muchos que no recuerdo sus nombres."
La declaraci6n de Flores produjo honda sensaci6n: de la Sala
de la Comisi6n fu6 trasladado al Morro, donde se le hizo desapareeer.
Ya hemos visto por la exposici6n que se firm para presentarla
al General O'Donnell, que cubanos eminentes trabajaban francamente
y con lealtad para conseguir la abolici6n de la eselavitud en su pais.
Lauro honroso para Cuba y los cubanos, pues los mas ricos, mAs ilus-
trados y amos de esclavos, lo sacrificaban todo por library A su pais de
esa mancha.
El Gobierno espafiol, representante de los negreros, lo juzgaba
criminal, y aprovech6 el moment para hacerlos aparecer como com-
plicados en la causa de los negros. Domingo Delmonte, Felix M.








-45-


Tanco, Santiago Bombalier, el abogado Martinez Serrano, el sabio
Jos6 de la Luz Caballero y.hasta el intendente Claudio Martinez Pi-
nillos fueron complicados; los tres primeros fueron press y encausa-
dos, desterrado Delmonte A Espafia y Pinillos reservado hasta ulte-
riores procedimientos. Al c6nsul ingl6s, Mr. Tumbull, se le expidi6
su pasaporte.
Jose de la Luz Caballero se hallaba en Paris, y en breves dias se
present en la Habana al Capitfn General, para ser juzgado. Se le
orden6 el arrest durante las tramitaciones del juicio, y tras pocos
dias de prisi6n fue puesto en libertad.
Era Luz Caballero el idolo del pueblo cubano, y su prisi6n y
riesgo caus6 honda impresi6n en la Habana; su actitud ante el pro-
c6nsul espafiol fu6 digna, noble y altiva.
En su interrogatorio se content con decir si 6 no; que no habia
figurado en la conspiraci6n, y que A desmentir esa impostura habia
venido de Paris, rindiendo culto a la verdad, y agreg6 que habia con-
sagrado la mayor parte de su vida en restaurar las hei-idas inferidas
a Cuba por el injusto gobierno de Espafia.
Los crimenes cometidos por aquella gente di6 lugar A luchas en-
carnizadas, entire ellas al repartirse el botin, y para borrar las huellas
de sus infamias se hizo un incendio casual donde se quemaron gran
parte de los process. Imposible les sera que entire tantas victims
como hicieron no quede rastro indeleble de sus atrocidades.
El abogado Bombalier se hizo absolver, pues haciendo recoger los
papeles rotos diariamente en las oficinas, se dedic6 a pegarlos en una
tela, rehaciendolos y pudiendo de esa manera presentarles pruebas
fehacientes de sus delitos.
Esta hecatombre llen6 solo el period de mando de O'Donnell,
el que dej6 el 20 de Marzo de 1848 & su sucesor Federico Roncaly,
Conde de Alcoy.
A O'Donnel no lo ahog6 la sangre derramada ni lo mat6 su con-
ciencia.








-46-


NARCISO LOPEZ


El 20 de Marzo de 1848 tomaba posesi6n de la Capitania General
de Cuba, Federico Roncaly, Conde de Alcoy, persona culta y de bue-
nos sentimientos.
La horrible carniceria llevada A cabo por O'Donnell, cubriendo
e'on una niebla de sangre, habia aterrado de tal manera al pueblo, que
los sentimientos revolucionarios parecian apagados, muertos, aunque
si habian dejado latente un ddio mortal entire espafioles y cubanos,
aumentado cada dia mAs por la altivez y abuses de los primeros; a
la vez que la riqueza de los segundos, les hacia insoportable sufrir
A aquillos, A quienes juzgaban por sus modales, posici6n 6 ignoran-
cia, inferiores A ellos.
Tal vez el panico 6 la impotencia los obligaba A la sumisi6n; pero
en cambio su altivez los incitaba 6 la lucha.
Perdidas las esperanzas de obtener justicia de Espafia, conven-
cidos de que con su propio esfuerzo y sin apoyo extrafio no podian
dlerrocar el regimen existente, deslumbrados por el crecimiento de los
Estados Unidos y credulos de la atm6sfera legal de libertad que se
decia alli existia, pensaron en buscar amparo y protecci6n. Y surgi6
la idea anexionista en Cuba.
En Enero de ese afio, un grupo de cubanos levant6 la bandera
del nuevo partido, A cuyo frente aparecia Gaspar Betancourt Cisne-
ros, el Lugarefio; A su lado estaban Lorenzo de Allo, Crist6bal Madan,
Cirilo Villaverde, Pedro Jos6 Morillos, Ram6n de Palma y otros.
Fundaron en New York el peri6dico La Verdad, con objeto de
sostener la nueva doctrine y hacer eficaz propaganda. Le ofrecieron
la direcci6n a Jos6 Antonio Saco, que estaba en Paris, pero 6ste no
Ia acept6, diciendo que por el contrario se oponia 6 esa idea y que la
c:ombatiria, como lo hizo con tes6n; el preferia obtener de Espafia la
autonomia.
Fu6 esto gran desgracia, pues vino A dividir el pensamiento cu-
bano, d6ndole esta division fuerzas al contrario. Los anexionistns
continuaron con mayor tes6n. Lo que prueba que ni unos ni otros
conocian al pueblo, ni tenian confianza en 1l.
El afio 1847 habia sido destinado, como gobernador de Trinidad,
el general Narciso L6pez, venezolano de nacimiento, que habia pelea-
do en su tierra A favor de Espafia y distinguidose much en la guerra
carlista, siendo considerado como una de las mejores lanzas del ej6r-
cito espafiol.
Su car6cter franco y costumbres le granjearon pronto grande
simpatias en la localidad, y esta circunstancia llam6 la atenci6n del
Gobierno, que sospechando de 6l, lo relev6 del mando.








-47-


L6pez permaneci6 en Trinidad, y buscando trabajo en el campo,
empez6 la explotaci6n de la mina por unos llamada Victoria y por
otros La Rosa Cubana.
No se le habia ocultado al venezolano el estado latente de descon-
tento.y malestar que fluctuaba en la atm6sfera, y con el pretexto de
acudir A los bailes y gallos, fu6 adquiriendo gran partido entire los
campesinos; su falta de relaciones hacia poco fructifero su trabajo.
Pero pronto hizo amistad con Jos6 Sanchez Iznaga, jovein ste d-
una de las primeras families de la localidad; cubano exaltado y vehe-
mente, fue el primer auxiliar de L6pez, introduci6ndolo en todf.s los
centros, tegiendo entire ambos una red revolucionaria que abarcaba
por complete el Departamento de las Villas.
La propaganda era extensa y poco precavida, teniendo adoetos
entire las classes pudientes; se hacia 6sta con tan poca prudencia, cae
pronto hubo quien delatara lo que ocurria al Capit6n General
Roncaly.
Este soldado, noble, caballeroso y leal, procedi6 con L6pez de una
manera tal, que no tiene semejanza en la historic de los gobernantes
espafioles en Cuba.
Roncaly y L6pez habian sido compafieros de carrera, fomentando
una leal amistad de la cual no quiso olvidarse el noble soldado.
Al delatarse la conspiraci6n, mand6 A L6pez una carta, cuyo
extract es poco m6s 6 menos el siguiente:
"En el dilema de la fidelidad al Gobierno 6 la lealtad al amigo,
he resuelto tu salvaci6n. Ha llegado A mi poder la denuncia de la
conspiraci6n contra el soberano que miltuamente hemos servido. Y
al creerte en reciproca correspondencia en igual caso, te anticipo el
aviso.
L6pez atraves6 con rapidez la Isla, pas6 por Matanzas, donde
nombr6 al ingeniero Carrera agent para que prcparase el terreno
para sus ulteriores proyectos, y embarcAndose, pas6 6 los Estados
Unidos.
Roncaly orden6 la prisi6n de los complicados en la conspiraci7i,
y 6 Sanchez Iznaga y A Villegas los hizo llamar a la Habana; por ser
los principles, los retuvo press unos dias y amonest6ndoles mas tar-
de los puso en libertad, reprimiendo la rebeli6n, dejando asombradew
i los cubanos, poco acostumbrados A ese modo de proceder.
S6nchez Iznaga al verse preso, sinti&ndose amenazado de muerte,
que era lo probable dado el procedimiento espafiol, imagine hacer de-
claraciones a Roncaly, le hizo career que la conspiraci6n tenia grandes
ramificaciones en la Isla toda, donde espafioles, cubanos y extranje-
ros, comerciantes y hacendados, de acuerdo con los Estados Unidos,
estaban convenidos para conseguir la independencia de Cuba. Y que
6l suponia que el Capit6n General debia estar dispuesto a salvarla








-48-


del peligro que corria en vista de las miras sobre las colonies ameri-
canas de la Repfiblica francesa.
Que los Estados Unidos preparaban una escuadra para protege
el movimiento de emancipaci6n de Cuba, auxiliados por cinco mil
americanos, resto del ej6rcito invasor de M6jico, que se hallaban en
Veracruz, en espectaci6n de embarque para su pais.
Con anticipaci6n habia escrito Iznaga sobre esto A su tio Aniceto
Iznaga, que estaba en New York, dici6ndole la proximidad del grito
de insurrecci6n.
El viejo patriot Iznaga y otros various cubanos habian puesto
esto de manifiesto al Presidente Polk, que acogi6 la noticia y orden6
la march a la Habana de cuatro buques de guerra, para proteger A
los americanos y el movimiento de Cuba que se le anunciaba.
La entrada de los barcos de guerra americanos en la Habana, con
poco intervalo de tiempo despu6s de las revelaciones de Iznaga, ve-
nian a ser una confirmaci6n de ellas, lo que naturalmente impresion6
A Roncaly, y tal vez debido a ello juzgara infitil la prosecuci6n del
expediente incoado por la causa de conspiraci6n, por lo que orden6 la
libertad de los comprendidos en ella.
Sinchez Iznaga aprovech6 Ia primer oportunidad para pasar
a los Estados Unidos, donde se incorpor6 A L6pez y sus compaiieros,
que estaban en New York.
La primer intentona habia fracasado.
Tenia esta idea un mal de origen. Los revolucionarios cubanos
eran antiesclavistas; el apoyo que encontraban en el Sur de los Esta-
dos Unidos lo prestaban los esclavistas, con objeto de reforzarse con-
tra el Norte, afiadiendo a la causa negrera un Estado m6s.
iEsta diversidad de criterio, aunque por entonces no se manifes-
tara, habia de ser causa de entorpecimientos, que hicieron infructuoso
el trabajo, como sucedi6 mfs tarde, embarazando la march de L6pez,
que no queria hacer manifestaciones claras, en uno fi otro sentido.





La enemistad entire espafioles y cubanos era cada dia mas mani-
fiesta; las families evitaban de todos modo la entrada en sus casas, es-
pecialmente de los oficiales, que eran los que mas se exhibian. En
1849 daba la Sociedad Filarm6nica de Matanzas un baile en sus salo-
nes, en los que no tenian entrada mAs que los socios 6 aquellos que lle-
naran los requisitos indicados en sus reglamentos. Anteriormente, el
coronel del regimiento alli de guarnici6n pidi6, sin llenar requisite
alguno, papeletas de entrada para todos los oficiales de su regimiento.
La noche en que se habia anunciado el baile, desde muy tempra-








-49-


no fueron invadidos los salones por la oficialidad, como en casa con-
quistada.
Avisadas las families A tiempo, resolvieron, en vista de la ordi-
nariez cometida, que no asistiera nadie. Asi lo hicieron, aunque espe-
raban fatales consecuencias.
Permanecieron esperando los oficiales hasta altas horas de la no-
che; los j6venes, en tanto, desde las ventanas, veian y se burlaban del
papel desairado de aquellos bravucones.
Al dia siguiente, haciendo causa comfin el gobernador con los
oficiales, sin formaci6n de causa, fueron deportados los j6venes Joa-
quin Delgado, Joaquin Alvarez y los hermanos Calixto y Francisco
Sorondo. El mis comprometido era Plutarco GonzAlez, que logr6 es-
capar A los Estados Unidos.
Y pareci6ndole ain esto poco al senior gobernador, mand6 cerrar
la Sociedad, rematando en pfiblica subasta su mobiliario, destruy6
el gimnasio y dispuso como propio de lo ajeno, p rohibiendo en ab-
soluto toda clase de diversiones.
El malestar producido por atentados de esta indole dieron lu-
gar a casos semejantes, pues los sefiores militares se habian crecido
much, contando con la impunidad.
En la misma 6poca sucedi6 en Puerto Principe un caso andlogo,
pero que tuvo para los militares peor resultado. Como en Matanzas,
asaltaron la sociedad, las families se retrajeron; pero la juventud en-
tr6 en los salones y a viva fuerza lanzaron del edificio A los asaltantes,
que salieron mohinos y maltratados.
La excitaci6n popular fu6 tan grande, que el Gobierno tuvo A
bien, por esta vez, usar el procedimiento suave.
Public un bando, que llamaron de Buen Gobierno, por el cual
se declaraban como crimnales los actos mas leves. Establecieron
una dura censura de la prensa, lo que, puesto en practica, debia
darles fatales consecuencias. Por haber publicado Jos6 Ricardo
Fresneda un acr6stico, cuyo margen decia: "Libertad, vuestra
patria hijos de Cuba", fu6 condenado A muerte, lograndose, con
grandes esfuerzos, que le fuera conmutada la pena por la de des-
tierro. Como infidentes fueron condenados tambi6n tl poeta Miguel
Teurbe Tol6n,. Jos Manuel IIernandez, Jose E. lHernandez, Sebas-
tian Morales (El Lince), Cirilo Villaverde y algunos otros.
El Lince fu6 desterrado A Filipinas; Tol6n y J. HernAndez pu-
dieron irse A los Estados Unidos. Villaverde logr6 escapar de la
prisi6n donde estaba encerrado, sobornando al carcelero.
La esposa de Miguel T. Tol6n, Emilia Tol6n, A quien le sorpren-
dieron correspondencia de su marido, fu6 presa y encausada; pero
no hallando prueba alguna en su contra, tuvieron que ponerla en li-








-50-


bertad, pero desterrindola; sentencia que cumpli6 sin doblegarse
ni mostrar debilidad.
Al finalizar el afio 1849, se constituy6 en Puerto Principe la
"Sociedad Libertadora", con objeto de secundar los trabajos que se
tramaban en New York. Fu6 nombrado jefe de ella Joaquin de
Agiiero y Agiiero, fu6 6ste fundador de una escuela gratuita de ins-
trucci6n primaria en Gudimaro; al cumplir su mayor edad otorg6
ante notario escritura pfiblica dando libertad h sus esclavos, causa
,bastante para atraerse con el odio del Gobierno la persecuci6n con-
siguiente.




A su salida de Cuba emprendi6 L6pez, auxiliado por la "Junta
Cubana", los trabajos preparatorios para organizer una fuerte expe-
dici6n, que se prepare en Rhode Island y se denomin6 la de Worth.
Fracas6 6sta por haber prohibido su salida el president Zacarias
Taylor.
No se desanim6 L6pez, sino que ayudado por el Lugarefio y otros
mis, que proporcionaron lo necesario, a principios de 1850 tenia orga-
nizada otra, fuerte de 610 hombres, armados y equipados, que zarp6
del muelle de la "Levie", en la ciudad de Nueva Orleans, A bordo
del vapor americano "Creole", al mando del capitin Jones: mandada
por el general. L6pez y los coroneles americanos Ohara, Wit y Monce;
formaban, ademAs, parte del Estado Mayor, los cubanos Juan Manuel
Macias, Ambrosio GonzAlez, Jos6 Manuel HernAndez, Jos6 Sanchez
Iznaga, Francisco Javier Cruz y el argentino Doubal, del Ejercito de
Garibaldi, en Buenos Aires.
La primera noticia que tuvo el Gobierno Espafiol, fu6 la toma
de Cardenas, por el general L6pez, en la mafiana del 19 de Mayo
de 1850.
El vapor se habia presentado durante la noche, efectuando el
desembarco al amanecer. Dividi6 L6pez sus fuerzas en dos columns,
yendo una sobre el retain de la circel y la otra sobre la casa de
gobierno.
La guarnici6n de la c6rcel, recibe a los invasores con vivo y
nutrido fuego desde las ventanas, mientras 6stos debian sufrir
el fuego A pecho descubierto. Se adelanta L6pez y ordena a la tropa
"alto al fuego". "bQui6n lo manda?" preguntaron; "yo, Narciso
L6pez". La orden fun cumplida, y rendida la c6rcel, se tom6 po-
sesi6n de ella sin resistencia y puestos los press en libertad.
La casa de Gobierno continuaba defendi6ndose; L6pez le envia
un parlamentario intimindole la rendici6n, que rechaz6 con arrogancia
el gobernador; se le puso fuego al edificio y en breve termino se rin-








-51-


dieron el gobernador Florencio Ceruti, el capitan Segura y el teniente
Hernandez con el resto de la guarnici6n. Ces6 con esto el combat, y
A las seis y media de la mafiana eran duefios de la ciudad. La bandera
tricolor, magestuosa y ondulante, fue plantada en aquel baluarte
espafiol.
Sea por falta de conocimiento 6 efectos de la sorpresa, nadie de
la poblaci6n se les uni6; en vista de esto, y teniendo poca confianza
en la condici6n y discipline de la gente a sus 6rdenes, resolvi6 L6pez
reembarcar tras doce horas de estancia en la poblaci6n, es decir, 6 las
seis de la tarde, llevAndose los prisioneros y como treinta soldados y
un sargento que se le incorporaron voluntariamente.
Para proteger el embarque deja en tierra formadas dos compa-
iilas de americanos.
Cuando se efectuaba 6ste, se present el capithn Morales,
comandante de las fuerzas de caballeria destacadas en Coliseo, punto
a quince millas de CArdenas, trayecto que tard6 doce horas en re-
correr.
Cargan sobre los invasores, las compafiias de ret6n los reciben,
con un fuego vivo que los contiene, haci6ndoles nueve muertos,
entire ellos el sargento Carrasco.
A pesar de su presencia alli, se efectiia el embarque sin novedad
alguna.
En el combat de la mafiana, tuvieron los expedicionarios varias
bajas, cont6ndose entire los muertos el coronel Ohara, y dejaron cua-
tro dispersos, que hechos prisioneros, fueron fusilados al dia siguiente.
Al retirarse el "Creole", encall6 en un bajo, cercano al puerto,
siendo precise, para ponerlo A flote, lanzar al mar gran parte de las
municiones.
Amotinados los expedicionarios, se negaron A continuar la em-
presa, viendo asi L6pez confirmados sus temores. Avistados por el
vapor "Pizarro", emprendi6 este la persecuci6n. L6pez desembarc6
a los prisioneros en un cayo, y ya perseguido hizo rumbo a Key West,
A donde llegaron ambos barcos.
Al volver el "Pizarro" a la Habana sin poder hacer nada, fue-
ron mal recibidos, pues se decia que no se habian atrevido 6 atacar al
vapor filibuster, como se di6 desde entonces en llamar a los revo-
lucionarios.
Al retirarse las fuerzas expedicionarias, empezaron por prender
y encausar A various cubanos, que decian habian demostrado afecto A
los invasores. Asi fueron press los hacendados Francisco Betan-
court, Francisco Mancebo, el cabo de ronda Jos6 Fajardo y J. de Je-
sfis Mifioso, este filtimo logr6 fugarse. Un isleiio que habia prestado
un caballo al general L6pez para recorrer la poblaci6n, fue tambi6n
preso y procesado; al interrogarsele, contest que habia tratado A L6-








-52--

pez anteriormente y que le profesalia afecto y amistad, y al ser pre-
guntado si amaba a la reina de Espafia, contest que no la conocia.
Por ese solo delito fu6 condenado, y ejecutado en el garrote; el
pr6fugo Mifioso, condenado en rebeldia a presidio y los restantes fue-
ron puestos en libertad por falta de prueba.
Algunos han formulado cargo a L6pez porque los recursos para
la expedici6n del "Creole" fueron proporcionados por los esclavistas
americanos del Sur.
Sea 6 no sea cierto el cargo, hoy creemos que el general L6pez,
que perseguia el ideal de libertar A Cuba, iba a su objeto sin escoger
el medio.
La verdad es que las proclamas dejadas por el general L6pez tie-
nen en ese particular un lenguaje ambiguo y habilidoso, que pudiera
satisfacer A los dos criterios.
Como document curioso, no dudamos en reproducirlas:

"NARCISO LOPEZ, Jefe de las fuerzas cubanas;

Cubanos: Vamos A apresurar el dia en que la patria, libre 6 inde-
pendiente, tome el puesto que le corresponde entire las potencias de la
tierra por sus naturales derechos y por su actual importancia y po-
blaci6n; ese dia que ya seria ignominioso retardar, y desde
el cual podremos ostentar con orgullo, en el universe entero, un
nombre glorioso y national. Los compatriotas y los amigos vuestros
que me obedecerAn hasta llegar a 61, traen como yo la firme resolu-
ci6n de morir 6 conquistarlo. Esta es la mejor respuesta que puedo
dar a vuestro llamamiento y al homenaje que merece vuestro pa-
triotismo.
Espafioles y canaries: que asi en traje de soldados como sin 61
sois nuestros hermanos; pero que el opresivo Gobierno de Madrid y
sus agents quieren haceros nuestros enemigos A fuerza de invencio-
nes calumniosas, para mejor sujetarnos y explotarnos A todos; con-
templad la justicia de nuestra causa, y unidos como hermanos y opri-
midos, destruyamos para siempre la tirania en este bello suelo que
nos es tan querido, y alcancemos la gloria de aquel dia.
Hombres todos de todas las naciones: que vivis bajo el cielo de
Cuba, no lament6is mAs la esclavitud de sus hijos: se sabrAn hacer
libres y se harAn dignos de la libertad; apoyad sus esfuerzos y ellos
os bendeciran, y la gran causa de la humanidad os quedarA tambi6n
reconocida.
Tanta gloria, tanto bien no se adquieren sin grandes sacrificios,
voluntad fuerte y ciega decision para ejecutarlos.
La salud de la Patria, debe ser nuestro norte y nuestra ley su-
prema, y en tan solemnes moments, ciudadanos, ella os demand, que








-53-


cumplAis con las obligaciones que A su nombre impongo en los ar-
ticulos siguientes:
Articulo primero.-Desde la edad de quince ailos hasta la de
cuarenta, todo cubano tiene la obligaci6n de reunirse al Ej6rcito Li-
bertador, sin perder un instant, llevando consigo las armas que tnn-
ga y pueda adquirir.
Articulo segundo.-Los demAs cubanos deben tambien armarse
y adoptar una organizaci6n especial para cuidar el orden pilblico, de
nifios, mujeres y ancianos, cuyas vidas y seguridad se encoraiendan
al honor de todos los habitantes del pais, asi en las pob'aciones como
c-n los campos.
Articulo tercero.-Los extranjeros pueden tambien armarse, aso-
ciarse y reunirse con toda libertad, para cooperar a la conservaci6n
del orden pfiblico y proteger sus propiedades y families en comiin m
los demAs habitantes.
Articulo cuarto.-En las plazas principles de la poblaci6n se
enarbolarA la bandera de la independencia y nacionalidad cubana. y
todos los amantes de esa bandera deberAn usar la escarapela tricolor,
para reconocerse entire si y ser reconocido por el ejrcito que los sos-
tiene.
Articulo quinto.-Tan pronto como sea convenient y practice.
ble constituir6 un Gobierno Provisional y dar6 publicidad a una Cons-
tituci6n, tambien provisional, que hark de ley supreme hasta tanto
que libres los pueblos de esta Isla puedan ellos convocar una Asam-
blea constituyente que organic definitivamente el Gobierno y Cons-
tituci6n que les convenga.
Dado en el Cuartel General de
Narciso L6pez."

AL EJERCITO ESPAROL EN CUBA:

Llamado por habitantes de esta Isla, para ponerme al frente del
gran movimiento popular, que tiene por finico objeto su independen-
cia y libertad political, y apoyado en tan just causa por la fuarza
poderosa de un pueblo grande y generoso, llego hoy & estas playas A
la cabeza de tropas aguerridas, decidido A llevar A cabo la santa y glo-
riosa empresa.
Soldados: Yo s6 que vosotros sufris tambi6n por el despotis-
mo y aspereza de vuestros jefes; s6 que arrancados de vuestros hoga-
res y de los brazos de vuestros padres y hermanos por la ley bArbara
de las quintas, hab6is sido confinados h este otro mando, donde en
lugar de un trato suave que endulzara algmin tanto vuestra amargura,
os veis tratados como bestias y se os sujete en medio de la mis pro-
funda paz, A todas las fatigas y rigores de la guerra.











Antiguos compaieros de armas, vosotros me conoceis: yo tam-
bien os conozco: os he visto pelear en cien combates, s6 que sd6s va-
lientes y que mereceis recobrar la dignidad de hombres, yo os abro
las filas del ejercito de mi mando y os invito A ocupar en ellas un lu-
gar entire los campeones de la libertad. Asi podr6is contar con des-
canso y bienestar despu6s de la lucha, que sera breve, 6 con libre vuel-
ta A vuestros hogares, donde os llama la voz carifiosa de vuestras
families.
Soldados: Entre la libertad y la continuaci6n de vuestra servi-
dumbre ignominiosa... escoged. Pero pensad bien que con la es-
pada desnuda y dispuesto A no envainarla hasta dejar bien asegurada
la libertad de todo el pais, os llama como amigo
Vuestro antiguo General,
Comandante en Jefe del Ej6rcito Libertador de Cuba,
Narciso L6pez."

El efecto del golpe dado en C6rdenas, exalt6 el entusiasmo en los
primeros moments, causando la retirada profundo desencanto.
Hemos dicho antes que la frialdad de la poblaci6n habia sido el
efecto de la sorpresa, pues nadie esperaba semejante golpe, sin previo
aviso.
Cuando el afio 1848 pas6 L6pez por Matanzas con rumbo A los
Estados Unidos, habia dejado alli como agent general al ingeniero
CarrerA. Era este hombre apto, resuelto y de valor; no habia perdido
el tiempo, y los revolucionarios de 1822 estaban dispuestos A ayudar.
Francisco de la O. Garcia, Antonio Maria Rodriguez, los herma-
nos Portillo y los Hernandez Morej6n, gente respectable y poderosa,
contaban con la juventud, interesados en el 6xito; pero la falta de avi-
so paraliz6 el movimiento, que estaba trazado y previsto por PlAcido
Gener, que era el que estaba en contact con el pueblo.
El efecto de la retirada fu6 tremendo y explotado por los contra-
rios, que decian habia sido el parto de los montes aparecerse con una
expedici6n de 600 hombres despues de tanto tiempo. Como siempre,
hay quien quiere aparecer revolucionario sin serlo, y que en su fuero
interno se alegran de cualquier fracaso de intentonas que vengan 6
turbar la tranquilidad. De esa cria eran los comentaristas.
El esfuerzo de L6pez fu6 extraordinario, pues obra grande es
preparar una expedici6n de 600 hombres, con sus armas y equipos, de
tal magnitude es el empefio, que durante nuestras filtimas guerras de
independencia nunca hemos podido organizer otra de igual fuerza.
Con la noticia adversa coincidi6 otra que vino a agravar el mal:
la muerte de CarrerA.
Era este el agent m6s en6rgico, active y agitador, era el centro








-55-


de las comunicaciones conl las personas mds notables del nicleo revo-
lucionario; creyendo descubierto el hilo de la conspiraci6n, midi6 los
compromises de su situaci6n y no quiso ser preso.
Entre sus amigos que lamentaban su muerte, se dijo que se ha-
bia envenenado, aunque no hubo prueba alguna que confirmara la
sospecha.
.El desembarco en CArdenas del General L6pez, habia causado
sorpresa y entusiasmo con la noticia del 6xito; desencanto y p6nico
cuando se supo su retirada; que 6 los hombres el 6xito les da valor,
asi como la derrota los desalienta.
En Cuba en aquella 6poca habia muchos que querian aparecer
como revolucionarios, pero sin comprometerse, para no provocar las
iras del Gobierno; ellos preferian la infamia, la esclavitud, con tal
de que los dejaran vivir tranquilos; siendo bajos y cobardes, querian
cubrir las apariencias para que se.les creyera dignos y patriots.
Estos se asustaron al conocer la osadia de L6pez, pero al saber
su retirada se ensafiaron, diciendo que lo hecho era un engano y que
eso demostraba que no habia esperanza para los que sofiaban con la
libertad, y que s6lo buscaban lanzar al pueblo a un sacrificio iniltil.
En realidad existia el deseo de lanzar a los espaiioles del pais:
pero eran pocos los que estaban dispuestos A correr el peligro. Tenian
miedo y no querian confesarlo. Para estos la retirada de L6pez era
una bendici6n.
En cambio, habia una masa de pueblo resuelta a todo, para quien
L6pez era un idolo, 6 insoportable sufrir la arrogancia y descaro de
los engreidos espafioles.
Se conocian los trabajos llevados A cabo por Carrerd, y se decia
que habia cuatro mil cubanos con alguna organizaci6n y con sus jefes
nombrados, que estaban dispuestos A incorporarse 6 L6pez tan pronto
como 6ste desembarcara.
El trabajo de los espafiolizados hacia poco efecto en esa masa de
gente dispuesta, que acogia siempre los rumors que corrian de las
pr6ximas tropelias que iba a ejecutar el Gobierno y sus pros6litos.
Los que laboraban por la revoluci6n hacian el trabajo contrario,
comprendiendo que no debia .dejarse decaer el espiritu pfiblico;
circulaban la noticia del pr6ximo desembarco de L6pez, para tener
los Animos en tension.
En Matanzas, desde la supresi6n de la Sociedad Filarm6nica so
habian prohibido las diversions y bailes, pero se toleraban en .os
arrabales y suburbios los guateques al son ~el 6rgano, la flauta, el r1io-
lin y la guitarra, para los cuales nunca faltaba gente alegre y dis-
puestas. En una de esas calls se celebraba un bautizo entire misica
y alegria, habia risas y cantos, los copleros populares siempre han
tratado de halagar el sentimiento del pueblo, entire los cuales viven,








-56-


asi es que los que estaban en el bautizo decian amenudo un cantar en
aquella 6poca en boga:

"No te apures, china, que ellos volveran,
Y con esa harina comeremos pan."
A la puerta de la casa inmediata y ocupando la calle se aglome-
raba una masa de pueblo, que venia a oir A un hombre que, subido
sobre una mesa, lo arengaba, pintando con negros colors los siniestros
planes que, segin decia, pensaban desarrollar los sicarios del Gobier-
no; produciendo con esto extrafia excitaci6n entire su auditorio:
Rompiendo por entire el gentio que obstruia la calle, se encuadr6
en la puerta una mujer joven, gallarda, bien formada, de ojos gran-
des y negros, presentando su cara un conjunto bello, atrayente y se-
ductor, con voz vibrant interrumpe al orador y con desenvoltura y
facilidad se dirige al auditorio en esta forma:
"Pues si es verdad que esta noche van a prender muchos cuba-
nos y a violar las doncellas, como dice este hombre que esth hablando,
y h matar gente como en el matadero y los hombres lo consienten,
que nos den los calzones y se pongan las sayss" Una voz ronca y
fuerte sali6 del tumulto: "No deshonres tu casta, Marina, que antes
nos tienen que hacer picadillo."
!El interruptor era un hombre alto y fornido, mayoral de inge-
nios, que por su potente voz le llamaban Tormenta; su nombre era
Juan Manuel Alfonso; la mujer, Marina Manresa.
Las palabras de Marina levantaron el espiritu de sus oyentes,
produciendose un ligero tumulto, que atrajo al celador. Era 6ste un
cubano, quien para apaciguar los animos les dijo: "Sefiores, les supli-
co que no me comprometan. Ustedes no saben lo que pasa." "Ni tiW lo
que nosotros sabemos", le contest Antonio Madruga: "El patr6n
de la goleta Ram6n P.rez, que vino de Baracoa, dice que vi6 al vapor
Criollo, del general L6pez, en Punta Lucrecia, con que cria vergiienza
y bota las borlas del cochino gobierno."
L6pez en tierra!" se grit6 entire el pueblo, que repetia con entu-
siasmo la noticia.
"i Contra candela!", grit6 la voz del mayoral. "Vamos a levan-
tar la gente y A coger los soldados que estfn durmiendo en el cuar-
tel." El pilblico fu6 dejando desierto el lugar; el celador se escurri6
con rapidez a dar aviso al gobernador, que con la novedad, suspendi6
las 6rdenes de prisi6n por aquella noche.
SEn esos moments llegaban a la reunion tres hombres: Miguel de
Lara Acosta, Francisco Monzon y un frances amolador de tijeras lla-
mado Andrehs. Cada uno de ellos traia una carabina. "Miren la
muestra-dijo Lara-de las cien que he comprado y que deben po-
nerme esta noche en la margen del rio Yumuri."









-57-


Lara habia sido comisionado para comprar el armamento y
elegido como jefe. Dirigiendose al que habia estado exhortando
al pueblo, le dijo: "He venido A hacerle saber A usted que aunque
me han elegido para dar el grito esta noehe, como yo no soy military,
lo pongo A usted en mi lugar." Las species vertidas habian alejado
por complete al pfiblico. Solos ya los conspiradores, el nuevo jefe
traz6 el plan y di6 las 6rdenes.
Lara Acosta sali6 inmediatamente A citar los cien hombres que
en grupos de A cuatro debian acercarse al punto designado para estar
listos al toque de Animas de las campanas de la iglesia de la ciudad,
para partir A armarse y atacar inmediatamente la casa del go-
bernador."
El jefe pasaria A entrevistarse con los principles comprometi-
dos en el movimiento combinado para esperar la expedici6n.
El capitan retirado Pedro Acevedo, que podia disponer de mil
hombres y estaba nombrado jefe de la vanguardia, consultado sobre
la idea de adelantar la revoluci6n para evitar las prisiones que pre-
tendia realizar el gobierno, opin6 que no, y en filtimo caso esperaria
oculto en el campo la llegada de la expedici6n.. Se aferr6 A su con-
signa. Los demis hicieron lo mismo.
Al toque de Animas, patrullas del gobierno cubrian las boca-
calles.
Los cuatro comprometidos, estaban en el lugar convenido, es-
perando la llegada de sus compafieros.
Era Marina Manresa la prometida de Lara Acosta, y cuando 6ste
estaba dando los avisos A los grupos, lo habia seguido paso A paso.
Los cuatro hombres que esperaban en el punto de cita, sintieron
entire las sombras de la noche dos bultos que se les acercaban, y les
dieron el "i quien vive!" "Cuba", contestaron los reci6n llegados.
Eran Marina y Juan Manuel Alfonso, que la acompafiaba.
"He oido decir al sereno-dijo Marina A Lara-que esta noche
iba A correr sangre en el rio, y vengo A morir contigo; no me prives
de tan dulce muerte."
No le dieron credito y la obligaron A marchar acompafiada de
Alfonso; cuando 6stos se hubieron retirado, partieron ellos para el
sitio indicado; el camino estaba en bajada, teniendo de un lado el rio
Yumuri y por el otro un pared6n de arcilla inaccesible.
Los patriots entraron silenciosos y resueltos en aquel callej6n,
y cuando casi llegaban al bote, son6 una descarga de fusileria.
Los cubanos, sorprendidos, se decidieron A luchar dando vivas
y gritos que atrajeran al lugar A los comprometidos.
La tropa, para evitar los gritos, se lanz6 sobre el pequefio grupo,
luchando cuerpo A cuerpo, pufal en mano; aquella lucha en la oseu-









-58-


ridad produjo una verdadera confusion, en la que se herian sin con-
cierto.
Lara, que era muy fuerte, logr6 romper la fila de soldados y lleg6
A la ciudad; Monzon y el frances fueron hechos prisioneros.
El jefe se habia sostenido en el lugar; pronto llegaron los sere-
nos con los faroles trayendo camillas para retirar los muertos y heri-
dos; el jefe fue divisado y de nuevo empez6 el combat, hasta que
cruzado el cuerpo por las balas y rotas tres costillas, lo abandonaron
en el campo, juzgAndolo cadaver.
Marina y Alfonso habian fingido retirarse, quedando en una al-
tura inmediata al lugar. "Si no vienen los l1amados, el honor me
manda cumplir con mi deber"-dijo Alfonso al sentir los tiros; A lo
que contest ella: "Yo cumplir6 lo que he jurado a mi patria y a mi
amante."
i Los dos cayeron en aquella noche aciaga, victims sublimes del
deber!
El jefe abandonado como muerto, vuelve en si, se incorpora. es-
taba solo, no ve mas camino de salvaci6n que el rio, A pesar de su es-
tado lo vadea, pide hospitalidad en una quinta vecina, donde lo acoge
el encargado, un islefio, que lo delata al dia siguiente, y es hecho
prisionero.
El jefe era el patriota Juan Arnao.
Son eneausados y condenados a muerte. Roncali, al irse, les con-
muta la pena por presidio en Espafia. Concha, al llegar, les pone
en libertad.
A esto fu6 lo que se llam6 el "Encuentro del Yumuri", en la
noche del 8 de Octubre de 1850; fu6 la primera vez que los cubanov,
luchando en combat desigual, derramaron sangre espafiola y ver-
tieron la suya por la causa de la libertad y la independencia.


1851

El 13 de Noviembre de 1850 se habia hecho cargo de la Capitania
General de Cuba, Jos6 Gutierrez de la Concha.
Se puede decir que el sentimiento revolucionario se sentia en
toda la Isla, desde la Punta de Maisi hasta el Cabo de San Antonio;
la falta de prActica daba a estas conspiraciones poca cohesi6n, a pe-
sar de los esfuerzos de los emigrados, cuyos trabajos eran constantes.
Las medidas represivas empleadas por el Gobierno eran contra-
producentes, pues los cubanos, en vez de acobardarse, cobraban ma-
yores brios y mayor decision; los elements mas instruidos y ricos
daban el ejemplo de abnegaci6n y de valor.
Los sucesivos fracasos, iban dando experiencia, y permanecia la-








-59-


tente el calor revolucionario: se nota en el afio 1851 mks cohesion en-
tre los conspiradores.
En todos los puntos de America, done se reunian algunos cu-
banos, trabajaban por la revoluci6n y sostenian constantes relaciones
con los conspiradores de la Isla.
Casi siempre, y en este afio mis, el grupo de cubanos mas fuer-
te y efectivo residia en los Estados Unidos.
Una figure de gran representaci6n, el patriota ardiente, agitador
incansable, tipo caracteristico del cubano amante de su pais, "El Lu-
garefio", Gaspar Betancourt Cisneros, que residia en New York, uni-
do a Aniceto Iznaga, Miguel Teurbe Tol6n, Lorenzo Allo y otros m6s,
sostenian en constant excitaci6n el pais.
En Oriente se constituy6 una Junta compuesta por Jos6 Va-
liente, Hilario y Manuel Cisneros y Francisco de Paula Bravo, que
sostenian correspondencia con la gente de Camagiiey y la Habana.
Puestos de acuerdo con el comandante retirado Francisco Oberto,
y con various sargentos, preparan un golpe. Denunciados, fueron pre-
sos 6 desterrados los conspiradores, entire los cuales figuraban Valien-
te, Oberto, TomAis Asencio, Santacilia, Cayetano Echevarria y Luis
y Bienvenido HernAndez, siendo condenados a presidio en Ceuta.
El mismo espiritu existia en Camagiiey, donde el abogado Sera-
pio Recio, el doctor Arango, el doctor Provenza y Pedro Agiiero, cons-
tituyen otra Junta, nombrando jefe del movimiento 6 Joaquin de
Agiiero y Agiiero.
En ,Trinidad, Isidoro Armenteros, el abogado Francisco P6rez,
Jos6 Iznaga, Fernando Hern6ndez, Arcis y otros, de acuerdo con Ca-
magiiey, espcran la hora para levantarse.
En la Habana, el abogado Anacleto Bermfidez, Porfirio Valiente
y Rodriguez Mena, se constituyen para arbitrar recursos y preparar
el movimiento que debia apoyarlos en el moment precise.
El lazo de uni6n de todos estos preparativos, debia ser el general
Narciso L6pez, que incansable, preparaba en el extranjero otra pode-
rosa expedici6n, con la que desembarcaria en Cuba.
El plan, extenso y difuso, tenia tantos peligros, que podia pre-
veerse el fracaso; todos tan graves, que A pesar de las notables con-
diciones de los que lo preparaban, era dificil prosperase, sobre todo
si no se consegula la simultaneidad en el movimiento.
Decia el general Concha que Camagiiey era un nido de viboras, y
sobre 61 puso sus primeros empefios, nombrando gobernador del De-
partamento Central 6 Lemery, que se esmer6 en cumplir y sobre-
pasar los prop6sitos de su jefe.
La figure de Joaquin Agiiero y Agiiero era demasiado saliente
para que sobre ella no fijase su atenci6n el nuevo gobernador; sus
hechos y su ca'r6cter lo denunciaban como ardiente patriota, de ex-








-60-


tremados sentimientos filantr6picos. De buena position, fund y sos-
tenia, como hemos dicho anteriormente, una escuela gratuita en GuAi-
maro, y tan pronto como cumpli6 su mayoria de edad, hizo extender
ante notario escritura puiblica dando libertad A sus esclavos. A los
ojos del Gobierno ese era un crime imperdonable.
Para evitar las persecuciones de Lemery, se refugi6, en uni6n
de otros comprometidos, en los montes entire Tunas y Nuevitas, acam-
pando en la finca El Buen Refugio 6 La Piedra, de Juan Sanchez,
done se proponia reclutar algunos hombres.
Con 61 estaban Manuel de Jesfis Arango, Serapio Recio, Fernan-
do y Jos6 Ram6n de Betaneourt, Jos6 Joaquin Rivera, Melchor Silva,
Francisco de Quesada, Salvador Ulsneros, Agustin Castellanos, Fran-
cisco Agiiero y Estrada, Jos6 Maria Vald6s y otros.
Para solemnizar el aniversario de la independencia ame-
ricana, se sublevaron el dia 4 de Julio, pretendiendo asaltar las Tu-
nas, done entraron; pero confundidndose las dos secciones en que s>:
habian fraccionado las fuerzas, se hicieron fuego entire si, dispersall-
dose ambas y retirAndose A la hacienda San Carlos, donde fueron
asaltados dias despu6s por las tropas que salieron en su persecuci6n.
Los cubanos se batieron bravamente, teniendo varias bajas, entire ellas
el licenciado Francisco Flores, Mariano Benavides, Francisco Perdo.
mo y Augusto Arango. Este fltimo, herido gravemente, fu6 aban-
donado por muerto y pudo salvarse.
Agiiero se retire en uni6n de Ubaldo Arteaga, Adolfo Pierra,
Miguel Benavides y otros que se le incorporaron en la retirada, A
pesar de la tenaz persecuci6n que les hiciera la tropa. Entregados
por un miserable, el dia 22 de Julio, Agiiero y sus compafieros fueron
conducidos a Puerto Principe, para ser juzgados en Consejo de
Guerra.
Copiamos el parte official dado por el capitin que realize la
capture:

"Regimiento de Infanteria de Cantabria No. 12.-Compafiia de
Cazadores.-Excmo. Sefior.-Desde el dia 17 del actual, que segfin
las 6rdenes de V. E. sali de "Las Piedras de Juan SAnchez", donde
habia permanecido en observaci6n y procurando adquirir noticias de
la partida del rebelde Agiiero, para lograr la capture de 6ste y sus
compaiieros, batidos en San Carlos por las fuerzas del Departamento
Oriental, practiqu6 cuantos movimientos me parecieron oportunos
para Tlenar el objeto de mi comisi6n; el estado de los caminos era
menos que intransitable, las aguas constantes y los alimentos para la
tropa A mis 6rdenes, escasos siempre, lo mismo que las habitaciones
para el precise natural descanso; en situaci6n tan poco favorecida el








-61-


espiritu satisfecho y resuelto de los soldados me inspiraba confianza
y procuraba sacar partido de tan notables y buenas disposiciones en
hombres que no tenian reparos en emprender nuevas fatigas al ter-
minar las anteriores, sin procurarse el descanso y alimento para re-
parar sus fuerzas, que sostenian por la de su buena voluntad.-Asi
continuamos sin descanso, pero adquiriendo noticias mas precisas
cada vez y que me ofrecian la esperanza de conseguir el resultado ape-
tecido, hasta que A la una del dia 22 sali de Santa Lucia" con 25 ca-
zadores y 6 lanceros y el capitAn Pedaneo, del Partido cuarto de
aquella jurisdicci6n, don Nicolas de Zayas, y los paisanos de don
Agustin Lezcano y don Llaunercio Romero, en direcci6n h "Punta
Ganado", dejando el resto de la column en "Santa Lucia", al mando
del Alferez de Caballeria don Andr6s Martinez; i las nueve de la no-
che llegu6 6 "Laguna de 'Guano", donde di un descanso A la tropa
y tiempo para limpiar las armas mojadas a consecuencia de la recia
lluvia que estuvo cayendo toda la tarde. A las 11 emprendo de nuevo
la march, llegando a sorprender A los rebeldes A la una de la madru-
gada al rancho de la expresada "Punta Ganado", disponiendo antes
envolverlo con dos guerrillas en semicirculo, para lo que dividi mi
fuerza en dos fracciones, colocando los lanceros con anticipaci6n a la
espalda y orilla del mar; asi march en silencio hasta la distancia de
25 A 30 pasos, en cuyo tiempo, habiendo sido sentido por los rebeldes,
rompieron el fuego sobre nosotros, que mand6 fuese contestado por
los cazadores, lanzAndose sobre ellos, para evitar que A beneficio de
la noche consiguieran fugarse; llegado A la puerta, les intim6 la ren-
dici6n, amenazando de dar fuego al rancho, a cuya intimaci6n se en-
tregaron don Miguel Castellanos, don Fernando de Zayas, don Ma-
nuel Benavides y don Adolfo Pierra, emprendiendo la fuga don Joa-
quin Agiiero y Agiiero y don Jos6 TomAs Betancourt, precipitAndose
el primero al mar en busca de salvaci6n, a donde le sigui6 el lancero
Venancio Diez, lanzc6ndole y obligAndole A rendirse donde ya na-
daban, saliendo Betancourt como Agiiero por la puerta trasera y pro-
curando escaparse en otra direcci6n, fu6 prisionero del subteniente
don Antonio P6rez, que mandaba la segunda guerrilla y que logr6 al-
canzarlo personalmente. Con los prisioneros quedaron en nuestro
poder las armas, que consistian en 5 escopetas, 2 pistols, 5 machetes,
2 cuchillos, 1, moharra, 3 cananas Ilenas de cartuchos; viendome en
1l necesidad de emprender mi viaje de regreso A "Santa Lucia", por
carecer en aquel moment de todo recurso.
Las fatigas en este dia fueron afin mayors que las que hasta en-
tonces habiamos tenido, procurando no ser visto por nadie, me vi en
la necesidad de detener mi march, haci6ndolo, por espacio de site
leguas, por un monte bajo 6 manigua, ir rompiendo, y esto bajo un
fuerte aguacero. El comportamiento de la tropa A mis 6rdenes ha








-62-


sido ejemplar y su resistencia admirable. En las veinte y cuatro ho-
ras que mediara desde mi salida de "Santa Lucia" hasta mi regreso,
anduvimos 22 leguas, muchas de ellas fuera de camino, por el monte
y lloviendo muchas horas, habi6ndome servido en esta march de
algunas caballerias, para que alternando, se montaran los cazadores,
por lo que se han hecho dignos de que lo ponga en conocimiento de
V. E., habiendo tenido oportunidad mis favorable que los demAs para
manifestar su arrojo, el subteniente Antonio Perez, el sargento Her-
menegildo Medrano, el cabo segundo Vicente Labarte y los cazadores
Miguel Hurtado y Jose Pilas, lo mismo que el lancero Venancio Diez.
-Es cuanto tengo que manifestar a V. E. como field y exacto relate
de los hechos a que me refiero.-Dios guard a V. E. muchos afios.-
"Santa Lucia", 24 de Julio de 1851.-Carlos Conus."

Comandante General dice: Relaci6n de individuos que se distin-
guieron en la aprehensi6n del cabecilla Agiiero y sus compafieros.-
Capit6n don Carlos Conus, subteniente don Antonio Perez, sargento
segundo Hermenegildo Medrano, cabo segundo Vicente Labarte, caza-
dores Miguel IHurtado y Jos6 Pilas y el lancero Venancio Diez.
Esta nota lleva fecha 8 de Agosto de 1851.
El dia 12 fueron fusilados en la Sabana de M6ndez: Joaquin de
Agiiero y Agiiero, Jose Tom6s Betancourt, Fernando Zayas y Miguel
Benavides; Adolfo Pierra y Miguel Castellanos fueron condenados A
diez afios de presidio en Ceuta, y 6 muerte en rebeldia, Carlos Duque
Estrada, Pablo Gelabert, Rafael Paneque, Rafael Castellanos, Do-
mingo Barreto, Pedro Porro, Jose Agustin Brocelta, Juan Francisco
Torres, Juan Francisco Vald6s, Agustin Arango, Augusto Arango,
Pedro Labrada, pardo Jos6 M.a Castillo y pardo Ciriaco.
El primer paso de aquel gran trabajo habia sido un fracaso san-
griento; pero se habia empezado a combatir en el campo como solda-
do, aunque la falta de precision en el tiempo le iba a dar un triunfo
f6cil al general Concha.
Para dar una idea de la opinion del pais en aquella 6poca, copia-
mos part del informed dado por el General Segundo Cabo de la Isla:

"Don Joaquin de Varona ha dado doce mil pesos y ha ofrecido,
si se les facilitan armas, todos sus negros y cuarenta hombres mas.
Sera el capitAn su hijo don Pablo.
En su ingenio Zaragozano, se dice, tienen enterradas armas que
ha recibido por la consignaci6n de Callejas, Varona y Ca., de Nuevi-
tas. Una de sus hijas, compafiera de las Usatorres, ha bordado un
banderin para tremolarlo en la torre del temple de la Soledad el dia
que den el grito de rebeli6n. Se me dice que el expresado banderin
se hall hoy en Cuba, de donde se pidi6 para hacer uno igual."








-63-


"Don Benjamin Sanchez ha contribuido con dieciocho mil pesos
y ha ofrecido cien hombres armados, siendo capitan su hijo don Fran-
cisco y teniente su yerno don Pablo Betancourt. Estos son recluta-
dores tambi6n.
Don Mariano Duque de Estrada a donado nueve mil pesos, es
gran consejero de Joaquin Agiiero, su pariente. Los hijos de Duque
Estrada, nombrados don Mariano, don Francisco, don Esteban y don
Carlos, estfn designados como jefes y oficiales para la Plana Mayor
de Agiiero. El lugar donde 6stos conspiran es la finca "La Cabera",
de don Carlos de Varona Mola, otro conspirador y desafecto al Go-
bierno. Con los Duque Estrada laboran y conspiran los Cosio, Recio,
Manuel Ram6n Silva, los Arteaga, Aimerich y otros muchos."
"Don Agustin Boza es coronel; don Ram6n Boza, capitan; don An-
tonio Borrero, coronel, y en su potrero de Carmona tiene armas y
pertrechos en cantidad grande, que trajo 61 mismo del Norte, al regre-
sar a esta ciudad. Este llev6 cuarenta mil pesos de lo recogido en sus-
cripci6n, y entonces se le di6 el nombramiento de coronel."
"Don Antonio Martinez es uno de los mis desaforados cubanos;
no ha querido empleo. En su potrero San Felipe tiene las juntas y se
inscriben los' voluntarios de su confianza. Su esposa ha ofrecido dar
todas las hilas que se necesiten para los heridos, que se rennirin en
el hospital de San LAzaro el dia que Puerto Principe sea de ellos.
Don Javier Montejo ha contribuido con veinticinco mil pesos, y
su hijo esta nombrado capitan de caballeria Los hermanos C6rdova,
sargentos primeros, y en uno de sus sitios hay armas y barriles de
p6lvora enterrados."
"Don Carlos de Varona ha ofrecido armas, monturas y caballos;
las armas las ha recibido 6 las tiene don Luis AdAn y otro hermano
suyo; dieron $6,000.00."
"El cura de la Soledad, senior de Rivera, ha dado dos mil pesos
y ofrecido que para cualquier alarm en que fuere necesaria su igle-
sia, seria la primera en que se tocasen las campanas."
"Don Francisco Palomino, official retirado, esta nombrado co-
mandante y Gobernador de la ciudad; sus hijos estan alistados como
soldados.
El licenciado Pichardo ha dado seis mil pesos; es vocal de la Jun-
ta Revolucionaria y tiene un hijo que es vocal y muy active.
La enemiga del elemenfo criollo es grande; para ellos no hay per-
suaci6n possible.
Esthn vigiladas las families de los Agiieros, Benavides, Zayas,
Betancourt, Duque de Estrada, Varona, Recio, Cosio, Agramonte.
Boza, SAnchez, en una palabra, todos los ricos decentes de este pueblo
ind6mito, pues hasta en las mujeres se advierte el odio y animosidad
hacia Espafia."








-64-


Correspondiendo al movimiento de Camagiiey, el 24 de Julio, en
las margenes del rio Ay, en Trinidad, se alzaba en armas un grupo de
sesenta y nueve hombres mandados por el teniente coronel graduado.
de las milicias de caballeria, Isidoro Armenteros.: Con 6ste estaban
Rafael Arcis y Fernando HernAndez Echerri, hombre 6ste de gran ins-
trucci6n y popularidad; .el abogado Francisco P6rez y Jos6 Iznaga.
Se habian reunido 6stos en la noche, marchando al potrero Las
Avispas, dirigi6ndose despu6s A los"ingenios Yaguaramas y Palmarito,
con objeto de reclutar gente y armas, lo que no consiguieron; Rafael
Arcis, con diez hombres, fu6 al ingenio Mayaguara, recogiendo 16 ar-
mamentos. Pretendieron ir A Manicaragua primero, y despu6s A la
Siguanea, y ya en camino sorprendieron un correo y por 61 supieron
la prisi6n de Agiiero y la dispersion de su gente.
En aquella fuerza sin discipline la noticia produjo fatal efecto,
que aument6 al ser perseguidos, produci6ndose algunas deserciones.
El dia 26 fueron press Armenteros, HernAndez y Arcis y con-
ducidos A Trinidad.
El dia 18 de Agosto eran fusilados en las afueras de Trinidad, en
el campo nombrado Mano del Negro, el coronel Isidoro Armenteros,
Rafael Arcis, mayoral del ingenio Palmarito, y Fernando Hernandez
Echerri.
Fueron condenados A diez afios de presidio, Ignacio BelEn P6rez,
N6stor Cadalso, Juan O'Burke, Alejo Iznaga Miranda, Jos6 Maria
Rodriguez, Juan Hevia y Avelino Posada; A ocho afios Pedro Jos6
Pomares, Toribio Garcia y Cruz Barba; y 6 dos afios Fernando Me-
dinilla.
Se habia roto el segundo eslab6n del plan general que debia dar-
nos la victoria. El Gobierno pudo ahogar fAcilmente las dos intento-
nas, cosa que tal vez no hubiera sucedido A verificarse simultanea-
mente. El mismo dia 12 de Agosto, en que eran fusilados Agiiero y
sus compafieros, desembarcaba en las Playitas el general Narciso L6-
pez, del vapor Pampero, en el que habia salido de New Orleans.
Despu6s de su primera expedici6n, tan pronto lleg6 L6pez A los
Estados Unidos, emprende la organizaci6n de la expedici6n que debia
llevar el vapor "Cleopatra"; pero el gobierno americano lo embarga
y dicta orden de prisi6n contra L6pez, teniendo 6ste que pasar A la
Florida en busca de nuevos recursos.
Anacleto Bermfidez, que habia tenido noticias de la pr6xima lle-
gada del barco, prepare prActicos que lo esperasen, pues esa orden
la habia traido R. I. Arnao.
Se contrata A Juan Cintas por 5,000 pesos; pero 6ste es denuncia-
do por el abogado Calixto 'GonzAlez.
Arnao leva A L6pez la noticia del fracaso, y es precise volver A
la Florida para aprovechar los elements alli reunidos.








-65--

Recibe aviso de los levantamientos de Camagiiey y Trinidad,
y siri datos exactos, precipita los acontecimientos, aprovechando el
-entusiasmo que levanta la noticia. Deja a Juan Manuel Macias en
Jefersonville, consigue el vapor Pampero, embarca la expedici6n,
compuesta de 469 hombres, y hace.rumbo 6 Cuba, llevando un brillan-
te Estado Mayor, y el dia 11 de Agosto, A medio dia, se present fren-
te al Morro de la Habana, toma un pr6ctico, y al amanecer del dia 12
desembarca en Las Playitas.
Venian con el general L6pez, Ram6n Arnao, Jos6 Elias Hern6n-
dez, Ildefonso Oberto, Antonio de Zayas, Julio Chasagne, Francisco
A. Lain6, Juan Arnao y algunos cubanos mAs.
Formaban parte de la expedici6n el general hfingaro Johaun
Pragay; los jefes Kelly y William Critenden y los coroneles Wjheat,
Wardy, Foster, Clendenen, Gotay y Clark.
Es indudable que el punto de desembarco no fu6 bien elegido, por
su corta distancia de la Habana, pues era de presumir que los expe-
dicionarios tendrian, en corto plazo, persigui6ndoles, grandes fuerzas
del ej6rcito. Solamente confiado en el apoyo que les diera el pueblo,
podia haberse hecho semejante operaci6n, y por desgracia 6ste perma-
neci6 indiferente ante aquel rasgo de temerario valor.
Fracciona L6pez sus fuerzas, dejando 6 Critenden con parte de
ellas en Las Playitas, para la conducci6n del convoy, y 61 march A
Las Pozas con el resto de las tropas.
El general Concha, con febril actividad, embarca en el Blasco de
Garay al general Enna, con mil hombres, con 6rdenes de desembarcar
en Bahia Honda; por tierra, desde Guanajay, sale el brigadier Mora-
les de Rada, con un regimiento, 6 encontrar 6 Enna, y el coronel Ro-
sales, con otro cuerpo de ejercito; al coronel Elizarde, que estaba en
Pinar del Rio, orden6 que fuera a converger con las otras columns,
poniendo asi con rapidez 6 las 6rdenes de Enna unos cuatro mil
hombres.
Ordena, adem6s, que todas las guarniciones de los puestos m'as
inmediatos, concurran al punto indicado.
Enna, el primero en llegar, ataca a Critendem, que lo rechaza;
pero en vista de la superioridad del contrario,.se embarca con cincuen-
ta hombres en una lancha. El resto de su fuerza procura incorpo-
rarse 6 L6pez.
Se dirige Enna 6 Las Pozas, donde lo espera L6pez, quien des-
pu6s de un rudo combat obliga 6 retirarse al jefe espafiol, que deja
sobre el campo m6s de-150 hombres entire muertos y heridos, various
fusiles y once mil cartuchos.
Los expedicionarios tuvieron varias bajas, entire ellas muertos
el general hfingaro Pragay y el capitAn Oberto.
Presumiendo, como era natural, que Enna, reforzado, volveria A
5








-66-


atacarlo, con objeto de dar tiBmpo a que se le incorporara gente del
pais, se retir6 L6pez, dirigi6ndose hacia San Crist6bal.
Enna, al conocer el movimiento de los expedicionarios, vuelve a
las Pozas y mata A los heridos que habian quedado alli.
En su march A San Crist6bal, son castigados por un treniendo
temporal de agua; casi al t6rmino de su march titubea el General, y
buscando abrigo, hace rumbo al cafetal de Frias.
Su indecision le perjudica: los habitantes de San Crist6bal y su
guarnici6n, al saber que se dirigia alli, abandonan la poblaci6n, donde
61 hubiera podido proveerse.
Al amanecer llega al cafetal Frias, donde hace alto y manda pre-
parar el rancho.
No tarda en presentarse el general Enna, que con una gruesa co-
lumna de las tres armas lo ataca. Habian tornado posiciones los cu-
banos en lo alto de una loma de aspera pendiente; los ginetes espafioles
tenian que subir dindoles su flanco, presentando magnifico y extenso
blanco. L6pez los recibe con un nutrido fuego de infanteria A muy
corta distancia, se desconciertan los ginetes, que sufren diez 6 doce
bajas, y el resto da la espalda bajando la loma A la carrera (17 de
Agosto.) Los expedicionarios no tuvieron baja alguna en este primer
advance; los espafioles adelantan en son de ataque una fuerza de infan-
teria, pero con sorpresa se las ve retroceder a paso ligero, abando-
n6ndolo todo.
Sin poderse explicar el hecho, L6pez ordena a su vez la retirada
por entire los montes de San Crist6bal, donde se embosca; mientras
la column de Enna, abandonando su artilleria, llega 6 Candelaria.
La lluvia pertinaz entorpecia su march, y para mayor desgracia
le habia casi inutilizado el parque; se retire de Frias rumbo A San
Crist6bal, y al amanecer del dia 18 llega al cafetal Siberia.
El coronel Elizarde, que venia de Pinar del Rio, lo ataca; con el
escaso parque que tenia se rompe el fuego; herido el coronel espafiol,
manda retirar su fuerza.
L6pez, victorioso en los tres encuentros, tiene, sin embargo, que
retirarse, pues estA desarmado y sin medios de defense en un lugar en
que el paisanaje se le muestra hostile. No se le habia unido mas que
un hombre: Casagne.
La gente se desmoraliza y va rezagandose; el mal cunde; el Ge-
neral lo sabe, pero ya es tarde para emplear medidas extremes.
Tras el desaliento, la deserci6n: el General se va quedando solo
con un grupo escogido que no lo abandon.
El prActico Falc6n,. bandido anteriormente y conocedor del te-
rreno, se ofrece a sacarlo a 61 solo; el General se niega, dici6ndole:
"Yo no voy a abandonar a los que no me han abandonado"; con siete
compafieros m6s permanece en la montafia hasta el dia 29, en que en-








-67-


tregados por Jos6 Castafieda, son hechos prisioneros en la hacienda
Candelaria, en el punto conocido por Los Pinos del Rangel, siendo
conducidos a la Habana.
Hemos dicho anteriormente que Critendem, con cincuenta hom-
bres, habia embarcado; perseguidos por el Pizarro 6 el Habanero, son
aprehendidos en Cayo Levisa.
Conducidos tambien a la Habana, a donde llegan el 16 de Agosto,
son fusilados el mismo dia eri las faldas del castillo de Atares.
La poblaci6n, aterrada, presenci6 la mis asquerosa bacanal; el
repugnante espectAculo es dificil de detallar; los canibales no hubie-
ran podido hacer m6s.
Juzgado y condenado a muerte en garrote, subi6 al cadalso el dia
primero de Septiembre el General Narciso L6pez.
Su energia y su valor no le abandonaron nunca; su amor & Cuba
no disminuye, A pesar de la soledad en que fu6 dejado.

"Mi muerte no cambiard los destinos de Cuba. Por ti muero."

fueron sus filtimas palabras.
Con la muerte de Narciso L6pez habia terminado el esfuerzo rea-
lizado.
Es el afio 1851, aquel'en que mhs descuella el espiritu revolucio-
nario, sobre todo en las classes ilustradas y pudientes de la poblaci6n
cubana, porque en Cuba se present el fen6meno de ser los ricos los
que provocan la revoluci6n que les va a arruinar; son los cubanos
duefios de esclavos los que proclaman y dan la libertad a 6stos,
como lo hace Joaquin de Agiiero y Agiiero, figure y victim promi-
nente de la revoluci6n cubana.
Narciso L6pez es un abnegado y un mrrtir, que se sacrifice en
areas del pueblo que lo combat, lo persigue, lo abandon y 6 veces lo
juzga mal, por efecto de la epoca en que vivi6.
Tiene el prop6sito de libertar A Cuba, va al fin y aproveeha los
medios que se le presentan; por su desgracia el espiritu revolucionario
en su 6poca se hallaba fraccionado.
El cubano sofiaba, como los sudamericanos, con su independencia;
el abandon en que los dejaron esos mismos sudamericanos, los desa-
lienta y sus constantes fracasos les hacen perder la f6 en el propio
esfuerzo.
Cegados por el 6xito y la creciente grandeza del pueblo ameri-
cano, creen que es el protector que les design la providencia, 6 inocen-
tes piensan que es una verdad el espiritu de honradez de los nuevos
pueblos libres. De ahi nace el anexionismo, y los cubanos mas ilustres,
como El Lugareio, se declaran y trabajan como propagadores de la
nueva doctrine. La verdad es que, ahogados, pensaron agarrarse de
aquel clavo ardiendo.








-68-


Para mayor desgracia, el ilustre Saco, maestro reconocido, la
combat con su inteligencia y conocimiento del asunto; levanta otra
bandera antag6nica y err6nea; pues conociendo al gobierno espaFiol
suefia en que afin ese palo puede dar una astilla de justicia.
iError tremendo! Los perjuicios de esta dualidad se palpan
pronto.
La mayoria de los hombres rehuyen el peligro, si es que punden
excusar su cobardia; de modo que unos por no gustarles la indepen-
dencia, y otros por ser partidarios de la autonomia que predicaba
Saco, se quedaban en casa.
La cuesti6n esclavista vino a complicar el problema: los prohom-
bres cubanos, en su mayoria, eran enemigos de la esclavitud, y los re-
cursos para establecer la lucha de la cual debiera surgir la indepen-
dencia, solo se podrian conseguir de los esclavistas del Sur.
En esos moments surge Narciso L6pez, hombre de acci6n, que
buscaba como fin la libertad de Cuba y a quien tal vez fuera indife-
rente el medio: buscaba el combat que era el medio: lo cogi6 donde
le habia.
Los discutidores le proporcionaron su ruina. Soldado her6ico,
vence siempre que combat: Las Pozas, el cafetal de Frias, la Sibe-
ria, sefialan las derrotas espafiolas mas salientes, por la muerte de
Enna y la herida de Elizalde.
Y sin embargo, con la excepci6n de Chasagiie, no se le une un
solo cubano; mas tarde, cobardes, en la montafia lo persiguen, hasta
que lo entrega Castafieda.
Es el Cristo de la libertad cubana; su cruz fue el garrote que le
prepare Concha; el pueblo A quien intent libertar es el que lo desa-
credita primero, lo persigue despues y lo entrega finalmente.
Los cubanos de hoy, honrarAn su memorial haciendole justicia.


Jose GutiBrrez de la Concha aprovech6 el 6xito de la victoria, no
conseguida por las armas, porque las tropas espafiolas nunca ven-
cieron A Narciso L6pez; 6 6ste lo derrot6 el abandon y la lluvia in-
clemente.
Del proc6nsul implacable no queremos hacer el retrato, porque
podria parecer apasionado: preferimos copiar el juicio de un espafiol
de buena cepa, al que por su edad hoy, lo juzgamos testigo presencial,
y al que por su franqueza y lealtad lo creemos veridico: el senior Jos6
Maria Arrarte.
De un articulo publicado en El Comercio del dia 22 de Enero de
1911, entresacamos:
"Pero vino el general Concha, y de una colonia que parecia partir
desde el afio 27, en el que Espafia perdi6 6 Mejico, quiso hacer un









-69-


conato de naci6n. Trajo el Estado Mayor del Ejercito y la Adminis-
traci6n Militar, y en Palacio estableci6 la Secci6n de Fomento, de
Hacienda, de Guerra y de Marina, con todos sus ramales y ruedas de
engranaje, y desde entonces empez6 la invasion de empleados, con
todas sus arrogancias, sus vicios, sus modas y sus imposiciones, que
por contagio aceptaron muchos empleados cubanos, y d la vida pa-
trialcal que imperaba en Cuba, sucedi6 la yida del lujo artifeial, de
los usureros, de la perversi6n de costumbres y de las contribuciones. -
Un respetabilisimo americano decia que entire los ciento veinte
mil chinos importados y los doscientos mil empleados, habian viciado
la atm6sfera."
Era natural: por el esfuerzo ingles se habia cohibido en parte
la trata de negros; para aumentar el nfimero de esclavos, la clarivi-
dencia del proc6nsul pens6 en los chinos.
Afiadiremos a lo dicho que se trat6 de corromperlo todo: el jue-
go se propag6, para el clero se busc6 A los mAs corrompidos, los em-
pleos casi se vendian en almoneda pfiblica; fueron, segin dieho
ajeno, los verdaderos anticivilizadores de este pobre pais que desp6-
ticamente gobernaban, despues de haberlo bafiado on sangre cubana.

1852

Concha dej6 el mando en 22 de Abril de 1852, en que le sustituy6
Valentin Cafiedo y Miranda, soldado falto de inteligencia y de buenas
costumbres.
El fracaso de L6pez no abati6 el espiritu de los revolucionarios,
ni ain en Vuelta Abajo, donde excusaban su indiferencia por la sor-
presa y la falta de conocimiento en los sucesos que se iban A dosa-
rrollar.
La experiencia les debia haber ensefiado que el pueblo vueltaba-
jero no estaba ain preparado para tales empresas; pero a veces el
"entusiasmo ciega, y asi le,sucedi6 a Juan Gonzalez Alvarez, rico ha-
cendado de San Crist6bal. Puesto de acuerdo con Francisco de Frias,
Conde de Pozos Dulces, y su hermano Jos6; Luis Eduardo del Cristo,
el doctor Antonio Gassie, Antonio y Juan Bellido de Luna, Ram6n de
Palma y Francisco Estrampes, fraguaron un nuevo plan de subleva-
ci6n, en el que casi formaban un triunvirato director, Pozos Dulces,
Gassie y GonzAlez Alvarez, que era el hombre de acci6n.
A mediados de 1852, los sabuesos del gobierno, dieron parte del
hecho, y en una noche se hicieron muchas prisiones; siendo proce-
sados: las debilidades de algunos timidos fueron poniendo en claro
la trama.
En consecuencia, condenaron A muerte en garrote, en Abril de
1853, a Gonzalez Alvarez y i Cristo, que fueron indultados ya










-70-

sobre el tablado. Estrampes, Jos6 Agustin Quintero y otros logra-
ron A escapar A los Estados Unidos, donde unidos a Domingo Goicuria,
Leopoldo Turla y Angel Lofio, fundaron la "Orden de la Joven
Cuba".
El americano Juan S. Trasher, director de El Faro Industrial,
fu6 condenado A ocho afios de presidio, y otros muchos fueron tras-
ladados desde su prisi6n a Espaiia.
Anacleto Bermfidez y Porfirio Valiente, miembros de la "Junta
Cubana", mandaban recursos a Juan Bellido de Luna para el soste-
nimiento de un peri6dico elandestino titulado La Voz del Pueblo, con
objeto de desmentir en 61 las versions que sobre los sucesos de Cuba
publicaba el New York Herald.
Sorprendida la imprenta que regenteaba en Regla, Eduardo Fac-
ciolo, fu6 6ste condenado A muerte, A pesar de los trabajos realizados
para salvarlo.
El dia 28 de Septiembre de 1852 fu6 ejecutado, conservando inal-
terable valor y serenidad.







-71-


RAMON PINT6


Casi en igual fecha se celebraba una reuni6n en New York, para
organizer una Junta que lleg6 6 constituirse definitivamente el 19 de
Octubre de 1852.
La componian el iniciador Jos6 Elias HernAndez; El Lugareiio,
Gaspar Betancourt Cisneros, Francisco de Armas y CUspedes y Do-
mingo Goicuria, llamAndose Junta Cubana.
Se nombraron como delegados A ella: Octavio Duany y Manuel
Marifio, por Santiago de Cuba; Francisco de Armas, Aurelio Arango
y Manuel R. Arango, por el Camagiiey; Juan Manuel Macias, Miguel
Teurbe y Tol6n y Jose Meza, por Occidente.
Celebraron una reuni6n el dia 11, siendo nombrado president
Jos6 Elias Hernandez, para que diese principio A la organizaci6n de
la Junta y 6 los trabajos que debieran dar impulso a la obra que se
pretendia realizar.
Cirilo Villaverde, Francisco Estrampes, Porfirio Valiente, Ma-
nuel Ram6n Silva, O'Suvillan y otros hablaron en sentido de que la
actividad era lo indispensable.
Juan Bellido de Luna y Carlos Arteaga trajeron una preeiosa
bandera que regalaban las sefioras Carlota Mora de Goicuria y Julia
Echarte de Valiente.
Qued6 constituida la Junta definitivamente, componi6ndola Gas-
par Betancourt Cisneros, como Presidente; Manuel de Jesis Arango,
Vicepresidente; Secretario y Vicesecretario, respectivamente, Porfirio
Valiente y Jos6 Elias IernAndez, y como Tesorero Domingo Goicuria.
Para el desarrollo del plan debian crearse sucursales en los pun-
tos que se juzgara convenient; con ese objeto se organize en New
York la Divisi6n Tercera, compuesta por las personas siguientes: Jos6
S6nchez Iznaga, Domingo Goicuria, Serapio Recio, Juan L. O'Sulli-
van, Juan Manuel Macias, Luis Schtensiger, Pedro Manuel L6pez,
Juan O'Burke, Ignacio Bel6n P6rez, Jos6 Maria Rodriguez, Pedro
Santacilia, Waldo Arteaga, Manuel Jos6 Agiiero, Jos6 Elias Hern6n-
dez, Francisco Agiiero, El Solitario, y Miguel Teurbe Tol6n.
En Nueva Orleans organizaron varias divisions de La Estrella
Solitaria, y entire las cincuenta que se constituyeron podian contar
con mas de quince mil hombres.
Todas estas Juntas debian marchar de acuerdo con la Junta de
la Habana, que vino A ser el centro director, gracias A las iniciativas,
relaciones 6 inteligencia del que la presidia: Ram6n Pint6.
Tenia 6ste cincuenta y un afios. Educado para el sacerdocio,
colg5 los hAbitos y prefiri6 la vida del soldado: hizo la guerra en Es-
pafia contra los franceses, siendo distinguido por su valor.








-72-


Lleg6 h Cuba, donde cre6 familiar y abraz6 la causa de los cuba-
nos; con enter buena fe pretendi6 la uni6n entire espafioles y cuba-
nos, como base para conseguir la independencia de Cuba, que era su
ideal.
Su exterior era frio, pero A traves de esa aparente frialdad, con-
servaba todo el ardor del patriota resuelto y decidido.
Habia adquirido gran ascendencia entire espafioles y cubanos: po-
seia un talent s6lido y una gran dosis de espiritu persuasive; era
franco y conciliador, pero tenia gran firmeza y golpe de vista; hom-
bre de rectos principios, tenia la verdad por base, y obtener el pro-
greso por la armonia y la virtud fu6 su suefio.
El poeta cubano Jos6 Agustin Quintero hizo de 61 esta sem-
blanza:
"Habia un hombre algfin tanto robusto y de forma muscular,
abierto de hombros y ancho de pecho, de fisonomia varonil, y marcada
con las lines que dejan los pensamientos profundos, ojos.que tenian
la mirada de un aguila, y una boca que revelaba la firmeza de caric-
ter. Ese hombre se llamaba Ram6n Pint6."
Pint6 vino A sustituir, 6 mejor dicho, a ser el president, por la
muerte del notable abogado Anacleto Bermfidez.
Le auxiliaban en sus trabajos Juan Cadaizo, el doctor Nicolas Pi-
nelo, Jos6 Antonio Echevarria, el doctor Jos6 de Cardenas y Gassie,
Jos6 Antonio Cintra, Domingo Guiral, Esteban Santa Cruz de Ovie-
do, Carlos Rusca, los hermanos Jos6 y Antonio Balbin, Benigno Ge-
ner, los-Iznaga, los O'Burke, los Estenza, Groning, P6rez Zufiiiga, Vi-
vanco, Vingut y otros muchos.



El dia 3 de Diciembre de 1853 ces6 en el mando de la Isla Va-
lentin Cafiedo y Miranda.
En esa misma fecha tom6 posesi6n Juan de la Pezuela, Marqu6s
de la Pezuela.
Era el nuevo Capitdn General un arist6crata de pura cepa, ilus-
trado, politico y de ideas nobles y generosas; element tal debia caer
mal entire los intransiguentes espafioles, que en su mayor parte eran
gente enriquecida con rapidez y no habian tenido tiempo de cepillarse'
y ocultar su grosera ordinariez.
Acostumbrados a vivir en trato con los Capitanes Generales, que
los explotaban A cambio de consentirlos, se resintieron cuando se vie-
ron mal recibidos en Palacio, A la vez que impedidos de mezclarse en
los asuntos del Gobierno.
Pezuela se declar6 tenaz perseguidor de la trata de negros y en su
trato con 6stos fu6 atento, procurando hacerles justicia.








-73-


El element cubano, recibido con political suavidad, no podia pre-
sentar quejas de aquella autoridad que trataba de ser just y bene-
volente. Las persecuciones political habian cesado en gran parte, y
como esto calmaba el sentimiento de los cubanos, crecia el encono y la
rabia del partido espafiol intransigente.
El sentimiento revolucionario no habia disminuido, pero estaba
en calma, que vino fa turbar el desembarco por Baracoa de Francisco
Estrampes y Antonio FMlix, que sin recursos se habian lanzado en
aquella empresa loca, llenos de valor, pero faltos de experiencia. De-
nunciados por la persona que debia tender su desembarco, fueron
press y encausados.
Pezuela trat6 el asunto con political, tacto y con toda lenidad.
procurando ganar tiempo, dando lugar a que se calmaran los inimos
y poderlos salvar, evitando la efusi6n de sangre.
Los espafioles intransigentes trabajaban en la Metr6poli por con-
seguir el relevo de Pezuela, empleando como mejor argument el di-
nero, agent poderoso y eficaz, que siempre daba buen resultado; se
jugaban el todo por el todo, pues con Pezuela perdian la influencia
que querian ejercer y el dinero, pues temian la perdida de la trata.
Por fin consiguieron su relevo, y el dia 21 de Septiembre de 1854
dejaba el mando.
Los cubanos lo vieron ir con pena; su mando fu6 pr6spero y tran-
quilo, y el pais lo apreciaba y lo queria. Los negreros, en cambio, ce-
lebraban su march como un triunfo; pues confiaban en que en su
sucesor encontrarian un c6mplice para sus odios y sus crimenes.




Por segunda vez ocupaba la Capitania General de Cuba Jos6 Gu-
tierrez de la Concha, Marques de la Habana. Su equipaje venia car-
gado de odios viejos, de corruptoras costumbres, de vicios afiejos y
pocos escrfpulos de conciencia que le estorbaran satisfacer su codicia.
La situaci6n de Cuba, por muchas concausas, habia variado nota-
blemente. El continue viajar de sus hijos por el extranjero trajo
como consecuencia gran adelanto en las letras, en las artes y en la
agriculture.
El comercio adquiri6 gran desarrollo; la riqueza, sostenida por
el trabajo del esclavo, habia crecido much. La numerosa emigraci6n
que vino 6 Cuba de Sud America, Santo Domingo y Haiti, al estable-
cerse aqui, trajo nuevos capitals y cultivos; el trabajo habia aumen-
tado tanto, que los brazos escaseaban, y dificultindose importer ne-
gros, se empezaron a traer chinos a quienes esclavizar y explotar.
La ampliaci6n del comercio habia atraido A gran nfimero de ex-
tranjeros; muchos cubanos iban 6 educarse A Europa y A los Estados








-74-


Unidos, y al volver venian con mayor suma de conocimientos y tam-
bi6n m6s 6nsias de libertad y de justicia, haci6ndoseles impossible vi-
vir dentro de los estrechos limits del regimen desp6tico colonial.
Cual si hubiera querido el pueblo cubano demostrarle A Concha
su odio, el 14 de Octubre de 1854, antes del mes de su llegada, era
muerto en el cafe Marte y Belona, por manos de un cubano, el traidor
que entreg6 a Narciso L6pez, Jos6 Santos Castafieda; acto de vengan-
za que estimaron los cubanos de estricta justicia, pero que debi6 ser
para el proc6nsul como un reto a su autoridad.
El Gobierno, a pesar de su empefio y de las condiciones especiales
del heeho, no pudo precisar quin fuera el autor de la muerte de
Castafieda. Segdn el relate de un contemporineo, 6ste jugaba al bi-
llar en los moments en que recibi6 el tiro mortal en la cabeza: el dis-
paro fue hecho por entire las persianas de la finica ventana que tenia
el local. El autor dej6 en la ventana la pistol y fu6 de los primeros
en entrar A ver al herido.
Segfin algunos, el autor fu6 Nicolas Vignau y Asanza, natural
de Santiago de Cuba. No tenia enemistad ni trato con el muerto: lo
movi6 A hacerlo un sentimiento patri6tico.
El disgusto del clemento espafol contra el Gobierno era visible
desde que este, obligado por las circunstancias, se vi6 en la necesidad
de reprimir la trata, y la conduct de Pezuela,-en ese sentido, los
habia acabado de exasperar. El ej6rcito, mal pagado, estaba lleno
de descontentos, caso comprobado en .el tiempo de Narciso L6pez, que
pens6 tener en ellos muchos adeptos.
Tal vez esta circunstancia hiciera career A Pint6 que su plan era
realizable. Hablando sobre l1, dice Juan Arnao: "Emprendi6 con
soberano atrevimiento un plan nruy bello para lo ideal, demasiado su-
blime para hacerlo descender 6 la bajeza de la miseria terrenal y con-
cebible para los Angeles, no para los hombres, i y para qu6 hombres!
En dos palabras lo diremos: pretendia que unidos blancos y ne-
gros, ricos y pobres, amos y esclavos, espafioles y cubanos, hicieran la
Independencia de Cuba."
Para conseguirlo no emple6 el sistema de comprar a nadie: por
el contrario, viendo el descontento general, trat6 de explotarlo, ha-
ciendo que todos contribuyeran para conseguir el bien general; lo que
traia la ventaja de disponer de grandes sumas, necesarias para la rea-
lizaci6n del proyecto.
Para eso, usando su fuerza persuasive cuando hablaba con espa-
fioles, les convencia de que siguiendo el Gobierno en su desatentada
political, pronto pasaria en Cuba lo que en Santo Domingo y Haiti;
que si querian salvar familiar y caudal, debian intentar, todos unidos,
la independencia de Cuba, que era un mal inevitable, pero que era
mejor que la p6rdida total.









-75-


A los cubanos los trataba segfn su clase, caracter y condiciones,
buscando adeptos hasta entire los encastillados en sus titulos de no-
bleza, y con su 16gica persuasive los transformaba en contribuyentes.
A los emigrados cubanos, con quienes se puso en relaci6n, los
convenci6 con hechos, enviAndoles recursos necesarios para organizer
una gran expedici6n, que vendria al mando del general Quitman.
Todos, dentro y fuera de Cuba, llegaron tacitamente a reconocerlo
como Jefe.
La obra era colosal. Se necesitaban grandes sumas de dinero, que
habia que improvisar y emplear bien. Su gran golpe de vista le ha-
cia escoger a eada hombre para que sirviera en el terreno en que sus
aptitudes le harian fitil.
Era precise inspirar confianza A los contribuyentes. A la vez que
facilitar el medio de levantar fondos, habia que buscar un banquero
que fuera patriota y de grandes medios.
Convenci6 a Carlos del Castillo, director de la Caja de Ahorros.
Este super las esperanzas: dentro de sus atribuciones supo dar for-
ma legal A los prestamos que realizaba, con las garantias necesarias y
con arreglo A los estatutos del Banco bajo su direcci6n, sin que que-
dara el mas minimo rastro y sin comprometer los intereses de la ins-
tituei6n.
Fu6 magnifico manantial, de donde pudieron sacarse las grandes
sumas que se necesitaron para tamafia empresa.
Para la compra y conduci6n de armas utiliz6 a Cecilio Arredon-
do, hombre de sagacidad, valor y probada honradez.
Juan Cadalzo, popular en las Villas, lo puso en relaciones con la
gente de aquella comarca.
Agustin Lapiedra era el conductor de los pertrechos necesarios.
Por medio del c6nsul americano sostenia correspondencia con los emi-
grados en el extranjero.
Sus operaciones en los Estados Unidos llegaron A tener tal exten-
ci6n, que llamaron la atenci6n del Gobierno Americano, y Jefferson
Davis envi6 A Cuba un comisionado, N. Davis, que conferenciara con
61 y procurara conocer sus prop6sitos y tendencies.
Estaba en el poder el partido esclavista, y los asuntos de Cuba
interesaban much; A nosotros nos era precise tener apoyo en aquel
pals.
El comisionado sali6 satisfecho de que los asuntos de Cuba mar-
charian siempre de acuerdo con los interests americanos, evitandese de
esta manera que su gobierno pudiera oponerse y hacer fracasar los
proyectos en march.
Pero tan pronto como el comisionado americano sali6, convoc6
Pint6 A la Junta, y se levant6 el acta de la abolici6n de la esclavitud,
acta que debia permanecer secret hasta que se realizara la subleva-








-76-


ci6n general, que ya en ese caso, y si por ello se declaraba la oposi-
ci6n del Sur, podria conseguirse el apoyo del Norte, para lo cual ini-
ciaba algunos trabajos.
Fundados en las experiencias anteriores, en vez de encargar el
mando a jefes de los cuales dependieran grandes zonas, se organize
una ramificaci6n para que cada localidad tuviera un jefe que estuvie-
ra en condiciones de apoyar y auxiliar a sus vecinos en caso necesario,
siendo mis ficil asi obtener la simultaneidad en el movimiento y mis
dificil que fracasara el plan en un gran territorio por enfermedad 6
debilidad de un jefe encargado. De este modo se simplificaba el tra-
bajo y la responsabilidad; se hizo la provision de armas en las locali-
dades, ordenAndose el aprovechamiento de los elements de todas cla-
ses, que cada jefe operase dentro de su localidad en su zona corres-
pondiente, al primer aviso que se le diera y con las fuerzas que orga-
nizare esperase las 6rdenes de concentraci6n.
No habia mis escollo que el distinto criteria entire esclavistas y
antiesclavistas; pero a eso se le haria frente cuando llegara el caso.
Uno de los comprometidos le pregunt6 un dia si podia alistar dos-
cientos negros de todas condiciones que se habian ofrecido expon-
thneamente.
-Si usted es revolucionario-dijo prontamente;-no debia pre-
guntar semejante cosa.
En otra ocasi6n se le indic6 que se temia que empleando elemen-
tos de tan opuestos criterios, se tropezara con obstaculos.
Con rapidez contest: "El interns finico y esencial es expulsar
al gobierno espafiol; esto se sobrepone a todos los demis intereses."
La trama era tan vasta y bien llevada, que el gobierno espafiol no
pudo sorprender sino una pequefia parte de sus ramificaciones. Solo
un cerebro privilegiado y un hombre dotado de gran energia pudo
realizar lo hecho.
A veces un pequefio obstaculo hace fracasar la obra de much
tiempo y de gran desarrollo de inteligen3ia y previsi6n.
Estaba la mina preparada, solo se esperaba que se sefialara el
moment.




j Quien fu6 el que denunci6 A Pint6 ?
Como son varias 'las versions trasmitidas, bueno es indicarlas
todas.
Segfin unos, lo fue Claudio Gonz6lez, espafiol presidiario, que se
habia escapado de Ceuta con algunos cubanos de los que estaban alli
confinados por causes political. La Junta lo emple6 como correo, por
lo que pudo enterarse de gran parte de la conspiraci6n; aunque hay








-77-


quien asegura que 'GonzAlez confess delante de la familiar de Cadalzo,
de rodillas y llorando, que lo habian preso y que el General Concha lo
puso en la disyuntiva de declarar cuanto supiera, por lo cual se le da-
rian diez mil pesos, 6 en caso de que se negara seria muerto inmedia-
tamente; que la delaci6n fu6 hecha por el Gobierno y 41 obligado 6
firmarla.
Dado que sus antecedentes no era possible que inspiraran absolute
confianza, su trabajo era conducir cartas, en su mayoria cifradas, cuya
clave 41 no conocia, parece probable que otro fuera el denunciante, y
para encubrirse presentara como tal A GonzAlez.
Otros opinan que pudiera ser algfin americano empleado del Go-
bierno de Washington, que siendo del Norte sorprendiera los detalles
de la comisi6n de Davis y lo trasmitiera al Gobierno espafiol, y hay
tambien quien se figure que fuera algfin espafol rico, de los muchos
A quienes Pinto habia puesto en autos, como asi lo asegur6 el coman-
dante de la urea Pinta, delante de various confinados que llevaba 6
Espafia.
Hay quien comenta la actitud de Quitman, el jefe que debia traer
la expedici6n. Era 6ste inteligente, hablaba bien el espafiol, pues ha-
bia hecho la guerra en M6jico, y su valor y condiciones de mando eran
reconocidos.
Esclavista exagerado, esto fu6 causa de various choques con El Lu-
gareifo, Pozos Dulces, Valiente y Santacilia.
Estando ya lista la expedici6n, comprados los armamentos y los
dos vapores que debian traerla A Cuba, pidi6 permiso para ir A
Washington, para evitar, dijo 61, cualquier obstAculo que pudiera pre-
sentar el gobierno americano A la salida de la expedici6n.
A su vuelta, renunci6 el mando, y el gobierno empez6 una tenaz
oposici6n a todo, lo que coincidi6 con la denuncia de Pint6.
Se contaba en la Habana con la gran amistad que unia A Concha
y A Pint6, y no falt6 quien creyera al primero conocedor y hasta c6m-
plice de los planes del segundo.
Se sabia que cuando Concha tuvo que refugiarse en Francia, A
consecuencia de la persecuci6n de NarvAez, sostuvo con Pint6 larga
correspondencia, en la que este lo ponia al corriente de muchos par-
ticulares de la political de Cuba, las que eran contestadas por Concha
con afectuosas pruebas de cordial aprobaci6n, y que en aquella 4poca,
por influencias de Pint6, se le habia remitido al desterrado general,
un present de cincuenta mil pesos en efectivo.
Se dice que el 26 de Enero de 1855, por conduct del comerciante
Jose Ramos, denunci6 al general Concha la conspiraci6n el presidiario
Claudio Gonzalez; expresandose tambien que la Junta habia orde-
nado el asesinato de Concha, al ir al teatro.
El 6 de Febrero inici6 el procedimiento el coronel Hip6lito Llo-








-78-


rente, ordenAndose el mismo dia las prisiones, tanto en la capital como
en el resto de la Isla. Fueron 6stas en tan crecido niimero, que se
llenaron las carceles y hubo que habilitar el Pont6n que existia en
la bahia de la Habana, en el que, entire otros muchos, estuvieron pre-
sos Carlos del Castillo y el matancero Benigno Gener y Junco.
El Consejo de Guerra que instruy6 la causa conden6 A muerte A
Pint6, A Cadalzo y a Pinelo.
El Auditor de Guerra Miguel Garcia Gamba, juzgando injusta
la sentencia, por basarse en la declaraci6n de un conspirador, de un
correo, cuyas manifestaciones, segfin la Ley de Partida, no tenian va-
lor alguno, pidi6 que se suspendiera su aprobaci6n y que de nuevo se
viera la causa por un Consejo de Revisi6n.
El 14 de Marzo pas6 la causa A los magistrados de la Audiencia
Pretorial, Patricio de la Escosura, Alonso Portillo y Manuel Posa-
dillo, los que, "A pesar de no ser tantos ni tan convincentes los datos
que contra los tres procesados arrojaba el sumario", pidieron para
Pint6 la pena de muerte y la inmediata para Cadalzo y Pinelo.
El Auditor Garcia 'Gamba, lleno de firmeza y virilidad, insisti6 en
su anterior dictamen, diciendo que la instrucci6n era insuficiente, que
faltaban pruebas para la aplicaci6n de tan tremendo castigo y devol-
vi6 los autos pidiendo que se repusiera al estado de sumario y se prac-
ticaran las diligencias que solicitaba.
El General Concha, que tenia prisa por concluir, hizo caso omiso
del Auditor, aprobando la sentencia, y conden6 A muerte en garrote
vil A Pint6, y A diez afios de presidio en Ceuta A Juan Cadalzo y Ni-
eolas Pinelo.
El 21 de Marzo de 1855 fu6 puesto en capilla Pint6, que A las
siete de la mafiana'del dia 22, en el cadalso levantado en el campo de
la Punta, fue ejecutado.
El mismo Concha, en sus memories, confiesa que el procedimiento
fun anomalo y misterioso.
Zaragoza, en su obra Insurrecciones en Cuba, dice lo mismo, y
amplia detalles que hemos citado ya.
Los hechos vienen A confirmar que el General Concha necesitaba
deshacerse de Pint6, de quien se sospeeha que habia sido c6mplice y
recibido grandes cantidades de dinero en varias ocasiones, y porque
6ste conservaba correspondencia que evidenciaban la conduct del
CapitAn General.
Confiado Pint6, no podia pensar en la infamia de Concha, y se
consideraba seguro, porque creia que su correspondencia no podia
caer en manos de los agents del Gobierno. Por eso tal vez se neg6
A aceptar el pitoyecto de fuga que le proporiian sus amigos.
Pudo Concha averiguar donde se conservaban las preciosas cartas
que A 61 acriminaban, y cuando supo que la sefiora de Pint6 las con-








-79-


servaba en el seno, no tuvo inconvenient en mandar un esbirro que
la atropellase y.le arrancase las cartas que tenia guardadas.
Realizado el hecho, le era urgente acabar con el hombre que podia
acusarlo, y de ahi se puede deducir la prisa que tuvo para apresurar
la ejecuci6n. Los infames nunca han tenido conciencia. Concha ca-
recia de ella.
La muerte de Pint6 fue un golpe mortal para la Revoluci6n den-
tro y fuera de la Isla: el efecto fu6 tal, que en New Orleans, tan pron.
to como se supo, se desbandaron los emigrados y se disolvieron las
Juntas; en la Isla el pAnico y el desencanto fu6 tal, que por entonces
parecia muerto el espiritu revolucionario.
Cuba debe considerar A Pint6 como uno de sus grandes hombres
y de sus mis fervientes y resueltos patriots.

Con la muerte de Estrampes y Pint6, realizadas el afio 1855, juz-
garon tanto Concha como el Gobierno espafiol hecha la pacificaci6n do
la Isla y muerto el espiritu revolucionario; se celebraron grandes fies-
tas, se cantaron Te Deum en various puntos y tuvieron la generosidad
de dar un indulto en el afio 1856.
Retornaron A Cuba la mayoria de los emigrados, se desarroll6 cx-
traordinariamente la agriculture, cundi6 la fiebre de empresas, crea-
das algunas para morir A los pocos dias, despu6s de hacer su agosto
en la Bolsa los iniciadores, quedAndose los cAndidos con las acciones
reducidas 6 papel sin valor, y el exceso de metAlico en circulaci6n di6
vida ficticia al pais.
Empezaron las defecciones A cambio de cruces y cargos politicos
honorificos, pues los cargos fructiferos eran para la cohort de em-
pleados. que lanzaba la metr6poli, que venian con el encargo de obte-
ner dinero de cualquier modo, con tal de que partieran con el padrino
que le habia conseguido el empleo y lo sostenia en 61.
Los embarques de negros llegaban y hacian el alijo felizmente,
mediante la entrega al proc6nsul de una onza por cabeza.
Mfisica y gallos decian que era lo necesario para dominar al pue-
blo cubano; todo parecia vivo y potente en la part material, pero en
la parte moral todo estaba podrido y muerto.
Asi permaneci6 el pais hasta 1859, en que un grupo de patriots
reunen una Convenci6n en Nueva York, presidida por Jos6 Elias Her-
nAndez, formando una sociedad political que se llam6 "Los IIermanos
del Ave Maria."
Mandados por esa Asociaci6n vienen Juan Clemente Zenea, An-
dr6s Celsis, Agustin Santa Rosa, Pedro Antonio Golibart y el abogado
Jos6 Mesa.
Intentan levantar el espiritu, pero pronto comprenden lo infitil
del esfuerzo, y abandonan la empresa.








-80-


Zenea descubre lo hecho por la animosa Rita Balbin, que por
cuenta propia habia emprendido el trabajo; pero pronto,,abandonada
por sus compafieros, muere despechada y triste.
Agustin Santa Rosa, descubierto pronto, es encausado y confi-
nado de nuevo a Ceuta.
A pesar de que en esta intentona nada se hizo y tuvo poca reso-
nancia, vino f aumentar el desaliento.
Concha pudo gozar tranquilo de su puesto hasta el 24 de Novien-
bre de 1859, en que fue relevado.

El General Francisco Serrano, Duque de la Torre, ocup6 el pues-
to de Capithn General de Cuba, desde el 24 de Noviembre de 1859, en
que tom6 posesi6n, hasta el 10 de Diciembre de 1862, en que vino A
reemplazarlo el General Domingo Dulce.
El mando de Serrano fu6 tranquilo; la desmoralizaci6n iniciada
por Concha sigui6 en aumento, aunque mis pulida y final.
Mfisica y gallos, decia Concha, cuando creia haber matado sufi-
ciente nfimero de cubanos, para que el terror reinara en la atm6sfera
political de Cuba.
Serrano, mis palaciego, fino de formas, medio endiosado por sus
4xitos amorosos, solo quiso buscar el medio de ponerle un remiendo i'
la capa, ya maltrecha y pobre, para conseguir lo cual era aprop6sito
la Capitania General.
La presi6n la hacia de guante blanco, honors, cargos que hala-
garan la vanidad y que dieran la apariencia' de que el element cu-
hano, iba A tomar parte en la administraci6n piblica.
La libertad de la prensa, amparada en la cual con timidez empe-
zaba el peri6dico El Siglo A entronizar los principios del naciente par-
tido reformista, daba la esperanza de que afn se podia conseguir de
Espafia algo de justicia y de libertad, y vino a ser un pretexto para
transigir con la conciencia y que volvieran & la patria algunos emi-
grados, despubs de largos afios de destierro, de penas y amarguras.
SLa detestable situaci6n de Espafia hacia necesaria la political
blanda empleada por Serrano, representante aqui de los hombres de
Vicalvaro, cuya political de aventuras habia limpiado por complete las
exhautas cajas del tesoro espaiiol, las intentonas fracasadas de Mexico
Santo Domingo y la guerra de Africa, que fu6 una gloria improduc-
tiva, los oblig6 A dejar descansar f los cubanos.
El Siglo, fundado por Jos6 Quintin Suzarte, y mis tarde dirigi-
do por el r.evolucionario Conde de Pozos Dulces, fu6 el vocero para
sostener la campafia de las reforms antillanas, lo que venia A dar
apariencias de una transacci6n honrosa para aquellos que luchaban
sin cesar y sin esperanzas: fu6 el calmante dado al pais.
Por desgracia, pronto ibamos a ver de nuevo que el Gobierno es-









-81-


pafiol no se corregia ni enmendaba, y que pedir a Espafia justicia
para Cuba, era lo mismo que pedir, peras al olmo.
El mando de Serrano fue tranquilo y espafiolizahte; parecia
muerto 6 dormido el espiritu revolucionario.



Le sucedi6 Domingo Dulce y Garay, el 10 de Diciembre de 1862.
Empez6 este, que era de abolengo liberal, con la maleta llena de bue-
nas intenciones, que desde luego debian captarle las antipatias del
element negrero, entonccs fuerte y poderoso.
Teniamos la desgracia que estos generals venian con sobra de
buenas intenciones, pero con suma escasez de dinero.
Dulce comenz6 suprimiendo con energia la trata, desterrando a
Durafiona, que era el jefe de los negreros; media tan radical, aleja
A los cubanos, que cojen miedo A tamafia energia, y engrifa A los espa-
fioles, que empiezan A ensefiar los dientes; ya estaban estos descon-
tentos, pues por mas que el Conde de Pozos Dulces, les daba las pildo-
ras de El Siglo lo mas azucaradamente possible, a ellos les mortificaba
la doctrine y desconfiaban del hombre por sus antecedentes revolucio-
narios; y aunque con gran talent s6lo exponia 6ste tendencies mora-
lizadoras, no le podian perdonar su criterio-sobre la abolici6n de la es-
clavitud, aunque 6sta fucra lentamente por el mejoramiento de los
trabajos agricolas.
El Siglo era muy leido en Cuba; sus doctrinas sanas y 16gicas so
propagaban con rapidez; la prensa espafiola le hacia una guerra sin
cuartel y pronto se les lanzaron por los militares provocaciones que
mediante un duelo 6 dos pudieron ser contenidas.
Dulce tambi6n habia cambiado ante las dadivas generosas de los
negreros primero, y luego ante la suerte que le proporcion6 una cu-
bana rica con quien casarse, que le llev6 una fortune inmensa.
Pozos Dulces, amenazado con el destierro 6 la supresi6n del pe-
ri6dico, tuvo que aflojar en su campafia; aunque habia dado un paso
adelante, una vez que ya se discutia en pfiblico la abolici6n de la es-
clavitud.
Los negreros juzgaron peligrosa la situaci6n, y trabajaron en Ma-
drid su relevo. Dulce, ya satisfecho, no tenia empefio en la resistencia,
y en 30 de Mayo de 1866, lo sustituia el General Francisco Lersundi.
Su despedida fu6 carifiosa y hasta tierna. Se iba, dijo, "un cu-
bano mis."


El 'General Lersundi encontr6 en Cuba una atm6sfera de
paz, pues existian afn esperanzas en las reforms political, y se espe-








-82-


raba el establecimiento de 6stas, como resultado de la Junta de Infor-
maci6n que el gabinete liberal hacia constituir en Madrid.
Habia 6ste de estar formado por representantes nombrados por
el pueblo cubano, 6 igual nfimero por el Gobierno de Madrid.
Cuba mand6 sus hombres m6s notables; pero como era 16gico, eran
todos de abolengo liberal, y el Gobierno nombr6, por el contrario, un
personal enemigo de las reforms, cuyo alcance, no era possible cono-
cieran, como los que de Cuba habian ido.
Los comisionados salieron de Cuba con grandes esperanzas, que
se desvanecieron rApidamente, tan pronto como llegaron A la Corte.
Para mayor desgracia, cay6 el gabinete liberal, y no tuvieron que
entenderse con CAnovas, sino con su sustituto Castro.
Eran las reforms una panacea para la mayoria de los cubanos
pudientes, cansados de los fracasos revolucionarios, pues esperaban
desahogo, con el alza del precio del azficar, porque A causa de la abo-
lici6n de la esclavitud en los Estados del Sur, abandonaron 6stos por
entonces el cultivo de la caia.
Con el program reformist estaban los pueblos que habian man-
dado sus representantes A la Junta; la propaganda habia sido hecha
con talent y sagacidad; tal parecia que con ella habia muerto el
espiritu revolucionario: hombres de reconocida inteligencia y buena
fe lo creian un recurso hacedero y salvador.
A su paso por New York, Morales Lemus se lo hizo present A
los pocos cubanos que afin alli, luchaban por los ideals de la Revo-
luci6n, y que ellos creian que combatir las reforms era un grave
error.
Condenaban la actitud de Juan Manuel Macias, que desde el pe-
ri6dico La Voz de la Am6rica atacaba las reforms decantadas, en en6r-
gicos y justificados escritos, probandoles que parecia incredible hubiera
cubanos honrados que afin creyeran en la posibilidad de obtener de
Espafia justicia para Cuba, y asegurando que las reforms nunca
llegarian.
-Si eso llegara A suceder-contest6 Morales Lemus-entonces
no quedaria un cubano que no estuviera dispuesto A todos los sa-
crificios.
Se puede decir que del 6xito de las reforms dependia la suerte
de Cuba en el porvenir.
La burla cruel sufrida por los comisionados en Madrid, la cose-
cha de desengafos y decepciones con que retornaron a Cuba, marca-
ron el cambio definitive de la political cubana, que resueltamente tom6
el camino de la Revoluci6n.
Para mayor abundamiento, trajeron tambi6n el establecimiento
del impuesto director, que era repugnante al pals, y el que la codicia











de los empleados del Gobierno hizo intolerable, pues extendidos los
recibos en escudos en plata, empezaron A hacerlos efectivos como si
fueran escudos en oro, con lo cual cuatriplicaban la recaudaci6n.
Morales Lemus, al llegar a New York de retorno de Espafia, se
avist6 con representantes del general Quesada (Manuel) ofreciendoles
recursos con que preparar una gran expedici6n, oferta que no fu6
cumplida.



El dia 3 de Noviembre de 1866 era relevado Lersundi por el Ge-
neral Joaquin del Manzano y Manso. Muerto 6ste fu6 sustituido por
BIAs Villate, Conde de Valmaseda, el 24 de Septiembre de 1867, vol-
viendo al Gobierno nuevamente Lersundi el 13 de Diciembre de 1867.
El general Quesada, que habia mandado comisionados A distintas
licalidades de la Isla, entire ellos A Bern'ab Varona (Bembeta)-que
fu6 preso en Camagiiey y conducido A la Habana, donde lo puso en
libertad Lersundi-habia visto que eran inftiles sus esfuerzos, y des-
esperado desembarc6 por Nuevitas, siendo mal acogido por Napole6n
Arango, que era entonces el jefe elegido por los camagiieyanos.
Los. comisionados que mand6 A la Habana tampoco tuvieron bue-
na acogida.
En Oriente y Camagiiey se trabajaba con fe y ardimiento, y A
principios de 1868 mandaron comisionados a la Habana, A cuyo frente
vino Pedro Figueredo, los que volvieron a Oriente sin encontrar el
apoyo esperado; inicamente el Conde de Pozos Dulces se manifest
francamente A su favor.
A pesar del desengafio, en Oriente y Camagiiey se continue tra-
bajando con fe y resoluci6n.
Los sucesos que se desarrollaban en Espafia vinieron A facilitar
la ejecuci6n del plan revolucionario.
La conspiraci6n fraguada por Serrano, Prim y Topete para la
caida de la monarquia, vino A marcar el moment oportuno para la
Revoluci6n Cubana.
Por cierto que los azares de la suerte llegan A ser incomprensibles.
Con dinero cubano dicen que se fragu6 la revoluci6n de Septiembre,
pues tanto Serrano como Dulce, casados ambos con cubanas ricas, fue-
ron los que, de los capitals de sus esposas, facilitaron grandes sumas
para la revoluci6n espafola.
En su segundo mando se estren6 Lersundi persiguiendo A la gen-
te de color, dAndole apariencias de castigo por delitos comunes; des-
terro gran nAmero de ellos A Fernando P6o.
En la parte Occidental, A la fiebre revolucionaria habia sucedido
un gran desaliento, como si hubiesen gastado totalmente las energies,











y aparecian resignados A sufrir el yugo que con tanto brio habian
querido romper.
El General Lersundi, presintiendo 6 conociendo la pr6xima caida
de Isabel II, se concrete a ganar tiempo, y metido en Guanabacoa,
solo se ocupaba de gozar de las delicias de Capua, entire saturnales y
orgias.
Se cernia ya en el aire la proximidad de la revoluci6n redentora,
y la demoralizaci6n de las masas populares indicaba que se aproxima-
ba la hora final de la dominaci6n espafiola.
Con la muerte de las reforms sobrevino la del peri6dico El Si-
glo, en que habia Pozos Dulces hecho tan en6rgicas campafias.
Le sustituy6 El Pais, que timido al principio, se entusiasm6 con
los vientos de fronda que llegaban de Oriente, para morir A manos de
los voluntarios en los primeros albores de la revoluci6n.




El fracaso de las reforms determine el empefio por la revolu-
cion de cualquier manera, A pesar de la total carencia de recursos y
de preparaci6n.
No existia mAs que la desesperaci6n de un pueblo vilmente enga
fiado en sus aspiraciones y sometido A una situaci6n degradanto e
insoportable.
Habiamos llegado A merecer juicios, como el siguiente, que copio:
"El juicio que se formaba de los cubanos, individual y colectiva-
mente, era tan degradante, que merecia el desprecio y el desd6n de
los hombres capaces de juzgar la dignidad compatible en los grades
de civilizaci6n que correspondent al nivel de la ostentosa opulencia del
pueblo cubano."
He aqui la pintura del Gobierno que sufriamos:
"Sin regimen politico, pues aunque existia un C6digo escrito era
infitil, con todas las licencias para el rico, sin medios, ni derechos de
defense para el esclavo, sin gobierno, sin justicia, pues uno y otro se
vendian al mejor poster; con una administraci6n de su hacienda, con
el robo como base; sufriendo la rapacidad de una nube de empleados
que s6lo venian buscando un capital bien 6 mal habido, pero hecho en
corto tiempo, para retornar A la Metr6poli; el mecanismo guberna-
mental en manos de soldados poco experts .6 de hombres civiles de
pocos conocimientos,.que debian sus puestos al favor."
A tan desesperada situaci6n, el cubano contest con la conspira-
ci6n primero, con la guerra luego.
A pesar de medio siglo de fracasos, no se habia adquirido expe-
riencia, y nuestros hombres no sofiaban lo que era la guerra.








-85-


No se habia reunido dinero alguno, no se tenian armas, no habia
plan ni concerto.
En Oriente era mis fuerte el impulso, estaban resueltos: el hom-
bre mis rico, el venerable Francisco Vicente Aguilera, respetado por
todos, era el jefe; Bayamo era el centro.
Santiago de Cuba, Holguin y Tunas, estaban de acuerdo con Ba-
yamo y Manzanillo.
En Camagiey, el Marqu6s de Santa Lucia, Salvador Cisneros
Betancourt, y los Arangos, dirigian el movimiento, pero habia dos
criterios.
Las Villas estaban resueltas, y esperaban el moment. En Occi-
dente habia conspiradores, pero faltaba resoluci6n.
Orientales y camagiieyanos se reunen en Rompe (Tunas).
Se hace present que no hay ni armas ni dinero, pero se resuelve
la revoluci6n; mandan comisionado a la Habana A Pedro Figueredo;
6ste vuelve A Oriente sin recursos y sin esperanzas de que Occidente
secunde el movimiento: se creia premature.
La Revoluci6n iniciada en Espafia por los Generales Serrano, Prim
y Topete, que trajo como consecuencia la caida de la reina Isabel II,
vino a ser un excitante m6s y determine A sefialar el 14 de Octubre
de 1868, come la fecha en que debia darse el grito de independencia.
La junta se habia efectuado en el ingenio "Rosario", Manzanillo.









10 DE OCTUBRE DE 1868


Tan pronto como se fij6 el dia para iniciar el movimiento, se man-
daron comisionados A Bayamo, Las Tunas, Holguin y Camagiiey, los
que debian verse con Francisco Aguilera, Perucho Figueredo, Donato
MaIrmol, Julio Peralta, Vicente Garcia, Salvador Cisneros y Luis Fi-
gueredo.
Este filtimo, desde el mes de Septiembre, estaba acampado con
su gente en su finea el "Migial", y en la misma actitud estaba en una
hacienda de Las Tunas, Francisco Mufioz Rubalcaba.
Por miras ambiciosas segfin unos, por condiciones de caricter se-
gin otros, 6 apremiado por las circunstancias y temiendo ser deseu-
bierto y preso, se precipit6 Cespedes, y en la noche del 9 al 10 de Oc-
tubre, en el ingenio "Demajagua", di6 el grito de independencia.
Desde el dia 8 se le comunic6 a C6spedes, desde Bayamo, que se
habia dado contra 61 orden de prisi6n, asi como tambi6n contra Bar-
tolom6 Mas6 y otros.
Este aviso provino del telegrafista Ismael Cespedes. Desde el
dia 9 estaban en armas y reclutando gente, Lico Codina, Pedro y Pan-
chin C6spedes, los hermanos Marcano, Rafael Caymari y Jos6 A.
P6rez.
La situaci6n era tan apremiante, que el apresuramiento nos pa-
rece justificado.
En la noche del dia 11 entraba Carlos Manuel de C6spedes, con
la gente que se le habia reunido ya, en Yara. En direcci6n opuesta ve-
nia una compaffia de tropa espafiola, procedente de Bayamo.
En aquel encuentro casual los insurrectos llevaron la peor parte:
casi desarmados, pues se les habian mojado los cartuchos, poca resis-
tencia podian hacer; la dispersi6n fu6 complete. Hubo de parte de
los insurrectos un muerto, Fernando Guardia y Cespedes, primer
victim de la guerra.
El fuego hecho en Yara fu6 oido por Luis Marcano, que estaba
en el Zarzal, y acudi6 A 61, encontrandose con C6spedes que se retiraba
despu6s del fracaso de Yara, con su pequefia fuerza desalentada y
medio dispersa.
Era Luis Marcano, general dominicano, avezado a la guerra, in-
teligente y sagaz; puesto a las 6rdenes de C6spedes, 6ste le nombr6 Ge-
neral en Jefe.
Cespedes pensaba retirarse rumbo a la Sierra y esperar alli el
resultado del movimiento. Marcano, mis prfctico en material revolu-
cionaria, le hace desistir de su prop6stito y por el contrario resuelven
aprovechar el efecto de la sorpresa y atacar & Bayamo.
El dia 15 entran en Barrancas, y el 16 tienen una entrevista con







-8i--


Perucho Figueredo, que venia de Bayamo; el 17 siguen march y ei
18 inician el ataque de la poblaci6n; la guarnici6n espafiola, tras tres
dias de combat, se rinde y las fuerzas cubanas quedan duefios de la
ciudad, estableciendo alli el Gobierno Revolucionario.
La explosion habia sido general: Oriente habia contestado como
un solo hombre, y el dia 13 ya estaban sublevadas las fuerzas de las
Tunas, mandadas por Vicente Garcia y Rubalcaba; el dia 14 se al-
zaba Holguin en armas, mandadas estas fuerzas por Julio Peralta y
Hernandez Perdomo; en Santiago de Cuba, Donato M1\rmol; MAximo
G6mez, Felix Figueredo y Calixto Garcia organizaban a Jigunui, do
cuya poblaci6n se habian hecho duefios, haciendo prisioneras A las
autoridades.
El movimiento fu6 tan rapido y general, que el gobierno espafiol
se habia visto reducido A la defensive, reconcentrando sus fuerzas en
las poblaciones.
Numerosas masas de gente medio desarmadas, pero llenas de en-
tusiasmo, hostilizaban sin cesar A las fuerzas espaliolas, y el Gobierno
revolucionario se constituia en Bayamo, tratando de dar organizaci6n
& aquellas fuerzas.
El dia 4 de Noviembre secundaban el movimiento los camagiie-
yanos. Desde el primer moment se ponen A su cabeza un comity com-
puesto por Salvador Cisneros Betancourt 6 Ignacio y Eduardo Agra-
monte, que obrando independientemente de CUspedes, organize su
ejercito y su administraci6n bajo una forma republican y franca-
mente abolicionista; nombra jefe de sus fuerzas A Napole6n Arango
y se comunican con el extranjero por Nassau, llamando al general
Manuel Quesada para que se pusiera al frente del ejrcito.
Camagiiey entero estaba en armas. Los espafioles solo conserva-
ban las poblaciones de Puerto Principe, Nuevitas y Santa Cruz; la
line f6rrea estaba en poder de los cubanos 6 incomunicado Puerto
Principe.
El Gobierno Espafiol, escaso de fuerzas, solo podia disponer de
pequefias columnas, que la mayor parte de las veces fueron derrotadas.
El objetivo del Gobierno espafiol era Bayamo; la column que al
mando del coronel Campillo sali6 de Manzanillo, fu6 obligada A retro-
ceder por las fuerzas al mando del general Modesto Diaz; HernAndez
Perdomo, en Holguin, diezm6 el batall6n de San Quintin; Donato
MArmol y MAximo G6mez dispersan A machetazos en los Pinos de
Baire, la column de 700 hombres que al mando del coronel Quir6s
habia salido de Santiago de Cuba.
El general Lesca, con una column de las tres armas, logra atra-
vesar la Sierra de Cubitas y entra en Puerto Principe.
Donato MArmol cerca & Santiago de Cuba, acampa en los Puertos
y se posesiona del Cobre.









Holguin es atacado, y se obliga al bravo jefe espafiol coronel
Camps, que lo defendia A encerrarse en la Periquera.
El gobierno espafiol organize una fuerte column, que pone a las
6rdenes del general Conde de Valmaseda, que va A desembarcar en la
costa sur, en Vertientes, para desde alli dirigirse A Puerto Principe.
El itinerario escogido por el jefe espafiol le era favorable, por ser
terreno llano y poco poblado; ademas, las circunstancias especiales de
los revolucionarios le permiti6 hacer su camino hasta Puerto Principe
sin que fuera hostilizado, lo que facilitaba much su march a
Bayamo.
Esta falta imperdonable puso de manifiesto la excisi6n que desde
el primer moment habia surgido en las fuerzas camagiieyanas. Exis-
tian dos tendencies: con el Comit6 estaban todos los que francamente
querian la guerra, entire estos la juventud habanera que al mando del
general Manuel Quesada habia llegado en el Galvanic; con Napole6n
Arango aquellos que en vista de los pocos recursos con que se contaba
dudaban del 6xito y creian possible una reconciliaci6n con el gobierno
espafiol y por ellos no se hostiliz6 A Valmaseda, dejindole franco el
camino A Puerto Principe, lo que produjo tan honda excitaci6n que
provoc6 una Junta en las Minas.
De ella result la caida de Napole6n Arango y el triunfo del Co-
mit6, que orden6 que en el acto se activasen las hostilidades.
Valmaseda inici6 una political de atracci6n en Puerto Principe
que si no le di6 resultado, fu6 debido al asesinato de Augusto Arango,
que habia ido a la ciudad como parlamentario.
La estancia de Valmaseda en Puerto Principe fu6 corta, saliendo
al poco tiempo para San Miguel, bali6ndose en Bonilla; sigui6 march
por Cascorro y Guaimaro, encontrandose en Rompe con las fuerzas
de Vicente Garcia y Modesto Diaz.
Se le incorpor6 la column del coronel Loiio, y ambas entraron en
las Tunas el dia primero de Enero de 1869; en este lugar deseansaron
sus fuerzas varies dias, preparando la march A Bayamo.
Con noticia de la march de la column espafiola, el general Do-
nato MArmol con la fuerza a sus 6rdenes march desde Cuba a su
encuentro: tenian el recuerdo de Baire y creia, ciego, poder repetir el
hecho.
Traia el general Valmaseda 3,000 hombres de las tres armas, con
eaatro piezas de artilleria; su infanteria venia armada con fusiles
Peabody y era toda fuerza veteran.
Donate Marmol tenia A sus 6rdenes 4,000 hombres, en su mayo-
ria desarmados, sin mis defense que largos palos de yaya y machetes
de los que usaban en los ingenious, porque la mayoria eran negros sin
mafs organizaci6n que estar divididos por compaiias al mando de los
j6venes que habian salido de Santiago de Cuba.







-89-


Los pocos que estaban armados, llevaban escopetas viejas y algu-
nos fusiles de pist6n.
Marmol, en vez de esperar al enemigo en el Cauto y aprovechar
la defense que le prestara el rio, se adelant6 A esperarlo al Salado,
dejando 6ste A su espalda y preparando una emboscada, creyendo que
se podia por sorpresa lanzar aquella masa de desarmados sobre la
column.
Valmaseda marchaba con las precauciones necesarias, y vi6 la em-
boscada, quizA porque la impaciencia de los cubanos la hizo visible.
El primer advance de los cubanos fu6 tan impetuoso que algunos
llegaron hasta las piezas, A pesar de la lluvia de metralla que lanza-
ban, A la vez que la infanteria hacia con sus armas de precision un
fuego vivo y sostenido.
La carniceria fu6 extraordinaria, la metralla hacia surcos entire
aquella masa de came aglomerada, que tenia que retirarse por un te-
rreno fangoso y resbaladizo; la retirada fu6 un complete des6rden, a
pesar de que los espafioles no hicieron persecuci6n alguna, avanzando,
por el contrario, con gran recelo y precauci6n. El dia 8 de Enero, en
que se di6 la acci6n de "El Salado", fu6 uno de los dias tristes de la
Revoluci6n: la derrota de Marmol habia franqueado el paso A Bayamo
A la column espafiola.
Valmaseda el dia 9 reconoci6 y tante6 el rio por Cauto el Paso,
siendo hostilizado por los dispersos que pudo reunir Marmol; mien-
tras llamaba la atenci6n por este punto, preparaba el vado por Cauto
el Embarcadero, que encontr6 desguarnecido, por falta de previsi6n
del jefe cubano 6 por falta de gente disponible. El dia 11 empieza
la column 6 cruzar el rio.
Era el Cauto la finica defense natural donde el cubano desarma-
do y sin organizaci6n podia hacer alguna resistencia a una fuerte co-
lumna de tropa veteran y bien armada como la de Valmaseda, a
quien habia envalentonado, ademAs, el 6xito extraordinario que habia
obtenido en la acci6n del Salado.
Bayamo no podia ser defendido.










BAYAMO


La march victoriosa de Valmaseda, que habia cruzado el Cama-
giiey y Tfinas facilmente, anunciaba la catistrofe; la acci6n del Sa-
lado fu6 golpe mortal; el cruce del Cauto anunci6 al Gobierno de
Bayamo que la resistencia era infitil y la defense impossible.
Carlos Manuel de Cespedes, en ese convencimiento, orden6 la
destrucci6n de Bayamo; como para demostrar la resoluci6n del pue-
blo cubano de luchar hasta donde le fuera possible.
Bayamo fu6 quemado casi totalmente por sus pobladores, y cuan-
do el dia 15 de Enero entraron en l1 las tropas de Valmaseda, no en-
contraron mAs que las ruinas afin humeantes de la vieja poblaci6n.
Si la derrota del Salado hizo un efecto desastroso, la toma de
Bayamo fu6 un golpe de muerte; el jefe espafiol no perdi6 el tiempo,
y operando con actividad, pronto se hizo duefio de todas las poblacio-
nes 6 interrumpi6 la comunicaci6n entire las fuerzas insurrectas.
Las families de Bayamo habian marchado al monte, y pronto em-
pez6 sobre ellas una persecuci6n horrible y sin piedad, sembrando el
terror.
El que en Camagiiey se habia mostrado conciliador, en Oriente
di6 al pfiblico la proclama mas cruel y sangrienta que pudiera sofiar
el ser mas perverse: la guerra de exterminio, y para el pais la ruina
complete y desoladora. La fiera se mostraba en ella de tal manera,
que al cubano no le quedaba mas camino que la muerte 6 la des-
honra.
Situ6 su cuartel general en las ruinas de Bayamo, que fue desde
entonces el teatro de sus crimenes y ferocidades.
La revoluci6n sufri6 entonces una crisis tremenda, de la que sa-
li6 con vida milagrosamente, gracias A la resoluci6n de los cubanos de
morir 6 veneer.
La dificultad en las comunicaciones, la falta de noticias de Ces-
pedes, los rumors que de su capture circularon, di6 motivo A una
Junta en Tacaj6, donde se pretendi6 nombrar dictador A Donato
MArmol.
La presencia de Francisco Aguilera y de Carlos Manuel de CUs-
pedes, que llegaron oportunamente, desbarat6 el mal, y fu6 recono-
cido C6spedes como jefe supremo.
CBspedes debia marchar, sin p6rdida de tiempo, A Camagiiey,
para unificar la revoluci6n.










LAS VILLAS


El dia 7 de Febrero de 1869 se levantaban los villarefios, reunien-
do desde los primeros moments m6s de diez mil hombres, aunque,
como los de Camagiiey y Oriente, estaban en su mayoria desarmados;
Sancti Spiritus, Remedios, Trinidad, Villaclara y Cienfuegos respon-
dieron valientemente al grito de la patria, y cada localidad tenia su
jefe natural, elegido por ella misma.
Con mejor criterio que Camagiiey, no pensaron los villarefios for-
mar gobierno propio, sino que nombraron delegados que pasaran 6
Camagiiey para que trabajaran por la unificaci6n del Gobierno Reva-
lucionario y se constituyera la nacionalidad cubana.
Los comisionados nombrados fueron Honorato del Castillo, Mi-
guel 'Ger6nimo Gutierrez, Arcadio Garcia, Tranquilino Vald6s, Anto-
nio Lorda y Eduardo Machado.
Las fuerzas villarefias se batian sin cesar, utilizando las piedras,
como en la Loma de la Cruz, y en otras, como en el cafetal "Narciso",
lanzando las abejas contra las tropas.-Rasgos sublimes de desespera-
ci6n, patriotism y valor.
La llegada de los comisionados de Las Villas 6 Camagiiey, donde
ya se encontraba C&spedes acompafiado de los comisionados de Orien-
te, fu6 sumamente fitil, pues facility la unificaci6n del Gobierno, de-
terminando la reuni6n de la Asamblea Constituyente, que resolveria
sobre los destinos del pais.
Las fuerzas habian ido tomando una organizaci6n especial que
dependia de las condiciones y conocimientos de los jefes locales. En
Oriente, debido a la actividad de las operaciones emprendidas por los
espafioles, todo estaba en embri6n.
En Camagiey, en cambio, como el enemigo habia operado menos
y los jefes tenian mayores conocimientos militares, se habian organi-
zado mejor y desde los primeros dias funcionaban los organismos civi-
les; esta ventaja nos debia ser m6s tarde funesta, pues nuestros legis-
ladores, que no habian probado ain la guerra, crearon una Repfiblica
ideal, pero poco practice.
Occidente permaneci6 inactive, sufriendo con m6s dureza la pre-
si6n del Gobierno y los desafueros de los voluntarios, cada dia mas
exaltados y consentidos por el Capitdn General Lersundi.
Este habia sido relevado el dia 4 de Enero de 1869, por el Ge-
neral Domingo Dulce, hombre poco grato A las turbas de voluntarios.











LA ASAMBLEA DE GIAIMARO


El dia 10 de Abril de 1869, se reuni6 en Guaimaro la Asam-
blea Constituyente que habia de decidir los destinos de la Revoluci6n.
Componian esta, como Presidente de la Asamblea, Carlos Manuel
de C&spedes.
Por Camagiiey, Salvador Cisneros Betancourt, Francisco San-
chez, Miguel Betancourt Guerra 6 Ignacio Agramonte.
Por Oriente, Jesfs Rodriguez, Antonio AlcalA y Jos6 Isaguirre.
Por las Villas, Honorato del Castillo, Miguel Ger6nimo 'Guti6rrez,
Arcadio Garcia, Tranquilino Valdes, Antonio Lorda y Eduardo
Machado.
Por Occidente, Antonio Zambrana.
Actu6 como Secretario Ignacio Agramonte.
Se proclam6 como forma de Gobierno la Repfiblica, y como Pre-
sidente de ella Carlos Manuel de Cespedes.
El Poder Legislativo residiria en la Camara de Representantes,
y en su articulo 24 la abolici6n de la esclavitud.
"Articulo 24.-Todos los habitantes de la Repfiblica son entera-
mente libres.'"
Dividi6 la Repfiblica en cuatro Estados, que tendrian igual re-
presentaci6n en la Cimara: Oriente, Camagiiey, Las Villas y Oc-
cidente.
.Esta Constituci6n debia regir lo que durase la guerra de inde-
pendencia.
De los defects que tuviera hablaremos mAs tarde, segfin lo vayan
demostrando los acontecimientos.
De ese hecho resultaba unificada la Revoluci6n, y establecida la
Repfiblica de Cuba.











CARLOS MANUEL DE CESPEDES


Era 6ste hombre de buena presencia, modales aristocraticos, de
gran caricter, pasiones violentas y median talent; durante el curso
de su mando, a pesar de lo dificil de su situaci6n, supo siempre im-
poner respeto A los que le rodeaban, siendo su mayor desgracia el que
las circunstancias no le hubieran permitido asumir el character de jefe
military.
FuB nombrado General en Jefe del Ej6rcito, el General IManuel
de Quesada.
Se dividi6 el Ej6rcito en tres Cuerpos: el primero, Ejereito de
Camagiiey, a las 6rdenes del Mayor General Ignacio Agramonte: el
segundo, Ej6rcito de Oriente, Mayor General Tomas Jordan; el ter-
cero, Ej6rcito de las Villas, Mayor General Federico Cavada.
El General Quesada, empez6 a darle al EjBrcito .organizaci6n y
discipline.
Pero la empresa era dificil, porque ain se desconocia lo que era
la guerra.
Hasta mediados del aiio 1869, la situaci6n parecia favorecernos.
Por fortune nuestra, los desaciertos del gobierno espaiiol y el en-
saiamiento de la soldadesca, habian ahuyentado de las poblaciones un
gran nfimero de cubanos pacificos: New York, Key West, Nassau y
Kingston, vieron llegar un sin nfimero de fugitives: el Gobierno de
la Repfiblica atendi6 A organizarlos, nombrando agents y repre-
sentantes en el extranjero.
Morales Lemus habia sido nombrado Ministro de Cuba en Wash-
ington, y de acuerdo con 61 se procedi6 A nombrar una Junta, para
recaudar fondos con que auxiliar A los revolucionarios.
La Junta qued6 constituida, eligiendose como Presidente de ella
a Miguel Aldama, y formaban parte Jos6 Manuel Mestre, Hilario Cis-
neros, Nestor Ponce de Le6n, Francisco Fesser, Jos6 Antonio Heche-
varria, Pedro Martin Rivero y otros.
Pronto se organizaron expediciones, y A pesar de ser detenidas
algunas de ellas por el Gobierno americano, ya A mediados de 1869
habian llegado la del Galvanic, traida por el General Manuel Quesada;
la de El Salvador, que condujo el General Rafael Quesada, y la del
Perrit, conducida por Francisco Javier Cisneros, y donde venia como
Jefe military el General Tomas Jordan.
La revoluci6n, aunque muy combatida en Oriente, estaba fuerte
en el Camagiiey y las Villas, donde el enemigo se habia hecho sentir
poco, y por el contrario, las fuerzas revolucionarias estaban A la ofen-
siva.
El General Quesada tenia cercado h Puerto Principe; habia, aun-








-94-


que sin 6xito, atacado A las Tunas, y asaltado y torado el campamen-
to de la Llanada, y ya se distinguia, A las 6rdenes de Ryan, la brillan-
te caballeria camagiieyana. Se podia decir que en la residencia del
Gobierno no habia inquietud alguna, no se sentia la guerra.
Las families camagiieyanas residian en sus fincas, se paseaba en
volantas, nada escaseaba y se hacia vida de sport.
Esta tranquilidad debia'traer sus consecuencias naturales y po-
ner de manifesto los defects de la Constituci6n: necesitabamos orga-
nizar un ej6rcito y hacer soldados y s6lo se habian hecho ciudadanos,
y como las ordenanzas militares no conceden al soldado libertad al-
guna, la transformaci6n de ciudadano A soldado era impossible.
Se habia creado una Repfiblica ideal, y como se vivia en paz, pros-
peraban los idealismos, con lo que finicamente se conseguia impobili-
tar las operaciones de los jefes militares. El general Quesada se en-
contraba hostilizado por los Representantes de tal modo, que el 6 de
Octubre de 1869 pas6 & la Camara el siguiente escrito, exponiendo sus
quejas:
"Debemos reconocer en nuestras intimidades que seria una feli-
cidad para los pueblos, la extricta sujeci6n A la prActica (esencialmen-
te movible) de las mas bellas combinaciones; pero por desdicha eso
original siempre series inconvenientes y A veces evidentes y poderosos
obstaculos al bien general.-Apliquemos todo eso a nuestra situaci6n.
La soluci6n de nuestra contienda corresponde, de hecho, en el interior,
A la guerra.-En todos los pueblos, en circunstancias como en la que
nos encontramos, se confia la salvaci6n de la patria a la espada."
Y dice mas tarde que habiendo entregado ese document al dipu-
tado Antonio Zambrana, para que le diera curso, 6ste se lo habia de-
vuelto, contestandole "que no lo presentaba A la Camara, porque lo
creia inconvenient 6 inoportuno, pues se asemejaba A las proclamas
del General Bonaparte, poco antes de disolver con las bayonetas el
Consejo de los Quinientos.'"
La contestaci6n de Zambrana indicaba el lirismo reinante en la
atm6sfera de la CAmara de'Representantes, todavia tan lejos de la
Repfiblica y ya estaban combatiendo al Dictador.
Quesada no pudo sostener mas tiempo aquella situaci6n, y el 15
de Diciembre de 1869, en una reuni6n en el Horc6n de Najasa, ex-
puso sus quejas y pidi6 la aprobaci6n 6 desaprobaci6n de su conduct,
y como la opinion de la mayoria le fu6 contraria, remiti6 A la Camara
la renuncia de su puesto, en estos t6rminos:
"De acuerdo con el dictamen de mi conciencia, que me ordena
siempre proceder del modo mas convenient A la felicidad de mi pa-
tria, estimando que no debe hallarse al frente de su ej6rcito quien no
merezca la confianza de los representantes del pueblo, porque esto ori-
tina al mismo ej6rcito y al pais males sin cuento, 6 intimamente con-








-95-


vencido, tanto por los recientes acontecimiento, cuanto por los que vie-
nen sucediendo hace largo tiempo, de que no merezco la confianza de
esa Camara, tengo el honor de poner en sus manos la formal renuncia
que'hago del cargo de General en Jefe del Ejercito Libertador, que
el Gobierno me habia confiado.-El General Manuel Quesada."
La Camara le contest inmediatamente con la siguiente comu-
nicaci6n:
"Repfiblica Cubana.-Chamara de Representantes.-Recibido su
oficio fecha del dia, renunciando el cargo de General en Jefe a las ocho
menos cuarto de esta noche, minutes despu6s de terminada la sesi6n
en que se le depusiera, resolvi6se por aclamaci6n acusarle recibo; de-
clarAndole que de haber llegado con anterioridad A esta Asamblea su
antes dicha renuncia, no hubiera influido lo mas minimo en la deter-
minaci6n adoptada.-D. P. y L.-Palo Quemado, 17 de Diciembre
de 1869.-E1 Presidente, M. G. Guti6rrez.-El Seeretario, Eduardo
Machado."
No habian transcurrido nueve meses desde la fundaci6n de la Re-
pfiblica, y ya estaba la lucha entablada entire los dos poderes, pues
la deposici6n del General Quesada era un golpe dirigido al Presidente
C6spedes y comprobaba el miedo pueril de los hombres civiles de la
Revoluci6n A la Dictadura; se pretendia tender mis a salvar los prin-
cipios que 6 crear la patria arrojando al opresor.-Por desgracia, el
enemigo, al dar principio a las operaciones en Camagiiey, demostraria
lo infitil de la empresa concebida y la imposibilidad de sostener el r6-
gimen creado. El idealismo flotaba en el ambiente que rodeaba A los
nuevos legisladores, y la influencia de la lecture sobre la Revoluci6n
Francesa era manifiesta: la contestaci6n de Zambrana lo evidencia.
La Camara nombr6 General en Jefe al General Thomas Jordan.
Este habia llegado A Cuba el 11 de Mayo de 1869, mandando la expe-
dici6n del Perrit.
Military de carrera, con inteligencia, valor y buena voluntad, tonia
las condiciones necesarias para el puesto; pero por desgracia para
Cuba, habia llegado demasiado temprano. No comprendi6ndolo, fu6
combatido de tal manera, que resultaron infitiles sus esfuerzos, obli-
g6ndolo bien pronto a renunciar el puesto, pasando al extranjero des-
ilusionado y descontento.
Pretendi6 hacer soldados, crear un ej6rcito con que batir al ene-
migo, y 6sto era dificil de lograr.
El-enemigo habia operado poco; en Camagiiey no se habia sen-
tido afin la guerra y no se comprendia la vida del cuartel del campa-
mento: el rancho al lado de la familiar era lo que se queria.
Era dificil transformer aquellos hombres en soldados, cuando te-
nian la convicci6n de que eran ciudadanos, con las alforjas Ilenas de








-96-


derechos y de libertades: era impossible imponer la ordenanza, que es
el finico medio de transformer reclutas en veterans.
En el corto tiempo de su mando, y a pesar de la resistencia pa-
siva con que se le obedecia, habia logrado derrotar por complete la
column del General espafiol Pueyo en las Minas de Tana, victoria
que la resistencia de sus soldados no le permiti6 aprovechar como era
debido.
Al terminar el afio 1869, las operaciones llevadas a cabo en Orien-
te por el general Valmaseda, habian obligado a las fuerzas de Manza-
nillo, Bayamo, Jiguani y Holguin A abandonar esos territories reple-
gindose sobre Tunas; s61o Donato M~rmol, con las fuerzas dc Cuba,
habia podido burlar al Jefe espafiol, quedando en su territorio.
En Tunas y Camagiiey nada habian hecho, y tanto el Gobierno
como las fuerzas locales gozaban de tranquilidad y reposo; en las
Villas el enemigo se habia hecho sentir poco.

1870

En los primeros meses de este afio desembarca en la costa norte,
en Tunas, una expedici6n el vapor Anna, y con ella se armaron y
parquearon las fuerzas de Oriente; auxilio oportuno y eficaz, pues
ya el General Valmaseda con sus fuertes columns legaba al territo-
rio de las Tunas, creyendo dejar pacificado a Oriente.
Tres dias combaten las fuerzas de Tunas y Bayamo, en Rio Aba-
jo, mientras hacen igual faena las de Jiguani y Holguin, en La Lima.
Dejan al General Vicente Garcia con las fuerzas de Tunas, deteniendo
A Valmaseda en Rio Abajo, mientras el General Modesto Diaz, con las
fuerzas de Bayamo, vuelve A su territorio; el General MAximo G6mez
invade de nuevo a Jiguani, y las fuerzas de Holguin se colocan a re-
taguardia de las columns espafiolas, haciendo fracasar el plan del
jefe espafiol, que empezara A hacer sentir su ira y crueldad en los te-
rritorios de Tunas y Camagiiey.
En los meses de Mayo y Julio de este afio, desembarca Javier Cis-
neros en la costa Norte de Tunas.-Dos expediciones que trae el vapor
Uptown.
Las columns de Valmaseda invaden 6 Tunas, donde se baten A
diario con los tuneros que manda el General Vicente Garcia, y A los
que, a pesar de su diferencia num6rica, no logran nunca hacerles salir
de su pequefio territorio.
El enemigo avanza sobre el territorio camagiieyano, llevando con-
sigo la ruina y la desolaci6n. Empez6 entonces el Gobierno de la Re-
voluci6n la vida errante de marchas y contramarchas; las casas tro-
caronse por improvisados ranchos; las fincas fueron abandonadas, re-
fugikndose las families en los montes; empezaron A sentirse la desnu-








-97-


dez y el hambre; a la anterior confianza sustituy6 primero el recelo,
m6s tarde el p6nico, el terror infundido por la crueldad con que se
hacia la guerra, fu6 haciendo presentarse a los mas d6biles, arrastran-
do gran nfimero de families; las delaciones de estos presentados ser-
vian al enemigo para perseguir con mAs tenacidad A las fuerzas cu-
banas; empezaron luego a presentarse hombres armados, mis tarde
personas importantes por los destinos que desempefiaban, tanto civiles
como militares, arrastrando partidas enteras; la revoluci6n moria por
el abandon de sus sostenedores; muy pronto vi6se reducido nuestro
ejrcito en Camagfiey A un corto nfmero de fugitives desnudos y es-
casos de parque.
Al dejar el 'General Jordan el puesto de General en Jefe, el Go-
bierno habia dado el mando de la division de Camagiiey al General
Ignacio Agramonte; puesto que 6ste A su.vez dej6 por desavenencias
personales con el Presidente CsCpedes, sucedidndole en el mando de
la Division el General Manuel Boza.




Los efectos de la Revoluci6n repercutian en la Habana de una
manera extraordinaria, exaltando cada vez mis el espiritu de los vo-
luntarios, que entire el desorden y el desenfreno iban imponifndose A
los Capitanes Generales.
Las persecuciones contra los cubanos pudientes eran insufribles;
el patibulo y las muertes en el misterio eran numerosas, y como si fue-
ra 6sto poco, las deportaciones en masa A Espafia 6 A Fernando P6o
acabaron de aterrar al pueblo.
Los escAndalos y fusilamientos.de Villanueva; el saqueo de la
casa de Aldama y de otros cubanos pudientes, acabaron de hacer que
emigraran en gran nfmero al extranjero; asi fueron formAndose los
grades nicleos de emigrados que, organizados, empezaron a mandar
recursos al campo insurrecto, A la vez que gestionaban cerca del Go-
bierno de Washington el reconocimiento de nuestra independencia 6
la beligerancia; negociaci6n que estuvo a punto de verificar nuestro
integro patriota Morales Lemus, y euyo fracaso, se dice, fue la causa
de su muerte.
Con el sostenimiento de la guerra y el poco 6xito de los esfuerzos
de los capitanes generates, fu6 creciendo de tal modo la imposici6n de
las masas de voluntarios, que vinieron A crear una situaci6n que
hacia ineficaz la political del general Dulce, al que hicieron embarcar
el dia 2 de Junio de 1869.
Se hizo cargo del mando, interinamente, el General Felipe Gine-
-es del Espinar, el que a su vez lo entreg6, el 28 de Junio de 1869, al
7









-98-


general Antonio FernAndez y Caballero de Rodas, que habia sido
nombrado por el Gobierno de la Metr6poli.
Era este uno de los prohombres de la revoluci6n de Septiembre;
traia fama de energico, y eso calm en parte el espiritu levantisco de
las masas de voluntarios; ademAs, como no tenia antecedentes, el par-
tido negrero intraasigente no se le puso enfrente y pudo tener inicia-
tivas. Aunque el General Valmaseda no habia acabado con los revo-
lucionarios, tuvo 6xitos parciales, pues ocupaba A Camagiiey y Oriente
y con sus ferocidades se habia hecho el h6roe de los voluntarios.
En los moments en que el espiritu de los camagiieyanos decaia
y se extremaba la guerra sin cuartel en su territorio, se person Caba-
llero de Rodas en Puerto Principe, y haciendo contrast con el feroz
Valmaseda, inici6 una political transigente y suave que le di6 brillan-
tes resultados, logrando con ella numerosas presentaciones, no s61o de
personas notables, sino tambien de fuerzas enteras con sus jefes y ofi-
ciales.-N. Arango, C. Porro, Silva, Manuel Agramonte con su fuerza
y otros muchos jefes y oficiales.-La ida de 6ste fu la serial para que
la gente del campo abandonara la causa revolucionaria: ante el des-
cuaje de estos fugitives, se pudo career que la Revoluci6n moria.
En las Villas se habia efectuado igual movimiento, y sus fuerzas,
disminuidas y escasas de parque y armamentos, se sostenian A duras
penas.
Estas ventajas reales y sus condiciones de carActer le permitie-
ron contener en parte el desenfreno de los voluntaries, hasta el 3 de
Diciembre de 1870, en que entreg6 el mando al General Bls Villate,
Conde de Valmaseda.



Como las operaciones emprendidas por los espafioles obligaron
al Gobierno y A la CAmara A star continuamente en movimiento, no
dejAndole verificar sus sesiones, los gobernadores y demAs empleados
civiles desaparecieron, quedando s61o algunos de los prefectos y sub-
prefectos, que puestos a las 6rdenes de los Jefes militares del territo-
rio, se transformaban en utilisimos auxiliares del ejercito.
El General Boza, dotado de valor y patriotism, no tenia las con-
diciones necesarias para las circunstancias dificilisimas en que se ha-
bia hecho cargo del mando; y el enemigo, operando con gran activi-
dad y mayor nimero, acab6 de desmoralizar y desbandar el pequefio
ejereito.
El Gobierno y la Camara empezaron A palpar la realidad y esta
iltima, viendo la dificultad para reunirse, ampli6 las facultades del
Poder Ejecutivo, dejando A los jefes mil;+res en libertad de obrar
conforme A las circunstancias.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs