• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Main
 Index
 Back Matter






Group Title: Monografías de cuestiones históricas
Title: El marqués [Salvador Cisneros Betancourt]
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00001328/00001
 Material Information
Title: El marqués Salvador Cisneros Betancourt notas al margen de una gran vida
Series Title: Monografías de cuestiones históricas
Physical Description: 173 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, Néstor, b. 1884
Publisher: Sociedad Colombista Panamericana, Departamento de Imprenta
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1958
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Néstor Carbonell.
General Note: At head of title: Patronato de la Casa de los Emigrados. Concurso de los fundadores de la patria.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00001328
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001057710
oclc - 27403638
notis - AFE1305

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Main
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Index
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Back Matter
        Page 175
Full Text
NESTOR CARBONELL


PATRONATO DE LA CASA DE LOS EMIGRADOS
Concurso de los Fundadores de la Patria







El Marques
NOTAS AL MARGIN DE UNA GRAN VIDA


La Habana
1958


L
1I05


MONOGRAMS DI CUESiiotS HSIOICAS


No.t












El Marques







I
NESTOR CARBONELL



PATRONATO DE LA CASA DE LOS EMIGRADOS

Concurso de los Fundadodr de la Patria









El Marques
NOTAS AL MARGEN DE UNA GRAN VDA









La Habana
1958


Ale 1 MONOGRARAS DE CUESTKM IMSIOMCAS


N0. 1








97w?. 10/o


UMTIN
AM~iE~















AL LECTOR


Este libro habla de un cubano que, nacido en la
riqueza, prefiri6 a la comodidad y el lujo en el seno
de una sociedad en que la justicia era una mentira,
los peligros de la carcel, de la emboscada, del ca-
dalso y de la muerte. Este libro habla de un var6n
ilustre, pedazo puro y resplandeciente de la historic
de Cuba, al que todavia me parece ver, en su vene-
rable ancianidad, sereno el rostro, alta la frente,
leales los ojos, ondulante la cabellera cana, deambu-
lando por las calls con paso lento, como una estatua
viva que buscaba su pedestal.
Un gozo ha sido para mi, desde siempre, enaltecer
la memorial de aquellos que dieron a la patria lo
mejor de su existencia y escribieron en el libro de
su destiny, paginas de luz. Rindan otros su home-
naje a vivos, ocupantes de alturas pasajeras, sin im-
portarles que a veces sean hombres negatives, diso-
ciadores, malevolos. Yo no quiero para mi mas ho-
nor que el de poner donde se vean las virtudes de
aquellos que pasaron por el mundo, tendidas las
manos en disposici6n de apretar en ellas las de cuan-
tos supiesen amar, o abiertos los brazos como para







ahorrar trabajo a los que quisieran clavarlos en la
cruz del sacrificio, sublimada por el Cristo perdo-
nador y just.

Pongan otros de relieve falsas virtudes de me-
diocres figures que la casualidad llev6 a lo alto,
mientras yo pregono la grandeza de los que, en el
servicio fitil de la patria, ganaron preeminencia inal-
terable, muy distinta a esa que otros ban ganado,
en el also servicio de la patria, preeminencia hecha
de arcilla y de cart6n, motive en el future, del sai-
nete o del olvido...

El merito no se recibe: se recibe el rango. "El me-
rito -como dijera Jose Ingenieros- es oro; el rango
es un titulo commercial cuyo valor se juega en la bolsa
de la political No se gana la gloria dando saltos de
volatinero en el trapecio de la demagogia, ni como
un histri6n, vistiendo en el teatro de la nacionalidad
traje apost6lico y usando actitudes mesianicas, sino
sudando y sangrando en la fea realidad de la vida,
por la redenci6n y los derechos humans.

El patriotism es sentimiento mas que idea. Vive
del espiritu mas que del cerebro: de efusiones, mas
que de reflexiones. Razonarlo, analizarlo es bueno;
pero es mejor sentirlo. A la patria no se le examine,
se le ama. Se le sirve, no se la toma para servirse
de ella. Templo fue la patria para Salvador Cisneros
Betancourt y en ella ofici6 como sacerdote piadoso
unas veces y otras como juez para, latigo en mano,
azotar a cuantos intentaran convertirla en cueva de
ladrones desalmados.







Con los papeles que pertenecieron a Salvador Cis-
neros Betancourt a la vista, con el expurgo y es-
tudio de ellos -Ilegados a mi poder a raiz de su
muerte- he preparado estas piginas, que doy a la
publicidad como un tribute a su memorial: a la me-
moria del Marques que no quiso ni hizo gala de
mis nobleza que de la del coraz6n desbordado de
patriotism.
1947. N. C.





















NACIMIENTO ASCENDIENTES
PRIMEROS STUDIOS

Puerto Principe, la ciudad fundada sobre arenosa
superficie por aquel poblador en el mas amplio sen-
tido de la palabra que se llam6 Vasco Porcayo de
Figueroa, era, en el primer cuarto del siglo dieci-
nueve, como el varillaje de un abanico abierto, un
mont6n de calls y callejones ajeno por complete
a toda rectilinea. Sus casas, muchas de ellas de ya-
gua y guano, eran en su mayoria, chatas y feas.
S61o alguna que otra mostraba, sefiorial, espacioso
zaguan cobijador del quitrin o la volanta; s6lidas y
enrejadas ventanas, plant alta, puerta claveteada
con aldab6n de bronce y ancho portal por donde el
viento--despues de acariciar el penacho verde de
las palmas lejanas y de besar las aguas del Tinima
y del Jatibonico-pasaba desgranando musicales ar-
monias...
Aunque a su centro fnicamente se podia llegar en
ruedas y a caballo, hubierasele creido, mirando el







constant ir y venir de sus habitantes, animado puer-
to de mar. Como la rosa de los vientos era, con sus
caminos sefialando todos los puntos cardinals. A
pesar de que, al igual que en las demis poblaciones
de la Isla, el capricho o voluntad de autoritarios
mandones era la ley, la existencia en ella de los
ricos parecia deslizarse felizmente, y no del todo in-
grata la de los pobres. Los esclavos mismos, pocos
en relaci6n con los que habia en otros lugares, eran
menos infelices, pues disfrutaban del buen trato de
sus amos y sefiores y hasta de una como protectora
cordialidad de los mismos.
Carente de teatros, de sociedades de recreo, de
capillas o pefias literarias, de bibliotecas pfiblicas,
de templos mas6nicos, s6lo las parroquias y ermitas
-que en gran nfmero elevaban al cielo sus cam-
panarios-servian de sitio, si no de platicar, de cam-
biar miradas y saludos. La conversaci6n se prodigaba
s6lo en las tertulias familiares, enaltecidas a veces
con la presencia de un Gaspar Cisneros Betancourt,
o un Calixto Bernal y Soto, o un Francisco Agiiero
y Estrada.-j6venes caballeros con fortune, adema-
nes hidalgos y palabra abundante y retozona...
En la ciudad de Puerto Principe, que acababa de
recibir, sobre el de muy field que ya ostentaba, el
titulo de muy noble y muy leal, vino al mundo Sal-
vador Cisneros Betancourt, hijo var6n inico de
Angela Betancourt y de Jose Agustin Cisneros y
Quesada, Marques de Santa Lucia, titulo de Cas-
tilla, que le otorgara el rey Fernando VII. (1). Na-
ci6, pues, el que habia de ser mhs tarde fervoroso pa-
(1) Apendice N' 1.







ladin de la democracia y de la libertad plena del hom-
bre, entire blasones de nobiliaria dignidad, en un am-
biente de d6cil sometimiento (2). Otros nacen como
entire zarzas encendidas, aguijoneados por la mise-
ria y el ludribio, y son luego golillas de can6nigos
o par-sitos de dictadores!
A la primera escuela que asisti6 Salvador Cisneros
Betancourt, fue a una aledafia a su casa, que soste-
nian dos negras beatas. Estuvo luego en la de Anita
Aviles y despues en la de Nicolas Pedroso, pues
aunque habia otra mejor -la del cura Jose Rivera-
su padre prefiri6 aquella por ser contrario a la
ensefianza clerical. Pero ni en una ni en otra apren-
di6 mas que, de memorial, el catecismo y cosas rudi-
mentarias. Fue en el colegio del licenciado Eusebio
Poey cuando comenz6 de veras su instrucci6n, in-
terrumpida bruscamente por un suceso de caracter
hogarefio. Sabedor su padre de que su hermana Ja-
viera sostenia relaciones amorosas a la que era opues-
to, determine alejarla del mozo objeto de su pasi6n
y, al efecto, embarc6 en Santa Cruz del Sur, con
toda la familiar, rumbo a Manzanillo, donde, con al-
gunas escapadas a Bayamo, se pas6 algunos meses.









(2) Apindice N' 2.






















EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA.
MUERTE DEL PADRE
REGRESO INESPERADO

De nuevo en Puerto Principe, ingres6 Salvador
Cisneros Betancourt en la Academia dirigida por
Maximo Dominguez Girenella, academia a la que
poco tiempo pudo asistir, pues fallecido su abuelo y
repartida la cuantiosa fortune que posela, su tio Al-
fonso Betancourt y Quesada decidi6 marchar a los
Estados Unidos de America, a establecerse en Fi-
ladelfia, decision que aprovech6 su padre, liberal e
identificado con los mas amplios principios demo-
craticos, para mandarlo a su cuidado, a estudiar en
ese gran pais que sabia en pleno progress y lujoso
de civilizaci6n.

En viaje ya, junto con los comprovincianos Ca-
yetano de Quesada, Pablo Betancourt Agramonte
y Mariano Agfiero, le sorprendi6 la noticia de la
muerte de su progenitor. Entristecido, pero resuel-
to, embarc6 junto con su tio y sus tres compafie-








ros en la fragata Hall Spont, arribando, despues
de dos semanas de mar y cielo, al puerto de New
York, donde permanecieron unos dias, pasando a
Filadelfia. Aqui el nfunero de estudiantes se vi6
aumentado con la llegada de Pedro Iraela, Graciano
Betancourt, Gaspar Betancourt Varona, Martin y
Francisco Castillo Agramonte y Joaquin de Varona
Zayas.

Su tio Alfonso Betancourt y Quesada, el impro-
visado tutor, con el fin de que no estuvieran juntos
todos los j6venes puestos bajo su tutoria, con perjui-
cio de los studios, sobre todo del idioma ingles,
dispuso repartirlos en distintos planteles, A unos
los ingres6 en el Wilmont Delaware, a otros en
Griscon, y a otros en Frankford. A Salvador Cisne-
ros Betancourt le toc6 en suerte el segundo, donde
estuvo poco mas de un afio, pasando luego para el
colegio Albinton, del que era director MacNair, un
presbiteriano que no permitia cocinar los domingos.
Muy content y adelantado se encontraba en dicho
colegio, cuando la repentina y grave enfermedad de
su condiscipulo Joaquin Varona y Zayas, lo llev6 a
vivir a la casa de su tio, por haberse alojado alli el
enfermo. Muerto Varona, se qued6 Salvador Cisne-
ros en Filadelfia, continuando sus studios de in-
genieria en la Louis Academy.

En disposici6n de graduarse de ingeniero civil,
enterado su tio de que andaba en amorios con una
hija suya, que tuvo no siendo casado con la madre.
-raz6n por la que no podia contraer matrimonio con
un titulo de Castilla-- sin tomarle parecer determine







embarcarlo, rumbo a Camagiiey. Es el amor, nifio
travieso y juguet6n que pasa como un llama por la
vida humana, hacienda cambiar de ruta lo mismo at
heroe que al fil6sofo, al caballero que al pat.n...
Pasajero en la goleta Demalara y Ilevando de com-
pafiero a Cayetano de Quesada, embarc6 en New
York en los primeros dias de noviembre de 1846
para Nuevitas, a donde lleg6, despues de correr un
temporal, el primero de diciembre. Sombreado por
el bozo el labio superior, rebosante la mente de co-
nocimientos y recuerdos desembarc6 en Nuevitas, de
donde se dirigi6, por ferrocarril, hasta la estaci6n
O'Donnell, y despuss, en carruaje, hasta Garrido, lu-
gar donde lo esperaban familiares y amigos. Hen-
chido de alegria, luego de repartir besos y abrazos,
levant los ojos hacia el claro afiil del cielo, o los
pase6 por el bello paisaje en el que la ceiba cen-
tenaria mecia al viento sus espesas ramazones. S61o
la presencia de esclavos infelices y de soberbios y
engreidos representantes de la autoridad, le hicieron
volver por unos instantes el pensamiento hacia el
pais que habia dejado, modelador de series libres.






















EL MARQUESADO.-FIESTAS Y AGASAJOS.
CASAMIENTO.-PRIMERAS INQUIETUDES
PATRIOTICAS.


Hospedado en casa de su hermana Ciriaca, casada
con el rico hacendado Agustin Velasco, la existencia
de Salvador Cisneros Betancourt se deslizaba en
constantes fiestas y atracciones. Su regreso al terru-
fio, ostentando el titulo de marques, no habia dejado
de ser un acontecimiento. Las mas distinguidas
families de la ciudad se disputaban el honor de su
visit. Y el, por lo agradable de su trato, lo pulcro
de su persona, y la llaneza y cortesia de que usaba
con gran habilidad, iba, por donde pasaba, ganin-
dose afectos y consideraciones.
Por la bondad parecia debil. Mas s61o para el amor
lo era y asi lo demostr6 oportunamente. Organizada
por su hermana Javiera y su esposo una visit a la
finca Las Yaguas, en ella pas6 unos dias. Y como
a su alrededor habia otras fincas ocupadas por sus








duefos, anduvo un buen tiempo de sarao en sarao.
De paseo por la finca El Aguacatal, conoci6 a su
prima Micaela Betancourt, hija de Gaspar Alonso
Betancourt y de Maria del Carmen Recio Sanchez,
una rosa en bot6n, y se sinti6 al instant subyugado
por su belleza y simpatia, al extreme de declararse
prisionero de una borrachera de ternura. Todo en la
existencia cumple su destino: la hormiga que remue-
ve la tierra, las estrellas que fulguran en el firma-
mento, la plant que da granos, el arbol que da som-
bra y frutos, la enredadera que da flores y el coraz6n
que da amor.

Pocos meses duraron las relaciones de aqullos
dos series. Micaela era adorable por su hermosura y
su candor, y el supo apreciar enseguida esas cua-
lidades. Con diecis6is afios ella y con veintid6s el,
contrajeron matrimonio. (I) Y fue ya casado, que
comenz6 Salvador Cisneros Betancourt a sentirse
hombre y, en consecuencia, a sentir una viva repul-
si6n a la idea de convertirse, debido a su marque-
sado, en vil dorada comparsa de insolentes gober-
nantes. Hay nobleza postiza y hay nobleza natural.
Natural era la suya. De ahi que renunciara a estar
de continue entire camandulas y prosopopeyas, za-
lemas y cortesanias de comediantes.

A otros, la riqueza y los honors los envilecen, a
1e lo enaltecieron. Ni con titulos ni con riquezas se
cre6 vicios, sino virtudes. Asi, no se hizo a robar
honors, sino a comprarlos. No se avino a vivir sa-

(1) Apendice N' 3.







ludado y atendido personalmente, mientras a su
pueblo le envenenaban las entrafias. De ahi que, sin
renegar de los poderosos, se echara a andar del lado
de los humildes y de los tristes. Tan recto de cuerpo
como de conciencia, parecia una luz en las tinieblas.
Lo que podia faltarle en brillantez en la expresi6n,
le sobraba en grandeza de alma. Y como lo que va
por dentro en los humans suele ser mas atractivo
que lo que va por fuera, compartiendo penas e in-
quietudes, ya a la luz del sol, ya en la noche negra,
ya en lujosa sala o en humilde covacha, iba dejando
caer la idea democratic, con la resoluci6n heroica
de un cruzado y la fe de un ap6stol del cristia-
nismo.
Frescos todavia los azahares de sus bodas, ofreci6
a Joaquin de Agfiero y Agiiero, sus servicios. Trai-
cionado el movimiento insurreccional por aqu6l ini-
ciado, fusilado Agiiero junto con otros compafieros
en la mariana del 12 de agosto de 1851, pudo darse
cuenta Salvador Cisneros Betancourt de cuanto se
habia ahondado y de cuanto por moments, se ahon-
daria mas la division entire cubanos y espafioles. Tras
el sacrificio inftil de los insignes compatriotas del
grito de San Carlos y la deportaci6n o cautiverio
de notables components de la sociedad principefia,
familiar alguna volvi6 a invitar, a sus reuniones o ter-
tulias, a oficiales pertenecientes a los cuerpos de ejer-
cito de guarici6n. La cordialidad entire cubanos y
peninsulares se declare en quiebra. De los labios de
cada uno de los primeros parecia brotar de continue
un grito de repulsi6n y rebeldia. Puerto Principe se
mostr6 vientre fecundo en dar hijos capaces de arros-







trar el martirio con firme voluntad, sin saltos ni so-
bresaltos de miedo.
De lo que era la ciudad de Puerto Principe en-
tonces, contaba el viejo patriota, coronel Francisco
Arredondo y Miranda, que en el Teatro Principal,
en las noches de funci6n, las lunetas del lado iz-
quierdo eran ocupadas por los cubanos y las del lado
derecho por los espafioles. Que a los artists aplau-
didos por los cubanos los espafioles no los aplaudian.
Una noche, contaba, en que una linda tiple italiana
habia cantado admirablemente la parte que le corres-
pondia en la 6pera El Barbero de Sevilla, el pfiblico
cubano, con aclamaciones entusiasticas, pidi6 la repe-
tici6n, pero que cuintas veces la gentil cantante se
disponia a hacerlo, de los components del pifblico
espafiol surgian voces descompuestas y silbidos es-
tridentes. Aquella noche -afirmaba Arredondo y
Miranda -hubiera corrido la sangre, de no haber
intervenido con presteza la autoridad competent.
Sucedidos como 6stos pregonaban a las claras, que
la ciudad de las iglesias llenas de files, de los ca-
sonas alegres con sus tinajones y sus taburetes, era
un reguero de p6lvora, lo mismo en el bullir del dia
que bajo el silencio de las estrellas.

















TIRANTEZ DE RELACIONES.-SONADOS
INCIDENTES.-CLAUSURA DEL LICEO.

Pasada esa situaci6n de violencia, vino una de
aparente calma que dur6 mas de una decada. Fue
en 1865 que se sinti6 de nuevo vibrar -como con
estremecimientos subterraneos- el alma camagileya-
na. En relaciones directs Francisco Agiiero y Be-
tancourt y Manuel de Jesfs Valdes, conocido por
Chicho, con algunos conspicuous patriots bayameses,
acordaron reunirse y hablar en el pueblo de Guaima-
ro, durante la celebracidn en dicho pueblo, de las
fiestas de la Purisima. Fue Guaimaro, en los dias
7, 8, y 9, de diciembre de aquel afio, como un ensayo
de lo que habia de ser mas tarde, en 1869. Reunidos
alli, con numerosos vecinos de Bayamo y Las Tunas,
tales como Francisco Vicente Aguilera, Carlos Ma-
nuel de Cespedes, Jose Fornaris y otros, camagfieya-
nos y orientales cambiaron impresiones sobre lo que
se debia hacer con la mirada en el future en bien
de la patria. Firmes en sus puntos de vista, unos y
otros, acordaron ser desde ese moment, sorteadores







de dificultades, guias y animadores aglutinantes de
los ideales revolucionarios por la libertad.

Acontecimiento de la mayor trascendencia political
tuvo lugar en 1866, durante las fiestas de San Juan,
comenzadas el dia de Corpus y terminadas el dia
de San Pedro. Tradicional era en Puerto Principe,
como en otras poblaciones de la Isla, conmemorar esa
fecha de manera resonante, con bailes, cabalgatas y
jolgorios. Durante la duraci6n de estas fiestas, los
vecinos todos de Puerto Principe parecian los com-
ponentes de una misma familiar, tal era la confianza
con que se trataban. Las calls parecian los corredo-
res de una gran mansi6n. Los chistes y jaranas cru-
zaban el aire como saetas, provocando hilaridad,
nunca enojo. A paseante alguno se le hubiera ocurri-
do tomar en serio decires y comentarios intenciona-
dos. Sin embargo, fue durante la celebraci6n de es-
tas fiestas, que se desarroll6 un hecho de notables
proporciones en relaci6n con el orden y la tranqui-
lidad, un hecho que puso en peligro. o mejor dicho,
en guardia, la arm6nica convivencia de cubanos y
espafioles.
El primer dia de la feria, un librero nombrado
Eduardo Pazo, salf6 a pasear en un lujoso coche ti-
rado por briosa pareja de caballos. Su aparici6n
caus6 asombro, siendo motivo de murmuraciones.
Bernabe de Varona, Bembeta, joven animoso y con-
sentido, que se entretenia desde su asiento, situado
en el portal del Liceo, en tirar -con una cerbata-
na- garbanzos a cuantas personas pasaban y que
no fuesen de su amistad o le merecieran respetuosa







consideraci6n, apenas divis6 a Eduardo Pazo, le dis;'
par6 un garbanzaso, alcanzandole en la cara. Este,
indignado, enfurecido, mand6 detener el coche y di-
rigi6ndose a su atacante lo llen6 de injuries, siguien-
do, acto seguido, su camino. La impetuosidad iracun-
da de Pazo no influy6 en lo mas minimo en el animo
del apuesto y gallardo principefio, el que continue
imperterrito, arrojandole garbanzos, sin contempla-
ciones ni miedo, mientras estuvo cruzando cerca de
el.
No bien termin6 el paseo, Pazo, quien habia per-
tenecido al ejercito, cit6 a los sargentos para que al
dia siguiente estuvieran en la Plaza de Armas. Co-
menzado el segundo dia de paseo hizo nuevamente:
su aparici6n el librero espafiol, y nuevamente volvi6
Bembeta a hacerlo blanco de sus disparos, por lo
que, coldrico, baj6 del carruaje y enfrentandosele, le
pidi6 una inmediata satisfacci6n, recibiendo como
respuesta una sonora carcajada, la que fue de inme-
diato coreada por sus amigos alli presents. Tan
violent escena provoc6 general espectaci6n. Las mu-
jeres, casi todas de alto mofio o apretadas trenzas,
se alejaron del sitio, haciendo crujir, en su precipi-
tada march, los holgados mirifiaques. La juven-
tud masculina, por el contrario, se arremolin6, ani-
mosa, alrededor de los contendientes. Y cuando Pa-
zo, con voz de trueno, pidi6 a su contender que lo
siguiera, y este lo sigui6, detras de ellos fueron nu-
merosos amigos, encabezados por Salvador Cisneros
Betancourt y por Augusto Arango. Al legar unos y
otros a la Plaza de Armas, los sargentos que allf
se encontraban emboscados, como respondiendo a'







una consigna, salieron resueltos, y como uno de ellos
hiciera ademan de sacar el sable, Juan Betancourt
y Recio, le propin6 un bastonazo, dando lugar a que
los sargentos entonces enarbolaran sus sables, po-
niendo en fuga a los j6venes camagiieyanos des-
armados.
El incident Bembeta-Pazo, no termin6 entonces.
Mas tarde, los mismos sargentos, instigados por
Pazo, se dispusieron a tomar la ofensiva, con moti-
vo de celebrarse un baile en el Liceo, la sociedad cu-
bana por excelencia. Sabedores sus asociados de lo
que se tramaba contra ellos, se prepararon para la
defense. Tacos de billar, bastones y alguno que otro
revolver, salieron a relucir. Augusto Arango, aureo-
lado ya por la gloria de haber sido uno de los alza-
dos en armas con Joaquin Agilero, fungia de jefe.
esgrimiendo agudo estoque a manera de espada.
Cuando todo estaba dispuesto para el ataque de los
unos y el contra-ataque de los otros, el gobernador,
Julian Mena, con noticias de lo que iba a ocurrir,
se person, primero en el Liceo, apaciguando los ani-
mos y despues en la Plaza de Armas, donde tuvo
que imponer su autoridad, pues los sargentos, enar-
decidos hasta el paroxismo, querian de todas mane-
ras hacer un escarmiento, posiblemente adelantarse
un lustro a los voluntarios de la Habana, en la consu-
maci6n de un resonante crime.
Consecuentes con estos hechos los representantes
de la autoridad tomaron series medidas en evitaci6n
de nuevas alteraciones del orden, desde luego arbi-
trarias para los cubanos y favorables por demis para
las dases espafiolas insubordinadas. Clausurado el







Liceo por various dies, al reabir sus. puertas, se con-.
virti6 en un centro de conspiradores. Reunidos a po-.
co en uno de sus salones, Salvador Cisneros Betan-
court, Miguel Betancourt Guerra y Carlos Loret de
Mola Varona, acordaron citar para una reuni6n
a otros contertulios, reuni6n que se llev6 a cabo,
aunque sin resultado alguno. Pero la rebeldia se
agitaba en las entrafas de aquella sociedad, sacudi-
da a diario por la absorci6n del veneno y la ponzofia
que, como agua, le daban a beber los que se creian
sus amos per divino derecho.




















LA LOGIA TINIMA.-SAN MIGUEL DEL
ROMPE.-EN LA FINCA MUROZ

Despues de dos afios mas o menos de ocurridos
estos sucesos, en julio de 1868, en una reuni6n de la
logia Tinima de la que era Salvador Cisneros Be-
tancourt uno de los fundadores, solicit Francisco
Maria Rubalcava que sus components se pusiesen
al habla con los destacados bayameses que, segfin
habia sabido por conduct fidedigno, estaban orga-
nizando un movimiento revolucionario en favor de la
independencia de Cuba. A esta solicitud se opuso
el venerable de dicha logia, Ram6n Silva, por esti-
mar contrario al reglamento que se tratase en su se-
no este asunto.

Posteriormente, a instancias de Eduardo Agra-
monte y Pifia, se acord6 celebrar una reuni6n en el
ingenio Viques, distant dos leguas de la ciudad.
Celebrada esta reunion se design en ella una co-
misi6n compuesta por Salvador Cisneros Betancourt
y Carlos Loret de Mola Varona, para que, a la mayor






brevedad possible, establecieran contact con los pa-
triotas bayameses. Logrado este contact, fueron mas
tarde invitados los camagiieyanos a una junta que de-
bia celebrarse -como se celebr6- el 4 de agosto
en la finca San Miguel del Rompe. con Francisco Vi-
cente Aguilera, Carlos Manuel de Cespedes, Pedro
Figueredo, Vicente Garcia, Belisario Alvarez, Fran-
cisco Maceo Osorio y otros. En dicha junta, que pre-
sidi6 Cespedes por raz6n de edad, expuso 61 mismo,
acometedor y patriota, que la hora era solemne y
decisive; que el poder de Espafia estaba caduco y
que si ain parecia fuerte a algunos, era porque lo
contemplaban de rodillas.
Luego, y ya de manera terminante, expuso que
ellos, los orientales, tenian el prop6sito de alzarse en
rebeldia contra el gobierno colonial el dia 3 de sep-
tiembre, proclamando la soberania de Cuba.

Oido lo dicho por Cespedes, Salvador Cisneros Be-
tancourt declare, en tono reposado y firme, que ni
61 ni su compafiero Mola Varona podian aceptar, a
nombre de sus representados, tan violent resoluci6n,
pues estimaban que sus comprovincianos no se ha-
Ilaban preparados para actuar con exito feliz en un
movimiento revolucionario tan pr6ximo a estallar.

De regreso a Puerto Principe, Cisneros Betan-
court y Mola Varona dieron cuenta del resultado de
sus gestiones, mereciendo la general aprobaci6n de
sus representados. Transcurridas una o dos sema-
nas, fueron los camagiieyanos invitados para un
nuevo cambio de impresiones. Jinetes sobre resisten-
tes caballos, emprendieron en su oportunidad la mar-






cha para el lugar citado, Salvador Cisneros Betan-
court y Augusto Arango. Llegados a Holmig6. les
proporcionaron un practice, el que los condujo hasta
la finca Mufioz, de la que era propietario Esteban
de Varona y arrendatario Ignacio Vega, campesino
inteligente y sagaz, muy querido en la comarca.
Reunidos alli con Francisco Vicente Aguilera, Pe-
dro Figueredo, Francisco Maceo Osorio, Luis Fi-
gueredo, Vicente Garcia y Arturo Rubalcava, comen-
zaron a deliberar. CEspedes no asisti6; pero hizo sa-
ber, por escrito, su conformidad con cuanto en aque-
Ila reuni6n se resolviera. En un ambiente de verda-
dera armonia se discuti6 la cuesti6n, acordandose, en
definitive, que la revoluci6n no debia estallar hasta
el afio de 1869, despuEs de terminada la zafra. Aquel
dia, aquellos hombres se obligaron y juraron, como
ante el ara los creyentes, servir a la patria mientras
vivieran.

Llena el alma de consoladoras esperanzas y des-
bordada la mente de risuefios augurios, emprendie-
ron Salvador Cisneros Betancourt y Augusto Aran-
go su viaje de vuelta, dispuestos a dar comienzo a
una intense propaganda revolucionaria. Habian que-
dado comprometidos a llevarla al territorio de Las
Villas y demas provincias occidentales. Informados
sus poderdantes de lo convenido, constituyeron un
comite integrado por Carlos Varona de la Torre,
Juan Guzman Ruanes y Juan Ram6n Boza, comit&
que de inmediato dispuso la compra de armas, asi
como enviar a Pedro Nolasco de Zayas a Santa
Clara, con el fin de ponerse al habla con los cons-
piradores de aquella regi6n, y a Salvador Cisneros






Betancourt a La Habana, a visitar a los que en esa
ciudad se hallaban dispuestos a secundar, bajo la egi-
da de Jose Morales Lemus, cualquier movimiento ar-
mado en favor de la libertad e independencia de la
Isla.
Poco, muy poco tiempo necesit6 Cisneros Betan-
court para dar cumplimiento a la encomienda que le
dieron. Con prisa de enamorado se prepare. A fin
de no llamar la atenci6n de las autoridades -ya so-
bre aviso, por tanto ir y venir de gente sospechosa
de conspiraci6n- so pretext de premier a su hijo
Agustin, que acababa de graduarse de bachiller en
las Escuelas Pias de Puerto Principe, sali6 para
La Habana, a donde lleg6 a principios del mes de
octubre de 1868. En seguida se dirigi6 a la casa de
su pariente Jose Ram6n Betancourt, a quien puso en
conocimiento de su misi6n. Aunque Jose Ram6n Be-
tancourt era contrario a la revoluci6n, no tuvo in-
conveniente en llevarlo a ver a las distintas persona-
dades por 61 interesadas. Morales Lemus, la mas
destacada, lo recibi6 jubiloso, mostrindole, desde los
primeros moments, gran afecto, y haciendole saber
que tanto el como los demas conspiradores habane-
ros, estaban en disposici6n de coadyuvar al levanta-
miento que le anunciaba, proporcionando los elemen-
tos necesarios para la lucha.

















GRITO DE INDEPENDENCIA.
INSURRECCION
Gratamente impresionado por la acogida que los
patriots de La Habana le habian dispensado, ya se
disponia Cisneros Betancourt a emprender su viaje
de regreso a Puerto Principe, cuando, el 10 de octu-
bre, hallandose de paseo por la calle de Obispo, lo
sorprendi6 la noticias de que Carlos Manuel de Ces-
pedes habia echado sobre la madre patria la senten-
cia irrevocable del destino, haciendo resonar en el
batey del ingenio La Demajagua el grito de reden-
ci6n, dispuesto a forjar en la fragua del heroismo,
los propios sillares de la patria. 1Que habia sucedi-
do? lQue habia dado lugar a este acto precipitado
de rebeli6n, o fuera de todo aviso?
Palpitante de emoci6n, agitado el pensamiento, co-
rri6 a participarle a Morales Lemus lo que pasaba.
Este, aunque extrafiado, se sinti6 content y reco-
mend6 a Cisneros Betancourt que saliese-inmediata-
mente para su provincia en espera del curso que los
acontecimientos tomaran. Asi lo hizo Cisneros. A







su arribo a Puerto Principe, supo que Fernando
Agfiero Betancourt, se habia puesto fuera de la lega-
lidad al frente de numerosa partida. Enterado mas
tarde del espiritu reinante, favorable a la revolu-
ci6n, el dia 3 de noviembre dif la orden para que
cuantos se sintiesen capaces, es decir, sin miedo, es-
tuvieran al siguiente dia, armados o desarmados, en
las margenes del rio Las Clavellinas, cerca del paso
que iba de San Miguel a Nuevitas, por donde ba-
jaba mansamente, por entire ramazones, a entrarse
sofioliento por la selva...

iHermoso amanecer el del 4 de noviembre! La
aurora resplandeciente derramaba, como un pintor
loco, los colors de su paleta deslumbradora sobre la
ciudad, mientras del capuch6n de piedra de la igle-
sia de la Merced -la mas alta de todas- brota-
ban voces de bronce Ilamando a misa. En tanto, por
entire los patios florecidos, salian, con rApido paso,
los conjurados. Aqui uno decia hasta luego, con
fingida calma, a la madre providente. AlIa otro,
arrancando de su tallo una flor, la ofrecia con un
beso de despedida a la joven esposa enamorada.

Ya en la calle, todos se dirigian hacia el barrio de
la Caridad, salida indicada hacia el punto de cita,
ora portando una escopeta de caza, ora una carabi-
na muy usada, ora un trabuco, ora, como Enrique
Jose Varona, un rifle de sal6n. La gente trabajado-
ra y los madrugadores de afici6n, observando tan ex-
temporAneo movimiento de j6venes bien portados, se
preguntaban ique sucede? Y en las afueras, el guaji-
ro que sacaba agua del aljibe o del pozo, el que or-






defiaba la vaca en el corral, o ayuntaba los bueyes
o recogia los frutos de la huerta, alzaban, al verlos,
la cabeza con asombro y clavaban los ojos en el ho-
rizonte como interrogindolo...

Setenta y seis hombres tomaron aquel dia el ca-
mino del rio Las Clauellinas. Pocos eran; sin embar-
go, con su ida, dejaron a Puerto Principe que pa-
recia una ciudad semidesierta. Dentro de las casas
no se escuchaba, como de costumbre, la viva charla
de las mujeres. S61o de vez en cuando rompia el aire
silencioso, el rumor de una oraci6n, salida de los la-
bios de una madre, de una esposa, de una herma-
na o de una novia. Las autoridades por su cuenta,
conocedoras de lo que habia sucedido, casi no conce-
bian que unos hombres que se pasaban la vida satis-
faciendo los mas pequefios gustos, se hubieran dis-
puesto a jugar a los dados del destino, echados so-
bre el tapete del sacrificio, la suerte del pais y su pro-
pia suerte.

iQue sabian las autoridades aquellas del alma he-
roica que se habia forjado a su alrededor? IQue de
la decision de los camagiieyanos a no vivir mas pen-
dientes de las ordenes de Madrid? Aquella juven-
tud no ignoraba que la gloria estaba hecha de vina-
gre y no de miel; que la libertad no se conquistaba
sino a costa de much sangre, y a conquistarla sa-
li6 abandonando la dicha del hogar y las dulzuras de
la paz. S61o aquellos que no han intentado nunca la
conquista o realizaci6n de un ideal, ignoran el placer
que hay en realizarlo, y el dolor que hay en morir
sin siquiera haberlo intentado.





















EL LICEO DESIERTO.-ESCAPADA
MILAGROSA.-ENCUENTRO FELIZ

Desde el dia 4 de noviembre, el Liceo se convir-
ti6, por asi decirlo, en un cuartel abandonado. S6lo
cuatro hombres solian travesear por sus salones. Eran
estos, los viejos TomBs Francisco Cosio, Agustin
Redo, Jose Ram6n Benavides y Juan de Dios Be-
tancourt. Parecia como si todos sus asociados se hu-
biesen marchado a la revoluci6n. Asi era en parte,
y los que no lo habian hecho, como avergonzados,
no se dejaban ver. Son las revoluciones, aun las mas
santas, como los albafiales, recogedores de todos los
desperdicios y deshechos humans. No fue asi la re-
voluci6n cubana al iniciarse en Camagiiey. Ella se
nutri6, en su inicio, con la flor y nata de sus hijos.
Salvador Cisneros Betancourt, que en cumplimien-
to de altos deberes, no habia salido el dia 4 para Las
Clavellinas, despufs de cumplir aquellos y de haberle
entregado a la Junta Revolucionaria importantes pa-
peles, se dispuso a decir present entire las fuerzas
rebeldes. Pensando en c6mo habria de llevar a cabo







este prop6sito, iba en la mafiana del 5, en su calesa,
por la calle Contaduria, cuando le sali6 al paso un te-
legrafista de su amistad, Manuel Marrero, quien le
particip6 que acababa de recibirse un telegrama fir-
mado por el Capitan General Lersundi, disponiendo
su prisi6n, por estimarlo el principal promoter del mo-
vimiento insurreccional en Puerto Principe.

Dispuesto -tan pronto conoci6 de lo ordenado-,
a evitar que lo prendieran, hizo que su calesa se si-
tuase en uno de los costados mas animados de la
plaza del Cristo a fin de que la policia, que lo bus-
caba para reducirlo a prisi6n, creyera que volveria a
ese lugar. Los agents de la autoridad, viendo su
carruaje estacionado en lugar tan concurrido, estu-
vieron acechando su llegada para detenerlo, pero en
vano, porque el no volvi6 por esos contornos. Hom-
bre avisado, de caracter firme y alientos valerosos,
hombre hecho en molde de acero y no de barro, no
habia de dejarse atrapar facilmente, cuando le que-
daba tanto que hacer en favor de su patria.

Disfrazado, tocada la cabeza con un ancho som-
brero de jipijapa, regalo de Felix L6pez, y cubierto
el cuerpo con holgado chaquet6n, mont6 a caballo y
abandon la ciudad. Camino del matadero anduvo
hasta llegar a los jardines del Casino Campestre,
pasado el arroyo Juan Toro. Alli se detuvo, man-
dando a buscar a Francisco Varona, conserve del re-
ferido centro de recreo, a quien pidi6 le proporciona-
ra un practice armado de machete, cosa de que pu-
diera abrir brecha por entire los maniguales. Le pi-
di6, asimismo, que se Ilegase hasta su casa rapida-







mente y avisara a su esposa de su determinaci6n y le
trajera una muda de ropa.

Impaciente, al cabo de una hora de espera, sin que
Varona regresara, emprendi6 la march hacia el te-
jar cercano en el que fue atendido por su arrenda-
tario, Pepe de Armas y por su esposa. Armas le
proporcion6 ropa, no tan estrafalaria como la que
llevaba, nuevo caballo y un practice. Reanudada la
march, hizo a poco escala en la finca M6nica y
despu&s en los ingenios Viajabo y Callejas. En este
uiltimo se enter de que en el ingenio Canet, a donde
pensaba dirigirse, se hallaba acampado un escuadr6n
de caballeria del ejercito espaiiol, por lo que cam-
bi6 de itinerario. Mas adelante, en la estancia de
unos islefios, supo por Jose Ram6n Silva que proce-
dentes de La Habana habian Ilegado a Nuevitas ar-
mas y pertrechos para ser trasladados a Puerto Prin-
cipe, noticia que lo sobresalt6, porque si aquellas
armas y pertrechos Ilegaban a su destiny, la revo-
luci6n podia ser vencida, carente como estaba de
fuerzas organizadas y en disposici6n de combatir.

Sin importarle ni aguaceros ni soles abrasantes,
atraves6 aguadas, matorrales, subi6 lomas, vade6
rios, ansioso de encontrarse con fuerzas insurrectas.
Con la primer que top6 fue con la de Jer6nimo Boza
Agramonte. Sucesivamente lo hizo con los grupos
comandados por Manuel Agramonte Porro y Rafael
de Varona y Varona y Gaspar Betancourt Agramon-
te, respectivamente. A unos y a otros les dijo de la
necesidad que habia de evitar que los armamentos,
ya en Nuevitas, entraran en Puerto Principe. Tanto








Boza, como Agramonte, Varona y Betancourt le
advirtieron la carencia de elements con que llevar
a cabo tan important operaci6n. Exasperado, en
camino de Sibanicfi, en la finca Nieve, se le present,
envuelto en una manta roja con ribetes negros y el
sable en alto, Angel del Castillo, el que, saludin-
dolo militarmente, le dijo; IQue quiere mi general?
Embargado por honda emoci6n, no supo, de pronto,
que responder. Pasados unos instantes le dijo que
debia, al frente de su tropa, salir para San Antonio,
a impedir, volandolo o descarrilandolo, que el tren
que salia de Nuevitas, con armas y pertrechos, en-
trara en Puerto Principe. Angel del Castillo, luego
de expresarle a Cisneros Betancourt, lo escaso del
tiempo para estar oportunamente en el sitio indicado
y las pocas fuerzas de que disponia, Angel del Cas-
tillo, resuelto sin embargo, a hacer todo lo possible
por llegar a tiempo y cumplimentar lo dispuesto, di6
a su gente la voz en march, y espoleando su caba-
Ilo, se perdi6 a galope tendido en la llanura ondu-
lante y polvorosa...
















VIII


EN SIBANICU.-TRAICION.-JUNTA DE
NOTABLES.

A la salida de Sibanicfi recibf6 Cisneros Betan-
court una esquela firmada por su esposa, participin-
dole el desembarco en Vertientes del general Val-
maseda, al frente de un numeroso cuerpo de ejer-
cito. Poco despues recibi6 la visit de Napole6n
Arango, quien le dijo que por la Junta Revolucionaria
habia sido nombrado Jefe de todas las fuerzas que
operaban en el territorio camagiieyano. Conocedor
Jer6nimo Boza de lo dicho por Napole6n Arango,
manifiest6 a Cisneros Betancourt que aquello le pa-
recia una estratagema para hacer abortar la revo-
luci6n, pues al abandonar los directors de la Junta
Revolucionaria a Puerto Principe, aquella, de hecho,
habia quedado disuelta.

Salvador Cisneros Betancourt, sin dar oidos a esas
divergencias de criteria, fue de parecer que se obs-
taculizada, de cualquier modo, la salida de Vertientes
del General Valmaseda. Al efecto, Ignacio Agramon-







te, incorporado hacia poco a la insurrecci6n, se ofre-
ci6, audaz y valiente, para recorrer toda la parte
sur de la provincia, reclutando los grupos mis im-
portantes de alzados a fin de former con ellos una
fuerza capaz de ofrecer combat a la tropa del general
espaiiol, lo que no logr6 porque, con anterioridad,
esos grupos de insurgentes habian sido citados por
Napoleon Arango a una reuni6n que debia tener
lugar en el paradero de Las Minas, el dia 16 de
noviembre.
A la misma asistieron mis de trescientos insurrec-
tos. Expuesto por Napole6n Arango el motive de la
reunion, que no era otro que pedir que se desistiera
de la lucha armada y se aceptara las proposiciones de
Valmaseda, concediendo indulto a todos los que se
presentaran. De los alli congregados, muchos se le-
vantaron para protestar, entire estos, de los prime-
ros, Salvador Cisneros Betancourt, Manuel de Jesfis
Vald6s, Ignacio Mora y Eduardo e Ignacio Agra-
monte. Este filtimo se destac6 por lo asentado de
sus razonamientos, el vigor de sus ideas y el fervor
patri6tico con que las expuso. El gallardo camagiie-
yano se revel6 aquel dia, gran orador. Terminado
que hubo su discurso, Jose Ram6n Simoni, su suegro,
declare que habia ido alli con el prop6sito de ha-
blar, y si possible fuera, convencer a su yerno de
que debia drsistir de su empefio revolucionario;
pero que desputs de escucharlo, no lo habia hecho
porque, por el contrario, se sinti6 capaz de ofre-
cerse a la causa como un soldado mis. Posterior-
mente se supo que el padre de Agramonte, con no-
ticias de lo que se iba a tratar en dicha reunion, le







habia escrito a su hijo una carta diciEndole, con la-
c6nica espartana elocuencia, que "pasado el Rubi-
c6n no debia en modo alguno retroceder".

Convenido que cuantos estuviesen conforme con
lo expuesto por Napole6n Arango se pusieran a su
lado, al irse a proceder en consecuencia, Aristides
Arango, hermano menor de Napole6n y de Augusto,
se descifi6 las armas que Ilevaba al cinto y ponien-
dolas en el suelo, manifest que su situaci6n era
dificil de veras y no sabia resolverla. lQue hacer?
se pregunt6 congojado. Pero antes de que pudiera
continuar, Augusto se adelanta y recogiendo las
armas se las entreg6 diciendole que se las pusiera
de nuevo y se quedase cumpliendo con su deber
para con la patria.

De los trescientos hombres reunidos aquel dia en
el paradero de Las Minas, mas de la mitad se qued6
en los campos de la rebeldia, volviendo los restan-
tes a la ciudad. Fui esa la primera pufialada trai-
dora asestada a la revoluci6n, que acaso la hubiera
matado de no haberse hallado en su seno hombres
extraordinarios, recios e inflexibles, como calcados
en aquellos andantes misticos peninsulares, funda-
dores de 6rdenes y monasteries; hombres rebosan-
tes de ilusi6n, con la convicci6n del heroe arraigada
en el coraz6n.





















NAPOLEON ARANGO.-NUEVA JUNTA DE
GOBIERNO.

Tan pronto se march Napole6n Arango se-
guido de sus parciales, los que no le siguieron acor-
daron nombrar una Junta de Gobierno con faculta-
des para resolver todos los problems que pudieran
surgir dentro de la revoluci6n en Camagiiey. Al
proceder a su constituci6n fueron electos Salvador
Cisneros Betancourt y Eduardo e Ignacio Agra-
monte. El primer acto llevado a cabo por esta fue
el de designer a Augusto Arango jefe del Ejercito.
Nombr6 luego una comisi6n para que inmediata-
mente fuese a Nassau a comprar armamentos y bus-
car a Manuel de Quesada, general mexicano, cubano
de nacimiento, quien se habia comprometido desde
hacia tiempo a conducir una expedici6n a las costas
cubanas. Manuel de Quesada y Loynaz, resuelto,
tan pronto recibi6 el aviso y las armas, se dispuso a
dar cumplimiento a lo ofrecido. Asi, a los pocos
dias de recibir las armas, se lanz6 al mar y desem-
barc6 en Guanaja, al frente de una media centena







de j6venes, en su mayoria habaneros y distinguidos,
tales como Antonio Zambrana, Luis Victoriano Be-
tancourt, Rafael Morales, Julio Sanguily y otros.
Obstinado Napole6n Arango en su empefio de
hacer fracasar la revoluci6n, volvi6 al campo insu-
rrecto manifestando que el general Valmaseda no
queria derramar sangre, por lo que no saldria a ope-
raciones hasta pasados los primeros dias de diciem-
bre. Sin haber recibido respuesta alguna se retire,
dejando a los que le habian escuchado, en dudas el
pensamiento.
Hallandose en exaltada situaci6n de Animo los
patriots, lleg6 al campamento, a caballo, el joven
Juan Guerra, quien enfrentAndose con Manuel de
Jesis Valdis le hizo saber que Valmaseda estaba
en el paradero de Puerto Principe con una column
de mil quinientos hombres pertenecientes a todas las
armas, en disposici6n de salir a campafia. Oido esto
por Valdes, con voz firme y gruesa, pidi6 a sus
compafieros que se dejasen de mis discusiones y
mis vacilaciones, que Valmaseda venia a atacarlos
y era necesario que cada uno de ellos ocupara el
lugar que le correspondia cumpliendo con su deber.
Impuesto Augusto Arango de lo que pasaba, reu-
ni6 las fuerzas todas de que disponia, hablandoles
y exaltAndolas a que, Ilegado el moment de pelear,
cada uno lo hiciera como si de su personal actuaci6n
dependiera el triunfo. Dadas las disposiciones que
estim6 pertinentes, Eduardo e Ignacio Agramonte
ocuparon las trincheras que con anterioridad se ha-
bian abierto en Ceja de Bonilla, junto al puente de







Tomas Pio Betancourt. Colocado Ignacio Mora de
centinela sobre el puente, pasadas unas veinticuatro
horas, a las diez de la mariana del dia 28 de no-
viembre, radiante el sol y limpia la atm6sfera, reson6
en el espacio el grito de: jEl enemigo a la vista! Y
empez6 el combat. Los bisofios soldados de la li-
bertad atacaron con denuedo, deteniendo al adver-
sario. Esta acci6n fue gloriosa, y de gran resonancia
en favor de la incipiente lucha por la emancipaci6n
de Cuba.
Con el arribo de la expedici6n del general Ma-
nuel de Quesada, la revoluci6n en Camagiiey au-
ment6 en pujanza y volume. En mis de dos mil
podian calcularse los sublevados. Consecuente con
este aumento se celebraron elecciones para la for-
maci6n de una junta de gobierno. Verificadas estas,
aquel organismo se subrog6 luego en Asamblea del
Centro, compuesta de cinco miembros, siendo ellos,
Salvador Cisneros Betancourt, Eduardo Agramonte,
Ignacio Agramonte, Francisco Sanchez Betancourt y
Antonio Zambrana.
El primer decreto de esta fue aboliendo la escla-
vitud y el segundo designando jefe de las fuerzas
revolucionarias camagiieyanas al general Manuel de
Quesada. Napole6n Arango, en tanto, se dirigi6 a su
hermano Augusto, pidiendole que fuese a la ciudad
de Puerto Principe a fin de cerciorarse de que en la
ciudad nadie queria la guerra y pudiera entrevistarse
alli con un enviado del Capitan general.
Los asambleistas, que se encontraban en la finca
de Juan G6mez, recibieron la visit de Augusto






Conocedora, mas tarde la Asamblea del pro-
ceder de Napole6n Arango, dispuso que una corte
marcial lo juzgase y que el general Quesada dis-
pusiera su comparecencia. Comisionado el general
Manuel Boza para que llevara a efecto su arrest,
se dispuso a hacerlo, lo que no logr6, pues Napo-
le6n con sus razonamientos lo convenci6 de que
aquello no debia de ser. Nombrado despues, para
la misma misi6n Jer6nimo Boza, hombre de tes6n y
energia reconocida, afirm6 que Napole6n no ju-
garia con el como con su hermano Manuel. Present
en el campamiento de Napole6n, no lo dejaron pasar
hasta el lugar done aqudl se hallaba, hasta no ser
reconocido y hasta no ser autorizado. En la entre-
vista, Napoie6n logr6:hacerle ver al segundo Boza,
lo injusto que eran con d, por lo que determine
marcharse sin siquiera intentar conducirlo.
El general Quesada, en la necesidad de encontrar
quien trajera preso a Napole6n Arango, design al
coronel Angel del Castillo Agramonte, diciendole
que lo trajera vivo o nuerto al Cuartel General.
Angel del Castillo acept6 la comisi6n y ofreci6
cumplirla. Con s6lo parte de su fuerza se puso en
march, presentAndose frente a la especie de fortaleza
que tenia Napole6n Arango, y sin hacer caso del alto
que le diera el centinela, desarm6 a Este haciendolo
prisionero, asi como a toda la avanzada, y dirigiEn-
dose luego hasta la casa donde se encontraba Na-
pole6n, le hizo saber la orden que tenia, intimidan-
dolo a darse preso.
Las mujeres y hombres que lo rodeaban, supli-
caron a Angel del Castillo que no se lo llevara, a lo






que este respondi6: "Yo no soy en estos moments
mAs que un rudo soldado y tengo que cumplir la
disposici6n que me dieron de Ilevar vivo o muerto a
Napole6n Arango, y lo cumplirE al pie de la letra".
Custodiado por Angel del Castillo lleg6 aque a
presencia del general Quesada, acampado en Siba-
nici, para ser entregado mas tarde a la Corte marcial
que habia de juzgarlo. Pero antes de formarse esta
y de haberse nombrado el fiscal de la misma, vino
la Asamblea de Guaimaro que proclam6 el Go-
bierno y cuyo primer acuerdo, a petici6n del presi-
dente Carlos Manuel de Cespedes, fu6 conceder in-
dulto general, indulto en que estaba incluido Napo-
le6n Arango.




















LOS VILLARE1OS.-MISION DE SANGUILY
ENTREVISTA CON CESPEDES.

La Asamblea del Centro, en su afin de ganarse
a los villarefios para su causa, la de unificar la re-
volud6n dentro de unos mismos princpios demo-
craticos, comision6 a Manuel Sanguily para que en
su nombre conferenciara con los representantes de
las Cinco Villas. Se creia entonces en el Camagfiey,
que cada una de dichas villas se regia independien-
temente, raz6n por la cual Sanguily rog6 a la Asam-
blea le permitieran compartir la misi6n con personas
que le inspiraran confianza. Aprobada la idea fueron
designados junto con Sanguily, Luis Mola, Luis
Ayestaran y Domingo Guiral. Asi, distribuidos los
tres, cumplirian con mas rapidez la misi6n intere-
sada. Sanguily sali6 inmediatamente en direcci6n al
Oeste.
En El Cafetal, residencia de la familiar de Luis
Mola, dispuso Sanguily llamaran a Ayestaran y a
Guiral. Antes de que estos llegaran, supieron Mola







y Sanguily que los revolucionarios de Las Villas, con
el general Carlos Roloff a la cabeza, habian entrado
en el territorio camagiieyano y estaban acampados
en Candelaria. Sanguily y Mola se dirigieron a ese
lugar, en el que, dandose a conocer, convinieron en
reunirse para cambiar impresiones, tan pronto se
hicieran present los otros dos comisionados. Arri-
bados estos, en seguida se fueron todos a conferen-
ciar en la finca El Tinima. La reuni6n dur6 varias
horas. En ella los miembros del Comite villarefio
manifestaron que tenian compromise con Cespedes,
al cual verian cuanto antes, pero que se esforzarian
con el por atraerlo a las ideas de la Asamblea del
Centro, por estimarlas superiores y que, en el caso
de que Cespedes resistiera, ellos se pondrian del
lado de los camagiieyanos. Al volver Sanguily a dar
cuenta del resultado de la encomienda a los que se
la habian dado, recibi6 de los mismos, de Salvador
Cisneros Betancourt y de Ignacio Agramonte, afec-
tuosos parabienes (1).

Comisionados Ignacio Agramonte e Ignacio Mora
para que conferenciaran con Cespedes, salieron para
Oriente a entrevitarse con el hombre de la iniciativa
heroica que, acaso por eso se creia, c6mo por decreto
del destiny, investido de los poderes supremos de la
revoluci6n. La primera impresi6n que recibieron al
encontrarse con Cespedes y su comitiva, fue de
desagrado. El contrast que ofrecian ellos, vistiendo
chamarreta de rusia, calzados con zapatos corrientes
y colgando de la cintura el machete, era grande,

(1) Apindice N' 4.








porque Cespedes y los que. le acompaiiaban ves:
tian, poco mAs o menos, como los espafioles: cha-
queta azul de dril cazador, polaihas de charol o
cuero duro, espuelas de plata, ostentaban galones y
charreteras sobre los hombros y arrastraban sables
de valiosa empufiadura. Agramonte y Mora le ex-
presaron a Cespedes su manera de pensar en cuan-
to a la buena march de la revoluci6n, hasta entonces
con dos orientaciones, dos. corrientes de ideas en-
contradas pugnando por su dominion.

Sin asomo de suspicacia ni de recriminaci6n, ex-
pusieron Agramonte y Mora su pensar, que era el
de los camagiieyanos. Cespedes, despues de escu-
charlos, solemne, trat6 de convencerlos, pidiendoles
acatamiento a su autoridad. Mora y Agramonte, den-
tro de la mayor cortesia, le replicaron que era imposi-
ble, que ellos no reconocian ni reconocerian mas auto-
ridad que la que emanara del pueblo; que los cama-
giieyanos habian establecido ya un gobierno demo-
crAtico, mientras que ellos sostenian las mismas o pa-
recidas instituciones del gobierno colonial, bajo la
jefatura arbitraria de una sola persona: que ellos
querian la unificaci6n de poderes; pero rechazaban
cuanto tuviese visos de dictadura o caudillaje.

Dos o tres dias dur6 el cambio de impresiones,
acaloradas a veces, entire CAspedes y sus visitantes,
sin que, en definitive, se Ilegase a acuerdo alguno,
raz6n por la cual Agramonte y Mora se volvieron
a su provincia, acaso rumiando amarguras, con los
ojos ensombrecidos, mirando el ideal patrio extra-
viado en la ruta... Pero la situaci6n de Cespedes,

55







poco desputs de esa entrevista, comenz6 a hacerse
apremiante. A ello contribuya, por un lado, la in-
vasi6n de la region oriental por el general Valma-
seda, dando lugar al abandon e incendio de Ba-
yamo; por otro, el desacuerdo entire los jefes y oficia-
les, unidos a la absurda pretensi6n de Donato Mar-
mol de proclamarse dictador.

Mientras esto pasaba en Oriente, las ideas de go-
bierno de los camagiieyanos se habian hecho mas
fuertes. Los sublevados de Las Villas, al pasar los
numerosos contingentes por su territorio, camino de
Oriente, fueron detenidos en Sibanicui donde repre-
sentantes de la Asamblea del Centro se los gana-
ron para el plan de dar a la revoluci6n forma demo-
cratica y republican. Los villarefios que iban a ver
a Cespedes, desistieron de hacerlo por el moment.
El caudillo bayames, conocedor a poco de lo que
pasaba, ni apocado ni timido, se dispuso a dominar
la situaci6n, por lo que dirigi6 sus pasos hacia el
Camagiiey, seguido de su brillante sequito. En si-
lencio habia coordinado un proyecto, y con el dandole
vueltas en la mente se sinti6 alentado y henchido
de halagilefias esperanzas.


















EN GUAIMARO.-PROCLAMACION DE LA
REPUBLICA.-CESPEDES PRESIDENT.

Dotado estaba Cespedes de character y de inteli-
gencia superiores. Apasionado y brioso no se plegaba
facilmente. Tenia medula fuerte y alto concept de
su autoridad. Alma sin tutela la suya, no sabia de
saltos y dobleces. Su verdad la expresaba sin miedo
ni tapujos. Abroquelado en esas cualidades morales
entr6 en Guaimaro bajo los rayos de un sol abra-
sador, seguido de Francisco Vicente Aguilera, Ra-
m6n de Cespedes, Jose Maria y Eligio Izaguirre,
Francisco del Castillo, Jose Joaquin Palma, Manuel
de Jesus Pefia, Jesus Rodriguez, Jorge Milanes, Ma-
nuel Luis Aguilera y Fernando Figueredo. El pue-
blo todo se ech6 a la calle para verlo.

Sobre uno de los arcos de la torre de la iglesia,
alguien que alli estaba atalayado, dispuso echaran
a vuelo las campanas, apenas vislumbr6 su silueta.;
Las calls eran como canales diafanos por donde
corria la gente. Festones de flores adornaban algunas







ventanas. Ya en la plaza el ambiente era seco y
prefiado de polvo. A lo lejos, las siluetas de algunas
palmas se destacaban como talladas en gigantesca
esmeralda. Las nubes, como novias lejanas, cruza-
ban la suave transparencia del cielo. Las mujeres,
luciendo unas la cabellera suelta. y otras los tren-
zados cabellos, contemplaban alegres la caravana. A
veces habia entire ellas una como confusion de voces,
risas y gritos. Los nifos se empinaban para mejor
ver. Una negra, como simbolo de la vida que llevaba,
parecia como incrustada en la pared.
Y entraron los camagiieyanos, como bajo un con-
tinuo repique de bronces, Salvador Cisneros Betan-
court, Ignacio Agramonte y Francisco Sanchez Be-
tancourt, y detras, los villarefios Miguel Jer6nimo
Gutierrez, Honorato del Castillo, Eduardo Machado,
Antonio Losada, Arcadio Garcia y Tranquilino Val-
des. Ya en Guaimaro, reunidos los de una y otra
region, todo fue visiteos y conversaciones, juntas y
banquetes, desinteres y deposici6n absolute de am-
biciones. La cordialidad crecia y con ella la fe. Una
sola alma iba y venia, como brillante oleaje, de
uno en otro grupo. Todo era dialogo, cortesia, ceder
el paso, al igual que a las personas, a las ideas. El
entusiasmo, tanto tiempo contenido, rompia por mo-
mentos en sfibito regocijo. Hubierase dicho que pa-
saba sobre todos un viento de locura. Las risas y
exclamaciones de jibilo se prolongaban dilatandose,
ondulantes y musicales. Los pajaros asustados vola-
ban alto. Y lleg6 la noche con su corte de estrellas
asomadas a los balcones del cielo y sus silencios,
en los que se hubiera escuchado el ruido de un







insecto al escalar una flor, o el del gramal mecido
por la brisa. Parecia que se estaba en los prepara-
tivos de un bautizo. iY no era asi? INo se iba a bau-
tizar la Republica?
Y amaneci6 entire expresiones de jfbilo el 10 de
abril. En sesion secret se reunieron, de mafiana,
bajo la presidencia de Cespedes, los que habian de
levar a cabo la labor edificadora. Constituida la
Asamblea Nacional del pueblo cubano, acord6, pri-
meramente una declaraci6n de principios, y enco-
mendar a sus secretaries, los ciudadanos Ignacio
Agramonte y Antonio Zambrana, la redacci6n de un
proyecto de Constituci6n.
Y volvieron a reunirse por la tarde, en sesi6n pfi-
blica y solemne los miebros de la Asamblea Nacio-
nal, ya en funciones de Asamblea Constituyente. La
casona en que tenia lugar, amplia, espaciosa, re-
sult6 pequefia para cobijar la enorme concurrencia.
Henchida estaba de oficiales y soldados, de mujeres
y hombres. Del hirviente gentio, del mar de cabezas,
pareci6 brotar un solo voto: por la unificaci6n de
ideales. Cespedes, en breves palabras, dijo de lo
trascendental del acto, de la dificil labor a que iba
a darse comienzo. Y se di6 en seguida lectura al
proyecto de Constituc6n presentado, el que, tras li-
geras enmiendas y modificaciones, fue aprobado por
unanimidad. Se habia dado el primer paso firme.
La Reptfblica que, como un nifio se revolvia en el
vientre de la revoluci6n, habia visto la luz.
Y lleg6 el dia 11. Abierta la sesi6n por el pre-
sidente Cespedes, fueron leidas y dadas por buenas







las actas de las sesiones anteriores y ratificada la
aprobaci6n de la Carta Magna. Se trat6 despues
sobre la bandera de la Republica, hasta aquel mo-
mento con dos. Una, la enarbolada por los heroes y
martires del 50 y 51, la enarbolada por L6pez y por
Agiiero. La otra, la enarbolada en La Demajagua
por Cespedes. Este, con elocuencia conmovedora
defendi6 la suya. Agramonte y Zambrana y otros la
primera. El discurso de Zambrana fue como un olea-
je arrollador. La bandera de Cuba libre seria la
de las tres franjas azules y dos blancas y dentro de
un triangulo rojo la estrella solitaria. La de Ces-
pedes, asi se acord6, en desuso, pasaria a ser una
reliquia veneranda.















XIII


ELECTOS EL PRESIDENT Y JEFE DEL
EJERCITO

Terminadas las labores de la Asamblea Nacional,
entr6 esta en funciones de Camara de Represen-
tantes, con los mismos miembros. a excepci6n de
CAspedes. En sesi6n secret, fueron designados Sal-
vador Cisneros Betancourt, president, y secretaries,
Ignacio Agramonte y Antonio Zambrana. Posesio-
nados uno y otros de sus cargos, fueron elegidos,
por igual procedimiento, vicepresidente de la Cama-
ra, Mguel Jer6nimo Gutierrez y vicesecretarios, Mi-
guel Betancourt y Eduardo Machado. Constituida
la mesa directriz, la Camara comenz6 a trabajar.
Debia, lo primero, nombrar al president de la Re-
piiblica y al jefe del Ejercito.

El cumplimiento de este precepto constitutional
result sencillo, de mera formula, pues de antemano
se sabia quienes habrian de ser designados. Por
aclamaci6n estruendosa lo fueron, respectivamente.
Carlos Manuel de Cespedes y Manuel de Quesada






y Loynaz. En un ambiente de solemnidad y reco-
gimiento, entraron Cespedes y Quesada en el sal6n.
El primero, de pie y con la mano derecha puesta
sobre el tricolor que habian traido -desplegado al
viento- los villarefios, jur6 la dignidad de la mas
alta magistratura. Como desbordado de patri6tico
fervor, habl6 de amor y de deber. Sus frases, mas
que de los labios, parecian salir del coraz6n. Con
el pensamiento hundido en la realidad y venciendo
las inquietudes de su espiritu, con la raz6n y el sen-
timiento amalgamados, dej6 caer los pirrafos de su
discurso como una bendici6n. Seguro de que la in-
dependencia se conquistaria por la fuerza de las
armas, entire acometidas y defenses; pero que a la
libertad s6lo se Ilegaria por el respeto y acatamiento
a la ley, como en un grito dijo que con el heroismo
de todos contaba para consumer la independencia
y con la virtud de todos para consolidar la libertad
en la Rept~blica, asegurando finalmente que el pue-
blo podia contar con su abnegaci6n. Hay hombres
a quienes el amor por un ideal los domina, y son los
ap6stoles. Hay otros a quienes el odio los envenena,
y son los criminals.
Jur6 despu&s de Cespedes, el puesto de Jefe del
Ejercito, el general Manuel de Quesada. Luciendo
vistoso traje verde oscuro y calzando relucientes
botas adornadas con espuelas de plata, embargado
visiblemente por honda emoci6n, con las dos manos
en descanso sobre la empufiadura de la espada,
balbuce6, mis que express, que con esa espada en-
traria triunfante y seguido de sus fuerzas al capi-
tolio de los libres o la encontrarian en el campo de






batalla al lado de su cadaver. Pocos ojos se man-
tuvieron secos luego de escucharse estas palabras.

En march la Repiblica, una alegria ardorosa pa-
reci6 inundar las almas. La revoluci6n, nacida entire
celos y recelos, habia torado forma y se aprestaba,
en su primer ensayo de naci6n, a entrar resuelta,
en la vida democratic, del brazo de sus hombres
representatives lQuE movi6 tanto criteria divers a
seguir una misma senda? jQuidn sujet6 tanto brio
juvenile? jQuifn levant6, como a una voz, tantos co-
razones? lQuien dispuso el plan inico? 1Quien hizo
que el hombre de La Demajagua, que el var6n ce-
remonioso y grave, depusiera sus poderes, resignara
su autoridad a los pies de una mocedad engolosinada
de doctrinas ultraliberales? lQue fue lo que llev6
al tradicionalismo espafiol de unos a ceder ante el
romanticismo francs de otros? jEl patriotism!


















XIV


COMBATES Y TRIUNFOS.-IRREGULARI-
DADES.-EMBRIAGUEZ DE MANDO.

Como para festejar tan fausto acontecimiento, fe-
lices hechos de armas se sucedieron a raiz de la
proclamaci6n de la Repfblica. Los generals Vicente
Garcia y Francisco Rubalcava y otros, sostuvieron
encuentros en los que quedaron victoriosos. En uno
de ellos se hicieron numerosos prisioneros. Y aun-
que el general espafiol Valmaseda acababa de dispo-
ner la guerra a muerte, la CAmara de Representan-
tes declar6 libres esos prisioneros. Mas no queriendo
que pudiera su clemencia interpretarse como signo de
debilidad, declare inmediatamente que la guerra se
haria, por parte de los cubanos, en la misma forma
dispuesta por los espafioles: sin cuartel. Mas tarde.
en represalia a la confiscaci6n de los bienes perte-
necientes a los cubanos rebeldes, ordenada por el
gobierno realista, la Camara dispuso a su vez que se
consideraran propiedad de la Repiblica los bienes
pertenecientes a los espafioles y a cuantos le propor-
cionaran auxilio direct o indirectamente.






Sobre la Camara, en plena luna de miel, comenz6
a pesar una muy delicada area. Debia resolver de
prisa muy opuestos problems; debia, principalmente,
terminar con las discriminaciones de raza, organizer
el funcionamiento military, establecer nuevo orden ad-
ministrativo. Fuk la primera cuesti6n con que se en-
frent6, la referente a la esclavitud. La Asamblea del
Centro, al igual que Carlos Manuel de Cespedes en
sus primeros meses de poder dictatorial, la habia abo-
lido. La Constituci6n aprobada en GuAimaro, habia
proclamado libres todos los habitantes de la Isla. Sin
embargo, el asunto estaba sin resolver, porque no
podia tenerse al negro como emancipado mientras
no se le facilitara trabajo, al separarlo de su duefio.
Necesario era, pues, buscarle empleo al declararlo
libre y, en consecuencia, habia que reglamentar el
trabajo de los libertos, satisfaciendo asi a los in-
fortunados hijos de esa raza hasta entonces sumida
en Cuba, en la degradaci6n y la miseria. Y eso hizo
la Camara, y por ello fu la emancipaci6n en el cam-
po rebelde, una verdad; dej6 de ser el esclavo una
bestia de carga.
Pero la Repfiblica nacida en Guaimaro comenz6,
entire irregularidades y desacuerdos con la historic
y la naturaleza del pais, a dar tumbos de barco de-
sarbolado en mitad del mar. No se improvisa una
constituci6n como se improvisa una quintilla. No se
da vida a una naci6n, teniendo s6lo por base el va-
lor de unos cuantos miles de heroes y la lucidez de
unos cuantos talents. La Repiblica naci6 deforme,
con poderes formados por hombres inspirados en
distintas doctrinas, centralizadoras y hasta absolu-






tistas unas: liberals y hasta jacobinas otras. De
ahi la falta de armonia, desde un principio, entire el
poder legislative y el poder ejecutivo.

La Camara, depositaria de la supreme autoridad,
con facultades para nombrar y deponer al president
de la Repiblica, lo primero que estim6 prudent fue
declararse en sesi6n permanent hasta la terminaci6n
de la guerra. Sus labores s6lo tenian una condici6n
que le estorbaba. Era esta que sus acuerdos para
ser ejecutivos, debian ser sancionados por el presi-
dente. El poder Ejecutivo, por su parte, debia cum-
plir y hacer cumplir las leyes. De ahi que todo acto
realizado por uno o por otro fuese cebo para la
censura y la polemica, y estuviera sometido a crite-
rio del adversario, como algo personal o banderizo.





















DESTITUCION DE QUESADA.-ACTITUD
DEL GENERAL GARCIA IIIGUEZ.

De la cotidiana destilaci6n de acerbas critics
de parte y parte, pas6 la Camara a la acci6n en uno
de los iltimos dias del mes de agosto de 1869,
llamando al general Manuel de Quesada para que
respondiera a los cargos que se le hacian con motive
de la fracasada toma de Las Tunas. Obediente Que-
sada, se present, y con su informed y descargos
dej6, al parecer, satisfechos a sus acusadores. Pero
con aquel acto, indudablemente se levant el puente
que unia a los legisladores con el poder Ejecutivo.
Las revoluciones produce, ain en los mis fuertes
espiritus, descomposiciones morales. Las revolucio-
nes despiertan, en muchos de sus components, fie-
ras pasiones, embriagueces de mando, desorbitada
sed de sangre. En el pequefio scenario de las lu-
chas por la libertad de Cuba, comenzaba una pelea
sorda, entire equivocaciones y pugnas, entire contra-
posiciones y antagonismos, entire generosidades y
desprendimientos.







El general Manuel de Quesada experiment, a
poco, descontento ante las prerrogativas de que go-
zaba la Camara. Sintiendose falto de las facultades
que estimaba necesarias para la buena march de
la milicia, dirigi6 a la Camara un escrito que el re-
presentante Antonio Zambrana, por cuyas manos qui-
so hacerlo llegar a su destiny, se lo devolvi6, sin
presentarlo a la considerac6n de sus compafieros,
manifestandole que su lectura le habia hecho recor-
dar los discursos de Bonaparte poco antes de di-
solver, por la fuerza de las bayonetas, el Consejo
de los Quinientos. El pleito entraba en period
agudo. La nave de la Republica comenzaba a na-
vegar por un mar Ileno de escollos. Los animos se
agriaban por minute. La Camara puso cara de bronce
al General en jefe, en realidad sin dominion, y el
General ensefi6 pufio de hierro a la Camara enar-
decida.

Convocada por Quesada, tuvo lugar en los pri-
meros dias de diciembre de 1869, una reuni6n de
jefes y oficiales, preludio de otra de mas importan-
cia, celebrada el 15 en el Horc6n de Najasa, reu-
ni6n a la que asistierbn tambifn, a su reclamo, los
representantes Cisneros Betancourt y Rafael Mora-
les. Expuesto que hubo el invitante su opinion re-
ferente a sus limitadas atribuciones y dejado entrever
su criteria hasta cierto punto dictatorial, el repre-
sentante Morales se puso de pie y con elocuencia
que acaso no ahondaba en la realidad, defendi6 las
leyes promulgadas y vigentes y las cuales el general
Quesada estimaba estorbos infranqueables para el
buen desempefio de sus funciones. Llevado el de-







bate a terminos en que el general Quesada no tuvo
salida, se mostr6 deseoso de abandonar el puesto.
Dos dias despues de la referida reunion, la CAmara
de Representantes celebraba sesi6n en Palo Que-
mado, acordando deponerlo, pese a la amenaza de
que seria atacada por Bernabe de Varona, Bembeta.
Un tizne tragico parecia envolver la atm6sfera.
Tan radical resoluci6n de la Camara no fue del
agrado del president Cespedes, quien, ansioso de
conocer en detalles lo ocurrido, llam6 a su lado a
algunos jefes y oficiales adictos al general depuesto.
acto que, tomado como agravio a la Camara, di6
lugar a que Eduardo Machado, Ministro del Inte-
rior, y Vicente Aguilera, Ministro de la Guerra, le
presentaran la renuncia. Los poderes de la Rep6blica
se divorciaban. De una y otra parte brotaron voces
discrepantes. Los revolucionarios estaban demostran-
do que de una pechada no habian podido sacarse
del coraz6n el veneno que la colonia le habia infil-
trado. Que de un pueblo sin preparaci6n no se podia
de pronto hacer una naci6n. Era necesario, primero,
la revoluci6n: luego la paz, y luego la Repufblica.
Una revoluci6n no es el alzamiento en armas de
unos hombres sin program, ni una reptblica la
reuni6n de unos cuantos sofistas dados a la contro-
versia y unos cuantos valientes vaciados en moldes
de autoritarismo y caudillaje.
Cespedes se sinti6 amenazado. Antonio Zambrana,
por diferencias con el, fue el primero que habl6 de
deponerlo. Pero la Cimara no quiso entonces tomar,
en ese sentido, resoluci6n alguna, sin conocer el pen-
samiento, a ese respect, de las emigraciones revo-







lucionarias. Con el fin de conocerlo, comision6 al
representante Luis Ayestarin, quien, a su regreso del
extranjero, fue hecho prisionero y fusilado. Por otros
conductos pudo la Camara saber que las emigra-
ciones estimaban perjudicial a la causa la sustitu-
tuci6n de Cespedes en la presidencia de la Repd-
blica. En tanto, el descontento del ejercito se hacia
mas notable por moments, al extreme de que el
general Calixto Garcia Ifiiguez, en comunicaci6n di-
rigida a los legisladores, les manifest que si ellos
no deponian a Cespedes, el ejercito se veria en el caso
de hacerlo. La voz del general Garcia Ifiiguez tuvo
el acento &pico que correspondia a su jerarquia. Su
voz de alerta no era mis que el anuncio de lo que
vendria. La C&mara pasaba por moments de incer-
tidumbre. De conformidad con la petici6n de Garcia
Ifiguez, la mayoria de los representantes se dispuso
a proceder; pero le fue impossible hacerlo porque la
Camara no contaba en esos moments con nfmero
de representantes suficientes para legalmente cele-
brar sesi6n.


















DEPOSICION DE CESPEDES.-SALVADOR
CISNEROS BETANCOURT PRESIDENT.

Al entrar la revoluci6n en el afio 1873, la lucha
entire los poderes legislative y ejecutivo era sorda,
pero brava. Cespedes, al llegar abril, deseoso de con-
memorar el nuevo aniversario de la Repfiblica, dis-
puso la celebraci6n de un mitin a campo abierto. En
el habl6 Cespedes. Dijo, entire otras cosas, que iba
a solicitar de la Camara se le otorgara el derecho
de amnistiar. Los representantes alli presents se
mostraron contrarios a ese otorgamiento, por juzgar
ese derecho, privilegio de los reyes. Las relaciones,
despues de aquel acto piblico, comenzaron a ser
mAs Asperas. El desacuerdo entire uno y otro poder
creci6 de manera alarmante. El president y los
representantes, parecian hojas de papel azotadas por
una tempestad. Unos y otros sentian la necesidad
de vencerse. Escalofriante era lo que contaban al-
gunos de Cespedes. Doloroso lo que murmuraban
otros de la CAmara. La ira llevaba a esta al sadismo;
a aquel al cansancio y al temor. La pasi6n consumia







lo mejor de aquellos hombres. La 16gica, aplicada a
analizarlos, saldria maltrecha.
Fue Cespedes el que acaso provoc6 la precipita-
ci6n de los acontecimientos. En un manifiesto diri-
gido al pueblo por estimarlo, decia, la 6nica y ab-
soluta potestad que reconocia, pidi6, con dureza y
energia, independencia para el desenvolvimiento de
sus funciones. Conocido por los representantes Sal-
vador Cisneros Betancourt y Jesis Rodriguez, y lle-
gado a sus oidos que Cespedes habia concedido as-
censos en el ej&rcito atendiendo inicamente a su cri-
terio personal; anulado fallos de los Consejos de gue-
rra; contrariado la legislaci6n vigente, imponiendo y
perdonando penas; violado el sagrado derecho electo-
ral; modificado la organizaci6n de la judicatura y
atribuidose la jurisdicci6n plena de la guerra, esti-
maron necesario que la Camara se reuniera. LC6mo
lograrlo? Los representantes, los pocos que existian,
se hallaban dispersos. Eduardo Machado, enfermo
y casi extenuado, estaba en la Sierra; Jose Fornaris
y TomAs Estrada Palma, en las cercanias de Baya-
mo; Raman Perez Trujillo, en la ensenada de Banes,
y Luis Victoriano Betancourt, en Camagiiey. Los
diputados, electos, pero que no habian torado po-
sesi6n, Juan Rafael Castellanos, Juan B. Spotorno y
Marcos Garcia, en Las Villas.
S61o la tenacidad de Cisneros Betancourt y de
Jesis Rodriguez, venciendo obstaculos, marchando
con la tropa, enviando comisiones, haciendo venir en
camilla a algunos, pudo lograr lo que parecia im-
posible, ya que Cespedes, seguro de que si la Ca-







mara lograba reunirse seria depuesto, obstaculizaba
cuanto podia esa reuni6n. Hallandose Jesis Rodri-
guez en Arroy6n, recibi6 de Cespedes dos cartas
tratando de ganarselo a su partido.
Reunida por fin la mitad mas uno de los diputados
a la Camara, el 27 de octubre, en Bijagual, rodeada
por mas de dos mil hombres al mando del general
Calixto Garcia Ifiiguez, Ram6n Perez Trujillo y
Tomas Estrada Palma hicieron la proposici6n de
deponer a Cespedes como president, por haber in-
currido en extralimitaciones y desafueros. Marcos
Garcia, Eduardo Machado y Juan B. Spotorno ha-
blaron tambi&n en apoyo de la proposici6n. Some-
tida finalmente a votaci6n, fue aprobada, con s6lo
la excepci6n del voto de Salvador Cisneros Betan-
court, quien, seguramente por cuesti6n de delicadeza,
se abtuvo de votar. Aquel dia el hombre de La De-
majagua, el de la iniciativa gloriosa, pas6 a ser un
simple ciudadano de la Repiblica en armas. Aquel
dia comenz6 a recorrer, con la cruz al hombro, el
camino de su Calvario. Aquel dia pag6 a la vida la
culpa de ser grande.
Nombrado president interino de la Republica, el
que lo era de la Camara, Salvador Cisneros Betan-
court, fue uno de sus primeros actos -demostraci6n
de su desinteres- escribir a Francisco Vicente Agui-
lera, Vicepresidente de la Republica, exhortindolo a
que, cuanto antes, viniera a ponerse al frente del
poder Ejecutivo, a ocupar el puesto a que el pueblo
lo habia llevado por 6rgano de sus representantes.
Creia, por otra parte Cisneros Betancourt, que los
conocimientos que Aguilera habia adquirido entire los






emigrados, lo ponian en condiciones de utilizar mejor
sus servicios y de unirlos en sus trabajos y aspira-
ciones, hacienda desaparecer la malhadada division
en que influencias political y personales los habian
mantenido y mantenian.

A la Camara se dirigi6, asimismo, consultindole
-lo que estimaba cuesti6n trascendental para el mo-
mento y para la historia-sobre cuAl habia de ser la
conduct a observer con Carlos Manuel de Cespe-
des. No ignoraba Cisneros Betancourt que, en cir-
cunstancias normales, no habria motivo para ocupar-
se de la vida privada de aquel a quien sustituia.
Pero como Cespedes era el padre de la revoluci6n.
el primero en proclamar la independencia, conside-
raba un crime abandonarlo. Propuso Cisneros Be-
tancourt que se le atendiera en su nueva vida, pro-
veyendolo de una custodia. Y para que no fuera a
creerse pretensi6n suya implantar una costumbre que
en el future tomara fuerza de precepto, proclam6 su
propuesta algo de carActer puramente extraordinario,
en favor del hombre que habia abierto el libro de la
historic political de Cuba y escrito en sus pAginas el
primer capitulo de su future grandeza lAtendi6 la
Camara a lo propuesto por su president? No. Cis-
pedes fue abandonado a su suerte. Privado de toda
escolta, err6 por los montes hasta caer en San Lo-
renza, aureolado por la gloria y el martirio. La
muerte destruy6 a Cespedes, el hombre que formaba
parte -parte muy notable- del patrimonio de la
patria.
















XVII


INSUBORDINACION

El period presidential de Salvador Cisneros Be-
tancourt se signific6 -segin el decir de Enrique
Collazo en su libro Desde Yara hasta el Zanj6n-
por los esfuerzos que llev6 a cabo en pro del ade-
lanto y organizaci6n military, asi como tambien por
lo que hizo a fin de mantener relaciones de concor-
dia y compenetraci6n con la CAmara. No obstante
eso, algunos jefes, encabezados por el general Vi-
cente Garcia, inconformes con algunas de sus re-
soluciones, comenzaron, desde un principio, a cons-
pirar, a mostrarseles francamente rebeldes, hacien-
dolo andar como entire un pugilato de obstaculos,
entire banderolas caudillescas.

La actitud del jefe tunero tom6 proporciones agre-
sivas al ser nombrado Secretario de la Guerra y ser
cubiertas las jefaturas del ejercito en Oriente con
los generals Calixto Garcia Ifiiguez y Maximo G6-
mez. De ahi que al convocar el president a una
reuni6n en San Diego de Buenaventura para exte-







riorizar sus planes encaminados a invadir Las Villas,
se mostrara contrario a esos planes. El tAbano de la
maledicencia y del rencor cay6 sobre el gobierno de
Cisneros Betancourt. Embustes, cuando no maliciosas
sugestiones, cruzaban la atm6sfera. Por entire la ma-
rafia de las palabras culebreaba a ratios la perfidia.
Las pasiones encalabrinadas se desbordaban. Las
reacciones mas alarmantes, hijas de la fecunda ima-
ginaci6n, corrian de un grupo a otro como envueltas
en un torbellino.
Vicente Garcia levant la bandera de la insubor-
dinaci6n y golpe6 fuerte sobre los debiles sillares del
gobierno. La revoluci6n, en consecuencia, volvi6, co-
mo en los tiempos de Cespedes, a ser campo de
intestines grescas, de inescrupulosas revueltas. En
aras de un partidarismo contrario a la raz6n, y de
un regionalismo absurdo, se Ilevaba a la patria, a la
mas negra emboscada. En la sombra se conspiraba.
Partidarios de Cespedes se pusieron al lado de los
sediciosos de Las Lagunas de Varona. Otros grupos
tambien participaban del desorden. 1Por que la opo-
sici6n de Vicente Garcia al gobierno de Cisneros
Betancourt? Principalmente por estar imbuido de un
partidarismo y de un regionalismo ciego, sin ver
que asi Ilevaba la patria, entire violencias sectarias,
a la disoluci6n.
Momentos hubo en que pareci6 renacer la calma.
Fue este cuando el general Vicente Garcia asumi6
nuevamente la jefatura del ejercito en el departamento
oriental, en raz6n de haber caido prisionero de los
espafioles -rubricada la frente por el plomo de una
bala de su propio rev6lver- el general Calixto Gar-






cia Ifiiguez. Mas no fue asi. El desorden y la indis-
ciplina habian arraigado ya en su coraz6n. El general
Vicente Garcia, ind6cil a la obediencia, no cumpli6
las determinaciones del president, negindose a en-
viar los refuerzos dispuestos para la anunciada in-
vasi6n del territorio villarefio por el general Maximo
G6mez. En Las Lagunas de Varona se hizo fuerte,
y desde alli pas6 a la Camara un escrito pidiendo
la renuncia o deposici6n de Cisneros Betancourt; el
nombramiento de un gobierno provisional, limitado
en sus funciones a cuatro meses; la celebracf6n de
elecciones para representantes, los que debian, ya
en posesi6n, nombrar al nuevo president de la Re-
piblica, y revisar y enmendar la Constituci6n, disol-
viendose tan pronto Ilevara a cabo su cometido.
Conocedor Cisneros Betancourt de lo que pedian
los amotinados encabezados por Vicente Garcia, se
di6 prisa en presentar la renuncia, pero la Camara no
se reuni6 para tomarla en cuenta, dando con ello pa-
bulo para que el movimiento sedicioso se hiciera mas
patente y amenazador. En vano se quiso conciliar
las opinions contradictorias. Vicente Garcia le ha-
bia declarado al president una guerra sin piedad
ni misericordia.
El caudillismo triunfaba. El poder Ejecutivo se
revolvia dentro de una atm6sfera discola y rencorosa.
La terquedad, que es el caracter de los brutos, no
oia razones. Todo era algarada, conspiraci6n e hi-
perestesia aguda. Ansioso, sin embargo, Cisneros
Betancourt, de conjurar la crisis antes de que pu-
diera estallar la guerra civil, sin tender a las obser-
vaciones que se le hicieron, en compafiia del coronel







Mariano Polhamus, Vice-Secretario de la Guerra, y
de su ayudante el Teniente Santiago D. M.ndez,
y de una escolta de seis hombres, se puso en march
hacia el lugar donde se hallaban las fuerzas decla-
radas en rebeldia. Sereno, se present en el cam-
pamento. Pero su sorpresa fuE grande al verse re-
cibido sin las consideraciones debidas, y oir de labios
de uno de los oficiales de Vicente Garcia, que le
extrafiaba su visit, irreverencia a la que, sin poder
contenerse, respondi6, con dignidad, haciendole sa-
ber que era el president de la Republica. No quiso
el general Vicente Garcia, voluntarioso y soberbio,
recibirlo, por lo que ante la disyuntiva de tener que
castigar aquel violent desacato, o sacrificar su amor
propio, opt6 Cisneros por lo ultimo, fijo los ojos
en el porvenir de la patria. No hay heroe superior
a aqu6l que sabe dominar sus pasiones. Se nece-
sita mas valor para tolerar una injuria que para
castigarla cuando castigarla puede traerle un gran
mal a la patria.















XVIII


SPOTORNO PRESIDENTE.-
DECAIMIENTO

Reunida al fin la Camara el dia 30 de abril de
1875, en sesf6n presidida por el coronel Juan B. Spo-
torno, luego de oir lo informado por el representante
Bartolome Mas6, testigo del incident que tuvo lugar
en Las Lagunas de Varona, entire el president Cis-
neros Betancourt y algunos oficiales de las fuerzas
del general Vicente Garcia, nombr6 una comisi6n
para que, con toda urgencia, pidiese al general Gar-
cia concretara sus pretensiones. Llevada a cabo la
encomienda, el general en rebeldia reiter6, prepo-
tente, cuanto habia suscrito con anterioridad. Dada
cuenta a la Camara del resultado obtenido por los
comisionados, decidi6 aquella reunirse. Tras largas
discusiones y debates, de acusaciones y defenses,
acord6 que los representantes Perez Trujillo y Eduar-
do Machado llevaran al general Vicente Garcia su
respuesta, que no era otra que participarle que de
cuanto por l1 y sus adictos se solicitaba, s6lo era
viable, por el moment, la elecci6n de un nuevo pre-






sidente, a virtud de habersele aceptado la renuncia de
su cargo a quien venia desempefiandolo.

Designado para ocupar la presidencia de la Re-
p~blica, el coronel Juan B. Spotorno, Cisneros Be-
tancourt pas6 a la categoria de simple ciudadano,
sin grado military alguno. Como Cespedes al ser de-
puesto, pens6 que los revolucionarios eran buenos;
pero que la revoluci6n era una bestia que devoraba
a sus mejores hijos.
Sin ponerse a intrigar contra el nuevo gobierno,
busc6 refugio en el silencio, alentado por la esperan-
za, que nunca lo abandon. La esperanza ayuda a
vivir tanto a los pueblos como a los individuos. No se
puso Cisneros Betancourt de traficante de iras, ni
de cruzado de la amargura, a pregonar el desaliento.
Para 1e mandar no era lo primero, sino servir a la
patria, no importaba c6mo ni en que circunstancias.
Echando en olvido agravios personales; seguro de
que sobre su dignidad se habian mellado las flechas
de la calumnia, sinti6, al abandonar la presidencia,
como un manto de consagraci6n sobre los hombros.
Y como no se crey6 hombre initil para que se le
declarara jubilado, se puso a la disposici6n del go-
bierno para ir a ocupar el puesto a que se le qui-
siera destinar. Bridas en el alma le habian puesto
los acontecimientos, no cadenas.

Coincidiendo con el abandon del poder supremo
de la Repfblica y de su nueva elecci6n para repre-
sentante, Ilegaron a su lado sus hijos Agustin y
Gaspar, como un duro mentis a los que se habian
atrevido a acusarle de tenerlos estudiando en Espafia,






mientras la guerra entire cubanos y espafioles era
cada dia mas tremenda e inhumana. A Agustin se
le nombr6 medico del regimiento Bonilla, y a Gaspar
agregado a la Sanidad Militar. Los dos tuvieron,
ingresados en el ejercito, ocasi6n de probar su
valor. Hallandose acampados en las cercanias de
Puerto Principe, junto al coronel Enrique Mola,
fueron sorprendidos por el enemigo, teniendo necesi-
dad de hacer uso de sus armas, evitando asi que la
acci6n tuviera mayores fatales consecuencias. Otra
vez, una column enemiga los atac6, logrando Agus-
tin escapar milagrosamente de ser muerto. En esa
acci6n hall la muerte el coronel y representante
Francisco la Rifa, uno de los mis positives valores
de la revoluci6n. Dispersos los hall el general G6-
mez, al hacer un recorrido por esa zona, incorporin-
dolos a su tropa.
La presidencia de Spotorno se sefial6 por la pro-
mulgacf6n del decreto disponiendo que los revolu-
cionarios debian tener por espias, y, como a tales
juzgarlos sumariamente, a todos los individuos que
procedentes del campo espafiol, se presentaran, ha-
ciendo, de palabra o por escrito, proposiciones de
paz que no estuvieran basadas en el reconocimiento
de la independencia de Cuba. Por lo demas, fue
durante su presidencia que el mayor descontento
cundi6 entire los mas fuertes nicleos del ejercito, a
virtud, principalmente, del triunfo obtenido por los
amotinados de Las Lagunas de Varona. Al Arbol de
la revoluci6n le comian las raices los gusanos.
Reunida la Camara de Representantes en sesi6n
extraordinaria, el dia 26 de marzo de 1876, acord6







nombrar president de la Repfiblica en propiedad-
puesto que tanto Cisneros Betancourt como Spo-
torno lo habian sido interinos-a Tomas Estrada Pal-
ma. (1) Este, apenas entr6 en funciones, dispuso que
se imprimiese a la guerra el sell de la civilizaci6n
y de la humanidad. Conocida por el Capitan General
espafiol Martinez Campos, la referida disposici6n,
prohibit a su vez a los jefes y oficiales del Ejercito
a sus 6rdenes, que ejercieran represalia, previnien-
doles que castigaria con severidad las infracciones de
estas ;rdenes. En vano Estrada Palma mantuvo
durante alguin tiempo, en alto, la bandera de la Re-
puiblica. Los recelos y las censuras comenzaron a
requebrajarle los sillares a su gobierno. La deca-
dencia se inici6. La fe se debilitaba, vacilaba auin en
los espiritus mas firmes. Un viento de tempestad
parecia querer dispersarlos, abatir a sus jefes, acon-
gojar a la milicia. Fermentos de disoluci6n, brotes
de indisciplina surgian por todas parties. La pelea
del cuart6n y el compadrazgo mostraban su cabeza
de Medusa a cada instant. Agresores invisibles unos,
y visible otros, dejaban oir sus predicciones, nuncios
de desastres. Las armas, las pocas armas con que
contaban, o permanecian en la inercia, oxidandose,
o estaban esgrimiendose en luchas fratricidas, o en
inftiles tareas. Las pasiones excitadas habian hecho
presa de las almas, llevandolas a absurdas disputes.
Los mas constantes y significados peleadores se con-
gregaban para, juntos, devorar una angustia cuando
no una afrenta, o meditar en la posibilidad de tener


(1) Apendice N' 5.







que abandonar aquellos campos libres, teatro de tan-
tas hazafias y glorias y tumba de tantos denodados
compaieros que pagaron con la vida su amor a la
patria. La revoluci6n, sin guia ni sistema, se venia
abajo, entire un chocar incesante de inflexiones e im-
presiones. La fatiga, el cansancio, la tristeza, se re-
flejaba en todos los rostros. Al andar, eran los sol-
dados --segitn el decir del coronel Ram6n Roa-
como las luces fosf6ricas que hacen mAs horripilante
la oscuridad del cementerio...




















XIX


VACILACIONES.-VICENTE GARCIA
PRESIDENTE.-HACIA LA PAZ

Prisionero el president de la Repiblica Tomas
Estrada Palma, quien habia durante su gobierno in-
troducido reforms favorables a la regulaci6n del co-
rreo interno y de la comunicaci6n con el exterior;
establecido hospitals y talleres, y castigado, asimis-
mo, los abuses que se comedian al amparo de la
bandera de la revoluci6n, no hubiera parecido err6-
neo pensar que suceso por una parte tan deplora-
ble, pudiera traer alg6n beneficio a la causa, dada
la oposici6n sin cuartel que al mismo se le venia ha-
ciendo. Mas no fuE asi, sin embargo. Elevado -por
sustituci6n reglamentaria- al alto puesto vacant, el
representante, general Francisco Javier de Cespedes,
este, apenas en posesi6n del Poder Ejecutivo, se
vi6 frente a tanto problema de dificil soluci6n, y a
tanto desconcierto de voluntades, que sin darse a
pensar much, present a la CAmara de Represen-
tantes la renuncia del mismo, renuncia que la Camara
le acept6, al mismo tiempo que la presentada, como







Secretario de la Guerra, por el general Maximo G6-
mez, zaherido y amargado desde hacia tiempo, a tal
extreme que estuvo a un paso de abandonar la isla,
es decir, los campos de la revoluci6n, teatro de sus
proezas, y marchar sin rumbo, a donde el destino lo
Ilevara...

Descabezada la Republica, la Camara se reuni6
a fin de designer la persona que debia empufiar las
riendas del Poder Ejecutivo. La situaci6n era ca6ti-
ca. ZA quiEn otorgar ese poder, encomendarle tan
comprometedora dignidad, investirlo de tan honrosa
distinci6n? 1A Salvador Cisneros Betancourt? ZA
Juan B. Spotorno? Ya ellos habian sido presidents,
y por haberlo sido habian sido moralmente apaleados.
ISobre que hombre, lo mismo en la paz que en la
guerra, que haya ocupado puesto sobresaliente, no
cay6 algo de lodo y much de hiel? No; ellos no
podian volver a serlo. Habia que buscar un hombre
nuevo. En eso se estaba, cuando Cisneros Betan-
court, despuds de much meditarlo, lleg6 a la con-
clusi6n de que era el general Vicente Garcia el
hombre.
A esta determinaci6n lleg6 Cisneros Betancourt,
enemigo jurado de aquel, por estimar que teniendo
Vicente Garcia a su lado un nficleo de jefes y ofi-
ciales meritisimos, le seria facil la formaci6n de un
gabinete con el cual echar a andar el gobierno por
sendas de orden y respeto. El destino concede a
los humans el derecho de errar y tambien el de
arrepentirse de haber errado. iNo habia errado Vi-
cente Garcia el camino, queriendo llevar una vez la







Repablica, por medio de maniobras motineras, a la
dictadura demag6gica? Pues haciendole president
-pensaba Cisneros Betancourt- podria, arrepenti-
do, Ilevarla por vias limpias de riesgos a la estabi-
lidad verdadera.
Designado Vicente Garcia president, hubo mo-
mentos de confusion en el ambiente. Tal designaci6n
fue aceptada con recelo por lo mas, con reserve por
unos, con regocijo por los menos. Sobre Vicente
Garcia pesaba el recuerdo de lo acaecido en Las La-
gunas de Varona, asi como la desobediencia a las
6rdenes emanadas de los gobiernos de Cisneros Be-
tancourt y Estrada Palma. No hallandose el pre-
sente, se le envi6 un propio, portador del nombra-
miento.
La Camara continue reunida, deseosa de pulsar la
situaci6n y buscar, en cuanto le fuera possible, re-
medio a los males que la aquejaban. En esta tarea
se hallaba cuando un grupo numeroso de jefes y
oficiales del Ejercito se reuni6 para tratar acerca de
la manera de lograr la suspension de las hostilidades
por un plazo determinado. En relaci6n con este pro-
yecto, el general Maximo G6mez estim6 convenient
dirigirse al Capitan General espafiol Arsenio Marti-
nez Campos, proponikndoselo, creyendo que du-
rante esa suspension de las hostilidades, pudiera
llegar a las playas cubanas la expedici6n que habia
ido a buscar a los Estados Unidos de America, el
general Julio Sanguily, en compafiia de su hermano,
el coronel Manuel Sanguily. En el caso de no llegar
esa expedici6n, pensaba G6mez, se reunirian cuantos







residian en los campos libres, al amparo de la ban-
dera de la Republica, en asamblea popular de modo
que fuese la que decidiera si se buscaba la paz o se
continuaba en guerra. Dado a conocer a la Camara
el proyecto, 6sta se neg6 a intervenir en negocia-
clones de paz con el gobierno espafiol.
Conocido el criterio de los representantes, el
coronel Gabriel Gonzalez reuni6 de nuevo un grupo
de jefes y oficiales y les habl6 para decirles que
puesto que los legisladores se negaban a negociar la
paz, los militares debian hacerlo. Los Animos se exci-
taron al extreme de temer que las fuerzas armadas
abandonaran el sitio donde la Camara estaba reuni-
da, dejando en el desamparo mas absolute a sus
components. La discusi6n se hizo tirante, la con-
troversia Aspera, hacienda vislumbrar la tragedia. La
division era honda. En vano los mas caracterizados
jefes intervenian, para condenar la perturbaci6n y
proponer, como la tinica forma salvadora, la coor-
dinaci6n en el esfuerzo. Todo parecia en vano. Re-
comendar calma y buenas maneras, era como reco-
mendar ahorro a un pobre de solemnidad o pedir a
un hambriento que comiera poco. El tiempo se per-
dia en futilezas y acritudes. La estructura de la re-
voluci6n se habia roto en pedazos y era en vano
querer darle nueva forma y nueva vida.
Pasados los moments de perplejidad y desa-
sosiego, se acord6 enviar al teniente coronel Antonio
Estrada a entrevistarse con su tio Carlos Duque Es-
trada, prisionero de los espafioles, con el fin de que
el mismo pidiera al comandante general del depar-






tamento camagileyano, hiciera proposiciones de paz.
El referido jefe espafiol, tan pronto escuch6 las inm
dicaciones que le hiciera Duque Estrada, sin con-
venio alguno, ni consult, dispuso la suspension de
hostilidades, y envi6 al propio Duque Estrada a en-
terar a los insurrectos de su resoluci6n. Llegado que
hubo Duque Estrada a presencia del brigadier Gre-
gorio Benitez, este intent ponerlo preso, lo que no
Ilev6 a cabo, por consejo de various diputados y jefes
y oficiales. Aquel acto fue el primero del drama
pr6ximo a representarse. Parece una paradoja; pero
no lo es, que a veces es convenient dar un empuj6n
a quien estA amenazando caerse, a fin de hacerle
reaccionar y conservar el equilibrio. De seguro que
si alguno hubiese dado un empuj6n a aquellos hom-
bres, los hubiera hecho reaccionar y guardar la ade
bida compostura. No se lo dieron, y cayeron, o
mis bien, se precipitaron. Es mAs dificil detenerse
cuando se va bajando una cuesta empinada, que
cuando se la va subiendo.






















DESAVENENCIA.-HACIA LA PAZ

Estando el general Maximo G6mez y los repre-
sentantes Juan B. Spotorno y Federico Betancourt
en el campamento del brigadier Gregorio Benitez,
supieron que este, sin pedirles parecer alguno, habia
dispuesto que Emilio Luaces y Ram6n Roa salieran
para Chorrillo, donde se encontraba el general Mar-
tinez Campos y conferenciaran con el, acordando.
a ser possible, una pr6rroga de la suspension de las
hostilidades, cosa que ya habia prometido por su
cuenta el general Casola. Conforme a las instruc-
ciones recibidas, Luaces y Roa se entrevistaron con
el Capitan General espafiol, logrando lo solicitado.

iQua habia hecho, en tanto, el primer magistrado
de la Repfiblica, bamboleante en sus manos? Pues
por propia determinaci6n se habia entrevistado con
el general espafiol Prendergast en Las Tunas, y re-
cibido de sus manos un pliego de condiciones acerca
de la mejor manera de arribar a la paz. Mas tarde,
di6 cuenta a la Camara de las condiciones propues-









tas por Prendergast. La Camara, reunida en Bonilla
el dia 5 de febrero de 1878, se neg6, por su cuenta, a
formular proposiciones para el arreglo. En verdad,
aunque ya parecia que todos los cubanos rebeldes
estaban inclinados a llegar, de cualquier manera, a la
paz, hasta ese dia no se habia hablado de ella abier-
tamente y sin recato alguno. Aquel dia, la semilla se
hizo plant y la plant comenz6 a dar fruto. Aquel
dia, del vientre de la libertad pareci6 brotar el li-
bertinaje, dando lugar a que la revolucf6n pareciera
un manicomio en el que hasta los loqueros se habian
vuelto locos.
Tras estos sucesos, vuelta la calma a los espiritus,
el general Vicente Garcia se entrevist6 con el ge-
neral Martinez Campos, hablando acerca del mejor
modo de negociar la paz. Pero los dias pasaban y
no se llegaba a una soluci6n, por lo que, estando ya
pr6ximo a espirar el plazo de la suspension de hos-
tilidades, las fuerzas armadas todas se reunieron,
manifestando, casi por unanimidad, sus deseos de
cesar en la lucha, a cuyo efecto, arriaron sus pendo-
nes y banderines localistas que decian de intransi-
gencias, y enarbolaron otros de conformidad con
los que exigia perentoriamente la realidad amarga.
Desecha la formaci6n, el espiritu military que habia
tenido la reuni6n, volvieron a agruparse como ciu-
dadanos, exteriorizando los mismos deseos. Cono-
cido todo esto, los representantes acordaron disolver
la Camara. De esta disoluci6n protest Salvador Cis-
neros Betancourt. Hay valores humans a quienes ni
el tiempo ni las circunstancias hacen cambiar su sus-
tancia.








Acordada la creaci6n de un comite, encargado de
ajustar la paz, este qued6 constituido por el briga-
dier Rafael Rodriguez, los diputados Juan B. Spo-
torno y Ram6n Perez Trujillo, el brigadier Manuel
Suarez, el coronel Enrique Mola y el teniente coronel
Ram6n Roa. Este comite design mas tarde a Emilio
Luaces y a Ram6n Roa para que en su nombre ajus-
taran el convenio. Al regresar Luaces y Roa, cum-
plida su misi6n, se encontraron con que Vicente Gar-
cia se habia marchado para Oriente, prometiendo
regresar al dia siguiente de aquel en que se acordara
la capitulaci6n. Sin embargo, apenas alejado del lu-
gar donde se Ilevaba a cabo el articulado del con-
venio, despach6 emisarios en busca del general
Antonio Maceo, a fin de emprender juntos una cam-
pafia en contra de la capitulaci6n.
iQu6 se proponia el president de la Repblica
agonizante, con esa actitud? iSinceramente pretendia
continuar la guerra? Si era ese su prop6sito ipor que
-como interroga Ram6n Roa- no le arranc6 un
laurel a la fortune, derogando las 6rdenes dadas al
brigadier Gregorio Benitez? LPor que no le notific6
a Martinez Campos su determinaci6n de romper de
nuevo las hostilidades en vez de comprometerse a
no romperlas? IPor que no arrest y llev6 a la eje-
cuci6n sumaria a los que, en su presencia, hablaron
de capitulaci6n? Pese a todo, un sentimiento de im-
paciente expectativa comenz6 a extenderse de hom-
bre en hombre. La palabra paz se repetia sin cesar.
La clepsidra del heroismo se vaciaba por moments.
El drama de la guerra parecia llegar a su acto final.
Los acontecimientos se precipitaban. El animo de-







caia aitn en los mis enteros y abnegados. S61o la
actitud de los representantes que se opusieron a en-
trar en negociaciones, detuvo por un moment el to-
tal derrumbe, que al fin vino, pues Spotorno reuni6
la Camara en sesi6n extraordinaria, hacienda renun-
cia en ella de su cargo, acci6n en la que lo acom-
pafiaron casi todos los compaiieros. Casi todos, por-
que Salvador Cisneros Betancourt expuso que en
otras circunstancias no hubiera vacilado un instant
en renunciar, pero que en aquellos moments de
prueba, cuando la patria atravesaba por situaci6n tan
dificil, prefiada de peligro, su dignidad, su concien-
cia de cubano se lo impedian. No quiso 1e dejar ex-
pedito el camino para tratar con el enemigo sobre
bases que no estimaba las de la independencia que
habia jurado defender. Aleg6 que se queria echar
sobre una sola parte, la del Camagiiey, la enorme
responsabilidad ante la historic. Por iltimo, declare
que estimaba illegal cuanto se estaba realizando y
que se mantendria en su puesto de representante a
la CAmara, y continuaria siendolo mientras no le re-
tirara sus poderes la mayoria de los ciudadanos que
se lo dieron. Los que sepan de honrosas actitudes
no podran olvidar nunca la del glorioso paladin en
hora tan desconcertante y memorable.

Y lleg6 la hora de plegar la bandera de la rebel-
dia, durante diez afios sostenida en alto. Vanos fue-
ron los esfuerzos de algunos. Continuar la lucha
contra un enemigo superior en nimero y en arma-
mentos, era initil. Los insurrectos cansados, ham-
brientos, diezmados por las enfermedades, no podian
mas. Por eso, porque no podian mas, por no poder







mas, animados por el poco de juicio que les quedaba,
pensaron que debian capitular.
No faltaron entonces quienes, en falsa contric-
ci6n, atacados de ins6lita fiebre belica, lanzaran sus
dardos envenenados, vaciaran sus espuertas lenas de
inquina sobre los que llevaron a cabo la concertaci6n
del pacto. A esos se les pas6 el tiempo en girrula
palabreria, pues abiertos al libre transito los campos,
hubieran podido, si querian seguir luchando, tomar
el camino de Oriente donde el general Antonio Ma-
ceo continuaba dispuesto a no rendir la espada.
Fijado el 28 de febrero de 1878 para llevar a caoo
la capitulaci6n, el comite de los siete, con sobrado
tiempo, envi6 comisionados a los distintos jefes de
fuerzas diseminadas por el territorio, a fin de que,
en caso de asentimiento, se adhirieran sin reparos.
El 28 de febrero, con Ilanto de sangre en los ojos,
cerrados los pufios, mordiendose los labios, los cu-
banos hasta ese dia rebeldes a Espafia, entraron en
las ciudades y los pueblos rindiendo las armas. Aquel
dia, con el coraz6n clavado de espinas, esos cubanos
lucieron tan grandes mostrindose vencidos en busca
de la paz y de la vida, como se habian mostrado
grandes en la guerra, en busca de la gloria y de la
muerte.




















XXI


EL ZANJON.-EN NEW YORK.-EN CUBA

Desputs de diez afios de lucha, la capitulaci6n
fue un hecho. El convenio, paradojal en sus conse-
cuencias, se firm en el Zanj6n. Pero sus clausulas,
mas que afirmar la paz, engendraron una nueva gue-
rra, porque en la conciencia del cubano qued6 algo
que no pudo morir, y se eslabonaria de padres a
hijos. El que habia combatido y se habia visto bur-
lado, increpaba a los burladores. Los cubanos que
se habian rendido ante la imperiosa necesidad serian
como verticales manos, suspendidas permanentemente
ante el gobierno colonial. A la mistica de la rebeldia
en acci6n, sucederia la mistica de la rebeldia moral;
a la espada, la pluma. Tales eran las ideas que que-
daron dando vueltas en la mente de Salvador Cisne-
ros Betancourt.
Sin sefialar como traidores a los que habian acep-
tado el pacto, o mejor, a los que habian hecho po-
sible su tramitaci6n, busc6 a sus hijos y, de acuerdo
con su conciencia, se mantuvo en el que crey6 su
lugar, sin entrar con los capitulados en Puerto Prin-








cipe el 4 de marzo de 1878. En companiia de unos
pocos hombres se qued6 en Punta de Diamante de
la Caridad, a media legua de la ciudad. Alli, en-
fermo, permaneci6 durante various dias. Alli recibi6,
asistido de Juan Guzman, Agustin Recio y Ram6n
Zaldivar, la vista del general Martinez Campos.
Para ev'tar habladurias en el future, quiso tener quie-
nes puderan atestiguar lo que iba a decirle al afortu-
nado pacificador. Respetuoso, pero altivo, le dijo su
inconformidad con el pacto, porque de su articulado
no se desprendia que los cubanos dejaran de ser co-
lonos. Le dijo que la sociedad cubana estaria, des-
pu&s del convenio, mas corrompida, ya que en el
mismo no se reconocian los matrimon'os efectuados
de buena fe, en consonancia con las leyes de la Re-
publica proclamada en Gu.aimaro en abril de 1869.
Dijo, como si la voz de las tumbas animara la suya,
que la esclavitud del hombre negro quedaba vigente.

Terminada esta entrevista, pasados unos dias, es-
cribia Cisneros Betancourt una carta al general Caso-
la, marchindose en seguida (1). Maltratada el al-
ma, sin mas ropas que las que Ilevaba puestas, con los
ojos fatigados, cansados de ver penas y villanias,
con la boca contraida como en mohin de tristeza, se
ech6 a la mar, camino de Jamaica, donde permanecio
una o dos semanas, pasando a New York, donde, en
gestiones para llevar a Cuba una expedici6n, lo en-
contr6 Maceo, quien le hizo saber, acongojado, que
los fltimos rebeldes habian rendido las armas, que


(1) Apindice N' 7.







la guerra habia cesado totalmente en Cuba, que la
paz era un hecho consumado.

Vegetando se hallaba en New York en 1884,
cuando los generals G6mez y Maceo, unidos al doc-
tor Eusebio HernAndez, le pidieron -luego de ente-
rarlo de los planes que tenian- viniera a Cuba a
tentar la opinion del pueblo en relaci6n con el movi-
miento revolucionario que estaban preparando. Acep-
tada la riesgosa misi6n, lo primero que hizo fu6
gestionar la visa espafiola ante el c6nsul de su pa-
saporte de ciudadano americano. Al ser interrogado
por este, en relaci6n con el motive de su viaje, ex-
pres6 que era el de solicitar la devoluci6n de sus
bienes embargados. El C6nsul, tal vez respondiendo
a la political de cordialidad que -aunque s6lo fuese
en apariencia- mantenia Espaiia a la saz6n, se mos-
tr6 deseoso de servirlo. A los efectos, daria cuenta
de sus deseos a la primera autoridad de la Isla que,
en definitive, era quien debia resolver el asunto. Pa-
sados unos dias volvi6 Cisneros Betancourt a visitar
al consul espafiol, siendo recibido por este de manera
muy distinta a como lo habia recibido anteriormente.
Desabrido, casi con esfuerzo, le manifest que las co-
sas habian cambiado, pues el Gobierno tenia noticias
confidenciales del movimiento insurreccional que pre-
paraban G6mez y Maceo y Hernandez, y sabia de
las entrevistas que el habia celebrado con ellos. A
estas manifestaciones respondi6 Cisneros Betancourt
que, efectivamente, el visitaba a dichos sefiores, sus
antiguos compafieros, jefes de la revoluci6n, como vi-
sitaria en Cuba, si lograba la autorizaci6n, a cuantos






compafieros de esa misma revoluci6n tuviera opor-
tunidad.
Vencidas las dificultades que se preesntaron, tom6
pasaje en un vapor de bandera americana. Desem-
barcado en La Habana, lo primero que hizo fue so-
licitar una audiencia del teniente general Ignacio
Maria del Castillo. Concedida esta lo visit en su
residencia de la Quinta de los Molinos. Expuesto
que le hubo sus prop6sitos de reclamar la devoluci6n
de sus bienes embargados, la maxima autoridad de
Espaiia en Cuba le dijo que estaba dispuesto a pro-
ceder en justicia. La entrevista fue cordial, quedando
en volver. En la segunda visit, el teniente general
del Castillo, luego de un ligero cambio de impresiones,
le hizo saber que si era amable y bondadoso, lle-
gado el caso tambien sabia ser firme cumplidor de
sus deberes. Al sentirse Cisneros Betancourt aludido,
le respondi6 que habia venido a Cuba con su con-
sentimiento y que, en cuanto a su proceder, respon-
deria a todo con su libertad y con su propia vida.
De la inesperada amenaza, el teniente general del
Castillo se excuse, disponiendo mas tarde que le fue-
ran devueltos los bienes que le pertenecian. En ese
estado las cosas, fue del Castillo relevado del cargo
y nombrado, para sustituirlo, el teniente general Ra-
m6n Fajardo e Izquierdo, casado con Angela Be-
tancourt, pariente de Cisneros Betancourt.
Pasados unos dias, confundiendose con la muche-
dumbre que acostumbraba asistir a esta clase de
espectaculos, tom6 Cisneros Betancourt sitio en
la Plaza de Armas, frente al Templete, para presen-
ciar la llegada del primero y la despedida del se-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs